Está en la página 1de 576

Comentario

Bíblico Moody
Nuevo
Testamento

Redactado por

Everett F. Harpisón

CASA BAUTISTA DE PUBLICACIONES

I
CASA BAUTISTA DE PUBLICACIONES
Apartado Posial 4255, El Paso, TX 79914, EE. UU. de A.
www.casabautista.org

Título del original: Wychffe Bible Com mentary, New Testam ent, redacta­
do por Everett E Harrison, © Copyright 1962, por Moody Bible Instituto,
Chicago, Illinois, y publicado por Moody Press.

Edición en castellano: Com entario Bíblico Moody, Nuevo Testam ento,


© Copyright 1965, 1971, por Moody Bible Institute, Chicago, Illinois,
E s t e m a te ria l e s t á d i s p o n i b l e g ra tu ita m e n te ,
o o n la ú n ic a f in a lid a d d e o f r e c e r le c tu ra e d ific a n t e
a t o d @ s a q u e l 1(55s h e r m a n @ s q u e n o tie n e n
l o s m e d i o s e c o n ó m i c o s p a ra a d q u ir ir lo .
S i u s t e d e s a lg u ie n f in a n c ie r a m e n t e p r iv ile g ia d o ,
u tilice e s t e m a te ria l p a r a s u e v a lu a c ió n ,
y, s i le g u s t a , b e n d ig a al au tor,
e d it o r e s y lib re ría s , c o n la c o m p r a del libro.

a d o r a d o r d e j e s u c r i s t o @ h o t m a il . c o m

T em a: Biblia. N.T. - C o m en lario s

ISBN: 0 - 3 1 1-03070-X
C.B,P, Art. No. 0 3 0 7 0

1.5 M 6 0 2

im p re so e n EE. UU, d e A.
P rin ted in th e U.S.A.

Copyrighted material
ABREVIATURAS
a. Libros de la Biblia, citados. LAE Deissmann, Light from the Ancient East
1. AT (Antiguo Testamento) — Gn. (Gé­ LXX Septuaginta
nesis); Ex. (Exodo); Lv. (Levítico); MM Moulton & Milligan, The Vocabulary
Nm. (Números); Dt. (Deuteronomio); of the Greek Teslament
Jos. (Josué); Jue. (Jueces); S. (Sa­ NG Versión Nácar-Colunga
muel); R. (Reyes); Cr. (Crónicas); RSV Revised Standard Versión
Ne(h). (Nehemías); Sal. (Salmos); Pr. RV Versión Reina-Valera
(Proverbios); Is. (Isaías); Jer. (Jere­ RVR Versión Reina-Valera Revisada
mías); Ez. (Ezequiel); Dn. (Daniel); SBK Kommentar zum Neuen Testament aus
Jl. (Joel); Am. (Amós); Jon. (Jonás); Talmud und Midrasch (Strack & Biller-
Mi( Miqueas); Zac. (Zacarías); Mal. beck)
Malaqulas). Str. Versión Straubinger
2. NT (Nuevo Testamento) — Mt. (Ma­ VL Versión La tino-Americana
teo) ; Mr. (Marcos); Le. (Lucas); Jn. VP Versión moderna de H. B. Pratt
(Juan); Hch. (Hechos); Ro. (Roma­ VR Véase RVR
nos) Co.; (Corintios); Gá. (Gálatas); WH Westcott and Hort, Text of the Greek
NT
Ef. (Efesios); Fil. (Filipenses); Col. d. Otras
(Coloscnses); Ts. (Tesaloniccnscs); Ti.
(m). (Timoteo); Tit. (T ito ); Flm. (Fi- a. de C. Antes de Cristo
lemón); He. (Hebreos); Stg. (Santia­ Acad. Real Academia Española
go); P. (Pedro); Jud. (Judas); Ap. C (a)p., c(a)ps. capítulo, capítulos
cf. compárese
(Apocalipsis).
cms. centímetros
b. Apócrifos com. comentario
Ecl. Sir. (Eclesiástico o Sabiduría de Je­ d. de C. después de Cristo
sús, hijo de Sirac); Mac. (Macabeos). et al. y otros
c. Publicaciones periódicas, obras de consulta, gr. griego, gramo
diccionarios y versiones de las Sagradas imperat. imperativo
Escrituras. imperf. imperfecto
Ant. Antigüedades judaicas de Flavio Josefo km. kilómetro(s)
Arndt Arndt-Gingrich, Greek-English Lexi­ m. metro(s)
cón N. del t. Nota del traductor
AV Authorized Versión (Versión Autorizada o. a. oro americano
inglesa) op. cit. obra citada
BA Biblical Archaeologist P , PP- página, páginas
BC Versión Bóver-Cantera p. ej. por ejemplo
EE. UU. Estados Unidos de Norteamérica perf. perfecto
ExpGT The Expositor*s Greek Testament pres. presente
HA Versión Hispano-Americana s. , ss. siguiente (s)
ICC International Critical Commentary t. tiempo
JBL Journal of Biblical Literatura USA Estados Unidos de Norteamérica
JFB Jamieson, Fausset, y Brown, Comentario v. véase, verso
Exegético y Explicativo de la Biblia vs., vss. verso, versos
Jos. Flavio Josefo vv. versos
CONTENIDO
Prefacio.............................................................................................................................. vii
Evangelio según Mateo..................................................................................................... 1
Evangelio según Marcos................................................................................................... 59
Evangelio según Lucas...................................................................................................... 97
Evangelio según Juan........................................................................................................ 139
Hechos de los Apóstoles.................................................................................................... 189
Epístola a los Romanos..................................................................................................... 241
Primera Epístola a los Corintios......................................................................................285
Segunda Epístola a los Corintios......................................................................................317
Epístola a los Gálatas........................................................................................................ 337
Epístola a los Efesios......................................................................................................... 353
Epístola a los Filipenses.................................................................................................... 369
Epístola a los Colosenses................................................................................................... 383
Primera Epístola a los Tesalonicenses.............................................................................397
Segunda Epístola a los Tesalonicenses.............................................................................411
Primera Epístola a Timoteo.............................................................................................417
Segunda Epístola a Timoteo.............................................................................................431
Epístola a Tito................................................................................................................... 439
Epístola a Filemón............................................................................................................. 443
Epístola a los Hebreos....................................................................................................... 447
Epístola de Santiago.......................................................................................................... 473
Primera Epístola de Pedro............................................................................................... 485
Segunda Epístola de Pedro............................................................................................... 497
Primera Epístola de Juan................................................................................................. 507
Segunda Epístola de Juan................................................................................................. 523
Tercera Epístola de juan.................................................................................................. 527
Judas.................................................................................................................................. 531
Apocalipsis......................................................................................................................... 535
PREFACIO
El presente Comentario ha sido traducido Si se tiene en cuenta el cuerpo de cola­
de The Wycliffe Bible Commentary (Moody boradores mencionado más arriba, se com­
Press, Chicago, EE. UU., 1962), obra ente­ prenderá que haya discrepancias entre ellos
ramente nueva que abarca toda la Biblia. En en ciertas cuestiones de interpretación. Los
ella han colaborado cuarenta y ocho comen­ editores no han querido intervenir en estos
taristas norteamericanos, que representan casos al solo efecto de conseguir uniformi­
más de quince grupos confesionales dentro dad ; en este sentido los escritores han gozado
del cristianismo evangélico. Veinticinco es­ de libertad de expresión. El lector descubrirá,
cuelas de educación superior cristiana cuen­ por ello, algunas diferencias en los puntos
tan entre su personal docente a colaborado­ de vista en ciertos pasajes paralelos, como
res de dicha obra. en los Evangelios, por ejemplo.
El Comentario de referencia analiza la Los editores responsables del comentario
totalidad del texto bíblico frase por frase. completo son: para el Antiguo Testamento,
Además, las secciones principales de cada el profesor C. F. Pfeiffer; y para el Nuevo
libro de la Biblia contienen generalmente un Testamento, el profesor E. F. Harrison.
resumen de relación con los encabezamientos Es propósito de la casa editorial ofrecer
principales del bosquejo. De este modo el a los lectores de habla hispana todo el co­
lector dispone a la vez de un panorama ge­ mentario, a fin de abarcar la totalidad de los
neral y de un análisis detallado. libros de la Biblia. La obra completa com­
En los comentarios de cada libro los es­ prende, en el original inglés, más de un mi­
critores aportan los resultados de su propio llón doscientas cincuenta mil palabras..
estudio cuidadoso y personal del texto bí­ La presente entrega comprende los libros
blico, pero han incluido, además, lo mejor del Nuevo Testamento, cuyos comentarios
de lo que ofrecen los comentarios anteriores, fueron escritos por los siguientes colaborado­
como así también los resultados de la eru­ res:
dición contemporánea. Si bien ofrecen por
una parte un comentario nuevo y ágil, ma­ Mateo: H.A. Kent (hijo), doctor en teolo­
nifiestan por otra parte su inquebrantable gía, profesor de Nuevo Testamento y Griego
creencia en la divina inspiración de las Sa­ en el Seminario Teológico Grace, Winona
gradas Escrituras. Lake, Indiana, EE. U U .;
La nota dominante en los comentarios la Marcos: D.W. Burdick, doctor en teología,
da la interpretación del texto mismo de las profesor de Nuevo Testamento en el Semina­
Escrituras, si bien a cada libro acompaña rio Teológico Bautista Conservador, Denver,
una breve introducción en la que se hace Colorado, EE.UU.
referencia a la paternidad literaria del mis­ Lucas: M.C. Tenney, doctor en filosofía,
mo, fecha de composición, fondo histórico, Decano de la Escuela de Graduados del Co­
y otros datos de interés. legio Wheaton, Illinois, EE. UU.;
El objetivo principal es el de determinar Juan: E.F. Harrison, doctor en teología,
el sentido del texto bíblico. Por lo tanto, no doctor en filosofía, profesor de Nuevo Tes­
se trata de una obra puramente devocional tamento en el Seminario Teológico Fuller,
ni de estricta exégesis técnica. Se procura Pasadena, California, EE. UU.;
presentar el mensaje de la Biblia de modo Hechos: G.E. Ladd, bachiller en divinidad,
tal que el estudioso pueda encontrar en sus doctor en filosofía, profesor de Teología Bí­
páginas la ayuda y la orientación que nece­ blica en el Seminario Fuller, Pasadena, Cali­
sita. fornia, EE. UU.
Romanos: A. Berkcley Mickelsen, bachi­ del Nuevo Testamento del Colegio y Se­
ller en divinidad, doctor en filosofía, profe­ minario Teológico Covenant.
sor de Biblia y Teología del Colegio y Semi­ Filemón: E. Earle Ellis. Véase Colosen-
nario Teológico Bethel, St. Paul, Minnesota, ses.
EE.UU. Hebreos: Robert W. Ross, doctor en filo­
1 Corintios: S. Lewis Johnson, Jr., doctor sofía, director interino del departamento de
en teología, profesor de Exégesis y Litera­ Historia del Northwestern College, Min-
tura del Nuevo Testamento, Seminario Teo­ neápolis, Minnesota, EE.UU.
lógico de Dallas, Dallas, Texas, EE.UU. Santiago: Walter W. Wessel, doctor en
2 Corintios: Wick Broomall, licenciado filosofía, profesor auxiliar de Literatura Bí­
en teología y pastor de la iglesia presbite­ blica del Colegio y Seminario Teológico Be­
riana Westminster de Augusta, Georgia. thel, St. Paul, Minnesota, EE.UU.
Gálatas: Everett F. Harrison. Véase Juan. 1 y 2 Pedro: Stephen W. Paine, doctor
Efesios: Alfred Martin, doctor en teolo­ en filosofía, presidente y profesor de griego
gía, decano de educación del Instituto Bí­ del Houghton College, Houghton, N.Y.,
blico Moody, Chicago, Illinois, EE.UU. EE.UU.
Filipcnses: Robcrt H. Mounce, licenciado 1, 2, 3 Juan: Charles C. Ryrie, doctor
en teología, profesor auxiliar de Literatura en teología, doctor en filosofía, director del
Bíblica y Griego en el Colegio y Seminario Departamento de Teología Sistemática y
Bethel de St. Paul, Minnesota, EE.UU. decano de la Escuela de Graduados del
Colosenses: E. Earle Ellis, bachiller en Seminario Teológico de Dallas, Texas, EE.
divinidad, doctor en filosofía, conferencista UU.
y escritor especializado en el Nuevo Testa­ Judas: David H. Wallace, licenciado en
mento. teología, doctor en filosofía, profesor de Teo­
1 y 2 Tesalonicenses: David A. Hubbard. logía Bíblica del Seminario Teológico Bau­
licenciado en teología, doctor en filosofía, tista de California, en Covina, California,
presidente de la División de Filosofía y Es­ EE.UU.
tudios Bíblicos del Westmont College, San­ Apocalipsis: Wilbur M. Smith, doctor en
ta Bárbara, California, EE.UU. divinidad, profesor de Biblia Inglesa del
1 y 2 Timoteo, Tito: Wilbur B. Wallis, Seminario Teológico Fullcr, Pasadena, Cali­
licenciado en teología sacra, doctor en filo­ fornia, EE.UU.
sofía, profesor de Literatura y Lenguaje
EVANGELIO SEGUN MATEO
INTRODUCCIÓN
Autor. Abundantes fuentes históricas tem­ sus traductores, no de los autores hebreos.
pranas atribuyen este Evangelio a Mateo el (E.J. Goodspeed, Matthew, Apostle and
publicano, a quien Marcos y Lucas llaman Evangelist, pp. 105, 106). Se infiere, pues,
también Leví. Las dudas modernas en cuan­ que Papías quiso decir que Mateo registraba
to a paternidad literaria han surgido como (¿estenográficamente?) los discursos de Je­
consecuencia de ciertas hipótesis que inten­ sús en arameo, y en este material se basó
tan explicar el problema sinóptico. Pero tales después para componer su Evangelio en grie­
hipótesis no pueden alterar el testimonio de go. Si bien es posible que Marcos haya sido
la iglesia primitiva, cuyos escritores citan este escrito primero y que Mateo haya tenido ac­
Evangelio más a menudo que otro cualquie­ ceso a ese Evangelio, no se apegó servilmente
ra. Ya que Mateo no tenía especial promi­ a este relato más compendiado, y muchos
nencia entre los Doce, y no hubo ninguna sostienen que hay absoluta independencia en­
tendencia especial de reclamar para los Si­ tre ambos libros.
nópticos autoridad apostólica (p. ej. Mr.,
Le.), no hay razón a priori para atribuirle El Evangelio de Mateo ha de haberse es­
a él este Evangelio a menos que en realidad crito antes del año 70 d. de C., ya que no
fuera el autor. contiene indicios de que Jerusalén se hallase
Como que fue recaudador de impuestos, en ruinas (todas las alusiones a su destruc­
tenía Mateo especiales condiciones para es­ ción son claramente proféticas). Pasajes co­
cribir un Evangelio como éste. Su destreza mo 27.8 y 28.15 (“hasta el día de hoy” ),
profesional en el uso de abreviaturas esteno­ parecen indicar un intervalo de cierta exten­
gráficas le permitía captar por extenso los sión, pero quince o veinte años a partir de
discursos de Jesús. Su pericia aritmética se la resurrección constituirían un lapso pru­
refleja en la frecuente mención del dinero y dencial.
en su interés por las sumas crecidas (Mt. Puntos de especial énfasis. El análisis del
18.24; 25.15), y por los datos estadísticos contenido de este Evangelio, corrobora los
(U 7 ). testimonios de I reneo y Orígenes respecto a
Composición y fecha. La gran frecuencia que Mateo escribió para judíos convertidos.
con que se cita y alude a Mateo en la Di- Hace uso muy frecuente del AT (Robertson,
daque, en la Epístola de Bernabé, en Ignacio, Una Armonía de los Evangelios, anota 93
Justino Mártir y otros, da fe de su temprana citas en Mt., 49 en Mr., 80 en Le. y 33 en
composición y extenso uso. Las conexiones Jn.). Pone mucho empeño en demostrar que
literarias de este Evangelio han de conside­ en Jesús se cumplieron las profecías mesiá-
rarse en relación con los otros sinópticos y nicas, y que, por lo tanto, él era el Mesías
con la afirmación de Papías de que “Mateo de Israel, quien establecería el reino prome­
escribía en dialecto hebraico, y cada cual in­ tido. Los discursos que Mateo registra exten­
terpretaba como podía” (Eusebio, Historia samente distinguen este Evangelio y destacan
Eclesiástica, 3.39). Muchos han interpretado los principios, alcances y movimientos del
que Papías se refiere a un original arameo, reino mesiánico (Mt. 5—7; 13; 24— 25). A
traducción del cual sería nuestro Evangelio los judíos cristianos (que en la iglesia pri­
griego. Pero nuestro texto griego no muestra mitiva se contaban por millares; Hch. 2.41,
señas de ser una traducción, y la ausencia de 47; 4.4; 5.14,28; 6.1,7) se les da una expli­
todo vestigio de tal original arameo provoca cación autorizada de que la fe en Jesús no
serias dudas sobre esta hipótesis. Extensa­ implicaba repudio del AT, sino que era la
mente argumenta Goodspeed que iría contra meta hacia la cual señalaba la revelación del
la costumbre griega el dar a una traducción AT. Desde luego, el neófito gentil confron­
griega el nombre del autor arameo original, taba estos mismos problemas proporcional­
pues sólo preocupaba a los griegos el nombre mente a su conocimiento del AT. Por tanto,
del traductor. Cita como ejemplos el Evan­ el Evangelio de Mateo ocupa lugar tan pro­
gelio de Marcos (no se le llamaba Evangelio minente en el pensamiento cristiano, que jus­
de Pedro) y la versión griega del AT, lla­ tifica plenamente su lugar como primer
mada Septuaginta (Setenta) por razón de Evangelio del NT.
1
M A T EO

BOSQUEJO
I. Nacimiento y niñez de Jesucristo. 1:1—2:23.
A. Genealogía de Cristo. 1:1-17.
B. Nacimiento de Cristo. 1:18-25.
C. Visita de los magos. 2:1-12.
D. Huida a Egipto y matanza de los inocentes. 2:13-18.
E. Residencia en Nazaret. 2:19-23.
II. Comienzos del ministerio de Jesucristo. 3:1—4:11.
A. El precursor de Cristo. 3:1-12.
B. Bautismo de Cristo. 3:12-17.
C. Tentación de Cristo. 4:1-11.
III. Ministerio de Jesucristo. 4:12—25:46.
A. En Galilea. 4:12— 18:35.
1. Residencia en Capernaum. 4:12-17.
2. Jesús llama a cuatro discípulos. 4:18-22.
3. Resumen general del ministerio en Galilea. 4:23-25.
4. El Sermón del Monte. 5:1—7:29.
5. Diez milagros, e incidentes conexos. 8:1—9:38.
6. Misión de los Doce. 10:1-42.
7. Cristo contesta a Juan, y discurso anexo. 11:1-30.
8. Oposición de los fariseos. 12:1-50.
9. Parábolas del reino. 13:1-58.
10. Retraimiento de Jesús tras la decapitación de Juan. 14:1-36.
11. Choque con los fariseos respecto a la tradición. 15:1-20.
12. Retiro en Fenicia, y curación de la hija de la cananea. 15:21-28.
13. Regreso al mar de Galilea y realización de milagros. 15:29-38.
14. Nuevos choques con fariseos y saduceos. 15:39— 16:4.
15. Retiro a la región de Cesárea de Filipo. 16:5— 17:23.
16. Instrucción a los Doce en Capernaum. 17:24— 18:35.
B. En Perea. 19:1—20:16.
1. Enseñanzas sobre el divorcio. 19:1-12.
2. Bendición de los niños. 19:13-15.
3. Entrevista con el joven rico. 19:16-30.
4. Parábola de los obreros en la viña. 20:1-16.
C. En Judea. 20:17-34.
1. Nueva predicción de la muerte y resurrección de Cristo. 20:17-19.
2. Ambiciosa petición de los hijos de Zebedeo. 20:20-28.
3. Curación de dos ciegos. 20:29-34.
D. En Jerusalén. 21:1—25:46.
1. Entrada triunfal. 21:1-11.
2. Purificación del templo. 21:12-17.
3. Maldición de la higuera estéril. 21:18-22.
4. La autoridad de Jesús puesta en tela de duda, y su respesta por medio de
parábolas. 21:23—22:14.
5. Varios grupos tientan a Jesús con preguntas. 22:15-46.
6. Jesús acusa públicamente a los fariseos. 23:1-39,
7. El discurso del Monte de los Olivos. 24:1—25:46.
IV. La Pasión de Jesucristo. 26:1—27:66.
A. Complot contra Jesús. 26:1-16.
B. La última cena. 26:17-30,
C. Anuncio de la negación de Pedro. 26:31-35.
D. Acontecimientos en Getsemaní 26.36-56.
E. Acontecimientos ante los tribunales judíos. 26:57—27:2.
F. El remordimiento de Judas. 27:3-10.
G. Acontecimientos ante el tribunal romano. 27:11-31.
H. La crucifixión. 27:32-56.
I. Sepultura de Jesús. 27:57-66.
V. Resurrección de Jesucristo. 28:1-20.
A. La tumba vacía. 28:1-8.
B. Aparición de Jesús. 28:9,10.
C. Informe de los soldados. 28:11-15.
D. La gran comisión. 28:16-20.

