Está en la página 1de 183

TIEMPO SOCIAL CONTRA RELOJ
Las mujeres y la transformación en los usos del tiempo

Colectivo Ioé
Carlos Pereda, Walter Actis y Miguel Angel de Prada

Financiado por la Subdirección General de Estudios y Documentación del Instituto de la Mujer, Ministerio de Asuntos Sociales

Colectivo Ioé c/ Luna, 11, 1º dcha. 28004 Madrid Tf: 531.01.23/Fax: 532.96.62

Madrid, 1995

2 INDICE
Página

O. INTRODUCCION. Primera Parte LOS USOS DEL TIEMPO EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA. PRINCIPALES TENDENCIAS
1. El género, la edad y el parentesco, como parámetros de diferención. 1.1. Las diferencias de género en la encuesta de Población Activa (E.P.A.) 1.2. Distribución de actividades en las encuestas sobre usos del tiempo. 1.3. Diferencias en función de la edad, el estado civil y las diversas etapas de la vida. 1.4. Historia de la configuración institucional de los roles asignados al género, la edad y el estado civil. 2. Diferencias relacionadas con el estatus socioeconómico. 2.1. Extensión del paro y sus efectos en el uso del tiempo. 2.2. Diferentes condiciones de trabajo. 2.3. Diferencias en función del género. 2.4. Génesis histórica de las diferencias de clase. Principales tendencias actuales. 3. Los contextos espacio-temporales 3.1. Hábitat rural y urbano. 3.2. Días laborales y festivos. La ronda diaria, semanal y anual. 4. Flexibilización de horarios laborales y de los servicios. Conflictos de sincronización. 4.1. La reducción del tiempo de trabajo y la diversificación de horarios. 4.2. Flexibilidad de horarios en el sector servicios. Problemas de accesibilidad. 5. Esbozo de una clasificación de la población en función de los usos del tiempo. 5.1. Edad juvenil (16-29 años). 5.2. Edad intermedia (30-64 años). 5.3. Edad avanzada (más de 64 años).

5

11

12 12 16 27 28 34 34 35 38 42 45 45 47

51 51 55

59 59 60 62

3. 8.3. Trabajo extradoméstico: tiempo para otros.3. Incidencia sobre la vida de las mujeres 11. Crisis de las bases sociales de esta posición. Satisfacción en el desempeño de las actividades. 9.2. Tipos básicos de mujer en función de los usos del tiempo. 6. El tiempo como mercado (posición competitiva) 8. tiempo para sí. 7.La regulación del Estado social.3.1 Familia nuclear: lugar central de la madre. Opiniones y expectativas sobre los usos del tiempo 11. Sociedad adscriptiva.3. 66 66 70 74 74 78 80 84 85 90 93 97 97 101 104 108 108 111 112 Tercera Parte LA ORGANIZACION DEL TIEMPO DE LAS MUJERES 11. 9.3 Segunda Parte ESTRATEGIAS PARA ABORDAR EL TIEMPO 6. Articulación del campo ideológico. 10.1. 8. Posiciones discursivas para abordar el tiempo. Enfoque metodológico cualitativo. Familia mínima: individualismo compartido. 10. Diversidad de experiencias según condición social 11.2. Posiciones discursivas 6. Convivencia doméstica como grupalidad de afines. Balance de situaciones 115 117 117 120 122 126 130 . El tiempo como norma (posición integrada) 9.5. Ambivalencia de la posición competitiva. Economía doméstica estratificada. Familia extensa: patriarcado tradicional y vinculación grupalista. La utopía. El tiempo como destino (posición adscriptiva) 7.1. Realización personal en la organización del tiempo.2. 11. factor de movilización colectiva.2. 7. Reparto de tareas domésticas entre géneros según tipos de mujer. 10. El tiempo como proyecto (posición disidente) 10. 7. 8.4. de arraigo local y valores estables. 9.1.2.1. 11. Trabajo remunerado: un elemento más de la vida.1.2 Trabajo extradoméstico: posición subordinada de las mujeres. Quiebras actuales.

176 181 . Ficha Técnica de los Grupos de Discusión. 12. Propuestas para mejorar la organización del tiempo y sujeto de los cambios 133 133 135 137 139 13. lo privado. Diversidad de estilos de vida.4.3. Las mujeres y la transformación en los usos del tiempo. Anexo II. Cuestionario aplicado. Existencia y necesidad de servicios.4.4 Página 12.1.2. Recursos y medidas para mejorar la organización del tiempo 12. 13. 13. lo social.2. 12. Tiempo social contra reloj. Titularidad ideal de los servicios: lo público. 146 147 152 155 160 164 172 174 175 Bibliografía Indice de Tablas Indice de Gráficos Indice de Cuadros Anexos Anexo I.1. Balance y propuestas 13. Una sociedad bajo el síndrome del mercantilismo. Estructura de los Servicios y efectos en la organización del tiempo de las mujeres. Necesidades no cubiertas y respuestas que se adoptan. 13. Propuestas indicativas.3. 12.

han potenciado tanto en España(1) como en el resto de la Unión Europea(2) el interés por los problemas relacionados con la gestión del tiempo en la sociedad actual. Nº 32.V. debía incluir y ampliar. no se puede abordar la situación de las mujeres sin considerar las actitudes y las prácticas desplegadas por los varones. Paola.. en Treballs de la Societat Catalana de Geografia. 3 ) Debido a la tradicional división del trabajo doméstico y extradoméstico entre los géneros. Instituto de la Mujer. como parte esencial del análisis. Madrid. FEYS. Madrid. 2) estudiar las significaciones de los usos del tiempo en sectores sociales ) El II Plan para la igualdad de oportunidades de las Mujeres recoge diversas actuaciones orientadas a la "racionalización del tiempo social" y a "conseguir un reparto más equitativo de responsabilidades familiares entre los hombres y las mujeres". tanto a nivel de la reflexión teórica como por sus aplicaciones prácticas a nivel político. De los países de la Unión probablemente es Italia el que más ha avanzado en esta materia. A. ver VINAY. Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo. Un amplio conjunto de circunstancias. la tendencia a la desregulación laboral y comercial y los importantes cambios de mentalidad que se están produciendo en los roles de género. 1993. Pilar y otros.. y especialmente por aquellas que tienen que afrontar una situación de "doble jornada" sin que los varones.5 INTRODUCCION El punto de partida de esta investigación se sitúa en el interés del Instituto de la Mujer (Ministerio de Asuntos Sociales) por conocer la relación existente entre los usos del tiempo de las mujeres y la adecuación y accesibilidad de los servicios disponibles. ) Ver DU ROY. pág. "Donne e 'flessibilità' del lavoro. dalla economia informale alla riorganizzazione dei tempi". Hacia una política general del tiempo. Actitudes de los varones ante el cambio familiar. J. El abordaje de los anteriores objetivos no se podía reducir a una cuestión de mero ajuste o sincronía entre usos del tiempo de las mujeres y accesibilidad de los servicios sino que. 1987. Ver ESCARIO. Instituto de la Mujer. 2 1 . por su parte. 1990. entre las que destaca la creciente presencia de la mujer en el mercado de trabajo monetario.C. O. Ver Ministerio de Asuntos sociales. II Plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres (1993-1995). recorran el camino inverso de cooperar en las tareas domésticas(3). y MEYER. Dublín. más bien. haciendo especial hincapié en el lugar crítico ocupado por las mujeres. los dos términos de la relación: cómo organiza el tiempo social el conjunto de la población (no sólo las mujeres) y qué escenarios se pueden contemplar para una resolución satisfactoria de los problemas planteados (más allá del marco jurídico y administrativo en vigor). 189-205. De ahí que ya en el proyecto inicial se formularan los siguientes objetivos concretos: 1) elaborar una tipología diferencial de la población española en función de los usos del tiempo.

A partir de esta simplificación. Para una historia de la sociología del tiempo. ignorando la compleja pluralidad de las demandas de la población así como las diversas -y a veces contradictorias. no sólo por la cultura y la coyuntura histórica a la que pertenecen los individuos.vías de resolución que se pueden plantear para salir al paso de los problemas y desajustes que se producen. estas últimas van a ser el nucleo privilegiado de investigación. el reparto equilibrado de tareas en el ámbito familiar o la sincronía de horarios laborales y de los servicios. De este modo. aspectos parciales de la cuestión. especialmente las sujetas a la "doble presencia" en el hogar y en el mercado de trabajo extradoméstico) así como sus opiniones y expectativas con respecto a la resolución de sus problemas. Madrid. como el ahorro y organización del tiempo a nivel personal. o al menos gran parte de ella. ver RAMOS. 4 . que reivindicaron un abordaje sociológico. dejando en segundo plano el sentido de tales acciones o las relaciones de poder existentes entre los agentes intervinientes. se podría resolver mediante una adecuada "política general del tiempo".). CIS. sin embargo. como veremos. Tiempo y Sociedad. La primera parte de la expresión ("usos") remite a las formas en que las personas organizan o disponen de su vida cotidiana. No estamos de acuerdo en este punto con la concepción que entiende lo social como un agregado de acciones individuales. las formas de organizar el tiempo están condicionadas. 3) y profundizar en el análisis de las diferencias de género estudiando más intensamente las prácticas en el uso del tiempo por parte del colectivo más afectado (las mujeres. etc. sino por su posición social de género. estatus familiar. Al definir las acciones en función de su ajuste en el tiempo. El asunto principal sobre el que giran nuestras reflexiones se condensa en una expresión que ya ha sido acuñada por la teoría social y que representa el lugar de cruce de dos conceptos: "usos del tiempo"(4). la problemática social. Ambos conceptos encierran múltiples connotaciones que vamos a comentar brevemente a fin de dejar claro desde el principio el enfoque adoptado en el presente estudio. complementario de otras lecturas como la filosófica o la antropológica. Ramón (Ed. sin prestar suficiente atención a las formas en que los contextos sociales condicionan el margen de maniobra de las personas. edad. aunque la población estudiada incluye tanto a los varones como a las mujeres mayores de edad. el marco del reloj y del calendario se privilegia sobre otros encuadres posibles.6 representativos. en base a materiales de varios autores clásicos. 1992. ) El estudio del "tiempo" como categoría de análisis social se remonta a autores clásicos como DURKHEIM o MERTON. Al asignar tales "usos" a sujetos individuales parece primarse el carácter voluntario y libre de las acciones realizadas (que serían fruto de decisiones soberanas). La segunda parte de la expresión ("tiempo") encierra también importantes connotaciones. aparecen como los elementos clave para resolver los conflictos sociales. en su versión más extrema. adscripción socioeconómica.

en la que la fuente de energía y la trasmisión eran de tal naturaleza que aseguraban el flujo regular de la energía en los trabajos y hacían posible la producción regular y productos estandarizados"(7). "el ser humano estaba orientado hacia el tiempo por naturaleza. el tiempo proyectivo es el tiempo del individuo moderno. Debido a la prevalencia del reloj en la organización de la vida cotidiana. 37. como tiempo mecánico e instrumental. Hubo máquinas movidas por energía no humana. en el origen mismo de la técnica moderna. 1981. la vida humana se convierte en un espacio cronometrado. . "The Structure and Meaning of Social Time”. David y WEIGERT. más ligado a los ritmos de la naturaleza. pág. Barcelona. capaz de autonomizarse de la percepción subjetiva y concreta del tiempo. es la máquina-clave de la moderna edad industrial. el "tiempo social" ha presentado a lo largo de la historia de las culturas una gran diversidad dando lugar a vivencias y expectativas controvertidas que dependen de múltiples circunstancias(5). al interior de la cultura occidental se ha pasado del tiempo cíclico. Antes de que el reloj mecánico se generalizara como patrón de referencia de la vida social. Argos Vergara. Técnica y civilización. Aquí. pág. La mentalidad moderna identifica el tiempo con su medida a través de los relojes y los calendarios. no la máquina de vapor. MUMFORD concluye que "el reloj. regulado y planificado. pp. 2. al tiempo proyectivo. Madrid.7 Desde nuestro punto de vista es preciso relativizar la actual percepción -omnipresente y unilineal.del tiempo ya que. En cada fase de su desarrollo el reloj es a la vez el hecho sobresaliente y el símbolo típico de la máquina: incluso hoy ninguna máquina es tan omnipresente. Alianza Universidad. lo que ha supuesto una transformación radical de la vivencia tradicional del tiempo social. Lewis. 31-32. ) Sobre la diferencia entre tiempo social y tiempo cronológico. el tiempo social se vuelve temporalidad abstracta. es decir. El tiempo cíclico era el tiempo de la naturaleza. donde la temporalidad no mira al pasado sino al futuro y no está presidida por la figura del retorno sino por la persecución de objetivos. ver LEWIS. El libro del reloj de arena. a diferencia del tiempo cronológico. 6 5 ) JUNGER. 1977. sólo después de siglos de ulteriores esfuerzos. De este modo. igual que los animales y las plantas"(6). 7 ) MUMFORD. 432-462. que estaba marcado por las actividades agrarias y las prácticas religiosas. Así. 1985. Social Time Nº 60. apareció proféticamente la máquina automática precisa que. Andrew J. iba a probar la perfección de esta técnica en todos los sectores de la actividad industrial.. En su conocido estudio histórico sobre la innovación tecnológica en occidente. Ernst. invade los parajes en los que vive el hombre (incluidos estratos considerados como reducto privado e inalienable de la interioridad) transformándolos en 'paisajes de taller'. lo que se aplica en primer lugar al terreno laboral para extenderse después al resto de actividades: "el trabajo. pero ahora teníamos una nueva especie de máquina. J.

