Está en la página 1de 91

JUAN MARTÍN “LÁTIGO” COGGI

JUAN MARTÍN “LÁTIGO” COGGI Autor: Profesor Pablo Martín Agüero

Autor: Profesor Pablo Martín Agüero

JUAN MARTÍN “LÁTIGO” COGGI

Investigación, selección de datos, corrección, ilustraciones y autoría: Profesor Pablo Martín Agüero

INTRODUCCIÓN

A comienzos de diciembre de 2014, mientras redactaba mi segundo libro publicado, “Tamara

Castro”, decidí iniciar mi tercer trabajo de investigación, en este caso, relacionado con la vida

y obra del ex boxeador y tricampeón Juan Martín Látigo Coggi, quien, precisamente, reside

en la misma ciudad en la cual Tamara Castro fue criada y vivió en sus últimos años: Brandsen,

Buenos Aires, donde también estoy radicado. Por cierto, el lunes 8 de diciembre de dicho año, tuve el honor de entrevistar a Coggi en su casa. Durante esa primera charla/entrevista amena y distendida que duró dos horas y media, anotaba datos que luego me sirvieron como base para

buscar material extra acerca de todas las peleas de Coggi y de otros combates importantes en

la historia del Boxeo. Entre 2015 y 2016, realicé más charlas/entrevistas a Coggi, las cuales

grabé con previa autorización. En algunas de esas entrevistas, colaboraron Dora Correa y Alicia Martínez, madre y esposa de Juan Martín, respectivamente, ya que también aportaban anécdotas

acerca del reconocido ex boxeador y tricampeón mundial. Además, tanto Coggi como Yesica, su hija, me prestaron varias fotos que fueron incluidas en este libro.

A su vez, encontré un sitio de Internet titulado “Box Rec”, un registro actualizado y oficial

que incluye las fichas técnicas y todas las peleas profesionales de cada boxeador, incluyendo

sus contrincantes, fechas y lugares de los combates, entre otros datos relevantes. Por supuesto, “Box Rec” fue una guía muy importante a la hora de chequear y agregar datos acerca de cada pelea

de Coggi. También, decidí agregar información acerca de algunos films relevantes acerca de dicho

deporte y una reseña sobre la relación entre la etapa histórica de la Argentina comprendida, sobre todo, entre las décadas del ’70 y del ’90, y el deporte en general. A su vez, consulté varios archivos

impresos y digitales de medios de comunicación de la Argentina y de otros países, incluyendo la revista “El Gráfico” y los diarios “Clarín”, “La Nación”, “La Prensa” y “The New York Times”.

Además, Rosa Beatriz Gallardo, una amiga que tenemos en común Coggi y yo, y Nélida “Yoly” Baliño, madre de Tamara Castro, me contaron varias anécdotas al respecto, las cuales han sido también en cuenta para el presente trabajo de investigación.

Por cierto, conté con el asesoramiento de

familia durante los dos años (diciembre de 2014 hasta abril de 2016)

investigación,

muy agradecido.

Juan Martín

Látigo

Coggi y con el apoyo de su

que duró el proceso de

por lo cual estoy

compilación de datos,

redacción y corrección de este libro,

Espero que la presente obra sea una manera de reconocer a uno de los deportistas argentinos más importantes de todos los tiempos: Juan Martín “Látigo” Coggi.

Profesor Pablo Martín Agüero, Coronel Brandsen, Buenos Aires, abril de 2016.

NOTA DEL AUTOR

El presente trabajo de investigación cuenta con el aval de Juan Martín “Látigo” Coggi, por lo tanto, es la única biografía autorizada, publicada y registrada acerca de dicho deportista.

En caso que se publiquen libros y/o artículos similares sin el permiso del autor o de Juan Martín “Látigo” Coggi, se realizarán las acciones legales pertinentes.

DEDICATORIAS

A Juan Martín “Látigo” Coggi y su familia.

A mi padre, Mariano Esteban Agüero.

A mis hermanos, Mariana y Diego, y sus respectivas familias.

A Martín Shilinford y a la “Secretaría de Cultura” de la ciudad de Brandsen.

A Rosa Beatriz Gallardo.

A Nélida “Yoly” Baliño.

A la memoria de mi madre, Ana María Gastaldo de Agüero (1945-2014).

CAPÍTULO 1: LOS INICIOS

Juan Martín Coggi nació en Fighiera, provincia de Santa Fe, el martes 19 de diciembre de 1961. Sin embargo, en una entrevista realizada el 10 de agosto de 2015, él me comentó que nació en

la ciudad de Arroyo Seco, en dicha provincia, aunque fue criado en Fighiera. Sus padres fueron

Domingo Coggi, quien trabajaba en un taller mecánico, y Dora Correa, quien era ama de casa. Cuando Juan tenía nueve años, su familia decidió mudarse a la ciudad bonaerense de Brandsen, Buenos Aires, debido a que su abuela materna sufría de cáncer. De ese modo, decidieron subir a una camioneta de hacienda perteneciente a un señor de apellido Lobraño y viajar a dicha ciudad, donde vivieron en una precaria construcción realizada en el campo perteneciente a la familia López, quienes eran parientes de Coggi por parte materna. Precisamente, Juan Martín comentó, en una entrevista, que pasó de vivir en una casa en Fighiera, con una habitación para cada uno, a vivir en un rancho en la ciudad de Brandsen. De hecho, Coggi le comentó al recordado periodista Carlos Irusta en una entrevista a la revista El Gráfico, publicada el 15 de enero de 1985, que Domingo, su padre, quien tenía un hijo de un matrimonio anterior, había enviudado cuando contrajo enlace con Dora, su madre, quien, a su vez, tenía tres hijos también de un matrimonio anterior. Fruto del nuevo matrimonio, nacieron Paulina, Luis y Juan Martín.

Precisamente, Coggi me comentó al respecto:

“Mirá, nací en Rosario, no, en Arroyo Seco, estuve una hora en Arroyo Seco y mi viejo me trajo

de vuelta a Fighiera, en el pueblo en el que me crié, en el pueblo donde están mis familiares y a

donde voy muy seguido. Es el pueblo donde nací, me crié hasta los nueve años, y a esa edad, mis padres decidieron venirse para Brandsen. Mi madre es de Brandsen, entonces decidieron volver, porque se habían muerto los abuelos, papá sintió como que nada lo ataba al pueblo, y la madre de mamá, mi abuela, estaba enferma de cáncer, entonces, se vino para estar con ella.”

A su vez, Coggi estudió en la “Escuela Primaria Nº 1, Bartolomé Mitre” (precisamente, donde

también asistió Tamara Castro, de quien Juan Martín tiene muy buenos recuerdos, como lo demuestra en el capítulo “Un Recuerdo de Tamara Castro” del presente libro), además de concurrir

al “Centro Educativo Complementario (C.E.C.) Nº 801”, de la ciudad de Brandsen, donde según

Juan Martín, “iba a pasar la tarde”.

Dora, la madre de Coggi, era ama de casa, mientras que Domingo, su padre, corría carreras de autos denominados “cafeteras” en Fighiera, Santa Fe, y, además, tenía un taller mecánico. De hecho, Domingo arreglaba autos viejos por tacto, debido a la enfermedad de cataratas que sufría.

Por lo tanto, Juan tuvo que desempeñarse en varios empleos, como ciruja, boyero de campo, limpiador de pozos ciegos y panadero. Precisamente, en su época de ciruja, Coggi rellenaba los tachos y las pavas con piedritas para que pesen más. A su vez, vendía los fierros que provenían de los trenes cerca de las vías, los cuales eran muy cotizados, a los corralones. Después de independizarse, Juan Martín vendía zapallitos que eran cultivados por su padre y se desempeñaba como boyero en un tambo junto con su hermano Roque, el cual se dedicaba a ordeñar, mientras que Juan Martín traía un ternero hacia una vaca, y cuando esta aflojaba la leche, Juan quitaba al ternero y su hermano obtenía la leche.

Una anécdota: en una entrevista realizada por el periodista Baby Etchecopar a Coggi y a Martín, su hijo, el 13 de agosto de 2015, Juan Martín comentó que, durante su infancia, vivió con Domingo, su padre, en la ciudad de Rosario, Santa Fe, en una situación de pobreza tal que tuvieron que alimentarse con animales, como gatos, lo cual fue tomado con mucho humor.

Además, Coggi recuerda a Domingo, su padre, como un hombre honrado, decente, muy estricto

y “un padre excelente y divino” a quien, incluso, “le jugaron malas pasadas por ser honrado y confiado, igual que a mí”, agregó Juan Martín, quien comentó unas anécdotas de su infancia acerca de la relación con su padre:

“Una vuelta, le robé una manzana al “Gringo” Ibarne. Me había dado justo las monedas para el vino, “Talacasto” o “Toro Viejo”, no me acuerdo qué vino tomaba mi viejo, y a la pasada le afané una manzana al viejo Ibarne, y me pregunta “¿Y esa manzana?”, porque la guita no daba

para comprar una manzana, y yo le dije “¡Se la robé al “gringo”!”, y así, de revés, me pegó en la boca. Él era muy estricto, muy caliente el gringo. Además, yo no aprendí Mecánica porque era peligroso, yo pasaba por la puerta de la esquina de la casa y volaban martillos, la pinza, el cortafierros, porque cuando doblaba por la esquina de mi casa pasaba todo eso, porque cuando él

se calentaba y me decía “figlio de puttana”, yo arrancaba, porque yo sabía que venía algo.”

A su vez,

ciudad de Brandsen,

Coggi me comentó que, durante la dictadura cívico-militar, el intendente de facto de la

ordenó construir una casa más en un plan de viviendas que

para que Juan Martín y su familia pudieran tener su

José Beriain,

originalmente consistía de cuatro inmuebles,

casa actual.

Con respecto a sus primeros empleos, Coggi me comentó en una entrevista:

“El “Vasco” Gaburri me llevaba como changarín para cortar leña, o cuando desmontaba (el barrio) “Los Bosquecitos”, o hacía un pozo de baño, o iba a limpiar a (la empresa alimenticia) “Sasetru” los pozos ciegos a mano. Se limpiaban con un tarro, o sea, se vaciaba el pozo con una soga y un tarro. Eso también lo hice. Un día, pedí trabajo en la “Panificadora Brandsen”, me dan el laburo y ahí se había estabilizado un poco la cosa, ya tenía un sueldo por mes. Fui ayudante de cuadra, aprendiendo el oficio de panadero y de “facturero”. Yo era peón de los hermanos Yrigoyen, que tienen una panadería en Jeppener. Primero, empecé trabajando como ayudante de cuadra y repartidor con don Duarte, que tenía el camioncito, y todos los domingos, salíamos a las 3, 4 de la mañana, cargábamos los canastos con pan en la panificadora en la camioneta rastrojera encerrada, e íbamos hasta Jeppener o todo Brandsen bajando el pan que ellos encargaban. Y después tuve el gran placer de que, cuando salí campeón mundial, me pusieron una placa de bronce en la panificadora, y la tengo entre los trofeos en el museo.”

En cuanto a sus inicios boxísticos, Juan Martín me comentó en una entrevista que él iba a la escuela a pelear todos los días, sobre todo a la salida. Además, Coggi se refirió al respecto en una entrevista que realicé el 10 de agosto de 2015:

“(…) Pero en esa época era lindo, porque vos te peleabas con el bueno, te peleabas con “el gallito”,

no era como ahora que te rodean diez y te pegan siete a vos solo, y dicen “¿viste que bueno?, ¡qué

En dicha entrevista, Coggi recordó que había contrincantes difíciles, pesados, “como los Pace, los Maturana y los Martínez” y con ellos “había que pelear, pero no pasaba de ahí.” Por cierto, también se inspiró en revistas que incluían historietas como “Nippur de Lagash” y “Jackaroe”, creadas por el recordado Robin Wood, entre otras. Precisamente, Coggi me comentó al respecto en

la tercera entrevista realizada para el presente trabajo de investigación:

“Mi vida de boxeador empieza con una revista que se llamaba “Nippur de Lagash”, y venían varias

historias: “Nippur de Lagash”, “Jackaroe”, “El Capitán Camacho” (

y seguía la historia. Estaban “Halcón Negro” y “El Puma”, que eran dos pistoleros y justicieros.

Había una cautiva, y los tipos peleaban por la “mina” con un cuchillo y una soga atada en la mano. Con mi primo nos mirábamos y nos atábamos una soga en la mano, él era más grande que yo, el guante izquierdo para mí, el guante derecho para él. No me acuerdo nada porque desperté en el bebedero de las vacas, casi me mató. Me pegó un tirón para adelante con la soga, él era más grande que yo, él tenía once, doce, o trece, catorce años, y yo tenía nueve, diez años. Casi me sacó la cabeza.”

Vos comprabas la revista

)

Al domingo siguiente, el contrincante de Coggi fue Walter “Carita de Mono” Ferrari, para luego pelear siete veces con el “Negro” Luna. Más tarde, sus rivales se fueron sumando, incluyendo Luis

Falucho” López, su primo, y Rubén Cardoso. De hecho, los cuadriláteros o “rings” eran precarios

e improvisados, ya que se colocaban cuatro piolines sobre un piso de tierra, luego, los contrincantes se ponían los guantes y comenzaba la pelea. Precisamente, antes de ser conocido como “Látigo”, Juan, según él me dijo en una entrevista para este libro, era “famoso de muy chiquito en Brandsen”, donde era conocido como “El Loco Juan”. Además, él “podía pelear con cualquiera”, de hecho, “tenía desafíos con tipos grandes”. Incluso, Dora, su madre, me contó que él “engañaba al padre

y se iba a cualquier casa a pelear.” Incluso, Juan Martín se iba de la chanchería que pertenecía a la casa de su tío, Juan Ángel López, donde jugaba, para pelear fuera de Brandsen. Además, Coggi tenía (y aún tiene) su “barra”, quienes peleaban, no sólo por plata, sino también por un cordero, un asado, por cualquier cosa. En una ocasión, Juan Martín peleó por “una niña”, a quien Coggi recordó como “la negrita”, que era la hija del ya mencionado “Vasco” Gaburri. Por cierto, Juan Martín tenía doce, trece años. A continuación, incluyo el fragmento de una anécdota divertida que Coggi me contó al respecto:

“El “Negro” Fernández también estaba detrás de “la negrita”. Una vuelta, era Navidad. Yo venía de casa con una botella de sidra, porque yo trabajaba con el “Vasco” Gaburri, él era el que me daba las changas, era muy amigo de la familia, y por ahí había que ir al monte a desmontar, o algo así, y yo iba, ¿viste?, me daba el hacha y trabajaba con él, o por ahí hacía trabajos de limpieza. Me acuerdo un trabajo que hicimos en “Sasetru”, que está en la Ruta 215, la que va a Monte, no sé cómo se llama ahora, de limpiar los pozos de baño, pero con balde, había que desagotar los pozos de los baños con balde. El “Vasco” Gaburri me daba el laburo, la changa, y éramos muy amigos. Un día, me hizo afanar un lechón a mi viejo, una chancha teníamos, y la estábamos por carnear cuando llegó papá, ya la carneábamos, se la afané a las 12 de la noche. Yo andaba alzao.” Sin embargo, cuando le pregunté a Coggi si él había ganado la pelea por la hija del “Vasco” Gaburri, Juan Martín me respondió, riéndose: “No, me metió una patada en el culo mi viejo. Para él, era muy importante la decencia, la honradez.”

Una aclaración: actualmente , en el predio donde funcionaba la empresa “Sasetru”, a la que hace referencia Coggi, se encuentra la “Granja Tres Arroyos”.

Incluso, Coggi solía cortar los cardos con flores azules (conocidos como “cardos de cabezas azules”) imitando una vez más a los gladiadores, mientras que los cardos representaban a los enemigos. Por cierto, Juan Martín ya se perfilaba como un boxeador aguerrido que contaba como

referente a Bruce Lee, de quien Coggi también aprendió Kung Fu (precisamente, uno de sus primos practicaba dicho arte marcial y tenía un libro del recordado actor), y como referente al boxeador

y actor, también santafesino, Carlos Monzón, como el mismo Coggi lo explica:

“Mi referente, mi primer maestro, fue Carlitos Monzón. En la revista “Goles”, o “El Gráfico”, salían cuatro fotos que decían “Aprenda a Boxear con Carlos Monzón”, y cada foto tenía su explicación sobre lo que se debía hacer, y bueno, yo empezaba a hacerlo caminando con las

baldosas, tirando piñas con los palitos de escoba, haciendo cintura con una soga a la altura del hombro, pararme en frente de un palo y girar todo el cuerpo haciendo un paso al costado, todas esas cosas las enseñaba él. Y como preparador físico lo tenía a Bruce Lee, porque en ese momento era un fenómeno, y lo es actualmente. Todo el mundo tenía el librito de él, entonces explicaba cómo hacer Gimnasia, y yo hacía lo que decía Bruce Lee porque tenía un primo que practicaba Kung Fu

y compraba los libros, entonces, me los prestaba. Tenía la técnica de Carlos Monzón y a la mañana salía a correr con Bruce Lee. ¿Quién me iba a ganar?, ¡olvidate!”.

Incluso, Coggi solía escuchar junto a su padre las peleas que eran transmitidas por “Radio Rivadavia” desde el “Estadio Luna Park” por los recordados periodistas Horacio García Blanco y Osvaldo Caffarelli. Sin embargo, fue Dora, la madre de Juan Martín, quien lo incentivó para que se dedicara al Boxeo, aunque su padre no estaba de acuerdo con que Juan Martín se dedicara a dicho deporte. Precisamente, Dora me comentó en una entrevista realizada en la casa de su hijo el sábado 5 de septiembre de 2015, que ella nació en la localidad de Oliden, Buenos Aires, el 5

de abril de 1937, ya que su madre se encontraba en dicha localidad, que es madre de seis hijos;

y que fue la “promotora” de que Juan Martín sea boxeador, ya que Domingo Coggi, su padre,

no estaba de acuerdo con que su hijo se dedicara a dicho deporte. Además, Dora asistió a todas

las peleas de su hijo. A continuación, transcribo un fragmento del comentario que Dora y Juan Martín realizaron, casi al unísono, acerca de los orígenes boxísticos de Coggi:

- Dora: Fui la promotora de él.

- Juan Martín: Ella me defendió mucho con papá para que yo peleara.

- Dora: El padre no quería que peleara.

- Juan Martín: Ella me acompañaba siempre en todas las peleas.

- Dora: Él venía peleando, el padre no sabía. Él (Juan Martín) trabajaba en la panificadora de acá, de Brandsen, entonces, le dije que primero pensara bien lo que iba a hacer, que yo lo apoyaba, pero el padre no, y así fue.

- Juan Martín: El límite era la “colimba”, si cuando yo entraba en la “colimba” venía bien, iba a seguir en el Boxeo. Si cuando llegara el momento de la “colimba”, que era el tope, y veía que no tenía futuro, me ponía a “laburar”. Y cuando me tocó la “colimba”, estaba viajando a pelear por la Medalla de Oro en los Estados Unidos, en 1980.

A su vez, Coggi me comentó que, cuando peleó por primera vez, en Ranchos, versus Raúl “El

Negro” Gramajo, él entrenaba solo, aunque reconoció que su tío Raúl y otros familiares que también habían sido boxeadores lo apoyaron en sus inicios como pugilista, ya que, según Juan Martín, “¿quién no boxeó en la época de ellos, de antes?”, mientras que para la segunda pelea, su tío, Juan Carlos “Coco” Rodríguez, quien vive en Domselaar, Buenos Aires, le presentó a Juan Carlos Sosa, un ex campeón de Boxeo argentino y sudamericano. Precisamente, Coggi me comentó que Sosa fue su primer maestro, además de ser el primero que le prestó a Juan Martín la bata blanca y negra (que, según Coggi, tiene Paulina, una de sus hermanas), las botas, los guantes y los shorts de boxeo. De hecho, esa bata fue utilizada por Juan Martín en su segunda pelea contra Luciano Azcona, en Ranchos.

En aquel entonces, Coggi viajaba desde Brandsen hasta Domselaar antes de ir a trabajar a la “Panificadora Brandsen”. A las 7:00, Juan Martín y Sosa salían a correr, luego, Coggi viajaba

en tren hasta Brandsen y a las 8:05, aproximadamente, él llegaba a la ciudad para ir a trabajar a la panificadora. Incluso, Juan Martín me comentó que él y Sosa entrenaban en una pileta que era utilizada a modo de ring. Dicha pileta se encontraba en una quinta ubicada en Domselaar.

En cuanto a sus inicios como boxeador amateur, Coggi me comentó en una entrevista realizada para este libro:

“Mi primera pelea como amateur fue en Ranchos, tenía trece años, y vinieron dos periodistas, Balbis y Martínez, a contratarme. Cuando me vieron, se ilusionaron, porque dijeron que yo era boxeador, y nada que ver, yo tenía doce, trece años. Entonces, me preguntaron ¿qué pelea quería hacer? y ¿cuántos rounds me animaba a hacer?. Yo les pregunté: ¿qué pelea pagaba más?, y me dijeron “la de fondo”, y yo les dije: “¡Quiero hacer esa!”, y debuté de fondo con Raúl Gramajo. Después, en la segunda pelea que hice en Ranchos, que me pegaron hasta debajo de la lengua, fue con Luciano Azcona, de Quilmes.”

En cuanto a la pelea contra Raúl “El Negro” Gramajo, Coggi ganó por knock out.

Por cierto, las peleas amateur de aquel entonces consistían en cinco rounds de dos minutos cada uno y un minuto de descanso.

Sin embargo, durante la promoción de su segunda pelea amateur realizada en la localidad bonaerense de Ranchos, la cual, como mencioné anteriormente, peleó contra Luciano Azcona, con quien Juan Martín perdió, Coggi ya era acreditado con el apodo de “El Látigo”. Al respecto, Coggi me comentó en una entrevista:

“El apodo de “Látigo” surgió a los trece años, porque la misma gente que me contrata para hacer

la pelea en Ranchos viene a mi casa para hacer la segunda pelea, y ya en el afiche decía Juan

Martín “El Látigo” Coggi. Me iban a poner “La Víbora”, no era por la velocidad, ¿viste que muchos dicen “por la velocidad”?. Me iban a poner “La Víbora”, porque era finito y picante, y además, pegaba fuerte.”

Prácticamente siempre ha sido una costumbre reconocer a los boxeadores mediante apodos, por ejemplo, Jorge “Locomotora” Castro; José María “El Mono” Gatica; Oscar Natalio “Ringo” Bonavena y Santos Benigno “Falucho” Laciar, entre otros.

En la actualidad, Raúl Gramajo es pastor evangélico, mientras que Luciano Azcona reside en la ciudad de Quilmes, Buenos Aires.