2
Copyrighted materia!
M A T EO 1:1-18

COMENTARIO
1. Nacimiento y niñez de Jesucristo. Ezequiel da el reinado de Joaquín como in­
1:1—2:23. dicación cronológica de sus profecías, no
A. Genealogía de Cristo. 1:1-17. La línea obstante que Sedequías, tío de éste, lo había
genealógica desde Abraham hasta Jesús, a sustituido en el trono.
través de los reyes de la dinastía davídica, 12-16. Salarial se menciona como hijo de
tiene por claro propósito presentar el dere­ Jeconías (cf. 1 Cr. 3:17). No contradice esto
cho de Jesús al trono de David. Si bien di­ a Jer. 22:28-30, ya que la falta de descen­
cho trono habla estado vacante desde hacía dencia que allí se predice toca sólo a hijos
casi seis siglos, nadie podría esperar que los que reinaran. (La mención de Salaticl como
judíos lo tomaran en serio como Mesías a hijo de Neri en Le. 3:27 se entiende mejor
menos que demostrara su ascendencia real. como referente a personas diferentes, que co­
(Le. 3:23-38 presenta otra genealogía —la mo resultado de la ley del Ievirato, (Dt.
de María, al parecer— para mostrar la ver­ 25:5). A partir de este punto, los nombres
dadera ascendencia sanguínea de Jesús, tam­ que no aparecen en el AT han de haberse
bién de la familia de David). tomado del registro genealógico de la familia
1. Libro de la generación. Expresión he­ de José. Era natural que los descendientes
braica que se interpreta ya sea como epígrafe de una familia real conservaran tal registro.
de todo el Evangelio de Mateo, de los dos No se dice que Josó haya “engendrado” a
primeros capítulos, o de los primeros dieci­ Jesús, lo cual contrasta con las expresiones
siete versículos. Una expresión similar en Gn. anteriores, indicando claramente el naci­
5:1 es lo suficiente amplia para abarcar tan­ miento virginal, que más adelante explica
to la genealogía como la narración que se Mateo. La forma femenina del pronombre
intercala (Gn. 5:1—6 :8 ). Jesús es el nom­ la cual también excluye a José de participa­
bre histórico; Cristo (equivalente al heb. ción en cuanto al nacimiento de Jesús. Esta
Mesías, “ungido” ), es el título de su oficio. genealogía lo constituye jurídicamente en
No solían usarse juntos ambos como nombre padre de Cristo por cuanto era el marido de
propio sino hasta después de la Ascención. María, pero nada más. La forma notable en
Hijo de David e hijo de Abraham conectan que lo expresa la versión siríaca sinaítica:
a Jesús con las promesas mcsiánicas (Gn. “José, con quien se desposó la virgen María,
12:3; 13:15; 22:18; 2 S. 7:12,13; 22:51). engendró a Jesús,” no puede ser correcta, y
2. Se inicia la lista con Abraham, padre si su propósito fuese negar el nacimiento vir­
de la raza para la cual escribía en particular ginal, estaría en contradicción consigo mis­
Mateo, y el primero que recibió la promesa ma en los versículos subsiguientes.
mesiánica. Judó y sus hermanos. Aunque 17. Catorce generaciones. Esta triple
la línea genealógica provenía de Judá (Gn. agrupación, construida arbitrariamente (co­
49.10), todos los patriarcas eran herederos mo lo indican las omisiones), ha de haberse
de la promesa mesiánica. hecho con fines de conveniencia práctica.
3-6. Tomar, (v. Gn. 38). No se acostum­ Abarca los tres periodos de la historia nacio­
braba incluir mujeres en las genealogías ju­ nal: teocracia, monarquía y jerarquía. El
daicas. Sin embargo, aquí se incluye a cuatro elenco de Mateo ofrece el problema de que
mujeres (si bien en cada caso la descenden­ sólo registra cuarenta y un nombres. Lo re­
cia era por la línea masculina). Dos fueron suelven algunos contando dos veces a David,
gentiles (Rahab y R ut); tres tenían tachas como fin del primer grujió y encabezamiento
morales (Tamar, Rahab y Betsabé). ¿No es del segundo (el propio Mateo, en el v. 17,
esto una prueba más de la gracia de Dios en parece hacerlo así). Otros cuentan la depor­
su plan de salvación? La reiteración del tí­ tación como si fuese parte de la lista. El pro­
tulo rey David da énfasis al carácter real de blema es en sí de poca monta.
esta genealogía.
7-11. Los reyes aquí mencionados tam­ B. Nacimiento de Cristo. 1:18-25. Se rela­
bién aparecen en 1 Cr. 3:10-16. Después de tan las circunstancias del nacimiento desde
Joram omite Mateo a Ocozíaa, Joás y Ama­ el punto de vista de José y de él han debido
sias; y después de Josfas omite a Joaquín. obtenerse algunos de los detalles (p. ej., w .
Las omisiones obedecen sin duda a su arbi­ 19-20). Si murió ante* de que Jesús iniciara
trario acortamiento de la lista para dar tres su ministerio, (como algunos infieren del si­
grupos de catorce, quizá como recurso mne- lencio que sobre él se guarda), Mateo pudo
motécnico. Las expresiones hijo y engendró haber obtenido su información de los herma­
indican ascendencia directa pero no necesa­ nos de Jesús.
riamente inmediata. A Jeconfat, hijo de 18. Desposada. Entre los judíos, en el
Joaquín y nieto de Josías, lo tenían los ju­ desposorio se pronunciaban votos de matri­
díos del exilio como su último rey legitimo; monio, y para romper el compromiso se re­
3
Copvriqhted i
M A T EO 1:18-2:11
quería el divorcio. La costumbre establecía 1. Belén de Judea era llamada también
un intervalo, por lo común de un año, antes Efrata (Gn. 35.16, 19). Hay que leer Le.
que la esposa se estableciera en el hogar del 2.1-7 para comprender cómo fue que el
marido y se consumara la unión física. Fue alumbramiento ocurrió en Belén y no en Na-
durante este intervalo que se halló que Ma­ zarct. El rey Herodes, conocido como Hero-
ría había concebido, hecho normalmente des el Grande, era hijo del idumeo Antípa-
penado de muerte (Dt. 22:23,24). Según ter; los romanos lo hicieron rey en 43 a.deC.
parece, María no aclaró su situación ante Murió en 4 a. de C. (nuestros calendarios es­
José, sino que prefirió dejar ese delicado pro­tán equivocados en cuatro años por lo me­
blema en las manos de Dios. Difícilmente nos), lo cual nos da la fecha más tardía
podía esperar que José aceptara su historia posible para el nacimiento de Cristo. Magos.
sin alguna forma de autenticación divina. Originalmente denotaba la casta sacerdotal
19. Infamarla. En vez de acusarla públi­ entre los persas y babilonios (cf. Dn. 2.2,48;
camente por fornicación, con la posible de­ 4.6,7; 5.7). Posteriormente los griegos apli­
manda del castigo extremo, resolvió José ate­ caron el nombre a todo hechicero o charla­
nerse a las benignas leyes de divorcio, y ex­ tán (Hch. 8.9; 13.8). Mateo emplea el vo­
tenderle a María carta privada de divorcio, cablo en su mejor acepción para designar a
con la acusación en forma velada. Dojarla honorables representantes de alguna religión
significa divorciarse, no simplemente romper oriental. Cabe pensar que estos hombres hu­
el compromiso. ¡Cómo la amaba! biesen entablado relaciones con exilados ju­
20. Hijo do David. El ángel (¿Gabriel? díos o conociesen las profecías y la influen­
Le. 1:26) le asigna título principesco. No cia de Daniel, y estuviesen así informados de
obstante su pobreza, José era heredero del las profecías del AT relativas al Mesías.
trono vacante de David. La mención del Es­ 2. Su estrello. Ningún intento de presen­
píritu Santo como agente de la concepción tar esta estrella como un fenómeno natural
en María evidencia la personalidad de este ha logrado explicar cómo guió a los magos
Ser Divino, y lo familiarizado que estaba el de Jerusalén a Belén y luego se detuvo sobre
judío común con su existencia sin requerir la casa. Fue, más bien, una manifestación
más explicaciones. divina; primero cuando apareció para anun­
21. Jesús se deriva del hebreo y significa ciar el nacimiento de Cristo, y luego cuando
Jehová salva; señala el propósito de su veni­ reapareció sobre Jerusalén para guiar a los
da. Su pueblo relaciona a Jesús con las pro­ magos. Ya que consta una revelación directa
mesas mesiánicas hechas a Israel, si bien la a los magos (v. 12), nada hay improbable
cruz haría extensivo a los gentiles este per­ en suponer que al comienzo haya habido una
dón de los pecados. revelación directa que les comunicara el sig­
22,23. Se declara que la concepción mi­ nificado de la estrella.
lagrosa es cumplimiento de Is. 7.14. No se 3-ó. Cuando llegó a oídos de Herodes que
sugiere ni se debate que haya habido algún los magos inquirían en Jerusalén respecto al
cumplimiento anterior en días de Isaías. Rey de los judíos, consultó a los principales
Quizá haya sido el ángel el que pronunció sacerdotes y a los escribas, dos de los gru­
estas palabras, corroborando así la fe de Jo­ pos que integraban el Sanhedrín. Ellos le
sé. Emanuel no se da como nombre propio mostraron Mi. 5.2, que claramente menciona
de Jesús, sino que describe su persona como a Belén como cuna del Mesías.
el Hijo de Dios. 7,8. Simulando interés sincero. Herodes
24,25. José pone fin al periodo del des­ convocó a los magos y les solicitó datos exac­
posorio llevando a María a vivir en su hogar, tos sobre la aparición de la estrella (según
de manera que cuando Jesús naciera fuese parece, aún no era visible en Jerusalén). El
su hijo legítimo y heredero del trono. Sin móvil verdadero era determinar la fecha del
embargo, no la conoció scxualmente antes nacimiento de Jesús, para encontrarlo y des­
que diera a luz. Las palabras hasta y pri­ truirlo con mayor facilidad.
mogénito no indican necesariamente lo que 9,10. la ostretla que habían visto en el
luego ocurrió. No obstante, sería natural in­ oriente reapareció para guiarlos de Jerusalén
ferir que se estableció la relación conyugal a Belén.
normal, a menos que uno se empeñe en sos­ 11. La casa (no el pesebre) en que los
tener la perpetua virginidad de María. Ma­ magos hallaron al niño Jesús es indicio de
teo no muestra trazas de tal tendencia. que hubo un intervalo considerable, quizá
de meses (cf. v. 16), entre el nacimiento y
esta visita. Los tres prosontos han dado ori­
C. Visita de los magos. 2.1-12. El hecho gen a la tradición de que fueron tres “reyes
de que sólo Mateo narre este incidente con­ magos’*, y hasta se ha llegado a nombrar­
trasta la actitud de estos sabios gentiles que los: Gaspar, Melchor y Baltasar. Pero la
emprendieron un largo viaje para ver a Je­ tradición no es necesariamente veraz. Con­
sús con la de los dignatarios judíos que no sideraban los antiguos comentaristas que el
se molestaron en recorrer ocho kilómetros. oro, el incienso y la mirra indicaban el re­
4
Copvriqhted i
M A T EO 2 :1 1 -3 :4
conocimiento de Jesús como Rey, Hijo de mado como su padre. Por tanto, José hubo
Dios y víctima destinada al sacrificio, respec­ de ser avisada por revelación respecto a
tivamente. lo que debía hacer.
12. Avisados por rovoloción. Una espe­ 23. Nazaret parece haber sido elegida por
cial revelación del rielo guió a los magos a el propio José, de acuerdo con la divina pro­
esquivar a Herodes al regresar. videncia. Difícil es saber por qué considera
Mateo que con ello cumplía la profecía. Por
D. Huida a Egipto y matanza de los ino­ lo» profeta». Expresión que nos veda buscar
centes. 2.13-18. Nuevamente debemos a Ma­ un pasaje único del AT y hace de valor du­
teo el único relato de estos incidentes. Am­ doso un juego de palabras basado en neser,
bos se relacionan con pasajes del AT. Tal "vástago”, en Is. 11.1, aunque tal sea la opi­
correlación entre pasajes del AT y del NT nión más común. Más probable parece que
es típica de este Evangelio. Mateo considerase a la insignificante Nazaret
13,14. Por segunda vez recibe José ins­ como un lugar nada adecuado para residen­
trucción angélica (cf. 1.20), y se va con Je­ cia del Mesías (Jn. 1.46), lo cual cumplía
sús y María a Egipto. Parece haber empren­ todas las profecías del AT que señalaban que
dido el presuroso viaje la misma noche que el Mesías habría de ser despreciado (p. ej.,
se fueron los magos. En Egipto, donde la I». 53.3; Sal. 22.6; Dn. 9.26).
colonia judía era numerosa, la familia sería
bien recibida sin que llamara mucho la aten­
ción. El apócrifo Evangelio de la Infancia II. Comienzos del ministerio de Jesucristo.
narra fantásticos milagros de esta época 3.1-4.11.
(cap. IV).
15. La muorto do Herodes, tras una en­ A. El precursor de Cristo. 3.1-12. Los cua­
fermedad asquerosa, se narra detalladamente tro Evangelios describen el ministerio prepa­
en las Antigüedades de Josefo (XVII 6.5). ratorio de Juan, y Lucas narra pormenoriza-
Para que te cumpliese liga el incidente con damente su notable nacimiento (Le. 1.5-25,
Os. 11.1, pasaje que se refiere históricamente 57-80).
a la liberación de los israelitas del cautiverio 1. En aquello» días se refiere al versículo
egipcio. Israel en esa profecía es para Mateo anterior, que trata de la residencia de Jesús
símbolo de Jesucristo, el hijo de Dios en sen­ en Nazaret. Le. 3.1-2 suministra datos pre­
tido único. cisos. Juan el Bautista, así llamado aun por
16. Mandó m atar a todos lot niño». No Josefo {Ant. XVIII 5.2), predicaba cerca
es de sorprenderse que falte en otras histo­ del Jordán, en la parte norte del d%$lerto de
rias constancia de este crimen de Herodes Judña, yermo que se extiende a lo largo de
(qué, dada la pequenez de Belén, sólo abar­ la costa occidental del Mar Muerto.
có unas pocas docenas de infantes) si se con­ 2. Arrepentirse segnifica "cambiar de mo­
sideran los frecuentes desmanes del rey. Ase­ do de pensar”, pero implica más que el sim­
sinó a su esposa y a tres de sus hijos. Josefo ple cambio de opinión. Como vocablo reli­
lo describe como ,4hombre bárbaro en extre­ gioso en la Biblia, implica un total cambio
mo para con todos.’* (Ant. XVII 8.1). Me­ de actitud respecto al pecado y a Dios,
nores do dos años, demuestra que no que­ acompañado de pesar y del consiguiente
ría Herodes correr riesgo de que quedara cambio de conducta. El reino de los cielos
excluida su víctima. No es forzoso que Jesús se ha acercado: tal la razón de Juan para
hubiera cumplido los dos años. llamar a los hombres al arrepentimiento. Es­
17-18. Raquel quo llora a tu t hijo». Ci­ te titulo, que distingue a Mateo, se basa en
ta de Jer. 31.15, que describe los lamentos Dn. 2.44; 7.13,14,27. Se refiere al reino me-
de Israel en el exilio. Aquella calamidad, •iánico prometido en el AT, del cual estaba
provocada por el pecado de Israel, eventual­ a punto de presentarse Jesús como Rey.
mente llevó a Herodes al trono, e indirecta­ ("Reino de Dios" es una expresión de signi­
mente produjo esta atrocidad. Mateo enfo­ ficado a menudo más amplio, pero en los
ca ambas calamidades como partes de un Evangelios suelen emplearse ambas expresio­
mismo cuadro. nes como sinónimos. Este mesiánico reino do
los dolos, aunque prometido como reino te­
E. Residencia en Nazaret. 2.19-23. Los rrenal, estaría, no obstante, basado en prin­
datos de Mateo harían suponer que Belén cipios espirituales, y requeriría una correcta
fue la residencia original. Lucas muestra que relación con Dios como condición de ingre­
Nazaret había sido el domicilio anterior. so; de allí el llamado al arropontlmlonto.
Aparentemente José pensaba radicarse en 3-4. Esto os aquol do qulon habló ol
Belén, hasta que Dios alteró sus planes. profota Isaías (Is. 40.3-5), relaciona defi-
19-22. Han muerto. Se refiere a Hero­ nidamente con Juan la profecía, relación
des, y la expresión nos recuerda Ex. 4.19. que se destaca en todos los evangelios (Mr.
Arquelao, hijo de Herodes el Grande y su 1.2,3; Le. 3.4-6; Jn. 1.23). Polo do camollo
mujer samaritana, Maltace, era tan desal­ y cinto do cuoro, vestidura quizá intencio­
5 Copyrighted
M A T EO 3 :4 -4 :l
nalmente similar a la de Ellas (2 R. 1.8; Le. menuda, mientras el grano limpio se depo­
I. 17; Mt. 17.10-13), y corriente en los pro­ sita en un montón.
fetas (Zac. 13.4). Langostas: Alimento lícito
y nada insólito (Lv. 11.22). B. Bautismo de Cristo. 3.12-17. La venida
5-6. La predicación de Juan estaba a to­ de Jesús para que Juan lo bautizara se pre­
no con la expectación que reinaba en mu­ senta en sereno contraste con la hipócrita
chos corazones, y provocaba general entu­ venida de los fariseos y saduceos (v. 7). Los
siasmo entre sus oyentes, según indica el tres sinópticos registran este bautismo, y
adjetivo toda. Conforme acudían, oran bau­ Juan incluye el testimonio posterior del Bau­
tizados en señal de que aceptaban su men­ tista respecto a ese hecho (Jn. 1.29-34).
saje. Los judíos practicaban el bautismo al 13,14. Juan te lo oponía. El verbo grie­
admitir prosélitos, y con fines curativos y de go acentúa la continuada resistencia. A la
purificación ceremonial. No inventó Juan la luz de Jn. 1.31-33 es de preguntarse cómo
forma del rito, pero le dio un nuevo signifi­ reconoció Juan la superioridad de Jesús para
cado. Hasta la comunidad de Qumran ob­ hablar así. Pero no hemos de inferir que es­
servaba un bautismo ritual, aunque desde tos dos parientes fuesen del todo extraños
luego por razones muy diversas de las de entre sí, sino que Juan no lo conocía aún
Juan (W. S. LaSor, Amazlng Doad Soa como el Mesías prometido, hasta que vio
Scrolls, pp. 205, 206). descender sobre él la señal del Espíritu (Jn.
7-10. Fariseos. Miembros de un promi­ 1.33).
nente partido religioso. Pretendían ser los 15. Así conviene. Aun cuando pronto ha­
guardianes de la ley mosaica y observaban bría de cambiar la relativa importancia en­
rígidamente las tradiciones de los padres. tre Juan y Jesús, por ahora era lo que con­
Cristo los estigmatizó como hipócritas (Le. venía. Naturalmente, de ningún pecado per­
II. 44; 12.1). Saduceos. Partido de los ra­ sonal se estaba arrepintiendo Jesús. Pero co­
cionalistas religiosos, que negaban la vida mo sustituto que había de proveer juitida
eterna. Ejercían gran influencia política; para la humanidad pecadora, se identifica
contaban con la aristocracia sacerdotal. Juan en esta ocasión con aquellos a quienes vino
percibió que acudían por simple exhibicio­ a redimir, y de este modo inicia su ministe­
nismo, sin cambio alguno de corazón, y los rio público. Mientras anduvo en el( mundo,
comparó con víboras tratando de huir de la siempre cumplió Jesús los deberes religiosos
quema. El contar con Abraham como pa­ del judío piadoso, tales como la adoración
dre de la nación no los libraría del juicio en la sinagoga, la observancia de las fiestas
divino. No estaba Dios individualmente obli­ solemnes y el pago del tributo al templo.
gado con ellos a cumplir su promesa. Do 16,17. El Espíritu de Dios al descender
estas piedras. Alude quizá a Is. 51.1,2; más cumplió la señal que a Juan se le había pre­
probablemente, a los guijarros que tenía ba­ dicho como prueba de que Jesús era el Me­
jo sus pies, capaces de responder al toque sías (Jn. 1.33; cf. Is. 11.2; 42.1; 59.21;
creador de Dios como el polvo del cual for­ 61.1). Así como el Espíritu descendía sobre
mó Dios a Adán. Mediante la dramática fi­ los profetas del AT al iniciar su ministerio,
gura del hacha . . . puesta a la raíz de les descendió ahora ilimitadamente sobre Jesús.
árboles, Juan señala a sus oyentes que se les Desde luego, esto se refiere a Jesús en cuan­
escapa el tiempo. El leñador está a punto de to a su naturaleza humana. Paloma. Anti­
aparecer. guo símbolo de pureza, inocencia y manse­
11-12. Al bautismo de Juan, mediante el dumbre (v. Mt. 10.16). La voz de los do­
cual se daba público testimonio de arrepen­ los se hizo oir en tres ocasiones decisivas en
timiento, habría de seguir el del Mesías, el ministerio de Cristo: en su bautismo, en
acompañado de Espíritu Santo y fuego. Al­ la transfiguración (17.5) y poco antes de la
gunos remiten ambos términos a Pentecostés; crucifixión (Jn. 12.28).
otros, al Juicio. A la luz del v. 12 parece
evidente que el bautismo del Espíritu Santo C. Tentación de Cristo. 4.1-11. El sentido
se refiere a la salvación de los creyentes (su más obvio de este pasaje y de sus paralelos
trigo), por Cristo, y que el fuego describe el es el de un acontecimiento histórico que
juicio de los impíos (quemará la paja on efectivamente se realizó. Las opiniones que
fuego). Cf. Mal. 4.1 (capítulo que en el lo niegan no aminoran las dificultades de in­
NT se aplica a Juan; v. Le. 1.17). De mo­ terpretación. Las diversas pruebas se ende­
do que Juan contempla la obra del Mesías rezaron contra la naturaleza humana de Je­
desde el punto de vista usual del AT, sin sús, y en ese terreno las resistió. No obstante,
tomar en cuenta el intervalo entre la pri­ la perfecta unión en su persona de las na­
mera y la segunda venidas, intervalo que turalezas divina y humana hacían indubita­
quizá no conocía. Aventador: pala de ma­ ble el resultado, ya que Dios no puede pecar
dera para lanzar el grano al aire después de jamás. Pero esto en ningún modo disminuye
trillarlo, para que el viento se lleve la paja la ferocidad del ataque.
ó
M A T EO 4:1-19
1-2. Llevado por el Espíritu. Indica la tanás no mediante un rayo celestial, sino
sumisión (voluntaria) de Cristo al Espíritu con la Palabra de Dios empleada con sabi­
durante su ministerio terrenal. Para ser ten­ duría del Espíritu Santo, que está a disposi­
tado. Tentar significa someter a prueba; a ción de todo cristiano.
veces, como en este caso, inducir al mal. El
Espíritu guiaba a Jesús a fin de dar lugar a III. El ministerio do Jesucristo. 4:12—
esta prueba. El diablo. El nombre significa 25:46.
calumniador, y señala una de las caracterís­ El análisis que Mateo hace del ministerio
ticas de Satanás, el gran adversario de Dios de Cristo se basa en cuatro áreas geográficas
y del pueblo de Dios. Cuarenta días y cua­ perfectamente delimitadas: Galilea (4:12),
renta noches. Las tres pruebas que aquí se Perea (19:1), Judea (20:17) y Jerusalén
registran vinieron después de este período; (21:1). Como los otros sinópticos, omite el
pero otras tentaciones habían ocurrido du­ primer ministerio en Judea, que cronológica­
rante el mismo (Le. 4.2). mente encaja entre 4:11 y 4:12 (cf. Jn.
3,4. Si eres Hijo de Dios, no implica que 1-4). Tal vez comienza Mateo por Caper-
Satanás lo dude, sino más bien que en ese naum, en Galilea, por haber nacido allí su
hecho funda su insinuación. Es evidente lo propia asociación con Cristo (9:9).
sutil de la prueba, ya que ni el pan ni el
hambre constituyen en sí pecado. No sólo A. En Galilea. 4:12— 18:35.
de pan vivirá el hombre (Dt. 8:3) fue la
bíblica respuesta de Cristo. Aun a Israel en 1) Residencia en Capemaum. 4:12-17.
su peregrinación se le hizo entender que la 12. Cuando Jesús oyó. El encarcelamien­
fuente del pan (Dios), era más importante to de Juan, con su consiguiente publicidad,
que el pan mismo. Jesús se negó a efectuar hizo necesario que Cristo se alejara, por el
un milagro para ahorrarse sufrimiento per­ bien de su obra. 13. Dejando a Nazaret.
sonal, ya que tal sufrimiento era parte de la Le. 4:16-31 indica que el motivo de su retiro
voluntad de Dios para con él. a Capemaum fue el intento de asesinarlo
5-7. Ocurre la segunda tentación en ©I después de un servicio en la sinagoga. Ca-
pináculo dol templo (o en una de sus alas) pernaum fue el domicilio de Jesús durante
en Jerusalén; quizá en el pórtico que se al­ el resto de su ministerio.
zaba sobre el valle del Cedrón. Satanás citó 14-16. Para quo so cumplióse se refiere
las Escrituras (Sal. 91:11-12) para forzar a a Is. 9:1-2, cuyos términos geográficos cita
Cristo a demostrar su afirmación de que sin mucha exactitud. Al otro lado dol Jon*
confiaba en toda palabra que sale de la boca dán es una frase un tanto oscura, pero cuya
de Dios. Escrito está también: indica que interpretación más probable es aplicarla a
las Escrituras en conjunto son la guía para Perea, que junto con Galilea constituía el
la conducta y el fundamento de la fe. No área fronteriza de Israel. Esta región, más
tentarás al Señor tu Dios. (Dt. 6:16; Ex. expuesta a influencias extranjeras que Judea,
17:1-7). El acto presuntuoso de someter a tenía una población mixta y de nivel espiri­
Dios a prueba no es fe sino duda, según lo tual por lo general degradados. El adveni­
demuestra la experiencia de Israel. miento de la luz de Cristo a región de tales
8-11. El monte muy alto es literal, pero tinieblas espirituales había sido predicho
se desconoce su ubicación. Mediante un acto por el profeta, y ahora se cumplía su pre­
sobrenatural, Satanás mostró a Cristo todos dicción.
los reinos del mundo. Te dará, indica que 17. Arrepentios. El mismo mensaje que
Satanás tenía algo que conceder; de otro había predicado Juan el Bautista en Judea
modo, la prueba habría carecido de validez. (3 :2 ), ahora lo proclamaba Jesús en Gali­
Como dios de este siglo (2 Co.4:4) y prín­ lea.
cipe de la potestad del aire aunque sea co­
mo usurpador y limitadamente. Ofreció a 2) Jesús llama a cuatro discípulos. 4:18-
Jesús este dominio a cambio de su adoración, 22. Anteriormente Jesús se había encontrado
con lo cual ofrecía lo que a su tiempo, y en con algunos de estos hombres, si no con to­
forma mucho más gloriosa, será de Cristo dos, en Judea, mientras Juan predicaba (Jn.
(Ap. 11:15). Es significativa la unión de 1:35-42). Ahora en Galilea se renueva y
adorarás y servirás en la respuesta de Jesús consolida su amistad (cf. Mr. 1:16-20; Le.
(tomada de Dt. 6:13), pues un acto involu­ 5:1-11).
cra el otro. De haberse postrado ante Sata­ 18-20. Mar do Oalilea. Lago en el valle
nás, Jesús habría reconocido el señorío del del Jordán, a 208 m. bajo el nivel del mar,
diablo. Tal proposición mereció la reprensión que mide 21 Km. por 11; rico en peces y
directa de Cristo. La afirmación de Mateo, propenso a súbitas tempestades. Simón esta­
de que el diablo entonces le dejó indica que ba echando las redes con ayuda de su her­
las tentaciones se han presentado en su orden mano Andrés, que unos meses antes le había
cronológico (contrastar con Le. 4:1-13). Je­ presentado a Jesús (Jn. 1:40-41). La invi­
sús rechazó los embates más violentos de Sa­ tación, Vonld on pos do mí, llamaba a estos
7 Copvriqhted r
M A T EO 4 :2 0 -5 :5
creyentes a ser constantes compañeros de Je­ lo llamará a él (9:9; cf. Le. 5:27 ss.) es ex­
sús. Los planes de Cristo contemplaban ca­ plicable vista su falta de estricto orden cro­
pacitarlos para rescatar a los perdidos. Al nológico en otras partes. Ya que Mateo ve­
instante. La inmediata respuesta refleja la nia describiendo la actividad de Cristo en la
honda impresión de su anterior encuentro. proclamación del advenimiento del Reino
21-22. Ja cobo y Juan, otro par de her- (4.17,23), era natural que incluyera una
manos, eran socios de Simón y Andrés (Le. amplia exposición del tema por el propio
5:10). Remendaban sus redes. Mateo y Jesús. Síguese que el Sermón del Monte no
Marcos concuerdan en este hecho, pero Lu­ es primordialmente una declaración de prin­
cas parece disentir. En vez de suponer dos cipios para la iglesia cristiana (no revelada
incidentes, más razonable parece armonizar aún), ni un mensaje evangelístico para los
en alguna forma los relatos, como lo hace no convertidos, sino un bosquejo de los prin­
S.J. Andrews (The life of Our Lord upon cipios que habrían de caracterizar el reino
the Earth, pp. 247,248). Es muy probable mesiánico que Cristo anunciaba. Posterior­
que en ocasión del primer encuentro los mente Israel, al rechazar a su Rey, demoró
hombres estuviesen dedicados a echar las re­ el advenimiento de su reino, pero aún en el
des y remendarlas. Usando el barco de Si­ presente los cristianos, que se han hecho
món, nuestro Señor produjo la pesca mila­ súbditos del Rey y a quienes es dado sabo­
grosa y llamó a Simón y Andrés para que le rear espiritualmente por anticipado algunas
siguieran. A su regreso a la playa Jacobo y de las glorias de ese reino (Col. 1.13), lo­
Juan se pusieron a reparar la red, y en eso gran contemplar el ideal divino en este su­
estaban cuando también a ellos les hizo Jesús blime discurso, y aceptan sus altas normas.
el llamado. 1. La multitud. Se refiere a la “mucha
gente*’ del versículo anterior, e indica que
3) Resumen general del ministerio en Ga­ este discurso se pronunció cuando el minis­
lilea. 4.23-25. Estos versículos resumen los terio en Galilea estaba en todo su apogeo.
acontecimientos que en los siguientes capítu­ Prueba adicional es el alto nivel de la ins­
los se desenvuelven. El ministerio de Cristo trucción que imparte. El monte. No se men­
en esta época abarcaba el onsañar (didas- ciona su nombre; parece que estaba cerca
kon), predicar (Arrimón) y sanar (íbera- de Capemaum, y que Jesús halló un lugar
péuon). llano en donde predicar (Le. 6.17). Sus dis­
23-24. Sinagogas. Casas para la adora­ cípulos. Lucas deja ver que los Doce acaba­
ción e instrucción religiosas. Le. 4.16-30 des­ ban de ser electos (Le. 6.12-16), y a ellos
cribe una de las veces que Jesús predicó en principalmente se dirige el sermón (cf. Le.
la sinagoga. El evangelio del reino era la 6.20). No obstante, la multitud escuchó una
buena nueva que Jesús traía, de que había parte (Mt. 7.28; Le. 6.17).
llegado el rey mesiánico para establecer el
reino prometido. Juntamente con el anun­ a) Rasgos de los ciudadanos del reino.
cio anduvo sanando, algo que había sido 5.3-12.
predicho del reino y que constituía, por tan­ 3. Bienaventurados. Dichosos. Connota
to, credencial real Is. 35.4-6; Mt. 11.2-6). la condición interna del creyente. Cuando
Siria. Trátase aquí de la región norteña. En­ describe al que anda en la voluntad de Dios,
demoniados. Distingue aquí claramente la equivale virtualmente a “salvo”. El primer
Escritura entre la posesión demoníaca y las Salmo presenta la imagen que del bienaven­
enfermedades físicas comunes. turado da el AT: el bienaventurado refleja
25. Además de los que acudían en busca en sus actos su naturaleza. Las bienaventu­
de salud, desde todos los rumbos venían otros ranzas no son tampoco primordialmente pro­
sin ese móvil. Decápolis. Federación de diez mesas para el individuo sino una descripción
ciudades griegas independientes protegidas del mismo. No le indican al hombre el ca­
por Siria, al este de Galilea. Dol otro lado mino de la salvación, sino señalan las carac­
dol Jordán. Era la región llamada Perea, terísticas que manifiesta el que ha nacido de
hacia el este. De esta manera toda Palestina nuevo. Pobres on espíritu. Son lo contrario
y las regiones adyacentes recibieron el influ­ de los de espíritu altivo. Los que han recono­
jo de su ministerio. cido su pobreza espiritual y han dejado que
Cristo colme su necesidad se han hecho here­
4) El Sermón del Monte. 5.1—7.29. Es deros al reino de los cielos.
el mismo discurso que registra Le. 6.20-49, 4-5. lloran (cf. Is. 61.3). La angustia por
ya que es posible armonizar o explicar las el pecado distingue al bienaventurado. Pero
diferencias, y la similitud del comienzo, el el genuino arrepentimiento trae alivio al cre­
final y el tema hacen muy plausible la iden­ yente. Ya que Cristo llevó los pecados de
tificación. Es más, ambas versiones registran todos, el consuelo del pleno perdón está a
la curación del siervo del centurión como el la mano (1 Jn. 1:9). Mansos. Sólo Mateo
siguiente acontecimiento. La objeción de que los menciona. Alusión obvia a Sal. 37.11. La
Mateo coloca este discurso suites que Jesús fuente de esa mansedumbre es Cristo (Mt.
8
M A T EO 5:5-24
11.28-29), que la imparte al hombre que la ley, al cumplir sus tipos y profecías, y al
somete su propia voluntad a la de él. La tie­ llevar todo el peso de la pena impuesta por
rra por heredad. El reino mesiánico terre­ la ley al pecador como sustituto de éste. (Co­
nal. mo consecuencia, mediante la justificación
6-9. Hambre y sed de justicia. Intenso se le imputa al creyente la justicia de Cristo:
anhelo de rectitud personal. Tal anhelo evi­ Ro. 3.20-26; 10.4). De cierto os digo. Es
dencia descontento respecto a su actual con­ la primera vez que Jesús se vale de esta im­
dición espiritual (contrastar con el fariseo, presionante fórmula, como introducción de
Le. 18.9 s$). Misericordiosos (cf. Sal. una importantísima declaración. Hasta que
18.25). Los que manifiestan la piedad me­ pasen el cíelo y la tierra. Aun cuando al­
diante actos pueden esperar similar miseri­ gunos lo interpretan como una forma idio-
cordia de Dios y de los hombres. De limpio mática de decir nunca, probablemente sea
corazón. Aquellos cuyo ser moral está in­ una referencia escatológica (Mt. 24:35; Ap.
contaminado de pecado, y sin duplicidad de 21:1). Jota. La letra más pequeña del alfa­
intereses o lealtades. A ellos, como poseedo­ beto hebreo (yodh). Tilde. Prolongación di­
res de la limpia naturaleza de Dios, perte­ minuta de algunas letras hebreas. Quienes en
nece la límpida visión de Dios, cuya culmi­ principio no se oponen a la ley de Dios pero
nación vendrá cuando Cristo regrese (1 Co. dejan sin cumplir sus estipulaciones de menor
13.12; 1 Jn. 3.2). Pacificadores. Así como importancia no serán excluidos del reino, mas
Dios es “Dios de Paz” (He. 13.20) y Cristo tendrán una menor recompensa en el reino.
“Príncipe de Paz” (Is. 9.6), en el Reino se Vuestra justicia. A diferencia de la justicia
les reconocerá a los pacificadores como partí­ de escribas y fariseos, que consistía en la
cipes de la naturaleza de Dios y se les hon­ observancia externa y no espiritual del có­
rará como tales. digo mosaico, por más que lo guardaran con
10-12. Persecución por causa de la jus­ todo escrúpulo. La justicia del creyente se
ticia. Cuando el reino mesiánico se establez­ funda en la imputación de la justicia de
ca, tales injusticias se corregirán. Y aun en Cristo, que obtiene por fe (Ro. 3.21,22) y
el seno de aquel reino la presencia de hom­ que lo capacita para vivir sanamente (Ro.
bres de naturaleza pecaminosa hará posible 8.2-5). Sólo teniendo esa justicia se puede
el mal, si bien éste recibirá inmediato juicio. entrar en el reino que Cristo proclamó.
Los profetas. Los videntes del AT que pre­ 21-26. Primer ejemplo: el homicidio.
dijeron el reino y proclamaron la justicia del Muestra Jesús que su cumplimiento de la
mismo tropezaron con igual oposición (Jere­ ley iba mucho más allá de la simple obser­
mías, Jer. 20.2; Zacarías, 2 Cr. 24.21). vancia externa. Cualquiera que m atare, es
b) Misión de los ciudadanos del Reino una ampliación tradicional de Ex. 20.13, pe­
5.13-16. Sal. Común preservante para ali­ ro aun así se trata sólo del acto del homicidio.
mentos; suele aplicarse simbólicamente. Los De juicio. El tribunal civil judaico, basado
creyentes actúan como freno frente a la co­ en Dt. 16:18 (v. Ant. IV 8:14). Que
rrupción del mundo. Suelen los impíos abs­ se enoje. Los mejores manuscritos omiten
tenerse de actos perversos por la presión mo­ “sin causa”, si bien Ef. 4:26 indica que
ral que dimana de la influencia cristiana. bien cabe inferir alguna restricción. Necio
SI la sal perdiera su sabor (VL). Se dis­ (raca). Probablemente “cabeza hueca”, de
cute si químicamente es posible tal cosa. una palabra aramea que significa “vacío”.
Afirma Thomson que la sal impura de Pales­ Fatuo. Ya que hay una gradación de epí­
tina puede volverse insípida (The Latid and tetos cada vez más severos, Bruce consi­
the Book, p. 381). Pero la ilustración de dera el término necio (raca) como relativo
Cristo puede ser hipotética, para mostrar lo a lo intelectual y fatuo, como estigma moral
anómalo que sería un creyente inútil. Sois (ExpGT, I, 107). Infierno de fuego (Ge-
la luz. Positivamente iluminan los creyentes henna), referencia literal al valle de Hinom
al mundo, ya que poseen a Cristo que es la en las afueras de Jerusalén, donde se incine­
Luz (Jn. 8.12). La luz de Cristo debe bri­ raban basuras, desperdicios y cadáveres; es,
llar en público, como las blancas casas de pues, una metáfora gráfica del tormento
piedra que se apiñan en las ciudades de eterno. (Su horripilante historia puede verse
Paiestina. Pero también en nuestras relacio­ en Jer. 7.31,32; 2 Cr. 28.3; 33.6; 2 R.
nes individuales, privadas (luz, candelero, 23.10). Cristo localiza la raíz del homicidio
casa), debe brillar esa luz. en el corazón del hombre iracundo, y prome­
te que en su reino se hará veloz juicio antes
c) Las normas del Reino cotejadas con que el homicidio se produzca. Dolante del
la ley mosaica. 5.17-48. altar. Indicio del tono judaico del discurso.
17-20. No para abrogar. A la acusación Tiene algo contra ti, es decir, si has hecho
de que menosprecia el AT responde Cristo algo contra tu hermano. Reconcilíate prime­
que no pretende en forma alguna anular o ro obliga al que pretende rendir culto a
abrogar la ley. Sino para cumplir. Cristo arreglarse previamente con el ofendido para
cumplió el AT con su perfecta obediencia a que su ofrenda sea aceptable (cf. Sal. 66.18).
9
M A T EO 5:25-44
Adversario. La contraparte en juicio (cf. perjurio. El abuso que los judíos hacían del
Le. 12:58-59). Ya que el juicio se acerca, juramento hizo que Jesús prescribiera: No
los culpables deben apresurarse a arreglar juréis en ninguna manera. Difícil sería ha­
cuentas. Hasta que pagues. Probablemente llar excepciones a esta norma (v. Stg. 5.12).
una situación literal en el reino. Pero si la El creyente no debe, pues, reforzar con ju­
cárcel simboliza al infierno, la implícita po­ ramentos sus declaraciones. Aun el estado,
sibilidad de pago y liberación sólo se aplica­ si se le solicita, por lo común acepta la afir­
ría a la parábola, y no a su interpretación. mación en vez del juramento. Por el cielo.
Claramente establece la Escritura que los Los judíos, con su ingenio, clasificaban los
que van al infierno permanecen en él para juramentos, dando por lícitos los que no
siempre (Mt. 25.41,46), pues su deuda es mencionaban específicamente el nombre de
insaldable. Dios. Jesús demostró que esa engañosa suti­
27-30. Segundo ejemplo: el adulterio. leza era falsa, pues quien invoca al cielo, a
Indica Jesús que el pecado que en Ex. 20.14 la tierra o a Jerusalén, implícitamente invo­
se describe implica más que el acto patente. ca a Dios; y que hasta el que jura por su
Cualquiera que mira caracteriza al hombre propia cabeza, implica a Aquel que ejerce
cuya mirada carece de un santo freno y cu­ dominio sobre ella. Sea vuestro hablar: sí,
ya lujuria lo arrastra en lo interno tras la sf. Una solemne afirmación o negación bas­
mujer. Tan pronto como haya oportunidad tan para el creyente. Lo que es más de esto.
se producirá el acto. Ojo derecho. A quien Al añadir juramentos a nuestras declaracio­
le echa al ojo la culpa de su pecado, Jesús nes, o admitimos que no merece confianza
le indica lo que lógicamente correspondería lo que comúnmente hablamos, o nos pone­
hacer. Tal como se amputa un miembro en­ mos al nivel del mundo mentiroso, seguidor
fermo para salvar una vida, así el ojo (o la "del maligno" (5.37, VL) Cf. Jn. 8.44.
mano) irremediablemente infectado requie­ 38-42. Quinto ejemplo: la venganza. Ojo
re el bisturí. Naturalmente, Jesús quería que por ojo. (Ex. 21.24). Regla judicial que
sus oyentes comprendieran que la verdadera ajustaba el castigo al crimen. Pero no permi­
fuente del pecado no radica en los órganos tía que los hombres se vengaran por mano
físicos sino en el corazón. Ha de cambiarse propia (Lv. 19.18). No resistáis al que es
el perverso corazón del hombre para que és­ malo. Muestra Jesús a los ciudadanos del
te pueda evitar la eterna perdición en el Reino cómo han de reaccionar ante quien
infierno (Gehcnna, v. com. a 5.22). los perjudique. (No habla de la obligación
31,32. Tercer ejemplo: el divorcio. La del estado de mantener el orden). Los hijos
norma mosaica protegía a la mujer del ca­ de Dios han de soportar voluntariamente el
pricho varonil al exigir la carta de divorcio ataque físico (v. 39), las pérdidas litigiosas
(Dt. 24.1). El divorcio era, no obstante, una (v. 40), las imposiciones (v. 41), los pedi­
concesión al pecado humano (Mt. 19.8). La mentos (v. 42 a) y las solicitudes de présta­
característica “indecente” que prescribía mo (42 b). Túnica: vestidura simple, sobre
Moisés se interpretaba de diverso modo: la cual iba la capa, que era más cara; a ve­
desde el adulterio (Shammai) hasta el des­ ces se usaba ésta para cubrir el lecho (v. Ex.
agrado más trivial del marido (Hillcl). Se­ 22.26,27), por lo cual no era lícito retenerla
gún la costumbre judaica, sólo al marido se en prenda durante la noche (Dt. 24.12-13).
le otorgaba el divorcio. Fornicación. Restrin­ Te obligue. El original es palabra de origen
gen algunos la expresión al uso judaico, que persa, que refleja la costumbre de los correos
la atribuía a la infidelidad durante el período que tenían autoridad para obligar a las per­
del desposorio (cf. el dilema de José, 1.18, sonas a prestar servicio cuando fuera nece­
19), y no hallan, por tanto, motivo alguno sario (cf. Simón de Circne, Mt. 27.32). Esta
que justifique el divorcio hoy día. Otros alta norma de conducta debe hacer que los
equiparan “fornicación” a “adulterio” en es­ creyentes se esfuercen en lo posible porque
te pasaje, y la dan como única causal de su vida sea consecuente con su profesión
divorcio admitida por Cristo. Desde luego, cristiana, y anhelen el día en que el justo
fuera de esta posible excepción no hay otra reinado de Cristo haga realizable este ideal
causal. Hace que ella adultere. Potencial­ en todos los aspectos de la vida.
mente, se entiende, ya que ella puede verse 43-48. Sexto ejemplo: el amor hacia los
forzada a contraer nuevas nupcias. Ya que enemigos. Amarás a tu prójimo (Lv. 19.18,
no es forzoso que así ocurra, Lenski inter­ 34) compendia toda la segunda tabla de la
preta la difícil voz pasiva así: acarrea sobre ley (cf. Mt. 22.39). Aborrecerás a tu ene­
ella el estigma de adúltera (Interpretation migo. Esta añadidura extrabíblica pasaba
of St. Matthew’s Cospel, pp. 230-235), y por alto la esencia de la ley del amor; pero
considera que el pecado es el de suscitar la ha de haber sido una interpretación popular.
injusta sospecha contra la inocente. El Manual de Disciplina de Qumran contie­
33-37. Cuarto ejemplo: los juramentos. ne la siguiente regla: “. . . amar a cuantos
Se funda en Lv. 19.12 y Dt. 23.21 (cf. Ex. El ha elegido y odiar a cuantos haya recha­
20.7). Perjurar. Jurar en falso, o cometer zado” (1 QS I. 4). Amad a vuestros ene-
10
M A TEO 5:44—6:16
itiigos. El amor (agapao) que se prescribe es Y sin embargo, no es la simple prolijidad ni
aquel amor inteligente que comprende la di­ la repetición lo que Cristo condena (Jesús
ficultad y se extiende para rescatar de su oraba la noche entera, Le. 6.12, y repetía sus
odio al enemigo. Es amor semejante al acto peticiones, Mt. 26.44), sino el móvil indigno
amoroso de Dios hacia el hombre rebelde que las produce.
(Jn. 3.16), y demuestra, por tanto, que quie­ Inmediatamente presenta Jesús un mode­
nes así aman son hijos verdaderos de su lo de oración adecuada, dechado de ampli­
Podro. Publícanos. Recaudadores judíos de tud y brevedad. Aunque desde luego no era
los impuestos romanos; eran odiados por sus su propósito que se la empleara como reci­
conciudadanos por sus flagrantes extorsiones tación supersticiosa (que era precisamente lo
y por sus relaciones con el despreciado con­ que venía censurando, v. 7), y aunque no
quistador. El mandamiento Sed, pues, vos­ abarca toda su enseñanza respecto a la ora­
otros perfectos ha de circunscribirse, en este ción (cf. Jn. 16.23-24), todo creyente ge­
contexto, al tema del amor. Así como es de nuino puede elevarlo sinceramente en ora­
cabal el amor de Dios, que no excluye a gru­ ción (no rezarlo). Los cristianos desde luego
po alguno, los hijos de Dios han de esforzar­ comprenderán, a la luz de revelaciones pos­
se por adquirir madurez a este respecto (cf. teriores, que lo que hace posible la oración
Ef. 5:1-2). No puede significar la impecabi­ son los méritos de Cristo.
lidad, ya que Mt. 5:6-7 muestra que los Padre nuestro. Forma de invocación in­
bienaventurados tienen aún hambre de justi­ sólita en las oraciones del AT, pero preciosa
cia y necesitan misericordia. para todos los creyentes del NT. Las tres
primeras peticiones de esta plegaria concier­
nen a Dios y sus designios; las últimas cua­
d) Actitudes de los ciudadanos del Reino. tro, al hombre y sus necesidades. Santifica­
6.1—7.12. Contrasta ahora Jesús la vida jus­ do. Aquí significa ‘‘sea reverenciado, tenido
ta que él espera, con la hipocresía de los por sagrado”. Venga tu reino. El reino me-
fariseos y sus secuaces (5.20). siánico. No únicamente los judíos, sino todos
1-4. Primer ejemplo, e introducción al te­ los creyentes en Cristo deberían interesarse
ma general: la justicio. Se trata de la justi­ vivamente en su advenimiento.
cia del hombre en sus actos. Datante de los El pan nuestro. La primera petición re­
hombres. Si bien se nos encarece hacer que lativa a necesidades personales va acompa­
brille nuestra luz (5.16), las buenas accio­ ñada de un vocablo, “cotidiano” (de cada
nes no han de tener por fin la exaltación de día), que sólo una vez aparece en el griego
si mismo (pora ser visto). Limosna denota secular (Arndt, p. 296). Varían las inter­
lo que se da por daridad. Tocar trompeta: pretaciones entre “cotidiano”, “necesario pa­
publicar. Hipócritas. La palabra griega se ra subsistir” y “para el día de hoy** o “de
aplicaba al actor que representa un papel. mañana”. Nuestra versión es satisfactoria.
Ya tienen su recompensa. El uso comercial Perdónanos nuestras deudas. Los pecados
de esa expresión indicaba pago total, bajo son considerados como deudas morales y es­
recibo. La justicia exhibicionista tiene en sí pirituales para con la justicia de Dios. No
misma su paga; Dios no habrá de añadirle se trata de los pecados de los no regenera­
nada. Quienes se satisfacen con dar en se­ dos (sólo a los discípulos se Ies enseña esta
creto recibirán la recompensa, no del aplau­ oración), sino de los creyentes, que deben
so humano, sino de manos de su Padre ce­ confesarlos. Como también nosotros pordo­
lestial. namos. El perdón de los pecados, tanto bajo
5-15. Segundo ejemplo: la oración. En la ley mosaica como en la iglesia, se efectúa
pie en las sinagogas. Era lo corriente (Mr. siempre por la gracia de Dios y se funda en
11.25) en cuanto a forma y lugar, y no se la expiación de Cristo. No obstante, el cre­
censura. Pero la intención del que afirma yente que confesara sus pecados y deman­
que la hora de la oración lo halló en sitio dara perdón de Dios mientras rehusara
prominente y que se deleita en publicarlo, perdonar al prójimo caería no sólo en incon­
sí se condena. Entra en tu aposento. No se gruencia, sino en hipocresía. Es más fácil
condena la oración en público (Jesús mismo para el cristiano ser clemente cuando medi­
oraba en público, Le. 10.21,22; Jn. 11.41, ta en lo mucho que Dios nos ha perdonado
42), sino el exhibicionismo vanidoso. La ora­ (Ef. 4.32). El espíritu inclemente es peca­
ción en secreto es el más excelente adiestra­ do, y requiere confesión. No not motas en
miento para orar en público. (En los w . 4 tentación. Cf. Stg. 1.13-14; Le. 22 40. Sú­
y 6, omítase “en público” ). Las vanas repe­ plica para que Dios, en su providencia,
ticiones (es decir, parloteo sin sentido), son guarde al peticionante de innecesaria tenta­
característica pagana (o gentil) en la ora­ ción. La doxología de 6.13 b es una inter­
ción, así como la ostentación distingue a los polación litúrgica de 1 Cr. 29.11.
hipócritas. Tal conducta convierte a la ora­ 16-18. Tercer ejemplo: el ayuno. Cuando
ción en esfuerzo por vencer la indiferencia ayunéis. La ley mosaica (bajo la cual vi­
de Dios, fatigándolo mediante las palabras. vían los oyentes de Cristo), prescribía un
11
M A TEO 6 :1 6 -7 :6
ayuno al año, el día de la expiación (Lv. como medida de tiempo. No obstante, la an­
16.29, “afligiréis vuestras almas” ). El fari­ terior interpretación se ajusta bien al pasaje.
seísmo añadía dos ayunos semanales, el lunes Lirios. No es seguro a qué flores se refiere
y el jueves, y los usaban como ocasiones concretamente, pero por aquella ocasión han
paia exhibir públicamente su piedad. La debido estar en flor, pues Jesús se refiere a
función verdadera del ayuno, sin embargo, uno de ellos (Gr., de éstos). Salomón. El
era indicar profunda contrición, y la dedi­ más esplendoroso rey hebreo. Hierba del
cación temporal de todas las energías de la campo. Los lirios recién mencionados y de
persona a la oración y a la comunión espi­ belleza fugaz pronto serán segados junto con
ritual. Pero e! ayuno que requiere especta­ la hierba y empleados como combustible pa­
dores es un simple espectáculo. Jesús no ra satisfacer las necesidades del hombre, en
prescribió ayunos para sus discípulos, si bien el horno (cf. Stg. 1.11). Vosotros hombres
de vez en cuando aparece el ayuno volun­ de poca fe. Cuatro veces se emplea esta ex­
tario en la iglesia apostólica. (Hch. 13.2-3.) presión en Mateo y una en Lucas, como estí­
19-24. Cuarto ejemplo: la riqueza. Error mulo para crecer en la fe, y también como
común del fariseísmo y del judaismo en gene­ suave reprensión. Los gentiles buscan. Refe­
ral era poner énfasis excesivo en la riqueza rencia a la preocupación gentil por lo mate­
material como evidencia del favor divino. rial, por no conocer a Dios como su Padre
Jesús explicaba que los tesoros en la tierra celestial (cf. 6.7,8). Buscad primeramente.
Los oyentes de Cristo, que ya se habían
son pasajeros, sujetos a menoscabo por la declarado por el Rey, habían de seguir
polilla (cf. vestido, v. 25), el orín y los la­
drones. El ciudadano del Reino lo que debe buscando (verbo continuativo) el Reino me­
procurar son tesoros en el cielo, consagrán­ diante la consagración a los valores espiri­
dose a la justicia (v. 33). La lám para del tuales y la confianza absoluta en Dios; y
cuerpo, que recibe e imparte luz, es el ojo. Dios, que conocía las necesidades temporales
de ellos, supliría lo necesario. El m añana se
Si el ojo, metáfora relativa al conocimiento afanará por sí mismo (VL). Es una perso­
espiritual, es sencillo (Str.) (sin duplici­ nificación sorprendente. Basta a cada día
dad), que no vea doble respecto a tesoros su propio mal. Se trata de mal físico, refi­
(lo cual lo constituiría en ojo maligno, cf. riéndose a los problemas que habrán de sur­
com. Mt. 20.15), entonces el individuo pue­ gir. No hay cordura en añadirle a las pre­
de contemplar las riquezas dentro de la ocupaciones de hoy las de mañana.
perspectiva debida. La imposibilidad de ser­ 7:1-12. Sexto ejemplo: del juzgar al pró­
vir a dos señores en categoría de esclavo es jimo. No juzguéis. El imperativo presente
una ilustración gráfica. Mamón. Aunque es sugiere que lo que se condena es el hábito
incierta su etimología, parece tratarse de una de juzgar. Si bien el verbo juzgar es neutro
palabra aramea que significa riqueza, y que respecto al veredicto, el sentido indica que
aquí se personifica. Nótese que Jesús no con­ aquí se trata de un juicio adverso. Quien
dena las riquezas, sino el hacerse esclavo de critica al prójimo ha de refrenarse de verter
ellas. juicio concluyente, ya que no es dado al
25-34. Quinto ejemplo: la ansiedad. hombre sino sólo a Dios juzgar los móviles
Quienes carecen de riquezas pueden ser víc­ (cf. Stg. 4:11,12). No han de rehuir todo
timas de una preocupación que no es sino juicio los creyentes cf. 7:6,16), pues los cris­
falta de fe. De allí la natural transición. No tianos tienen que juzgarse a sí mismos y a los
os afanéis. No prohíbe el ser precavido y hermanos que caen en falta (1 Co. 5:3-5,12,
planear (cf. 1 Ti. 5.8; Pr. 6.6-8; 30.25), 13). Para que no seáis juzgados. El sub­
sino el mortificarse por las necesidades dia­ juntivo aoristo hace pensar más en el juicio
rias. ¿No es la vida más que el alimento? de Dios que en el de los hombres (cf. 6:14,
Si la propia vida y el cuerpo provienen de 15). La paja: brizna o astilla diminuta. La
Dios, ¿no habremos de confiar en que él viga: madero tal como la viga maestra de un
proveerá lo menos importante? Ya que Dios techo, o las del piso; en este caso, espíritu de
da el sustento a las aves, que no saben sem­ censura. Es una hipérbole intencional, para
brar, segar ni almacenar, ¡ cuánto más los exhibir en qué ridículo se pone quien se erige
hombres, que han sido dotados de esas habi­ en juez de los demás. ¡Hipócrita! Pretende
lidades, han de confiar en su Padre celestial! hacer de médico, cuando no puede curarse a
Añadir a su estatura un codo. El alimento sí mismo. Este precepto no exonera al creyen­
es indispensable para el crecimiento. Pero te de hacer distingos morales. A quienes han
aun en cuanto a esto Dios es quien manda. escuchado el Evangelio y la invitación de
En el paso de la niñez a la madurez, Dios Cristo y por su forma de reaccionar han de­
añade más de un codo (unos 45 cms.), pero mostrado que su naturaleza es irremediable­
el angustiarse lo único que logra es estorbar, mente depravada (los perros y los cerdos
y no ayudar. Algunos intentan traducir “tér­ eran especialmente repulsivos para los oyen­
mino de vida” en vez de estatura, y pro­ tes de Jesús), no ha de permitírseles que pi­
curan dar ejemplos del empleo del “codo” soteen estos tesores cf. 13:11-15).
12
M A T EO 7:7-29
Las siguientes consideraciones respecto a cuando lo que hacen es engañarlos. Vestidos
la oración dan respuesta a los problemas que de ovejas no se refiere a ropaje de profeta,
al creyente se le suscitan por los preceptos sino que es un contraste evidente con Jos
sobre el juzgar. (Cf. Le. 11:9-13). La nece­ lobos rapaces. En todas las épocas el pue­
sidad de discernir entre perros y cerdos al blo de Dios ha necesitado estar alerta contra
propio tiempo que se evita la viga en el ojo, los guías engañosos (Dt. 13:1; Hch. 20:29;
requiere sabiduría de lo alto. Por tanto, Jesús 1 Jn. 4:1; Ap. 13:11-14). Por sus frutos:
encarece a sus seguidores que pidan, bus­ Más bien las doctrinas de estos falsos profe­
quen y llamen, a fin de recibir de los celes­ tas que sus hechos, ya que la apariencia ex­
tiales depósitos todo lo que les falte. Hay en terna puede que no despierte sospechas. Pa­
los tres imperativos una gradación de inten­ ra probar a un profeta basta ver si concuer­
sidad, y su tiempo continuativo no sólo su­ da con las Escrituras (1 Co. 14:37; Dt. 13:
giere perseverancia sino frecuente oración 1-5). Arbol malo. Carcomido, sin valor, inú­
por cualesquiera y todas las necesidades. til. La condición de tal árbol demanda que
Cierto aire de semejanza hay entre un pe­ de inmediato se le quite del huerto para que
queño bollo redondo de pan y una piedra; no contamine a los otros.
y entre un pescado y una serpiente; pero 21-23. Solemnemente implica Jesús su di­
no hay padre capaz de engañar así a su hijo vina filiación (mi Padre) y su posición co­
hambriento. Siendo malos. Referencia a la mo Juez (me dirán en aquel día), y pre­
depravación humana (hasta los discípulos viene a aquellos falsos guías, (los que en
tenían tal naturaleza). Buenas dádivas se su nombre profetizaron, echaron fuera de­
sustituye en Le. 11:13 (en otra ocasión) monios y realizaron muchos milagros) que
por el Espíritu Santo, dador de todo bien. serán desenmascarados y juzgados. El simple
Así que. El v. 12 es la aplicación de las en­ hecho de efectuar actos asombrosos (y aun
señanzas precedentes. Aunque de naturaleza sobrenaturales) no constituye señal de divina
depravada, Dios nos reconoce como sus hijos, autenticación (Dt. 13:1-5; 2 Ts. 2:8-12;
y promete responder a nuestra oración. Por Mt. 24:24). El juicio que en aquel día se
tanto, en vc2 de juzgar, debemos tratar al producirá determinará quién entrará en el
prójimo según desearíamos que nos traten. reino de los cielos (Mt. 25:31-46). Aunque
Este compendio del AT (la ley y los profe­ la referencia específica ha de aplicarse a los
tas) es una reafnniación de la segunda tabla que estén en vida at establecerse el reino mi-
de la ley (Mt. 22:36-40; Ro. 13:8-10) y se lenial (de otro modo se hallarían entre los
basa en la primera, pues la relación del hom­ impíos muertos, que no resucitan hasta des­
bre para con Dios es siempre la base de su pués del milenio, Ap. 20:5), para ambos
relación con sus semejantes. grupos el resultado es el mismo, y la admo­
nición resulta por tanto pertinente. Nunca
e) Exhortaciones finales a los ciudadanos os conocí. Con el sentido de conocer con
del Reino. 7:13-27. simpatía, o distinguir (cf. Sal. 1:6; Am.
13,14. Entrad por la puerta estrecha. 3:2).
A los que por la fe habían trabado ya rela­ 24-27. La suprema importancia de cons­
ción con Cristo (y a otros oyentes, v. 28), truir sobre buenas bases. El hombre cuya
nuestro Señor les describe la relativa impo­ casa se derrumbó tenía la culpa, no por no
pularidad de su nueva posición. El orden trabajar sino por no valerse de la roca, la
entre puerta y camino sugiere que aquélla roca. El propio Cristo (1 Co. 3.11) y sus
es la entrada de éste, simbolizando la expe­ enseñanzas. Me oye estas palabras. Caps.
riencia inicial del creyente con Cristo, que 5-7. Las hace. Practica las enseñanzas. El
lo introduce en la vida de santidad. A los sermón se dirige a quienes han creído; pre­
primeros cristianos se les llamaba seguidores supone la fe en Jesús como Mesías. No es
del “Camino” (Hch. 9:2; 19:9,23; 22:4; legalismo. No hay obras basadas en el simple
24:14,22). La inmensa mayoría de la huma­ esfuerzo humano que tengan valor espiritual
nidad va por el espacioso camino que lleva alguno; pero la fe en Cristo, la roca, pro­
a la perdición (condenación eterna), pero duce la regeneración que. se manifiesta en
la otra puerta y el otro camino son tan pe­ una vida piadosa.
queños que se requiere hallarlos. Pero el 28,29. Cuando terminó Jesús estas pa­
mismo Dios que nos dio a Cristo, nuestra labras. Señala Lenski lo correcto de la ob­
puerta y camino (Jn. 14:6), hace también servación sicológica de Mateo. Mientras Je­
que los hombres lo hallen (Jn. 6:44). La vi­ sús hablaba, las multitudes se mantenían en
da. Aquí en contraste con la perdición, y atención extasiada; en cuanto calló, la ten­
referente por tanto a la bienaventuranza ce­ sión cesó y fueron presa de la admiración
lestial, aunque esta vida eterna comienza ( Op. cit.y p. 314). No como los escribas,
desde el momento de la regeneración. destaca que los escribas, en sus pláticas, se
15-20. Quienes entren por el camino es­ apoyaban repetidamente en las opiniones de
trecho han de cuidarse de los falsos profe- distinguidos rabíes y en la interpretación tra­
tas que pretenden guiar a los creyentes dicional. ¡ Qué tedio, comparado con la au-
13
M A TEO 8:1-21
toridad del “Yo os digo” de Cristo! (5.18, era la fe de un gentil en la autoridad de
20,22 et al) Cristo la que más resplandecía. Y así anun­
cia Jesús que disfrutarán de su reino mesiá-
5) Diez milagros, e incidentes conexos. nico muchos que no son judíos. Se sentarán
8.1—9.38. Las narraciones de estos dos ca­ con Abraham. La figura del banquete apa­
pítulos tienen un ordenamiento por temas y rece a menudo relacionada con el reino (Is.
un tanto diferente del que siguen Marcos y 25.6; Le. 14.15-24). Los hijos del reino. A
Lucas. No obstante, la colocación, por Ma­ los judíos, receptores de la profecía y here­
teo, de la curación del leproso como hecho deros originales, se les dice que sin fe genui-
inmediato al Sermón del Monte, ha de ser na la raza no es título suficiente para obtener
cronológica (cf. 8.1), visto que ni Marcos el reino de Cristo. Las tinieblas de afuera.
ni Lucas especifican la ocasión. Fuera de iluminado salón del festín (cf.
8.1-4. Curación de un leproso. Leproso. 22.13). Como creiste. Creyó que Jesús tenía
La descripción de la lepra bíblica puede ha­ poder de sanar desde lejos, y así ocurrió.
llarse en Lv. 13,14 y en los diccionarios bí­ 14-17. Curación de la suegra de Pedro y
blicos. En el AT se simbolizaba con esta re­ de otros. Vino Jesús. Venía del servicio en
pugnante enfermedad los efectos del pecado la sinagoga (Le. 4.38; Mr. 1.29). Con fie­
en el hombre. (Las leyes no eran primordial­ bre. Ya que se esperaban visitas, ha de haber
mente profilácticas, ya que era posible decla­ sido un trastorno para la familia. Y les ser­
rar limpio a uno que estuviese totalmente vía. Fue una curación radical, sin restable­
cubierto de lepra; Lv. 13.12,13.) Se postró cimiento gradual. La sugerencia de que el
ante él. La fe en el poder de Jesús que mos­ hecho de que la suegra viniese indica que la
tró el leproso (si quieres, no “si puedes” ) esposa de Pedro había muerto, contradice a
indica en el postrarse una actitud religiosa, 1 Co. 9.5. Cuando llegó la noche. A la
y no mera cortesía oriental. Le tocó. Fue puesta del sol, terminado el día de reposo,
simultáneo este acto con la curación, por lo le trajeron muchos enfermos y endemonia­
cual no hubo contaminación ceremonial. No dos para que los sanara. Llevó nuestras do­
lo digas a nadie. No pretendía evitar la lencias. Mt. 9.6 muestra que, al curar la en­
publicidad, pues mucha gente había presen­ fermedad (uno de los efectos del pecado),
ciado el milagro; quería evitar que el sacer­ Cristo demostraba su capacidad para extirpar
dote se enterase prematuramente, a fin de la raíz de la misma. De este modo, estas
no suscitar sus prejuicios contra el leproso. curaciones cumplían parcialmente Is. 53.4,
Cristo quería que se diese primero la decla­ cuyo cumplimiento cabal se realizó en el Cal­
ración de limpieza, a fin de que la explica­ vario, cuando Cristo llevó sobre sí el pecado
ción sirviese para testimonio a ellos (a los del hombre.
sacerdotes antagónicos). Desdichadamente, 18-22. Entrevistas con unos que preten­
el hombre no procedió conforme a la adver­ dían seguirle. La relación cronológica de este
tencia, y causó así muchas molestias a Cris­ pasaje se complica por el paralelo de Lucas
to (Mr. 1.45). (9.57 ss), que lo ubica mucho más adelante.
5-13. Curación del siervo del centurión. Quizá la primera entrevista haya ocurrido
Centurión. Lucas indica que éste presentó cuando Jesús se preparaba para embarcarse,
su petición por medio de unos ancianos de y Mateo añade el incidente posterior al mis­
los judíos y otros amigos (Le. 7.1-10). Los mo párrafo, mientras Lucas agrupa tres inci­
centuriones aparecen siempre en el NT co­ dentes similares como ocurridos en una sola
mo hombres buenos (Mt. 27.54; Hch. 10.22; ocasión. Un escriba. Si bien pocos de estos
27.3,43 et al.). Este era probablemente un eruditos religiosos sintieron simpatía por
comandante gentil de soldados extranjeros, Cristo (cf. Mr. 12.28-34; contr. Le. 11.53,
parte de las fuerzas de Herodes Antipas. 54), éste se ofreció como discípulo perma­
(Ant. XVII 8.3). Paralítico. La palabra nente. Evidentemente Jesús vio que este hom­
griega abarca una serie de dolencias que bre no se daba plena cuenta de las penali­
afectaban los músculos y los órganos. No soy dades que el verdadero discipulado acarrea.
digno. Este gentil, que quizá ni era proséli­ Hijo del Hombre. Título que los judíos com­
to (si bien había edificado una sinagoga ju­ prendían como aplicable al Mesías (Jn. 12.
día, Le. 7.5), tenía a presunción el pedirle 34), y equivalente a Hijo de Dios (Le. 22.
a Jesús que viniera a su hogar. Soy hombre 69,70). Era el que Jesús acostumbraba darse
bajo autoridad. La idea es: si este subofi­ a sí mismo; aparentemente se deriva de Dn.
cial puede dar órdenes a sus subalternos, 7.13,14. Permíteme que vaya primero y en­
cuánto más Cristo, poseedor de todo poder, tierro a mi padre. A éste, que ya era discí­
podría mandar y hacer que su voluntad se pulo, le pide Jesús que lo siga (Le. 9.59).
cumpliera. $• maravilló. Indicación de que Como acaba de anunciársele que su padre
la omnisciencia propia de la naturaleza di­ ha muerto, solicita una demora. La sugeren­
vina de Cristo no le impedía manifestar reac­ cia de que el padre de este hombre vivía
ciones humanas normales. No obstante la aún (ya que los entierros judíos se realiza­
riqueza de Israel en materia de revelación, ban el día de la muerte, y que una demora
14
M A TEO 8:22-9:11
tan insignificante no habría provocado la yan tramado. Le rogaron que se fuera Esta
respuesta que Cristo dio) no aminora la difi­ petición, nacida del miedo (Le. 8.37), vino
cultad, pues entre los judíos los deberes ha­ del gentío y no sólo de los propietarios. Estu­
cia el padre anciano eran tan grandes como pefactos pero no arrepentidos, no querían sa­
hacia los muertos. Jesús descubrió en la va­ ber nada más de Cristo.
cilación de este hombre una tibia lealtad. 9.1-8. Curación de un paralítico, (cf. Mr.
Que los muertos entierren a los muertos. 2.1-12; Le. 5.17-26). Su ciudad. Capernaum
Cuando Cristo llama a alguno para realizar (Mr. 2.1; Mt. 4.13). Un paralítico. Cuatro
una tarea específica (Le. 9.60), tiene a veces amigos lo bajaron desde el techo, dado el
el discípulo que abandonar lo que en otras gentío (Mr. 2.3,4). Al ver Jesús la fe de
circunstancias emprendería. Los muertos en ellos. Esto abarca la fe del enfermo, ya que
espíritu pueden atender a los físicamente el perdón de los pecados sólo se otorga a
muertos. quienes tienen fe (si bien a veces se conce­
23-27. Jesús calma la tempestad. Tempes­ día la curación antes de que se manifestara
tad tan grande. Se emplea aquí la palabra la fe). Tus pecados te son perdonados.
que por lo común se aplica a “terremoto”, En este caso, la condición del hombre parece
indicando quizá la turbulencia del agua, tan ser consecuencia directa del pecado, o, si no,
violenta que hubo de aterrorizar aun a ma­ haberlo llevado a meditar seriamente en su
rinos expertos. No son desconocidos las vio­ maldad. Este blasfema. La acusación de los
lentas tempestades en Galilea (W.M. Thom­ escribas y fariseos, que por primera vez apa­
son, op. cit., p. 347). ¿Por qué teméis? recen aquí enfrentándosele en Galilea, es
(deiloi). Indica miedo cobarde, señal de que asume las prerrogativas de Dios (Le.
poca fo. ¿No había sido el viaje ordenado 5.21). ¿Qué es más fácil? No había res­
por Jesús (Le. 8.22)? Sin embargo, el bus­ puesta posible. Ambas órdenes eran igual­
carlo en la angustia revela un germen de fe mente fáciles de pronunciar; pero emitir
que puede desarrollarse. Reprendió a los cualquiera de ellas y hacer que se cumpla,
vientos y al mar.. Si la orden no hubiera requiere poder divino. Un impostor, natural­
sido también para el mar, el oleaje habría mente, si quiere evitar que se descubra su
continuado por algún tiempo más. impostura, hallaría más fácil la primera. De
28-34. Curación de dos endemoniados, inmediato, Jesús sana la enfermedad, para
(cf. Mr. 5.1-20; Le. 8. 26-39). La tierra de que los hombres sepan que tiene potestad
los gadarenos. Derivaba su nombre de la sobre la causa de la misma, preanunciando
ciudad de Gadara, sita al sudeste. En algu­ así la expiación de los pecados. Que había
nas versiones aparece “gerasenos”, derivado dado tal potestad a los hombres. El per­
de Gersa (Gerasa), a orillas del lago, y ac­ dón y la curación otorgados con potestad por
tualmente en ruinas, que quizá perteneciese Cristo, considerados como dones de Dios pa­
al distrito de Gadara. Dos endemoniados. ra la humanidad.
Los otros dos sinópticos sólo mencionan al 9-13. Llamamiento de Mateo, y fiesta en
más prominente de los dos. No se pinta a Jos su casa. Todos los sinópticos registran este
endemoniados en el NT ni como desenfrena­ incidente a continuación de la curación del
dos pecadores ni como víctimas de demencia paralítico. Mateo. Llamado también Leví
(si bien el demonismo puede producir tales (Mr. 2:14; Le. 5:27). Sentado al banco
efectos), sino como personas cuya mente ha de los tributos públicos. Capernaum (9.1)
caído bajo el dominio de un mal espíritu o quedaba cerca de la carretera que unía a
varios. Que este fenómeno fuese de especial Damasco con las ciudades costeñas; era, por
prominencia durante el ministerio terrenal de tanto, sitio estratégico para cobrar los im­
Cristo es consecuente con los esfuerzos de puestos sobre las mercancías que se despa­
Satanás por contrarrestar los planes de Dios. chaban por tierra o a través del Mar de Ga­
Los demonios sabían exactamente quién era lilea. Edersheim describe, basado en fuentes
Jesús (Hijo de Dios), se daban cuenta de que rabínicas, las onerosas exacciones y la clasi­
su propia condena definitiva era segura ficación de los recaudadores de impuestos
(Antes de tiempo, v. 29) y siempre se so­ entre los cuales Mateo, como oficial de adua­
metieron a la autoridad de Cristo. Los pro­ nas, pertenecía a la peor categoría (Life
pietarios del hato de cerdos probablemente and Times of Jesús, I, 515-518). Se levantó
eran judíos, que así violaban el espíritu de y le siguió. Este acto marcó un total rompi­
la ley mosaica en este territorio judío (go­ miento con su pasado; había quemado las
bernado por Herodes Filipos). Así pues, no naves. Otro ocuparía su puesto, y para un
demandan judicialmente a Jesús por su pér­ publicano hallar nuevo empleo era difícil.
dida. ¿Cómo explicar la extraña petición de Estando Jesús sentado a la mesa en la ca­
los demonios? Quizá se aferraban a una úl­ sa. Esta fiesta en casa de Mateo (Le. 5:29)
tima oportunidad de rehuir el encerramiento se efectuó quizá algún tiempo después de su
en el abismo (Le. 8.31; Ap. 20.1-3). Pero llamamiento. Invitó a publícanos y peca-
los cerdos, al despeñarse en el mar, frustra­ dores, antiguos compañeros suyos cuya vida
ron cualesquiera planes que los demonios ha­ era contraria a la voluntad de Dios tal como
15
M A T EO 9:12-36
se revela en el AT. Los invitó sin duda para siguió rumbo a la casa del duelo. Ya se ha­
que Jesús pudiera atraerlos. A los fariseos, bían reunido los tañedores de flautas y las
que trazaban rígidas distinciones y se consi­ plañideras para efectuar el antiguo ceremo­
deraban a sí mismos como justos, les res­ nial fúnebre (Jer. 9:17; 48:36). La niña no
pondió Jesús que eran los pecadores quie­ está muerta, sino duerme, (cf. Jn. 11:11,
nes necesitaban su ministerio, así como el 14). No se trata ni de una equivocación de
enfermo necesita del módico. Los justos. Se Jesús ni de una verdad literal de que se ha­
vale Jesús del concepto que los Fariseos te­ llaba simplemente inconsciente; tampoco de
nían de sí mismos para contestar a su obje­ un argumento que pruebe que la muerte es
ción. Misericordia quiero y no sacrificio. el sueño del alma. Su lenguaje sólo refleja lo
(Os. 6:6). La actitud misericordiosa hacia que piensa hacer. La fama de esto se difun­
quien tiene necesidad espiritual es mucho dió por toda la región, a pesar de la adver­
mejor que la mera observancia formal de los tencia de Cristo de no hacerlo notorio (Mr.
deberes religiosos (sacrificio), carente de in­ 5:43; Le. 8:56).
terés por el prójimo. 27-31. Curación de dos ciegos. Esta na­
14-17. Esta entrevista con los discípulos rración y la siguiente son exclusivas de Ma­
de Juan ha de haber ocurrido también du­ teo. Hijo de David. Título mesiánico. Como
rante la fiesta de Mateo (nótese la íntima re­ por esta época Jesús rehuía los títulos públi­
lación en Le. 5:33). Nosotros y los fariseos cos que pudieran considerarse de carácter
ayunamos muchcs veces. Al único ayuno político, no se dio por entendido hasta que
bíblico anual (Día de la Expiación) se ha­ toda la gente había entrado en la casa. Con­
bían añadido ayunos los lunes y jueves, que forme o vuestra fe os sea hecho. Cf. 8:13.
los fariseos y algunos otros, incluso los discí­ Al reconocer a Jesús como Mesías, con todo
pulos de Juan (Le. 5:33), observaban. Cris­ lo que para desdichados como éstos impli­
to responde haciendo recordar lo que el pro­ caba (Is. 35:5-6), obtuvieron la bendición
pio Juan había dicho (Jn. 3:29). comparan­ que solicitaban. Divulgaron la fam a de ól.
do el ministerio de nuestro Señor con una Su incontenible gratitud los llevó a desobe­
fiesta de bodas. Los que están de bodas. decer el severo mandato de silencio que Jesús
Compañeros y asistentes del esposo. Cuando les dio.
Cristo, el Esposo, les sea quitado por muer­ 32-34. Curación de un mudo endemonia­
te violenta, entonces ayunarán. El verda­ do. Si bien los endemoniados solían ser vio­
dero ayuno tiene por base el dolor (luto), no lentos y vociferantes, éste era mudo y hubo
la ritualidad. Remiendo de paño nuevo. de ser traído a Jesús. La descripción de Ma­
Este, al mojarse por primera vez, se encoge­ teo da hasta los detalles mínimos, y registra
ría, rompiendo la tela a la cual se había co­ principalmente la reacción del gentío. Nun­
sido. El vino nuevo, no fermentado aún, ca se ha visto cosa semejante en Israel.
haría estallar los odres viejos, ya faltos de Esta afirmación puede ser la impresión acu­
elasticidad. Así el mensaje de Cristo era mu­ mulada durante cierto período de tiempo,
cho más que remiendos o rejuvenecimiento que culmina con este milagro. El cargo de
del judaismo contemporáneo. los fariseos del contubernio entre Jesús y el
18-26. Curación de la hemorragia de una príncipe de los demonios, ha de referirse a
mujer y resurrección de la hija de Jairo. este milagro en particular. Puede que la acu­
Hombre principal. Uno de los dignatarios sación no se le haya lanzado directamente a
de la sinagoga, llamado Jairo, probablemen­ Jesús, ya que él no le hace frente sino cuan­
te de Capernaum (Mr. 5:21,22). Mi hija do se repite. (Mt. 12:24-29).
acaba de morir. Mateo ha resumido varios 35-38. Otro recorrido por Galilea. Hay
detalles. Marcos y Lucas afirman que prime­ divergencia de opiniones acerca de si este pá­
ro dijo que la niña estaba agonizando, y que rrafo describe un tercer viaje por Galilea
luego llegaron mensajeros con la noticia de (cf. Mt. 4:23; Le. 8 :1 ; A. T. Robertson, op.
que había muerto. Y vivirá. Si bien su fe cit. ), o si es un resumen de las actividades
era menor que la del centurión (8:8), era, de Jesús iniciadas en 4:23 (Lenski; Alford).
no obstante, notable. Camino del hogar de Recorría Jesús. El verbo griego indica ac­
Jairo, una mujer se acercó por detrás a Je­ ción continuada. Enseñando, predicando y
sús; padecía de un flujo do sangre desde sanando, reafirma las actividades menciona­
hacía doce años. Esa enfermedad producía das en 4:23. Tuvo compasión. La honda
la contaminación ceremonial (Lv. 15:19- simpatía de Jesús se cita a menudo como
30), lo cual quizá explique su conducta. El móvil de sus milagros (14:14; 15:32; 20:
borde de su manto. Probablemente los fle­ 34). Dos comparaciones retratan el concepto
cos que en las cuatro puntas del manto usa­ que de las multitudes tenía Jesús: ovejas sin
ban los israelitas de acuerdo con Nm. 15:38 pastor, y mies madura. Desamparados (ve­
y Dt. 22:12. Nuevamente condensa Mateo el jadas, VL, fatigados, N C ); Dispersas (aba­
relato, pero destaca que Jesús declaró a la tidas VL, decaídas, NC), todo por causa de
mujer que era la fe y no el manto lo que abandono y agotamiento. Pero al mismo
había hecho posible la curación. Y Jesús pro­ timpo miraba Jesús a la multitud como rica
16
M A TEO 9:37-10:17
mies que requería obreros para recogerla. significa “hombre de Queriot,” pueblo de
Se ordena a los discípulos que oren para que Judea.
el Señor de la míes (el propio Jesús; cf. 5. Prohibición de ir a los gentiles, ni a
3:12, donde Juan aplica a Jesús la misma ciudad de samaritanos (mestizos que man­
figura) envíe obreros. Como suele suceder, tenían un culto rival y eran menospreciados
se envió a los mismos que oraron (cap. 10). por los judíos; Jn. 4:9,20). No era Jesús
movido de prejuicio (Jn. 4), ni fue perma­
nente la orden (Hch. 1:8). 6, 7. Por el mo­
6) Misión de los Doce. 10:1-42. Tras una mento, sin embargo, su mensaje anunciaba el
nota explicativa y después de nombrar a los mesidnico reino de los cielos (3:2; 4:23),
Doce, pasa Mateo a las instrucciones para la del cual era heredera la casa de Israel. 8
primera misión a cumplir por ellos. El men­ Entre los poderes milagrosos que se Ies otor­
saje tiene tres secciones, señaladas por la re­ garon, estaba el de resucitar muertos, si
petida llamada de atención: “De cierto os bien no hay constancia de que en esta misión
digo” (vv. 15,23 y 42). a) Instrucciones pa­ hayan usado esa facultad. Habían de hacer
ra el viaje inminente (vv. 5-15). b) Adver­ estos servicios gratuitamente (de gracia), ya
tencia sobre futuras persecuciones que culmi­ que así habían recibido esa facultad. 9. No
narían con la segunda venida (w . 16-23). os proveáis. Estas instrucciones sólo eran
c) Palabras de aliento para todos los creyen­ aplicables a esta misión específica, de dura­
tes (w . 24-42). ción limitada (cf. Le. 22:35-36). No habían
1. Sus doce discípulos. Poco antes se ha­ de llevar dinero en los cintos (o ceñidores).
bía formado el grupo y, tras un período de 10. No debían proveerse de mudas de ropa,
instrucción (Mr. 3:14), se les envía en mi­ ni calzado ni bordón de repuesto (si bien
sión especial. Les dio autoridad: Derecho y podían usar el bordón y el calzado que ya
capacidad. En este poder delegado estaba tenían, (Mr. 6:8-9). Los oyentes agradeci­
incluido el de lanzar espíritus inmundos y dos les darían el mantenimiento. 11. In­
el de sanar toda enfermedad (nótese la formaos quién on olla soa digno. La reac­
clara diferencia que hace Jesús entre la po­ ción al mensaje que proclamaran (v. 7) re­
sesión demoníaca y la enfermedad). 2. Los velaría quiénes estaban espiritualmente dis­
nombres de los doce apóstoles aparecen puestos a recibirlos. Cuando se les brindara
tambiéa en Mr. 3:16 ss.; Le. 6:14 ss. y hospitalidad, habían de aceptarla mientras
Hech. 1:13. La comparación muestra que durara la visita. 12. Su saludo debía ser el
en cada lista hay tres grupos que contienen precioso shalom, “paz”. 13. Si llegaran a
los mismos cuatro nombres, si bien no siem­ descubrir que su huésped no era digno, sino
pre en el mismo orden. No obstante, Pedro más bien antagónico a su propósito y mensa­
es siempre el primer nombre en el primer je, su saludo de paz no se perdería, sino que
grupo, Felipe en el segundo, y Jacobo hijo se volvería para emplearlo en otra parte. 14.
de Alfeo en el tercero. Judas Iscariote cuan­ Si el antagonismo los obligaba a abandonar
do se le incluye, es siempre el último. Mateo aquella casa o ciudad, el simbolismo de sa­
los anota por pares, probablemente porque cudir el polvo de sus píos, sería viva y so­
así se les envió (Mr. 6:7). Apóstoles. Pa­ lemne expresión de que los discípulos que­
piros que se han descubierto confirman el daban libres de responsabilidad por la culpa
significado de “representantes con poderes y futuro juicio de sus adversarios. 15. Sodo­
suficientes, de algún oficial de mayor rango.” ma y Gomorro. Dos ejemplos frecuentes de
Primero Simón. No que se le hubiese elegi­ ciudades condenadas (Is. 1:9; cf. Gn. 18:
do primero; tampoco simplemente que en­ 20; 19:24-28). D» cierto os digo. Con esta
cabeza la lista. Probablemente se refiere a la fórmula concluye cada sección de estas ins­
Prominencia de Pedro en el círculo apostóli­ trucciones. (cf. w . 23, 42).
co (cf. 26:40; Pentecostés; en casa de Cor- 16. Esta segunda sección de las instruc­
nelio, etc.). Pero era el primero entre igua­ ciones va m. s allá de la misión específica;
les. No hay en el NT traza alguna de que señala peligros futuros y hasta da un vistazo
Pedro tuviera supremacía sobre los otros de los tiempos escatológicos. Lobos: adversa­
apóstoles (cf. Gá. 2:11; 1 P. 5:1). 3. Bar­ rios malignos (7:15; Le. 10:3; Jn. 10:12;
tolomé es el patronímico de Natanael (Jn. Hch. 20:29). Prudentes como serpientes,
1:46). Mateo el publicano. Epíteto para y sencillos como palomas. “La prudencia
restarse importancia, que sólo en este Evan­ de la serpiente no es más que astucia, y la
gelio se emplea. Tadeo, también llamado inocencia de la paloma es un poco mejor
Lebeo, es aparentemente el mismo Judas que la debilidad; pero combinadas entre sí,
hermano de Jacobo, (Le. 6:16; Hch. 1:13). la prudencia de la serpiente los salvaría de
4. Simón, a quien se le da el apodo arameo exponerse innecesariamente al peligro, y la
de cananita, que significa “celoso” (cf. Ze- inocencia de la paloma los libraría de echar
lote, Le. Hch.). Aparentemente había per­ mano de los recursos (pecaminosos) para
tenecido al movimiento de extremistas polí­ evitarlo.” (JFB, II, p. 52). 17. Concilios
ticos así llamados. Iicarloto. Probablemente Tribunales locales de cada ciudad (Dt. 16:
17
M A T EO 10:18-39
18). 18. Gobernadores y reyes. Nada su­ mundo, suministra un antídoto adicional en
giere que esto haya ocurrido en su primera contra del temor. Dos pajarillos (gorriones).
misión; así pues, con método profético típi­ Eran pájaros comunes en Palestina, y a veces
co, Jesús se vale del presente para tratar se usaban como alimento. Un cuarto (as&a-
asuntos que aún yacen en el futuro. Agripa rion). El as o asarión romano era una mo­
I, Félix, Festo, Agripa II, Sergio Paulo y neda de cobre, la dieciseisava parte de un
Galio fueron algunos de los que escucharon denario (Arndt). Dice Lucas que con dos
el testimonio relativo a Cristo y los apóstoles. de estas monedas se podían comprar cinco
19r20. No os preocupéis. £1 Espíritu (así pajarillos (12.6). Sin vuostro Podro. No só­
como habría de inspirar sus escritos) les ins­ lo sin que él lo sepa; la idea, según el con­
piraría su testimonio oral. 21r22. Ha de es­ texto, es que, sin la dirección de su divina
perarse la persecución más dolorosa, aun en providencia, ni siquiera esos acontecimientos
el seno de la familia. Pero no hay que deses­ insignificantes ocurrirían. Esa providencia
perar, pues se promete liberación (cf. 24: tiene que ver aún con las partes mínimas de
13). 23. Huid a la otra. No había que ira! nuestro ser (aun vuestros cabellos están
encuentro del martirio; debía procurarse ra­ todos contados). 32,33. La expectativa del
zonablemente preservar la vida. Antes que juicio divino puede también impedir que
todas las ciudades de Israel fuesen visita­ claudiquemos ante la persecución. Cualquie­
das así vendría el Hijo del Hombre. En el ra . . . que me confiese se refiere al genui­
contexto similar de Mt. 24:8-31, se contem­ no reconocimiento de Jesús como Señor y
pla la Gran Tribulación y la segunda venida. Salvador, con todo cuanto estos nombres im­
Por tanto, es probable que aquí también la plican. Delante de los hombres. Confesión
“venida del Hijo del hombre” sea escatoló- pública delante de los inquisidores humanos,
gica. Los discípulos habrían de entender esto en contraste con el reconocimiento que de
más fácilmente, pues difícilmente habrían los creyentes hará Cristo delante del Padre
aunado esta “venida” con la destrucción de que está en los cielos. Cualquiera que me
Jerusalén en 70 d. de C. Aquí se promete niegue, (cf. 2 Tim. 2.12). El tiempo verbal
liberación de la mayor de las persecuciones. griego no se refiere a un momento aislado
La porción final proporciona aliento gene­ de negación (como en el caso de Pedro), si­
ral para todos los creyentes (w . 24-42). 24, no a la vida en toda su extensión, que Cristo
25. La relación de Cristo con los creyentes puede evaluar con precisión.
se presenta bajo tres figuras: Discípulo y 34-39. Las anteriores advertencias sobre
maestro, siervo y señor, padre de familia peligros que acechan podrían hacernos pen­
y los de su casa. Si el propio Jesús fue mal­ sar por qué habrían de existir tales riesgos.
tratado, difícil sería para sus subordinados Explica Jesús que su mensaje, al proclamar­
esperar que les vaya mejor. Beelzebú (me­ se ante un mundo rebelde y malvado, trope­
jor, Beelzebul o Beezebul) era considerado zaría con la hostilidad. Espada. Símbolo de
como “principe de los demonios” (Mt. 12: conflicto y división ásperos, según los ejem­
24; Le. 11:15), idéntico, según parece, con plos de los w . 35-36 Poner en disensión
Satanás. Esta forma de escribirlo no aparece significa, literalmente, dividir en dos. A me­
en la literatura judaica fuera del NT. No nudo el Evangelio de Cristo ha provocado
hay explicación exacta, si bien parece rela­ escisiones aún dentro del círculo familiar; no
cionado con “Baal-2ebub,” dios de Ecrón por defecto alguno del Evangelio, sino por la
(2 R .l: 16). 26,27. No los temáis. La voz actitud rebelde de los corazones perversos y
de ánimo se basa en el conocimiento de que no arrepentidos. Nos muestra el ejemplo la
el juicio final de Dios vindicará a los cre­ división en una familia de cinco miembros:
yentes y dará su pago a los perseguidores. padre y madre, hi¡a soltera, hijo casado
Así pues, en concordancia con esta frecuente (hombre) y nuera (según la costumbre
máxima de Jesús, lo que en privado (en ti­ oriental, ésta vivía en casa de sus suegros).
nieblas, al oído) habían recibido, debían los 37. Por dolorosas que tales divisiones sean,
discípulos proclamarlo sin temor (en la luz, no debe el discípulo permitir que los afectos
desde las azoteas). 28. Adelantándose a la naturales debiliten en modo alguno su adhe­
objeción de que tal conducta pondría en pe­ sión a Cristo. Puede que la hora llegue en
ligro sus vidas, Jesús les recuerda que más que se vea forzado a elegir entre unos y otro.
vale temer al que tiene dominio tanto sobre 38. Su cruz. Aunque aún no había mencio­
el alm a como sobre el cuerpo, y puede des­ nado Jesús que sería crucificado, esta prime­
truir eternamente a ambos en el infierno ra mención que hace de la cruz no requirió
(Gehenna). Evidentemente se refiere a Dios explicación. Los judíos habían visto a milla­
y no a Satanás, pues jamás se manda a los res de sus conciudadanos crucificados por los
creyentes que teman a Satanás (sino que le romanos (Ant. XVII 10.10). Por tanto, se
resistan); ni tampoco destruye Satanás a los requiere fidelidad hasta la muerte, si necesa­
hombres en el infierno (él sí es castigado rio fuere, de quien quiera ser digno de ser
allí). 29-31. La divina providencia, que tenido por discípulo de Cristo. 39. El qua
abarca hasta los detalles mínimos de este halla tu vida. Psyche denota aquello que
18
M A T EO 10:39— 11:15
anima al cuerpo y en que residen la con­ Juan fuese tal; por tanto, no ha de atribuirse
ciencia y el espíritu. “Vida” y “alma” son a falta de fe su anterior pregunta. 8. Ves­
dos intentos de traducir esta palabra multi- tiduras delicadas. En un emisario político
facética. El sentido es: Quien salva su vida sería de esperar el vestuario lujoso; pero el
en la persecución negando a Cristo, even­ conocidísimo atuendo profético de Juan
tualmente la perderá por la eternidad (par­ (3.4) proclamaba su misión espiritual. 9-10.
ticularmente en cuanto al alma se refiere); Mucho más que profeta (VL). No sólo era
pero quien por su consagración a Cristo pier­ el último de la línea de inspirados portavo­
da su vida, salvará eternamente su alma. ces del AT, sino el profetizado precursor del
40-42. Como conclusión de sus instruccio­ Mesías (Mal. 3.1), electo especialmente pa­
nes dice Jesús que los que padezcan perse­ ra hacer la presentación del Mesías a Israel.
cución serán dignamente recompensados. El 11. Por consiguiente, no hay entre los huma­
que a vosotros recibe. No como simple vi­ nos otro mayor que él. Despeja Jesús cual­
sitante sino como mensajero de Cristo. Con­ quier sospecha de rozamientos entre él y
sidera nuestro Señor que es a él mismo a Juan. El más pequeño en el reino de los
quien se le da la bienvenida. El que recibe cielos, mayor es que ól. En esta declara­
a un profeta por cuanto es profeta, (vo­ ción parece considerarse a Juan como exclui­
cero autorizado de Dios). Aun quien no sea do del reino. Por tanto, el reino de los cie­
profeta puede compartir la obra de aquél, y los ha de entenderse todavía como el reino
también su recompensa. Uno de estos pe- mesiánico que tanto Juan como Jesús anun­
queñitos. El más insignificante servicio en ciaron (3.2; 4.17). Juan, cuyo ministerio era
favor del menor de los siervos de Cristo (cf. preparatorio, estaba ahora preso y próximo a
Mt. 25.40) no pasará inadvertido para nues­ morir. Pero quienes habían respondido al
tro Señor. anuncio y constituían ahora el círculo de los
seguidores de Jesús eran el núcleo de su rei­
7) Cristo responde a Juan, y discurso no. Estaban recibiendo nuevas verdades y
anexo. 11.1-30. Responde Jesús a la vehe­ prerrogativas, y, después que la nación re­
mente pregunta de Juan, rinde ante la mul­ chazara a Jesús, por especial bautismo pa­
titud tributo a su precursor prisionero, y lue­ sarían a constituir un nuevo cuerpo espiri­
go fustiga a las ciudades que habían recha­ tual, la Iglesia (parte del reino mesiánico,
zado al propio Cristo. 2. Acerca de la pri­ Col. 1.13; Ap. 20.6). Juan era el amigo del
sión de Juan en Maqueronte, al este del esposo, pero los discípulos pasaban a ser la
Mar Muerto (Ant. X V III 5.2), véase 4.12; esposa (Jn. 3.29). Cuando Jesús pronunció
14.1-12. La envió dos de sus discípulos. estas palabras (antes de Pentecostés, Hch. 2),
Hombres que habían mantenido su lealtad reino de los cielos era el término más inte­
hacia Juan, y no se sentían inclinados a ligible que podía emplear. 12. El reino de
abandonarlo en el trance actual. 3. ¿Eres tú los cielos es tomado a viva fuerza (VL).
aquel que había de venir? Designación co­ La voz verbal puede considerarse media: se
rriente del Mesías (Mr. 11.9; Le. 13.35).
Vistas las anteriores declaraciones de Juan y abre paso violentamente (cf. Le. 16.16), o
la revelación sobrenatural que tuvo (Jn. pasiva: es tratado violentamente. Esta últi­
1.29-34), atribuirle dudas respecto a Jesús ma concuerda mejor con la cláusula siguien­
como Mesías pareciera sumamente injusto. te. Desde que Juan anunció la proximidad
Más problable es que, dado que al ministerio del reino había sido violenta la reacción, ya
de Jesús parecía faltarle el carácter de juicio fuese de malignos adversarios (w . 18,19;
que Juan había predicho (Mt. 3.10-12), es­ 14.3,4) o de los seguidores entusiastas. Los
tuviera él en la duda de si habría de apare­ violentos lo arrebatan. (Cf. Le. 16.16).
cer alguna otra figura xnesiánica, tal como Entre los más destacados seguidores de Cristo
Elias (cf. Mal. 4.5; Jn. 1.19-21). 4-5. La estaban los publícanos, rameras y otros no­
benigna respuesta de Jesús hizo que fijaran torios pecadores, que en grandes cantidades
la atención en sus obras, que Juan habría de acudían a nuestro Señor. 13-15. Juan fue el
reconocer como credenciales mesiánicas (Is. último profeta de la dispensación del AT
29.18-19; 35.5-6; 61.1). Los muertos son que predijo el advenimiento del Mesías. En­
resucitados. Lucas narra un milagro tal, po­ tre las predicciones del AT se hablaba de
co antes de esta entrevista (Le. 7.11-17). Elias como precursor del gran día del Señor
6. El que no halle motivo de tropiezo en (Mal. 4.5). Si bien el propio Juan negó ser
mí. (VL). Este alentador estímulo a la fe Elias resucitado (Jn. 1.21), Jesús declara
de Juan le haría recordar a él y a todos los que, si los judíos hubieran recibido como de­
creyentes que el reconocer en Jesús al Mesías bían a Cristo y a su reino, Juan habría cum­
es característica del bienaventurado espiri­ plido la profecía del AT (Mt. 17.10-13; cf.
tual (Jn. 20.31). Le. 1.17). Como no fue así, Juan no cum­
7-19. Panegírico de Juan. 7. Caña sacu­ plió todo lo que de Elias estaba profetizado;
dida por el viento. Persona veleidosa. La por tanto, el cumplimiento cabal es aún fu­
intención evidente de Cristo es negar que turo. Este pasaje muestra claramente la na­
19
M A T EO 11:16-12:2
turaleza contingente del ofrecimiento del rei­ se alcanza el conocimiento de Cristo y del
no. reino por medios intelectuales o por sentido
16*19. En áspero contraste con esta bri­ común. Niños. Los que en respuesta al men­
llante ponderación de Juan estaba la ani­ saje de Cristo reconocen su impotencia es­
madversión que prevalecía contra Juan y Je­ piritual, están en condiciones de recibir sus
sús entre la multitud. Esta generación. Los enseñanzas (18:3). Gloria del Evangelio es
contemporáneos de Juan y Jesús (v. 12). Se­ que tanto los sabios como los ignorantes
mejante a los muchachos. Esta sencilla pa­ pueden transformarse en niños. 26. La expli­
rábola pinta una escena común en los con­ cación de la reacción humana está, en fin de
tornos: el grupo de niños inquietos que no cuentas, en lo que Dios tenga a bien (atí
logran decidir a qué jugar (cf. Le. 7 ¡SI­ fue de tu agrado, VL). (cf. Ef. 1:5; Fil.
SÓ). Tanto la proposición de jugar a las bo­ 2:13). 27. Todas las cosas me fueron en­
das (tocar flauta, bailar), como a los fune­ tregadas por mi Padre. Jesús afirma tener
rales (endechar, lamentar,) les desagrada­ una autoridad que lo distingue de toda otra
ron; así es que se quedaron sin jugar. De persona (cf. Mt. 28:18; Jn. 13:3). Aquí se
igual modo, el ascético ministerio de Juan expresa que tal autoridad abarca la revela­
hizo que lo tildaran de endemoniado. Y la ción de Dios a los hombres. Ni al Padre co­
costumbre de Jesús de hacer amistad con noce alguno, sino el Hijo. El mutuo cono­
los pecadores y participar en sus actos socia­ cimiento entre Padre e Hijo es perfecto, pero
les, hizo que maliciosa y falsamente lo acu­ está circunscrito a ellos, en tanto no se le
saran de ser comilón y bebedor de vino, y imparta la revelación a la humanidad. Y
tan malo como sus compañeros. No obstante, aquél a quien el Hijo lo quiera revelar.
la sabiduría del proceder de uno y otro fue El Hijo como la imagen de Dios es quien
(ustiflcada (se demostró) por los resultados. revela al Dios invisible (Col. 1:15); él es el
20-24. Jesús fustiga a unas ciudades, en Logos, la expresión del Dios a quien nadie
las cuales había hecho muchos de sus mi­ ha visto. Jn. 1:1,18). Por tanto, Mateo con­
lagros. No consta en los Evangelios que se cuerda con las ideas que Juan y Pablo ex­
hayan realizado milagros en Corazín ni en presaron con mayor frecuencia. Esto de­
Betsaida (no se trata de Betsaida Julia). Es muestra que los escritores bíblicos eran esen­
probable que estas dos aldeas estuviesen tan cialmente unánimes respecto a la verdad de
próximas a la ciudad de Capernaum, que que el hombre depende de la gracia de Dios
muchos de los milagros en ésta ejecutados, en Cristo en cuanto a conocimiento espiri­
fueron presenciados por moradores de los tres tual. 28. Venid a mí. Vista la autoridad de
pueblos. Tiro y Sidón. Prominentes puertos que está investido el Hijo (v. 27), la invita­
fenicios, que recibieron juicios divinos en días ción está pletórica de oportunidades. Los que
de Nabucodonosor y Alejandro (cf. Ez. 26- estáis trabajados Aquellos cuyos fatigosos
28). Cilicio y coniza, (cf. Jon. 3:5-8). For­ esfuerzos por lograr la paz espiritual no han
ma oriental corriente de demostrar la angus­ aliviado la carga de las obligaciones de hu­
tia. Si hubiesen tenido las oportunidades de mana factura (23:4). 29,30. Llevad mi
estas ciudades judías, dice Jesús, se hubie­ yugo. Metáfora judía que indica disciplina
ran arrepentido. Por qué no se les dio tales y discipulado. “Someted a su yugo vuestro
oportunidades, es cosa que pertenece a los cuello, y reciba vuestra alma la instruc­
soberanos designios de Dios, que primero en­ ción” (Ecl. Sir. 51:34 Str.). Cristo es el úni­
vió a Cristo a la casa de Israel. Sin embargo, co Maestro que mediante su persona y su
los mayores privilegios espirituales que a obra puede instruir a los hombres respecto
Corazín y Betsaida se otorgaron hacen más al Padre, y traer descanso a sus alm as, que
culpable su incredulidad. En cuanto a Ca- es la esencia misma de la genuina experien­
pornaum, que como “ciudad de Jesús’* tuvo cia espiritual, descanso que abarca verse li­
las mayores prerrogativas, la pregunta retó­ bre de la culpa del pecado y en posesión de
rica ¿Serás ensalzada hasta «I cielo? la vida eterna. Ligera mi carga. Benditas
(VL) implica una respuesta negativa. Hasta son las obligaciones que el Evangelio implica,
•I Hades serás abatida. La condición de y junto con el yugo, se nos da la fuerza para
sus habitantes en el día del juicio, será peor llevarlo.
que la de Sodoma, que fue proverbial por
su iniquidad. 8) Oposición de los fariseos. 12:1-50. Re­
25-30. Jesús concluye su sermón con una gistra Mateo una serie de incidentes que
explicación del por qué de la incredulidad muestran la naturaleza de la hostilidad fari­
humana, y con una benigna invitación. 25. saica.
Respondiendo Jesús. Los versículos siguien­ 1-8. Los fariseos critican que en día de
tes son una respuesta a los problemas que la reposo se corten espigas. 1. Mientras el gru­
anterior discusión suscita. Te alabo, Padre. po atravesaba los sembrados, los discípulos
El verbo exomologoumai indica una confe­ hicieron uso de un derecho legal al arrancar
sión o reconocimiento pleno aunado con la y comer trigo (Dt. 23:25). 2. A los fari­
alabanza. Los sabios y los entendidos. No seos, que según parece andaban por el mis­
20
M A T EO 12:2-29
mo trigal Ies pareció que aquello no era lí­ no se valieran de los milagros como medio
cito, sino que implicaba infracción del día de hacerlo notorio como Mesías, para no ex­
de reposo. La interpretación rabínica equi­ citar a las turbas y a la oposición. 17-21.
paraba el arrancar espigas a segar, lo cual Para que se cumpliese. Este ministerio de
era una obra. (Ex. 20:10) 3-4. La primera gracia, nada provocativo, es, según Mateo,
respuesta de Jesús les enfrenta el ejemplo de consecuente con la profecía mesiánica (Is.
David y los panes de la proposición. (1 S. 42.1-4). Porque al hacer énfasis en los aspec­
21:1-6). Si bien el derecho teocrático reser­ tos de justicia y espiritualidad del reino, no
vaba dichos panes exclusivamente para los profería Jesús arenga alguna ni caía en la
sacerdotes, (Lv. 24:9), el estado de necesi- demagogia política. Tampoco usaba a los dé­
dad en el ser humano abrogaba esta regla, y biles como peldaños para alcanzar sus 6nes
los rabíes así lo entendían. 5,6. Un segundo Pábilo que humea: la mecha a punto de ex­
ejemplo muestra que la ley del día de reposo tinguirse en la lámpara, por falta de aceite,
no era absoluta, pues ella misma requería simboliza a los débiles.
que los sacerdotes trabajaran en dicho día 22-37. Los fariseos critican a Cristo por
Nm. 28:9,10). El argumento consiste en que lanzar demonios. 22. Un endemoniado. Dos
si los sacerdotes pueden sin culpa trabajar consecuencias secundarías se habían deriva­
en el día de reposo en el servicio del templo, do de la posesión demoníaca: ceguera y mu­
con mucho mayor razón están exentos de dez. Al sanarle, se eliminaron los tres males.
culpa los discípulos cuando emplean el día 23. ¿Será éste aquel Hijo de David? La
de reposo en la obra de Cristo, quien es la respuesta negativa que la pregunta implica
realidad que los símbolos del templo repre­ revela que si bien el milagro había hecho
sentaban. 7. El tercer argumento de Cristo pensar en la posibilidad de que fuese el Me­
destaca la equivocación de los judíos respec­ sías (Hijo de David, cf. 1.20; 9-27), la gen­
to a Os. 6:6, misericordia y no sacrificio te estaba predispuesta a la incredulidad. 24.
(cf. Mt. 9:13). Más que exterioridades con­ La maliciosa acusación de que Cristo obtenía
vertidas en muertas fórmulas, lo que Dios su poder sobre los demonios mediante una
quiere es corazones rectos. Si los fariseos hu­ alianza con Beelzebul (v. com. de 10.25)
biesen tenido comprensión espiritual de Cris­ fue de pleno conocimiento de Cristo, que
to y sus discípulos, se habrían ahorrado el públicamente la refutó en forma irrebatible.
juzgar a estos ¡nocentes. 8. Señor del día 25-26. La sola tendencia de un reino, ciu­
de reposo. Ya que Jesús, como Hijo del dad o casa divididos, a destruirse a sí mis­
Hombre, es Señor del día de reposo, quienes mos, refuta la acusación, porque al expulsar
habían empleado tal día en seguirle habían a los demonios, naturalmente Jesús frustraba
procedido rectamente. la obra de Satanás, y hemos de conocer que
9-21. Los fariseos critican que en día de éste posee una razonable astucia. (Tampoco
reposo se hagan curaciones. (Cf. Mr. 3:1-6; cabe pensar que Satanás haya accedido a una
Le. 6:6-11). 9. A la sinagoga. Lucas dice expulsión así con miras a producir confu­
que fue otro día de reposo. 10,11. ¿Es licito sión, pues no fue éste un caso aislado de
sanar en el día de reposo? No hay prohi­ lanzamiento). 27. ¿Por quién los echan
bición en el AT, pero algunos rabíes lo con­ vuestros hijos? Ya que algunos asociados
sideraban trabajo. Mas Jesús, al señalar lo de estos fariseos (cf. la expresión “hijos de
que cualquiera haría por una pobre oveja, los profetas” en el AT) decían tener pode­
deja claro cuál era su propio deber. 12. Ya res de exorcismo, muy ilógico resultaba atri­
que mucho más vale un hombre que una buir efectos similares a causas diferentes. La
oveja, fuerza era que él acudiera en su ayu­ validez de los exorcismos de los judíos no es
da. Abstenerse de hacer el bien cuando su punto pertinente a este argumento (ad
ejecución es posible, es en realidad mal ha­ hominem). El hecho de que los fariseos afir­
cer (v. los relatos de Mr. y Le.). 14. El mi­ maran la existencia de tales poderes da efi­
lagro enfureció a los fariseos, que de inme­ cacia al argumento. Pero si lo que Jesús im­
diato (junto con los Herodianos, Mr. 3.6) plica es que por lo menos algunos de los
se dedicaron a tramar cómo destruirle. Así exorcismos farisaicos eran legítimos, ha de
en Galilea, como pronto ocurriría en Jeru- concluirse que el poder les venía de Dios (de
salén (Jn. 5.18), el odio asesino iba toman­ lo contrario, se debilita mucho el argumento
do cuerpo. Quienes tenían el sanar como de Cristo). 28,29. El último argumento de
violación de los mandamientos, ningún es­ Cristo atrae la atención sobre su propio mi­
crúpulo tenían para tramar un homicidio. nisterio, particularmente sobre la expulsión
15. Se apartó de allf. Sabedor del complot, de demonios, que constituía evidencia sufi­
Jesús evitó por de pronto el choque directo, ciente de que había llegado el reino de
porque aún no había llegado su hora. Tras­ Dios. La descripción del ministerio de Cristo
ladó entonces su ministerio a otra región como la entrada en la cata del hombre
(Mr. 3.7), y sanaba a todos. 16. No obs­ fuerte (los dominios de Satanás) y el saqueo
tante, advertía a quienes sanaba (especial­ de sus bienes (el poder de Cristo sobre los
mente a los endemoniados Mr. 3. 11,12), que demonios), suministra prueba evidente de
21
M A T EO 12:29-47
que el hombre fuerte (Satanás) primero 38-45. Escribas y fariseos demandan se­
ha sido atado. La victoria de Jesús sobre ñal. 38. Deseamos ver de ti señal. Desde­
Satanás en la tentación (4.1-11) demostró ñaban los milagros anteriores. Lo que pre­
la superioridad de nuestro Señor. 30. El que tendían era algún acto sensacional acorde
no es conmigo, contra mí es. En el conflic­ con su noción sobre el Mesías (cf. Mt. 16.1);
to con Satanás, es imposible ser neutral. una señal que no demandara fe, sino vista.
31-32. Todo pecado y blasfemia será 39. Generación adúltera. Describe a la na­
perdonado a los hombres. Es el principio ción como espiritualmente infiel a sus votos
general. La expiación efectuada por Cristo para con Jehová (cf. Jer. 3:14,20). A esa
en el Calvario sería suficiente para remitir nación se le predice aquí la magna señal de
la culpa de todo pecado, aún de las más la resurrección (que ya se había sugerido en
graves injurias contra Dios (blasfemia). Pe­ Jn. 2.19-21). 40. Jonás, liberado del vientre
ro hay un pecado imperdonable: la blasfe­ del gran pez, fue símbolo del cercano ente­
mia contra el Espíritu Santo. Visto el prin­ rramiento y resurrección de Jesús, después
cipio previamente establecido por Cristo, esta de tres días y tres noches en el corazón de
falta de perdón no puede obedecer a insufi­ la tierra. Los que sostienen la tradición de
ciencia de la expiación, ni tampoco podemos que la crucifixión fue en viernes, explican
inferir que la tercera persona de la Trinidad que se trata de una expresión idiomática re­
sea especialmente sagrada. Muchos explican ferente a parte de tres días (viernes, sábado
este pecado como el atribuir al poder satáni­ y domingo). Los que afirman que la cruci­
co la obra maravillosa del Espíritu Santo fixión fue en miércoles explican literalmente
(cf. Mr. 3.29-30), y consideran imposible la referencia: setenta y dos horas, desde el
que hoy día se cometa (Chafer, Broadus, anochecer del miércoles hasta el del sábado
Gaebelein). Pero otros consideran que la (p ej. W.G. Scroggie, Cuide to the Gospels,
acusación de Jos fariseos era un simple sín­ pp. 569-577). 41. Los ninivitas, tras recibir
toma, y no el propio pecado. Los versículos a Jonás y su mensaje, se arrepintieron. Con
siguientes demuestran que el corazón corrom­ ello, dejaron muy mal parado a Israel, que,
pido es la causa del pecado. La obra espe­ como nación, continuó impenitente antes y
cial del Espíritu es producir convicción y después de la resurrección, a pesar de que
arrepentimiento, y hacer que el hombre se tuvo ante sí a uno mayor que Jonás (VL).
vuelva permeable a la invitación de Cristo. 42. De igual manera el interés que por la
De aquí que los corazones que odian a Dios sabiduría de Salomón (que era don de
y blasfeman contra Cristo (1 Ti. 1.13), aún Dios) demostró la reina de Sabá ( I R . 10.1-
pueden ser llevados por el Espíritu a la con­ 13) hará que en el iuicio luzca en infeliz
vicción y el arrepentimiento. Pero el que re­ contraste con la común incredulidad de los
chaza toda insinuación del Espíritu se aísla judíos. 43-45. Una parábola notable, surgi­
de la única influencia que puede conducirlo da de la ocasión (12:22 ss.), retrata la
al perdón (Jn. 3.36). Que es posible llegar precaria situación de Israel (y de los fari­
en esta vida a tal empedernimiento se halla seos). El demonio expulsado que no halla
claramente implícito en el pasaje. De los ta­ sitio de reposo en lugares secos (morada
les dice el AT que proceden “con soberbia” de demonios según Is. 13.21; Baruc 4.35;
(Nm. 15.30); no hay expiación posible pa­ Ap. 18.2), regresa a su casa anterior, más
ra los tales. Como el hombre no puede ver atractiva ahora (barrida y adornada) y des­
los corazones, le es imposible juzgar quiénes ocupada. Entra de nuevo, con otros siete es­
hayan llegado a tal condición. Que tal pe­ píritus, y la consecuencia es mayor degene­
cado sea realmente posible no desdice la in­ ración. Así también acontecerá. Israel (co­
vitación del evangelio a todo “el que quie­ mo nación y como individuos), había sido
ra”, ya que la misma naturaleza de aquel moralmente purificado por los ministerios de
pecado hará que sus víctimas “no quieran” Juan y de Jesús. A partir del exilio se habían
aceptar. No se dice si los fariseos que escu­ desarraigado los males de la idolatría desem­
chaban a Jesús habían caído plenamente en bozada. Pero en la mayoría de los casos aque­
este pecado, pero la admonición es clara. Su lla reforma, que debió ser preparatoria, se
mucha ilustración aumentaba su responsabi­ había estancado. La casa de Israel estaba
lidad; su anterior hostilidad demostraba su “desocupada”, vacía. No se invitó a Jesús a
cerrada incredulidad. que la ocupara. Por lo tanto, esta mala ge­
33-35. Haced el árbol bueno. Pasaje si­ neración habrá de degenerar más aún. Pocas
milar a 7.16-20, en que las palabras del hom­ décadas después, estos mismos judíos hubie­
bre aparecen como indicios de la condición ron de arrostrar los horrores de los años
del corazón. 36,37. En el día del ¡ulcío, 66-70. Los miembros de esta raza (genea)
el Señor examinará la vida entera de cada que vivan al final de los tiempos, serán ator­
cual, incluso toda palabra ociosa (no ne­ mentados por los demonios (Ap. 9.1-11).
cesariamente mala), que emane de su cora­ 46-50. La madre y los hermanos de Cristo.
zón. Sólo el divino Juez puede anotar, eva­ 46-47. Su madre y tus hermanos. Presu­
luar y sentenciar en asuntos tales. miblemente se trata de hijos de José y María,
22
M A T EO 12:47-13:15
nacidos después de Jesús. Le querían hablar granos que se quedaron en la superficie,
indica que lo intentaban, pero que el gentío pronto atrajeron a las aves. 5-6. Pedrega­
era demasiado grande (Le. 8.19). Salta a la les. No era tierra cubierta de piedras, sino
vista el motivo de su preocupación. Ya antes un yacimiento rocoso cubierto por una del­
la predicación de Jesús en Nazaret había obli­ gada capa de tierra. Allí el grano germina­
gado a la familia a trasladarse a Capcrnaum ría pronto, pues el sol calentaría rápidamen­
(4.13; Le. 4.16-31; Jn. 2.12). Ahora él ha­ te dicha capa; pero por falta de profundi­
bía desatado la pública y blasfema oposición dad y humedad la planta pronto habría de
farisaica. Además había informes de sus ami­ quemarse y secarse. 7. Entre espinos. Te­
gos de que la tensión de su ministerio le es­ rreno infestado de raíces de espino que el
taba minando la salud (Mr. 3.21). El v. 47 arado no había logrado eliminar. 8. Buena
da pocos detalles adicionales, y muchos ma­ tierra. La fértil tierra de Galilea era capaz
nuscritos antiguos lo omiten. 48. ¿Quién es de producir cosechas como las que aquí se
mi madre? Mediante esta sorprendente pre­ mencionan (W.M. Thomson, op. cit., p. 83).
gunta despierta Jesús la atención de la mul­ 9. El que tiene oídos para oirr oiga. In­
titud para que reciba una preciosa verdad. dicación de que esta sencilla historia, sin
50. Todo aquel que hace la voluntad de exordio ni explicación, tenía un significado
mi Padre. Este “hacer” no implica en forma inás profundo.
alguna la justificación por las obras; es la 10-17. Respondiendo a la pregunta de los
respuesta del hombre a la invitación de Cris­ discípulos, Jesús explica por qué habla en
to. “Esta es la obra de Dios, que creáis en el parábolas. ¿Por qué? Anteriormente había
que él ha enviado” (Jn. 6.29). La relación empleado parábolas, pero es obvio que esta
espiritual entre Cristo y los creyentes es más ocasión era diferente. Ahora las propias pa­
intima que el más íntimo nexo familiar. La rábolas constituían la base de la enseñanza;
pregunta no implicaba falta de respeto a Ma­ no eran simples ejemplos. 11. Los misterios
ría ni a sus hermanos, pues más adelante he­ del reino de los cielos identifica el conte­
mos de hallarlos participando de esta relación nido de estas parábolas como revelación, has­
espiritual (Hch. 1.14). Pero tampoco hay ni ta el momento oculta, sobre el reino. La in­
la menor insinuación de que la madre de Je­ terpretación las conecta con el presente. Las
sús tuviese privilegio alguno para influir en glorias del reino mesiánico estaban claramen­
él. te bosquejadas en el AT. Pero el rechaza­
miento del Mesías y el intervalo entre su
9) Parábolas del reino. 13. 1-58. Esta pri­ primera y su segunda venidas no se com­
mera serie extensa de parábolas se pronunció prendía. Estas parábolas describen la extraña
en uno de los días más atareados del ministe­ forma del reino mientras el rey está ausente,
rio de Jesús de que se conserve registro. El tiempo durante el cual se predica el Evan­
relato de Mateo contiene siete parábolas y gelio y se constituye un núcleo espiritual pa­
una final como aplicación. Marcos registra ra el establecimiento del reino mesiánico
cuatro, incluyendo una que no aparece en (Col. 1.13; Mt. 25.34). La revelación de
Mateo. En Lucas hallamos tres, pero no jun­ estos misterios por medio de parábolas obe­
tas. Jesús dio la interpretación de dos de las decía a la existencia de dos grupos diferen­
parábolas (El Sembrador, La Cizaña), y par­ tes: a vosotros os es dado . . . mas a ellos
cialmente de otra (La R ed); esto suminis­ no les es dado. 12. A cualquiera que tie­
tra el plan para comprender las demás. 1. ne. Los discípulos, que por fe habían respon­
Aquel día. Sólo Mateo liga este hecho con dido a Jesús, ya tenían mucha verdad res­
la narración anterior. Era tal el gentío (por pecto al Mesías y sus planes. La meditación
cuya causa ni siquiera su familia logró acer­ cuidadosa de estas parábalos los iluminaría
carse a él, 12.46), que Jesús salió de la ca­ más aún. Al que no tiene. A los incrédulos
sa y se sentó ¡unto al mar. 2. Valiéndose recalcitrantes que habían rechazado las an­
de una barca como plataforma, se sentó se­ teriores enseñanzas de Jesús (cf. cps. 10 y
gún costumbre de los maestros, y habló a los 11) no se Ies entregarían las verdades des­
que estaban en la playa. 3. Parábolas. nudas para que las pisotearan (cf. 7.6). Pe­
Eran narraciones plausibles mediante las cua­ ro aun en esto se manifiesta la gracia, ya que
les Jesús trasmitía la verdad espiritual por se les ahorraba la mayor culpabilidad de re­
comparaciones. Si bien Jesús no inventó esta chazar la enseñanza más patente, y quedaba
forma de enseñanza, en su aplicación de las la posibilidad de que la sugestiva parábola
parábolas superó ampliamente a todo otro despertase la curiosidad y produjese un cam­
maestro por su eficacia y por la profundidad bio de corazón. 13-15. El empederninñento
de la verdad que contenían. espiritual del pueblo, como cumplimiento
3-23. El sembrador. 3. El sembrador. El parcial (de manera que te cumple) de Is.
artículo definido probablemente sea genérico. 6.9,10. La cita de Mateo se basa en la LXX,
Todos los sembradores procedían igual. 4. Al y destaca la obstinada incredulidad del pue­
esparcir la semilla, una parte cayó en el sen­ blo. (La expresión hebrea, el corazón de este
dero reseco que atravesaba el trigal. Esos pueblo se ha engrosado, presenta esa condi­
23
M A T EO 13:16-33
ción como castigo de Dios por su dureza es­ cionales como éste (Alford, New Testament
piritual). 16,17. Los discípulos, por haber for English Readers, pp. 98, 99). 29,30. La
respondido al Mesías, eran receptores de pri­ siega. Cuando ya las diferencias entre trigo
vilegios que desearon los profetas y justos de y cizaña se habrían acentuado, haciendo la
la economía del AT (cf. I P. 1.10-12). separación menos dispendiosa para los sega­
18-23. La explicación que Jesús da a la dores. Primero se ataba la cizaña en mano­
parábola expresa que humanamente hablan­ jos para quemarla, y luego se recogía el
do, el destino de la Palabra en esta época trigo.
obedece a la condición del corazón de los 31-32. La semilla de mostaza. Esta y las
hombres. 18. El sembrador. No se identifi­ dos parábolas anteriores se asemejan en que
ca, pero según la siguiente parábola es el todas mencionan un hombre, un campo y
propio Cristo y quienes lo representan una semilla. La interpretación consecuente
(13.37). 19. La palabra del reino, (pala­ nos presenta al hombre como Cristo, el cam­
bra de Dios, Le. 8.11), representada por la po como el mundo, y la semilla como la
semilla, es el mensaje que concerniente a sí Palabra que anuncia a Cristo y su reino. Se­
mismo y a su reino proclamó Jesús. El que milla de mostaza. Su pequenez era prover­
fue sembrado junto al camino. No hay in­ bial (cf. Mt. 17.20). Pero en esta ocasión se
congruencia de figuras, sino que se contem­ desarrolla hasta hacerse mayor que las hor­
pla la semilla plantada culminar en planta, talizas (HA), y se hace árbol. Los viajeros
representando así el caso individual. El oyen­ han observado en Palestina casos de creci­
te de la vera del camino es del todo insen­ miento desmesurado, pero rara vez o nunca
sible; pronto Satanás (el malo), personal­ al extremo que aquí se describe (cf. Mr.
mente o mediante sus agentes (las aves, v. 4.32). Que tal desarrollo se considera inde­
suelen simbolizar el mal: Jer. 5.26-27; Ap. seable lo sugieren las aves que hacen nidos
18.2), borra toda impresión espiritual. 20- en sus ramas. En esta serie de parábolas las
21. La semilla sobre el yacimiento pétreo aves son agentes del mal (13.4, 19), como
describe al oyente superficial, emotivo (al con frecuencia aparecen en las Escrituras
momento . . . con gozo), cuyo entusiasmo (Jer. 5.26,27; Ap. 18.2). Confirma la histo­
inicial se agosta por completo bajo el vigo­ ria que de mínimos comienzos se desarrolló
rizante y necesario sol de la aflicción o la asombrosamente la iglesia mediante la pro­
persecución. 22. La semilla que germina clamación del mensaje de Cristo. Pero ese
entre espinos retrata al oyente que tiene el insólito crecimiento dio lugar a que en ella
corazón embargado de afanes y de intereses anidaran los enemigos de Dios, que para
mundanos (las espinas ya se hallaban en el provecho propio buscan la sombra y los fru­
terreno, aunque no eran visibles al tiempo tos del árbol (hasta a las naciones les agrada
de la siembra). La lealtad dividida impide que las llamen “cristianas” ). Se previene a
que maduren los valores espirituales. 23. Los los discípulos que la simple grandeza de lo
únicos oyentes que reciben aprobación son que aparenta ser el reino de Cristo, no con­
los de la buena tierra. Sólo éstos dan fruto tradice en esencia la enseñanza del Señor,
(Gá. 5.22,23), y la fructificación es la prue­ respecto a que los creyentes genuinos cons­
ba de la vida (Jn. 15:1-6). La explicación tituyen una manada pequeña en medio de
de cómo los corazones llegaron a ese estado lobos (Le. 12.32; Mt. 10.6).
está fuera de los límites de esta parábola. 33-35. La levadura. Aunque algunos in­
24-30. La cizaña. La interpretación se ha­ terpretan esta parábola y la anterior como
lla en 13.36-43. 24.EI reino de los cielos es descriptivas de la creciente influencia del
semejante a un hombre. Caracteriza Cristo Evangelio, con ello tuercen el empleo que de
el interregno mediante el hombre a quien estos símbolos hace Jesús en otras porciones,
ocurrió lo siguiente. 25,26. Mientras dor­ así como el sentido de otras parábolas (p.
mía. De noche, la ocasión más propicia para ej., la cizaña), que demuestran que el mal
esta maldad. Ni en la parábola ni en su existirá hasta la consumación de los siglos.
interpretación se atribuye a negligencia este Levadura. Pedazo de masa añeja, sumamen­
detalle. Cizaña. Según común consenso se te fermentada. La levadura por lo común
trata del cominillo (lolium temulentum), ma­ simboliza en el AT el mal. En el uso que
la yerba prácticamente imposible de distin­ Cristo más adelante hace del símbolo, se re­
guir del trigo hasta que se desarrolla la es­ fiere a malas doctrinas de los fariseos y Sa-
piga. 27. ¿De dónde, pues, tiene cizaña? duceos y de Herodes (Mt. 16.6-12; Mr.
La extensa proliferación no podía atribuirse 8.15). Las referencias de Pablo (1 Co. 5.6,7;
a mera casualidad (p. cj., semilla esparcida Gá. 5.9), en que claramente se simboliza con
por el viento), sino únicamente a una siem­ la levadura el mal, parecen muy influidas
bra deliberada. ¿No era obvio, sin embargo, por la parábola de Cristo. Tres medidas de
que el padre de familia había sembrado harina. Cantidad aparentemente usual para
buena semilla? (La respuesta afirmativa está hornear (Gn. 18.6). La mujer (en contraste
implícita.) 28. Un enemigo ha hecho esto. con el hombre de las otras parábolas) es ad­
Hay constancia documental de daños inten­ versa a Cristo e inocula su falsa doctrina en
24
M A TEO 13:33-53
el reino de este siglo. En otras partes se la lio, la salvación o la iglesia, para obtener los
denomina “Maldad” (Zac. 5.7,8), “Jezabel” cuales debe el pecador estar dispuesto a sa­
(Ap. 2:20 ss.), y “la gran ramera” (Ap. 17:1 crificarlo todo, el empleo consecuente de
ss). El símil de la levadura en la masa pre­ hombre en esta serie para designar a Cristo,
viene a los creyentes que se guarden de la la circunstancia de que lo vuelva a esconder
falsa doctrina que habría de infiltrarse en después de hallarlo, hacen improbable tal in­
todas partes del reino en su fase de inte­ terpretación. Más bien el tesoro escondido
rregno. en un campo señala el sitio de la nación is­
34,35. En esta ocasión habló Cristo en raelita durante el interregno (Ex. 19:5; Sal.
público (a la gente) sólo mediante símbolos, 135:4). A esta oscura nación vino Cristo.
sin dar la interpretación. Unicamente a los Pero la nación lo rechazó, y entonces, por
discípulos les explicó el simbolismo (13.10 designio divino, fue derrocada de su momen­
ss.; 13.36 ss.). Mateo veía en esto una apli­ tánea prominencia; hasta el día de hoy, en
cación de Sal. 78.2, y en Jesús el más com­ las apariencias externas, parece nebulosa su
pleto cumplimiento de la función profética. relación con el reino mesiánico (Mt. 21:
36-43. Cristo interpreta “La Cizaña”. La 43). Pero Cristo dio hasta su vida (todo lo
parábola se halla en 13:24-30. 36. Explíca­ que tiene) para comprar el campo entero (el
nos la parábola. Era más complicada que mundo, 2 Co. 5:19; 1 Jn. 2 :2 ), y así obtuvo
las de la semilla de mostaza y la levadura, y el dominio absoluto por derecho de hallazgo
su implicación de que el mal persistiría qui­ y de redención. Cuando él regrese se desen­
zá haya chocado con las nociones de los dis­ terrará el tesoro y se expondrá a plena luz
cípulos. La explicación que nuestro Señor da (Zac. 12, 13).
a los símbolos demuestra que los rasgos so­ 45,46. La perla. Esta parábola, semejante
bresalientes son importantes, pero que ciertos en su movimiento a la del tesoro escondido,
detalles sirven sólo para dar forma a la his­ suele explicarse de igual modo. Pero tales
toria y no son simbólicos (p. cj., los hombres explicaciones están expuestas a algunas de
dormidos, los siervos, el hecho de atar los las mismas objeciones. Sería consecuente, sin
manojos). 38,39. El campo es el mundo. embargo, considerar al mercader como Cris­
No es la iglesia. Los hijos del reino. Igual to, que vino a buscar hombres y mujeres
que en la explicación del Sembrador, en este (buenas perlas) que aceptaran a Cristo y su
caso la semilla ha producido plantas (13:19). mensaje. El dio eventualmente su vida (todo
Así como surgen los genuinos creyentes de lo que tenía) para comprar una perla pre­
Cristo, surge una falsificación del diablo, ciosa (1 Co. 6:20). Esa perla única es re­
cuyos hijos a menudo se disfrazan de cre­ trato de aquella otra gran compañía del rei­
yentes (2 Co. 11:13-15). 40-43. Aunque en no, la iglesia, integrada por hombres y mu­
las etapas iniciales es imposible realizar una jeres, hechos uno solo en la iglesia ( l Co.
desyerba eficaz (v. 29), al final se encargará 10:17; 12:12,13).
a los ángeles de recoger la cizaña del rei­
no. Así que la cizaña del mundo se considera 47-50. La red. Parábola semejante a la
también, en algún sentido, como del reino. de la cizaña, pero con distinto énfasis. Esta
Ha de referirse, por tanto, a la forma parti­ red es la gran red barredera, que suele de­
cular que el reino asume durante el interreg­ jarse en el agua durante algún tiempo. Sim­
no. La eliminación definitiva la realizarán boliza el Evangelio, que fue lanzado al mun­
los ángeles en fin del siglo: el final de las do (el mar a menudo simboliza en la
setenta semanas de Daniel, y el tiempo de Escritura a las naciones sin sosiego, Le.
la segunda venida de Cristo, cuando estable­ 21.25; Dn. 7.3,17) por Cristo y sus apósto­
cerá su glorioso reino (Mt. 25:31-46; Dn. les. Entre las diversas clases de peces que la
12:3). Ha de observarse otra vez que no red encierra, hay peces malos, que Jesús in­
son coextensivos la iglesia y el reino, si bien terpreta corno los malos (los impíos), que
antes del rapto los súbditos del reino son en la parábola de la cizaña se ve que fueron
también miembros de la iglesia. Después de introducidos por Satanás (cf. las aves en las
la remoción de la iglesia en el rapto, habrá ramas, v. 32). No todos los que parecen ha­
en la tierra súbditos del reino durante la Tri­ ber aceptado el Evangelio son genuinamente
bulación. La afirmación de que “primero” se convertidos.
recogerá la cizaña (vv. 30, 41-43) claramen­ 51-53. Epílogo de las parábolas. Los discí­
te demuestra que esto no ocurre durante el pulos, que habían recibido no sólo las pará­
rapto (ocasión en que se recoge a los santos*) bolas sino las normas para interpretarlas
sino al final de la tribulación. Véase una de­ (cf. Mr. 4.34), mostraron haber compren­
claración similar en el comentario sobre Mt. dido la enseñanza. Entonces Jesús comparó
24:40-42, donde se juzga a los que son to­ la posición de ellos como escribas doctos
mados, mientras que los que son dejados en­ (maestros e intérpretes de la verdad de
tran en la bienaventuranza. Dios) con la de un eficiente padre de fami­
44. El tesoro escondido. Si bien suele in­ lia que cuenta con un rico tesoro para la
terpretarse el tesoro como Cristo, el Evange­ ejecución de sus funciones. Cosas nuevas y
25
M A T EO 13:54-14:15
cotas viejas. Antiguas verdades atesoradas resucitado, aunque en vida Juan no realizó
en el AT, y verdades nuevas como las que milagro alguno. 3,4. Herodías. Hija de Aris-
en estas parábolas se les revelaban. tóbujo, hermanastro de Antipas. Se había
54-58. Una visita a Nazaret. Mateo na­ casado con su propio tío, Herodes Filipo, del
rra aquí este incidente como vivido ejemplo cual había tenido una hija, Salomé. Pero An­
de lo extendida que estaba la oposición que tipas la persuadió a que abandonara a su
obligó al uso del método parabólico (13.11- marido y se casara con él, no obstante que
15). Esta visita, que también consta en Mr. él estaba casado con la hija del rey Aretas
6.1-6, es posterior a la que se registra en Le. (la cual se refugió junto a su padre, tras lo
4.16-30 (ocurrida antes de Mt. 4.13). 54. cual se suscitó una guerra). Tal matrimonio
Su tierra. Nazaret y sus aledaños. 55. Hijo era adúltero e incestuoso. 5. Quería m atar­
dol carpintero. El relato de Marcos (6.3) le. Herodes era presa de un conflicto de
dice que algunos llamaban a Jesús “el car­ emociones (v. 9). La presión de Herodías
pintero”, lo cual muestra que nuestro Señor chocaba con las consideraciones políticas y
había aprendido el oficio de José. Sus her­ aun personales de él (Mr. 6:20), lo cual
manos. (Sobre si eran hermanos uterinos, había demorado la resolución definitiva res­
hermanastros o primos, véase una amplia ex­ pecto a Juan. 6,7. Pero la implacable Hero­
posición en J.A. Broadus, Comentario sobre días no cejaba, y la fiesta de cumpleaños de
el Evangelio de Mateo, pp. 396-399, o P.S. Herodes fue su oportunidad de vengarse.
Schaff, en el Commentary on Matthew de Mediante el envilecimiento de su propia hija
Lange, pp. 255-260). En ausencia de indi­ al enviarla a ejecutar delante de Herodes y
cación alguna de que haya de entenderse sus cortesanos una danza sensual, le arrancó
de estos hermanos un parentesco especial, a este gobernante títere una grandiosa pro­
ha de inferirse el sentido corriente de que mesa, digna de un rey persa (Mr. 6:23; cf.
eran hijos de José y María. Parece muy pro­ Est. 5 :3 ). 8-11. Instigada por su madro
bable que dos de ellos, Jacobo y Judas, sean (VL). Aquí aparece la raíz de la conspira­
autores de sendas epístolas del NT. 56,57. ción. Dame aquí en un plato la cabeza de
Aunque la madre y los hermanos de Jesús se Juan el Bautista. Aprovechando la oportu­
habían trasladado a Capernaum (4.13), es nidad, hizo su sangrienta petición, que no
evidente que sus hermanas se habían casado daba pie a la evasión ni a la dilación. Este
y permanecían en Nazaret (con nosotros). banquete ha de haberse efectuado en Ma-
Como la niñez y mocedad de Cristo no se queronte, donde Juen estaba preso (Ant.,
habían destacado por ningún portento (cf. XVIII 5:2). 12. Llegaron sus discípulos,
Jn. 2:11), la gente de su aldea no podía ex­ y después de enterrar el cuerpo acéfalo, in­
plicar ni aceptar su nueva posición. Por esto formaron a Jesús. El problema de otros días
Jesús nuevamente se vale del mismo prover­ (11:2-6) se había resuelto satisfactoriamen­
bio para explicar la actitud de ellos (Le. te; ahora los discípulos de Juan lógicamente
4.24). 58. No hizo allí muchos milagros. acuden a Jesús. Es muy probable que se le
Sólo unas cuantas curaciones (Mr. 6.5). A hayan unido.
causa do la incredulidad de ellos. El po­
der de Cristo no dependía de la fe de los 13-21. Alimentación de los cinco mil. Es
hombres (cf. Jn. 9.6, 36; Le. 7.11-15). No el único milagro de Jesús que consta en los
obstante, la incredulidad restaba muchas cuatro evangelios. Ocurrió en la época de la
oportunidades de realizar milagros, por cuan­ pascua (Jn. 6 :4 ), un año, por tanto, antes
to no eran muchos los que a él acudían. de la muerte de Cristo. 13-14. Oyéndolo
Jesús, se apartó. El asesinato de Juan por
10) Retraimiento de Jesús tras la decapi­ órdenes de Herodes y el subsiguiente interés
tación de Juan. 14.1-36. El interés de Hero- de éste en las actividades de Jesús fueron la
des en los informes referentes a Jesús fueron causa de este retiro. Otra causa fue que
para nuestro Señor la señal para su retiro. cumplida su misión, los Doce habían regre­
El orden que sigue Mateo, hasta aquí deter­ sado, y necesitaban reposar lejos del gentío
minado por los temas, se vuelve ahora cro­ y recibir más enseñanzas de Jesús. (Mr.
nológico. 6:30; Le. 9:10). No obstante, pronto hubo
14.1-12. La conciencia culpable de Hero- Jesús de renunciar a la intimidad para servir
des. 1. He rodé» el tetrarco. Herodes Anti­ a la multitud que a pie le había seguido.
pas, hijo de Herodes el Grande, gobernaba 15. Al caer la tarde (VL). Los judíos dis­
en Galilea y Perea. Su desconocimiento de tinguían dos atardeceres: el primero comen­
la obra de Jesús hasta este punto puede ha­ zaba por ahí de las tres de la tarde, y el
ber obedecido a ausencia del país o a su vida segundo a la puesta del sol (cf. Ex. 12:6).
sibarítica, que lo alejaba de todo interés en El v. 15 se refiere al primer atardecer; el 23,
cuestiones religiosas. 2. Este es Juan el Bau­ al segundo. La armonía demanda colocar
tista. Herodes eventualmente adoptó esta los acontecimientos de Jn. 6:5-7 antes de
versión, que ya otros habían sugerido (Le. esto. Pero aunque ya desde temprano Jesús
9.7), atribuyendo los milagros a un Juan le había planteado el problema a Felipe, no
26
M A T EO 14:15-15:2
habían los discípulos hallado mejor solución ción vulgar. Quizá lo tomaron como un pre­
que despedir a la multitud. Ya la hora era sagio de muerte para ellos. 27. Yo soy. En
pasada para hallar alojamiento y comida en noche tan lóbrega y tempestuosa, la voz fa­
esta despoblada región (Le. 9:12). 16-18. miliar les devolvió la confianza cuando la
Dadles vosotros de comer. La intención de vista resultaba insuficiente.
Cristo al encargarles esto era hacerles sentir 28-33. Sólo Mateo cuenta que Pedro an­
que la asociación con él incluye la provisión duvo sobre el mar. 28,29. Soñor, si oros
para toda necesidad. Andrés mencionó al tú. . . Con característica impulsividad, que­
muchacho que tenia cinco panes de cebada ría que le ordenaran ir a Jesús sobro las
y dos peces, pero no parece haber tenido aguas. Pero acusarlo de ostentación es bus­
idea alguna de las posibilidades divinas (Jn. car defectos que Jesús no señala. 30. Al ver
6:8,9). 19. No obstante, Jesús pidió que la ol fuerte viento, es decir, al notar los efec­
multitud se reclinara ordenadamente sobre tos del mismo. Aunque desde antes el viento
la hierba, y después que bendijo los panes era igualmente fuerte, Pedro había concen­
y los peces (lo cual equivale a “dar gracias”, trado toda su atención en su fe en Jesús, y
Jn. 6:11), los distribuyó, por manos de los Jesús premió su fe otorgándole un poder so­
discípulos, a la multitud. 20. Pedazos. brenatural. Al perder esa concentración de
Porciones que no fueron comidas (no sim­ fe, Pedro volvió a caer bajo el dominio de
plemente migajas, en este caso). Doce ces­ las fuerzas de la naturaleza. 31. Jesús ex­
tas llenas. Cestas pequeñas de mimbre (a tendiendo la mano. . . Nuevo despliegue
diferencia de las canastas grandes que se de poder sobrenatural, y no mero socorro hu­
mencionan en 15:37), que se empleaban pa­ mano. Hombre de poca fe. Se había reali­
ra llevar objetos en los viajes. Puede que zado el milagro para demostrar, en primer
hayan pertenecido a los apóstoles, y que los lugar, que la fe en Jesús como Mesías divino
fragmentos recogidos les hayan servido de basta para toda tarea que se nos encargue, y
provisión. 21. Cinco mil hombros, sin con­ en segundo lugar, que la negativa de Jesús a
ta r las mujores y los niños. La proximidad aceptar las proposiciones políticas de la mul­
de la pascua hace pensar que quizá éstos se titud (Jn. 6:15) no tenía por qué desalen­
estaban reuniendo en Galilea para viajar a tarlos. 32,33. Eres Hijo de Dios. Equivale a
Jerusalén. divino Libertador, Mesías o Cristo. Si bien
22-36. Cristo anda sobre el mar. 22. En ya antes los discípulos habían hecho esta
seguida Jesús hizo a sus discípulos entrar. identificación (Jn. 1:41,49), progresivamen­
La urgencia de esta partida obedecía al in­ te aumentaba en los Doce la comprensión
tento de la multitud de hacerlo rey a la fuer­ del significado de dichos términos.
za (Jn. 6:15). 23. El monte. Sitio apartado 34-36. Vinieron a tierra de Genesaret.
para la oración, separada de los reclamos de Fértil llanura, unos cuantos kilómetros al sur
la turba carente de espiritualidad. La sig­ de Capernaum. Ya que el discurso de la si­
nificación de esta situación, semejante a la nagoga de Capernaum parece haberse pro­
de la tercera tentación de Satanás (4:8,9), nunciado el día siguiente al milagro de la
hizo que Jesús acudiera a la oración, para alimentación milagrosa (Jn. 6:22,59), pue­
que su propósito no fluctuara. Desde este de que este párrafo sea una descripción ge­
monte podía Jesús contemplar a sus discí­ neral de acontecimientos ocurridos durante
pulos en su barca (Mr. 6:48). La noche. varios días o semanas, antes y después de la
Cf. comentario del v. 15. 24. Algunos ma­ visita a Capernaum. El deseo que los enfer­
nuscritos antiguos dicen en medio del mar, mos tenían de tocar ol bordo de su manto
y otros, “distaba ya de tierra muchos esta­ quizá haya tenido por causa la noticia de la
dios” (VL). Jn. 6:19 indica que la distancia curación de una hemorragia, efectuada antes
desde la playa ha de haber sido entre cinco en esta región. (9:20).
y seis kilómetros. 25. La cuarta vigilia. De
3 de la madrugada a 6 de la mañana. Los 11) Choque con los fariseos respecto a la
hombres habían estado remando casi desde tradición: 15:1-20. La oposición local de
la puesta del sol, y estaban casi agotados. El los fariseos de Galilea se refuerza con una
mar embravecido y los vientos contrarios les delegación de Jerusalén. En este último año
impedían avanzar. Si bien los discípulos ha­ la oposición iría en aumento, tanto en fre­
bían sido testigos del poder de Jesús sobre cuencia como en intensidad. 1. Escribas y
la tormenta (Mt. 8:23-27), esta vez no es­ fariseos de Jerusalén. Probablemente en­
taba él con ellos. La nueva lección que ha­ viados desde la capital especialmente para
bían de aprender es que el poder de Cristo vigilar a Jesús y hostigarlo. 2. ¿Por qué tus
los sostendría en toda tarea por él encomen­ discípulos quebrantan. . . ? Aunque la acu­
dada, ya estuviera él físicamente'presente o sación es sinuosa, claramente se atribuye a
no. Andando sobre el mar. Esto requería las enseñanzas de Jesús la transgresión. No
tener dominio sobre la gravedad, el viento se lavan las manos. La costumbre rabínica
y las ondas. 26. Un fantasm a. Llenos de (no mosaica), tenía fundamento ceremonial
pánico, los discípulos cedieron a la supersti­ y no higiénico. Se tenía popularmente por
27
M A T EO 15:3-25
más obligante que la propia ley, y algunos una cisterna abierta en medio del campo.
rabíes llegaban a extremos absurdos en su 15. Explícanos esta parábola. Se refería
observancia (cf. Mr. 7:4). 3. ¿Por qué tam­ Pedro a la declaración de 15:11 (según lo
bién vosotros quebrantáis el mandamien­ indica la comparación con Mr. 7.15-17). Pa­
to de Dios? Admisión de que los discípulos rábola se emplea aquí como sinónimo de
de Cristo quebrantaban la tradición de los “expresión de sentido velado”. La dificultad
ancianos, pero el contraste con el manda­ yacía no en el empleo de símbolos sino en
miento de Dios demostraba la lógica que en dejar de lado la tradición, que había traído
ello había. 4-6. Algunas tradiciones de he­ confusión entre la contaminación ceremonial
cho quebrantaban la ley. Se violaba el quin­ y la moral. 16. ¿También vosotros sois aún
to mandamiento (Ex. 20:12; 21:17) me­ sin entendimiento? La sorpresa de Cristo,
diante la cruel artimaña de llamar “ofrenda aunque antes no había tratado este tema es­
a Dios” cuanto pudiera servir para el sostén pecífico (pero cf. 9:14-17 y cps. 5-7), sugie­
de los padres, privando a éstos de posibili­ re que los espiritualmente ilustrados deberían
dad de reclamo, j Como si Dios quisiera de haber comprendido este principio, ya que
un hombre lo que a los padres de éste les siempre ha sido cierto. 17. Cualquier conta­
corresponde! No se dilucida si en fin de cuen­ minación que se atribuye al alimento que en­
tas se entregaban a Dios tales bienes, aun­ tra en la boca es de naturaleza física, y se
que hay evidencias de que se cometían abu­ elimina en la letrina. 18,19. Pero lo que
sos. 7-9. Como resumen cita Jesús Is. 29:13, de la boca procede, contamina espiritual­
en que este pueblo puede interpretarse, no mente, pues toda palabra y acto pecaminosos
sólo como contemporáneos del profeta, sino tienen su raíz en los malos pensamientos
como la nación israelita a través de su histo­ que del mal corazón proceden (cf. 5:21-48).
ria; o de otro modo, la denuncia por Isaías Después de malos pensamientos se citan
contra sus contemporáneos sería un tipo pro- violaciones de los mandamientos desde el
fético de los contemporáneos del Mesías. 10. sexto hasta el noveno, terminando con las
Llamando a sí a la multitud. La escaramu­ blasfemias, lenguaje ofensivo contra Dios o
za precedente se había efectuado más o me­ el prójimo. 20. El comer con las manos sin
nos en privado entre Cristo y los fariseos y lavar no contamina. Así, volviendo a la
escribas. 1!. No lo que entra en la boca cuestión original, Jesús recapitula.
contamina al hombre. Contamina significa
literalmente en el original, “que vuelve co­
mún” y se deriva de las distinciones levíticas 12) Retiro en Fenicia, y curación de la
entre los alimentos lícitos por mandato de hija de la cananea. 15 21-28. El ataque fron­
Dios, y todos los demás, que eran considera­ tal de los fariseos (vv. 1,2), envalentonados
dos comunes, profanos o “inmundos”. No por la reciente ejecución de Juan y por la
abroga Jesús el reglamento levítico al hacer oposición de Heredes, motivó este segundo
esa afirmación (ni ha de interpretarse como retiro. La entrevista con la mujer muestra
abrogatorio Mr. 7:19), pues no se promulgó claramente el marco histórico del ministerio
la abrogación hasta después de Pentecostés de Cristo, al par que los más amplios aspec­
(Hch. 10-11); lo que proclama es el princi­ tos de su gracia. 21. La región de Tiro y de
pio de que la contaminación moral es cosa Sidón. Aunque algunos argumentan en con­
del espíritu y no del cuerpo. El alimento es trario, parece evidente que de hecho salió
amoral (1 Ti. 4:3-5). El pecado yace en el del territorio israelita y de la jurisdicción de
corazón del hombre que desobedece a Dios Herodes (cf. Mr. 7:31), para mantenerse
y pervierte el uso del alimento. Aun la con­ alejado por algún tiempo en Fenicia. 22.
taminación del judío que comía alimentos Una mujer cananea. Término racial. Se le
levíticamente impuros no provenía del ali­ aplica a los habitantes de esta región en Nm.
mento en sí, sino del corazón rebelde que 13:29; Jue. 1:30,32,33. Mr. 7:26 dice que
actuaba en contravención del mandato divi­ era de nacionalidad sirofcnicia. Hijo de Da­
no. 12-14. Los discípulos parecen haberse vid. Este título mcsiánico revela en la mujer
inquietado porque Cristo ofendiera a estos cierto conocimiento de la religión judía; pe­
influyentes fariseos, y 15:15 indica que no ro el pasaje no sugiere que fuera prosélita.
comprendían plenamente el alcance de la 23. No le respondió palabra. Se explica
declaración de Jesús. Toda planta. Doctri­ en parte por el deseo de Jesús de mantenerse
nas de humana invención, como las de estos aislado (Mr. 7:24). No obstante, la discu­
fariseos. Será desarraigada. Predice la des­ sión que siguió puso de relieve los fines de la
trucción definitiva de toda falsa doctrina; el misión de Cristo, y el procedimiento de Jesús
simbolismo quizás abarque a quienes mantie­ dio enorme eficacia a la instrucción. El he­
nen tales enseñanzas (cf. 13:19,38). Dejad­ cho de que Marcos omita mencionar el silen­
los. En cuanto maestros de verdad espiritual, cio de Cristo pudiera indicar que no fue algo
había que abandonar a los tradicionalistas. tan sorprendente como pudiéramos imaginar.
Espiritualmente eran tan ciegos como quie­ Despídela. Esta petición de los impacientes
nes en ellos confiaban. El hoyo. Se trata de discípulos quizá implique el deseo de que
28
M A T EO 15.26-16:5
Cristo le concediera lo que pedía para aca­ abastecimientos, y se refrenan de solicitar
bar así con la molestia, pues su respuesta de­ presuntuosamente que Jesús realice un nue­
muestra que había habido una petición. 26. vo milagro (a la luz de Jn. 6:26). 34-38.
Tomar el pan de los hijos, y echarlo a los Con siete panes y unos pocos peces alimen­
perrillos. Esta gentil conocía la costumbre tó Cristo a la multitud de cuatro mil hom­
de los judíos de llamar perros a los gentiles bres y sus familias, más o menos como había
y a sí mismos hijos de Dios. La aparente ru- alimentado a los cinco mil. Los pedazos so­
de7a de la expresión de Cristo se dulcifica brantes llenaron siete canastas. Son estas
teniendo en cuenta que la palabra original canastas las spurides o cestas grandes, que
no denota los perros salvajes y sin dueño que quizá usaron los discípulos en este viaje re­
pululaban por las calles, sino perritos (Au­ ciente, comparadas con las kophinoi, cestas
naría)» animales mimados del hogar. Jesús le más pequeñas, de 14:20, distinción que se
dijo a esta gentil lo que a la samaritana: mantiene en 16:9-10. Puede que las siete ca­
que en aquel tiempo todos dependían de Is­ nastas hayan contenido más que las doce de
rael en cuanto al Mesías y sus bendiciones se la vez anterior.
refería (Jn. 4:21-23). En otras ocasiones ha­
bía sanado Jesús a gentiles; pero en tierra 14) Nuevos choques con fariseos y sadu-
fenicia hubo de tener cuidado de no dar la ccos. 15:39— 16:4. 39. M agadán (VL) es
impresión de que abandonaban a Israel (cf. mejor ortografía que Magdala, si bien se des­
Mt. 4:24; 8:5). 27,28. Aun los perrillos conoce la ubicación. Mr. 8:10 dice Dalma-
comen de las migajas. La mujer se sometió nuta. cuya ubicación es igualmente incierta.
por completo a la voluntad divina, y su fe Al parecer, se hallaba en la costa occidental
captó la verdad a ella aplicable. Tal fue la del lago de Galilea. 16:1. Vinieron los fa­
fe que Jesús alabó. Grande es tu fe. Es el riseos y los saduceos. Enemigos tradiciona­
segundo gentil cuya fe se alaba (8:10), y la les, a quienes unió el común odio contra
tercera vez que Jesús sana desde lejos (Mt. Jesús. Los saduceos sólo aparecen en dos oca­
8:13; Jn. 4:50). siones más en este Evangelio: Ante el bau­
tismo de Juan (3:7) y durante la semana de
13) Regreso al mar de Galilea (Dccápolis, la pasión (22:23). Señal del cielo. Esta pe­
Mr. 7:31), y realización de milagros. 15:29- tición, como la de 12:38, tiene en poco todos
38. Marcos muestra que Jesús prosiguió ha­ los anteriores milagros de Jesús, y demanda
cia el norte en Fenicia hasta Sidón, luego al una exhibición espectacular que sea indubita­
este, atravesando el Jordán, y finalmente ha­ blemente de origen divino. La solicitud tenía
cia el sur, pasando por Decápolis hasta el como segunda intención tentarle, forzándolo
mar de Galilea. Este itinerario sugiere que a realizar lo que antes se había negado a ha­
deliberadamente rehuía la jurisdicción de cer (12:39), o, de lo contrario, desacredi­
Herodes Antipas. tarlo exhibiendo su impotencia. La parte de
la respuesta de Jesús que consta en 16:2,3
29-31. Jesús sana a muchos. 29. Mar de falta en muchos manuscritos antiguos, pero
Galilea. La costa sudoriental, al parecer. 30. está contenida en algunos. La figura es
Mucha gente acudía. Entre los muchos que similar a la de Le. 12:54-56. Llama la aten­
fueron sanados, Marcos describe a un sordo ción a la habilidad de los hombres en pre­
mudo (Mr. 7:32-37). 31. Glorificaban al decir el tiempo basándose en indicios, en
Dios de Israel. Indicación de que era en contraste con la incapacidad de sus contem­
arrabales gentílicos donde Jesús estaba im­ poráneos para leer, en lo espiritual, las se­
partiendo el conocimiento del verdadero Dios ñales de los tiempos. La predicación de
y de las promesas mesiánicas. Juan; la profecía de las setenta semanas de
32-38. Alimentación de los cuatro mil. Daniel; las obras y enseñanzas de Jesús; todo
Pretender que esta narración describe el mis­ esto debería haber constituido factores signi­
mo incidente de la alimentación de los cinco ficantes para los entendidos. 4. La señal del
mil es convertir este evangelio y el de Mar­ profeta Joñas. (Cf. comentario de 12:38-
cos en simples colecciones de tradiciones que 40). Referencia a la resurrección corporal de
se han vuelto confusas, y tratar las palabras Cristo. Esta era la magna señal que siempre
de Jesús en Mt. 16:9-10 como meras inven­ indicaba al verse acosado (Jn. 2:18-22; Mt.
ciones. Las diferencias de detalle son nume­ 12:38-40); es para los creyentes garantía de
rosas, y nada hay esencialmente improbable su redención, pero para los incrédulos, por­
en que se repitiera el milagro. 32. Ya hace tentoso augurio del juicio venidero a manos
tres días que están conmigo. El alimento del Cristo resucitado.
que hubieran traído consigo ya se había ter­
minado. 33. ¿De dónde tenemos nosotros 15) Retiro a la región de Cesárea de Fili-
tantos panes? Insistir en que los Doce ha­ po. 16:5—17:23. Este cuarto retiro lleva
bían olvidado la anterior alimentación mila­ nuevamente a Jesús a los confines gentílicos,
grosa no se justifica. Sencillamente declaran lejos de las tensiones de la constante oposi­
su propia impotencia personal en cuanto a ción (cf. Bctsaida Julia, 14:13; Fenicia,
29
M A T EO 16:5-19
15:21; Decápolis, 15:29; Mr. 7:31). En es­ Mesías como el Hijo de Dios, en que el ar­
te período que quizá duró varios meses, ocu­ tículo definido lo destaca como único. 17.
rrieron la importante confesión de Pedro, la Este saber espiritual no provenía del hom­
detallada predicción de la pasión de Cristo bre por sí solo (carne ni sangre; cf. Gá.
que se avecinaba, y la Transfiguración. 1:16; Ef. 6:12; He. 2:14), sino de la reve­
5-12. Pláticas por el camino. 5. Al otro lación divina. La verdad espiritual sólo pue­
lado, es decir, a la parte nordeste (Betsaida de ser comprendida por aquellos cuyas facul­
Julia, Mr. 8:22), camino de Cesaría de Fi- tades espirituales han sido vivificadas por
lipo (Mt. 16:13). Se habían olvidado de Dios (1 Co. 2:11-14). Su discernimiento es­
traer pan. La súbita salida de Magadán pue­ piritual era evidencia de la bienaventurada
de que fuera la causa de este olvido, de mo­ condición espiritual de Pedro.
do que en la barca sólo apareció un pan 18. Sobre esta roca edificaré mi iglesia.
(Mr. 8:14). 6. Levadura de los fariseos y Hay un evidente juego de palabras entre Pe­
de los saduceos. (Acerca de la levadura dro (Petros, nombre propio que significa una
v. 13:33). De la infecciosa y maligna in­ piedra) y roca (petra, masa rocosa). El
fluencia de estos acérrimos adversarios de cuerpo espiritual, la iglesia, que aquí se
Cristo es de lo que se trata. 7-11. Pero los menciona por primera vez, se edifica sobre el
discípulos, aún confusos por su descuido, no hecho relativo a Cristo divinamente revelado
lograron captar el simbolismo. Hombres de y que Pedro confesó (1 Co. 3:11; 1 P. 2 :4 ),
poca fe. Jesús sabía que su falta de com­ conforme los hombres se van dando cuenta
prensión nacía de su preocupación por las de la persona y la obra de Cristo y las reco­
provisiones, y les recordó las lecciones de fe nocen (así opinaron Crisóstomo y Agustín).
que deberían haber aprendido. 12. La doc­ Otra opinión corriente entre algunos protes-
trina de los fariseos y de los saduceos. tanes (Alford, Broadus, Vincent) es que Pe­
Los fariseos eran tradicionalistas y legalistas, dro (junto con los otros apóstoles; Ef. 2:20;
cuyo énfasis en los ritos era hipócrita y es­ Ap. 21:14) es la roca, pero sin el atributo
piritualmente deletéreo (Le. 12:1). Los sa- de supremacía papal que le atribuye el dog­
duccos eran racionalistas que no creían en la ma antibíblico de los romanistas. Las puertas
resurrección ni en la existencia de seres es­ del Hades no prevalecerán contra ella.
pirituales que no pudieran atribuirse a cau­ Hades (equivalente de Seol), la morada de
sas naturales (Hch. 23:8). Contaban entre los muertos. Puertas. Entrada del Hades,
su secta a la alta jerarquía sacerdotal de Is­ suele entenderse como la muerte. La iglesia
rael. Aún hoy es oportuna la admonición res­ de Cristo, cuya inauguración sería en Pente­
pecto a esas sutiles enseñanzas racionalistas. costés, no estaría a merced de la muerte fí­
13-20. La confesión de Pedro. 13. La re­ sica, ya que la resurrección del Señor garan­
gión de Cesárea de Filipo. Las aldeas de los tizaría la resurrección de todos los creyentes.
contornos (Mr. 8:27). No se afirma que Je­ Más específicamente, los creyentes que mue­
sús haya entrado en la ciudad. Cesárea de ren antes de la resurrección van inmediata­
Filipo quedaba a unos cuarenta kilómetros mente a la presencia de Cristo y no al Hades
al Norte del mar de Galilea. 14. La diver­ (Ef. 4:8, VL; Fil. 1:23; 2 Co. 5:8). 19.
sidad de opiniones que respecto a Jesús Las llaves del reino de los cíelos. Las lla­
tenían los hombres demuestra que si bien ves simbolizan autoridad para abrir. A ti
muchos lo relacionaban con las profecías mc- atribuye esta promesa sólo a Pedro. Se refie­
siánicas, ninguno había llegado al reconoci­ re a la elección de Pedro como primero entre
miento correcto. Juan el Bautista era el pre­ iguales, para la apertura oficial del reino (a
cursor profetizado (3:1-3; 14:1,2). Elias de­ partir de Pentecostés, incluyendo la totalidad
bía preceder al “día de Jehová” (Mal. 4:5, de la esfera de la religión cristiana; cf. 13:3-
6). Algunos esperaban que Jeremías apare­ 52) a los judíos (Hch. 2:14 ss.) y a los gen­
ciera para restituir el arca que se suponía tiles (Hch. 10:1— 11:18; 15:7,14). Pero al­
había ocultado él (2 Mac. 2:1-8). 15,16. gunos le dan al pasaje una interpretación
Después de hacer que los Doce desecharan cscatalógica, aplicándolo al reino de los san­
estos erróneos conceptos, Jesús les pidió su tos sobre la tierra durante el milenio (A.J.
opinión personal. Tú eres el Cristo, el Hijo McClain, The Greatness of the Kingdom, p.
del Dios viviente. Sin duda todos estaban 329 s.). Todo lo que atares en la tierra.
de acuerdo, pero fue Pedro quien dio la Esta parte de responsabilidad se extendió
inequívoca respuesta. Declaraciones semejan­ más tarde a todos los discípulos (18:18), que
tes se habían hecho antes, algunas muchísi­ eventualmcnte recibieron poder para su tarea
mo antes (Jn. 1:41,49), pero era necesario (Jn. 20:22-23). Si Jn. 20:23 ha de tenerse
disipar muchas ideas erróneas acerca del ca­ como explicación del atar y desatar en el sen­
rácter y la misión del Mesías. Así pues, la tido de remitir o retener los pecados, enton­
declaración de Pedro no es fruto de prema­ ces Hch. 10:43 es un ejemplo del uso de
turo entusiasmo sino de madura reflexión y esa potestad. Mediante la proclamación del
solemne fe. El concepto popular de un sim­ Evangelio se anuncia que su aceptación pro­
ple dirigente político se sustituye con el del duce remisión de la culpa y pena del pecado,
30
M A T EO 16:20-17:3
y que el rechazamiento deja al pecador atado pia vida (incluyendo el alma), por los place­
para el juicio. 20. Que a nadie dijesen que res de este mundo. ¿De qué podría echar
él era Jesús el Cristo. Tal revelación sólo mano este hombre para rescatar su psyche?
conseguiría por ahora despertar el entusias­ 27. El Hijo del Hombre vendrá. En su se­
mo político del populacho. gunda venida Cristo, aun hasta la muerte,
21-27. Jesús predice su muerte y resurrec­ traerá su recompensa. 28. Para reforzar la
ción. 21. Desde entonces comenzó Jesús. realidad de su venida y de su reino como
Ahora que cuenta con un núcleo de seguido­ incentivos para que los hombres lo sigan, aun
res que en verdad creían en él como Mesías en el sufrimiento, dio Jesús la promesa del
(16:16), inicia un período de enseñanza v. 28. Esta venida del Hijo del Hombre en
diáfana tocante a su obra redentora. Ancia­ su reino la explican algunos como la destruc­
nos, principales sacerdotes y escribas inte­ ción de Jerusalén, y otros como el comienzo
graban el Sanhedrín. Ser muerto, y resuci­ de la iglesia. Pero el aplicarla a la transfigu­
tar. Aunque Cristo predijo claramente que ración cumple todos los requisitos del con­
resucitaría, los discípulos no lograron captar texto (en todos los sinópticos, & esta afirma­
este hecho. Tercer día. Equivalente a “des­ ción le sigue la transfiguración, Mr. 9 :1 ; Le.
pués de tres días’*, Mr. 8:31. 22. Reconven­ 9:27). Más aún, Pedro, que era uno de los
ción de Pedro. Señor, ten compasión de ti que estaban allí, se refiere con las mismas pa­
(Lejos de ti tal cosa, VL) (modismo que labras a la transfiguración (2 p. 1:16-18).
significa: “Dios se apiade de ti, y te libre de Chafer llama a la transfiguración “visión
eso” ) ; demuestra su absoluta incapacidad anticipada del venidero reino terrenal.” (L.
para reconocer en el Mesías judío este as­ S. Chafer, Systematic Theology, V, 85.).
pecto del sufrimiento (Is. 53). 23. |Quítate 17. 1-13. La transfiguración. En este mo­
de delante de mí, Satanásl Comparable a mento estratégico del ministerio de Jesús,
lo que Jesús dijo al diablo en 4:10, y que cuando había hecho que Pedro enunciara la
aquí se repite en circunstancias similares. Sa­ designación que le correspondía como Mesías
tanás, tomando a Pedro por instrumento, (16:16) y había anunciado su cercana muer­
trataba nuevamente de desviar a Jesús del te y resurrección, se les concedió a tres de
sufrimiento que le correspondía. No pones sus discípulos ser testigos de este extraordi­
la mira en las cosas de Dios. La confesión nario acontecimiento.
de Pedro, hecha por revelación divina (v. 1. Sais días después. Ver también Mr.
16), había mostrado fugazmente lo adecua­ 9 :2 ; Lucas, al decir “como ocho días des­
do del nombre que Cristo le había dado, pe­ pués”, toma en cuenta los días primero y úl­
ro ahora muestra la presencia de la debilidad timo, además del intervalo. Pedro, Jacobo
carnal. Antes de Pentecostés los Doce solían y Juan. A estos antiguos socios en el comer­
fluctuar entre un agudo discernimiento espi­ cio (Le. 5:10) se les concedieron especiales
ritual y la más crasa carnalidad. Por desgra­ privilegios en otras dos ocasiones (Le. 8:51;
cia, tai es a menudo el caso entre los cre­ Mt. 26:37). ¿Será que por aquellos días su
yentes hoy día. percepción espiritual era más aguda que la
24. En este punto la multitud se unió a de los otros? Un monte alto. La tradición
Jesús y los Doce (Mr. 8:34), a pesar de que afirma que fue el Tabor, pero el contexto lo
el Señor había logrado mantener cierto sigi­ hace improbable. Más probable es que estu­
lo. Niéguese a sí mismo, es decir, repúdiese viese ubicado cerca de Cesárea de Filipo
o desconózcase a sí mismo, en cuanto poder (16:13), y que fuese una de las estribacio­
merecer la vida eterna se refiera. Tome *u nes del Hermón. 2. Se transfiguró delante
cruz, y sígame. Conocido símbolo de sufri­ de ellos. El verbo (metamorfoo) denota me­
miento y muerte (cf comentario de 10:38- tamorfosis de la forma esencial, por impulso
39). Representa aquí la conversión del peca­ interno, y se aplica en Ro. 12:2 y 2 Co. 3:18
dor que debe reconocer su propia miseria es­ a la transformación espiritual característica
piritual y luego aceptar a Cristo (como per­ del cristiano como nueva criatura. Si bien
sona y como doctrina), aunque ello apareje para los creyentes esta transformación es gra­
en algún sentido sufrimientos que de otra dual y ha de completarse cuando Cristo apa­
manera no se padecerían. 25. Todo el que rezca (2 Co. 3:18; 1 Jn. 3 :2 ), en el caso de
quiera salvar su vida, la perderá (cf. com. Jesús se manifestó fugazmente la forma glo­
10:39). Quien no esté dispuesto a correr con riosa que por lo común se hallaba velada.
los riesgos que el ser discípulo de Cristo im­ 3. Moisés y Elias, según el pensamiento ju­
plica, eventualmente perderá la vida para dío representantes sobresalientes de la Ley y
siempre. Pero lo contrario es cierto también. los Profetas, aparecieron hablando con él
26. Si ganare todo el mundo, y perdiere respecto a los acontecimientos de Jerusalén,
tu vida (VL). Vida en griego es psyche, tér­ que se avecinaban (Le. 9:31). Tal conver­
mino que abarca tanto el concepto de “vida” sación demostró a los discípulos que la muer­
como el de “alma” . Le. 9:25 emplea la expre­ te del Mesías no era incompatible con el AT.
sión “a sí mismo.” Se figura una transacción Tomando la transfiguración como visión anti­
comercial en que un hombre cambia su pro­ cipada del reino mesiánico (16:28), hay
31
M A TEO 17:3-26
quienes ven en Moisés (que había muerto) moníaca. 17. |Oh generación incrédula y
y Elias (que fue llevado de este mundo sin perversaI Con palabras semejantes a las de
morir), a representantes de los dos grupos Dt. 32:5, Jesús presenta la incredulidad de
que Cristo traerá consigo para establecer su los nueve discípulos como características de
reino: los fieles difuntos resucitados y los san­ su generación. Su falta de fe consistía en no
tos aún vivos que serán traspuestos. Asimis­ apoderarse por completo del poder que se les
mo se considera a los tres discípulos como había otorgado en 10:8. 18. Jesús, al expul­
representantes de los hombres que vivan en sar al demonio (la causa) produjo la cura­
la tierra en ocasión de la segunda venida (L. ción de la enfermedad (el efecto). 19. ¿Por
S. Chafer, op. cit. V, 85-94); G.N.H. Petcrs, qué nosotros no pudimos echarlo fuera?
Theocratic Kingdom, II, 559-561). 4,5. Pe­ Era sin duda el primer fracaso desde que re­
dro dijo. El deseo de prolongar esta expe­ cibieron la autorización de Cristo (10:8).
riencia impulsó a Pedro a ofrecerse a cons­ 20. Por vuestra poca fe. No era falta de fe
truir (haré, VL) tres enram adas, tales co­ en Jesús corno Mesías, sino en las palabras
co para la fiesta de los tabernáculos. Como que de él habían recibido (10:8). Como un
respuesta, vino la vox del cielo, desde la nu­ grano de mostaza. Su pequenez era prover­
be, dando testimonio de que Jesús era el Hi­ bial. El poder de la fe se ejemplifica por el
jo am ado de Dios, y ordenando a los discí­ poder de hacer desaparecer este monte.
pulos: a él oíd. Moisés y Elias no tenían na­ (¿Estarla Jesús señalando al monte de la
da nuevo que impartir (He. 1:1-2). 6-9. transfiguración?) Mejor que debilitar la ex­
Atemorizados por la voz, los discípulos reci­ presión ál interpretar el “monte” como sím­
ben al final aliento y amonestación. No di­ bolo de cualquier dificultad es entenderlo li­
gáis a nadie la visión. Al parecer, ni si­ teralmente. Pero debe tenerse presente que
quiera a los demás apóstoles se les había de la fe escritural es la confianza en la Palabra
informar por entonces. Lo que habían pre­ revelada de Dios y en su voluntad. Luego la
senciado solamente lograría confundir y esti­ fe que mueve montañas sólo puede ejercerse
mular las pasiones politicas en los más romos cuando Dios revela que tal es su voluntad.
de percepción. 10. ¿Por qué, pues, dicen Los mejores manuscritos omiten el v. 21, que
los escribas que es necesario que Elias es una interpolación tomada de Mr. 9:29.
venga primero? La presencia de Elias en el 22-23. La muerte y resurrección se predi­
monte y el subsiguiente mandato de silencio, cen de nuevo. Reuniéndose ellos en Galilea
dieron impulso a la pregunta. Si esta era la (VL). Aunque hay variantes en los manus­
prometida venida de Elias (Mal. 4 :5 ), cier­ critos, esta redacción es la mejor confirmada
ta.neme era ya tiempo de anunciarlo en pú­ y concuerda bien con Mr. 9:30. Dado el de­
blico. Y si así no era, ¿cómo podía Jesús ser seo de sigilo que Jesús tenía, puede que los
el Mesías, si éste había de ser precedido por Doce hayan regresado por caminos diferen­
Elias? 11. A la verdad, Elias viene prime­ tes, y al reunirse de nuevo se les haya hecho
ro. Presente de futuro. Aquí afirma Jesús que esta revelación. El Hijo del Hombre será
Mal. 4:5 se cumplirá. 12,13. Elias ya vino. entregado. No lo dice, pero quizá sugiera
A los judíos faltos de espiritualidad que an­ traición.
daban a caza de señales el propio Juan les
había dicho “No soy" (Elias, el profeta del 16) Instrucción a los Doce en Capernaunt.
AT, resucitado, Jn. 1:21). Pero para los es­ 17:24— 18:35.
piritualmente sensibles, Juan había venido 24-27. Pago del impuesto del templo. 24.
“con el espíritu y el poder de Elias” (Le. Capernaum. Es la última visita de Jesús a la
1:17), y por su medio los hombres habían ciudad de su domicilio. ¿Vuestro Maestro
hallado a Cristo. De modo que la oferta del no paga las dos dracmas? Este tributo
reino que Jesús extendía era válida, con tal eclesiástico, basado en Ex. 30:11-16, estaba
que la nación la aceptase, e Israel no podía originalmente destinado al sostenimiento del
excusar en la ausencia de Elias su negativa tabernáculo, y se revalidó después del exilio
para reconocer a Jesús. El omnisciente Dios (Ne. 10:32, un tercio de sido). Por lo visto,
había previsto que Israel, en la primera ve­ en tiempos de Jesús los judíos se ceñían al
nida de Cristo, no estaría lista para el mi­ plan anual de Nchemías, pero cobraban lo
nisterio final de Elias, y por eso envió en su estatuido por Moisés. El pago, que solía ha­
lugar a Juan “con el espíritu y el poder de cerse en primavera, estaba atrasado en unos
Elias.” meses. 25,26. Jesús le habló primero, es
14*20. Curación de un endemoniado epi­ decir, se le adelantó. Dándose cuenta de la
léptico. Todos los sinópticos ponen este mila­ confusión de Pedro por el conflicto entre su
gro a continuación de la transfiguración, pe­ lealtad a la integridad de Cristo y quizá la
ro la narración de Marcos (9:14-29) es la ansiedad por la falta de dinero, muestra el
más completa. 15. Señor, ten misericordia Señor, mediante un ejemplo, que los hijos
de mi hijo, que es lunático. Generalmente de los reyes están exentos de tributo. Jesús
se consideran sus síntomas como de epilepsia, pues, el Hijo de Dios, no está personalmente
producida en este caso por la posesión de­ obligado a tributar para el sostén de la casa
32
M A T EO 17:27-18:22
de Dios. 27. Para no ofenderlos. Si Jesús pecto a los ángeles, pero no necesariamente
hubiese hecho valer su privilegio, quizá hu­ una verdad). El v. 11 probablemente fue in­
biese creado una falsa impresión entre el terpolado de Le. 19:10.
pueblo y hasta suscitado irrespeto hacia la 12-14. La importancia que tiene hasta el
casa de Dios. El milagro, que demuestra la más insignificante de los creyentes, se presen­
omnisciencia de Jesús al saber cuál pez tenía ta mediante la parábola de la oveja perdida.
el esfatero, y su omnipotencia, al hacer que Si el pastor se preocupa tanto por una sola
se le pescase primero, ponía de relieve el oveja extraviada, cuán importante es nues­
hecho de su deidad (y por tanto, su derecho tra obligación de no tener en poco a tales
a ser exento del tributo), que el pago del desdichados. En otra ocasión se usó esta pa­
impuesto podría opacar. Estatero. Equivale rábola (Le. 15:4-7) como ejemplo de la sal­
a cuatro dracmas o dos didracmas, y basta­ vación de los pecadores.
ba, pues, para pagar por Jesús y por Pedro.
18:1*14. Trata de la grandeza. 1. ¿Quién 15-20. Cómo tratar al transgresor. 15. A
es el mayor? Los antecedentes de esta pre­ despecho de las más severas admoniciones,
gunta se hallan en la disputa que entre los siempre habrá agravios. Se establece el pro­
discípulos se suscitó mientras viajaban (Mr. cedimiento a seguir por la parte ofendida.
9:33; Le. 9:46). Quizá la encendió la pro­ Lo primero que ha de hacer es buscar en pri­
minencia otorgada a tres de ellos en Cesárea vado al causante del agravio, sin esperar sus
de Filipo (17:1) o a Pedro en el incidente disculpas. Tal procedimiento le facilita el lle­
del tributo (17:27). 2-4. Llamando a un varlo a confesar. Si logra esto, del hermano
n¡ñor previene a sus discípulos que a menos delincuente habrá ganado un amigo, restau­
que desechen la altivez, la cuestión no será rándolo a la comunión con el Señor y con la
quién es el mayor, sino quién podrá entrar congregación. 16. De ser necesaria una se­
en el reino de los cielos (el reino mesiánico gunda tentativa, conviene que algunos testi­
que esperaban que él estableciese). El no gos presencien la entrevista (v. Dt. 19:15).
enorgullecerse por la posición es el rasgo de 17. Dilo a la iglesia. Si el delincuente no se
la niñez a que aquí se alude. Para entrar en arrepiente (y el pecado es tan grave que
el reino de Cristo, el hombre debe compren­ afecta a la congregación), la iglesia debe
der su incapacidad personal y su absoluta considerar el asunto. La iglesia no puede ser
dependencia del Señor. Tiene que nacer de aquí equivalente de sinagoga, vistas las pre­
nuevo (Jn. 3:3 ss.). rrogativas mencionadas en 18:18-19. Se tie­
5. Un niño como éster es decir, una per­ ne en mente la iglesia cristiana, como lo in­
sona que, creyendo, se ha vuelto como un dica la implícita ausencia de Jesús (v. 20).
niñito (cf. v. 6). Los vv. 5-14 ya no tratan El no atender el consejo de la iglesia obliga
concretamente del niño del ejemplo (vv. 1- a tener al ofensor como extraño (gentil y
4), sino del creyente tornado niño. En mi publicarlo). Naturalmente, tal trato ha de
nombre. Por Cristo. Recibir a otros creyen­ abarcar esfuerzos por alcanzarlo mediante el
tes por causa de Cristo (no de prestigio, ri­ Evangelio. 18. Todo lo que atéis en la
quezas, etc.), se considera como recibir al tierra (cf. 16:19). Lo que en tales asuntos
propio Cristo (10:42). 6. Que haga trope­ resuelva la iglesia mediante la oración, la
zar a alguno de estos pequeños que creen Palabra y el Espíritu, será ratificado en el
en mí. Pequeños se refiere también a los cre­ cielo (v. Jn. 20:23). 19-20. La promesa de
yentes. El espantoso juicio que espera a quie­ que la oración alcanzará respuesta con sólo
nes destruyan la fe de los creyentes se dra­ que dos se pongan de acuerdo, es prueba
matiza mediante una comparación. Piedra adicional de que lo que con oración resuelva
de molino. Literalmente, piedra de asno; es la congregación en asuntos disciplinarios ten­
la gran muela superior del molino, a la cual drá respaldo divino. Esta promesa relativa a
hacía girar un asno. 7. Si bien es inevitable la oración unánime ha de considerarse a la
que haya tropiezos, ya que éstos son algunos luz de las demás enseñanzas de Cristo sobre
de los medios de Dios para disciplinar y pa­ el tema (cf. 1 Jn. 5:14). Allí estoy yo en
ra modelar el carácter de los creyentes, el medio. Promete la especial presencia de
transgresor humano es moralmente responsa­ Cristo aun en la más pequeña congregación.
ble de su culpa. 8,9. Si fuere necesario, pues, 21-35. Sobre el perdón. 21. ¿Cuántas ve­
han de tomarse las medidas más drásticas ces? La anterior instrucción en cuanto a los
para evitar la transgresión. (V. com. 5:29- transgresores implica inclinación perdonado-
30). 10. Estos pequeños. Creyentes como ra en el ofendido. Pedro cavilaba qué alcance
niños (no niños en sentido literal, a menos habría de tener el perdón en caso de reinci­
que éstos hayan creído). Sus ángeles. An­ dencia. ¿Hasta siete? La enseñanza rabíni-
geles que tienen a su cargo velar por el con­ ca, (basada en Amos 1:3; Job 33:29-30)
junto de los creyentes (He. 1:14). No hay sólo exigía tres. 22. Pero Jesús hace que el
aquí base suficiente para la idea de que a problema trascienda los límites de la mezqui­
cada creyente se le ha asignado un ángel. na computación, al exigir setenta veces sie­
(Hch. 12:15 refleja una opinión común res­ te. Más que una norma aritmética, el cre­
33
M A T EO 18:23-19:12
yente ha de seguir el ejemplo de su Señor meses. De modo que ha de inferirse la exis­
(Col. 3:13). tencia de una laguna de quizás unos seis me­
23. La parábola del siervo despiadado en­ ses en 19:1 entre se alejó de Galilea y fue
seña que quien ha gustado el perdón divino, a las regiones de Judea al otro lado del
fuerza es que sea misericordioso con el pró­ Jordán.
jimo. Esta es la norma del reino de los cie­
los (v. com. 13:11). Al rey oriental (que se 1) Enseñanzas sobre el divorcio. 19:1-12.
interpreta como el Padre celestial; v. 35) se 1. Al otro lado del Jordán. Del griego pe-
le presenta llamando a cuentas a sus siervos. ran (al otro lado), se deriva el nombre Pe-
24. Resultó que uno, al parecer un sátrapa rea, que corresponde al lado este del Jordán.
con acceso a vastas sumas de los ingresos 3. ¿Es lícito al hombre repudiar a su mu­
reales, le debía diez mil talentos. (El valor jer por cualquier causa? La estricta escuela
del talento varía según las épocas y el metal de Shammai sostenía que la única causa líci­
de que se trate, pero siempre es relativa­ ta de divorcio era la conducta inmoral de la
mente alto). 25*27. Pero postrándose ante el esposa. Pero Híllel interpretaba Dt. 24:1 del
rey, logró la cancelación total de la deuda modo más amplio posible, permitiendo el
(en griego “préstamo”, así considerado be­ divorcio por toda causa imaginable. A Jesús,
nignamente, en vez de peculado). 28-30. Al pues, se le preguntaba: “¿Apoyas la inter­
pretación más corriente (la de Hillel) ?” 4-6.
alejarse de la presencia del rey, el siervo per­
donado exige el pago de uno de sus consier­ En vez de adherirse a alguna de las dos po­
vos que le debía cien donarlos (el denario siciones, Jesús cita el propósito que en la
equivalía al jornal de un día, 20:2), suma creación tuvo Dios (Gn. 1:27; 2:24). Ya
insignificante comparada con ios talentos. 31-que era el propósito de Dios que marido y
33. ¿No debías tú también tener miseri­ mujer fueran una sola carno, toda disolu­
cordia? No cabe duda que los pecadores ción del matrimonio va contra la voluntad
que han experimentado el perdón de Dios de Dios. 7,8. ¿Por qué, pues, mandó Moi­
deberían mostrar igual disposición hacia sus sés. . .? La cita de Moisés (Dt. 24:1) y de
semejantes, mayormente si tenemos en cuen­ la carta do divorcio como argumentos con­
ta que las mutuas ofensas de los hombres no tra Jesús demuestra lo mal que comprendían
son nada, comparadas con la enormidad de aquellos reglamentos. Esa disposición tendía
la deuda del hombre para con Dios. 34-35. a proteger a la mujer del capricho del mari­
le entregó a los verdugos. Aquí está el do, y no a autorizar a éste para divorciarse a
quid de la interpretación. No puede referirse capricho. 9,10. Salvo por causa de forni­
a la perdición eterna de quien haya sido cación (cf. com. 5:31). Si se considera la
realmente salvo, pues ello chocaría con otras fornicación como un término genérico que
clarísimas enseñanzas bíblicas. Tampoco pue­ abarque el adulterio (identificación muy in­
de referirse al antibíblico purgatorio. Y sin cierta en el N T), entonces nuestro Señor só­
embargo, el hecho de que se hubiese perdo­ lo permitió el divorcio por infidelidad de la
nado la deuda al siervo, hace poco probable esposa. (Entre los judíos, sólo el varón podía
que se trate de un mero creyente de boca. divorciarse. Marcos, escribiendo para lectores
Pero si interpretamos los tormentos como gentiles, da el derecho también a la mujer,
males temporales que a título de castigo les Mr. 10:12). Pero si se le da a fornicación
envíe el Padre celestial, las dificultades an­su sentido usual, refiriéndola a la falta de
teriores se desvanecen. Verdugos (basanis- castidad de la esposa durante el período del
tai), se deriva del verbo basanizo, que se desposorio (cf. las sospechas de José, Mt.
emplea para describir la enfermedad (Mt. 1:18-19), entonces Cristo no admitió causal
24:4; 8 :6 ), y las adversidades (Mt. 14:24). alguna para el divorcio. Por tanto, Jesús no
Lot “atormentaba día tras día su alma” por estaba de acuerdo ni con Shammai ni con
el contacto con los malos (2 P. 2:8, VL). Hillel. Tan elevado y estricto concepto res­
Dios puede valerse de tales tormentos para pecto al matrimonio fue el que provocó la
castigar a sus hijos, y para suscitar en ellosprotesta de los discípulos: No conviene ca­
el espíritu que conviene (1 Co. 11:30-32). sarte. Parece improbable que los discípulos
De modo que el perdón divino es algo que después de absorber los ideales de Jesús, ha­
debemos experimentar cada día para disfru­ yan considerado la limitación del divorcio
tar de la perfecta comunión con nuestro Pa­ como carga intolerable. 11. No todos ton
dre celestial; y esto concuerda bien con este capaces de recibir esto, es decir, la afirma­
contexto en que se trata de las relaciones en­ción de los discípulos. Si bien a veces el ma­
tre creyentes (vv. 15-20). trimonio puede ser inconveniente, no todos
los hombres están hechos para la continencia.
B. En Perea. 19:1—20:16. Mateo informa 12. Algunos son inaptos para el matrimonio
que Jesús partió de Galilea y describe su úl­ por defectos congénitos; otros por lesiones o
timo viaje a Jerusalén. La comparación con restricciones impuestas por los hombres. Y
Le. 9:51— 18:14 indica que hubo otro viaje otros hay que pueden renunciar al privilegio
a Jerusalén y un breve ministerio de algunos del matrimonio para dedicarse más de lleno
34
M A T EO 19:12-20:13
al servicio de Dios (p. ej. Pablo, 1 Co. 7:7, ra un proverbio talmúdico semejante, que
8,26,32-35). Esta declaración, desde luego, sustituye el camello por un elefante. El símil
no va en demérito del matrimonio; por el tenía por objeto mostrar una imposibilidad
contrario, cierra un debate en el cual sé exal­ nombrando al mayor de los animales que en
tó al matrimonio a su prístino estado origi­ Palestina se conocían y la más diminuta
nal. oquedad. 25. ¿Quién, pues, podrá ser sal­
vo? Al parecer, los discípulos participaban
2) Bendición de los niños. 19:13-15. Han en cierta medida de la opinión común de
de haber sido niños muy tiernos, quizá al­ que la riqueza era indicio del favor divino.
gunos de ellos de brazos (Mr. 10:16). A los Por tanto, si se excluía a los ricos, ¿cómo
discípulos les disgustó la intrusión y repren­ iban a poder salvarse los demás? Quizá se
dieron a los padres que los habían traído (cf. hallaba latente la idea de que, en diverso
Mr. 10:13; Le. 18:15). Pero Jesús se inte­ grado, todos los hombres sufren sed de rique­
resaba siempre en los jóvenes y en los débi­ za mundana. 26. Sucintamente declara Jesús
les. En este inefable momento recordó a los que la salvación es obra de Dios. Sólo Dios
discípulos una lección olvidada (18:3). De puede vencer esta falsa confianza en las ri­
los tales es el reino de los cielos. Ya que quezas humanas e impartir la verdadera jus­
la entrada en este reino exige que los hom­ ticia.
bres se tornen niños en fe, bien harían los 27. Lo hemos dejado todo. Cosa que el
discípulos en ser más bondadosos con todos joven rico había rehusado hacer, cf. Mt. 4:
los niños. 20,22; 9:9). ¿Qué, pues, tendremos? No
indica necesariamente espíritu mercenario,
3) Entrevista con el joven rico. 19:16-30. sino que es una pregunta franca que obtiene
16. ¿Qué bien haré? El joven interrogante apropiada respuesta. 28. Regeneración. Só­
(a quien Lucas llama “principar’) tenia la lo en Tit. 3:5 aparece otra vez esta palabra
certidumbre de que la vida eterna se gana­ en el NT (indicando renacimiento espiritual
ba por buenas obras 17. ¿Por qué me pre­ del individuo). Aquí denota el renacimiento
guntas acerca de lo bueno? Uno solo es el de la sociedad y la creación, que ha de ope­
bueno (V L). Marcos y Lucas señalan que rarse cuando el Mesías establezca su reino
había saludado a Jesús como “Maestro bue­ (cf. Hch. 3:21; Ro. 8:19). Doce tronos.
no” . Nuestro Señor sondeó al joven hacién­ Específicamente para los Doce en el milenio.
dolo examinar el concepto que de Jesús tenía 29,30. Todo sacrificio para Cristo tendrá su
en verdad, y luego lo remitió a lo que ya amplia recompensa. Pero hay que tener cui­
Dios había revelado en su ley. 18,19. Jesús dado en esto. Muchos (no todos) primeros
citó los mandamientos sexto, séptimo, octavo, serán postreros. Este axioma, que se repite
noveno y quinto del Decálogo, y un compen­ en 20:16 después de una parábola explicati­
dio de la segunda tabla: Amarás a tu pró- va, es cierto en muchos sentidos. Aquí el con­
jimo como a ti mismo. No los presentó co­ texto sugiere que es aplicable a quienes fue­
mo medios de salvación (jamás fue tal el ron primeros (en tiempo) en establecer su
propósito de la ley), sino para poner el dedo relación con Cristo, y podían volverse pre­
en la necesidad del joven. 20. Todo esto lo suntuosos.
he guardado. No son las palabras de un
descarado justiñeador de sí mismo, sino de 4) Parábola de los obreros de la viña.
uno que pensaba que el guardar la ley con­ 20.1-16. Da luz esta parábola sobre una an­
sistía en observancias externas. 21. Perfecto. terior enseñanza de Jesús, y amplía 19:30
Completo, pleno, sin la triste sensación de (cf. 20:16). 1. Padre de familia. El dueño
que algo le faltaba. Anda, vende, da. Jesús de una viña necesitaba obreros adicionales
desenmascaró el problema del joven demos­ para la vendimia. Muy temprano (VL). Se
trando uno de sus efectos. La exhortación a contrató a los primeros obreros al amanecer.
deshacerse pronto de sus bienes reveló su 2. Un denario por día. Era la paga normal
enorme deficiencia en cuanto a captar el es­ del jornalero y del soldado. 3-7. Otros. . .
píritu de los mandamientos de Dios. Y ven y desocupados, porque nadie los contrataba.
sígueme. He aquí la invitación positiva a No hay indicio alguno de que fuese por pe­
que pusiera su fe en Cristo. 22. Se fue triste. reza. De entre estos desocupados de la plaza
La perspectiva de despojarse de sus grandes contrató el dueño de la viña otros obreros a
posesiones fue tan penosa que no logró des­ las 9 de la mañana, a mediodía, a las 3 de
cubrir la meta que buscaba. la tarde y a las 5 de la tarde. Cada uno
23. Un rico difícilmente entrará (Str.) aprovechó de inmediato la oportunidad. 8 .
El problema de la riqueza no reside en su Cuando llagó la noche. (Cf. Dt. 24:15).
posesión (muchos justos de la Biblia fueron 9-12. Para que los que fueron contratados
ricos: Abraham, Job, José de Arimatea) sino de primeros vieran lo que ocurría, se inició
en la falsa confianza que inspira (I Ti. 6:17; el pago con los obreros contratados en último
Mr. 10:24). 24. Camello y ojo de agua se término. Cada cual recibió un denario, sin
emplean en sentido literal, según lo corrobo­ tener en cuenta sus horas de servicio. 13,14.
35 Copyriqhted r
M A T EO 20:13-21:1
A uno de los del grupo que más habia tra­ mos padecimientos” (Op. cit. p. 531. El asen­
bajado y que estaba murmurando, el dueño timiento de estos dos a las severas demandas
de la viña le explicó que el contrato se habia de Jesús fue sin duda sincero. Jacobo fue el
cumplido al pie de la letra. En cuanto a los primer discípulo que murió por Cristo (Hch.
demás, su obligación patronal para con ellos 12:2); Juan fue el que durante más tiempo
era cosa suya. 15. ¿Tienes tú envidia? Lite­ padeció de diversos modos. Pero el otorga­
ralmente, ¿es malo tu ojo? cf. com. cp. 6:23, miento de las posiciones solicitadas está en
y Pr. 28:22, donde el avaro es literalmente manos del Padre. 24. Se enojaron. La reac­
el hombre de mal ojo. 16. Los postreros (se­ ción de los diez puede haber sido tan violen­
rán) primeros. Esta declaración, que se re­ ta por el procedimiento de valerse de una
pite de 19:30, muestra que la parábola es parienta de Jesús para influir en su favor.
continuación de la anterior enseñanza para 25-27. La respuesta de Jesús indica que, si
los Doce (19:27-30). La parábola enseña bien los gobiernos humanos mantienen su
que el servicio para Cristo tendrá fiel recom­ grandeza mediante la autoridad de diversos
pensa, y que la fidelidad en emplear las opor­ funcionarios impuesta sobre los subalternos,
tunidades de cada cual será la medida de la no será así su reino. La voluntad de servir
recompensa. Pero sólo Dios puede evaluar es el signo de la grandeza espiritual. 28. El
debidamente .la fidelidad y las oportunidades, más sublime ejemplo de este principio es el
y bien puede que los juicios humanos se vean Hijo del Hombre. La suprema demostración
revocados. La VL, por razones textuales, omi­ se dio en el Calvario, en donde entregó su
te la oración final del v. 16 (v. nota NC). vida como rescate ante Dios, contra el cual
han pecado los hombres, por lo cual están
C. En Judea. 20:17-34. Mateo es particu­ sujetos a la pena correspondiente. Por mu­
larmente consciente respecto a los desplaza­ chos. La muerte de Cristo aparece aquí
mientos geográficos (4:12; 16:13; 17:24; claramente como sustitutiva, “en lugar de”
19:1; 21:1). Después de unos días en Pe- (onft) muchos. (Véase A. T. Robcrtson,
rea, al este del Jordán, Jesús y su grupo po­ Grammar of the Grcek New Testament, pp.
nen rumbo directo a Jerusalén. Esta sección 572-574). Muchos no parece darse aquí en
narra acontecimientos del viaje de Perea a sentido restrictivo, sino como contraste con
Jerusalén, en las vecindades de Jericó en Ju­ el uno que murió. No obstante, la elección
dea (v. 29). del vocablo fue feliz, vista la clara enseñanza
de otras partes de la Biblia en cuanto a que
1) Nueva predicción de la muerte y re­ no todos aprovecharán la salvación que se
surrección de Cristo. 20.17-19. Es la tercera ofrece.
predicción detallada y directa de la pasión
de Cristo (cf. 16-21; 17:22,23, y la escueta 3) Curación de dos ciegos. 20:29-34. Los
afirmación de 17:12). Amplía algunos de relatos paralelos (Mr. 10:46-52; Le. 18:35-
los datos anteriores. Por primera vez indica 43) ofrecen problemas de armonía, pero ello
Jesús que su muerte será a manos de genti- mismo inhibe de pensar que haya habido co­
lesr los cuales le escarnecerían, le acotarían lusión. 29. Al salir ellos de Jericó. Marcos
y le crucificarían. concuerda, pero Lucas dice que fue a la en­
trada de la ciudad. La Jericó romana, que
2) Ambiciosa petición de los hijos de Ze- era la principal, habitada por judíos pobres,
bedeo. 20:20-28. Marcos dice que fueron los estaba como a kilómetro y medio de los cuar­
hijos quienes hicieron la petición. Mateo in­ teles de invierno de Hcrodes (también lla­
dica que primero la presentaron por medio mada Jericó), que abarcaba el palacio, la
de la madre de ellos y luego entraron perso­ fortaleza, y las casas de los amigos adinera­
nalmente en la conversación. 20. La madre dos de Herodes. (V. Lucetta Mowry, BA,
de los hijos de Zebedeo. Salomé, al parecer XV, 2, p. 34). De modo que el milagro pue­
hermana de la virgen María: cf. Mt. 27:56, de haber ocurrido entre las dos ciudades,
Mr. 15:40 y Jn. 19:25. 21. La petición de siendo lógico que Lucas pensara más en la
altos puestos en el reino de Cristo puede ha­ Jericó herodiana, sitio probable del próximo
ber sido sugerida por la anterior revelación incidente que narra (Zaqueo). 30-34. Dos
acerca de los doce tronos (19:28). Si bien ciegos. Los otros evangelistas sólo citan al
surgió de la idea de que el establecimiento más prominente: Bartimeo (cf. los dos ende­
del reino estaba muy próximo (19:11), y moniados, Mt. 8:28). Hijo de David. Es
refleja un espíritu no del todo humilde, debe decir. Mesías. Anteriormente Jesús había
notarse que se basaba en una firme fe en que prohibido que así se le llamara en público,
Jesús era el Mesías y su reino una realidad. pero ahora, conforme se acerca a Jerusalén,
Jesús estaba dispuesto a purificar y alimentar está dispuesto a tomarlo por derecho propio
aquella fe. 22,23. El vaso. En este caso, sím­ cf. 21:16; Le. 19:40).
bolo de los padecimientos de Cristo (cf. 26:
39,42). Ser bautizados con ot bautismo. D. En Jerusalén. 21:1—25:46. Al consig­
Broadus explica: “ser sumergidos en los mis­ nar los movimientos de Jesús rumbo a Jeru-
36
M A TEO 21:1-20
salen, omite Mateo el viaje de Jericó a Be- 12. Entró Jesús en el templo. Fue el día
tania seis días antes de la Pascua {Jn. 12:1), siguiente a la entrada triunfal (Mr. 11:11,
que ocurrió un día antes de la entrada triun­ 12). Mateo registra estos hechos sin indica­
fal (Jn. 12:12). ción de tiempo. Los que vendían y compra­
ban en el templo. El atrio exterior o de los
1) Entrada triunfal. 21:1-11. Primera de gentiles contenía las cuadras en que se po­
una serie de visitas a Jerusalén durante la dían comprar los animales para los sacrifi­
última semana (cf. 21:18; Mr. 11:19). 1. cios y en donde se cambiaba la moneda ex­
Betfagé. Aldea al parecer entre Bctania y tranjera por los sidos del templo. Este mer­
Jerusalén, ya que Jesús se había alojado en cado, verdadera mina del especulador, estaba
Betania la noche anterior (Jn. 12:1,12). No en manos de la familia del sumo sacerdote
se conoce la ubicación exacta. Monte de lo* Anas. Poco antes de la guerra de los judíos
Olivos. La colina al este de Jerusalén, desde contra Roma, la indignación popular contra
la cual aparecía Jerusalén por primera vez a estos negocios de Anás había obligado a eli­
la vista de los viajeros. 2,3. Las instruccio­ minarlos (Edersheim, op. cit., I, 367-372).
nes explícitas de Jesús respecto al asna y al 13. Escrito está. Is. 56:7 y Jer. 7:11. Cue­
pollino indican la trascendencia del aconte­ va de ladrones. Guarida de salteadores, cu­
cimiento. En otras ocasiones Jesús solía ir a yas prácticas nefandas eran protegidas por
pie, y ahora la distancia era apenas de unos el sagrado recinto. 14-16. Sólo Mateo con­
tres kilómetros. 4,5. El cumplimiento de Zac. signa los milagros que arrancaron de los ni­
9:9 fue el motivo de este acto, si bien los ños (masculino, muchachos) nuevos hosan­
discípulos no se dieron cuenta de esto hasta nas en el templo. Como respuesta a las cen­
después de la resurrección (Jn. 12:16). La suras de los sacerdotes cita Jesús Sal. 8:2,
generalidad de los judíos consideraban me- para demostrar que Dios acepta la alabanza
siánico este pasaje (Edersheim, op. cit.y lí, aun de los que son tenidos como insignifican­
736). 6-8. Trajeron ambas bestias (se nece­ tes por los hombres. 17. A Betania, y posó
sitaba el asna para que el pollino, que nun­ allí. Era una aldea al pie del Monte de las
ca había sido cabalgado, se estuviera tran­ Olivas (cf. Le. 21:37). Se ignora si pasó la
quilo), pero todos los evangelistas testifican noche en una casa de la aldea, o al aire libre
que Jesús montó en el pollino. Algunos de (cf. Le. 24:50 con Hch. 1:12; los nombres
entre la multitud tendían sus mantos en el eran intercambiables).
camino en señal de homenaje al que ahora
aclamaban como rey (2 R. 9:13). Otros 3) Maldición de la higuera estéril. 21:18-
echaban palmas en el camino (Jn. 12:13). 22. Hay que consultar de nuevo a Marcos
El asno era una bestia humilde, y desde los (11:12-14, 19-25) en cuanto a cronología.
días de Salomón ningún rey judío lo había Mateo funde en uno ambos aspectos del in­
hecho su cabalgadura oficial. Pero la manse­ cidente. 18. Por la m añana. Según Marcos,
dumbre y la humildad eran características fue la mañana en que purificó el templo. 19,
del Mesías predichas por Zacarías y que aho­ 20. Higuera, Este árbol, que abunda en Pa­
ra se revelaban. 9. Hosanna. Expresión he­ lestina, se usa a menudo como símbolo de la
brea que significa Salva ahora. Los gritos del nación de Israel (Os. 9:10; Jl. 1:7). Carac­
gentío, clamando con palabras de Sal. 118: terística de este arbusto es que hojas y frutos
25,26, claramente proclamaban sus esperan­ suelen aparecer simultáneamente, si bien a
zas puestas en Jesús como Mesías, Hijo de veces el fruto brota primero. El tiempo de la
David. Hasta aquí, Jesús había rehuido tales cosecha era junio. Pero esta particular hi­
manifestaciones públicas (si bien a los indi­ guera se mostraba tan frondosa ya en abril,
viduos les declaraba su condición de Mesías; que era de esperarse que también tuviera
Jn. 4:26; Mt. 16:16-20); pero esta vez ha­ fruto. Parece éste uno de esos casos en que
bía hecho cuidadosos preparativos para su Cristo, “despojándose a sí mismo” (Fil. 2:7,
inequívoca presentación ante la nación. 10 , Str.), se abstuvo del empleo de su omnis­
11. ¿Quién es éste? La aclamación mesiá- ciencia para que sus reacciones humanas fue­
nica provocó esta pregunta en quienes quizá ran enteramente genuinas. Nunca jamás
no conocían a Jesús (durante gran parte de nazca de ti fruto. Se profiere con la solem­
su ministerio había evitado estar en Jerusa­ nidad de una condena. Si bien no se declara
lén). que la situación haya de tomarse parabóli­
camente, sólo así puede explicarse razona­
2) Purificación del templo. 21:12-17. Una blemente el incidente (ya que los árboles no
purificación semejante se registra al comien­ tienen responsabilidad moral). Es una con­
zo del ministerio de Jesús (Jn. 2: 13-22), pe­ tinuación gráfica de la anterior parábola de
ro no hay razón alguna para dudar que el Le: 13:6-9 respecto a la nación judía, esté­
hecho se haya repetido. A menudo repitió ril a pesar de todos sus privilegios. Y luego
Jesús sus dichos y sus hechos. Estos malvados se secó la higuera. Luego bien puede ser
habían vuelto pronto a sus malos caminos, bastante amplio para abarcar varias horas.
pues el incentivo de lucro era muy atractivo. Los discípulos se dieron cuenta por primera
37
MATEO 21:21-43
vez a la mañana siguiente, cuando ya se ha­ rigentes religiosos que primero aprobaron co­
bía secado hasta las raíces (Mr. 11:20). 21, mo de lejos a Juan (Jn. 5:35) pero nunca
22. A los asombrados discípulos les explicó dieron el paso decisivo (Le. 7:29-30). De
Jesús que poder semejante (y aun para mayo­ ese modo los publícanos y rameras, con su
res hechos) estaba al alcance de ellos me­ respuesta al mensaje de Juan, demostraron
diante la oración de fe. Pero tal fe sólo de­ que eran aptos para el mesiánico reino de
mandará lo que sepa que es la voluntad de Dios. El camino de justicia (2 P. 2:21) es
Dios (cf. com. 17-20). la denominación del mensaje de Juan (cf.
22:16: “camino de Dios) en términos que
4) La autoridad de Jesús puesta en tela de recuerdan a Noé (2 P. 2:5), y probable­
duda, y su respuesta por medio de parabolas. mente denota el contenido de su mensaje
21:23—22:14. más que su conducta personal.
23. En esta tercera visita al templo en 33-46. Parábola de los labradores malva­
días sucesivos, se acercaron a Jesús unos re­ dos. Esta parábola amplifica la respuesta a
presentantes del Sanhedrín (principales sa­ la pregunta sobre la autoridad de Jesús, pre­
cerdotes, ancianos y escribas, Mr. 11:27). sentándolo como el Hijo divino enviado por
¿Con qué autoridad? El Sanhedrín o algún el Padre. Si bien los rasgos principales de la
rabí eminente eran los que por lo común parábola eran tan nítidos que los miembros
otorgaban autorización, certificando la vali­ del Sanhedrín no podían dejar de notar su
dez de la enseñanza como recibida de fuen­ sentido, no se debe hacer énfasis en la inter­
tes tradicionales aprobadas (Edersheim, op. pretación de cada detalle. El padre de fami­
cit., II, 381-383). Estas cosas. Referencia a lia indudablemente representa a Dios Padre;
los hechos de Cristo (purificación del tem­ pero mal se le podría atribuir a Dios su equi­
plo, milagros), así como a sus enseñanzas y vocado optimismo (v. 37). Quizá debemos
a su aceptación del homenaje como Mesías. ver en los actos del padre de familia la for­
25-27. El bautismo de Juan. Como muestra ma en que al hombre le parece que actúa
del ministerio de Juan. La pregunta con que Dios. 33. Una viña. Símbolo de la teocracia
Cristo replica no era una evasiva frente a de Israel, que todo judío conocía. Cf. Is.
la demanda del Sanhedrín, sino que era a 5:1-7; Ps. 80:8-16. El v. 43 equipara la viña
un tiempo respuesta implícita (cf. Jn. 5:33- con el reino de Dios, y se refiere claramente
35) y dcsenmascaramicnto de la falta de al reino teocrático sobre Israel administrado
honradez del Sanhedrín. Juan el Bautista, por los reyes escogidos por Dios. En la pa­
cuyo ministerio era popularmente reconocido rábola el padre de familia se representa ha­
como genuinamente profético, había procla­ ciendo cuanto a su alcance está por el bien
mado públicamente que Jesús era el Mesías de la viña. 35. A uno golpearon, a otro
y que los hombres debían confiar en él (Jn. mataron y a otro apedrearon. Hay cons­
3:26-30; 1:29-37; Hch. 19:4). De modo que tancias del trato vergonzoso infligido a los
los representantes percibieron claramente el emisarios de Dios a Israel, en Jer. 20:1,2;
dilema que la pregunta de Cristo les plan­ 37:15; 38:6; I R. 19:10; 22:24; 2 Cr.
teaba. Si reconocían que Juan había tenido 24:21. 37. Finalmente les envió su hijo.
aprobación divina, se verían obligados a re­ La extraordinaria paciencia del padre de fa­
conocer lo que acerca de Jesús había enseña­ milia pone en evidencia la total depravación
do: que él era el Mesías. Pero si descono­ de los labradores. 38. Matémosle, y apode­
cían la autoridad de Juan, se atraerían la rémonos de su heredad. Era precisamente
ira popular. Hombres tan cobardes y faltos el sentimiento que recientemente habían ex­
de honradez no merecían más respuesta. presado los dirigentes judíos (Jn. 11:47-53).
28-32. Parábola de los dos hijos. Sólo Ma­ A partir de este punto, la parábola deja el
teo registra las tres parábolas que en esta campo de la historia y pasa a la profecía.
ocasión se pronunciaron (cf. Mr. 12:1, en 39. Le mataron. Predicción de la muerte de
cuanto a “parábolas” ). Tuvieron origen en Jesús a manos de estos mismos hombres.
la oposición de los miembros del Sanhedrín 40,41. En este punto parece que no lograron
a la autoridad de Cristo. Jesús interpreta la los judíos captar todo el sentido de la pa­
parábola de los dos hijos como representación rábola (aunque poco después lo entendieron,
de las divergentes reacciones de los parias de v. 45), y de inmediato contestan la pregunta
la religión y sus dirigentes respecto al minis­ de Jesús, pronunciando su propia sentencia.
terio de Juan, preparatorio del de Cristo. El 42-44. La cita del Salmo 118:22-23 hecha
hijo (literalmente, niño) que primero dijo por Jesús, señala hacia su victoria decisiva
no quiero pero después se arrepintió y fue, después de ser rechazado. El mismo pasaje
representa a los publícanos y rameras, des­ se cita en Hch. 4:11 y en 1 P. 2:6-7. Como
heredados de la religión, que eventualmente resultado de esa victoria, el reino de Dio*
aceptaron el mensaje de Juan. Muchos de será quitado de manos de estos dirigentes (y
ellos se convirtieron en seguidores de Jesús de la nación judía contemporánea, según in­
(Le. 15:1-2). El hijo que manifestó: Sf, dica la mención de otro pueblo, NC). A un
señor, voy, pero no fue, representa a los di­ pueblo que rinda sus frutos (NC). Refe-
38
M A T EO 21:43-22:10
renda a la iglesia (a la cual Pedro llama esposa como persona distinta de los invita­
“nación santa’* en contexto con el mismo dos; no obstante, la evangelización de los
pasaje del AT; 1 P. 2:7-9). El día de Pente­ gentiles en la época de la iglesia produce la
costés trajo la formación de un nuevo cuer­ esposa y no los invitados. Considerando que
po, la iglesia, que habría de ser el núcleo Cristo estaba explicando a judíos incrédulos
espiritual del reino mesiánico (medianero). las relaciones de ellos con el reino mesiánico,
Si bien estos dirigentes judíos como indivi­ quizá estos invitados que más adelante acep­
duos se hallaban permanentemente excluidos taron, representen a los judíos que se conver­
del reino, Romanos 9-11 explica que la na­ tirán durante la Tribulación. 10. Juntamen­
ción de Israel será de nuevo traída a las te malos y buenos. Pecadores notorios y los
bendiciones de la salvación al final de la que eran moralmente rectos. Para ambos es
presente época de prominencia gentil (Ro. la benigna invitación de Dios, y de ambos
11:25). Hoy día la iglesia disfruta de cier­ grupos hay muchos que responden. 11. Vesti­
tos aspectos espirituales del reino en cuanto do de boda. Ya que la carencia de vestido
ha aceptado a Cristo como rey (Col. 1:13), excluyó a este hombre de la fiesta, conclui­
y está siendo preparada para participar en mos que el vestido representa un requisito
el reino venidero. Este aspecto de reino me­ esencial para entrar en el reino. Representa,
dianero se describe en las parábolas de Mt. pues, la vestidura de justicia imputada que,
13. 45-46. Temían. Los planes de los diri­ mediante la fe del hombre, gratuitamente le
gentes judíos para matar a Jesús (Jn. 11:35) otorga Dios (Is. 61:10). Parece tenerse aquí
se veían estorbados por el temor a la popu­ en mente, la costumbre que los reyes tenían
laridad que entre las multitudes tenía. El de proveer ropas adecuadas cuando conce­
mismo temor los refrenaba de difamar el re­ dían una entrevista, ya que al culpable se le
cuerdo de Juan (Mt. 21:26). hace responsable de su falla, y los que fueron
22. 1-14. Parábola de la fiesta de bodas. recogidos de los caminos quizá no hayan te­
Aunque esta parábola es semejante a la de nido vestidos adecuados aunque hubiesen te­
Le. 14:16-24, las divergencias en ciertos de­ nido tiempo de cambiar de ropa. 12. Amigo.
talles y en la ocasión hacen innecesario todo Compañero, camarada; modo de dirigirse a
intento de interpretarlas como idénticas. To­ uno cuyo nombre no se conoce. El hombre
do maestro tiene el derecho de repetir sus sin vestido de boda representa a quien pre­
ejemplos y de cambiar detalles para adaptar­ tende hallarse listo para el reino de Cristo,
los a nuevas circunstancias. 1. En parábolas, pero falsamente. Otras parábolas lo presen­
es decir, en estilo parabólico. 2. Reino de los tan como la cizaña y los peces malos. 13. La»
cielos. El reino medianero tal como lo des­ tiniebla» da afuera. En la parábola, son las
cribe Mt. 13:11 ss., en el intervalo entre la sombras de la noche en el exterior del pala­
primera venida de Cristo y el cabal estable­ cio profusamente iluminado (la comida,
cimiento del reino mesiánico. El rey, su hijo " aristón”, v. 4, que había empezado a me­
y la fiesta de bodas representan al Padre, a diodía, se había prolongado hasta la media
Cristo (Jn. 3:29), y el reino mesiánico (Is. noche) ; las tinieblas, y al lloro y al crujir
25:6; 55:1). Si la escena describe una boda da dientas, claramente indican los tormen­
que implicaba el reconocimiento del hijo co­ tos de la Gehenna (13:42; 25:30, 46). 14.
mo heredero, entonces la negativa a concu­ Muchos son llamados, y pocos escogidos.
rrir, además de descortesía implicaba des­ Hay un llamado general de Dios a los peca­
lealtad. Esto explica la violenta destrucción dores, invitándolos a los goces de la salva­
de los rebeldes por las fuerzas reales. 3-6. ción (11:28), pero es posible resistirle y re­
Llamar a lo» convidado». La costumbre chazarlo. Son comparativamente poco» los
oriental incluía una invitación inicial y un que en verdad se eligen para este privilegio.
nuevo llamado a hora prefijada. Los invita­ Las Escrituras claramente indican una elec­
dos, en este caso obviamente Israel ( recha­ ción divina que atrae a los pecadores a Dios.
zaron este llamado; y cuando se les hicieron Pero también indican las Escrituras que el
nuevos ruegos explicativos se mostraron des­ hombre es responsable por su indiferencia
caradamente groseros o francamente inclina­ (v. 5), rebelión (v. 6 y autojustificación (v.
dos, en este caso obviamente Israel (Técha­ 12 ).
los judíos dieron a Juan (Mt. 21:25), Este­
ban, (Hch. 7:59) y Jacobo (Hch. 12:2). 5) Varios grupos tientan a Jesús con pre­
7. Quemó su ciudad. Predice la destruc­ guntas. 22:15-46. Estas discusiones ocurrie­
ción de Jerusalén en 70 d. de C. El ejército ron el mismo día en que se pronunciaron las
romano bajo Tito se considera en la parábola parábolas precedentes. Fue uno de los días
instrumento de Dios (su» ejército»), 8,9 Id más atareados en el ministerio de Jesús.
pue», a las salidas da los caminos. Suele 15-22. Fariseos y herodianos plantean la
aplicarse esto a la evangelización de los gen­ cuestión del tributo. 15. Sorprenderla. En­
tiles (que parece el sentido claro de Le. redarlo, atraparlo. 16. Discípulo» de ello*.
14:23). Pero en el caso presente las bodas Alumnos rabínicos, enviados por sus maes­
implican naturalmente la existencia de una tros fariseos. Herodianos. Grupo de judíos
39
M ATEO 22:16-37
cuyas características no se conocen bien. uniones excluía toda prioridad. 29. Ignoran­
Aparentemente eran partidarios del retorno do las Escrituras y el poder de Dios. El
al poder de la familia herodiana (cuyo domi­ error de los saduceos consistía en no com­
nio en Judea y Samaría había cesado el año prender la enseñanza bíblica en punto a la
6 d. de C. con el nombramiento de procura­ resurrección, ni el poder de Dios para resol­
dores romanos). Ambos grupos se unieron ver el problema. Su ejemplo presuponía que
por causa de su común odio contra Jesús co­ en la resurrección los hombres se levantarán
mo posible Mesías. 17. Tras muchos circun­ para tener una forma de existencia igual a
loquios introductorios (evidentemente insin­ la que antes habían tenido (opinión corrien­
ceros), plantearon la pregunta que traían te entre los fariseos), aunque la Escritura en
bien pensada. ¿Es lícito dar tributo a Cé­ ninguna parte lo afirma. No consideraban
sar? Kensos es una palabra tomada del la­ que Dios tuviera poder de levantar a los
tín, referente al tributo de empadronamiento muertos a una condición más gloriosa (cf. 1
que pesaba sobre todo judío. La pregunta Co. 15:40-50). 30. Sino serán como los
implicaba un dilema: O reconocía Jesús la ángeles, desde luego, en cuanto al matrimo­
servidumbre hacia Roma (comprometiendo nio se refiere. No dijo Jesús que los resucita­
así sus pretensiones como Mesías), o corría dos se transformarían en ángeles. Ni tampoco
el riesgo de que lo acusaran de deslealtad implica el pasaje que la más entrañable de las
hacia Roma. Tan seguros estaban los ene­ relaciones terrenales se echará al olvido en
migos de nuestro Señor de lo compromete­ la vida por venir. No se explica la forma
dor de este cargo, que pocos días más tarde exacta en que tales relaciones se verán afec­
lo enderezaron contra él, no obstante su ex­ tadas por la posesión de cuerpos glorificados,
plícita negación (Le. 23:2). 19. Mostradme pero las Escrituras en su totalidad apoyan la
la moneda del tributo. Se pagaba esc im­ idea de que el estado de los resucitados será
puesto con el denario, equivalente al jornal de bienaventuranza y perfecta comunión. 31-
de un día para el jornalero o el soldado. 20, 33. Lo que os fue dicho por Dios. Remitió
21. Al hacer que sus preguntantes recono­ Jesús a sus oyentes a una declaración directa
cieran la imagen de César y la inscripción de Dios (no por mediación de Moisés como
de la moneda, Cristo obtuvo de ellos el prin­ en el v. 24). Yo soy el Dios de Abraham
cipio que su respuesta implica. D ad. . . a (Ex. 3:6). En vez. de emplear alguno de los
César lo que es de César. Broadus para­ pasajes más específicos de los profetas o de
frasea: “Recibisteis esto de César, devolvéd­ los hagiógrafos (respecto a los cuales la opi­
selo” (Op. cit., p. 579). La moneda de Cé­ nión de los saduceos era dudosa), Jesús citó
sar representaba el gobierno de César, con de la Tora una declaración a la cual dio la
los beneficios que aparejaba, por los cuales más profunda interpretación. Usando el re­
tenía que pagar el súbdito (cf. Ro. 13:1-7). verenciado nombre de Dios según el pacto,
Lo que es de Dios. Se considera aquí por Jesús deduce la inmortalidad de esos patriar­
separado las obligaciones espirituales, aunque cas. Como ha observado Pluinmer, “Lo
no dejan de tener relación. La debida sumi­ muerto puede tener un Creador o un Contra­
sión al poder civil es parte de nuestra obli­ lor; pero sólo los seres vivientes pueden te­
gación espiritual (I P. 2:13-15), pero en ner un Dios.” (Gosp. According to St. Matt.,
última instancia el creyente ha de estar siem­ p. 307).
pre sujeto a la voluntad de Dios (Hch. 4:19, 34-40. Pregunta de un fariseo intérprete
2 0 ). de la ley acerca del gran mandamiento. Con­
23-33. Pregunta de los saduceos respecto súltese Mr. 12:28-34 sobre detalles adicio­
a la resurrección. Unos saduceos, que di­ nales, teniendo en cuenta las interesantes con­
cen. La ausencia de artículo en los mejores secuencias. 34. Los fariseos, oyendo . . . El
manuscritos hace preferible la traducción de descalabro de los saduceos ante la magistral
la VL. Como apoyo a su negación de la re­ réplica de Jesús a la pregunta sobre la resu­
surrección pretenden probar lo absurdo de la rrección debería haber complacido a los fari­
misma mediante un ejemplo. (Cí. Hch. 23:8 seos. No obstante, el triunfo indiscutible de
sobre la tesis saducea). 24-27. Moisés dijo. Jesús tampoco les agradaba, ya que compar­
Referencia a Dt. 25:5 ss. El ejemplo que se tían con los saduceos el odio contra él. 35.
aduce era plausible entre los judíos por la Intérprete de la ley. Experto en la exégesis
ley del levirato (derivado del latín levir, “cu­ legal de Moisés. 36. ¿Cuál es el gran man­
ñado” ). Tal costumbre, practicada también damiento de la ley? La segunda intención
por otros pueblos antiguos, en buena parte del intérprete no es muy evidente, y ha de
había caído en desuso. De modo que el caso notarse que Jesús trató la cuestión en forma
que los saduceos suponían no constituía una directa y luego alabó la discreción de la res­
cuestión de candente interés, sino un acertijo puesta del intérprete (Mr. 12:34). Suele
teológico. 28. En la resurrección, de cuya sugerirse que trataba de arrastrar a Jesús a
realidad se burlaban los saduceos, ¿de cuál una disputa sobre el cálculo rabínico de 613
. . . será ella mujer? Los siete eran maridos mandamientos. 37-40. Nuestro Señor resu­
de ella y la ausencia de hijos en todas las mió las dos tablas de la ley en palabras de
40
M A T EO 22:37— 23:15
Dt. 6:5 y Lv. 19:18. La debida relación con ciones a la ley, denominadas aquí cargos pe­
Dios y el prójimo constituye la esencia del sadas y difíciles de llevar, eran parte de sus
deber humano. Todo el AT interpreta y apli­ obras. Ellos ni con un dedo quieren mo­
ca estos principios (Ro. 13:8). Todo tu co­ verlas. Aunque la casuística rabínica logra­
razón. En el pensamiento hebraico el co­ ba sin duda hallar resquicios para evadir lo
razón simboliza todo el ser, que involucra el que les desagradaba, esta afirmación proba­
olma y la mente, el elemento animal y el blemente significa que ni un dedo movían
racional. El supereminente amor a Dios im­ para quitar algunas de las cargas (mover se
pulsará al hombre a cumplir todos los debe­ halla aquí en contraste con poner). 5. Filoc-
res morales. Pero esa norma inalcanzable sólo terias. Cajitas que contenían tiras de perga­
sirve para demostrar la depravación del co­ mino en que estaban escritos Ex. 13:2-10,
razón humano. 11-17; Dt. 6:4-9; 11:13-22). Las cajitas se
41-46. Jesús replica con una pregunta so­ ataban con fajas a la frente y al brazo iz­
bre el Mesías. 42. ¿Qué pensáis del Cristo? quierdo. Esta práctica se originó después del
Virtualmente lo mismo que antes había pre­ cautiverio, por una interpretación demasiado
guntado a los Doce (16:15). De David. Los literal de Ex. 13:16. Los fariseos las llevaban
escribas enseñaban que el Mesías sería del por ostentación. Extienden los flecos de sus
linaje de David (Mr. 12:35). 43-45. Al re­ mantos. Borlas que se usaban en las cuatro
mitir a sus oyentes al Salmo 110, que los esquinas del manto, de acuerdo con Nm.
judíos tenían por mesiánico (Edersheim, op. 15:38 y Dt. 22:12. Jesús las usaba (Mt.
cit., Ap. IX ), Jesús ponía en evidencia lo 9:20; 14:36), pero los fariseos las abultaban
inadecuadamente que entendían esa porción para exhibirse. 6,7. Asientos de honor en las
bíblica. Este Salmo de David (Jesús afirma cenas y en las sinagogas, eran algo que los
claramente esa paternidad), presenta al Se­ fariseos deseaban, junto con las salutaciones
ñor (Jehová) hablando con el Mesías y efusivas en lugares públicos, que pusieran de
David llama al Mesías mi Señor (Adonai). relieve su elevada categoría. Rabí. Titulo
De modo que los judíos, que reconocían al equivalente a maestro o doctor, y que los ju­
Mesías como descendiente de David, se díos aplicaban a sus instructores espirituales.
veían confrontados con este salmo, en que 8-12. Las palabras siguientes se dirigen es­
David llama a este descendiente su “Señor” pecialmente a los discípulos. Los seguidores
y superior. Se demostraba que la idea pre­ de Cristo no habían de procurar ser llamados
dominante respecto al Mesías como rey, me­ por títulos como Robí, Padre o Maestro, co­
ro gobernante político, era inadecuada. Aún mo hacían los fariseos. Pero no es ésta una
más, este salmo se profirió en el Espíri­ prohibición absoluta de que haya dirigentes,
tu (Espíritu Santo, Mr. 12:36); fue pro­ ni del uso de títulos apropiados, ya que Pa­
ducto de revelación sobrenatural. 46. Ni osó blo se llama a sí mismo “padre” de los corin­
alguno . . . preguntarle más. Si bien Mar­ tios, y a Timoteo “hijo” suyo (1 Co. 4:15,
cos y Lucas hacen similar comentario en 17). El que es el mayor, claramente indica
ocasiones ligeramente diferentes (Mr. 12:34; la validez de las diferencias en cuanto a ca­
Le. 20:40), el análisis demuestra que cada tegoría. Pero la humildad debe guiar a los
sinóptico ubicó el comentario en el sitio que creyentes, y no la egoísta ambición de los
en su respectiva exposición correspondía. fariseos, que usurpaban para sí mismos la au­
Desde aquel día no volvieron a producirse toridad que corresponde a Dios.
interrupciones de tal clase de interrogadores. 13-36. Siete ayes contra los fariseos. Se
aparta la atención de los discípulos para fi­
6) Jesús acusa públicamente a los fariseos. jarla en los fariseos, que formaban parte del
23. 1-39. El Señor había usado ya parte del gentío. 13. ¡Hipócritas! Epíteto que pone de
material de este discurso (Le. 11:39 ss ), relieve la presunción de los fariseos y de sus
pero ahora lanza su denuncia en el templo, escribas. Cerráis el reino de los cielos. Co­
en Jerusalén, fortaleza de sus enemigos. mo dirigentes religiosos e intérpretes recono­
1*12. Admonición en contra de los fari­ cidos de las Escrituras, deberían haber sido
seos. Se dirige esta porción particularmente los primeros en aceptar a Jesús y en influir
a los discípulos, bien que en presencia de la sobre otros para que le siguieran. Los que
multitud. 2. En la cátedra de Moisés se están entrando (el tiempo presente es de in­
sientan. Es decir, ocupan entre vosotros la tención o quizá de futuro (Dana y Mantey,
posición de Moisés como expositores de la ley. Manual Grammar of the Greek New 7 est-
3,4. Así que, todo lo que os digan que ament, pp. 185-186) estaban siendo estorba­
guardéis. . . hacedlo. En cuanto sus ense­ dos por sus falsos guías. El v. 14 ha sido
ñanzas presentaran las de Moisés, el pueblo interpolado de Mr. 12:40 y Le. 20:47. 15.
estaba obligado a observarlas. No hagáis Recorréis mor y tierra. Búsqueda empeñosa.
conforme a sus obras. Sus obras incluían Prosélito. No el gentil temeroso de Dios pe­
sus forzadas interpretaciones y perversiones ro incircunciso (prosélito de la puerta), sino
de la ley, que les permitían hacer burla del el gentil a quien se había persuadido a que
sentido espiritual del AT. Sus múltiples adi­ adoptara el judaismo en su totalidad, inrlu-
41 Ce
M A T EO 23:15-38
yendo todas las tradiciones de los fariseos. turaleza de sus malvados antepasados. Me­
Dos veces más hijo del infierno que vos­ diante la construcción y embellecimiento de
otros. Los prosélitos ganados por estos fari­ las tumbas de los profetas asesinados, creían
seos no espirituales (y que sin duda ingresa­ repudiar aquellos homicidios. Pero Jesús de­
ban en su secta) no harían sino añadir claró que sus actos mostraban precisamente
tradiciones rabínicas a sus conceptos paganos. lo contrario. Pues al edificar las tumbas, sim­
16-22. El tercer ay fustiga a los fariseos co­ plemente completaban lo que sus padres (es­
mo guias ciegos e insensatos por pervertir piritual y racialmente hablando) habían ini­
la verdad con sus juramentos. Ya es bastante ciado. Su propio complot para asesinar a
malo que no se pueda confiar en la palabra Jesús (21:46; 22:15; Jn. 11:47-53) probaba
de un hombre a menos que jure. Pero la en­ que eran hijos de aquéllos que mataron a
señanza farisaica pretendía que había mati­ los profetas. 32. ¡Llenad lo medida de
ces de obligatoriedad en los diversos tipos de vuestros padres! Similar orden se dio a Ju­
juramento. Los juramentos que en forma ge­ das, Jn. 13:27. 33. Generación de víboras.
neral mencionaban el templo o el altar no Semejante a la denuncia de Juan en 3:7. Yo
obligaban al que juraba a cumplirlos; pero os envío profetas. Según una declaración
la más específica mención del oro del templo similar en Le. 11:49, éstos eran enviados por
o por la ofrenda que sobre el altar estaba, la “sabiduría de Dios”. De esta manera Je­
sí obligaba. Jesús demostró lo absurdo de tal sús, como personificación misma de la sabi­
razonamiento señalando que lo mayor (tem­ duría divina, reclama para sí este título. Pro­
plo, altar, Dios), incluye lo menor (oro, fetas y sabios y escribas. Términos parti­
ofrenda, cielo). Vista tal perversión, la ense­ cularmente adaptados a su auditorio, y que
ñanza del Señor fue: “No juréis en ninguna también abarcan a los primitivos testigos cris­
manera” (Mt. 5:33-37). tianos tales como Pedro, Jacobo, Santiago y
23,24. El cuarto ay refleja lo escrupulosos Pablo. Las persecuciones que aquí se predi­
que eran los fariseos, en cuanto a minucias, cen habrían de llenar la medida de la culpa
al par que descuidaban deberes más impor­ de los judíos, para que viniera la destrucción
tantes. El diezmar diversas hierbas se basaba divina sobre aquella generación de la na­
en Lv. 27:30. Menta, eneldo y comino eran ción. De Abel . . . hasta . . . Zacarías: in­
hierbas de hortaliza usadas como condimen­ cluye todos los homicidios que en el AT se
tos. Justicia, misericordia y fe. Estas obli­ registran, desde el primer libro (Gn. 4:8)
gaciones éticas y espirituales (cf. Mi. 6:8) hasta el último en el canon hebreo (2 Cr.
constituyen lo m ás importante de la ley, 24:20-22). El que estos fariseos no aprendie­
aunque se esperaba del pueblo de Dios que ran las lecciones de la historia ni se arrepin­
cumpliera con aquello (el diezmar). Con su tieran de su maldad, igual a la de sus ante­
proceder, los fariseos habían colado escrupu­ pasados, hace que en ojos de Dios compar­
losamente el mosquito (el insecto levítica- tan su culpa. Las futuras persecuciones ha­
mente impuro que pudiera caer dentro del rían esto indiscutiblemente evidente. Zaca­
vaso), pero se tragaban el camello (el ma­ rías hijo de Berequías. En 2 Cr. 24:20 se
yor de los animales impuros de Palestina; le llama “hijo del sacerdote Joiada”, quizá
Lv. 11:4). 25,26. El quinto ay pone en evi­ por el nombre de un ilustre antecesor recién
dencia el indebido énfasis farisaico sobre las muerto a la edad de ciento treinta años (2
exterioridades. Limpiáis lo de fuera del va­ Cr. 24:15). Puede que Mateo haya tenido
so. La figura indica la preocupación de los documentos que dieran el nombre del padre.
fariseos por la purificación ritual (rabínica (Para evaluar las diversas opiniones, véase
y no mosaica) y su despreocupación por el Broadus, op. cit., pp. 476-477).
contenido del vaso. Por dentro estáis llenos
de rapiña y desenfreno (VL). Los fariseos 37-39. I.amento sobre Jerusalén. Jesús ha­
mantenían su nivel de vida oprimiendo a bía expresado sentimientos semejantes en oca­
otros. El apego al ritual rabínico no podía sión anterior (Le. 13:34,35; 19:41-44). 37.
cambiar esa corrupción interna. Que m atas a los profetas. Este eslabón con
27,28. El sexto ay describe la oculta in­ el v. 34 facilita la transición a la endecha
fluencia de los fariseos. Sepulcros blanquea­ pública de Jesús por la rebelde ciudad.
dos. Cada primavera, terminada la estación Cuántas veces quise. Inconsciente testimo­
lluviosa, se blanqueaban las tumbas para que nio de la autenticidad del Evangelio de Juan,
nadie inadvertidamente fuese a contaminarse el único que registra numerosas visitas de Je­
ceremonialmente, tocándolas (Nm. 19:16; cf. sús a Jerusalén. 38. Vuestra casa os es deja­
Ez. 39:15). Recién realizado ese acto con­ da desierta. Cf. I R. 9:7; Jer. 22:5; 12:7.
suetudinario, sirvió de oportuno ejemplo de Casa suele interpretarse como la nación, la
la nitidez externa de los fariseos al par de ciudad, o el templo. Ya que Jesús pronunció
su impureza interior. Le. 11:44 emplea los estas palabras al salir del templo por última
sepulcros en un ejemplo un tanto diferente. vez (24:1), atribuirla al templo es una inter­
29-31. El séptimo ay describe a los oyentes pretación atractiva. El templo que el Mesías
de nuestro Señor como copartícipes de la na­ abandona se convierte en vuestra casa, no
42
M A T EO 23:38-24:15
la de Dios. 39. Desde ahora no me veréis. formaban parte y tenían conocimiento. Que
Había finalizado el ministerio público de tal siglo o época constituía gran parte de su
nuestro Señor. Después de la resurrección, pensamiento resulta evidente de Hch. 1:6.
Jesús sólo apareció ante testigos escogidos Dicha época se describe en Dn. 9:25-27 co­
(Hch. 10:41). Hasta que digáis. En la se­ mo un período de “setenta semanas”, de las
gunda venida de Cristo los judíos como na­ cuales sólo sesenta y nueve habían transcurri­
ción reconocerán a su Mesías rechazado, y do cuando se le quitó la vida al Mesías. Je­
se regocijarán por su regreso (Ro. 11; Zac. sús implica directamente este período cuan­
12 : 10 ). do en 24:15 describe un acontecimiento que
Daniel coloca “a la mitad de la semana” úl­
7) El discurso del Monte de los Olivos. tima de las setenta. Luego, el discurso del
24:1—25:46. Esta disertación contiene al­ monte de los Olivos tiene que ver primor­
gunas de las expresiones más difíciles de Je­ dialmente con la tribulación de Israel, pe­
sús. La naturaleza apocalíptica del material riodo que en Daniel se conoce corno la últi­
la asemeja a algunos de los discursos profán­ ma de las setenta semanas, que también se
eos del AT, en que la mezcla de elementos describe en Ap. 6-19, y que culminará con el
históricos y típicos dificulta la interpretación. regreso de Cristo.
Algunos ven el cumplimiento de la mayoría
de estas predicciones en la destrucción de a) Primera mitad de la tribulación. 24:4-
Jerusalén en el año 70 d. de C. Otros consi­ 14. La septuagésima semana de Daniel tiene
deran el sermón como descriptivo de la his­ dos mitades claramente definidas (Dn. 9:
toria de la iglesia, y de una tribulación que 27). Hay una asombrosa correspondencia en­
la iglesia habrá de atravesar antes del regreso tre el orden de los sellos en Ap. 6 y el de los
de Cristo. La opinión que ve en este pasaje acontecimientos en Mt. 24:4-14. De modo
la descripción que el Señor hace de la última que estos versículos han de colocarse en los
de las setenta semanas de Daniel se apoya primeros tres años y medio de la tribulación,
fuertemente en los pasajes paralelos de Da­ después del rapto de la iglesia. 5. Diciendo:
niel y Apocalipsis, y concuerda bien con la Yo soy el Cristo (cf. Ap. 6:1,2, primer se­
pregunta de los discípulos que dio motivo ai llo: el Anticristo), Si bien pueden surgir
discurso. Según tal interpretación, el relato tendencias como esa durante la época de la
de Mateo tiene que ver enteramente con iglesia (1 Jn. 4 :3 ), la referencia específica
acontecimientos aún futuros. Solamente Lu­ es al Anticristo final y a sus asociados. No
cas (21:12-24) registra la época intermedia consta que alguien haya pretendido ser el
de la iglesia, al introducir, después de una Cristo entre los años 30 y 70 d de C. 6.
discusión paralela de acontecimientos escato- Guerras y rumores de guerras (cf. Ap. 6:
lógicos una sección que comienza diciendo: 3,4 segundo sello: guerra). 7. Hambres (cf.
“ Pero antes de todas estas cosas . . Ap. 6:5,6; tercer sello: hambre). Pestes y
1. Los edificios del templo. La fama deterremotos (cf. Ap. 6:7,8; cuarto sello:
la magnificencia del templo de Herodes era muerte de la cuarta parte de la tierra). 8 .
extensa. Los grandes bloques de mármol Principio de dolores. Literalmente, dolores
adornados de oro eran deslumbrantes (Jos. de parto; sugiere penalidades que pronto ha­
Guerras, V. 5:6). 2. No quedará aquí pie­ brán de ser seguidas por un día más ventu­
dra sobre piedra. La respuesta de Jesús es­ roso. 9. Os m atarán cf. Ap. 6:9-11; quinto
tá muy lejos de lo que el orgullo nacional de sello: mártires). 11. Muchos falsos profetas
ellos esperaba. Predijo la más severa destruc­ . . .engañarán a muchos. Cf. 2 Ts. 2:8-12.
ción, que ocurrió en el año 70 d. de C. (Jos. 12. El am or de muchos se enfriará. Lo se­
Guerras, VIL 1:1). 3. Monte de los Olivos. vero de estas calamidades hará que la mayor
La colina que desde el este miraba sobre la parte de Israel se despoje de toda pretcnsión
ciudad y el templo. Los discípulos se le de piedad. 13. Pero la señal distintiva de
acercaron aparte. Como ya había quedado los salvos del remanente judío será su per­
atrás el gentío del templo, los discípulos po­ severancia en la fe hasta el fin. 14. Evange­
dían preguntarle en privado. ¿Cuándo serán lio del reino. Las buenas nuevas de salva­
estas cosas? Es decir, la destrucción del ción en el Mesías, con énfasis en que el reino
templo. ¿Qué señal habrá de tu venida, y mesiánico está a punto de ser establecido. Es­
del fin del siglo? Los intérpretes judíos del te mensaje se esparcirá en todo el mundo
AT habían comprendido claramente que la durante la tribulación, merced a los esfuerzos
venida del Mesías seria heraldo del “siglo de los dos testigos (Ap. 11:3-12) y del sella­
venidero”, acompañado de la destrucción de do remanente de Israel (Ap. 7).
los impíos. Debe recordarse que la pregunta
de los Doce tiene por marco los conocimien­ b) Segunda mitad de la tribulación. 24:
tos tradicionales, y que la respuesta de Jesús 15-28. 15. Cuando veáis. . . la abomina­
en este discurso indudablemente da esto por ción desoladora de que habló el profeta
sentado. De modo que la consumación del Daniel. La abominación desoladora repro­
siglo (VL) se refiere a la época de la cual duce la versión de que Dn. 9:27; 12:11;
43
M A TEO 24:15-36
11:31 da la LXX; las dos primeras citas son término abarcaba las aves que se alimentan
sin duda escatológicas, mientras la última de carroña; por lo tanto, buitres, agentes del
predice la profanación del culto por Antíoco, juicio divino. Cf. Ap. 19:17-18.
cuyo acto era símbolo de la obominación fi­
nal. F.ste acontecimiento ocurre a la mitad c) La venida del Hijo del Hombre. 24:
de la septuagésima semana (Dn. 9:27), cuya 29-31. 29. Inmediatamente después de la
duración se da ya como “42 meses” (Ap. tribulación de aquellos días. Cf. com. 24:
11:2; 13:5), “ 1260 días” (Ap. 12:6) o 21. No hay aquí referencia alguna al rapto
“tiempo, y tiempos, y medio tiempo” (Dn. de la iglesia (cf. 1 Ts. 4:16,17). Se describe
7:25; 12:7; Ap. 12:14). El logar santo. El más bien el regreso de Cristo e.i persona a
templo, que había de ser restaurado. Esta poner fin a la tribulación y establecer el rei­
enigmática abominación se relaciona con el no mesiánico. El sol se oscurecerá. Este cor­
culto, y otros pasajes parecen dar a entender tejo de fenómenos astronómicos se predice
la pleitesia idolátrica que el Anticristo exigi­ también en Jl. 3:15 e Is. 13:9,10. 30. La
rá para sí. Véase Ap. 13:5-8; 2 Ts. 2:1-4. señal del Hijo del Hombre. No hay unani­
Era un acontecimiento claramente futuro en midad entre los intérpretes respecto a qué
días de Jesús, lo cual da por tierra con las sea esta señal. Muchos eruditos aceptan la
interpretaciones que pretenden que todo lo explicación de Lange, de que se trata de la
predicho por Daniel se cumplió en días de Shekirtah o gloria de Cristo. Sea cual fuere
Antíoco. Y tampoco puede limitarse la refe­ su forma exacta, su aparición hará que los
rencia a la catástrofe de 70 d. de C., ya que judíos (todas las tribus) lamenten al reco­
Mt. 24.21 limita la referencia a la mayor de nocer al Mesías cf. Zac. 12:10-12). Nubes
todas las tribulaciones (cf. Dn. 12:1). 16-20. del cielo, poder y gran gloria describen la
Entonces. El empleo de este adverbio de misma escena de Dn. 7:13,14; 2 Ts. 1:7,9.
tiempo aquí y en 24:21, 23; ubica todos los 31. Los ángeles que juntan a sus escogidos
acontecimientos de esta sección dentro de los son los mismos que en 13:30, 41-43 se des­
últimos tres años y medio. Los terrores de la criben separando la cizaña del trigo, para
persecución bajo el Anticristo harán necesa­ que el trigo se pudiera recoger en el granero.
ria la fuga inmediata (Ap. 12:6,14). No ha­
brá tiempo de prepararse. Se predicen pena­ d) Ejemplos para estimular la vigilancia.
lidades inevitables. Ni en día de reposo. 24:32—23:30. 32-36. La higuera. Símbolo
Referencia a la dificultad para viajar (obte­ frecuente en la Biblia para representar a Is­
ner alojamiento, comida y servicios) en una rael (Jer. 24; Jl. 1:6-7; Os. 9:10). También
región en que los judíos observarán esas res­ Jesús había empleado ya esta figura (Le. 13:
tricciones. Esto no implica necesariamente 6). El rasgo característico de este árbol, ya
que los judíos cristianos observarán el culto mencionado (21:19,20), es que frutos y ho­
sabático. Jesús se valía de conceptos familia­ jas aparecen casi al mismo tiempo; cuando
res para su auditorio, ninguno de los cuales aparecen las hojas, es señal de la proximidad
podía por entonces saber del cambio por el del verano. De modo que Jesús asoció el re­
domingo. mozan! iento de la nación con la cercanía de
21. Habrá entonces gran tribulación. La estos acontecimientos escatológicos. 34. No
descripción adicional, cual no la ha habido pasará esta generación. Interpretar gene­
desde el principio del mundo, hace incon­ ración (genea) en este caso como la dura­
fundible la referencia de Cristo a Dn. 12:1. ción de la vida de los discípulos obligaría a
Y el dato que añade, ni la habrá impide buscar el cumplimiento de todos estos acon­
que la identifiquemos con nada menos que la tecimientos alrededor del año 70 d. de G.
tribulación final bajo el Anticristo, inmedia­ Pero ello es obviamente imposible, a menos
tamente antes de la resurrección (Dn. 12:2). que se espiritualice la segunda venida de
22. Si aquellos días no fuesen acortados. Cristo. Pero genea también significa “raza” o
Las tropelías del Anticristo tendrán su fin familia”, interpretación que aquí resulta ló­
con la súbita aparición de Cristo, que des­ gica. A pesar de terribles persecuciones la
truirá al inicuo (2 Ts. 2:8). 23-26. Durante nación judía no será exterminada, sino que
esta intensa persecución de Israel surgirán subsistirá para participar de las bienaventu­
muchos presuntos libertadores, así como los ranzas del reino rnilenial. En apoyo de esta
Macabeos en el período intertestamentario. opinión señala Alford que los cristianos de
Pero aquí se previene a los escogidos que la la antigüedad continuaron esperando la ve­
liberación no se producirá en forma parcial nida del Señor aun después que los apósto­
o gradual. 27. Por el contrario, corno el re­ les y los coetáneos de aquéllos habían muer­
lámpago de repentino y universal (lenguaje to (op. cit., p. 169). 35. El cielo y la tierra
de apariencias, del oriente . . . hasta el oc­ pasarán. Cf. Ro. 8:19-22; 1 Co. 7:31; Ap.
cidente), será la venida del Hijo del Hom­ 21:1. La verdad de estas solemnes prediccio­
bre para juzgar a los opresores. 28. El cuer­ nes de Cristo no sufrirá ni la mínima altera­
po muerto. Los espiritualmente muertos; la ción. 36. El momento exacto de su cumpli­
masa putrefacta de los impíos. Aguilas. El miento, sin embargo, depende de la sola po­
44
M A T EO 24:36-25:3
testad del Padre (cf. Hch. 1:7). No es po­ deberes le acarreará mayores privilegios y
sible determinar la fecha mediante artificio responsabilidades cuando su señor regrese.
humano alguno. La frase ni el Hijo (omitida 48-49. Como contraste, el siervo malo sólo
en la VR, pero incluida en la VL con base de nombre es siervo, pues se mofa de las ins­
en fuerte evidencia textual), indica que el trucciones de su señor y usurpa para sí mis­
perfecto conocimiento que los tres miembros mo los derechos y autoridad. Su abandono es
de la divinidad comparten, estaba entre lo tanto doctrinal (Mi señor tarda en venir),
que Jesús se abstuvo voluntariamente de usar como ético (golpear a sus consiervos, co­
durante su ministerio terrenal, excepto en las mer y beber con los borrachos). Confunde
ocasiones en que tal conocimiento era nece­ la incertidumbre del tiempo de la venida con
sario para su propósito redentor. la certeza de. que no será pronto. Todo cre­
37-39. Los dias de Noé. Así como los yente (ya sea de la época de la iglesia, o
días de Noé clausuraron con juicio una épo­ santo de la tribulación) es un siervo de Dios
ca, así será el regreso de Cristo. En una épo­ con un área de responsabilidad definida. 50,
ca de inmensa matdad (Gn. 6), solían los 51. La venida de Cristo será súbita e inespe­
hombres dedicarse a su diario vivir sin preo­ rada, y arrancará la careta a tales hipócritas.
cuparse del juicio inminente (comiendo, be­ Lo castigará. Literalmente, “lo partirá en
biendo casándose y dando en casamien­ dos”, describe un castigo físico (cf. 2 S. 12:
to). Pero el diluvio se llevó a todos los ini­ 31; He. 11:37), y las palabras que siguen
cuos, de modo que sólo quedaron los justos (con los hipócritas. . . el lloro y el crujir
para heredar la tierra. De igual modo la ve­ de dientes) afirman la consecuencia eterna.
nida del Hijo del Hombre, después de la 25:1-13. Las diez vírgenes. Bella historia
gran tribulación (vv. 29-31), barrerá con los tomada de las costumbres matrimoniales de
malvados para que el remanente fiel que ha la época, pero a la cual dan los evangélicos
venido de la gran tribulación pueda partici­ divergentes interpretaciones. Algunos inter­
par de las dichas del milenio (cf. 25:31-46; pretan las vírgenes como los miembros pro­
13:30, 41-43,50). fesantes de la iglesia que esperan el retorno
40-42. Dos en el campo, y dos en el mo­ de Cristo. Otros aplican la parábola al re­
lino. Entonces, ubica el ejemplo en el mismo manente judío en la tribulación. Si bien el
período que el precedente, que el v. 29 ex­ tema central de la vigilancia se aplica a uno
plica precisamente como “después de la tri­ y otro grupos, el que esto escribe considera
bulación”. Por tanto, no se refiere al rapto de que la última interpretación cumple las de­
la iglesia. Dos en el campo. Tan súbita será mandas del contenido y el contexto con ma­
la segunda venida y tan discriminante, que yor precisión. 1. Entonces, ubica la parábola
quienes trabajen juntos se verán separados, dentro del marco mencionado en 24:29 y
siendo un hombre (numeral masculino) arre­ 24:40. El reino de los cielos. Cf. com. Mt.
batado para llevarlo a juicio, y un hombre 3:2; 13:11. Diez v írg e n e s ... salieron a
dejado para disfrutar de la bienaventuranza. recibir al esposo. Las bodas judías tenían
Dos mujeres. . . moliendo en un molino. dos etapas. Primero el novio iba a casa de la
Era ésta tarea usualmente realizada por mu­ novia a que se la entregaran y a observar
jeres, ya fuesen madre c hija, hermanas o unas ceremonias religiosas. Luego llevaba a
esclavas (Thomson, op. cit., pp. 526,527). la novia a su propia casa y allí continuaba
42. Velad, pues. Si bien el énfasis se pone la fiesta. En modo alguno sugiere la parábola
en la venida del Hijo del Hombre después que las vírgenes (plural) esperaban casarse
de la tribulación, la advertencia es válida pa­ con el novio. No se trata de bodas políga­
ra todo creyente, pues todos han de mante­ mas. Al finalizar la tribulación, Cristo regre­
nerse vigilantes y listos para su venida. La sará a la tierra (su dominio) después de lle­
delincación de varias fases de esta venida se var al cielo consigo a la iglesia como esposa
revela más adelante. Este estímulo en cuanto (que tendrá el cielo por hogar durante la
a la vigilancia se repite en 24:44 y en 25: tribulación). Esta idea se refleja en el texto
13. occidental de este pasaje que dice: “a recibir
43,44. El padre de familia. Si éste hubie­ al esposo y la esposa.” Cf. también Le. 12:
se vigilado, habría podido ahorrarse daños y 35-36: “que su señor regrese de las bodas.”
pérdida. Minar. Literalmente, escarbar de De modo que la iglesia como tal no aparece
lado a lado, referente a las casas de adobes aquí. El interés se concentra en las vírgenes
de Palestina, a las que era relativamente fá­ que desean participar en la fiesta de bodas,
cil introducirse. Los creyentes tienen menos y que representan al remanente de judíos
excusas por su negligencia que este padre de profesantes (Ap. 14:1-4). 3. Insensatas.
familia, a quien no se había advertido que Faltas de seso. Lámparos. Antorchas provis­
el ladrón estaba por llegar. tas de mecha y de un espacio para aceite.
45-51. El siervo fiel y el negligente. 45- No tomaron consigo aceite. El aceite sim­
47. Se nos pinta a un siervo fiel y prudente boliza en las Escrituras el Espíritu Santo
a quien su señor había puesto sobre su servi­ (Zac. 4; Is. 61:1). Aquí se refiere a la po­
dumbre (VL). El fiel cumplimiento de sus sesión del Espíritu Santo en la regeneración
45
M A T EO 25:4-30
(Ro. 8 :9). Las diez eran en apariencia igua­ de ejercer según la capacidad de cada cual.
les (vírgenes, lámparas, actividad similar), 16-17. Los dos primeros siervos, aunque po­
pero cinco no tenían el Espíritu Santo, que seían diferentes sumas de dinero, fueron
por este tiempo se le había dado a Israel igualmente diligentes y duplicaron su capital.
para que estuviese preparado para recibir al 18. El siervo que sólo un talento tenía, no
Mesías (Zac. 12:10). puso ninguna diligencia; no aprovechó su
5. Cabecearon todas y se durmieron. oportunidad. Cavó en la tierra. Escondrijo
La parábola no censura este hecho. Quizá, común (Mt. 13:44). 19. Después de mu­
pues, simbolice la seguridad y no el descuido cho tiempo. Indicación de que el regreso de
del remanente, mientras esperaba al esposo; Cristo no sería inmediato, si bien la expresión
pero en el caso de las vírgenes insensatas, era es indefinida. En la parábola, el regreso sería
una falsa seguridad. 6,7. Arreglaron sus en vida de los siervos. 20-23. Cuando el se­
lámparas. Limpiaron las mechas, las encen­ ñor volvió, los dos primeros siervos tenían su­
dieron y graduaron la llama. Quien deam­ mas distintas que presentar, pero ambos pre­
bule de noche por calles del Oriente ha de sentaron el ciento por ciento de ganancia, y
llevar una antorcha encendida. Así es que recibieron iguales alabanzas y recompensas.
las vírgenes se prepararon para unirse al cor­ Bien, buen siervo y fiel. La fidelidad es la
tejo, al acercarse el esposo. 8. Nuestras lám­ virtud que se examina. Sobre mucho te pon­
paras se apagan. Las vírgenes insensatas, dré. Parte de la recompensa consistió en ma­
que no habían hecho acopio de aceite, vieron yores responsabilidades y privilegios de parte
sus mechas secas parpadear unos instantes y del señor. Entra en el gozo de tu señor.
luego apagarse. Insistir en que tenían un po­ Referencia probable a la participación del
co de aceite, pero no suficiente, es contrade­ creyente en el gozo de Cristo, que por el
cir a 25.3. El no haberse provisto de aceite perfecto cumplimiento de la voluntad del Pa­
alguno demuestra su insensatez. 9. Comprad dre (Jn. 15:10-11) corresponde a Cristo.
para vosotras mismas. Es lenguaje figura­ 24-25. Pero el siervo inútil, con su explica­
do. El Espíritu Santo es un don gratuito, pe­ ción revela un concepto totalmente falso so­
ro puede representarse mediante esas metá­ bre su señor. Hombre duro. Aspero, cruel,
foras (cf. Is. 55:1). Cada cual ha de obte­ despiadado. Siegas donde no sembraste, es
ner su propia porción. 10-12. Mientras las decir, te aprovechas del trabajo ajeno. Re­
fatuas andaban de compras vino el esposo y coges donde no esparciste. No hay seguri­
comenzó la fiesta. Más tarde regresaron las dad de si esta cláusula es de sentido paralelo
necias vírgenes, lo cual implica que a tales a la anterior, o si retrata la siguiente etapa
horas no pudieron obtener aceite. No os co­ de la cosecha: el zarandeo. Si es lo último,
nozco. Declaración de sentido similar a 7: el siervo está acusando a su señor de recoger
23. Cristo rehusará todo nexo con quienes en su granero lo que otro dejó caer de su
sólo de boca sean suyos. pala de aventar mientras separaba el grano
14-30. Los talentos. Parábola semejante a de la paja. Tuve miedo. Pone como excusa
la de las minas, pronunciada en Jericó unos su temor al riesgo frente a lo imprescindible
días antes (Le. 9:11-27). Las minas enseña­ de rendir cuentas por posibles pérdidas. Es­
ban la verdad de que iguales dones, usados te siervo era ciego al hecho de que su señor
con desigual fidelidad, obtendrán desigual era un hombre generoso y amoroso, que de­
recompensa. Los talentos enseñan que dones seaba que él tuviera parte en gozos inefables.
desiguales empleados con igual fidelidad ten­ 26. Sabías. Quizá debería tomarse como in­
drán igual recompensa. La parábola de las terrogación, “¿Sabías que . . . ?” Sin dar por
vírgenes pone énfasis en la necesidad de man­ buena la opinión, el amo juzga al esclavo
tenerse alerta, preparados para la venida de con base en lo que alega, para demostrar la
Cristo. Los talentos subrayaban la necesidad bajeza de esa actitud. 27. Si el siervo temía
del servicio fiel en su ausencia. de verdad arriesgarse en aventuras mercanti­
14. La naturaleza eliptica de la oración, les, debió haber depositado el dinero en ma­
que obliga a los traductores a suplir varias nos de banqueros, para que ganara, intere­
palabras en el comienzo, indica su íntima ses. Si bien se prohibía a los Israelitas co­
conexión con la porción precedente. Como brarse intereses unos a otros, sí les era lícito
un hombre que yéndose lejos. Este hombre cobrárselos a los gentiles (Dt. 23:20). 28,29.
es sin duda el Hijo del Hombre (v. 13). Por tanto, se le quita el talento a este siervo
15. El talento era una unidad monetaria de negligente y rebelde y se le entrega a uno con
valor relativamente elevado. En este caso, los mayor capacidad de usarlo provechosamente.
talentos eran de plata (v. 18, argurion, “mo­ 30. Al siervo inútil echadle en las tinie­
neda de plata” ). Según quién los emitiera, blas de afuera. El lloro y el crujir de dien­
el valor de los talentos variaba entre $1.625 tes muestran claramente que se trata del
(aegino) y $1.080 (atico). El talento valía eterno castigo (8:12; 13:42,50; 22:13; 24:
mucho más que la mina. A cada uno con­ 51). Aquí está el nudo de la interpretación.
forme a tu capacidad. Los talentos repre­ Si este ajuste de cuentas es el juicio de las
sentan responsabilidades diversas, que se han obras del creyente, tenemos aparentemente a
46
M A T EO 25:30-26:1
un genuino creyente que pierde su alma por 50.) Estos creyentes judíos serán instrumento
su esterilidad en cuanto a obras. Pero tal in­ en la conversión de incontables multitudes de
terpretación sería contraria a Jn. 5:24. O, si gentiles (Ap. 7:9-14), que mostrarán su fe
el siervo inútil representa sólo al que se dice por sus obras. El hecho de que visiten a los
cristiano, a quien así se desenmascara, parece que están en la cárcel sugiere que será peli­
entonces que el juicio de las obras de los cre­ groso reconocer públicamente a Cristo y sus
yentes y la condenación de los impíos ocu­ emisarios durante este período.
rren a un mismo tiempo, aunque Ap. 20 se­ 41. Apartaos da mi, malditos. Muchos
ñala un intervalo de 1000 años entre uno y han observado la ausencia del artículo grie­
otro juicios. La mejor solución es aplicar la go con malditos (a diferencia de su empleo
parábola a los santos de la tribulación (ya en “vosotros los benditos”, v. 34). Así pues,
sean judíos o gentiles), dada la clara asocia­ ya que el participio es circunstancial más
ción con los versículos precedentes. Esta ex­ que sustantivo, quizá la idea de la oración
plicación concuerda con otras porciones de sea: “Apartaos de mí, bajo maldición”. Si
la Biblia en que aparece que cuando Cristo bien el Padre ha declarado benditos a los jus­
vuelva, el remanente de creyentes será reco­ tos y entran en el reino preparado para ellos
gido para que disfrute las bienaventuranzas desde antes de la creación, no se declara el
del milenio, y que los vivientes que no tengan destino de los impíos en términos de tan es­
verdadera fe en su Mesías serán eliminados pecífica elección. El fuogo «tomo no fue
(Ez. 20:37-42). Naturalmente, es válido pa­ preparado para ellos, sino para el diablo y
ra los hombres de todas las épocas el princi­ sus ángeles (Ap. 20:10). Ni tampoco here­
pio de que Dios hace responsables a los hom­ dan los hombres el fuego eterno (contraste
bres por el uso que de sus dones hagan. con los justos, v. 34), sino que allá van a
parar por rehusar la divina gracia. 42-45.
e) El juicio de todas las naciones. 25:31- Jesús señala en los cabritos la ausencia de las
46. 31. Entonces se sentará en su trono de buenas cualidades de los que son como ove­
gloria. La misma escena que en 24:30,31, jas. Los pecados de omisión y no horrendos
que señala la venida del Hijo del Hombre actos de violencia se eligen como indicios de
para poner fin a la gran tribulación e iniciar la condición espiritual. 46. Castigo eterno
el milenio. 32-33. Serán reunidas delante y vida eterna: con ambos se emplea el mis­
de él todas las naciones. Esta escena de mo adjetivo (aionios). Cualquier intento de
juicio debe distinguirse de la de Ap. 20 (el reducir el castigo limitando el sentido de
gran trono blanco), ya que esta última viene eterno, reduce en la misma proporción la
después de la resurrección de los impíos, al bienaventuranza de ios justos. Si bien eterno
final del milenio. Aquí, naciones debe sig­ puede implicar un concepto tanto cualitativo
nificar los que vivan en la tierra al tiempo como cuantitativo, el aspecto de duración sin
del regreso de Cristo, Serán juzgados como fin no se puede divorciar de la palabra. Era
individuos y no colectivamente (los unos de la palabra normal para expresar “lo perdu­
los otros, v. 32, es masculino, mientras na­ rable”, según atestiguan los léxicos. El casti­
ciones es neutro en griego). Tal juicio de go eterno se menciona en pasajes como Mt.
los vivientes de la tierra al tiempo de la 18:8; 2 Ts. 1:9; Judas 13; et al. De modo
gloriosa venida de Cristo se predice en Jl. que al comienzo del milenio hay un juicio y
3:1-2. Como resultado se formarán dos gru­ se aparta a los malvados, de modo que sólo
pos: el de los que se comparan con ovejas personas regeneradas entren en el reino mile­
será colocado a la derecha de Cristo, puesto nial (cf. Jn. 3:3).
de honor y bendición. 34. A los que el Padre
ha declarado benditos, Cristo, como rey IV. La Pasión de Jesucristo. 26:1—27:66.
(única vez que Jesús se aplicó este título),
los invita: Venid . . . heredad el reino Esta sección, que tiene inmenso valor para
(milenial). 35-40. Como evidencia del ca­ todo cristiano, rebosa interés humano. Sin
rácter regenerado de éstos que son como ove­ embargo, los detalles que nos da el Evange­
jas, cita Jesús las obras de misericordia de lista han suscitado problemas, principalmen­
ellos en bien de "mis hermanos", y las to­ te cronológicos, desde los primeros tiempos.
ma como si hubieran sido ejecutadas para él. No obstante, la forma objetiva en que cada
Parece evidente que ovejas y cabritos son Evangelio (escrito por hombres que tenían
cosa distinta de mis hermanos. De aquí la participación emotiva en el tema) trata estos
interpretación de las naciones como genti­ asuntos altamente emotivos, hace tanto más
les, y mis hermanos como el remanente de admirables estos sublimes tratados.
fieles judíos que proclamarán el evangelio
del reino en todo el mundo (24:14; Ap. A. Complot contra Jesús. 26:1-16.
7:1-8), que cumple las exigencias del pasaje. 1-5. Predicción final de su muerte. 2.
(Que Jesús haya llamado a todos los creyen­ Dentro de dos dios. Ya que la Pascua se
tes sus “hermanos” anteriormente, no modi­ comía la noche del 14 de Nisán (la puesta
fica las demandas de este contexto; 12:47- del sol de hecho iniciaba el 15 de Nisán),
47
M A T EO 26:1-17
esta predicción se hizo la noche del 12 de que no vuelven a presentarse. Siempre son
Nisán. Pascua. La primera gran fiesta del buenos y oportunos los actos de misericordia
calendario judío, conmemoración de la libe­ (Mr. 14:7). Pero jamás volvería a presen­
ración de Israel del cautiverio egipcio y re­ tarse otra oportunidad para hacer lo que
cuerdo del “libramiento” {significado de la hacía María. Lo ha hecho a fin de prepa­
raíz hebrea que por trasliteración formó la rarme para la sepultura. Carece de base
palabra griega pase ha) de sus primogénitos la sugerencia de que Jesús atribuía a María
cuando Dios hirió a los egipcios (cf. Ex. 12). móviles que no eran de ella. Ya antes había
Inmediatamente después de la Pascua seguía anunciado él que se acercaba su muerte (Jn.
la semana festiva de los panes sin levadura 10:11,17,18; Mt. 16:21; 17:22; 20:18). En
(Nisán 15-21), y solía darse el nombre de vez de cerrar la mente a la predicción, como
“Pascua” a este conjunto total de días festi­ parece que hacían los discípulos (cf. Mt.
vos. El Hijo del Hombre será entregado. 16:22), María la creyó. Parece que se daba
Cf. predicciones en 16:21; 17:22; 20:18. cuenta de que, al sobrevenir la tragedia, no
Ahora por primera vez predice Cristo que su habría tiempo para el tradicional acto pia­
muerte ocurrirá durante la pascua. 3-5. Esta doso. Unicamente atribuyendo el acto a la
predicción, sin embargo, era contraria a los comprensión espiritual de María se compren­
planes de sus enemigos. Temerosos de las de adecuadamente la grandiosa alabanza de
multitudes que llenaban a Jerusalén, entre Jesús. Fue esta en verdad la única unción de
las que había muchos galilcos que apoyaban su cuerpo. Las mujeres que más adelante
a Jesús, se pusieron de acuerdo en no hacer vinieron con ese fin hallaron la tumba vacía.
nada durante la fiesta. Puede que esperaran 14-16. Judas conspira. No podemos saber
posponer el golpe durante una semana en­ cuánta proximidad entre la traición y lo que
tera. Pero Jesús prefijó el tiempo de su muer­ precede indica la palabra entonces; (Mr. só­
te contrariando las intrigas de ellos, y dispuso lo dice “y” ). Si se considera 26:6-13 como
que moriría como la Pascua verdadera, t a i ­ un paréntesis que explica una de las raic.cs
fas había actuado corno sumo sacerdote des­ de la traición, puede la conspiración de Ju­
de el ano 18 d. de C., más o menos. Ya antes das ubicarse al tiempo de vv. 1-5. En tal caso,
había pedido la muerte de Jesús (Jn. 11:49- la indignación en casa de Simón seis días
50). antes de la pascua (Jn. 12:1,2) habría fer­
6-13. Ungimiento en Betania. No hay una­ mentado hasta convertirse en conspiración en
nimidad entre los intérpretes respecto a las los cuatro días siguientes. Iscariote. Natural
conexiones cronológicas de este incidente. de Queriot, pueblo de Judea. Le asignaron
Visto que en Jn. 12:1 dice: "seis días antes (literalmente, le entregaron por peso). Ma­
de la pascua”, ya sea Mateo y Marcos o teo emplea la misma palabra que la LXX en
Juan han seguido un ordenamiento por te­ Zac. 11:12, al que parece aludir consciente­
mas en vez del cronológico. Ya que ni Ma­ mente. La LXX usa histemi para traducir
teo ni Marcos determinan la fecha del acon­ shakal, “pesar dinero” (otro ejemplo es 1 R.
tecimiento sino que dicen "estando Jesús en 20:39 [LXX, 3 R. 21:39]). Así pues, Judas
Betania”, lo más acertado parece ser atenerse recibió el pago en esta ocasión, hecho que
a la clara cronología de Jn. 12:1. Descrita los demás evangelios ni confirman ni impug­
la conspiración, Mateo retrocede, pues, a un nan. Treinta piezas de plata. Sidos, pro­
incidente anterior para mostrar las circuns­ bablemente. Suma relativamente pequeña;
tancias que impulsaron a Judas a llevar a la eso valía un esclavo (Ex. 21:32).
práctica su traición. Son pasajes paralelos
Mr. 14:3-9 y Jn. 12:1-8 (Le. 7:36-50 rela­ B. La última cena. 26:17-30. Quizá no
ta un incidente distinto). haya en los Evangelios problema de armo­
6. Simón el leproso. Sin duda uno que nía tan difícil como éste. ¿Fue esta última
había sido sanado y estaba muy agradecido cena la pascua judaica? Los sinópticos así lo
a Jesús. 7. Una mujer. María, hermana de implican. Pero Juan parece igualmente ex­
Marta y Lázaro (Jn. 12:3; 11:1,2). Perfu­ plícito al indicar que la Pascua aún era cosa
me de gran precio. Relatos paralelos dicen futura al momento del lavamiento de los pies
que era de nardo y que valía más de 300 (Jn. 13:1), la cena (13:29), los procesos
denarios. 8.9. Al ver los discípulos tal de­ (18:28) y la crucifixión (19:14,31). Algu­
rroche de perfume en el cuerpo (v. 12) de nos eruditos se conforman con aceptar que
Jesús (cabeza, v. 7 y pies, Jn. 12:3), se se trata de un conflicto insoluble. Otros in­
enojaron y murmuraron por tal desperdicio. sisten en que uno de los relatos tiene que
Mateo no señala a ninguno en particular estar errado. También se ha aducido que
corno culpable (quizá por vergüenza de ser Jesús comió una pascua adelantada, antes de
uno de ellos). Pero Juan cita a Judas como la fecha legal. Esta opinión se ha robustecido
instigador, y exhibe la hipocresía de su vo­ con los hallazgos de Qumram, que muestran
cinglera preocupación por los pobres. 10-13. que aquella secta siempre celebraba la pas­
Jesús explicó que hay que tener discernimien­ cua el martes por la noche. Así, se sugiere
to espiritual para no perder oportunidades que Jesús comió la pascua el martes (como
48
M A T EO 26:17-31
implican los sinópticos), mientras los judíos 23. El que mete la mano conmigo en el
ortodoxos observaron la pascua el viernes. plato. Ya que el grupo probablemente co­
(V.J.A. Walther, “Chronology of Passion mía en un mismo plato, esta declaración no
Weck, JBL, junio 1958, p. 116 ss.). Se opone identifica al traidor, sino que pone el énfasis
a esta opinión lo muy improbable que sería en la indecible bajeza de la traición, por
que tan notable desviación del judaismo or­ producirse entre compañeros íntimos. 24. Se­
todoxo pasara inadvertida en los Evangelios, gún está escrito. La muerte de Cristo se
o que en Jerusalén pudiese celebrarse en de­ desarrollaba como había sido predicho en va­
bida forma una cena pascual antes del día rios pasajes del AT. No obstante, la sobera­
tradicional (había que sacrificar los corderos nía de Dios sobre todo lo que ocurre no exo­
en el templo poco antes de la cena pascual; nera jamás al hombre de responsabilidad o
cf. 1 Co. 5:7). Otra oposición consiste en culpa. 25. Al notar Judas que su silencio era
dar por buena ya sea la explicación de los sospechoso, él también preguntó: Soy yo,
sinópticos o la de Juan, y tratar de conciliar Maestro? Y Jesús le respondió: Tú lo has
la otra. Se han probado ambas posibilidades, dicho. No parece que, entre e! bullicio de la
si bien ambos métodos ofrecen indudables conversación, los demás hayan escuchado es­
dificultades. El que esto escribe prefiere ex­ ta respuesta. No hay modo de definir si la
plicar los sinópticos a la luz de las claras afir­ explicación de Cristo a Juan (y a Pedro)
maciones de Juan, cuyo propósito puede ha­ fue antes o después de la indicación a Judas
ber sido parcialmente aclarar ciertos puntos (Jn. 13:23-26). AI salir luego Judas, ningu­
ambiguos de la cronología. Según esta tesis, no sabía que Satanás lo impulsaba a llevar
la última cena no fue la cena pascual; Jesús, de inmediato a la práctica su conspiración
por el contrarío, murió en la hora precisa en (Jn. 13:27-30).
que en el templo se sacrificaban los corderos 26. El relato de Mateo sobre la bendición
para la pascua (cf. 1 Co. 5:7). No obstante, del pan y el vino es semejante al de Marcos;
Jesús dio instrucciones a sus discípulos para el de Lucas se asemeja al de 1 Co. 11:23-
que hicieran los arreglos usuales para la fies­ 26. Esto es mi cuerpo. Consúltense en los
ta, por dos razones: (1) los discípulos sí la diccionarios bíblicos las opuestas tesis del ro-
celebrarían; (2) Jesús no deseaba en este manismo, Lulero, Cal vino y Zwingüo. El ob­
momento predecir el instante preciso de su vio sentido del pasaje nos obliga a entender
muerte. el pan simbólicamente, ya que el cuerpo real
17-19. Preparativos para la pascua. 17. del Señor también estaba presente. (Cf. me­
Primer día de la fiesta de los panes sin táforas similares: Jn. 10:7; 15:1). Estos
levadura. El catorce de Nisán, en que se re­ símbolos habían de servir para que los discí­
tiraba de las casas toda levadura como pre­ pulos recordaran (Le. 22:19) a su Señor
paración para las fiestas de la pascua y de los ausente y el precio de su redención. 27,28.
panes sin levadura (cf. Mr. 14:12; Le. 22: El nuevo pacto o testamento cobró vigencia
7). Este día se iniciaba al ponerse el sol el por la muerte de Cristo. El antiguo pacto de
día trece, y aquí se trata de las horas inicia­ Dios con Israel requería sacrificios continuos
les del misino. 18,19. Como respuesta a la por el pecado. Pero la muerte de Cristo fue
pregunta de los discípulos, Jesús los envía a el sacrificio perfecto, c hizo posible tanto la
un hombre en cuya casa habrían de reunirse. justificación como la regeneración (He. 8:
Celebraré la pascua. A esta afirmación ge­ 6-13). Por muchos es derram ado. Cf. 20:
neral del propósito han de añadirse las pala­ 28). Si bien la muerte de Cristo es suficiente
bras de Le. 22:16: “no la comeré ”, que in­ para la remisión de los pecados de todo el
dican la interrupción del plan general. Quizá mundo, aquí se la considera eficaz únicamen­
no deseaba que Judas se enterara con tanta te para los creyentes. 29. No beberé más.
anticipación y tan específicamente de sus Esta afirmación dirige la mirada de los dis­
planes. cípulos hacia el futuro reino del padre (el
20-30. La última cena. 20. Cuando llegó mesiánico reino de Dios, Mr. 14:25) y el
la noche. Aquella noche, más tarde, (pri­ tiempo de júbilo y comunión de la gran cena
meras horas del catorce), Jesús se reunió con de bodas. 30. Cuando hubieron cantado el
14). 21. Uno de vosotros me va a entre- himno, salieron. El discurso de Jn. 14 ha
sos discípulos a la hora de la cena (Le. 22: de haberse pronunciado ames.
gar. Primer anuncio de que el Hijo del
Hombre había de ser “entregado” (17:22; C. Anuncio de la negación de Pedro. 26:
20:18; 26:2) por uno de los Doce. ¡ Qué 31-35. ¿Ocurriría esto antes de abandonar el
conmoción ha de haber provocado tal afir­ aposento alto (Jn. 13:36-38; Le. 22:31-34),
mación! 22. El hecho de que once de los o después (Mr. 14:27-31 ; M t.)? Ya que pa­
discípulos hayan preguntado cándidamente rece imposible armonizar estos pasajes sin
¿Soy yo, Señor? demuestra que reconocían violentar la una o la otra opinión, vale más
su propia debilidad, aunque su pregunta tie­ pensar en dos distintas advertencias a Pedro.
ne la construcción de quien espera una res­ 31. Todos vosotros os escandalizaréis.
puesta negativa: "No soy yo, ¿verdad?" Aunque sólo Pedro negó a Jesús, todos los
49
M A T EO 26:32-51
once lo abandonaron y huyeron (v. 56). Je­ decido Jesús, que hubo de asumir la culpa
sús vio en esto el cumplimiento de Zac. 13: de todos los hombres! No te a como yo quie­
7. 32. Iré delante de vosotros a Galilea. ro, sino como tú. De principio a fin, la ora­
Fue la gran reunión tras la resurrección, que ción de Cristo fue de absoluta sumisión al
se menciona repetidas veces (28:7,10,16). Padre. Y obtuvo como respuesta, no que lo
Pero no excluye apariciones anteriores, algu­ librara de la copa, sino que le diera fortaleza
nas de ellas en Judea. 33-35. La jactancia para libarla (Le. 22:43), y al final lo resu­
de Pedro, al tenerse por más leal que los citara “de (Gr. ekt de entre) la muerte”
otros (aunque todos se escandalicen) hizo (He. 5:7). 40,41. Como halló a los discípu­
que los demás se dieran por aludidos e hicie­ los dormidos, agotados por la prolongada
ran protestas de su propia lealtad. Sin duda emoción y la fatiga, Jesús se dirigió a Pedro
Jesús tenía esto presente más adelante, cuan­ para darle un consejo particular (quizá por
do preguntó a Pedro: “¿Me amas más que causa de sus recientes jactancias), y le enca­
éstos?” (Jn. 20:15). reció la continua vigilancia y oración, para
que los acontecimientos no lo hallaran des­
D. Acontecimientos en Getsemaní. 26:36- prevenido y lo hicieran ceder a la tentación.
56. El espíritu. . . está dispuesto. La naturale­
36-46. La oración. 36. Getsemaní. Sig­ za espiritual del hombre, iluminada por el
nifica “prensa de aceite;” se trata en este Espíritu Santo. Pero la carne es débil. Al­
caso del huerto que Jesús y sus discípulos gunos opinan que la carne denota en esta
frecuentaban. Estaba al otro lado del Cedrón, oración una parte constitutiva del ser huma­
en el Monte de los Olivos (Le. 22:39; Jn. no, que no es pecaminosa si está bajo el do­
18:1,2), y sin duda contenía una prensa pa­ minio del espíritu (y entonces las palabras
ra extraer aceite. El sitio que hoy se muestra de Jesús pueden también referirse a él mis­
a los viajeros ha de ser aproximadamente mo) ; otros, que denota la naturaleza peca­
exacto, si bien los árboles no pueden ser los minosa propia de todo hombre (excepto Je­
mismos (Jos. Guerras, VI. 1:1). 37,38. Je­ sús) .
sús dejó a ocho de los discípulos juntos, y se 42-45. La esencia de esta oración se pro­
adentró en el huerto con Pedro, Jacobo y nunció tres veces, y cada vez fue absoluta la
Juan. Finalmente se apartó aun de éstos, pa­ sumisión del Hijo. No obstante, es evidente
ra orar solo. La angustia espiritual que pade­ que Jesús sabía cuál sería el resultado final.
ció se describe con palabras como entriste­ Dormid ya. Probablemente no se trata de
cerse, angustiarse en gran manera, triste, una ironía, sino la simple declaración de que
hasta la muerte. A sus tres discípulos ínti­ la oportunidad en que pudieron ser útiles
mos (y de manera más general a todos), les había pasado. 46. Pero en este instante per­
ordenó: Velad; es decir, que le ayudaran cibe Jesús que se acerca el enemigo. Vamos.
con su despierta presencia y simpatía. 39. Si No invita a la fuga, sino a recibirlos (Jn. 18:
es posible, en términos morales, es decir, 4).
consecuente con la voluntad del Padre. Pase 47-56. El prendimiento. 47. Mucha gen­
de mí esta copa. La clave para comprender te. Un destacamento de soldados romanos, al
la agonía de Cristo está en identificar la co­ mando de un tribuno militar romano (Jn.
pa. Si bien cualquier ser humano normal se 18:12), armados de espadas, como de cos­
arredraría ante los horrores de la crucifixión, tumbre; policía del templo, a las órdenes de
a menudo los mártires se han enfrentado a los principales sacerdotes y ancianos, ar­
las torturas de su muerte sin tan tremendas mados de palos (Le. 22:52). 48. El. . . les
angustias (cf. Le. 22:44). Y tampoco pode­ había dado señal. Para la mayoría de los
mos adoptar la idea de que temiera morir soldados romanos, Jesús sería un desconocido.
prematuramente a manos de Satanás, pues la 49. Le besó. La forma compuesta, (katephi-
copa provenía del Padre y no de Satanás lesen) sugiere un abrazo cálido y efusivo (en
(Jn. 18:11). Aun más, la vida de Cristo sólo contraste con la forma más sencilla que se
voluntariamente se podía ofrendar (Jn. 10: menciona en el v. 48). 50. Amigo. Camara­
17,18). La copa suele simbolizar en la Es­ da, compañero (hetaire). El vocablo recono­
critura, ya la bendición de Dios (cf. Sal. 23: ce la antigua relación entre ellos sin indicar
5) o su ira (cf. Sal. 75:8). Por consiguiente, afecto. ¿A qué vienes? ¿Será una forma
la explicación más satisfactoria es tomarla elíptica de Jesús, que habría de completarse
como símbolo de la ira divina que Cristo diciendo, “haz aquello a que vienes” ? ¿O
tendría que soportar en la cruz, al echar so­ una pregunta? ¿O una exclamación lastime­
bre sí el pecado de todos los hombres. Este ra: “ ¡Mira a qué vienes!*’? Sea cual fuere
trance durante el cual Dios estuvo durante la intención precisa, Judas y la soldadesca
un tiempo separado de su Hijo, arrancó de llevaron adelante sus planes. 51. Uno. Juan
éste el espantoso grito de Mt. 27:46. Si un lo identifica como Pedro. Socó su espada.
pecado puede producirle al hombre amargo Los discípulos tenían dos espadas cortas (Le.
dolor al sentirse extrañado para con Dios, 22:38). Hiriendo a un siervo. Juan, que co­
i qué incomparable angustia ha de haber pa­ nocía bien a la familia del sumo sacerdote,
50
M A T EO 26:51-68
dice que se llamaba Maleo (Jn. 18:10,15). tuvieron que valerse de falsos cargos. 60,61.
La oreja. Cf. Le. 22:51. La temeraria acción Pero tan vagos e inconsecuentes eran éstos,
de Pedro, aunque bien intencionada, compro­ que ni siquiera lograron conseguir dos tes­
metía seriamente la posición de nuestro Se­ tigos —el mínimum que la ley exigía (Dt.
ñor, y requirió una curación milagrosa para 17:6)— cuyo testimonio concordara. Final­
contrarrestar los efectos desastrosos que en el mente se presentaron dos que citaron, fal­
proceso judicial podría haber tenido (cf. Jn. seadas y mal interpretadas, palabras que Je­
18:36). Pero el milagro fue tan completo sús había pronunciado tres años antes (Jn.
que los acusadores de Cristo ni aun hablaron 2:19). Puedo derribar el templo de Dios.
de la mutilación. 52. Todos los que toman El en realidad había atribuido la destrucción
espada, a espada perecerán. Cristo y su a los judíos; y se refería a su cuerpo, no al
mensaje no habían de defenderse ni abrirse edificio de Herodes (Jn. 2:21). Quizá algu­
paso con armas carnales. Este principio ge­ nas de las afirmaciones de Jesús en el Monte
neral que Jesús proclamó se ha confirmado de los Olivos (24:2), burdamente mutiladas
por la humana experiencia. “A la espada se en informes de Judas, se combinaron con
le enfrenta la espada en la guerra; la espada aquella declaración (Jn. 2:19). 62. ¿No res­
retributiva se le opone a la arbitraria espada pondes nada? Esperaba Caifás arrancar del
de la sedición rebelde; y la espada de espi­ prisionero alguna afirmación incauta. Pero la
ritualidad que se esgrime en una causa espiri­ mejor respuesta a los disparatados cargos que
tual se acarrea; aunque ello demore, la segu­ enrostraban a Jesús fue su digno silencio (cf.
ra espada de la venganza histórica” (J. P. Is. 53:7). 63. Te conjuro. Fórmula que ad­
Lange, op. cit., p. 486). 53,54. Doce legio­ vertía a Jesús que su respuesta se tendría co­
nes de ángeles. La legión romana se com­ mo hecha bajo juramento. El Cristo, el Hijo
ponía de 6.000 hombres. Cristo se abstuvo de de Dios. Aunque hay quienes discuten cuál
llamar en su auxilio las infinitas fuerzas que sea el pleno significado de Hijo de Dios,
estaban bajo su mando, para que se cumplie­ parece claro que Caifás empleó la expresión
sen las Escrituras que predecían sus padeci­ en el sentido único de deidad, ya que la ad­
mientos. 55,56. Como contra un ladrón. El misión provocó el cargo de blasfemia. Esta
hecho de que acudieran armados sugiere que fue la causal verdadera para la condenatoria
esperaban topar con la resistencia violenta de Cristo (Jn. 19:7), y había constituido la
de un resuelto bandolero (no con la pronta base de anteriores tramas en contra suya (Jn.
fuga de un ratero). No obstante, todo lo que 5:18). A oídos del sumo sacerdote habrían
el pasado les había mostrado en cuanto a llegado sin duda informes de otros incidentes
Cristo les debía haber mostrado lo falso de que corroboraban la pretensión a tal título
tal idea. ¿Será (como Plummer y otros lo (Jn. 1:34,49; 9:35-37; 11:27; Mt. 14:33;
sugieren) que esta extraordinaria reacción 8:29 et al.). 64. Tú lo has dicho. Confesión
de Jesús, atribuyendo estos acontecimientos inequívoca de que era el divino Mesías. (La
al cumplimiento de la profecía, marca el declaración jurada de Jesús no viola la en­
punto en que Judas pasa de conspirador dia­ señanza de 5:34, en que da mandamiento a
bólico a suicida presa del remordimiento? sus seguidores. En su posición sin par como
Hijo de Dios, los factores que hacen censu­
E. Acontecimientos ante los tribunales ju­ rable el juramento en labios humanos, no se
díos. 26:57—27:2. Primero llevaron a Jesús le aplican.) Al Hijo del Hombre sentado a
ante Anas, que había sido sumo sacerdote y la diestra del poder de Dios, y viniendo
que aún conservaba mucho prestigio (Jn. en las nubes del cielo (cf. Dn. 7:13-14;
18:12-23). Después de la audiencia prelimi­ Sal. 110:1). Proclama que día vendrá en que
nar, que dio tiempo para que el Sanhedrín se invertirán las posiciones de Jesús y de sus
se reuniera para esta sesión nocturna, abso­ jueces. 65,66. Rasgó sus vestiduras. Indica­
lutamente irregular, llevaron a Jesús ante el ción de santo horror, indudablemente sincero
Sanhedrín. Al amanecer, una segunda sesión (si bien equivocado). La tradición judaica
del Sanhedrín lo condenó formalmente (Mt. especificaba con bastante minuciosidad la
27:1). forma de ejecutar ese acto. Blasfemia. La
57-59. Primera vista ante el Sanhedrín. mayor atrocidad religiosa. Dado que Jesús
57. Al tumo sacerdote Caifás. Yerno del reconoció aquello de que se le venía acusan­
depuesto Anás. Parece probable que Anás y do desde largo tiempo (Jn. 5:18) y se atri­
Caifás tuviesen sus residencias en el mismo buía a sí mismo Dn. 7:13,14, se lo declaró
edificio, separadas quizá por un patio. A es­ reo de muerte, probablemente por aclama­
tas alturas, escribas, ancianos y principales ción en aquel conciliábulo nocturno, más
sacerdotes habían acudido ya a esta extra­ bien que mediante voto formal. 67,68. La
ordinaria sesión. 58. Pedro le seguía, y lo­ violencia física de sus carceleros (probable­
gró entrar en el patio mediante la ayuda de mente oficiales subordinados, Le. 22:63) in­
Juan (Jn. 18:15-16). 59. Buscaban falso cluyó salivazos al rostro, puñetazos, palos o
testimonio. Sabían que no tenían causa le­ bofetadas y el vendarle los ojos (Le. 22:64)
gítima de proceso contra Jesús; por tanto, como burla a su posición de profeta.
51
M A T EO 26:69-27:11
69-75. I.as negaciones de Pedro. Las tres labra usual del NT para indicar el arrepen­
negaciones se produjeron en el transcurso de timiento que lleva a salvación. Aquí indica
las varias etapas de los juzgamientos judíos, remordimiento, sin indicación alguna de que
y los evangelistas los agrupan de diverso mo­ se haya encomendado a Dios. Su “cambio de
do. Las diferencias en las narraciones son sentimientos” fue primordialmenle respecto
argumento en pro de la independencia de a las monedas, que ahora le resultaban de­
composición. Pero hay acuerdo en lo funda­ testables. Al encontrar a los principales sa­
mental, y los detalles admiten varias formas cerdotes y a los ancianos (quizá todavía en
de armonización. (V. tablas de Alford en casa de Caifás, o en camino hacia donde Pi­
op. cit., p. 199; S. J. Andrews, op. cit. p. lato), trató de devolverles la plata. 5. Al ne­
518). garse ellos a aceptarla, Judas (tal vez tras
69. Se le acercó una criada. Juan la prolongada reflexión), la arrojó en el san­
identifica como la portera que hizo entrar a tuario {naos) del templo. Se ahorcó. Este
Pedro (Jn. 18:16,17). 71,72. A la puerta. detalle y los que siguen no contradicen Hch.
Probablemente el vestíbulo o pasadizo que 1:18-19. Hay varias formas posibles de ar­
conducía a la calle. Otra. Marcos dice “la monizarlos. 6. No es lícito. (Cf. Dt. 23:18).
criada”, lo cual sugiere que fue la misma Esc dinero infame no podía echarse en el
antes mencionada (aunque el significado pu­ tesoro (korbañas) del templo, si bien estos
diera ser la criada de la puerta) ; Lucas afir­ sacerdotes no habían tenido escrúpulos en
ma que se trataba de un hombre. De modo usarlo para pagar (26:15). 7-8. El campo
que parece que la segunda negación fue pro­ del alfarero. Al parecer, un lote de terreno
vocada por el escrutinio de varios individuos. bien conocido. El uso de este “dinero sangre”
Con juramento. Olvidando la advertencia de fue causa de que se le cambiara el nombre
Jesús contra los juramentos como corrobora­ (cf. Hch. 1:19: otro detalle que justifica el
ción de la propia veracidad (5:34). 73. Un nombre). Hasta el día de hoy. Indicación
poco después. Alrededor de una hora (Le. de que Mateo escribió bastante tiempo des­
22:59). Los que por allí estaban. Un pa­ pués del hecho, pero no después del año 70
riente de Maleo, en particular (Jn. 18:26). d. de C. en que los romanos borraron la ma­
Tu manera de hablar te descubre. El acen­ yoría de esos sitios históricos. 9,10. El profe­
to y la pronunciación galilcos. 74. Comenzó ta Jeremías. Esta referencia de Mateo a una
a maldecir. A pedir que algún mal le sobre­ profecía que al parecer es de Zacarías (11:
viniese si mentía. Y a jurar. A poner al cielo 12,13) ha provocado gran despliegue de ex­
por testigo de sus palabras (cf. 5:34-37). plicaciones. Afirman algunos que en este caso
Cantó el gallo. Por segunda vez aquella no­ Jeremías, nombre del primero de los libros
che (Mr. 14:72). 75. Pedro se acordó (cf. proféticos del AT, se toma como nombre de
Mt. 26:34). Aunque el confiar en la carne toda la sección en que Zacarías está com­
lo había hecho olvidar la admonición de prendido (así como el de “Salmos” se apli­
Cristo, bastó el canto del gallo para que Pe­ ca a toda la sección de los Hagiógrafos, por
dro volviera en sí y percibiera la enormidad ser su primer libro; Le. 24:44). Hay un pa­
de su pecado como menosprecio de los be­ saje en el Talmud (Baba Rathra 14 b) que
nignos intentos de Jesús por librarlo. Lloró apoya este orden, pero debe reconocerse que
am argam ente. ¡Qué contraste con Judas, Isaías usualmente se coloca de primero. Otra
lleno de remordimiento, pero no de arrepen­ posibilidad es que Mateo haya amalgamado
timiento! (27:5). Zac. 11:12-13 con Jer. 18:2-12 y 19:1-15,
citando tan sólo una de las fuentes.
27:1,2. Segunda vista ante el Sanhedrín.
Venida la mañana. El derecho hebreo pro­
hibía los juicios nocturnos y especificaba que G. Acontecimientos ante el tribunal roma­
las causas de muerte habían de tener por lo no. 27:11-31. Selecciona Mateo ciertos as­
menos dos vistas, con un día de intervalo. pectos del proceso, pero hay que consultar
Esta sesión al amanecer fue un esfuerzo por los relatos paralelos para descubrir las co­
dar al sórdido proceso apariencias de legali­ nexiones entre dichos aspectos. Pero sólo
dad. 2. Pondo Pilato. El Procurador roma­ Mateo consigna los interesantes detalles de
no de Judea, que se hallaba en Jerusalén du­ 27:19,24.
rante la fiesta de la pascua. Su residencia 11. Delante del gobernador. Reanuda la
oficial era Cesárea. Roma se reservaba las narración que en 27:2 interrumpió. ¿Eres
resoluciones judiciales definitivas cuando ha­ tú el Rey de los judíos? Pregunta sugerida
bía pena de muerte, así como la ejecución por los cargos formales que ante Pilato for­
de dicha pena. mulaban los judíos (Le. 23:2; Jn. 18:28-
33). Tú lo dices. A esta respuesta, que in­
F. El remordimiento de Judas, 27:3-10. dudablemente era afirmativa, añadió Jesús
Viendo que era condenado. Ello era evi­ una explicación sobre la naturaleza de su
dente al ver que llevaban a Jesús ante Pilato. reino (Jn. 18:34-38). Esta entrevista se
Arrepentido {metameletheis) . No es la pa­ efectuó dentro del pretorio, mientras los ju-
52
M A T EO 27:12-35
dios se mantenían afuera. 12-14. Pero a los ción de homicidio culpable.) La sangre de
vociferantes judíos que al reaparecer Jesús este justo. ¿Reflejaba Pilato la influencia
ante ellos lo acusaban, nada respondió. Sin del mensaje de su esposa al descubrir a Jesús
embargo, no fue para Pilato este silencio se­ con palabras de ella? 25. Su sangre sea so­
ñal de admisión de culpa, sino de una dig­ bre nosotros y sobre nuestros hijos. La
nidad nada común, que lo hizo iniciar una subsiguiente historia de Israel revela qué es­
serie de intentos por librar a Jesús sin po­ pantosas consecuencias ha tenido aquel grito.
nerse en contra del Sanhcdrín. Estas palabras, tan ligeramente proferidas,
15. Acostumbraba el gobernador soltar han pesado no poco sobre las cabezas de los
al pueblo un preso. Se ignora si el origen dirigentes que las provocaron (cf. Hch. 5:
de esta costumbre era romano o judio. 16. 28) y sus descendientes. 26. Habiendo azo­
Un preso famoso llamado Barrabás. Con­ tado a Jesús. Esta cruel tortura se infligía
victo de motín, robo y homicidio (Jn. 18:40; sobre el cuerpo desnudo mediante un azote
Mr. 15:7). Broadus sugiere que, ya que los de cuero que tenía pedazos de hueso o de
dos que fueron crucificados junto con Jesús metal en los extremos de sus correas. Lo azo­
eran ladrones, quizá hayan sido compinches taron antes de entregarlo a los soldados para
de Barrabás, y que así haya Jesús tomado la crucifixión. Juan indica que no fue esta
literalmente el lugar de Barrabás ( Op. cit., otra fase de la ejecución, sino un nuevo in­
pp. 562-563). La exégesis que hace un jue­ tento de Pilato por satisfacer a la turba san­
go de palabras con la etimología de Barra­ guinaria, tratando de moverlos a crjar en
bás (“hijo de un padre"), o que adopta la sus demandas de crucifixión (Jn. 19:1*6).
inferior grafía “Jesús Barrabás" para alego­ Le entregó. Dio a los soldados la orden ofi­
rizar o con fines hom Héticos, carece de base. cial de ejecución.
18. Sabía que por envidia. El ridículo ca­ 27. Al pretorio. Esto parece ubicar el pro­
rácter de las acusaciones era evidente para ceso en la fortaleza Antonia, ya que así es
Pilato, y los apasionados actos de los acu­ plausible la presencia de una compañía en­
sadores le demostraban que había de por tera (600 hombres, la décima parte de una
medio inquina personal. Resultaba obvio que legión) que allí se acantonaba. Otros iden­
un maestro tan espiritual (Jn. 18:36,37) tifican el pretorio como el palacio de Hcro-
habría de atraerse la oposición de estos ma­ des. 28-31. Tras recibir la orden de alistar
terialistas sin escrúpulos. a Jesús para la ejecución, aquellos sayones
19. Estando él sentado en el tribunal. volvieron fiesta su tarea mediante el escar­
Mientras Pilato esperaba la respuesta de los nio más brutal. Despojando a Jesús de sus
judíos respecto a Barrabás, la mujer de Pi­ vestidos, le echaron encima un manto de
lato le envió un mensaje que interrumpió el escarlata, quizá una capa militar tan des­
proceso. El portentoso sueño de que daba teñida que asemejaba a la púrpura real (Mr.
cuenta perturbó a Pilato y le hizo retardar 15:17). En vez de corona le pusieron espi­
el juicio. Ignorarnos si el sueño provino di­ nas; en vez de cetro, una caña, en vez de
rectamente de Dios, o si fue fruto de una beso de lealtad, salivazos. Así hicieron cruel
mente preocupada por la intriga en contra irrisión del Hijo de Dios.
de Jesús. (Pilato ha de haber estado ente­
rado de la intriga, ya que permitió que un H. La crucifixión. 27:32-56. Simón de
tribuno y soldados romanos participaran, y Cirene. Sus hijos eran gente conocida para
su esposa pudo haberse enterado por medio los lectores del Evangelio de Marcos (Mr.
de él; Jn. 18:12.) E! apócrifo Evangelio de 15:21). A éste obligaron. Prestación forza­
Nicodemo pone en labios de los judíos es­ da (v. com. 5:41). 33. Gólgota. Palabra
tas palabras: “¿No te habíamos dicho que aramea que significa “calavera", equivalente
es un nigromante? Mira cómo ha suscitado a “calvaría", en latín. Si el nombre se deri­
sueños en tu esposa" 2:3). 20,21. En este vaba de la forma redondeada del cerro, o
intervalo, los principales sacerdotes y los por su fama como patíbulo, es cosa que no
ancianos incitaron a la multitud a que pi­ se sabe. Igualmente incierta en su ubicación.
diera que libertara a Barrabás y no a Jesús. La tradicional Iglesia del Santo Sepulcro,
El grado de depravación moral y espiritual que se halla dentro de los muros actuales de
,
que tal elección ,*efieja es casi increíble. 2 2 Jcrusalén pero más allá de la muralla norte
23. |Seo crucificado! Es decir, ejecutado a de los días de Jesucristo, bien pudiera ser
la romana, ostensiblemente como resultado el sitio. Otros dicen que es el Calvario de
de los cargos que se le hacían y, por tanto, Gordon, un poco más al norte. 34. Vinagre
como sustituto de Barrabás. 24. Tomó agua. mezclado con hiel (cf. Sal. 69:21). Se ad­
Costumbre simbólica de los judíos (Dt. 21: ministraba esa poción estupefaciente para
6-9), cuyo significado es natural y obvio. amortiguar el dolor y hacer más fácil el ma­
Pero en Pilato era una befa, pues sobre él nejo de los prisioneros, pero Jesús, después
descansaba la responsabilidad de ordenar la de probarla, la rechazó. 35. Crucificado.
ejecución. (El uso adecuado del símbolo era Véanse en los diccionarios bíblicos los deta­
la absolución del inocente de toda implica­ lles técnicos de las crucifixiones. Nótese que
53
M A T EO 27:35-53
los evangelistas bosquejan la escena con des­ mento preciso en que se produjo, aunque
carnada sencillez, tanto más efectiva por su Dios puede haberse valido de medios provi­
parquedad. Repartieron entre sí sus vesti­ denciales para producirlo. Imposible es deter­
dos, echando suertes. Jn. 19:23,24 repar­ minar si toda la tierra ha de circunscribirse
tieron en cuatro partes el botín, pero echa­ a cierta área local, o si ha de entenderse co­
ron a la suerte la túnica inconsútil. La parte mo “todo el globo”. 46. Dios mío, Dios mío
final, que comienza diciendo para que se ¿por qué me has desam parado? (Sal.
cumpliese, es textualmente dudosa, interpo­ 22:1). Unicas palabras exhaladas en la cruz
lación probable de Jn. 19:24. 36. Le guar­ que registran Mateo y Marcos Imposible es
daban allí. Parte de la obligación de los sol­ sondear el inmenso sentido de este clamor.
dados era impedir que se llevaran el cuerpo Pero ciertamente no arrancaba primordial-
antes de tiempo. mente del sufrimiento físico, sino del hecho
37. Sobre su cabeza su causa. Durante de que por cierto periodo, Jesús fue hecho
la marcha hacia el Gólgota, el letrero pre­ pecado por nosotros (2 Co. 5:21) ; y al pa­
parado por Pilato (Jn. 19:19) probablemen­ gar la pena como sustituto del pecador, fue
te se exhibía en el encabezamiento o colgaba maldito por Dios (Gá. 3:13). Como Padre,
del cuello de Jesús, según el uso corriente. no lo abandonó Dios (Le. 23:46); pero co­
Este es Jesús, el Rey de los judíos. (Cf. Mr. mo Juez tenía que separarse de él, si había
15:26; Le. 23:38; Jn. 19:19). Los diversos de padecer la muerte espiritual en lugar de
relatos no son en modo alguno contradicto­ los pecadores. 47-49. Este clamor hizo creer
rios. El de Juan es el más completo; los otros que Jesús llamaba a Elias, sin duda por la
toman los elementos esenciales. El hecho de semejanza entre el sonido de Eli (Dios mío),
que el letrero estuviera en tres idiomas quizá y Elias. Aunque algunos sugieren que las ti­
explique algunas variantes de registro (Jn. nieblas ya habían hecho a los más supersti­
19:20). 38. Pos ladrones. El mismo califi­ ciosos temer que la figura mesiánica de la
cativo de Barrabás (Jn. 18:40), que indica profecía apareciera, la subsiguiente actitud
que Jesús tomó literalmente el lugar de Ba­ de la gente lo hace dudoso. Lo que hicieron
rrabás. 39. Meneando la cabeza. (Sal. fue burlarse más de sus pretensiones mesiá-
22:7). Gesto de mofa y escarnio. 40. Las nicas. Deja. Fue la turba la que así clamó,
injurias de que pretendía derribar el templo pidiéndole al soldado que dejara de auxiliar
y de que era Hijo de Dios se basaban en los a Jesús (M t.)j y también el soldado, des­
acontecimientos del juicio ante el Sanhcdrín pués de darle de beber, como diciéndole al
(26:61,63,64). 41-43. Los principales sa­ populacho que dejaran de molestarlo por su
cerdotes, escribas y ancianos contribuye­ acto (M r.). 50. Jesús, con la garganta re­
ron al escarnio, pero no dirigiéndose direc­ frescada por el vinagre (no por la poción
tamente a Jesús, sino hablando de él en son estupefaciente de 27:34), clamó de nuevo
de mofa a la multitud. A otros salvó. No a gran voz. Todos los sinópticos indican que
era un reconocimiento de sus milagros sino la muerte de Cristo no fue por el agotamien­
la insinuación de una gran sospecha contra to de la crucifixión, sino por la voluntaria
la validez de los mismos, vista su actual in­ entrega de su vida.
capacidad para salvarse a sí mismo. Esas 51. El velo dol templo. La cortina que
palabras encerraban mucha más verdad de separaba el lugar santo del santísimo (Ex.
lo que sospechaban sus autores; pues para 26:31). Este acontecimiento, símbolo de que
salvar a otros en el sentido espiritual, objeto para el hombre quedaba permanentemente
de su venida, tuvo que entregar voluntaria­ abierto el camino a la presencia de Dios por
mente su propia vida. Heridos en su nacio­ la muerte expiatoria de Cristo (cf. He. 10:
nalismo por el insulto de Pilato, los judíos 19-23), puede que haya sido dado a cono­
retaron a Jesús por su título de Roy do Is- cer por los sacerdotes que luego se convir­
raol, demandando una señal y prometiendo: tieron (Hch. 6 :7 ). 52,53. Al morir Cristo
Creeremos en él. Pero las anteriores actitu­ se abrieron muchas tumbas de santos del
des y reacciones de estos hombres demues­ AT, y sus cuerpos resucitaron después de la
tran cuán falsas eran sus promesas (Jn. 12: resurrección de él (cf. Hch. 26:23; 1 Co.
9,10). 44. También los ladrones. Más tar­ 15:20). Esta portentosa circunstancia, que
de, uno de ellos cambió de actitud respecto sólo Mateo menciona, suscita muchas pre­
a Jesús (Le. 23:39-43). guntas pero no puede negarse en forma ade­
45. Crucificaron a Jesús a las 9 de la ma­ cuada. Las seis resurrecciones previas que
ñana (“la hora tercera”, Mr. 15:25). Pasa­ registra la Biblia (1 R. 17; 2 R. 4; 13; Mt.
das tres horas, tinieblas sobrenaturales cu­ 9; Le. 7; Jn. 11) fueron restauraciones a la
brieron toda la tierra desde la hora sexta vida terrenal. Lo mismo no es necesariamen­
hasta la novena (de las 12 a las 3 de la tar­ te cierto respecto a los de Mt. 27. El fenó­
de). Ya que la pascua se celebraba en tiem­ meno es claramente simbólico de la victoria
po de luna llena, no puede haber sido un de Cristo sobre la muerte en cuanto tal vic­
eclipse solar la causa de estas tinieblas. Fue toria afecta a los creyentes. Muchos ven en
claramente sobrenatural en cuanto al mo­ esto una demostración palpable de que la
54
M A T EO 27:54-28:10
muerte y resurrección de Cristo liberó del enemigos no querían correr riesgos. Temían
Seol-Hades a los fieles difuntos (Ef. 4:8,9). que de correrse el rumor de la resurrección
No se nos dice qué ocurrió después con estos {el postrer error) sería para ellos mayor el
santos resucitados. 54. Verdaderamente és­ desastre que el apoyo popular que por un
te era Hijo de Dios. Si bien hoy se ha hecho tiempo había obtenido Jesús como Mesías
popular explicar la afirmación del centurión (el primer [error]). 65,66. Obtenida la orden
en términos de conceptos paganos, ha de ob­ de Pilato, Ahí tenéis una guardia, los miem­
servarse que su comentario surgió de la ob­ bros del Sanhedrín, como medida precauto­
servación de ciertos fenómenos notables. Y ria adicional, sellaron la piedra, probable­
ha de tenerse como posible que este hombre, mente mediante una cuerda y cera o arcilla
que había vivido en ambiente judaico du­ como cierre, de modo que pudiera compro­
rante algún tiempo, haya llegado en esa barse si se forzaba.
ocasión a la fe. Al fin y al cabo, también los
paganos pueden convertirse al cristianismo. V, Resurrección de Jesucristo. 28:1-20.
55,56. María Magdalena. Primera vez que Mateo suministra menos detalles que Lucas
Mateo la menciona. Las tradiciones que le y Juan. Pero a él le debemos el único relato
asignan un pasado deshonroso carecen de del informe de los soldados (w . 11-15) y la
base bíblica. María la madre de Jacobo y fórmula bautismal completa (v. 19). La sus­
de José; también llamada ‘‘mujer de Cleo- tancial concordancia de los cuatro relatos,
fas” (Jn. 19:25). La madre de los hijos de junto con la gran variedad de detalles y pun­
Zebedeo. Salomé (Mr .15:40); aparente­ tos de vista, demuestra la veracidad de los
mente hermana de la Virgen María (Jn. mismos, al par que su común independencia.
19:25).
A. La tumba vacía. 28:1-8. Pasado •! día
I. Sepultura de Jesús. 27:57-66. Al caer de reposo. El empleo de opse como prepo­
la tarde (VL). Entre las 3 y las 6 de la tar­ sición incorrecta con el significado de “des­
de. Un hombre rico. Cf. Is. 53:9. José de pués” se reconoce hoy claramente (Arndt,
Arimatea era miembro del Sanhedrín (Le. p. 606). El significado concuerda con Mr.
23:50,51); su riqueza le permitía tener un 16:1-2; Le. 24:1; Jn. 20:1. María M agda­
sepulcro cerca de Jerusalén, aunque viviera lena y la otra María (27: 56,61), y algu­
en otro lugar. 58. Pidió el cuerpo. Lo cual nas otras mujeres llegaron el domingo al
requirió no poco valor, ya que, por no ser amanecer para ungir el cuerpo de Jesús. 2-4.
pariente, tendría sin duda que explicar sus Cuando se acercaban hubo un terremoto,
motivos. 59,60. Obtenido el permiso, el pro­ y un ángel removió la gran piedra de la
pio José, tomando el cuerpo, desprendién­ entrada. No ocurrió esto en el momento de
dolo de la cruz, con el auxilio de Nicodcmo, la resurrección, sino más bien para revelar a
lo envolvió en el sudario según la costumbre los testigos que la tumba se hallaba vacía.
(Jn. 19:39,40). 61. Observando la escena Al Cristo resucitado no lo detenían humanas
estaban las dos Marías que se mencionan en barreras (cf. Jn. 20:19,26), y ha de haberse
27:56. levantado de entre los muertos al ponerse el
62. El día siguiente al de la prepara­ sol el sábado (v. com. 27:62). 5-8. María
ción (VL). Suele interpretarse como el sá­ Magdalena parece haber salido de inmediato
bado (cf. Mr. 15:42), y considerarse que a dar aviso a Pedro y Juan (Jn. 20:1-2),
estuvo sepultado desde la noche del viernes sin oír el anuncio, ha refucilado, que el
hasta el domingo por la mañana. Pero la ángel le hizo a las demás mujeres. Va do­
preparación era la víspera de la fiesta de lante de vosotros a Galilea. Las instruc­
pascua (Jn. 19:14,31), que aquel año puede ciones para la gran aparición pública en Ga­
haber caído en miércoles por la noche. Quizá lilea conforme a la predicción anterior (26:
sea esta la razón de que Mateo no emplee 32), no excluye que antes haya aparecido
en esta ocasión la palabra hebrea correspon­ a individuos y pequeños grupos en Jerusalén.
diente a “día de reposo”, para evitar que
se confundiese con el sábado. Según esta te­ B. Aparición de Jesús. 28:9,10. He aquí,
sis, Jesús pasó en la tumba setenta y dos ho­ Jesús les salió al encuentro. Esta aparición
ras completas: desde la puesta del sol del de Jesús fue después que las mujeres habían
miércoles hasta la del sábado. Tal hipótesis dado a los discípulos el mensaje del ángel
hace más comprensible Mt. 12:40. También (Le. 24:9-11). Mientras tanto, María Mag­
permite explicar después de tres días y has­ dalena, después de informar a Pedro y Juan
ta el tercer día sin tener que forzarlos mu­ respecto a la tumba vacía, fue tras ellos a
cho. 63,64. No se explica de qué fuente ver la tumba y, mientras por allí andaba,
obtuvieron los miembros del Sanhedrín cono­ fue la primera en ver al Cristo resucitado
cimiento de la predicción en privado de (Mr. 16:9; Jn. 20:1-18). En esta segunda
Cristo (¿de Judas, quizá?). Los discípulos, aparición, Jesús dio a las mujeres esencial­
por no lograr comprender su alcance, casi mente las mismas instrucciones que el ángel
habían olvidado la predicción; pero estos había dado (v. 7).
55
M A T EO 28:10-20
C. Informe de los soldados. 28:11-15. Só­ el anterior caso de Tomás, Jn. 20:28); los
lo aquí consta. Pilato había puesto estos sol­ menos dudaban. Lo difícil de pensar que en­
dados bajo las órdenes del Sanhedrín, y es tre los once hubiera quienes dudaran después
a este cuerpo al que informan (27:65,66). que varias veces les había aparecido en Je-
Resultado de su informe fue la convocatoria rusalén, ha hecho que muchos opinen que
a sesión del Sanhedrín, y en ésta se acordó esos casos se dieron entre los quinientos que
sobornar con una suma cuantiosa a los sol­ cita Pablo. Pero Mateo, aunque desde luego
dados para comprar su silencio respecto a la no excluye la presencia de otros, difícilmente
verdad. La inverosímil historia que habían puede haberlos tenido en mente en este caso.
de propalar (como si unos soldados dormidos Es mejor aceptar esto como un sorprendente
pudiesen saber lo que había acontecido, o pero honesto comentario sobre hechos ciertos,
como si todos se hubiesen dormido a un y como una indicación más de que no eran
tiempo, o como si fuese propio de soldados los discípulos un grupo de hombres crédulos,
romanos confesar así contra sí mismos) hace sino que creyeron sólo con base en “muchas
que fuera difícil de aceptar. Pero, entre ju­ pruebas indubitables” (Hch. 1:3). 18. Toda
díos (sin artículo), tal infundio se propaló potestad me es dada. La comisión que si­
ampliamente. Mateo, que escribe particular­ gue tiene por respaldo la autoridad de quien
mente para quienes miraban desde el ángulo es el Rey mediador de Dios, con poder so­
judío, suministra los sórdidos detalles que bre todos los reinos. 19. Haced discípulos a
explican el infundio. La promesa del Sanhe- todas las naciones. La tarea de evangeli­
drín, de que persuadirían a Pilato en caso zar, de enlistar hombres bajo las banderas
de que intentase castigarlos, puede indicar de Cristo. Bautizándolos. Rito simbólico me­
que pensaban sobornarlo, o que le darían se­ diante el cual la persona reconoce su acep­
guridades de que el Sanhedrín estaba satis­ tación personal del mensaje cristiano. El
fecho con la actuación de los soldados. nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu
Santo. La fórmula completa que había de
D. La Gran Comisión. 28:16-20. Esta apa­ emplearse, y que pone el énfasis en el carác­
rición de Jesús a los once en Galilea, de ter distintivamente cristiano de este bautis­
acuerdo con previas instrucciones (26:32; mo, a diferencia de otros tipos anteriores
28:7,10), es sin duda la aparición “a más de abluciones judaicas. 20. Enseñándoles.
de quinientos** que Pablo menciona (1 Co. Inculcando los preceptos de Cristo como
15:6). Galilea era el lugar natal de la ma­ diseño de la forma correcta de vida para sus
yoría de los seguidores de Cristo, y el sitio seguidores. He aquí yo estoy con vosotros
más adecuado para que se reuniera tal gentío todos los días. Bendita promesa de que
sin interferencia de las autoridades. 17. Le tanto la presencia como la autoridad de Cris­
adoraron; pero algunos dudaban. La ma­ to darán a sus siervos poder para llevar a
yoría aceptaron sinceramente su deidad (cf. cabo esta comisión.