Mouton. reciprocidad. 75 y 80. Ver SZALAI. The Hague and Paris. Siglo XXI. inhiben la competencia sin restricciones entre los individuos u operan contra ella"(10). . Dublín. 9 ) POLANYI.8 espacios caracterizados por la aplicación de criterios pragmáticos y tecnocráticos de decisión y por pautas de funcionamiento automático"(8). sin embargo. etc. 1993. SZALAI coordinó a mediados de los años sesenta un estudio comparativo sobre usos del tiempo a partir de diversas encuestas nacionales. Enzo. 1992. Era la visión utópica del los años sesenta que en la década siguiente se topó con los inesperados problemas de la recesión económica. Karl. 1991. 12 10 ) Sobre esta evolución de estrategias. Wendy y KÖHLER. 1980. European Foundation for the Improvement of Living and Working Conditions. Este estudio se ha convertido en la principal referencia de los estudios posteriores realizados sobre el tema en la Unión Europea. 434. 1972. la inflación y el desempleo. 1989.(12). Nº 10-11. KULA. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. en Archipiélago. retomando a POLANYI. la Piqueta. La investigación empírica sobre "usos del tiempo" ha tenido un desarrollo notable en Europa en las últimas décadas. pág. en especial entre los géneros. A partir de entonces el estudio del uso del tiempo se ha orientado hacia otros objetivos: compartir y redistribuir el empleo. ver O'CONGHAILE. sería una manifestación. ) MINGIONE. Witold. de la discontinuidad introducida por la lógica del mercado competitivo en relación a las formas anteriores de intercambio social(9). la “medida” es una institución social que expresa categorías de relación entre los hombres y cuya unificación creciente es uno de los aspectos que mejor definen la singularidad del mundo contemporáneo. incrementar la flexibilidad en los horarios laborales y de los servicios.). Alexander. El interés estratégico de estos estudios se orientaba a conocer los usos y posibilidades del tiempo libre ya que se creía inicialmente que el progreso tecnológico y los incrementos en la productividad conducían inexorablemente hacia una sociedad del ocio. Madrid. pág. Eberhard (Coord. The Changing Use of Time. Las sociedades fragmentadas. mejorar las condiciones de vida y de trabajo de la población. "Del reloj de arena al reloj del trabajador". La difusión del comportamiento competitivo y las formas cada vez más acentuadas de individualismo están en tensión con el desarrollo de contextos de sociabilidad más y más estructurados que. Madrid. 11 ) Bajo los auspicios de la UNESCO. Crítica del liberalismo económico. En cuanto a los estudios relacionados con las diferencias de género. 104. entendemos que tal discontinuidad es sólo relativa ya que múltiples formas de reciprocidad y redistribución siguen coexistiendo con la lógica competitiva del mercado dando lugar a "equilibrios y desequilibrios que se desarrollan en la compleja interacción de los tres sistemas (mercado. La gran transformación. Enrique. Ed. Las medidas y los hombres. básicamente a través del estudio de encuestas aplicadas a grandes muestras de población(11). The Use of Time. hemos procurado aprovechar las aportaciones de una notable tradición de investigaciones teóricas y empíricas que 8 ) OCAÑA. con las connotaciones expuestas. Madrid. en teoría. pág. pág. KULA. redistribución). La expresión "usos del tiempo". Como subraya el historiador W. 3-5. aunque frecuentemente se olvida que tal implantación "fue llevada a todo el mundo en las puntas de las bayonetas".

una clasificación aproximada de los estilos de vida de la población española en función de los usos del tiempo (objetivo de la Primera parte) para diseñar a partir de ahí una exploración abierta del campo de los discursos (Segunda parte) y proceder después al recuento cuantitativo de algunas variables más relevantes en la fase de encuesta. para abordar los objetivos planteados. Este libro pone a disposición del público interesado y de las instituciones con competencias en el campo de la mujer un conjunto interrelacionado de documentación empírica y elaboración teórica en torno a la organización del tiempo social. 93. hemos partido de una recogida y análisis sistematizado de la información disponible (Primera parte) cuyos resultados dieron paso a un diseño sucesivo de dos prospecciones empíricas: una cualitativa. pág. ayudando a perfilar con realismo políticas de actuación en múltiples direcciones aunque probablemente. ) Una referencia más amplia a los grupos de discusión y a la encuesta se encuentra en los capítulos respectivos. se ofrece un balance de los principales resultados obtenidos en el conjunto de la investigación y algunas propuestas operativas. como paso previo. Por último. mediante la aplicación de diez grupos de discusión a otros tantos colectivos significativos para el presente estudio (Segunda parte) y otra distributiva. 13 ) Ver Bibliografía. IBAÑEZ. Esperamos que los resultados de nuestro trabajo. tales políticas sean en muchos casos inevitablemente polémicas. Nº 29. 15 14 . Jesús. según los análisis que hemos desarrollado. sean ricos en sugerencias e inciten a la reflexión. Por nuestra parte. "Las medidas de la sociedad". tal como se recoge en la Tercera parte(15). para quien "la medición es una operación puntual (empírica) que carece de sentido si no se incluye en un universo de discurso (teórico)". siempre mejorables. 1985. en Revista Española de Investigaciones Sociológicas. mediante una encuesta de representatividad estatal a una muestra de mujeres entre 16 y 65 años (Tercera parte14). y cuyo protagonismo ha correspondido principalmente a las diversas corrientes del movimiento feminista(13). ) Seguimos en esto el criterio de Jesús Ibañez. tanto fuera como dentro de España. Esta secuenciación de los procedimientos metodológicos nos pareció necesaria debido a la complejidad del tema planteado que exigía.9 se han intensificado en las últimas décadas.

por último. Colectivo Ioé . dejar constancia de la libertad de investigación de que hemos gozado por parte del Instituto de la Mujer y agradecer la cooperación de cuantas personas e instituciones han hecho posible la realización del presente estudio.10 Deseamos.

PRINCIPALES TENDENCIAS _____________________________________________________________________________ El objetivo de esta Primera Parte es obtener una aproximación global a los usos del tiempo en la sociedad española. del Instituto de la Mujer. y. los contextos espacio-temporales. de la Escuela de Relaciones Laborales y del fondo informatizado interfacultades de la Universidad Complutense (REDUCOM). Partiendo de las bases de datos disponibles y de diversas monografías(16) queremos saber cómo distribuyen su tiempo los españoles. Estas variables condicionan los usos del tiempo y. distinguiendo 28 segmentos de población relativamente homogéneos desde el punto de vista de cómo organizan el tiempo social (capítulo 5). con el interés concreto de esbozar una clasificación de estilos de vida diferenciados de la población mayor de 16 años. en especial para las mujeres. En cuanto a las monografías consultadas. como veremos. la edad y el parentesco (capítulo 1). 1991) y la Fundación FOESSA (Encuesta de 1993). Entre los parámetros desde los que se explica el uso diferencial del tiempo. ) Además de las fuentes demográficas y laborales del Instituto Nacional de Estadística se ha consultado la información disponible del CIS (solicitando varias explotaciones específicas de encuestas no publicadas). en primer lugar.11 Primera parte LOS USOS DEL TIEMPO EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA. en segundo lugar. del CINDOC (CSIC). Por último. el estatus socioeconómico. que remite a posiciones diferenciadas dentro de la estructura social (capítulo 2). 16 . en tercer lugar. se ofrece un esbozo de clasificación de los españoles mayores de 16 años. no se mantienen estables sino que evolucionan constantemente. fundamentalmente la distribución entre hábitat rural-urbano y los cambios relacionados con el calendario (capítulo 3). así como los conflictos de sincronización y accesibilidad entre ellos (capítulo 4). ver la Bibliografía recogida al final de este informe. A continuación abordaremos los cambios introducidos en los horarios laborales y de los servicios. el género. cuáles son las principales tendencias y qué problemáticas se derivan para los colectivos implicados. destacaremos. También se han aprovechado fuentes de centros privados como el CIRES (Encuesta sobre usos del tiempo.

en cambio. COMO PARAMETROS DE DIFERENCIACION La diferencia de usos-ocupaciones del tiempo en razón del género se apunta como parámetro principal en la mayoría de estudios consultados. Las mujeres tienen como principal eje de referencia el hogar familiar.. el 63% de los varones se sitúa como activo (si bien casi la cuarta parte está en paro forzoso) y tan sólo el 0. mientras la mayoría de los varones tiene como principal eje de organización del tiempo el trabajo no doméstico y.//.) Si tomamos como indicador más reciente de esta situación la Encuesta de Población Activa correspondiente al cuarto trimestre de 1994.P. en los estudios históricos realizados sobre este tema se observa una tendencia general en los países industrializados a disminuir lentamente las diferencias entre géneros. ocupando en el mercado de trabajo extradoméstico una posición subsidiaria. 1.12 1. EL GENERO. la tasa de paro sobrepasa el 30%.1% se clasifica en "labores del hogar" (ver tabla y gráfico adjuntos).1. LA EDAD Y EL PARENTESCO. el 64% de las mujeres está desvinculado del mercado de trabajo formalizado y de las activas (algo más de un tercio del colectivo).A. Las diferencias de género en la Encuesta de Población Activa (E. . Sin embargo. cuando están en el hogar.. su posición es principalmente de consumidores de los servicios prestados por mujeres. .

553 1.861 4.7 12.4 22.3 0.2 9.2 8.7 50.6 18.3 (31.003 1.312 W44444444444444444444444444444444444444444444444444444444444U .417 361 151 36.512 1. POR GENEROS (en miles) W44444444444444444444444444444444444444444444444444444444444U Mujeres Total Activos Ocupados Parados (Tasa de paro) Inactivos Estudiantes Labores del hogar Incapacidad permanente Jubilados y pensionistas Otros Población contada aparte TOTAL FUENTE: EPA.950 84 16.1) 5. 4º trimestre de 1994.0 (19.766 1.13 Tabla 1 RELACION CON LA ACTIVIDAD DE LA POBLACION ESPAÑOLA CON 16 Y MAS AÑOS.4 11.1 2. 10.373 5.840 62.367 26 380 3.6 1.9 100% % S)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q S)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q S)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q 15.3 2.0 0.857 35.5 100% % Varones Total 9.665 273 2.607 7.3 34.9 0.7 24.6) 64.537 5.

cuando las trayectorias prolongadas de estudio eran mucho más frecuentes entre los varones. . lo que representa un salto cualitativo en relación al pasado. 4º trimestre 1994) Si limitamos la clasificación anterior al período de edad activa (16-64 años) y lo dividimos en tres tramos. En el tramo juvenil (1629 años) estudia el 35% de las mujeres y sólo el 30% de los varones. se pueden apreciar significativas diferencias. además. las mujeres tienen una penetración menor en el mercado de trabajo (el 41% de los jóvenes varones está ocupado por sólo el 28. casi el 90% se autodefine en función del trabajo extradoméstico: ocupadas.5% de las mujeres) y. Sólo una de cada diez mujeres con menos de 30 años se autoclasifica en "labores del hogar". están más discriminadas en el acceso a los empleos (45% de tasa de paro en ese tramo de edad frente al 33% de los varones). es decir.14 Gráfico 1 DIFERENCIAS POR GENEROS EN RELACION CON LA ACTIVIDAD DE LA POBLACION ESPAÑOLA CON 16 Y MAS AÑOS (EPA. Sin embargo. buscando empleo o estudiando como vía de cualificación profesional (si bien estas actividades no impiden realizar parte del trabajo doméstico).

