Está en la página 1de 32

1.

- MARÍA, ESTRELLA DE LA EVANGELIZACIÓN

Monseñor Francisco Pérez González

El Papa Pablo VI, en la conclusión de la exhortación
apostólica acerca de la evangelización del mundo
contemporáneo, Evangelii Nuntiandi, engarza en la corona
de advocaciones de la Virgen una nueva piedra preciosa
llamándola “Estrella de la Evangelización” (n. 82). Lo hace
como de pasada, pero coincidiendo con la fecha de la
Solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, 8 de
diciembre, y con la histórica efemérides del décimo
aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II;
coincidencia no meramente coyuntural.
El mismo Pontífice, y en este contexto, se remonta a
Pentecostés y ve a la Virgen presidiendo con su oración el
comienzo de la evangelización bajo el influjo del Espíritu
Santo. ¿Es esta presencia de María, en circunstancia
temporal tan trascendental, la raíz, origen y causa de esta
nueva advocación? ¿La Virgen es la “Estrella de la
Evangelización” por haberse encontrado reunida con los
Apóstoles en el Cenáculo el Día de Pentecostés? ¿Es
meramente circunstancial su presencia con ellos y, por
tanto, este título es algo accidental, epidérmico al ser y
misión de la Virgen María? O por el contrario, ¿su misión,
por voluntad divina, es esencialmente evangelizadora y,
por consiguiente, es algo como si fuera circunstancial a su
ser y existencia?
La primera impresión es que tal título le conviene a la
Virgen. ¿Cómo no va a ser de alguna manera
evangelizadora y apóstol la que es Madre del Verbo
encarnado, Corredentora del género humano, Reina de los
Apóstoles y Madre de la Iglesia? Además, el corazón de
hijos nos pide llamar a nuestra Madre “Estrella de la
Evangelización”. Pero, ¿sólo por una corazonada? ¿O hay
razones y argumentos verdaderos, teológicos, para
invocarla así?
Para comenzar es necesario tener una idea clara de lo
que es “evangelizar”; y, precisamente, a la luz de la
Evangelii Nuntiandi, para ver si la Virgen ha sido, por su
misión y vida, verdaderamente evangelizadora y, con

toda razón, se la deba llamar “Estrella de la
Evangelización”.

Jesús, el primer evangelizador
No podemos hablar de evangelización sin pensar y
referirnos a Jesús. Él es el “Evangelio de Dios”, ha sido y
es el primer y más grande evangelizador de la historia. Lo
ha sido hasta el final de su existencia terrena con el
sacrificio de su vida. Él es la buena y gran noticia, el
Salvador.
Pablo VI recuerda “algunos aspectos esenciales” de la
acción evangelizadora de Cristo, entre ellos el anuncio de
la salvación liberadora como centro y núcleo de la
evangelización: “Como núcleo y centro de su Buena
Nueva, Jesús anuncia la Salvación, ese gran don que es
liberación de todo lo que oprime al hombre” (ibid. n. 9).
Jesús realiza este anuncio salvador, médula de la
evangelización, “mediante la predicación infatigable de
una palabra de la que se dirá que no admite parangón
con ninguna otra: ¿qué es esto? Una doctrina nueva y
revestida de autoridad” (Ibid. n. 11; Mc 1,27).
La ardua laboriosidad de la transmisión del mensaje
evangelizador va regada con sudores de incomprensión y
rechazo, que se consumarán en el Calvario. Era la forma
de rubricar todas las enseñanzas que había
reiteradamente predicado para que tanto sus seguidores
como perseguidores fueran evangelizados: pobreza hasta
la desnudez, pureza de verdadero sacrificio, obediencia
como completo holocausto, amor hasta el perdón de sus
verdugos y muerte por el ofensor. La cruz que quiere y
exige para seguirle (Mt 16, 24) es la personificación de las
Bienaventuranzas (Mt 5, 3-12) y el golpe de timón de
marcha apostólica para los evangelizadores y
evangelizados.
Jesucristo, el primer evangelizador, es testigo con su
palabra, vida, pasión, muerte y resurrección de la verdad
anunciada y predicada. Él dio claro testimonio de la
realidad plena de su ser en su dimensión divina y
humana, y de su misión evangelizadora y salvadora con el
lenguaje elocuente de sus obras.
Teniendo presente estos “aspectos esenciales” que
menciona la Evangelii Nuntiandi y que son signos

auténticos de la verdadera evangelización, podemos
centrar nuestra reflexión en este nuevo título o
advocación de la Virgen, “Estrella de la Evangelización”,
para intentar conocer los argumentos o razones en que se
funda y ver cómo la Virgen evangeliza.

Comprometida con el plan de Jesús
Para poder entender y penetrar en el misterio que es
María, hay que verla y contemplarla con los ojos de la fe y
dentro del proyecto redentor y de salvación del género
humano. No nos movemos en esta cuestión a la luz de un
estudio racional natural ni histórico de un personaje clave
en la historia de la humanidad ni del cristianismo. A María,
como a Jesús, no la podemos estudiar desde ángulos de
visión histórico natural ni desde una perspectiva
historicista. Jesús es el Hijo de Dios hecho hombre “en la
plenitud de los tiempos” (Gal 4, 4) “por nosotros y por
nuestra salvación”, decimos en el Credo. Y María es la
madre natural de Jesús de Nazaret “concebido, en su
seno, por obra del Espíritu Santo” y que es el mismo
Verbo Encarnado.
Cristo es el agente originante y principal de la
evangelización y María, queramos o no, es su Madre
estrechamente vinculada a Él. La vida de Cristo está tan
íntimamente unida a la de la Virgen, que sin ella no pudo
realizarse ni se puede escribir ni describir. La concepción
y alumbramiento de Jesús, el sustento del Hijo de Dios
humanado, la narración y presentación de los hechos
reales e históricos de la infancia de Cristo, “Evangelio de
la infancia”, no pueden ni imaginarse sin la intervención
activísima de María. En ellos, Jesús es el Evangelio por ser
el Verbo encarnado cuya vida temporal se relata, pero la
Virgen forma parte de ese “Evangelio de la infancia”, no
sólo por su función maternal biológica natural, sino
también por el testimonio de una vida que se hizo y vivió
en exclusiva para Jesús, y que se nos presenta como
ejemplo singular de fe, obediencia, pobreza, castidad,
amor, servicio, dedicación... a la persona sacratísima de
Jesús. Lo acaba de señalar el Papa Juan Pablo II en la
Carta Apostólica Rosarium Virginis Mariae. María no vive
más que en Cristo y en función de Cristo (n. 15). Y esto,
añadimos, por voluntad expresa del Altísimo que “la
cubriría con su sombra” (Lc 1, 35).

