Está en la página 1de 7

Aceite de oliva y hábitos saludables

Introducción

2

Dieta Mediterránea

2

Consumo de aceite de oliva y sus beneficios para la salud

3

Componentes fenólicos del aceite de oliva

4

Cambios en la Dieta Mediterránea

4

Recomendaciones para una vida saludable

5

Bibliografía

6

Introducción

En los últimos años gran cantidad de estudios subrayan las propiedades beneficiosas asociadas al consumo de aceite de oliva y sus componentes (Pereira, 2013). Conocer acerca de su composición, bioquímica, propiedades biológicas, caracterización de su fruto y la caracterización de su sabor son esenciales para comprender sus potencialidades y propiedades saludables. Es uno de los alimentos clave dentro de la Dieta Mediterránea, la cual de forma casi paralela también ha sido tema de especial interés de investigadores en los últimos años en relación con los hábitos de vida saludables.

Dieta Mediterránea

Según investigaciones en cuanto al riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares a nivel mundial, los países sureuropeos son los que presentan los valores más bajos de incidencia de infarto de miocardio (Tunstall-Pedoe & Kuulasmaa, 1999). Entre los factores mediante los cuales podríamos explicar esta paradoja podríamos encontrar el estilo de vida característico de los países mediterráneos, donde se suele practicar actividad física, dieta saludable y un clima de cohesión social.

Desde que se presentara la Dieta Mediterránea como una protectora de la salud (Keys, 1980), existe gran cantidad de estudios que relacionan la adherencia a una Dieta Mediterránea

y un menor riesgo de mortalidad en general, ya sea por enfermedades cardiovasculares o la incidencia de distintos tipos de cáncer, así como por la incidencia de enfermedades

neurodegenerativas (Lorgeril & Salen, 1999)(Trichopoulou & Costacou, 2003)(Scarmeas, Stern,

& Tang, 2006)(Benetou, Trichopoulou, & Orfanos, 2008)(Sofi, Cesari, Abbate, Gensini, & Casini,

2008).

Esta Dieta Mediterránea va a estar caracterizada por el consumo de una moderada proporción de alimentos característicos de esta región tales como:

Verduras, legumbres, frutas y cerealesde alimentos característicos de esta región tales como: Regular pero moderada ingesta de vino Moderada ingesta

Regular pero moderada ingesta de vinoregión tales como: Verduras, legumbres, frutas y cereales Moderada ingesta de pescado y carnes blancas Moderada

Moderada ingesta de pescado y carnes blancasfrutas y cereales Regular pero moderada ingesta de vino Moderada ingesta de lácteos Baja ingesta de

Moderada ingesta de lácteosingesta de vino Moderada ingesta de pescado y carnes blancas Baja ingesta de carnes rojas y;

Baja ingesta de carnes rojas y;de pescado y carnes blancas Moderada ingesta de lácteos Una relativamente alta ingesta de grasas (hasta

Una relativamente alta ingesta de grasas (hasta un 40% respecto de la energía total ingerida).ingesta de vino Moderada ingesta de pescado y carnes blancas Moderada ingesta de lácteos Baja ingesta

Llama la atención este último dato, ya que se suele asociar la alta ingesta de grasas con una menor salud y un mayor riesgo de mortandad por padecer las enfermedades anteriormente mencionadas. Sin embargo, la mayor parte de estas grasas ingeridas en la Dieta Mediterránea están formadas por ácidos grasos monoinsaturados (hasta un 20% de la energía ingerida), provenientes principalmente del aceite de oliva, la principal fuente de grasas de uso culinario (especialmente para aliños) en estos países (Urpi-Sarda & Casas, 2012).

Consumo de aceite de oliva y sus beneficios para la salud

No obstante, el consumo de aceite de oliva varía entre los distintos países. Por poner un ejemplo, los tres mayores productores de aceite de oliva (los cuales son España, Grecia e Italia) consumen diferentes cantidades de aceite de oliva per capita, según datos de 2011 (DG Agriculture & Rural Development).