lo que representa una de las mayores novedades en el mercado de trabajo español (ver Tabla 2). Por último. Madrid. en la franja de edad intermedia (30-49 años) la mujeres se sitúan en una posición intermedia entre los dos tramos que acabamos de describir: el 55% se declaran activas. En cambio. en este punto las mujeres casadas -que suponen las dos terceras partes de ese tramo de edad. casi todos los varones de este tramo de edad se autodefinen por relación al trabajo extradoméstico: el 57% como ocupados y el 30% como jubilados.6 22.0 20. 4º trimestre de los años respectivos. como consecuencia de que una parte de ellas pasa a ocuparse en exclusiva de las labores domésticas.8 27.5 26. Nº 31.2 54. pág. las mujeres la reducen en 6 puntos al contraer nupcias. Madrid. 17 ) Ver PEINADO. por tanto.7 1984 38. pensionistas e incapacitados para trabajar (efecto de más de medio millón de jubilaciones anticipadas que han tenido lugar en los últimos años).5 31. No obstante.8 55.3 1994 56. y ELVIRA. aunque existen grandes dificultades a la hora de acceder a los puestos de trabajo en igualdad con el varón(17). Amalia. según la EPA citada. 24-27.5 49. en cambio. . Un factor asociado a la diversa incorporación de varones y mujeres al mercado de trabajo extradoméstico es el estado civil: cuando los varones se casan incrementan su tasa de actividad en una media de 8 puntos.15 En el tramo más avanzado de la vida activa (50-64 años) la mayoría de las mujeres (59%) se clasifica en "labores del hogar" y sólo el 20% se ocupa en el mercado de trabajo extradoméstico. Salce. Esta situación afecta más intensamente a aquellas que tienen entre 25 y 45 años.6 S)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q W4444444444444444444444444444444444444444444U FUENTE: EPA. etapa de la vida en que la crianza de los hijos exige mayor dedicación: mientras las mujeres solteras de esa edad presentan una tasa de actividad superior al 80%. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.8 24. “Participación e igualdad de la mujer en el mundo laboral”. Se apunta. Tabla 2 TASAS DE ACTIVIDAD DE LAS MUJERES CASADAS ENTRE 25 Y 44 AÑOS (1976-1994) W4444444444444444444444444444444444444444444U Edad 25-29 30-34 35-39 40-44 años años años años 1976 22. en revista Exodo. y el 41% se reconocen amas de casa. 1988. 1995.han duplicado con creces la tasa de actividad desde mediados de los años setenta. las casadas la reducen al 54%. lo que viene apoyado por una creciente cualificación académica. La discriminación de la mujer en el mercado de trabajo español. una tendencia de las mujeres más jóvenes a incorporarse al mercado de trabajo extradoméstico. si bien la cuarta parte de ellas están desempleadas.

En ambos casos el segundo condicionante de la organización del tiempo es el trabajo extradoméstico para las mujeres (23%) y el horario familiar para los varones (25%). distinguiendo el último día laboral. el trabajo doméstico y el estudio. jubiladas y pensionistas tienen de hecho como principal actividad las tareas del hogar (incluso una parte de los varones ubicados en esas categorías también desarrollan trabajos domésticos. así como un día promedio del conjunto de la semana(20). algunas de ámbito estatal y otras más restringidas. el trabajo doméstico. hemos añadido como parte del trabajo doméstico las "compras" y "gestiones varias" relacionadas con el hogar (como ir al banco. en tercer lugar. contabilizado en minutos. la EPA clasifica a los mayores de 15 años en una sola categoría. visible o declarada (no incluye lo "sumergido). . Distribución de actividades en las encuestas sobre usos del tiempo Existen diversas encuestas. La realidad social en España. En una encuesta estatal aplicada por el CIRES en 1991 el 65% de las mujeres mayores de 18 años señalan que "la organización de su tiempo depende principalmente de los horarios de la familia" mientras el 61% de los varones reconoce que son los "horarios del trabajo" los que más condicionan su vida cotidiana. que se clasifica como "inactividad". 20 19 18 ) Sólo reproducimos en la Tabla 3 los resultados correspondientes a un día promedio. Coedición de Fundación BBV. 1990-91. En todos los casos consultados. en segundo lugar. hemos mantenido el criterio de incluir como "actividades que implican trabajar" tres ocupaciones: el trabajo profesional o remunerado (único segmento laboral considerado como tal por las estadísticas oficiales). 1. ) CIRES. que permiten medir los usos del tiempo distinguiendo las diversas ocupaciones de las personas a lo largo del día(18). (sea en vehículo o a pie) y al tiempo empleado en "comer". 315-377. esto confirma de manera rotunda que la vida de los adultos gira en torno a esas dos instituciones: el mercado de trabajo extradoméstico y la familia o trabajo reproductivo (de uno mismo y de otras personas19). cuando en realidad pueden desempeñar varias de ellas a la vez. Bilbao Bizcaia Kutxa y Caja de Madrid. si bien hay que tener en cuenta las distorsiones que produce dicha fuente al describir la actividad de la población. Bilbao. aunque con menor intensidad que las mujeres). que vamos a tomar como referencia principal. 1992. junto ) Los resultados de la encuesta aplicada en este estudio a una muestra de mujeres a nivel estatal se recogen en la Tercera parte. el último sábado y el último domingo. los datos de la EPA permiten apreciar importantes diferencias en función del género. les hemos dado tratamiento independiente (el CIRES incluye estas actividades. tal como se hace en otras investigaciones. La base de datos de esta encuesta parte de una muestra representativa de 1500 españoles de 18 y más años aplicada a nivel estatal en el mes de febrero de 1991.2. En cuanto al "transporte" o tiempo empleado en desplazamientos de un lugar a otro. la edad y el parentesco suelen ser relevantes. La encuesta citada. Se recogen los diferentes usos del tiempo. las variables relacionadas con el género.).16 En resumen. permite apreciar con notable precisión los usos del tiempo en base a diversas características. el concepto de trabajo se limita a las ocupaciones remuneradas de la economía formal. sin embargo. pág. está subvalorado ya que muchas mujeres "en paro". en función del género y de la actividad profesional. etc. En primer lugar. En nuestra explotación de esta base de datos.

por tanto. E. Ramón.. lo que permite a los varones dedicar más tiempo al ocio y el descanso. pág. o.709.. W. . Cronos dividido. Instituto de la Mujer. Jonathan. 1987. dentro del apartado de "ocio" hemos agrupado ir al cine. "International Comparison of Time Budget Surveys: Methods and Opportunities". en 6 categorías y 29 actividades específicas las 36 variables recogidas en la Encuesta del CIRES(21). 1990. Madrid. 11-44. y GERSHUNY. Ver CIS. Ofrecemos una tabla general y después hacemos algunos comentarios. Una visión de conjunto de los usos del tiempo en función del género presenta diferencias muy grandes en el capítulo de actividades que implican trabajo. pág. y KOHLER. y telefonear y escribir cartas en otro único epígrafe ("telefonear y escribir"). ) La encuesta sobre usos del tiempo aplicada por el CIS en 1987 distingue 41 actividades que son agrupadas por RAMOS en cuatro bloques (necesidades esenciales. Estudio Nº 1. conciertos y salas de baile en un sólo capítulo ("espectáculos"). 21 . en el apartado "consumo" que desaparece como tal en nuestra tabla). Madrid. Por último. trabajo profesional y académico.17 con las compras y gestiones varias. RAMOS.//. 18-27.. en O'CONGHAILE. El estudio citado de SZALAI había distinguido hasta 99 actividades que después el archivo de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo redujo a 40. teatro. y tiempo libre). trabajo doméstico y familiar. Agrupamos.c..

4 -4 * 421 414 * 417 32.3 -19 * * TRANSPORTE * 15 26 * 20 1.7 +16 Telefonear-escribir * 10 6 * 8 0.5 -15 Pasear * 26 33 * 29 2.6 -31 * 5 3 * 4 0.3 -48 * * CUIDADO CORPORAL * 69 72 * 70 5.Plantas-animales * 13 7 * 10 0. El diferencial femenino representa la desviación en porcentaje de las mujeres en relación a los varones de la correspondiente actividad.2 -20 Ir a bares * 11 34 * 22 1.9 +693 .Gestiones varias * 3 6 * 5 0.3 +373 . Base de datos: 576 varones y 624 mujeres.1 +1008 .5 +165 .5 +525 .9 -42 No hacer nada * 86 107 * 96 7.5 -45 * * DESCANSO * 517 537 * 526 40. culturales * 3 3 * 3 0.3 +48 Asistir a deportes * 6 11 * 9 0.3 +189 .Bricolage * 6 10 * 8 0.6 +67 Visitas amigos * 37 25 * 31 2.Comprar * 48 18 * 34 2. El promedio general tiene en cuenta el mayor peso demográfico de las mujeres (52% de la muestra).0 + 2 Dormir Dormir siesta * 10 16 * 13 0.2 +55 81 228 * 151 11.8 -28 Deporte * 5 8 * 6 0.Limpiar casa.Cocinar * 89 11 * 52 3. en minutos) W4444444444444444444L4444444444444444L44444444444444444444444U * Mujeres Varones*Promedio % Diferencial * *general femenino W4444444444444444444P4444444444444444P44444444444444444444444U TRABAJO * 553 358 * 459 35.6 -69 Ir a espectáculos * 13 15 * 14 1.2 +147 Propia salud * 20 27 * 23 1. El promedio diario incluye sábados y domingos.0 -13 Leer * 17 25 * 21 1.2 -29 Trabajo doméstico * 448 95 * 278 21. ropa* 119 11 * 67 5.6 -37 .6 -65 Trabajo profesional * Estudio * 25 35 * 30 2. multiplicando por cinco los resultados correspondientes al último día laboral.2 -1 Relaciones sexuales * 10 9 * 10 0.7 +89 .5 -43 * * COMIDAS * 75 72 * 74 5. .6 +4 * * OCIO * 139 164 * 151 11.6 -45 S)))))))))))))))))))2))))))))))))))))2))))))))))))))))))))))Q FUENTE: Elaboración de Colectivo Ioé a partir de la Encuesta del CIRES sobre Usos del Tiempo (febrero de 1991).Cuidar niños * 144 23 * 86 6.Cuidar enfermos * 25 9 * 17 1.4 -5 Por uno mismo * 39 35 * 37 2.8 +14 Por profesionales * 5 2 * 4 0.18 Tabla 3 USOS DEL TIEMPO POR GENEROS (Promedio diario.2 +86 Hacer turismo Activid.

14').19 Gráfico 2 USOS DEL TIEMPO POR GENEROS Si agrupamos los usos del tiempo por grandes capítulos. 22 ) Los tiempos declarados por los encuestados suman en promedio 21 h. 39'). 6) El transporte o los desplazamientos de un lugar a otro (20')(22). supone una subevaluación media de 2 h. 3) El ocio y relaciones sociales (2 h. teniendo en cuenta que el día tiene 24 horas. no tiene por qué coincidir con el tiempo cronológico. 2) El trabajo (7 h. 10'). el orden de mayor a menor frecuencia para el conjunto de la población adulta española es el siguiente: 1) El descanso (8 h. . lo que. 41' diarios. que es el detectado en la encuesta. 5) El cuidado e higiene corporal (1 h. 19'. 4) Las comidas (1 h. 31'). En la medida que el tiempo social o percibido subjetivamente por los individuos. 47' para un día promedio). hemos respetado la estimación de tiempos hecha por los entrevistados.

