La máscara como obra dE artE

Alfredo La Furia Hernández

con sus dEdos dE prEstidigitador y dE tEjEdor dE suEños, aLfrEdo HErnándEz ocupa orguLLosamEntE EL podio dEL mEjor disEñador mExicano dE máscaras para La LucHa LibrE QuiEn Ha fabricado Las prEndas QuE cubriEron EL rostro dE Las grandEs LEyEndas dE Esta actividad, incLuyEndo aL santo, bLuE dEmon y a miL máscaras
RAFAEL HUIDOBRO

El Versace de la lucha libre

Correspondió a Jesús El Murciélago Velázquez ser el encapuchado de mayor renombre y fama, en los años incipientes de la lucha libre mexicana. A partir de entonces, la máscara se ha convertido, en la mayoría de los casos, en el emblema de este deporte espectáculo. Es algo más que un pedazo de tela, vinil o piel que cubre el rostro del hombre o mujer que se esconde bajo ella. La máscara es la magia, el misterio, la duda, el secreto, es la lucha misma, porque a su alrededor se generan innumerables emociones y tristezas. La historia de la lucha libre está escrita por los grandes enmascarados. ¿Quién no conoce al Santo, el enmascarado de plata, a Blue Demon, Huracán Ramírez, Rayo de Jalisco, Canek, Mil Máscaras y hoy en día a Octagón, Místico y muchos más? Han sido ellos, los portadores de esas máscaras, los que les han dado vida y prestigio; sin embargo, atrás de esta prenda, existen verdaderos orfebres, maestros artesanos que han dedicado gran parte de su existencia a fabricarlas, confeccionarlas, con un afán y una meticulosidad digna de los grandes diseñadores. Uno de ellos es Alfredo La Furia Hernández, un hombre de 72 años de edad, ex luchador, conocido primero como Al Hernández y ya enmascarado como La Furia, que buscó un sitio cuando las grandes figuras eran El Santo, Cavernario Galindo, Rayo de Jalisco, Blue Demon, Dick Medrano, Doctor Wagner y Huracán Ramírez, entre otros. El mundo de quienes confeccionan máscaras se restringe a unos cuantos. Entre ellos, Ranulfo López, Antonio Martínez, Arturo Bucio, Raúl Romero, Ángel Azteca, Víctor Martínez, Estrella Blanca y Flama Dorada, algunos ya fallecidos. Un número significativo de las capuchas más famosas del mundo de la lucha libre -muchos ejemplares de colección que pertenecen a Christian Cymet, quien posee más de mil 500 máscaras reunidas por él y otras por doña Virginia Aguilera-, fueron recientemente presentados en la colección Enciclopedia de las Máscaras. En ella, obviamente, se encuentran las confeccionadas por don Alfredo Hernández
De luchaDor a mascarero

A pesar de que la cuidaba como la prenda más valiosa, se encogió con tanta lavada, por lo que regresó con Ranulfo para que le hiciera otra. El maestro artesano no creía que le hubiera durado tanto y aceptó hacer la otra, pero 10 pesos más cara, ahora a 100. Esto ocurrió entre 1970 y 1975, según recuerda La Furia. “Me dolió el precio, pero regresé por otra. Me dijo que si me había durado tanto, ésta sería más cara, pero fue la última que me hizo Ranulfo”, cuenta. Alfredo Hernández decidió entonces fabricarse su propia máscara. Desde pequeño siempre fue un apasionado del dibujo, por lo que no tuvo problemas para empezar a buscar la forma de diseñárselas él mismo. La Furia o don Alfredo, como también se le conoce, tiene su centro de operaciones en su propio domicilio, ubicado en Benito Juárez, esquina Bosques de Ecatepec, en la colonia del mismo nombre. Ahí, en la mesa de su comedor, realiza sus creaciones apoyado por Estela, su esposa, una mujer amable y cariñosa que comparte el sinfín de historias que ha vivido al lado de su inquieto marido. Una enorme fotografía de don AlJuVeNTuD. Arriba, La Furia, Alfredo Hernández, muy joven en los años 50, cuando aspiraba a convertirse en una estrella de los encordados, camina del brazo de Estela Delgado, quien se convertiría en su esposa. Abajo, en su taller, muestra las máscaras que les llegó a confeccionar al legendario Santo, el enmascarado de plata y también al popular Blue Demon

E
42 gentesur

n 1933, en Estados Unidos, apareció en alguna arena no identificada un luchador de nombre Jim Atts, quien lucía un raro antifaz. Días después, en el legendario Madison Square Garden, se presentó otro que se hacía llamar Masked Marvel, quien tuvo la peculiaridad de subir al ring con una máscara que llevaba una calavera pintada en la frente. Sin saberlo, ambos personajes se convirtieron en los primeros luchadores encapuchados y a partir de ellos, surgieron multitudes de imitadores en el mundo del pancracio. En México, el primer gladiador enmascarado de categoría que apareció en los encordados, según reseñan algunas crónicas, fue Gordon Mackey, quien luchó con el nombre de Maravilla Enmascarada. Sin embargo, fue Luis Núñez, conocido simplemente como El Enmascarado, quien tuvo la primicia de salir con el rostro cubierto a luchar sobre el cuadrilátero, aunque al no darle el valor requerido a la capucha se perdió en el anonimato.