no sólo por la maternidad divina sino también y principalmente por esta unión con Cristo. La realidad de su vida cotidiana discurre pareja con Cristo en todo momento y anuncia el mismo mensaje que Jesús. 274). Su silencio es evangelizador. sino también por un motivo. Pero la Virgen es lo que es no por una mitificación ni endiosamiento humano. En el pensamiento de Dios. la Virgen será el canal de esta vida. Así piensa Jesús y lo dice: “Vine para que tengan vida” (Jn 10. María comienza formalmente la evangelización desde su “hágase en mí según tu palabra” (Lc 1. y este desvivirse es por todos los que iban a ser redimidos y salvados por Jesucristo. Ella acepta el plan divino sobre sí misma. Engendra al Hijo de Dios. El ‘fiat’ de María es la respuesta humilde y contundente a la propuesta del ángel de parte de Dios. Por él. se desvive por su Hijo. inmutable e irrepetible al Hijo que engendra. p. La Anunciación es como el “Pentecostés de la Virgen” (Fiores. Y no sólo como discurre la vida de una madre pendiente siempre del hijo de sus entrañas. Santa María en la Teología contemporánea. y que es Jesús. a la voluntad divina que la proyecta y lanza a una misión universal de salvación. para ver a la Virgen dentro de este plan evangelizador y salvífico. María desarrolla . 10). ibid. es verdadera evangelizadora. El “sí” de María Evidentemente que necesitamos fe. Cuanto el Evangelio nos revela de la Virgen forma sustancialmente el entramado evangelizador de Jesús de Nazaret. La evangelización comienza en la Iglesia el día de Pentecostés con la venida del Espíritu Santo.La Virgen. “Estrella de la Evangelización”. mucha fe. se ordena a la salvación de los hombres. sino a todo el proyecto que Dios tiene para salvar a la humanidad. 38). al Espíritu Santo que la fecunda. Este SÍ es fuente de una relación única. Es un ‘SÍ’ pleno. de lo contrario la reducimos a una mujer muy ilustre por ser madre del hombre más famoso de la historia del mundo. razón y causa superior excepcional y singularmente vinculante. no sólo a un acto del querer divino. Toda evangelización. que sea auténtica. las pocas palabras que conservamos de Ella son verdadera evangelización y forman parte del mismo Evangelio de Jesús. lo es porque Dios lo ha querido así.

una dimensión salvífica y evangelizadora en el tiempo y en el espacio. es para la humanidad entera. José Manuel Tobar Carrizosa Sociedad Mariológica Colombiana El tema de María y el discipulado constituye un novedoso aspecto en el campo de la Mariología. es parte del Evangelio. Es también para todos los hombres de todos los tiempos.. Por Monseñor Francisco Pérez González Obispo de Osma Soria y Director Nacional de Obras Misionales Pontificias España 2. Por este principio de asociación a Cristo y con Cristo se ve claro que la Virgen fue evangelizadora y se la puede y debe llamar “Estrella de la Evangelización”. unida íntimamente a la vida de Cristo en la voluntad del Padre y por la voluntad del Padre. verdadera “Estrella de la Evangelización”. María ya no es sólo para su Hijo ni vive solamente para Él. Nada quedará fuera del radio de acción de su dinamismo. ni de su arrolladora energía materna y sobrenatural. es y debe ser el punto de referencia al que miren todos los hombres para ir al Padre por medio de Jesucristo. asociada a su Hijo. la más excelente evangelizadora. es evangelizadora. . Ella.MARÍA DISCÍPULA Y MISIONERA AL SERVICIO DEL SEÑOR Y DE LA IGLESIA Por P. Como toda la vida de Jesús –desde que es concebido hasta que sube al cielo es el Evangelio y Evangelizador–. siempre presente en la hora de Jesús y en la hora de la Iglesia. de manera idéntica la existencia y vida de María. Que nos acerca a conocer mejor el todo humano de aquella mujer servidora. el Redentor y Salvador universal.

Lc 1. Ella permanece cercanísima a nosotros. Hija de Adán como nosotros y por ello hermana nuestra por vínculos de naturaleza”. en el contexto de la fraternidad y el discipulado. II). Desde el mismo instante de la anunciación cuando acoge la palabra con la obediencia que es requerida a los que son llamados a convertirse en discípulos de Jesús. hermana y compañera nuestra. Lc. (Pablo VI. Interlocutora del Padre en su proyecto de enviar su verbo al mundo para la salvación humana. .En el camino del discipulado de la Iglesia. La condición de hermana que representa María coincide con el discipulado. María aparece como la primera discípula del Reino (R M 20). es la discípula más perfecta del Señor. En el documento conclusivo de Aparecida podemos leer al respecto: “La Virgen María quien por su fe (cfr. 19 – 51). 2. Lc. tienen mucho que aprender espiritualmente al elevar sus ojos hacia María que “refulge como modelo de virtud ante todos los elegidos” (LG65). 1.45) y obediencia a la voluntad de Dios (cfr. “Incluso en la riqueza de las admirables prerrogativas con que Dios la ha dotado para hacerla digna Madre del Verbo encarnado. Hombres y mujeres.38) así como por su constante meditación de la palabra y de las acciones de Jesús (cfr. María con su fe. emerge su figura de mujer libre y fuerte concientemente orientada al verdadero seguimiento de Cristo. la Santísima Virgen María aparece como discípula. llega a ser el primer miembro de la comunidad de los creyentes en Cristo y también se hace colaboradora en el renacimiento espiritual de los discípulos del Evangelio. Discurso de clausura del tercer período del concilio Vat.

En la plenitud del tiempo para la realización de la promesa del Padre. 2) Ella es la mujer que permite a Dios hacer presente a su Hijo para realizar el plan de salvación. Podemos entonces deducir lo siguiente: 1) María pertenece a la plenitud de los tiempos e inicia dicha plenitud. 3) Es también la mujer que le permite al Hijo de Dios llegar a ser Hijo del hombre. (Documento conclusivo de Aparecida nro. María.Ella ha vivido por entero toda la peregrinación de la fe como Madre de Cristo y luego de los discípulos sin que le fuera ahorrada la incomprensión y la búsqueda constante del proyecto del Padre. en toda libertad. Estamos ente el tiempo de la presencia de Dios en carne humana y ella forma de su propia carne y sangre. Acompañemos a María en su itinerario de discípula y misionera. llegaremos a ser hijos de Dios. la carne y sangre del ungido de Dios. 4) Es la mujer que ofrece su cuerpo y su vida para realizar el plan de salvación. 5) Su misión está íntimamente unida a la de su hijo y es una misión para nosotros: al servicio del hombre. . a estar al pie de la cruz en una comunión profunda. hay una mujer que tiene una función imprescindible. ella ha sido llamada por excelencia portaitisa (portadora) de la buena nueva y estrella de la evangelización. 266). Alcanzó así. 6) En María el Hijo de Dios se hizo hijo del hombre para que nosotros. para entrar plenamente en el misterio de la Alianza”. al Señor ser esclavo y servidor de todos.