) La encuesta aplicada por el CIS en 1987 ofrece unos resultados muy divergentes en el capítulo referido al trabajo doméstico (2 h. en 1990 a nivel estatal. que se confirma con notables oscilaciones en otras encuestas de ámbito nacional(24).). R. hay tres (descanso. lo que supondría un excedente diario de trabajo femenino del 72% en relación a los varones. 58' en trabajo doméstico. María (Coord. mientras las mujeres empleaban 1 h. Madrid. obtuvo diferencias más abultadas: los varones empleaban una media diaria de 2 h. Nº 13-14. que la ) La distribución equilibrada por géneros en estas actividades se constata también en la encuesta ya citada del CIS sobre usos del tiempo (Estudio Nº 1. 26 25 24 23 . Las diferencias. RAMOS estimaba un excedente de trabajo femenino del 31% (en este cómputo se incluían los desplazamientos por trabajo-estudio en el capítulo laboral. pág. sólo cabe destacar en el apartado de cuidados personales que las mujeres dedican más tiempo al aseo y arreglo personal o a cargo de profesionales mientras los varones dedican más tiempo al deporte. 47' en trabajo profesional y 1 h.I. R. 33. ocio y transporte) presentan notables diferencias por géneros por lo que vamos a comentarlos por separado. "configura una masa de tiempo enorme. 1990. y la economía monetaria. pág. la adscripción de la población a uno u otro modelo de espacio-tiempo tiene un valor de definición política de primer orden"(25).S. conferencia presentada en la Universidad de las Islas Baleares. habrá que esperar a futuros estudios para saber cuál de las dos se ajusta más a la realidad. 57" de promedio diario para el conjunto de ambos géneros). normalmente realizado por mujeres... lo que aumentaba el promedio de los varones). Teniendo en cuenta que las actividades incluídas en el apartado de trabajo doméstico-familiar son las mismas en ambas encuestas. las mujeres trabajan un promedio diario de 9 h. Los tres capítulos restantes (trabajo.500 entrevistas. a) Trabajo doméstico y extradoméstico Sumados los tres tipos de trabajo considerados en la tabla (trabajo profesional. se corresponden con el cultivo de cualidades asignadas socialmente a cada uno de los géneros (la belleza a la mujer. Para la relación entre el trabajo “invisible”. CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTIFICAS.c. Esto significa. 20). RAMOS. 58' en el caso de los varones.20 De estos seis capítulos. no renovable.es un recurso irremediablemente limitado. doméstico y tiempo de estudio). 27' y 8 h.709). 11' respectivamente. ) DURAN. seguido del extradoméstico o profesional (2 h. las mujeres trabajarían diariamente el 54. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. monográfico de la revista Economía y Sociología del trabajo. Madrid. En cambio. si los resultados de esta encuesta son correctos(26). 31') y del estudio (30'). comida y cuidados personales) que ocupan tiempos muy parecidos en varones y mujeres(23). en ambos casos. Departamento de Ciencias de la Tierra. el que ocupa más tiempo en general es el doméstico (4 h. Este excedente de trabajo femenino. María Angeles. 38' de promedio diario). la fuerza física al varón).C. por 5 h. La diferencia global es de 3 h. una encuesta realizada por el C. lo que supone un 57% menos del tiempo registrado por la encuesta del CIRES en 1991. o. 13'. Si observamos los tres tipos de trabajo en la Tabla 3. ) A partir de la encuesta citada del CIS (1987). 1992 (en ciclostil. ni susceptible de 'desarrollo'. 15'. Y puesto que el tiempo -a diferencia del dinero.4% más que los varones. es decir. ver PAZOS. El triángulo imposible. Encuesta de Nuevas Demandas. con una muestra de 2. equivalente a la de todo el tiempo diario asalariado. 1991. Mujer y trabajo.

5% del volumen total de horas dedicadas a esta actividad) y tienen una penetración menor en el mercado de trabajo extradoméstico (26. renta. 28 ) GERSHUNY. no es exclusiva de España sino que se produce también en los países de nuestro entorno: "Las estadísticas oficiales están focalizadas en la economía monetaria (empleo. Las restantes nueve décimas partes está mucho menos descritas en las estadísticas oficiales.8% de las horas empleadas en este sector27). En la mayoría de los países se dispone de poquísima información sobre temas como el trabajo doméstico. La conclusión a la que se llega es que la mujer está excesivamente sobrecargada de trabajo por comparación con el varón. Esta tergiversación de la distribución del trabajo por géneros. W. ) En la EPA de 1991.5 horas semanales de trabajo..2% del volumen total de ocupados en España con una media de 32. pág.7% con 36. representa casi el doble de tiempo de trabajo que la economía monetaria del mercado de trabajo competitivo.//. (Ed.c.8 horas de trabajo semanl.). las mujeres representaban el 32. y los varones el 67. los varones están más presentes en el trabajo profesional y desarrollan sólo la quinta parte del trabajo doméstico.21 economía doméstica. El gráfico 3 representa el volumen total de trabajo desarrollado en función de los géneros (tamaño de los círculos) y la distribución interna por tipos de ocupación (trabajo doméstico. Pero esta 'economía' ocupa quizás una décima parte del tiempo total en las sociedades modernas. gastos). 27 . "International comparison of time budget surveys: Methods and opportunities". Jonathan. . año en que se aplicó la encuesta del CIRES. extradoméstico y estudio). salarios. los cuidados personales o las actividades de ocio"(28). basada en lazos de reciprocidad.. Por su parte..5% de trabajo extradoméstico. E. Transformadas estas proporciones en tiempo de trabajo. en O'CONGHAILE. 13. o. proporción bastante próxima a la obtenida por la encuesta del CIRES. que prima el trabajo remunerado y no tiene en consideración otros tipos de actividad. Las mujeres están más especializadas en el trabajo doméstico (donde desempeñan el 80. en patente contraste con la imagen que oferecen las estadísticas oficiales. y KOHLER. las mujeres suponían el 29. para las que el 76% de las mujeres son inactivas o están desocupadas mientras la mayoría de los varones estaría trabajando.

el varón sobresalía en una de ellas (arreglar desperfectos de la casa) que. si bien en el caso de la compra de bienes duraderos (piso. frigorífico. Otros estudios de ámbito nacional confirman esta mayor dedicación de las mujeres al trabajo doméstico. 1991. donde se señalaban seis actividades domésticas.. Las compras. sólo el 1% de los varones era "el encargado habitual" de fregar los platos. Por último..) y de servicios especiales (como comprar la prensa) el varón dedica algo más de tiempo. que representan en conjunto el 12% del trabajo doméstico. son realizadas principalmente por las mujeres (70%).500 españoles de ambos sexos. En el extremo opuesto. es la tarea que implica menos tiempo. En una encuesta aplicada por el CIS en abril de 1990(29). Pepa y COBO. Madrid. Las mujeres españolas: lo privado y lo público. . los varones están más especializados en bricolage y gestiones varias.6% del tiempo empleado en el trabajo del hogar. hacer las camas o 29 ) CRUZ. según hemos visto. estas dos tareas sólo suponen el 4.22 Gráfico 3 PROMEDIO DE TRABAJO POR GENEROS (VOLUMEN TOTAL Y TIPOS DE TRABAJO) De las ocho actividades domésticas reseñadas en la encuesta del CIRES. Estudio basado en una encuesta aplicada a 2. sin embargo. cocinar (86%) y cuidar a los niños (84%). mayores de 18 años. las tres actividades que más tiempo consumen (ya que representan las tres cuartas partes del trabajo doméstico) son desempeñadas mayoritariamente por mujeres: limpiar la casa y la ropa (89%). CIS. coche. son también las mujeres las más especializadas en las tareas de cuidar enfermos (73%) y atender las plantas y los animales domésticos (65%). recoger la cocina. Rosa.

.. pág. "Tiempo para el trabajo y tiempo para la familia". según la encuesta citada(30).. En 1980 colaboraban en la preparación del desayuno el 21% (diez años después el 36%)... En 1980. recogido por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo.. De todos modos........ otro sondeo de nivel estatal había aplicado en parte la misma pregunta. y en reparar desperfectos del hogar el 63% (después el 72%31). Nº 5.... Arreglar desperfectos de la casa .. 58. diez años antes de la encuesta del CIS que acabamos de citar. Precisamente la tarea menos compartida por los varones (limpiar la casa) es.. Recoger la cocina ..643 españoles.. en limpiar la casa el 9% (después el 16%).23 limpiar la casa (ver Tabla 4). Hacer las camas .. En este sentido. no se dispone en España de una base estadística sólida para conocer la evolución del uso del tiempo por géneros a lo largo de las últimas décadas. 3 1 1 50 1 1 Mujer 59 77 74 23 77 80 Ambos 33 18 21 22 18 15 S))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q W444444444444444444444444444444444444444444444444U FUENTE: CIS... Estudio Nº 1867. dirigida por Salustiano del Campo. junto con la de planchar.. cuyos resultados presentan bastantes oscilaciones. Ibidem. 47. En cambio. monográfico del Boletín Mujer Hoy. pudiéndose apreciar una ligera pero significativa evolución de los varones a compartir las tareas del hogar. y que incluye encuestas realizadas en 16 países durante los últimos 30 años.VV. 1983. 31 ) Encuesta inédita sobre la familia española.. la que menos satisfacción produce... cocinar satisface al 50% y llevar a los hijos de paseo al 71%. 30 . en fregar los platos el 11% (después el 19%)..... Limpiar la casa . la tendencia general probablemente no se aleje de las pautas constatadas en otros países del área occidental.. Algunas de las principales tendencias observadas en estos estudios para las personas entre 20 y 60 años son las siguientes: . pág.. Salvo las encuestas ya citadas. aplicada en 1980 a 1. Ver AA..El tiempo medio dedicado a trabajo remunerado se mantiene constante o se reduce ligeramente mientras ha disminuído el dedicado a trabajo doméstico en beneficio de las actividades de ocio (sobre todo el "ocio pasivo" como ver televisión).. abril de 1990. Madrid. Subdirección General de la Mujer del Ministerio de Cultura. en porcentaje) W444444444444444444444444444444444444444444444444U Varón Preparar el desayuno . ) Hacer la limpieza sólo resulta una tarea satisfactoria para el 34% de los entrevistados y planchar para el 27%. Tabla 4 REPARTO DE ALGUNAS TAREAS DEL HOGAR POR GENEROS (1990) (Quién las realiza de forma habitual. disponemos de varios estudios realizados a partir del Archivo de datos sobre usos del tiempo.. Fregar los platos .

A. Los varones de edad intermedia (40-49 años) mantienen su tiempo de trabajo remunerado mientras lo reducen los más jóvenes (20-29 años) y los de edad avanzada (60-64 años). M. .24 . el tiempo del hogar se convierte para algunos varones en "descanso del guerrero". las mujeres dedican más tiempo que los varones a "visitar amigos y familiares" (60%) y "telefonear y escribir cartas" (63%). "Age and behaviour. primos. 36' (más que el tiempo dedicado a comer o al cuidado personal) es utilizado en mayor medida por los varones (107 minutos diarios) que por las mujeres (86 minutos). 1988. tal como se desprende de la sobreespecialización de éstas en las tareas del hogar menos gratificantes. Las relaciones sociales más intensas no se producen con la línea familiar del padre. quizá porque se trata de actividades que frecuentemente se realizan como telón de 32 ) LINGSOM.. etc. Madrid. pág.Por géneros. (ed. "leer" (59%) y "pasear" (54%). Sin embargo. Susan. W. casi todos los países registran una tendencia al equilibrio: los varones disminuyen el tiempo dedicado a trabajo remunerado y aumentan la actividad doméstica. Estas dos últimas especialidades de la mujer confirman su papel como principal nexo del núcleo familiar con la familia extensa (abuelos. A Cross'National Comparison of Contemporary Changes".. B) Ocio y relaciones sociales Los varones dedican más tiempo a estas tareas (el 62% del total de minutos empleados por ambos sexos). . este uso del tiempo que representa un promedio global diario de 1 h. viendo la televisión desde el sofá). las tendencias anteriores presentan algunas diferencias significativas. Por su parte. "ir a bares" (77% del tiempo total empleado) y "asistir a deportes" (62%) y con una intensidad menor en otras dos. el mayor cambio se produce en el intervalo de edad joven mientras las de edad avanzada mantienen los mismos promedios de tiempo en el trabajo doméstico y en el remunerado(32). E.) y la red de amigos de la familia: "el eje de la continuidad de las generaciones no son tanto los padres como las madres. 33 ) DURAN. De puertas adentro. un análisis desglosado de las tareas permite hacer interpretaciones más matizadas. que hemos incluído dentro del apartado relativo al descanso. en cuanto a las mujeres.. La encuesta del CIRES no especifica el tiempo dedicado a escuchar la radio o ver televisión.c. y KOHLER. Como actividad de ocio se podría incluir también "descansar sin hacer nada" (por ejemplo. Instituto de la Mujer.Por intervalos de edad. o. hermanos. 59. mientras las mujeres les sirven. 48-91. y las mujeres experimentan el proceso inverso. en O'CONGHAILE. Los varones sólo destacan de forma clara en dos ocupaciones. probablemente como efecto del aumento del estudio y el paro entre los primeros y de las prejubilaciones entre los segundos. sino con la de la madre"(33). Ambos géneros dedican prácticamente el mismo tiempo a "relaciones sexuales".). "turismo y actividades culturales" y "asistir a espectáculos". pág. Pues bien.

tanto mujeres como varones dedican más de cinco horas diarias a dicha actividad (ver Tabla 5).. alcanzar un tiempo dedicado a los audiovisuales que supera el de los varones" (34). lo es de forma especial para las mujeres.25 fondo de otra actividad considerada más importante (escuchar música mientras se trabaja o ver la televisión mientras se realizan tareas domésticas). El resultado que se alcanza es muy significativo. combinando consumo primario y secundario.. pág. 214 y 216. A pesar de que las mujeres dispongan de menos tiempo para el ocio como actividad primaria o exclusiva. 34 ) RAMOS. aunque eso sea cierto de ambos sexos. "El consumo de audiovisuales es el agujero negro que devora el tiempo libre.c.. o. R.. . consiguen. .//. Sumando estos casos (actividad secundaria) con aquellos otros momentos en que los medios audiovisuales son objeto de atención independiente (actividad primaria).) Un consumo que se realiza de forma más marcada en la modalidad secundaria que en la primaria y.. (..