Su primera capucha se la hizo Ranuflo López, quien, en su opinión, ha sido el mejor mascarero de México y tenía su taller por los rumbos de San Antonio Tomatlán. López compartía créditos con otro hombre que hizo historia en este oficio, Antonio Martínez. “Recuerdo que Arnulfo López me hizo un dibujo y me impresionó por la forma de manejar el lápiz y papel. Le encargué la máscara para el siguiente día, pero me sorprendió aún más el manejo que tenía de la cuchilla, porque de inmediato empezó a hacer cortes”, recuerda. Le cobró 90 pesos, que le costó trabajo conseguir, porque no ganaba mucho en ese entonces. Al regresar al otro día, la máscara estaba lista y de inmediato se fue de gira a Guadalajara, Ciudad Obregón y Ciudad Juárez, a cumplir sus compromisos.

La capucha puede ser de vinil o piel. les confecciona un ribeteado. les cobro un precio muy razonable”. añade. en zonas donde la máquina no llega y esto lleva más tiempo. pero con muchos detalles. respirar igual y que la parte de la boca también sea lo adecuado. Así. para que no haya arrugas y cada una de las partes quede en su lugar y permita al personaje ver bien. su modestia lo lleva a dejar de lado los halagos y por ello bromea ante los calificativos de excelencia que frecuente y merecidamente recibe en forma personal o a través del teléfono 10 86 92 94. le hice algunas con un diseño muy bonito. Con el luchador Khraben . tomando en cuenta la forma en que lo hace. Fuerza Guerrera. por lo mismo. a quien identifica como uno de sus mejores clientes y promotor. dice riendo a carcajadas. “Le hice una y le gustó. de acuerdo al gusto y posibilidades del luchador en cuestión. No es un productor en serie. lame metálico y el sport pess. dice en tono pícaro. así como la de un vecino. Ahora. comenta en tono jocoso y expone que siempre se esmera al máximo para realizar cada una de sus obras. aunque esto tiene un costo extra. brilla sólo de un lado y se ajusta muy bien a la cara. y que constantemente lo visitan. que es un molde o capucha de tela de diferentes tamaños. Han pasado 30 años desde que comenzó esta labor acuciosa. Blue Demon Jr. Fue a El Enfermero al primer luchador estrella que le hizo sus capuchas. lo que la hace aún más resistente. un luchador japonés con muchos años de radicar en México. ya que las quiere lo más parecidas a las de su señor padre. Muchos luchadores que tienen la fortuna de viajar por diversos países del mundo. y los envía con otros compañeros ex luchadores. con incrustaciones plásticas de diferentes estilos y diseños. Si el luchador trae su diseño se adapta. expone. ya que hay que forrarla pues es muy delgada. Asimismo. y que cada una de sus creaciones se convierte en pieza única. corte y 44 gentesur costura. “El precio varía. porque su trabajo vale más de lo que cuesta. Si hay que descoser todo el trabajo. sobre ella se ajusta todo lo demás. entre cuadros. aunque hay algunos que cuando escuchan los precios se intimidan. que van cosidos entre sí para formar la lengüeta si- tuada en la parte posterior. más si está acompañado por amigos. recuerdo que le cobré 80 pesos. para hablar de los costos. una tela muy buena que. depende más de cómo los vea vestidos. Sin embargo. por lo que inmediatamente les lee la cartilla: “Si vienes por calidad. en su opinión. pues depende del tipo de tela que se utilice y el grado de dificultad del diseño. Bohemio y soñaDor Solar. 2 de la parte de arriba y 2 de los laterales. boca y ojos al rostro de su hijo”. justamente. ubicado en Ecatepec. se le hace. En realidad el secreto está en la bolsa. a quien se puede considerar como el Gianni Versace de la lucha libre. la licra fue la preferida por los luchadores. todo es más fácil y sólo hay que detallar. Si acuden con trajes caros o veo el vehículo que conducen. este artesano mexicano da rienda suelta a su imaginación y talento para hacer de manera minuciosa cada una ellas. satisfechos con el trabajo que hace don Alfredo. parecen sen- cillas. telas. a las agotadoras giras por la costa. ya con los moldes. En un tiempo. si vienes por economía. se le hicieron caras y no regresó más”. eso no le importa a este singular hombre. pero con modestia acepta que sigue aprendiendo