Instituyó doce para que estuvieran con Él y para enviarlos a predicar. Estos doce tienen una doble destinación: . “El monte”. es el lugar de la revelación de la elección y del envío. 16 Bordeando el mar de Galilea vio a Simón y Andrés. (Mc. 3) Jesús los llama con una palabra llena de autoridad: “¡Vengan conmigo!”.Itinerario de María. 16 -18) Nos encontramos ante el género literario de vocación. con la fuerza de la iniciativa divina y capaz de llamar y elegir a alguien. pues eran pescadores. Este seguimiento antes de la Pascua será un seguimiento físico y espacial. Después de la Pascua será acogiendo el camino y estilo de Jesús e insertándose en su comunidad y al servicio del reino. 1. y vinieron junto a Él. discípula y misionera. Vale la pena destacar aquí algunos elementos: 1) La mirada de Jesús es penetrante. Tenemos ahora un segundo momento en el proceso evangélico del Maestro: Subió al monte y llamó a los que Él quiso. penetra la llamada del Señor. al corazón mismo de la vida y de la actividad. echando las redes en el mar. 2) Las dos parejas de hermanos son llamados en el ejercicio de su profesión de pescadores: hasta allí. 9. a la luz de los evangelios Evangelio según san Marcos: Vocación de los primeros discípulos.2-8). 17 Jesús les dijo “Venid conmigo y os haré pescadores de hombres 18” (Mc.

María. 3) Sus discípulos: Forman el círculo de seguidores íntimos. como la misma misión de Jesús: Predicar el reino y liberar a los hombres de sus esclavitudes. 1. 16 – 20). 2) Del acompañamiento se deriva una misión o encargo de proclamación misionera. siguen a Jesús y lo necesitan. expresan su respuesta consiente a la persona y acción de Jesús. 16). están a sus pies escuchando sus enseñanzas y aprendiendo a vivir el Reino (Mc. 3. 16-20). convocada a la escuela de Jesús Mientras las multitudes buscan. 2. que con sus actitudes y palabras. 2) Su familia: Preocupada por lo que dice y por sus acciones milagrosas. hay diferentes grupos de personas. La familia de Jesús Tres textos encontramos en Marcos referentes a la familia de Jesús.1. Piensan que está fuera de sí (Mc.1) Han de acompañar y de seguir a Jesús siempre (Mc. . 1) Los adversarios se sienten cuestionados por la palabra y actitudes del Maestro. Dos verbos básicos expresan la fascinante experiencia del discipulado: Estar con Él y ser enviado”. Lo critican y cuestionan (Mc.20-21).

ése es mi hermano.5) El segundo texto lo encontramos al final del capítulo 3. mi hermana y mi madre”. escuchando su palabra. sus . “Llegan su Madre y sus hermanos y quedándose fuera lo envían a llamar. lo mandan llamar y lo buscan (zoteo). Ellos llegan a pensar que está fuera de sí (al verbo exeste significa precisamente esto). no simplemente sus amigos. de modo que no podían comer. de una nueva familia. Le dicen: “¡oye!. Todo lo contrario. Se enteraron sus parientes y fueron a hacerse cargo de Él. El Evangelista Juan nos dirá al respecto: “Ni siquiera sus hermanos creían en Él”. pues decían: “Está fuera de sí”. La pregunta de Jesús constituye el centro de la narración: ¿Quienes son mi Madre y mis hermanos? Aquí no se da un rechazo de Jesús a sus familiares. 33 Él les responde: “¿Quién es mi Madre y mis hermanos?” 34 y mirando en torno a los que estaban sentados en corro a su alrededor. Se aglomera otra vez la muchedumbre. (3. 35 Quien cumple la voluntad de Dios. 32 Estaba mucha gente sentada a su alrededor. tu madre y tus hermanos y tus hermanas te buscan. Los discípulos. en cambio están sentados a los pies de Jesús.Vuelve a casa. La familia de Jesús está de pie (steko: Estar de pie) y fuera. (Jn 7. Notemos como la indicación escénica distingue el “fuera” (dos veces) del “dentro” (sentados a su alrededor dos veces) y quiere expresar un significado simbólico: Jesús es el centro de una búsqueda interior. dice! Estos son mi Madre y mis hermanos.20-21) “Sus parientes” son la familia que Jesús tenía en Nazaret.

como los hermanos de Jesús. otros se quedaron y frente a la destrucción del templo de Jerusalén (agosto del año 70). María. discípula en el evangelio de Mateo A manera de introducción podemos decir que con la revuelta Judía muchos seudo-cristianos salieron de Jerusalén y se establecieron en pel-la. tanto María la madre. María aparece en dos momentos en el evangelio de Mateo: en los relatos de la infancia (Mt. a partir de una Virgen Madre y de un padre adoptivo. huyen al Norte. 46 – 50. con una misión especial a favor de Jesús. María es la que engendra y es la Madre. cercana. Para Mateo y su comunidad. a Siria y llegan a Antioquía de Siria. 1 – 2) y en el ministerio apostólico de Jesús (Mt 12. El cumplimiento de la promesa de dar un Mesías a Israel se produce pues. Allí encontramos la comunidad cristiana de Mateo. activa. están invitados a ingresar en este nuevo discipulado (la nueva familia de Jesús). La nueva . el Salvador del pueblo. 54 – 58). en tanto que José es solamente el padre legal. ¿Cómo se realizó este génesis? Mateo lo dirá: El origen de Jesucristo fue de esta manera: “Su Madre María. Callada y silenciosa María (característica propia de la mujer judía) está allí presente. María forma parte del “cumplimiento de las escrituras”. y esto será posible en la medida en que cumplan la voluntad de Dios. servicial. Jesús es el cumplimiento pleno de las esperanzas del pueblo de Israel. 13. y.discípulos son ahora su verdadera familia. estaba desposada con José y antes de empezar estar juntos ellos la encontró encinta por obra del Espíritu Santo”.