54' 5 h. TELEVISION.26 Tabla 5 TIEMPO MEDIO DEDICADO A MEDIOS AUDIOVISUALES (RADIO. 14' 2 h. 58' 5 h. 24' Promedio General 5 h. 12' 3 h. Mientras las tareas domésticas requieren frecuentes desplazamientos pero en un entorno cercano. VIDEO) POR GENEROS VARONES De lunes a viernes Sábados Domingos Actividad Primaria 2 h. 6' 3 h. c) Transporte y desplazamientos En este apartado los varones representan el 65% del tiempo empleado. 12' 5 h. 9' Actividad Secundaria 4 h. 42' 3 h. 56' 6 h. 8' 3 h. 53' MUJERES De lunes a viernes Sábados Domingos Actividad Primaria 1 h.S. lo que se corresponde con su mayor dedicación al trabajo extradoméstico. TOCADISCOS. 0' FUENTE: C. .709.. 51' Promedio General 5 h. 52' 2 h. 42' 2 h. Estudio 1.I. el trabajo remunerado suele exigir desplazamientos a lugares más alejados del domicilio particular. 2' 2 h. 29' Actividad Secundaria 3 h.

))))))))))))))))))))))))))2)))))))))))))))))))))))))))))))))- FUENTE: Elaboración de Colectivo Ioé a partir de la encuesta del CIRES sobre usos del tiempo (febrero de 1991). La distribución por edades remite a diferentes etapas de la vida. Los jóvenes destacan por el tiempo dedicado al estudio. si bien sólo destaca el mayor tiempo dedicado a la compra diaria (probablemente por su menor . sin permitirse destacar en otras actividades. momento en que suele tener lugar el cuidado de niños pequeños. Los adultos entre 30 y 49 años. como recogemos en la siguiente tabla de grupos de edad. los usos del tiempo varían notablemente. marcadas por el estado civil. al deporte y a las relaciones interpersonales de todo tipo.3. el estado civil y las diversas etapas de la vida Dependiendo de la edad de las personas.27 1. Diferencias en función de la edad. culturales 5' * * Escribir cartas 3' * Asistir a deportes 10' * * . se concentran en la familia y el trabajo extradoméstico. la crianza de los hijos y la entrada o salida en el mercado de trabajo extradoméstico. Tabla 6 ACTIVIDADES EN LAS QUE SOBRESALE CADA GRUPO DE EDAD EN TERMINOS RELATIVOS A LOS DEMAS (Promedio en minutos. último día laboral) +))))))))))))))))))))))))))0))))))))))))))))))))))))))))))))). En la etapa siguiente (50-64 años) se mantienen las actividades domésticas. * * * Menos de 30 años * De 30 a 49 años * * * * * * Trabajo extradoméstico 288' * * Estudio 102' * Cuidar niños 134' * * Gestiones varias 9' * Limpiar casa-ropa 78' * * Higiene personal 38' * Cocinar 59' * * Deporte 8' * Transporte 24' * * Transporte 28' * * * Ir a bares 25' * * * Ir a espectáculos 11' * * Relaciones sexuales 14' * * * * Telefonear 8' * * * Visitar amigos 38' /))))))))))))))))))))))))))3)))))))))))))))))))))))))))))))))1 * * * De 50 a 64 años * Más de 65 años * * * * * * Cuidar enfermos 28' * * Limpiar casa 76' * Propia salud 37' * * Cocinar 58' * Dormir 421' * * Compra diaria 35' * Dormir siesta 26' * * Cuidar enfermos 27' * Descansar sin hacer nada 162* * Cuidar plantas 15' * Comidas 76' * * Bricolage 17' * Pasear 42' * * Leer 24' * Hacer turismo 4' * * Ir a bares 16' * Activ.

el 23% de los varones no había sabido como emplear el tiempo al llegarles la jubilación y el 10% se había sentido "inútil"(35). el 37% se consideraba con buena o muy buena salud. pág. Para comprender el sentido de las diferencias es preciso remontarse a la historia de la configuración institucional e ideológica de los géneros y de los roles familiares ligados a la edad y el estado civil durante los últimos siglos. que se incrementan con la edad(36). Sólo al final de un estudio de la desigualdad social que se sustenta en las diferencias sexuales podemos decir qué es ser mujer y qué es ser varón en la sociedad objeto de nuestro estudio. En cuanto a los mayores de 65 años. los problemas de salud. 1988.4. 1993. Jesusa. es la forma diferencial en que los distintos parámetros sociales actúan sobre las hembras y sobre los machos de nuestra especie"(37). La distinción entre sexo y género es especialmente oportuna en este punto: el sexo hace referencia a las diferencias biológicas físicas (los términos más apropiados serían macho/hembra). cuidar plantas. leer. incluído el turismo. la edad y el estado civil. la familia 35 ) INSERSO-CIS. según la citada encuesta. la edad y el estado civil Tanto la EPA de 1994 como las diversas encuestas citadas ofrecen una foto fija de los diferentes usos del tiempo en función del género. 36 . así como al descanso y a actividades culturales y recreativas. Por otra parte. El género. por su parte. esta actividad. históricamente circunscrita. 1. el hueco de actividad dejado por la crianza de los hijos pequeños en el período anterior es suplido por la atención a mayores enfermos (normalmente los abuelos) y por diversas actividades más ligadas al ocio (bricolage. es requerida por el 20% de los españoles mayores de 65 años (aproximadamente un millón de personas) siendo desempeñada principalmente por mujeres de la familia del anciano (dos terceras partes son esposas. algo que viene dado. son los que más tiempo dedican al cuidado de la propia salud y de otras personas. Algunos de los principales rasgos asociados a las diferencias de género/edad actualmente existentes en la cultura occidental se modelaron a lo largo de varios siglos. 37 ) IZQUIERDO. Historia de la configuración institucional de los roles asignados al género. generan una nueva actividad. Estudio Nº 2072. según una encuesta aplicada en 1993 a los españoles de ambos sexos mayores de 65 años. desde finales de la Edad Media hasta los procesos recientes de industrialización y modernización. La desigualdad de las mujeres en el uso del tiempo. el 23% con salud mala o muy mala. en cambio el género remite a la configuración social. Lo único que nos viene dado (en el terreno de la desigualdad social derivada de las diferencias sexuales) es el sexo. y el restante 40% con salud regular. La jubilación afecta más a los varones debido a que la mayoría de ellos tienen que dejar de repente el trabajo remunerado. Desde el punto de vista subjetivo y según la encuesta citada del INSERSO. ) Según la Encuesta Nacional de Salud el 85% de las personas mayores de 65 años padece algún tipo de enfermedad.28 costumbre de consumir en grandes superficies). hijas y nueras). Instituto de la Mujer. Madrid. de varones y mujeres: "Las MUJERES y los VARONES no son un apriorismo. la de cuidador de persona anciana. 17. Madrid. escribir cartas). Así.

pág. y "capitalismo de consumo". En el capitalismo de producción los sexos habrían adoptado un papel instrumental y de regulación de los cuerpos (dimensión referencial y eficacia productiva en la descendencia) mientras en el capitalismo de consumo predominaría la dimensión estructural. 23. en Historia social y mentalidades. Madrid. Jesús Ibañez. la pedagogía (el maestro) y la moral (el clérigo40). Más allá de la sociología. por cuenta propia o ajena. 1981. cedió parcialmente sus prerrogativas al Estado. austera y ahorrativa. se distingue entre tiempo productivo (vinculado a actividades remuneradas. 1979. normalmente dentro del hogar). y FOUCAULT. pág. Durante la larga etapa del capitalismo de producción el "tiempo productivo" se asignó al varón y el "tiempo reproductivo" a la mujer. La jornada interminable. ) PEREZ-FUENTES. por fuerza determinarían una economía nacional potente"(38). 1978. 1991. 197-220. Nº 294. que se iba a convertir en el principal regulador de la vida familiar: "el poder paterno no será más que el transmisor del poder estatal. en Revista de educación. “Reconstitución de la insfancia: extensión de la condición de persona y de ciudadano”. 40 39 . Michel. Barcelona. Tanto en el medio rural como en las ciudades la producción económica se terminó identificando con el trabajo extradoméstico y monetario. Siglo XXI. siguiendo en este punto a Michel Foucault. 93. 41 ) MEYER. antigua unidad de producción y consumo. Historia de la sexualidad. En paralelo con estos procesos. 1986. pág. y tiempo reproductivo (de la especie y de las energía vitales. Historia contemporánea. y RAMIREZ. pág. así como la 38 ) DURAN. de acuerdo con las normas de salud (médico de familia). Francisco. Siglo XXI. En cuanto al antiguo poder paterno. así como la educación "adecuada" de los hijos. Jesús. P. ahora ya sólo entendida como unidad de consumo. “El discurso higienista y la moralización de la clase obrera en la primera industrialización vasca”. Icaria. Zero/Zyx.29 troncal. 58. El niño y la razón de Estado. 127-156. la vida privada se escindió de la esfera pública y el hogar nuclear se replegó sobre sí mismo: la casa dejó de ser un lugar abierto. dio paso poco a poco a la familia nuclear. normalmente fuera del hogar).. de tal modo que si éstas observaban una conducta laboriosa. Al imponerse la nueva mentalidad mercantilista. Madrid. en consecuencia. La madre de familia iba a ser la encargada de organizar y gestionar el ámbito de la vivienda familiar. se realzó el amor conyugal y las relaciones de pareja. cuyo momento culminante habría tenido lugar en Europa en el siglo XIX coincidiendo con la segunda revolución industrial. distingue entre "capitalismo de producción". ) IBAÑEZ. lo que explicaría la creciente capacidad de combinación y sustitución entre los cuerpos y los géneros. y ello dió lugar al sentimiento de intimidad familiar como valor específico. pág. Pilar. el papel de la familia es observar las normas de higiene pública y propulsar a su descendencia hacia los espacios de encuadramiento previstos por el Estado"(41). Nº 51. Universidad del País Vasco. una prolongación de la vida social en la calle. 1991. María Angeles. como terminales indiferenciados de los mecanismos de producciónconsumo(39). Madrid. lo que implicaba una inversión total del sentido orignario del concepto "economía" (oikos-nomía = administración de la casa): "En aquella época (fines del medievo y comienzos de la Edad Moderna) el complejo económico nacional era considerado como la suma aritmética de las economías familiares. Madrid. posterior a la segunda postguerra mundial.