BIBLIOGRAFIA
A lford, H en ry . New Testament for English Publishing Co., reimpr. 1948. (“Mateo’*.
Readers. Chicago: Moody Press, reimpr. Comentario Exegético y Explicativo de la
1956. Biblia. Tomo II. El Paso, Texas, EE.UU.
A ndrew s , Sam u el J. The Life of Our Lord. de A.: Casa Bautista de Publicaciones.)
Grand Rapids: Zondcrvan Publishing Bruce , A.B. “The Synoptic Gospels.” The
House, reimpr. 1954. Expositor*s Greek Testament. Ed., W Ro-
A t k in s o n , Ba sil F.C. “The Gospel Accord- bertson Nicoll. Vol. I. Grand Rapids: Wm.
ing to Matthew,” New Bible Commentary. B. Eerdmans Publishing Co., sin f.
Edit. F. Davidson, A.M. Stibbs y E.F. E d e r s h e im , A lfred . Life and Times of
Kcvan. Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Jesús the Messiah. Grand Rapids: Wm.
Publishing Co., 1953. B. Eerdmans Publishing Co., reimpr. 1945.
Broadus , John A. Commentary on the Gos­ Ga ebelein , A.C. Gospel of Matthew. New
pel of Matthew. Philadelphia: American York: Our Hope, 1910.
Baptist Publishing Society, 1886. ( Comen­ L ance , J.P. The Gospel According to Mat­
tario sobre el Evangelio según Mateo: El thew. Traducido al inglés por Philip
Paso, Texas, EE.UU. de A., Casa Bautista Schaff. A Commentary on the lioly Scrip-
de Publicaciones.) tures. Grand Rapids: Zondcrvan Publish­
Brown , D avid . “Matthew”. Commentary ing House, reimpr.
Critical, Experimental and Practical of the L e n s k i , R.C.H. The Interpretation of St.
Oíd and New Testaments. F.d., Robert Matthew*s Gospel. Columbus: Wartburg
Jamieson, A.R. Fausset, y David Brown. Press, 1943.
Vol. V. Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans
56 Co¡
MATEO
M c C la in , A.J. Greatness of the Kingdom. R obertson , A.T,A Harmony of the Gospels
Grand Rapids: Zondcrvan Publishing for Students of the Life of Christ. New
House, 1959. York: Harper & Brothers, 1922. (Una Ar­
Pl u m m e r , A lfred . Exegetical Commentary monía de los Evangelios. El Paso, Texas,
on the Cospel According to St. Matthew. E.U.A.: Casa Bautista de Publicaciones).
New York: Charles Scribner’s Sons, 1910.