23. Esta fe pascual es trasladada entonces. en que Jesucristo comenzó a existir arraigado en un pueblo. ella lo dio a luz (1.18. . 25) por eso mismo es “su madre” con todo el derecho. Esta expresión se repetirá por seis veces (1.13. dice que está se realizó “para que se cumpliese el oráculo del Señor. además.14. a la escucha de su palabra y de su servicio. Ella engendra la vida nueva con la fuerza del Espíritu. 18 – 20). pues. dejando todo lo siguieron. Notemos como el relato de vocación de los primeros cuatro discípulos en Mateo (4. Sesenta y siete veces en Mateo.16). Mateo afirma. a través de María. 14 aplicando a Jesús la realidad del Emmanuel y a María de “Virgen” El niño que nacerá es Hijo del Mesías que vendrá y nacerá de una Madre Virgen”. brota de Jesús. 2. por medio del profeta… “y cita a ls 7. El punto de partida de los relatos de la infancia fue la fe pascual (anunciada también por obra del Espíritu Santo). el Cristo. hasta el nacimiento mismo de Jesús (Mt. “al instante.18-22) depende de Marcos pero tiene elementos propios: Santiago y Juan están con su padre Zebedeo. los discípulos serán siempre el círculo íntimo de Jesús. la maternidad Virginal de María en 1. En este contexto podemos releer el capítulo dos de Mateo para entender mejor el discipulado de María.21. Cuando reciben la llamada de Jesús.11.20. Ella está íntimamente unida a su Hijo y con Él participa plenamente de su vida y su misterio.21). 23 y al hablar de la concepción de Jesús.creación consiste. Este nuevo pueblo. 1. La insistencia de Mateo tiene un sentido teológico claro: de ella nació Jesús (1. el nuevo Israel de Dios.

vieron al niño con su Madre y lo adoraron. María es la Madre que está siempre presente junto al Hijo. estos y no los que “están fuera. Igualmente Mateo suprime. entraron en casa. a la vez. La Madre y los hermanos de Jesús ya no lo mandan a llamar sino que preguntan por Él y desean hablarle. Los discípulos. la referencia a la poca honra que recibe Jesús de sus parientes. pero lo encontramos colocado en otro texto. la que lo ofrece al mundo pagano para ser reconocido y adorado como Señor y Cristo. Así María se constituye en discípula integral de Jesús. aunque le cueste dolor y sufrimiento y es capaz de perderlo todo para mantenerse unida a Él. Es ella. Concluyamos la visión de este evangelio sobre María.46-50 es paralelo a Marcos. Aquí el primer evangelista suprime la referencia a la incomprensión y a la falta de fe en Jesús. . José no es mencionado. María vive plenamente el seguimiento de Jesús y las exigencias que Él ha pedido: lo ama por encima de todo. por parte de los suyos. afirmando que Ella está íntimamente unida a Jesús. lo acompaña en todos sus misterios. no puede tratarlo como “fuera de sí” ni dejar de honrarlo y acogerlo. Una Madre que lo ha concebido por obra del Espíritu Santo. Ella está unida a Él en los momentos fundamentales de su vida y su ministerio. desde antes del nacimiento.Cuando los magos venidos de oriente encuentran la estrella. la madre. El texto de Mt 12. Ella es la respuesta permanente a la presencia siempre actual del Señor en la historia.” son la madre y los hermanos de Jesús”. lo mismo que en la vida del pueblo nuevo que surge con Jesús.

1-2) es que estos textos son fundamentalmente cristológicos. Pero siempre que se trata de María es al servicio de la Cristología. La gracia de María es puro don recibido y gratuito. discípula en el evangelio de Lucas Lo primero que se ha de afirmar. el santuario. es la misión de Jesucristo. El anuncio del ángel (1. María es el templo. la morada de Dios. la segunda en aoristo de la voz activa y se refiere a los creyentes en Cristo. Esta no se entiende en función de una misión y esta no es propia. María es también encarnación del nuevo Israel. diferente a Jesús que es el “lleno de gracia y de verdad”. en la cultura hebraica). el centro y la plenitud de la historia. 1. al analizar los textos lucanos sobre María. La expresión Kecharitomene (llena de gracia) está tomada de un verbo que sólo aparece dos veces en el nuevo testamento (Lc.6) la primera en perfecto de la voz pasiva y se refiere a María. dentro del llamado evangelio de la infancia (Lc. 1.26-28) Algunos ven en el relato de la anunciación la fusión bien lograda de dos géneros literarios: El de la anunciación y el de la vocación. en nosotros es incipiente y está llamada a completarse. celebrado y amado.María. Tampoco se usa el saludo típicoShalom. En María la acción de plenitud y gracia es total. . que se alegra con la presencia salvadora del Señor en la historia. donde el Señor puede ser encontrado. Gabriel la saluda diciéndole ¡alégrate! (Chaire). la Iglesia. El saludo del ángel a María no es usual (a la mujer no se le saludaba nunca.28 y Ef.

es decir la alegría y la seguridad de la salvación definitiva. María se hace discípula del reino . Virgen y Madre. 2) Un acto de obediencia: “yo soy la servidora del Señor”. Llena de Gracia. hacerla carne en su vida y ofrecerla al mundo como salvación y vida.38. Llena del Espíritu) caracterizan su misión y elección en el plan salvífico. dos veces repetido (1. aportándoles el gozo escatológico. 3) Un acto de confianza: “Hágase en mí según tu palabra”. Ella es la primera mujer que acoge el Evangelio y lo comunica a sus hermanos. Morada de Dios. María tiene prisa en comunicar la noticia y en regocijarse con la señal que le ha dado el ángel en Isabel. El servicio por excelencia que María le presta a Dios en la historia es acoger y escuchar su palabra.María es el sagrario del Espíritu Santo (LG53) María se atribuye a sí misma un solo título. Como portadora del Salvador. La fe de María es ante todo: 1) Un acto de ofrenda: “heme aquí” (disponibilidad para el plan de Dios).48): La esclava o servidora del Señor. María surge en Lucas como la primera mensajera del Evangelio de Dios. su naturaleza y su obediencia. Si los títulos atribuidos a ella (Hija de Sión. el titulo de servidora designa su humanidad.