El niño. se afirmaba la igualdad de principio entre los géneros. pues. La teoría de la diferenciación sexual dio cobertura ideológica a la configuración social ) COLECTIVO IOÉ. 1987. la conciencia de la particularidad infantil. Durante la fase del capitalismo de producción. En este sentido. pero se seguía sosteniendo "una estricta división de esferas y la división sexual del trabajo. en El trabajo de las mujeres: siglos XVI-XX. "El trabajo doméstico en los manuales escolares". de importantes modificaciones en los papeles asignados a los sexos (varones/mujeres) y a los grupos de edad (adultos/menores). pág. están historicamente condicionados y son relativamente recientes. la mujer no estaba volcada en la crianza de los hijos: era norma entre las de buena posición entregar a los pequeños a nodrizas mercenarias para su amamantamiento. cuidados de los niños durante la infancia y labores propias de su sexo"(44). Orígenes de la familia moderna. en AA. Madrid. 103. Taurus. Universidad Autónoma. Rosa María. "La enseñanza primaria femenina en España: su evolución histórica". 1992. sino que fue el comportamiento habitual de las mujeres de clases populares en un pasado más o menos remoto. en una coyuntura de desarrollo y modernización de las bases políticas del país. 1979. pertenecía a la sociedad de los adultos. sin embargo. 1987. y BOLUFER. 3-22 ) CAPEL. 1989. Por lo demás. Valencia. 136-147. “Actitudes y discursos sobre la maternidad en la España del siglo XVIII: la cuestión de la lactancia”. Philippe. La estructura patriarcal de la familia se configuraba análogamente a una monarquía de derecho divino. mientras que las madres pobres compatibilizaban las tareas productivas con la crianza de niños propios y ajenos(43). Infancia y sociedad en España. En la sociedad preindustrial el sentimiento de infancia. en Historia social. eran fundamentales para la vigencia del orden social de la época. Nº 74. pág. FLANDRIN. con la creciente admisión de los presupuestos igualitarios del liberalismo y de la democracia. 44 43 42 . Los varones adultos se constituyen en los protagonistas de la esfera pública (la producción mercantil y las relaciones propias de la "polis") y las madres de familia se vuelven gestoras del ámbito privado de la familia. los actuales conceptos de familia e infancia tienden a verse como naturales o universales y. Hesperia. Como hemos estudiado en otro lugar(42). Las diversas formas de discriminación educativa y laboral de la mujer se legitimaban mediante un discurso biologista que suponía en ella una "inferioridad congénita" en relación al varón (semejante a la teoría clásica del racismo biológico). Ver también GOMEZ-FERRER.VV. cuyo principal exponente en España fue Gregorio Marañón. monográfico de Documentación social. una vez superados los seis o siete años. Las relaciones padres-hijos. pág. Mónica.30 prolongación en el tiempo del cuidado de los hijos. ) Ver ARIES. Jaén. Madrid. "Infancia moderna y desigualdad social". El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen. basadas en el deber absoluto de la obediencia. Barcelona. la desigualdad de roles entre los sexos se aplicó también a la educación en la escuela: las niñas accedieron a la escuela más tarde que los varones y a ellas se destinaban unos contenidos específicos para "aprender debidamente aquellas materias relacionadas con sus futuros deberes domésticos-familiares: higiene del hogar. 1983. Seminario de Estudios de la Mujer. La gestación de la familia moderna estuvo acompañada. Guadalupe. Nº 14. asumiendo como principal encargo la crianza y escolarización de los niños (separados de la vida adulta). pág. no existía. Jean Louis. 28-29. Crítica. Esta posición dio paso en el primer tercio del siglo XX a una teoría de la diferenciación y la complementariedad entre los sexos. no existía una imagen ni un trato diferencial hacia ellos.. "doble jornada" no es algo propio de la mujer trabajadora actual.

pág. ) RIEZU. Por otra parte.8. Italia y Grecia. etc. los avances en las condiciones de vida y en el cuidado de la salud aumentan la esperanza de vida y. R.1). Historia ideológica del control social. Entre los censos de 1981 y 1991 el tamaño medio de los hogares españoles ha pasado de 3. Desde el punto de vista legal se producen una mayor flexibilidad.000 escuelas públicas. Las niñas de entonces (actuales abuelas) volvieron a ser socializadas en función de su exclusivo papel de madres de familia: se perfiló una "mística de la mujer virtuosa. E. dedicada a defender su honor y caracterizada por su vida recogida y hogareña(46). pág. . para los menores de 40 es de 2. en consecuencia.5 a 3. La esperanza de vida en España es de las más altas de la Unión Europea. En primer lugar. los sacerdotes y las instancias políticas). pluralismo y laicización en la forma de regular la vida familiar. 266. se han legalizado el divorcio y el aborto. Mary. la etapa del franquismo representó una vuelta a los valores tradicionales de la familia jerarquizada (autoridad del padre) y socialmente encuadrada (autoridad de los maestros. En el nuevo marco del capitalismo de consumo -iniciado en España en los años sesentay a partir de 1978 con la nueva constitución democrática. Infancia y sociedad en España. La disminución del número ideal de hijos(47) y el uso cada vez más extendido de anticonceptivos favorecen esta reducción de la natalidad. 160. en AA.. Como consecuencia de esto. muy por debajo del coeficiente de reemplazo poblacional (2. Se ha despenalizado el adulterio y la cohabitación sin matrimonio (antes "amancebamiento").VV. la escuela o los medios de comunicación y consumo de masas. se afianza el modelo de hogar nuclear con pocos miembros.2 miembros. Estudio Nº 1841 del CIS. y MARI. junto con Alemania. los hijos habidos fuera del matrimonio (antes "ilegítimos") han quedado equiparados. sobre todo si se toma como referencia el número de personas que han llegado a los 75 años. se producen importantes modificaciones en instituciones básicas. después de Francia y Holanda. 46 45 48 ) INE. en 1981 eran ya el ) NASH. La tasa de natalidad es.31 de la mujer en España en este período y además constituyó una visión interclasista del papel social de la mujer"(45).3. en promedio. en especial las del tramo de más de 80 años que se ha previsto crecerán alrededor del 50% entre 1991 y 2. Mientras en 1975 los matrimonios no católicos estaban por debajo del 1%. hogareña y profundamente religiosa".2. Anuario estadístico de España.. 1990. En REIS. la más baja de Europa y el número medio de hijos por mujer ha descendido a 1. está aumentando aceleradamente la proporción de personas mayores. que tienden a configurar nuevos papeles sociales al varón y a la mujer. PPU. pág. 130. Madrid. 1989. En el otro vértice de la pirámide de edad. en BERGALLI. En este caso España presenta la mayor expectativa de vida para los varones y el tercer lugar para las mujeres. "Control social y trayectoria histórica de la mujer en España". la mortalidad infantil ha remitido drásticamente (en 1900 fallecían en el primer año de vida 18 de cada 100 nacidos.c. "La transmisión religiosa en la infancia". Jorge.E. el número de personas ancianas. 1992. 47 ) Mientras para los mayores de 40 años el número ideal de hijos. o. Barcelona. como la familia.010(48). en el que se registraron importantes medidas igualitarias y se construyeron 7. 6 en 1950 y sólo 1 en la actualidad). Tras el breve período de la república.. Nº 51. es 2.

) CASTILLO. de hecho y de derecho. cuyo puesto de privilegio se basaba en el poder que le otorgaba ser el perceptor de los ingresos de la familia y representante único del grupo ) Sobre estos puntos ver IGLESIAS. Permanencia y cambio en la familia española. CIS.. si bien este avance igualitario resulta menor si tenemos en cuenta que la tasa de paro de las mujeres llega al 32% mientras en los varones es del 19% (EPA. todos podemos ser individuos libres. Ministerio de Asuntos Sociales. pp. de derecho porque pertenecen a la lógica de su proceso de producción (no son resultante aleatoria. Madrid. "Los hijos de la sociedad de consumo". a diferencia de lo que ocurre en el ámbito laboral donde su penetración está siendo más lenta. Hesperia. Instituto de la mujer. hijos) y los excluídos y marginados de ella (homosexuales). marginal o disfuncional)"(52). las últimas décadas han significado su total incorporación en igualdad al varón. En sólo ocho años. que están perdiendo cuota de mercado a un ritmo más intenso que el conquistado por las mujeres. J. De este modo. pero de individuos nada. Barcelona. la mayor flexibilidad de las pautas familiares favorece una diversificación de modelos: "La sociedad de consumo parece propiciar una cierta variedad de tipos de familia.). y GARRIDO. 1994. 415-547. En cuanto al acceso de la mujer a la escuela. 1990. sin darnos cuenta de que libres tal vez sí (liberi: siempre 'hijos' y por lo tanto siempre en posición infantil).. Icaria. ) Sobre la evolución de los modelos de familia en España. 1993. ver BORDERIAS.. por tanto. La tasa de población activa femenina no rebasó la barrera del 30% hasta 1986 y actualmente se encuentra algo por encima del 36%. resultados del proceso capitalista: de hecho porque este proceso los ha producido. Luis J. Jesús. en JUAREZ. hijos ilegítimos legitimados al casarse sus padres. Madrid. 52 51 50 49 ) IBAÑEZ. hijos de padres divorciados. 72. pág. 1993.) Las consecuencias liberadoras de la disolución de la familia son. pensamos. y una no menor variedad de clases de hijos: hijos de madre soltera. hijos adoptados por los padrastros y otras situaciones mixtas"(51). Miguel (dir. "Familia". pág. Ll. ver FLAQUER. J. Esta vinculación de las nuevas tendencias familiares con la lógica de la sociedad de consumo permite interpretar su aparente "liberación" en base a su funcionalidad económica: "La disolución de la familia produce liberaciones que todos celebran: los incluídos y oprimidos por ella (mujeres. V Informe sociológico sobre la situación social de España. El que la mujer casada tenga derecho y posibilidades de trabajar fuera del hogar ha iniciado un cambio de mentalidad que rompe con la imagen tradicional de la madre centrada en el hogar y cuestiona la figura patriarcal del padre.32 5% y en 1990 se aproximaban al 20%(49). 53 . (. 1994. En este terreno la entrada de las mujeres se tiene que ganar a pulso en competencia con los varones. Julio y otros. la tasa de actividad media de mujeres y varones se ha aproximado en 15 puntos. si bien el modelo de hogar nuclear tiende a afianzarse(50). en Infancia y sociedad en España. Entre líneas. FOESSA. 47-48. y SOLER. ) Sobre la evolución de la presencia de la mujer en el mercado de trabajo español a lo largo del siglo XX. Madrid.. Jaen. 1983. cuarto trimestre de 199453). Siglo XXI. los varones han bajado su tasa del 72% en 1986 al actual 63%. Trabajo e identidad femenina en la España contemporánea. Cristina. por el contrario. Por una sociología de la vida cotidiana. Ahora. Madrid. Las dos biografías de la mujer en España..

En las clases acomodadas se produce una desprivatización del espacio doméstico. etc. etc. sin embargo. Pepa y COBO. En las clases modestas. Cambios en las relaciones sociales y en las formas de vida de la población trabajadora madrileña durante la crisis (75-85). o. Medio Ambiente y Vivienda.. Rosa. Incluso cuando trabaja fuera del hogar -como veremos más adelante.) o a través de servicios externos de todo tipo (empleada de hogar. pág. Las mujeres españolas: lo privado y lo público. 1985. que se acentúa en las generaciones más jóvenes: dos tercios de los entrevistados con menos de 40 años consideraban que el modelo ideal de familia era aquel en que "tanto el hombre como la mujer trabajan fuera de casa y se reparten las tareas del hogar y el cuidado de los hijos". espacio de socialización de donde se les había sacado en períodos anteriores.c. servicios de comida rápida. Esto. favoreciendo en general la actual tendencia a la desregulación laboral y comercial. a su vez. . sigue siendo la mujer la que se encarga mayoritariamente de las tareas domésticas y del cuidado de los hijos.es ella la que carga con la mayor parte del trabajo doméstico. canguros. 42-44. Ignacio y otros.33 familiar ante el mundo exterior(54). el trabajo extradoméstico de la mujer se traduce con frecuencia en estrés familiar y un relativo "abandono" de los hijos en la franja horaria extraescolar. pág. La entrada de la mujer en el mercado de trabajo extradoméstico en la medida en que no se corresponde con una vuelta equivalente del varón al hogar.). Consejería de Ordenación del Territorio. bien mediante el recurso a instituciones (jardines de infancia. Madrid. como se confirma en esta misma encuesta. En hábitats rurales y en algunos barrios periféricos de las grandes ciudades. esta situación lleva consigo la vuelta de los niños a la calle. siendo la mayoría partidarios de que "el hombre trabaje fuera de casa y sea exclusivamente la mujer la que se ocupe de las tareas del hogar"(55). sin recursos para pagarse los servicios externos. Una de las encuestas citadas confirmaba este cambio de mentalidad. lavandería a domicilio. resulta funcional para determinados sectores económicos (grandes empresas y superficies comerciales) y disfuncional para otros (como el pequeño comercio). tiene distintas consecuencias. 457. Otra consecuencia de la entrada de la mujer en el mercado de trabajo es la inadecuación de la tradicional correspondencia entre los horarios laborales y comerciales: las mujeres ocupadas tienen que hacer la compra fuera del horario laboral lo que obliga a flexibilizar tanto los horarios del empleo como del comercio. 55 54 ) CRUZ. -------- ) FERNANDEZ DE CASTRO. En la práctica. ludotecas. mientras sólo el 22% de los mayores de 60 años tenía esta opinión.