cosas y constantemente afina los moldes de los dibujos y de los cortes. “ya en serio. y laborioso. pero en realidad no es así. en realidad. por parte de los astros del ring. La bolsa se elabora con 4 cortes de tela. Entonces. En ocasiones hay que coser mucho a mano. Todas las costuras van reforzadas con cinta de lino. se entra el proceso del ajuste. pero con una gran dosis de verdad. Sin embargo. Al momento de explicar el procedimiento de hacer una máscara. afirma. a quien le hizo 2. quien. estás en el lugar indicado. eso me da una idea de cuánto cobrarles”. te equivocaste”. gusta de las tardes de copa y canciones y toca muy bien la guitarra. revistas de lucha libre. diciendo que mis máscaras duraban toda la vida. pero. el enmascarado de plata.El gran sEcrEto dE las máscaras dE LA FURIA E l secreto en el proceso para la creación de una máscara. soy más bien un artista”. en su mejores épocas de luchador. instrumento que guarda celosamente. Esa máscara le fue confeccionada por Ranulfo López. fue uno de los mejores mascareros de México fredo. según el maestro Alfredo Hernández. estoy realizando varias y estamos en la etapa de los detalles. fue descontinuada por espacio de 15 años y que hoy nuevamente está a la venta. Una vez que se tiene la bolsa y diseño. artilugio que nadie se toma el tiempo de emplear. “Al Ultimo Dragón. ya fallecido. Los recuerdos de La Furia. Existe también el bandon. adorna una de las paredes de su domicilio y taller. es que la parte de la nariz siempre queda muy similar a la del Batman de la pantalla. pues aun cuando su trabajo es reconocido en el extranjero. con los cuales comparte sus enseñanzas luchísticas y de vida. boca y orejas. Después llegaría El Hijo del Enfermero. no cirugía plástica”. dublin. le traen telas metálicas en todos los colores: nacaradas. son algunos de sus clientes asiduos. lo hace. que también se dedican a lo mismo. se requieren de 2 visitas para hacerla. Lo importante es buscar la perfección del atuendo.. tijeras y demás herramientas. el legendario Santo. Sin embargo. no radica en las medidas. Bohemio de corazón. no puede evitar trasladarse a sus años de gladia- dor. Una vez que se tiene la bolsa indicada. que posee elasticidad. corrige cada uno de los detalles. Puesta en la cabeza del luchador se marcan y ajustan ojos. no así para los fabricantes de máscaras. nariz. porque tenía menos clientes. para que los haga lucir aún más espectaculares. Una de las peculiaridades de las máscaras de La Furia. Después. aun cuando domina la técnica del dibujo. “Las hago milímetro a milímetro y los luchadores empezaron a crearme fama. pero llevan mucho trabajo de diseño y costura. ahí inició mi trayectoria”. al que tenía en gran estima. G mÁscara. por lo que es un detalle exclusivo de este hombre. pero que les cobran menos. como las de Blue Demon Jr. Este fabricante de sueños elabora una máscara por día. así que solamente solía decir que hacía buenas máscaras”. Las telas más comunes son licra. “Es mentira de que se tomen medidas de acá o de allá. muy similar al de los zapatos. Mil Máscaras. y para su acabado se agregan 2 más. pero es elástica y resistente. y Pierrot. pero esta propaganda no me convenía. Después me encargó otras y me las pagó en 90. terciopelo strech. donde se coloca la agujeta. La Furia tiene fama de ser carero. afirma. “En realidad no me considero un artesano. dice. pues siempre que puede menciona que sus máscaras se las hizo él. “Hago máscaras. que goza al máximo cada momento de su vida. ya que es un regalo de un compadre con quien comparte algunas veladas románticas e interpretan bellas melodías. pues se les añade un vinil especial. ataviado como La Furia. adorna una de las paredes y a su alrededor están fotografías de los padres y hermanos de ambos. No tiene brillo. Además. es decir afiladas e indeformables. En otra pared están las fotos de sus hijos y nietos. Una enorme fotografía de don Alfredo. Cuando es la primera vez. si no. hay que ajustar nariz. Luego regresa al tema de las máscaras. a las lesiones sufridas y a todo aquello que vive un luchador en su trayectoria por ser una figura de este deporte. “Algunas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful