Señor director

:
He leído con interés la noticia publicada por su medio y titulada “La Policía Militar entrena a
soldados para actuar como antidisturbios ante la población civil”. Con interés y, no lo niego,
con cierto estupor por muchas de las afirmaciones que se vierten en el artículo. En primer
lugar porque, citando fuentes militares, se afirma que esta formación es “absolutamente
inédita y extraña”. La formación en control de masas está incluida en la instrucción básica de
las unidades, en el ciclo combate en localidades, control de masas y establecimiento de checkpoints. Todo ello, dentro de la formación de cualquier unidad con vistas a su posible
despliegue fuera de España, algo que viene realizándose desde hace años, extremo que
podrían haber comprobado fácilmente acudiendo a la hemeroteca. De hecho, es una
formación que ya recibían los contingentes que participaban en Bosnia- Herzegovina, Kosovo y
por supuesto los que participan en Afganistán, Líbano o República Centroafricana.
Sólo por poner tres ejemplos que fácilmente hubiera encontrado en la hemeroteca o en
google:
- boletín del Ejército de Tierra del viernes 4 de enero de 2008: “Las Fuerzas Ligeras
se adiestran en control de masas”
- La Razón, 13 de agosto de 2004: “Una parte de las tropas en Afganistán ejercerá
de Policía antidisturbios”
- ABC, 19 de febrero de 2007: “La ONU quiere que España prepare a sus tropas en el
Líbano como fuerza antidisturbios”
Le extracto a continuación parte de los planes de instrucción anuales de las unidades: “Según
el plan de apoyo a la preparación de las Fuerzas Pesadas para 2014-2015 en su punto 11.B
adiestramiento en CRC (Control de masas) se contempla que el adiestramiento en CRC se hará
a nivel compañía/escuadrón/batería, con los medios de que se disponga en las unidades”.
Según el plan de apoyo a la preparación 2014 de la Brigada de Caballería Castillejos II en el
objetivo nº12 (instrucción complementaria) uno de los requisitos a alcanzar dice textualmente
sobre el control de masas: “Cada unidad de caballería de la BRC II tipo grupo ligero de
Caballería Acorazado dispondrá de al menos una unidad tipo escuadrón capaz de actuar como
CRC”.
Parte de esta misma información se trasladó al periodista de su medio que nos preguntó por
ese entrenamiento y que ha obviado convenientemente en su artículo.
El regimiento Lusitania nº8, que cita en su artículo, actualmente tiene personal desplegado en
Líbano y volverá a esa misión dentro de las rotaciones habituales.
El hecho de que sea un regimiento de Caballería no implica que su misión sea toda a bordo de
vehículos blindados. Estas unidades y las acorazadas han hecho exactamente el mismo trabajo
y en las mismas condiciones en Afganistán o Líbano que la Brigada Paracaidista, la Brigada de
Infantería Ligera Aerotransportable o la Legión.
Las insinuaciones que realiza el artículo acerca de los objetivos de esta formación son no sólo
infundadas sino malintencionadas y ruego que corrija la información publicada.
Atentamente,
Diego Mazón
Director de Comunicación del Ministerio de Defensa