su tiempo dedicado a tareas del hogar. 57 56 ) Ibidem.7 millones de españoles (24% de la población activa). es bien sabido que el número de "buscadoras de empleo" (únicas que cuentan estadísticamente como desempleadas) puede aumentar con gran elasticidad. . las cifras del paro aumentarían en más de dos millones de personas. 2.. incrementaron las horas de estudio. P. en concreto. sobre cómo organizan su tiempo las personas no ocupadas. Otras variables. guarda estrecha correlación con la edad: sólo lo plantea el 5% de las amas de casa menores de 25 años. En el caso de las mujeres amas de casa que no trabajan fuera del hogar. Un estudio internacional.1. aproximadamente media hora diaria. tanto dentro como fuera de casa. Según un estudio de 1990. disminuyeron el tiempo dedicado a las comidas y ampliaron las actividades de ocio. pág. o. basado en encuestas periódicas de ocho países. Al no verse influídos por ) Si todas las amas de casa que desean trabajar se contabilizaran como desempleadas.. llega a la conclusión de que tienden a disminuir el tiempo de trabajo doméstico y aumentar el dedicado a cualificación profesional y a actividades de ocio: "a un nivel agregado se constató que en el transcurso de una década las personas no empleadas redujeron en un tercio. pasando al 29% entre las que tienen de 26 a 40 años y al 47% entre las que tienen de 40 a 50 años(57). de las mujeres que se dedicaban con exclusividad al trabajo doméstico. Extensión del paro y sus efectos en el uso del tiempo Las principales claves de diferenciación social en función del trabajo son dos: el propio acceso al empleo y la categoría laboral. el 14% estaba buscando empleo pero las que lo echaban de menos eran el 53%(56). aumentando estas últimas a un ritmo relativamente mayor que el resto de la población. en que había medio millón de parados.c. el acceso a aquellos recursos que facilitan una organización más libre y autónoma de los usos del tiempo. Si nos remontamos a los años sesenta. Desde el primer punto de vista. pág.34 2. que afecta según la última EPA de 1994 a uno de cada cinco varones y a una de cada tres mujeres que quieren trabajar. Ver CRUZ. Este último motivo. exponente de de una mentalidad tradicional. vamos a destacar una que nos parece central: la situación que se ocupa en la estructura ocupacional. el volumen de parados no bajó de los dos millones y todos los escenarios de futuro preven que la tasa de paro seguirá siendo elevada al iniciarse el siglo XXI. como el patrimonio. y COBO. De acuerdo con esta misma encuesta. 70. incluyendo los años de expansión económica. la renta familiar o el nivel de estudios suelen guardar una estrecha correlación con esta posición. DIFERENCIAS RELACIONADAS CON EL ESTATUS SOCIOECONOMICO El nivel social y económico de las familias condiciona normalmente las posibilidades de realización de sus miembros y. se puede afirmar que se ha desarrollado un paro estructural masivo: durante toda la década de los 80. R. entre los motivos aducidos por las mujeres para no trabajar destacaban "la falta de tiempo debido a las responsabilidades familiares" (45%). Al finalizar 1994 el paro afectaba a 3. como hemos visto. ya hemos aludido a la extensión del desempleo. 67-69. "la falta de una preparación adecuada" (38%) y "el deseo de mi marido de que me quede en casa" (35%). De entre las variables que tienen que ver con el estatus.

..............35 el trabajo remunerado. Encuesta de Población Activa...9 Artesanos y trabajadores cualificados de industrias extractivas...................7 Trabajadores cualificados en agricultura y pesca .............. j. y KOHLER.. Cuarto trimestre de 1994... bibliotecas......................... h............. 4.... 2. g........... 6.................... correos y asimilados y operadores de máquinas de oficinas .5 Técnicos y profesionales de apoyo .......... f........... Poder ejecutivo y legislativo de la administración pública... Historial................3 ) HARVEY. Ver INE...........7 Operadores de instalaciones y maquinaria......................... 206-210.......... % b..... 4................ o............. según la EPA........................... los 11'7 millones de ocupados españoles presentan una gradación importante que.............. W.2...................... construcción de maquinaria y asimilados ..........................8 Dirección de empresas con menos de 10 asalariados ........... 17. sin asalariados ....c.......... metalurgia.. ..... dirección de organizaciones.............. 59 58 ) Se trata de una tipología descriptiva de las ocupaciones. Diferentes condiciones de trabajo En cuanto a la categoría laboral.6 Técnicos y profesionales con titulaciones de segundo y tercer ciclo universitario .... 1.......... "The Use of Time of the Non-employed....... en O'CONGHAILE. 2.... 5... a efectos meramente descriptivos..... 1995....... 2.......... dirección de empresas de 10 o más asalariados ....... pág.. 118. 11. Madrid...... Resultados detallados............................0 Técnicos y profesionales con titulaciones de primer ciclo universitario .... k.... 6...................... no de un esquema de clases.......... i.. 60 ) Entre paréntesis indicamos el porcentaje que representaba cada grupo en relación al conjunto de ocupados..........3 Categoría media: d....9 Empleados administrativos en servicios contables y financieros.................. es su estatus familiar el factor que más condiciona su organización del tiempo"(58).. c... Andrew S...... Cross-National Comparisons".. pág....... e........ Pequeños empresarios........ de acuerdo con la siguiente clasificación(60): Categoría alta: a...... vamos a agrupar en tres categorías(59). 0....3 Fuerzas armadas ....................................... conductores y montadores .................. E....

los trabajadores "sumergidos" presentes en el mercado de trabajo remunerado pero no registrados por la EPA y los trabajadores "voluntarios" que desarrollan ocupaciones sin percibir remuneración a cambio... en Debats nº 10.36 Categoría baja: l... recepcionistas.c.... K........ telefonistas. ) CAPECCHI..... cajeros...I.. Vittorio. 29-49.. protección y dependientes de comercio ..... y PESCE. pp.....0 Trabajadores no cualificados de todos los sectores .... 62 ) Desde la antropología se distinguen tres formas de intercambio: el comportamiento competitivo en el mercado..... Martin Robertson..... en Henry. Esta distribución se refiere a los trabajadores ocupados en el mercado de trabajo extradoméstico que han sido captados por la EPA.. Ver POLANYI.7 Trabajadores de servicios de restauración.... R.. 1978. o..... diciembre 1984. 14. The Hidden Economy: The Context and Control of Borderline Crime....3 m. 7. y que suelen tener como centro las unidades domésticas(61)... 73-88.. "Si la diversidad es un valor". ........... En estos casos no es tanto la lógica del mercado la que se impone sino formas de reciprocidad y redistribución(62). Empleados administrativos auxiliares administrativos. Esto nos lleva a una ampliación del concepto de "trabajo"...... 61 ........ las dos categorías de ocupados señaladas en el apartado anterior (amas de casa y estudiantes). Oxford...... A ellos habría que añadir. J.. En la medida que todo tipo de trabajo implica un uso del tiempo............ la reciprocidad y la redistribución....... y PAHL.....E... pp.... la presente investigación no puede limitarse sólo al remunerado en la economía oficial........ n.. "Work outside employment". taquilleros y asimilados ..... que no sólo incluye todos los tipos de empleo formal sino también una amplia gama de actividades ocasionales e irregulares a través de las cuales se obtiene dinero y diversas actividades que producen bienes y servicios para el consumo directo del individuo y de su familia o de otras personas.//. y GERSHUNY. S.. 14..... Adele. personales.......

3 * e * 218 316 * 2.8 * k * 33 1 * 0.9 13. pág. Media * 4912 1485 * 63.4 * j * 1137 192 * 14.5 52.2 29.6 4.9 19.8 2.9 45.9 * f * 536 279 * 6.2 * Cat.3 * i * 1911 177 * 24. Salarios y Pensiones en las fuentes tributarias.4 0.7 * Lab.9 FUENTE: Elaboración de Colectivo Ioé a partir de la EPA correspondiente al 4º trimestre de 1994.6 * * 383 239 * 4.2 5.5 13. Carmen. según la última EPA citada.9 25.9 20. Un reciente estudio basado en la declaración de rentas salariales durante 1992 constataba que el 1. DIAZ. La tabla 7 recoge una importante segmentación de los trabajadores.8 * n * 925 762 * 11. en Igualdad. En esta última fracción se encuentra la mayoría de los empleos temporales que representan en España.6 34.0 * S))))))))))))3)))))))))))))))))3)))))))))))))))))3))))))))Q l * 350 556 * 4.5% de la fuerza de trabajo asalariada (proporción que sube al 40% entre los asalariados del sector privado y llega al 78% entre los 63 ) ANIDO.1 * Cat. hogar * 26 5666 * 0.2 37.9 6.3% de los asalariados con mayores ingresos percibía casi el doble que el 27% de los asalariados menos retribuídos cuyos ingresos eran inferiores al Salario Mínimo Interprofesional de aquel año(63).7 * Sumergidos * ? ? * * Voluntarios * ? ? * * W4444444444444N44444444444444444N44444444444444444N44444444U % Muj.6 * Estudiantes * 1367 1537 * 14.4 54. el 34.2 34.9 * Baja m * 777 872 * 10. con un gran peso de las categorías medias y bajas.4 45.2 51.4 52. Alta * 804 329 * 10.7 * Alta b * 238 63 * 3.9 38. diciembre 1994.3 50.8 7.8 5.0 99.7 * S))))))))))))3)))))))))))))))))3)))))))))))))))))3))))))))Q Ocupados EPA* 7768 4004 * 84.0 * Media g * 220 94 * 2. Boletín de la Fundación Argentaria Nº 11.3 * h * 605 212 * 7.5 14.0 21.9 61. que no sólo implica una diferenciación funcional del empleo sino también una fuerte polarización de los salarios y de las condiciones de contratación.8 35. .2 29. 11.9 7.1 1.6 4. POR SEXOS (Miles de personas y porcentajes) W4444444444444L44444444444444444L44444444444444444L444444444U Categoría * Miles * % * * Varones Mujeres * Varones Mujeres* S)))))))))))))3)))))))))))))))))3)))))))))))))))))3)))))))))Q a * 183 27 * 2. Consuelo y MELIS.0 23.37 Tabla 7 CATEGORIA LABORAL DE LOS OCUPADOS. Francisco (1994): "Nueva estadística de 'Empleo. 1992' y los estudios de desigualdad". (fila) 12. Baja * 2052 2190 * 26.9 59.4 8.0 * W444444444444P44444444444444444P44444444444444444P44444444U Cat.0 * c S))))))))))))3)))))))))))))))))3)))))))))))))))))3))))))))Q d * 252 214 * 3.9 8.4 0.4 2.

frente a quienes lo ven como una "rémora tradicional" o incluso como una "nueva economía paralela".38 jóvenes de 16-24 años). destacando por sectores de actividad la agricultura (42%). Estas sólo destacan en ocupaciones relacionadas con 4 de los 38 segmentos laborales desglosados en la EPA: la sanidad. INSTITUTO DE LA MUJER. 2. destaca la presencia de la mujer en el segmento de profesionales superiores dedicados a la enseñanza.3%. para mostrar las diferencias entre varones y mujeres.6%. Madrid.3. dentro de este último rubro se encontraban los "servicios domésticos". En niveles medios de estatus se sitúan dos tercios de los varones ocupados por sólo algo más de un tercio de las mujeres (ver Gráfico 4). La única referencia consistente de este tema a nivel del Estado es la amplia encuesta encargada por el gobierno en 1985. La importancia de este sector no se circunscribe a su tamaño. aumenta entre los empresarios medianos (por cada mujer. 1987. más del doble que el mismo índice correspondiente a los varones. Diferencias en función del género Como media. dos varones).4%(64). La irregularidad era mucho más frecuente entre los "ayudas familiares" y los trabajadores autónomos que entre los asalariados. que supone una proporción importante de la masa laboral y que afecta más intensamente a las mujeres y a los jóvenes. la hostelería (33%) y otros servicios (28%). las mujeres se sitúan en categorías laborales más bajas que los varones. con un índice de irregularidad del 60.. su presencia es mínima entre la élite dirigente de la administración pública y de las grandes empresas (por cada mujer hay nueve varones). 19. Otro componente del mercado de trabajo a considerar es la economía sumergida. la gestión administrativa intermedia y los operadores de máquinas de oficinas ) Ver MURO. cuatro varones) y sobre todo entre los profesionales de rango superior (por cada mujer. 64 . por definición al margen de las estadísticas oficiales. Dentro de éstos. TOHARIA. L. Lamentablemente los datos aportados son ya antiguos y no se conoce la extensión y características del empleo sumergido en España en la década de los noventa. realizada por el Instituto de la Mujer. Análisis de las condiciones de vida y trabajo en España. Parece indudable.L. caracterizada en lo social por la máxima desregulación. Análisis de la situación laboral de la mujer según la Encuesta de Condiciones de Vida y Trabajo en España. En otras palabras: es la propia forma que adopta la "modernización" capitalista española la que da lugar y reproduce un amplio segmento de actividad "sumergida". Dentro de estos últimos. J. en todo caso. Existe una explotación específica de esta encuesta. Secretaría de Estado de Economía del Ministerio de Economía y Hacienda. hay que destacar que se trata de un espacio económico estrechamente articulado con y dependiente del sistema económico formal. Madrid. J. RAYMOND. y URIEL E.. según la cual el índice de irregularidad global para las mujeres era del 42.. si bien el 8% de ellas tiene niveles altos. la educación. donde superan ligeramente a los varones. 1988.