C O M E N T A R IO S EN E S P A Ñ O L

Broadus.Juan A. Mateo. El Paso: Casa Bautista Erdman . C arlos R. Evangelio de Mateo. Grand
de Publicaciones. Rapids: T.E.L.L., 1974.

Este material está disponible gratuitamente,


con la única finalidad de ofrecer lectura edificante
a tod@s aquell@s herman@s que no tienen
los medios económicos para adquirirlo.
Si usted es alguien financieramente privilegiado,
utilice este material para su evaluación,
y, si le gusta, bendiga al autor,
editores y librerías, con la compra del libro.

adoradordejesucristo@hotmail.com

57 Copyrighted material
EVANGELIO SEGUN MARCOS
INTRODUCCIÓN
Paternidad literaria. Si bien el Evangelio Basándose, pues, en las evidencias externa
de Marcos es intrínsecamente anónimo, hay e interna, se puede confiadamente afirmar
evidencia suficiente que permite identificar que Marcos, el hijo de María y asistente de
al autor. Todos los testimonios disponibles de Pablo y Pedro, fue el autor del segundo evan­
los primitivos padres de la iglesia mencionan gelio. La primera mención de este Marcos la
a Marcos, asistente de Pedro, como escritor hallamos en Hch. 12:12, en relación con la
del libro. La tradición relativa a dicha pater­ reunión de oración en casa de su madre. En
nidad se remonta a Papías, a fines del primer sus mocedades viajó con Pablo y Bernabé
siglo o comienzos del segundo, y halla con­ hasta Perea, durante el primer viaje misio­
firmación en los escritos de hombres como nero de éstos (Hch. 13:5,13). Por cuanto no
Ireneo, Clemente de Alejandría, Orígenes y continuó el viaje sino que se volvió a su casa,
Jerónimo, así como en el Prólogo Antimar- Pablo se negó a llevarlo en su segundo viaje
cionita del segundo siglo. No se afirma espe­ (Hch. 15:36-41). Marcos entonces acompa­
cíficamente que Marcos, el compañero de ñó a su primo Bernabé (Col. 4:10, VL) a
Pedro, fuese el Juan Marcos de Hch. 12:12, la isla de Chipre; mucho después aparece
25; 15:37-39, pero en esto han coincidido con Pablo en su primer encarcelamiento en
todos los críticos, a excepción de los más ra­ Roma (Col. 4:10; Flm. 23-24). Estuvo con
dicales. Tal identificación la hacen Vincent Pedro en Babilonia (1 P. 5:13) y Pablo, du­
Taylor (The Gospel According to Mark, p. rante su segunda prisión, le solicitó a Timo­
26), Harvie Branscomb (The Gospel of teo que trajera a Marcos a Roma, ya que tan
Mark, p. X X X V III), y H. B. Swete (The útil había demostrado ser en la obra (2 Ti.
Gospel According to Mark, p. XIV). 4:11).
La evidencia interna del Evangelio con­ Lugar y fecha de composición. No hay en
cuerda con el testimonio histórico de la igle­ el propio Evangelio ni en el resto del NT de­
sia primitiva. Resulta evidente que el autor claración explícita que nos permita determi­
conocía bien a Palestina, y particularmente a nar la fecha precisa de origen de este libro.
Jerusalén. Sus referencias geográficas son co­ En años recientes, la mayoría de los eruditos
rrectas hasta en mínimos detalles (11:1), re­ la colocan entre 50 y 80 d. de C., inclinán­
velando con ello su conocimiento personal de dose los más por el quinquenio 65-70. La
la región. Conocía el arameo, lengua de Pa­ mejor base que para datarlo tenemos son los
lestina, como lo indica el empleo de palabras escritos de los Padres de la Iglesia. Dice Ire­
de dicha lengua (Mr. 5:41; 7:34), así como neo: “También Mateo dio a publicidad un
la evidente influencia del arameo sobre el Evangelio escrito entre los hebreos, en el dia­
griego que emplea. Que era conocedor de las lecto de ellos, mientras Pedro y Pablo predi­
instituciones y costumbres judaicas se nota caban en Roma y echaban las bases de la
en la familiaridad con que trata dichos te­ iglesia. Después que ellos se fueron, Marcos,
mas (1:21; 2:14,16; 7:2-4). Todas esas ca­ discípulo e intérprete de Pedro, también nos
racterísticas indican que el autor fue un judío trasmitió por escrito lo que Pedro había pre­
palestino; y de acuerdo con Hch. 12:12, dicado” (Ireneo, Contra las Herejías, III,
Juan Marcos coincide con esa descripción, i,l). La palabra exodon, que se traduce por
ya que tenía su residencia en Jerusalén. Más partida, se emplea en Le. 9:31, refiriéndose
aún, hay en el NT indicaciones de que Mar­ a la muerte de nuestro Señor (V. NC).
cos y el apóstol Pedro mantuvieron íntima También el apóstol Pedro emplea esa palabra
amistad. Se ha observado que hay una sor­ para aludir a su propia muerte que se ave­
prendente similitud entre el plan general del cinaba (2 P. 1:15). Que Ireneo ubicaba la
Evangelio de Marcos y el sermón de Pedro composición de Marcos después de la muerte
en Cesárea (Hch. 10:34-43), que podría in­ de Pedro y Pablo se corrobora por el Prólogo
dicar que fue Pedro la principal fuente de Antimarcionita, que afirma claramente:
información de Marcos. Añádase a lo ante­ “Después de la muerte del propio Pedro, es­
rior que Pedro se refiere a Marcos como hijo cribió este mismo evangelio. . . ” Este testi­
suyo (1 P. 5:13). monio exigiría datarlo después del año 67,
MARCOS
año probable del martirio de Pablo. Por otra En armonía con estas particularidades está
parte, el hecho de que no se dé por cumplida la brevedad del libro mismo, y la concisión
la profecía de la destrucción de Jerusalén del relato de acontecimientos individuales
(Mr. 13) puede indicar que la fecha fue an­ (cf. Mr. 1:12-13; Mt. 4:1-11).
terior al año 70 d. de C. La fecha más plau­ Contenido. Se inicia el Evangelio con el
sible parece, pues, entre 67 y 70 d. de C. breve relato de dos acontecimientos con que
Si bien Crisóstomo indica a Egipto como se inaugura el ministerio público de nuestro
lugar de origen de este Evangelio, todo in­ Señor: su bautismo y tentación. Marcos omi­
duce a creer más bien que se escribió en Ro­ te así —intencionalmente, desde luego— to­
ma. El Prólogo Antimarcionita y Clemente da noticia del nacimiento y de los primeros
de Alejandría explícitamente declaran tal treinta años de la vida de Cristo. Tampoco
origen, e Irenco lo indica implícitamente. menciona el primer ministerio en Judea, que
Destinatarios. Ha sido opinión casi unáni­ consta en Jn. 2:13—4:3. Sin explicación al­
me que el segundo evangelio se dirige a la guna relativa a los acontecimientos interme­
mentalidad romana. El hábito de explicar los dios, de la tentación pasa el autor al minis­
vocablos y costumbres judaicos indica que terio en Galilea. Distinguió al primer período
los lectores de Marcos eran gentiles (5:41; de la obra en el norte de Palestina el éxito
7:2-4, 11, 34). Las declaraciones de Cle­ superlativo, cuando las turbas se arremolina­
mente de Alejandría en el sentido de que los ban para escuchar al nuevo maestro, lo cual
oyentes romanos de la predicación de Pedro lo obligó a limitar las reuniones a las regio­
insistieron en que Marcos les suministrase un nes agrestes (Mr. 1:45). Acudían las gentes
relato escrito, son base suficiente para creer desde Judea e Idumea al Sur, desde Perca,
que este evangelio estaba destinado a cristia­ al este, y desde Tiro y Sidón, al norte (3:7-
nos de Roma. En apoyo de que los destinata­ 8). Casi simultáneamente registra nuestro
rios eran romanos puede aducirse la presen­ Evangelio el despertar de la hostilidad de los
cia de algunos latinismos en el libro. Y que dirigentes judíos contra Cristo. Esta oposi­
eran cristianos se corrobora por la introduc­ ción se fue intensificando hasta convertirse
ción del Evangelio, que da por sentada una en una de las principales características del
base de conocimiento previo en los oyentes. segundo período de la obra en Galilea. Como
Se introduce a Juan el Bautista sin tratar de resultado de la enemistad de estos dirigentes
identificarlo; se habla de su encarcelamiento y de las supersticiosas sospechas de Herodes
como si ya los lectores estuviesen familiariza­ Antipas, inicia Jesús una serie de retiradas
dos con el hecho; los términos bautizar (1: sistemáticas de la región de Galilea, para
4) y Espirita Santo (1:3) se emplean sin mantenerse siempre en la misma área general
explicación alguna. y regresar a menudo a Capernaum por bre­
Características. Ciertas notables particula­ ves temporadas. Se dedica principalmente en
ridades del relato de Marcos lo hacen sin par estos días a adiestrar a sus discípulos. Rápi­
entre los evangelios. De su modo de escribir damente se aproximaba la hora hacia la cual
se ha dicho que es gráfico, vigoroso y dramá­ venía intencionalmente avanzando, y es en
tico. Un vivo realismo caracteriza tanto su este punto que comienza a preparar a los
estilo como su llana descripción de hechos. suyos mediante reiteradas explicaciones, para
Se describen los acontecimientos sin altera­ la consumación de su obra terrenal mediante
ciones ni extensas interpretaciones, y su pre­ su muerte y resurrección.
sentación tiene el sello del testigo ocular. Un A continuación de los retiros para instruir
notable vigor y un sentido de urgencia palpi­ a los discípulos, presenta Marcos el último
tan en casi todas las páginas de su escrito. viaje de Jesús a Jerusalén, a través de Perea.
La palabra clave de este evangelio de acción Al hacerlo, nuevamente nuestro autor omite
es euthys, que aparece unas cuarenta y una una considerable porción de material. Deja
veces, y se traduce en la RVR por luego, de lado todo el segundo ministerio en Judea
pronto, muy pronto, en seguida, al instante, y la mayor parte de la obra allende el Jor­
al momento, entonces, inmediatamente. Se dán, en Perea. Fiel a su característica breve­
vale eficazmente de los tiempos griegos para dad, pasa inmediatamente el evangelista a
aumentar el dramatismo y efecto gráfico de describir la semana de la pasión A este corto
historias vivas, ya de por sí dramáticas por período le dedica Marcos casi seis de sus
su naturaleza intrínseca. En numerosos sitios dieciseis capítulos, proporción que se justifica
surgen palabras de insólita fuerza, como “le plenamente al considerar que esta es la con­
impulsó” (1:12), en contraste con el “fue sumación que nuestro Señor se había pro­
llevado”, que emplean los sinópticos (Mt. 4: puesto, y hacia la cual venía avanzando su
1; Le. 4:1). vida.

60
M A R C O S 1:1-4

BOSQUEJO
I. Título. 1:1.
II. Preparación para el ministerio de Cristo. 1:2-13.
A. Su precursor. 1:2-8.
B. Su bautismo. 1:9-11.
C. Su tentación. 1:12,13.
III. Ministerio de Cristo en Galilea. 1:4—6:30.
A. Llamamiento de los primeros cuatro discípulos. 1:14-20.
B. Primer viaje de evangelízación por Galilea. 1:21-45.
C. Surgimiento de la oposición oficial. 2:1—3:12.
D. Elección de los Doce. 3:13-19.
E. Preocupación de los amigos de Cristo, y acusaciones de sus enemigos. 3:20-35.
F. Parábolas junto al mar. 4:1-34.
G. Viaje a Gadara. 4:35—5:20.
H. La mujer del flujo de sangre, y la hija de Jairo. 5:21-43.
I. Nuevo viaje evangelístico por Galilea. 6:1-30.
IV. Retiradas de Cristo de territorio galilea. 6:31—9:50.
A. Retirada a la costa oriental del lago. 6:31-56.
B. Discusión de la infundada exaltación de la tradición. 7:1-23.
C. Retirada a la región de Tiro y Sidón. 7:24-30.
D. Retirada a Decápolis. 7:31—8:9.
E. Retirada a Cesárea de Filipo. 8:10—9:50.
V. Ministerio de Cristo en Perea. 10:1-52.
A. Discusiones sobre el divorcio ,los niños y la riqueza. 10:1-31.
B. Conversación camino de Jerusalén. 10:32-45.
C. Curación del ciego Bartimeo. 10:46-52.
VI. Ministerio final de Jesús en Jerusalén. 11:1—13:37.
A. Entrada en Jerusalén y en el templo. 11:1-26.
B. Ultimas controversias con los dirigentes judíos. 11:27— 12:44.
C. Apocalipsis del Monte de los Olivos. 13:1-37.
Vil. Pasión y resurrección de Cristo. 14:1-16:20.
A. Traición y devoción. 14:1-11.
B. Pasión de nuestro Señor. 14:12— 15:47.
C. La resurrección de nuestro Señor. 16:1-20.