Además, Coggi recuerda que en una de sus primeras peleas intentó subir al ring imitando a Carlos Monzón, pero como él era muy delgado, enredó una de sus piernas con las cuerdas del cuadrilátero

y cayó de cabeza al ring, lo que provocó la carcajada del público. Otra anécdota que Coggi suele

comentar está relacionada con una pelea en la cual recordó una frase que le habían dicho: “Cuando subas al ring, mirá las piernas de tu adversario, si tiemblan, es porque te tiene miedo”. Sin embargo, en esa ocasión, era Coggi el que temblaba.

Por supuesto, Juan Carlos Sosa vio que Coggi había superado sus expectativas, por lo tanto, decidió llevar a Juan Martín al “Estadio Luna Park”, donde Sosa le presentó a Coggi a Santos Zacarías, quien también era técnico de Sosa. De hecho, Dora, su madre le dijo: “¡Si vas a ir a boxear, quiero que sea con una persona que sepa, no con cualquiera!” De lo contrario, su hijo seguiría trabajando en la panificadora. Por supuesto, Juan Martín siguió los consejos de su madre. Si bien Zacarías había decidido alejarse del Boxeo, decidió cambiar de opinión para entrenar a Coggi.

En aquel entonces, Juan Martín viajaba a Capital Federal para entrenarse en el “Estadio Luna Park”, cuyo propietario era el recordado Juan Carlos Tito Lectoure, quien, además, fue entrenador, entre otros, del ya mencionado Carlos Monzón, Víctor Galindez y Nicolino Locche. De hecho, Lectoure falleció el 2 de marzo de 2002. En la ya mencionada tercera entrevista, Coggi me comentó acerca de sus viajes a Capital Federal para entrenar al “Estadio Luna Park”:

“Yo viajaba a dedo, salía del trabajo corriendo, porque a las 12:09 tenía la “chanchita” que me llevaba a Alejandro Korn, ya que estábamos, y estamos, aislados del resto del mundo. Tenés que

ir hasta Alejandro Korn para hacer las combinaciones, porque todo muere ahí, y tenía que hacer

el trasbordo al “tren largo” que iba a Buenos Aires. Yo salía corriendo de la panificadora a las 11:35, por ahí, cuando me dejaban salir, 20 minutos antes. Ahí estaban los guardas, el “gallego” Fernández, Baigorria, que ya sabían que yo viajaba a entrenar. Entonces, cuando veían que yo entraba corriendo por la Terminal, por el andén, ellos me decían: “¡Dale, dale!”. Yo subía corriendo, y de Alejandro Korn para adelante iba “colado”, entonces, me ponía delante del guarda en el primer o en el último vagón, iba siempre un vagón delante del guarda. Cuando él volvía, yo iba siempre un vagón atrás de él, no quería perderlo de vista. Después, cuando ya faltaba la “guita”, salía a hacer dedo. Después me caso, ya era boxeador con licencia y todo, y venía de la casa que nos había prestado “Gorosito” Baumstarh, porque él se había ido atrás, y nos había dado la casa de adelante. Entonces, venía con Alicia, ella venía con la panza en bicicleta y yo venía caminando a la par. Yo iba a hacer dedo y ella se iba a trabajar. A la vuelta, yo venía “colado” en el tren lo mismo. El último tren que yo podía tomar para llegar a Brandsen era el de las 22:00 o 23:00, el que iba a Mar del Plata. Yo saltaba la baranda que tenían los guardas en Constitución, corría, me subía

en el vagón de los autos y ahí me quedaba, muerto de frío, porque venía de entrenar. Siempre to- caba las puertas de los autos, y si estaban abiertas, me sentaba adentro, jamás toqué nada, pero sí me sentaba adentro de los autos, y viajaba. Entonces, me tenía que bajar en Temperley y subía al techo del tren, porque los guardas subían a revisar los autos, y todo eso. Me echaba de panza en el techo del tren, había una escalerita en el vagón, y cuando el tren movía, bajaba y me sentaba de vuelta adentro de los autos. Si no, me sentaba en el piso y me moría de frío. Cuando llegaba a

Brandsen, por ahí, no había gente para Mar del Plata y el tren aflojaba la velocidad, pero no paraba, y yo me tiraba pasando la cabina y daba vueltas. ¿Mirá si me iba hasta Chascomús? Era todos los días.”

(Nota del Autor: Ricardo “Gorosito” Baumstarh es el padre de la boxeadora amateur María Sol Baumstarh, de quien fui profesor de Inglés cuando trabajaba en la “Escuela Primaria Nº 17, Carlos Federico Brandsen” entre 2009 y 2010).

Un día, Coggi salía corriendo de la “Panificadora Brandsen” y apareció “un hombre de pelo blanco” que estacionó una camioneta “Ford” blanca, con la inscripción “Guillermo Simone”, en la puerta de la panificadora. Ese hombre era el comisionista Victorio Jaime, el cual salió de la camioneta “caminando como galopito”, según me comentó Coggi riéndose en una entrevista. Precisamente, según Juan Martín, se produjo el siguiente diálogo entre él y Jaime:

- Jaime: “¿A dónde va usted?”

- Coggi:

- Jaime: “¡Epa, mi amigo, no se enoje!”.

“¿Y a usted qué carajo le importa?”

Precisamente, Coggi me comentó al respecto: “yo era jodido, mal contestado, a mí no me llevaba por delante nadie”. Luego, salió de la panificadora un tal “Pecho” Fiordelli (a quien Juan Martín imitó, lo cual generó una gran carcajada) y le dijo a Coggi que él había llamado para que el comisionista trasladara a Coggi hacia Capital Federal, por lo tanto, Juan Martín pidió disculpas a Jaime, quien preguntó: “¿Te animás a subir atrás, en la camioneta?” y Coggi le respondió: “¡En cualquier lado!”. De hecho, Juan Martín solía viajar en la parte trasera del vehículo, que era térmico. En ese sector, a veces, había rastrillos, por lo que se convirtió en “faquir” (según me comentó Coggi risueño en la ya mencionada tercer entrevista para este libro), aunque también Jaime trasladaba colchones y sillones en la parte trasera de la camioneta, por lo tanto, Juan Martín “viajaba cómodo”, aunque en verano él sufría el calor, entonces, Coggi viajaba con la cabeza afuera de la ventanilla de la camioneta, por lo tanto, los gases del rodado entraban en el compartimiento. Más tarde, Coggi esperaba a Jaime en frente de un rancho en Brandsen, y viajaban a Capital Federal. En algunas ocasiones, el comisionista estacionaba cerca del “Luna Park”, aunque, a veces, Jaime estacionaba lejos de dicho estadio, por lo que le decía a Coggi, “¡Yo me abro para Pompeya!” , y Juan Martín bajaba en Lanús, tomaba el tren, y algunas veces llegaba a Constitu-ción, pero como él, a veces, no tenía dinero para pagar el colectivo 4, que estacionaba en frente del “Luna Park” , iba caminando desde Constitución al estadio. Precisamente, cuando Juan Martín llegaba al “Luna Park”, le decía a Santos Zacarías: “¡Hola, Santos, chau, hasta luego!”, porque Coggi tenía que volver a Brandsen.

Por cierto, tanto Coggi como Dora, su madre, me dijeron que fue “una experiencia muy linda”, mientras que Dora agregó, “¡Si quería llegar a lo que él quería, tenía que hacer el sacrificio!”, por lo que Juan Martín comentó “¡El sacrificio lo hacía papá, que se levantaba a las 5:00 de la mañana, yo hice el esfuerzo, nada más!. Yo estaba haciendo lo que me gustaba y, encima, cuando peleaba, me pagaban y recibía el aplauso de la gente. ¡Así empezó la carrera!”

De hecho, Juan Martín me comentó, emocionado, que “uno de los pilares más importantes de su carrera fue don Victorio Jaime”, quien, a su vez, es abuelo del futbolista Sebastián Saja, otro

deportista proveniente de la ciudad de Brandsen, el cual, actualmente, es arquero del “Club Atlético Racing Club”.

Además, Dora me comentó que viajaban desde Brandsen acompañando a su hijo a las peleas, junto con Domingo, el padre de Juan Martín. Luego, Dora agregó, riéndose:

“¡Santos Zacarías le hacía hacer doble las cosas a él, para que lo viéramos nosotros!, y él (Juan Martín) me decía: “¡No vengan más, porque (Santos Zacarías) me hace hacer todo doble!” Y, bueno, ahí empezó la carrera de él. Yo iba a las peleas que podía ir, lejos no fui.”

Una anécdota: Coggi me comentó en una entrevista que en el “Estadio Luna Park” conoció a su box-eador preferido, Carlos Monzón, y a la novia (en aquellos años) del campeón mundial: la popular modelo, actriz y conductora televisiva Susana Giménez. De hecho, Monzón y Giménez fueron novios desde 1974 (cuando se conocieron durante la filmación del legendario y contro- vertido film “La Mary”, dirigido por el recordado cineasta franco-argentino Daniel Tinayre, el cual fue, a su vez, marido de Rosa María Martínez Suárez, es decir, Mirtha Legrand) hasta 1978. De hecho, Coggi recordó que Monzón le acarició la cabeza en señal de afecto, lo que generó en Juan Martín una gran alegría, ya que había cumplido “el sueño del pibe”: conocer a su referente boxístico.

En total, Coggi realizó treinta y siete peleas amateur: treinta y dos victorias, dos derrotas (contra Freddie Sánchez y en un combate que se llevó a cabo en Salt Lake City, Estados Unidos) y tres empates. Además, en 1980, Juan Martín había ganado un certamen preselectivo de Boxeo amateur para pelear en los Estados Unidos por la Medalla de Oro, aunque obtuvo la Medalla de Plata.

Luego de un inicio promisorio en el Boxeo, Juan Martín “Látigo” Coggi decidió dedicarse a dicho deporte por completo con un objetivo en mente: ser el mejor, el número uno. Por cierto, lo logró.

mente: ser el mejor, el número uno. Por cierto, lo logró. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi en su etapa de boxea- dor amateur en los Estados Unidos, año 1980. Foto cortesía de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi entrenando, mientras se ve la mano de Santos Zacarías

Juan Martín “Látigo” Coggi entrenando, mientras se ve la mano de Santos Zacarías sosteniendo la bolsa de boxeo. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

la bolsa de boxeo. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ” Coggi

Juan Martín “Látigo” Coggi en la pelea que gana en el “Preselectivo” para pelear en los Estados Unidos, en 1980. Foto: Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi versus Ricardo Espinoza, Mar del Plata, 9 de marzo

Juan Martín “Látigo” Coggi versus Ricardo Espinoza, Mar del Plata, 9 de marzo de 1984. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

9 de marzo de 1984. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi y Santos Zacarías luego de una pelea. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi y Ricardo Espinoza en la pelea revancha realizada en

Juan Martín “Látigo” Coggi y Ricardo Espinoza en la pelea revancha realizada en el “Estadio Luna Park”, Buenos Aires, 23 de junio de 1984. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

23 de junio de 1984. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi versus Hugo “Pajarito” Hernández, “Estadio Luna Park”, Buenos Aires, 25 de octubre de 1986. Gentileza de Juan Martín Coggi.

CAPÍTULO 2: DÉCADA DEL ‘80

Luego de tal inicio, Coggi decidió dedicarse al Boxeo como modo de vida, por lo cual, luego de obtener la licencia necesaria, contrató como “sparring” a Santos Zacarías, quien, además era entrenador del campeón mundial de la categoría “Súper Gallo”: Sergio Víctor Palma. De hecho, Coggi admite que Zacarías “vio a un tronco y lo pulió hasta convertirlo en un caballo.”

En cuanto a su entrenamiento, Juan Martín me comentó en una entrevista realizada el 17 de octubre

de 2015:

“Mirá, vos para ser el número uno del mundo, como llegué a ser yo, tenés que ser el número uno en el gimnasio también. Yo entraba a las 12, 12:30 del mediodía, más o menos, que era la hora

en la que entrenaban los profesionales, y cuando estaba todo el grupo de boxeadores profesionales para hacer guantes, me iba a hacer mil abdominales, 35 minutos de soga, nueve o diez rolls de guantes y seis de bolsa, dos de bolsín, de “puching”, 35 minutos de soga de vuelta y terminaba perdiendo 2,5 o 3 kilos por día.”

Además, Coggi me comentó que Santos Zacarías era muy exigente. Por cierto, él se acercaba a Juan Martín y le preguntaba “¿Cómo andás pibe?”, y Coggi le respondía “¡Bien!”, entonces, Zacarías le exigía “¡Dos más!”. Luego, Zacarías hacía la misma pregunta y Coggi le respondía “¡Muerto!”, por lo que Zacarías volvía a exigir dos veces más de entrenamiento. Además, Juan Martín me comentó al respecto:

“Él (Santos Zacarías) sabía que, si le pedía al pupilo dos rounds más, los tenía, y cuando vos le decías “¡No doy más!”, él sabía que no dabas más.”

En cuanto a su dieta, Juan Martín me dijo, riéndose:

“Siempre fui muy desordenado en eso, además, prevalecía el salamín “214” a toda hora, así que prácticamente llenaba un poco la panza y nada más.”

A su vez, Coggi me comentó acerca de sus primeros entrenamientos en el “Estadio Luna Park”,

cómo conoció al reconocido boxeador chaqueño (ya retirado) Sergio Víctor Palma y de sus primeras peleas en los Estados Unidos como boxeador amateur a comienzos de la década del ’80:

“Cuando yo llegué al “Luna Park”, ya Palma era campeón argentino y sudamericano y yo entrenaba con él. Incluso, he concentrado con él cuando yo me iba a pelear a Estados Unidos, porque había

ganado el título argentino, el “Título de las Estrellas” y el “Preselectivo” y me iba a pelear a Estados Unidos con él. Palma peleaba en el “Luna Park” con Luján, un venezolano, me parece, y nos concentramos en “SMATA”. Yo fui a pelear a Estados Unidos con el equipo de la Selección Argentina que se había hecho en ese momento. Fue un equipo bastante lindo, fueron Fernández, Carballo, “Cabecita” Medina, Bracamonte y Daniel Falcone, un boxeador de peso Pesado que vive

en Italia. Trajimos muchas medallas de Plata y varias de Oro.” Además, Coggi me comentó que en

1980 se realizó un boicot a Rusia, por lo tanto, Estados Unidos llevó a cabo unas “Olimpiadas paralelas”. De hecho, los países que se adherían al boicot participaban de dicha ceremonia deportiva en los Estados Unidos.

A su vez, Coggi me comentó que se realizó una cena en el “Club Social” de la ciudad de Brandsen con el fin de recaudar fondos para el viaje de Juan Martín a los Estados Unidos.

Incluso, Coggi me comentó que logró competir en los Estados Unidos para la Medalla de Oro luego de haber vencido a Roberto “El Gato” Benavent.

Una aclaración: según “Box Rec”, Sergio Víctor Palma peleó contra Jorge Luján, quien no era venezolano, sino panameño, el 15 de enero de 1982 en el “Estadio Chateau Carreras” (actualmente “Estadio Mario Alberto Kempes”), de Córdoba.

En cuanto a las Olimpiadas a las que Coggi hace alusión y que se realizaron en 1980, hay documentos que afirman que el presidente norteamericano de aquel entonces, Jimmy Carter, decidió boicotear a los Juegos Olímpicos que se realizaron en dicho año en Moscú, la capital de

Rusia, debido a la orden del presidente de la Unión Soviética, Leonid Illich Brézhnev, de invadir Afganistán un año antes, durante la histórica “Guerra Fría”. Por cierto, los países aliados a los Estados Unidos, por ejemplo, Australia y Gran Bretaña, dejaron que sus atletas decidieran si querían participar en las Olimpiadas de Moscú o no. Mientras tanto, Carter optó por amenazar a los atletas norteamericanos que anularía sus pasaportes si ellos iban a asistir a dichas Olimpiadas. Por lo tanto, sólo ochenta países participaron en dichos Juegos Olímpicos, mientras que sesenta y cinco países no asistieron, de hecho, cincuenta de ellos no participaron debido al boicot impuesto por Jimmy Carter. Como respuesta, el gobierno de Rusia sugirió la no participación en los Juegos Olímpicos que se desarrollarían en la ciudad de Los Ángeles, California, Estados Unidos, en

1984. Curiosamente, no se menciona a ningunas “Olimpiadas paralelas” desarrolladas en los

Estados Unidos, aunque sí se desarrollaron los “XIII Juegos Olímpicos de Invierno” en la ciudad de Lake Placid, Nueva York, en 1980. En dicho evento, participaron treinta y siete países, entre ellos, Argentina, aunque, curiosamente, el Boxeo no figuró entre los deportes que se practicaron. Por cierto, estas Olimpiadas no fueron “paralelas”, ya que habían sido organizadas con

anterioridad, luego que la sede original en Vancouver, Canadá, fuera cambiada por Lake Placid, Estados Unidos.

En 1982, Coggi fue “Revelación”, además de debutar como boxeador profesional. Precisamente, su primer pelea fue el 2 de abril de dicho año, contra Horacio Valdéz, en la ciudad de Plata, Buenos Aires. Allí, Coggi ganó por knock out en el cuarto round. Una anécdota: dicha pelea se desarrolló veinte minutos después de que las “Fuerzas Armadas Argentinas” ocuparon el territorio de las Islas Malvinas (o “Islas Falkland), dando origen a la recordada y controvertida “Guerra de Malvinas”. De hecho, en una entrevista realizada para este libro, Juan Martín se refirió al respecto:

“El 2 de abril del ’82 subo al ring como boxeador profesional, el mismo día que se tomó Malvinas. Fue cómico, porque yo salí del camarín, había banderitas y se cantaba el Himno Nacional. Digo:

“¡Qué importante es mi pelea!”. No, era que se había tomado Malvinas, ¿viste?, y entonces fue una hermosa victoria con gusto a patria.”

Precisamente, la noticia más importante de ese día, era que “las Fuerzas Armadas habían recuperado las Malvinas,” tal como le comentó el recordado periodista Víctor Sueiro a su colega Nicolás Kasanzew, quien, precisamente, fue corresponsal de guerra para la revista “Siete Días” en

las Islas Malvinas, y como el mismo Kasanzew recuerda en su libro “Malvinas, A Sangre y Fuego”, publicado originalmente en 1982.

La seguidilla de peleas ganadas seguiría el 7 de mayo de dicho año, contra Viterman Sánchez (a quien venció por puntos en el sexto round), también en La Plata; mientras que las demás peleas se desarrollaron en la ciudad de Brandsen: el 11 de junio, contra Ramón Gramasco, a quien Coggi venció por knock out en el segundo round; el 10 de septiembre, contra Felipe Báez, el cual es vencido por knock out técnico en el cuarto round; el 22 de octubre, contra Rogelio Florentín, a quien Juan Martín venció por knock out en el segundo round; y el 12 de noviembre, contra Carlos Fallone, quien fue vencido por knock out en el séptimo round. Por último, el 10 de diciembre, Coggi venció a Norberto Ramírez, en la ciudad de José C. Paz, Buenos Aires, en la cual Juan Martín ganó por puntos en el octavo round.

En cuanto a las peleas desarrolladas en la ciudad de Brandsen, Coggi me comentó que eran organizadas por Raúl Parma, un periodista de dicha ciudad que actualmente reside en la ciudad de La Plata. En aquel entonces, Parma también era promotor y organizaba peleas en el “Club Atlético y Progreso”, luego, se realizaron dos o tres peleas en el “Club Social” de esa ciudad bonaerense, incluso, en uno de esos combates (la revancha contra Domingo Maturana) asistieron 1.250 personas. Además, Coggi me comentó que, cuando se realizaban peleas en la ciudad de Brandsen en el ya mencionado “Club Atlético y Progreso”, las butacas estaban llenas, por lo que “Brandsen siempre fue una buena plaza para el Boxeo”, según Juan Martín.

Otro dato interesante: en 1982, la “CMB” (“Confederación Mundial del Boxeo”), por decisión de José Sulaimán, presidente de dicha institución, se consideró que las peleas cuenten con una duración de doce rounds en vez de quince, debido a la muerte por daño cerebral del boxeador coreano Duk Koo Kim, perteneciente a la categoría “Peso Ligero”, luego del combate ya histórico contra Ray “Boom Boom” Mancini realizado el 13 de noviembre de dicho año en el mítico “Caesars Palace”, en Las Vegas. Por cierto, Duk Koo Kim, quien estuvo en estado de coma después de dicho combate, falleció el 17 de noviembre de ese año. En 1987, tanto la “AMB” (“Asociación Mundial del Boxeo”) como la “FIB” (“Federación Internacional del Boxeo”) decidieron adoptar la misma decisión, mientras que en 1988, se conformó la “OMB” (“Organización Mundial de Boxeo”). A su vez, se efectuaron cambios con respecto a los exámenes médicos antes de cada pelea.

En 1983, Coggi realizó ocho peleas, dos de ellas también se llevaron a cabo en Brandsen: el primer combate fue el 11 de febrero, nuevamente en el “Club Atlético y Progreso”, cuando venció por knock out en el primer round a Osvaldo Adalberto Colros, mientras que la segunda contienda en la ciudad de Brandsen se desarrolló el 23 de diciembre, en el “Club Social”, cuando Coggi ganó por puntos en el décimo round a Rómulo Ibarra. Además, se realizaron cuatro peleas en el “Estadio Luna Park”: dos de ellas fueron contra Apolinario Romero (el 18 de mayo y el 9 de noviembre), y en ambos combates, Coggi ganó por puntos en el décimo round, mientras que el 15 de junio, Juan Martín peleó contra Sergio Brites, quien fue vencido por knock out en el segundo round, y el 7 de diciembre, Coggi enfrentó por segunda vez a Aníbal Ozuna, a quien también venció por knock out en el segundo round. Precisamente, Juan Martín había vencido por puntos a Ozuna en el décimo round en una pelea desarrollada en la ciudad de La Plata el 14 de octubre. A su vez, Coggi volvió a

vencer por knock out a Carlos Leonardo Fallone, en esta oportunidad en el séptimo round, en una pelea llevada a cabo el 8 de abril, también en José C. Paz.

Además, en 1983, Coggi contrajo enlace con Alicia Raquel Martínez, con quien tuvo dos hijos:

Martín Antonio, nacido en dicho año, y Yesica, nacida en 1988.

Por aquel entonces, Coggi había conocido a Hugo Basilotta, ejecutivo de la reconocida fábrica de alfajores “Guaymallén”. Precisamente, Juan Martín le pidió a Basilotta que lo ayudara con el gasto de boletos tanto de tren como de colectivos para viajar desde Brandsen hasta Capital Federal para entrenar en el “Estadio Luna Park”. A su vez, tanto “Alfajores Guaymallén” como “Pastas Mendía” fueron los sponsors de Coggi en la década del ’80.

