ES Y NO ES LO MISMO TRES QUE UNO

Aliex Trujillo García
Profesor del Departamento de Ingeniería Mecánica
Universidad Central
En la discusión sobre si las Prácticas de Ingeniería Mecánica tienen que
tener una evaluación formal o tres evaluaciones formales: me declaro
incompetente. Para mi, la cantidad de cortes no es variable correlativa
a la calidad del proceso formativo. Lo que si es variable es el tipo de
evaluación que se elija, porque en esa elección hay una apuesta
política del hacer juntos, profesores y estudiantes en miras (no me
canso de decirlo) de un cuidado del futuro, futuro que muy
probablemente, dicho sea de paso, será urbano, de la ciudad de los
ciudadanos.
Para hablar de evaluación de la formación necesitaríamos muchos
folios, hay demasiada literatura sobre el asunto. Aquí me refiero a unos
de sus posibles cursos: la evaluación como institución y como
dispositivo formativo.
Como institución la evaluación tiene unos propósitos. El propósito de
verificar el proceso de un producto que ingresa como bachiller y sale
como ingeniero. Esta industrialización de la formación es, además de
una cadena de montaje, una operación con un material muy volátil que
se cree capturar con la racionalidad, el estudiante. Para medir la
calidad del proceso se le da lugar a competencias, logros y objetivos.
Es una especie de balance de masa, en este caso la masa es algo así
como el conocimiento que se ajusta finalmente como caudal de
códigos, de un mayor gradiente a otro menor. Estos códigos son el
valor que se transfiere de un recipiente de conocimiento más lleno a
otro menos lleno y más bajo. Del maestro al alumno, del padre al hijo,
de la hermana mayor a la menor, también trans-generacional. Con una
cantidad del valor de estas propiedades transferido, el individuo sale al
mercado. El individuo sale al mercado a vender su acumulación de
valor, el mercado va seleccionando, señalando, prefiriendo,
anticipando unos desempeños correspondientes a determinadas
cualidades de las acumulaciones de valor. El estudiante en la
universidad viene a valorizarse, por eso se oyen términos como “lavar
el título”. Todos necesitan en la evaluación tener la información de
cómo van las valoraciones. Por eso nos inventamos los créditos, que
como saben es una medida termodinámica. O sea, una medida de
trabajo, equivalente al trabajo muscular: el trabajo de aprender. La
evaluación como institución estaría midiendo este trabajo. Más que el
trabajo, estaría midiendo la potencia, la energía empleada por unidad
de tiempo. Fíjense que mecánicamente se convierten el trabajo de

El efecto es ese ciudadano. un criterio técnico. aquí podría decir: ¿Qué se puede saber en ingeniería? ¿Qué se desea saber en ingeniería? ¿Qué se sabe saber en ingeniería? Estas preguntas son de la disciplina de la ingenierías. Lo que está en juego son las reglas que se exigen desde un principio. que produce un efecto. El dispositivo produce un sujeto que se piensa con otros en lo que son diferentes e iguales. Con estas evaluaciones el individuo sale a la vida. en moneda. El transcurrir de lo real es capturado momentáneamente en una fotografía de lo que acontece. el asunto de qué tipo de evaluación hacemos cuando evaluamos. La bitácora es un acto disciplinario que reconoce la evaluación como los cortes a un relato de lo que se dice y hace en los talleres de diseño de máquinas como práctica de ingeniería mecánica. Lo que está en juego es otra cosa. podría ser un dispositivo. que las evaluaciones digan que avanzan en progreso. Que la cantidad de calificaciones sean un efecto de esta pregunta. ciudadano primero que ingeniero. La evaluación tiene que ser un decisión académica porque es en lo académico que tiene sentido. deseo. Son preguntas que se le hacen a las prácticas de ingeniería en ella misma. la oportunidad que muchas veces damos por vedada. deliberativo. . La evaluación es una garantía del estado de estos ciclos. Y el uso personal de la oportunidad de un progreso en lo que hacen. Buenas y exigentes evaluaciones. entonces tiene que ser académico. En un dispositivo los propósitos son una alternativa más de lo real porque siempre se puede algo distinto a lo que se anticipa. Como ven la evaluación es muchísimo más compleja que la decisión de si son una o tres calificaciones. Tomando la evaluación responsablemente. La evaluación la podríamos entender también como un dispositivo de poder. decir y hacer. saber. El asunto sería mostrarle al estudiante su progreso. El dispositivo puede tener la forma de una bitácora. Nuestros estudiantes se merecen la oportunidad de ser bien evaluados. Para ser honestos habría que promover que el estudiante aprendiera a exigir esta garantía. clara y sería. Recurriendo a las preguntas que enuncian el problema de la evaluación. Trataré de contarles cómo evalúo en la asignatura Práctica de Ingeniería Mecánica I. Un dispositivo se debe a su contingencia. o sea. Pero el fundamental aprovechamiento evaluativo es la retroalimentación humana. en vez de ser una institución. Si el sentido es la calidad en la transferencia de un valor. en créditos.aprender. No ayudamos regalando la nota. una oportunidad exigente. del devenir proyecto de ingeniería mecánica. Pero esta evaluación. no. El estudiante y sus familias adquieren un crédito bancario para comprarle unos créditos a la universidad con los que salir al mercado laboral y pagar el crédito adquirido. para que sea este. La evaluación no puede ser una decisión sólo administrativa.

académico. pedagógico y no administrativo. sube entonces también la del primer tercio. . En el primer tercio del cronograma del proyecto. Las proporciones de estas afectaciones las consigno en hoja Excel como factores porcentuales. Yo expongo mis consideraciones académicas a un acto académico como es la evaluación. De la misma manera la nota final por el prototipo y la documentación del proyecto afecta los dos primeros tercios del cronograma. discreción que es el efecto de una larga experiencia con estos laboratorios formativos en ingeniería mecánica con pregunta pedagógica. pero si sube. baja la del primer tercio. hago una evaluación concertada cara a cara con cada estudiante. El asunto de la concertación es la calificación y promedio de una serie de productos previstos por un cronograma. Esta nota no la puedo pasar porque en el segundo tercio del cronograma hago una segunda evaluación similar que afecta la nota del primer tercio: Si baja la del segundo tercio. Ahí está la discreción de mi criterio.