Está en la página 1de 2

Genero y desarrollo humano

El desarrollo humano es el proceso de ampliación de las opciones de las personas
mediante el fortalecimiento de sus capacidades, este proceso implica asumir que
cada persona debe ser considerada un fin en sí misma y que, por tanto, ha de ser
el centro de todos los esfuerzos de desarrollo
Las personas deben considerarse no sólo como beneficiarias sino como
verdaderas protagonistas sociales; por tanto el desarrollo humano es el desarrollo
de la gente, por la gente y para la gente, el énfasis en las capacidades de las
personas, permite analizar su situación y posición de mujeres y hombres, además
de visibilizar todas las normas y valores sociales de género que los diferencian y
que son la raíz de la discriminación y subordinación de las mujeres, tanto en el
plano individual como colectivo. En este sentido, ambos géneros enfrentan
obstáculos de diverso tipo para desplegar su potencial, desde la falta de alimento
o educación, hasta las barreras sociales basadas en una cultura sexista y
androcéntrica que impide que una persona decida por sí misma dificultando su
pleno desarrollo.
Entre los descubrimientos de las distintas entrevistas que se realizaron a los y las
pacientes del bufete popular encontramos que una se considera a la cultura
guatemalteca como un sistema patriarcal donde el género masculino es el que
tiene el poder, esto se puede contrastar con la teoría ya que según el desarrollo
humano es importante, para construir un mejor futuro, comprender el pensamiento
que conciben ambos sexos, según el rol asignado por la sociedad y cambiar esos
paradigmas que aún no permiten un amplio desarrollo en un ambiente de igualdad
y equidad para toda la sociedad, sin distinguir a las personas por su sexo.

Género y el ámbito laboral
Analizando los testimonies recogidos de los pacientes entrevistados, se puede
observar que en nuestro país aun existe la percepción ambigua, de que las
mujeres son las menos afortunadas para poder obtener un puesto laboral, de alto
nivel, un ejemplo más claro de esto es al solicitar en una empresa privada o
instituciones del estado, como ha sido el caso en varias pacientes que fueron
entrevistadas, esto debido, a la cultura machista o patriarcal donde solo el género
masculino es capaz de realizar puestos claves, o diferentes tareas, lo cual
discapacitada al género femenino de forma racista.
En el ámbito laboral es donde se ve directamente la entropía en las sociedades
laborales, donde los participantes masculinos piensan que solo su cultura y forma
de pensar es la correcta, menospreciando el resto para que se dé la
discriminación de género en las empresas y es un arma de doble filo donde el que
tiene el poder siempre actuara así, si es mujer contra los hombres, y si es hombre
contra las mujeres, creando un circulo interminable de discriminación el cual hay
que eliminar; así mismo existen algunas variables, que generan una mayor
dificultad en las mujeres para salir a buscar dicho empleo, una de estas son las
labores domesticas, esto debido al hecho de que a pesar de que el papel de la
mujer en la sociedad ha ido tomando otra faceta, y ha salido en busca de
oportunidades, al insertarse al mercado laboral, se le sigue viendo como la
encargada de de las labores domesticas,

Género y educación
En Guatemala la educación es un derecho humano fundamental, y es inherente a
todos los niños y niñas. Es crucial para nuestro desarrollo como individuos y de la
sociedad, y contribuye a sentar los cimientos para un futuro fructífero y productivo.
Velando por que los niños y niñas tengan acceso a una educación de calidad,
basada en los derechos fundamentales y en la igualdad entre los géneros, esto es
lo que reza nuestra constitución, pero la realidad es otra, según los testimonios
recogidos, todos tienen en común que al género femenino, se le ha negado ese
derecho, por el simple hecho de ser mujer , según la cultura, ella no está
capacitada para obtener cierto grado académico, y mucho menos a aspirar a un
puesto de alto rango, porque las mujeres nacieron para los quehaceres
domésticos, para hacer tortillas, lavar la ropa, limpieza de la casa etc., según la
cultura machista a los hombres hay que darles estudios, porque ellos son los que
trabajan y traen el sustento de la casa.
Nuestra ignorancia como país respecto a educación es muy grande, para que
podamos ver que la educación contribuye, a mejora la forma de vida, y a erradicar
el circulo vicioso de la pobreza, alcanzando de esta manera el terreno para un
desarrollo sostenible, a través de una educación básica de calidad, para que los
niños, y niñas adquieran el conocimiento y las aptitudes, para tener formas de vida
saludable.