En 1984, Coggi se enfrentó en dos oportunidades con Marcelo Darío Villagra, la primera pelea fue el 10 de febrero en la ciudad de Las Flores, Buenos Aires, mientras que la segunda contienda fue el 11 de noviembre en San Juan, La Rioja. En las dos ocasiones, Coggi ganó por puntos en el décimo round. Además, Juan Martín peleó también dos veces contra Ricardo Ángel Espinoza: la primera contienda fue en la ciudad de Mar del Plata, el 9 de marzo, donde Coggi ganó por puntos en el décimo round, mientras que en el segundo combate, realizado el 23 de junio en Buenos Aires, Espinoza perdió por knock out técnico en el segundo round. A su vez, Coggi venció por knock out en el primer round a Pedro Gutiérrez el 10 de agosto en La Plata y peleó por primera vez contra Ramón Ángel Collado, el 1 de septiembre, en el “Estadio Luna Park”, ganando por puntos en el décimo round.

Además, Coggi fue invitado al casamiento de Diego Armando Maradona con Claudia Villafañe, el cual se llevó a cabo el 7 de noviembre de dicho año. De hecho, Juan Martín y el famoso jugador de fútbol han sido grandes amigos.

En cuanto a sus posteriores peleas, en la ya mencionada entrevista publicada en la revista “El Gráfico” el 15 de enero de 1985, Coggi comentó acerca de su pelea contra Adolfo Omar “Cacho” Arce Rossi por el título de la categoría “Welter Junior”, el cual había obtenido el recordado Ubaldo “Uby” Sacco. Pero antes, Coggi peleó por primera vez contra Miguel Ángel Pereyra, el 22 de febrero, en Mar del Plata, ganando por puntos en el décimo round. El 9 de marzo, Coggi peleó con Adolfo Omar Arce Rossi también en el “Estadio Luna Park”, pero perdió por puntos también en el décimo round. De hecho, fue su primera derrota como profesional. Sin embargo, Coggi regresó a la victoria el 11 de mayo ganando por knock out a Ramón Aníbal Jara en el séptimo round, también “Estadio Luna Park”. A su vez, Coggi volvió a vencer a Miguel Ángel Pereyra, el 3 de agosto, esta vez por knock out técnico en el octavo round en dicho estadio, y ganó a Oscar Héctor Sosa en el séptimo round, el 31 de agosto, en la ciudad bonaerense de Rojas. Además, Coggi peleó por segunda vez con Ramón Collado, el 20 de junio en Las Flores, aunque esta vez hubo un empate. La última pelea de Juan Martín en dicho año fue también en Rojas, en esta oportunidad contra Rubén Oscar Verdún, el 26 de octubre, ganando por puntos en el séptimo round.

El 7 de marzo de 1986, Coggi venció por knock out en el quinto round a Sergio Brítez en Mar del Plata, iniciando una serie de cuatro victorias y un solo empate (su segunda pelea con Ramón Collado, acaecida el 19 de julio en La Plata). Sus otras victorias fueron el 5 de abril, contra Edecio

Molina Ortiz en el “Estadio Luna Park” (ganador por puntos en el décimo round); el 14 de junio,

contra José Luis Saldivia, en Santa María, Córdoba (ganador por knock out en el segundo round);

y el 25 de octubre, contra el recordado Hugo Ariel “Pajarito” Hernández, al cual Coggi venció por

knock out en el tercer round en el ya mencionado estadio, obteniendo el título argentino “Medio Mediano Junior”. Precisamente, 27 años más tarde, el 6 de noviembre de 2013, Coggi y Hernández se reencontraron en la ciudad de Bariloche, Río Negro, y recordaron aquella legendaria pelea. De hecho, Juan Martín reconoció estar emocionado de ver nuevamente a Hernández, ya que sentía afecto y cariño por él por haberle permitido pelear contra él “y gracias a eso, ser campeón mundial.” Por su parte, Hernández recordó que no estaba arrepentido de haberle dado la oportunidad a Coggi de pelear contra él, aunque Hernández tenía la oportunidad de enfrentar a Patrizio Oliva por la corona de la “AMB”. Además, si Hernández era campeón argentino y Oliva era el número uno del ranking de la “Asociación Mundial de Boxeo”, tenían que pelear, incluso, Hernández tenía pensado ser campeón mundial. Por lo tanto, si Hernández podía combatir contra Oliva, también podía pelear contra Coggi.

Sin embargo, cuando le pregunté a Coggi, en una entrevista, acerca de una anécdota de su pelea contra Hernández, me comentó lo siguiente:

“(Tito) Lectoure creyó que el único que le podía ganar (a Hernández) era yo. Entonces, cuando

era el desafío mío hacia “Pajarito” por el título argentino, yo era número tres en el ranking mundial

y era el desafiante oficial a la corona, entonces Zacarías sabía eso e hizo el desafío y Lectoure

mandó a desafiar al “Cacho” Rossi (en alusión a Adolfo Omar Arce Rossi), que fue cuando perdí el invicto. Pasó lo que pasó, me ganó, y yo le gané a “Pajarito” después. No hay anécdota.”

Luego, Coggi agregó: “Antes al campeón se lo respetaba, el campeón era el campeón y vos no podías andar diciendo como hace “Maravilla” Martínez, por ejemplo, todas las guasadas, faltando

el respeto. Ahora, si el campeón decía “Te espero a la salida del Luna Park”, se encontraban a la

salida del “Luna Park” y se mataban a trompadas. Antes sí se decía: “¡A este le voy a ganar!”, pero no se le faltaba el respeto al campeón.”

En 1987, Juan Martín, quien contaba como “sparring” a Jesús Romero y como colaborador al boxeador uruguayo Rodrigo Benech, realizó sólo dos peleas, las cuales ganó por knock out, la primera de ellas fue el 4 de abril en General Roca, Río Negro, contra José Magariño, a quien venció en el quinto round, mientras que la segunda fue la histórica contienda realizada el sábado 4 de julio en el “Palazzo dello Sport”, en Ribera, Sicilia, Italia, contra el boxeador local Patrizio Oliva, al cual Coggi ganó en el primer minuto, con 55 segundos. del tercer round, obteniendo el título mundial “Welter Junior” (o “Medio Mediano Junior”), perteneciente a la “AMB” (“Asociación Mundial del Boxeo”). Precisamente, esa pelea fue la tercera defensa de dicho título para Oliva, quien había vencido al ya mencionado boxeador argentino Ubaldo “Uby” Sacco. Además, el pugilista italiano perdió un invicto de 48 victorias. Por su lado, Coggi se encontraba en el puesto octavo del ranking de la “AMB”. Incluso, Coggi me comentó que empezó a entrenar para la pelea contra Patrizio Oliva inmediatamente después de la contienda versus José Magariño.

Un dato curioso: según personas entrevistadas y fuentes consultadas, incluyendo “Box Rec” y “You Tube”, la pelea entre Coggi y Oliva se desarrolló en el ya mencionado “Palacio del Deporte” (“Palazzo Dello Sport”), ubicado en Ribera, Italia. Sin embargo, en el artículo “Ha Nacido un Gran

Campeón”, publicado en el volumen 3535 de la revista “El Gráfico”, con fecha 7 de julio de 1987, dicha pelea se desarrolló en el “Estadio Comunal Elio Novara”, en la ya mencionada ciudad italiana de Ribera, en Sicilia. Precisamente, según Ernesto Cherquis Bialo, quien era director de dicha revista y, además, había sido corresponsal de esa pelea, comentó que no se trataba de un estadio, sino de “una cancha de fútbol con piso arcilloso, alambrado olímpico, dos pequeñísimas tribunas de diez escalones y tres vestuarios. En el medio de ese campo se instaló un ring de 5,80 metros de cada lado – 20 centímetros menos de lo reglamentario – traído en barco desde Nápoles. Sobre el ring, un gran toldo que pusiera a cubierto a los boxeadores y la prensa en caso de lluvia. Y debajo del cuadrilátero, una enorme alfombra marrón para que la tierra no invada los pies.”

A su vez, Coggi había sido acompañado por el ya mencionado Hugo Basilotta (quien había pagado

1.000 dólares para que el nombre de “Alfajores Guaymallén” aparezca incluido en los shorts del boxeador); Francisco Gesto García, propietario de la “Estancia Las Marianas”, de estaciones de servicio y confiterías de la ciudad de Brandsen, quien, en 1984, aproximadamente, fue consultado

si podía colaborar económicamente a Juan Martín, y desde entonces acompañó a Coggi; Raúl

Magua, quien era dueño de un peladero de aves en Domselaar, Buenos Aires, y el abogado Jorge Polleschi, también proveniente de dicha localidad.

En cuanto a la pelea, Coggi pesó 63 kilos y Oliva pesó 63,500 kilos, mientras que el árbitro fue fue el portorriqueño Bernardo Rivera Soto y el veedor de la “AMB” fue el venezolano Fernando Mandry Galíndez. En total, asistieron 3.800 espectadores y la pelea fue emitida por “Radio Rivadavia”, de Buenos Aires, y por el “Canal 2” (también conocido como “América 2” y “América”), de la ciudad de La Plata, Buenos Aires.

A continuación,

contra Patrizio Oliva:

incluyo un fragmento de la anécdota que Coggi me comentó acerca de la pelea

“Tuve que pasar la pierna derecha más adentro de las piernas de él, porque me hacía pasar de largo. Él era más alto que yo y con las dos manos de él, me tapaba mi cara, y yo pasaba de largo. Al ser alto, Patrizio, yo erraba. Le hice un amague y Santos Zacarías me dice “¡Meté

la pierna más adentro de las piernas de él!” “¡Meté el cuerpo más adelante para llegar con la

mano!” y, bueno, lo hice en el segundo round, lo hice apenas empezó en el tercer round, le hice un amague y vi que Zacarías tenía razón, y bueno, se la tiré y se la pegué. Yo a él le pegué ocho piñas para tirarlo fuera del ring. Después de mucho tiempo, nos volvimos a encontrar en Italia, hace tres o cuatro años, y me dijo que él nunca había visto la pelea hasta dos años o tres años después, él siempre creyó que yo le había pegado una sola piña y me dice “ ¡Figlio de puttana, me pegaste un montón” Prácticamente, la primera piña lo pone Knock Out y el resto fueron de yapa. Yo le pegué ocho piñas para tirarlo, le pegué seis, siete, ocho más para ponerlo knock out. Fue tremendo el knock out, después de ese knock out no se recuperó más.”

Debido a su triunfo, y por ser descendiente de italianos, Juan Martín logró ganarse el cariño del pueblo de dicha nacionalidad. Además, Ernesto Cherquis Bialo comentó en el apartado titulado “Ciao, Ciao, SiciliaY Gracias por Todo”, incluido en el ya mencionado artículo “Ha Nacido un Gran Campeón”, la siguiente anécdota:

“Muchos telegramas llegaron antes del combate, uno que le agradó mucho a Coggi fue el del gobernador de Catamarca (Vicente Saadi). Por cierto, todo Brandsen llamó por teléfono. En cambio, ningún miembro de la Embajada Argentina estuvo cuando Coggi llegó a Italia y ofreció su conferencia de prensa en Roma. Una hora después de finalizada la pelea, una persona dijo ser jefe de prensa de nuestra sede diplomática, pidió con Coggi en nombre del presidente de la República, doctor Raúl Alfonsín, cuando Coggi escuchó Alfonsín dejó todo y fue al teléfono. Grande sería su sorpresa cuando este funcionario le dijo que llamaba desde Roma, en nombre de Alfonsín, y que al embajador Alfredo Allende le gustaría mucho recibirlo en su residencia de Piazza Squilino, en pleno centro romano. Coggi, un hombre correcto y educado, no prometió asistir, pues debía consultarlo. En la mesa del brindis, todos nos quedamos pensando qué lindo hubiera sido que el embajador o el funcionario que él designara se hubiera comunicado antes. Invitar a los ganadores es mucho más fácil, ¿no?.”

(Una aclaración: he agregado entre paréntesis el nombre del gobernador de Catamarca en aquel entonces).

Además, se desarrolló un almuerzo en el “Hotel Torre Macauda”, en el cual Juan Carlos “Tito” Lectoure dialogó con el promotor Roberto Sabbatini y el abogado de “Totalsports”, Tomaso Emolo (en algunos casos aparece mencionado como “Tomaso Emmolo”), proponiéndoles llevar a cabo la primer pelea de Coggi para la defensa del título en el ya mencionado “Estadio Luna Park”. De hecho, Lectoure tendría en cuenta la bolsa que Sabbatini y Emolo tenían planeado pagar a Coggi (unos 50.000 dólares), mientras que les compensaría la cifra que los promotores podrían llegar a conseguir si la pelea fuera organizada en Italia. De hecho, Lectoure pensaba que Coggi tenía que defender el título frente a su público en una fecha estimada entre noventa y ciento veinte días. Como comentaré más adelante, dicha pelea se desarrolló el 7 de mayo de 1988 en Italia versus Sang Ho Lee.

Otra anécdota: mientras dialogaba con Juan Martín en el museo que forma parte de su casa, durante la primera entrevista, observé una foto de Coggi en el Vaticano saludando al recordado Papa Juan Pablo II (cuyo verdadero nombre era Karol Wojtyla). Dicha foto fue tomada luego de la victoria contra Oliva. En realidad, el boxeador quería regresar a la Argentina para festejar su triunfo con sus amigos y, a su vez, ver la repercusión de dicho evento en el país. Sin embargo, Coggi se enteró que el Papa Juan Pablo II quería conocerlo y felicitarlo por su logro. Al principio, Juan Martín se negó a ir al Vaticano, pero luego cambió de opinión por insistencia de Alicia, su esposa. Al poco tiempo, regresaron a la Argentina y al llegar al aeropuerto de Ezeiza, Coggi observó a una multitud ovacionando a alguien. Coggi pensó que se dirigían a Diego Armando Maradona o a Claudio Paul Caniggia, al darse vuelta, vio que no estaban ninguno de dichos futbolistas; luego, Juan Martín se dio cuenta que se dirigían a él. Por supuesto, Coggi se sintió muy orgulloso de dicho recibimiento por parte de sus compatriotas. Además, el recordado Raúl Ricardo Alfonsín, el cual era Presidente de la Nación en aquel entonces, recibió a Coggi, a Juan Carlos “Tito” Lectoure y a Santos Zacarías en la “Casa Rosada”. Además, en ese año, Juan Martín obtuvo el premio “Olimpia”, el cual es otorgado anualmente a aquellos deportistas destacados en el año. De hecho, Coggi obtendría nuevamente dicho reconocimiento en 1988 y 1989.

Por supuesto, Coggi fue recibido por una multitud en la ciudad de Brandsen, donde fue escoltado

por una autobomba.

Juan Martín viajaba en una camioneta que pertenecía a Domingo,

A su vez,

su padre, y en la cual él había viajado luego de su nacimiento, según le comentó al periodista brandseño Julio César Grassi quien, en aquel entonces, trabajaba en Capital Federal para el recordado noticiero “Nuevediario”, que era emitido por “Canal 9 Libertad”, y donde también trabajaron, entre otros periodistas, Silvia Fernández Barrio y Guillermo Andino. Luego, Coggi, quien estaba acompañado por Alicia, su mujer, dio un breve, espontáneo y emotivo discurso ante dicha multitud. Esta es la transcripción que realicé mientras observaba un video titulado “Coggi:

Homenaje a Un Grande”, el cual fue editado por Ezequiel Vico y que está disponible en “You Tube”:

“Antes de todo, buenas noches y muchas gracias por todo este recibimiento, por todo su cariño, y

el título que traigo, el título que traigo desde Italia fue para ustedes y será… siendo para ustedes.

Lo defenderé cuantas veces pueda…”

Las palabras finales de ese discurso fueron literalmente tapadas por la ovación de la multitud que coreaba al unísono: “¡Coggi, Coggi!”

Además, Juan Martín fue agasajado en la “Sociedad Rural” de la ciudad de Brandsen, como lo demuestra una foto en blanco y negro incluida en el presente libro y que fuera facilitada por el mismo Coggi, quien me comentó que, luego de dicho agasajo, recibió como obsequio un caballo.

Una anécdota: cuando Nélida “Yoly” Baliño, la madre de Tamara Castro, y yo hablamos acerca del presente libro, me contó una anécdota interesante: cuando Coggi fue agasajado en el “Club

Social” en 1987, Tamara, quien en aquel entonces tenía 15 años y aún no era reconocida nacional

e internacionalmente, interpretó una canción, aunque “Yoly” no recordaba si dicho tema se

llamaba “Quiero Ser Igual Que Tu” o “Quiero Ser Como Tu”, aunque es probable que haya sido la canción “Yo Quiero Ser Igual Que Tu”, por el reconocido cantautor mexicano Juan Gabriel,

grabada originalmente en 1980. A su vez, “Yoly” recordó que Tamara tenía puesto un vestido

azul, lo cual fue criticado por algunas personas, incluyendo su amiga Gisela Banegas, quien le dijo

a Tamara “¿Cómo vas a ponerte ese vestido?”. Precisamente, años más tarde, Tamara Castro

sería “Embajadora Cultural” de la ciudad de Brandsen, la cantante más reconocida surgida de dicha ciudad y una de las referentes del Folklore argentino, mientras que Juan Martín “Látigo” Coggi sería el deportista más destacado a nivel mundial radicado en dicha ciudad. Curiosamente, ninguno de los dos es oriundo de Brandsen, ya que Tamara nació en Ensenada, partido de La Plata, Buenos Aires, mientras que Juan Martín nació en Fighiera, Santa Fe. A su vez, como el mismo Juan Martín me comentó, Tamara y él eran muy amigos. Al respecto, ver el capítulo “Un Recuerdo de Tamara Castro”, perteneciente a este libro.

Por cierto, Coggi formó parte de la etapa del renacer del deporte argentino en la década del ‘80, luego de la dictadura cívico-militar que gobernó Argentina desde 1976 hasta 1983. Entre los deportistas más destacados en esa década, se encontraban los tenistas Guillermo Vilas, Gabriela Sabatini y Guillermo Pérez Roldán; el ya mencionado futbolista Diego Armando Maradona, el rugbier Hugo Porta, y el entonces campeón de Offshore y actual político Daniel Scioli, entre otros. En lo que respecta al mundo del Boxeo, Coggi formó parte de un grupo de pugilistas reconocidos mundialmente, como Larry Holmes, Roberto “Mano de Piedra” Durán, Juan Domingo “Martillo” Roldán, Ubaldo “Uby” Sacco, Ray “Sugar” Leonard, Marvin “Maravilla” Hagler, entre otros boxeadores ilustres. Además, en aquel entonces, el Cine también se relacionaba con el Boxeo: por

un lado, la saga de Rocky Balboa, iniciada en 1976 con el film dirigido por el veterano cineasta norteamericano John G. Avildsen, y que fue escrito y protagonizado por Sylvester Stallone, el cual también dirigió seis películas posteriores de la serie; y la legendaria y premiada “Raging Bull” (“Toro Salvaje”), dirigida por Martin Scorsese, protagonizada por Robert De Niro, y estrenada en 1980. Dicho film estaba inspirado en la autobiografía de Jake La Motta, excampeón de la categoría “Mediano”. Precisamente, tanto las películas del personaje Rocky Balboa como “Toro Salvaje” son los films favoritos de Coggi.

Hacia 1988, Coggi había mejorado la vivienda de sus padres y ampliado su propia casa. Además, agregó una piscina y un quincho, para luego traer dos caballos, “Juguete”, que era de Juan Martín, y “Patrizio”, un pony que pertenecía a Martín, el hijo de Coggi. Por supuesto, el apodo del pony era una alusión irónica al boxeador italiano Patrizio Oliva, a quien Coggi había vencido en 1987. También, Juan Martín había comprado un Ford Sierra, anteriormente, había tenido un Renault 12 modelo 1976 y otro Ford Sierra, en este caso, GL 87. En cuanto al Boxeo, Coggi comentó: “(…) Es una chance que da la vida, una baraja para jugar a ser alguien. ¿Cuántos de nosotros seríamos miserables si no fuera por el boxeo? Y no quiero hablar más sobre esto, porque al final hago un discurso político y creo que los deportistas son una cosa muy distinta a los políticos.”

A su vez, el 17 de febrero de dicho año, Coggi venció por knock out en el sexto round a Mario

Héctor Araya en una pelea que se llevó a cabo en Catamarca, mientras que el sábado 7 de mayo ganó, también por knock out, a Sang Ho Lee, en este caso, en el segundo round, en el “Rosetto degli Abruzzi”, Abruzzo, Italia, por lo cual Coggi logró retener el título mundial de la categoría “Welter Junior”, de la “Asociación Mundial de Boxeo” (“AMB”), por primera vez. Antes de dicha

contienda, Coggi, quien se encontraba alojado en el hotel “Mion” de Roseto de los Abruzos, fue visitado por Patrizio Oliva, quien le deseó la mejor de las suertes para la pelea de Coggi versus Sang Ho Lee. De hecho, el boxeador italiano se desempeñó como director técnico del equipo de Boxeo de su país en las Olimpiadas de Seúl, que se desarrollaron, precisamente, en 1988, y, además, se dedicó al canto en un canal de televisión de Milán. En cuanto a dicha pelea, cuyo árbitro fue el panameño Carlos Berrocal, Coggi pesó 63,100 kilos, mientras que Sang Ho Lee pesó 63,500 kilos. A su vez, asistieron 3.120 espectadores, entre los que se encontraban Diego Armando Maradona, quien había viajado de Nápoles con don Diego, su padre, y Guillermo Cóppola, su manager en aquel entonces, entre otros, y familiares de Coggi provenientes de Scerni, en Abruzos, Italia, logrando una recaudación aproximada de 150.000 dólares.

Ernesto Cherquis Bialo (quien, como puede apreciarse, era, en aquel entonces, un periodista fanático de Coggi) comentó en el artículo “Tendremos Campeón por Muchos Años”, incluido en

el volumen 3579 de la revista “El Gráfico” del 10 de mayo de 1988, que Coggi, el cual no había

enjuagado su protector bucal, observó a Maradona, quien se encontraba en la primera fila, y le guiñó un ojo, a modo de gesto cómplice. Por cierto, el futbolista estaba nervioso y gritaba por Juan Martín. Luego que Coggi venció por knock out a Sang Ho Lee, se echó sobre las sogas del

cuadrilátero para acercarse a Maradona y decirle: “Este triunfo es para vos, te lo dedico.” Precisamente, Coggi y Maradona dialogaron en el vestuario:

- Maradona: “No sabés cuánto me alegré cuando lo noqueaste a (Patrizio) Oliva.”

- Coggi: “Yo te sigo por las revistas, por la televisión, por todas partes, así que verte aquí es como un milagro, no sé, mirá… Estoy como esos pibes que se ponen estúpidos ante el crack, ¿viste?”.

Luego, se abrazaron en el camarín y prometieron reencontrarse.