llegar a ser: Que la palabra se realice en mí. Es entonces. San Agustín afirmó: Ciertamente Santa María cumplió perfectamente la voluntad del Padre. Guardó más la verdad en su mente que la carne en su seno. María es también. se haga realidad y llegue a ser acontecimiento en mi vida. mujer y discípula que aprende a leer los hechos. Es bienaventurada María. Lucas utiliza el verbo ginomaí.52). . COL 937 – 938).En ella la palabra se vuelve conocimiento. 2) La conservó cuidadosamente en su corazón (2.19. Bendita por ser discípula de Jesús. Cristo es carne en el seno de María.38). porque escuchó la palabra de Dios y la observó. bendita por ser creyente. Los acoge como palabra de vida y los guarda en el corazón. (Sermón 285: PL 46. servidora del Señor y tiene conciencia de pertenecer al pueblo de la Nueva Alianza.38-45). María es bendita entre las mujeres. Cristo es verdad en la mente de María. 3) La hizo carne en su vida al engendrarla en su seno y darla al mundo (1. y por eso es más importante su condición de discípula de Cristo que la de Madre de Cristo. sabe muy bien que nadie como María ha realizado estas condiciones: 1) Ella escuchó atentamente la palabra del Señor y creyó en ella (1. Quien ha leído el Evangelio de la infancia. La capacidad de escuchar se vuelve en Ella capacidad de maravillarse y capacidad de admiración.

el tiempo de la Ley y llega el tiempo de la alianza y de la gracia. 4) Se anuncia la acción y la presencia del Espíritu Santo en María (Lc 1. Culmina. (Lc 1. (Lc 1. . 51 – 55.Hch 1. entonces. Los discípulos unidos viven la experiencia urgente de la pascua y aquí la Madre de Jesús hace posible el nacimiento de la comunidad de Jesús. Hch 1. Hch 1. 3) Encontramos la presencia de ángeles como mensajeros de una acción salvadora y de una misión.11. Ella es también la Madre de la comunidad. está presente tanto en el misterio de la encarnación como en el nacimiento de la Iglesia (Lc1. la Madre de Jesús.10. Viene luego Pentecostés y con él la fuerza del Espíritu. 14. 2. En la intención de Lucas hay una insistencia en la presencia activa de María. 2. 6) María.28. (Lc 1. Hch 1.4-7.38. Allí está María unida a los apóstoles.16-20. 2. 5.45). Hch 1. 26-38. 14).24-25).8). encontramos una correspondencia con el evangelio lucano de la infancia.19). 9-13. 2) Hay un ambiente de oración y de apertura a la acción de Dios.80.10 -11. 1. Hch 6.7). tanto en el nacimiento de Jesús como en el nacimiento de la Iglesia.26. 5) Hay unos resúmenes que llamamos “de crecimiento” tanto de Jesús y Juan como de la comunidad. 1) Hay una espera de la promesa de Dios que va a llenar de alegría y vida la historia de los hombres (Lc.María y la Iglesia Notemos cómo en el libro de Los hechos de los apóstoles cuya autoría es también de san Lucas.35.

La escena de Caná concluye lo que algunos han llamado “la semana inaugural” del ministerio de Jesús. (Jn.42 los judíos que se cierran a Jesús y que han escuchado el discurso del pan de vida. Si en Mc.3. Es que ni siquiera sus hermanos creían en Él”. (Tema teológico del cuarto evangelio).3-5) Tanto al comienzo como al final del Evangelio (2. Aquí inicia sus signos y la manifestación de su gloria. aquí son sus hermanos quienes lo impulsan a mostrarse ante el mundo con sus obras.21 su familia estaba preocupada por las obras que hacía y lo declaraba “fuera de sí”. cuyo padre y madre conocemos? ¿Cómo puede decir ahora: he bajado del cielo? Igualmente en 7. 7.19.1.26). Aquí encontramos las primicias de la hora de Jesús.5. el hijo de José. 3.3. murmuran: ¿No es este Jesús. María en el evangelio de Juan En Juan 6. Si haces estas cosas muéstrate al mundo.Reunida con los suyos para orar y esperar de su Hijo el regalo de los tiempos nuevos. “Sal y vete de aquí a Judea. 26) aparece la figura de María.3-5 nos encontramos con la oposición de los hermanos de Jesús. En ambas ocasiones es llamada “la Madre de Jesús. 19. y en ambas la palabra del Maestro se dirige a Ella llamándola “mujer”. (2. para que también tus discípulos vean las obras que haces. María es llamada con dos nombres: . pues nadie actúa en secreto cuando quiere ser conocido.

Otros piensan que el título evoca a la Sión ideal. Nótese como en el cuarto evangelio se llamó “servidores” a los que siguen a Jesús. por lo mismo. Titulo que contrasta con la otra afirmación de “el hijo de José” (1. Simplemente plantea la situación porque hay confianza y amor en el Señor. Termino común en Jesús para dirigirse a las mujeres. pero sus palabras incluyen cierta esperanza de que Jesús intervenga en la situación de necesidad. 20. La mujer por otra parte está presente al comienzo y al final de la vida pública. 42). representada en la Biblia con los rasgos de una mujer. 8. Unos piensan que la expresión tiene una referencia velada a Gen 3 y. (Jn 12. 10. 13). 6. en el momento en el que el Mesías inicia sus obras y en la hora de la muerte cuando consuma su obra. Como evangelizadora “Haced lo que Él os diga” (Jn 2. (Jn 4. 2) Mujer. “¡Hacemos todo los que el Señor nos ha dicho!” (Ex 19. Es una palabra dirigida a los servidores de la fiesta nueva y definitiva. es una evocación simbólica de EVA. y más concretamente con los de una madre. Asumida por el pueblo. María no pide expresamente un milagro.8). 21.1) La Madre de Jesús. .5).45. la misma frase se convierte en fórmula de Alianza con Yahvé”.26). La presencia de María en el comienzo de los signos de Jesús es doble Como intercesora En las Bodas de Caná.