COMENTARIO
I. Título. 1:1. introducir al personaje clave del nuevo orden.
Estas palabras sirven de título e indican 2. Como ostó escrito. Esta oración ha
el contenido de todo el libro. El evangelio de relacionarse con el v. 4. El bautismo y la
no es en este caso el libro, sino el mensaje, predicación de Juan concordaban con las
las buenas nuevas de salvación por medio de Escrituras. Era esta una fórmula que se em­
Jesucristo. Los hechos relativos a la vida y pleaba para designar “un contrato inaltera­
muerte de Cristo constituyen el principio del ble’* (Adolf Deissmann, Paul, A Study in
evangelio, lo cual implica que la predica­ Social and Religious History, p. 101). El pro­
ción apostólica era la continuación. Hi|o de feta. La cita es probablemente una combi­
Dios. Para Marcos, igual que para Juan, la nación de Mal. 3:1 con Ex. 23:20.
deidad de Cristo es de primordial importan­ 3. Esta porción de la cita es una repro­
cia, y por tanto la incluye en el título de su ducción casi exacta de la versión LXX de Is.
evangelio. 40:3.
4. El verbo bautizar significa hundir o
II. Preparación para el ministerio de Cris­ sumergir, y da así a entender la inmersión.
to. 1:2-13. No era un rito del todo nuevo, ya que el
bautismo de prosélitos judíos era una forma
A. El precursor. 1:2-8. Dejando de lado de autoinmersión (G.F. Moore, Judaism in
el nacimiento y los primeros años de la vida the First Three Centuries of the Christian
de Cristo, se ocupa Marcos de inmediato de Era, I, 331-335). Juan proclamó el bautis­
los acontecimientos con que se inicia el mi­ mo de arrepentimiento, un bautismo que
nisterio público del Señor. Tal como había tenía por característica e implicación el arre­
sido predicho en el AT, precedió a Jesús un pentimiento. En el NT el arrepentimiento
heraldo, enviado para preparar a los hom­ tiene un significado más profundo que su
bres para la aparición de Cristo. Juan el sentido original de cambio de opinión. Ha
Bautista vino como último representante del llegado a expresar un interno cambio de
antiguo orden, con el propósito expreso de rumbo y propósito; un volverse del pecado a
61
Copyrighted material
M A R C O S 1:4-16
la justicia. Joseío expresa claramente que daridad con el género humano, sometiéndose
tal era el requisito previo para el bautismo a las tentaciones humanas (1 Co. 10:13).
de Juan (Ant., X VIII, V, 2). Para perdón 12. Luego. La misma palabra que indica
de pecados. La preposición griega eis se em­ inmediatamente en 1:10. El Espíritu. La ten­
pleaba a veces con el sentido de por causa tación de Jesús no fue un accidente inevi­
de. Por consiguiente, el significado puede ser table. Obsérvese el vigoroso estilo de Marcos
que Juan bautizaba por causa del perdón en la expresión le impulsó, en donde los
de los pecados. otros evangelios dicen “fue llevado”.
5. Marcos describe hiperbólicamente las 13. Véanse detalles de la tentación en las
multitudes que acudían de todas partes de secciones correspondientes a Mt. 4:1-11 y
Judea. Sallan. El tiempo imperfecto retrata Le. 4:1-13. Que se trató de una genuina ten­
cinematográficamente la continua procesión tación que Cristo necesitó resistir, puede de­
de los que eran bautizados (t. imperf. tam­ ducirse de He. 2:18; 4:15. Fue realidad y
bién). Se efectuaba el rito en ol río Jordán, no farsa; y mediante esta tremenda realidad
expresión que debe tomarse literalmente. Cristo adquirió idoneidad para ser nuestro
7. En los w . 7-8 da Marcos la esencia Sumo Pontífice y nuestro Ejemplo en la ho­
del mensaje del Bautista. Predicaba, o pro­ ra de la tentación. La omnipotencia de su
clamaba como un heraldo (kerusso), el he­ santa voluntad garantizaba que no cedería
cho de que estaba por venir el “más pode­ ante las seducciones del tentador.
roso”. Correa. Tira de cuero que se usaba
para atar las sandalias. Juan no se tenía por III. Ministerio de Cristo en Galilea. 1:14—
digno de servir al Mesías ni siquiera como 6.29.
esclavo.
8. Se esperaba el derramamiento del Es­ A. Llamamiento de los primeros cuatro
píritu Santo como característica de los tiem­ discípulos. 1:14-20. Nuevamente omite Mar­
pos mesiánicos (JJ. 2:28-29; Hch. 1:5; 2:4, cos una porción de la vida y obras de Cristo,
16-21). Toda la época entre la primera y y pasa directamente de la tentación a la ini­
la segunda venidas de Cristo se considera ciación del ministerio en Galilea. Tras una
mesiánica, caracterizada por el ministerio del declaración preliminar (w . 14-15), relata el
Espíritu. llamamiento de cuatro pescadores a ser dis­
cípulos.
B. El bautismo de Jesús 1:9-11. El punto 14. Después que Juan fue encarcelado.
culminante del ministerio del precursor fue Sugieren estas palabras que Juan pasa inten­
el momento en que el más poderoso que cionalmente por alto cierto número de acon­
él acudió para someterse al bautismo. Este tecimientos. V. Jn. 1:35—4:42. El evange­
acto marca la iniciación oficial del ministerio lio de Dios (VL). La evidencia textual
público de Jesús. 9. En el Jordán. La pre­ apoya claramente la omisión de las palabras
posición griega eis (en, dentro de), junto del reino. El mensaje que de continuo pre­
con las palabras subía del agua (v. 10), dicó Cristo (kerysson, acción continuativa)
indica que entró en el río, lo cual sugiere durante su ministerio en Galilea, consistía en
inmersión. Como respuesta a la pregunta de buenas nuevas provenientes de Dios.
por qué el impecable Cristo hubo de some­ 15. Marcos da una amplificación del
terse al bautismo de arrepentimiento, tene­ mensaje. El tiempo se ha cumplido. La eta­
mos que decir que fue un deliberado acto pa (kairos) preparatoria, la era del AT, ha­
mediante el cual se identificó con los peca­ bía llegado a su consumación según el plan
dores. Además, él simpatizaba plenamente de Dios (cf. Gá. 4 :4 ). El reino de Dios se
con el ministerio de Juan, y someterse al aplica a la soberanía, al regio gobierno de
bautismo era lo que correspondía (Mt. Dios. (W.F. Arndt & F.W. Gingrich, A
3:15). Greek-English Lexicón of the New Testament
10. Obsérvese la primera aparición del ca­ and Other Early Christian Literatura, pp.
racterístico inmediatamente, VL, ( euthys), 134-135). De esta soberanía divina se dice
de Marcos; véase en la introducción, “Ca­ que se ha acercado. No estaba presente en
racterísticas”. La palabra que se traduce por realidad, pero potencialmente sí. Las condi­
abriría, es en el original mucho más enfá­ ciones de ingreso son: arrepentios y creed
tica; implica romperse, rasgarse. Al Espíritu. en el evangelio. El mensaje de Juan fue
Cf. Is. 61:1; Hch. 10:38. de arrepentimiento, pero aquí se añade una
nueva nota positiva. En estos versículos el
C. Tentación de Jesús. 1:12-13. Marcos reino es algo espiritual y presente (cf. Jn.
compendia concisamente en dos versículos la 3:3,5; Col. 1:13). En otras porciones de la
tentación de Jesús, en tanto que Mateo y Lu­ Escritura se describe el futuro reino esca-
cas le dedican once y trece versículos, res­ tológico.
pectivamente. Resulta apropiado iniciar así 16. Simón y Andrés ya habían trabado
la historia del ministerio del Salvador. Jesús conocimiento con Cristo como Mesías (Jn.
da un paso más en su demostración de soli­ 1:40-42). También es probable que Juan
62
M A R C O S 1:21— 2:1
(Mr. 1:19) haya sido uno de los que en Jn. niados. Hay un solo diablo, pero hay muchos
1:35-39 se menciona que siguieron a Jesús. demonios. Daimonizomenous significa “poseí­
B. Primer viaje de evangclización por Ga­ do por demonios” Cf. 1:34,39.
lilea. 1:21-45. Tres viajes de cvangelización 34. No dejaba hablar a los demonios.
señalan el ministerio en Galilea, durante los Los demonios venían identificando a Jesús
cuales Cristo llevó sistemáticamente su men­ como el Hijo de Dios, el Cristo (Le. 4:41),
saje a todos los ámbitos de aquella región. pero él reiteradamente les prohibía que ha­
Marcos da cuenta del primero y tercero de blaran. Este conocimiento de la personalidad
estos viajes. En la presente sección se descri­ de Cristo es una prueba más de que no se
be el ministerio en Capernaum y en los cam­ trataba de simples dementes.
pos de Galilea, con mayor énfasis en la pri­ 35. Aún muy oscuro. Se refiere a los co­
mera. Los w . 21-34 narran las actividades mienzos de Ja última vela de la noche, quizá
de un solo día en esa ciudad ribereña. entre las tres y las cuatro de la madrugada.
21. Capernaum era una ciudad importan­ Era su propósito dedicarse a la oración como
te, a la vera del principal camino hacia Da­ preparativo para el viaje de predicación du­
masco; era sede de una estación recaudado­ rante el cual habría de recorrer toda Gali­
ra de impuestos, domicilio de los primeros lea.
cinco discípulos de Jesús, y centro de opera­ 39. En toda Galilea no es expresión hi­
ciones para su ministerio galileo. Enseñaba. perbólica. Más bien se pretende con ella dar
Era costumbre invitar a personas ideóneas un resumen conciso de la primera gira de
para que enseñaran en la sinagoga. predicación por Galilea.
22. Se adm iraban. Palabra muy enérgica 40. La curación del leproso ocurrió sin
cuyo significado es dejar atónitos. Doctrina. duda durante el viaje por Galilea. Puedes
Les maravillaba tanto la forma como el con­ limpiarme. La lepra acarreaba impureza ce­
tenido de su enseñanza, dado el contraste con remonial (Lv. 13:1-3). Nótese la fe del le­
la enseñanza de los escribas. Eran éstos in­ proso en el poder de Cristo.
vestigadores y maestros de la ley escrita y 43. Jesús le encargó rigurosamente. El
oral, cuya forma de enseñanza consistía en verbo que Marcos emplea tiene gran fuerza
citar como autoridad los dichos de escribas emotiva, y tiene en este caso el sentido de
que les habían precedido. Jesús hablaba co­ advertencia severísima. Originalmente signi­
mo quien había recibido autoridad directa­ ficaba dar un resoplido de enojo. Lo despi­
mente. dió. Literalmente, lo echó (exebalen; cf. 1:
24. Qué tienes con nosotros? Habla el 12 ).
hombre en nombre propio y en el del demo­ 44. No digas . . . nada, sino vé. Debía
nio que Jo posee. Sé quién eres. Percibía la presentarse inmediatamente ante el sacerdo­
verdadera personalidad de Cristo como el te y cumplir con los requisitos de la ley (Lv.
Santo de Dios, lo cual indica un conocimien­ 14:1 ss.). Mientras no hubiera declaración
to sobrenatural impartido por el demonio. oficial de limpieza, no tenía derecho de rea­
25. ¡Cállate! Enérgica palabra que indica nudar sus normales relaciones sociales. Debía
amordazar. Sal. Los dos imperativos de este hacerlo para testimonio. Ningún testimonio
versículo exigen obediencia inmediata. podría ser más notable y autorizado, que la
26. Sacudiéndole con violencia. El espí­ declaratoria sacerdotal de limpieza.
ritu, al salir, provocó en el hombre convul­ 45. La desobediencia de este hombre au­
siones. mentó súbitamente la enorme popularidad
29. De la sinagoga pasaron a casa de Si­ de Jesús como taumaturgo. Era tal el gentío,
món, con quien, al parecer moraba su her­ que tuvo que efectuar las reuniones en fuga­
mano Andrés. Los acompañaban Jacobo y ros desiertos, es decir, en despoblado. Y
Juan, pero no ha de entenderse que viviesen venían a él afluyendo (erchonto, t. imperf.)
en la misma casa. Esta es probablemente la de todos partes.
casa a que en posteriores ocasiones se refiere;
centro de operaciones de Jesús, al cual regre­ C. Surgimiento de la oposición oficial. 2:
saba después de sus recorridos de predicación. 1-3:12. Se propone el autor en esta sección
30. Acostada con fiebre. Pues la había mostrar el desarrollo del conflicto entre Cris­
postrado, la fiebre devoraba a la suegra de to y los dirigentes judíos. La rapidez con que
Pedro. crecía la popularidad del Señor hubo natu­
32. Este atareado día en Capernaum era ralmente de suscitar la desaprobación de
día de reposo (v:21), razón problable de la ellos, ya que el mensaje de Cristo, por su
cuidadosa explicación de Marcos de que tra­ propia naturaleza iba en contra de lo que
jeron a los enfermos cuando llegó la noche. creían y practicaban. En consecuencia, en
No era lícito en sábado hacer curaciones ni los cinco incidentes que siguen aparecen los
llevar carga alguna Trajeron. El tiempo im­ fariseos ya sea cavilando en sus adentros, o
perfecto griego indica acción continuada: suscitando abiertamente problemas y obje­
uno tras otro se los iban trayendo. Endemo­ ciones.
63
M A R C O S 2:1-23
1. Este regreso a Capernaum marca el fi­ el derecho de recaudación mediante el pago
nal del primer viaje por Galilea. Es preferi­ total de la suma de impuestos que el gobier­
ble aplicar la expresión d espués d e a lg u ­ no requería. El recaudador quedaba así fa­
nos días, a la noticia de su regreso. Enton­ cultado para extraer del pueblo cuanto pu­
ces habría que leer el versículo así: “Entró diera, mediante la extorsión. Por lo común
Jesús otra vez en Capernaum, y después de los que de hecho hacían el cobro eran sub­
algunos días se oyó que estaba en casa.” (V. administradores de rentas públicas, categoría
la V L ). La casa era probablemente la de a la cual probablemente pertenecía Mateo.
Pedro (1:29), y puede que éste le haya A estos hombres se les despreciaba por estar
trasmitido a Marcos el relato que sigue. al servicio de los amos extranjeros y por sus
4. Las casas antiguas de techo plano so­ prácticas fraudulentas.
lían tener una escalera que conducía desde 16. Escribas y fariseos. Los fariseos cons­
fuera a la terraza, lo cual debió permitir a tituían una secta de laicos que cumplían es­
los camilleros levantar sin dificultad al pa­ trictamente los preceptos de la ley escrita y
ralítico. Descubrieron el techo. Lo cual re­ oral y eran sumamente escrupulosos en sus
quirió escarbar a través de la mezcla de pa­ empeños de mantener la pureza ceremonial.
ja, argamasa, baldosas y listones de madera, Desdeñaban a todo el que no fuese tan es­
como indica la palabra exoryxantes. traduci­ tricto como ellos en la observancia de los
da por haciendo una a b e rtu ra . El lecho mandamientos, a quienes llamaban “gentes
era un colchón o un jergón de pobre. del país” (cf. Jn. 7:49). La clase a Ja que
7. Quien acepte la suposición de los escri­ se designa aquí como pecadores probable­
bas de que Jesús no era más que un hombre, mente incluye a cuantos no eran fariseos.
fuerza es que pare en la misma conclusión 17. Los sanos. Jesús respondió a sus críti­
de ellos: decía blasfem ias. El conflicto gi­ cos basándose en el punto de vista de ellos.
raba básicamente en torno a la deidad de Se tenían por justos y no creían, por tanto,
Cristo. necesitar ayuda. Jesús habla como médico
10. Para que sepáis. La curación del pa­ que tiene por misión ayudar a los enfermos.
ralítico asumía la categoría de prueba del
poder de perdonar pecados que el Señor te­ 18. El incidente que luego narra Marcos
nía, y por tanto, de su deidad. Hijo del es el interrogatorio respecto al ayuno (2:18-
Hombre. Este es el título que casi exclusiva­ 22). A yunaban. En griego dice simplemente
mente se aplicaba a sí mismo Jesús. Su an­ que estaban ayunando (V. la VL y VP).
tecedente se halla en Daniel y en la literatura Quizá la fiesta de Leví haya sido en día de
apocalíptica extrabíblica de los judíos, en ayuno, ya que los fariseos acostumbraban
que asi se designa al Mesías (cf. Dn. 7:13- ayunar dos veces por semana, los lunes y
14). Potestad. Vale decir, autoridad. jueves (Le. 18:12). La naturaleza del men­
saje y del ministerio de Juan armonizaba
12. El hecho de que se levantara en se­ con la práctica del ayuno.
guida (inmediatamente), prueba que la cu­
ración fue instantánea y tan completa que el 19. Los que están de bodas; literalmen­
hombre pudo llevar su propio camastro. Co­ te, hijos de la cámara nupcial. Eran los ami­
mo consecuencia, todos se asom braron, al gos íntimos del novio, que le ayudaban en
extremo de quedar fuera de sí. El verbo exis- las bodas. La figura se aplica aquí a los dis­
temi significa sacar de su sitio, o hacer que cípulos de Jesús. Cristo vino a proclamar
alguien pierda el juicio. buenas nuevas (cf. 1:14-15) ; el ayuno resul­
13. En la serie de choques que Marcos taba absolutamente incongruente con tal
registra, la primera acusación que se le enros­ mensaje de gozo.
tra al Señor es la de blasfemia (2:1-12). 21. Paño nuevo. Tela no abatanada, pre­
Luego, en 2:13-17, se le acusa de asociarse encogida, ni almidonada. Al mojarse el re­
con los parias. miendo de tela nueva, se encoge, desgarran­
14. Leví hijo de Alfeo es el mismo Mateo do la tela vieja, que ya estaba encogida. No
(Mt. 9:9; Mr. 3:18). Banco de los tributos es prudente, pues, intentar ponerle al viejo
públicos. Oficina para recaudación de im­ sistema parches del nuevo.
puestos. El camino entre Mesopotamia y 22. O dres viejos. Recipientes hechos de
Egipto atravesaba a Capernaum, y cerca se pieles de animales. La expansión provocada
hallaba el empalme con el camino real de por la fermentación del vino nuevo reventa­
Damasco. Su ubicación cerca de la frontera ría los odres viejos, pues éstos ya se habían
del territorio gobernado por Herodes Anti­ estirado a más no poder. De modo que no se
pas explica la existencia de esta aduana. puede confinar dentro de los moldes del viejo
15. Estando Jesús a la m esa. El verbo legalismo la vitalidad de la nueva experien­
significa reclinado para comer, que en aque­ cia que produce la fe en Cristo.
llos tiempos era la posición usual. En cas a de 23. Los dos ejemplos de oposición a Cris­
él. Cí. Le. 5:29. Publícanos. Nombre de los to que siguen, tienen que ver con la obser­
recaudadores de impuestos. Compraban éstos vancia del dia de reposo (2:23—3:6). Los
64
M A R C O S 2:23— 3:18
sembrados. Los discípulos arrancaron espi­ de lejos y de cerca acudieran las gentes por
gas de trigo o de cebada. verlo y escucharlo. La multitud se componía
24. Lo que no es licito. No criticaban que de personas de todas las regiones de Palesti­
tomaran el grano ajeno, pues la ley lo admi­ na exceptuando a Samaría, y hasta incluía a
tía (Dt. 23:25); censuraban que trabajaran algunos de ciudades extranjeras, como Tiro
en día de reposo. En su celo por la observan­ y Sidón (w . 7-8). El m ar al cual te retiró
cia de la letra de la ley hasta en sus míni­ Jesús era el de Galilea.
mos detalles, equiparaban el arrancar espigas 9. Barca. Pequeña embarcación. Tal era
con segar, considerándolo, por tanto, como el gentío, que oprimían (thlibo) a Jesús al
violación de Ex. 20:10. punto de que casi lo asfixiaban. De modo
25. Jesús replicó citando lo que hizo Da­ que se hizo necesario tener litto la barca
vid en cierta ocasión, según consta en 1 S. para permitirle .embarcarse si llegaba a ser
21:1-6. Su pregunta presupone una respuesta necesario para librarse de la presión de la
afirmativa. El rasgo sobresaliente del inciden­ multitud.
te está en la afirmación de que tuvo necesi­ 10. La causa de su gran popularidad es­
dad. Declara así Cristo que la necesidad hu­ taba en que había sanado a muchos. El
mana está por encima de todo mero rito y ansia de los enfermos y afligidos por obtener
ceremonia. alivio se evidencia en las palabras caían so­
27. El día de reposo no se dio como cruel bro él, con las cuales indica Marcos que
déspota al que el hombre tuviera que servir prácticamente se le echaban encima. El t.
no importa cuánto le perjudicara; se dio más imper. indica acción continuada.
bien para satisfacer la necesidad humana de 11. V. com. 1:24,34.
descanso.
28. Señor aun del dfa de reposo. No se D. Elección de los Doce. 3:13-19. Desde
declara Cristo libre para violar el manda­ que inició la obra en Galilea (1:14) hasta
miento del día de reposo, sino poseedor de que eligió a los doce apóstoles, había venido
autoridad para interpretarlo. Jesús logrando un notable éxito en alcanzar
3:1. El segundo choque respecto al día de al pueblo con su mensaje. Tenía acceso a las
reposo que narra Marcos (Mr. 3:1-6) ocu­ sinagogas, y la oposición oficial apenas co­
rrió en la sinagoga, probablemente en Ca- menzaba a cuajar. En esos días fue reunien­
pernaum, pues 3:7 habla de una retirada al do en derredor suyo un grupo de seguidores
mar. de entre los cuales habría de seleccionar un
2. Los críticos del Señor lo acechaban núcleo permanente de discípulos. En contras­
persistente y asiduamente. El verbo implica te, el segundo período del ministerio en Ga­
espiar a alguien maliciosamente, para hacerlo lilea se distinguió por la presencia de los doce
caer en una trampa. La práctica de la medi­ discípulos como asistentes electos de Cristo.
cina en día de reposo estaba prohibida por Siguió ministrando a las multitudes, pero al
la tradición rabínica, a menos que el pacien­ mismo tiempo trató Jesús de iniciar la ins­
te estuviera moribundo, lo cual no era el caso trucción de sus discípulos. Su popularidad
presente. Por tanto, si Cristo sanaba al hom­ entre los humildes y la oposición de los líde­
bre, los judíos estaban dispuestos a acusarlo res continuaron creciendo hasta que se vio
por quebrantamiento del día de reposo. por fin forzado a retirarse de Galilea.
4. ¿Es lícito? La pregunta de Jesús vuelve 13. La elección de los discípulos se efec­
al estado de necesidad establecido en el ante­ tuó en un monte, probablemente en las ve­
rior encuentro respecto al reposo. Satisfacer cindades de Capernaum. Parece que Jesús
la necesidad de este hombre implicaría ha­ invitó a un grupo mayor a ir con él al monte.
cer bien; no satisfacerla sería hacer mal. 14. De entre este grupo mayor seleccionó
Ellos callaban. El t. imperfecto refleja un doco a quienes nombró apóstoles suyos (cf.
silencio continuado. Responder les habría Le. 6:13). Estableció. El verbo griego epo-
perjudicado. Evidentemente no era lícito ha­ isen, eligió, literalmente significa “hizo”. Fue
cer mal, y hacer el bien significaría en este doble el propósito de la elección: que estu­
caso sanar al hombre. viesen con él (como compañeros y con fines
6. Los herodianos no eran primordial­ de instrucción) y saliesen a predicar y echar
mente una secta religiosa, sino un grupo de fuera demonios (v. 15).
adeptos políticos de la familia herodiana. No 16. Respecto a la ocasión en que a Simón
tenían por tanto verdadera añnidad con los se le puso por sobrenombre Pedro, véase
fariseos, que alimentaban una ardiente fobia Jn. 1:42, que emplea el arameo Cejas en vez
contra la dominación extranjera; pero cuan­ del griego, Pedro.
do dos tienen un mismo contrincante suelen 17. Boanerges. Este aspecto de la perso­
producirse extrañas coaliciones. nalidad de ellos puede verse en Le 9:54.
7. El incidente que se registra en los ver­ 18. Andrés. Hermano de Pedro (Jn. 1:
sículos 7-12 nos presenta un nuevo vista2o 40-41). Bartolomé. Puede que sea el mismo
de la extensa fama del Señor, que hacía que Natanael (Jn. 1:45-51; 21:2). Jacobo hijo
65
M A R C O S 3:18— 4:1
de Alfeo puede que sea el mismo Jacobo el entrar en la casa de aquél y taq u ear sus
menor (Mr. 15:40). Tadeo, llamado tam­ bienes. Lo que Cristo afirmaba era que en
bién Lebeo (Mt. 10:3), es el mismo Judas, vez de estar en liga con Satanás, le estaba
hermano de Jacobo el menor (Le. 6:16). dando batalla.
Simón el cananita, más correctamente lla­ 29. La blasfemia contra el Espíritu Santo
mado Simón el Celoso (Hch. 1:13). La pa­ es el acto de calumniar, vituperar y hablar
labra cananita es engañosa, pues el término maliciosamente contra el Espíritu. Tal peca­
que en los mejores manuscritos griegos apa­ do no tendrá perdón jamás. Es reo, culpado,
rece es Kananaion, transliteración de un vo­ en el sentido de estar en las garras de algo.
cablo arameo que significa fanático, apasio­ Todos los mejores manuscritos tienen pecado
nado. Según parece, Simón, antes de hacerse eterno en vez de juicio eterno.
discípulo de Cristo, era miembro del partido 30. Porque ellos habían dicho. De las
de patriotas fanáticos llamados Celosos, par­ palabras de los escribas se desprende la na­
tidarios de la revuelta inmediata contra el turaleza de este pecado eterno. Ellos explica­
yugo romano. ban los exorcismos milagrosos de Cristo co­
19. Es en este punto que Mateo y Lucas mo productos del poder satánico, cuando era
ubican el Sermón del Monte. A casa. Proba­ el Espíritu Santo quien los realizaba. No
blemente Cristo regresó a casa de Pedro, en obstante, no debemos interpretar que la en­
Capernaum. señanza del pasaje sea que las meras pala­
bras contra el Espíritu constituyan el pecado
E. Preocupación de los amigos de Cristo, imperdonable, pues ello contradiría la doc­
y acusaciones de sus enemigos. 3:20-35. Es­ trina general de las Escrituras de que todo
tos versículos muestran la diversa actitud de pecado se le perdonará al alma arrepentida.
amigos y enemigos respecto a Jesús. Ni unos La esencia del “pecado eterno” está en la
ni otros lo comprendían, y en consecuencia actitud del corazón que impulsa el acto. A
sus amigos se preocupaban demasiado por su la luz de las Escrituras en conjunto, tal ac­
bienestar, en tanto que sus enemigos le lan­ titud sólo puede ser una disposición de áni­
zaban malignos cargos. mo fija, impenitente y que se empecina en
20. N¡ aun podían comer pan. Nos da rechazar hostilmente toda invitación del Es­
Marcos un nuevo vistazo de las grandes mul­ píritu Santo.
titudes que de continuo acudían a escuchar 31. Mientras Jesús estaba enzarzado en
y a ver a Cristo. El pan ha de entenderse esta discusión con los escribas, sus hermanos
como alimento en general. y su madre llegaron y enviaron a llamarle.
21. Parece que a oídos de su madre y Al parecer, habían venido desde Nazaret pa­
hermanos en Nazaret llegaron noticias de su ra llevárselo a casa con ellos a fin de brin­
incansable actividad. Ellos se propusieron darle el reposo y la convalescencia que en
prenderlo y llevárselo a la fuerza, pues lo opinión de ellos requería (cf. 3:20-21). Her­
tenían por sobrexcitado y mentalmente en­ manos. V. com. 6:3.
fermo. 33. Cristo aprovechó la oportunidad para
22. Cuando los familiares llegaron a Ca­ destacar la importancia de tener parentesco
pernaum hallaron al Señor enfrascado en espiritual con él.
una controversia con unos escribas. . . de 35. El requisito para ser miembro de la
Jerusalén. Motivo de la discusión fue que familia de Dios es obedecer la voluntad de
reiteradamente los escribas decían (elegon) Dios, y esa obediencia comienza por oir,
que Jesús estaba en contubernio con el poder creer y seguir al Hijo de Dios.
satánico. Beelzebú. El origen y significado
de esta palabra son inciertos, pero aquí evi­ F. Parábolas junto al mar. 4:1-34. Distinto
dentemente se designa con ella al diablo, el es el método de enseñanza que ahora se des­
príncipe de los demonios (no de los diablos; taca. Si bien ya antes había usado Cristo en
v. com. 1:32). La acusación pretendía que forma limitada la parábola como medio edu­
era el propio Satanás quien le daba poder a cativo, no es sino desde este punto que co­
Cristo, y que mediante tal poder echaba fue­ mienza a emplearla como primordial vehícu­
ra demonios. lo de expresión. Conforme crecían las multi­
23. Jesús tomó la iniciativa llamando a tudes, se intensificaba la oposición y se mul­
sus acusadores a entenderse con él cara a ca­ tiplicaban los seguidores superficiales, fue
ra. Esgrimió contra estos acusadores una ló­ adoptando Jesús la parábola como medio pa­
gica irrebatible: convenido que los demonios ra instruir a sus discípulos, al propio tiempo
son siervos de Satanás, resulta ilógico afir­ que ocultaba la esencia de su doctrina a los
mar que él eche fuera a sus propios siervos. oyentes superficiales y antagónicos. En esta
El Señor reiteró este argumento en 3:24-27, ocasión se valió de parábolas para ilustrar
reforzándolo mediante una serie de ejemplos. ciertas características del Reino.
27. El hombro fuerte simboliza a Sata­ 1. El telón de fondo para la presentación
nás. Echar fuera a los demonios equivale a de estas parábolas fue el mar, probablemen­
66
M ARCO S4:1-28
te el de Galilea. Nuevamente la presión del la tribulación o persecución que pronto han
gentío obligó al Señor a hablarles desde la de ser para ellos piedra de tropiezo y lazo
barca, anclada a corta distancia de la orilla. que provocarán su caída por no haber tenido
4. Los pies de muchos transeúntes habían la genuina experiencia de la palabra.
endurecido la tierra de la vera del camino, 19. Cf. 4:7. Los afanes son la ansiedad
de modo que la semilla quedó visible sobre y las preocupaciones respecto a las cosas de
la superficie, y vinieron las aves y lo comie­ la presente época perversa (la palabra aion
ron. denota un período de tiempo). El engaño
5-6. Otra área en que cayó la semilla esta­ de las riquezas se refiere a su naturaleza
ba constituida por pedregales, que más bien engañosa, que siempre ofrece satisfacer y
deben entenderse como una delgada capa de nunca llega a cumplir la promesa. El tercer
tierra sobre un subsuelo rocoso. Los rayos del obstáculo está en anhelar otras cosas, clasi­
sol la convirtieron primero en tibio vivero ficación general que abarca todo lo demás
que provocó la rápida germinación, y más que pueda ahogar la palabra y hacerla in­
tarde en horno que quemó y secó la tierna fructuosa.
planta. 20. Cf. 4:8. La buena tierra es símbolo
8. El resto de la semilla fue sembrado en de los que oyen la palabra y la reciben.
buena tierra. Lógico es pensar que la ma­ Puede verse como comentario de la palabra
yor parte de la semilla se sembró en esta cla­ recibir, Mt. 13:23 y Le. 8:15. Son los que
se de terreno, y no sólo una cuarta parte, oyen, comprenden, son sinceros, y permanen­
como a veces se afirma. temente hacen suyo el mensaje del Evange­
11. El misterio. En las religiones paganas lio.
de misterio, se instruía al iniciado en las en­ 21. Los aforismos de 4:21-25 son decla­
señanzas esotéricas del culto, que al profano raciones generales que Cristo parece haber
no se le revelaban. Respecto al reino de Dios, empleado en otras ocasiones (cf. v. 21 con
v. com. 1:15. El misterio del reino es en la Mt. 5:15; v. 23 con Mt. 11:15; 13:9, 43;
última fase de su desarrollo el mensaje del Le. 14:35; v. 24b y ss. con Mt. 7:2; v. 25
Evangelio en su plenitud (cf. Ro. 16:25- con Mt. 25:29). El propósito de Cristo en
26). El propósito de las parábolas era ins­ esta ocasión era subrayar la responsabilidad
truir a los iniciados, sin revelar los temas de que recae sobre quien escucha las parábolas.
la instrucción a los de fuera. Esto armoniza Quien ha recibido la luz, debe a su vez alum­
con el principio bíblico de que el entendi­ brar a otros (Mr. 4:21-23). Luz. Lámpara
miento espiritual se circunscribe a los que sería mejor traducción. Almud. (Medida de
han llegado a ser espirituales por su ade­ áridos: 8.75 litros. El candelera era en rea­
cuada relación con Cristo y su mensaje (1 lidad un soporte para las lámparas de aceite
Co. 2;6 ss.). de vasija abierta que en aquel tiempo se usa­
12. Que tal era el fin que perseguía Cristoban.
con sus parábolas se corrobora con una cita 25. Al que tiene. El principio que en es­
del Antiguo Testamento. Se introduce dicha ta afirmación se establece es aplicable espe­
cita con la conjunción griega hiña (pora cíficamente al ámbito de la verdad y el co­
que), que indica propósito (Alford, The nocimiento de la misma. Quien se adueñe de
Creek Testament, I, 333). Este versículo es la verdad y la ponga en práctica recibirá
una versión libre de Is. 6:9-10, y da la esen­ mayor luz; pero quien rehúse recibir la ver­
cia del pasaje profético sin reproducir las dad perderá hasta el entendimiento que de
palabras al pie de la letra. la verdad tenía.
14. El sembrador (v. 3) no se identifica, 26. La segunda parábola del reino que
pero es obvio que representa al propio Cristo registra Marcos, es la de la tierra que espon­
y a cuantos proclaman el Evangelio. La si­ táneamente produce (w . 26-29). Lo que en
miente simboliza la palabra; palabra de realidad hace es reanudar el hilo de la pará­
Dios, según explica Lucas, o el mensaje que bola del sembrador, pasando a describir có­
de Dios proviene. mo es que en realidad la simiente crece hasta
15. Las aves de 4:4 representan a Sata­ fructificar. El aspecto del reino que se con­
nás, que se allega a los que escuchan el men­ sidera es el aspecto espiritual presente, tanto
saje, e impide que la simiente germine. Las en su realidad interna como en sus manifes­
personas de este versículo oyen la palabra, taciones exteriores. Este reino se extiende
pero de ahí no pasan. con el acto de sembrar la ternilla de la pa­
16. Cf. w . 5-6. Hay oyentes de la palabra labra. (cf. v. 14).
que la reciben ávidamente. Tienen toda la 28. La razón de que la tierra produzca
apariencia de sinceridad y genuino gozo. fruto de suyo (automate), “automáticamen­
17. Al decir que no tienen raíz se indica te” ) es que la semilla posee vida que, al ha­
cuán superficial fue su aceptación de la pa­ llarse en un medio adecuado, da crecimiento.
labra. Son de corta duración, efímeros La característica del actual reino espiritual
(proskairos). El calor del sol v. 6), figura de de la gracia, tal como esta parábola lo pre-
67
te< teria!
M A R C O S 4:28-5:5
senta, es que en razón de su propia naturale­ Las olas golpeaban de continuo (t. imperl.);
za el mensaje del Evangelio, cuando se siem­ la embarcación, ya se está anegando (t. pre­
bra en el corazón del hombre, espontánea­ sente).
mente produce, crecimiento y fecundidad. 39. Como contraste refiere Marcos el
30. La tercera parábola del reino que mandato de Cristo a la tempestad. Se em­
Marcos presenta trata del grano de mostaza, plea el tiempo aoristo griego para mostrar
(vv. 30-32). La AV (en inglés) traduce pa- que reprendió una vez (acción puntual), y
rabole por comparación, que es la esencia de cesó el viento al punto (Gr. aoristo), y vino
toda parábola. La VP usa ejemplo. la bonanza de inmediato (Gr. aoristo). No
31. En este caso se compara al reino con fue necesario que nuestro Señor repitiera la
el grano de mostaza. Mucho se ha escrito orden, ya que ésta obtuvo obediencia instan­
respecto a la identidad de esta planta; pero tánea. Calla, enmudece. Lenski da esta in­
lo más acertado parece que sea considerarla teresante traducción al imperativo compues­
como la mostaza negra común, cuya semilla to del segundo mandato de Cristo: “Ponte
es más o menos del tamaño de una cabeza mordaza y sigue amordazado” (R. C. H.
de alfiler. (Harold N. & Alma L. Moldenke, Lenski, The Interpretation of Mark’s Gos-
Plañís of the Bible, pp. 59-62), una de las pel, p. 201).
más pequeñas que hayan conocido los habi­ 40. Amedrentados. Cristo los reprendió
tantes de Galilea. por su cobarde temor, y transformó la oca­
32. Lo notable de esta clase de mostaza essión en estímulo para la fe. Lo que sugería
que no obstante ser una hierba, puede alcan­ era que si hubieran puesto su confianza en
zar hasta cerca de cuatro metros de altura, Dios, aunque el propio Jesús hubiese estado
con un tallo grueso como el brazo de un durmiendo, ninguna razón habrían tenido
hombre, y convertirse en lugar de reposo pa­ para temer.
ra los pájaros. Esta parábola amplía la pre­ 41. Temieron con gran temor. La pala­
sentación de las características del presente bra griega que aquí se emplea no es la misma
reino espiritual de Dios. La enseñanza prin­ del v. 40. La del v. 41 tiene entre sus signi­
cipal que destaca es que la semilla del men­ ficados el de temor reverente o respetuoso.
saje evangélico tendrá por resultado un cre­ No obstante todas las portentosas obras que
cimiento desmesurado. El reino, que en la los discípulos habían presenciado, fue tan
persona de Cristo apenas se había acercado extraordinario este milagro que los discípu­
(1:14.15), por virtud de su propia interna los aún se preguntaban quién seria realmente
vitalidad sobrenatural pasará de su original su maestro.
pequenez a un desarrollo extraordinario. Esto 5:1. Los gadarenos. Los manuscritos
no quiere decir que dará por resultado una griegos se dividen respecto a este nombre en­
conversión universal, ni que el hombre por tre tres posibilidades: gadarenos, gerasenos
sus propios esfuerzos implantará el reino de y gergesenos. El mejor atestado es gerasenos,
Dios en la tierra como producto de una evo­ que algunos toman como gentilicio derivado
lución utópica, ni tampoco que el Reino y la de la conocida ciudad de Gerasa, situada
Iglesia sean idénticos. Pero el cuadro pre­ unos treinta y siete kilómetros al sudeste del
sentado por la parábola sí incluye en el reinoMar de Galilea. Pero hay buenos motivos
de la gracia a las mutitudes de personas re­ para creer que Marcos se refiere a una aldea
dimidas que a través de los años han ensan­ del mismo nombre, sita en la costa oriental,
chado sus filas hasta proporciones fenomena­ cuyas ruinas se conocen hoy con el nombre
les. de Kersa (cf. Harvie Branscomb, op. cit.f
pp. 89,90).
G. Viaje a Gadara. 4:35—5:20. Proba­ 3. Este hombre tenía su morada usual
blemente en busca de soledad y reposo, Jesús en los sepulcros, como indica el t. imperf.
propone un viaje a través del lago de Gali­ griego. A tal estado había llegado, que ya
lea. Con la vividez tan propia de nuestro au­ nadie podía atarlo, ni aun con cadenas.
tor, Marcos relata gráficamente el aquicta- 4. Lo imposible de refrenarlo se subraya
miento de la tempestad (4:35-41) y la libe­ dramáticamente por los vividos términos y
ración del endemoniado que vino al encuen­ tiempos verbales. Los grillos se ponían en los
tro de Cristo en la ribera opuesta (5:1 -20). pies. Cuantas veces lo habían atado, había
37. La gran tempestad fue típica del mar hecho pedazos las cadenas y desmenuzado
de Galilea, que se halla en una hondonada, los grillos. Nadie le podía dominar. El
rodeado de cerros por todos lados. Al subir texto griego indica que nadie tenía fuerzas
el aire calentado por el sol, se produce una suficientes para domeñar a esta fiera huma­
corriente de aire frío que desciende arremo- na.
linadamente al lago por los barrancos, revol­ 5. Día y noche andaba siempre dando
viendo las aguas en furiosa tempestad. Mar­ voces, gritando, aullando e hiriéndose con
cos pinta el cuadro a lo vivo, trasladando a piedras. El último verbo está en forma in­
sus lectores al escenario mismo de la acción. tensiva, dando a entender que con su propia
68
M A R C O S 5:7-25
mano se iba despedazando mediante heridas tural que residía en la persona de Cristo,
y desgarramientos. pero no su misericordia y amor infinito.
7. Jesús, Hijo del Dios Altísimo. Notable 17. Ignorantemente rogaron a la fuente
indicio de conocimiento sobrenatural. El en­ potencial de bendición y salvación que se
demoniado estaba enterado tanto del nombre fuera de tierra de ellos, de sus contornos.
humano de Jesús como de su deidad, aun­ 18. Cuando Jesús se embarcaba, el que
que éste era, ai parecer, su primer encuentro había estado endemoniado le rogaba insis­
con Cristo. Tal conocimiento demuestra que tentemente que le dejase estar con él. Tan
no se trataba simplemente de un loco; esta­ sólo él, entre todos sus coterráneos, vio en
ba poseído por poderes demoníacos que co­ Jesús a lino a quien no se debía temer, sino
nocían la verdadera identidad de Cristo. No amar.
me atormentes. Mateo 8:29 expresa: "¿Has 19. Jesús no se lo permitió. Es decir, no
venido acá para atorm entam os antes de permitió que el hombre lo acompañara. Por
tiempo?" Y Le. 8:31 añade claridad infor­ el contrario, le ordenó que fuera a su propia
mándonos que rogaban que no los mandase gente y les informara de las grandes cosas
ir al abismo. El tormento al que los demo­ que el Señor había hecho. Un principio
nios se referían es el castigo final que seguirá básico sirve de fundamento a la orden de
al día del juicio; pedían que no los encar­ Cristo. No se libera al hombre de sus cade­
celaran en el abismo antes de aquel día. nas solamente para su propio disfrute de la
9. La pregunta ¿cómo te llamas? se le libertad que Dios le da, sino también para
hizo al espíritu inmundo (demonio) que se que pueda dar a otros testimonio respecto
menciona en el v. 8. Este mismo espíritu al divino Libertador. En la región situada al
responde en 5:9,10. En contraste, son todos este del mar de Galilea no había razón al­
los demonios los que hablan en el v. 12. Le­ guna para temer que el exceso de populari­
gión. Cuerpo de ejército romano, que cons­ dad provocara crisis. Por consiguiente se ins­
taba de más de 6.000 soldados. Somos mu­ ta al que había estado endemoniado a que
chos. Este demonio hablaba en nombre de piedad propale su historia. Ha tenido misericordia,
o lástima.
los muchos que poseían al hombre.
20. Decápolis. Es la región ubicada al
10. El sentido de la frase fuera de aque­ sudeste del mar de Galilea, en la cual se ha­
lla región ha de entenderse mediante la re­ llaban diez ciudades (deka, diez; polis, ciu­
ferencia de Lucas al abismo (8:31). Te­ dad), griegas por su organización y cultura.
mían ser devueltos al sitio de reclusión y
permanecer desprovistos de cuerpo hasta el H. La mujer del flujo de sangre, y la hija
día del juicio. de Jairo. 5:21-43. En los versículos siguien­
12-13. Para no verse despojados de cuer­ tes se describen dos notable milagros. La cu­
po, rogaron que los enviara a los cerdos. ración de la mujer víctima de hemorragia
Jesús les dio permiso. El problema que parece haber ocurrido sin que mediara nin­
persistentemente suscita este pasaje se refie­ gún acto consciente por parte de Cristo. La
re a la corrección ética del acto de Jesús, resurrección de la hija de Jairo es el segundo
visto que tuyo por consecuencia la destruc­ caso durante el ministerio terrenal de Cristo,
ción de bienes ajenos. Una respuesta co­ en que se devuelve la vida a un difunto (cf.
rriente ha sido que los judíos no tenían dere­ Le. 7:11 ss ).
cho de poseer cerdos, y que Cristo con su 22. Jairo era uno de los principales de
acto los censuró por quebrantar la ley mo­ la sinagoga, expresión que lo identifica co­
saica. Mas dado que en la población de la mo uno de los ancianos a cuyo cargo estaban
región de Dccápolis había tanto judíos co­ los servicios de la sinagoga a los que asistía
mo gentiles, no hay certidumbre de que los Jesús en Capernaum.
propietarios de los cerdos fuesen judíos ni de 23. Le rogaba mucho, quizá insistente y
que tal fuese el propósito del acto de Cristo. desesperadamente. Hija. En griego, "hijita".
Obsérvese que no ordenó a los demonios que Todos los comentaristas subrayan el diminu­
entraran en los cerdos sino que les dio per­ tivo como expresión de cariño. Agonizando
miso. Los demonios, y no el Señor, provoca­ traduce bien el vocablo griego que indica la
ron la destrucción. El hecho de que permi­ enfermedad en su etapa final. V en. . . for­
tiera esto no arroja sobre Cristo responsabi­ ma parte del vivido cuadro del angustiado
lidad alguna, así como no es Dios responsa­ padre, que según Marcos se presenta implo­
ble de la existencia de ninguna forma de rando con entrecortadas frases: "Mi hijita
mal, por permitirla. La aflicción de Job a está agonizando . .. ven 1 .. .”
manos del diablo ilustra el punto (Job 1:12; 24. La multitud que seguía a Cristo con­
2:6-7). tinuaba apretándolo (imperf.) por todos la­
15. Tuvieron miedo, no del hombre ya en dos.
su juicio, sino del extraordinario poder que 25. Flujo de sangre. Ninguno de los
lo había sanado. Percibían el poder sobrena­ evangelios describe específicamente la natura­
69
M A R C O S 5:26—0:1
leza de esta hemorragia, fuera de afirmar y morigerado. Se empleaban plañideras de
que se trataba de un mal crónico. profesión para que hicieran demostraciones
26. Marcos es muy franco en su comen­ de dolor. Mt. 9:23 menciona también a los
tario tocante a lo experimentado por esta flautistas y al gentío que armaban el alboroto.
mujer en manos de muchos médicos. An­ 39. Lo chocante de la demostración hizo
duvo de uno en otro en busca de curación que Jesús preguntara: "¿ P o r qué alboro­
y lo que obtuvo fue sufrir mucho en manos táis. . .? " ¿Por qué este tumulto y estas la­
de ellos y gastar cuanto tenía, mientras su mentaciones? (Str.) A la declaración de
enfermedad empeoraba. Lucas, que era mé­ Cristo de que la niña no estaba muerta sino
dico, no da tan crudamente su descripción dormida le han atribuido algunos el signi­
(Le. 8:43). ficado de que no estaba efectivamente muer­
28. Decía. Probablemente para sus aden­ ta, sino en estado comatoso. Pero Le. 8:55
tros, se repetía (acción continuada). afirma que su espíritu volvió, lo cual indi­
29-30. Fue una curación única, no sólo ca que había estado muerta. La intención
por lo instantánea, sino porque se produjo de Cristo al llamar sueño a Ja muerte era
sin ninguna participación voluntaria apa­ sugerir que tal condición era pasajera, y que
rente de Cristo. No obstante, Jesús se dio la niña reviviría.
inmediatamente (luego) cuenta de lo ocurri­ 40. Los dolientes, que tomaron al pie de
do. No hemos de inferir que el tocar el ves­ la letra la expresión figurada de Jesús, se
tido tuvo un efecto mágico, sino que por su burlaban de él. Sabían que la niña estaba
omnisciencia Jesús conoció el toque de fe y muerta, y tenían la certeza de que la muerte
accedió al deseo de la mujer. O podría su­ es permanente. Echando fuera a todos.
ponerse que la curación no se operó por un Marcos expresa vigorosamente la expulsión
acto consciente de Cristo, y que fue Dios del gentío burlador.
Padre quien sanó a la mujer. En tal caso 41. Talita cumi. Trasliteración de la ex­
Jesús, dada la limitación que su humanidad presión que en arameo significa: “Niñita,
aparejaba, no lo supo hasta que se realizó levántate.” Marcos inserta las palabras a ti
el milagro. La pregunta ¿Quién ha tocado te digo.
mis vostidos? puede que se haya hecho pa­ 42. luego (inmediatamente) la niña se
ra revelar el milagro a la multitud, si es que levantó (acción puntual) y andaba ("Se
se da por sentado que Cristo efectuó cons­ puso a caminar” VP, Str., acción continua).
cientemente la curación. En caso contrario, Doce años. Tenía, pues, edad suficiente pa­
Cristo puede también haber hecho la pre­ ra andar. Los padres y los discípulos se es­
gunta para enterarse. pantaron (quedaron sobrecogidos de asom­
31. Como le es propio, el gráfico empleo bro, VL) ante el milagro.
que de los tiempos verbales hace Marcos es 43. Jesús mandó que nadie lo supiese,
revelador. Relata que *ui discípulos dije­ no fuera que los padres esparcieran la no­
ron repetidamente: "Ves que la multitud ticia y que una agitación extensa precipitara
continuamente se aprieta . . . ” la crisis antes de llegar la hora de la muerte
32. Es evidente que no descubrió a la del Salvador (Jn. 12:23,27).
mujer a la primera mirada, pues Marcos di­
ce que estuvo mirando alrededor de sí (t. I. Nuevo viaje evangelístico por Galilea.
imperf., voz media). 6:1-30. Marcos registra solamente dos de los
34. Tu fe. Vemos la fe de esta mujer tra­ tres recorridos de Galilea que el Señor rea­
ducida en actos en 5:27-28; tan resuelta es lizó: el primero con los cuatro pescadores
su confianza que no juzga necesario llamar (1:35-45) y el tercero, al concluir el minis­
la atención de Jesús. Te ha hecho sa lv a . . . terio en Galilea (6:1-30). La segunda gira
queda sana. La primera expresión se re­ fue poco después de la elección de los Doce
fiere a liberación respecto a su dolencia fí­ (Le. 8:1-3). La tercera se distinguió de las
sica. La segunda es un imperativo presente dos anteriores en que se envió a los discípu­
que implica que iba a continuar en sanidad. los "de dos en dos” (Mr. 6 :7 ), después de
35. La pregunta de los mensajeros ¿Para lo cual Jesús anduvo sin compañía, predi­
qué molestas m ás. . . ? indica que no espe­ cando y enseñando de ciudad en ciudad (Mt.
raban que reviviera la niña. 11:1). La visita a Nazaret (Mr. 6:1-6) debe
36. Jesús, desentendiéndose de las obser­ considerarse incluida en este recorrido. Tam­
vaciones de los mensajeros, dice a Jairo: bién por esta época fue que Herodes se sin­
“Abandona tus temores; simplemente perse­ tió perturbado por la gran popularidad del
vera en creer.” En griego, ambos verbos es­ Señor (Mr. 6:14-16).
tán en presente. El informe había hecho que 1. Da allí. Es decir, de Capemaum. No
el temor le invadiera el corazón, pero Cristo se dice específicamente a qué lugar fue Je­
lo insta a no cejar en su anterior fe. sús; los versículos siguientes hacen evidente
38. El alboroto. El duelo mortuorio en­ que tu tierra se refiere al hogar de su in­
tre los judíos estaba lejos de ser algo sobrio fancia, Nazaret.
70
M A R C O S 6:3-24
3. A Jesús se le llama hermano de Ja co­ ron, pues, una combinación de milagro y
bo y de otros, expresión que ha de tomarse medicina.
literalmente. No hay razón bíblica alguna 14. El incidente que se narra en 6:14-29
para no tener a estos cuatro hombres y sus ocurrió durante el tercer viaje por Galilea
herm anas como hijos de José y María, naci­ (cf. w . 12,13,30). Este roy Horades era
dos algún tiempo después de Jesús. Jacobo Herodes Antipas, tetrarca de Galilea y Perca,
llegó a ser dabeza de la iglesia de Jerusalén e hijo de Herodes el Grande. El continuado
(Hch. 15:13 ss.) y autor de la epístola que ministerio de Cristo y sus discípulos había
lleva su nombre (Santiago). Judas fue autor esparcido la fama del Maestro por todos los
de una epístola universal. Los de la ciudad rincones de la región. Por primera vez ha­
te escandalizaban. £1 significado original llamos aquí constancia de que la reputación
de este verbo era “caer en una trampa o de Cristo había ganado la atención de los
lazo”. Ellos cayeron en el lazo de su propia funcionarios del gobierno.
incredulidad, y tropezaron cuando podían
haber aprovechado la mayor oportunidad de 15. Era voz común entre el pueblo que
su vida. Jesús era Elias de regreso en cumplimiento
de M alaquías4:5 (cf. Mt. 16:14;Jn. 1:21),
5. No pudo Jesús hacer allí ningún mila­ o que era un profeta al estilo de los del
gro. Pero no fue que intentara sanar a al­ Antiguo Testamento.
guno y fracasara, sino que pocos tuvieron
suficiente fe para acudir a él en busca de 17. La cárcel en que Juan estaba preso
sanidad. se hallaba en Maqueronte, sobre la costa
oriental del Mar Muerto (A n t X V III, V,
6. Allí donde el Señor pudo haber espe­ 2). Las relaciones maritales de los Herodes
rado que tuvieran más fe en él, halló la más eran escandalosas. Herodías era la esposa de
recalcitrante incredulidad. Y aun cuando un tío político de ella, Herodes Filipo I,
era el omnisciente Hijo de Dios, estaba pero lo abandonó para casarse con otro tío
asombrado de lo incrédulos que eran sus político hermano de aquél, Herodes Antipas.
conocidos. Recorría. El t. imperf. indica la Herodes Antipas ya estaba casado con la hija
acción en desenvolvimiento. Iba de aldea en de Aretas, rey de Arabia, pero repudió a esa
aldea enseñando. Este ministerio en Nazaret esposa.
y por las aldeas es la primera etapa del ter­ 18. Juan decía reiteradamente (t. imperf.
cer viaje de evangelización por Galilea.
g r).
7. La segunda etapa del viaje se inició 19. A diferencia de Herodes, Herodías no
cuando Jesús llamó a los doce y comenzó a se sentía atraída por Juan ni por sus prédi­
enviarlos. Era ésta al parecer la primera vez cas; por el contrario, pertinazmente deseaba
que salían sin Cristo y constituía, por tanto, matarlo.
un progreso en su adiestramiento.
20. Diferente era la actitud de Herodes.
8. No debían llevar nada para el camino. A pesar de su vida disoluta, la vida y el
El objeto de esta prohibición era que pu­ mensaje de Juan lo conmovían. Le guarda­
sieran en ejercicio la fe como preparación ba, no permitía que Herodías lo matara.
para el tiempo en que se hallaran solos. Muy perplejo. El conflicto entre su admira­
Dinero. La palabra griega designa monedi- ción por Juan y el influjo de sus pecamino­
llas de cobre. Ni siquiera dinero menudo ha­ sas relaciones lo mantenía en un estado de
bían de llevar. Cinto. La faja o ceñidor con confusión interior. No obstante, le escucha­
que se sujetaban las amplias ropas orienta­ ba (en griego, continuaba escuchándolo)
les, se empleaba también para llevar dinero. de buena gana.
9. La intención era que no llevasen ropa 21. Herodías había estado astutamente en
de remuda. Túnica. Era la ropa que se usa­ espera de un día oportuno para vencer la
ba bajo el manto; especie de ropa interior. protección con que Herodes rodeaba a Juan.
11. Habían de sacudir el polvo no por Los invitados eran la flor y nata del gobier­
personal animosidad sino como testimonio de no, el ejército y los círculos sociales (princi­
lo serio que es rechazar el mensaje del Hijo pes, tribunos y principales, respectivamente).
de Dios. La afirmación respecto a Sodoma 22. La hija que se menciona era Salomé,
y Gomorra no se halla en los manuscritos fruto del anterior matrimonio de Herodías.
griegos más antiguos. Se calcula que la joven no ha de haber te­
13. El ungimiento con aceite era una nido más de veinte años de edad por este
práctica medicinal corriente (cf. Le. 10:34; tiempo (Vincent Taylor, op. cit.f p. 314).
Stg. 5:14). W.K. Hobart (The Medical Era absolutamente impropio que la hija de
Language of St. Luke, p. 28 s.), contiene un gobernador divirtiera así a la nobleza:
muchas citas de autores antiguos que lo co­ eso era oficio de esclavas, no de princesas.
rroboran. Swete (Mark, p. 119) dice que la Pero Herodías halló aquí su momento opor­
unción ritual de los enfermos no apareció tuno (v. 21), y Herodes, bajo los efectos del
hasta el siglo segundo. Estas curaciones fue­ licor y la sensualidad, cayó en la trampa.
71
Copyriqhted i
M A R C O S 6:25-46
A la m eta. No sentados, sino reclinados (v. ta la alimentación de los cinco mil (6:31-
com. 2:15). 44), la marcha de Jesús sobre el agua (6:
25. Hay un tono de urgencia en la peti­ 45-52) y diversas curaciones en la llanura
ción de Herodías. Quería que el acto se eje­ de Genesaret (6:53-56). Lejos de ser un pe­
cutase antes que Herodes pudiera eludirlo. ríodo de reposo y aislamiento de las multitu­
Salomé entró prontamente y pidió que se des, fue ocasión de continua actividad.
le concediese la petición ahora mismo. 31. El lugar dosiorto estaba probable­
26. Por más que la petición entristeció mente en la costa* noreste del mar de Gali­
profundamente a Herodes, halló imposible lea. El adjetivo desierto significa despoblado,
retractarse de su juramento ante grupo tan yermo. Después del esfuerzo y la fatiga de la
augusto. Halló más importante guardar las gira de predicación, necesitaban descansar
apariencias que preservar la vida del profeta un poco.
de Dios. Nada raro tiene que más Urde le 33. M uchos.. . le reconocieron. El he­
remordiera la conciencia (w . 14,16). cho de que las multitudes pudieran saber a
27. El palacio de Herodes en Maqueronte dónde se dirigía Jesús y adelantársele, pare­
era también una forulcza, y como u l había ce confirmar la opinión de que el lugar de­
de tener una prisión. De modo que el teatro sierto (v. 31) se hallaba en la costa nordeste
del suplicio no se hallaba lejos de la sala del del lago.
festín. 34. Cuando Jesús desembarcó se hizo evi­
28. Según parece, Salomé permaneció en dente que no podría disfrutar con los suyos
el comedor hasta que Juan fue ejecutado y del período de reposo que había planeado.
le trajeron su cabeza en un plato. La apa­ Pero su reacción no es de disgusto, sino que
rente calma con que hizo la solicitud y lue­ tuvo compasión. Vio a la gente necesitada
go llevó el sangriento plato a su madre re­ como ovojos sin pastor, carentes de director
vela que la muchacha tenía un corazón de espiritual (cf. Nm. 27:17; 1 R. 22:17).
piedra. 36. Los campos, probablemente indica las
30. Terminado el paréntesis explicativo haciendas de los contornos.
concerniente al destino de Juan, vuelve Mar­ 37. Dadlos vosotros. Se subraya el sujeto,
cos a los discípulos y la gira de predicación. vosotros. El donario romano valía por en­
No dice nada sobre el tiempo que emplearon tonces unos dieciocho centavos de dólar ame­
o lo acaecido en el viaje. Simplemente infor­ ricano (Arndt, p. 178).
ma que los apóstoles volvieron a reunirse. El
título de “apóstol” está muy bien elegido, 40. En grupos. La palabra griega signi­
pues designa a quien es enviado con una mi­ ficaba macizos do jardín (Arndt, p. 705).
sión, y los discípulos regresaban tras cumplir Marcos describe los grupos de personas como
un encargo tal. macizos de flores sobre el verde césped (v.
39). Indudablemente los variados colores de
IV. Retiradas de Cristo de territorio ga- los vestidos, vistos a la distancia, contribuían
lileo. 6:31—9:50. a dar esa impresión.
41. Los verbos tomó, levantando los
El Señor había diseminado en forma tan ojos, bendijo y partió están en el tiempo
cabal su mensaje por toda Galilea que los aoristo griego, que indica acción instantánea.
galiieos de todos los niveles sociales estaban Pero el verbo dio está en imperfecto, mos­
enterados de su ministerio. Entre buena par­ trando, en contraste, que estuvo dando a los
te del pueblo común su popularidad era tan discípulos. Es en este punto que se opera el
grande que estaban dispuestos a constituirlo milagro de la multiplicación de las vituallas.
en rey por la fuerza. La animadversión de 43. El hecho sorprendente no fue que la
los dirigentes judíos estaba peligrosamente gente se satisficiera meramente, sino que hu­
cercana al punto de explosión. Y hasta He­ biera provisión superabundante. Las cestas
rodes había llegado a preocuparse por la po­ eran del tipo grande de cesta manual que se
pularidad de Cristo. La situación estaba por empleaba para el acarreo de alimentos, pero
convertirse en crisis prematura, sin que Cris­ más pequeñas que las de la alimentación de
to hubiera dado cima a su ministerio. Como los cuatro mil (V. com. 8:8).
consecuencia, Cristo realizó cuatro retiradas
sistemáticas alejándose de Galilea: una a la 44. Los cinco mil no incluían a las muje­
costa oriental del mar del mismo nombre res ni los niños, (cf. Mt. 14:21).
(6:31-56), una a la región de Tiro y Sidón 45. Cristo obligó a sus discípulos a entrar
(7:24-30), una a Decápolis (7:31—8:9) y en la barca y navegar rumbo a Betsalda.
la cuarta a Cesárea de Filipo (8:10—9:50). Evidentemente el milagro se realizó al sur
Durante este tiempo Cristo se ocupó del de Bctsaida Julia (Le. 9:10) y Cristo mandó
adiestramiento de sus discípulos como pre­ a sus discípulos por barco a la ciudad, para
paración para el tiempo de su muerte. que allá se encontraran con él. El motivo de
la súbita dispersión de la multitud, según
A. Retirada a la costa oriental del lago. Juan (6:14-15) fue el peligro de un intento
6:31-56. En esta sección del Evangelio cons­ revolucionario para hacer rey a Jesús.
72
nted
M A R C O S 6:47-7:11
47. Al venir la noche. Es decir, cuando B. Discusión de la infundada exaltación
fueron las seis de la tarde, hora de la puesta de la tradición. 7:1-23. Estos versículos re­
del sol. gistran el choque entre Cristo y los fariseos
48. Como aún no había oscurecido, desde sobre la básica cuestión de la fuente de au­
tierra podía verlos remar con gran fatiga. toridad. ¿Cuenta la tradición con autoridad
Retrata la lucha de los discípulos que pro­ divina? ¿Es igual o superior a la Palabra
curan remar con viento contrario. La cuarta escrita de Dios? También se halla envuelta
vigilia de la noche se extendía de las tres a en esta discusión la verdadera naturaleza de
las seis de la mañana. Jesús demoró en acu­ la contaminación y la purificación. Según
dir en auxilio de ellos desde la puesta del parece, el telón de fondo de esta sección lo
sol hasta por ahí de las tres de la madruga­ constituyen las vecindades de Capernaum.
da. La afirmación de que quería adelan­ 2. Son notables las explicaciones que ha­
társeles (parecía querer pasarlos de largo, ce Marcos de las costumbres judías, ya que
Str.) no debe suscitar problema alguno res­ indican que este Evangelio se escribió para
pecto a la sinceridad de Cristo. El no iba gentiles. Manos inmundas. Ceremonialmen­
directamente rumbo a la embarcación, de te impuras. La expresión los condenaban no
modo que a los discípulos les pareció que se halla en los mejores manuscritos (La su­
habría pasado de largo si ellos no hubieran presión obligaría a decir “vieron” en vez de
gritado (v. 49). En vez de entrar repentina­ “viendo” ; v. Str. y VL). La oración queda
mente en la barca Jesús les daba sin duda trunca al pasar Marcos a dar la explicación
tiempo para que lo vieran. de los versículos 3 y 4.
49. Fantasma. No es la palabra griega 3. Los fariseos habían extendido en tal
que significa “espíritu”, sino un término que forma su influencia que el lavamiento de las
denota aparición. Pensaron que veían visio­ manos se había generalizado como práctica
nes. de todos los judíos. La expresión adverbial
50. Tened ánimo. El verbo da idea de muchas veces no tiene base en el texto grie­
valor, que era probablemente la idea predo­ go. En su lugar dice con el puño, refiriéndo­
minante en la exhortación de Cristo. La pro­ se probablemente al acto de restregar el pu­
hibición en presente, no temáis, significa ño de una mano con la palma de la otra al
dejad de temer. lavarse. La tradición de los ancianos era el
conjunto de preceptos y enseñanzas consue­
51. Sin que mediara mandato de Cristo tudinarios de los respetados rabíes de antaño
se calmó el viento (Gr., se cansó). El asom­ y constituía un cuerpo de 613 reglas desti­
bro de los discípulos provenía de un doble nadas a regir todos los aspectos de la vida.
milagro. El texto griego omite la expresión
y se maravillaban. 6. No quiere decir Jesús que Isaías predi­
jera específicamente las prácticas de los ju­
52. No sólo habían olvidado que anterior­ díos del siglo primero, sino más bien que las
mente Cristo había calmado las olas (4:39) palabras de Isaías respecto a sus contempo­
sino que no habían entendido el milagro de ráneos, eran también aplicables a los judíos
los panes. Por cuanto estaban endurecidos de los días de Cristo. La cita es de !s. 29:13
sus corazones, no captaban la verdad rela­ y se ciñe a la LXX ligeramente alterada. El
tiva a la deidad de Cristo que los milagros adjetivo hipócritas está bien elegido, pues
demostraban continuamente. originalmente designaba al actor que usaba
53. Probablemente Jesús subió a la barca máscara y aparentaba ser lo que no era.
en algún punto frente a la costa de Betsaida 8. El argumento esencial de la cita de
Julia, después de lo cual hicieron la travesía Isaías tiene que ver con el cambio del man­
de regreso a la costa occidental. Genesaret damiento de Dios por la tradición de los
era el nombre de una llanura que se exten­ hombres. No hay en esto exageración, ya
día hacia el sur de Capernaum, a lo largo que los fariseos consideraban la tradición oral
de la costa del lago. También estaba ubicada de mayor autoridad que la ley escrita del
en las cercanías una ciudad del mismo nom­ Antiguo Testamento.
bre. 10. Un ejemplo específico de esta exalta­
55. Marcos nos presenta un vistazo del ción de la tradición lo hallamos en 7:9-13.
espectáculo que ha de haberse producido Se cita la ley de Moisés respecto a honrar
muchas veces cuando Jesús aparecía en una a los padres. La primera cita es de Dt. 5:16
región. La gente se apresuraba a traer a sus y coincide en todo con el hebreo y con la
enfermos antes que Cristo se alejara del ve­ LXX. La segunda, que proviene de Ex. 21 :
cindario. 17, se ciñe muy de cerca al texto hebreo.
56. Le rogaban. El verbo refleja las re­ 11. Como contraste cita Cristo la tradi­
petidas peticiones que uno tras otro hacía. ción rabínica que desecha el mandamiento
Esta es la segunda referencia en Marcos a mosaico proveniente de Dios. Corbán es la
curaciones efectuadas por el acto de tocar el trasliteración de una palabra hebrea que
vestido de Cristo (cf. 5:27-29). significa ofrenda, según la explicación de
73
M A R C O S 7-11-32
Marcos en beneficio de sus lectores gentiles. bíblica en que Cristo saliera de Palestina y
Se empleaba esa palabra para designar lo penetrara en territorio estrictamente gentil.
que se dedicaba a Dios mediante voto invio­ Su propósito en estas giras fuera de Galilea
lable. Si un hijo declaraba Corbán la suma no era primordialmente ministrar a las mul­
necesaria para el mantenimiento de sus pa­ titudes sino instruir a sus discípulos, razón
dres, ese voto era inalterable, prevaleciendo por la cual no quiso que nadie supiese
sobre el mandamiento mosaico. que él estaba allí.
13. La palabra de Dios se presenta en 26. Griega. Equivale a identificar a la
resuelto contraste con la tradición de los mujer como gentil Era siria de nacimiento,
hombres. Nótese que Cristo consideraba que de la región de Fenicia. Le rogaba. El t.
la ley mosaica provenía de la boca de Dios. imperf. refleja la insistente petición de la
Invalidando. Anulando: dejando sin efecto. mujer.
Hacéis, en presente, indica práctica habitual. 27. Con el término de hijos se refiere
14. En los w . 14-23 retorna el Señor al Jesús a los judíos. Su misión era primordial­
tema de la contaminación y la purificación, mente para con los judíos a fin de que éstos,
pero ahora se dirige, no sólo a escribas y fa­ a su vez, cumpliesen con su deber de ser
riseos, sino a la multitud a la cual llamó. bendición para todas las naciones mediante
15. Nada hay fuera del hombre —es la universal proclamación del Evangelio. Los
decir, ninguna cosa física— que pueda con­ perrillos. Perro era un término despectivo
taminarlo moral o espiritualmente. En el con que los judíos designaban a los gentiles.
caso bajo discusión (v. 2), comer sin lavarse Pero Jesús lo suaviza mediante el empleo
las manos no puede producir contaminación del diminutivo que significa los “perritos” o
espiritual. Esa clase de contaminación tiene “cachorritos”. Eran los consentidos del ho­
origen interno. Contaminan al hombre los gar y no los feroces perros callejeros.
pensamientos que se originan en el corazón 28. La intrépida contestación de la mujer
y surgen en forma de palabra y actos. Así era la respuesta de la fe. Los porrillos de­
explica Jesús el significado espiritual de las bajo de la mesa. Valiéndose del diminutivo
leyes de lo limpio y lo impuro (Lv. 11). Uno empleado por Cristo, pinta ella el patético
de los propósitos para promulgar tales leyes cuadro de los cachorros que recogen las mi­
fue enseñar esta misma verdad de la con­ gajas que los hijos dejan caer. Todo lo que
taminación espiritual; pero los dirigentes ju­ ella pedía era una migaja de las bendiciones
díos jamás lograron llegar más allá de las que para los judíos se habían provisto.
simples exterioridades. 29. En esta palabra de la mujer advierte
19. En el lenguaje bíblico no es el cora­Jesús la evidencia de la fe genuina (cf. Mt.
zón simplemente el asiento de las emociones, 15:28). Entre tanto que hablaba, ya el de­
sino también el centro de la actividad men­ monio había salido (t. perf.) de la hija. Ca­
tal y volitiva. Designa al hombre interior, racterística sin par de este milagro es que
extrafísico. El vientre es la cavidad del cuer­ se realizó desde lejos sin que mediara orden
po que contiene el estómago y los intestinos. hablada de Cristo.
Terminado el proceso digestivo, los residuos
salen a la letrina. Mediante su explicación D. Retirada a Decápolis. 7:31—8:9. El
de 7:18-19 Jesús desecha la distinción leví- regreso de la región de Tiro y Sidón no fue
tica entre lo limpio y lo inmundo, y así de­ por Galilea; en vez de eso vino bordeando
clara limpios todos los alimentos (cf. Hch. la costa oriental del lago hasta Decápolis.
10:14-15). Allí sanó Jesús al sordo y tartamudo (7:31-
20-22. Estos versículos contienen la ex­ 37) y alimentó a una multitud de cuatro
plicación que Jesús da de lo que quiso decir mil personas.
con lo que del hombre sale. Los malos 31. Marcos es en este punto el más ex­
pensamientos han de entenderse como per­ plícito de los evangelistas. Nos dice que Je­
versos razonamientos y designios, pensamien­ sús partió de la región de Tiro y pasando
tos deliberados. La palabra engaño acarrea por Sidón, situada unos cuarenta y seis kiló­
el sentido más vigoroso de traición. La lasci­ metros al norte, penetró bastante en terri­
via es impureza desenfrenada y patente. La torio gentil. Doblando luego hacia el sur,
insensatez tiene en este contexto una acep­ pasó a lo largo de la costa oriental del mar
tación más moral que intelectual. de Galilea hasta la región de Decápolis (v.
com. 5:20).
C. Retirada a la región de Tiro y Sidón. 32. Cabe discusión respecto al grado del
7:24-30. En esta breve sección refiere Mar­ impedimento de este tartamudo. Mogilalon
cos un viaje bastante extenso de Cristo a puede denotar mudez absoluta, pero literal­
regiones de Fenicia, en donde ocurrió el inci­ mente significa que habla con dificultad. La
dente con la mujer sirofenicia. afirmación de 7:35, de que habló bien, pa­
24. La región de Tiro y Sidón. Es esta reciera indicar que anteriormente no podía
la única ocasión de que haya constancia hablar claramente. Pero la exclamación de
74
M A R C O S 7:33-8:20
la gente en 7:37 fue que Jesús hacía hablar fue hacia el norte, a la región de Cesárea de
a los mudos. Filipo. Partiendo Jesús de Decápolis, a tra­
33. Ya antes se había demostrado que el vés del mar de Galilea pasó a la costa occi­
Señor no necesitaba tocar a las personas pa­ dental, en donde los fariseos vinieron a él
ra sanarlas (cf. 2:3-12; 3:5; 7:29-30). En en demanda de una señal (8:10-12). Volvió
este caso Jesús metió los dedos en las ore­ a embarcarse con rumbo nordeste y pasó a
jas del sordo para darle a entender lo que Bctsaida Julia (8:13-21), en donde sanó a
se proponía y ayudarle así a creer. Realizó un ciego (8:22-26). De aquí prosiguió por
luego otros dos actos simbólicos. Escupió y tierra hasta las vecindades de Cesárea de Fi­
tocó su lengua. No dice el texto que apli­ lipo. Nuevamente la actividad primordial de
cara la saliva a la lengua. Cristo es la instrucción de sus discípulos res­
34. Gimió. Puede que haya sido una ex­ pecto a temas tales como su personalidad, su
presión de conmiseración o angustia por el muerte y resurrección, el discipulado de
sufrimiento de la humanidad. Efata. Palabra ellos y el regreso en gloria de Cristo tal co­
aramea que Marcos traduce para sus lecto­ mo se prefigura en la transfiguración (8:27
res gentiles. —9:13). Aquí también sanó a otro endemo­
35. La ligadura que frenaba su lengua niado (9:14-29). Después, Cristo regresó a
fue desatada. Bien. Comenzó a hablar correc­ Galilea, prosiguiendo con la instrucción de
ta o claramente. los doce (9:30-50).
36. Todavía necesitaba Cristo evitar el 10. No ha sido hasta el presente posible
exceso de publicidad (cf. com. 5:43). Pero a los eruditos ubicar con algún grado de
la gente no quería callar. Seguían divulgan­ certeza la aldea de Dalmanuta. El contexto
do (t. imperf.) el milagro con más empeño parece indicar que se hallaba frente a Bet-
aún. saida. mar de por medio, probablemente en
37. En gran manera. “En el colmo de la costa occidental (cf. vv. 13,22). Mateo la
la admiración”, Str. Marcos se vale de una llama Magdala (Mt. 15:39). sitio igualmen­
palabra de gran fuerza: hyperperissos. te desconocido hoy día.
8:1. Fuera de la declaración general de 11. Los fariseos pedían una señal sensa­
que ocurrió en un lugar desierto (v. 4), no cional de origen divino demostrativa de que
se describe específicamente el escenario en Jesús fuese el Mesías. Para tentarle. El tér­
que se produjo la alimentación de los cuatro mino griego peirazo significa probar. Más
mil. En aquellos días. El texto griego aña­ que inducirlo a pecar, lo que hacían era so­
de la palabra “nuevamente”, probable refe­ meterlo a la prueba de sus mentes descreídas.
rencia a la reciente alimentación de los cinco
mil. 12. La contumaz incredulidad de ellos
2. Jesús sintió compasión por esta gente, hizo que Cristo gimiera en su espíritu. El
al igual que la había sentido cuando alimen­ verbo aparece en su forma intensiva, signi­
tó a los cinco mil (6:34), pero en el caso ficando probablemente que la fatiga y el do­
presente su preocupación obedece más a la lor que le inundaban el corazón le arranca­
necesidad física que a la condición espiritual ron el gemido. La pregunta de Cristo se
de ellos. traduciría mejor diciendo: ¿Por qué esta
generación anda continuamente en busca
6. Nuevamente, como en la alimentación de
de los cinco mil, los tres verbos tomar, dar Mateo una señal? (cf. Jn. 2:18; Mt. 12:38).
añade una excepción a la declaración
gracias y partir están en griego en tiempo
aoristo, pero d ar está en imperfecto, indi­ de que no se dará señal (Mt. 16:4). En
cando que Cristo daba continuada el pan a Mt. 12:39-40 se explica la señal de Jonás
los discípulos para que lo distribuyeran (cf. como referente a la resurrección de Jesús,
el más significativo de los milagros.
6:41).
8. La suficiencia del milagro se muestra 15. Jesús les mandó reiteradamente (t.
en que se saciaron y en que hubo abundan­ imperf.), mostrándoles la urgente necesidad
cia (gr.) de lo que había sobrado. Estas de mantenerse continuamente en guardia,
canastas difieren de las cestas empleadas Mirad, guardaos (en presente en gr.). La
después de la alimentación de los cinco mil. levadura simboliza en este caso algo que tie­
Lo indica la distinción que entre ambas cla­ ne una influencia peligrosamente penetrante.
ses hace el texto griego en 8:19-20. El tipo Le. 12:1 explica que lo levadura de los
de canasta que esta vez se empleó solía ser fariseos es la hipocresía. La levadura de
bastante grande. Era de la clase que se usó Herodes puede ser la influencia de los he-
para bajar a Saulo por el murd de Damasco rodianos, consistente en mundanalidad e in­
(Hch. 9:25). De modo que las siete canas­ feccioso scglarismo.
tas de 8:8 probablemente contenían más que 19-20. | Qué pronto habían olvidado los
las doce cestas para provisiones de 6:43. discípulos *as enseñanzas implícitas en la ali­
mentación de los cinco mil y los cuatro mil!
E. Retirada a Cesárea de Filipo. 8:10— No era problema para el Hijo de Dios dar
9:50. La cuarta y última retirada de Galilea de comer a trece hombres en una breve tra-
75
teria!
M A R C O S 8:22-38
vesía del lago. lia d a muy poco había de­ 32. Les decía claram ente. Se emplea el
mostrado su poder para suministrar alimento imperfecto griego para mostrar que Jesús
a más de nueve mil personas. inicia y prosigue sus palabras relativas a su
22. La curación del ciego se produjo muerte. Ya no toca veladamente el teca (cf.
cuando Jesús pasaba por Betsaida Julia, Jn. 12:19), sino que de aquí en adelante
rumbo a Cesárea de Filipo. instruye a sus discípulos explícita y clara­
23. Le sacó fuera de la a ld e a , proba­ m ente respecto al hecho. Fue esta la siguien­
blemente para evitar el exceso de publicidad te etapa en la instrucción de ellos. Pedro le
(cf. v. 26). En este caso, como en el del tomó a p a rte y lo reconvino por hablar así.
sordo (Mr. 7:33), empleó saliva, no como La mente de Pedro no lograba armonizar la
medicamento, sino para auxiliar la fe del muerte violenta con la dignidad mcsiánica.
ciego. 33. El intento de Pedro por disuadir al
24. Esta curación milagrosa es singular Señor de emprender el camino de la cruz fue
porque se realizó en dos etapas. Después de similar a la tentación en el desierto. En la
los primeros actos sanativos el hombre ve a presente ocasión Satanás muy sutilmente se
las personas borrosamente, como cosas en valió de uno de los discípulos más allegados
movimiento, como árboles . . . que an d an . a Cristo (cf. Le. 4:13, VL). Nótese la re­
25. Precede a la segunda etapa de la cu­ prensión similar en M t. 4:10. No pones la
ración el tocarle los ojos. El texto griego no m ira. El verbo griego se refiere a la incli­
afirma que Jesús le hizo que m irase, sino nación mental, al rumbo de las ideas. Las
más bien que el ciego miró con fijeza (VP, de Pedro eran contrarias al propósito divino.
Str.) y entonces comenzó a verlo todo cla­ 34. Las instrucciones que recogen los vv.
ram ente. 34-38 son consecuencia natural del hecho de
26. Otra vez para evitar los resultados de los padecimientos de Cristo. Todo el que
una publicidad desmedida, Cristo envía al quiera venir en pos de Cristo ha de seguir
hombre a su casa. El decirle que no entre la senda que él siguió, el camino de la ne­
en la ald e a indica que vivía en otra parte, gación de sí mismo y de echarse la cruz a
quizá en los aledaños. cuestas. La cruz es símbolo de sufrimiento,
y la negación de sí mismo es el estar dis­
27. Siguiendo de Betsaida al norte llegó
Cristo a l a s a l d e a s d e C e s á r e o d e F ilip o . puesto a padecer por otros. Cristo es el mo­
delo; el discípulo ha de ir siguiéndole (Gr.
Mt. 16:13 explica que llegó a la región de presente de imperativo).
Cesárea. Marcos alude a las aldeas situadas
en el territorio que rodeaba a la ciudad ma­ 35. La paradoja de estos versículos se re­
suelve si comprendemos que el Señor em­
yor. Esta Cesárea, situada en el sector nor­ pleó el término vida con dos acepciones di­
oeste de la tetrarquía de Filipo, se designaba ferentes. La primera expresión, salv ar su
con este último nombre para diferenciarla
vida, quiere decir preservar de la muerte la
de la Cesárea de orillas del Mediterráneo. vida física. Quien se entregue por entero a
29. Vosotros, ¿quién decís? Allí quería proteger su vida presente malogrará la vida
llegar Cristo con su conversación. El énfasis eterna. Contrariamente, quien tan de lleno
se coloca en el pronombre “vosotros”. “Y se consagre a Cristo que esté dispuesto a
vosotros, (en contraste con los demás) p erd er su vida es el que alcanza la verda­
¿quién decís que soy?” Pedro habló en nom­ dera vida. Tal persona descubre que el morir
bre de los discípulos. Su confesión de Jesús es g an an cia (Fil. 1:21). No es ésta una
como el Cristo está más detallada en Mt. descripción del camino de la salvación para
16:16, que añade las palabras el Hijo del los perdidos, sino más bien la filosofía de la
Dios viviente. Jesús es a un tiempo el Me­ vida para el discípulo.
sías prometido y el unigénito Hijo de Dios. 36. Aquí se plantea el contraste entre el
30. De nuevo Cristo recomienda silencio, m undo y el alm a. El último vocablo equi­
probablemente por las ideas revolucionarias vale a la vida, en el v. 35. Ambos son tra­
conexas con el concepto mesiánico. En aque­ ducciones de psuche. Este principio es apli­
llos momentos no estaba Cristo preparado cable en el plano físico tanto como en el
para establecer un reino mesiánico terrenal. espiritual. ¿De qué vale obtener cuanto el
31. Por el contrario, en su primer adve­ mundo pueda ofrecer si quien lo obtiene
nimiento Cristo habia de padecer, ser m uer­ muere y no puede disfrutarlo? ¿O qué se
to y resucitar. Póngase especial atención en gana con acopiar un mundo de posesiones
el fuerte contraste entre la gloriosa confesión terrenas durante unos breves años, si ello
de Pedro y el inmediato cuadro de padeci­ apareja la pérdida de la vida eterna?
mientos y muerte que presenta Cristo. Nóte­ 38. Al decir Cristo se av erg o n zare de
se que a Aquel que había de morir se le mí y d e mis p a la b ra s, contrastaba esta ex­
designa con el titulo mesiánico de Hijo del presión con la actitud de quien se halla dis­
Hombre. La cruz era un aspecto indispensa­ puesto a perder su vida por causa de él y del
ble de la obra mcsiánica. Le era necesario Evangelio (v. 35). A vergonzarse significa
. . . padecer. negar a Cristo en la hora de la prueba en
76
M A R C O S 8:38-9:23
vez de confesarlo aun arriesgando la vida. tivo la presencia del profeta en la transfigu­
Significa hacer causa común con esta gene­ ración. Los escribas derivaban en este caso
ración pecadora y no con Cristo. Adúltera. su enseñanza de Mal. 4:5,6. Quizá los dis­
Se empica en sentido espiritual para indicar cípulos hayan estado pensando si la aparición
la infidelidad para con Dios. De la misma en el monte no sería el cumplimiento de la
manera, cuando el Señor venga como Juez, predicción.
se avergonzará de quienes lo hayan desco­ 12. Esta profecía fue confirmada por el
nocido, y los desconocerá. Señor, y el tiempo verbal que empleó (pre­
9:1. No es afortunada la división que este sente futuro) indica que ha de cumplirse en
capítulo hace, pues resulta claro que el v. 1 el futuro. Elias vendrá y restaurará todas las
es la conclusión del discurso que se registra cosas (cf. Mal. 4:6) antes que venga el
en el final de Marcos 8. De cierto es solem­ Mesías. ¿Cómo está escrito . . . ? Las Es­
ne voz de confianza. Es la palabra griega crituras predecían el advenimiento de FJías.
amen de la cual se deriva nuestro amén. ¿Y qué en cuanto a las predicciones de que
No gustarán la muerte. Mucho más vigo­ el Mesías había de padecer y ser rechazado?
roso en el original: “de ninguna manera Cristo estaba procurando poner a sus discí­
gustarán la m u e r t e El advenimiento del pulos a pensar para que comprendieran que
reino de Dios de esta declaración se ha in­ era necesario que el Hijo del Hombre pa­
terpretado de varios modos. Pero en el ver­ deciese antes de la venida de Elias y del
sículo precedente Cristo habla de su venida glorioso advenimiento del Mesías en gloria.
en gloria, y en los siguientes Marcos relata 13. Pero en un sentido ya Elias había ve­
la transfiguración. Puede que el advenimien­ nido.. Mt. 17:13 explica que se refería a
to del reino sea lo mismo que la gloriosa Juan el Bautista. No afirma que Juan fuese
venida del rey (8:38), sabor anticipado de Elias en persona, sino que había venido en
la cual fue la transfiguración de Cristo. la semejanza de Elias (cf. Le. 1:17; Jn.
2. La tradición ha identificado el monte 1:21). Todo lo que quisieron. Se refiere a
alto con el Tabor de Galilea, pero éste se su muerte a instancias de Herodías.
halla demasiado lejos de Cesárea de Filipo. 15. So asombró. Las explicaciones de tal
El Hermón parece ajustarse más a la des­ asombro pueden reducirse a dos posibilida­
cripción. Se transfiguró. Del griego meta- des. Una: les asombraron los restos del ful­
morphoo (raíz de nuestra palabra metamor­ gor de la transfiguración en el rostro de
fosis) que implica un cambio de la forma Jesús. Dos: el asombro proviene de la opor­
esencial y no una modificación superficial tuna pero inesperada aparición de Jesús en
de la apariencia externa. El cuerpo humano el momento de la desconcertante derrota de
de nuestro Señor fue glorificado, y en ese los nueve discípulos. La primera opinión re­
cuerpo glorificado vendrá un día a establecer sulta improbable por la ausencia de toda
su reino. aseveración respecto a la persistencia del
3. Como la nieve. Expresión que falta en fulgor del rostro de Jesús.
los mejores manuscritos griegos. Lavador. 17. El espíritu mudo era un demonio que
Batanero (Str.), el que desengrasa y enfurte afligía al muchacho con mudez y sordera
las telas nuevas. (v. 25).
4. No se declara la razón por la cual se 18. Le toma. El padre describe la acción
eligió a Moisés y Elias para esta aparición. del demonio al apoderarse del muchacho.
Llama la atención que ambos partieron de Las reacciones de éste parecen haber sido
esta vida en circunstancias extraordinarias. similares a las que provoca la epilepsia.
Además, Moisés representaba la Ley y Elias 19. Está claro que la impotencia de los
era uno de los profetas. Lucas afirma (9:31) discípulos provenía de su incredulidad. El
que conversaban acerca de la inminente desencanto de nuestro Señor casi parece lin­
muerte de Cristo, tema que se halla entrete­ dar con la impaciencia.
jido en el AT, tanto en la Ley como en los 20. Sacudió. La vigorosa palabra indica
Profetas. que eran tan violentas las convulsiones que
6. Espantados. Aterrorizados. parecía que lo iban a despedazar. Se revol­
9. El encargo de que a nadie dijeses lo caba. El tiempo imperfecto indica continui­
ocurrido concuerda con la actitud restrictiva dad de la acción.
que Jesús venía observando para impedir que 23. Si puedes. En el texto griego toda la
erróneas nociones mesiánicas adquirieran cláusula va precedida por un artículo con el
proporciones de incendio. Después de la re­ propósito de llamar la atención a la misma.
surrección ya no habría peligro de precipitar Es como si Jesús dijese: “Atiende a esta
un alzamiento popular, y entonces la expe­ frase: si puedes." La palabra creer no apa­
riencia del monte tendría para los discípulos rece en los mejores manuscritos. Después de
valor espiritual como confirmación de su fe subrayar específicamente el si condicional
(cf. 2 P. 1:16-18). del hombre, procedió Jesús a mostrarle que
11. La pregunta sobre Elias tuvo por mo­ necesitaba tener fe.
77 C ol
M A R C O S 9:24-43
24. Retrata la angustia que embargaba el nombre trajo a la memoria de Juan el exor-
corazón del padre su inmediata respuesta he­ cista a quien habían visto, y que usaba el
cha de exclamaciones casi contradictorias. nombre de Jesús. Se lo prohibimos (imperf.
Ciertamente creía, pero tenia viva conscien­ gr.). Opusieron su persistente prohibición al
cia de la incredulidad que se debatía contra anónimo autor de milagros. La razón que
su deseo de confiar implícitamente. Su incre­ dieron, no nos sigue (Str.), revela una ac­
dulidad no era terca negativa a creer; era titud básicamente egoísta, renuencia a reco­
una flaqueza contra la cual nada podía el nocer a cualquiera que no perteneciera a su
propio hombre. De ahí su clamor en procura propio círculo. Sectarismo llama Scofield a
del auxilio de Cristo. tal actitud.
29. Este género. Indicación de que exis­ 39. No se lo prohibáis. Literalmente,
ten diversas clases de demonios. El que es­ dejad de prohibírselo. No entra Cristo a dis­
taba alojado en este muchacho era al parecer cutir minucias. Si el hombre empleaba el
extraordinariamente maligno y poderoso. De nombre de Cristo en un esfuerzo sincero por
la anterior referencia de Cristo a la incre­ ayudar al prójimo, no había que impedírse­
dulidad (v. 19) y de la declaración de este lo. Se pone en evidencia la amplitud de es­
versículo respecto a la necesidad de la ora­ píritu que debería caracterizar al pueblo de
ción, se infiere que los nueve discípulos ha­ Dios. La lógica de nuestro Señor destaca
bían intentado lanzar al demonio sin poner dos puntos. Primero, que un hombre tal no
la confianza en el poder de Dios (cf. Mt. estaría pronto a volverse en contra de Cris­
17:20). Incredulidad y falta de oración to después de realizar milagros en su nom­
darán por fruto inevitable la impotencia. bre.
Muchos de los mejores manuscritos griegos 40. La segunda razón de la orden de
omiten la referencia al ayuno, así como el Cristo era que en vista de que el hombre no
pasaje paralelo: Mt. 17:21. Nótese que no estaba contra Cristo ni sus discípulos, estaba
habría habido oportunidad para que los dis­ hasta cierto punto en favor de ellos.
cípulos se enfrentaran a esta situación me­
diante el ayuno, mientras que sí habrían po­ 41. Este versículo pone mayor énfasis a
dido confiar y orar. la amplitud que en 9:39-40 se demuestra.
Ninguno que procure servir al Señor, por
31. Enseñaba a sus discípulos. Esta ha­ insignificante que su servicio parezca, está
bía sido la ocupación principal del Señor excluido del círculo de Cristo. La importan­
durante las retiradas, y aún continuaba ins­ cia de este principio se nota en el uso de la
truyéndolos (t. imperf.) pues eran tardos expresión de cierto (amen) y en la vigorosa
para comprender (v. 32). La médula de su doble negación que podría traducirse de nin­
enseñanza era su inminente muerte y resu­ gún modo perderá su recompensa (RSV).
rrección.
42. La idea de este versículo se halla li­
33. El regreso a Capernaum lo llevó de gada a la de 9:37 por el vocablo pequeñi-
nuevo a casa de Pedro, la cual había sido tos. Asimismo están relacionados los vv. 42-
su centro de operaciones durante la campa­ 48, que giran en torno a las ofensas u oca­
ña de Galilea. Les preguntó se halla en im­ siones de caer. Es posible que la censura de
perfecto en griego, quizá para indicar que Je­ los discípulos contra el exorcista anónimo
sús interrogó extensamente a los discípulos (v. 38) haya ofendido a aquél. Esto expli­
sobre el tema que por el camino discutían. caría por qué en este punto trate Jesús de
34. En vez de responder ellos callaron. las ofensas. No debía estorbarse sino estimu­
Nuevamente el tiempo imperfecto griego im­ larse la fe no desarrollada del exorcista. Las
plica un silencio persistente. Sentían ver­ ásperas criticas a la inmadurez espiritual
güenza de revelar el mezquino tema de su sólo pueden servir para alejar del Señor a las
discusión. El había procurado explicar su personas. Haga tropezar. La palabra griega
muerte inminente, pero las mentes de ellos skandalizo significa poner lazo o trampa en el
estaban embargadas por pensamientos de sendero de alguien, para hacerlo tropezar.
grandeza personal en el reino mesiánico (cf. Puede entenderse literalmente a los peque-
Mt. 18:1). ñitos como niños que hayan creído, o a los
36,37. El humilde acto de recibir a un que son niños en la fe, sin desarrollo espiri­
niño en el nombre de Cristo implica verda­ tual. Probablemente sea esta última la inten­
dera grandeza. Esta disposición a asumir la ción de Jesús. La piodra de molino era la
humilde posición de servidor, aun con res­ gran muela plana que un asno hacía girar
pecto a un niño en pañales, es indicación de para moler el grano.
genuina estatura, pues ella implica servir a 43. De los tropezaderos para otros, pasa
Cristo y, en él, al Padre. Implica humillarse Jesús a los tropezaderos para uno mismo. Es
como un niñito (v. Mt. 18:4). posible que la persona coloque piedras de
38. Quizá el deseo de cambiar de tema tropiezo en su propio camino. Indudable­
hizo a Juan hablar. Pareciera que la refe­ mente el mandato de cortar la mano ofen­
rencia de Jesús a hechos realizados en su sora es figurado o hiperbólico. El sentido del
78
M A R C O S 9 :4 3 -1 0 :5
versículo es que todo lo que haga a la gundo período de Judea, que consta princi­
persona caer en pecado debe ser inmediata­ palmente en Jn. 7:10— 10:39 y en Le. 10:1
mente desechado. No deben tomarse estos — 13:21; al mencionar el otro lado del
versículos literalmente como mandato de ex­ Jordán se refiere al ministerio en Perca, la
tremo ascetismo. Recuérdese que el asiento mayor parte del cual se refiere en Le. 13:22
del pecado es el alma y no órgano alguno — 19:28. El relato de Mr. 10:2-52 consiste
del cuerpo físico. Entrar en la vida. La ex­ en realidad en los acontecimientos finales de
presión paralela en 9:47 es entrar en el este período de Perea (cf. Le. 18:15—19:
reino de Dios. Estos términos son lo opuesto 28).
al infierno, y han de entenderse como refe­
rentes a la vida de los salvados en el reino A. Discusión sobre el divorcio, los niños
eterno. Infierno es la traducción del griego y la riqueza. 10:1-31. Estas conversaciones
geenna> trasliteración a su vez del hebreo probablemente ocurrieron en algún lugar de
ge hinnom, que significa “valle de Hinom”. Perea. No se dice el sitio exacto. En 10:2-12
Era éste un valle situado al sudoeste de Je- responde Cristo a la pregunta de los fariseos
rusalén, maldito por haber sido lugar del tocante a la legalidad del divorcio; 10:12-16
culto a Moloc. Luego se convirtió en basu­ muestra la actitud de Jesús para con los ni­
rero de la ciudad, en donde un fuego peren­ ños; y 10:17-31 narra la llegada del joven
ne reducía los desechos a cenizas. La basura rico y la subsiguiente discusión en cuanto a
y desechos que allí se depositaban consti­ la riqueza.
tuían también una enorme gusanera. En el
pensamiento judaico este valle pasó a ser 1. De allí. Jesús partió de Capernaum,
símbolo del sitio de castigo eterno. en donde por breve tiempo se había hospe­
48. El lenguaje de este versículo provie­ dado en casa de Pedro (9:33). La expre­
ne de la LXX, Is. 66:24. El gusano que sión al otro lado del Jordán suscita un
no muere es una figura de lenguaje extraída importante problema textual. A primera vis­
de! propio valle de Hinom, en el cual los ta parece un texto imposible, ya que parece
gusanos estaban en continua actividad. Es trastrocar el orden natural de Perea y Judea.
una representación de tormento sin fin y Como venía de Galilea Jesús hubo de pasar
destrucción infernal. primero por Perca y después por Judea. Pe­
49. Este versículo y el siguiente están en­ ro la dificultad se esfuma si consideramos
tre los más difíciles de los Evangelios. Pri­ 10:1 como resumen del segundo ministerio
mero, debe notarse que la segunda oración de Cristo en Judea y del período de Perea.
de 9:49 es probablemente una adición pos­ Después del período de las retiradas, Jesús
terior, pues tiene poco apoyo en los manus­ estuvo primero en Judea durante tres meses;
critos. Puede que haya sido un intento mar­ luego en Perea durante un lapso semejante.
ginal de explicar este difícil pasaje. La Así que el orden del resumen de Marcos
palabra introductoria porque, (gr. gar), —Judea primero y luego Perea— es correc­
normalmente enlazaría esta declaración con to. Enseñaba (tr. imperf.) indica un acto
la precedente, en cuyo caso serviría de apoyo continuado. Ejemplos de tal enseñanza se
o explicación a la misma. Podría entonces hallan en Le. 13:22— 18:14.
significar que todo el que vaya a parar al 2. La cuestión que plantean los fariseos
infierno será preservado, así como la sal pre­ tocaba uno de los puntos más debatidos en
serva, durante una eternidad de tormento. aquellos días. Los escribas que se apoyaban
50. Jesús toma de nuevo la palabra sal en Hillel afirmaban que era lícito al hombre
que en 9:49 empleó en relación con el in­ divorciarse casi por cualquier motivo. Los
fierno, y afirma que los seguidores de Cristo discípulos de Shamtnai, por su parte insistían
deben ser como la sal por su influencia en en que el divorcio sólo era lícito por causa
el mundo (cf. Mt. 5:13). Tened sal en vos­ de adulterio. Tentarle. La misma palabra
otros mismos. Manda a sus discípulos que griega puede traducirse por “tentar” y “pro­
estén compenetrados de esa influencia puri- bar”. La pregunta tenía como segunda in­
ficadora. Si han de ser una saludable influen­ tención probar a Cristo.
cia, ellos mismos tienen que poseer esa sani­
dad. Tened paz. Concluye Cristo con una 4. Permitió. La norma mosaica se halla
referencia final a la disputa sobre la gran­ en Dt. 24:1. Nótese que los fariseos no dicen
deza que consta en 9:34. Ambos manda­ la condición bajo la cual Moisés permitía el
mientos están en tiempo presente, con lo divorcio.
cual exigen práctica permanente. 5. Por la dureza de vuestro corazón.
Lo estipulado por Moisés no era en verdad
V. Ministerio de Cristo en Perea. 10:1-52. un mandamiento sino una concesión moti­
vada por la insatisfactoria condición espiri­
En una sola declaración resume Marcos tual del hombre. Era un intento de regular
unos seis meses del ministerio de Cristo y refrenar el divorcio, y no un estímulo pa­
(v. 1). La mención de Judca abarca el se­ ra el mismo.
79 C ol
M A R C O S 10:6-31
6-8. La declaración que se inicia con los mo la de escribas y fariseos (Mt. 5:20; cf.
hizo Dios (v. 6) y termina con serán una Fil. 3:6).
sola carne (v. 8) es transcripción verbal 21. Mirándole. Intensa y escrutadora­
de Gn. 1:27; 2:24 (LXX). La condición mente lo miró Jesús, y le amó. Reconoció
que al principio existía indica cuál era el sin duda la sinceridad del hombre en su bús­
ideal de Dios. Era su intención que los lazos queda de algo que satisficiera su necesidad
conyugales constituyeran en todos los casos espiritual; vio las posibilidades potenciales
una unión de por vida. que en este recto y joven líder se encerra­
11. El hombre en este caso comete adul­ ban. Y entonces puso el dedo en el nervio
terio contra ella, no por divorciarse, sino del problema de este joven; su devoción a
por el nuevo matrimonio. Aunque haya cum­ su riqueza más que a Dios. Ahí residía la
plido el procedimiento legal del divorcio, a una cosa que le faltaba. Para seguir a Jesús
los ojos de Dios continúa casado con su pri­ tendría que eliminar el obstáculo: su amor
mera esposa. Mateo añade la excepción de al dinero. No eran las obras de caridad las
la fornicación (Mt. 19:9). que pudieran granjearle la vida eterna; era
13. Lo que aquí se narra probablemente el identificarse con Cristo.
ocurrió en la casa (cf. v. 10). Le presenta­ 23. El Señor no negó la posibilidad de
ban. “Le iban trayendo” (Gr.) niños. La que el rico se salve. Simplemente dijo que
actitud de los discípulos parece haberse ba­ era difícil. El reino de Dios es el presente
sado en el concepto de que el tiempo del reino espiritual integrado por el pueblo rege­
Señor era demasiado precioso para desper­ nerado de Dios (Jn. 3:3,5).
diciarlo en niños. 25. La idea de que el ojo de una aguja
14. Se indignó. Vigorosa expresión. El aquí mencionado fuese una puerta pequeña
Evangelio de Marcos es sin par tocante a la por la cual sólo de rodillas podia pasar un
descripción de las emociones de Cristo. No camello, carece de base. La palabra que se
se lo impidáis. Literalmente, dejad de im­ traduce por aguja se refiere específicamente
pedírselo. Da como razón de su conducta a la aguja de coser. Además, no hablaba Je­
que el reino de Dios consta de personas co­ sús de lo que el hombre considera posible,
mo estos niños. Es claro que tenía en mente sino de lo que parece imposible (cf. v. 27).
el presente reino espiritual. Desde el punto de vista humano es imposi­
16. Indicio de la edad de estos niños es ble pasar un camello por el ojo de una
el hecho de que Jesús los haya tomado en aguja de coser.
los brazos. Los bendecía. Verbo compuesto 29,30. De cierto introduce una declara­
que describe el sincero fervor con que Cristo ción de solemne seguridad. Los mejores tex­
expresaba las bendiciones (cf. Gn. 14:19,20; tos griegos omiten la palabra mujer. Cien
27:26-29; 48:15-20). veces más. Lo que aquí se enumera puede
17. La conversación con el joven rico se tomarse literalmente como referente a cosas
produjo cuando Jesús partía de la casa en como las muchas moradas que se pondrán a
que había estado hospedado, probablemente disposición de los siervos de Dios y a las múl­
en algún lugar de Perca (cf. v. 10). Marcos tiples nuevas relaciones familiares en la fa­
dice simplemente que vino uno corriendo, milia de Dios. O puede entenderse en senti­
sin mencionar que fuese un joven principal do figurado como descriptivos de las múlti­
de la sinagoga. Son Mateo y Lucas quienes ples bendiciones espirituales que el Señor
nos dan estos datos. Este joven creía que la derrama sobre quienes con sacrificio le si­
vida eterna era algo que se conquista ha­ guen. El siglo venidero es en el original la
ciendo el bien (Mt. 19:16). edad o época venidera. Se refiere al estado
18. La pregunta, ¿Por qué me llamas eterno que el segundo advenimiento del Me­
bueno? tenía por fin llevar al joven a consi­ sías introduce, y a los acontecimientos con
derar la verdadera identidad de Jesús. Era tal estado conexos, tales como el Día del Se­
una aserción indirecta de su deidad, ya que ñor, los juicios cataclísmicos, el Milenio y el
la bondad o impecabilidad es atributo exclu­ juicio final.
sivo de Dios.
19. Cristo citó algunos de los mandamien­ B. Conversación camino de Jerusalén. 10:
tos sin ceñirse al orden de Ex. 20. No de­ 32-45. La discusión que estos versículos re­
fraudes puede que se haya dado en repre­ gistran se produjo en algún lugar de Perea,
sentación del décimo mandamiento, tocante mientras Jesús realizaba su último viaje a
a la codicia. El propósito de llamar la aten­ Jerusalén. Repitió sus aseveraciones relativas
ción hacia la ley era mostrarle al joven su a su muerte y resurrección (vv. 32-34), pro­
incapacidad de ganar la vida eterna median­ curando por la repetición imprimir los he­
te las buenas obras. chos en la mente de sus discípulos. Y nue­
20. Todo esto lo he guardado. Podía vamente la tentación de buscar ventajas per­
ser veraz el joven al hacer tal aserto, pero sonales se apoderó de los discípulos (vv. 35-
su justicia era mera obediencia externa, co­ 45).
80 ’ite d r
M A R C O S 10:32-49
32. Este viaje a Jerusalén era, Jesús lo 45. El propio Jesús era el supremo ejem­
sabía, el que había de terminar en su propia plo de quien exhibe verdadera grandeza.
muerte. El hecho de que Jesús marchara de­ Quien era el Mesías de Dios (Hijo del hom­
lante, solo, contrasta notablemente con su bre; v. com. 2:10) bien pudo afirmar su de­
práctica usual de compañerismo con sus dis­ recho a ser servido por los hombres. Pero
cípulos. En este extraño distanciamiento ha­ en vez de ello vino a servir y a d ar su vida
bía sin duda algo que asombró a los discí­ por la humanidad. Rescate. Esta significati­
pulos y les causó miedo. Los tiempos griegos va palabra era corriente en el mundo griego
que se emplean indican que fue una situa­ de los días de Jesús para denotar el precio
ción que se prolongó por cierto tiempo. que se pagaba por libertar a un esclavo
33,34. Se nota un progreso respecto a las (Adolf Deismann, Light from the Ancient
predicciones anteriores en el número de de­ East, trad. inglesa L.R.M. Strachan, p. 327
talles (cf. 8:31; 9:31). Obsérvese la decla­ ss.). Tal era el precio que un santo Dios de­
ración subimos a Jerusalén, indicadora de mandaba para que fuese satisfecha la justicia
que el cumplimiento de estas predicciones se al perdonar los pecados. Como fruto de ese
produciría durante esta visita a la ciudad. pago, el creyente es liberado del pecado y de
Pero todavía no entendían los discípulos lo Satanás. Por muchos. La preposición griega
que Cristo estaba procurando explicarles anti se traduciría más adecuadamente por en
(Le. 18:34). Su concepto respecto al Mesías lugar de, según lo demuestra abundantísima
los inducía a pensar sólo en términos de glo­ evidencia de fuentes griegas (cf. J.H. Moul-
ria y realera (cf. Mr. 10:35-37). ton & George Milligan, The Vocabulary of
35. Mateo afirma que Jacobo y Juan acu­ the Greek Testament, pp. 46,47; Arndt, pp.
dieron con la madre de ellos, de la cual se 72,73; Vincent Taylor, pp. 444,445).
valieron para presentar su petición (20:20).
Entonces. . . se le acercaron. Esto puede C. Curación del ciego Bartimeo. 10:46-
indicar que la egoísta petición de los dos 52. Narra este pasaje el paso de Jesús y sus
discípulos se produjo inmediatamente des­ discípulos desde Perca, atravesando el Jor­
pués de las enseñanzas del Salvador referen­ dán, a Jericó, en Judca, en donde restauró
tes a su muerte. la vista a Bartimeo, última curación milagro­
37. La derecha de un rey era el sitio de sa del ministerio público de Jesús.
honor, y la izquierda el que le seguía en im­ 46. La Jericó de los días de Jesús se ha­
portancia. En tu gloria, o en tu reino (Mt. llaba a unos ocho kilómetros al oeste del
20:21), aclara que los discípulos tenían en Jordán, y a unos veinticuatro al nordeste de
mente la gloria del reino mesiánico. Jerusalén. La ciudad cananea de los tiempos
38. El Señor, reconociendo que la peti­ de Josué estaba ubicada más de un kilóme­
ción provenía de ignorancia, comenzó a en­ tro y medio al norte de la otra. Se presenta
señarles que tales recompensas hay que ga­ aquí un problema de armonía. Mateo y Mar­
narlas. El vaso y el bautismo hablan de los cos afirman que el milagro se produjo al sa­
sufrimientos de Cristo, de los cuales los dis­ lir de Jericó; Lucas dice que fue acercán­
cípulos habían de estar en condiciones y en dose Jesús a Jericó (18:35). La solución
disposición de participar. En Getsemaní ha­ más plausible quizá sea que la curación haya
bló de su muerte como una copa (14:36); ocurrido al salir Jesús de la antigua Jericó
en Le. 12:50 el término “bautismo” es sím­ y entrar a la nueva. La dificultad de esta
bolo de padecimiento y muerte. explicación es que no hay evidencia de que
en días de Jesús la antigua Jericó estuviese
40. Los sitios honoríficos, derecha e iz­ habitada. No hay duda que el problema sur­
quierda, no se asignan por favoritismo. Tal ge de nuestra falta de datos geográficos c
recompensa se otorga a aquellos para quie­ históricos completos. Podemos tener la cer­
nes está preparado, es decir a quienes la tidumbre de que, si conociéramos todos los
conquistan mediante su fidelidad en la vida datos, no habría discrepancia alguna. Mien­
y en el servicio. tras tanto, la divergencia da testimonio del
42. Este triste espectáculo de ambición carácter independiente de los dos relatos.
egoísta dio al Señor ocasión para volver a 47. El mendigo ciego, al llamar a Jesús
subrayar la naturaleza de la verdadera gran­ hijo da David, lo reconocía como Mesías.
deza (cf. 9:35). En primer lugar recordó a La creencia de que el Mesías sería descen­
los doce la norma de grandeza según el diente de David era corriente entre los ju­
mundo. Es costumbre de gobernantes y dig­ díos de aquel tiempo.
natarios enseñorea rse de los pueblos y ejer­
cer sobre ellos potestad. 48. Le reprendían. Muchos le ordenaban
43. Pero no ha de ser así entre los segui­ reiteradamente (Gr.) que se callara. Pero él
dores de Cristo. Por el contrario, quien quie­ seguía clamando (t. imperf.) mucho más.
ra hacerse grande, será servidor de los No se dejó acallar.
demás. 49. Ten confianza. El verbo significa te­
81
M A R C O S 10:49-11:13
ner ánimo o aliento. Es como si le dijeran: lugar. Juan da razones que hacen pensar
” |Animo!’* (Str.), o “Anímate” (VP.). que Jesús llegó a Betania el viernes (12:1).
50. Los verbos de este versículo sugieren Ya que Jerusalén se hallaba a una distancia
la presteza con que Bartimeo respondió al mayor de lo que era lícito andar en día de
llamado. Arrojó su capa, so levantó (se pu­ reposo, se infiere que Cristo pasó el sábado
so en pie de un salto, Str.) y vino a Jesús. en Betania y que la entrada triunfal fue el
Esta era la gran oportunidad de su vida, y domingo.
no había que dejarla escapar. 2. La aldea era Betfagé, según resulta
51. Maestro. Es la misma palabra aramea claro de Mt. 21:1. No está claro si Jesús sa­
rabbouni que en la resurrección empleó Ma­ bía acerca del pollino por observación ante­
ría Magdalena (Jn. 20:16). Era un título rior o por percepción sobrenatural.
de alta estimación, una forma más vigorosa 3. Al parecer, esperaba que el dueño del
de “rabí” en que se unían de cierto modo los pollino sabría quién era el Señor, y estaría
sentidos de maestro y Señor. dispuesto a prestarle la bestia. Los mejores
52. La curación se produjo en respuesta textos griegos dicen “y al instante lo devol­
a la fe del hombre, demostrada por su per­ verá aquí,” (Str.) como promesa de Jesús.
sistente vehemencia, por su reconocimiento Mateo afirma que había dos bestias, un asna
de Jesús como Mesías, y por el empleo del y un pollino (21:2).
término rabouni. El verbo anablepo (reco­
brar la vista) indica que el hombre no 7. Los llamativos colores de los mantos
siempre había sido ciego Te ha salvado. La hubieron de dar al pollino la apariencia de
expresión se usa a menudo en el Evangelio estar regiamente enjaezado.
para indicar curación física. Podría parafra­ 8. Otros tendían sus mantos por el ca­
searse: “Tu fe te ha sanado” (Str.). mino, haciendo de ellos real alfombra para
el cortejo. Otros más cortaban hojas que es­
VI. Ministerio final de Jesús en Jerusalén. parcían por el camino. Juan les describe co­
11:1-13:37. mo “ramas de palmera” (12:13).
9. El gentío rodeaba al Señor. Unos Iban
En esta sección ha registrado Marcos los dolante y otros detrás. Y de continuo (t.
actos y enseñanzas ñnales del Salvador, pre­ imperf.) daban voces, clamando |Hosannal
vios a su pasión. Todos estos acontecimien­ Esta es una trasliteración de una palabra he­
tos ocurrieron en Jerusalén y sus alrededo­ brea que significa i Ayúdanos (oh D ios)!
res. Aquí se produjeron la entrada triunfal y (Nota Str.) y se deriva de Sal. 118:25. Se
la purificación del templo (11:1-26), las había convertido en término de alabanza y
numerosas controversias con los líderes ju­ aclamación, tanto como en petición de auxi­
díos (11:27— 12:44), y el extenso discurso lio. Bendito el que viene. . . es una cita
apocalíptico del Monte de los Olivos (13:1- exacta de la LXX, Sal. 118:26. Era éste
37). uno de los salmos Hallel que se cantaba en
relación con la fiesta de la Pascua, y resul­
A. Entrada en Jerusalén y en el templo. taba por tanto muy apropiado para esta
11:1-26. A partir de este punto Cristo aban­ ocasión. El versículo siguiente deja claro que
dona la actitud cautelosa que lo había lleva­ tido mesiánico.
do a retirarse de las áreas de tensión y de la multitud empleaba las palabras en su sen-
posibles crisis. Ahora desafía a los dirigentes 10. El pueblo tenía la sensación de que el
judíos. En la entrada a Jerusalén abierta­ mesiánico roino d e. . . David estaba a pun­
mente provoca la crítica y la oposición. Esta to de establecerse. Hosanna en las alturas
“entrada triunfal” debería considerarse no significa sin duda, “Sálvanos ahora, tú que
como el advenimiento de un rey glorioso, moras en las alturas de los cielos.” Es un
sino como la presentación de un Salvador clamor que se eleva al propio Dios.
que pronto habría de padecer.
1. La comparación con Jn. 12:1 revela 11. Entró J e s ú s ... en el templo. La
que Jesús vino primero a Bátanla, en donde palabra hieron se refiere al conjunto de cons­
pasó la noche. Luego, el día siguiente ai de trucciones del templo, incluyendo atrios y
reposo, realizó su entrada a Jerusalén. Be- pórticos. Al mirar alrededor hubo de perci­
tania se hallaba a unos dos kilómetros y me­ bir las mesas de los cambistas y de los ven­
dio al sudeste de Jerusalén, no lejos de la dedores de palomas que al día siguiente se­
vertiente oriental del Monte de los Olivos. rían objeto de su disgusto.
Más difícil resulta ubicar a Betfagé, pero los 12. Al día siguiente. Es decir, el lunes.
indicios más seguros parecen señalar un sitio Después de pernoctar en Betania, el Señor
a) pie de la vertiente oriental. El orden que salió nuevamente hacia Jerusalén.
Marcos presenta es contrario al rumbo que 13. Era normal que las higueras en los al­
Jesús traía, pero es que él considera la ubi­ rededores de Jerusalén retoñaran a fines de
cación de los lugares desde el punto de vista marzo o principios de abril, al tiempo de la
de Jerusalén, a la cual menciona en primer pascua. Este ejemplar ya estaba al parecer
82 hted i
M A R C O S 11:13-12:1
lleno de follaje, lo cual hacía de esperar que B. Ultimas controversias con los dirigen­
tuviera higos maduros, si bien el tiempo de tes judíos. 11:27—12:44. Todos los debates
las brevas era en junio. Que fueron las ho­ que en esta ocasión constan ocurrieron en un
jas las que hicieron que Jesús esperara ha­ solo día atareado: el martes de la semana de
llar fruto se desprende del empleo de la pa­ la pasión. Giraron alrededor de los siguien­
labra griega traducida por "*l tal vea". Es tes temas: la fuente de la autoridad de
la conjunción de inferencia, ara, que signifi­ nuestro Señor (11:27-33); la parábola de la
ca “por tanto, o en consecuencia.” Jesús vio viña y los labradores malvados (12:1-12);
desde lejos las hojas y se acercó a ver “si en la cuestión del tributo (12:13-17); la resu­
consecuencia hallaba frutos.” rrección (12:18-27); el gran mandamiento
15. Esta es la segunda purificación del (12:28-34); el parentesco entre el Mesías y
templo, y no debe en forma alguna identifi­ David (12:35-40). Concluye la sección con
carse con la primera, ocurrida al comienzo el relato de las dos blancas que ofrendó una
no más del ministerio de Cristo (Jn. 2:13- viuda (12:41-44).
17). Los que vendían y compraban, lot 27. Volvieron . . . a Jerusalén. Era mar­
cambistas y los que vendían palomas eran tes por la mañana. Los comentarios acerca
empleados de Anás y de la familia del su­ de la higuera seca se produjeron camino de
mo sacerdote. Los animales se vendían para Jerusalén (w . 20-25). Los principales sa­
el sacrificio, y los cambistas trocaban el dine­ cerdotes. Técnicamente sólo había un sumo
ro corriente por el denario necesario para el sacerdote, pero el término había llegado a
pago del impuesto del templo. Pero cobra­ incluir a todos los que habían ocupado el
ban exageradamente. cargo y estaban aún vivos. En este caso por
17. La cita que hace Jesús proviene de lo menos Anás, suegro del sumo sacerdote
Is. 56:7, en que el profeta declara la casa Caifás, ha debido hallarse incluido.
de Dios casa de oración, sitio apartado pa­ 28. Fueron dos las preguntas que hicie­
ra usos sagrados. No solamente los acusó el ron: ¿Qué clase (poia) de autoridad tie­
Señor de profanar el templo al convertirlo nes? ¿Cuál es la fuente de esa autoridad?
en mercado, sino que señaló que obtenían Estas cosas es la forma en que los oficiales
ganancias mal habidas mediante los precios se refieren a la purificación del templo por
totalmente injustos que cobraban. Cueva de Jesús (cf. Jn. 2:18). Se decía que sólo el
ladrones. Expresión de Jer. 7:11. Sanhedrín, un profeta o el Mesías tenían
autoridad para purificar el templo.
20. Por la m añana. Era martes por la
mañana, y Cristo venía otra vez a pasar el 30. Del cielo. En su afán de evitar el
día en Jerusalén. empleo del divino nombre, los judíos a me­
nudo empleaban la palabra “cielo” para re­
22. El único significado que los Evange­ ferirse a Dios.
lios atribuyen a la maldición de la higuera 31-32. Mediante esta pregunta Jesús pu­
se halla en estos versículos. Jesús la empicó so a estos dirigentes religiosos entre la espada
como ejemplo de fe en Dios. Cualquier otra y la pared. Si el ministerio de Juan era de
interpretación simbólica carece de base bí­ origen divino, entonces ellos, como guías es­
blica. pirituales, debieron ser los primeros en creer
24. Creed. Imperativo presente, que de­ en él. Pero si decían que su ministerio era
manda fe persistente y continua. Recibiréis. de origen humano harían de Juan un im­
Los mejores manuscritos lo expresan en tiem­ postor, lo cual les acarrearía la ira del
po aoristo: "Creed que lo obtuvisteis ya” pueblo.
(Str.). En otras palabras, hemos de persistir 12:1. Parábolas. La comparación con
en creer que ya Dios nos ha concedido lo Mt. 21:28-32 muestra que en esta ocasión
que le solicitamos. Jesús pronunció más de una parábola, pues
25. Perdonad . . . para que también allí la parábola de los labradores malvados
vuestro Padre . . . os perdone. Declaracio­ viene precedida por la de los dos hijos. La
nes como ésta, que hacen depender el perdón introducción de la parábola en Mr. 12:1
de Dios de nuestro propio perdón, se han está inequívocamente tomada de Is. 5:1-2.
interpretado mal atribuyéndoles naturaleza Como en Is. 5:7 la parábola representa a
legalista. Pero no se dirige Cristo en esta oca­ Israel, los dirigentes judíos habrían de tener
sión a los no salvos sino a sus discípulos, a razón para interpretar así las parábolas de
los que ya han entrado en salvadora relación Jesús. Vallado. Es ya un cerco de piedra,
con él. El perdón al cual se refiere no es ya una tapia. Cavé un lagar. La operación
aquel acto forense inicial que quita la culpa se refiere a la construcción de una cavidad
del pecado. Es más bien perdón de padre o a la colocación de una cubeta debajo de la
que restaura la comunión. La enseñanza es prensa para recibir el jugo. La torre era una
que no puede el discípulo orar eficazmente combinación de puesto de vigía y bodega.
mientras el espíritu inflexible mantenga rota Los labradores serían en el caso presente
la comunión con Dios. viñadores, que aquí se ponen como represen­
83
M A R C O S 12:2-26
tantes de los dirigentes religiosos de Israel, sión contra Roma. La moneda. Era el de-
como aquellos a quienes se dirigía Jesús (cf. nario con que se pagaba el tributo.
11:27; 12:12). 17. Dad. El verbo griego significa can­
2. El siervo, como en 12:4-5, representa celar por completo. Presupone una obligación
a un profeta enviado por Dios a Israel. para con César. A cambio de los beneficios
3. El fomarle y golpearle se refiere a la que el gobierno romano otorgaba, el pueblo
persecución de los profetas del AT (cf. Mt. tenía el deber de contribuir al sostenimiento
23:24,37). de ese gobierno ( Ro. 13:1-7). Por igual ra­
6. Un hijo suyo, amado. Estas palabras zón habían también de cumplir sus obliga­
son una obvia descripción de Cristo mismo ciones para con Dios. Y ninguna incon­
(cf. 1:11; 9:7). gruencia hay en satisfacer ambas deudas,
7-8. El complot para matarlo describe la pues ambos pagos se hacen en cumplimiento
intriga a que estaban entregados los diri­ de la voluntad de Dios. Tal respuesta resol­
gentes judíos en ese preciso momento, para vió completamente el dilema previsto, de­
dar muerte a Jesús. jando como consecuencia a los preguntantes
9. La predicción de que el dueño des­ completamente maravillados (exethaumar
truiría a los labradores se cumplió en 70 zon, aumentativo de la palabra que expresa
d. de C., cuando los romanos al mando de gran asombro).
Tito destruyeron a Jerusalén y acabaron con 18. La pregunta de los saduceos (w .
toda apariencia de gobierno autónomo que 18-27) muy naturalmente se refirió a la
hasta entonces hubieran disfrutado los judíos. resurrección que Jesús enseñaba y ellos ne­
Los otros a quienes habría de entregarse la gaban. Según los saduceos no había tal exis­
viña se describen con mayor detalle en Mt. tencia después de la muerte. También ne­
21:43 en donde se citan estas palabras de gaban la realidad de los ángeles y espíritus
Jesús: "El reino de Dios será quitado de (Hch. 23:8).
vosotros, y será dado a gente que pro­ 19. Moisés nos escribió. En Dt. 25:5-10
duzca los frutos de él." Es una referencia se encuentra expuesta a grandes rasgos la
obvia a los gentiles y la Iglesia. ley del levirato. Si un hombre moría sin des­
10. La pregunta "¿ni aun . . . habéis cendencia, su hermano estaba obligado a ca­
leído?" presupone una respuesta afirmativa. sarse con la esposa del difunto, y el primer
La cita en éste y en el siguiente versículos hijo de esta unión se tenía por hijo del ma­
es textual de Sal. 118:22-23, de la LXX. rido muerto.
La piedra es Cristo que fue rechazado por 23. El problema que se plantea parece
los edificadores, los dirigentes religiosos ju­ insoluble. En la resurrección . . . ¿de cuál
díos. de ellos será ella mujer? La posibilidad
13. En 12:13-17 fariseos y herodianos de la resurrección es de parte de los sadu­
preguntan a Jesús sobre el pago del tributo ceos sólo una concesión para fines polémicos.
al César. Es esta una extraña combinación, Lo que la pregunta perseguía era demostrar
pues no había muchos puntos de contacto la imposibilidad de la resurrección, redu­
entre fariseos y herodianos. Aquellos eran ciéndola al absurdo.
irreductiblemente opuestos a toda tutela ex­
tranjera, mientras éstos apoyaban el gobier­ 24. Erráis. El verbo griego significa ex-
no extranjero de los Herodes. Un grupo se iraviar. Estaban siendo extraviados (o se ex­
habría manifestado contra el tributo romano; traviaban a sí mismos) por dos razones.
el otro, en favor. Estos incompatibles cons­ Primero, no comprendían lo que las Escritu­
piradores tenían segundas intenciones. Pro­ ras del AT enseñan respecto a la resurrec­
curaban sorprenderlo en alguna palabra, ción (cf. w . 26-27). Segundo, subestimaban
como el cazador que atrapa su presa. el poder de Dios para resucitar a los muer­
14. No te cuidas de nadie. Lo decían tos y resolver toda aparente dificultad rela­
en son de alabanza, con el sentido de que no cionada con la idea de la resurrección.
influía sobre sus enseñanzas lo que amigos o 25. Con esta única afirmación de hechos
enemigos pensaran. El tributo en cuestión Jesús despejó el aparente problema de ellos.
era un impuesto por cabeza que debía pa­ Erróneamente habían inferido la continua­
garse al erario romano. ¿Es lícito? Querían ción de la relación marital después de la
su respuesta respecto a la justicia o injus­ resurrección. En vez de ello, explicó Jesús,
ticia de tal impuesto a los ojos de Dios. los humanos tendrán entre sí iguales rela­
15. ¿Por qué me tentáis? El Señor se ciones que los ángeles. No habrá necesidad
daba cuenta del dilema en que querían me­ de uniones conyugales ni de reproducción
terlo. Pensaban que si respondía afirmativa­ de hijos.
mente, los judíos, que detestaban el tributo 26. La pregunta, ¿no habéis leído? pre­
de capitación, se sublevarían contra él y ne­ supone una respuesta afirmativa, pues Cristo
garían sus pretensiones; pero si respondía sabía bien que estos saduceos estaban ple­
negativamente podía acusársele de subver­ namente familiarizados con el Pentateuco.
84 hted n
M A R C O S 12:27-44
Hizo referencia específica a Ex. 3:6, citando enseñanza de los escribas representa la opi­
de la LXX. nión corriente entre los judíos, de que el
27. La verdad que aquí se demuestra es Mesías sería descendiente de David.
el hecho de la inmortalidad. Ser el Dios de 36. La cita proviene de Sal 110:1 (LXX),
Abraham significa estar en comunión con pasaje desde mucho tiempo atrás considera­
Abraham. No es pues posible que sea Dios do mesiánico por los judíos. Mediante su
de muertos, sino sólo de vivos. De modo introducción al pasaje Cristo afirmó tanto
que cuando Dios habló de entre la zarza ar­ que David era el autor del Salmo, como que
diente estaba en comunión con los patriarcas, éste era divinamente inspirado. Su propósito
no obstante haber muerto éstos desde hacía al emplear las palabras de David era incul­
años. El argumento de Cristo deduce que, car, valiéndose de la Escritura misma, la
dado que hay vida después de la muerte, verdad de la deidad del Mesías.
esto basta para demostrar que tras la muer­ 37. El hecho que Jesús destaca es que
te ha de haber resurrección. La existencia David le llama Señor. ¿Cómo es, pues, po­
humana perfecta requiere la unión de cuer­ sible que el Mesías sea a un mismo tiempo el
po y alma. excelso Señor de David, y su hijo? Mateo
28. La pregunta tocante al principal man­ asegura que nadie fue capaz de responder a
damiento (vv. 28-34) provino de uno de los esta pregunta (22:46). Y sin embargo, de
escribas. Sin duda era fariseo, pues aprobó pie ante ellos se hallaba el Hijo de Dios en­
la respuesta de Jesús a los saduceos. No pa­ carnado, el Mesías de Israel, que era la res­
rece que haya tenido segundas intenciones puesta personificada. Era descendiente de
(cf. w . 28, 32-34). David según la carne e Hijo de Dios según
29-30. Jesús no echa mano de las tradi­ el Espíritu de santidad (Ro. 1:3-4).
ciones de los escribas sino de la ley escrita 38. Doctrina. “Enseñanza” (VP, Str.)
(Dt. 6:4-5) para responder. La cita es to­ traduce más acertadamente lo que Marcos
mada de la LXX, con la adición de y con quiso decir. Las largas ropas eran el on­
toda tu mente. Mente y corazón en reali­ deante manto de los ricos y los dignatarios.
dad son una y la misma cosa en el pensa­ Respecto a salutaciones, véase Mt. 23:7.
miento hebraico. Las palabras, Oye, Israel: 39. Los primeros asientos son los sitios
el Señor nuestro Dios, el Señor uno es, de honor.
constituyen el credo conocido con el nombre 40. A despecho de ser reconocidos como
de “Shema” que diariamente recitan los ju­ honorables dirigentes de la colectividad, los
díos devotos. Declara el principio distintivo escribas eran en realidad culpables de las
de la fe hebrea, que Dios es uno. El signi­ más despreciables faltas de honradez. Ha­
ficado de este mandamiento de am ar al Se­ cían largas oraciones en las casas de las
ñor es que ha de amársele con todas las po­ viudas para ocultar el hecho de que estaban
tencias y capacidades del hombre. Este es entregados a las más negras tramas para
el fundamento y el compendio de todo el despojarlas de esas mismas casas.
deber del hombre para con Dios. 41. Sita en la parte del templo conocido
31. El segundo mandamiento es cita ver­ como el atrio de las mujeres, el arca cons­
bal de Lv. 19:8 (LXX). También aquí se taba de trece cofres en forma de trompeta
hallan el fundamento y la suma del deber del para recibir las ofrendas y el impuesto del
hombre para con el hombre. Estos dos man­ templo. Jesús parece haber estado observan­
damientos son fundamentales respecto a las do durante un rato mientras se echaban las
enseñanzas de toda la ley y los profetas (Mt. ofrendas, y vio a varios ricos mientras echa­
22:40). ban su dinero (cf. el t. imperf. gr. que se
34. Sabiamente, vale decir, con inteligen­ usa con los verbos mirar y echar).
cia. Cristo declara que este hombre poseía 42. De entre los sinónimos griegos de
aquel discernimiento espiritual que, de per­ “pobreza” eligió Marcos una palabra que
sistir en él, lo conduciría al reino de Dios. denota al pobre vergonzante para caracteri­
Lo que se tiene en mente es el presente rei­ zar a esta viuda pobre. Ella echó el equi­
no espiritual, al cual se ingresa por la fe y valente de dos blancas o un cuadrante.
el nuevo nacimiento (cf. Jn. 3:3,5). Marcos La blanca (lepton) era la más pequeña de
concluye su relato de esta discusión con una las dos monedas de cobre, cuyo valor normal
declaración que muestra cuán completamente era la octava parte de un centavo o.a.
había silenciado Jesús a sus opositores. Ya (Arndt, p. 473). El cuadrante (kodrantes)
ninguno se atrevía a preguntarle. Nunca más era una moneda romana que valía un cuarto
volvieron a intentar atrapar a Jesús median­ de centavo o.a. (Arndt, p. 438).
te acertijos teológicos o legales. 44. El principio enunciado por nuestro
35. Pero aún no había acabado Cristo Señor en esta ocasión es que el valor de una
con sus contrincantes. El tenía una pregunta ofrenda no ha de medirse por el monto de
que hacerles tocante al parentesco entre Da­ la misma, sino por comparación de lo dado
vid y el Mesías (w . 35-40). La cita de la con la totalidad de lo que el dador posee.
85
M A R C O S 12:44-13:14
Una cuantiosa donación que provenga de la era en su totalidad, como lo son los terre­
abundancia puede ser menos signiñeativa que motos y las hambres. La palabra alborotos
la pequeña ofrenda del pobre. Esta mujer falta en los mejores manuscritos griegos.
dio la ofrenda más pequeña que imaginarse Todas estas condiciones se describen como
pueda, pero fue un don más significativo principio de dolores. Se ponen, pues, en
que los otros, por ser todo lo que tenía. contraste directo con el fin (v. 7). Dolores
significa en realidad dolores de parto, tér­
C. Apocalipsis del Monte de los Olivos. mino que los judíos empleaban para repre­
13:1-37. El discurso de los Olivos se enun­ sentar las aflicciones y angustias que serán
ció el martes, una vez concluidas las contro­ heraldos del advenimiento del Mesías.
versias con los dirigentes judíos en los atrios 9. Mirad, es la orden que se da a los dis­
del templo. Puede dividirse en las siguientes cípulos, implicando que han de mantenerse
secciones: las preguntas de los discípulos constantemente alerta (Gr. imperat. pres.)
(13:1-4); las condiciones que caracterizan Concilios. Literalmente, sanhedrines. Los
la época presente (13:5-Í3); la crisis veni­ arrestos y azotamientos que aquí se predicen
dera (13:14-23); el segundo advenimiento comienzan a cumplirse en los Hechos (cf.
de Cristo (13:24-27); instrucción sobre el 4:5 ss.; 5:27 ss.), como también las compa­
mantenerse vigilantes (13:28-37). recencias delante de gobernadores y de
1. A la luz de las descripciones que del reyes (cf. 12:1 ss.; 24:1 ss.; 25:1 ss.). Es­
templo hace Joscfo no sorprende que uno de tas comparecencias habrían de servir como
los discípulos haya alzado esas exclamacio­ testimonio a ellos (autois). Considérese el
nes: qué piedras y qué edificios. Josefo testimonio de Pablo ante Félix (Hch. 24:
describe las piedras como bloques de 11.3x 24-25) y ante Agripa (Hch. 26).
3.7 x 5.5 m. y añade que “. . . toda la facha­ 10. Otro rasgo de la época es la predica­
da era de piedra pulida, unto que su perfec­ ción del evangelio por todo el mundo. El
ción, para quienes no lo habían visto, era fin (v. 7) no podrá producirse sin que antes
increíble y para quienes lo veían era cosa de se haya cumplido la tarea de la evangeliza-
gran maravilla’* (Ant., XV, XI, 3-5). ción. Mt. 24:14 concluye esta declaración
2. Por dos veces en este versículo se vale diciendo: “y entonces vendrá el fin”, refi­
Jesús de la vigorosa negación doble en grie­ riéndose al fin de la época.
go (ou me) para negar que hubiera de que­ 13. En medio de todos los disturbios, la
dar piedra sobre piedra. Era un hecho declinación moral y las persecuciones, viene
positivo que el templo habría de ser destrui­ la perseverancia a convertirse en señal de
do por completo, y la historia lo confirmó genuina calidad espiritual. El fin. Ya que las
cuando en 70 d. de C. el templo y la ciudad condiciones descritas en 13:5-13 abarcan to­
fueron reducidos a ruinas por Tito. da una época, “el fin” no se refiere ahora
4. Estas cosas. Referencia obvia a la pre­ al término de la época sino más bien a la
dicción de 13:2. Hay razón para creer, sin conclusión de la vida o de las tribulaciones.
embargo, que los discípulos tenían también Será salvo. En este contexto es imposible
en mente la sucesión de acontecimientos de que signifique liberación física. La promesa
los tiempos del fin. Su segunda pregunta es que quien persevere será espiritualmcnte
amplía la primera en cuanto pide una señal salvo. Pero no es la perseverancia la base de
que indicara que el cumplimiento estaba a la salvación. En armonía con la enseñanza
punto (melle) de producirse. Mateo nos di­ general del NT ha de verse en la perseve­
ce que los discípulos pidieron también una rancia un resultado del nuevo nacimiento
señal de la venida de Cristo y del fin del (cf. Ro. 8:29-39; 1 Jn. 2:19). Quien haya
siglo (24:3). sido regenerado y por tanto persevere, con
5. Jesús inicia su respuesta trazando un toda seguridad experimentará la consuma­
cuadro de las condiciones propias de la épo­ ción de la salvación.
ca presente (w . 5-13). La primera es la pre­ 14. Tras destacar algunos de los rasgos
sencia de engañadores, de los cuales deben sobresalientes de esta época, pasa Cristo a
constantemente guardarse los discípulos pa­ describir la crisis venidera (vv. 14-23). La
ra que no los engañen (Mirad, en gr., im- abominación desoladora es una expresión
perat. pres.). tomada al pie de la letra de Dn. 12:11
6. En mi nombre. Estas palabras se re­ (LXX). Se halla también con ligeras va­
fieren al advenimiento de falsos mesías, que riantes en Dn. 9:27; 11:31. Entre los judíos,
pretenderán tener la posición y autoridad el vocablo abominación se empleaba para
que sólo a Cristo pertenecen. En numerosas denotar idolatría o sacrilegio (cf. Ez. 8:9,
ocasiones se ha cumplido esta predicción. 10, 15,16). Según parece, tanto Cristo como
Quizá el personaje más notable que mantu­ Daniel hablaban de una horrible profana­
vo tal pretensión haya sido Bar Cocheba ción del templo. Se cumplió por primera vez
(132 d .d eC .). la predicción de Daniel, al decir de algunos
8 . Las guerras son características de la escritores, con la erección de un altar a Zeus

