Está en la página 1de 2

Voleibol Peruano

Este juego había llegado al Perú en el año 1911, traído por los profesores
norteamericanos, Joseph Byrne Lockey y Joseph Mac Knight. Estos fueron
llamados por el ministerio de Educación Pública para renovar el sistema
educativo en el país. "Los gringos" como los llamaban sus colegas peruanos se
entretenían en sus horas libres, boleando la pelota de un lado a otro de una red.

Invitaban habitualmente a los profesores peruanos a participar de la diversión.
Sin embargo, cuando los norteamericanos se fueron el voleibol se perdió en el
olvido. Fue recién en los años 20 que este deporte fue introduciéndose en las
costumbres populares. Debido a las recomendaciones de otra misión educativa
estaudinense, la inspección de Instrucción de Lima, Callao y balnearios
recomendó la practica del voleibol entre el alumnado. En estos tiempos
aurorales, los años 1921 y 1922, destacaron por la calidad de su juego y vitalidad
las alumnas del Centro Escolar Nº 456.

En 1923 se realizo la primera temporada Internacional de Voleibol en Lima. Esta
primera exhibición de voleibol que hace un equipo masculino, conformado por
tripulantes de un mercante chino, y fue Tai, un varón cantones, enigmático,
diestro y felino, el primer astro del voley, que desde tierras lejanas llegó a Lima
para deslumbrar a los limeños que se agolparon al ver la demostración en un
terreno baldío de la calle Capón en el Barrio Chino. Esto causó sorpresa a los
extraños porque en el Perú no había hombres que jueguen voley y se le considera
socialmente, en un deporte de mujeres. Este equipo masculino de Cantón vino a
ofrecer la exhibición del nuevo deporte, invitado por la colonia China.

En 1926 llegó otra delegación china, catorce estudiantes que estaban en gira por
varios países sudamericanos difundiendo este deporte. El partido también de
exhibición se jugo en una canchita de tierra que estaba ubicada al lado del
desaparecido cine "Iris" en la avenida hoy llamada Emancipación. La práctica del
voleibol se fue extendiéndose en los años siguientes. En 1927 el profesor de
Educación Física, Antonio Valdez Longaray (graduado en USA) y el profesor
Alberto Cajas Uvidia, entusiastas y competentes tuvieron no solo el mérito de
organizar los primeros juegos escolares, sino editar el único manual sobre el
voleibol. En este año surge toda una promoción de entusiastas profesores de
educación física dispuestos a promocionar la práctica del voleibol a todo nivel y
lo llevan a provincias. Entre ellos sobresalen los hermanos David y Cipriano
Torres Calle, Juan B. Delgado, Luís E. Palma, Víctor Morón Muñoz, Jorge
Cárdenas, Juan Ángel peña. Los entrenadores pioneros con dinero de su propio
peculio realizaron viajes al norte, centro y sur (Ica, Trujillo, Huacho, Vitarte,
Huancayo) se desplazaban semanalmente difundiendo y dictando charlas para
preparar a entrenadores y enseñar a las chicas. También asomaban los primeros
árbitros de voleibol: Carlos Gonzáles, Pedro Vera, Ángel Peña, Pedro Janet, y los
entrenadores: Jorge Cárdenas y David y Cipriano Torre Calle.