Ella como lo expresó también Lucas. 12. marcada por el tema de la hora de Jesús. Jesús realiza su último y definitivo signo de la salvación. el íntimo de Jesús en la pasión y resurrección. Encontramos en el evangelio de Juan tres elementos articulados: María Madre de Jesús. Tenemos. María Mujer. escuchar.23) esperada y decisiva. es la servidora del Señor que ha hecho acontecimiento en su vida la palabra del Señor. Es la hora de la pascua y al pie de la cruz está María. en el evangelio una presencia doble de María. María acepta su relación en Caná con los siervos discípulos. a través del discípulo amado. Es la hora del amor y de la entrega por los suyos. . María junto a la cruz de Jesús El contenido teológico de este pasaje hay que situarlo en el contexto que sugiere el mismo evangelista. y vivir la palabra de Jesús. entonces. es la hora (Jn. palabra del crucificado. 1. Cuando Jesús llega a Jerusalén para el testimonio definitivo de la gloria del Padre. (cfr: Lc. maternidad de los discípulos.38-48). la muerte por todos y la entrega del Espíritu. ahora en la cruz se cumple esta realidad. Su maternidad natural está llamada a ser. es acoger. María va a experimentar que la obediencia a una palabra y un llamado de renuncia es fuente de bendición. y María Madre de los Discípulos.Hacer lo que Jesús diga. Sí en Caná Jesús dijo que todavía no había llegado su hora.

la Mujer y la Madre. sin embargo. cuando el Espíritu la consagra para cumplir su misión. ni de la aparición del resucitado a su Madre. . “desde aquella hora la recibió en su casa”.Aparece la importancia que la comunidad de Juan le daba a la persona y a la misión de María “Junto a Jesús”. Presencia que Mateo y Lucas subrayan en los evangelios de la infancia. María en Pentecostés de la Iglesia Aunque el evangelista Lucas no habla de la presencia de María junto a la cruz de Jesús. obediente a la palabra de Jesús. “Ahí tienes a tu Madre”. En la hora de Jesús. Ahora la comunidad creyente. y en él a la comunidad. la hora de la pascua. María es llamada nuevamente aquí con los dos títulos de Caná: La Madre de Jesús y la Mujer. en adelante. La maternidad física es elevada ahora a una maternidad espiritual y escatológica. Jesús pide ahora al discípulo que en esa mujer reciba y acoja a su Madre. el tesoro precioso de la pascua. Jesús se vuelve. la comunidad del discípulo pertenece a María. después a la comunidad y le hace entrega de su propia Madre para que ella sea. Palabra de Jesús dirigida esta vez al discípulo. La primera palabra del Mesías en la cruz va dirigida a la Madre ¡”Mujer ahí tienes a tu Hijo”! Desde esta hora. resalta la presencia de María en el momento fundacional de la comunidad cristiana.

en la Iglesia. sermón 25. con toda perfección la voluntad del Padre. Jesús no podría haber sido recibido en la Iglesia como plenamente humano si faltara el testimonio viviente de una madre que le ha engendrado y educado. cumplió Santa María. es más dichosa por ser discípula de Cristo que por ser madre de Cristo. que desciende sobre ella en la comunidad. y por esto.7-8 PL 46). María ha formado parte de los seguidores de Jesús. es más importante su condición de discípula de Cristo que la de Madre de Cristo. hermanos de Jesús). San Agustín por su parte nos aclara en que consiste la verdadera grandeza de María: “Ciertamente. María fue bienaventurada. (San Agustín. pero más aun guardó en su corazón la verdad de Cristo”.María hace culminar su camino de fe integrándose en la comunidad de los creyentes en el Resucitado. Por esto. porque antes de dar a luz a su Maestro. sino que constituye un personaje aparte. lo llevó en su seno… María es dichosa también porque escuchó la palabra de Dios y la cumplió: Llevó en su seno el cuerpo de Cristo. Ella es reconocida en la comunidad cristiana sobre todo por su discipulado. Así la encontramos en la comunidad de Cafarnaún después del signo de Caná y en aquella de Jerusalén después de la resurrección. María sigue a Jesús en la nueva familia constituida por todos aquellos que cumplen la voluntad de Dios. María es invitada a tomar parte en la realización del plan de salvación querido por Dios. Al mismo tiempo María se ve agraciada con el Espíritu Santo. mujeres. Para Lucas María no forma parte de ninguno de los tres grupos (apóstoles. .

. la Virgen es la representación singular y transparente de la íntima esencia del discípulo del Señor.18).4. Muchos exegetas considerando la alta cualidad del discipulado de María. completamente dedicada al servicio de Dios y perfectamente unida al hijo Salvador. 2. La maternidad de María es maternidad educadora. c) Ejemplaridad o carácter de modelo moral consiguiente a la representación. reconocen en ella una tipología que la hace ejemplar para todos los discípulos del único maestro que es Cristo. Ella es discípulo de primera hora (arcaios mathetés).María se encuentra entre todos aquellos que “llenos del Espíritu Santo…comenzaron hablar en otras lenguas” y a profetizar realizando las palabras de Joel (Hch. En su persona. ya que Ella ha creído en el Hijo del Altísimo en el momento que estaba porencarnarse en su seno por obra del Espíritu Santo. Lucas la propone como modelo de la Iglesia y de los discípulos de todos los tiempos. en cuanto Ella los ha precedido a todos en la fe en Cristo. fundamento de la representación. Reconocemos en María una anterioridad respeto a los demás discípulos. Ella coopera en la “formación “de los cristianos: Suscita con su influjo y ejemplo una actitud de asimilación a la vida de Cristo y una disponibilidad a los designios divinos. b) Vínculo real interno. El concepto tipo (del griego typtein) incluye tres elementos: a) Representación de un contenido espiritual de parte de una figura concreta.

es anticipo del gran viaje de Jesús hacia Jerusalén (Lc.51). tú bienaventurada. Esto no significa que la misión de la Virgen Madre se haya limitada a dar a luz al Salvador. La consagración-vocación de María fue ordenada esencialmente a la maternidad mesiánica.Como auténtica discípula María habita en la palabra. “Tú. En la visitación ella como “proto misionera” anticipa a la iglesia. Su vida es la de una discípula que responde con coherencia y amor a la palabra de Dios. (Formulario nro. que meditando en el silencio del corazón las palabras celestes has llegado a ser discípula del divino Maestro”.31). 8. que la compaña toda la vida según la promesa de Jesús: “si permanecen fieles a mi palabra serán verdaderamente mis discípulos” (Jn. Su viaje a Judea llevando en su seno al Salvador. 10 colección Misas de la Beata Virgen María). . 9. bienaventurada María. Pensar en María como discípula responde a una exigencia para la Iglesia interpelada a vivir la “hora del seguimiento”. Hacer memoria de María es significativo para la Iglesia porque en ella encuentra un estilo de seguimiento de Cristo que se distingue por la coherencia y la fidelidad. que acogiendo el anuncio del ángel has llegado a ser Madre del Verbo. concentrado excesivamente el discurso sobre María como Madre de Dios. Una primera interpelación se da a la mariología que ha ignorado el título de discípula del Señor.