M A R C O S 13:14-29
sobre el altar del holocausto, por mandato to a la identificación de los escogidos véa­
de Antíoco Epifanes en 168 a. de C. (1 Mac. se Le. 18:7; Ro. 8:33; Col. 3:12; 1 P. 1:2.
1:54,59). Cristo usa las palabras en inme­ 24-25. Pasa ahora la profecía a la se­
diata relación con la profanación del templo gunda venida (w . 24-27). Cristo colocó es­
por los romanos (70 d. deC .). Recuérdese pecíficamente este gran acontecimiento en
que los discípulos habian preguntado sobre aquellos días, después de aquella tribula­
la destrucción del templo (w . 2, 4). Ade­ ción, refiriéndose obviamente al tiempo que
más, las instrucciones que se dan en 13:14b- se describe en 13:14-23. Esto demanda una
18 parecen ajustarse con mayor propiedad de dos explicaciones. O Cristo habría de ve­
a tal ocasión. No obstante, la íntima relación nir poco después del año 70 d. de C., o las
de estas condiciones con la segunda venida aflicciones de los w . 14-23 se referirían tanto
de Cristo (w . 24-27) requiere una aplica­ a la destrucción de Jerusalén por órdenes de
ción adicional al tiempo del fin. Las condi­ Tito como a la gran tribulación en el fin
ciones de los días de Antíoco Epifanes y de de los tiempos. Visto que la primera expli-
la destrucción del templo por los romanos casión resulta imposible, se considera la se­
prefiguraban los dias del anticristo inmedia­ gunda interpretación como la clave para la
tamente anteriores al regreso de Cristo (cf. comprensión del capítulo en su conjunto. El
2 Ts. 2:3,4; Ap. 13:14,15). Puesto donde lenguaje con que se describen las perturba­
no d eb e estar. En el lugar santo (Mt. 24: ciones en los cielos proviene en gran parte
15). La presencia de la espantosa profana­ del AT (cf. Is. 13:10; 34:4; Jl. 2:10,30,31).
ción habría de ser señal para que los mora­ Si bien lo mejor es evitar en este punto un
dores de Judea huyesen a los montes- a literalismo extremado, no existe razón algu­
fin de librarse del asedio inminente. Este na para abstenerse de entender estas expre­
mandato y los que constan en los w . 15-18 siones como referentes a verdaderos fenóme­
hacen referencia específica a la inminente nos celestiales que habrán de ocurrir inme­
destrucción de Jerusalén (70 d. de G.). diatamente antes de la venida de Cristo.
15-16. Tan urgente habría de ser la pri­ Nada de raro tiene que un acontecimiento
sa requerida, que no habría tiempo para tan portentoso haya de tener tales preludios.
to m ar algo para la huida. 26. Este es el personal y corporal regreso
17-18. Habría de ser un tiempo dificilí­ de Cristo a la tierra con gran poder y glo­
simo para las mujeres embarazadas y para ria descrito en pasajes como Hch. 1:11; 2
las que tuvieran niños lactantes. Una fuga Ts. 1:7-10; 2:8; Ap. 1:7; 19:11-16. “Sobre
•n invierno multiplicaría los problemas de el fondo de un cielo entenebrecido el Hijo
una situación de suyo difícil. de Dios se revela en la shekinah, en la glo­
ria de Dios . . (G.R. Beasley-Murray, A
19. Esta concisa descripción de las tribu­ Commentary on Mark Thirteen, p. 89). El
laciones de aquellos d ías es sin duda apli­ lenguaje que aquí se emplea proviene de Dn.
cable a los horrores del año 70 d. de C., si 7:13. Verán. Su venida será visible para to­
se compara lo que al respecto narra Josefo dos los hombres.
en Guerras de los Judíos (Prefacio, 4; V,
V I). Pero hay motivos para creer que Jesús 27. En este momento ocurrirá la resu­
miraba más allá de los días de los romanos, rrección de los fieles difuntos y la transfor­
hacia la gran tribulación que precederá su mación de los santos vivientes aún (cf. 1
segundo advenimiento. Sugieren esto las pa­ Co. 15:51-53; 1 Ts. 4:13-18). Entonces
labras ni la h a b rá , que traducen una vigo­ juntará a sus escogidos, los redimidos de
rosa negación griega (ou me). todas las épocas, las pasadas y la presente.
Con relación a la palabra escogidos, v. com.
20. Resulta imposible circunscribir este 13:22. La palabra episnaxei, juntar (con­
versículo a la situación del año 70 d. de C. gregar, Str.), es la forma verbal del sustan­
No es satisfactoria ninguna de lás explica­ tivo episynagoge, reunión, de 2 Ts. 2:1.
ciones aducidas con base en tal limitación. Desde todos los extremos de la tierra (los
Se encuentran aquí elementos que trascien­ cuatro vientos), aun de los más remotos con­
den aquella época y que se asocian con ma­ fines (desde el extremo de la tierra hasta
yor propiedad al fin de los tiempos. La re­ el extremo del cielo) serán reunidos en tor­
ferencia a los elegidos parece indicar a los no al Señor que desciende.
que se salven durante la gran tribulación 28-29. Bosquejados así los acontecimien­
inmediatamente antes del regreso de Cristo.
Por amor de ellos Dios ha acortado a q u e ­ tos futuros, vuelve el Señor a la exhortación
llos días del tiempo de espantosa aflicción.
sobre la necesidad de estar alerta (w . 28-
37). Nada hay que indique que en el caso
22. Tan atrevidos serán estos engañadores presente la higuera represente a Israel. La
que tratarán de extraviar aun a los escogi­ parábola es una sencilla demostración de la
dos. No obstante, el paréntesis si fuese po­ verdad de que “los acontecimientos venide­
sible, muestra que no cabe ni pensar que ros proyectan sus sombras ante sí*\ Cuando
los engañadores logren su propósito. Respec­ comiencen a suceder estas cosas, habremos
87
Ce
M A R C O S 13:29-14:11
de saber que la consumación está muy pró­ movedor relato de la devoción de María (w .
xima. Las cosas a que se refiere Cristo son 3-9). Luego, en contraste más marcado aún,
los acontecimientos descritos en los vv. 14- narra el evangelista el traidor complot de
25. Judas para entregar al Señor (w . 10-11).
30. La explicación más natural de la ex­ I. Dos días después. El punto de partida
presión esta generación es que se refiere a de estos dos días fue probablemente el atar­
la de quienes vivían cuando Jesús hablaba. decer del martes, hora en que los dirigentes
En su tiempo acontecieron todas estas cosas judíos andaban procurando cómo prenderle
en cuanto la destrucción de Jerusalén ha­ por engaño. Esto ubicaría la cena pascual
bría de constituir un cumplimiento preli­ el jueves por la noche.
minar de los acontecimientos de los tiempos
del fin. 3. Esto ocurrió el martes por la noche;
32. El día y la hora exactos del regreso Cristo había regresado a Betonia para per­
de Cristo no son discernibles para el hom­ noctar. Nada sabemos respecto a Simón el
bre. En realidad, sólo Dios Padre conoce leproso, fuera de lo que dicen estos versícu­
dicho tiempo. La afirmación de que el Hijo los, aunque algunos lo han identificado erró­
no sabía el tiempo de la consumación ha de neamente con Simón el fariseo de Le. 7.
entenderse a la luz de la limitación de sí mis­ 36-50. Sentado a la mesa. Es decir, recli­
mo en los días de su humillación (cf. Fil. nado en su triclinio, junto a la mesa. La
2:5-8). El había adoptado una posición de mujer de esta historia es María, hermana
absoluta sujeción al Padre, y sólo ejercía sus de Marta (cf. Jn. 12:2-3). El vaso de a la ­
atributos divinos a instancias del Padre (cf. bastro era un frasco cuyo largo cuello había
Jn. 8:26,28,29). que romper para usar el contenido (Arndt,
33. Mirad. (Estad alerta, VL.) Este pre­ pp. 33,34). Perfume de nardo puro de mu­
sente de imperativo demanda mantenerse en cho precio. Unos cincuenta y cinco dólares
constante alerta. Lo mismo puede decirse por libra (cf. v. 5).
del verbo velar, que significa mantenerse 5. Trescientos denanos. El denario era una
despierto (Arndt, pp. 13,14). Se requiere moneda romana de plata, que valía unos
mantenerse en vela porque no sabemos el cuatro gramos de plata, o sea alrededor de
momento en que estos acontecimientos de dieciocho centavos o.a. Murmuraban. El ver­
los tiempos postreros sobrevendrán. bo griego tiene un vigoroso contenido emo­
35. Los discípulos deben velar continua­ cional, y su sentido original era resoplar.
mente (Gr. presente). Este verbo, como el Más expresivamente podría traducirse: co­
del v. 33, significa estar o mantenerse des­ menzaron a reñir fuertemente a la mujer.
pierto. Exige mantenerse en constante alerta 8. Jesús explicó la razón verdadera del
como contraste con el sueño o la modorra acto de María. No fue un simple acto de
(Arndt, p. 166; cf. v. 36). Anochecer . . . devoción, sino que hubo en él la intención
medianoche . . . al canto del gallo . . . la consciente de ungir a Cristo anticipándose
m añana. Estas son las cuatro velas de la a su inminente muerte y sepultura. El haber
noche en el sistema romano. pasado tiempo sentada a los pies de Jesús
36. Tal vigilancia es necesaria para que escuchando atentamente sus enseñanzas, ha­
al venir el Señor no nos halle desprevenidos. bía hecho a María capaz de comprender,
Esto es lo que quiere decir por hallarnos mejor aún que los discípulos, la verdad de
durmiendo- Para quien no esté velando, la la inminente muerte de Cristo.
venida de Cristo será súbita. Quien se man­
tenga alerta verá las señales del regreso del 10. Traidoramente reaccionó Judas ante
Señor (vv. 28-29) y no se verá sorprendido. la represión de Jesús. Lo poco que sabemos
no nos permite hacer el análisis completo de
Vil. Pasión y resurrección de Cristo. los móviles que impulsaron a este hombre a
14:1-16:20. ir donde los principólos sacerdotes. Lucas
lo explica diciendo que entró Satanás en él
La narración de Marcos presenta ahora (22:3). Sabemos que su amor al dinero fue
las escenas finales de la Vida de Cristo en una razón parcial de la traición (cf. Mt.
esta tierra, y los acontecimientos en torno a 26:14,15). Es posible también que se haya
su muerte y resurrección. Fueron los actos desilusionado porque Cristo no se levantara
que hubieron de efectuar la eterna reden­ contra los romanos para establecer un reino
ción de todos los hombres de todo lugar que judío libre.
quieran recibirla. I I . La suma que le prometieron fue
treinta piezas de plata (Mt. 26:15), cuyo
A. Traición y devoción. 14:1-11. Comien­ valor aproximado oscilaría entre veinte y
zan estos versículos describiendo la traición veinticinco dólares. Buscaba. Acción conti­
mediante la cual sacerdotes y escribas tra­ nua (t. imperf.). A partir de este momento
maban la muerte de Jesús (w . 1-2). Como Judas estuvo constantemente a la mira del
contraste, se presenta a continuación el con­ momento propicio para entregarle.
88
M A R C O S 14:12-26
B. Pasión de nuestro Señor. 14:12—15:47. pregunta, pero evidentemente con ello sólo
La reseña que Marcos da de los sufrimientos trataba de ocultar su traición.
y muerte de Cristo pueden bosquejarse así: 20. En el plato. Comer juntos, y especial­
acontecimientos en torno a la última cena mente participar en común del contenido de
(14:12-25); la jornada al Getsemaní (14: una escudilla era señal de cálida amistad. A
26-42); el prendimiento (14:43-52); los la luz de esta costumbre, la premeditada
juicios (14:53— 15:15); la crucifixión (15: traición de Judas aparece aún más nefanda.
16-41); el enterramiento (15:42-47). La
cronología usual da por sentado que el miér­ 21. Según está escrito. V. com. 1:2. El
coles lo pasó reposando en Betania y que pasaje del AT al que se refiere Jesús habría
los acontecimientos de esta sección ocurrieron de ser uno que describe cómo fue traiciona­
el jueves y el viernes. No hay declaración do, quizá Sal. 41:9. Nótese que el soberano
explícita de que se haya interpuesto tal día propósito de Dios expresado en las palabras
de reposo, pero la comparación de los evan­ está escrito, en ningún modo libera a Judas
gelios hace necesario presumir que sí existió. de responsabilidad moral por su acto.
12. El primer día de la fiesta de los 22. El pan que Jesús usó en la cena pas­
panes sin levadura podria, a primera vista, cual ha debido ser los panes sin levadura
tomarse como el día siguiente a la pascua, o prescritos para la fiesta. Cuando Jesús dijo
sea el 15 de Nisán (cf. Lv. 23:5-6). Pero esto es mi cuerpo es obvio que quería de­
Marcos deja claro que se refiere al 14 de Ni­ cir “esto simboliza mí cuerpo”. Su cuerpo
sán; dice que fue cuando sacrificaban el físico aún estaba presente con ellos. Similar
cordero de la pascua (cf. Ex. 12:6). Se lenguaje simbólico se emplea en Jn. 6:35;
sabe que la fiesta de los panes sin levadura 8:12; 10:9. Lo mismo es valedero en cuan­
se daba por comenzada el día de la pascua to a lo que dice respecto a su sangre (v. 24).
(cf. Josefo, Ant. II, XV, 1). Esta se cele­ 23. La copa. No hay modo de saber cuál
braba el jueves. Los corderos pascuales se de los cuatro cálices pascuales fue el que
habrían degollado por la tarde y la cena usó Jesús. En todo caso, el contenido ha de
pascual habría sido después de ponerse el haber sido vino diluido en dos partes de
sol, al comenzar el 15 de Nisán. agua.
14. Después de seguir al sirviente hasta 24. El nuevo pacto. Tanto Mateo como
la morada los discípulos debían presentar su Marcos, en los mejores textos griegos, omi­
petición al señor de la casa. Ignórase quién ten la palabra nuevo. No obstante, véase Le.
haya sido éste. Algunos han sugerido que se 22:20; 1 Co. 11:25. Si bien la palabra grie­
trataba de la casa de Marcos, pero esto es ga diatheke puede significar testamento, el
simple hipótesis. El texto griego también di­ fondo del Antiguo Testamento sobre el que
ce: ¿Dónde está mi aposento? El pronom­ se alza la afirmación de Cristo requiere que
bre parece indicar que el Señor ya había se traduzca “pacto” (cf. Ex. 24:8). Pero no
hecho los arreglos para el uso del aposento. es éste el vocablo que se emplea para expre­
Comer la pascua. Hay quienes, basándose sar convenio entre partes iguales (syntheke).
en ciertas afirmaciones del Evangelio de Fue Dios unilateralmente quien formuló los
Juan, suponen que esta cena no fue la pas­ términos del pacto y al hombre sólo le fue
cua, sino una comida anterior a la pascua dado aceptar o rechazar. La sangre de Cristo
(cf. Jn. 13:1,29; 18:28; 19:14,31). Pero es la sangre del nuevo pacto prometido en
está claro que Marcos presenta a Cristo en Jer. 31:31-34 (cf. He. 8:6-13). Por muchos.
plan de comer la pascua. Además, las afir­ Si bien la preposición griega hyper puede
maciones de Juan no imponen como indefec­ significar “en favor de”, se emplea muchas
tible la opinión de que la última cena haya veces con el sentido de “en lugar de”. Taylor
precedido a la pascua (A.T. Robertson, A dice que esta es una de las más claras evi­
Harmony of ihe Gospels, pp. 279-284). dencias de que Jesús consideraba su muerte
como un sacrificio vicario (Vincent Taylor,
16. No sólo pensaba Cristo comer la pas­ op. cit., p. 548).
cua, sino que Marcos dice específicamente
que los discípulos prepararon la pascua. Es­ 25. No beberé más. Negación vigorosa
to incluiría degollar y asar el cordero y pro­ relativa a la presente época. El reino de Dios­
veer lo demás conforme está prescrito. en esta afirmación es escatológico y se re­
fiere probablemente al establecimiento del
17. Cuando llegó la noche. La pascua reino milenial con ocasión del regreso de
se comía después de ponerse el sol, al co­ Cristo (Ap. 20:4-6).
menzar el 15 de Nisán. 26. El himno, según las prácticas pascua­
19. La pregunta ¿seré yo? presupone les, ha de haber sido una porción de los
una respuesta negativa, y podría traducirse: salmos Hallel (Salmos 115-118). La jorna­
"No soy yo, ¿verdad?” Crimen tan mons­ da al huerto de Getsemaní, en el monte de
truoso resultaba increíble para los once. Dice los Olivos y los tres períodos de oración de
Mateo (26:25) que Judas también hizo esta Cristo se hallan en 14:26-42.
89
M A R C O S 14:27-49
27. Os escandalizaréis. £1 sentido origi­ dentores por algún otro medio. No obstante,
nal de la palabra era atrapar mediante tram­ se mantuvo perfectamente sumiso al Padre,
pa o lazo. Llegó a emplearse también para cuya voluntad era lo único que deseaba.
indicar el acto de hacer tropezar a una per­ 38. En este punto añade el Señor el man­
sona. Jesús, pues, decía que los aconteci­ dato de quo oraran (Gr. permaneced oran­
mientos de aquella noche los tomaría por do) para que no entraran en tentación. Tal
sorpresa y resultarían lazo o tropezadero pa­ peligro ha de interpretarse como alusivo es­
ra ellos. Do mí esta ñocha. Lo omiten al­ pecíficamente a las inminentes pruebas rela­
gunos de los manuscritos griegos más impor­ cionadas con el prendimiento y muerte del
tantes. Escrifo esté. V. com. 1:2. La cita Señor.
proviene de Zac. 13:7 y es traducción libre 40. Cargados. Literalmente, los ojos se
del texto hebreo. les cerraban al peso del sueño. No sabían
30. Cristo subraya la inminencia del su­ qué responder, no tenían excusa alguna.
ceso, hoy, on asta ñocha. Y se dirige a Pe­ 41. Vino la tercera vez después de orar
dro con el pronombre personal enfático, tú. de nuevo (Mt. 26:44). Resulta difícil cono­
Por más que insistiera en su lealtad, Pedro, cer el sentido de la observación de Jesús res­
de entre todos los discípulos, sería el que pecto al reposo y el sueño. Algunos lo toman
naga ría al Señor. No ha de inferirse que como una pregunta (VL) ; otros ven en ella
haya contradicción entre los Evangelios res­ “cierta triste amargura” (Ezra P. Gould, pp.
pecto al número de veces que al gallo can­
té. Los otros simplemente declaran que la 271,272). Ahora, dejada atrás la hora lóbre­
negación se produciría antes del canto del ga, ya no necesitaba la certeza de que ellos
compartían de algún modo la tribulación
gallo (la tercera vela de la noche; V. com.
13:35). Marcos suministra detalles adicio­ con él. Tal parece ser la idea que encierra
la palabra “ Basta". Es entregado. El pre­
nales al mencionar el número específico de
veces que el gallo cantaría. sente, cuyo sentido es está siendo entregado
implica que la alevosía estaba ocurriendo en
31. Dada. Repetidamente sostuvo Pedro ese preciso instante.
su jactancia (t. imperf. gr.) y con gran
vaham anda (VL). Jam ás te negaré (Str.) 43. Los versículos que siguen (43-52) re­
(De ninguna manera, VL). Traduce la vi­ latan el prendimiento de Cristo. La chusma
gorosa negación doble del griego ou me. Y traía por guía a Judas, quien sabía que Je­
todos los discípulos reiteradamente concor­ sús solía retirarse a las soledades del Getse-
daban (Gr. elegon, t. imperf.) en la misma maní (Jn. 18:12). Entre la mucha gente
promesa. había soldados de la cohorte romana acan­
33. Entristacarsa. (Atemorizarse, Str.). tonada en Jerusalén y policías del templo
Enérgica palabra que expresa intensa per­ (Jn. 18:3). Sin duda los soldados portaban
turbación emocional y zozobra. Se ha tradu­ espadas y los policías del templo, palos
cido de diversos modos (estar completamen­ (bastones o porras). Los principales sacer­
te turbado, aterrorizado, espantado, intensa­ dotes, escribas y enríanos eran los tres
mente agitado). A esta expresión añade grupos que integraban el Sanhedrín; esto in­
Marcos angustiarse (ademonein), que con­ dica que el grupo traía orden de arresto ex­
nota azoramiento y aflicción (MM, p. 9). pedida oficialmente por dicha corporación.
34. Jesús se vio angustiado y entristecido 45. Judas, con respeto simulado, desem­
hasta sentirse morir. Por tanto, les pidió que peñó el papel de discípulo leal, saludando al
velaran (Gr. “mantenerse despiertos, alerta Señor con el título de Maestro (Gr., rabbi)
y vigilantes” ). y besándolo efusivamente. El verbo griego
35. Aquella hora respecto a la cual su­ que denota esta última acción es una forma
plicaba Jesús en oración, era el tiempo en intensificada del verbo "besar” que aparece
que, de acuerdo con el plan de Dios, habría en el v. 44. Este efusivo acto de ficticia de­
de sufrir y morir como expiación por el pe­ voción sólo hace más censurable la felonía.
cado (cf. Jn. 12:23,27; 13:1). 48. Cristo los increpa por tratarlo como
36. Abba es la palabra aramea que sig­ si fuese un ladrón armado, o un bandolero
nifica “padre.” Esta copa se refiere a lo mis­ (Str.).
mo que abarca aquella hora (v. 35). Era 49. Este arresto en despoblado y bajo ca­
el cáliz de aflicción y muerte más que físicos. pa de tinieblas era del todo innecesario,
La agonía que hacia estremecerse al Señor pues él había estado enseñando en el tem­
era la agonía de espíritu que resultaba de plo cada día. Mediante esta protesta Cristo
cargar con la culpa de un mundo perdido. destaca lo absurdo del procedimiento y deja
El sufrimiento habría de ser de orden espi­ sin base las razones que para prenderlo y en­
ritual, verse separado de Dios Padre (cf Mr. juiciarlo tenían. Pero Dios había previsto ios
15:34). Y fue respecto a esto que Cristo oró actos de ellos y había predicho el curso de
rogando que se le apartase la copa, de ser los acontecimientos en las Escrituras (p. ej.
posible que Dios realizara sus propósitos re­ ls. 53:8,9,12). Por consiguiente, a pesar de
90
M A R C O S 14:50-69
la lógica de las protestas de Cristo, el arresto camino que dar testimonio, el cual se haría
acabaría en juicio y el juicio en ejecución. valer en su contra.
51. Ciarlo leven. La palabra griega nea- 62. Con directa afirmación responde Cris­
niskos se aplicaba a hombres entre los vein­ to: Yo soy. El resto de su respuesta se da
ticuatro y los cuarenta años de edad (Amdt, en términos que provienen de Dn. 7:13 y
p. 536). En ningún otro Evangelio consta Sal. 110:1. La diestra del poder es la ma­
este incidente. Por lo tanto, no poseemos no derecha de Dios. Cristo asegura a sus
más información respecto a la identidad de jueces que día vendría en que lo verían co­
esta persona. Con frecuencia se ha sugerido, mo Mesías, ejerciendo el poder de la deidad
quizá correctamente, que Marcos se refiere y viniendo como juez (v. com. 13:26).
veladamente a sí mismo. No parece haber 63. Esta era la clase de respuesta que el
otra razón para que se haya incluido este sumo sacerdote deseaba. Al punto rasgó su
insignificante detalle. vostidura, tal como estaba prescrito en caso
52. Desnudo. Gymmos no implica nece­ de escuchar una blasfemia (cf. H.B. Swete,
sariamente desnudez; se empleaba esta pala­ op. cit., pp. 359-360). No había más nece­
bra también para describir a alguien cubier­ sidad de testigos, pues Jesús había sido obli­
to sólo por su ropa interior. gado a declarar contra sí mismo, lo cual era
53. Ahora el relato pasa a los juicios de un procedimiento ilegal bajo la ley judaica.
Cristo ante los tribunales judío y romano 64. Se interpretó como blasfemia la de­
(14:53— 15:15). Marcos entra de inmedia­ claración de Cristo puesto que los oficiales
to en la narración de la vista nocturna ante veían en Cristo un hombre no más (cf. Jn.
el Sanhedrín (w . 53-65). Que el cuerpo 10:33). Sometido el punto a la totalidad del
examinador era el Sanhedrín se demuestra concilio para su decisión, unánimemente to­
por la presencia de todos los principólos dos ellos le condenaron. La pena estatuida
sacerdotes y los ancianos y tos escribas. para la blasfemia era la muerte (Lv. 24:
Por aquellos días el sumo sacerdote era Cai- 16).
fás. 65. Al parecer fueron algunos de los
54. Acaso resuelto a sustentar su jactan­ miembros del Sanhedrín quienes comenzaron
cia de lealtad, Podro siguió a Jesús. Pero el a dar a Cristo el vergonzoso trato que se des­
miedo lo mantenía de lejos y ello le impidió cribe. En tan altos y respetados dirigentes
meterse en la casa del sumo sacerdote junto religiosos del judaismo, tales actos resultan
con el gentío. Juan explica (18:15,16) que indignos en sumo grado. Le cubrieron el
otro discípulo logró hacer que Pedro entrara. rostro con una venda mientras lo abofetea­
Los alguaciles con quienes oslaba sentado ban para burlarse de su sobrenatural saber
eran probablemente policías del templo y (cf. Le. 22:64). Cuando lo pusieron en ma­
sirvientes del sumo sacerdote. nos de los alguaciles (policía del templo),
55. La palabra que se traduce por conci­ éstos imitaron el ejemplo de los magistrados
lio es synedrion, de la cual se deriva “sanhe­ y comenzaron a golpearlo. La palabra rapis-
drín.” Prolongadamente buscaban (ezetoun, ma indica ya sea varapalos o bofetadas.
t. imperf.) testigos contra Jesús. Estos ma­ 67. Mirándole. La palabra indica que le
gistrados del tribunal judío se comportaban clavó los ojos. Basada en la intercesión de
como parte acusadora. Juan en favor de Pedro (Jn. 18:15-16), es­
58-59. Estas personas se referían a una taba indudablemente segura de que Pedro
observación de Cristo durante su primer mi­ era adepto de Jesús.
nisterio en Judea, en ocasión de la primera 68. La negación de Pedro tiene la fuerza
purificación del templo (Jn. 12:19). La fal­ de la reiteración (no lo conozco, ni só). Sor­
sedad de su testimonio se evidencia por el prendido por el inesperado reconocimiento,
uso incorrecto de lo dicho y por la falta de olvidó su jactancia de lealtad. La ontrada
concordancia entré sus declaraciones. a la cual se retiró Pedro era el atrio o vestí­
60. Desconcertado por el desacuerdo de bulo que conducía de la calle al patio inte­
los testigos, el sumo sacerdote trató de in­ rior. Muchos textos antiguos omiten las pa­
citar a Cristo a que discutiera, con la apa­ labras y cantó el gallo.
rente esperanza de que por boca propia se 69. El texto griego indica que ésta fue la
inculpara. misma criada que antes había acusado a
61. La pregunta ¿Eres tú el Cristo? le da Pedro. Pero Mt. 26:71 habla de otra criada,
al pronombre personal una posición enfática; mientras Le. 22:58 declara que otra perso­
podría traducirse: “Di tú, ¿eres tú el Me­ na (un hombre) se dirigió a Pedro directa­
sías? Era corriente entre los judíos llamar a mente. No es necesario tener por contradic­
Dios el Bendito para no pecar tomando en torios estos relatos. Fueron evidentemente
vano el nombre de Dios. Mateo claramente dos criadas: la portera y otra, que señala­
deja ver (26:63) que el sumo sacerdote pu­ ron a Pedro ante los circunstantes. Además
so a Jesús bajo solemne juramento, que lo un hombre le dijo a Pedro: “Tú también
obligaba a responder. No le quedaba otro eres de ellos.”
91
M A R C O S 14:70— 15:18
70. La tercera acusación vino de varios comprender el tranquilo porte del prisione­
que por alli estaban. Se produjeron proba­ ro (cf. v. 5).
blemente varias afirmaciones, según puede 6. El gobernador había establecido la
que lo indique el tiempo imperfecto de ele- práctica de soltar un preso cada año du­
gon. Jn. 18:26 revela que uno de los que rante la pascua, acaso como esfuerzo por
acusaban era pariente de aquel a quien Pe­ mantener la buena voluntad de los judíos.
dro había cortado una oreja. Tanto soltaba como pidiesen están en grie­
71. A maldecir y a jurar. Estos verbos go en tiempo imperfecto, lo cual muestra
no implican que Pedro usara lenguaje soez, que eran actos consuetudinarios, como si di­
tal como hoy se entenderían. Lo que hizo jese “Acostumbraba soltarles . . .”
fue pedir que le sobreviniesen maldiciones 7. Barrabás no era un ladrón cualquiera.
(empezó a echarse maldiciones, VL) si aca­ Era un salteador (Jn. 18:40), BC) o bando­
so no estuviese diciendo la verdad, y negar lero (NC), al par que sedicioso y asesino.
bajo juramento. Según parece, era un judío que había parti­
72. La evidencia de los manuscritos jus­ cipado en un alzamiento contra Roma, deli­
tifica la inclusión de la frase la segunda to muy similar a aquel de que los judíos
vox (v. coxn. v. 68). Los mejores textos con­ acusaban a Jesús (Ezra P. Gould, p. 285).
tienen también la palabra euthys, “al ins­ 8. Viniendo. Los mejores manuscritos an­
tante*’ (V L), “al punto” (Str.). El canto tiguos dicen anabas, “subió” (VL). La mul­
del gallo vino inmediatamente después de la titud le pedía a Pilato que hiciese según la
tercera negación, como honda puñalada en costumbre (como siempre les había hecho,
la consciencia del discípulo caído. Al mismo t. imperf.), soltándoles un preso. Al parecer
tiempo vio Pedro a Jesús mirándolo desde la multitud solicitaba la libertad de Barra­
una habitación que daba sobre el patio (Le. bás, tal vez porque lo consideraban una es­
22:61). Pensando en esto. La palabra epi- pecie de héroe por haber participado en la
balon ha constituido desde hace mucho tiem­ rebelión contra Roma.
po un problema para los traductores de este
pasaje. Quizá sea mejor la traducción de la 11. En este punto la multitud pudo ha­
VL, rompió a (MM, p. 235; Taylor, op. cit., berse visto tentada a pedir la libertad de
p. 576). En tanto que epibalon describe el Jesús, pero los sacerdotes los Incitaron a
inicio del llanto, el tiempo imperfecto ekla- clamar en favor de Barrabás. La palabra
ten, lloraba, refleja la continuación del anaseio significa literalmente sacudir, mos­
llanto. trando lo excitadamente que movían al pue­
blo.
15:1. Este versículo describe una nueva 15. Quoriondo satisfacer al pueblo. La
reunión del Sanhedrín en la madrugada. Le.
22:66-71 suministra mayores detalles de es­ expresión griega (to hikanon poiesai) impli­
ca que estaba dispuesto a satisfacer a los
ta fase del juicio judío. Fue al parecer un
intento de darle visos de legalidad a la con­ judíos, aun si para ello fuese necesario el
denatoria, ya que era contrario a la ley sacrificio de un inocente. Azotarle. Se efec­
efectuar vistas judiciales nocturnas. En aque­ tuaba este castigo con un látigo hecho de
lla época los romanos no permitían a los correas a cuyos extremos había atados áspe­
judíos imponer la pena de muerte. Por con­ ros pedazos de metal. Se inclinaba a la víc­
siguiente fue necesario llevar a Jesús ante tima hacia adelante sobre un poste bajo, y
Piloto, quien fungía como procurador ro­ se le administraba el castigo sobre la espal­
da desnuda. Con frecuencia los hondos des­
mano de Judea. garrones que se producían en la carne lle­
2. El juicio romano se describe en 15:2- gaban hasta el hueso mismo.
15. Véase un relato más completo de este 16. Aún no eran las 9 de la mañana. Al
proceso en Jn. 18:28— 19:16. Uno de los juicio ante Pilato había de seguir muy en
cargos era que Jesús se arrogaba el título breve la crucifixión (15:16-41). Los solda­
de Rey, y en él se funda la pregunta de Pi- dos en cuyas manos se puso a Jesús eran
lato. Atribuirse derecho al trono daba pie a militares bajo la jurisdicción de Pilato. El
ser procesado por traición. La respuesta de atrio. La palabra griega es aule, igual que
Jesús, tú lo dices, puede interpretarse de en 14:54, en donde la RVR traduce “pa­
diversos modos. Pero a la luz de Jn. 18:34- tio”. Marcos explica que se le daba el nom­
38 lo más adecuado parece ser tomarlo co­ bre de pretorio, término que puede referirse
mo respuesta afirmativa que, según lo mues­ ya al palacio de Herodes, ya a la fortaleza
tra Juan, traía aparejada la explicación en Antonia, donde se acuartelaban las tropas
cuanto a qué clase de rey pretendía ser Jesús. romanas (cf. Arndt, p. 704). En todo caso,
3-4. Estos versículos presentan a los prin­ parece referirse al cuartel de los soldados.
cipólos sacerdotes lanzando contra Jesús La compañía era una cohorte romana, com­
una andanada de acusaciones. Fue tan ma­ puesta de unos seiscientos hombres, aunque
ligno el ataque, que Piloto no alcanzaba a el número variaba según las circunstancias,
92
M A R C O S 15:19-36
y en este caso puede haber sido mucho me­ Jesús eran más que ladrones corrientes.
nor. Igual que en 14:48 lestes significa “bandido,
19. Los tres verbos: golpeaban, escu­ salteador.”
pían y hacían, están en tiempo imperfecto, 29-30. Le in|uriaban. Los transeúntes
reflejando la repetición de esos actos. Un blasfemaban prolongadamente (eblasphe-
soldado tras otro iban haciendo cruel irri­ moun, t. imperf.) contra Jesús. Meneando
sión de la mal entendida afirmación de Je­ la cabeza. Hacían con la cabeza gestos des­
sús, que se decía rey. pectivamente desaprobatorios. La lógica del
21. Jn. 19:17 explica que al salir la pro­ sarcasmo de ellos era un argumento de pre­
cesión rumbo al patíbulo, Jesús llevaba su misa mayor a menor. Si tenía poder para
propia cruz. Pero poco después los soldados reconstruir el templo en tres días, desde lue­
tropezaron con Simón y lo obligaron a car­ go le sería fácil descender de la cruz-
gar con el instrumento de la ejecución. La 31. Sacerdotes y escribas participaban
identidad de este hombre era evidentemente por igual en las burlas, pero dentro de su
conocida por los lectores romanos de Mar­ círculo. Su insistente sarcasmo referente a la
cos, ya que éste menciona a los hijos de incapacidad de Cristo para salvarse a sí mis­
aquél, Alejandro y Rufo, como personajes mo era en realidad la negación de que pu­
familiares. En Roma había un hombre lla­ diera auxiliar a cualquiera otro. Si a sí mis­
mado Rufo cuando Pablo escribió la Epís­ mo no podía librarse del sufrimiento y la
tola a los Romanos (16:13). muerte, ¿cómo podría librar a otros?
22. Gólgota es una palabra aramea que 33. Habían pasado tres horas; ya era
significa calavera. Probablemente derivaba mediodía, la hora sexta. En la hora en que
el nombre de su forma. El sitio tradicional, más brilla el sol sobrevinieron (egeneto) ti­
aún apoyado por muchos, es donde hoy está nieblas sobre toda la tierra. No es posible
la iglesia del Santo Sepulcro. Otros insisten que haya sido un eclipse total que oscurecie­
en que es la colina llamada del Calvario de ra toda la tierra, como arguye Lenski (Lens-
Gordon. Si hemos de ser objetivos tendremos ki, Interpret. of Mark, pp. 713-714), pues
que admitir que hoy por hoy es imposible la la pascua ocurría en el plenilunio, época en
ubicación exacta del lugar. que tal eclipse solar es imposible. No se nos
23. Le dieron. El tiempo imperfecto, edi- dice qué produjo el eclipse. Ciertamente el
doun, sería mejor traducirlo por iban a dar­ hecho de producirse el fenómeno en aque­
le. Después de probarla y descubrir qué era, llos precisos momentos fue sobrenatural. La
Jesús rechazó la bebida (Mt. 27:34). La hora novena eran las 3 de la tarde. (V.
mirra servía como estupefaciente para amor­ com. v. 25).
tiguar la tortura de la horrible muerte por 34. Jesús había estado en la cruz seis ho­
crucifixión. Pero Jesús rehusó permitir que ras. Su exclamación repite las palabras de
dicho soporífero la nublara los sentidos, Sal. 22:1. Eloi, Eloi, ¿lama sabactani? es
lies en cuanto a la crucifixión. Jn. 20:25 nos una trasliteración del arameo, lengua ma­
24. Faltan en todos los evangelios deta- terna de Cristo. Marcos, según su costumbre,
informa que se emplearon clavos para fijar traduce el arameo para sus lectores romanos.
las manos a la cruz. La crucifixión era re­ Este desolado grito nos permite entrever los
conocida como una de las más crueles for­ sufrimientos internos de Cristo crucificado.
mas de ejecución del mundo antiguo. Con Su mayor agonía no fue de orden físico; fue
frecuencia se dejaba a la víctima pendiente más bien agonía de espíritu bajo el peso de
de la cruz durante varios días antes que la la culpa correspondiente al pecado del mun­
muerte aliviara sus intensos sufrimientos. Los do. El sentido en que Dios había desampa­
vertidos del condenado pasaban a manos de rado a Cristo era que el Padre se había apar­
los verdugos. tado de la comunión con el Hijo. Ya no ma­
25. La crucifixión se ejecutó en la hora nifestaba su amor hacia su Hijo. Por el con­
torcera, como llamaban los judíos a las 9 trario, Cristo se había convertido en objeto
de la mañana. El juicio ante Pilato ocurrió del desagrado del Padre, como sustituto de
por ahí de la sexta hora según el cómputo los pecadores. Cristo se hizo “pecado por
romano, correspondiente a las 6 de la ma­ nosotros” (2 Co. 5:21), y es imposible que
ñana (cf. Jn. 19:14). un Dios santo mire complacido el pecado.
26. Era costumbre poner alguna clase de 36. El vinagra era vino agriado, más rá­
letrero con indicación del nombre del con­ pido que el agua para quitar la sed (Arndt,
denado y el título de la causa penal. Mar­ pp. 577,578). Como esta no era una mezcla
cos da únicamente el crimen de que se acu­ estupefaciente como la del v. 23, Jesús la
saba a Jesús. Juan indica que el título aceptó sin protestas (cf. Jn. 19:29-30). SI
también contenía la identificación: Jesús vtona Elias. Nada autoriza a suponer que
Nazareno (19:19). No hay contradicción; fuesen sinceras las palabras de los que así ha­
Marcos sencillamente es más conciso. blaban. Sin duda seguían la corriente burlo­
27. Los dos criminales crucificados con na tan evidente en 15:29-32.
93 Co
M A R C O S 15:37-16:7
37. Expiró. No fue una prolongada ago­ Jn. 19:40, texto gr.). El sopulcro había sido
nía, como lo habría indicado el tiempo im­ cavado en una paña, obra de cantería co­
perfecto. El aoristo, por el contrario, reñeja rriente en aquellos lugares. Mateo afirma que
un suceso breve y momentáneo. Exhaló el la tumba pertenecía a José y que era nueva
espíritu y partió. (27:60). La piedra que se hizo rodar ante
38. El velo era la gruesa cortina que se­ la entrada del sepulcro probablemente era
paraba el lugar Santo del Santísimo en «I una losa circular que rodaba en una ranura
templo (naos, “santuario” ). Véase la des­ labrada en la roca para ese propósito.
cripción que da Josefo (Guerras, V, v. 4).
Se rasgó do arriba abajo, quizá como indi­ C. La resurrección de nuestro Señor. 16:
cación del origen divino del suceso. Ocurrió 1-20. El último capítulo del Evangelio se di­
en hora significativa: ya que era la hora del vide en dos secciones claramente distingui­
sacrificio vespertino, no pudo pasar inadver­ bles. La visita de las tres mujeres al sepul­
tido el rompimiento del velo. El significado cro, en 16:1-8. El resto del capítulo, 16:9-
de la apertura del lugar santísimo se halla 20 resume las apariciones del Cristo resuci­
expuesto en He. 9:7-8; 10:19-22. tado y concluye con su ascensión.
39. Cada centurión tenía normalmente 1. Puesto que el día da raposo finalizaba
cien hombres bajo su autoridad. En el caso al ponerse el sol, parece que las tres mujeres
presente el oficial tenía a su cargo un desta­ que se mencionan en 15:40 fueron a una de
camento menor asignado para la crucifixión. las tiendas reabiertas para el expendio noc­
La declaración del centurión de que Jesús turno y compraron los ingredientes que de­
ora Hijo do Dios no ha de tomarse en el seaban. Las espadas arom áticas (aromata)
pleno sentido cristiano. En primer lugar, nó­ se hallaban en estado líquido, pues las muje­
tese la ausencia del artículo definido, en res planeaban ungir el cuerpo de Jesús.
concordancia con el texto griego. Ha de en­ 2. Muy de m añana. Dice Juan que aún
tenderse como está traducido, o como “un estaba oscuro (20:1), mientras Marcos afir­
hijo de Dios.” No debemos desentendemos ma que había salido al sol. El aparente
de la formación pagana del oficial romano. conflicto se resuelve fácilmente con suponer
Bien puede que haya visto en Cristo un ser que las mujeres iniciaron el viaje mientras
sobrehumano, pero no es probable que haya todavía estaba oscuro y llegaron al sepulcro
poseído la plenitud conceptual cristiana de acabado de salir el sol.
la divinidad de Cristo. Además, Lucas dice 4. Cuando miraron. La palabra es ana-
que respecto a Jesús declaró: asta hombre blepo, que significa alzar la uista. Quizá ve­
ara justo (23: 47). (La opinión contraria nían con la cabeza hundida en el pecho.
aparece vigorosamente expuesta en Lenski, 5. Cuenta Marcos que vioron a un joven.
op. cit., pp. 725-727). Mateo lo describe como un ángel que había
40. Mario M agdalena no debe confun­ quitado la piedra (28:2-4). Y Lucas dice
dirse con María de Bctania (Jn. 12:1 ss) ni que eran dos varones con vestiduras resplan­
con la pecadora de Le. 7:37. Era de Mag- decientes (24:4). La variedad evidencia que
dala, en Galilea, y había sido librada de la son informes de diferentes testigos oculares,
posesión demoníaca por mandato de Jesús cada una de las cuales describió lo que más
(Le. 8 :2). La segunda María parece haber la impresionó. La historia completa incluiría
sido la madre de Jacobo el hijo de Alfeo, la aparición de dos ángeles, uno de los cua­
uno de los discípulos (Mr. 3:18). De Salo­ les hizo rodar la piedra de la entrada y les
mé se dice que fue la madre de Jacobo y habló a las mujeres. Sa espantaron. Más
Juan, hijos de Zebedeo (Mt. 27:56). adecuada es la traducción de la VL: “se lle­
42. El relato de la pasión concluye con la naron de asombro.” ( Quedaron llenas de es­
descripción del sepelio de Jesús (w . 42-47). tupor, Str.) Lenski usa la palabra “estupe­
Cuando llagó la ñocha. Necesariamente es factas” (op. cit., p. 742).
al atardecer a lo que se refiere, entre la hora 6. No os asustéis. Literalmente diríase,
del sacrificio vespertino (3 de la tarde) y la “salid de vuestro absoluto asombro.” El án­
puesta del sol (por ahí de las 6 de la tarde). gel les aseguró que Jesús había resucitado y
Lo relativo al entierro tenía que disponerse había partido, en prueba de lo cual les dijo
antes que a la puesta del sol comenzara el dfa que se fijaran en el lugar donde lo habían
da raposo (cf. Jn. 19:31-37). Nótese la ex­ puesto (Str.). Jn. 20:6-7 nos informa que
plicación que, para sus lectores gentiles, da las fajas y el sudario (Str.) aún estaban allí
Marcos del término la prapa ración. en su sitio.
43. Nada conocemos respecto a Josó da 7. Nótese como se singulariza a Pedro en
Arlmataa excepto lo que nos dicen los Evan­ las instrucciones relativas a la reunión en
gelios en- relación con este acontecimiento Galilea. Por este medio se le aseguraba al
(cf. Mt. 27:57; Le. 23:51; Jn. 19:38). discípulo caído que Cristo no lo había dese­
46. La sábana fue reducida a tiras que se chado por causa de sus negaciones (14:66-
enrollaron alrededor del cuerpo de Jesús (cf. 72). La comparación con los otros Evange­
94
M A R C O S 16:7-20
lios muestra que los discípulos no partieron cambiado de apariencia. Los otros eran los
inmediatamente rumbo a Galilea, y que Cris­ once discípulos que estaban en Jerusalén
to le apareció primero a Pedro (Le. 24:34) (Le. 24:33).
y luego a los discípulos aquella noche (Le. 14-18. Esta aparición a los onco ocurrió
24:36). La reunión en Galilea se describe inmediatamente después del informe de los
en Mt. 28:16-20. caminantes de Emaús (Le. 24:36-49; Jn.
8. Temor y espanto. El original de Mar­ 20:19-25). Lucas y Juan no dan la impre­
cos lo expresa mucho más vigorosamente: sión de que Jesús los reprendiera por su in­
“. . . las atenazaban temblores de miedo y credulidad y dureza do corazón, sino que
asombro.” No es maravilla que so fueran reconoció lo difícil que les resultaba creer, y
huyendo del sepulcro. La afirmación de procuró quitar los impedimentos mediante
que no dijeron nada a nadie ha de enten­ pruebas de su resurrección. El que creyere
derse a la luz de los otros evangelios. A na­ y fuere bautizado. Hay quienes se han va­
die dijeron nada durante el camino, pues es­ lido de este versículo para tratar de probar
taban atemorizadas y con prisa de llevar las que el bautismo es necesario para la salva­
nuevas a los discípulos (cf. Mt. 28:8; Le. ción. En primer lugar, el hecho de que esa
24:9-10). declaración sólo aparezca en esta dudosa
16:9-20. Nota textual. En los dos ma­ conclusión del libro de Marcos debería indi­
nuscritos más fidedignos del NT (el Vaticano car que hay que ser cauteloso en el empleo
y el Sinaítico), el Evangelio termina en 16:8, de tal versículo como prueba. Y luego debe­
como ocurre en varias versiones antiguas. ría notarse que en la segunda mitad del ver­
Tanto Eusebio como Jerónimo declaran que sículo la única base para la condenación es
los versículos posteriores faltaban en la ma­ el negarse a creer. Puede entonces concluirse
yoría de los manuscritos de su tiempo. Por que la única base para la salvación es el
añadidura, varios textos y versiones ofrecen creer. Tal interpretación armoniza plena­
un sustituto más breve en lugar de 16:9-20. mente con la enseñanza del NT como con­
La inmensa mayoría de los manuscritos tie­ junto sobre este tema (cf. Ro. 3:28; Ef. 2:
nen la conclusión más extensa, pero son de 8-9). La declaración respecto a lanzar de­
fecha tardía y de inferior calidad. Según las monios y hablar nuevas lenguas (v. 17)
normas reconocidas de evaluación textual, bien pudiera referirse a sucesos de la iglesia
han de rechazarse tanto la conclusión exten­ apostólica, según constan en los Hechos. Has­
sa como la breve, y tal es el veredicto de la ta las palabras respecto a tomar en las ma­
mayoría de los eruditos textuales. Lenski es nos serpientes puede que aludan a lo ocu­
uno de los pocos comentaristas que argu­ rrido a Pablo en Hch. 28:1-6. No contiene
mentan en favor de la conclusión extensa el NT ningún otro pasaje en cuanto a beber
(op. cit., pp. 750-755). Por añadidura, el veneno (cosa mortífera). Aun si este pasaje
examen de los w . 9-920 no puede menos fuera incuestionablemente genuino, no pue­
que impresionar al lector cuidadoso con el de razonablemente emplearse como base pa­
hecho de que su estilo difiere sustancialmen­ ra deliberada y presuntuosamente manipular
te del resto del Evangelio. La explicación serpientes y beber veneno, como lo practican
más aceptable quizá sea que la conclusión ciertas sectas religiosas extremistas.
del Evangelio original se haya arrancado y 19-20. Este resumen final tiene que ver
perdido antes de que se lograra sacar sufi­ con la ascensión de Cristo y al sucesivo mi­
cientes copias adicionales. Quizá otros inten­ nisterio de sus seguidores. La oración exple­
taran suplir una conclusión sustitutiva, la tiva después quo los habló, pudiera impli­
más afortunada de las cuales sería la que car que la ascensión de Cristo se produjo
hoy aparece en 16:9-20. inmediatamente después de su aparición ante
9-11. El relato original que aquí se resu­ los once, la noche del día de su resurrección
me aparece en Jn. 20:11-18. Nótese el én­ (w . 14-18). Pero la comparación con Le.
fasis que el autor pone en la incredulidad 24:50-53 y Hch. 1:1-11 muestra que habían
de los discípulos (v. 11, 13,14). pasado cuarenta días desde su muerte. El
12-13. Un registro más completo de este versículo final del Evangelio bien podría ser­
acontecimiento puede verse en Le. 24:13-35. vir como brevísimo resumen del libro de los
En otra forma. Le. 24:16 dice que tenían Hechos. El Soñor. . . confirmando la pala­
los ojos tan velados que no reconocieron a bra . . . Nótese la admirable semejanza con
Cristo. No sabemos si en verdad Cristo había He. 2:4.

95
MARCOS

BIBLIOGRAFÍA
A lford , H en r y . The Greek Testament, Vol. burgo: T. & T. Clark, 1948.
I. Revisado por Everett F. Harrison. Chi­ G rant , F rederick C. and L uccock , H al -
cago: Moody Press: 1958. ford E. “The Gospel Aceording to St.
Bea sle y -M urray , G. R A Commentary on Mark,” The Interpretéis Bible, ed. G. A.
Mark Thirteen. Londres: Macmillan and Buttrick et al, Vol. VII. Nueva York:
Co. Ltd., 1957. Abingdon-Cokesbury Press, 1951.
Branscomb , H arvie . The Gospel of Mark. L e n s k i , R. C. H. The Interpretation of St.
( The Moffat New Testament Commen­ Mark*s Gospel. Columbus: The Wartburg
tary, ed. James Moffat). Londres: Hod- Press, 1951.
der and Stoughton Ltd., 1952. R obertson , A. T. Word Pictures in the
Bruce , A lexander B. “The Synoptic Gos- New Testament, Vol. I. Nueva York:
pels,” The Expositores Greek Testament, Harper & Brothers, 1930.
ed. W. Robertson Nicoll. Grand Rapids: Sw ete , H enry B. The Gospel Aceording
Wm. B. Eeerdmans Publishing Co., sin fe­ to St. Mark. Londres: Macmillan and
cha. Co., Ltd., 1953.
E arle , R a l p h . The Gospel Aceording to T aylor , V in c en t . The Gospel Aceording to
Mark. (The Euangelical Commentary on St. Mark, Londres: Macmillan and Co.
the Bible, ed. Gcorge T. Turner et al.) Ltd., 1953.
Grand Rapids: Zondervan Publishing V in cen t , M arvin R. Word Studies in the
House, 1957. New Testament, Vol. I. Grand Rapids:
Gould , E zra P. The Gospel Aceording to Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1946.
St. Mark. (The International Critical W est , K en n eth S. Mark in the Greek New
Commentary, ed. S. R. Driver, Alfred Testament. Gran Rapids: Wm. B. Eerd­
Plummer, and Charles A. Briggs). Edin- mans Publishing Co., 1950.

C O M E N T A R IO S E N E S P A Ñ O L

Erdman. Carlos R. Evangelio de Marcos. T renchard . Ernesto Evangelio Según Marcos.


Grand Rapids: T.E.L.L., 1981. Madrid: Literatura Bíblica. 1981.

Este material está disponible gratuitamente,


con la única finalidad de ofrecer lectura edificante
a to d @ s aq ue ll@ s h e rm a n @ s que no tienen
los m edios e co n óm ico s para adquirirlo.
Si usted es alguien financieramente privilegiado,
utilice este material para su evaluación,
y, si le gusta, bendiga al autor,
editores y librerías, con la com pra del libro.

adoradordejesucristo@ hotm ail.com

96
Copyrighted material
EVANGELIO SEGUN LUCAS
INTRODUCCIÓN
El Evangelio según Lucas es el relato más Cesárea, Lucas lo acompañó a Roma (Hch.
completo de la vida de Jesús que haya so­ 27:1—28:15).
brevivido a la época apostólica. Fue concebi­ Pablo menciona a Lucas tres veces en sus
do con miras a presentar el curso completo epístolas, llamándole “el médico amado”
de la vida del Salvador desde su nacimiento (Col. 4:14; Flm. 24) y luego indicando que
hasta su ascensión, y formaba parte de una fue el último amigo que hubo de acompa­
obra que incluía el libro de los Hechos, que ñarlo en su segunda prisión (2 Ti. 4:11).
a su vez abarcaba la actividad misionera de El título de médico que Pablo le da se
la Iglesia hasta el establecimiento de la co­ corrobora en el lenguaje de Lucas y en el
munidad cristiana de Roma. interés que muestra en enfermedades y cu­
El autor. Según el testimonio uniforme de raciones. Ejemplo interesante de su afición
la Iglesia, Lucas, médico gentil y compañero es la diferencia entre su relato y el de Mar­
de Pablo, fue el autor del tercer Evangelio. cos acerca de la mujer con flujo de sangre
Su nombre no aparece en las páginas del li­ (Le. 8:43; Mr. 5:26). Lucas diagnostica el
bro, pero el consenso de los testimonios de caso como incurable, en tanto que Marcos
que se dispone tiende a confirmar la tradi­ subraya la impotencia de los médicos.
ción. Fue el de Lucas un ministerio amplio. Mé­
La estrecha relación entre el Evangelio y dico, pastor, evangelista itinerante, historia­
los Hechos demuestra que ambas obras tuvie­ dor y escritor, fue de genio sorprendente por
ron un mismo autor, y que todo indicio que lo múltiple y activo. Conoció ampliamente a
respecto a su identidad suministre la una es los dirigentes cristianos del primer siglo, y
aplicable a la interpretación de la otra. Am­ parece haber tenido también importantes
bas obras van dirigidas al mismo hombre, contactos especiales entre los oficiales roma­
Teófilo (Le. 1:3; Hch. 1:1). El contenido nos.
de Lucas concuerda perfectamente con la La tradición ha conservado algunas inte­
denominación de “el primer tratado” que santes leyendas en torno a él, si bien puede
menciona la introducción de los Hechos que no sean auténticas. Según tales narracio­
(Hch. 1:1). La continuidad de estilo y de la nes, Lucas era pintor y pintó un retrato de
enseñanza respecto a la persona de Cristo, el la Virgen María. Jamás contrajo nupcias, y
énfasis dominante sobre la obra del Espíritu en sus últimos años se retiró a Bitinia, en
Santo, el interés en el ministerio para con donde murió. Otras leyendas afirman que
los gentiles que compenetra a ambas, y el sufrió el martirio en Grecia.
atento ojo del escritor sobre los aconteci­ Fuentes. El contenido de Lucas tiene gran
mientos históricos de su época, ponen de re­ semejanza general con el de Mateo y Marcos,
lieve la unidad de su concepción. ya que los tres Evangelios sinópticos tratan
Sentada esta base, los datos que respecto en común los acontecimientos de la vida de
a su autor suministren los Hechos serán apli­ Jesús. Probablemente gran parte de la narra­
cables también al Evangelio. El autor era un ción de Lucas que coincide con el contenido
gentil convertido, posiblemente de la iglesia de Mateo y Marcos se derive de la predica­
de Antioquía, en donde Pablo ministró con ción narrativa de los misioneros apostólicos.
Bernabé al comienzo de su apostolado (Hch. Una teoría ampliamente aceptada añade que
11:25-26). El autor se unió más adelante Lucas empleó como fuente el Evangelio de
con él en Troas, según lo indica su empleo Marcos más cierto conjunto de discursos,
del pronombre “nosotros” (Hch. 16:10), lo más o menos como lo hizo Mateo. Según su
acompañó a Filipos, y es de presumirse que propio testimonio conocía otros relatos (Le.
allí permaneció mientras Pablo visitaba a Je- 1:1), pero hasta dónde los usó es cosa in­
rusalén. Cuando Pablo regresó a Filipos, Lu­ cierta. Gran parte del material de Lucas, sin
cas lo acompañó en su viaje de regreso a embargo, no tiene paralelo. Su crónica de los
Jerusalén (Hch. 20:5-15), en donde Pablo acontecimientos relativos al nacimiento de
fue arrestado y puesto bajo custodia protec­ Cristo difiere de la de Mateo en cuanto a
tora. Al terminarse la detención de Pablo en punto de vista y algunos detalles. Más que
97 Copyrighted materií
LUCAS
Mateo y Marcos, elige las parábolas narra­ ción que Lucas traza de la última cena (22:
tivas, y da más relieve a los personajes indi­ 14-23) y el resumen que da Pablo (1 Co.
viduales de su narración. Al tratar de la re­ 11:23-26) puede indicar que Lucas repite
surrección introduce la jornada a Emaús, las palabras que muchas veces le oyera a
que ninguno de los otros evangelios contiene Pablo. Si así fuese, la composición y publica­
completa. ción del Evangelio estaña más estrechamen­
Testigos oculares han de haberle trasmiti­ te relacionada con el tiempo de Pablo que
do estos detalles sin par, pues él no presenció con un período treinta o más años más tarde.
los acontecimientos que describe. Así lo con­ Lugar. No se nos ofrece ningún indicio en
fiesa en su introducción (Le. 1:2, NC), y cuanto al lugar de publicación. Una tradi­
más adelante en su Evangelio menciona a ción relaciona el Evangelio con Grecia, po­
personas de quienes bien puede haber obte­ siblemente con Atenas. Otra sugiere que pro­
nido su información. María, la madre de viene de Antioquía de Siria, donde quizá
Jesús, puede haberle suministrado el conte­ hayan vivido los amigos de Lucas. Cesárea
nido de los dos primeros capítulos; Maña parece el lugar de composición más plausi­
Magdalena, Juana la mujer de Chuza, in­ ble, pero puede que el Evangelio haya sido
tendente de Herodes, y otras mujeres (8:3), completado en Roma y enviado a Teófilo
puede que le hayan contado muchas remi­ desde allí, si no lo fue desde Cesárea misma.
niscencias personales. Si Lucas viajó por Pa­
lestina durante el encarcelamiento de Pablo Destinatario. Teófilo, a quien se dirige el
en Cesárea, puede haber entrevistado a in­ Evangelio, era probablemente un gentil de
numerables personas que recordaran prédi­ alta posición social. Lucas lo saluda con el
cas y enseñanzas oídas de labios de Jesús. De título de “excelentísimo*,” que en otras por­
la predicación de Pablo y otros apóstoles a ciones de sus escritos reserva para los oficia­
quienes escuchó, puede que haya derivado les romanos (Hch. 24:3; 26:25). Nada se
muchas de las aplicaciones doctrinales que sabe directamente acerca de él, fuera de las
aparecen tanto en su Evangelio como en los dos alusiones en Le. 1:3 y Hch. 1:1. Se ha­
bía convertido al cristianismo, y estaba inte­
Hechos.
resado en saber sobre su nueva fe algo más
Fecha. La abrupta conclusión del libro de que la simple instrucción de rutina. Los dos
los Hechos hace probable que Lucas conclu­ tratados de Lucas se proponían hacer de él
yera su escrito al finalizar los dos años de un creyente inteligente.
prisión de Pablo en Roma. Si el Evangelio
fue escrito antes, como la introducción a los Desarrollo del contenido. El Evangelio de
Hechos indica (Hch. 1:1), la fecha más tar­ Lucas presenta el curso de la vida de Jesús
día de su composición ha de ser antes del como quien proyecta cinematográficamente
año 62 d. de C., en que terminó la prisión sus rasgos sobresalientes ante un auditorio.
en Roma. Quizá Lucas haya reunido el ma­ Comienza con sus antepasados y su naci­
terial para el Evangelio durante sus diez miento, a través de su ministerio terrenal
años de servicio como compañero de Pablo, llega a la pasión, y alcanza el punto culmi­
y luego, antes de salir de Palestina con Pablo nante en la resurrección. Los Hechos conti­
rumbo a Roma, lo haya enviado desde Cesa- núan el relato de cómo actúa en la iglesia
rea a su amigo Teófilo. De ser así, el Evange­ por medio del Espíritu Santo, hasta la llega­
lio puede haberse escrito en fecha tan tem­ da de Pablo a Roma. El Evangelio, pues, se
prana como el año 58. La alusión a un sitio dedica a la primera mitad de esta presenta­
y toma de Jerusalén (Le. 21:20-24) la han ción progresiva de la persona de Cristo.
tomado muchos como indicio de que el La estructura de este Evangelio sigue el
Evangelio tiene que haberse escrito después mismo orden general que los de Mateo y
de la caída de la ciudad en el año 70 d. de Marcos, puesto que es la vida misma de Cris­
C. Tal conclusión no es inevitable si se con­ to la que la determina. La presentación de
sidera que el contenido del capítulo es una los hechos es en algunos respectos más com­
profecía, y que Lucas se limita a transcribir pleta, bien que menos ordenada por temas,
las palabras de Jesús respecto al futuro. que la de Mateo, pero más fiúida que la
La afinidad de lenguaje entre la descrip­ que ofrece Marcos.

BOSQUEJO
I. Introducción. 1:1-4. III. Aparece el Salvador. 3:1—4:15.
II. Se anuncia al Salvador. 1:5—2:52. A. Juan el Bautista lo anuncia. 3:1-20.
A. Anunciación a Zacarías. 1:5-25. B. Bautismo de Jesús. 3:21-22.
B. Anunciación a María. 1:26-56. C. Su genealogía. 3:23-38.
C. Nacimiento de Juan. 1:57-80. D. La tentación. 4:1-13.
D. Nacimiento de Jesús. 2:1-20. E. Entrada en Galilea. 4:14-15.
E. Presentación en el templo. 2:21-40. IV. Ministerio activo del Salvador.
F. Visita a Jerusalén. 2:41-52. 4:16-9:50.
98
LU CAS 1:1-5
A. Definición de su ministerio. 4:16-44. VI. Sufrimientos del Salvador.
B. Demostraciones de su poder. 5:1 — 18:31-23:56.
6 : 11. A. Rumbo a Jerusalén. 18:31—19:27.
C. Elección de los apóstoles. 6:12-19. B. Entrada en Jerusalén. 19:28-44.
D. Un resumen de sus enseñanzas. 6:20- C. Enseñanza en Jerusalén. 19:45—
49. 21:4.
E. Vistazo panorámico de su ministerio. D. Sermón del Monte de los Olivos.
7 :1 —9:17. 21:5-38.
F. Punto culminante de su ministerio. E. La última cena. 22:1-38.
9:18-50. F. Entrega a traición. 22:39-53.
V. El camino del Calvario. 9:51—18:30. G. Arresto y enjuiciamiento. 22:54—
A. La perspectiva de la cruz. 9:51-62. 23:25.
B. Ministerio de los setenta. 10:1-24. H. La crucifixión. 23:26-49.
C. Enseñanzas a las multitudes. I.E1 sepelio. 23:50-56.
10:25— 13:21. Vil. La resurrección. 24:1-53.
D. Iniciación del debate público. 13: A. La tumba vacía. 24:1-12.
B. La jornada a Emaús. 24:13-35.
22— 16:31. C. Aparición a los discípulos. 24:36-43.
E. Instrucción de los discípulos. 17:1 — D. La última comisión. 24:44-49.
18:30. E. La ascensión. 24:50-53.
Resumen del mensaje. El mensaje del píos de su poder y voluntad redentores.
Evangelio de Lucas puede resumirse en las El concepto de Jesús como Hijo del Hom­
palabras de Jesús a Zaqueo: “El Hijo del bre pone el énfasis en su humanidad y en su
Hombre vino a buscar y a salvar lo que se compasión hacia todos los hombres. El ha­
había perdido" (Le. 19:10). El carácter y bría de ser “luz para revelación a los genti­
el propósito de Jesús como Salvador consti­ les, y gloria de . . . Israel” (2:32). Lucas es­
tuyen el tema principal del libro. La activi­ cribe como cristiano gentil, con intenso apre­
dad y enseñanza de Jesús en este evangelio cio por la revelación de Dios mediante la
se concentran en sacar a los hombres de sus nación hebrea, pero al mismo tiempo con cá­
pecados a un plano superior y devolverles lida simpatía hacia quienes no están incluidos
la vida y la esperanza. Los milagros, pará­ en el primer pacto de la ley. El suyo es en
bolas, enseñanzas y actos de Jesús son ejem- verdad un evangelio de alcance universal.