España: 13,3 Ldatos de 2011 (DG Agriculture & Rural Development). Grecia: 10,7 L Italia: 21, 3 L Los

Grecia: 10,7 L(DG Agriculture & Rural Development). España: 13,3 L Italia: 21, 3 L Los beneficios de consumir

Italia: 21, 3 L& Rural Development). España: 13,3 L Grecia: 10,7 L Los beneficios de consumir aceite de oliva

Los beneficios de consumir aceite de oliva han sido conocidos desde la antigüedad y ampliamente relatados (Quiles, Ramírez-Tortosa, & Yaqoob, 2006). Tradicionalmente los beneficios saludables del aceite de oliva eran atribuidos a su alto contenido de ácido oleico. En cambio, en la actualidad el conocimiento científico ha demostrado que estos efectos deben ser atribuidos también a la parte fenólica del aceite de oliva (Granados‐Principal, 2010)(Omar,

2010).

Se ha demostrado que esta parte fenólica proporciona una acción antioxidante, antiinflamatoria y antimicrobiana en nuestro organismo. Los mecanismos por los que los componentes fenólicos del aceite de oliva pueden proporcionar este tipo de acciones son variados y, muy probablemente estén interconectados entre sí. Por un lado, debido a su capacidad antioxidante actúa como la primera línea de defensa contra los radicales libres que atacan a las células (Karihtala & Soini, 2007).

Las últimas evidencias científicas indican que el daño oxidativo es promotor de cambios patofisiológicos que ocurren en enfermedades asociadas con el estrés oxidativo como las enfermedades coronarias del corazón, cáncer y patologías neurodegenerativas, que se acentúan con el envejecimiento (Li, Ishdorj, & Gibson, 2012)(Lönn, Dennis, & Stocker, 2012)(Wang & Bennett, 2012). Además, los compuestos fenólicos del aceite de oliva son capaces de modular la expresión del genoma, influenciando la expresión de genes y proteínas.

Por ejemplo, un reciente estudio sugiere que el aceite de oliva dentro de una Dieta Mediterránea puede reducir el riesgo de fibrilación auricular (Martínez-González et al., 2014)

Componentes fenólicos del aceite de oliva

La composición fenólica del aceite de oliva varía en cantidad (50-800 mg/L) y calidad dependiendo de la variedad de aceituna, la edad del árbol, las técnicas agrícolas empleadas para su cultivo, grado de madurez, la composición del suelo, el clima y, por último, del procesamiento técnico y su almacenamiento (Muzzalupo & Stefanizzi, 2011)(Visioli & Galli, 1998)(Corona, Spencer, & Dessi, 2009) (S Cicerale & Conlan, 2008)(Amarowicz & Carle, 2009).

Los componentes fenólicos del aceite de oliva son convencionalmente llamados polifenoles, aunque no todos ellos derivados de los polihidroxilos. En general, la mayor parte de estos componentes pueden ser encontrados en estos aceites: flavonoides, lignanos, fenoles simples y secoiridoides. Los niveles de los dos últimos grupos son mayores y muchos de estos componentes fenólicos del aceite de oliva se encuentran exclusivamente en el aceite de oliva (Corona et al., 2009).

Los mayores beneficios de la ingesta de aceite de oliva se han observado en las enfermedades cardiovasculares, y gran parte de estos beneficios son debidos a los compuestos fenólicos. Así, el consumo de aceite de oliva virgen extra rico en parte fenólica tiene un efecto reductor en los niveles de colesterol, independientemente de su contenido en ácidos grasos (Damasceno et al., 2011). Aunque esta reducción concretamente tiene lugar en el colesterol de baja densidad (LDL), el de mayor incidencia en enfermedades cardiovasculares. Además, se produciría un incremento en el colesterol de alta densidad (LDL) o “colesterol bueno”, reduciéndose el riesgo de padecer problemas coronarios (Widmer, Flammer, Lerman, & Lerman, 2014).