Una anécdota: antes de la pelea de Coggi versus Sang Ho Lee, Maradona y Coggi ya habían dialogado en el vestuario. En un momento, apareció Martín, el hijo de Coggi. Maradona levantó en brazos a Martín y luego de darle un beso, le dijo: “Sos hermosísimo, pero eso sí: ojo con Dalmita Nerea,” en referencia a la hija mayor del futbolista. Martín respondió: “No te preocupés, Diego, que yo tengo una chica en Brandsen.”

De hecho, hay varias similitudes entre Coggi y Maradona: ambos tuvieron inicios muy humildes, llegaron a ser campeones, tuvieron su época de gloria y de esplendor, pero también de derrotas, y son reconocidos mundialmente. Además, los dos son fanáticos del mismo equipo de fútbol: el “Club Atlético Boca Juniors”. De hecho, Coggi me comentó que sus futbolistas preferidos son Maradona y el ex arquero Hugo Orlando “El Loco” Gatti. Sin embargo, Juan Martín me comentó al respecto: “para el Fútbol soy de madera.”

Volviendo a la pelea de Coggi versus Sang Ho Lee, se publicó en la ya mencionada edición de la revista “El Gráfico” que Juan Martín percibió 50.000 dólares, mientras que Sang Ho Lee sólo recibió 25.000 dólares. En cuanto a los derechos de televisación, ingresaron 15.000 dólares por parte del ya mencionado “Canal 2” (“América”), de La Plata, Buenos Aires; 12.000 dólares por parte de la televisión nacional coreana y 37.000 dólares provenientes de la “RAI” (“Radio y Televisión Italiana”).

Otra anécdota: en la ya mencionada edición de la revista “El Gráfico”, Cherquis Bialo anunció, en el apartado “Arriverderci, Italia”, que el siguiente contrincante de Coggi sería John Meekins, un pugilista norteamericano que iba a ser incluido en el ranking de la “AMB”. Precisamente, dicha “defensa voluntaria” iba a desarrollarse en Italia y las fechas probables eran el 3 o el 10 de julio de 1988. De hecho, Coggi recibiría 75.000 dólares, según lo estipulado por Roberto Sabattini, el cual ya se había contactado con los canales norteamericanos “ABC” y “NBC” para que uno de ellos televisara la pelea. Sin embargo, en el volumen 3584 de dicha revista, con fecha 14 de junio de 1988, se incluyó un artículo titulado “¿Qué Pasa con la Pelea de Coggi?”, Carlos Irusta, con la colaboración de Bruno Passarelli, comentó que Sabbatini había confirmado la segunda defensa de Juan Martín, en este caso contra Meekins, la cual se llevaría a cabo el sábado 3 de julio en Capo de Orlando, Italia, y sería televisada por “ABC”. Sin embargo, cuando Irusta, por intermedio de Passarelli, le llevó a Santos Zacarías dos videocassettes con grabaciones de peleas de Meekins que habían sido enviadas por Sabbatini para que pudieran conocer al siguiente rival de Coggi, Zacarías le dijo a Irusta: “Te los agradezco, pero me parece que esta pelea no se va a hacer.” Cuando Irusta le preguntó a Zacarías un sorprendido y espontáneo “¿Cómo?”, éste explicó que no se había enterado “oficialmente”, sino “únicamente a través de los diarios.” Además, como manager de Coggi, Zacarías tenía todo el derecho de aceptar al “desafiante” o no. Incluso, él le había enviado un telegrama a Sabbatini el 9 de mayo, informando que no aceptaba ni a Meekins como rival ni la fecha de la pelea. Por otro lado, Emolo trató de “irresponsable” a Zacarías, ya que, según el abogado italiano, el manager ya sabía acerca de la pelea contra Meek- ins a comienzos de mayo de

1988. Además, mediante un telegrama enviado al manager, se le informaba que si Coggi no peleaba

contra Meekins, tenía que esperar, al menos, hasta enero de 1989, para realizar una pelea por la defensa del título, ya que “ABC” no tenía fechas disponibles hasta ese año. De hecho, Emolo agregó: “El señor Zacarías y Coggi firmaron un contrato con no- sotros, según el cual deben aceptar

la fecha y el rival que le propongamos y proponemos que éste sea respetado. Parece que (Zacarías)

no lo entiende, entonces se hace imposible trabajar con gente así.”

En lo que respecta a los momentos previos a una pelea, Coggi me comentó:

“Yo me llegaba a dormir en el camarín. Me acostaba en el camarín y me quedaba dormido en la camilla, porque llegaba con dos o tres horas de anticipación a la pelea. Hay fotos mías en las que estaba dormido y no sabía que había hecho en el gimnasio, sabía que había entrenado muy bien, que había corrido de acá (Brandsen) a Italia, que había hecho 500 rounds o más, además, era zurdo, pegaba fuerte, ¡que se preocupe el otro, no yo!”.

Con respecto a la pelea en sí, me comentó que todo es cuestión de estrategia: “Santos (Zacarías) era muy “bicho” en eso y te hacía varias estrategias, una tenía que haber. En una de las tres distancias, uno tenía que saber, o sea, corta, media o larga, entonces él trabajaba las tres distancias,

y aparte, veníamos ya con una visión de él por los cassettes que nos mandaban de las peleas,

porque antes había cassettes, no había “Whatsapp”, eran esos videocassettes cuadrados y grandotes, los “VHS”, entonces, nos sentábamos con Santos (Zacarías) y veíamos toda la carrera prácticamente de él, copiábamos cuál era el defecto y cuál era la virtud y trabajábamos sobre eso, sobre el defecto

y la virtud.”

En cuanto a los momentos posteriores de una pelea, Coggi agregó: “Después de la pelea, me lle- vaba dos días bajar a cero, la adrenalina me mantenía casi dos días despierto, muy activo, y cuan- do pasaba la adrenalina no me podía mover, porque me dolía hasta el alma, ¿entendés?. También después de la pelea, la cena, el lugar. Por ejemplo, estuvimos varias veces en muchos países don- de hacían una cena medieval, en la cual vos llegabas y comías con la mano, el cuchillo y una ta- bla, había un chancho dando vueltas en un espiedo afuera y una mesa de madera con el trono don- de se sentaba el campeón, de ahí para los costados estaban su respectivo equipo con su respectiva familia y tenías todo lo que pasaba en un reinado en esa época: el saltimbanqui, el bufón, los ro- manos con lanzas, los emperadores, los gladiadores, todos vestidos a la época, igual.”

Precisamente, durante las entrevistas realizadas a Coggi para la realización del presente trabajo de investigación, él me comentó que otras de sus pasiones es la Historia. De hecho, me comentó que

él visitó la tumba del emperador Napoleón Bonaparte cuando viajó a Niza, Francia, para pelear

contra Loreto Garza, en 1990. Incluso, conversamos con Juan Martín acerca del Coronel francés Carlos Luis Federico de Brandsen, acerca del cual escribí mi primer libro, “Charles Louis Frederic

de Brandsen: Su Biografía”, publicado en 2011. Incluso, le obsequié a Coggi una copia de la “Foja de Servicios” del “Francés de la Historia”.

En cuanto a la Literatura, Juan Martín me dijo que su autor favorito es el reconocido y galardonado escritor africano Wilbur Smith, cuyas novelas bestsellers, como “Gold Mine” (“La Mina de Oro”), “Mountain of Diamonds” (“Montaña de Diamantes”) y “Diamond Hunters” (“Cazadores de Diamantes”), entre otras, fueron adaptadas al Cine y a la Televisión. De hecho,

Juan Martín me comentó que, durante sus viajes cuando era boxeador, solía llevar tres o cuatro libros por Smith, y leía mientras viajaba.

Volviendo a sus peleas, el 12 de agosto de 1988, Coggi venció a Osvaldo Omar Maldonado en Trelew, Chubut, y venció por puntos en dos ocasiones a Jorge Argentino Tejada: el 14 de octubre, en la ciudad de Guernica, Buenos Aires, y el 2 de diciembre, en Mar del Plata. Además, el 26 de diciembre de 1988, el diario norteamericano “The New York Times” mencionó a tres pugilistas pertenecientes a la categoría Welter Junior entre los deportistas más destacados de ese año en un artículo titulado “1988: The Year in Sports” (“1988: El Año en Deportes”). Dichos boxeadores fueron el argentino Juan Coggi (sic) y los norteamericanos Roger Mayweather, de Las Vegas, y Meldrick Taylor, de Filadelfia.

Otro dato interesante: Coggi nunca defendió el título mundial en el “Luna Park”, ya que en dicho estadio dejaron de llevarse a cabo combates boxísticos desde 1988 hasta 2002, según Juan Carlos Tito Lectoure, por “cuestiones económicas”, considerando que el Boxeo no era más “un deporte rentable.” Sin embargo, en una entrevista realizada para el diario “La Prensa” y publicado en “La Prensa Digital” con el título “Coggi Explica Por Qué No Defendió Allí Su Título”, Juan Martín explicó que las declaraciones de Lectoure eran una mentira, ya que este se había enojado con Coggi luego de que Santos Zacarías dejara de ser su entrenador. A su vez, Lectoure vendió el contrato en la pelea de Juan Martín versus Joe Rivera. También, Juan Martín admitió que él había sido considerado uno de los responsables de la suspensión de combates boxísticos en el “Luna Park”. Según Coggi, “Yo caí en la volteada, pero no tuve nada que ver.”

Además, a fines de la década del ’80, cierto sector, incluyendo al ya mencionado Ernesto Cherquis Bialo, se preguntaba por el rol de Osvaldo “El Negro” Rivero en la carrera boxística de Coggi. De hecho, en una entrevista realizada por su hija Natalia, Rivero comentó que, en 1987, Santos Zacarías le ofreció que se encargara del sector promocional del boxeador, mientras que Zacarías se ocuparía de la parte técnica. Precisamente, Rivero era un manager futbolístico, el cual, representaba, entre otros, a Claudio Zacarías, hijo de Santos, quien había jugado en San Lorenzo, Boca Juniors, Talleres y Unión, y a Jorge “Pipa” Higuaín, también jugador de equipos como Boca Juniors y San Lorenzo. De hecho, Higuaín está casado con Nancy Zacarías, hija de Santos, y es padre de Nicolás, Federico, Gonzalo (también conocido como “El Pipita” Higuaín) y Lautaro. Sin embargo, Zacarías sería reemplazado primero por don Ubaldo Sacco (padre del recordado boxeador Ubaldo “Uby” Sacco) y luego por Rivero. Santos Zacarías falleció el 24 de agosto de 2007 debido a un paro cardíaco.

El 21 de febrero de 1989, Coggi venció por puntos al norteamericano Harold Brazier, en el ya mencionado “Palazzo dello Sport”, en Vasto, Abruzzo, Italia, logrando retener el título mundial. El 25 de marzo, Juan Martín ganó por knock out en el segundo round a Raúl Roque Bianco, en Villa Carlos Paz, Córdoba. A su vez, el 29 de abril, Coggi volvió a pelear en el “Palazzo dello Sport” por el título mundial, en este caso, contra el japonés Akinobu Hiranaka. Si bien Juan Martín cayó dos veces en el tercer round, los jueces de dicho combate decidieron declarar vencedor por puntos a Coggi, quien, de este modo, logró retener, una vez más, el título mundial. Al respecto, el 30 de abril de 1989 se publicó el siguiente cable titulado “Juan Martin Coggi, of Argentina, Retained His World Boxing…” (“Juan Martín Coggi, de Argentina, Retuvo Su Título de la Asociación Mundial de Boxeo”) en el diario “The New York Times”:

“Juan Martin Coggi, of Argentina, retained his World Boxing Association Junior Welterweight title, surviving two knockdowns on his way to a unanimous 12-round decision over Japanese challenger Akinobu Hiranaka, at Vasto, Italy.

The champion appeared at the verge of being upset in the third round, when he was floored twice by Hiranaka (17-1) and received an eight-count from British referee John Coyle. Coggi (40-1) regained control of the fight with a succession of left hooks.

Coyle scored the fight 117-109, judge Rose Grabble, of New York, had it 117-108 and judge Barbara Perez, of Detroit, saw it 116-109.”

(“Juan Martín Coggi, de Argentina, retuvo su título Welter Junior de la Asociación Mundial de Boxeo, sobreviviendo dos caídas en su camino a una decisión unánime de 12 rounds sobre el retador japonés Akinobu Hiranaka, en Vasto, Italia.

El campeón parecía estar al borde de la derrota en el tercer round, cuando fue derribado dos veces por Hiranaka (17-1) y recibió un conteo de ocho del referí británico John Coyle. Coggi (40-1) retomó el control de la pelea con una sucesión de ganchos de izquierda.

Coyle puntuó a la pelea 117-109, la jueza Rose Grabble, de Nueva York, puntuó 117-108 y la jueza Bárbara Pérez, de Detroit, puntuó 116-109.”)

Precisamente, en una entrevista realizada por Anson Wainwright y publicada por “The Ring

el 2 de septiembre de 2014, Coggi comentó que Akinobu Hiranaka, José Luis Ramirez y Harold

Brazier tenían el mejor mentón.

Una anécdota: luego de la mencionada pelea contra Harold Brazier, el 21 de febrero de 1989, Coggi vivió durante una semana en la casa de Diego Armando Maradona, cuando el futbolista residía en Nápoles, Italia, ya que él era jugador de la “Società Sportiva Calcio Napoli”. De hecho, Coggi me comentó al respecto:

“Estuvo Diego (Maradona) en la primera fila en la pelea con Sang Ho Lee, y en la segunda pelea (contra Harold Brazier) me fui a vivir una semana en la casa de Diego. Fuimos al hotel y de ahí nos fuimos para la casa de él.”

A

su vez, en la segunda entrevista realizada para este libro, Coggi me comentó que un día, mientras

él

y Maradona viajaban en la “Ferrari Testarossa” de este último, unos fanáticos del futbolista

reconoció el vehículo y empezaron a golpear el auto, gritando “Diego, Diego!”. Por cierto, Coggi y Maradona se bajaron de la “Ferrari” y dispersaron a los fanáticos a golpes y empujones. Tal era la amistad entre Coggi y Maradona que el ex futbolista también invitó a Juan Martín al bautismo de Giannina Dinorah Maradona, quien nació el 16 de mayo de 1989.

Luego, Coggi realizó tres peleas más: el 29 de septiembre, contra Omar Alegre, a quien venció por knock out técnico, en Córdoba; el 13 de octubre, contra Darío Ojeda, ganando por puntos, en Concordia, Entre Ríos; y el 30 de diciembre, con Jesse Williams, venciendo por knock out en el cuarto round, en Amiens, Somme, Francia.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi y Alicia Martinez en su casamiento civil. Foto gentileza

Juan Martín “Látigo” Coggi y Alicia Martinez en su casamiento civil. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Casamiento de Juan Martín “ Látigo ” Coggi y Alicia Martinez en 1983. Foto gentileza

Casamiento de Juan Martín “Látigo” Coggi y Alicia Martinez en 1983. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi versus Miguel Ángel Pereyra, Mar del Plata, 22 de

Juan Martín “Látigo” Coggi versus Miguel Ángel Pereyra, Mar del Plata, 22 de febrero de 1985. Foto:

Juan Martín Coggi.

del Plata, 22 de febrero de 1985. Foto: Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi y Juan Carlos “Tito” Lectoure. Foto: Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi venciendo a Hugo “ Pajarito ” Hernández, “ Estadio

Juan Martín “Látigo” Coggi venciendo a Hugo “Pajarito” Hernández, “Estadio Luna Park”, Buenos Aires, 25 de octubre de 1986. Foto cortesía de Juan Martín Coggi.

J
J

Juan Martín “Látigo” Coggi versus Patrizio Oliva, Ribera, Italia, 4 de julio de 1987. Fo- to cortesía de Juan Martín Coggi.

Raúl Alfonsín (cuando era Presidente de la Nación Argentina) con “ Tito ” Lectoure y

Raúl Alfonsín (cuando era Presidente de la Nación Argentina) con “Tito” Lectoure y Santos Zacarías en la “Casa Rosada” en 1987. Foto: Juan Martín Coggi.

en la “ Casa Rosada ” en 1987. Foto: Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo

Juan Martín “Látigo” Coggi, Martín (su hijo) y Diego Arman- do Maradona en Roseto Degli Abruzzi, Italia. Fuente: Revista “El Gráfico”, 10 de mayo de 1988.

Portada de la revista “ El Gráfico ”, publicada el 7 de julio de 1987,

Portada de la revista “El Gráfico”, publicada el 7 de julio de 1987, luego que Juan Martín “Látigo” Coggi venciera a Patrizio Oliva. Fuente: Revista “El Grá- fico”.

Alicia Martínez, Juan Martín “ Látigo ” Coggi y Martín Coggi luego del triunfo ante

Alicia Martínez, Juan Martín “Látigo” Coggi y Martín Coggi luego del triunfo ante Patrizio Oliva. Fuente Consultada: Revista “El Gráfico”, 7 de julio de 1987.

Consultada: Revista “ El Gráfico ”, 7 de julio de 1987. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi en Sicilia, Italia, en 1987. Foto: Juan Martín Coggi.

Fiesta en homenaje a Juan Martín “ Látigo ” Coggi en la “ Sociedad Rural

Fiesta en homenaje a Juan Martín “Látigo” Coggi en la “Sociedad Rural” de Brandsen, Buenos Aires, en 1987. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

.

Aires, en 1987. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. . Artículo de la revista “ El

Artículo de la revista “El Gráfico” sobre Juan Martín “Látigo” Coggi, con fecha 7 de julio de 1987. Fuente Consultada: Re- vista “El Gráfico”.

Portada de la revista “ El Gráfico ”, publicada el 10 de mayo de 1988,

Portada de la revista “El Gráfico”, publicada el 10 de mayo de 1988, luego de la pelea con Sang Ho Lee. Fuente Consultada: Revista “El Gráfico”.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi acompañado por su esposa Alicia y su hija Yesica,

Juan Martín “Látigo” Coggi acompañado por su esposa Alicia y su hija Yesica, en Vasto, Abruzzo, Italia, en 1989. Foto cortesía de Juan Martín Coggi.

Italia, en 1989. Foto cortesía de Juan Martín Coggi. Diego Armando Maradona y Juan Martín “

Diego Armando Maradona y Juan Martín “Látigo” Coggi en Nápoles, Ita- lia, en 1989. Foto cortesía de Juan Martín Coggi.

Una reseña del deporte argentino a fines de la década del ’80. Fuente: Revista “

Una reseña del deporte argentino a fines de la década del ’80. Fuente: Revista “El Gráfico”, Volumen 3579, 10 de mayo de 1988.

Artículo sobre la pelea no concretada de Juan Martín “ Látigo ” Coggi y John

Artículo sobre la pelea no concretada de Juan Martín “Látigo” Coggi y John Meekins, dedicado y autografiado por Coggi. Fuente: Revista “El Gráfico”, volumen 3584, 14 de junio de 1988.

CAPÍTULO 3: DÉCADA DEL ‘90

El 24 de marzo de 1990, Coggi logró retener el título mundial “Welter Junior” venciendo por puntos en decisión unánime al boxeador mexicano José Luis Ramírez en una pelea que se desarrolló en una carpa, la cual fue levantada en la ciudad de Place Miet, ubicada en el municipio de Ajaccio,

el cual es la capital de Córcega, Francia. De hecho, Ajaccio es reconocido mundialmente, ya que

allí nació el legendario emperador Napoléón Bonaparte.

Antes de la pelea, Coggi se enteró que el 4 de abril de dicho año, sería reconocido por Víctor Félix Reviglio, gobernador de la provincia de Santa Fe, como uno de los deportistas más destacados de la década.

En cuanto a la pelea, fue la primera vez que Coggi no contó con el apoyo de Santos Zacarías, quien había sido reemplazado por don Ubaldo Sacco, padre de Ubaldo “Uby” Sacco, mientras que el manager de Juan Martín era el ya mencionado Osvaldo “El Negro” Rivero. Si bien, Sacco había sido contratado sólo para dicha pelea, surgió la posibilidad que él siguiera siendo el director técnico de Coggi. A su vez, tanto sus amigos Rodrigo Benech y Juan Carlos Villarreal como su familia notaron un cambio en la personalidad de Coggi. De hecho, Alicia, su mujer, reconoció en una entrevista realizada para la revista “El Gráfico”, que Juan Martín se había vuelto “más optimista y sereno antes de una pelea.” En esa ocasión, Coggi percibió 150.000 dólares, mientras que Ramírez obtuvo sólo 25.000 dólares. Dicha pelea fue televisada en directo por la “RAI” de Italia; “Televisa”, de México; “Antena 11”, de Francia; y “Canal 11” (“Telefé”), de Buenos Aires, Argentina, mien- tras que “ESPN”, de los Estados Unidos, transmitió dicho combate en diferido.

Una anécdota: Ramírez sufrió una herida importante en su labio inferior debido a un gancho de izquierda por parte de Coggi durante el tercer round. Por cierto, Ramírez le dijo a Coggi: “Tú me tomaste del cuello con la derecha y me diste el gancho con la zurda.” Luego, “Tucho” Villani, el médico de Coggi, decidió coserle tres puntos en la boca a Ramírez. Después de la pelea, los dos boxeadores se abrazaron “detrás del tinglado, sobre el piso de arena compacta y bajo las dos lonas de campaña.” Allí, se produjo el siguiente diálogo:

- Coggi: “Quiero saludar a un hombre de verdad, un macho que se merece todo.”

- Ramírez: “Me has ganado bien, hermano, pegás como una mula, ¿sabés?, y, bueno, se acabó para mí y espero que Dios me ilumine el futuro.”

Luego de la pelea, hubo una reunión entre Tomaso Emolo, Roberto Sabbatini y Osvaldo Rivero, para renovar el contrato que Emolo y Sabbatini habían firmado con Santos Zacarías. A su vez, se le propusieron a Coggi dos alternativas: pelear contra el boxeador norteamericano Vincenzo Pazienza (también conocido como “Vinnie Paz”, “Vinnie Pazienza” y “El Demonio de Tasmania”)

o contra Loreto Garza. Una de esas peleas tenía que desarrollarse el 24 de junio de 1990 en la

ciudad de Atlantic City, Estados Unidos, por lo cual Coggi percibiría 200.000 dólares libres de impuestos, además de seis pasajes. Por cierto, Emolo sugirió a Garza. Precisamente, Coggi peleó

contra dicho boxeador norteamericano, como se verá más adelante. En el caso de que Juan Martín venciera a Garza, se realizaría una pelea contra el boxeador coreano Ah Kyung-Duk, también en Atlantic City. Si Coggi vencía a Ah Kyung-Duk, tenía que pelear contra Meldrick Taylor, quien

había perdido en Las Vegas ante el reconocido pugilista mexicano Julio César Chávez. De hecho,

el siguiente plan era realizar una pelea entre Coggi versus Chávez para unificar los títulos de la

Asociación Mundial de Boxeo”, el cual había sido ganado por Coggi, y del “Consejo Mundial de Boxeo” y de la “Federación Mundial de Boxeo”, que habían sido obtenidos por Chávez. Dicha hipotética pelea iba a ser la primera defensa mundialista de Coggi en 1991. Por cierto, el ganador

percibiría, aproximadamente, medio millón de dólares, aunque Osvaldo Rivero decidió “tomarse un tiempo para pensarlo.”

A pesar de todos esos planes, el 23 de abril de 1990, Coggi peleó contra Danilo Cabrera en París,

Francia, venciendo por knock out en el quinto round. Sin embargo, el 17 de agosto de dicho año, Juan Martín perdió el título mundial “Welter Junior” por puntos contra el ya mencionado Loreto Garza, en Niza, Francia, lo cual impidió que se realizaran las peleas pautadas que fueron mencionadas anteriormente. Precisamente, el diario “The New Y ork Times” publicó brevemente al respecto:

“American Loreto Garza won the World Boxing Association super-light title on points over Argentine Juan Martin Coggi in Nice, France.”

(“El norteamericano Loreto Garza ganó el título súper-liviano de la Asociación Mundial de Boxeo por puntos sobre el argentino Juan Martín Coggi, en Niza, Francia.”)

Sin embargo, Coggi volvió al triunfo en sus tres peleas siguientes: el 10 de octubre, contra Jorge Tejada, ganando por puntos, en la ciudad de Villa Dolores, Córdoba; el 1 de noviembre, venciendo por knock out a Alberto Alcaráz, en el “Arco Arena”, Sacramento, Estados Unidos; y el 21 de diciembre, cuando ganó por puntos a Jesús Gil, en Cañuelas, Buenos Aires. En ese mismo año, Coggi ganó por primera vez el “Diploma al Mérito” perteneciente a la categoría Boxeo en la entrega de premios de la “Fundación Konex”.

En 1991, Coggi logró una seguidilla de seis victorias; tres de ellas por knock out: el 12 de abril, versus Ricardo Espinoza, en San Salvador de Jujuy, en el quinto round; contra Fernando Segura,

el 27 de julio, en los estudios de “Canal 9, Libertad”, Buenos Aires, cuyo director era el recordado

Alejandro Romay; y contra Juan Alberto Contreras, el 6 de septiembre, en el décimo round, también en los estudios de “Canal 9”, Buenos Aires. Sin embargo, las otras contiendas fueron ganadas por puntos: contra Dwayne Swift, el 6 de marzo, en el “Palacio de los Deportes”, en Madrid, España; el 29 de junio, contra Francisco Cuesta, de nuevo en los estudios de “Canal 9”, Buenos Aires; y el 16 de noviembre, contra Joseph “Joe” Alexander, en la ciudad francesa de Carpentras.

En 1992, Coggi sólo realizó cuatro peleas, las cuales fueron victorias. El 4 de abril, venció a Julián Ramón Rodríguez en La Plata; el 2 de mayo ganó por puntos a Francisco Bernabé Bobadilla, de nuevo en los estudios de “Canal 9”, Buenos Aires; el 15 de agosto venció por knock out en el sexto round a Eduardo Jacques, también en Buenos Aires; y el 11 de septiembre, a Juan Contreras, en la ciudad de Bella Vista, Buenos Aires. Precisamente, según Carlos Irusta, Coggi retornó en abril de 1992, precisamente junto con Santos Zacarías, quien “volvió a sonreír, a cantar tanguitos del Morocho del Abasto (Carlos Gardel) y a ser el hombre-pibe que en cada aspirante ve a un futuro campeón.”

A su vez, en ese año, Coggi colaboró junto con Adrián Suar, Julián Weich, Rodolfo “Fito

Páez, Miguel Ángel Solá, Juan Leyrado, Ciro Pertusi (líder del grupo de Rock Nacional “Attaque 77”), el recordado Adrián Otero (ex líder de “Memphis La Blusera”), y otras personalidades argentinas, para el libro “Método Urgencia SIDA: Manual para la Formación de Agentes de Prevención”, realizado por la “Fundación R.E.D.” y publicado por “Ediciones Colihue”. Precisamente, el arte de tapa de dicho manual fue realizado por el también recordado dibujante y dramaturgo rosarino Roberto Fontanarrosa.

Con respecto a sus peleas en esa época, Coggi me comentó:

“La primera defensa del título fue con Sang Ho Lee, en Rosetto degli Abruzzo, la segunda fue con Harold Brazier, la tercera con Akinobu Hiranaka, eran tres número 1, estaban primeros en el ranking. Después hice cinco defensas, perdí en la quinta defensa con (Loreto) Garza y me llevó tres años para estar primero en el ranking mundial de vuelta y pelié con Morris East acá en la Argentina, y le volví a ganar el título mundial en el “Super Domo” de Mar del Plata. Después, peleo en Tucumán, en varios lugares, e hice cinco defensas en el año y una recuperación del título, que es record mundial. Fueron todos de primer nivel y fueron muy lindas las defensas, aunque no pude pelear con (Julio César) Chávez.”

Precisamente, cuando Coggi peleó contra el boxeador filipino Morris East en el “Estadio Súper Domo” de Mar del Plata, el 12 de enero de dicho año, Juan Martín no era considerado el favorito para vencer, sin embargo, ganó por knock out técnico a East “a los 58 segundos del octavo round”, según Carlos Irusta, en el artículo “Lo Colgó de un Gancho”, redactado para la edición 3824 de la revista “El Gráfico” del 19 de enero de 1993, recuperando el título “Welter Junior” de la “AMB”.

En cuanto a Juan Martín, Irusta comentó en su artículo antes mencionado:

“Teniendo en cuenta las lagunas de Coggi en sus últimas peleas, un clima de tranquila cautela lo acompañaba a todas partes, a excepción, claro, de su entorno más íntimo: Santos Zacarías, (Osvaldo) Rivero y el propio Látigo.”

Con respecto a la pelea, Irusta realizó un comentario interesante. Este es un fragmento:

“(…) East comenzó a perder en el segundo round, cuando un gancho zurdo de Coggi lo tomó

en el hígado. Si no cayó, fue porque el filipino se colgó de las sogas, pero Coggi se dio cuenta;

enseguida nomás metió otras dos manos al cuerpo y el hombre cayó sentado. El árbitro de la pelea, Bernie Soto –el mismo de la pelea Coggi-Oliva- comenzó la cuenta. Y aunque generalmente una mano al hígado- más si es lanzada por un pegador como Coggi- es definitoria, East se puso de pie.

Viejos fantasmas - más imaginarios que reales- se nos aparecieron a partir del tercer round. Sentimos que Coggi, buscando en el desborde apasionado un nocaut que no llegó, había gastado

más energías de lo aconsejable. Decimos esto porque en los dos asaltos siguientes, tercero y cuarto,

se dedicó a caminar de lejos sin tirar la mano que le pedíamos todos: la derecha larga, a modo de

contención y de apertura para la zurda. East fue desnudando su tosquedad, embistiendo sin ver.

Y así como en el primer round sufrió un corte en el cuero cabelludo –consecuencia de avanzar

primero con la cabeza- , su concepto del boxeo quedó en el amarre, el embiste y el forcejeo.

enfrió lo suyo, trabajó de lejos, le reabrió el corte de un sólido piñazo

en el quinto round y evitó el arma más poderosa del joven campeón mundial:

le extrañó que el árbitro le descontara un punto en el sexto (round) justamente por avanzar muy ciego (…)”

Coggi no se equivocaría:

la cabeza. A nadie

En cuanto al final de la pelea, Irusta lo definió como “un nocaut espectacular, clásico, perfecto, de una sola mano. Se dio en el centro del ring. East que avanza, desguarnecido, y Coggi que conecta un gancho largo al mentón. ¡BANG! Un bombazo. En cámara lenta comenzó el derrumbe hacia atrás, con los ojos sin ver, apuntando al techo. Se levantó, más por instinto que por otra cosa. Y fue así que el árbitro, Soto –de muy buen desempeño-, tras contar hasta nueve, miró al hombre y decretó el nocaut técnico. Todavía inconsciente, East no se atinó ni a protestar, con una sonrisa extraviada y la mirada perdida…”

Después, se produjo, lo que Irusta consideró como “el grotesco”, ya que un grupo de “fanáticos seguidores” de Coggi, según dicho periodista, subieron al ring, mientras que Juan Martín “sepultado por una sórdida patota, quedó ahogado y semidesvanecido, ya que ni siquiera respetaron su esfuerzo físico tras ocho rounds en medio de un clima infernal.” Por cierto, Irusta había definido al “Súper Domo” de Mar del Plata como “un infierno y un purgatorio al mismo tiempo en el que el aire caliente y espeso lastimaba los pulmones.” Como si esto fuera poco, “mientras los empleados de seguridad de una discoteca echaban a los fotógrafos en lugar de hacerlo con quienes no debían estar en el ring, terminó la pelea, en un lamentable pandemonio, producto de una desorganizada organización.”

Una anécdota: luego de dicha pelea, que se llevó a cabo la noche de un día martes, se improvisó una cena en el “Hotel Sasso”, de Mar del Plata, para la cual tuvieron que despertar al cocinero, quien preparó “60 bifes de chorizo espectaculares y a punto”, según Irusta. A las 3:00 de la mañana, Coggi y Alicia, su mujer, aparecieron tomados del brazo, por lo cual fueron “ovacionados con afecto.” A su vez, Juan Martín vestía un traje gris, luego, se quitó el saco y mostró un rosa- rio blanco que le había traído al gimnasio “un señor de apellido Freije”, quien, luego de besar di- cho rosario, se lo obsequió a Coggi, el cual también se abrazó con su coterráneo Julio César “El Zurdo” Vásquez, quien se había consagrado campeón mundial de la categoría “Súper Welter” el 21 de diciembre de 1992 en el estadio del “Club Ferrocarril Oeste”, Buenos Aires, luego de vencer a Hitoshi Kamiyama. Mientras tanto, Martín, el hijo de Coggi, se encontraba “perdido entre los videojuegos y con nuevo look”, según Irusta.

Después de realizar su comentario sobre la pelea Coggi-East y de contar las anécdotas antes mencionadas, Irusta agregó que, hasta entonces, sólo tres boxeadores argentinos habían logrado recuperar el título mundial: Víctor Emilio Galíndez, también conocido como “El Leopardo de Morón”, (en 1979, en la categoría “Medio Pesado”), Santos Benigno “Falucho” Laciar (en 1982, en la categoría “Mosca”) y Juan Martín “Látigo” Coggi (en 1992, en la categoría “Welter Junior”). A su vez, quince boxeadores argentinos habían sido campeones mundiales hasta ese momento, desde Pascual “Pascualito” Pérez (en 1954, en la categoría “Mosca”) hasta Julio César “El Zurdo” Vásquez, quien fue mencionado anteriormente.

Luego,

22 de febrero, venciendo por knock out a Domingo Martínez

Coggi realizó dos peleas más en el ya mencionado

Súper Domo” de Mar del Plata:

el

en el tercer round y el 14 de abril,

venció por knock out técnico en el séptimo round a Joe Rivera, logrando retener nuevamente el título. El 23 de junio, Coggi ganó, también por knock out, esta vez en el quinto round a Hiroyuki Yoshino en el “Torakuen Hall”, Tokio, Japón, mientras que el 13 de agosto, ganó por puntos a José Rafael Barboza, en el “Club Atlético Lanús”, Lanús, Buenos Aires. A continuación, incluyo un párrafo acerca de la pelea de Coggi versus Hiroyuki Yoshino incluido en “Results Plus” de “The New York Times”, el 24 de junio de 1993:

“Juan Martin Coggi of Argentina successfully defended his World Boxing Association junior welterwight title by knocking out Hiroyuki Yoshino of Japan at 2 minutes 15 seconds of the fifth round yesterday in Tokyo. Coggi knocked Yoshino down twice in the round before a straight left ended the scheduled 12-round bout in Coggi’s 37th knockout. The 31-year-old champion was making his second defense. Coggi now has 62 victories to go with 2 losses and 2 draws.”

Esta es la traducción de dicho párrafo que realicé para el presente libro:

“Juan Martín Coggi, de Argentina, defendió exitosamente su título Welter Junior de la AMB knockeando a Hiroyuki Yoshino, de Japón, a los 2 minutos, 15 segundos del quinto round ayer (23 de junio) en Tokio. Coggi derribó a Yoshino dos veces en el round antes que un gancho de izquierda finalizó el combate pautado a 12 rounds en el 37mo knockout de Coggi. El campeón, de 31 años, estaba realizando su segunda defensa. Coggi ahora posee 62 victorias, con 2 derrotas y 2 empates.”

El 24 de septiembre, Juan Martín venció por knock out técnico a Guillermo Cruz en el “Club Defensores de Villa Luján”, San Miguel de Tucumán. En dicho club, Coggi ganó por knock out técnico en el séptimo round, pero esta vez al boxeador colombiano Eder González.

Con respecto a las dos peleas versus Eder González, Coggi me comentó que el boxeador colombiano le hizo “romper el culo contra el piso porque pegaba muy fuerte.” Además, Juan Martín agregó: “Yo era un tarado, ¿viste? Cuando subía al ring, nunca tuve miedo, yo estaba dispuesto a morir. Yo sabía que él me podía matar y yo estaba dispuesto a morir por la victoria, y si había que jugárselas, me la jugaba.”

A

su vez,

Coggi me contó una anécdota relacionada con la pelea de Coggi versus González en

Tucumán:

“Esa pelea quedó en la historia. Todo el transcurso de la pelea en Tucumán fue tremendo. Cuando González me voltea, suena la campana antes, me tienen agarrado para que no me caiga, y cuando me llevan al banquito, no podía pensar, no tenía fuerzas, tenía todos los chips desconectados, me tenían que resetear porque tenía todos los botones desconectados. El “Negro” Rivero me dice que

me va a sacar de la pelea y que no me va a dejar salir en el tercer round, y yo le dije “¡Yo te cago a trompadas y te arranco la cabeza si no me dejás salir!”. Rivero me dijo “¡Te va a matar!” y yo

le dije “¡Que me mate, ese negro cagón a mí no me gana!” Me levanté y le pedí al finadito Rubén

Dupena que me parara, porque yo no me podía parar. Me para, me apoya contra las cuerdas y me cagan a trompadas los siete negros, porque yo veía siete negros ¡Atéjeme alguno!. Lo más cómico

de

mi carrera fue que, cuando llego al rincón de González, el “Negro” Rivero venía caminando por

el

costado del ring y venía diciéndome cosas desde abajo. Entonces, de un lado tenía a Atocha, que

era el técnico de González, y del otro lado del ring tenía al “Negro” Rivero. Yo pensaba ¿cómo,

están los dos en el mismo rincón? ¡Yo tenía un pedo en la cabeza! De un lado, estaba el negro Rivero, del otro lado estaba Atocha. El “negro” quería que me agarraran, que no peleara, y del otro lado yo tenía a Atocha, que como era gallego, gritaba “¡Pues, chico, cógelo de una vez!”, “¡Cógelo!”, y yo le digo ¡A tu hermana. Me cagaron a trompadas y también querés que me rompan el culo!” Ahí terminó ese round y le gané la pelea, porque lo miré a la cara, le pegué con el hombro y le dije “¡Correte!”, y te das cuenta en la expresión de él, como diciendo: “¡Cómo, si lo estoy matando y el tipo está despierto!” Y, bueno, me desperté en el quinto round y le gané en el séptimo.”

Precisamente, dicha pelea ha generado una gran controversia desde 1993 hasta la fecha, a la cual

se sumaron los periodistas Mauricio Goldfarb (más conocido como Mauro Viale), y el ya

mencionado Ernesto Cherquis Bialo. Al respecto, Coggi realizó el sigiuiente comentario en una de

mis entrevistas:

“Con Cherquis Bialo éramos amigos del gimnasio, cuando yo iba a concentrar a Italia, él venía conmigo, él estaba siempre conmigo. Un día, en la pelea de Eder González, prácticamente me echa la culpa a mí de lo que pasa arriba del ring, cuando a mi me pegaron una piña en el segundo

round y me desperté en el quinto. Él y Mauro Viale hicieron algo que casi mata a mi viejo:

pusieron la película “El Campeón” en la mitad de la pantalla y en la otra mitad la caída mía con Eder González, y a papá le agarraron unas convulsiones, yo ya lo tenía muy enfermo, porque

mi viejo no miraba las peleas, las escuchaba, entonces, por radio era “¡Cayó Coggi!, ¡se levantó!,

¡está sentido!”, claro, una cosa es ver lo que había pasado y otra cosa es escucharlo. Por culpa

de él, por haberme peleado con él (Ernesto Cherquis Bialo), no gané nunca un “Olimpia” de oro,

y la vez que salgo “Mejor Boxeador del Mundo”, que fue en el ’93, que tengo el cinturón de oro y diamante, por ser récord de haber hecho seis peleas mundialistas, una defensa y una recuperación en el año, veníamos en el avión con “el Negro” Rivero con el cinturón, y le dije: “¿Cuándo tiene el

programa Cherquis Bialo?”, que era “Tribuna Caliente”, y Rivero me dice: “¡No hagas quilombos, “Chacarero”!”. Le dije: “¡No, le voy a mostrar el cinturón, nada más!” Fui, le mostré el cinturón, y bueno, pasó lo que todo el mundo sabe.”

Precisamente, la película a la que se refiere Coggi es “The Champ” (“El Campeón”),

protagonizada por los reconocidos y premiados actores norteamericanos Jon Voight (además, padre

de la actriz norteamericana Angelina Jolie Voight, esposa de Brad Pitt) y Faye Dunaway, acerca de

Billy Flynn, un ex boxeador quien, luego de dedicarse a entrenar caballos, decide regresar al Boxeo.

En la escena final de la película, se muestra a Flynn muerto, mientras es acompañado por “T.J.

Flynn, su hijo (personificado por el actor Rick Schroder), quien llora por el fallecimiento de su padre. Esa fue la secuencia que Goldfarb (o Viale) utilizó en su programa televisivo “Anochecer con Mauro Viale”, junto con la imagen de Coggi knockeado en el ring.

Años más tarde, en 2013, el boxeador Sergio “Maravilla” Martínez declaró que dicho combate fue “un robo”, ya que Coggi fue knockeado, como lo mencioné anteriormente, en el segundo round, mientras que el referí Isidro Rodríguez realizó un extenso conteo, supuestamente, para favorecer a Coggi, quien, por otro lado, junto con Martín, su hijo, admitieron que la promocionada pelea entre Sergio “Maravilla” Martínez y el boxeador inglés Martin Murray, llevada a cabo el sábado 27 de

abril de 2013, en la cual el primero ganó por puntos, fue realmente “un robo”. Por cierto, esto generó una gran discusión entre Martínez, Coggi, y Martín, su hijo.

Al respecto,

Coggi realizó un comentario acerca de Sergio “Maravilla” Martinez y del Boxeo en

general:

“Fue una falta de respeto hacia los campeones de Argentina, una falta de respeto hacia el gran Carlos Monzón. ¡No me toqués a Carlos, porque te voy a sentar de un golpe en la yugular! Él dijo que a Carlos Monzón le ganaba y yo digo que Carlos le ganaba sentado en el banquito a éste, no hacía falta que se pare, y después se tiró con mi pibe y, bueno, hay salimos con los botines de punta. Él le dio una gran inyección de nuevo al Boxeo en la Argentina, porque vino todo lo mediático, cuando apareció en el programa de Marcelo Tinelli, pero no le podés faltar el respeto ni al rival ni a los campeones pasados. No podés hablar tanto como hablaste de Miguel Cotto y después quedarte sentado en el banquito, ¿viste? Es de cagón eso. Vos tenés que salir, porque el trabajo del boxeador

es pararse si se cae y levantarse si tiene que levantarse del banquito. Después, que el referí pare la pelea, que el segundo pare la pelea, que el manager o el médico paren la pelea, cualquiera que la pare, no vos. Vos no te podés quedar sentado en el banco. Vos fijate la pelea de Ken Norton y Muhammad Ali. Muhammad Ali llega al rincón y dice “¡No doy más, esta es la muerte!”, Ken

Norton dice lo mismo en el rincón opuesto, y Angelo Dante se da vuelta y lo mira en el rincón opuesto y lo mira a Ken Norton que está moviendo la cabeza diciendo que no se levanta, y le dice:

“¡Por favor, parate!”, Cassius Clay se para y ahí demuestra quién de los dos tiene los huevos, porque si Ali no se hubiera parado, perdía la pelea, y ganó por pararse. Entonces, yo creo que el boxeador se tiene que parar siempre y que los que tienen de sacarlo de la lucha son los que están en

el rincón. Vos subiste ahí para dejar todo, vos no te podés ir de la lucha o quedarte tirado en el piso

cuando vos estás consciente para pararte. Mi promesa era que yo si respiro, me paro, ¿entendés?, cada vez que me han sentado de culo mal, me he parado como pude, pero me he parado, y sabía que me paraba para cobrar, para que te caguen a piñas. ¡Si te ponen en esas condiciones estando

bien, imaginate estando mal, no las vas a pasar mejor!”

Otra anécdota: antes de cada pelea, durante la entonación del “Himno Nacional Argentino”, Osvaldo Rivero solía golpear el pecho de Coggi cuando cantaban la frase final del Himno: “¡O juremos con gloria morir!”.

A su vez, Coggi me comentó que, a comienzos de la década del ’90, Amilcar Brusa, quien había

sido sparring de Carlos Monzón, era el Director General de la “Federación Argentina de Boxeo” (“FAB”). Según Juan Martín: “Don Brusa era un maestro de los grandes. Me decía “Halcón” porque, según él, los demás que hacían guantes conmigo en ese momento eran palomitas y que yo me los comía, siempre me decía “Halcón”. Además, tuve la suerte que me invitó quince días a la casa para regalarme algunas cosas del Boxeo, estuve quince días con él, tenía un papel y una lapicera, y yo anotaba todo lo que él decía.”

El 18 de marzo de 1994, Coggi y González tuvieron una revancha, esta vez, en el “MGM Grand”, Las Vegas, Nevada, Estados Unidos. Nuevamente, Coggi venció por knock out técnico, por lo cual retuvo el título una vez más. Al respecto, Juan Martín me comentó:

“En la segunda pelea contra González, fuimos a pelear allá (en los Estados Unidos). Me sienta de culo en el primer round, me levanto, me caga a trompadas en el primer y en el segundo round y en el tercer round me cortó y me abrió todo un ojo. Entonces, le dije “¡Plantao, vení a buscarme!” y fui a la pelea franca, lo pesqué y le gané por knock out en ese round. Es decir, González tuvo dos veces el título mundial en las manos y las dos veces lo desaprovechó. Si él hubiese disparado, no me deja seguir el referí y se para la pelea.”

El 17 de julio de ese año, ganó por knock out a Mario Morales en otra pelea realizada en los estudios de “Canal 9”, en Buenos Aires, mientras que el 17 de septiembre, Coggi volvió a pelear en el “MGM Grand” de Las Vegas, Estados Unidos, esta vez contra Frankie Randall. Además de comentarme que en el reconocido “Casino” de dicha ciudad había un sector temático relacionado con la clásica película “El Mago de Oz”, donde los hijos de los boxeadores solían permanecer y jugar, como lo demuestra una foto gentilmente cedida por Coggi para este libro y que incluí hacia el final del mismo, Juan Martín me contó la siguiente anécdota:

“No pude pelear con (Julio César) Chávez porque Don King no quería. Yo creo que le ganaba a Chávez, creo que tenía algunas cosas para ganarle, aunque si él me pegaba, me podía sentar de culo. Chávez era un guerrero, un fenómeno, y me hubiese encantado pelear con él con el solo hecho de decir “¡pelié con el número 1!”. Él era número 1 del mundo, con 87 peleas invicto, dos veces campeón mundial, y estaba hecha la pelea, pero no estaban firmados los papeles. La pelea la hacíamos Chávez y yo, hasta que nos encontramos en un pasillo del “MGM”, él venía de la oficina de Don King, yo iba a la oficina de Don King, y cuando lo veo venir, le digo “¿Me permitís que estreche tu mano? ¡Porque para mí es un placer estrechar la mano de un grande como vos!” y él me dijo “Oye Juan, ¡tú no te las traes chica! ¿Por qué no peleamos entre tú y yo, así ganamos mucha lana? ¡Dejémonos de mexicaneadas!, como dicen ustedes, ¡dejémonos de joder, y peleemos entre tú y yo!”, y le digo, “Julio, ¡me encantaría pelear contigo!, no por el solo hecho de que gane o que pierda, no me importa, pero ya está, arriba del ring con vos.” Por un lado era un sueño, y por otro lado, eran los kilates, porque si no, no te van a poner ade- lante del campeón. Tenés tus kilates para enfrentar al campeón mundial. Chávez me dice: ¡Bueno, vamos a hablar con Don King!” Salimos los dos juntos y fuimos a la oficina de Don King, nos pusimos a hablar y eran 2 millones de dólares para Chávez y 1 millón o un millón y medio de dólares para mí, no me acuerdo bien, libre de impuestos. Cuando yo llego a Los Ángeles para firmar el contrato, todo era con impuestos, entonces no se hizo. Ahí saltó Randall y me gana Randall, ahí fue la primera derrota que tuve con él.”

Por cierto, Coggi imitó muy bien a Julio César Chávez, con acento mexicano incluido, lo cual provocó una gran carcajada entre Juan Martín y yo. En cierto modo, dicha anécdota también fue contada por él en una entrevista realizada por Gabriel Beceyro para el “Diario Publicable” en 2013.

Por cierto, el 17 de septiembre de 1994, Coggi y Randall pelearon por primera vez, en el ya mencionado “MGM Grand”, de Las Vegas; en dicha pelea, Juan Martín cayó tres veces y perdió por puntos mediante decisión unánime de los jueces. Ese combate sería el primero de una serie de tres contiendas entre ambos boxeadores. Precisamente, Juan Martín me comentó que fue la primera derrota que tuvo con Randall, a quien Coggi calificó como “un fenómeno que siempre tenía ‘Nafta Súper’”, aunque también Juan Martín admitió que Randall se inyectaba

“todo lo que tenía ina” (una alusión irónica a las drogas, cuyas denominaciones generalmente terminan con el sufijo “ina”, como cocaína, morfina y heroína), pero como Randall ha estado protegido por Don King, nunca ha sido sancionado.

En 1995, Coggi realizó dos peleas, en las cuales ganó por puntos: el 8 de abril, contra Ildemar José Paisán, nuevamente en los estudios de “Canal 9”, y el 6 de mayo, contra Hiroyuki Sakamoto, otra vez en el “Kotakuen Hall”, de Tokio, Japón.

El 13 de enero de 1996, Coggi y Randall se enfrentaron por segunda vez, en esta ocasión en el estadio “Jai Alai Fronton”, en Miami, Estados Unidos.

Al día siguiente, el “New York Times” publicó un cable de noticias titulado “Butted Coggi Takes Randall’s WBA Title” (“El Cabeceado Coggi Toma el Título de la AMB de Randall”). Dicho artículo es una interesante reseña de lo acontecido durante y después de dicha pelea. A continuación, incluyo el texto en inglés y su correspondiente traducción, la cual realicé para el presente libro:

“Argentina's Juan Coggi was taken to a Miami hospital Saturday night after suffering a head injury on an accidental head butt that gave him the World Boxing Assn. junior-welterweight title over champion Frankie Randall.

As he was being removed from the Miami Jai-Alai fronton arena, Coggi had reclaimed the title he lost to Randall in September 1994.

All three judges had Coggi ahead on the cards when the fight was stopped at 1:15 of the fifth round.

According to WBA rules, a technical decision is awarded to the fighter who is ahead on points but unable to continue because of an accidental butt.

For Randall, it is the second title loss under such circumstances. In 1994, Julio Cesar Chavez was awarded a technical decision to reclaim his World Boxing Council super-lightweight title after Chavez suffered a deep cut to an eye late in the fight.

"This is a classic case of a guy falling down," said Randall, who is 52-4-1. "He was going to get knocked out. I'm tired of being robbed."

Coggi, who has now won the title three times, improves to 70-3-2. According to a ringside physician who attended Coggi, the fighter's pupils were responding to light.

On the undercard, Panama's Carlos Murillo scored a unanimous decision over defending champion Hi-Yong Choi of South Korea for the WBA junior flyweight belt, and Nate Miller successfully defended his WBA cruiserweight title by stopping Reynaldo Gimenez of Argentina after four rounds.”

(“Juan Coggi, de Argentina, fue llevado a un hospital de Miami la noche del sábado, luego de sufrir una herida en la cabeza en un cabezazo accidental, que le dio el título del peso Welter de la Asociación Mundial de Boxeo sobre el campeón Frankie Randall.

Mientras era llevado del estadio de frontón de Jai-Alai, en Miami, Coggi había recuperado el título que había perdido contra Randall en septiembre de 1994.

Todos los tres jueces tenían a Coggi ganador en las tarjetas cuando la pelea fue detenida a los 1:15 del quinto round.

De acuerdo con las reglas de la AMB, una decisión técnica es concedida al peleador que es ganador por puntos pero es incapaz de continuar a causa de un golpe accidental.

Para Randall, es el segundo título perdido bajo tales circunstancias. En 1994, a Julio César Chávez se le concedió una decisión técnica para recuperar su título súper-liviano del Concejo Mundial de Boxeo luego que Chávez sufrió un corte profundo en un ojo más tarde en la pelea.

"Este es un caso clásico de un tipo que se cae," comentó Randall, quien está 52-4-1. "Él iba a ser noqueado. Yo estoy cansado de ser robado."

Coggi, quien ahora ha ganado el título tres veces, mejora hasta 70-3-2. Según un doctor que estaba junto al cuadrilátero que atendió a Coggi, las pupilas del boxeador estaban respondiendo a la luz.

En la pelea preliminar, Carlos Murillo, de Panamá, obtuvo una decisión unánime sobre el campeón defensor del título, Hi-Yong Choi, de Corea del Sur, para el cinturón de la categoría Mosca Junior de la AMB, y Nate Miller defendió exitosamente su título del peso Crucero de la AMB, venciendo a Reynaldo Giménez, de Argentina, luego de cuatro rounds.”

El 16 de agosto de dicho año, se realizó una tercer y última pelea de revancha, en este caso, en la “Sociedad Alemana de Gimnasia de Villa Ballester”, en José León Suarez, Buenos Aires. En el segundo round, Coggi cayó a la lona, lo cual sería fundamental para Randall, quien venció por puntos por decisión unánime en doce rounds, recuperando el título mundial.

Precisamente, dicha pelea también generó una gran controversia, ya que, al finalizar, se realizó un análisis antidoping a los boxeadores. Al respecto, Coggi realizó el siguiente comentario para este libro:

“Fue el único caso en el mundo que ninguna autoridad me defendió, ni la “Federación” ni el “Comité Olímpico”. Nadie en el país me defendió de que no se llevaran el análisis afuera. Si el análisis se hace acá, se tiene que quedar acá, y dio positivo y negativo el mismo orin. Se lo lleva Don King a Las Vegas y ahí dio negativo. Meó el médico y dio negativo. Fue el único caso en el mundo. ¡Me pasaron todas a mí!. Pero, bueno, así son los poderes, ¿no?”

Por supuesto, Juan Martín se defendió ante dicha situación. Eso explicaría porque, hacia 1997, Coggi ya no figuraba entre los primeros quince boxeadores de dicha asociación, tal cual lo explicó Juan Martín en una entrevista realizada por el reconocido deportista deportivo especializado en Boxeo, Osvaldo Príncipi, para el diario “La Nación” en 1997. En dicha entrevista, realizada pocos días después que Coggi volviera a entrenar luego del accidente automovilístico sufrido en las cercanías de la localidad bonaerense de Ranchos, el 31 de marzo de 1997, Juan Martín explicó que la “AMB le pasó la factura por haber protestado por la pelea con Randall”, más aún teniendo en

cuenta que el análisis anti doping realizado al boxeador norteamericano dio positivo. A su vez, Coggi le comentó a Príncipi que le iba a pedir a Osvaldo Rivero, su manager, que le buscara “alguna oportunidad”, tal vez en la “OMB” (“Organización Mundial de Boxeo”).

Sin embargo, en dicho artículo, Príncipi cometió dos errores: primero, comentó que dicha pelea de Coggi contra Randall se llevó a cabo el 17 de agosto, cuando la mayoría de los documentos consultados al respecto, incluyendo “Box Rec”, coinciden que la fecha de dicho combate fue el 16 de agosto. El segundo error cometido por Príncipi fue haber comentado: “Desde entonces, no subió a un ring”, en alusión a que Coggi no volvió a pelear luego de dicha contienda, cuando, en realidad, Juan Martín enfrentó a Alberto Zuluaga, el 14 de diciembre de 1996, en los estudios de “Canal 9”, ganando por knock out en el segundo round.

En cuanto a las contiendas contra Randall, Coggi realizó la siguiente reseña:

“En la primera pelea, me gana él a mí. Después, volvemos a pelear y le gano yo a él, y en la tercer pelea me gana él. Fue veintisiete días después del fallecimiento de mi padre.”

A su vez, Coggi solía viajar con su casilla rodante. De hecho, en una entrevista para el presente libro, Juan Martín me contó la siguiente anécdota:

“Una vuelta, estábamos acá (en Brandsen) y decidí salir con la familia en la casilla rodante, y con la familia del mejor amigo de mi primo, a recorrer el Norte. Fuimos a la casa de Diego, cuando él era técnico de “Deportivo Mandiyú”, en Corrientes, y estuvimos en la casa de Sergio Goycochea y en la casa de Diego.”

Un dato: en 1995, el “Deportivo Mandiyú”, de Corrientes, descendió a la “Categoría B”, siendo Diego Armando Maradona aún su director técnico, lo que generó el final del “Deportivo Mandiyú”.

Con respecto al Fútbol, además de comentarme que él es de madera para dicho deporte, Coggi realizó el siguiente comentario:

“Soy fanático de Boca. Mis jugadores favoritos son Diego (Armando Maradona), Hugo Orlando “El Loco” Gatti, soy amigo de él y he comido muchas veces con él. También soy amigo de Oscar “el Cabezón” Ruggeri. Yo antes iba a comer a “El Corralón” y ahí nos juntábamos con Héctor “Bambino” Veira, Alfio “Coco” Basile, “el Loco” Gatti. Te sentaste y te levantaste riéndote con las historias, las anécdotas que cuentan. Ellos quieren que yo cuente anécdotas mías, que son todas de Boxeo, y me dicen “¡Muy aburridas las anécdotas tuyas, nene!” y yo digo “¡Me dediqué a boxear, a pelear!”.

Precisamente, cuando le pregunté a Coggi cómo había conocido a Maradona, Juan Martín respondió realizando un interesante comentario acerca de lo que genera el estrellato y de lo que sucede después:

“Uno es campeón mundial, y si tenés tres títulos mundiales en pelea y uno por ser el mejor del mundo, tenés las puertas abiertas de todos lados. Cuántas veces fui a la Quinta de Olivos cuando (Carlos Saúl) Menem era Presidente. Además, yo tengo un amigo que es nativo de Argentina,

pero está radicado en los Estados Unidos, en Montgomery, y es el enlace entre lo que es la Casa Blanca y el mundo hispano y portugués, y con este amigo tomabamos café en la Embajada con este

señor (el embajador Earl Anthony Wayne) con el que todos los políticos querían estar. O sea que,

si vos te portás bien, si tenés una buena educación, como la que me dieron mis viejos, entrás en

cualquier lado. Ahora, acá en el pueblo (Brandsen) te dicen “¿Quién es ese tipo? ¿Quién sos vos?

” y te ponés a enumerar las cosas que hiciste o con quién estuviste, y ahí te das cuenta.”

Por aquel entonces, Coggi había invertido su dinero en una empresa de camiones, el campo e inmuebles. Sin embargo, Juan Martín admitió, en una entrevista realizada en 2006, que un grupo de amigos a quienes él había empleado en dicha empresa le “hicieron juicios” y que Eduardo Duhalde, gobernador de la provincia de Buenos Aires en esa época, no le pagó la pelea contra Frankie Randall, la cual, según Coggi, fue “armada” por Duhalde, además de “hacerle rebotar cinco cheques en Brandsen.” A su vez, Juan Martín tuvo que enfrentar otros problemas, incluyendo un intento de secuestro a Martín, su hijo. Además, Coggi me comentó que le había

sugerido a Duhalde, durante una reunión en la quinta de San Vicente, perteneciente al político, que realizara la ruta desde Altamirano hasta Brandsen, ya que “se estaba muriendo un pueblo, porque

los jóvenes se están yendo.” Luego, Coggi agregó que, si esa ruta iba a ser realizada, se despedirían

a caballo. Precisamente, Juan Martín y Duhalde se despidieron en una cabalgata, aunque Coggi no estuvo presente cuando inauguraron dicha ruta, ya que estaba entrenando para una pelea.

A su vez, en 1996, se estrenó el premiado documental “Cuando Éramos Reyes” (“When We

Were Kings”), dirigido por Leon Gatz y basado sobre la legendaria pelea entre Cassius Clay (Muhammad Ali) y George Foreman realizada en Zaire (actualmente República Democrática del Congo) el 30 de octubre de 1974. Dicha pelea es también conocida como “The Rumble in The Jungle” (“El Rugido en la Jungla”). Precisamente, cuando le pregunté a Coggi a qué boxeador le hubiera gustado conocer, él me respondió “Mirá, me hubiera gustado charlar dos palabras con Muhammad Ali”.

Luego, Coggi me comentó que conoció a casi todos los boxeadores más relevantes de los últimos tiempos:

“Estuve con Mike Tyson en Las Vegas, estuve con George Foreman, lo conocí a Julio César Chávez, también conocí a Naseem Hamed, a Ken Norton. Después conocí a los otros monstruos como Oscar de la Hoya, teníamos una llegada muy buena con Félix “Tito” Trinidad. O sea, en el Boxeo te encontrás.”

En la mañana del lunes 31 de marzo de 1997, Coggi sufrió un accidente automovilístico en las cercanías de la localidad de Ranchos, Buenos Aires. Según un artículo publicado en “Clarín Digital” al día siguiente, Juan Martín “volcó con su auto, dio varios tumbos y cayó en una zanja.” Debido a dicho accidente, Coggi debió ser internado, permaneciendo en terapia intensiva. Sin embargo, Juan Martín decidió volver a los entrenamientos en el mes de abril de dicho año, a pesar que tenía que permanecer en reposo por cuarenta días por prescripción médica, pero “no podía quedarse quieto”, aunque “estaba cosido por todos lados”, como el mismo Coggi le comentó al periodista Osvaldo Príncipi, en la entrevista antes mencionada realizada para el diario “La Nación”. Además, Juan Martín agregó que, antes del accidente, se había mencionado la posibilidad de una pelea versus el reconocido boxeador (y también cantante) mexicano Oscar de la

Hoya, la cual nunca se concretó. A su vez, en esa entrevista, Coggi le comentó a Osvaldo Príncipi que, durante el reposo que tuvo que realizar debido a dicho accidente, había pensado en dedicarse, curiosamente, al Automovilismo, ya que quería ser piloto en el “Turismo Carretera”.

El 6 de septiembre de 1997, Coggi peleó contra Agustín Gurrola, en el

Física” de Ranchos, Buenos Aires, venciendo por knock out en el cuarto round.

Centro de Educación

El 21 de febrero de 1998, Coggi venció a Santiago Alfonso Ahumada, en Mar del Plata; mientras

que el 21 de marzo de dicho año, ganó por puntos a Silvio Walter Rojas en una pelea desarrollada

en el “Club Acción”,

en Presidencia Roque Sáenz Peña, Chaco. La última pelea de ese año fue el

29 de mayo, contra Dezi Ford, en “Las Vegas Hilton”, en Las Vegas, Estados Unidos, donde volvió

a ganar por puntos.

Por aquel entonces, Coggi entrenaba en el barrio de Constitución, Buenos Aires. De hecho, en una entrevista realizada para el diario deportivo “Olé” publicada el 19 de febrero de 1999, Juan Martín comentó que iba a realizar su última pelea por el título mundial, además de expresar su deseo de retirarse “con el récord de ser el boxeador argentino que más veces peleó por el título mundial.” De hecho, Coggi agregó que Santos “Falucho” Laciar había realizado dieciséis peleas, mientras que Juan Martín iba a realizar diecisiete combates. Curiosamente, en dicha entrevista se mencionó una pelea por el título Welter Junior de la AMB que se llevaría a cabo el 13 de marzo de dicho año contra James Page, la cual no se llevó a cabo.

El 29 de mayo de 1999, Coggi perdió por puntos contra Michele Piccirillo, en Bari, Puglia, Italia.

Según Juan Martín, él sentía que sus golpes ya no tenían el mismo impacto que antes, por lo que

decidió retirarse. Al respecto, Coggi realizó el siguiente comentario:

“Mi última pelea fue en el ’99, el 29 de mayo, con Piccirillo. Yo había tenido un accidente y

me destrocé el pecho, todo, vienen (Osvaldo) “El Negro” Rivero y familia y me retiran del Boxeo.

Un día, estaba mirando la revista de “Carlitos” Irusta de Box, “Ringside”, y estaba cuarto en el ranking mundial y pensé “¿Qué me voy a retirar del Boxeo? ¡Están locos!” Y, bueno, empecé

a entrenar de vuelta, y cuando salió la pelea (contra Piccirillo), hice cuatro peleas más por todos lados, tres en la Argentina y una en Las Vegas, y la cuarta era la Eliminatoria para el título mundial con Piccirillo. Subí al ring con la quimera, con el sueño, de ser cinco veces campeón mundial. Suena la última campanada y dije “¡Soy un jubilado!” Empezó la quimera y terminó con

mi retriro, porque me di cuenta de que estaba viejo, de que no tenía la velocidad que tenía antes,

que cuando la mano llegaba, yo había movido la cabeza una fracción de segundos después, y dije

“¡Hasta acá llegué!”, le di un beso al ring y nunca más subí. Fue la decisión más triste que tomé

en

mi vida, porque ahí se me murió mi mundo.”

Un

dato: Juan Martín “Látigo” Coggi se retiró del Boxeo cuando sólo tenía 37 años.

Otra anécdota: en una entrevista que le realicé a Juan Martín, me comentó que su entrenador, Alberto “Coca” Andrada, le sugirió pelear contra un joven y promisorio boxeador: nada más ni

nada menos que el ya mencionado Sergio “Maravilla” Martínez. A continuación, incluyo un fragmento de la entrevista realizada el 17 de octubre de 2015, en la cual Coggi me comenta al

respecto:

“Veníamos en el avión de vuelta con mi técnico, que era en ese momento (Alberto) “Coca” Andrada, y me dice: “¿Qué vas a hacer?”, le respondo “¡Retirarme!”, me dice: “¿Por qué, si podés seguir peleando? ¡Con tu nivel, en la Argentina no te gana ninguno!”. Le digo: “Yo llegué a pesar 66 kilos”, y me dice “A los 66 kilos el campeón es “Maravilla” Martínez, un pibe de 14 peleas, y dispara, nada más”, dice. Y le dije: “ ‘Coca’, si yo le gano a “Maravilla” Martínez le gano a nadie, y si “Maravilla” Martínez me gana a mí, le gana al triple campeón mundial y al hombre récord. Que el pibe siga su carrera. Si yo le gano, le corto la carrera, y si él me gana, va a ser el triunfo para él, le gana a una leyenda, a un nombre, entonces, no.”

Por cierto, Sergio “Maravilla” Martínez es actualmente uno de los boxeadores más carismáticos, reconocidos y controvertidos.

En cuanto a las peleas que marcaron su historia, Coggi realizó una interesante reseña en una entrevista realizada para este libro:

“La primera pelea importante fue con (Roberto) “El Gato” Benavent, que le gano la final para el “Preselectivo” de Estados Unidos cuando era amateur en el año ’80; la final con el “yanqui” que pelié por el título del mundo amateur que era la Medalla de Oro y gané la medalla de Plata;

la pelea de Hugo “Pajarito” Hernández; la pelea que me lleva al tercer puesto, la de Ramón

Collado en el “Luna Park”. Después fueron todas importantes, porque a partir de ahí no peleas con “paquetes”, de ahí para arriba no elegís si pega fuerte, si no pega fuerte, si boxea bien, si no boxea bien. Después fueron todas importantes. Fueron diecisiete peleas mundialistas, tres títulos y

catorce defensas.”

En cuanto al retiro, Coggi me comentó en la primera entrevista para el presente trabajo de investigación que los boxeadores son como los presos, quienes luego de haber estado encarcelados durante varios años, son liberados, lo cual provoca un gran desconcierto por parte de los ex presidiarios, quienes no han podido ver más allá de su encierro entre cuatro paredes y la reja, por lo tanto , se preguntan “¿qué hago ahora?.” Algo similar le sucede a los boxeadores cuando se retiran, ya que ellos también se formulan, en cierto modo, la misma pregunta: “¿qué será de mi vida a partir de ahora?”, por eso, los pugilistas prefieren morir en el ring, porque saben que la vida después del retiro no será fácil.