COMENTARIO
1* Introducción. 1:1-4. exactamente”, Str.). Pablo emplea la misma
expresión griega para decir que Timoteo ha­
El de Lucas es el único evangelio que nos bía “seguido” las incidencias de su carrera
cuenta el método empleado por el autor en (2 Ti. 3:10). Tal conocimiento implica la
su composición. El contenido de la introduc­ familiaridad del hombre con hechos de sus
ción tiene por objeto fortalecer la confianza propios días. Desde su origen (gr. ano-
del lector en lo que el Evangelio le dirá then). Sólo vuelve a usar Lucas la palabra
acerca de Cristo. en Hch. 26:5, en donde se traduce “desde
1. Historia. La palabra implica un relato el principio”. Lucas afirma estar absoluta­
formal que sea un conciso resumen de he­ mente familiarizado con la vida de Jesús.
chos. Cosas . . . ciertísimas. Puede tener el Excelentísimo. Título que en otros sitios só­
sentido de “cosas cumplidas”, pero tiene el lo aplica Lucas a oficiales o a patricios (Hch.
de “cosas que se dan por sentadas como ver­ 23:26; 24:3; 26:25). 4. Que conozcas. La
daderas”, o “los reconocidos hechos del ca­ palabra griega implica conocimiento cabal.
so”. 2. Enseñaron. Pablo emplea la misma Instruido puede significar haber recibido in­
palabra aplicándola a la trasmisión oral del formación oral de carácter general, o ins­
contenido del Evangelio (1 Co. 11:23; 15: trucción formal. Lucas escribía para confir­
3 ). Testigos oculares y ministros de la pa­ mar lo que Teófilo había aprendido de oídas.
labra (VL). Implica que los que informa­
ron a Lucas habían visto a Jesús en persona, II. Se anuncia al Salvador. 1:5—2:52.
y que al entregarse a él se habían convertido Los dos primeros capítulos del Evangelio
en “ministros de la palabra”. No tiene la tratan de las circunstancias del nacimiento
palabra ministros el moderno sentido profe­ de Jesús e indican claramente que la venida
sional; se le aplicaba a los “servidores” de del Salvador constituía una intervención di­
la sinagoga (Le. 4:20, NC). recta de Dios en los asuntos humanos.
3. También a mí. Lucas era tan apto co­
mo el que más para escribir un evangelio. A. Anunciación a Zacarías. 1:5-25.
Dospués de haber investigado (“que des­ 5. Herodes, rey. Herodes el Grande, edo-
de hace mucho tiempo he seguido todo mita de sangre y judío por religión, fue rey
99
Copyrighted materia!
LUCAS 1:5-56
de Judca del año 37 al 4 a. de C. Era un novio podía pedir la entrega de su esposa en
gobernante hábil, pero cruel y corrompido. cualquier momento. El aspecto legal del ma­
Clase de Abfas. Había veinticuatro “clases” trimonio estaba incluido en los esponsales; la
o divisiones del sacerdocio, según las fami­ boda era un simple reconocimiento del acuer­
lias de los descendientes de Aarón, una de do ya celebrado. José tenía perfecto dere­
las cuales era la de Abías (1 Cr. 24:10). cho para viajar con María a Belén. De la
7. No tenían hijo. Para una familia judía casa de David. Por derecho de adopción,
esto constituía una calamidad. al ser tenido por hijo de José, Jesús podía
8. Ejerciendo . . . el sacerdocio. A cada reclamar para sí la herencia real de la casa
miembro de la clase correspondía un turno de David.
para ministrar ante el altar del templo du­ 28. Muy favorecida. Puede traducirse co­
rante un período específico del año. 9. En mo llena de gracia, pero con referencia a
suerte. La oportunidad de ministrar ante el quien es recipiente de favor o gracia y no
altar se echaba a la suerte, y por lo común fuente de ellos. 29. Qué salutación sería
sólo una vez en la vida se disfrutaba de ella. esta. Ser elegida de entre todas las mujeres
10. Toda la multitud del pueblo estaba para recibir bendición era inquietante. Ma­
fuera orando. Conforme la nube de incienso ría no lograba comprender por qué se la es­
subía del altar, el pueblo se unía en oración cogía para este honor.
silenciosa. 11. Un ángel del Señor. No se 31. Llamarás su nombre Jesús. Jesús
describe a ningún ángel en el NT, pero han es la forma griega del nombre hebreo Josué,
debido tener alguna característica distintiva que significa Jehová es salvación. Compáre­
que los diferenciara de los hombres. Su apa­ se el relato que de la anunciación a José
rición por lo común se relaciona con alguna hace Mateo (1:21). 32. El trono de David
especial comunicación divina. 12. Se turbó su padre. Los descendientes de David ha­
Zacarías por la inesperada presencia de otra bían gobernado en Judá como dinastía inin­
persona en el lugar santo, y sintió temor pen­ terrumpida desde la unificación del reino
sando qué anuncio traería. hasta el exilio. El ángel predijo que Jesús
13. El ángel le dijo. Nótese el paralelis­ completaría esa sucesión. 33. Y reinará so­
mo entre el anuncio del nacimiento de Juan bre la casa de Jacob para siempre. Este
y el del nacimiento de Sansón (Jue. 13:3-5). reino puede ser temporal y espiritual.
En ambos casos los padres habían perdido la 34. ¿Cómo será esto? pues no conozco
esperanza de tener hijos, y la criatura pro­ varón. La pregunta de María confirma la
metida estaría desde su nacimiento dotada declaración sobre su virginidad en el v. 27.
de poder para una tarea especial. 17. Con Hasta el momento José no la había tomado
el espíritu y poder de Elias. Elias fue el por esposa. 35. El Espíritu Santo vendrá
severo profeta del arrepentimiento que re­ sobre ti. En contraste con las leyendas pa­
prendió a Acab, el idólatra rey de Israel (1 ganas de la antigüedad respecto a la preten­
R. 21 :17-24). La tarea de Juan era desper­ dida prole de dioses y humanos, no hubo
tar a la nación y preparar al pueblo para el intervención física. El acto creador del Es­
advenimiento de Cristo (Mal. 4:5-6). 19. Yo píritu Santo en el cuerpo de María proveyó
soy Gabriel. Ese nombre significa varón de los medios físicos para la encarnación. 36.
Dios. Aparece a los hombres con el fin de Tu pariente Elisabet. Si María y Elisabet
proclamar anuncios especiales de los desig­ eran primas, Jesús y Juan el Bautista serían
nios de Dios (cf. Dn. B: 16; 9:21; Le. 1:26). primos segundos. 38. He aquí la siervo del
21. Se extrañaba de que él se demo­ Señor. La resuelta aceptación de María
rase. Como el rito de ofrecer el incienso por muestra su carácter devoto y obediente. Es­
lo común requería poco tiempo, la demora taba dispuesta a arrostrar la deshonra y el
de Zacarías pudo causar alarma’. El pueblo divorcio por cumplir el mandato de Dios.
pudo haber pensado que el sacerdote había 43. Lo madre de mi Señor. El saludo de
muerto. 23. Los días de su ministerio. El Elisabet muestra que estaba presta para re­
turno de los sacerdotes era por tiempo limi­ conocer al Hijo de María como su Señor.
tado, y luego quedaban en libertad de vol­ 46. Engrandece mi alm a al Señor. Los
ver a sus hogares. La casa de Zacarías estaba w . 46 al 52 se denominan el Magníficat,
en la región montañosa, probablemente no primera palabra de la traducción latina.
lejos de Jerusalén (1:39). Compárese con la oración de Ana (1 S. 2:1-
B. Anunciación a María. 1:26-56. 10). 47. Dios mi Salvador. María no estaba
27. Una virgen desposada con un va­ libre de pecado; ella reconoció su necesidad
rón que se llam aba José. La ley judaica de un Salvador. 48. Siervo (gr. doule), li­
consideraba el compromiso o los esponsales teralmente, esclava. 49. Me ha hecho gran­
tan obligante como el matrimonio. El com­ des cosas, o, mejor, grandes cosas ha hecho
promiso matrimonial quedaba finiquitado para mi. 51. El pensamiento de sus cora­
una vez efectuados los trámites por el repre­ zones (cf. 1 Cr. 29:18). Tiene la idea de
sentante del novio y pagada la dote al padre engreimiento (v. Str.) o de la jactancia de
de la novia. Después de los esponsales, el la confianza en que se enorgullecían.
100
LUCAS 1:57-2:14
C. Nacimiento de Juan. 1 :57-80. Empadronado. Augusto había decretado un
59. Circuncidar ai niño. AI niño judío censo del imperio que sirviera como base
se le circuncidaba a los ocho días de nacido,para la recaudación de impuestos. El decreto
tiempo en que por lo común se le ponía se promulgó alrededor del año 8 a. de C.,
nombre. 60. Se llam ará Juan. Derivado del pero probablemente no entró en vigencia sino
hebreo Johanán; significa Dios es benigno. algunos años más tarde. 2. Siendo Cirenio
61. No hay nadie en tu parentela que se gobernador de Siria. P. Suplicio Quirino
llame con ese nombre. Solía darse a los fue nombrado gobernador de Siria el año 6
niños nombres de sus antepasados. En este d. de C., y por aquel tiempo efectuó un censo
caso la elección de un nombre diferente po­ de Judea. Existe buena prueba de que fue
nía de relieve una especial expectación en gobernador de Siria dos veces, la primera en­
cuanto al niño. 63. Una tablilla. En la an­ tre 4 a. de C. y 1 d. de C. El censo anterior
tigüedad se usaban tablillas enceradas para puede que haya estado terminándose la pri­
escribir apuntes transitorios. mera vez que él asumió el cargo.
65. Se divulgaron todas estas cosas. 3. Cada uno a su ciudad. En Judea ca­
Quizá Lucas se haya enterado de estos he­ da cual regresaba a la ciudad de sus antepa­
chos por conversaciones con los que vivían sados, en donde se guardaban sus registros
en esa región montañosa. familiares. 4. Galilea era la región en torno
67. Lleno del Espíritu Santo. Ocho veces al lago de Genesaret o de Galilea. Un alto
aparece esta expresión en los escritos de Lu­porcentaje de su población era gentil, y des­
cas, incluso dos veces anteriores en este capí­
de los días de los profetas se le conocía como
tulo ( 1:15,41). Las ocho veces se relacionan“Galilea de los Gentiles” (Is. 9:1). Nazaret.
con capacitar para hablar o predicar. Impli­ Ciudad situada entre las colinas de Galilea,
can especial dominio y preparación por el sobre la ruta mercantil que desde la llanura
Espíritu Santo para trasmitir un mensaje costeña llevaba a Damasco y el Oriente. Ju­
proveniente de Dios. Profetizó. Esta palabra dea. Provincia ubicada al sur de Samaría y
no se aplica exclusivamente a la predicción, al norte de Edom y el desierto, limitada al
sino que puede referirse a la declaración deloeste por el mar Mediterráneo y al este por
mensaje de Dios para los hombres, ya se re­ el río Jordán y el mar Muerto. Belén. Lugar
fiera a lo pasado, lo presente o lo por venir.
ancestral de la familia de David. 5. Despo­
68. Bendito el Señor Dios de Israel. sada. V. com. 1:27.
Lucas, aunque gentil, enlaza la médula del 7. Primogénito. El término puede impli­
mensaje con el Dios del AT. Ha visitado y car que más adelante María tuviera otros
redimido a su pueblo. Zacarías reconoció hijos (cf. Mr. 6:3). Pesebre. Especie de
en el nacimiento de Juan el inicio del cum­ artesa para comedero de ganado. Puede que
plimiento de la venida del Mesías. 69. Don­ José y María se hayan refugiado en el esta­
de antes se decía cuerno en este y otros ver­blo. La tradición dice que éste era una cueva
sículos, dan las versiones más recientes “po­en la ladera de la colina detrás de la posada.
der” o alguno de sus derivados o sinónimos. 8. G uardaban las vigilias . . . sobre su
Los cuernos del buey eran símbolo de po­ rebaño. Se desconoce la fecha exacta del
tencia (cf. Sal. 18:2: 89:24; 132:17; 148: nacimiento de Jesús; la fecha legendaria, 25
14). Profetas. Dios ha tenido sus represen­ de diciembre, aparece no más allá del siglo
tantes en todo tiempo y lugar. A Enoc, men­ cuarto. 9. La visitación celestial vino rodea­
sajero de Dios antes del diluvio, se le llamada con destellos de la divina gloria que se
profeta (Jud. 14). 73. Del juramento. Dios hacía visible cuando Dios se manifestaba
le había jurado a Abraham que sus descen­ (Ex. 16:10; 20:18; 40:34; 2 Cr. 7:1; Ez.
dientes serían preservados a través del cau­ 1:27-28).
tiverio egipcio y que serían poseedores de 10. No temáis. Era la salutación usual
la tierra prometida (Gn. 15:13,18). 78. Nos para hombres a quienes tal aparición ha de
visitó desde lo alto de la aurora. El térmi­ haber resultado terrífica (cf. 1:13,30). Todo
no que se traduce por “aurora” se refiere alel pueblo, es decir, todo Israel. 11. Salva­
surgimiento del “Sol de justicia” (Mal. 4:2).dor. En el AT Dios era el Salvador de su
En todo el pasaje resuenan ecos del capítulo pueblo (Is. 25:9; 33:22). Mientras los pro­
final de la profecía de Malaquías. fetas lo consideraban principalmente como
un Salvador respecto a la opresión política,
D. Nacimiento de Jesús. 2:1-20. Lucas amplía el concepto para hacer de Je­
1. Edicto de . . . Augusto César. Lucassús un Salvador respecto al pecado. Cristo el
es el único evangelista que data su historia Señor. Cristo significa ungido, el Mesías de
mediante el emperador reinante (v. 3:1). Israel, que era el Libertador prometido. Se­
Edicto (gr. dogma). Era un decreto impe­ ñor. Título que los paganos griegos aplica­
rial. Augusto César. Primer emperador de ban a sus reyes, a quienes honraban como
Roma, que reinó del año 27 a. de C. al 14 dioses. El cristiano, sólo a Cristo puede darle
d. de C. Todo el mundo. Quiere decir todo tal título (l Co. 8 :6 ). 12. Servirá de señal.
el imperio, y no todo el mundo conocido. Literalmente, será la señal. 14. Paz, buena
101
LUCAS 2:14-51
voluntad para con los hombros. La VL, del AT como del NT, hubo mujeres dotadas
basándose en un manuscrito diferente, tra­ de poderes proféticos. Débora (Jue. 4 :4 ),
duce: paz entre los hombres con quienes ¿l fue una de las primeras personas que gober­
está complacido (v. Str.). No se otorga la naron a Israel, y las hijas de Felipe el evan­
paz a quienes tienen buena voluntad para gelista profetizaban (Hch. 21:9). 37. Era
con Dios, sino a aquellos en cuyo favor se viuda hacía ochenta y cuatro años. Había
inclina él. vivido con su marido siete años. Si se casó
15. Esto quo ha sucedido. Los pastores cuando tenía doce años, era más que cente­
no dudaron de la realidad del mensaje an­ naria al tiempo de la presentación, a menos
gelical, sino que lo aceptaron literalmente. que Lucas haya querido fijar en ochenta y
19. María guardaba . . . meditándolas en cuatro el total de sus años, según interpre­
su corazón. La aparición de ios visitantes tan diversas versiones (VL, Str., NC). Igual
celestiales confirmaba el misterioso secreto de que Simeón pertenecía al remanente piado­
la anunciación. so del judaismo. 38. Redención en Jerusa­
lén. La grandeza de la fe de Ana se mani­
E. Presentación en el templo. 2:21-40. fiesta en su confianza en que este niño era
21. Cumplidos los ocho días. A Jesús, el medio prometido para la redención na­
como a Juan, se le puso nombre de acuerdo cional.
con el mensaje de Gabriel (1:13, 59-63). 40. Y el niño crecía y se fortalecía.
Puede que la circuncisión se haya realizado Lucas es la única fuente de información en
en Belén. 22. Los días de la purificación cuanto a la niñez de Jesús. Toda clase de
de ellos. De acuerdo con la ley de Moisés, leyendas fantásticas relativas a los primeros
la mujer que daba a luz un varón se consi­ años de nuestro Señor se hilvanaron y pu­
deraba impura durante siete días. AI octavo blicaron en los evangelios apócrifos, pero
día se circuncidaba al niño, y ella permane­ ninguna de ellas aparece en las Escrituras.
cía impura durante los treinta y tres días
siguientes. Al final de ese período la mujer F. Visita a Jerusalén. 2:41-52.
presentaba un sacrificio en el templo y que­ 42. Subieron a Jerusalén. Era costumbre
daba ceremonialmente purificada (Lv. 12:2- de los judíos devotos asistir a la pascua en
6). El sacrificio que se ofrecía era propor­ Jerusalén. Jesús, ya de doce años, se acer­
cional a la capacidad económica de la fami­ caba a la edad normal para ser recibido en
lia. 24. Un par de tórtolas. La ofrenda de el judaismo como “hijo de la ley”, lo cual
las aves indica que José y María eran po­ lo haría miembro cabal de la comunidad re­
bres (Lv. 12:8). Para presentar la ofrenda ligiosa. 43. Se quedó . . . en Jerusalén.
fueron a Jerusalén, distante de Belén sólo Igual que a cualquier niño normal, quizá lo
unos cuantos kilómetros. atrajeron las escenas de la ciudad; más pro­
25. Simeón. Puede que Simeón haya sido bable es que le hayan interesado particular­
uno de los Hasidim, sinceros y fervientes ado­ mente las enseñanzas de los rabíes.
radores de Dios que guardaban el espíritu 46. Le hallaron en el templo. Su interés
así como la letra de la ley. Justo expresa su demuestra que había alcanzado consciencia
actitud hacia los hombres; piadoso, su ac­ de la necesidad de comprender la ley. Estaba
titud para con Dios. La consolación de Is­ escuchando atentamente las enseñanzas de
rael. El Mesías esperado, que habría de li­ los maestros más ilustres, que se maravillaban
bertar de sus opresores a los judíos. 26. Y de la claridad y el discernimiento con que
le había sido revelado. A Simeón le había respondía a sus preguntas. 48. HI¡o, ¿por
sido dada una especial predicción como re­ qué nos has hecho así? Como toda madre
compensa por su devoción. 28. Bendijo a verdadera, María lo echó de menos cuando
Dios, diciendo. Las palabras de Simeón, co­ al finalizar la primera jomada se detuvo la
mo los salmos de David, se expresaron en caravana. Estaba evidentemente preocupada.
poesía hebraica. 49. En los negocios de mi Padre. La VL
32. Luz para revelación a los gentiles. traduce en la casa de mi Padre. Ambas ver­
Simeón percibía el verdadero propósito de siones implican que el joven tenía una fina
Dios de extender la mano a los gentiles tanto percepción de su relación con Dios. Le sor­
como a Israel. Lucas, como gentil, ha de ha­ prendía que María y José no hubiesen com­
berse interesado especialmente en esta pro­ prendido tal relación, y les recordó que ya
fecía. 34. Este. No era Jesús simplemente que su verdadero Padre era Dios, su sitio
un niño judío más, sino el personaje cardi­ estaba en la casa de Dios.
nal para la fe. Quienes creían en él alcan­ 50. Mas ellos no entendieron. José y
zaban nuevas cumbres; quienes lo rechazaban María no comprendieron todo el alcance de
caían en más honda desesperación. 35. Una las palabras de Jesús. Es el primer indicio
espada. Simeón da a entender que María que se nos cuenta de su creciente indepen­
habría de sufrir grandes penas por causa del dencia (cf. Jn. 2 :4 ). 51. Estaba sujeto a
niño. ellos. La independencia de Jesús no era re­
36. Ana, profetisa. En los tiempos tanto beldía. Volvió a Nazaret y permaneció con
102
LU C A S 2:51-3:16
la familia hasta el comienzo de su ministerio Plummer (ICC, p. 86) dice que “el bautis­
público. G uardaba todas estas cosas en su mo del arrepentimiento” es el rito bautismal
corazón. Si bien no comprendía qué quería enlazado con el arrepentimiento, símbolo ex­
decir él, María no olvidó sus palabras. Qui­ terno de un cambio interno. El arrepenti­
zá fuera de labios de ella que Lucas las re­ miento significa un cambio de ánimo o de
cibió. actitud no únicamente emocional sino que
52. Y Jesús crecía en sabiduría y en es­ involucra un total cambio de rumbo de la
tatura, y en gracia para con Dios y los anterior conducta y modo de pensar. Pora
hombres. No era un niño prodigio en el sen­ perdón de pecados. El propósito de la pre­
tido de ser anormal. Crecía (literalmente el dicación de Juan era conducir a los hombres
verbo significa abrirse paso) quiere decir que a experimentar el perdón. 4. Enderezad sus
aumentaron su tamaño así como su conscien­ sendas. (V. Is. 40:3-5). En la antigüedad
cia y su comprensión de los acontecimientos. existían pocos caminos pavimentados. Cuan­
Era perfecto en cada etapa de su desarrollo. do un rey viajaba, sus súbditos construían
No tenía las fallas que desfiguran al resto para él calzadas para que su carroza no se
de los hombres en cada una de dichas etapas. atascara en el lodo ni en la arena. De modo
semejante, con su predicación Juan estaba
III. Aparece el Salvador. 3:1—4:15. preparando el camino para Jesús de modo
El relato del ministerio de Juan el Bau­ que toda carne pudiese ver la salvación de
tista, la genealogía y la tentación de Jesús Dios. Al equiparar las palabras del profeta
se presentan como fondo del cuadro en que (Is. 40:3), “ Preparad el camino del Señor
Lucas presenta al Salvador. El bautismo lo (Jchová)” con la misión de Juan, Lucas
enlaza con la vida espiritual de su tiempo; muestra que atribuye a Cristo la deidad. 6.
la genealogía afirma su parentesco con la ra­ Y verá toda carne la salvación de Dios.
za humana; y la tentación demuestra su com­ Desde el inicio del ministerio de Jesús, el
petencia para enfrentarse a los problemas escritor deja claro que aquél tenía un men­
morales que la humanidad confronta. saje universal.
7. ¡Oh generación de víboras! Como
A. Juan el Bautista lo anuncia. 3:1-20. sus proféticos antepasados, Juan denunciaba
1. En el año decimoquinto del imperiocon palabra vigorosa los pecados del pueblo.
de Tiberio César. Cuidadoso historiador, Lu­ 8. Tenemos a Abraham por padre. Los
cas data el inicio de la carrera del Salvador judíos estaban singularmente orgullosos de
por el año del emperador reinante. Tiberio Abraham, con quien Dios había establecido
era hijo adoptivo de Augusto (2 :1 ). Puesto su pacto, como cabeza de su raza. En la
que ascendió al trono el año 14 d. de C., su creencia de que por medio de Abraham eran
decimoquinto año sería por ahí de los años herederos de la bendición divina, confiaban
28 ó 29 d. de C. Los demás personajes que en que el hecho de ser sus descendientes les
se mencionan gobernaban en Palestina por el acarrearía la salvación (Jn. 8:33). Juan el
mismo tiempo. Gobernador. Poncio Pilato, Bautista les advirtió que Dios podría con­
a quien nuevamente se menciona en rela­ vertir hasta las piedras mismas en descen­
ción con el proceso de Jesús (23:1-25), fue dientes de Abraham. 9. Ya el hacha está
procurador (gobernador imperial) de Judea puesta a la raíz de tos árboles. Los árbo­
del año 26 al 36 d. de C. Respondía ante el les estériles se convertían en leña. La nación
emperador por el bienestar de la provincia. no había producido los frutos que Dios es­
Totrarca do Galilea. En términos estrictos, peraba, y el juicio era inminente.
un tetrarca era el gobernador de la cuarta 12. Los publícanos eran recaudadores de
parte de un territorio determinado. Herodes impuestos, notorios por su rapacidad. Cier­
era Antipas, hijo de Herodes el Grande; su ta parte de los ingresos de los hombres
jurisdicción era Galilea y el territorio al este debía pagarse como impuestos, pero los pu­
del Jordán. Iturea, el reino de Felipe, otro blícanos solían exigir más, enriqueciéndose
hijo de Herodes el Grande, se hallaba al con la exacción. El pueblo los odiaba, con­
nordeste de Galilea y al este del monte Her- siderándolos traidores por cuanto trabajaban
món. Poco se sabe de Usamos, excepto que al servicio de Roma. 14. También . . . unos
era el monarca del reinecillo de Abilene, soldados. Los soldados a menudo se com­
ubicado en la vertiente oriental de los montes portaban brutalmente con los paisanos, a
del Líbano, al nordeste de Damasco. 2. Anas quienes extorsionaban. No hagáis extorsión.
y Caifás. Caifás era el sumo sacerdote en El verbo gr. (diaseisete) significa sacudir
ejercicio; Anás, su suegro, era sumo sacer­ violentamente, y es un vulgarismo de aque­
dote emérito, y era poderosamente influyente llos tiempos.
(Jn. 18:13). Palabra de Dios. A Juan le 15. Si acaso . . . sería el Cristo. Cristo
vino el divino llamado igual que a los pro­ es un término genérico que significa “Me­
fetas del AT (Os. 1:1; Jl. 1:1; Jon. 1:1; sías”. Es un título y no un nombre propio.
Mi. 1:1). 16. El os bautizará en Espíritu Santo y
3. El bautismo del arrepentimiento. fuego. Ya que el bautismo con agua signi­
103
LUCAS 3:17-4:15
fica arrepentimiento, la venida del Espíritu sús fuese el Hijo de Dios, sino más bien que
Santo es prueba de la presencia de Dios. El daba por sentado que sí poseía Jesús el de­
fuego simboliza purificación y poder. 17. Su recho de crear. Pan. El pan no tenía en Pa­
aventador está en su mano. El “aventa­ lestina forma oblonga sino redonda y apla­
dor” era la pala que se empleaba para lan­ nada. Las piedras del campo semejaban
zar el grano al aire para que el viento se panes. 4. Escrito está. No formuló Jesús su
llevara la paja y el grano vano, mientras el propia respuesta para el tentador, sino que
grano bueno caía en la era. sacó la réplica de la revelación bíblica. No
19. Herodes el tetrarca. Se había casado sólo de pan vivirá el hombre (Dt. 8:3).
éste con Herodías, esposa de su hermano Fe­ El hombre necesita pan, pero no es eso todo
lipe. Cuando Juan lo censuró públicamente, cuanto necesita. La satisfacción material de
Herodías se enfureció y exigió que se encar­ los apetitos jamás logrará satisfacer los más
celara a Juan. Herodes lo arrestó, y finalmen­ profundos anhelos del espíritu humano.
te a petición de su esposa lo mandó ejecutar.
5. Todos los reinos de la tierra. Desde
B. Bautismo de Jesús. 3:21-22. las alturas de la cordillera se podían distin­
21. Jesús fue bautizado. Al someterse al guir tierras antiguamente ocupadas por los
bautismo de Juan, Jesús, no obstante no ha­ imperios de Egipto, Asiria, Babilonia, Persia,
ber pecado en él, se identificó con los peca­ Grecia y, últimamente, Roma. 6. A ti te
dores y asi comenzaba su obra redentora. El daré toda esta potestad. Cristo había veni­
abrirse el ciclo fue el divino reconocimiento do a reclamar el mundo como su reino, y el
de Jesús como Hijo. 22. Y descendió el Es­ diablo se lo ofrecía como una “ganga.” 7. Si
píritu Santo. La paloma era símbolo de ino­ tú postrado me adorares. Al adorarlo, Je­
cencia y candidez, y mensajera de paz (cf. sús trocaría su independencia por los reinos
Gn. 8:8-9). Una voz del cielo. Cf. Le. 9:35; del mundo. De aceptar tales condiciones, no
Jn. 12:28. sería en verdad el soberano, pues se vería
forzado a someterse a la autoridad de Sata­
C. Su genealogía. 3 :23-28. nás. 8. Al Señor tu Dios adorarás (Dt. 6:
23. Era como de treinta años, hijo, se­ 13). Sólo estaba dispuesto a admitir como
gún se creía, de José. Esta genealogía dis­ suprema la autoridad de Dios. No podía en­
crepa con la que registra Mateo, que ofrece trar en transacciones.
la línea legal de ascendencia real. Lucas pre­ 9. El pináculo del templo. Una de las
senta la línea humana, probablemente a tra­ murallas almenadas o torres (gr. pterygion,
vés de Maria, si se tiene a José como hijo “ala pequeña” ), que daba sobre el atrio o
político del padre de ella. Lucas traza la as­ quizá sobre el valle del Cedrón. Si Jesús hu­
cendencia hasta Adán para subrayar que biese saltado desde las almenas y sin sufrir
Jesús descendía del primer padre de la raza daño alguno hubiese tocado tierra en medio
humana, mientras Mateo comienza con las de la multitud de abajo, lo habrían aclama­
cabezas del pacto: Abraham, a quien Dios le do como el Mesías descendido de! ciclo, y su
prometió la tierra (Gn. 12:7), y David, con fama habría quedado instantáneamente he­
quien pactó un reino eterno (2 S. 7:12, 13, cha. 10. Escrito está. En la tercera tenta­
16). ción el diablo omitió la parte del versículo
que dice “que te guarden en todos tus ca­
D. La tentación. 4:1-13. minos.” No había prometido Dios guardar
Tanto Lucas como Mateo narra la tenta­ a su siervo en actos de necia presunción, sino
ción de nuestro Señor. Jesús, como Adán únicamente cuando anduviera en los cami­
(Gn. 3 :6), fue probado en las tres áreas del nos de Dios (v. Sal. 91:11-12).
apetito físico, la ambición mundana y el
progreso espiritual, a fin de que demostrara 13. Por un tiempo. Las palabras implican
su competencia para la misión que le estaba que más adelante la tentación fue renovada.
encomendada. En donde el primer hombre El Salvador vivió constantemente bajo la
fracasó, él triunfó. presión del mal. El diablo es una persona
1. Llevado por el Espíritu. La primerareal, aunque no necesariamente visible.
vez que consta que el Espíritu Santo lo haya
dirigido, fue para llevarlo a la tentación. El E. Entrada en Galilea. 4:14-15.
desierto. La tradición ubica el escenario de Mateo, Marcos y Lucas dan como lugar
la tentación en un yermo al noroeste del Mar de iniciación del ministerio de Jesús a Gali­
Muerto, totalmente desnudo de vegetación o lea; Juan registra un ministerio anterior en
abrigo. 2. Cuarenta días. Era un periodo Judea (Jn. 2:13—4 :3 ). Lucas subraya el
de prueba conocido (Gn. 7:4; Ex. 24:18; lugar del Espíritu Santo en la carrera de
1 R. 19:8; Jon. 3:4). Jesús (cf. Le. 1:35; 3:21-22; 4:1).
3. Si eres Hijo de Dios. La palabra grie­
ga que se traduce por el “si” condicional IV. Ministerio activo del Salvador. 4:16—
implica que el diablo no dudaba de que Je­ 9:50.
104 :ed material
LUCAS 4:16-44
La primera parte del ministerio de nuestro profeta es acepto en tu propia tierra. En
Señor abarcó un plazo como de dos años y los versículos siguientes Jesús indicó no sólo
medio. Incluye la elección de los apóstoles y que esperaba que su propia aldea lo recha­
la mayor parte de sus enseñanzas y sanida­ zara. sino que su mayor ministerio podría
des, y culmina en la Transfiguración. Lucas ser en favor del mundo gentil.
se propone mostrar a Teófilo el carácter di­ 28. T o d o s... se llenaron de ira. El
vino de Jesús y la naturaleza profética de su anuncio de que no haría ninguna obra en
misión. pro del pueblo de Nazaret, puesto que ellos
no querían aceptarlo, suscitó la ira de ellos,
A. Definición de su ministerio. 4:16-44. y trataron de matarlo tumultuariamente. 29.
16. Nazaret. Jesús comenzó su ministerio La cumbre del monte. Nazaret estaba edi­
en la ciudad donde se había criado. Entró ficado sobre colinas, algunas de las cuales
•n la sinagoga. Durante el cautiverio babi­ eran bastante empinadas. 30. Pasé por en
lónico, después de la destrucción del templo, medio de ellos. Su imponente aspecto y la
el pueblo judío estableció sinagogas como protección divina le permitieron pasar in­
centros locales para el culto. El culto en las demne por entre la airada multitud.
sinagogas persistió aun después de reedifica­ 31. Capernoum. Pequeña ciudad ribereña
do el templo. Lucas observa que Jesús había del Mar de Galilea, unos cuarenta kilóme­
acostumbrado asistir con regularidad a los tros al nordeste de Nazaret. Jesús efectuó un
cultos en la sinagoga los días de reposo. Los amplio ministerio en la sinagoga. Lucas pre­
miembros participaban en el servicio, y solía senta un día típico en la carrera de Jesús,
pedírseles que leyeran la Escritura e hicieran abundante en enseñanzas y curaciones.
los comentarios pertinentes. Pablo efectuó la 33. Un espíritu de demonio inmundo.
mayor parte de su predicación en las sinago­ Sólo a Satanás se le aplica con propiedad el
gas (cf. Hch. 13:14-15). 17. El libro del nombre de “diablo.” La posesión demoníaca
profeta Isaías. La sinagoga seguía un orden era corriente en días de Jesús, y se la dife­
regular de lecturas. Probablemente Jesús to­ renciaba de la locura (v. Mt. 4:24). En los
mó el pasaje que usualmente se leía en aquel lugares en donde se reconoce y adora a las
día. 18. Me ha ungido. El pasaje proviene potencias del mal, aún es corriente. Los de­
de Is. 61:1-2, que es una profecía de la era monios son inteligencias malignas que pro­
mcsiánica. curan adueñarse de seres humanos como me­
20. El libro. Los escritos del AT eran dios de expresión. 34. Déjanos. Los malos
rollos montados en delgados rodillos; se leían espíritus lo reconocían y expresaban el miedo
enrollando un lado mientras se desenrollaba y el odio que le tenían. 35. Cállate, y sal
el otro. Ministro. Después de leer, Jesús de él. Nuestro Señor nunca permitía que los
enrolló el volumen y lo entregó al ayudante demonios le hicieran propaganda. Su autori­
que tenía a su cargo las Escrituras. La con­ dad sobre ellos era prueba de la validez de
fección de los rollos era costosa, y se los con­ las pretensiones mesiánicas que en Nazaret
servaba con gran esmero. 21. Hoy se ha había planteado.
cumplido esta Escritura. Las palabras con 38. La casa de Simón. El llamamiento
que el lector iniciaba su comentario debieron de Simón consta en Jn. 1:41-42. Hasta el
sobresaltar a sus oyentes. Lo conocían desde momento, Lucas no lo había mencionado,
su infancia; estaban acostumbrados a mirar­ pero da por sentado que el lector sabe que
lo. AI oírlo pretender que él era el cumpli­ ya Simón era uno de los discípulos. Su lla­
miento de aquella profecía mesiánica, se mada a servir viene más adelante. Una gran
quedaron pasmados. fiebre. Solamente Lucas la califica de “gran­
2 2 . P a l a b r a s d e g r a c i a . Lucas no trans­ de”, reflejo de su interés médico. 40. Al po­
cribe verbalrnente todo lo que Jesús dijo. Ha nerse el sol. La puesta del sol marcaba el
de haber explanado la primera parte del tex­ fin del día judaico. Terminado el día de re­
to, aplicándolo a su propia persona. ¿No es poso, era lícito transportar a los enfermos.
óste el hijo de José? La pregunta de los al­ Tan grande fue el número de los que le tra­
deanos demuestra que no sabían nada del jeron, que el Señor ha de haber pasado gran
origen de Jesús sino suponían que fuese hijo parte de la noche atendiéndolos.
de José y María por nacimiento natural. 42. Se fue. Después de un día atareado,
Conforme él planteaba con mayor vigor sus solía Jesús apartarse de las multitudes para
pretcnsiones, pensaban qué derecho tenía pa­ orar (v. Le. 5:16; 6:12). 43. El reino de
ra hacerlo. Dios. El reino y gobierno de Dios por medio
23. Médico, cúrate a ti mismo. Con fre­ del Mesías era el tema de la predicación del
cuencia enseñaba el Señor por medio de pro­ Salvador. Su ética, sus actos, su obra reden­
verbios y parábolas. En esta ocasión se ade­ tora y su promesa de regresar, todo ello está
lanta a la petición de la gente en el sentido circunscrito a este tema. El pueblo judío de
de que realizara en Nazaret los milagros que su tiempo esperaba que el reino fuera pri-
en Capcrnaum había efectuado. 24. Ningún mordialmcntc la restauración de la indepen­
105
LUCAS 5:1-29
dencia de Israel. Jesús le dio un contenido dades (Lv. 13:45-46). Si quieres. El leproso
mucho más amplio. no dudaba de la competencia de Jesús
para sanar, pero estaba inseguro respecto a
B. Demostraciones de su poder. 5:1—6:11. su actitud. 13. Quiero. Ya que la enferme­
Esta división del Evangelio de Lucas pro­ dad se consideraba incurable, la súbita sani­
sigue con las pruebas del poder de Jesús, co­ dad puede que haya sorprendido al enfermo
mo preludio a un mayor énfasis en la ense­ y a cuantos lo conocían. 14. Vé . . . mués­
ñanza en público. trate al sacerdote. La ley requería que los
1. Lago de Genesaret. Otro nombre del casos de lepra fuesen inspeccionados por los
lago de Galilea. Es una masa de agua de sacerdotes, que actuaban como junta de salu­
unos treinta km. de largo por trece de an­ bridad en la comunidad judía (Lv. 14:1-
cho, rodeada de colinas. En días de nuestro 32). Jesús quería que el hombre se sometiese
Señor los alrededores estaban densamente a los trámites oficiales para que pudiera rein­
poblados y en sus riberas había numerosas tegrarse a la comunidad.
ciudades. Capernaum, y Betsaida ai norte de 17. Fariseos y doctores do la ley. La
ella, eran centros de la industria pesquera. fama del Maestro había atraído a Galilea a
2. Lavaban sus redes. Era esta una tarea dirigentes religiosos de todas partes del país.
de rutina la mañana siguiente de una noche Daban a sus enseñanzas oídos de inquisidor.
de pesca. 3. Entrando en una de aquellas 18. Un . . . paralítico. Era un caso difí­
barcas. La tierra ribereña ofrecía un anfi­ cil, lo cual habría de hacer la curación tanto
teatro natural, pues se elevaba en suave de­ más convincente. 19. Por el tejado le ba­
clive a lo largo de la playa y había buena jaron. Lucas describe la casa como si fuese
acústica. Para evitar que el gentío lo apre­ una morada romana cubierta de tejas, tal
tara tomó prestada la barca de Pedro para como serían las de las ciudades conocidas de
usarla como púlpito. sus lectores. 20. Hombre, tus pecados te
4. Echad vuestras redes para pescar. son perdonados. Nuestro Señor comenzó
Durante la noche los peces se acercaban más por las necesidades espirituales del hombre,
a la superficie para alimentarse; durante el que eran mayores que su necesidad física.
día buscaban en lo profundo las aguas fres­ 21. Blasfemias. Los críticos de Jesús
cas. 5. Mas en tu palabra. No obstante que se horrorizaron al verlo arrogarse un derecho
Jesús era carpintero y no pescador, y que la que sólo a Dios pertenece: el de perdonar
experiencia de Pedro le daba la certeza de pecados. El Señor no dijo que él era el Hijo
que nada iban a pescar, sus palabras de­ de Dios y que tenía autoridad, y que era un
muestran fe en Jesús. Estaba presto a creer error la inferencia de ellos. Lo que hizo fue
en la palabra del Maestro aun en materias proponer una forma de someter a prueba esa
en que naturalmente no se le consideraría autoridad. 23. ¿Qué es más fácil? Más fá­
perito. 6. Su red se rompía. Literalmente, cil sería decir “tus pecados te son perdona­
“comenzaban a romperse”. Tan abundante dos” , pues en caso de no serlo no habría
fue la pesca que ni redes ni barcas bastaban evidencia externa. Si Jesús hubiera ordenado
para contenerla. que el hombre fuera sano y la sanidad no
8. Apártate de mí. Señor, porque soy se hubiera producido, todo el mundo se ha­
hombre pecador. Esta demostración de que bría dado cuenta de que el sanador era un
Jesús sabía aun más de pesca que Pedro, impostor.
junto con el obsequio de pescado que com­ 24. Levántate, toma tu lecho. Jesús hizo
pensaba con creces el inútil esfuerzo de la de su poder sanador una prueba de su poder
noche anterior, hizo que el discípulo se con­ perdonador. Al efectuar lo que sus censores
templara a sí mismo bajo una nueva luz. En tenían por más difícil, demostró que era ca­
contraste con Jesús, cuya deidad se hacía paz de hacer lo que daban por más fácil. El
evidente por el milagro, Pedro se dio cuenta lecho es un jergón y no una cama. 25. Al
de que era pecador, y se sintió indigno de te­ instante, levantándose . . . La curación
ner a Jesús junto a sí. 10. No tomas; desdo fue completa, y los censores de nuestro Señor
ahora serás pescador de hombres. Simón fueron reducidos a silencio. El milagro de­
y sus socios Jacobo y Juan ya antes se habían mostró que Jesús podía quitar la parálisis
hecho discípulos de Jesús, pero aún trabaja­ tanto del cuerpo como del espíritu.
ban en su empresa. Ahora los llamaba a un 27. Leví es la misma persona que Mateo
especial servicio, y ellos lo dejaron todo por (Mt. 9:9). Tributos públicos. Los impues­
seguirle. tos sobre las mercancías que se transporta­
12. Lleno de lepra. La descripción impli­ ban por el camino de las caravanas eran co­
ca un caso avanzado. La lepra era enferme­ brados por agentes de Herodes, de cuyo
dad común en Oriente. En sus etapas finales número puede que fuera Mateo. 29. Leví
desfigura el cuerpo, conforme va carcomien­ le hizo gran banquete. Mateo, que era ri­
do los diversos miembros. La ley exigía el co, organizó una comida especial para sus
aislamiento de los leprosos fuera de las ciu­ asociados con el fin de que conociesen a Je-
106
LUCAS 5:29-6:20
sus. Los fariseos habían rechazado por com­ espigas. Era lícito para los viajeros recoger
pleto a los publícanos y nada querían con grano o frutas para consumo inmediato, pero
ellos; Jesús, en cambio, les tendía la mano. no segar en campo ajeno (Dt. 23:24-25).
Había perdón para los publícanos tanto co­ 2. Lo que no es lícito. La interpretación
mo para los demás. 30. Publícanos y peca­ restrictiva de la ley consideraba como traba­
dores se clasificaban juntos. Los publícanos jo el arrancar y restregar el grano, y no era
tenían fama de avaros y defraudadores del lícito trabajar en día de reposo.
fisco. 32. No he venido a llamar a justos. 3. ¿Ni aun esto habéis leído? Jesús ape­
Jesús daba a entender que nada podía hacer la a las Escrituras y deriva de la historia de
en pro de los “justos” fariseos, que se sen­ David (1 S. 2:6) una enseñanza diferente.
tían seguros de su propia perfección. El ve­ Si en una emergencia pudo David hacer lo
nía en busca de quienes reconocían y acep­ que no era lícito, ¿por qué no habría él de
taban su propia necesidad. poder?
33. ¿Por qué los discípulos de Juan ayu­ 5. Señor . . . del día de reposo. Ade­
nan muchas veces? La gente estaba confu­ más de la autoridad para perdonar pecados,
sa, puesto que las normas éticas de Jesús no Jesús se proclamaba soberano aun sobre el
eran inferiores a las de Juan y los fariseos; precepto sabático.
les tenía perplejos que los discípulos de Je­ 7. Y le acechaban los escribas y los fa­
sús no fuesen tan austeros como los de Juan. riseos. Enfurecidos por su derrota en el de­
34. Los compañeros del esposo (Str.). La bate relativo a la observancia del día de
frase es un idiotismo hebraico, literalmente, reposo y por los títulos que Jesús se arroga­
“los hijos de la sala nupcial”. Eran una es­ ba, presuntuosamente en opinión de ellos, los
pecie de padrinos. Mientras Jesús estuviera escribas y los fariseos estaban ansiosos de
con los discípulos, ninguna razón había para atrapar a Jesús. 9. ¿Es lícito en día de re­
la tristeza. En el vs. 35 insinúa que algún poso hacer bien, o hacer mal? Como en
día él seria quitado del lado de ellos y que tal día era licito hacer bien, y dado que cu­
entonces sí sería apropiado el ayuno. La fi­ rar es una buena acción, la curación efec­
gura del amigo del esposo fue usada por el tuada era inasequible a toda censura. 11. Se
propio Juan el Bautista al referirse a su rela­ llenaron de furor. Vencidos en la discusión
ción con el Señor (Jn. 3:29). y desprestigiados ante el pueblo, los adver­
sarios de Jesús cayeron en la desesperación.
36. Los dijo también una parábola. Las Este versículo señala el comienzo de la con­
parábolas del Señor eran cuadros o inciden­ troversia de Cristo con los dirigentes judíos,
tes de la vida real mediante los cuales im­ que había de prolongarse por todo el resto
partía enseñanzas espirituales. Revelaban la de su carrera.
verdad a quienes fuesen capaces de discer­
nirla, y ocultaban los misterios de la mirada C. Elección de los apóstoles. 6:12-19.
de quienes no estaban maduros para ellos. 12. Pasé la noche orando. El surgimien­
La ropa remendada era cosa corriente en to de la oposición y el problema de elegir
Palestina, dada la pobreza de la gente. La hombres idóneos para compañeros íntimos
tela nueva, cosida sobre un vestido viejo, se hacía necesario hablar por largo tiempo con
encoge al lavarla, rasgando el tejido más vie­ el Padre. 13. Discípulos . . . apóstoles. El
jo y más débil. 37. Los odres eran pellejos discípulo es un alumno; el apóstol, un envia­
de animales, convertidos en recipientes para do, encargado de dar un mensaje. 14-16.
líquidos. Los odres viejos habían perdido su La lista que sigue concuerda con las de Ma­
elasticidad y no eran aptos para guardar vi­ teo y Marcos (Mt. 10:2-4; Mr. 3:16-19), a
no nuevo, que aún podría estar en proceso excepción de Judas, hermano de Jacobo,
parcial de fermentación. De igual modo la quien puede que sea el Tadeo de los otros
nueva enseñanza del reino de Dios no podía dos evangelios.
ser contenida dentro de las viejas formas de 17. Y descendió con ellos, y se detuvo
la Ley sino que requería nuevos modos de en un lugar llano. Los estudiosos de la Bi­
expresión. Una nueva revelación se había blia se han preguntado si el texto siguiente
manifestado en Cristo, y demandaba una será versión paralela del Sermón del Monte
forma diferente de culto. de los capítulos 5 al 7 de Mateo, ya que éste
6:1. El segundo sábado después del pri­ se pronunció en un monte. El “lugar plano”
mero, dicen la versión del rey Jaime en in­ bien pudo estar en la ladera de un monte.
glés y la de Valera de 1862 en español. La Hay también la posibilidad de que Jesús re­
frase se relaciona con la usanza del calenda­ pitiera su enseñanza en más de una ocasión.
rio judaico. Puede significar, en el orden de
las festividades, el segundo día de reposo des­ D. Un resumen de sus enseñanzas. 6:20-49.
pués de inaugurado el año religioso con la La versión del sermón que da Lucas di­
pascua. Algunos manuscritos de Lucas, y con fiere en varios aspectos de la de Mateo. En
ellos la mayoría de las versiones en español, lugar de presentar nueve bienaventuranzas,
omiten por completo esa frase. Arrancaban equilibra cuatro bienaventuranzas con cuatro
107
LU CAS 6:20-7:12
ayes. Omite la discusión relativa a la apli­ durable se hallaba en sus enseñanzas y en su
cación de la ley, y algunas de las enseñan­ verdad. Mediante esta exclusiva arrogación
zas sobre la oración. Unas cuantas parábo­ se hacía a sí mismo árbitro del humano des­
las de este sermón tienen paralelos en otras tino y objeto de toda fe verdadera.
porciones de Lucas. No hay contradicciones
entre los relatos, sino distinto ordenamiento E. Vistazo panorámico de su ministerio.
de los materiales. La alocución estaba calcu­ 7:1—9:17.
lada para los discípulos en particular, si bien En la sección que se extiende entre la elec­
la multitud la escuchó. ción de los discípulos y el punto culminante
20. Bienaventurados vosotros los po­ del ministerio de Cristo, Lucas presenta ac­
bres. Mientras viajaban con Jesús, los tos y enseñanzas que no forman un relato
apóstoles no tenían medios visibles para su conexo pero aclaran el carácter de su minis­
sostén, y dependían de lo que se les ob­ terio. Parecen haberle interesado primordial­
sequiara. 21. Bienaventurados los que mente las curaciones milagrosas y las pará­
ahora tenéis hambre. Sólo pueden satisfa­ bolas con trama narrativa.
cerse quienes tienen un deseo real. Mateo I. Copernaum. Después de instruir a los
implica que se trata de hambre espiritual. discípulos, Jesús regresó a la ciudad. Acaso
Bienaventurados los que ahora lloráis. los discípulos hayan visitado sus hogares
Jesús sabía que quienes le fueran fieles ten­ mientras él ministraba en este lugar. 2. El
drían que compartir los padecimientos de él, siervo de un centurión. Los centuriones
pero también les prometió que compartirían constituían la columna vertebral del ejército
su victoria (cf. Jn. 16:20). 22. Bienaven­ romano. Por lo cual surgían de entre los ra­
turados seréis cuando los hombres os abo­ sos hasta la oficialidad en razón de su ca­
rrezcan. El conflicto que ya se había iniciado rácter. Este oficial parece haber sido dife­
entre Jesús y los líderes de la nación también rente del tipo corriente de militar romano
involucraba a sus discípulos (cf. Jn. 5:18- endurecido. Le tenía sincero afecto a su sier­
25). vo, y amaba a la nación judía, a la cual la
27. Amad a vuestros enemigos. El amor mayoría de los romanos despreciaban. 3.
constituía la entraña de la enseñanza del Unos ancianos de los judíos. Ha de haber
Salvador, pues es la esencia del carácter de tenido buenas relaciones con los ancianos,
Dios. 29. Al que te hiera en una mejilla, pues de lo contrario no habrían intercedido
preséntale también la otra. Trataba el Se­ éstos por él. Quizá el centurión tenía la im­
ñor de enseñarles a los discípulos el amor en presión de que ningún rabí judío estaría
lugar de la venganza. Debían seguir su dispuesto a hacerle un favor a un romano
ejemplo devolviendo bien por mal. 35. Amad gentil. 5. Una sinagoga. Las ruinas de la
. . . a vuestros enemigos. El principio que sinagoga que subsisten en Capernaum mues­
inculcaba Jesús fue el que lo hizo venir al tran arquitectura romana con motivos orna­
mundo (cf. Ro. 5 :8 ; 1 Jn. 4:10). mentales judaicos esculpidos en las piedras.
La sinagoga a que se refiere Lucas era más
38. Medida buena, apretada, remecida antigua, pero es posible que la posterior ha­
y rebosando. La figura de lenguaje es to­ ya conservado algo del estilo de la otra.
mada de la costumbre de los comerciantes en
granos del Oriente, que llenan la cesta del no 6.te Señor, no te molestes. Literalmente,
desuelles. Puede que haya sido una ex­
cliente hasta que el grano se derrame por presión vulgar, que Lucas ha conservado. 8 .
ios bordes. Porque también yo soy hombre puesto
41. La paja y la viga. Bien puede que bajo autoridad. El centurión reconocía que
le haya ocurrido a Jesús el desagradable per­ así como Roma lo investía de autoridad a él,
cance de que una partícula de serrín se le Jesús tenía de Dios autoridad que lo capa­
metiera en el ojo mientras trabajaba en la citaba para ejercer poder sobre la enferme­
carpintería de José. La proporción que hay dad. 9. Ni aun en Israel. La percepción
entre un granillo de serrín y una viga es la espiritual y la fe del pagano contrastaban
misma que hay entre la pequeña falta en la alentadoramente con la incredulidad de los
vida del hermano y el gran pecado en nues­ compatriotas de Jesús, de quienes tenía de­
tra propia vida. recho de esperar más.
48. Cuando vino una inundación. La I I . Naín quedaba unos dieciséis km. al
escasez de vegetación en las colinas de Pa­ sudeste de Nazaret. Cerca de la puerta orien­
lestina hacía que las lluvias invernizas pro­ tal de Naín, por el camino de Capernaum,
vocaran violentas inundaciones que arrasaban se ven sepulcros de roca. Jesús, que venía
todo edificio que hallaran a su paso. La are­ de Capernaum, puede haberse encontrado
na era rápidamente arrastrada por el agua. con el cortejo fúnebre que venía de la ciu­
Los edificios fundamentados en la roca se dad hacia estos sepulcros. 12. Viuda. Dura
mantenían firmes. Cristo enseñaba que el era la suerte de las viudas en el Oriente,
único fundamento seguro para la vida per­ pues no les era fácil hallar en qué ganarse
108 Copyrighted material
LUCAS 7:12-39
la vida y dependían por tanto de sus parien­ ángel del pacto”. Infiérese, pues, que se iden­
tes varones más cercanos. Mucha gente. tifica a Jesús con el Señor de Malaquías, y
Abundaron los testigos de este milagro, que se afirma su deidad. 28. No hay mayor
pudieron dar fe del mismo. 14. El féretro. profeta que Juan el Bautista. Juan fue el
El texto griego denota ya sean las parihuelas mayor y el último de los profetas, y heraldo
en que se transportaba el cadáver, o el ataúd. de una nueva dispensación. El más pequeño
en el reino de Dios. Juan sabía únicamente
16. Tuvieron miedo. La súbita resurrec­
que Jesús abriría las puertas a la redención
ción del cadáver ha de haber aterrorizado a
y a la obra del Espíritu Santo (Jn. 1:29-
los del cortejo fúnebre, por más que les cau­ 34); no alcanzó a vivir para ver perfeccio­
sara gozo. Dios ha visitado a su pueblo.
nada la obra de Cristo. Quienes viven en la
Por muchos años había faltado en Israel el
época del reino de Dios poseen mayores pri­
testimonio profético. La magnitud del mila*
gro compelía al pueblo a creer que Jesús vilegios y poderes que los de Juan.
debía de ser un profeta. 18. Los discípulos 29. Justificaron a Dios (“Reconocieron
de Juan.- El ministerio de Juan el Bautista la justicia de Dios”, Str.). Lucas emplea es­
iba paulatinamente siendo eclipsado por el ta palabra con mayor frecuencia que los
de Jesús. El rumor de este milagro de Naín otros evangelistas. El pueblo común recono­
ha de haberse discutido ampliamente, si es cía la justicia de Dios, aceptando la conde­
que penetró en la fortaleza de Maqueronte nación de sus pecados mediante el mensaje
(v. Josefo, Guerras, VII, vi, 2) en el desiertode Juan, y expresaba su arrepentimiento so­
que se extiende al este del Mar Muerto, en metiéndose al bautismo.
donde Juan estaba preso. 31. ¿A qué, pues, compararé los hom­
bres de esta generación? El símil lo toma
20. ¿Eres tú el que había de venir, o Jesús de los juegos infantiles en que proba­
esperaremos a otro? El largo encarcela­ blemente había participado en su niñez. Uno
miento desalentaba a Juan y lo ponía a pen­ proponía que jugaran a las bodas, pero los
sar si al fin de cuentas sería Jesús el Mesías. otros no bailaban; se les proponía que juga­
22. Respondiendo Jesús. Jesús respondió ran al entierro, y rehusaban endechar. Fuera
retando a los mensajeros de Juan a observar cual fuese la propuesta, no había modo de
unas demostraciones de su poder, e instó a complacerlos. A Juan lo llamaron loco por­
Juan a no hallar tropiezo en la forma en que se abstenía de lujos; a Jesús lo acusaban
que Cristo ejercía su ministerio. (El verbo de glotón y borracho (Str.) porque iba a las
gr. skandalizo tiene la acepción de “hacer fiestas.
errar”, o “extraviar” ).
36. Uno de los fariseos rogó a Jesús
24. El Señor hace el panegírico de Juan que comiese con él. Puede que los móviles
valiéndose de tres preguntas al pueblo. ¿Una del fariseo no hayan sido muy buenos; qui­
caña sacudida por el viento? Los juncos zá buscaba atrapar a Jesús en alguna decla­
de los pantanos se inclinan ante el viento, ración indiscreta.
incapaces de mantenerse en una posición fija. 37. Una mujer . . . que era pecadora.
Jesús declaró que Juan era hombre de fir­ La intrusión de esta mujer resultaba intole­
mes convicciones, no un veleta atento a los rable para el respetable fariseo, por la mala
vientos de la moda. 25. ¿Un hombre cubier­ reputación de ella y porque no había sido
to con vestiduras delicadas? La ropa co­ invitada. Un frasco de alabastro. El ala­
mún era de materiales bastos tejidos a mano; bastro es, según la Academia, “mármol trans­
solamente los muy ricos se vestían de linos y lúcido, generalmente con visos de colores”.
sedas importados. Juan era un hombre tosco, Se empleaba sólo para elaborar objetos deco­
hecho a las penalidades, hijo del pueblo co­ rativos. El frasco de alabastro ha de haber
mún. 26. ¿Un profeta? Entre los hebreos, sido valiosísimo, y quizás lo obtuviera en
la de profeta era considerada la más excelsa pago de su pecado. 38. Detrás de él a sus
categoría de caudillo, ya que era enviado e pies. Los huéspedes no se sentaban a comer,
inspirado por Dios. Los de Naín llamaron sino se reclinaban en lechos, con la cabeza
profeta a Jesús, y ese mismo título se le apli­ hacia la mesa. Habrá sido fácil para esta
có en otras ocasiones (Jn. 4:19; 7:40; 9: mujer arrodillarse a los pies de Jesús al otro
17). extremo del triclinio.
27. Este es de quien está escrito. La 39. Este, si fuera profeta, conocería . . .
cita de Mal. 3:1 es doblemente significativa. El fariseo esperaba que Jesús, como sabio
Caracteriza a Juan como el precursor del rabí y dirigente religioso, rechazaría como
Mesías, lo cual lo pone por sobre todos los denigrantes las atenciones de la mujer. Los
demás profetas. En el original citado (Mal. rabíes de aquel tiempo jamás hablaban con
3:1) dice, “preparará el camino delante de mujeres en público, si podían evitarlo, y si
mí”, refiriéndose a Dios, que es quien habla, lo hacían, su conducta llamaba mucho la
añadiendo: “y vendrá súbitamente a su tem­ atención (Jn. 4:27). La inferencia de Si­
plo el Señor a quien vosotros buscáis, y el món fue que Jesús o era estúpido o de baja
109 :ed
LUCAS 7:40-8:13
moral. 40. Respondiendo Jesús, le dijo. 8:1. Iba por todas las ciudades y aldeas.
Ni una palabra audible había pronunciado Jesús llevó a cabo un recorrido sistemático
Simón, pero Jesús leía sus pensamientos, y de Galilea y se puso en contacto con las ma­
contestó mediante la siguiente parábola. La sas populares como preludio al llamado final
historia ha de haber captado la atención de que les haría. Y los doce con él. ¿Implica­
los huéspedes del banquete, al propio tiempo rá esta afirmación que anteriormente no
que dejaba claro como el día el punto que siempre viajaban con él? Quizá emplearan
deseaba enseñar. parte de su tiempo en ganarse la vida. 2 .
41. Un acreedor. Como hombre acauda­ Algunas mujeres. Lucas parece haberlas co­
nocido personalmente. A Juana (vs. 3) sólo
lado, Simón ha de haber sido acreedor en
más de una ocasión. Quizá Jesús supiese que en este Evangelio se la menciona. 3. Le ser­
vían. Por gratitud hacia Jesús con motivo
era generoso, y se valiese de esta historia de curaciones recibidas, le daban obsequios
para tocarlo en lo personal. Quinientos do­ que contribuían a su sostenimiento y el de
narlos. El denario equivalía a unos 4 gr. de los discípulos en las giras de predicación.
plata, o al jornal de un labrador. El primer
deudor debía unos 85 dólares (USA), y el 4. Les dijo por parábola. Los tres sinóp­
segundo, 8.50 dólares. ticos narran e interpretan esta parábola (Mt.
13:3-23; Mr. 4:3-25). Es un ejemplo so­
42. ¿Cuál de ellos le am ará más? Pue­ bresaliente del método didáctico de Jesús.
de que Simón haya tomado la historia como Aunque se la conoce como la parábola del
un simple pasatiempo, parte de la conversa­ sembrador, quizá le vendría mejor el nom­
ción de sobremesa. 43. Pienso. Puede indi­ bre de parábola de las tierras.
car su renuencia a comprometerse, al pre­
sentir que Jesús tenía segundas intenciones 5. El sembrador salió a sembrar. Uno
con su narración. Pero sólo una respuesta de los espectáculos más comunes en los cam­
pos de la antigua Palestina era el del sem­
lógica cabía, y él la dio. brador esparciendo la semilla sobre los surcos
44. No me diste agua. El no lavarle los abiertos por el arado. Junto al camino. A
pies a un invitado era una gran falta de ur­ excepción de unas pocas carreteras, no había
banidad, y Jesús podía haberla tomado co­ caminos pavimentados, sólo senderos a tra­
mo una ofensa personal. Su presencia en el vés de los campos. El paso de los transeúntes
banquete, sin embargo, daba fe de lo dis­ de una a otra aldea endurecía esa porción
puesto que estaba a pasar por alto la negli­ del terreno. 6. La piedra (gr. ten petran, la
gencia de Simón. 45. No me diste beso. roca). Palestina es muy pedregosa. La semi­
Aun hoy día en Oriente los hombres suelen lla no cayó sobre roca desnuda, sino sobre
saludarse besándose en la mejilla. Era el sa­ la delgada capa de tierra que cubría un es­
ludo de cortesía corriente entre amigos en trato rocoso. El calor de la roca provocaría
los días de Jesús (cf. Ro. 16:16; 1 Co. 16: la rápida germinación, pero el suelo se se­
20; 1 Ts. 5:26). 46. Mi cabeza con aceite. caría pronto, marchitando las tiernas plantas.
Parte de los preliminares de la fiesta pudo 7. Espinos. Estos formaban matorrales difí­
haber sido el ponerle un poquito de aceite ciles de extirpar. Aun cuando se cortaban
aromático, pero Simón había omitido aun las matas, las raíces quedaban bajo tierra.
este insignificante servicio. La mujer había 8. Buena tierra. El suelo de Palestina es
usado valioso perfume. 47. A quien se le fértil, y bien irrigado rinde grandes cosechas.
perdona poco. Jesús contrasta la falta de 9. ¿Qué significa esta parábola? El pro­
cortesía de Simón con la devoción de esta blema para los discípulos estaba en descubrir
mujer, dando a entender que aquél no ha­ la aplicación de los hechos presentados; los
bía experimentado un perdón profundo. hechos en sí eran simples y familiares. 10.
48. Y a ella le dÍ|o. Ya había declarado Los misterios del reino de Dios. Misterio
(vs. 47) que los pecados de la mujer —que (gr. mysterion) es un hecho o verdad que
él no negaba— habían sido perdonados; pe­ sólo a los iniciados se revela. La verdad de
ro a fin de absolverla en público, hace una Dios no puede ser comprendida por quienes
declaración directa. 49. La misma pregunta carecen de discernimiento espiritual (1 Co.
se suscitó cuando fue sanado el paralítico 2:14). Los discípulos hallarían por medio
(5:21). 50. Salvado puede entenderse co­ de las parábolas nuevas verdades; los demás
mo “sanado”, tanto en sentido físico como sólo verían en ellas historias simpáticas.
espiritual. Es el último sentido el que señala 11. Esta es, pues, la parábola. La pará­
la intención. No puede identificársele a esta bola de las tierras es uná de las pocas que
mujer con María Magdalena ni con María Jesús interpretó. Suministra la clave, tanto
de Betania, a pesar de la semejanza del acto de su método de enseñanza, como de los
de esta última con ocasión de la cena en procesos mentales que constituían los antece­
Betania (Mt. 26:6-13; Mr. 14:3-9), Mayo­ dentes del mismo. La palabra de Dios es la
res son las diferencias que las semejanzas verdad de Dios, ya sea escrita o hablada. En
entre ambos episodios. el caso presente el Señor tenía en mente sus
110
LUCAS 8:14-42
propias enseñanzas tal como las trasmitía a lago. Otra lección con bastante apoyo en va­
las multitudes. 14. No llevan fruto (no lle­ rios de los más antiguos manuscritos es Ger-
gan a madurar, Str.). Puede que haya fruto, gesa o Gerasa. Existe a orillas del lago una
pero la espiga será mezquina y el grano no se aldea frente a Capernaum, cuyas ruinas se
desarrollará plenamente. 15. Corazón bueno conocen hoy con el nombre de Gersa, cerca
y recto. Se emplean palabras griegas (kalos de la cual hay acantilados rocosos y tumbas
y agathos), ambas con el significado de “bue­ abandonadas. Esta área pertenecía a Gadara,
no” . La primera connota belleza; la segun­ por lo cual podía llamársela “tierra de los
da, nobleza o rectitud. gadarenos'’. Las diferencias en los manuscri­
16. Una luz. Propiamente, una lámpara tos puede que reflejen la confusión de los pri­
(gr. lychnon), un pequeño recipiente de ar­ meros amanuenses en punto a la identidad
cilla en el que se ponía aceite y una mecha. del sitio, o aun diversas opiniones de los
Iluminaba muy débilmente. Debajo de una evangelistas. El territorio ribereño era yermo.
vasija o de un mueble, no alumbraría nada. 27. Un hombre . . . endemoniado des­
Solía colocársela sobre un pie de lámpara, de hacía mucho tiempo. Era tan peligroso
en la RVR llamado candilero, para que su este endemoniado, que hubo de ser expulsa­
luz irradiara en todas las direcciones. 17. do de la civilización y tenía por guarida las
Porque nada hay oculto, que no haya de tumbas abandonadas. 28. ¿Quó tienes con­
ser manifestado. La verdad es como la luz: migo? Al reconocer en Jesús al Hijo de Dios
si ha de ser útil, no se la puede mantener le sobrevino al demonio el temor del juicio
en secreto. 18. Mirad, pues, cómo oís. La que Cristo pudiera pronunciar en su contra.
eficacia del mensaje depende tanto del oyen­ 29. Le atab an con cadenas y grillos. Era
te como del que habla. preciso sujetar al poseso por la fuerza. Con
19. Su madre y sus hermanos. Poco di­fuerza sobrenatural rompía sus ataduras y
cen los Evangelios respecto a la familia de escapaba.
Jesús. Sus hermanos no creían en las cuali­ 30. La legión romana constaba de unos
dades que él se arrogaba (Jn. 7:5). No se 6.000 hombres. Puede que en este caso la
sabe propiamente a qué venían. Posiblemente expresión sólo indique un gran número. 31.
tenían la impresión de que Jesús se arrogaba El abismo significa la sima de perdición a la
títulos extravagantes y los colocaba en situa­ que estaban destinados todos los espíritus ma­
ción embarazosa con sus pretensiones de au­ lignos (Ap. 9:1; 11:7; 20:1,3). 32. Muchos
toridad. 21. Mi madre y mis hermanos son cerdos. Se criaban cerdos para venderlos en
los que . . . Declaró que el parentesco con los mercados gentiles de Decápolis. Los ju­
él era de carácter espiritual y no primordial­ díos no los compraban ni los usaban. 33. El
mente físico. hato se precipitó por un despeñadero al
22. Pasemos al otro lado del lago. La lago, y se ahogó. Tan empinada es la ri­
ribera oriental del lago estaba en su mayor bera oriental del lago, que iniciada la carre­
parte deshabitada. Jesús quería apartarse de ra sería imposible que los animales se detu­
las multitudes para descansar y hablar con vieran. Los cerdos no son buenos nadadores,
sus discípulos. 23. Se durmió. El Salvador de modo que el hato entero se ahogó.
se hallaba sujeto a las limitaciones humanas, 35. Vestido, y en su cabal juicio. Algu­
y el peso de su ministerio lo había fatigado. nos han puesto en duda el derecho que
Una tempestad de viento no era cosa rara Jesús tuviera para permitir la destrucción de
en Galilea. El lago se halla a unos 207 m. propiedad ajena. Estaba de por medio una
bajo el nivel del mar, rodeado de cerros. elección de valores. ¿Qué valía más: el hom­
Cuando al atardecer se enfría el aire de las bre, o los cerdos? 37. Le rogó que se mar­
cumbres, baja por los desfiladeros de los ce­ chase de ellos. Era obvio que la gente apre­
rros hasta la superficie del lago y lo convier­ ciaba más sus puercos que al hombre, pues
te en un hervidero. So anegaban y peli­ tuvieron temor de nuevas pérdidas, e insta­
graban. £1 alto oleaje inundaba la descu­ ron a Jesús para que se fuera. 38. Y el hom­
bierta barca, que se veía a punto de zozo­ bre . . . le rogaba que le dejase estar con
brar. 24. i Que perecemosl Insólita ha de él. La actitud del ex-poseso era radical­
haber sido la violencia de aquella tormenta mente contraria a la de sus vecinos. Jesús le
para asustar a pescadores avezados a las bo­ despidió. No lo repudió, sino que puso en
rrascas del lago. Despertando 61, reprendió sus manos una comisión. El hombre se con­
al viento y a las olas. Jesús tenía autoridad virtió en eficaz testigo del poder del Sal­
sobre las fuerzas de la naturaleza. Según el vador.
curso natural, no podría haberse producido 41. Entonces vino un varón llamado
la calma instantánea como secuela de la Jairo. Aunque no se menciona el lugar don­
tormenta. de fue resucitada la hija de Jairo, lo más
26. Lo tierra de los gadarenos. Difícil­ verosímil es que haya sido Capernaum. El
mente podría haberse efectuado el milagro vs. 40 dice que Jesús “había vuelto”, lo cual
en Gadara, distante unos once kilómetros del implica regreso al lugar de donde había sa-
in
LUCAS 8:43-9:18
lido. Quizá Jairo haya sido uno de los an­ digos (LAE, pp. 108-110). Jesús prohibía a
cianos que intercedieron ante Jesús por el sus discípulos que mendigaran como los re­
siervo del centurión (7:3). presentantes de otras religiones que pedían
43. Una mujer que padecía de flujo de limosna. 4. Quedad allí. No debían andar
sangre desde hacía doce años. Lucas deja de casa en casa en procura del más cómodo
fuera de duda que se trataba de un caso alojamiento, sino aceptar lo que se les brinda­
incurable, ante el cual era impotente toda ra. 5. Sacudid el polvo. De ser rechazada la
ciencia médica. 44. Tocó el borde de su palabra de ellos, debían indicar su repudio de
manto. Era en realidad una borla (gr. kras- aquella ciudad mediante este enfático gesto.
pedon) que los rabíes usaban en su manto. 6. Por todas partes. Abarcaron a toda Ga­
Era éste un amplio cuadro de paño grueso lilea.
que se echaba sobre la espalda de modo que 7. Herodes el tetrarca era el gobernante
la borla de una de las esquinas colgara a me­ de Galilea que había encarcelado y ejecuta­
dia espalda. Sigilosamente por entre el gen­ do a Juan el Bautista. Había tenido miedo
tío vino la mujer por detrás de Jesús y tocó de la influencia de Juan, y pensaba que Jesús
la borla. 45. ¿Quión es el que me ha toca­ podría ser el sucesor del Bautista. 8. Elias,
do? Jesús sintió una corriente de poder que el más espectacular de los profetas hebreos,
emanaba de él y supo que alguien lo había había ascendido vivo al cielo, y el profeta
tocado. A los discípulos les pareció una pre­ Malaquías (4:5) había predicho que aquél
gunta necia, visto que la multitud lo empu­ regresaría a preparar el camino para el Me­
jaba por todos lados. Pero el Señor era capaz sías. 9. Herodes . . . procuraba verle. La
de distinguir entre el toque casual y acciden­ conciencia de Herodes y su curiosidad lo in­
tal y aquel que provenía de la fe. ducían a querer ver a Jesús, probablemente
47. Cuando la mujer vio que no había con malas intenciones (cf. 13:32).
quedado oculta. Había procurado no ser 10. Un lugar desierto. No se trata de un
notada por no pasar vergüenza, pero al des­ yermo estéril sino de tierra deshabitada. Bet-
cubrirse su acto, se sintió azorada. 48. Hija... saida era una ciudad pequeña de la ribera
El tacto y la bondad de Jesús le devolvieron norte del lago, al este de la fuente de alimen­
la confianza. El confirmó la curación y la en­ tación del Jordán y a corta distancia de las
vió en paz. ciudades más graneles al lado occidental del
49. Estaba hablando aún. La demora lago. 12. El día comenzaba a declinar. Los
había resultado fatal. La noticia ha de haber discípulos se daban cuenta de que las multi­
desalentado a Jairo, y quizá haya suscitado tudes tenían hambre y de que sería necesario
en él resentimiento contra la mujer que había darles de comer antes que las fuerzas les fal­
interrumpido los planes del Maestro. 50. No taran.
temas; cree solamente. El poder y la com­ 13. Dadles vosotros de comer. Jesús
pasión de Cristo eran ilimitados. 51. No dejó mandó a sus discípulos calcular sus propios
entrar a nadie consigo. Después de la no­ recursos y emplear lo que tuvieran. Cinco
table curación de la mujer, Jesús no quería panes y dos pescados. Los panes eran re­
más publicidad. 52. No está muerta, sino dondos, como arepas; los pescados eran del
que duerme. Comparaba la muerte con el tipo pequeño, encurtidos y que se usaban co­
sueño, pues pensaba en ella como un estado mo aperitivo. 14. Cinco mil hombres. Si ha­
tras el cual hay un despertar. Las plañideras bía mujeres y niños, como sugiere Mateo
la consideraban como término de la vida (cf. (14:21), la multitud puede que haya sido de
Jn. 11:11-14). hasta diez mil personas. En grupos, de cin­
55. Mandó que se le diese de comer. cuenta en cincuenta. Jesús sabía organizar
Se interesaba por las necesidades ordinarias a la multitud. El hacer que los grupos se
y prácticas tanto como por las emergencias. sentaran evitaba la confusión y facilitaba la
56. Les mandó que a nadie dijesen lo que distribución de los alimentos. 16. Toman­
había sucedido. No quería que el populacho d o . . . bendijo . . . partió, y dio. Conforme
se valiera de sus milagros para convertirlo en iba partiendo el pan y los pescados, los iba
figura política. Deseaba emplear su poder en multiplicando, de modo que daba a los dis­
aliviar sufrimientos y socorrer a los menes­ cípulos una constante provisión de alimentos
terosos; quería evitar la mera teatralidad. para que los acarrearan a la multitud. 17.
9:1. Poder y autoridad. El poder es ca­ Doce cestas proveían una generosa porción
pacidad inherente; la autoridad es el dere­ para cada discípulo. La cesta (gr. kophinos)
cho de ejercerla. 2. Predicar . . . y sanar. era grande, tal vez con capacidad para unos
El ministerio de ellos había de ser extensión 35 litros.
del de Cristo. 3. No toméis nada para el ca­
mino. Jesús quería probar la fe de ellos me­ F. Punto culminante de su ministerio.
diante la falta de preparativos minuciosos pa­ 9:18-50.
ra el viaje. Deissman considera que la alforja En esta sección de su Evangelio, Lucas lle­
(gr. pera) era el saco que llevaban los men­ ga a un punto crítico del ministerio del Sal­
112
LUCAS 9:18-46
vador. El ministerio en Galilea, que terminó es alma o personalidad. Jesús demandaba la
con la alimentación de los cinco mil, había consagración a su causa del hombre en su
llevado a Cristo a la cumbre de su populari­ totalidad. Por causa de mí. (Por amor de
dad, y al rehusar convertirse en rey (Jn. mí, NC). Se erige a sí mismo en norma defi­
6:15) comenzó a perder el apoyo popular. nitiva de todos los valores humanos.
La confesión de Pedro y la revelación de la 26. Cuando venga en su gloria. En el
transfiguración hecha al círculo íntimo de mismo discurso predice Cristo tanto la cruz
los discípulos inició el progreso hacia la cruz, como el establecimiento triunfal de su reino
que da la tónica a la última parte de este en su segunda venida. 27. Hay algunos de
Evangelio. los que están aquí. Estas palabras requieren
18. O raba aparta. Lucas consigna que en en apariencia el retorno de Cristo dentro del
cada gran crisis de su vida, Jesús oraba (Le. lapso de vida de los apóstoles, pero él no re­
3:21; 5:16; 6:12; 11:1; 22:44). ¿Quién gresó. La explicación más lógica es que Jesús
dice la gente que soy yo? Jesús hace que se refería a la transfiguración como imagen
los discípulos concentren la atención en él del advenimiento del reino, ofrecida a algu­
mismo más bien que en sus hechos y enseñan­ nos de los discípulos como garantía respec­
zas. 20. ¿Y vosotros, quién decís que soy? to al futuro (cf. 2 P. 1 :11, 16-19).
Puesto que él había nutrido la fe de ellos, era 29. La apariencia de su rostro se hizo
de esperar que su respuesta reflejara la fe otra (su rostro se transformó, NC). Durante
personal de los discípulos, y no que opinaran un breve lapso Jesús reasumió la gloria que
simplemente por salir del paso. Respondien­ para venir a la tierra había dejado. Cuerpo
do Pedro, dijo: El Cristo de Dios. La afir­ y vestiduras se le volvieron incandescentes
mación que hace Pedro de su fe en Jesús con el fulgor de la deidad. 30. Dos varo­
como el Mesías prometido en el AT no se nes . . . los cuales eran Moisés y Elias.
fundaba en ninguna pretensión política del Ambos habían abandonado este mundo en
Maestro, ni en derecho extravagante alguno circunstancias insólitas. Moisés fue sepultado
que éste reclamara. El poder y la autoridad por la mano de Dios (Dt. 34:5-6); Elias
de Jesús hacían evidente su propia auten­ ascendió arrebatado por un torbellino (2 R.
ticidad. 2:11). Representaban la Ley y los Profetas,
21. Encargándoselo rigurosamente. No subordinados a Jesús, pero testigos importan­
quería el Señor que le hicieran propaganda tes de su obra. 31. Hablaban de su partida.
como cabecilla de un movimiento revolucio­ La obra de la cruz era de suprema impor­
nario. La obra de la cruz había de preceder tancia en los designios divinos. Partida es
a cualquier liberación del pueblo respecto a literalmente éxodo. La muerte de Jesús sig­
opresores políticos. 22. Es necesario que el nificaba retirarse de una esfera e iniciar en
Hijo del Hombre padezca . . . y resucite al otra una nueva vida.
tercer día. Es necesario (gr. dei) denota un 32. Rendidos de sueño. Sucedió de no­
imperativo lógico. Cristo estaba obligado a che. Vieron la gloria de Jesús. Compárese
cumplir el propósito de Dios tal como lo re­ con el testimonio de Juan (Jn. 1:14). 33.
velaban las Escrituras. Este concepto se ex­ Hagamos tres enram adas. Pedro pensaba
presa en la predicación de la iglesia apostóli­ en un refugio temporal, pues deseaba disfru­
ca (Hch. 2:23-24; 13:17-34; 17:3; 26:22- tar por algún tiempo de la compañía de los
23). La muerte de Jesús fue una tragedia, visitantes celestiales. 34. Una nube. No era
pero no un accidente, ya que él estaba cum­ vapor de agua, sino la Shekinah (la presencia
pliendo el propósito redentor de Dios. visible y majestuosa de Dios, Ex. 13:21-22;
23. Si alguno quiere venir en pos de mi. 40:38; Nm. 9:15; Sal. 99:7; Is. 4 :5 ; 2 Cr.
Los discípulos, respondiendo al llamado ini­ 7:1). 35. Una voz. El Padre renovó su apro­
cial del Maestro, le siguieron (5 :1 2 ); pero en bación de Jesús cuando el Hijo concluía su
aquel entonces no se daban cuenta de que ministerio popular (v. 3:22).
su carrera habría de concluir en la cruz. To­ 37. Al día siguiente. Cristo retornó de la
davía pensaban en términos de conquista y gloria de la transfiguración a proseguir su
poder (22:24). Esta exhortación era una so­ ministerio y a morir. El primer paso en la vía
lemne admonición para que reevaluaran el de la humillación fue el bochorno provocado
costo de ser discípulos de él. Negarse. Negar por la impotencia de sus discípulos. 41. (Oh
es justamente lo que hizo Pedro en el proceso generación incrédula y perversaI Les ha­
de Jesús, cuando rehusó reconocer al Maes­ blaba a los discípulos, no al padre. A despe­
tro. Tome su cruz cada día. Acepte volun­ cho de sus privilegios y experiencia previa en
tariamente las responsabilidades y padeci­ ministrar para él, aún eran impotentes.
mientos anejos a la condición de discípulos 44. Haced que os penetren bien en los
de Cristo. Sígame (gr. akoloutheite). Impe­ oídos estas palabras. Jesús estaba haciendo
rativo que implica acción persistente: “Con­ un esfuerzo supremo por enterar a sus dis­
tinúe siguiéndome.” 24. Porque todo el que cípulos del cambio en sus perspectivas. 46.
quiera salvar su vida. Vida (gr. psyche) Quién de ellos sería el mayor. Este es el
113
LUCAS 9 :4 7 -1 0 :6
complemento del v. 45. No habían aprendido hombres, y que aparece repetidamente en su
a evaluar la vida con la medida de la cruz Evangelio.
(9:23-26). 47. Je s ú s. . . tomó a un niño. 58. El Hijo del Hombre no tiene donde
Presentó al niño como ejemplo de modesta recostar la cabeza. El rechazamiento en
humildad. £1 niño no había alcanzado nin­ Samaría motivó esta exclamación. El Señor
gún puesto prominente en la sociedad, y re­ del universo poseía como propios menos bie­
presentaba al más pequeño de aquellos a nes que las bestias y las aves. 59. Déjame
quienes se refería el Señor. que primero vaya y entierro a mi padre.
49. No sigue con nosotros. Los discípulos No quería decir con esa petición que su pa­
eran intolerantes. Porque no formaba parte dre hubiese muerto, sino que el peticionante
de su grupo, estaban listos para desconocer estaba obligado a cuidarlo hasta que muriera.
totalmente la obra de este hombre. 60. Deja que los muertos entierren a sus
muertos. Quienes se hallen espiritualmente
V. El camino del Calvario. 9:51—18:30. inertes pueden aguardar a la muerte; a los
Esta sección del Evangelio de Lucas, que que están espiritualmente vivos Jesús les da­
en buena parte es exclusiva de él, contiene ba orden de seguirle. 62. Ninguno que . . .
muchos episodios y parábolas que no apa­ mira hacia atrás, es apto para el reino de
recen en ningún otro lugar, y que quizá sean Dios. Mira hacia atrás está en forma con­
hallazgos de su investigación personal. La tinuativa en griego. Cuando el labrador está
cronología es difícil; la sección parece más arando debe mirar siempre hacia adelante,
una colección de historias que una narración si quiere que el surco salga derecho.
organizada. No obstante, representa las en­
señanzas de Jesús en el último año de su B. Ministerio de los setenta. 10:1-24.
ministerio, y refleja un período de repulsa y Solamente Lucas narra la misión de los
tensión. setenta. Grande ha de haber sido el número
de los seguidores de Jesús si estaba en con­
A. La perspectiva de la cruz. 9:51-62. diciones de disponer de los servicios de se­
51. En que él habla do sor recibido arri­ tenta hombres para una misión de predica­
ba (los días de su ascensión, NC). Hay dos ción en Galilea y Judea. Edersheim (Alfredo
interpretaciones posibles: ya sea que Lucas Edersheim, The Life and Times of Jesús the
haya dado a la expresión r e c ib i d o a r r i b a Messiah, Vol. II, p. 135) sugiere que Jesús
(cf. Hch. 1:2) sentido amplio, referente a los envió en alguna ocasión antes de la fiesta
todo el ministerio de la pasión (incluyendo de los tabernáculos que precedió a su muer­
la ascensión), o que sugiera que Jesús, en te. De su lenguaje podría deducirse que ha­
vez de regresar a donde el Padre inmedia­ bía sido rechazado por las multitudes en las
tamente cuando su carrera pública estaba en ciudades galileas (10:13,15), y que tenía en
su cénit, escogiera deliberadamente el sen­ mente abandonar para siempre aquella re­
dero de humillaciones que lo condujo a la gión .
cruz. La segunda alternativa halla cierto asi­ 1. Después de estas cosas. La cronología
dero en la enseñanza de He. 12:2 que dice: de Lucas es indefinida; pero ubica estos
soportó la cruz’* (versión portuguesa de acontecimientos después de la crisis de la
“A cambio del gozo que le era propuesto, transfiguración. De dos en dos. En la mis­
Juan Ferrera de Almeida, edición revisada.) ma forma había enviado Jesús a los doce en
(Sobre el uso del gr. anti como “cambio” o una misión anterior (Mr. 6 :7 ). El enviarlos
“trueque”, v. The Vocabulary of the Greek por pares fortalecía el testimonio de ellos y
New Testament, Moulton & Milligan, Edit. hacía más agradable la jornada. Delante de
Eerdmans.—N. del t.). él. Tocaba a los setenta preparar al pueblo
52. Una aldea de los samaritanos. Los para el último llamado que él les habría de
samaritaños eran descendientes de los colo­ hacer. 2. La mies. A menudo empleó Jesús
nos que los asirios habían establecido en Pa­ esta figura hablando del acto de congregar a
lestina después de la caída del reino del nor­ los creyentes (Jn. 4:35-36; Mt. 13:30,39).
te el año 721 a. de C. Por ser mestizos y por 4. No llevéis bolsa, ni alforja, ni calza­
diferencias en cuanto a costumbres religiosas, do. Había de ser un viaje breve, y la urgen­
los judíos los detestaban. Quienes peregrina­ cia del mismo demandaba prisa. Se les pro­
ban a Jerusalén por lo común no pasaban hibió la impedimenta de inútil equipaje. A
por Samaría. 54. ¿Quieres que mandemos nadie saludéis. No era la intención del Se­
que descienda fuego del cíelo? Jacobo y ñor que fuesen hoscos, pero tan complicadas
Juan se dolían del menosprecio hecho a Je­ eran las salutaciones orientales que podrían
sús, y querían venganza. 56. Porque el Hijo hacerlos desperdiciar mucho tiempo en cor­
del Hombre no ha venido para perder las tesías. 6. Algún hijo de paz. Es un hebraís­
alm as de los hombres sino para salvarlas. mo que significa hombre pacífico. Hijo do
(Omitido por razones textuales en VL, NC solía emplearse junto con un sustantivo para
y Str.). La cita de Lucas pone de manifiesto subrayar una característica. A Jacobo y Juan
el propósito de Jesús, que era salvar a los se les llamaba hijos del trueno (Mr. 3:17)
114
LUCAS 10:7-38
a causa de su carácter violento. 7. No os pa­ gunta capciosa. La vida eterna era tema
séis do casa en casa. Jesús quería que sus corriente de discusión religiosa (18:18).
discípulos fueran mensajeros, no mendigos. 26. ¿Qué está escrito en la ley? El Sal­
No debían andar de aquí para allá en busca vador aceptaba la autoridad del AT como
del más cómodo alojamiento y la más agra­ revelación de Dios. Su pregunta implica que
dable compañía. el intérprete podría haber hallado la respues­
9. Sanad a los enfermos. Cristo impartió ta a su pregunta en las Escrituras, si en rea­
a los discípulos el poder de sanar como una lidad las hubiera escudriñado. 27. Respon­
prolongación de su propio ministerio. Ningún diendo dijo. La respuesta del intérprete unía
indicio hay de que todos hayan retenido per­ dos textos: Dt. 6:5 y Lv. 19:18. El primero
manentemente este poder. 12. En aquel día. formaba parte del Shema o credo judaico,
Esta frase tiene uso frecuente en los libros que solía recitarse en los cultos de la sinago­
proféticos del AT para denotar el día final ga. Corazón (gr. kardia) es la vida interna,
del juicio (Am. 8:9; 9:11; Sof. 1:14; Zac. y no necesariamente sólo la emotiva. Alma
12:8,11; 13:1; 14:1). Sodoma. Ciudad de (gr. psyche) es la personalidad, el ser cons­
los tiempos de Abraham, tan corrupta que ciente. Fuerzas (gr. ischui) es el vigor físico.
Dios la destruyó mediante un castigo excep­ Mente (gr. dianoia) es la capacidad de pen­
cional <Gn. 19:13,24). 13. Tiro y Sidón sar. 29. Queriendo justificarse. Al darse
fueron ciudades fenicias notables por su lujo cuenta de que había caído en el lazo de sus
y depravación. Cilicio. Era una tela áspera propias palabras, ya que no había guardado
de la cual se vestían los dolientes para testi­
la ley, el intérprete salió con argucias en
moniar su aflicción. cuanto a definición. Un judío estricto jamás
17. Volvieron los setenta. Su misión pa­ aceptaría que nadie de otra raza no judaica
rece haberse llevado a feliz término. Los do­ fuese su prójimo.
ce fracasaron en la curación del joven ende­ 30. Un hombre. Aunque se conoce esta
moniado (9 :4 0 ); pero los setenta informa­ historia de Jesús como parábola, bien puede
ron que hasta los demonios huían ante el haber sido la narración de un incidente real.
nombre de Jesús. 18. Yo veía a Satanás Descendía de Jerusalén. Esto es literalmen­
caer del cíelo como un rayo. Lo observaba te exacto, pues Jerusalén se halla a cerca de
en el proceso de su caída. Jesús expresa táci­800 m. sobre el nivel del mar, y Jericó unos
tamente que el poder de Satanás estaba que­ 390 m. bajo el nivel del mar. El camino, tor­
brantado, y que el éxito de estos discípulos tuoso y estrecho, serpentea por entre desfila­
era una prueba de la victoria. 19. Potestad deros rocosos, fácil guarida de ladrones. 32.
equivale a autoridad, derecho de mando. 2 0 . Un levita. Los levitas ministraban en el tem­
Regocijaos de que vuestros nombres están plo. Ni el sacerdote ni el levita procuraron
escritos en los cielos. La máxima causa de auxiliar al hombre. Quizá, se hayan imagina­
gozo no está en la victoria momentánea sobre do que estaba muerto y no hayan querido
las potencias sobrenaturales, sino en el triun­
contaminarse por el contacto con un cadáver.
fo perdurable de hallarnos enlistados entre 33. Pero un sam aritano. Los judíos despre­
los ciudadanos del cielo. Escritos puede sig­ ciaban a los samaritaños porque éstos tenían
nificar estar inscritos como en un registro ascendencia gentil y porque su forma de cul­
público (cf. He. 12:23; Ap. 3:5; 22:19). to difería del judaismo ortodoxo. Adoraban
21. Jesús se regocijó. La triunfal gira en el monte Gerizim en vez de hacerlo en
de los setenta alentó a Jesús, ya que el poderJerusalén, y tenían su propia casta sacerdo­
de Satanás no había logrado impedir que la tal. Todavía subsiste un pequeño grupo en
revelación de Dios alcanzara a estos hombres. la aldea de Nablus, cerca de donde estuvo la
22. Nadie conoce quién es el Hijo sino el antigua Siquem. 34. Acercándose. De estar
P a d r e . Este versículo tiene una gran seme­
los salteadores aún al acecho por ahí, el sa­
janza con la fraseología de Jesús según cons­ maritano estaba arriesgando la vida. Jesús
ta en el Evangelio de Juan (cf. Jn. 5:22-23). mostró que el samaritano tenía la actitud de
Ya que se emitió en privado, podría indicar amor que la ley demanda. 35. Dos denarios.
que los discursos conservados por Juan fue­ Equivalían al salario de dos días de jornale­
ron de naturaleza privada. Los discursos pú­ ro. No más de buen corazón, se hacía cargo
blicos de nuestro Señor parecen haber tenido de los gastos de uno que le era absolutamen­
un estilo distinto. te desconocido. 36. ¿Quién. . . fue el próji­
mo? Esta pregunta hizo al intérprete pasar
C. Enseñanzas a las multitudes. 10:25— por la vergüenza de admitir que el verdadero
13:21. prójimo no fue ninguno de los dignatarios
25. Un intérprete de la ley. En la comu­ sacerdotales del judaismo, sino el samaritano.
nidad judaica el “intérprete de la ley” era 38. Una aldea. Jn. 12:1 dice que fue Be-
un experto en las enseñanzas religiosas de la tania, sita a poco más de 3 km. de Jerusalén,
ley mosaica más bien que un abogado liti­ en el camino a Jericó y Transjordania. Jesús
gante. Para probarle. El intérprete quería ha de haber sido frecuente visitante del lu­
probar qué respuesta daría Jesús a una pre­ gar en sus viajes entre Galilea y Jerusalén.
115
LUCAS 10:39-11:18
Marta parece haber sido la hermana mayor, guarde al creyente de pruebas que podrían
que tenía a su cargo el manejo del hogar. forzarlo a cometer el mal.
39. Oía su palabra. El verbo griego (ekou- 5. ¿Quién de vosotros que tenga un
cti) significa que de continuo escuchaba al am igo. . .? Jesús pronunció la parábola si­
Maestro, o que tenía por costumbre escu­ guiente como ejemplo de la certidumbre de
charlo. “Solía siempre escuchar sus enseñan­ que hay respuesta para la oración. En la pa­
zas”, sería una paráfrasis correcta. 40. Se rábola fundamenta la oración en la amistad
preocupaba. La palabra griega (periespato) personal con Dios. Medianoche. La hora
significa ser arrancado o despedazado, es de­ más peligrosa e inconveniente para llamar a
cir “distraída”, “abrumada”. 41. Marta, una puerta. La gente en días de nuestro Se­
Marta. Consta en varias partes del relato de ñor rara vez se aventuraba a salir de noche
Lucas que Jesús solía repetir un nombre por miedo a los bandidos. 6. Un amigo mío
cuando quería hacer alguna declaración espe­ ha venido a mí de viaje. Si el amigo había
cialmente solemne (v. 22:31; cf. Hch. 9:4). viajado a pie todo el día y no había llegado
42. Pero sólo una cosa es necesaria. Mar­ hasta la medianoche, estaría terriblemente
ta se imaginaba que “muchas cosas” eran ne­ hambriento. La hospitalidad exigía darle de
cesarias para la comodidad del Señor, y se comer.
mataba preparándolas. Para él era más im­ 7. La puerta ya está cerrada, y mis ni­
portante la compañía de ella, c^ue sus man­ ños están conmigo en cama. Las casas
jares. orientales no tenían dormitorio aparte. Por
11:1. Estaba Jesús orando. Ni Lucas ni lo común el dueño de casa atrancaba la
Mateo dicen cuál fue la ocasión exacta en puerta y luego extendía esteras en el piso
que Jesús dio a sus discípulos esta oración para los niños. El y su esposa ocupaban la
modelo. Mateo la incluye en el Sermón del cama o espacio más cercano a la pared. Ha­
Monte (Mt. 6:9-13). bría sido imposible llegar a la puerta de
afuera sin molestar a los niños. 8. Por su
2. Cuando oréis, decid. No era su inten­ importunidad. El llamado persistente del vi­
ción que se repitiera esta oración como co­ sitante nocturno era mayor molestia que
torras. Más bien, sus diversas peticiones ha­ abrir la puerta y dar el pan.
brían de servir como guía en cuanto a la ac­ 9. Pedid lo que no poseéis; buscad lo
titud y contenido correctos de la oración. que no aparece; llamad para que sean qui­
Padre nuestro. Jesús empicó la palabra con tados los obstáculos. Estas tres palabras re­
que el niño llama a su padre, la cual apa­ sumen el contenido de la oración perseveran­
rece también en Ro. 8:15. Los hebreos mo­ te. 10. Porque todo aquel. Nuestro Señor
dernos la emplean en el círculo de familia, prometió una respuesta cabal; no hizo excep­
y la palabra encierra familiaridad fundada ciones. 11. ¿Qué padre? Jesús indicó que
en el amor. Dios es el Padre de todos los que entre Dios y el hombre existe un nexo más
reciben a Cristo {Jn. 1:12). Santificado fuerte que entre amigo y amigo. Dios es un
sea tu nombre. La primera petición se refie­ padre, y concede sus-dones no sólo porque el
re al honor de Dios y no a las necesidades hombre sea perseverante, sino porque él ama
del suplicante. La santidad de Dios no debe a sus hijos. No hará por ellos menos de lo que
mancillarse por el acto del que ora. Venga un padre terrenal haría por su familia. 13.
tu reino. No habría Jesús enseñado esta pe­ Pues si vosotros. Si los seres humanos, ma­
tición, si el reino ya estuviera presente. Há­ los como son, pueden actuar con bondad y
gase tu voluntad. En el cielo, los ángeles amor ¿cuánto más no procederá Dios de ese
cumplen la voluntad de Dios sin vacilación modo? El Espíritu Santo. Mateo, en un pa­
ni disentimiento. La oración demanda la saje paralelo dice “buenas cosas” (Mt. 7:
misma clase de obediencia en el adorador. 11). Lucas pone especial énfasis en el don
3. De cada día. El griego es conciso y del Espíritu Santo.
gráfico: continúa dándonos nuestra diaria 15. Beelzebú. Los mejores manuscritos
porción. 4. Perdónanos nuestros pecados griegos dicen Beelzebul, proveniente del he­
es plegaria y confesión a un tiempo. Es el breo Baalzebol, “señor de las moscas” o “se­
reconocimiento de la necesidad, por cuanto ñor de la morada”. Era el título que se da­
el hombre es pecador; y es una súplica en ba a uno de los dioses de los filisteos, y
demanda de la divina gracia. Los que nos había pasado a ser en el judaismo un título
deben. El pecado es una deuda para con de Satanás. Como los enemigos de Jesús no
Dios, la cual no puede el hombre saldar ja­ querían admitir que él procediera de Dios,
más. “En quien (en Cristo) tenemos reden­ atribuían su poder sobre los demonios a una
ción por su sangre, el perdón de pecados se­ fuente superdemoníaca. 16. Señal del cielo.
gún las riquezas de su gracia” (Ef. 1:7). No La sinrazón absoluta de sus enemigos se de­
nos metas en tentación. La tentación no muestra en su exigencia de una señal, cuan­
significa necesariamente incitación al mal, do acababan de presenciar una (vs. 14).
pues en ese sentido nunca tienta Dios (Stg. 18. Y si también Satanás está dividido
1:13). Lo que pide la oración es que se contra sí mismo. El Señor señaló que sería
116
LUCAS 11:19-52
necio imaginar que Satanás estuviese desha­ ducirse por sótano (v. Arndt). El almud
ciendo su propia obra. 19. ¿Vuestros hijos (gr. modios, palabra tomada del latín):
por quién los echan? Si las obras de él hu­ medida de capacidad de unos 8,75 litros.
bieran de atribuirse al poder del diablo, ¿po­ El candelero. Pie de lámpara. 34. Bueno.
drían los judíos reclamar para sus hijos que Sin nube, sin aberraciones, sano. Malo se re­
exorcisaban demonios una autoridad supe­ fiere a defectos físicos.
rior? 20. Por el dedo de Dios. Es una fi­ 37. Le rogó un fariseo que comiese con
gura de lenguaje que significa el poder de él. Lucas anota numerosas ocasiones en que
Dios. El hecho de que Jesús ejerciera el po­ se invitó al Señor a comer (5:29; 7:36;
der de Dios demostraba que había hecho 14:1; 19:5; cf. Jn. 2:1-11; 12:1-2). El
aparecer el gobierno de Dios entre los hom­ aprovechaba estas oportunidades para acer­
bres. carse a aquellos que de otra manera no le
21. El hombro fuerte arm ado. Satanás habrían escuchado. 38. Se extrañó de que
es el hombre fuerte que mantiene en su ma­ no se hubiese lavado antes. Los fariseos se
no las posesiones suyas. 22. Otro más fuerte lavaban metódicamente antes de las comidas
que él. Jesús afirmó la superioridad suya so­ como práctica ceremonial. No hacerlo Jesús
bre Satanás, y su poder para libertar del parecía una abierta rebeldía en cuanto a ob­
poder del diablo a los hombres. 23. El que servar la ley, y un insulto a su huésped. Pue­
no es conmigo. Compárese la expresión de que el fariseo haya expresado su reacción,
opuesta en 9:50. En el primer caso hablaba o que el Señor haya leído sus pensamientos.
de un hombre que inconscientemente coope­ 39. Vosotros los fariseos limpiáis lo de
raba con él, mientras en Ja presente ocasión fuera. Los fariseos eran los puritanos del ju­
habla de quienes conscientemente se le opo­ daismo, severísimos en cuanto a la observan­
nen. cia externa de la ley. Jesús los criticó dura­
24. Cuando el espíritu inmundo sale mente por su hipocresía, pues en el corazón
del hombre. Cristo se valió del milagro que ocultaban toda suerte de codicia y crueldad.
acababa de realizar para enseñar una verdad 40. Necios. Término que rara vez empleó
espiritual. El vacío que la expulsión de lo Jesús, y que sólo aplicó a los moralmente
malo deja, debe llenarse con lo bueno, pues pervertidos y no a los simplemente obtusos.
de lo contrario lo malo se volverá peor. Por 41. Dad limosna de lo que tenéis. Si los
lugares secos. Se suponía que los desiertos fariseos dieran generosamente a los pobres,
estaban habitados por malos espíritus (v. Is. no tendrían que preocuparse por las purifica­
13:19-22). ciones ceremoniales. 42. Diezmáis la men­
27. Bienaventurado el vientre. Al ben­ ta, y la ruda, y toda hortaliza. Diezmaban
decir a la madre de Jesús, esta mujer alaba­ hasta las hierbas de sus jardines, pero no
ba al propio Salvador. 28. Antes bienaven­ cumplían lo más importante, el mandamien­
turados los que oyen la palabra de Dios, y to de amar al prójimo. 43. Las primeras si­
la guardan. Insinúa el Señor que no son llas en las sinagogas. Las de adelante ge­
alabanzas sino obediencia lo que desea. neralmente se reservaban para los miembros
29. La señal de Jonás. El milagroso res­ más prominentes. 44. Sepulcros que no se
cate de Jonás de una muerte inminente para ven. Cualquier contacto con una tumba o
cumplir su misión ante los ninivitas era un un cadáver contaminaba. Aun el “pisar una
tipo de resurrección. El retorno de Cristo de sepultura sin saberlo’’ (NC) lo consideraban
entre las manos de la muerte fue tan grande transgresión de la ley. Solíase pintar de blan­
prueba de su ministerio como el rescate de co las tumbas, para que fueran visibles de
Jonás lo fue del suyo. 31. La reina del Sur día y de noche. Jesús decía que los fariseos
era la soberana de Sabá, país del extremo sur eran para otros hombres causa inconsciente
de Arabia. Ella vino de los fines de la tie­ de transgresión y contaminación.
rra. Dado lo lento y difícil de los viajes en 47. Edificáis los sepulcros de los profe­
aquel tiempo, la venida de la reina demostró tas. Los mártires de una generación se con­
el ansia que tenía de conocer a Salomón vierten en los héroes de la siguiente. Más
(1 R. 10:1-10). La sabiduría de Salomón fácil era para los hijos elevar mausoleos a
(v. 1 R. 3:9-12; 4:29-34; 2 Cr. 1:12). Sa­ los profetas, que para los padres de aquéllos
lomón fue famoso como estadista, poeta, mo­ obedecerles. 50. De esta generación. El re­
ralista y hombre de ciencia. Y nuestro Señor chazamiento dado a los mensajeros de Dios
afirmaba ser mayor que Salomón. 32. La culminaba con el crimen de la generación de
predicación de Jonás llevó al arrepenti­ Jesús, que lo rechazaba a él. 51. Abel. Hi­
miento a los habitantes de la populosa y co­ jo de Adán, muerto por su hermano Caín
rrompida ciudad de Nínive (Jon. 3:5-9; 4: por causa de envidia. El asesinato de Zaca­
11). Jesús afirmaba ser mayor predicador rías (2 Cr. 24:20-22) es el último que se
que Jonás. El mundo no reconoció la gran­ menciona en el canon judío del AT (que
deza de su sabiduría ni de su persona. da a los libros un ordenamiento distinto al
33. La luz. Literalmente, una lámpara. En nuestro), cuyo último libro es el segundo de
oculto. La palabra (gr. krypten) puede tra­ Crónicas. 52. Habéis quitado la llave de la
117
LUCAS 12:1-35
ciencia. (Os habéis apoderado, NC, Str.). gún la conveniencia unilateral del peticio­
Jesús acusaba a los peritos de la ley de no nante.
cumplir su cometido. Les correspondía ilus­ 16. La heredad de un hombre rico.
trar al pueblo explicándole la ley, y lejos de Nuevamente, puede que Jesús citara un
ello, lo habían mantenido en la ignorancia. ejemplo de la vida real (cf. 11:30 ss.) para
12:1. La levadura de los fariseos. Ge­ ilustrar el principio establecido en el vs. 15.
neralmente la levadura simboliza el mal. El 17. ¿Qué haré? Al terrateniente lo abruma­
efecto de la fermentación y la subsiguiente ban las riquezas, pero no le pasaba por la
putrefacción tipificaba el insidioso proceso mente la posibilidad de usar sa extraordina­
del pecado en el corazón humano. 3. Apo­ ria cosecha para beneficio de otros. 19. Al­
sentos (sótanos, Str.). Las habitaciones in­ ma, muchos bienes tienes guardados para
teriores o despensas de las casas orientales, a muchos años. Sintiéndose seguro con su
las cuales sólo tenían acceso unos pocos pri­ enorme cosecha, aquel hacendado opulento
vilegiados. Lo que allí se dijera, normalmen­ pensaba dedicarse a la vida regalada. Se
te no sería escuchado por nadie más. En las fundaba en varias presunciones falsas: que
azoteas. Alusión a las noticias que se daban se puede satisfacer el alma con bienes; que
al público voceándolas de azotea en azotea. los bienes durarían muchos años; y que él
5. A quién debéis temer. Se refiere a viviría para disfrutar de ellos. 20. Esta no­
Dios y no a Satanás, pues éste no puede de­ che vienen a pedirte tu alma. Aquel rico
terminar el destino del alma humana. Temer no había contado con la súbita citación para
no implica miedo cobarde o servil, sino res­ presentarse ante Dios y abandonar la fortu­
peto saludable. Infierno. Traducción de Ge- na que con tanto afán había acumulado.
henna, forma griega del hebreo Ge-hinnom, 21. Rico para con Dios. Daba a entender
“valle de Hinom”, el cual queda al sudoeste Jesús que podía invertirse la riqueza en va­
de la vieja ciudad de David o Jerusalén an­ lores eternos (cf. 16:9). 22. No os afanéis
tigua. En días de los reyes aquel sitio había por vuestra vida. Cristo no recomendaba la
sido centro de un culto idolátrico, y en las negligencia, pero enseñaba que el alimento y
últimas reformas se había convertido en ba­ el vestido no son la única ni la primordial
surero de la ciudad. Allí ardía un fuego pe­ necesidad del hombre. Lo que el hombre es
renne que consumía los desperdicios combus­ importa más que lo que tiene. 25. Estatura.
tibles. Se empleaba aquel lugar como símbolo En gr. helikia puede significar “edad’* (v.
del destino de los que se condenan. Jn. 9:21) más bien que “tamaño”. El pro­
6. ¿No se venden cinco pajarillos por blema del rico no era su estatura, sino el
dos cuartos? En otra ocasión el precio de tiempo de que disponía para disfrutar de los
los pajarillos que mencionó Jesús fue dos bienes.
por un cuarto (Mt. 10:29). Eran tan bara­ 27. Considerad los lirios. Se trataba pro­
tos que al vender cuatro se daba uno de más, bablemente de anémonas, flores que abunda­
y sin embargo decía Jesús que el Dios infi­ ban en los campos de Galilea, matizándolos
nito se ocupa de la muerte de cada pajarillo. de rojo y púrpura, que eran los colores rea­
7. Más valéis. La inmensa compasión de les. Salomón con toda su gloria, es decir,
Dios hacia el hombre corre parejas con su ataviado con su manto real, no era tan es­
autoridad sobre el destino humano, y debe­ plendoroso como estas humildes flores. 28.
ría evocar amor más que temor. M añana es echada al homo. En Palestina
8. Confesar. Instaba Jesús a los discípu­ es casi imposible obtener leña; por tanto, se
los a declarar en público su lealtad hacia él. emplea hierba y malezas secas para lumbre
9. El que me negare. El que me descono­ de cocina. La hierba es de corta vida; pero
ciere. Jesús afirma tener el derecho de reco­ si Dios tiene a bien vestirla con deslum­
mendar o condenar a cualquier hombre ante brantes colores, ¿ cuánto mayor no será el cui­
la presencia de Dios. 10. Al que blasfema­ dado que dedicará al hombre, cuyo espíritu
re contra el Espíritu Santo. El vituperio vive eternamente?
contra el Espíritu Santo es irremediable por­ 30. Porque todas estas cosas buscan las
que separa al hombre de la única fuerza ca­ gentes del mundo. Las posesiones materia­
paz de transformar la vida interior. El Espí­ les constituyen la primordial preocupación
ritu Santo es el mensajero de Dios para con de los gentiles que —desde el punto de vista
los hombres; de él dependen los creyentes judío— no conocen a Dios. Jesús decía que
para conocer la realidad de la verdad divina. para sus discípulos, esas posesiones materia­
11. No os preocupéis. Era un consejo para les deberían tener valor secundario. 31. Mas
mártires, no para predicadores ni maestros. buscad el reino de Dios. El Maestro pro­
13. Maestro, di a mi hermano. Lo que porcionó a sus discípulos un nuevo objetivo
este hombre deseaba no era justicia, sino po­ para la vida: trabajar en pro del reino de
sesión. Quería que Jesús ejerciera su autori­ Dios.
dad, pero no le pidió que pesara los méritos 35. Estén ceñidos vuestros lomos, y
de la causa. 14. ¿Quién me ha puesto . . . vuestras lám paras encendidas. Dado lo
como juez? El Señor se negó a dar fallo se­ largo y amplio de las vestiduras orientales,
118
LU C A S 12:35-13:14
había que recogerse el manto prensándolo dían la importancia de su venida, ni la tras­
con el cinturón para tener libertad de mo­ cendencia de rechazarlo.
vimiento. Las lámparas se encendían median­ 58. El alguacil (gr. praktori). Funciona­
te brasas, puesto que aún no se conocían los rio de policía local, que ejecutaba las órde­
fósforos. nes del tribunal.
36. Q ut . . . regrese de las bodas. En 13:1. Cuya sangre Piloto había mez­
Oriente el novio, después de cenar con sus clado con los sacrificios de ellos. Probable­
amigos, iba a que le entregaran la novia en mente los galileos, que eran nacionalistas fa­
el hogar de ella. Como el cortejo nupcial náticos, habían provocado un disturbio en
regresaba a altas horas de la noche, el novio Jerusalén. Pilato, que estaba en la ciudad du­
esperaba que sus siervos estuviesen vestidos rante la fiesta, había hecho que intervinie­
para trabajar y que tuviesen encendidas las ran los soldados. El resultado fue un choque
lámparas. Los tradicionales preparativos pa­ sangriento en los atrios del templo. Tal pro­
ra las bodas simbolizaban aprestamiento pa­ ceder era muy propio de lo que acerca del
ra el regreso de Cristo. 39. A qué hora ol carácter de Pilato se conoce. 2. ¿Eran más
ladrón habría de venir. La transición del pecadores que todos los galileos? Cual­
símil del novio al del ladrón subraya el ele­ quier calamidad fuera de lo corriente suele
mento sorpresivo del advenimiento. Pablo interpretarse como castigo especial para sus
aplicó la misma figura a la segunda venida víctimas. 3. Os digo: No. Jesús no apoyaba
(1 Ts. 5:2). la opinión de que las víctimas de Pilato hu­
41. Señor, ¿dices esta parábola a nos­ biesen sido excepcionalmente pecadoras; de­
otros, o también a todos? Para aclarar si cía en cambio que un castigo semejante espe­
hablaba exclusivamente a los discípulos o a raba a cuantos no se arrepintiesen. Quizá
todo el gentío que lo rodeaba, Jesús dijo la haya pensado en el inminente destino de la
siguiente parábola. ciudad durante el asedio romano del año 70
43. Aquel siervo (gr. doulos, esclavo). d .d eC . (cf. 19:41-44; 21:20-24). 4. Aque­
El mayordomo solía ser un esclavo encarga­ llos dieciocho. Aludía a otro suceso reciente
do del manejo de la casa de su señor. 45. que había andado en boca de todos, y del
Mi señor tarda en venir. La parábola en­ cual sacaba una aplicación semejante. 6. Di­
seña que el escepticismo acerca del regreso jo también esta parábola. La higuera es­
del Salvador conduce a los abusos de auto­ téril simbolizaba a la nación judía. Isaías
ridad y al relajamiento de la conducta. 46. (5:2) usó una parábola similar basada en la
Vendrá el señor de aquel siervo. La veni­ vid. El dueño de la higuera tenía todo de­
da del Señor aparejará recompensas para los recho a esperar frutos, y fue natural su de­
fieles y castigos para los infieles. Le castigará cepción al no hallarlos. 7. Córtala; ¿para
duram ente (“lo apartará fuera", Str.). El qué inutiliza también la tierra? La senten­
verbo griego significa literalmente “partir en cia no era más que la respuesta a la esteri­
dos", y probablemente debe tomarse al pie lidad. 8. Señor, déjala todavía este año.
de la letra, pues el amo romano tenía el de­ El viñador intercede ante el dueño de la vi­
recho de dar muerte a sus esclavos. El mal ña en favor de la higuera, a fin de que se le
manejo de una propiedad acarreaba la pena dé una oportunidad más. Daba a entender
de muerte. 48. A todo aquel a quien se ha­ Jesús que se ofrecía a su nación la última
ya dado mucho, mucho se le dem andará. oportunidad de ponerse a derecho antes que
El lenguaje sugiere una gradación de casti­ le sobreviniese el juicio de Dios por su re­
gos. belde esterilidad.
49. Fuego vine a echar sobre la tierra; 10. Enseñaba . . . en una sinagoga en
|y cuánto deseo que ya esté encendido! el día de reposo. El siguiente episodio es
(Str.). Nuestro Señor comprendía que su uno de los varios que respecto a curaciones
misión era divisoria y perturbadora. Veía cla­ efectuadas por nuestro Señor en día de re­
ramente que la cruz se convertiría en punto poso relatan los evangelios, las que consti­
de controversia y argumentación, y deseaba tuían un renovado motivo de choque con los
que ya lo hubiesen levantado (Jn. 12:32). fariseos. 11. Una mujer que . . . tenía es­
50. De un bautismo tengo que ser bauti­ píritu de enfermedad. Era victima de po­
zado. Se refería a su muerte (cf. Mr. 10:38). sesión demoníaca. El poder demoníaco se
Sentía que su poder estaría restringido hasta manifestaba a veces mediante conducta vio­
que fuese consumada la obra de la cruz. 51. lenta (8:29) y a veces mediante la inutili­
No, sino disensión. El judaismo era una zación de algún miembro físico (11:14).
religión de familia, en que el culto era ac­ Jesús dijo de la mujer que había sido atada
tividad del círculo hogareño más que de por Satanás (vs. 16). 12. La llamó. Fue un
individuos aislados. Jesús preveía que sus de­ acto no solicitado; él tomó la iniciativa.
mandas escindirían la vida familiar y reque­ 14. El principal de la sinagoga, con su
rirían decisiones individuales. restrictiva interpretación de la ley, represen­
56. ¿Cómo no distinguís este tiempo? taba las normas del judaismo. En forma in­
Los contemporáneos de Jesús no compren­ directa, mediante su declaración condenó el
119
LU CAS 13:15-14:9
acto de Jesús. 15. Entonces el Señor le res* los fariseos sólo hayan querido atemorizar a
pendió. El principal de la sinagoga conocía Jesús para que saliera del país. Por otra par­
la regla; el Señor sabía cómo aplicar la ex­ te, Herodes tenía la conciencia intranquila,
cepción. ¿ Por qué no se habría de aliviar de y se imaginaba que Jesús podía ser Juan el
su dolor a esta mujer en día de reposo, si Bautista resucitado (cf. 9 :7 ). 32. Aquella
la ley estatuía lo necesario para que los ani­zorra. Uno de los pocos términos despecti­
males no pasaran sed? 16. ¿No se le de* vos que Jesús haya empleado. Denota astucia
blo . . . ? Jesús no se limitó a sugerir que la
al par que cobardía. Al tercer día termino
curación fuese lícita; afirmó que era obliga­ mi obra. Indicaba que tenía un plan defini­
toria. do para su vida, y que no temía las amena­
18. ¿A qué es semejante el reino de zas de Herodes. 33. No es posible que un
Dios? Las dos parábolas tienen paralelos en profeta muera fuera de Jerusalén. Su res­
Mt. 13:31-33, en donde se citan como parte puesta a los fariseos quería decir que corría
de una serie descriptiva del reino de Dios. peligro, no por las amenazas de Herodes, si­
De diversos modos han sido interpretadas, y no por la hostilidad de la propia ciudad de
ha habido mucha controversia sobre ellas. ellos.
Conviene recordar que por lo común se pro­ 34. fJerusalén, Jerusalén! Su amor y su
nunciaba cada parábola para aclarar un pun­ presencia hicieron surgir del pecho de Cristo
to determinado, y que no debería ponerse esta lamentación por la ciudad. Bien conocía
demasiado énfasis en los detalles no pertinen­el destino que a ella le estaba reservado. 35.
tes para dicho punto. 19. Es semejante al He aquí, vuestra casa os es dejada de­
grano de mostaza. Era la mostaza la planta sierta. La destrucción del templo en el año
más grande que se daba en Palestina. La 70 d. de C. y la subsiguiente expulsión de los
tremenda expansión de las semillas en una judíos bajo Adriano (135 d. de C.) que­
estación, del grano más insignificante a un brantó por completo el estado judío. Bendito
arbusto de regular tamaño, ilustraba profé- el que viene. Cita del Salmo 118:26 que se
ticamente el crecimiento del reino, desde los aplicaba al Mesías. Jesús se identificó a sí
mínimos comienzos de la compañía de dis­ mismo con la esperanza de la nación.
cípulos de Jesús hasta el reino espiritual que
llegó a ser universalmente reconocido. 21 . 14:1. Habiendo entrado para comer en
Es semejante a la levadura. La figura se casa de un gobernante, que era fariseo
(cf. 11:37) le acechaban. Los fariseos lo
refiere ahora al silencioso pero potente creci­
miento del reino entre los hombres (cf. Le. vigilaban (gr. pareterounto) con ojos de lin­
12:1). No afirmaba Jesús que el mundo se ce (cf. 6:7) por ver si lograban atraparlo.
convertiría; lo que sugería era que se verla 2. Y he aquí estaba delante de él un hom­
afectado por el reino. bre. La presencia de este hombre fue ines­
perada. Hidrópico. La hidropesía es una hin­
D. Iniciación del debate público. 13:22— chazón del cuerpo causada por la retención
16:31. de un exceso de líquido en los tejidos. La
22. Encaminándose a Jerusalén. Con es­ lamentable condición del hombre ha de haber
ta frase regresa Lucas al teína de 9:51. Es­ sido evidente para todos. 3. Jesús habló a
tructura esta sección del Evangelio en torno los intérpretes de la ley y a los fariseos.
al último viaje del Salvador. 23. ¿Son po­ Repitió la pregunta de una ocasión anterior
cos los que se salvan? Tan estricta era la (6 :9 ). 4. Ellos callaron. Sus críticos no sa­
enseñanza ética del Señor que sus oyentes bían qué responder. Si hubieran dicho que
estaban seguros de que sólo unos pocos po­ no era lícito sanar en día de reposo, se ha­
drían salvarse. brían condenado ellos mismos; y si hubieran
25. Después que el padre de familia se dicho que sí, no habrían podido censurarlo.
haya levantado y cerrado la puerta. Las 5. ¿Quién de vosotros, si su asno o su
puertas de las casas orientales se atrancaban buey cae en algún pozo . . . ? Ya en dos
de noche para impedir la entrada a los me­ ocasiones anteriores se había valido del mis­
rodeadores, y no se abrían hasta que ama­ mo argumento (6 :9 ; 13:15).
neciera. Si alguien llamaba a altas horas de 7. Refirió . . . una parábola. En este
la noche, se le tenía por sospechoso y por lo banquete nuestro Señor expuso tres parábo­
común se le despedía. 26. Delante de ti he­ las. Las dos primeras (14:7-11, 12-14) fue­
mos comido y bebido. En Oriente, comer y ron evocadas por la conducta de los invitados
beber con alguien era señal de amistad per­ y el anfitrión; la tercera (w . 15-24) fue en
manente. 27. No sé de dónde sois. La sal­ respuesta a un comentario. Escogían los pri­
vación depende de la amistad personal con meros asientos. La posición social era im­
él y no del conocimiento acerca de su fama. portante en aquellos días, y cada invitado
30. Hay postreros que serán primeros. La deseaba ocupar el sitio de mayor honor po­
implicación es que la hora del juicio traerá sible. 9. El último lugar. Mientras el con­
más de una sorpresa. vidado hallaba el mejor puesto y descubría
31. Herodes te quiere motar. Puede que que estaba reservado, ya los puestos interme-
120
LUCAS 14:10-15:2
dios se habrían llenado y sólo quedarían los negativa de los invitados era una afrenta per­
de menor importancia. 10. Amigo, sube sonal. Vó pronto. El banquete estaba prepa­
más arriba. Si el anfitrión hallara un hués­ rado y no había tiempo que perder. El anfi­
ped de honor en un sitio inferior, lo invitaría trión no iba a quedarse esperando a los in­
a ocupar un sitio reservado en la cabecera vitados que lo habían ofendido, sino que
de la mesa. 11. El que se humilla, será ordenó a sus siervos que invitaran a los men­
enaltecido. Cristo usó la situación inmedia­ digos. 22. Aún hay lugar. Dado que en
ta para ilustrar un principio espiritual gene­ cualquier ciudad oriental pululan los mendi­
ral. Dice Plummer: “La humildad es el gos, no habría sido difícil reunir a gran núme­
expediente para obtener ascensos en el reino ro de ellos. 23. Fuérzalos a entrar. La eti­
de Dios” (ICC, p. 358). queta exigía no comenzar la fiesta mientras
12. Dijo también al que le había con­no estuvieran llenos todos los sitios. Se orde­
vidado. Jesús tenía una palabra para el an­ nó a los siervos que invitaran hasta a los
fitrión, así como para los convidados. No que transitaran por los senderos de los ale­
llames a tus amigos, ni a tus hermanos, daños. 24. Ninguno de aquellos hombres
ni a tus parientes, ni a vecinos ricos. El que fueron convidados, gustará de mi ce­
reino de Dios no es una sociedad cerrada na. Por haber rehusado una vez, se les ex­
de ricos, ni un club exclusivo de amigos. cluía para siempre. La aplicación de esta
13. Llama a los pobres, los mancos, los parábola destaca el rechazamiento de Jesús
cojos y los ciegos. Nuestro Señor censuraba por su nación. Cuando los invitados especia­
la egoísta costumbre de festejar sólo a quie­ les para el reino de Dios rehusaron atender
nes pueden devolver el favor. Deseaba que el llamado del Mesías, él se dirigió a otros
su anfitrión se diera cuenta de que su rique­ que normalmente no habrían sido convidados
za le brindaba la oportunidad de ayudar a 25. Grandes multitudes iban con él.
los indigentes y desamparados. 14. La resu­ Los pocos versículos que siguen no tiene re­
rrección de los justos. El lenguaje que em­ lación directa con la fiesta sino con la pre­
plea apoya la idea de que hay dos resurrec­ dicación de nuestro Señor al aire libre; pero
ciones: una de los justos y otra de los impíos Lucas ios emplea como conclusión de la his­
(cf. Jn. 5:29; 1 Co. 5:23; Fil. 3:11; 1 Ts. toria. Este emplazamiento de Jesús aclaraba
4:16; He. 11:35; Ap. 20:5-6), entre las la naturaleza del llamado que hacía a los de
cuales media un intervalo. “los caminos y los vallados”. 26. No aborre­
15. Bienaventurado el que . . . El invi­ ce. Desde luego, Cristo no mandaba a los
tado que hacía esta observación trataba de hombres que odiaran a su propia familia en
ponerse bien con el Maestro mediante una el sentido de tenerles mala voluntad o desear­
observación piadosa. Jesús se valió de la pa­ les el mal. Expresa vigorosamente que nues­
rábola siguiente para mostrar que el reino de tra devoción hacia la familia debe ser secun­
Dios requiere resolución verdadera, y no daria respecto a nuestra devoción hacia
aprobación casual. Cristo. 27. Y el que no lleva su cruz. La
16. Un hombre hizo una gran cena. La cruz del discípulo es la humillación o penali­
parábola ha de haber interesado a todos los dades especiales que por convertirse en segui­
huéspedes presentes, por la semejanza con las dor de Cristo atraiga sobre sí. El cargar en
circunstancias en que se hallaban. 17. Y a público con una cruz era la infamia reser­
la hora de la cena envió a su siervo. De vada al criminal condenado a muerte (cf.
acuerdo con la costumbre, la invitación se 9:23-24). 33. Así, pues, cualquiera de vos­
hacía con varios días o semanas de antici­ otros . . . El Señor requería que se evaluase
pación, pero la urbanidad exigía que llegado inteligentemente el costo del discipulado y
el día, se hiciese invitación personal por me­ que se renunciara por completo a todo dere­
dio de un mensajero. 18. Y todos a una cho sobre la vida propia.
comenzaron a excusarse. Rechazar una in­
vitación en el último momento constituía una 34. Buena es la sal. Una enseñanza simi­
imperdonable descortesía. He comprado una lar se halla en el Sermón del Monte (Mt.
hacienda, y necesito ir a verla. Era un 5:13). La sal común de aquellos tiempos era
simple pretexto ya que nadie en su sano jui­ de mala calidad, y rápidamente se volvía in­
cio compraría una hacienda sin verla. 19. sípida si se la exponía al aire.
He comprado cinco yuntas de bueyes. Peor 15:1. Los pecadores eran el común del
es la segunda que la primera excusa. La tie­ pueblo, ignorantes en cuanto a la ley, por lo
rra es un bien permanente, cuyo valor podía cual eran menospreciados por los fariseos.
elevarse; pero los bueyes no tendrían valor (Jn. 7:49). Las tres parábolas de este ca­
alguno si en el momento de la compra fue­ pítulo se pronunciaron particularmente para
sen insatisfactorios. 20. Acabo de casarme. ese auditorio, e ilustran cómo Dios se inte­
Considerando que no es de orientales el lle­ resaba por ellos. 2. Murmuraban. Los fari­
var a la esposa a reuniones sociales, ésta fue seos refunfuñaban por no comprender el
la más débil de las excusas. verdadero móvil que Jesús tenía en querer
21. Enojado el padre de familia. La ganar a los abandonados.
121 Copyriqhted
LUCAS 15:4-32
4. El desierto es simplemente la pradera presión: literalmente, se adhirió (gr. ekolle-
abierta. La que se perdió. Solía el pastor the). La desesperación lo forzó a "pegársele"
contar sus ovejas al ñn de cada día, para a alguien de importancia, para obtener el
cerciorarse de que ninguna se había extra­ sustento. Para que apacentase cerdos. La
viado. Si faltaba una, de inmediato salía en mayor degradación imaginable para un ju­
su busca. Tras. La preposición (gr. epi) in­ dío. 16. Algarrobas. Vainas del algarrobo,
dica que el pastor no sólo siguió sus huellas del cual se alimentaba Juan el Bautista (Mt.
sino que llegó hasta ella. La palabra connota 3:4). Eran unas semillas alargadas, dulzonas,
perseverancia y éxito. 5. La pone sobre sus y solían formar parte de la dicta de los po­
hombros. A diferencia de la mayoría de los bres. Nadie le daba. El verbo implica há­
animales, la oveja no es capaz de hallar por bito o proceso.
sí misma el camino de regreso al redil. El 17. Jornaleros. En los tiempos bíblicos la
pastor tenía que traerla. 6. Perdido. El grie­ suerte del jornalero era peor que la del escla­
go lo expresa vigorosamente, con énfasis en vo, dado lo inseguro del empleo de aquél,
la posesión: "la oveja mía, la que se me per­ mientras éste tenía aseguradas casa y comi­
dió" (gr. to probaton mou, to apololos). 7. da. 18. Contra el cielo. Para cumplir el ter­
Justos que no necesitan de arrepentimien­ cer mandamiento. "No tomarás el nombre de
to. Referencia medio irónica a los fariseos, Jehová tu Dios en vano,” los judíos susti­
que se creían infinitamente mejores que los tuían la palabra Dios por otros términos, no
publícanos y los pecadores. fuera a ser que accidentalmente blasfemaran
8. ¿O qué m ujer. . .? La segunda pará­ (cf. Mt. 5:34; 26:64). 19. Hazme. Esta pe­
bola ha de haber apelado a la mujer que se tición indica una total transformación en su
pasaba casi toda la vida metida en la casa, actitud. Ai abandonar el hogar había dicho:
así como la primera ha de haber apelado a "Dame . . . " Se había despedido con una de­
los hombres que vivían al aire libre. Que tie­ manda egoísta; ahora volvía con una humilde
ne diez dracmas. La moneda era en Pales­ súplica.
tina más escasa que en las civilizaciones mo­ 20. Cuando aún estaba lejos, lo vio su
dernas, dado que gran parte del comercio padre. El padre se mantenía en vigilante es­
era a base de trueque. Cada dracma equiva­ pera del regreso del extraviado. 21. Padre,
lía aproximadamente a 3,6 gr. de plata (de he pecado. No logró el hijo terminar el dis­
15 a 17 centavos USA). Eran las economías curso que había preparado (vss. 18-19).
de muchos años. Enciende la lám para. Co­ Todo cuanto el padre quería era la confesión.
mo las casas pobres de Oriente no tenían 22. El mejor vestido. Era el que se reser­
ventanas, se requería una lámpara aun de vaba para huéspedes de honor. Un anillo
día para buscar en los rincones oscuros. Ba­ señalaba la calidad de hijo que legalmente
rre la casa. La moneda podía haberse per­ había perdido al abandonar el círculo fami­
dido fácilmente en el polvo del piso de tierra. liar. 23. El becerro gordo. Solía tenerse lis­
9. Amigas y vecinas. Las convocó a festejar to un animal para ocasiones especiales, de
el hallazgo. modo que a los huéspedes de honor se les
11. Un hombre tenía dos hijos. A esta pudiera servir prontamente (cf. Gn. 18:7).
se le ha dado el nombre de parábola del hi­ 25. La música y las danzas eran probable­
jo pródigo. Más acertadamente podría lla­ mente ejecutadas por algún conjunto profe­
marse de los hijos perdidos, o del padre ad­ sional. El regreso del hijo menor dio ocasión
mirable. 12. La parte de los bienes que me para una gran fiesta.
corresponde. El heredero tenía el derecho 28. Se enojó. Celos y enfado fueron la
de pedir su porción de la heredad mientras reacción del mayor le mortificaba lo que
el padre vivía. El mayor tenía derecho a las consideraba una injusticia. 29. He aquí, tan­
dos terceras partes; el resto se dividía entre tos años te sirvo. Una traducción moderna
los demás hijos (Dt. 21:17). Los bienes. Li­ podría ser: "¡M ira qué gracia! Todos estos
teralmente, "su vida" (gr. ton bion) ; los bie­ años vengo trabajando para ti como un es­
nes eran la fuente de su sustento. clavo, y . . .” Es el lenguaje de quien se tie­
13. A una provincia apartada. Muchos ne por bueno y se compadece a sí mismo, y
de los jóvenes acaudalados de los días de que espiritualmente se halla tan lejos del co­
Jesús emigraban a Roma o Antioquía en bus­ razón de su padre como en distancia física
ca de placeres de urbe. Desperdició. La mis­ estaba lejos de la familia el hijo menor. Un
ma palabra se empica para esparcir o regar cabrito habría sido de ínfimo valor compa­
semilla (gr. dieskorpisen). Perdidamente, rado con el becerro gordo. El hijo acusaba
(gr. asotos) Pródigamente. 14. En aquella al padre de haberle privado de un obsequio
provincia. La preposición griega kata, que se minúsculo, mientras sobre el pródigo derra­
traduce por en, implica que el hambre fue maba favores extravagantes. 30. Este tu hijo.
general en todo el territorio en que residía El mayor se muestra despectivo, e inclinado
el joven. Comenzó a faltarle, o comenzó a a malos juicios respecto de su hermano.
pasarla mal. 32. Era necesario. Mediante esta parábo­
15. Se arrimó a uno. Es una vigorosa ex­ la, así como mediante las dos anteriores, Je-
122
LU C A S 16:1-31
sus mostró la actitud de Dios para con los Jesús afirmaba que hasta en el mínimo pun­
pecadores. No aprobaba su actitud rebelde ni to la ley mantendría su autoridad y certeza.
sus malas acciones, pero les daba la bienveni­ 18. Todo el que repudia a su mujer, y
da a su regreso y los restablecía en su favor se casa con otra, adultera. La ley estipu­
si volvían arrepentidos. laba que el marido podía repudiar a su mu­
16:1. Un hombro rico. Esta parábola y jer ‘‘por haber hallado en ella alguna cosa
la que le sigue puede que provengan de la indecente” (Dt. 24:1). Por más que la dis­
vida real. El mayordomo era el administra­ posición original indudablemente se refería a
dor de la casa y la propiedad. Disipador do defectos morales, se había llegado a interpre­
sus bionos. Es la misma palabra que se apli­ tarla con chocante amplitud. Se dice que el
có al hijo pródigo (15:13). 4. Ya sé lo quo rabí Hillcl enseñaba que el marido podía di­
haré (gr. egnon). En el gráfico estilo de vorciarse si la mujer le echaba a perder la
Lucas, “ ¡Ya lo tengo!” Se le había venido comida (Plummer, en ICC, p. 390). Las pa­
una gran idea. Me reciban. Se sobrentiende, labras de nuestro Señor presentan la mono­
los acreedores del amo. La estratagema del gamia permanente como el matrimonio ideal
mayordomo, si bien falta de honradez, era para los creyentes.
eficaz. 19. Había un hombre rico, que se vestía
5. Llamando a cada uno do los deudo­ de púrpura y de lino fino, y hacía cada
res de su amo . . . En tanto fuese oficial­ día banquete con esplendidez. La lana te­
mente mayordomo estaba facultado para de­ ñida de púrpura era costosa, y solamente
terminar los pagos réntales, y hasta que fuera los ricos podían usarla. El lino, que se em­
despedido sus decisiones eran jurídicamente pleaba para las túnicas, también era muy
válidas. Aunque su amo lo destituyera, no caro. Banqueteaba . . . espléndidamente
podría alterar las resoluciones que el mayor­ (Str.). Se daba la gran vida, en continua
domo hubiese tomado antes. 6. Cien barriles fiesta, ajeno a toda penalidad o preocupa­
de aceite. El aceite de olivo era uno de los ción. 20. Lázaro. Esta es la única parábola
productos corrientes de Palestina. El barril de Jesús en que se da un nombre propio. A
(gr. batos) contenía 37 litros. 7. Medida la puerta. Los amigos de Lázaro lo dejaban
(gr. korous, derivado del hebreo cor), 370 ante la puerta del rico para tocarle a éste los
litros. 8. Y alabó el amo al mayordomo sentimientos. 21. Ansiaba saciarse de las
malo. Aunque el patrono no aprobaba la ac­ migajas. Los pedazos y sobras eran echados
ción del mayordomo, no pudo menos que ala­ a los perros o se les daban a los mendigos (cf.
Mr. 7:28). Los p e rro s ... le lamían las
bar su astucia. llagas. Perros scmisalvajcs constituían los en­
9. Ganad amigos por medio de las ri­ cargados de la higiene en las calles orientales.
quezas injustas. El mayordomo prevarica­ El mendigo era impotente para ahuyentar­
dor sabía que podía acudir ante aquellos cu­ los, y estaba por tanto a merced de ellos.
yas deudas había rebajado arbitrariamente. Quizá haya sentido miedo de tener el fin de
Agradecidos por el alivio económico, le ayu­ Jezabel (2 R. 9:35-36).
darían. El Señor sugería que las riquezas te­ 22. Murió el mendigo. No se menciona
rrenales pueden emplearse para ayudar al su enterramiento, no porque haya quedado
prójimo, cuya gratitud asegura que seamos insepulto sino porque probablemente lo echa­
bien recibidos en la eternidad. 11. Si en las ron en una fosa de caridad, sin pompas fú­
riquezas in{ustas no fuisteis fieles. El uso nebres. El seno de Abraham. Al mendigo se
de la riqueza material pone a prueba el ca­ le concedió reclinarse al lado derecho de
rácter. Quienes no sepan usarla prudente­ Abraham, sitio que en los banquetes se re­
mente no merecen que se les confíen respon­ servaba al huésped de honor; el rico . . . fue
sabilidades espirituales. sepultado. La parábola subraya que el men­
16. La ley y los profetas eran hasta digo fue llevado por los ángeles al paraíso;
Juan. Jesús declaró que Juan el Bautista lo mejor que en pro del rico puede afirmar
constituía el hito de una época. La antigua es que fue sepultado.
dispensación de la ley rigió hasta que él co­ 23. Y en el Hades . . . Esta palabra, equi­
menzó a proclamar el advenimiento del Me­ valente a la hebrea scol, puede connotar el
sías y a anunciar el reino de Dios. Todos se mundo invisible en general, o el lugar de cas­
esfuerzan. (Todos le hacen fuerza, Str.). tigo. El Hades contenía tanto la Gehenna co­
Involucra la idea de violencia. Difieren los mo el paraíso. 26. Un gran abismo ha sido
expositores respecto a si Lucas quiso decir establecido (Str.). La sima que separa al
que los hombres se arremolinan por entrar en cielo del infierno es infranqueable y perma­
el reino, o que ejercen presión hostil en con­ nente. 29. A Moisés y a los profetas tie­
tra del mismo (cf. Mt. 11:12; v. Arndt, bia- nen. La ley contenía la revelación de Dios
zomai). La primera idea es gramaticalmente que bastaba para la instrucción de ellos. 31.
más aceptable. 17. Una tilde (gr. keraian, Si no oyen a Moisés y a los profetas. Los
"cuemecillo” ) era una virgulilla que dife­ milagros no engendran fe por sí mismos. Las
renciaba una letra hebrea de otra similar. palabras de Jesús fueron proféticas, pues
123
LU C A S 17:1-29
cuando él resucitó de entre los muertos, no samaritaños, de quienes nada esperaban los
estuvieron sus enemigos más inclinados a judíos religiosos.
aceptarlo que antes. 20. Cuándo había de venir el reino de
E. Instrucción de los discípulos. 17:1-18: Dios. Tanto Juan el Bautista como Jesús ha­
30. bían proclamado que el reino de Dios estaba
17:1. Tropiezos. Son los actos que hacen a las puertas. El fariseo esperaba que de ser
que otros se desvíen del sendero del bien, y Jesús el Mesías, habría de iniciar su reinado
que hieren su sensibilidad moral. 2. Piedra con la súbita proclama de su poder y la con­
de molino. El pasaje paralelo, Mr. 9:42, la quista física del país. El programa en que
llama “una piedra de molino de las que mue­ Cristo pensaba era distinto, y en su respuesta
ven un asno” (Str., gr. mylos onikos)y que expone los dos puntos principales del mismo.
indica una muela de mayor tamaño que las El reino de Dios no vendrá con adverten­
caseras. Estas palabras del Señor tienen una cia. Su advenimiento inicial no consistiría
severidad insólita. 4. Siete veces al día. en un golpe político ni surgiría de movimien­
Siete faltas en un día serían como para exas­ to visible alguno. 21. El reino de Dios está
perar a la víctima de las mismas. entre vosotros, (“dentro de”, NC; “en me­
5. Auméntanos la fe. No lograban los dio de”, Str.). El griego entos, “dentro de”,
apóstoles creer que hubiese perdón para el puede significar “en medio de”. Un reino no
delincuente habitual. 6. Fe como un grano es territorio únicamente, ni sólo sistema de
de mostaza. Era la de mostaza la más di­ aparato gubernativo. Su existencia básica re­
minuta de las semillas que los agricultores de side en la unidad y la lealtad del pueblo.
Palestina conocieran (cf. 13:19). Cristo po­ Jesús afirmó que el reino de Dios ya se ha­
nía el énfasis más en la vitalidad que en la llaba presente y lo único que requería era ser
cantidad de la fe. Sicómoro. La mayoría de reconocido. El lo había traído consigo, y vi­
los eruditos lo identifican con la morera ne­ vía entre ellos.
gra, aunque la misma palabra (gr. sycami­ 22. Los días del Hijo del Hombre. Me­
nos) se traduce en la LXX y otras versiones diante esta frase los judíos denotaban la era
por sicómoro. La morera, que se cultivaba en mesiánica. Hijo del Hombre es un título del
Palestina por su fruto, abundaba por todas Mesías que aparece en D n.7:13-14. Y no lo
partes. Trasplantar semejante árbol al medio veréis. El advenimiento del Mesías tardaría
del mar parece algo fantástico; pero Jesús mucho. 24. Porque como el relámpago que
trataba de enseñar a sus discípulos que para al fu lg u rar. . . Como el relámpago súbita­
la fe no hay imposibles. mente ilumina desde uno al otro extremo del
7. Luego. En su sentido de “prontamente, horizonte, así el Mesías verdadero se hará
sin dilación” (Arad.) 9. ¿Acaso da gracias evidente ante todos los hombres cuando ven­
al siervo? El trabajo del esclavo se recibía ga a establecer su reino. No surgirá en la os­
como cosa de obligación; únicamente lo que curidad ni estará circunscrito a una locali­
dad. 25. Pero primero es necesario que pa­
trascendiera la línea del deber merecía espe­ dezca mucho. Este versículo deja fuera de
cial alabanza. toda duda que Jesús hablaba de sí mismo,
11. Yendo Jesús a Jerusalén. Reanuda pues en 18:31-34 trata extensamente el mis­
Lucas la narración del último viaje (cf. 13: mo tema. Sus interrogadores no tenían no­
22) que constituye la urdimbre de esta sec­ ción de un Mesías sufriente, no obstante que
ción (9:51-18:30). Entre Samaría y Gali­ Jesús se refería a las escrituras proféticas, tal
lea. Siguió una ruta fronteriza entre las dos como se indica en 24:44. Para él, su inmi­
provincias, pasó el Jordán y descendió por la nente muerte en Jerusalén era parte de su
ribera oriental del río; porque el siguiente lu­ misión mesiánica, a la que más adelante ha­
gar que se menciona es Jericó (19:1), sitio bría de seguir la revelación de poder en su
usual de tránsito de los peregrinos al volver día.
a la ribera occidental. 26. Como fue en los dias de Noé. El
12. Diez. . . leprosos, los cuales se pa­ versículo implica un intervalo entre las fal­
raron de lejos. La ley prohibía a los leprosos tas y el final momento del juicio. Los días
acercarse al resto de la gente. Tan lejos esta­ del Hijo del Hombre. La retribución no se­
ban, que Jesús no los había notado hasta que ría inmediata, pero sí inevitable. 27. Co­
alzaron la voz. 14. Id, mostraos a los sa­ mían, bebían, se casaban. No eran actos
cerdotes. Compárese el pasaje paralelo, Le. de suyo pecaminosos, pero la excesiva preo­
5:12-14. Mientras iban, fueron limpiados. cupación por ellos mostraba que la gente vi­
No obstante las apariencias, los diez tuvieron vía en un plano del todo materialista, sin
fe para obedecer. Dieron por realizada la cu­ siquiera pensar en Dios. El diluvio los halló
ración, aun sin haberla experimentado. 15. desprevenidos. Hasta el día en que entró
Uno de ellos . . . volvió. Más escasa que la Noé en el arca. El instante del juicio coin­
fe era la gratitud. 16. Y éste era samari- cide con la remoción del siervo de Dios o
tano. El único entre los diez que rindió gra­ viene inmediatamente después. Tanto en el
cias pertenecía a la raza de los despreciados caso de Noé como en el de Lot (vs. 29), los
124
LU CAS 17:30-18:14
hijos de Dios fueron retirados del escenario tencia de la viuda venció la obstinación del
del juicio antes que éste aconteciese. juez. 5. M© agote la paciencia (acabe por
30. Asi será. La prosperidad material y molerme, NC), literalmente “me ponga un
la seguridad aparente reinarán en los días ojo amoratado” (hypopiaze), puede signifi­
del retorno de Cristo. 31. En la azotea. Las car ya sea “molestar” o “desacreditar.”
azoteas de las casas orientales se usaban co­ 7. Sus escogidos. Solamente dos veces
mo patios, y aun como dormitorios en la es­ emplea Lucas esta palabra: una respecto al
tación calurosa. Quien se hallase en la azo­ Mesías (23:24) y una respecto al pueblo
tea no tendría tiempo para entrar en la casa que él ha elegido y llamado. 8. ¿Hallará fe
a recoger sus objetos valiosos; debía huir in­ en la tierra? La pregunta retórica implica
mediatamente por la escalera exterior que que la fe sería escasa. Las palabras de nues­
había en las casas de Palestina. Un paralelo tro Señor no predicen un mejoramiento ge­
de esta predicción se produjo durante el sitio neral en las condiciones espirituales del mun­
de Jerusalén. Según Eusebio, los cristianos de do antes de su venida.
la ciudad la abandonaron durante una reti­ 9. Dijo. . . esta parábola. Puede que la
rada temporal de los invasores romanos y se segunda parábola de este capítulo no se haya
refugiaron en una aldea llamada Pella, en pronunciado en la misma ocasión que la pri­
donde sobrevivieron a la caída de la ciudad mera. Pero si así fue, sin duda tiene rela­
(Historia Eclesiástica, III, V).
34. El uno será tomado, y el otro será ción especial con la venida del reino. El am­
biente de la vida por venir satura todo el ca­
dejado. Los vss. 34, 35 y 36 tienen el mismo pítulo (18:16,24,30).
significado, pero cada uno se refiere a distin­
to tiempo. Los hombres están en su cama de 10. Dos hombres subieron al templo a
noche; las mujeres muelen el trigo en la ma­ orar: uno era fariseo, y el otro publicano.
drugada y los labradores están en el campo Jesús utilizó este contraste para poner de re­
durante el día. Se implica un acto instantá­ lieve la diferencia entre la falsa adoración y
neo, pues la venida del Señor en un instante el arrepentimiento genuino. 11. El fariseo,
ocurriría a distintas horas en diversos sitios puesto en pie, oraba. Esa posición para
del globo. Tomado es una palabra que suele orar era corriente (Mt. 6 :5 ; Mr. 11:25).
aplicarse a los santos, pero puede referirse al Pero en el caso del fariseo podría indicar que
hecho de recoger a los impíos para el juicio. procuraba llamar la atención. Consigo mis­
Compárese la alusión a la cizaña (Mt. 13: mo se refiere más a su actitud que a su posi­
41-42) y a la viña de la tierra (Ap. 14:18- ción. Indica un diálogo con su propia perso­
19). na o a su propio favor, más bien que la ora­
37. Allí donde está el cadáver, allí se ción de un hombre a solas. No soy como los
juntarán los buitres (Str.). Cuando los dis­ otros hombres. Sin duda su conducta era
cípulos quisieron conocer cuál sería el para­ tan buena como él decía. El problema no es­
dero de los que fueran “tomados”, Jesús les taba en lo que hacía, sino en sus ínfulas de
respondió mediante un proverbio. Cuerpo, santidad. 12. Ayuno dos veces a la sema­
RVR, v. Mt. 24:28. Buitres es buena tra­ na. El ayuno era parte del ritual judaico,
ducción, pues las águilas verdaderas no se pero no se requería ayunar dos veces por se­
alimentan de carroña. La interpretación que mana. El fariseo excedía las exigencias de la
pretende que las aves representan a los san­ ley.
tos que se congregan en torno a Cristo es 13. Estando lejos. El fariseo se plantó en
ajena al sentido del proverbio. Más bien se medio templo, en donde pudieran verlo; el
refiere al súbito advenimiento de castigo so­ publicano como a hurtadillas se metió en un
bre una cultura decadente y perversa. rincón. Dios sé propicio a mí, pecador. El
18:1. Los refirió Jesús una parábola. verbo propiciar (gr. hilastheti), aparece en
Gran parte del discurso precedente halla su He. 2:17 traducido como expiar. Implica la
paralelo en Mt. 24, pero esta parábola es ex­ ofrenda de un sacrificio que constituya base
clusiva de Lucas. Muestra que Jesús hacía satisfactoria para perdonar la culpa del ofen­
una aplicación inmediata de su profecía. El sor. El publicano no aducía buenas obras sino
aprestamiento para su regreso estará condi­ el sacrificio ya ofrendado. El pecador (Str.).
cionado por la oración. Se emplea en griego el artículo definido para
2. Un juez. Quizá el juez fuese un magis­ mostrar que el publicano pensaba sólo en sus
trado romano, carente de interés por las propios pecados. En su propia opinión él era
necesidades del pueblo judío. 3. Venía (gr. el peor de los pecadores. 14. Justificado.
ercheto). El tiempo imperfecto indica que Este es el único pasaje del tercer Evangelio
acudía al juzgado repetidamente. Hazme en que esta palabra tiene significado teológi­
justicia (gr. ekdikeson ) . Lo que solicita no co. Puede que Lucas la haya tomado de la
es el castigo del adversario sino un fallo de teología paulina (Hch. 13:39; Ro. 3:23-26),
amparo contra las injusticias de aquél. 4. Y con la cual estaba bastante familiarizado.
él no quiso. El verbo expresa su estado de Más que ser justo, significa dar por justo.
ánimo más que un acto concreto. La persis­ Por su confianza en el sacrificio y la confe-
125
LU CAS 18:15-35
sión de su pecado, el publicarlo fue aceptado denota la aguja de cirugía (gr. betones). Los
como justo a los ojos de Dios. intentos de explicar este dicho mediante la
15. Traían a él los niños. Solían los pa­ confusión entre camello (gr. kamelos) y ca­
dres traer los niños ante los rabíes para que ble (kami/os), o dándole a la frase un senti­
éstos los bendijeran. A los discípulos les pa­ do figurativo relativo a una puerta pequeña
reció que se estaba abusando del tiempo y en la muralla de la ciudad, no han resultado
las energías de su Maestro. 16. Jesús, lla­ convincentes. Jesús estaba usando una expre­
mándolos. . . La actitud de Cristo contras­ sión hiperbólica corriente para mostrar lo
taba con la generalidad de los adultos ju­ difícil que sería que el hombre acaudalado
díos, que consideraba a los niños carentes de aceptara ser discípulo suyo y entrar en el
importancia. 17. Como un niñito (Str.). Los reino de Dios. 26. ¿Quién, pues, podrá sor
niños acudían a Jesús sin simulaciones ni te­ salvo? Según el pensamiento judío, la pros­
mores. Tenían toda la fe de que él los reci­ peridad material era señal del favor divino
biría y los trataría bondadosamente. La ve­ para con los observadores de la ley (Dt. 28:
hemencia y la expectación distinguen a quie­ 1-8). Si se era rico, se era necesariamente
nes reciben el reino. bueno. La declaración de Cristo dejó atóni­
18. Un hombre principal (cierto digna­ tos a sus discípulos, ya que daban por hecho
tario, Str.). En Mt. 19:16-30 y en Mr. 10: que un rico tenía que ser justo.
17-31 se cuenta esta misma historia. Sola­
mente Lucas indica la posición del inquirien­ VI. Sufrimientos del Salvador. 18:31—
te. Si era joven, probablemente no tenía edad 23:56.
para pertenecer al Sanhedrín, pero quizá per­
teneciera a la aristocracia. Maestro bueno. En este punto Lucas vuelve a su paralelis­
El adjetivo (gr. agathos) connota bondad mo con los otros Sinópticos, e inicia su relato
moral, nobleza de carácter. ¿Qué haré? Esta de los últimos días de la vida de Jesús. Toda
pregunta muestra que estaba descontento de la sección ha de verse a la luz de la muerte
sí mismo y de su condición moral. No había de nuestro Señor, si bien no todo el conteni­
hallado la vida descrita por la ley (Lv. 18: do se ocupa directamente de la misma. La
5), y pensaba que seguramente había pasado pasión constituye el tema subyacente de estas
por alto algún mandamiento. 19. ¿Por qué parábolas, milagros y debates.
me llamas bueno? Jesús quería saber si le
daba esc título como simple cumplido o si el A. Rumbo a Jerusalén. 18:31— 19:27.
joven había meditado cuidadosamente en 31. He aquí subimos a Jerusalén. Con
quién era Cristo. 20. Los mandamientos sa­ este tercer anuncio de su muerte inminente
bes. Jesús no citó los cuatro primeros man­ (cf. 9:22,44) inicia Jesús la última etapa de
damientos, que tienen que ver con la rela­ su viaje a Jerusalén. Todas las cosas escri­
ción del hombre para con Dios, ni el último, tas. Tanto Lucas como los escritores de los
que tiene que ver con los sentimientos inter­ otros Evangelios declaran que Jesús vivía en
nos. Solamente citó los mandamientos que to­ consonancia con las predicciones inesiánicas
can a las relaciones externas del hombre. 21. del AT. 33. Azotado. En manos vigorosas el
Todo esto lo he guardado. El joven dijo la azote romano era un instrumento mortífero.
verdad, hasta donde él la conocía. Escrupu­ Consistía de varias correas unidas a un puño
losamente había observado el código, y sentía de madera. Cada correa solía llevar pedazos
que no tenía nada que reprocharse. De sí de plomo de trecho en trecho. Unos cuantos
mismo decía Pablo que, “en cuanto a la jus­ latigazos bastaban para hacer trizas la espal­
ticia que es en la ley” era ‘‘irreprensible” da de un hombre. Al tercer día resucitará.
(Fil. 3:6). Los cuatro Evangelios concuerdan en que Je­
22. Aún te falta una cosa. La justicia sús predijo que resucitaría al tercer día (Mt.
de la ley era negativa. Jesús exigía una de­ 20:19; Mr. 10:34; Jn. 2:19).
voción positiva absoluta. Vende todo lo que 35. Acercándose Jesús a Jericó. Las di­
tienes. Jesús adaptaba siempre su enseñanza ferencias entre la narración de Lucas y las de
a la necesidad del individuo. La avaricia era Mateo (20:29-34) y Marcos (10:46-52)
el pecado característico de este hombre, y Je­ han provocado mucha discusión. Lucas afir­
sús le exigía actuar en forma directamente ma que el milagro se produjo cuando Jesús
contraria a su debilidad. 23. Se puso muy se acercaba a Jericó; Mateo y Marcos dicen
triste. Si no hubiera estado sinceramente in­ que fue cuando salía de la ciudad. Marcos y
teresado en Jesús, no se habría entristecido Lucas declaran que fue sanado un hombre;
sino que lo habría despedido altivamente. El Mateo menciona dos. Lucas hablaba proba­
quería lo que Jesús ofrecía, pero no era su blemente de Jericó de los gentiles, edificada
deseo bastante intenso para cumplir los re­ por Herodes a poca distancia de donde estu­
quisitos. La medida de su tristeza era la vo la antigua, que fue la Jericó de los judíos.
cuantía de sus bienes. Esta última era la ciudad que Mateo y Mar­
25. Es más fácil pasar un camello por el cos tenían en mente. En otras palabras, el
ojo de una aguja. Lucas usa la palabra que milagro ocurrió entre la Jericó del AT y la
126
LU CAS 18:36-19:17
del nuevo. El escritor podía considerar el he­ plicado. La ley sólo exigía devolver el prin­
cho como ocurrido después que Jesús salió cipal más el veinte por ciento de intereses
de una ciudad, o antes de que llegara a la (Lv. 6 :5 ; Nm. 5 :7 ), pero Zaqueo se impuso
otra (v. J. P. Free, Archaeology and Bible una pena mucho mayor, comparable a la
History, pp. 294-295). La multitud. Plum- que se imponía por robo (Ex. 22:1).
mer (ICC, p. 430) opina que la multitud 9. Hoy ha venido la salvación a esta ca­
estaba compuesta por peregrinos de Galilea sa. En este contexto salvación se refiere a
que se dirigían a Jcrusalén para celebrar la sanidad espiritual, salvación del alma. Por
pascua. cuanto ól también es hijo de Abraham.
38. Dio voces. El verbo griego eboesen El pacto de la bendición de Dios se había
significa dar voces pidiendo auxilio. Jesús, establecido con Abraham, y quienes a tal
Hijo de David. Le aplicó a Jesús un título pacto se acogían eran llamados “hijos de
real que involucraba la fe en él como Mesías. Abraham” (Gá. 3:7). La salvación había
39. Le reprendían. Estaba provocando de­ llegado a Zaqueo, no por nexos sanguíneos,
sorden e interrumpiendo al Maestro, que sino por tener fe semejante a la de Abraham.
quizá iba enseñando mientras caminaba. Cla­ 10. Porque el Hijo del Hombre vino a
m aba mucho más. El verbo griego es dis­ buscar y a salvar lo que se había perdido.
tinto al del vs. 38, y significa dar grandes Este texto resume todo el mensaje del Evan­
gritos. 40. Deteniéndose. Se detuvo para gelio de Lucas, que destaca la búsqueda y la
ver al hombre y atender su petición. salvación en la obra del Mesías celestial.
11. Prosiguió Jesús y dijo una parábo­
19:1. Habiendo entrado Jesús en Jericó, la. Literalmente añadió y dijo, redundancia
iba pasando. Por su clima cálido era un in­ propia quizá del arameo en el cual se expre­
vernadero favorito de la aristocracia. 2. Un saba Jesús. Agregó una parábola (Str.) a lo
varón llamado Zaqueo, que era jefe de que venía diciendo. Por cuanto. . . ellos
los publícanos. Plummer sugiere que era pensaban que el reino de Dios se mani­
“administrador de rentas públicas” (ICC, p. festaría inmediatamente. No obstante las
433). Como Jericó era comercialmente muy repetidas predicciones de Jesús tocante a la
activa, se prestaba mucho para el cobro de cruz, los discípulos aún esperaban su triunfo
impuestos de importación. 4. Un árbol sicó­ mediante la inmediata restauración del reino
moro. Es un vocablo distinto al de Le. 17:6, de David. La parábola tenía como fin pre­
y denota la morera-higuera, muy común en sentarles la perspectiva correcta de sus pla­
Palestina. Alcanzaba gran tamaño, y su con­ nes.
formación achaparrada la hacía fácil de tre­
par. 5. Jesús. . . mirando hacia arriba. . . 12. Un hombre de noble linaje (Str.).
Puede que la parábola se haya fundado en
No suelen los hombres ver lo que está más el conocido episodio de Arquelao, el hijo de
arriba del nivel de los ojos cuando a su de­ Herodes, que viajó a Roma para hacer valer
rredor hay cosas que les interesan o distraen.
sus derechos sobre el reino que le había de­
Pero Jesús ya había notado la presencia de
Zaqueo, y se interesaba en él. Desciende, jado su padre Herodes el Grande. Su herma­
no Antipas, con el apoyo de muchos de los
porque hoy es necesario que pose yo en tu dirigentes judíos, se opuso a sus pretcnsiones
casa. A Zaqueo ha de haberle complacido la y rechazó su soberanía. Como esto ocurrió
insólita concesión implícita en comer con uii por los días del nacimiento de Cristo, treinta
publicano, pero habrá sentido vergüenza por años después era una historia conocidísima.
la posición en que fue descubierto. (Cf. Josefo Ant. XVII, 9,3; 11,1). 13. Diez
8. Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo. minas. Esta parábola es diferente a la de los
No hay indicio respecto al momento en que diez talentos (Mt. 25: 14-30), si bien hay mu­
Zaqueo haya dicho esto. Lo más probable es cha semejanza entre ambas. En este caso se
que haya sido después de la comida, cuando trató en forma igual a los diez siervos, y sólo
hubo observado la manera de ser de nuestro se puso a prueba a diez de entre un grupo
Señor y escuchado sus palabras. Había sido posiblemente mayor. La mina valía cien drac-
convicto de pecado, y tenía que proceder de mas, o sean unos $16.50 (USA). Negociad
acuerdo con tal convicción. La mitad de mis (gr. pragmateusasthe). Se esperaba de los
bienes doy a los pobres. El dar era algo siervos que invirtieran el caudal y rindieran
nuevo para Zaqueo. Como la mayoría de los cuentas al regreso del amo. 14. Sus conciu­
recaudadores de impuestos, había estado in­ dadanos le aborrecían. V. com. 19:12.
teresado sólo en recibir. Si en algo he de­ 15. Vuelto él, después de recibir el rei­
fraudado. La clase de oración condicional no . . . El paralelismo de la parábola impli­
que emplea (gr. e i . . . esykophantesa) im­ ca que el regreso traía aparejado el derecho
plica reconocimiento de que había arrancado a poseer y a administrar el reino. 17. Ten­
dinero al prójimo mediante extorsión. Podría drás autoridad sobre diez ciudades. La
traducirse: “Ya que .. .** El si no es hipoté­ concesión de gobierno (NC) sobre determi­
tico sino que indica un hecho real. Cuadru­ nadas circunscripciones corrobora la idea de
127
LU C A S 19:18-20:5
que la parábola se basa en la historia de Ar- dad de Jerusalén iba surgiendo a su vista,
quelao. 1B. Vino otro. No se le reprende por crecía el entusiasmo de ellos. 38. Bendito el
haber obtenido menor ganancia. Recibe ala­ rey. Los peregrinos entonaban esta cita del
banza y se le otorgan responsabilidades com­ Salmo 118:25-26 subiendo camino a la ciu­
patibles con su habilidad. dad santa. El salmo era mesiánico, de modo
22. Siervo m alvado (Str.). El siervo se que el uso mismo de sus palabras indica el
tenía por honrado porque devolvía la mina concepto que de Jesús había formado el pue­
sin pérdida alguna; el amo lo llama malva­ blo.
do por devolverla sin ganancia. 24. Dadla
al que tiene las diez minas. Desde el pun­ C. Enseñanza en Jerusalén. 19:45- 21:4.
to de vista de los siervos, darle una mina 40. Las piedras clam arían. Cristo afir­
extra al que más tenía parecía injusto. Des­ maba que era fuerza reconocer su soberanía.
de el punto de vista del amo, ya se habían Esta firme aserción de sus derechos hace tan­
perdido intereses sobre esta mina, y quería to más culpable la subsiguiente acción de los
invertirlo en lo que prometiera mayor ga­ dirigentes de la nación. No podrían decir
nancia. 27. A esos mis enem igos (NC). Se que lo habían rechazado sin saber lo que
traza una distinción entre ia reprensión al hacían.
siervo y la ejecución del enemigo. Parece dis­ 41. Cerca de la ciudad, al verla . . .
tinguirse aquí entre el juicio de los creyentes Desde la cumbre del Monte de los Olivos se
para el otorgamiento de recompensas y el del obtiene una vista panorámica de toda la ciu­
mundo adversario para condenación. dad. Los aplausos del gentío no conmovieron
a Jesús, porque veía proféticamente las ca­
B. Entrada en Jerusalén. 19:28-44. lamidades que sobrevendrían a Jerusalén des­
28. Iba delante subiendo a Jerusatén. pués que lo rechazaran. 43. Porque vendrán
Se adelantó a sus discipulos, que quizá lo si­ días. Preveía el asedio y la toma de Jerusa­
guiesen de mala gana. Bien sabían que sobre lén por los romanos al mando de Vespasiano
su Maestro pendía ya la sentencia de los di­ y Tito en el año 70 d. de C. 44. No d ejarán
rigentes judíos (Jn. 11:16). en ti piedra sobre piedra. Excepto algún
29. Llegando cerca de Betfagé y de Be- fundamento semicnterrado, apenas queda en
tañía. Bctania estaba en las fallías sudorien- pie algún vestigio de la Jerusalén de aque­
talcs del Monte de los Olivos, a mitad de la llos dias.
rocosa estribación, un poco al oeste de la mo­ 45. Comenzó a echar fuera a todos los
derna aldea de el ‘Azar iyeh. Betfagé, de la que vendían. Como los peregrinos no po­
cual no queda huella, quedaba un poco más dían traer consigo los animales para el sa­
arriba, cerca de la cumbre (v. Emil G. Krae- crificio ni las monedas adecuadas para el
ling, Bible Atlas, pj». 395-398). impuesto del templo, los sacerdotes habían
30. La a ld e a de enfrente. Quizá no pa­ provisto instalaciones en donde se podían
saba el camino por exi medio de la aldea. Un comprar. Este negocio se había convertido
pollino atado. V. Mt. 21:2 El asno era la en fuente de peculado y había introducido
bestia de carga corriente de los pobres de una atmósfera mercantilista en la actividad
Palestina. Los caballos eran usados princi­ religiosa del templo. Jesús afirmó sus dere­
palmente por los ricos, o destinados a usos chos sobre la rasa de su Padre expulsando a
militares. La entrada de Cristo en Jerusalén los mercaderes.
con un asno por cabalgadura era símbolo de 20:1. Los principales sacerdotes y los
su humildad y de sus pacíficas intenciones. escribas. Los dirigentes religiosos estaban
31. Porque el Señor lo necesita. Jesús ha exasperados porque Jesús les llevaba delan­
de haber tenido trato con el dueño para usar tera en la conquista del favor público. 2.
la bestia en cualquier momento. 33. Sus due­ ¿Con qué au to rid ad haces estas cosas?
ños les dijeron: ¿Por qué d esatáis el po­ ¿De dónde sacaba este profeta galileo el de­
llino? No reconocían a los discípulos, pero recho o el poder para modificar la adminis-
conocían a Jesús. 35. H abiendo echado sus traición del templo y para afcctuar milagros?
m antos sobre el pollino. El Señor venía Si lograban forzarlo a plantear alguna pre­
viajando con una compañía de peregrinos tensión extravagante, podrían desacreditarlo
(18:36) que habían presenciado la milagro­ ante la multitud.
sa curación de Bartirneo. Estaban seguros de 3. Os h aré yo tam bién una pregunta.
que Jesús plantearía su derecho a! trono me- Siempre que sus adversarios trataban de me­
siánico en Jerusalcn durante la pascua, por terlo en un callejón sin salida mediante un
lo cual promovieron esta aclamación pública. dilerna, nuestro Señor con una pregunta de
37. Toda la multitud de los discípulos. contragolpe los dejaba peor parados (cf Jn.
La expresión parece abarcar a más de los 7 : 5 3 - 8 :11 ; Le. 2 0 : 19-40) . 4. El bautism o
doce. Jesús tenía muchos amigos en Galilea, de Juan. ¿ Proccdia Juan por autoridad di­
gran número de los cuales puede que se ha­ vina, o humana? 5. Discutían entre sí. El
llasen entre los peregrinos. Conforme la ciu­ los había forzado o a reconocer que se habían
128 opyriahte
LUCAS 20:8-33
negado a escuchar a un mensajero de Dios, condenarlo a muerte, y procuraban hacerlo
o a exponerse a la ira popular. 8. Yo tam po­ caer en un lazo que les permitiera ponerlo
co os diré. ¿ Por qué habría de dar explica­ en manos del gobernador romano bajo al­
ciones respecto a sí mismo cuando ellos no guna acusación criminal.
querían creer la verdad en cuanto a Juan, 21. Sabemos que dices y enseñas recta­
que fue su precursor? mente. Aunque literalmente verdaderas, sus
9. Comenzó luego a decir al pueblo es­ palabras eran meras lisonjas. 22. ¿Nos es lí­
ta parábola. Deja a los acallados fariseos y cito dar tributo a César, o no? La pregunta
se vuelve a la multitud, pronunciando una encerraba un dilema mortal. Si respondía
parábola semejante a otra de Isaías (5:1-7), que no, podrían acusar a Jesús de tenden­
para explicar los tratos de Dios con la nación. cias revolucionarias; si decía que sí, apare­
Un hombre plantó una viña. El cultivo de cería como colaborador de Roma y se enaje­
la vid era una de las principales ocupacio­ naría la pública adhesión.
nes en Palestina y consumía mucho tiempo y 24. Mostradme la moneda. Esta (gr. de-
dinero. La arrendó a labradores. Mediante narius), era una moneda de plata acuñada
el contrato de aparcería, el terrateniente so­ por Roma, y era la unidad monetaria prin­
lía recibir como renta un tercio de la cosecha. cipal. Las monedas de bronce, de menor
10. Envió un siervo. La renta se cobraba valor, no llevaban la efigie del emperador.
por medio de un agente. Jesús afirma que La imagen y la inscripción. La imagen era
mediante sus siervos los profetas, Dios había la efigie dicha; la inscripción era el título
reclamado sus legítimos derechos sobre el imperial. 25. Pues dad a C é sa r. . . El he­
pueblo que había utilizado lo que a Dios cho mismo de que los judíos usaran la mo­
pertenecía. Los labradores le golpearon. neda demostraba que reconocían el gobierno
Muchos de los profetas fueron maltratados de aquél, pues se consideraba que el dominio
por el pueblo, y hasta sufrieron muerte vio­ de un rey se extendía hasta donde se acep­
lenta. Elias tuvo que esconderse (l R. 17:1- tase su moneda (v. SBK, Das Evangelium
7); Jeremías fue echado en un pozo (Jer. nach Matthaus, p. 884). Si los judíos de es­
38:6), y cuenta la leyenda que a Isaías lo te modo aceptaban a César como su gober­
metieron en un tronco hueco y lo aserraron nante, no podían criticar a Jesús. 26. Y no
medio a medio. pudieron sorprenderle en palabra alguna
13. Mi hijo amado. La última instancia delante del pueblo. Su respuesta fue un
del propietario fue enviar a su hijo. Esperaba portento de exactitud, concisión y franqueza.
que los arrendatarios respetarían la persona Nada había en ella que pudiese servir para
y autoridad de su heredero. Con esta pará­ incriminarlo, y no obstante había contestado
bola Jesús se coloca muy por encima de los la pregunta de ellos recordándoles además
profetas, que sólo eran siervos. las obligaciones que para con Dios tenían.
14. Matémosle, para que la heredad 27. Algunos sedúceos, los cuales nie­
sea nuestra. Los fariseos rechazaban las de­ gan la resurrección (Str.). Los saduceos,
mandas de Jesús, creyéndose los legítimos he­ menos numerosos que los fariseos, constituían
rederos de Dios. 15. Le echaron fuera de el partido clerical, y más les interesaba la
la viña, y le mataron. El desenlace de aque­ política que la religión. Se apegaban estric­
lla semana que Cristo profetiza contrasta de tamente a la ley escrita de los primeros cinco
lleno con las expectativas de la multitud. libros de Moisés, rechazando las añadiduras
16. Dará su viña a otros. Predice que el tradicionales de la interpretación. No creían
favor de Dios sería traspasado de Israel a en ángeles, ni en espíritus, ni en la vida de
los gentiles. 17. La piedra que desecharon ultratumba (cf. Hch. 23:8).
los edificadores. Esta cita de Sal. 118:22, 28. Moisés nos escribió: Si el hermano
el mismo Salmo del cual tomó la multitud la de alguno muriere . . . El caso que presen­
salutación para la entrada en Jcrusalén, se la tan se basa en la ley mosaica, cuya autoridad
aplica nuestro Señor a sí mismo. Los primi­ tienen por definitiva (Dt. 25:5-10). Estatu­
tivos predicadores del NT la interpretaban yó ésta que de morir sin hijos un hombre, su
(Hch. 4:11; 1 P. 2:7) como clara predicción hermano debía casarse con la viuda y engen­
del rechazamiento del Mesías y de su poste­ drar un hijo que heredara los bienes del di­
rior exaltación. 18. Será quebrantado. funto. El propósito de esta ley era evitar que
Quienes en Cristo tropiezan, a sí mismos se las familias se extinguieran. El caso presen­
dañan. Le desmenuzará. Los que por él tado era del todo hipotético. 33. En la resu­
sean juzgados serán del todo destruidos. El rrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer?
verbo significa aventar el grano, o pisotear. Los saduceos habían usado este pasaje como
19. En aquella hora. Los sacerdotes se caballo de batalla para refutar la doctrina
pusieron en acción inmediatamente, pues te­ de la vida futura. Si uno tras otro los siete
mían que Jesús incitara un alzamiento po­ la habían tenido por mujer en este mundo,
pular. 20. Enviaron espías. Se daban cuen­ naturalmente en el venidero habría de ser
ta de que no tenían asidero legal para esposa de los siete a un tiempo. En tal caso
129
LU CAS 20:33— 21:33
la ley estaría estatuyendo para la vida futura Judea, huyan a los montes. Fue sólo la
lo que en la presente condenaba. Tal conclu­ huida de los cristianos de la asediada ciudad
sión sería absurda; por consiguiente, según la la que los libró del fin que tuvieron los ha­
lógica de ellos, no podía haber vida futura. bitantes judíos que se quedaron. Durante una
34. Entonces respondiendo Jesús, les di­ suspensión del asedio los cristianos salieron
jo. La lógica de los saduceos era correcta, de la ciudad y se fueron a Pella. Los que se
pero su premisa era falsa. Erróneamente su­ quedaron, o murieron de hambre o fueron
ponían que las condiciones de la vida futura vendidos como esclavos. 24. Jerusalén será
habrían de ser idénticas a las presentes. Jesús hollada por los gentiles. Desde el año 70
afirmó que en la época venidera no existirían d. de C. hasta la restauración del estado de
ni el matrimonio ni la muerte. 37. En cuan­ Israel, Jerusalén estuvo en manos de gentiles.
to a que los muertos han de resucitar . . . Hasta que los tiempos de los gentiles se
Confutado el argumento negativo de ellos, el cumplan. Cf. “la plenitud de los gentiles”,
Señor presenta su propio argumento positivo, Ro. 11:25. La expresión implica que Dios
valiéndose del mismo método inductivo. 41. ha establecido un día de oportunidad para
¿Cómo dicen que el Cristo es hijo de Da­ los gentiles, que concluirá cuando Israel sea
vid? Al Mesías solía llamársele hijo (o sea restaurado al favor divino.
descendiente) de David (cf. 18:38). 44. Da­
vid, pues, le llama Señor; ¿cómo entonces 25. Habrá señales en el sol, en la luna
es su hijo? Según las costumbres judaicas . . . Si los versículos anteriores predicen la caí­
el hijo quedaba siempre sujeto a su padre. da de Jerusalén y la destrucción final del esta­
Que David llamara a su hijo “Señor” sería do judío, los versículos que siguen han de re­
violatorio de los usos correctos. ferirse al tiempo del fin y a las señales de la
aparición de Cristo (cf. vs. 11). 26. Los
21:1. Vio a los ricos que echaban sus
ofrendas en el arca. En el atrio del templo hombres desfallecerán de espanto (Str.).
Las crisis políticas y sociales junto con los
había cofres en que se podían depositar las trastornos de la naturaleza serán superiores
ofrendas 2. Dos blancas. La blanca (gr.
lepton) valía la ciento veintiochoava parte a la resistencia humana. Las potencias de
los cielos serán conmovidas. Los azotes fi­
de un denario. Dos blancas eran la mínima
ofrenda aceptable. 4. Todo el sustento que nales de Dios traerán aparejado un cambio
en todo el universo físico (cf. 2 P. 3:10-11).
tenía. Jesús alabó a la viuda, no por el mon­
to de su ofrenda, sino por el sacrificio que 27. Vendrá en una nube. Una nube de
implicaba. fulgurante gloria —“señal” inconfundible de
que es él quien viene— traerá a Cristo de
D. Sermón del Monte de los Olivos. 21:5- regreso a la tierra (cf. Le. 9:31,32, 34; Mt.
38. 17:5; Hch. 1:9,11; Ap. 1:7). 28. Cuando
7. ¿Cuándo será esto? Dos perspectivas estas cosas comiencen a suceder . . . El
se descubren en este discurso: la destrucción lenguaje implica un proceso cuyo desarrollo
del templo y el establecimiento del reino abarcará un lapso y servirá de advertencia
cuando Cristo regrese. para quienes sepan interpretar las señales.
8. Mirad que no os dejéis engañar Redención es libramiento, el complemento
(NC). Muchos falsos Mesías surgieron en la de la salvación de Dios (cf. Ro. 13:11).
generación siguiente a la de Jesús. 9. El fin 29. Mirad la higuera. Los renuevos de
no será inmediatamente. Bien previno que este arbusto, abundante en Palestina, aso­
habría guerras y disturbios de varías clases, maban al comenzar no más la primavera.
pero que el fin no sobrevendría de inmediato. 31. Está cercano el reino de Dios. Median­
Tenía en mente un lapso considerable entre te estas palabras mostró Jesús que el reino
su retirada de la tierra y su regreso. 11. Y de Dios no se había establecido en su pleni­
habrá grandes terremotos, y en diferentes tud, y que vendría en el futuro. Estas pala­
lugares hambres y pestilencias. Estas pre­ bras son complemento de Le. 17:21: “El
dicciones pueden tomarse literalmente como reino de Dios está entre vosotros”. 32. Esta
señales del fin. 12. Os echarán mano y os generación. Mateo (24:34), Marcos (13:
perseguirán . . . por causa de mi nombre. 30) y Lucas citan esta declaración sustan­
Hablaba proféticamente de la comunidad cialmente en las mismas palabras. Si el signi­
cristiana; la persecución habría de ser por ficado es la generación que vivía cuando esas
causa de su nombre. Los versículos que si­ palabras se dijeron, todo el capítulo hasta el
guen hallan su complemento en las persecu­ versículo 25 debe tomarse como relativo a la
ciones que en los Hechos se narran. caída de Jerusalén y al derrumbamiento del
20. Cuando viereis a Jerusalén rodea­ estado judío. Pero si generación significa la
da de ejércitos. Es posible que algunos de raza de Israel, lo que Jesús predecía era sólo
los oyentes de nuestro Señor vivieran hasta que el pueblo sobreviviría hasta su retorno.
ver el sitio y la toma de Jerusalén en el año Ambas interpretaciones armonizan con el
70 d. deC . 21. Entonces los que estén en empleo que del término hace Lucas.
130
LU CAS 21:34-22:36
34. Y venga de repente sobre vosotros así como la pascua fue una de sus primeras
aquel día. No decía el Señor que el fin so­ manifestaciones.
brevendría sin aviso alguno; ya él había des­ 19. Esto es mí cuerpo. El se identifica
crito ciertas señales de advertencia. Insinua­ con los emblemas de la pascua. Así como el
ba que quizá sobreviniese más repentinamen­ cuerpo y la sangre del cordero fueron el sa­
te de lo que podría pensarse. 36. Que seáis crificio mediante el cual se efectuó la reden­
tenidos por dignos. Quizá sea algo mejor la ción del cautiverio egipcio, yo, decía el Se­
forma en que lo expresa otro manuscrito: ñor, seré el sacrificio que conquistará la re­
“que tengáis fuerza suficiente para” (v. NC dención bajo el nuevo pacto. Nada en su
y Str.). Las pruebas de los días finales de­ lenguaje indica que el pan y el vino hubiesen
mandarán extraordinaria fortaleza. de transformarse físicamente en su cuerpo y
37. De noche . . . se estaba en el mon­ su sangre. Que por vosotros es dado. Esta
te . . . de los Olivos. expresión y lo que sigue hasta el final del vs.
Durante la semana de pascua Jerusalén 20 faltan en el texto occidental, que por lo
estaba siempre atestada de peregrinos de to­ común amplifica en vez de omitir. Es posible
dos los rincones del imperio. Puede que Cris­ que estas líneas no pertenecieran al texto ori­
to y sus discípulos hayan dormido sobre la ginal de Lucas (v. WH, II, Apéndice, p. 64),
hierba entre los olivos del huerto de Gctse- aunque hay un paralelo muy semejante en 1
maní. Co. 11:23-26.
38. El pueblo, muy de m añana, acudía 22. A la verdad el Hijo del Hombre va,
a él (Str.). Jesús dedicaba horas regulares según lo que está determinado. La muerte
a la enseñanza en los atrios del templo. del Salvador formaba parte del plan de Dios
para la redención de los hombres. 24. Hubo
E. La última cena. 22:1-38. también entre ellos una disputa sobre
1. La pascua era la mayor y más sagrada quién de ellos sería el mayor. Los discípu­
fiesta del año religioso de los judíos, y con­ los no habían perdido nunca el deseo de ob­
memoraba la redención del pueblo del cau­ tener una alta posición en el reino que espe­
tiverio egipcio. El cordero pascual, cuya san­ raban. Fue la rivalidad que entre ellos rei­
gre fue originalmente rociada en los postes naba, la que produjo la situación que llevó al
de las puertas para librar de la hecatombe Señor a lavarles los pies, tal como se relata
(Ex. 12:7), simbolizaba a Cristo (1 Co. en Juan 4:13. 25. Bienhechores (gr. euer-
5 :7 ). 3. Entré Satanás en Judas, por sobre­ getes) era título que se daba a los reyes grie­
nombre Iscariote. La traición de Judas fue gos de Egipto y Siria 27. El que sirve (gr.
fruto de la tendencia de toda una vida. Ja­ diakonos) no se aplicaba a esclavos sino a
más se había interesado en forma altruista en quienes realizaban algo para ayudar a otros.
Jesús. Una vez que el Señor dejó claro que 29. Os asigno un reino. Jesús no negaba
no reclamaría para sí el trono de Israel, sino que habría un reino en el que sus discípulos
que era la muerte lo que le esperaba, Judas reinarían. Su afirmación demuestra su con­
•e desilusionó y resolvió salvarse por su cuen­ fianza en que su muerte no truncaría las es­
ta, de ser posible. Su actitud lo dejó a mer­ peranzas de ellos, sino que al cabo él vería el
ced de la sugestión y el dominio satánicos fruto de sus padecimientos y lo compartiría
(cf. Jn. 13:2, 27). con sus discípulos. 30. Las doce tribus de
7. El día de los panes sin levadura. Rí­ Israel. La promesa de Mt. 19:28 es similar.
gidamente se excluye toda levadura de los Los discípulos han de haber entendido esto
hogares judíos durante los días de pascua. como gobierno literal sobre Israel, restaurado
10. Os saldrá al encuentro un hombre con a su condición de estado.
un cántaro de agua (NC). Era insólito que 31. Simón, Simón. Jesús le habló a Simón
un hombre acarrease agua, pues dicha tarea como representante de los doce. Os es pro­
estaba relegada a mujeres y esclavos. El en­ nombre plural. Zarandearos como a trigo.
cargo de nuestro Señor a Pedro y Juan da Se zarandeaba el trigo para quitarle el polvo
la idea de que previamente había convenido y la paja y para eliminar los granos quebra­
en una señal secreta que permitiera entablar dos y vanos. Las tentaciones del diablo suelen
la conexión. Quería que el sitio de reunión servir para revelar tanto la fortaleza como la
permaneciese incógnito, a fin de comer con debilidad de los creyentes. 32. Pero yo he
sus discípulos sin ser arrestado. 12. Un gran rogado por ti. El pronombre personal indica
aposento alto ya dispuesto, ya preparado que el Señor se preocupaba de manera espe­
para la fiesta. cial por Pedro. Sabía de la caída inminente
15. Antes que padezca. Indicaba que la provocada por el exceso de confianza de Pe­
cena en su totalidad debía interpretarse a la dro; pero no lo desechaba ni lo deponía de
luz de su muerte. 16. Hasta que se cumpla su puesto directivo.
en el reino de Dios. Hay un vínculo entre 36. El que no tiono aspada . . . compro
la pascua y el reino de Dios. El reino es el una. Solamente Lucas registra este raro man­
cumplimiento del propósito redentor de Dios, dato. Dijo Jesús que dos espadas bastarían.
131
LU CAS 22:36-66
pero difícilmente habrían bastado para de­ tad común en Oriente para señalar a Jesús
fender a todo el grupo contra la partida como el que debía ser preso. 50. Le cortó la
aprehensora. ¿Habrá querido decir que la oreja derecha. Los cuatro evangelistas cuen­
posesión de las armas lo colocaría técnica­ tan que el siervo del sumo sacerdote resultó
mente entre los transgresores, cumpliendo así herido en la refriega, pero sólo Juan y Lucas
al pie de la letra la profecía que cita, de Is. mencionan su oreja derecha. Lucas ha de
3:12? haber obtenido su informe de algún testigo
presencial.
F. Entrega a traición. 22:39-53. 52. A los principales sacerdotes, a los
Entre los w . 38 y 39 hay un cambio de es­ jefes de la guardia del templo y a los
cenario. Jesús y los discípulos ya habían ancianos. El pelotón que venía a prender a
abandonado el aposento alto y se habían ido Jesús probablemente estaba constituido por
al Monte de los Olivos. la guardia del templo, si bien el lenguaje de
Juan (Jn. 18:3, 12) puede interpretarse co­
40. Tentación. Duras pruebas, más que mo indicador de una cohorte romana. 53.
instancia al mal. Vuestra hora, y la potestad de las tinie­
42. Padre, si quieres, pasa de mí esta blas. Las tinieblas representaban el poder de
copa. Los cuatro Evangelios mencionan la Satanás (cf. Ef. 6:12). Jesús reconocía el
“copa” (Mt. 26:39; Mr. 14:36; Jn. 18:11), triunfo temporal del diablo, pero preveía su
aun cuando Juan no reproduce esta plegaria. propia victoria.
De diversos modos se ha interpretado: temor
a la muerte, angustias de muerte, posibilidad G. Arresto y enjuiciamiento. 22:54-23:25.
de morir antes de dar cima a su obra en la 54. A casa del sumo sacerdote. José
cruz, o la opresión por la carga del pecado Caifás era el sumo sacerdote legalmcnte
del mundo. En Ap. 14:10 y 16:19 la “copa” electo, pero su suegro Anas, como sacerdote
lo inevitable, sino la pronta aceptación de la emérito, aún era figura influyente y con fre­
estas interpretaciones puede ser concluyente, cuencia se le consultaba sobre cuestiones de
pero la capa ha de representar el sufrimiento estado. Juan dice que Jesús fue conducido
al que hacía frente. Nada había hecho para primero ante Anás (Jn. 18:13). Es probable
merecerlo, pero era fuerza soportarlo si ha­ que viviesen en el mismo palacio, de modo
bía de coronar su obra. Pero no se haga mi que no medió un largo trayecto entre una y
voluntad. No expresan estas palabras con­ otra entrevistas. Pedro le seguía de lejos.
sentimiento de mala gana o resignación ante Lucas no cuenta el meollo de la entrevista
lo inevitable, sino la pronta aceptación de la con Anás; se interesa primordialmente en
voluntad del Padre como sumo bien y supre­ presentar la actuación de Pedro.
mo anhelo de su corazón. 55. Fuego. Situada casi a ochocientos me­
43. Y se le apareció un ángel del cielo. tros sobre el nivel del mar, Jerusalén tiene
Los vss. 43 y 44 no se hallan en el texto oc­ noches frías en primavera. 59. Este . . . es
cidental, y quizá no sean parte del escrito ori­ galileo. Los galileos hablaban el arameo con
ginal de Lucas. Por otra parte, tienen abun­ fuerte acento gutural. Pedro no podía ocul­
dante apoyo en otros manuscritos tradiciona­ tar su origen. 60. El gallo cantó. “El canto
les. y no son el tipo de afirmaciones que los del gallo era una de las divisiones romanas
amanuenses habrían podido inventar (cf. vs. del tiempo, y marcaba el fin de la tercera vi­
19). Para fortalecerle. La respuesta a su gilia, por ahí de las tres de la madrugada.
oración no fue retirar el cáliz sino forta­ 61. El Señor, miró a Pedro. Una sola mi­
lecerlo para que lo libara. 44. Como gran­ rada mientras iba rumbo al palacio de Pila-
des gotas de sangre. No dice Lucas que to bastó para que Pedro recapacitara en la
sudara sangre, sino que el sudor era como enormidad que había cometido.
sangre. La historia médica registra algunos 63. Y los hombres que custodiaban a
casos en que la intensa agonía mental se ha Jesús se burlaban de él. F.l trato dado a
visto acompañada de la transpiración de san­ Jesús por los parásitos del Sanedrín era del
gre producida por la ruptura de vasos san­ todo ilegal. El preso debía ser intocable hasta
guíneos. 45. Durmiendo a causa de la que sobre él recayese condenatoria oficial.
tristeza. Los discípulos no eran insensibles a Pero a nuestro Señor se le dejó a merced de
la agonía de su Maestro, pero estaban agota­ una guardia irresponsable durante el interva­
dos por la tensión física y emocional. lo entre la audiencia ante los sacerdotes y su
presentación ante Pilato.
47. Estaba todavía hablando (Str.). Si 66. Cuando fue de día (NC). De acuer­
Jesús hubiese querido huir a Perca, fácilmen­ do con la ley judía no podía el Sanedrín
te se habría colocado fuera del alcance de (concilio) sesionar de noche. Mateo (26:57-
sus enemigos entretanto que Judas comple­ 58) y Marcos (14:53, 55) dicen que hubo
taba sus negociaciones. Voluntariamente se una vista preliminar en casa del sumo sacer­
entregó. 48. ¿Con un beso entregas al Hijo dote, y que se dictó sentencia formal tempra­
del Hombre? Judas empleó el gesto de amis­ no al día siguiente (Mt. 27:1; Mr. 15:1).
132 ted m teria!
LU CAS 22:66-23:33
Lucas sólo menciona la última sesión. El dos de Herodes, excitando sus temores (9:9)
concilio o Sanedrín estaba constituido por y su curiosidad. 9. El nada le respondió.
setenta o setenta y dos de los ancianos y Jesús no temía a Herodes, y rehusó malgas­
maestros de la nación. Roma le permitía dic­ tar tiempo con este bufón. Para Herodes to­
tar sentencia en cuestiones religiosas y civiles, do el asunto no pasaba de ser una gran farsa.
pero no imponer la pena capital sin la concu­ 11. La ropo espléndida probablemente ha­
rrencia del gobernador romano. ya sido un manto desechado de Herodes, con
67. ¿Eres tú el Cristo? I„ucas registra dos el cual vistió a Jesús para ridiculizar sus
preguntas del Sanedrín. La presente, de te­ pretcnsiones reales. 12. Se hicieron amigos
ner respuesta afirmativa, podía haberse in­ Pilato y Herodes. El gesto de Pilato al reco­
terpretado como confesión de traición, pues nocer la autoridad de Herodes alivió cual­
todo mesías se consideraba un rebelde poten­ quier tensión que hubiese podido originarse
cial contra el gobierno romano. 69. Desde en los celos de los dos oficiales.
ahora el Hijo del Hombre se sentará a la 15. Nada digno de muerte ha hecho es­
diestra del poder de Dios. Jesús se arroga­ te hombre. Pilato estaba a punto de absolver
ba la condición de Mesías al afirmar que a Jesús de acuerdo con los méritos de la cau­
subsiguientemente sería elevado a la diestra sa. 16. Castigarle. Pilato sugiere una flage­
de Dios. 70. ¿Luego eres tú el Hijo de lación ejemplarizante, que ‘‘le sirviera de
Dios? La segunda pregunta perseguía incri­ lección.” 17. Tenía que soltarles uno (NC).
minar a Jesús delante del pueblo. Si preten­ Era costumbre del gobernador romano liber­
día ser el Hijo de Dios, podría acusársele tar un preso político durante la pascua, como
de blasfemia. Vosotros lo estáis diciendo gesto conciliador hacia el pueblo (v. Jn. 18:
(Str.). Equivale a decir “Sí”. 39.). 18. Suéltanos a Barrabás. Bar-abbas
23:1. Levantándose todos, le llevaron a en arameo significa hijo del padre. 19. Había
Piloto (NC). Poncio Pilato fue gobernador sido echado en la cárcel por sedición. Era
romano de Palestina del 26 al 36 d. de C. un proscrito, quizá un zelote o fanático gali-
Tenía su residencia oficial en Cesárea, pero leo, capturado en un alzamiento sedicioso
solía visitar a Jcrusalén en la temporada de (cf. Jn. 18:40).
pascua para no perder de vista a las multitu­
des que allí se reunían. Parece probable que H. La crucifixión. 23:26-49.
le hayan avisado previamente sobre el arres­ 26. Simón de Cirene. Los judíos de Ci-
to de Jesús para que estuviese listo temprano rene tenían su propia sinagoga en Jerusalén
por la mañana para el juicio. 2. Y comen­ (Hch. 6:9). Simón había pernoctado fuera
zaron a acusarle. Los cargos que presenta­ de la ciudad y venía entrando para efectuar
ron los sacerdotes estaban calculados para los actos de culto del día en el templo. Los
incriminar al prisionero ante un tribunal ro­ guardias lo detuvieron y lo obligaron a llevar
mano, ya que las violaciones a la ley mosaica la cruz de Jesús. Por lo común el reo llevaba
ningún valor habrían tenido ante Pilato. Lo su propia cruz, pero nuestro Señor, agotado
falso de las acusaciones ya se ha mostrado por las tensiones de las horas precedentes,
con la presentación completa de la vida y pa­ no pudo.
labras de Cristo en este Evangelio. 27. Gran multitud . . . que lloraban y
3. ¿Eres tú el Rey de los judíos? La hacían lamentación sobre él. Solamente
pregunta en griego tiene mucho mayor fuer­ Lucas menciona este episodio. Los actos ju­
za: “ j ¿TU eres el Rey de los judíos?!” Pi­ diciales se habían producido antes que los
lato se maravillaba de que alguien de apa­ amigos de Cristo se dieran cuenta de lo que
riencia tan común pretendiera ser rey. Lucas estaba ocurriendo y pudieran organizar una
no prescrita en todos sus detalles el interro­ protesta. 28. Llorad por vosotras mismas y
gatorio a Jesús; da sólo el veredicto. 4. Nin­ por vuestros hijos. El señor preveía la des­
gún delito hallo en este hombre. Declara trucción de la ciudad y los horrores que so­
que no había cometido acto alguno digno de bre sus habitantes sobrevendrían. 31. Porque
sanción legal. si en el árbol verde hacen estas co sas. . .
5. Galilea era foco de constante turbulen­Cita un dicho proverbial. La aplicación su­
cia y revuelta. 7. Que era de la jurisdicción giere que si tal injusticia puede perpetrarse
de Herodes. Pilato carecía de jurisdicción contra un inocente en días de paz, ¿qué no
propia sobre Galilea, pues ésta le había sido habrá de acaecerle a los que moren en la
asignada al reino títere de Herodes. Le vino ciudad en tiempos de guerra?
de perlas la salida de remitir el estorboso pri­ 32. Malhechores. Mateo los llama lestai,
sionero a otro juez. También estaba en Je- “bandidos” (Mt. 27:44, NC. Cf. “salteado­
rusalén. Herodes, como judio nominal, tenía res”, Jn. 10:1,8). 33. Al lugar llamado de
obligación de asistir a la celebración de la la Calavera. Se desconoce su exacta ubica­
pascua. ción. Durante el sitio de Jerusalén se borraron
8. Herodes, viendo a Jesús, se alegró todas las señales toponímicas, de modo que la
mucho. La fama de Jesús había llegado a oí­ identificación resulta incierta. El sitio de la
133
LU CAS 23:33-24:1
ejecución quedaba fuera de los muros de la sido imposible durante el plenilunio de pas­
ciudad, cerca de un camino real muy tran­ cua. 45. El velo del templo se rasgó por la
sitado. Las opiniones actuales se dividen, ubi­ mitad. El velo o cortinón se hallaba dentro
cándolo unos en la Iglesia del Santo Sepul­ del templo y separaba el lugar santo, en don­
cro, y otros en el Calvario (latín) de Gordon, de oficiaban los sacerdotes, de la presencia
un poquito al norte de la puerta de Damasco. de Dios en el lugar santísimo. Estaba hecho
Calvario (latín), o Gólgota (arameo), quiere de grueso tejido, que un hombre no habría
decir “calavera”. Es evidente que el nombre podido rasgar con toda su fuerza. La ras­
provenía o de la configuración del terreno, gadura del velo de arriba abajo fue clara­
semejante a un cráneo, o a que había huesos mente sobrenatural.
esparcidos por el campo de ejecución. La se­ 46. Encomiendo mi espíritu. Remite su
gunda alternativa es menos probable, dados
espíritu al Padre. Su muerte fue consciente y
los escrúpulos judíos en punto a los cuerpos
insepultos. voluntaria. 47. El centurión. V. com. 7:2.
Este hombre, un gentil, y acostumorado a ver
34. Este versículo, así como uno o dos que gentes de toda clase y condición, declaró que
le preceden (22:19, 43), no se halla en al­ Jesús “era justo.”
gunos de los mejores manuscritos. Al igual
que otros varios textos discutidos, son eviden­ I. El sepelio. 23:50-56.
temente palabras pronunciadas por Jesús.
Más difícil sería explicar su omisión que su 50. Jo sé. . . miembro del concilio. Era
inclusión. Repartieron entre sí sus vestidos, un miembro del Sanedrín que no había
echando suertes. La ropa de los ajusticia­ aprobado la sentencia de muerte dictada con­
dos pasaba a ser propiedad del pelotón eje­ tra Jesús. Era discípulo, y quizá no estuvo
cutor. Después de hacer cuatro porciones presente cuando el concilio se reunió; y si
quedaba la túnica (Jn. 19:23-24), la cual concurrió, hubo de hacer constar su voto ne­
tendría que partirse en cuatro partes para gativo (vs. 51. a). 52. Fue a Piloto. La soli­
que la distribución fuese equitativa, lo cual citud de entrega del cuerpo de un criminal
la inutilizaría, o de lo contrario, habría que ajusticiado, de inmediato ha de haber vuelto
echarla a la suerte. sospechoso a José. Tal solicitud demuestra su
valentía. 53. Lo envolvió en una sábana,
36. Presentándolo vinagre. Los soldados el verbo significa enrollar apretadamente,
bebían vino avinagrado de baja calidad. 38. envolver dándole vueltas. Sólo se halla aquí,
Un título. Los crímenes del ajusticiado se ins­ en Mt. 27:59 y en Jn. 20:7. La implicación
cribían en un letrero que se le colgaba al cue­ es que no se envolvió el cuerpo de cualquier
llo o se clavaba en la cruz, por encima de su modo en una sábana, sino que José y sus ayu­
cabeza. Los Evangelios difieren en cuanto al dantes cuidadosamente fueron envolviéndolo
contenido del letrero (cf. Mt. 27:37; Mr. en tiras semejantes a vendas, y lo depositaron
15:26; Jn. 19:19), y es posible que haya en el sepulcro del propio José.
habido ligeras variantes de vocabulario en Jas
diversas traducciones del título. La inscrip­ 54. Era el día de la Preparación (Str.).
ción completa probablemente haya sido: Es­ Según la tradición general, Jesús murió en
te es Jesús de Nazaret, #1 rey de los lu­ viernes por la tarde; la “preparación” para
dios. el día de reposo comenzaba al ponerse el sol.
39. Si tú eres el Cristo. El mejor texto En consecuencia, se colocó apresuradamente
griego no contiene el si condicional. “Tú eres el cuerpo en la tumba, esperando completar
el Mesías ¿no es cierto? ¡ Pues sálvate y sál­ los actos fúnebres una vez pasado el sábado.
vanos a nosotros!” (Cf. BC.) ¡Qué sarcas­ 55. Las mujeres . . . vieron el sepulcro. Las
mo el del primer ladrón! 42. Acuérdate de mujeres presenciaron el sepultamiento y vie­
mí cuando vengas en tu reino. El tono de ron cómo fue colocado el cadáver. No es
esta petición es muy distinto del dejo cínico posible que luego se hayan equivocado en
del otro bandido. Este hombre demostró una cuanto a la ubicación del sepulcro ni que se
sorprendente confianza en Jesús; lo veía ago­ hubiesen engañado en cuanto a la realidad
nizando en una cruz, y no obstante creía que del sepelio. 56. Prepararon especias aro­
vendría como rey. Dijo (gr. tlegen) se halla máticas y ungüentos. Se empleaban especias
en tiempo imperfecto, lo cual indica que rei­ y ungüentos de diversas clases para preservar
teró la súplica. 43. Paraíso es una antigua el cuerpo y como tributo de amor y respeto
palabra persa que designa un parque o jar­ a los difuntos.
dín, un sitio bello. Había pasado a denotar la
morada de Dios (cf. 2 Co. 12:4). Vil. La resurrección. 24:1-53.
44. La hora sexta. Las horas se contaban La narración que hace Lucas de la resu­
a partir de la salida del sol, por ahí de las rrección difiere en cuanto a contenido de las
seis de la mañana. La hora sexta era el me­ que presentan los otros, pero concuerda con
diodía. Tinieblas. El oscurecimiento del sol ellas en los hechos esenciales. Todos los evan­
no puede atribuirse a un eclipse, que habría gelistas mencionan la visita de las mujeres al
134 ted r lerial
LUCAS 24:1-22
sepulcro, pero únicamente Lucas da cuenta mujeres y muchos más indudablemente for­
de la aparición del Señor a los discípulos en maban parte del grupo. 10. María M agda­
el camino de Emaús. Tres son los episodios lena, y Juana, y María madre de Jacobo.
principales de la resurrección que él presen­ El nombre de María Magdalena probable­
ta: el anuncio a las mujeres, la jomada a mente se lo habían dado por haber vivido en
Emaús y la aparición en el aposento alto. la ciudad de Magdala, en Galilea. Juana era
Concluye el Evangelio con la ascensión, ocu­ la mujer de Chuza, el intendente de Herodcs
rrida en Betania. (Le. 8 :3 ). A María la madre de Jacobo la
mencionan Mateo (27:56) y Marcos (15:
A. La tumba vacía. 24:1-12. 40). 11. Locura. Los discípulos no se apre­
1. El primer día de la semana, muy desuraron a creer la primera historia que oye­
m añana. El primer día comenzaba el sába­ ron, sino que iniciaron una investigación cri­
do al anochecer. Marcos parece sugerir que tica.
las mujeres terminaron la compra de las es­ 12. Levantándose Pedro. Todo el versícu-
pecias la noche anterior, y que fueron al se­ do doce falta en el texto “occidental’’ de Lu­
pulcro en una hora en que nadie las habría cas, pero forma parte de otros manuscritos,
de molestar. 2. Hollaron removida la pie­ y concuerda con el relato de Jn. 20:2-10
dra del sepulcro. La tumba era una cueva (cf. 22:19; 23:34). Los lienzos (mortajas,
labrada en roca viva, a cuya entrada se po­ Str.) eran tiras anchas, como vendas, que se
día rodar una piedra circular que impidiera enrollaban alrededor del cuerpo. Solos. No
intrusiones. A las mujeres les sorprendió ha­ tenían ningún cuerpo dentro, pero conserva­
llar la tumba abierta. 3, No hallaron el ban la posición en que lo habían envuelto.
cuerpo. Sabían exactamente dónde buscarlo, Maravillándose. Pedro no podía compren­
pero había desaparecido. Todos los relatos der por qué estaba allí abandonada la mor­
concuerdan en que la tumba estaba vacía la taja, ni en qué forma pudo ser sacado el
mañana del primer día. cuerpo de su envoltorio.
4. Estando ellas perplejas. Las mujeres
no tenían ni la menor idea de lo acontecido. B. La jornada a Emaús. 24:13-35.
Es obvio que no hubo de parte de los discípu­ 13. Una aldea llam ada Emaús. Proba­
los confabulación alguna para robar el cuer­ blemente la que hoy se conoce como Arnicas,
po (según el cargo que lanzaban los dirigen­ a poco más de treinta kilómetros al oeste-
tes judíos), pues estas mujeres algo habrían noroeste de Jerusalén. Sesenta estadios. La
sabido acerca de ello. Tal vez pensaron que distancia que indica el texto convencional
José y sus ayudantes habrían pasado el cuer­ equivale a cerca de 13 km., pero dos de los
po a un sitio inás seguro. So pararon junto manuscritos más antiguos dicen 160 estadios,
a ollas dos varones. Mateo (28:2-6) y lo cual seria unos 32 km. 16. Los ojos de
Marcos (16:5) dicen que fue un ángel den­ ellos estaban velados. En diversas ocasio­
tro del sepulcro el que les informó de la re­ nes después de la resurrección, Jesús no fue
surrección de Jesús. No hay discrepancia inmediatamente reconocido.
esencial; uno pudo hablar en nombre de los 18. Cleofas era el marido de una de las
dos. Dos testigos acompañaron a Jesús en la Marías (Jn. 19:25), y posiblemente era el
transfiguración (Le. 9:30) y en la ascensión padre de Jacobo el menor (Le. 24:10). Pue­
(Hch. 1:10); puede que Lucas sugiera que de que éste haya sido la fuente de informa­
los mismos aparecieron en la resurrección. ción de Lucas. ¿Eres tú el único forastero
Con vestiduras resplandecientes. En gr. en Jerusalén. . .? La muerte de Jesús era
astraptouse, “resplandeciente*', significa ful­ un suceso tan conocido que los dos hombres
gurar como el relámpago. 6 . A c o r d a o s d o no comprendían que ni siquiera quien estu­
lo que os habló. . . en Galilea. El tema de viese de paso por la ciudad pudiese haber
conversación en la transfiguración había sido dejado de enterarse. 19. Jesús nazareno,
“su partida, que iba Jesús a cumplir en Je­ que fue varón profeta. Las palabras de
rusalén” (9:31). Y antes de salir de Galilea Cleofas revelan el concepto que de Jesús te­
Jesús había dado a sus discípulos instruccio­ nían los discípulos. No habían llegado a darse
nes explícitas acerca de lo necesaria que era cuenta cabal de la plenitud de su divinidad.
su muerte inminente (19:31-34). 21. Pero nosotros esperábamos. Estaban
8. Entonces ellas se acordaron de sus desilusionados. Habían esperado que Jesús
palabras. La primera vez que él habló de inaugurara el reino mcsiánico, y todo en va­
estas cosas, los discípulos tenían la mente no. El tercer día. Era un caso perdido, pues
ofuscada por otras nociones; pero la resu­ el tercer día después de la muerte marcaba
rrección colocaba todas sus enseñanzas en la liquidación de toda esperanza de vivifica­
una nueva perspectiva. 9. A todos los de­ ción natural. 22. Unas mujeres. El aturdi­
más. El número de los seguidores de Jesús en miento de los discípulos se vio aumentado
Jerusalén abarcaba mucho más que los once con el informe de las mujeres. No tenían có­
discípulos. José de Arimatca, Nicodemo, las mo negar el informe; pero no se contaba con
135
LU CAS 24:32-53
prueba positiva alguna de la resurrección. las leyes de la materia ordinaria. 37. Espan­
24. Fueron algunos. Se referían a Pedro y tados y atemorizados. Es obvio que no lo
Juan, que habían comprobado el hecho de esperaban, y que tampoco era una mera alu­
que la tumba estaba vacía. Pero a él no le cinación. 39. Mirad mis manos y mis pies.
vieron. Para estos hombres únicamente la Los cicatrices que llevaba mostraban su iden­
presencia comprobable del propio Jesús ha­ tidad con aquel a quien habían visto crucifi­
bría de ser convincente. cado. Palpad. Un fantasma no habría sido
25. Todo lo que los profetas han dicho. tangible. 41. Como todavía ellos, de gozo,
Claro testimonio de que el advenimiento de no lo creían. . . La actitud de ellos cambió,
Cristo se hallaba predicho en el AT. 26. ¿No pero todavía resultaba demasiado portentoso
era necesario que el Cristo padeciera es* el milagro para comprenderlo. 43. Comió
tas cosas? Jesús insinuaba que los aconteci­ delante de ellos. Los espíritus no consumen
mientos de la semana anterior no debían ha­ alimento. Pedro mencionó esta convincente
berlos sorprendido. Era lógico esperar que el prueba al presentar el Evangelio a los genti­
Mesías sufriera y entrara en la gloria, puesto les (Hch. 10:41).
que el AT lo había prefigurado. 27. Y co­
menzando desde Moisés. Desde el comien­ D. La última comisión. 24:44-49.
zo del Génesis hasta el final de Zacarías ha­ 44. Y les dijo. No fue esta su última apa­
bía esparcidas por toda la Escritura profecías rición, pero sí la última que antes de la as­
sobre el Mesías venidero. No se ha preserva­ censión registra Lucas. La utiliza para pre­
do la exposición de nuestro Señor como un sentar el mensaje que Jesús quería que sus
discurso sobre tales pasajes, pero es probable discípulos proclamaran ante el mundo. En la
que sus explicaciones hayan constituido la ley de Moisés, en los profetas y en los sal­
base de la interpretación apostólica del AT mos. Estas eran las tres divisiones principa­
que se halla en los sermones de los Hechos y les del canon judaico de las Escrituras. Los
en las epístolas. profetas incluían algunos de los libros histó­
29. Quédate con nosotros. Mostraban la ricos, y los salmos incluían otros libros poéti­
cortesía normal para con el forastero que cos. 46. Fue necesario que el Cristo pade­
aún tenía una larga jornada que hacer y ca­ ciese, y resucitase. Estos dos hechos se con­
recía de albergue para pernoctar. Dados los virtieron en la médula de la predicación apos­
peligros del camino, no se acostumbraba via­ tólica (Cf. 1 Co. 15:3). 47. El arrepenti­
jar de noche. 31. Entonces les fueron abier­ miento y el perdón de los pecados (Str.)
tos los ojos. El ver al invitado asumir el fueron las doctrinas en que se puso énfasis en
puesto de anfitrión, y quizá algo en sus ges­ Ja predicación de Pentecostés (Hch. 2:38).
tos al partir el pan, revelaron su identidad. En todas las naciones, comenzando desde
33. Y levantándose en la misma ho­ Jerusalén. El programa que Cristo bosqueja
ra . , . Tan grande era el descubrimiento que concuerda exactamente con el tema que des­
no podían esperar hasta la mañana, sino que arrolla Lucas en su segundo volumen, los
volvieron a Jerusalén inmediatamente para Hechos de los Apóstoles (Hch. 1:8).
informar a los demás de lo sucedido. Su viaje 49. La promesa de mi Padre. Se refería
a Emaús puede que muestre la dispersión el Señor al Espíritu Santo, cuyo derrama­
que se habría producido, de no haber sido miento se había prometido en Joel 2:28, el
los discípulos retenidos en Jerusalén por la pasaje que usó Pedro en Pentecostés. Que­
esperanza de nuevas apariciones de Cristo. daos vosotros en la ciudad. De haberse dis­
34. El Señor. . . ha aparecido a Simón. persado inmediatamente los discípulos cada
No se ha conservado registro de esta entre­ cual a su casa, el movimiento se habría debi­
vista con Pedro, salvo una alusión en 1 Co. litado, y no se habría producido el impacto
15:5. El efecto que en Pedro produjo se de conjunto por el Espíritu sobre el mundo.
menciona en 1 P. 1:3 ss.
E. La ascensión. 24:50-53.
C. Aparición a los discípulos. 24:36-63. 51. Bendiciéndolos, se separó de ellos,
36. Jesús se puso en medio. El Cristo y fue llevado arriba al cielo. El texto “oc­
resucitado parece que tenía el poder de apa­ cidental’’ omite “y fue llevado arriba al cie­
recer y desaparecer a voluntad. Su cuerpo lo”, pero la comparación con Hch. 1:9 con­
resucitado poseía facultades que trascendían firma el texto como genuino.