discípula y evangelizadora En María la evangelización comienza con su respuesta humilde y contundente.19) la auto revelación del Dios viviente. en la que se hacia cada vez más trasparente. María seguía oyendo y meditando aquella palabra. 3. María. 1. . hace suyos los misterios del reino. es ya el primer anuncio integrado a todo el proyecto que Dios tiene para salvar la humanidad. “hágase en mí según tu palabra” (Lc. “Por su fe.43). en cierto sentido. al concebir a Jesús. María.38). 1. y se convierte en discípula de su Hijo. sino en el sentido existencial de haber escuchado la palabra de Dios y actuado en consecuencia. de un modo “que excede todo conocimiento” (Ef.María apunta a los valores fundamentales y permanentes del discipulado: Ella es un discípulo. en la primera discípula de su hijo la cual parecía decir: “Sígueme” antes aún de dirigir esa llamada a los apóstoles o a cualquier otra persona (Cfr. María Madre se convertirá así. no en el sentido histórico de haber acompañado a Jesús durante su ministerio. Imitar a María es la consecuencia de quien ha reconocido el carácter ejemplar de su vida y de su testimonio de discípula. Jn.

María. revela en sí lo que la salvación de Dios puede realizar en el que lo acoge. (LG65). profeta esperado. Lucas y Mateo ven y leen en el A. haciendo prodigios. En su afán por ilustrar lo más completamente posible la realidad de Cristo. muriendo y resucitando. orando para que el Espíritu Santo ilumine a la iglesia primitiva. presente como Madre y modelo en toda la vida de la Iglesia. María es el modelo del creyente que vive el evangelio en la fe y las obras. a través de las pocas palabras de María que los evangelistas nos transmiten. a la cual va unido el servicio de las obras (AA3). María colabora fielmente. suscitándola fe en los discípulos. 20). Salvada también ella. El Concilio Vaticano II subraya oportunamente que la primera forma fundamental del servicio a la evangelización es la vida (LG 35). . no puede quedar excluida le colaborar a la evangelización. ella es el libro de vida al que los apóstoles y la iglesia miran con amor. María aporta su colaboración santificando a Juan. participando activamente en la obra del Salvador. se puede ver la realidad del evangelio vivido y entender el mensaje de María evangelizadora de “todos las generaciones”. María es llamada Estrella de la Evangelización(E N 82). T. A finales del siglo I los evangelios atestiguan la presencia de María en la iglesia primitiva. con humildad. también a María.(Carta Enc Redemptoris Mater. la madre del verbo encarnado es la primera colaboradora en la realización del evangelio (LG56). Cristo nos ha salvado predicando. el profeta del Altísimo. la mujer anunciada es Ella.

colaborando para hacer vivir el Evangelio. hace crecer la esperanza. Mientras peregrinamos María será siempre la educadora de la fe. es Ella quien brilla ante nuestros ojos como imagen acabada y fidelísima del seguimiento de Cristo. para ello es fundamental vivir las virtudes y actitudes de ella. cuando en nuestro continente latinoamericano se quiere enfatizar el discipulado y la misión. abre el corazón al gozo. Al respecto afirma el Papa Benedicto XVI: .Ella habla con su santidad. Hoy. Nuestra misión en América Latina es evangelizar con María y como María. Encontrarse con María es encontrarse con el evangelio vivo y sentirse impulsado a vivirlo y a comunicarlo a los demás. Ningún evangelio como el anunciado por María con su vida responde tan exactamente a estas características. María sigue siendo signo y prenda de fidelidad y de fecundidad en la fe porque su presencia en el seno de la Iglesia es de constante intercesión La verdadera evangelización tiene sus características propias: lleva el signo de la novedad real. ha deseado en el evangelio escrito sus palabras más hermosas: El anuncio gozoso del Magnificat. plenamente. María ayuda al que lleva el mensaje y al que lo recibe. generosamente. demuestra la verdad y la eficacia de la palabra en su vida enseña a creer. puede ayudarnos a renovar nuestra vida y comprometernos a vivir e irradiar nuestra identidad cristiana. María con la generosidad de su respuesta. María además de ser ella misma evangelio vivido y ofrecido silenciosamente a sus hijos. a acoger a responder humildemente. compromete a una respuesta al que la acoge.

Mayo 12 / 2007). con el cual tienen que ser animados todos aquellos que en la misión apostólica de la iglesia cooperan en la regeneración de los hombres” (LG 65). en el anuncio gozoso del Evangelio para que nuestras comunidades cristianas tengan en él vida nueva. procuren recoger y guardar dentro del corazón las luces que ella. El Papa vino a Aparecida para decirles en primer lugar: Permanezcan en la escuela de María. Imitarla es en términos bíblicos caminar con Ella y seguirla. Caminemos bajo el manto de la Santísima Virgen. en su vida fue modelo de aquel amor materno. por mandato divino les envía desde lo alto”.. acogió la palabra en su corazón antes de encarnarla en su seno bendito. inspírense en sus enseñanzas. “De hecho. la Virgen pura y sin mancha es para nosotros escuela de fe destinada a guiarnos y fortalecernos en el camino que lleva al encuentro con el creador del cielo y de la tierra. María es por excelencia primera discípula y misionera. (Benedicto XVI Rosario en el Santuario de Aparecida. Conclusión Imitar a María es la consecuencia de quien ha reconocido el carácter ejemplar de su vida y de su testimonio de discípula.“María Santísima. 3.LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA EN LA VIDA DEL MISIONERO .

ora y se ofrece. Ella formada y plasmada del Espíritu Santo. Espiritualidad Misionera II. La Virgen María es el modelo del misionero y misionera por su actitud de escucha y de acogida ante la palabra de Dios. el misionero debe ponerse en tal disponibilidad . será posible proclamar y anunciar el amor de Dios y la realidad de Cristo Redentor y Salvador de toda la humanidad (Cfr. es decir. Ella entendió muy bien su misión y la cumplió con fidelidad. sentimientos y virtudes. en las personas y varios institutos que llevan el nombre de María. En asimilando la vida. para responder a ella. un camino intermediario por medio del cual se puede llegar a la salvación traída por Jesucristo. Madre de la Iglesia. se dedicó totalmente a Cristo y a su obra por toda su vida. la entrega total y la plena disponibilidad de María hacia Dios. se consagra y sirve a Dios y a su Iglesia incondicionalmente. cualquier persona consagrada para la misión no se detendría en hacer a sí misma esta interrogación: ¿Cuál es realmente el papel de la Virgen María en la vida del misionero y misionera? La respuesta de dicha pregunta no es tan fácil como se podría pensar. y en el asiduo rezo del Rosario por un sinnúmero de los fieles católicos. Ese convencimiento está patentemente demostrado en la presencia de diversas devociones marianas. en varios institutos de la vida consagrada y en la Iglesia por lo general. me vinieron estas ideas que trato de compartir a continuación. 39). la presencia de la Santísima Virgen María tiene una importancia sublime tanto para la vida espiritual como para la consistencia. imitando su actitud. Bajo ese respecto. los sentimientos. así también se hace Madre que cumple con la misión confiada. tratándola familiarmente. Vale acordar que en su vida aconteció un anuncio viviente de Jesús. María es Madre de Jesús y por lo tanto. la Madre del Redentor debe ocupar un puesto fundamental. no obstante. Obras Misionales Pontificias de Colombia. y más aún. La razón es que se ve en la Madre de Dios algo especial. La Iglesia siguiendo el ejemplo de Ella como una virgen que escucha.Desde el punto de vista de la religiosidad popular de los fieles católicos. la unidad y el progreso de toda la humanidad. en la vida y la misión que el misionero realiza. Antes que nada. Debido a eso. Por ello. así que conociéndola. existe una convicción muy acentuada de que.