Cambios en la Dieta Mediterránea

Sin embargo, a pesar de los beneficios observados, se están produciendo cambios en los patrones de la Dieta Mediterránea hacia una occidentalización de esta, debido posiblemente a la globalización, a los cambios en los estilos de vida o a un incremento en el precio de gran parte de los componentes de la Dieta Mediterránea como el aceite de oliva y las verduras. Una gran parte de la población mediterránea prefiere incluir en su dieta aceite de oliva refinado o, incluso, aceites de semilla (Delgado & Guinard, 2011)

Una de las principales razones de esta preferencia es económica, además del sabor. El agrio y picante sabor del aceite de oliva virgen extra no es del agrado por muchos consumidores, los cuales erróneamente lo asocian con una baja calidad del producto. Sin embargo, los aceites refinados con sabor dulce o más suave presentan un menor contenido en polifenoles, los cuales son los que confieren calidad a este tipo de aceite y, además son responsables de sus efectos beneficiosos (Vitaglione et al., 2013).

Ante esta situación, cabe resaltar que los beneficios de consumir aceite de oliva solo pueden ser logrados en el contexto de una dieta y un estilo de vida saludables, incluyendo dentro de estos la práctica de actividad física(Martín-Peláez, Covas, Fitó, Kušar, & Pravst, 2013). Este consumo de aceite de oliva no debe ser añadido dentro de la dieta habitual, debido al alto contenido energético, pero si como sustituto de otros tipos de lípidos empleados en las dietas occidentales, usando para ello el aceite de oliva virgen extra. Además, siempre buscando el equilibrio entre la ingesta de energía y su gasto en el organismo(Trichopoulou & Dilis, 2007).

Recomendaciones para una vida saludable

Siguiendo las principales recomendaciones, se debe consumir entre 25-50 mL de aceite de oliva virgen extra diarios, que además presenten una concentración en fenoles de 100-300 mg/kg. A su vez, el consumo diaria de estos fenoles se recomienda en 5-10 mg (Sara Cicerale, Lucas, & Keast, 2010).

Por otro lado, para acentuar estos beneficios en la salud producidos por la Dieta Mediterránea y el aceite de oliva, numerosos autores recomiendan la realización de actividad física moderada. Uno de los mayores problemas de salud en los últimos tiempos es la obesidad, producida principalmente por un aumento del sedentarismo de la población junto con el cambio de hábitos en la alimentación antes mencionado. Esta obesidad suele ir asociada a enfermedades cardiovasculares y de tipo metabólico como la diabetes. El consumo de aceite de oliva junto con una adecuada actividad física reduce el riesgo de padecer estas enfermedades por separado y en general.

Bibliografía

Amarowicz, R., Carle, R., Dongowski, G., Durazzo, A., Galensa, R., Kammerer, D., … Piskula, M.

K. (2009). Influence of postharvest processing and storage on the content of phenolic

acids and flavonoids in foods. Molecular Nutrition & Food Research, 53 Suppl 2, S15183.

doi:10.1002/mnfr.200700486

Benetou, V., Trichopoulou, A., Orfanos, P., Naska, A., Lagiou, P., Boffetta, P., & Trichopoulos,

D. (2008). Conformity to traditional Mediterranean diet and cancer incidence: the Greek

EPIC cohort. British Journal of Cancer, 99(1), 1915.

Cicerale, S., Conlan, X. A., Sinclair, A. J., & Keast, R. S. J. (2009). Chemistry and health of olive oil phenolics. Critical Reviews in Food Science and Nutrition, 49(3), 21836.

Cicerale, S., Lucas, L., & Keast, R. (2010). Biological activities of phenolic compounds present in virgin olive oil. International Journal of Molecular Sciences, 11(2), 45879.

Damasceno, N. R. T., Pérez-Heras, A., Serra, M., Cofán, M., Sala-Vila, A., Salas-Salvadó, J., & Ros, E. (2011). Crossover study of diets enriched with virgin olive oil, walnuts or almonds. Effects on lipids and other cardiovascular risk markers. Nutrition, Metabolism, and Cardiovascular Diseases: NMCD, 21 Suppl 1, S1420.

De Lorgeril, M., Salen, P., Martin, J. L., Monjaud, I., Delaye, J., & Mamelle, N. (1999). Mediterranean diet, traditional risk factors, and the rate of cardiovascular complications

after myocardial infarction: final report of the Lyon Diet Heart Study. Circulation, 99(6),

77985.