A su vez, en 1999, se estrenó la película “Comisario Ferro”, producida por el premiado cineasta

argentino Adrián Caetano, dirigida por Juan Rad y protagonizada por Carlos Iglesias y Patricia Echegoyen, acerca de la corrupción en la Policía. En una de las entrevistas realizadas para este

libro, Coggi me comentó al respecto:

“Mi personaje era un policía de la Interna, porque había mucha corrupción, y mi perfil daba para hacer de milico forro, ¿viste?”, me pusieron de milico forro y me dijeron que estuvo muy bien. Tuvo mucha salida en España, porque acá (en la Argentina) todavía se estaba restaurando el país y había todavía muchos milicos con poder de mai, con coimas y esas cosas. Acá se prohibió, en España no, ahí tuvo buena aceptación. ”

Precisamente, en un artículo titulado “Una Película Oscura Como el Presente”, escrito por el reconocido crítico argentino de cine Aníbal M. Vinelli, para el diario “Clarín”, publicado el 27 de

febrero de 1999, se comenta que “hay secundarios variados que juegan como pueden”, entre los que se destaca “el ex campeón mundial Juan Martín Látigo Coggi (sic), quien, aparentemente doblado, dice sus breves líneas con cierta convicción y es de lo más sobrio del conjunto.” Sin embargo, “Comisario Ferro” no tuvo una gran repercusión en la Argentina, y además, las críticas por parte de la prensa han sido bastante negativas, no sólo por la forma en la cual el tema fue abordado, sino por cierto amateurismo con el cual la película fue realizada.

cierto amateurismo con el cual la película fue realizada. Artículo “ El Futuro del Campeón ”,

Artículo “El Futuro del Campeón”, publicado en la revista “El Gráfico” el 27 de marzo de 1990. En la foto aparecen Juan Martín “Látigo” Coggi y Yesica, su hija. Fuente: Revista “El Gráfico”.

Arriba: Juan Martín “ Látigo ” Coggi y su familia en “ Kongfrontation” , “
Arriba: Juan Martín “ Látigo ” Coggi y su familia en “ Kongfrontation” , “

Arriba: Juan Martín “Látigo” Coggi y su familia en “Kongfrontation”, “Universal Studios”, Florida, Estados Unidos. Debajo: Portada del booklet de “Kongfrontation”. Gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi, Sergio Goycochea y Diego Armando Maradona en Corrientes, en

Juan Martín “Látigo” Coggi, Sergio Goycochea y Diego Armando Maradona en Corrientes, en 1994. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Corrientes, en 1994. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ” Coggi en

Juan Martín “Látigo” Coggi en Catamarca. Foto: Juan Martín Coggi.

Látigo ” Coggi en Catamarca. Foto: Juan Martín Coggi. Afiche promocional del film “ Comisario Ferro

Afiche promocional del film “Comisario Ferro”, año

1999. Fuente: “Cinema Group”.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi en un viaje de avión. Foto gentileza de Juan

Juan Martín “Látigo” Coggi en un viaje de avión. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

en un viaje de avión. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi y el ex presidente de la Nación Argentina Carlos Saul Menem. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Arriba: Juan Martín “ Látigo ” Coggi acompañado por Martín (su hijo), Alicia (su mujer)
Arriba: Juan Martín “ Látigo ” Coggi acompañado por Martín (su hijo), Alicia (su mujer)

Arriba: Juan Martín “Látigo” Coggi acompañado por Martín (su hijo), Alicia (su mujer) y un grupo de seguidores. Debajo: Juan Martín “Látigo” Coggi durante una pelea. Gentileza de Juan Martín Coggi.

CAPÍTULO 4: ETAPA RECIENTE

En el año 2000, Coggi recibió por segunda vez el “Diploma al Mérito” en la categoría “Boxeo” por parte de la “Fundación Konex”.

El 10 de febrero de 2002, Coggi fue co-piloto de Nelson Guidi para la marca “Ford” durante la etapa de apertura de la categoría “Turismo Carretera” en la ciudad de Mar de Ajó, Buenos Aires. Por cierto, Coggi aceptó la propuesta de ser co-piloto de Guidi debido a su pasión por el Automovilismo y para sentir la adrenalina al máximo, como cuando era pugilista en actividad. De hecho, en una entrevista al diario “Clarín”, Coggi admitió que le sugirió gritando a Guidi que acelerara para poder “sentir la adrenalina”, ya que tanto en el Boxeo como en el Automovilismo, la vida está “al filo, al límite de todo,” aunque la diferencia es que en el Boxeo es uno contra el oponente, mientras que en el Automovilismo es uno y el auto (o “la máquina”).

En la ya mencionada entrevista realizada el 17 de octubre de 2015, Coggi me comentó al respecto de su pasión por dicho deporte, el cual proviene de familia:

“Siempre me gustó el Automovilismo, siempre papá corría en Fighiera, mi pueblo natal y de él, con “cafetera”, es decir, con la “Chevrolet” que él tenía, le ponían el número y tenía el “1” el viejo, y corría en las calles de tierra con los “Chevrolet 28”, con los “32”, con todas “cafeteras”, con vehículos que eran de uso diario.”

Además, Juan Martín afirmó que él debutó en “Turismo Carretera”, precisamente, como co-piloto de Nelson Guidi en Mar de Ajó, tal cual fue mencionado anteriormente. De hecho, Coggi me comentó que él tenía tarjeta verde para estacionar su casilla rodante en los “boxes”, lo que le permitió, a su vez, entablar una gran amistad con automovilistas reconocidos como José María “El Flaco” Traverso y Eduardo “Lalo” Ramos, ya que Coggi iba a todas las carreras. Un día, lo invitaron a ser co-piloto de Nelson Guidi, y aceptó. Incluso, Juan Martín corrió con “cafeteras” en la ciudad de Brandsen. A su vez, Coggi me contó una serie de anécdotas relacionadas con el Automovilismo:

“Cuando tuve el accidente que estuve parado, no, lo hice cuando perdí el título en el ’90, me senté en el auto y me divertí. O sea, yo soy fanático del Automovilismo, no me gusta tanto el Fútbol porque soy de madera, pero el Automovilismo en si me encanta, iba a todas las carreras, tenía una casilla rodante y era muy amigo de (Eduardo) “Lalo” Ramos, de (Oscar) “Pincho” Castellano, comía con (Juan María) “El Flaco” Traverso, con todos, iba muy seguido al “ACTC” (“Asociación de Corredores de Turismo Carretera”) cuando era Juan Carlos Deambrosi era el presidente, y ya dejé de ir porque empecé como técnico y los sábados salgo a pelear con los chicos. Antes, cuando yo era boxeador, salía con la casilla y los amigos a las carreras, a Tandil, Balcarce, Mar del Plata, La Plata, Olavarría, Santa Fe, donde sea, íbamos a todos lados, si la casilla rodante es una casa con ruedas.”

“Yo iba a traer a Brandsen el circuito que está en La Plata y no fui escuchado por los dirigentes de ese momento de la ciudad. Tengo los planos del circuito. Cuando se matan (Roberto) Mouras y después (Osvaldo) “El Pato” Morresi en la (Ruta) 36, se decide sacar el “Turismo Carretera” de las rutas y hacer un circuito. Entonces (Fernando) “El Pato” Galmarini, que es amigo mío, me dijo que necesitaba un circuito, y le dije: “¡Lo hacemos en Brandsen!”, pero no tuve el apoyo

político y perdimos el autódromo “Mouras”. Muchas otras cosas traje a Brandsen, y nunca me dieron “bola”. Un día, me cansé y dije “¡Qué se vaya todo al carajo!”

Precisamente, Roberto “El Toro” Mouras falleció en una carrera realizada en la ciudad bonaerense de Lobos, el 22 de noviembre de 1992, mientras que Osvaldo “El Pato” Morresi murió el 27 de marzo de 1994 en una carrera que se llevó a cabo en el circuito semipermanente de La Plata, resultando ganador “post mortem” de dicho evento deportivo. En cuanto a Fernando “Pato” Galmarini, fue Secretario de Deportes y Diputado durante la presidencia de Carlos Saúl Menem. Además, Galmarini es el padre de Malena Galmarini Durrieu de Massa, precisamente, la esposa del político Sergio Massa.

En 2005, Coggi actuó en el primer capítulo de la telenovela “Amor en Custodia”, producida por Enrique “Quique” Estevanez, protagonizada por Osvaldo Laport y Soledad Silveyra y emitida por “Telefé”. En dicho capítulo, Coggi personificó a un boxeador que sospechaba que su mujer (Alejandra Pradón) lo engañaba, lo cual fue comprobado por el mismo boxeador. Precisamente, Juan Martín me contó una anécdota muy divertida al respecto:

“Con Alejandra Pradón hicimos “Custodio de Nuestro Amor” ahí, en Palermo, y al otro día yo viajaba a Rosario. Salí de Brandsen, fui ahí, y después me fui a Rosario o Salta, no me acuerdo, hecho pedazos. Tuvieron que repetir varias veces porque la Pradón me tenía miedo. Yo la seguía porque sospechaba que me engañaba, entonces yo la seguía, y sí, la encontraba con un político en Palermo, ahí, y yo la encaraba. Ella tenía que pararse y yo la encaraba, pero ella retrocedía. El director decía “¡Corten!” y le decíamos a la Pradón “¡Pará, no te vayas!” y ella decía “¿No viste la cara de loco que tiene?” Y, bueno, después se hizo esa escena dos o tres veces. Como experiencia, estuvo bueno.”

Una aclaración: el verdadero nombre de la telenovela es “Amor en Custodia”. Sin embargo,

durante la entrevista, Coggi se refirió a dicho programa televisivo como “Custodio de Tu Amor

y “Custodio de Nuestro Amor”.

En 2007, Coggi enseñó Boxeo en el “Quilmes Dojo” del “Club Alsina” de la ciudad de Quilmes, Buenos Aires.

En 2009, se publicó el libro “The Regulation of Boxing: A History and Comparative Analysis of Policies Among American States” (“La Regulación del Boxeo: Una Historia y Un Análisis Completo de las Políticas Entre los Estados Americanos”), por Robert G. Rodriguez y un prefacio por George Kimball. En dicho libro, se incluye un párrafo en el cual se menciona a Coggi. A continuación, incluyo dicho fragmento en su versión original en Inglés y la traducción que he realizado para el presente trabajo de investigación:

“Despite the quantity of boxing activity in Argentina, one of the country´s most prominent world champions, Juan Martín “El Látigo” Coggi, whose son is currently a rising prospect, laments the level of Argentine boxing. In an interview published in 2005, Coggi says, “The level of current boxers is far from that of Carlos Monzon or Nicolino Locche or others from the 1970s or 1980s.” Coggi also criticizes the FAB saying, “The FAB has centralized everything. That’s why local gyms have been disappearing. That makes things complicated, because in the past there were hundreds of gyms in the Capital Federal, and now there’s only three or four. The FAB is doing a lot

of things wrong. It is not putting together the types of fights that it should, nor are the matchups

even.” He also blames the media for boxing’s demise: “The press doesn’t report on this sport like they did before (…)””

“A pesar de la cantidad de la actividad boxística en Argentina, uno de los campeones más prominentes del país, Juan Martín “El Látigo” Coggi, cuyo hijo es actualmente una expectativa prometedora, lamenta el nivel del boxeo argentino. En una entrevista publicada en 2005, Coggi dice, “El nivel de boxeadores actuales está lejos del nivel de Carlos Monzón o Nicolino Locche u otros de los ‘70 u ‘80.” Coggi también critica a la “FAB” (“Federación Argentina de Boxeo”) diciendo, “La FAB ha centralizado todo. Es por eso que los gimnasios locales han estado desapareciendo. Eso complica las cosas, porque, en el pasado, había cientos de gimnasios en la Capital Federal, y ahora hay sólo tres o cuatro. La “FAB” está haciendo muchas cosas mal. No está juntando los tipos de peleas que debería, ni son las contiendas ecuánimes.” Él también culpa a los medios de comunicación por la defunción del Boxeo: “La prensa no reporta sobre este deporte como lo hacía antes ( )””

En 2011, “Fox Sports” emitió el programa “Coggi Vs. Coggi”, un “docu-reality” sobre el cual Juan Martín realizó el siguiente comentario para este libro:

“Surgió la idea por padre e hijo. Martín fue un niño mimado de todo, porque llegó al ring cuando tenía seis días de vida. Siempre el patio de juego de Martín fue el “Luna Park”, cuando yo concentraba en el “Hotel Roma” y después cuando estaba en el “Cosmos”, siempre estaba él conmigo, y, bueno, quisieron hacer una historia que la arranca Edgardo Nieva, quien hizo la película sobre el “Mono” Gatica, y con el cual somos muy amigos. Un día, surgió la idea de ahí, se la roban, y, bueno, nos dicen y aceptamos.”

Precisamente, Coggi se refiere a la película “Gatica, El Mono”, basada en la biografía del recordado boxeador José María “El Mono” Gatica, protagonizada por el ya mencionado actor Edgardo Nieva, dirigida por el recordado cantautor y cineasta argentino Fuad Jorge Jury, más conocido como Leonardo Favio, y estrenada en 1993. De hecho, Coggi fue el entrenador de Nieva para dicha película.

A su vez, en dicho año, Coggi fue objeto de burla por parte de programas televisivos, como

Duro de Domar”, emitido por el ya mencionado “Canal 9”. Por aquel entonces, una movilera del

noticiero matutino de dicho canal había entrevistado a Coggi cuando él subía a un colectivo en la ciudad de Constitución, Buenos Aires, y la periodista Karen Cohen decía “¡Es Coggi!”, mientras

le sugería a la movilera, llamada Viviana, que le preguntara si su entrevistado era el ex boxeador o

no. Sin embargo, la movilera hacía caso omiso a lo que le decía Cohen, obviamente ignorando quién era Coggi. Por cierto, el 14 de abril de dicho año, “Duro de Domar” incluyó a Coggi junto con los actores Juan Ignacio Machado y Nancy Anka (esta actriz fue reconocida por ser una de las hijas de Arturo Puig en el recordado programa televisivo “Grande, Pa”) , entre otros, en el “Ranking de la Fama Fugaz”.

El 1 de agosto de 2013, Coggi y la representante de la agrupación “Kolina” con sede en Brandsen,

Sandra Gallardo, inauguraron un gimnasio boxístico en la calle Ferrari 117 de dicha ciudad bonaerense, como parte del programa “Dale Me Gusta al Deporte”. A su vez, Coggi contó con la

colaboración del ex boxeador y actual entrenador brandseño Oscar “Cañete” López. Sin embargo, dicho gimnasio boxístico fue cerrado.

En 2013, Coggi actuó en un capítulo de la serie televisiva “Sos Mi Hombre”, producida por Adrián Suar, protagonizada por Luciano Castro y María Celeste Cid, y emitida por “Canal Trece”. Precisamente, la temática de “Sos Mi Hombre” era el Boxeo. En dicho capítulo, Coggi peleó contra Guido Guevara, el mismo personaje que Osvaldo Laport había personificado en la serie televisiva “Campeones de la Vida”, la cual también fue producida por Adrián Suar y emitida entre 1999 y 2001 también por “Canal Trece”. Precisamente, en una entrevista realizada para el presente libro, Coggi realizó el siguiente comentario:

“Con Luciano Castro hay una historia que tiene él conmigo. Él era fanático mío, él iba a verme

a entrenar cuando yo entrenaba en Mar del Plata con el viejo (Ubaldo) Sacco, yo no sabía. Yo

iba a correr todas las mañanas, a entrenar a “CAMED”, y él sabía el auto que yo tenía y sabía la camioneta que yo tenía. Yo tenía dos camionetas: una “Toyota” y una “Gladiator” blanca que me la habían hecho media especial, tenía un rejunte de cosas, parecía “Frankestein”, era una bestia eso, ¿viste cuando hacés un injerto? Era una “IKA Dodge” y él sabía, también tenía la “Coupé” blanca. Él sabía a qué hora yo pasaba y él venía con un “Gráfico” (la edición publi- cada el 27 de marzo de 1990). Cuando yo vuelvo, vengo, peleo, todo; después, él compró “El Gráfico” y salía siempre, pero nunca se animaba a pedirme el autógrafo, era chico, y cuan- do se enteró que yo iba a filmar con ellos, le pidió a la madre en Mar del Plata que le mande “El Gráfico” y lo tenía. La madre le manda “El Gráfico” y yo se lo firmo cuando filmamos. Es lindo, porque te llevás muchas sorpresas con cosas que vos ni te imaginás.”

Con respecto a las sorpresas que te da la vida, parafraseando al tema “Pedro Navaja”, del reconocido y premiado abogado, cantautor y actor panameño Rubén Blades, Coggi me contó otra anécdota:

“Un paisano en Corrientes me dijo un día

alumbrados a candil estábamos!”

teníamos batería,

la pelea!”

“¡Las veces que mi familia se quedó sin luz por vos,

“No,

¡no vaya a ser que no tengamos luz para ver

Le dije

“¿Y yo que tenía que ver?”

y me respondió

toda la semana la luz cortada,

Además, en 2013, Coggi se desempeñó como entrenador en el gimnasio “Q21 Sport Fitness”, en la ciudad de Quilmes, Buenos Aires.

En 2014, Coggi fue declarado “Pasajero Ilustre” por el “Sindicato Unión Conductores de Taxímetros La Plata”. Dicho reconocimiento es otorgado por dicho gremio de la ciudad de La Plata, Buenos Aires, a deportistas y artistas destacados.

El 10 de diciembre de dicho año, al día siguiente de mi primer entrevista con Coggi para este libro, el ex boxeador recibió una Medalla de Oro por parte del “Congreso Nacional”, otorgada a los deportistas destacados. Precisamente, Coggi compitió con el tenista cordobés David Nalbandián. A su vez, en 2008, aproximadamente, Juan Martín había recibido la Medalla de Plata, ya que la medalla dorada fue otorgada al galardonado y legendario ex golfista Roberto de Vicenzo. Al respecto, Coggi me comentó: “Ese premio es muy lindo, porque lo hacen todos los deportistas y el Congreso. Después, los Congresistas van evaluando a quién le dan la medalla.”

En agosto de 2015, se realizó en el “Club Sportivo Barracas”, Buenos Aires, una jornada boxística donde se entregó la Copa “Juan Martín Látigo’ Coggi”. Dicho trofeo fue ganado por Guido Pitto, quien venció por puntos a Luis Moreno. Precisamente, Coggi y el presidente de dicho club, Víctor Santa María, entregaron la copa al vencedor.

Durante una entrevista realizada para este libro en 2015, Coggi me comentó que el actor Edgardo Nieva, quien ya ha sido mencionado anteriormente, le había sugerido a Juan Martín actuar en una película basada en la biografía del caudillo Juan Manuel de Rosas. Sin embargo, Coggi no estaba seguro si aceptaría actuar en dicho film, dirigido por Eduardo Pinto. Precisamente, Nieva, quien personificaría a Juan Manuel de Rosas, ha mencionado a dicho proyecto en varias entrevistas realizadas para medios como “Clarín”, “Inforegión” y “Radiográfica”, de Buenos Aires, y “La Gaceta Digital”, de San Luis, desde 2011. Precisamente, en una entrevista realizada para el diario “Clarín”, publicada el 15 de junio de ese año, Nieva comentó: “Pienso mucho en Rosas”, en alusión al proyecto de un guión para una película sobre Juan Manuel de Rosas. Entre tantos comentarios sobre el caudillo, Manuel Antín y el Cine, Nieva mencionó, de manera sorpresiva y brevemente, a Juan Martín: “(…) Voy a la chacra de mi amigo Coggi, el que fue campeón del mundo, en Brandsen, y salimos a cabalgar (…).”

En diciembre de 2015, Coggi participó de la “Fiesta del Deporte” que se desarrolló en la “Unión Cultural y Deportiva Eldorado”, en la provincia de Misiones. En dicho evento, se premió al “Deportista del Año”, a la “Revelación del Año”, a la “Mención Especial Más Destacada” y al “Deportista Local del Año”.

En una entrevista para este libro, le pregunté a Coggi si él había sido reconocido en la ciudad de Brandsen. Al respecto, el ex boxeador me respondió, primero con tono nostálgico y luego con tono irónico:

“Cuando salí campeón mundial, en 1987, me hicieron una cena los amigos, fue hermoso, había como 5.000 personas, habían invitado a todo el equipo. Cuando me despedí del Boxeo, en 1999, también, pero eran personas que se juntaban, no las autoridades. Y el homenaje que me hace este intendente (Gastón Arnoldo Arias, intendente de Brandsen desde 2012 hasta 2015), que me hace bajar del escenario cuando iba a actuar ahí en “La Tranquera” (en la localidad de Jeppener, Buenos Aires) y le dijo al organizador que, si yo subía al escenario, le sacaba la iluminación, le sacaba todo, y este chico, el organizador, renunció.”

Al consultarle a Coggi acerca de sus películas sobre Boxeo favoritas, él mencionó, además de “Toro Salvaje” y todos los films de la saga de Rocky Balboa, una película reciente sobre Boxeo cibernético. Teniendo en cuenta la trama de dicho film (un futuro en el cual los boxeadores son reemplazados por robots y la relación entre padre e hijos robo-boxeadores), es probable que se trate de “Real Steel” (“Acero Real”), una película que se estrenó en Hispanoamérica como “Gigantes de Acero”, dirigida por Shawn Levy, protagonizada por Hugh Jackman y estrenada en 2011.

Últimamente,

Lucas Mathisse.

Coggi ha sido entrenador de su hijo,

Martín Antonio

El Principito” Coggi, y de

Por cierto, Juan Martín “Látigo” Coggi continúa recibiendo el cariño y respeto tanto de la gente como de sus colegas. Además, como él mismo reconoce, todo lo que ha logrado se lo debe a la gente, al pueblo, y por supuesto, a la ciudad de Brandsen. De hecho, en una entrevista realizada para este libro, Coggi me comentó que llevó el nombre de dicha ciudad con él por todo el mundo desde que obtuvo la Medalla de Plata como boxeador amateur en los Estados Unidos en 1980.

En cuanto a sus proyectos, Coggi me comentó:

“Mirá, yo pensaba retirarme a los 50 años de todo e irme a una isla, si fuera posible, irme a Fighiera, mi pueblo.

Ahora, es sacar campeón a Lucas Mathisse, que es lo que me interesa, después, sale campeón Lucas y salgo campeón yo.

Proyecto es que Martín tenga una buena actuación en el Periodimo, que Yesica triunfe en Diseño y Confección que es lo que estudió. Mi proyecto es de ellos, lo mío ya está todo hecho.

No se, sentarme a esperar que baje un chancho a la laguna para cazarlo, ¿viste?”