Su sí es el más profundo y comprometido que se haya pronunciado (Cfr. les acompaña y les hace sentir seguros de ir siempre . Acerca del discipulado de Jesús. 38. en este sentido. asumiendo la propia responsabilidad con alegría y generosidad. Éste debe animar y ayudar al apóstol caminar con entusiasmo en todo el itinerario de identificarse con el Nazareno. La Madre del Redentor es la primera de los redimidos y salvados por Jesús.” Ella. y con esa disponibilidad necesaria. el misionero aprende a entregarse por completo a Dios Padre. 40.). De esta forma. Del SI de María. no lo fue. LG. Pues sí. Todo eso se resume en “Hágase en mí según tu palabra (Lc 1. Espiritualidad Misionera II. La Virgen María es la Madre y modelo de los cristianos debido a que cada persona está confiada a María según el propio carisma y vocación. Ella como Madre acompaña a los misioneros y misioneras en la misión que Cristo les ha confiado. ha de ser miembro activo.). Ella es la formadora por excelencia de la fe. La Santísima Virgen María en el camino que éstos y éstas recorren para anunciar a Cristo. con ese abandono.de suerte que el Espíritu que actuó en Ella siga presente en él para animarle y darle fuerza a fin de cumplir fielmente la misión de proclamar el Reino de Dios. Un sí lleno de gracia donde representa a toda la Iglesia y a toda la humanidad. 56. El misionero siguiendo su ejemplo. De ahí que. María es la primera discípula de Cristo y la primera formadora de los cristianos.14). Ella cooperó en la salvación de los hombres con fe y obediencia libres al plan salvífica de Dios (Cfr. La Madre de Dios como nadie le puede ensenar al misionero a orar con esa confianza. Hech 1. Se desprende todo eso del sí de la Anunciación.). No se puede decir que María fue un instrumento pasivo en la historia de la salvación de la humanidad. Eso da a entender que la Madre de Cristo acompaña la misión de la persona consagrada como ha acompañado la de los apóstoles desde el tiempo de pentecostés (Cfr. enseña al misionero y misionera y a cualquier seguidor del Nazareno abrirse a la Palabra y cogerla en su corazón a fin de que pueda ser una semilla fecunda en su vida personal. Es ese sí que debe dar a todos los misioneros y misioneras la energía para cumplir su misión específica. aceptando muy agradecido todo cuanto el Señor le dona para cumplir su misión en la Iglesia.

15. Así pues. una elección excelsa que procede de Dios. En la Santísima Virgen María. 19:27) asumen una profunda particularidad en la vida de la persona consagrada. asumir también el tipo de vida de la Virgen María.” (Jn. Es importante notar que la Madre de Dios recibió una nueva maternidad en el calvario. pero se vuelve un valor muy específico para quien ha consagrado plenamente la propia vida a Cristo. sino. 16. soy yo quien los ha elegido y los ha destinado para que vayan y den fruto y ese fruto permanezca. Esta llamada de Jesús a Juan a acoger consigo a María. Por haber sido elegida por Dios que quiso realizar en Ella el misterio de Encarnación. de unión con el Hijo y de docilidad al Espíritu Santo. la Santísima Virgen María es el modelo sublime de la perfecta consagración por su pertenencia plena y entrega total a Dios. el único Redentor del mundo. “ahí tienes a tu madre” (Jn. recuerda a los consagrados y consagradas la primacía de la iniciativa de Dios. los consagrados y consagradas la toman como ejemplo perfecto de la consagración al Padre.adelante con ánimo prolongando la misión de Cristo. se debe acordar de las palabras de Jesús: “No son ustedes los que me han elegido.) De igual manera. sin lugar a dudas. Esta iniciativa de Dios en María hace que el misionero y todos los consagrados y consagradas tengan en cuenta que su vocación no es meramente humana. el misionero y todos los consagrados y consagradas encuentran una Madre por título muy especial. CONCLUSIÓN . ahora está dirigida al misionero y misionera de hoy. identificarse con el tipo de vida evangélica en pobreza y virginidad de Cristo significa. se puede colegir que la relación filial con María es el camino privilegiado para la fidelidad a la vocación recibida y una ayuda eficacísima para avanzar en ella y vivirla en plenitud. Por consiguiente. Ésta es un don especial para todos los cristianos. Bajo ese respecto. Las palabras consoladoras de Jesús al discípulo a quien Él amaba. Nadie pondría en tela de juicio el hecho de que. amándola e imitándola con la radicalidad propia de su vocación y experimentando una especial ternura maternal. la Madre del Salvador siendo el templo del Espíritu Santo. Es Él quien llama a uno en libertad para consagrase a la misión.

Sus sentimientos y actitudes que se reflejan en su sí total y definitiva a la obra salvífica de Dios. se puede concluir que la espiritualidad mariana no deja de fortalecer la donación total del misionero a la misión de Jesús. De ahí que. Así que.Siempre la Madre del Hijo de Dios es y será el modelo por antonomasia de la perfecta y sublime consagración a Dios en la Iglesia Católica. no deja de entusiasmar el sí de los misioneros y misioneras. de Ella se desprende el ejemplo noble de la consagración religiosa para todos los hombres y las mujeres dispuestos a entregar a sí mismos al servicio del Reino. Scritto da Ssimbwa Lawrence. imc. Ella como Madre del Unigénito de Dios. acompaña a los consagrados y consagradas incluso en el calvario de la vida. .