Delgado, C., & Guinard, J.-X. (2011). How do consumer hedonic ratings for extra virgin olive oil relate to quality ratings by experts and descriptive analysis ratings? Food Quality and Preference, 22(2), 213225.

Granados-Principal, S., Quiles, J. L., Ramirez-Tortosa, C. L., Sanchez-Rovira, P., & Ramirez- Tortosa, M. C. (2010). Hydroxytyrosol: from laboratory investigations to future clinical trials. Nutrition Reviews, 68(4), 191206.

Karihtala, P., & Soini, Y. (2007). Reactive oxygen species and antioxidant mechanisms in human tissues and their relation to malignancies. APMIS: Acta Pathologica, Microbiologica, et Immunologica Scandinavica, 115(2), 81103.

Martínez-González, M. Á., Toledo, E., Arós, F., Fiol, M., Corella, D., Salas-Salvadó, J., Alonso, A. (2014). Extravirgin olive oil consumption reduces risk of atrial fibrillation: the PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea) trial. Circulation, 130(1), 1826.

Martín-Peláez, S., Covas, M. I., Fitó, M., Kušar, A., & Pravst, I. (2013). Health effects of olive oil polyphenols: recent advances and possibilities for the use of health claims. Molecular Nutrition & Food Research, 57(5), 76071.

Muzzalupo, I., Stefanizzi, F., Perri, E., & Chiappetta, A. A. (2011). Transcript levels of CHL P gene, antioxidants and chlorophylls contents in olive (Olea europaea L.) pericarps: a comparative study on eleven olive cultivars harvested in two ripening stages. Plant Foods for Human Nutrition (Dordrecht, Netherlands), 66(1), 110.

Omar,

S.

H.

(2010).

Oleuropein

in

olive

and

Pharmaceutica, 78(2), 13354.

its

pharmacological

effects.

Scientia

Pereira, J. A. (2013). Special issue on “Olive oil: Quality, composition and health benefits.” Food Research International, 54(2), 1859.

Quiles, J. L., Ramirez-Tortosa, M. C., Yaqoob, P. (2006) Olive Oil and Health, CABI Publishing, Oxford.

Scarmeas, N., Stern, Y., Tang, M.-X., Mayeux, R., & Luchsinger, J. A. (2006). Mediterranean diet and risk for Alzheimer’s disease. Annals of Neurology, 59(6), 91221.

Trichopoulou,

A.,

Costacou,

T.,

Bamia,

C.,

&

Trichopoulos,

D.

(2003).

Adherence

to

a

Mediterranean diet and survival in a Greek population. The New England Journal of

Medicine, 348(26), 2599608.

Trichopoulou, A., & Dilis, V. (2007). Olive oil and longevity. Molecular Nutrition & Food Research, 51(10), 12758.

Tunstall-Pedoe, H., Kuulasmaa, K., Mähönen, M., Tolonen, H., Ruokokoski, E., & Amouyel, P. (1999). Contribution of trends in survival and coronary-event rates to changes in coronary heart disease mortality: 10-year results from 37 WHO MONICA project populations. Monitoring trends and determinants in cardiovascular disease. Lancet, 353(9164), 1547

57.

Urpi-Sarda, M., Casas, R., Chiva-Blanch, G., Romero-Mamani, E. S., Valderas-Martínez, E. S. et al. (2012). Virgin olive oil and nuts as key foods of the Mediterranean diet effects on inflammatory biomakers related to atherosclerosis. Pharmacological Research: The Official Journal of the Italian Pharmacological Society, 65(6), 57783.

Visioli, F., & Galli, C. (1998). The effect of minor constituents of olive oil on cardiovascular disease: new findings. Nutrition Reviews, 56(5 Pt 1), 1427.

Wang, J. C., & Bennett, M. (2012). Aging and atherosclerosis: mechanisms, functional consequences, and potential therapeutics for cellular senescence. Circulation Research, 111(2), 24559.

Widmer, R. J., Flammer, A. J., Lerman, L. O., & Lerman, A. (2014). “The Mediterranean Diet, its Components, and Cardiovascular Disease.” The American Journal of Medicine.