136 latería!
LUCAS
BIBLIOGRAFIA

FONDO HISTORICO Godet. Frederic. Commentary on Luke. Grand


Rapids: Kregel Publications, 1981.
A. The Synoptic Gospels
H a y e s , D ore m u s M organ, G. C a m p b e l l .The Gospel Ac-
and the Book oj Acts. Nueva York: The cording to St. Luke. Nueva York: Flem-
Methodist Book Concern, sin fecha. ming H. Revcll Co., 1931.
M ac L ach lan , H. St. Luke, the Man and Pl u m m e r , A lfred . A Critical and Ex-
His Work. Londres: Longmans, Green, & egetical Commentary on the Cospel Accor-
Co., 1920. ding to St. Luke, in The International Cri­
R obertson , A.T. Luke the Historian in the tical Commentary. Quinta edición. Edim­
Light of Research. Nueva York: Charles burgo: T. & T. Clark, 1922.
Sc.ribner’s Sons, 1923. T homas. W.H. G riffith . Out/ine Studies in
Luke. Grand Rapids: Kregel Publications.
COMENTARIOS 1986.
Commentary on the
G e l d e n h u y s , N orval.
Gospel of Luke in the New International C O M E N T A R IO S EN E S P A Ñ O L
Commentary on the New Testament.
Grand Rapids: Wm. B. Eerdmans Pu- Eroman . C arlos R. Evangelio de Lucas. Grand
blishing Co., 1951. Rapids: T.E.L.L.. 1974.

Este material está disponible gratuitamente,


con la única finalidad de ofrecer lectura edificante
a to d @ s a q u e ll@ s h e rm a n @ s que no tienen
los m edios e co n ó m ico s para adquirirlo.
Si usted es alguien financieramente privilegiado,
utilice este material para su evaluación,
y, si le gusta, bendiga al autor,
editores y librerías, con la com pra del libro.

adoradordejesucristo@ hotm ail.com

137
Copyrighted material
EVANGELIO SEGUN JUAN
INTRODUCCIÓN
Carácter del libro. Sencillo en punto a casi no aparece en el cuarto evangelio, cuyos
lenguaje y estructura, es no obstante una discursos tienen en su mayor parte como cen­
profunda presentación de la persona de Cris­ tro al propio Jesús, su relación con el Padre,
to sobre un fondo histórico. Contiene un y lo indispensable que es él para el hombre
mensaje tanto para el humilde discípulo del en su necesidad espiritual (cf. las veces que
Señor como para el teólogo más avanzado. dice “yo soy” ). Ciertos detalles históricos sus­
Ciertas semejanzas entre este evangelio y citan problemas. Por ejemplo, la purificación
los sinópticos son fácilmente discernióles. El del templo, que Juan ubica a inicios del mi­
protagonista es el mismo. Se le llama Hijo de nisterio (cp. 2), mientras los sinópticos lo
Dios, Hijo del Hombre, Mesías, Señor, Sal­ presentan al finalizar el mismo. La explica­
vador, etc. No hace muchos años estuvo de ción más sencilla es probablemente en este
moda en determinados círculos la conclusión caso la verdadera: que hubo dos purificacio­
de que el Jesús de Juan era fruto de un pro­ nes. Otro ejemplo tiene que ver con el lla­
ceso teológico en la iglesia primitiva, me­ mado a los discípulos, que según los sinópti­
diante el cual el Nazareno humano había si­ cos ocurrió en Galilea. Juan describe el lla­
do exaltado a la posición de la deidad. Hoy mado de varios hombres en el escenario de
día ya no es sostenible tal tesis, pues la pro- Judea, al comienzo no más del ministerio
fundización de los estudios ha llevado a la (cp. 1). El problema se aminora teniendo en
convicción de que la cristología de los sinóp­ cuenta que la presteza misma de los pesca­
ticos y la de Juan son fundamentalmente dores en abandonar sus redes y seguir a Jesús
una y la misma. Un Jesús meramente huma­ se explica más fácilmente con base en el re­
no es tan inconcebible en los sinópticos como conocimiento previo y un primer intento de
en Juan. discipulado, tal como se revelan en el cuarto
Conforme en el cuarto Evangelio se des­ evangelio. Causa cierta confusión ver a Jesús
envuelve la trama histórica, se descubre la considerado como Mesías en este evangelio
semejanza de sus lincamientos generales con desde el comienzo de su obra (cp. 1), cuan­
el bosquejo de los acontecimientos tal como do en los demás evangelios el conocimiento
los presentan los sinópticos: el ministerio de su mesiazgo parece producirse mucho más
preparatorio de Juan el Bautista, el llamado tarde. No hay incompatibilidad entre las dos
a ciertos discípulos para aprender y servir, el narraciones, sin embargo, pues el anuncio de
doble ministerio de palabra y de hecho (mi­ Pedro en Cesárea de Filipo (Mt. 16:16) no
lagro), la misma tensión entre el entusiasmo ha de entenderse necesariamente como una
popular a favor del Señor y la oposición del convicción adquirida en ese momento por
judaismo oficial, y la importancia crucial de primera vez (cf. Mt. 14:33). La verdad an­
la persona y autoridad de Jesús. De igual teriormente percibida se había profundizado
modo en cuanto a los acontecimientos finales mediante su propia experiencia con el Hijo
de la vida terrenal de Cristo, aparece el mis­ de Dios.
mo patrón de traición, arresto y proceso ju­
dicial, muerte de cruz y resurrección. Autor. Si bien el libro no menciona a! es­
Naturalmente, hay también bastantes di­ critor, lo indica como “el discípulo amado”
vergencias con los sinópticos. Mientras éstos (21:20,23,24) e íntimo compañero de Pe­
mencionan sólo una pascua y parecen por dro. El testimonio de la iglesia antigua lo
tanto limitar el ministerio de Cristo a un señala como Juan, hijo de Zebedeo (cf. 21:
año, Juan menciona por lo menos tres pas­ 2). Ireneo es el testigo principal. Algunos
cuas (2:23; 6 :4 ; 13:1), lo cual sugiere que eruditos han puesto en duda que un hombre
dicho ministerio abarcó tres años. En los si­ inexperto e iletrado (Hch. 4:13) haya podi­
nópticos el ministerio se localiza casi por en­ do escribir tal obra. El correr del tiempo, la
tero en Galilea, mientras Juan destaca la ac­ motivación, y la obra capacitadora del Espí­
tividad de Jesús en Judea y poco dice respec­ ritu Santo no deben subestimarse al evaluar
to a la campaña de Galilea. En los sinópticos la capacidad de Juan y la superación de los
la enseñanza pública de nuestro Señor gira obstáculos.
en torno al “reino de Dios,” expresión que Muchos de los modernos prefieren la tesis

139 ite
JUAN
de que el verdadero autor del Evangelio fue Evangelio procedentes de la primera mitad
un discípulo desconocido, si bien la mayor del siglo segundo obliga a datar el origen de
parte del material puede haber sido suminis­ la obra dentro de los límites del siglo pri­
trada por Juan. Pero esto es sustituir inne­ mero.
cesariamente a un autor conocido por uno
desconocido. Propósito. En su aspecto positivo lo expre­
sa Jn. 20:30-31 como la esperanza de incul­
Lugar y fecha de composición. Según la car en los lectores la convicción de que Jesús
tradición cristiana, Juan pasó los últimos es el Cristo, el Hijo de Dios, a fin que por
años de su vida en Efeso, ministrando en la medio de él puedan obtener vida eterna. El
predicación y la enseñanza al mismo tiempo material ha sido seleccionado con miras a
que escribía. De allí fue a parar al exilio en conducir precisamente a esa conclusión. Pue­
Patmos bajo el gobierno del emperador Do- den descubrirse objetivos subordinados, tales
miciano. Su Evangelio parece presuponer el como refutar el docetismo, doctrina que ne­
conocimiento de la tradición sinóptica, razón gaba la verdadera humanidad de Jesús (cf.
por la cual debe colocársele de último en la 1:14), o exhibir el judaismo como un siste­
serie, posiblemente entre los años 80 y 90. ma religioso inadecuado que colmó sus de­
Algunos le asignan fecha aun posterior. El más pecados rechazando a su Mesías prome­
descubrimiento de Egipto de fragmentos del tido (1:11, etc.).

BOSQUEJO

I. Prólogo. 1:1-18.
II. Ministerio de Cristo en el mundo. 1:19—12:50.
A. Testimonio de Juan el Bautista. 1 :19-36.
B. Conquista de discípulos. 1:37-51.
C. I.as bodas de Caná. 2:1-11.
D. Primera visita a Jerusalén y Judea. 2:12—3:36.
1. Purificación del templo. 2:12-22.
2. Señales. 2:23-25.
3. Incidente de Nicodemo. 3:1-15.
4. Dialéctica del mensaje evangélico. 3:16-21.
5. Nuevo testimonio de Juan el Bautista. 3:22-30.
6. Credenciales de Cristo. 3:31-36.
E. Misión a Samaría. 4:1-42.
F. Curación del hijo de un noble. 4:43-54.
G. Curación de un impedido en Jerusalén. 5:1-16.
H. Autodefensa de Jesús. 5:17-47.
I. Alimentación de los cinco mil, y discurso sobre el pan de vida. 6:1-71.
J. Jesús en la fiesta de los tabernáculos. 7:1-53.
K. La mujer adúltera. 8:1-11.
L. Autorevelación de Jesús. 8:12-59.
M. Curación del ciego de nacimiento. 9:1-41.
N. Cristo, el Buen Pastor. 10:1-42.
O. Resurrección de Lázaro. 11:1-57.
P. Jesús en Betania y en Jerusalén. 12:1-50.
III. Ministerio de Cristo a los suyos. 13:1—17:26.
A. Lavamiento de los pies. 13:1-17.
B. Anuncio de la traición. 13:18-30.
C. Discurso del aposento alto. 13:31 — 16:33.
D. La magna plegaria. 17:1-26.
IV. Padecimientos y gloria. 18:1—20:31.
A. La traición. 18:1-14.
B. Jesús ante el tribunal judío. 18:15-27.
C. Juicio ante Pilato. 18:28— 19:16.
D. Crucifixión y sepelio. 19:17-42.
E. Resurrección y apariciones. 20:1-29.
F. Propósito de este evangelio. 20:30-31.
V. Epílogo. 21:1-25.

140
Copyrighted material
JU A N 1:1-14

COMENTARIO

!. Prólogo. 1:1-18. rece ni una vez en este Evangelio, pero el


Sin pérdida de tiempo el escritor presenta verbo “creer” es casi un estribillo; cf. 20:
la figura céntrica del Evangelio, pero no lo 31). 9. La luz verdadera no hace de Juan
llama Jesús ni Cristo. Por ahora es el Logos una luz falsa. Denota la luz en su sentido
(el Verbo). El término tiene raíces en el AT, prototípico, definitivo: luz solar y no llama
en donde sugiere los conceptos de sabiduría, de vela. Es por tanto erróneo reverenciar in­
poder y relación especial con Dios. Los filó­ debidamente a Juan, ya venida la Luz (3:
sofos también lo empleaban ampliamente pa­ 30; Hch. 19:1-7). Es éste un versículo de
ra expresar ideas tales como la razón y la difícil sintaxis en griego. La versión de la
mediación entre Dios y los hombres. En los RVR es bastante buena. Mediante su presen­
días de Juan, los lectores de todas las clases cia entre los hombres, el Logos derramaría
entenderían lo apropiado que resultaba en una claridad mucho mayor que la que antes
este caso en que la revelación es la nota fun­ de su venida les prestaba.
damental. Pero su característica especial es 10-11. La luz era genuina y fulgurante,
que el Logos es también Hijo del Padre, en­ pero fue decepcionante la forma en que la
camado para revelar a Dios en su plenitud recibieron. Bajo la similitud entre los dos
(1:14,18). versículos yacen diferencias calculadas: es­
taba, vino; el mundo, lo suyo; no le cono­
A. Preexistencia del Logos. 1:1-2. El prin­ ció, no le recibieron. Que no lograran discer­
cipio del Evangelio (cf. Mr. 1:1) está entre­ nir al Logos preencarnado es más explicable
lazado con el principio de la creación (Gn. que la trágica negativa de su propio pueblo
1:1) y se extiende aun más allá, dándonos a recibirlo cuando entre ellos se presentó.
un vistazo de la divinidad “antes que el mun­
do fuese” (cf. Jo. 17:5). El Verbo no vino 12-13. No todos rechazaron la luz. Quie­
a ser; era. Con Dios sugiere igualdad al par nes la recibieron obtuvieron potestad (auto­
que asociación. El Verbo era Dios (deidad) ridad o derecho) de ser hechos (en aquel
sin que hubiera confusión de personas. preciso instante y lugar) hijos de Dios. A
quienes le recibieron se les describe como
B. El Logos cósmico. 1:3-5. Fue el agente los que creen en su nombre (su persona).
de la creación. Por él. Por medio de él. V. 20:31. Son dos maneras de decir lo mis­
3. Todas las cosas abarca la totalidad de mo. También se les describe a los creyentes
la materia y de la existencia, pero en este en términos de lo que Dios hace por ellos.
caso considerada individualmente más que Son engendrados. . . de Dios, no mediante
como universo. 4. La vida está en él; no es un proceso natural como el que hace que los
él un simple medio para obtenerla. Como vi­ hombres nazcan: no de sangre (literalmente
da, el Verbo impartió luz (conocimiento de “sangres” ), lo cual sugiere la combinación
Dios) a los hombres. 5. Las tinieblas son de los factores biológicos paterno y materno
primordialmente morales. No todos aprove­ en la procreación. La voluntad de carne su­
chan la luz (cf. 3:19). Probablemente la giere el natural deseo humano de procrear
idea no sea idéntica a la de 1:9-10; de mo­ hijos, así como la voluntad de varón (la
do que “las tinieblas no la comprendieron” misma palabra que significa esposo), sugiere
de la RV (abrazaron, NC; recibieron, Str.) el deseo especial de que haya prole que per­
es una traducción menos adecuada que las petúe el apellido. De este modo se procura
tinieblas no prevalecieron contra ella. minuciosamente que no haya confusión entre
el nuevo nacimiento, de carácter sobrenatu­
C. El Logos encarnado. 1:6-18. Se incluye ral, y el nacimiento natural.
aquí un resumen de la misión de Juan el 14. Antes que fuese posible que la fe pro­
precursor. dujese el nuevo nacimiento, era necesario
6. Hubo. Mejor, vino (Apareció, Str.). que tuviese un objeto en el cual apoyarse:
Así emerge Juan en la Historia, como envia­ la encarnación de aquel Verbo, el Hijo de
do de Dios. La expresión compendia el con­ Dios. Dios, tras expresarse en la creación y
tenido de Le. 1:5-80; 3:1-6. 7. Juan vino en la historia, en las cuales la actividad del
por testimonio, concepto que recibe especial Logos era evidente aun cuando su persona
énfasis en este Evangelio (1:15,34; 5:33,36, estaba velada, se revelaba ahora por medio
37; 15:26,27; 19:35; 21:24). Su misión del Hijo en forma humana; no como simple
era dar testimonio de la luz que brillaba apariencia, sino en carne. Juan pudo haber
desde los días de la creación y que estaba a usado la palabra “hombre”, pero prefirió ex­
punto de iluminar a los hombres con su pre­ presar enfáticamente la verdad de la encar­
sencia. Correspondía al testigo hacer que los nación para enfrentarse a los que alentaban
hombres creyesen (el sustantivo “fe” no apa­ tendencias nósticas. Este falso concepto del
141
JU A N 1:14-34
Cristo rehusaba reconocer que la deidad pura tal manera excitaba un hombre así la preo­
fuese capaz de asumir cuerpo material, pues­ cupación de ellos, que le preguntaron. ¿Tú,
to que consideraba viciada la materia (cf. 1 quién eres? 20. Juan adivinó los pensamien­
Jn. 4:2-3; 2 Jn. 7). Habitó: puso su taber­ tos de ellos. Lo mismo que las multitudes
náculo. En combinación con gloria, sugiere (Le. 3:15), se preguntaba si acaso seria Juan
la personificación de la fulgurante nube que el Cristo prometido. 21. La negativa de él
se posó sobre el tabernáculo en el desierto motivó una segunda pregunta. Se esperaba
(Ex. 40:34). El Yrerbo encarnado es tam­ que Elias viniera antes del Mesías (Mal. 4:
bién la respuesta a la oración de Moisés (Ex. 5). Es cierto que Juan no era Elias en per­
33:18). Juan no narra la transfiguración, sona, pero sí en sus funciones (Mt. 17:10-
puesto que presenta como tal el ministerio en 13). Por el profeta hemos de entender pro­
su totalidad; sólo que la luz de que habla es bablemente el que se menciona en Dt. 18:
moral y espiritual (lleno de gracia y de ver­ 15,18. Algunos decían que éste era una per­
dad), más bien que algo físicamente visible sona distinta del Mesías (Jn. 7:40).
(cf. Jn. 1:17). 22-24. La delegación no se daba por sa­
15. Se le presta nueva atención al testimo­tisfecha con negativas. Ante la presión para
nio del Bautista (cf 1:7) a la luz de la apa­ que revelara su cometido, Juan respondió en
rición pública de Jesús. Jesús vino después lenguaje profético (Is. 40:3). Era una iden­
de Juan en tiempo, pero era ante» de él en tificación verdadera. Juan había vivido en ol
importancia, así como existía antes de él co­ desierto y allí había clamado con voz que
mo Dios eterno (cf. 1:1). 16. El evangelista anunciaba el inminente advenimiento del rei­
confirma la singularidad de Cristo. No sólo no (Le. 1:80; 3:2,3). 25-28. Esc papel se­
Juan el Bautista sino todos los creyentes han cundario no parecía suficiente justificación
participado de su plenitud, la plenitud de la para que Juan administrara el bautismo. Pe­
Deidad (cf. lleno en 1:14). Gracia sobre ro él se defendió: lo hacía simplemente con
gracia. Una manifestación de gracia sobre agua. Proclamaba la presencia del pecado y
otra es una verdadera plenitud. 17. Así como la necesidad de una purificación que a él mis­
Jesús sobrepasó a Juan el Bautista (1:15), de mo no le era dado efectuar. La obra decisiva
igual modo supera a Moisés. Uno y otro tra­ de la purificación estaba en manos (según
jeron al mundo algo de Dios; pero si Moisés sugería) de uno mayor que él, y a quien los
trajo la ley que condena, Cristo aportó la dignatarios aún no conocían (1:26). Juan
gracia que redime de la condenación de la se tenía por indigno de ser siervo de aquél.
ley. La verdad nos sugiere la realidad de la Esta conversación ocurrió en Betábara, al
revelación de Dios por Cristo. este del Jordán. Los manuscritos principales
18. Por ser espíritu, Dios es invisible (cf. dicen Betania, pero no ha de confundirse
4:24; 1 Tim. 6:16). Las teofanías no reve­ con la de 11:1,18.
lan su esencia. Pero el unigénito Hijo de Dios 29. El siguiente día introduce una situa­
sí la revela; (los principales manuscritos di­ ción nueva. Había partido la delegación y
cen en este punto Dios en vez de Hijo; cf. Jesús aparece en escena. Pero no se cruzó
Jn. 1:1). En el seno del Padre nos hace palabras con Juan. Satisfecho de haber ma­
pensar en con Dios (1:1). La misión del Hi­ nifestado a los fariseos la grandeza de Cristo,
jo era d ar a conocer (del verbo griego se de­ Juan trata ahora en forma específica de su
riva nuestra “exégesis” ) al Padre. Cristo in­ persona y su obra. Su propio ministerio, de­
terpretó a Dios para los hombres. Nada se ha cía, se fundaba en el hecho del pecado; el
perdido (cf. He. 1:2-3; Gá. 1:15). de Cristo tenía que ver con quitar el pecado.
Cristo era el Cordero de Dios. La historia
II. Ministerio de Cristo en el mundo. 1: (Ex. 12:3) y la profecía (Is. 53:7) se unen
19-12:50. para suministrar los antecedentes de este tí­
tulo. Quizá haya tenido también en mente
A. Testimonio de Juan el Bautista. 1:19- los sacrificios diarios en el templo.
36. En su ardiente deseo de magnificar a 31-34. Cuando Jesús acudió para ser bau­
Cristo, Juan convierte una investigación acer­ tizado por Juan, éste no lo reconoció (cf. Le.
ca de su propia persona en vigoroso testimo­ 1:80), pero había recibido de Dios una se­
nio en pro de Uno mayor que él, que estaba ñal identificadora: el Espíritu que descen­
a punto de manifestarse. El bautismo de Je­ día del cielo como una paloma permane­
sús por manos de Juan, que este Evangelio cería sobre el Mesías. Junto con la señal se le
no narra, ya se había producido (v. 1:26). indicó la obra que realizaría aquél mediante
19. Los fudíos. Como es costumbre en el poder divino de que así se le dotaba: bau­
Juan, el término se aplica a los dirigentes de tizaría con el Espíritu Santo. Tal persona,
la nación. Estos sacerdotes eran de los fari­ Juan lo sabía, no podía ser otro que el Hijo
seos (V. 24). Dos fueron los motivos para en­ de Dios. Ningún ser de categoría inferior
viar la delegación: la vigorosa predicación podría usar con tal potestad el Espíritu di­
de Juan, que cautivaba a las multitudes (Mt. vino. Juan dio tres testimonios de primera
3:5) y su rito bautismal (Jn. 1:26). De orden respecto a la persona y obra de Cristo.
142
JU A N 1:34-2:1
Como Cordero, ejercería una misión reden­ Moisés y los profetas. Se puede testificar por
tora. Como administrador del bautismo del el Señor aun cuando el conocimiento que se
Espíritu fundaría la Iglesia. Como Hijo de posea sea incompleto o aun defectuoso. Jesús
Dios sería digno de adoración y obediencia. de Nazaret poco después se reveló como el
35,36. Estos versículos constituyen una celestial Hijo del Hombre (vs. 51). Hasta
transición. Nos enteran de que Juan tenía Natanael llegó prontamente a percibir que
discípulos, y deseaba transferírselos a Jesús. el hijo de José era el Hijo de Dios (vs. 49).
Esta fue una parte importante de su ministe­ El impulso inicial de Natanael había sido
rio, como lo confirma el resto del capítulo. dudar de que Nazaret pudiera producir algo
B. Conquista de discípulos. 1:37-51. El de bueno, y mucho menos al Mesías (vs.
desprendido deseo de Juan de glorificar a 46). Esto no implica necesariamente que la
Cristo dio fruto entre sus propios seguidores. ciudad tuviera mala reputación, sino más
Sin más orden o sugerencia que este testimo­ bien sugiere la escasa importancia del lugar.
nio, dos discípulos siguieron a Jesús. A uno Ven y ve. Más vale experimentar que ale­
se le identifica como Andrés. El silencio en gar. Un israelita sin engaño sugiere un con­
cuanto al nombre del segundo señala al autor traste con Jacob el engañador, que sólo llegó
del Evangelio, que por modestia calla su a ser Israel mediante una experiencia de con­
nombre versión. La penetración que pudo leer el co­
37-42. Siguieron a Jesús. El acto físico razón de Simón (vs. 42) y como un libro
expresa la intención de seguirle en sentido abierto la vida íntima de Natanael (vss. 47,
espiritual. ¿Qué buscáis? Esa pregunta po­ 48), recibía ahora cordial reconocimiento en
dría haber sido una repulsa, pero no si se la confesión de éste: Hijo de Dios, Rey de
pronunció en tono afectuoso. La pregunta Israel. La sombra de la higuera, sitio tran­
con que responden, ¿Dónde moras? así co­ quilo para el alma reverente, había sido si­
mo el hecho de que le siguieran, podrían su­ lenciosamente compartida por el longividente
gerir un sentido más profundo: ¿Cuál es el Cristo. Natanael comprendía que el Maestro
secreto de tu vida espiritual y tu poder? Su tenía que ser más de lo que las apariencias
habitación no podía haberlos atraído; en demostraban. Y aún no había visto todo,
cambio, la elevada conversación que debió pues el Salvador prometía cosas mayores.
producirse hubo de perdurar como recuerdo Aún estaba presente el recuerdo de Jacob (vs.
fragante. Años después, Juan recordaba has­ 51). Sus angelicales visiones de Betel se ve­
ta la hora precisa: las cuatro de la tarde. rían superadas cuando los discípulos vieran
41. El significado de primero es dudoso. en ol Hijo del Hombre al ser a quien le fue­
No se habla de ninguna actividad posterior ron abiertos los cielos (cf. Mt. 3:16) y que
de Andrés. Quizá primero quiera decir que como Mediador constituye el eslabón que
también el otro discípulo (Juan) buscó a su une al cielo con la tierra. Hijo del Hombre.
hermano Jacobo, que en las narraciones si­ Este título que denota un personaje sobrena­
nópticas aparece entre los primeros seguido­ tural, celestial, en Dn. 7:13 y en los apoca­
res de Jesús (Mr. 1:16-20). Hallé. . . halla­ lipsis judíos, fue la forma favorita en que
do. Bulle en el relato el júbilo del descubri­ Jesús se designaba, de acuerdo con los Evan­
miento (cf. Jn. 1:43,45). Mesías, el término gelios. Era un título preferible al de Mesías,
hebreo que significa “Ungido”, tiene su equi­ por cuanto no sugería aspiraciones políticas
valente en el vocablo griego, Cristo. ¿ Se ha­ en términos de un reino temporal como el
brá atrevido Andrés a llamar a Jesús el Cris­ que la mayoría de los judíos buscaba. La glo­
to por haberlo identificado como tal el Bau­ ria del Hijo (1:14), que en parte veían estos
tista, o como consecuencia de las horas pasa­ primeros seguidores (vss. 39,46), habría de
das en compañía de Jesús? 42. La obra per­ manifestarse en mayor medida de aquí ade­
sonal de Andrés se inició muy pronto y con lante.
los de su misma familia. El cambio de nom­
bre de Simón a Cofas, equivalente arameo C. Las bodas de Cana. 2:1-11. Este breve
de Pedro, cuyo significado es piedra, proba­ regreso a Galilea no se distinguió en punto
blemente denote la promesa de transformar a ministerio público, pero abarcó un inciden­
su debilidad en fortaleza (Le. 22:31,32). te que influyó en el arraigamiento de la con­
43. De nuevo se indica el cambio de día fianza de los discípulos en Jesús, prosiguien­
(cf. 1:29,35, en contraste con el prólogo, que do el énfasis de Juan. Da cierta luz sobre las
no da tales detalles). Esta vez es Jesús quien relaciones de nuestro Señor con su madre,
hace el descubrimiento (cf. Le. 19:10), y así como sobre su actitud hacia la vida social
ordena a Felipe, sígueme (Contrastar con (cf. Mt. 11:19). La transformación del agua
Jn. 1:37). en vino se registra como su primer milagro.
45-51. Felipe justificó la confianza de Je­ 1. El tercer día parece tener relación con
sús en él como discípulo, al hallar a Nata- 1:43. El viaje a Caná, situada a poco más
nael e imbuirle su convicción de que Jesús de 12 km. al norte de Nazaret, ha de haber
de Nazaret era aquel ser por tanto tiempo requerido dos días o más. Juan destaca la
esperado que cumplía las predicciones de presencia de la madre de Jesús en las bo­
143
JU A N 2:1-14
das. Su renuencia a mencionarla por su nom­ piritual, y por su vacuidad, indicada por las
bre “María”, aquí y en 19:26, puede obe­ tinajas vacías), en tanto que Cristo trae ple­
decer a una inhibición semejante a la que nitud de bendición de la más alta categoría
lo hace ocultar su propio nombre. Había en­ (cf. 7:37-39). Además lo hace sin atraer la
tre él y María una particular relación (19: atención sobre su persona, lo cual es un gra­
27). to ejemplo.
2. No se sabe si Jesús dispuso el viaje de 11. Principio de señales- Esta declara­
modo que pudiera estar en las bodas o si fue ción refuta los evangelios apócrifos, que na­
invitado con sus discípulos después de llegar rran milagros de la infancia de Jesús. Juan
a Galilea. Si lo ocurrido fue lo último, resul­ se refiere siempre a los milagros como “se­
ta fácil de explicarse que faltara el vino. ñales”, indicando que el acto externo tiene
Puede que otros huéspedes inesperados hayan por fin revelar el propósito que lo impulsa e
llegado también. Natanael, cuyo hogar esta­ iluminar la persona y la obra de Cristo. Glo­
ba en Cana, quizá haya tenido que ver con ria es en este caso un término que llama la
los arreglos. atención al poder de Jesús para transformar
3-5. María le trajo a Jesús la noticia de espiritualmente, como lo sugiere el cambio
que se había agotado el vino. En su respues­ del agua en vino (cf. 11:40). Sus discípulos
ta, el uso de la palabra mujer no denota falta creyeron en él. En contraste con el maestre­
de respeto (cf. 19:26). ¿Qué tienes conmi­ sala a quien caracteriza la ignorancia (vs. 9)
go? La pregunta indica intereses divergentes y con los sirvientes, que tenían conocimiento
y pareciera una cierta reprensión. Tal vez del milagro (vs. 9), a los discípulos los movía
María esperaba que Jesús aprovechara la la fe. Solamente ellos aprovecharon la señal.
oportunidad para atraerse la atención en for­
ma que promoviera su programa mesiánico. D. Primera visita a Jerusalén y Jadea.
Pero su hora no había llegado todavía. Re­ 2:12—3:36.
ferencias posteriores señalan la cruz como el
punto preciso de su hora (7:30; 8:20; 12: 1) Purificación del templo. 2:12-22. Aun­
23; 13:1; 17:1). Jesús quería que su madre que no se lo designa como señal, fue este
comprendiera que la antigua relación entre un acontecimiento de mayor trascendencia
ambos (Le. 2:51) había terminado. Ella no que el milagro de Caná, pues tenía relación
debía interponerse en su misión. Prudente­ directa con la misión de Jesús por ser un
mente, María se abstuvo de discutir el pun­ acto mesiánico de carácter público. Nueva­
to. Si no podía darle órdenes, podía en cam­ mente se pone en evidencia lo deficiente y
bio indicar a los sirvientes que obedecieran hasta corrupto del judaismo, por cuanto se
las órdenes de él. Mostró así su confianza en estaba mancillando la casa del Padre. Jesús
él. enlaza el incidente con su resurrección (vss.
6-8. Para resolver el problema usó Jesús 19-21). Su acto reveló la incredulidad de los
seis tinajas de piedra de las que empleaban judíos (vss. 18-20) y la fe de los discípulos
los judíos para la purificación: lavamiento (vs. 22). Debe diferenciarse entre esta puri­
de las manos antes y después de las comidas, ficación y la otra ocurrida poco antes de la
y diversas abluciones ceremoniales. Cada ti­ muerte de Jesús (Mr. 11:15-19).
naja contendría unos setenta y cinco litros o 12. Este es un versículo de transición. La
más. En cuanto las llenaron, Jesús mandó a importancia de Capernaum en el ministerio
los sirvientes que sacaran. Parece referirse a de Jesús se destaca en los sinópticos. Ella
la operación de transvasar líquidos a reci­ fue su centro de operaciones en Galilea, “su
pientes más pequeños, valiéndose de un cazo ciudad” (Mt. 9 :1 ). No se había producido
o escudilla. Lo que se sacaba se presentaba aún el rompimiento con sus hermanos (Jn.
entonces al maestresala. Algunos consideran 7:3-5).
al maestresala más o menos como un despen­ 13. La pascua de los judíos (cf. 2 :6 ).
sero; otros ven en él a un amigo del novio, Nuevamente Juan está atento a exhibir las
encargado para actuar como maestro de ce­ deficiencias del judaismo. Se estaba abusan­
remonias (cf. Eclesiástico 32:1 ss). do del sagrado recordatorio de la liberación
9,10. Le bastó a este funcionario probar del cautiverio egipcio. Ya que Jesús tenía por
el vino para comprobar que era superior en hábito guardar las fiestas nacionales, tal co­
grado tal que hubo de alabar al esposo por mo lo acostumbraban José y María (Le. 2:
su insólita cortesía para con los invitados al 41), subió a Jerusalén.
darles buen vino al final de la fiesta, cuando 14-16. Jesús el adorador, se transforma
muchos estarían tan repletos que no serían ahora en reformador. El Sanhedrín permitía
capaces de discernir si era bueno o inferior. y probablemente controlaba para su propio
La escasez de vino se remedió con la inter­ beneficio económico el tráfico en animales
vención de Jesús. La verdad subyacente es para el sacrificio y el intercambio de mone­
la representación simbólica del judaismo co­ da. Tal tráfico, que se efectuaba en la ex­
mo deficiente (por su énfasis en los lava­ tensa sección conocida como el atrio de los
mientos ceremoniales con desmedro de lo es­ gentiles, beneficiaba al peregrino, ya que le
144
JU A N 2:14-3:5
permitía adquirir aquí su ofrenda en vez de 2) Señales. 2:23-25. Esta sección es de
traer la bestia consigo. Es de presumirse que transición, pues tiene íntima relación con el
se garantizaba que el animal era “sin tacha”. incidente que sigue. Tiene carácter de resu­
Diversas clases de monedas podían cambiar­ men, pues habla de diferentes señales que
se en las mesas por el medio sido palestino hizo Jesús en Jcrusalén, las cuales se dejan
requerido para el pago del impuesto anual sin describir. Lo importante es la reacción,
del templo. Este tráfico hacía del templo un que en este caso no fue de abierta incredu­
mercado. Airado por el sacrilegio, Jesús ac­ lidad ni de la plena confianza en Cristo que
túa. Rápidamente forma un azote con las se atribuye a los discípulos, sino algo que
cuerdas que había por allí tiradas. Con esc podríamos llamar fe del “ver para creer”. Lo
látigo echa a todos, hombres y animales, insatisfactorio de dicha fe se pone en evi­
fuera del recinto y vuelca las mesas de los dencia por el hecho de que Jesús no se fiaba
cambistas, con el consiguiente tintineo de las de esta gente, pues él conocía el corazón hu­
monedas que caían por todos lados en el pa­ mano y discernía lo faltos de genuina con­
vimento. A las palomas no las podía arrear; fianza que eran. Véanse casos un tanto se­
bastaba que sus dueños se las llevaran. Tan mejantes en 8:30-59; 12:42,43.
drástico proceder requería justificación, y és­
ta era que se había hecho degenerar la casa 3) Incidente de Nicodemo. 3:1-15. En
del Padre en casa de mercado. Súbitamente contraste con los muchos que “creyeron” en
había venido el Señor a su templo y había Jerusalén, pero de los cuales no se fiaba Jesús,
purificado a los hijos de Leví (Mal. 3:1-3). Nicodemo se destaca como uno ante quien
Quizá con esta expulsión de los animales del el Señor descubrió su corazón y que llegó a
sacrificio se haya propuesto dar una lección ser un verdadero discípulo. Al mismo tiempo
más profunda que la eliminación de la co­ el pasaje subraya un tema ya tocado —las
rrupción ; quizá era un vistazo anticipado del limitaciones del judaismo contemporáneo-
día en que ya no habría más sacrificios en ai demostrar la incapacidad de este dirigente
el templo y estuviese cumplido el sacrificio para comprender la verdad espiritual que
del Cordero de Dios (cf. 2:21; 1:29). Jesús enunciaba.
1,2. Los fariseos eran los dirigentes re­
17. El incidente recordó a los discípulos ligiosos de la nación. Nicodemo no sólo per­
parte de un Salmo mesiánico (69:9): “Me tenecía a ese grupo, sino que era un prin­
devora el celo de tu casa” (Str.). Puede ver­ cipal entre los judíos, un miembro del
se aquí el indicio de que este celo, que por Sanhedrín. Vino a ver a Jesús de noche,
el momento suscitó la oposición, eventual­ probablemente por razones de conveniencia.
mente habría de costarle la vida (cf. Jn. 2: La actitud oficial hacia el Nazareno después
19). de la purificación del templo ha de haber
sido de vigorosa oposición. Quizá Juan trate
18-22. Su enérgico proceder motivó una de sugerir también la ceguera de este hom­
pronta demanda de los judíos (los dirigen­ bre respecto a las cosas divinas. Nicodemo
tes), de que presentase una señal incontro­ estaba dispuesto a conceder que Jesús era un
vertible de la autoridad con que procedía. maestro enviado de Dios, testimonio de lo
El siempre se resistió a acceder a tales de­ cual eran los milagros. Esto podía significar
mandas (6:30; Mt. 16:1). En esta ocasión que era profeta más poderoso que Juan, pues
se limitó a señalar el futuro. Destruid este éste no hizo ningún milagro. Sabemos su­
templo. Es evidente el sentido figurado de giere que había otros que pensaban como él.
la expresión, no sólo por lo que dice Jn. No está claro si quería sugerir que Jesús pu­
2:21, sino por lo inverosímil que serla pen­ diera ser el Mesías. 3,4. Quizá en la mente
sar que los judíos destruyesen su propio tem­ de Nicodemo los milagros hayan sido indi­
plo. Estas palabras no deben tomarse como cios de la pronta venida del reino de Dios
una orden o invitación, sino que son una en sentido político. Pero Jesús introdujo un
simple hipótesis: “Si destruís . . . yo levan­ concepto totalmente nuevo del reino, según
taré”. En tres días equivale a “al tercer día” . el cual las señales apuntaban hacia un reino
Al interpretarlo literalmente, los judíos tu­ espiritual de Dios. Nacer de nuevo es nacer
vieron su afirmación por ridicula, visto que de lo alto. Nicodemo se quedó estupefacto.
se habían necesitado cuarenta y seis años pa­ Sabía que es imposible que el hombre nazca
ra edificar el templo. Herodes había iniciado de nuevo físicamente. ¿Querría acaso decir
la reconstrucción el año 20 d de C. Aún que­ Jesús que es imposible al que ya es viejo
daba algo por hacer, pero la estructura estaba transformar su punto de vista y su conducta?
lo bastante completa para poder decirse que 5-8. Pasa Jesús a describir el nuevo naci­
estaba edificado. (Cf. en 1 Co. 6:19 el uso miento en términos de agua y Espíritu. De
de templo como símbolo del cuerpo). Esta éstos, el Espíritu es lo esencial (v. 6). Pue­
profecía ayudó a edificar la fe de los discípu­ de que el agua se refiera al énfasis de Juan
los, pero sólo después de la resurrección del el Bautista en el arrepentimiento y en lim­
Señor de entre los muertos (cf. Jn. 12:16). piarse de pecado como antecedente neccsa-
145
JU A N 3:5-21
rio del nuevo nacimiento y aun de su aspecto gedia de verse eternamente separado de Dios.
negativo. Tomarlo como alusivo a la Palabra Nicodemo al parecer tomó a pecho la adver­
(1 P. 1:23) resultaría menos natural. El in­ tencia y el reto (Jn. 7:50,51; 19:39,40).
grediente positivo es la inyección de vida de Parece, a juzgar por la fraseología, que en
nueva creación mediante el poder regenera­ este punto cesan las palabras de Jesús y se
dor del Espíritu (cf. Tit. 3:5). O t e t nece­ reanudan las de Juan, pues se notan varias
sario nacer de nuevo. No es la demanda a analogías con otras porciones del Evangelio
un individuo; es universal. La necesidad pro­ en que el evangelista es incuestionablemente
viene de la imperfección de la carne. Esto quien se expresa.
incluye lo meramente natural y lo pecami­
noso: el hombre tal como nace en este mun­ 4) Dialéctica del mensaje evangélico. 3:16-
do y como vive alejado de la gracia de Dios. 21. El amor al pecado induce a los hombres
La carne sólo puede reproducirse como car­ a rechazar la luz de Cristo, en tanto que
ne, y esto no puede satisfacer a Dios (cf. Ro. quienes acogen la luz están prestos a poner
8 :8 ). La ley de la reproducción es “según su en él su confianza.
género” (Gn. 1:24). De igual modo, el Espí­ 16,17. Juan amplía la declaración de Je­
ritu produce espíritu; vida engendrada, nu­ sús (3:15), reproduciendo las palabras claves
trida y madurada por el Espíritu de Dios. todo aquol, creo, pierda, vida eterna. Los
Si esto tiene aire de misterio, recuérdese que elementos que añade son el amor de Dios y la
también en la naturaleza hay misterio. El consecuente entrega de su Hijo, a quien se
viento (gr. pneuma, que también se traduce describe como unigénito. El término griego
por “Espíritu” ) produce efectos observables significa único en su género. Los hijos adop­
al pasar, pero su origen y futuros movimien­ tivos no pasan a formar parte de la Deidad.
tos permanecen ocultos. También la vida re­ La amplitud del amor divino se subraya al
dimida se manifiesta como algo eficaz, pero presentar como objeto del mismo al mundo
que escapa al análisis del hombre natural entero. Si bien la venida de Cristo aparejaba
(cf. 1 Co. 2:15). juicio, el resto de la sección demuestra que el
9,10. La perplejidad de Nicodemo hizo propósito directo de dicha venida, que ema­
que Jesús lo reprendiera suavemente. ¿Era naba del amor divino, no era la condenación
posible que el maestro (con art, en gr.) de sino la salvación (3:17).
Israel no supiese esto? No eran cosas nuevas 18-21. El creyente en Cristo no es juzga­
(Ez. 11:19). Un reino espiritual y una vida do (Str.) en punto a sus pecados ni en esta
espiritual consecuente con él no son ajenas vida ni en la venidera (la forma verbal es
a la enseñanza del AT. bastante flexible para abarcar ambos aspec­
11-13. Además, otros podían testificar en tos). Por otra parte, quien se niegue a creer,
punto a la realidad de estas cosas: hablamos. por esa misma negativa ya está juzgado
Agradó a Jesús asociar consigo a sus segui­ (S tr.); ha sellado su propio destino. La idea
dores. Pero vosotros (tú y los que se te pa­ esencial del juzgamiento es el distingo, la se­
recen) no recibís el testimonio. Las cosas paración (según la etimología de krisis, tra­
terrenales son las ya tratadas, como la na­ ducida por “condenación” , RVR, y por “jui­
turaleza del reino y del nacimiento y la vida cio”, Str.); y el advenimiento de Cristo, la
espirituales. Las celestiales eran aquellas que Luz, demostró ser una gran influencia divi­
el Hijo del Hombre, mediante su advenimien­ soria. En vez de responder al amor de Dios
to desde el cielo, tenía que revelar como nue­ amando a su Hijo, la mayoría de los hom­
vas y distintivas (cf. Mt. 11:25-27). Las bres amaron más las tinieblas que la luz por­
últimas cinco palabras de 3:13 no aparecen que estaban apegados a su manera de vivir,
en los principales manuscritos. que era m ala (perversa). En 3:20 lo malo
14,15. Hay algo más que es necesario, es una palabra distinta, que denota lo que
consecuente con el imperativo del nuevo na­ carece de valor moral. El transgresor sabe
cimiento (cf. 3:7). El levantamiento del Hijo que está enmarañado en la maldad, pero
del Hombre no puede referirse a la ascen­ rehúsa dar el paso hacia la luz de Cristo pa­
sión, ya que se compara con el alzamiento de ra que no se descubran sus obras, a las que
la serpiente de bronce sobre un asta (Nm. ama. Por otra parte, del que acude a la luz
21:8). A lo que alude es a la cruz (Jn. 12: se dice que practica la verdad. Su conducta
32,33). Así como los mordidos por las ser­ es consecuente con lo que él sabe que es la
pientes venenosas miraban expectantes y es­ verdad (cf. 18:37). Este ajustarse a lo que
peranzados a la semejanza del reptil que les sabe que es verdad lo capacita para dar el
había inoculado el veneno mortal, los peca­ paso hasta colocarse bajo la plena luz de
dores debían mirar por fe a Cristo, sustituto Cristo y obtener la salvación. Todas sus
suyo, que vino en semejanza de carne de obras son hechas en Dios, que lo ha venido
pecado y a causa del pecado (Ro. 8 :3 ). Fru­ guiando hasta la culminación de su fe (cf.
to de tal fe es la vida eterna. Quien de tal 1:47).
fe carezca, inevitablemente se pierde. Esta 5) Nuevo testimonio de Juan el Bautista.
perdición no es aniquilamiento sino la tra­ 3:22-30. El hecho de que Jesús y sus discí-
146
JU A N 3:22— 4:7
pulos predicaran y bautizaran en Judea mien­ 6) Credenciales de Cristo. 3:31-36. Discu­
tras Juan y sus seguidores realizaban una rre aquí el evangelista sobre los distintivos de
obra similar en otra área hizo sospechar que Jesús, especialmente en cuanto lo destacan
se hacían la competencia. Juan lo negó enfá­ respecto al Bautista. Era de origen divino, lo
ticamente, y gustosamente asumió una posi­ cual lo coloca por encima de los seres y co­
ción subordinada respecto de Jesús. sas terrenos (cf. 3:13). Da testimonio de lo
que ve y oye de las cosas celestiales (cf. 16:
22-24. Después de esto. Ha concluido el 13). Unicamente los regenerados, los que son
episodio de Nicodemo. Se menciona la tierra nacidos del Espíritu, son capaces de apreciar
de Judea para diferenciarla de Jerusalén, en su testimonio (Juan recuerda en ésto a Ni­
donde Jesús había estado laborando (2:13— codemo). Y quienes en verdad reciben su
3:21). El que Jesús bautizara presupone que testimonio no necesitan ninguna otra auten­
también predicaba. Su relación con el bau­ ticación (cf. 1 Jn. 5:10). Cristo declara las
tismo parece haberse reducido a la supervi­ palabras de Dios (Jn. 3:34) como fiel testi­
sión (cf. 4 :2 ; 1 Co. 1:14). Enón y Salim no go. La plenitud y exactitud de esas palabras
han sido positivamente identificados, pero están garantizadas por el don ilimitado del
hoy se cree que estaban pocos kilómetros al Espíritu que se le otorga. El original sugie­
E. del monte Gerizim, y no al S. de Bet-san re que por medio de él el mismo Espíritu se
en el valle del Jordán superior. Venían gen­ otorga a otros sin medida (cf. 1:33). Ade­
tes del pueblo en general, interesadas en el más, el Cristo es objeto especial del amor de
mensaje de Juan. Se menciona el encarcela­ Dios y custodio de las riquezas divinas (cf.
miento de Juan como algo familiar para los 16:15; Mt. 11:27). El es la piedra de toque
lectores, puesto que todos los sinópticos lo ya sea para vida eterna o para eterna ira
refieren. (Jn. 3:36).
25,26. Se produjo una discusión entre los
discípulos de Juan y ciertos judíos, o tal vez E. Misión a Samaria. 4:1-42.
un judío (Str.) sobre el tema de la purifica­ Samaría, territorio que los judíos evita­
ción. No nos dice el escritor si se trata de la ban siempre que pudieran, se convirtió en es­
purificación en general, según las prácticas cenario de una victoria espiritual: un pozo,
judías, o del bautismo que Jesús y Juan ad­ una mujer, un testimonio y una cosecha de
ministraban, en contraste con tales prácticas, almas samaritanas para la fe. Tanto el sama-
o del bautismo de Jesús y el de Juan contra­ ritanismo como el judaismo requerían el co­
puestos. Quizá lo último sea lo más probable, rrectivo de Cristo; necesitaba ser remplazado
visto lo que sigue. Vinieron. Probablemente por la vida de nueva creación.
los discípulos de Juan. El que estaba. El no 1-4. La creciente popularidad de Jesús,
mencionar a Jesús más específicamente pa­ que excedía a la de Juan, comenzó a alcan­
rece una preterición intencional. A los discí­ zar los oídos de los fariseos. Para evitar por
pulos de Juan les dolía ver eclipsarse la po­ entonces un choque con ellos, Jesús resolvió
sición de su jefe. Las multitudes seguían abandonar esta área y dirigirse a Galilea, en
ahora a Jesús. donde según los sinópticos se realizó la ma­
yor parte de su obra. Le era necesario pa­
27-30. El Bautista deploraba que se insi­ sar por Samaria. En el lenguaje de Juan, esa
nuase siquiera la existencia de rivalidad entre expresión indica por lo común necesidad del
él y Jesús. Su propia posición, que le había punto de vista divino, y quizá así sea en este
sido asignada por Dios (del cielo), no era la caso; la necesidad de tratar con los samarita-
del Cristo sino la del precursor (vs. 28). Su nos y abrirles la puerta de la vida. Puede a
posición no era la del Esposo, que tomaría la vez tratarse de la más evidente necesidad
para sí el pueblo de Dios. Esa posición le de llegar a Galilea por el camino más di­
estaba reservada a otro. El era sólo el amigo recto.
del esposo. Al amigo le correspondía actuar 5,6, Sicar (muy probablemente Siquem),
como intermediario para realizar los arreglos se hallaba a unos pocos kilómetros al sudeste
de la boda. Se gozaba vicariamente, partici­ de la ciudad de Samaria y bastante cerca
pando de la felicidad del esposo al ver for­ del monte Gerizim, así como del terreno que
marse un nuevo hogar. Juan ya había cum­ Jacob le dio a José (Gn. 48:22). Jacob tam­
plido su tarea al promover la de Jesús. El bién dejó como legado un pozo (Jn. 4:12).
podía bautizar solamente con agua y no con Se dice que mide unos 26 m. de profundidad.
el Espíritu. Podía anunciar el advenimiento Allí, cansado del camino y del calor del me­
del reino, mas no entrar en él. Su causa, por diodía (la hora sexta), se detuvo a descansar.
la naturaleza misma de ella, tenía que men­ 7-10. Una mujer de Samaria. No de la
guar conforme crecía la causa de Jesús (vs. ciudad de ese nombre, que quedaba dema­
30). Tal era el plan de Dios. De modo que siado lejos, sino del territorio samaritano.
Jesús, además de superar al judaismo, supe­ Ella traía lo necesario para sacar agua.
raba al movimiento que se agrupaba en torno Puesto que había agua en Sicar, es posible
a Juan (cf. Hch. 19:1-3). que el diario viaje de esta mujer a buscarla
147
JU A N 4:7-28
en el pozo de Jacob indique cierto ostracismo marido. . .no tengo marido. . .cinco mari­
en que la tenían las otras mujeres del po­ dos. . .no es tu marido. La historia lamen­
blado (cf. 4:18). Jesús rompió el silencio so­ table de su vida marital se descubre por la
licitando de beber. Era una petición natural, penetración de Jesús y por la admisión de
en vista de su cansancio. Ello nos recuerda ella. Es probable que por lo menos de algu­
vivamente la humanidad de nuestro Señor. nos de los cinco maridos haya sido divorcia­
Ya sea que la mujer le diera o no (lo último da antes de caer en la ilícita relación final.
parece más probable), se inició una conver­ La mujer venía en descenso moral desde
sación. La partida de los discípulos fue pro­ hacía algún tiempo.
videncial, pues en presencia de ellos la mujer 19,20. La mujer vio en Jesús primeramen­
no habría entablado la discusión con Jesús. te un judío, luego uno que merecía ser lla­
Dos detalles asombraron a la mujer: que mado Señor, y por último un profeta. La
Jesús hiciera tal petición a una mujer, pues mirada de él le había traspasado el alma. La
los rabíes evitaban relacionarse en público referencia al culto en el cercano monte Ge-
con las mujeres, y especialmente que hablara rizim, culto rival al de los judíos en Jerusa-
así a una samaritana. Para explicar el asom­ lén, puede haber sido una táctica para des­
bro de la mujer añade el escrit