El sábado 9 de mayo de 2016, se realizó una velada boxística en el mencionado “Club Social” de la ciudad de Brandsen. Precisamente, cuatrocientas personas presenciaron dicho evento, el cual fue auspiciado por el intendente municipal, Oscar Daniel Cappelletti, la “Secretaría de Desarrollo Social y Acción Comunitaria” y el “Club Social” de esa ciudad, siendo promotora Yesica Coggi, hija del ex boxeador y tricampeón mundial, quien fue homenajeado junto con su hijo Martín Antonio “El Principito” Coggi, y los ya mencionados Ricardo “Gorosito” Baumstarh y Juan Carlos Sosa, entre otros. Dichos reconocimientos fueron entregados por el intendente municipal y los secretarios Juan Cruz Salgueiro y Antonio Marra. A su vez, se proyectaron dos videos con reseñas de las carreras boxísticas de Juan Martín “Látigo” Coggi y de su hijo, respectivamente. Luego, Martín Antonio Coggi realizó una exhibición como manera de promocionar la pelea en Francia versus el boxeador local Christopher Sebire por el título de la categoría “Super Ligero” de la “Federación Mundial de Boxeo” que se desarrollaría el 11 de junio. En dicha velada boxística, también peleó María Sol Baumstarh (la cual, además de ser discipula de su padre y de Coggi, es becada por la “Dirección de Deportes”), quien venció por puntos a Yésica Acosta.

Finalmente, incluyo una frase que Juan Martín “Látigo” Coggi me dijo en la primera entrevista que le realicé, el 9 de diciembre de 2014: “El Boxeo Nos Regala la Gran Venganza de la Vida”.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi saltando en el ring del “ Super Domo ”

Juan Martín “Látigo” Coggi saltando en el ring del “Super Domo” en Mar del Plata, luego de vencer a Morris East el 12 de enero de 1993. Fuente: Revista “El Gráfico”, edición 3824, publicada el 19 de enero de 1993. Gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi junto a sus hijos, Yesica y Martín. Foto gentileza

Juan Martín “Látigo” Coggi junto a sus hijos, Yesica y Martín. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Yesica y Martín. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “ Látigo ” Coggi y

Juan Martín “Látigo” Coggi y Argentino Luna, en Japón, en 1993. Gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi, Carlos Monzón, Santos Zacarías y Osvaldo Rivero en la

Juan Martín “Látigo” Coggi, Carlos Monzón, Santos Zacarías y Osvaldo Rivero en la Cárcel de Batán, Buenos Aires. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Batán, Buenos Aires. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Foto promocional del docu-reality “ Coggi Vs

Foto promocional del docu-reality “Coggi Vs. Coggi” emitido por “Fox Sports” en 2011. Fuente: sitio oficial de “Fox Sports”.

Ramón Bautista “ Palito ” Ortega, Osvaldo Rivero, Juan Martín “ Látigo ” Coggi y
Ramón Bautista “ Palito ” Ortega, Osvaldo Rivero, Juan Martín “ Látigo ” Coggi y

Ramón Bautista “Palito” Ortega, Osvaldo Rivero, Juan Martín “Látigo” Coggi y Emanuel Ortega en la presentación del álbum “Conociéndonos”, por Emanuel Ortega, hijo de “Palito” Ortega y Evangelina Salazar, en 1993. Fotos gentileza de Juan Martín Coggi.

Portada de la revista “ El Gráfico ” publicada el 27 de marzo de 1990,

Portada de la revista “El Gráfico” publicada el 27 de marzo de 1990, dedicada y autografiada por Juan Martín “Látigo” Coggi. Fuente: Revista “El Gráfico”.

Fotos y síntesis de la pelea de Coggi versus José Luis Ramírez realizada el 24

Fotos y síntesis de la pelea de Coggi versus José Luis Ramírez realizada el 24 de marzo de 1990. Fuente Consultada: Revista “El Gráfico”, 27 de marzo de 1990.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi entrenando en Niza, Francia, para la pelea contra Loreto

Juan Martín “Látigo” Coggi entrenando en Niza, Francia, para la pelea contra Loreto Garza, en 1990. Foto: Juan Martín Coggi.

contra Loreto Garza, en 1990. Foto: Juan Martín Coggi. ´ Martín, Yésica y Alicia Coggi junto

´

Martín, Yésica y Alicia Coggi junto a un grupo de actores caracterizados como personajes del “Mago de Oz”, en el “Casino de Las Vegas” en 1994. Gentileza de Juan Martín Coggi.

Juan Martín “ Látigo ” Coggi versus José Barboza, en Lanús, Buenos Aires, el 13

Juan Martín “Látigo” Coggi versus José Barboza, en Lanús, Buenos Aires, el 13 de agosto de 1993. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

13 de agosto de 1993. Foto gentileza de Juan Martín Coggi. Juan Martín “Látigo” Coggi en

Juan Martín “Látigo” Coggi en la quinta de Adolfo Rodríguez Saa en San Luis. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Portada de la edición 3980 de la revista “ El Gráfico ”, publicada el 16

Portada de la edición 3980 de la revista “El Gráfico”, publicada el 16 de enero de 1996.

“ El Gráfico ”, publicada el 16 de enero de 1996. Juan Martín “Látigo” Coggi y

Juan Martín “Látigo” Coggi y Domingo, su padre. Foto gentileza de Juan Martín Coggi.

Artículo publicado en la revista norteamericana “ Jet ” el 2 de septiembre de 1996

Artículo publicado en la revista norteamericana “Jet” el 2 de septiembre de 1996 sobre la tercera pelea de Juan Martín “Látigo” Coggi versus Frankie Randall. Fuente: “Google Books”.

Fotos incluidas en un poster perteneciente a la revista “ Goles ”, del año 1993.

Fotos incluidas en un poster perteneciente a la revista “Goles”, del año 1993. Gentileza de Juan Martín “Látigo” Coggi.

Guantes de Juan Martín “ Látigo ” Coggi en su museo personal. Foto: Pablo Martín

Guantes de Juan Martín “Látigo” Coggi en su museo personal. Foto: Pablo Martín Agüero, gentileza de Juan Martín Coggi.

Pablo Martín Agüero, gentileza de Juan Martín Coggi. Cuadros pertenecientes al museo personal de Juan Martín

Cuadros pertenecientes al museo personal de Juan Martín “Látigo” Coggi. Foto: Pablo Martín Agüero, gentileza de Juan Martín Coggi.

UN RECUERDO DE TAMARA CASTRO

Como comenté anteriormente, la ciudad bonaerense de Brandsen cuenta con dos personalidades destacadas: Juan Martín “Látigo” Coggi, y la recordada cantante folklórica María Tamara Castro, acerca de la cual tuve el orgullo de escribir un libro sobre su biografia que fue publicado en 2015.

Precisamente, durante la entrevista que le realicé a Coggi el 17 de octubre de 2015, él recordó a Tamara Castro de la siguiente manera:

“Con Tamara fuimos juntos a la escuela, o sea, ella era más chica que yo, iba a otros grados. Yo era muy amigo del “Brujo” (en alusión a Félix “Pocho” Castro, padre del corazón de Tamara, quien, además de ser trabajador ferroviario, era curandero, de ahí el apodo de “Brujo”) y de la mamá (Nélida “Yoly” Baliño). Yo iba a correr a veces a la plaza, y a la pasada me quedaba tomando mate con el “Brujo” en la casa de ella (Tamara), que era una nena. Después, tuvimos un negocio, porque yo le alquilé por muchos años un departamento que tenía en el centro.

Aparte, hubo una gran amistad, teníamos buen trato con “la Negra” (apodo con el cual Tamara es recordada con cariño). Me acuerdo que una vez yo había ido al Chaco, y ella había actuado la semana anterior, así que no pudimos vernos.”

Con respecto al fallecimiento de la cantante, acaecido en Humberto Primo, Santa Fe, el 8 de diciembre de 2006, Coggi me comentó:

“Creo que fue un domingo, y me dio mucha pena, mucha tristeza, es como cuando perdés a un amigo. Nunca voy a los velorios de los amigos, después de la muerte de mi padre no voy a los velorios de los amigos, porque quiero recordarlos como eran, porque si vos vas, te queda la última imagen del cajón.

Cuando son grandes, cuando ya se nos agota el tiempo que nos dieron, sí voy, pero cuando mueren por accidente, cuando mueren jóvenes, o por alguna enfermedad, no voy. No quiero recordar a un amigo dentro de un cajón de madera.”

FUENTES CONSULTADAS

Entrevistas con Juan Martín “Látigo” Coggi, Brandsen, Buenos Aires, lunes 8 de diciembre de 2014, sábado 17 de enero, lunes 10 de agosto, sábado 5 de septiembre y 17 de octubre de 2015.

Sitio de Internet “BoxRec Boxing Records” (www.boxrec.com).

Artículo “El Boxeo y los ’80 Van de la ‘Mano’”, por Eluney González, “Periodismo Deportivo”,

2014.

Artículo “Nace Juan Martín “Látigo” Coggi”, por Roberto Santoro, “Tea & Deportea”, 2014.

Artículo “En el Nombre del Padre y del Hijo”, por Gabriel Beceyro, “Diario Publicable”, miércoles 17 de abril de 2013.

Artículo “Osvaldo Laport: La Pelea del Final”, por Agustina Binotti, “Clarín”, 24 de enero de

2013.

Artículo “Se Viene ‘Coggi Vs. Coggi’, Un Nuevo Docu-Reality”, “Fox Sports.com”, 27 de octubre de 2011.

Artículo “Entrevista a Osvaldo “El Negro” Rivero, el Señor del Boxeo”, por Natalia Rivero, “Con los Guantes Bien Puestos”, 2014.

Artículo “Juan Martín Coggi” en el sitio de Internet oficial de la “Fundación Konex” (www.fundacionkonex.com.ar).

Lista de ganadores de los “Premios Olimpia” en el sitio de Internet oficial de la “Escuela Superior de Periodismo Deportivo “José R. López Pájaro” del Círculo de Periodistas Deportivos” (www.escuelacirculo.edu.ar).

Artículo “Duros Golpes Entre Maravilla Martínez y Látigo Coggi”, “Diario Popular”, 3 de mayo de 2013.

“Nuestros Actores” (www.nuestrosactores.com).

Artículo “Somos Campeones Otra Vez”, “ESPN Deportes”, versión on-line, 18 de noviembre de 2008 (www.espndeportes.com).

Artículo “Coggi y Vázquez Darán Boxeo Gratis en Brandsen”, “La Estación Noticias”, 11 de marzo de 2013.

Artículo “Elogios de ‘Cañete’ López y ‘Látigo’ Coggi a Jurados Bolivarenses”, “Diario La Mañana”, 30 de septiembre de 2011.

Artículo “Una Medalla Para un Hombre de Oro”, semanario “A Viva Voz”, Brandsen, Buenos Aires, sábado 13 de diciembre de 2014.

“Internet Movie Data Base” (IMDB) (www.imdb.com).

“Frases Célebres de Bruce Lee” (www.bruceleeweb.com).

Poster de la revista “Goles”, año 1993 (Gentileza: Juan Martín “Látigo” Coggi).

Artículo “Coggi, El Único Tricampeón”, autores: Sergio Charpentier y Damián Castro, “Diario Publicable”, 13 de enero de 2014.

Artículo “25 Años Después”, autor: Ron Borges, “ESPN.com”, 13 de noviembre de 2013.

Artículo “El 13 de Noviembre de 1982 Cambió el Boxeo”, autor: Gabriel Cordero, “Sólo Boxeo”, 13 de noviembre de 2012.

Artículo “Deportistas en Otra Cancha”, autor: Federico Cornali, “Cronista”, 31 de mayo de

2012.

Artículo “Coggi: Dispuesto a Jugarse la Última Copa”, autor: Leandro Murciego, “La Nación”,

27 de diciembre de 1998.

Artículo “La Otra Mirada: Juan Martín ‘Látigo’ Coggi, Ex Boxeador – Acelerador a Fondo”, autor: Luciano Peralta, “Clarín”, sábado 16 de febrero de 2002.

Artículo “1988: The Year in Sports” (“1988: El Año en Deportes”), “The New York Times”, publicado el 26 de diciembre de 1988. (www.nytimes.com).

Cable de Noticias “Juan Martin Coggi of Argentina Retained His World Boxing…”

Martín Coggi, de Argentina, Retuvo su Título de Boxeo Mundial…”), “The New York Times”,

30 de abril de 1989.

(“Juan

Artículo “Juan Martín Coggi, Three-Time World Champion, Retired from Boxing with A Wounded Soul” (“Juan Martín Coggi, Tres Veces Campeón Mundial, Se Retiró del Boxeo con Un Alma Herida”), por Jeremy Lee, “Latino Boxing”, 2014.

Artículo “Argentine Boxing Coach Dies” (“Entrenador Argentino de Boxeo Fallece”), por Xinhua, “People´s Daily Online”, 25 de agosto de 2007.

Artículo “Argentinean Fighters of Note: Monzon, Galindez, Locche, Coggi & Castro” (“Luchadores Argentinos Notables: Monzón, Galindez, Locche, Coggi y Castro”), por Ted Sares, “The Bull`s Blog”, 23 de mayo de 2007.

Artículo “Results Plus”, “The New York Times”, 24 de junio de 1993.

“Cinema Group” (www.cinemagroup.com).

“Film Affinity.com” (www.filmaffinity.com).

“Biography.com” (www.biography.com).

Artículo “Yesica Coggi” en “Fox Sports” on-line, 18 de octubre de 2011.

Artículo “Aquella Zurda Letal”, “Bautismo Sagrado: Apodos de Deportistas”, 18 de octubre de

2010.

Artículo “Abajo del Ring Somos Todos Hermanos”, entrevista por Fernando Saino Michan, “Tecnicatura en Periodismo Deportivo - Facultad de Periodismo y Comunicación Social”, 2009.

Artículo “Ha Nacido un Gran Campeón”, por Ernesto Cherquis Bialo, revista “El Gráfico”, volumen 3535, 7 de julio de 1987.

Artículo “Tendremos Campeón por Muchos Años”, por Ernesto Cherquis Bialo, revista “El Gráfico”, volumen 3579, 10 de mayo de 1988.

Artículo “¿Qué Pasa con la Pelea de Coggi?”, por Carlos Irusta y Bruno Passarelli, revista “El Gráfico”, volumen 3584, 14 de junio de 1988.

Artículo “Ha Nacido un Nuevo Coggi”, por Ernesto Cherquis Bialo, revista “El Gráfico”, volumen 3677, 27 de marzo de 1990.

Libro “Malvinas, A Sangre y Fuego”, por Nicolás Kasanzew, “Editorial Abril”, 1982/1983.

Artículo “Coggi Explica Por Qué No Defendió Allí Su Título”, “La Prensa Digital”.

Artículo “Látigo y Pajarito: 27 Años Después”, “Arano Box”, 6 de noviembre de 2013.

Artículo “Hace 20 Años El Campeón Se Hizo Leyenda: Roberto Mouras”, “TN.com”, 22 de noviembre de 2012.

Artículo “Soy Leyenda: A 20 Años de la Muerte del Pato Morresi en La Plata”, por José Pommarés, 27 de marzo de 2014.

Libro “The Regulation of Boxing: A History and Comparative Analysis of Policies Among American States” (“La Regulación del Boxeo: Una Historia y Un Análisis Comparativo de las Políticas Entre los Estados Americanos” , por Robert G. Rodriguez, prefacio por George Kimball, “McFarland and Company, Inc. Publishers”, 2009. Fuente Consultada: “Google Books”.

“Método Urgencia SIDA: Manual para la Formación de Agentes de Prevención”, “Fundación R.E.D.”, “Ediciones Colihue”, 1992. Fuente Consultada: “Google Books”.

Artículo “ ‘Látigo’ Coggi fue Declarado “Pasajero Ilustre” de la Ciudad de La Plata”, “La Plata 24”, edición on-line, 27 de noviembre de 2014.

Artículo “Ayer Festejó “Látigo” Coggi”, por Elbio Ibarra Preti, “Golpe Corto”, 5 de julio de

2013.

Artículo “Relaciones de Trabajo con Momentos de Locura”, “Inforegión”, Buenos Aires, 29 de marzo de 2014.

Artículo “Nieva Quiere Filmar Parte de la Película Sobre Rosas en San Luis”, por César Strazza, “La Gaceta Digital”, San Luis, 5 de agosto de 2013.

Artículo “En La Vida Se Trata de Ser Campeones”, por Marcos Maldonado, “Radiográfica”,

27 de junio de 2014.

Artículo “Edgardo Nieva: La Vida Más Allá de Gatica”, “Clarín Digital”, 15 de junio de

2011.

Artículo “ ‘Látigo’ Coggi Cayó en Una Zanja”,

“Clarín Digital”, 1 de abril de 1997.

Artículo “Coggi No Se Rinde y Volverá al Gimnasio”, de abril de 1997.

Osvaldo Príncipi, “La Nación”, 20

Video “Coggi: Homenaje a Un Grande”, editado por Ezequiel Vico, “You Tube”.

Sitio oficial de Wilbur Smith (www.wilbursmithbooks.com).

Artículo “Rumble in The Jungle: 26 Reasons Why We Love Muhammad Ali’s Iconic Clash with George Foreman in Kinshasa” (“El Rugido en la Jungla: 26 Razones Por Qué Amamos al Icónico Combate de Muhammad Ali con George Foreman en Kinshasa”), por Gareth A. Davies, periódico “The Telegraph”, 29 de octubre de 2014.

Artículo “Lo Colgó de un Gancho”, por Carlos Irusta, revista “El Gráfico”, edición 3824,

19 de enero de 1993.

Frases de Muhammad Ali en Español.

Artículo “Realizarán la Fiesta del Deporte con la Presencia del “Látigo” Coggi”, “Misiones On Line”, 3 de diciembre de 2015.

Artículo “Historia de las Relaciones Internacionales Durante el Siglo XX: Boicot a los Jue- gos Olímpicos de Moscú (1980) y Los Ángeles (1984)”, por Juan Carlos Ocaña, “Historia Siglo 20”, 2003.

Artículo “Lake Placid 1980: 13th February-24ty February (“Olympic.org”), sitio oficial del Movimiento Olímpico. (http://www.olympic.org/lake-placid-1980-winter-olympics).

Comentario realizado por Nélida “Yoly” Baliño, Brandsen, Buenos Aires, 26 de marzo de 2016.

Video de la canción “Yo Quiero Ser Igual Que Tu”, por Juan Gabriel, en “You Tube”.

Artículo “Con ‘Látigo’ de Entrenador, Kolina Abre Gimnasio de Boxeo”, por Damián Belastegui, “Agencia Nova”, La Plata, Buenos Aires, 25 de julio de 2013.

Artículo “Brandsen: ‘Látigo’ Coggi Inauguró de la Mano de Kolina un Gimnasio Boxís-

tico”, por Damián Belastegui, “Agencia Nova”, La Plata, Buenos Aires, 3 de agosto de

2013.

Artículo “Guido Pitto Ganó La Copa ‘Latigo’ Coggi”, sitio web del “Club Sportivo Ba- rracas”, lunes 10 de agosto de 2015.

Artículo “Escuela de Boxeo”, sitio web de “Shinnihon Kickboxing Ihara Dojo”, “Quilmes Dojo Sede Central”, Quilmes, Buenos Aires, 2007.

Artículo “’Látigo’ Coggi, Nuevo Entrenador de Boxeo del Gimnasio Q21 Sport Fitness”, “Mercado Fitness”, 13 de noviembre de 2013.

Video “Ranking de la Fama Fugaz” del programa televisivo “Duro de Domar”, 14 de abril de 2011, en “You Tube”.

Artículo “Con los Coggi Como Protagonistas, Volvió el Boxeo a Brandsen”, “En 40 Líneas”, 9 de mayo de 2016.

Artículo “Exitoso Encuentro de Boxeo en el Club Coronel Brandsen”, “Sintonía Sur”, 11 de mayo de 2016.

DATOS SOBRE EL AUTOR

DATOS SOBRE EL AUTOR Pablo Martín Agüero nació en la ciudad de Rafaela, Santa Fe, Argentina,

Pablo Martín Agüero nació en la ciudad de Rafaela, Santa Fe, Argentina, el 16 de junio de 1978.

Cursó sus estudios primarios en la “Escuela Provincial Nº 6079, Marcos Sas- tre”, en la localidad de Sancti Spiritu, Santa Fe y en la “Escuela Nº 1295, De Los 100 Años”, en la ciudad de Venado Tuerto, Santa Fe, y sus estudios se- cundarios en el “Instituto Sancti Spiritu” (actualmente, “E.E.M.P.I. Nº 1196”) y en la “E.E.M.P.A. Nº 1195”, también de Sancti Spiritu.

En 2004, Agüero obtuvo el título de Profesor de Inglés en el “Instituto Supe- rior de Profesorado Nº 7, Brigadier Estanislao López”, con sede en Venado Tuerto.

En 2006, decidió radicarse en la ciudad de Coronel Brandsen, Buenos Aires.

En 2011, se publicó su primer libro, "Charles Louis Frederic de Brandsen: Su Biografía", el cual fue declarado de "Interés Municipal" por el "Honorable Con- cejo Deliberante" de dicha ciudad.

En 2013, Agüero colaboró con el cineasta, dramaturgo, compositor y cineasta nor- teamericano, radicado en Brasil, Joseph “Joe” Tripician en el e-book “Joe Tripi- cian: Obras Seleccionadas, Primera Parte”, que fue publicado por “Smashwords” y se encuentra disponible en “Amazon.com”.

En 2014, Agüero inició una serie de trabajos de investigación acerca de la vida y obra de la recordada cantante folklórica argentina Tamara Castro y del ex boxeador y tricampeón Juan Martín “Látigo” Coggi, respectivamente.

En 2015, se publicó su segundo libro, titulado “Tamara Castro”.

En 2016, además de finalizar el trabajo de investigación sobre Juan Martín “Látigo

Coggi, Agüero colaboró en el libro “Memorias”, por “Yobal”, seudónimo de Nélida “Yoly” Baliño, madre de Tamara Castro.

Actualmente, Agüero continúa residiendo en la ciudad de Coronel Brandsen y traba- jando como profesor de Inglés en dicha ciudad y en la localidad de Gómez, Buenos Aires, respectivamente. A su vez, Agüero realiza trabajos de investigación en forma independiente.

Contactos: E-Mail: pmaguero78@yahoo.com.ar

Facebook: https://www.facebook.com/pablo.aguero.1297

Twitter:

@pmaguero78

Webnode: http://pmaguero-ar.webnode.es/

ÍNDICE

…………. 3

2. Nota del Autor …………………………………………………………5

3. Dedicatorias ……………………………………………………………6

4. Capítulo 1: “Los Inicios” ………………………………………….… 7

5. Capítulo 2: “Década del ‘80” ……………………………………… 10

18

7. Capítulo 4: “Etapa Reciente” ……………………………………… 25

8. Capítulo 5: “Un Recuerdo de Tamara Castro” ……………………

9. Fuentes Consultadas …………………………………………………32

6. Capítulo 3: “Década del ‘90” …………………………………

1. Introducción ………………………………………………

31

10. Datos Sobre El Autor ……………………………………………… 35

Copyright 2016, Pablo Martín Agüero.

Copyright 2016, Pablo Martín Agüero.