Donde las mujeres más destacan es en las siguientes ocupaciones.39 Gráfico 4 CATEGORIA LABORAL DE LOS OCUPADOS POR GENEROS En el nivel que hemos considerado como bajo se sitúa el 55% de las mujeres ocupadas por sólo el 26% de los varones. .. que agrupamos por su grado de feminización (Tabla 8). ./. de manera que en cifras absolutas hay más mujeres que varones trabajando con esta categoría..

40
Tabla 8 OCUPACIONES DE CATEGORIA BAJA CON MAYOR PRESENCIA DE MUJERES
S))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q

Ocupación - Empleados domésticos y personal de limpieza de interior de edificios: ... - Servicios personales: ................ - Agencias de viaje, recepcionistas y telefonistas: ...................... - Auxiliares administrativos: .......... - Cajeros, taquilleros y asimilados: ... - Dependientes de comercio: ............

Mujeres 536.400 291.800 50.000 439.700 66.100 375.100

% 90,1 79,1 69,5 61,7 55,0 59,3

S))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q

S))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))Q

FUENTE: Elaboración de Colectivo Ioé a partir de la EPA orrespondiente al 4º trimestre de 1994.

En definitiva, las mujeres no sólo están marginadas del mercado de trabajo extradoméstico porque son pocas las que acceden a él, sino porque, una vez que han ingresado, se concentran en las ocupaciones de menor categoría. Sin embargo, si observamos la distribución en función de la edad, tal como ocurría con otros indicadores, se constata que las mujeres están evolucionando rápidamente y en algunos sectores cualificados se colocan por delante de los varones. Así, en el sector paradigmático de técnicos y profesionales trabajando en puestos que requieren titulación universitaria (segmentos c. y e. de nuestra clasificación, que suponen algo más de un millón de personas) los varones representan el 60% entre los mayores de 40 años pero las mujeres son numéricamente dominantes entre los menores de esa edad (350.000 mujeres profesionales por 298.000 varones). Como se ha comprobado en el apartado anterior, el que las mujeres soporten la mayor parte del trabajo doméstico es el principal motivo de su baja tasa de actividad en el mercado de trabajo remunerado. Ahora bien, hay varios indicios que sugieren que esa sobrecarga de tareas domésticas influye también en su situación marginal en el mercado extradoméstico. El 60% de los españoles tiene la convicción de que el trabajo doméstico impide o dificulta a las mujeres progresar profesionalmente cuando se emplean fuera de casa(65). Esta opinión se ve refrendada por la propia EPA cuando constata que el 63% de las mujeres ocupadas fuera de casa comparten su empleo remunerado con las labores del hogar, situación sólo reconocida por el 3% de los varones ocupados(66). La "doble jornada" de las mujeres explica que el 75% de los contratos de trabajo a tiempo parcial (casi 600.000 empleos) sean desempeñados por mujeres o que la jornada

65

) CRUZ, P. y COBO, R., o.c., pág. 65.

66 ) En números absolutos, los varones que reconocen compartir las labores del hogar con el trabajo remunerado son 243.400 y las mujeres 2.523.100. INE, Encuesta de Población Activa, Resultados detallados, Cuarto trimestre de 1994, Madrid, 1995, pág. 321.

41
laboral diaria de las mujeres sea de una hora menos (6 h. 45') que los varones (7 h. 40')(67). También se registra una pequeña porción de mujeres ocupadas que dedica muy poco tiempo a las tareas del hogar, en la mayoría de los casos porque otras mujeres (empleadas de hogar) se encargan de realizar tales tareas. La última EPA de 1994 recoge la existencia de 332.500 hogares que emplean personal doméstico (constituído en el 84% por mujeres) pero probablemente esta cifra es superior en la realidad(68). La dedicación en exclusiva al trabajo extradoméstico de una parte de las mujeres sólo es posible gracias a la contratación de otras que les hacen las tareas del hogar. En estos casos el trabajo doméstico se convierte en extradoméstico y, a pesar de estar poco remunerado, supuso en 1991 un gasto para las familias contratantes de 220.000 millones de pesetas(69). Además del servicio doméstico, las mujeres ocupadas recurren a servicios personales o de otro tipo (como lavanderías, empresas de limpieza, servicio de comida a domicilio, peluquerías y salas de belleza, servicios de atención a la infancia, etc.) que alivian el sobreesfuerzo que implica la "doble jornada" por la vía de una creciente mercantilización de las tradicionales tareas del hogar(70). La historia del sector "servicios", que actualmente representa en España el 60% del empleo extradoméstico, puede interpretarse como un lento pero continuo trasvase de tareas del ámbito familiar al mercantil privado y a los servicios públicos: "En general se puede considerar que el sector servicios viene a sustituir actividades que anteriormente se realizaban en el interior de los hogares y que, conforme estos servicios han ido acogiendo a mayor número de población, han ido conquistando la condición de rama con entidad propia, como es el caso del sistema educativo y del sistema sanitario entre otros; los Servicios Personales y Domésticos, precisamente por su condición de 'cajón de sastre', marcan en cierta medida la tendencia tanto creciente como decreciente y el sentido de la demanda que los hogares van desprendiendo. Por otra parte, hay que tener en cuenta que en sociedades como la nuestra el sector servicios en general, en detrimento de los demás sectores de actividad, va de año en año creciendo cuantitativa y cualitativamente y que tanto en cantidad y, sobre todo, en diversidad, este crecimiento está en íntima relación y dependencia con las demandas de servicios que desprenden

67 ) Ibidem, pág. 278. La diferencia de jornada por géneros se reproduce con pequeñas oscilaciones en todos los sectores económicos, lo que confirma el condicionamiento de género en la menor jornada laboral de las mujeres.

) Según una encuesta del gobierno de 1985, la actividad de "servicios domésticos" ocupaba en aquel año a 517.000 personas, de las que el 59,8% se encontraba en situación irregular (la EPA de 1985 registró 357.400 trabajadores en servicios domésticos, un 7,5% más que los registrados en 1994). Ver SECRETARIA GENERAL DE ECONOMIA y CIS, Condiciones de vida y trabajo en España, Madrid, 1986, pág. 116, y COLECTIVO IOE, El servicio doméstico en España, JOCE, Madrid, 1990. ) Esta cantidad representó en aquel año unas 700.000 pts. de promedio para los hogares que contrataron servicio doméstico. INE, Encuesta de Presupuestos Familiares, 1990-91, Principales resultados, Madrid, 1993, pág. 24. ) BALAGUER, Irene, "Servicios e infraestructuras para la infancia. Incidencia en las mujeres", en SANCHEZ, José (coord.), I Congreso internacional infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia, Tomo 3, pág 469. Esta autora describe las principales tendencias en los servicios externos orientados al cuidado de niños pequeños.
70 69

68

42
los hogares y las economías domésticas"(71). La anterior evolución, no obstante, no es homogénea. Mientras el mercado privado de servicios tiende a absorber actividades hasta ahora desarrolladas por las familias, el Estado tiende a desplazar hacia éstas últimas, y por supuesto hacia el mercado, competencias que con antelación les había arrebatado. La orientación de estos desplazamientos está condicionada por la posición de clase de las familias: las acomodadas se liberan de trabajo vía mercado (empleada de hogar, canguros, servicios a domicilio, aparatos domésticos automáticos, etc.) y las precarias se encuentran sobrecargadas de trabajo y, al no disponer de la suficiente capacidad de consumo en el mercado privado, reclaman el mantenimiento de los servicios y prestaciones del Estado del bienestar.

2.4. Génesis histórica de las diferencias de clase. Principales tendencias actuales Para contextualizar históricamente las tendencias del mercado de trabajo, y en especial para comprender las desigualdades que lo atraviesan, es preciso -como ocurría con las diferencias de género- volver la mirada al pasado y observar cómo se ha gestado la situación actual. Nos podemos remontar al siglo XIX, momento en que se produjo en España la primera revolución industrial. Tal como había ocurrido con antelación en otros países europeos, la "cuestión social" se fraguó lentamente dando lugar a frecuentes confrontaciones entre la burguesía oligárquica y caciquil, representada según Joaquín Costa por medio millón de personas, y la mayoría de "17 millones y medio de labradores y braceros del campo, menestrales y obreros de la industria que han pagado con ríos de sangre y oro la civilización de que disfruta el otro medio millón" (72). Antoni JUTGLAR describe así la clase obrera española de fines del XIX: "talleres de pésimas condiciones higiénicas; familias acumuladas en hogares nauseabundos; enfermedades; falta de instrucción; carencia de fórmulas de previsión social; jornadas de trabajo agotador, etc."(73). Al crecer la desigualdad, la miseria y la mortalidad entre los más pobres, se incrementó la amenaza de rebelión y cuestionamiento obrero del orden social. Desde el punto de vista de la burguesía surge entonces el "gran temor a la plebe, que se cree a la vez criminal y sediciosa, el mito de la clase bárbara, inmoral y fuera de la ley (...), siempre presente en el discurso de los legisladores, de los filántropos o de los investigadores de la vida obrera"(74). La confrontación social se mantuvo con altibajos hasta la guerra civil de 1936, momento en que la victoria del bloque conservador supuso el repliegue de los antiguos movimientos que proponían una transformación estructural de la sociedad. A partir de los años 50 comenzó a diluirse en España el modelo autárquico registrándose

) ELEJABEITIA, Carmen, Los servicios personales y domésticos en la Comunidad de Madrid, Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid, 1986, pág. 2-3.
72

71

) Citado por ORTI, Alfonso, "¿Repolitizar la pobreza?", en Exodo nº 26, noviembre-diciembre, 1994, pág. 13.

73 ) JUTGLAR, Antoni, Ideologías y clases en la España contemporánea, Cuadernos para el diálogo, Madrid, 1971, Vol. II pág. 60.

74

) FOUCAULT, Michel, Vigilar y castigar, Siglo XXI, Madrid, 1981 pág. 280.

vehículo y una variada y creciente oferta de bienes de consumo. seguido de una anunciada y no consolidada recuperación desde 1994 La nueva institucionalidad democrática reivindica en estos años el Estado del bienestar precisamente cuando este modelo está entrando en crisis en el resto de Europa. Madrid. R. en CARBALLO. 67-88.E. lo que genera en el caso español una dinámica contradictoria: por un lado. 1981. aunque a un ritmo cada vez menor. José Antonio. facilidades al capital transnacional que llega a controlar el 40% del sector industrial) y se produce una fuerte concentración de capital financiero.43 una progresiva marginación de los terratenientes dentro del bloque de poder. pp. a mediados de los 70 la mayoría de la población vivía en ciudades. En este período el Producto Interior Bruto crece a un ritmo menor que en la etapa anterior pero por encima de la media de la Unión Europea (en 1992 la renta per cápita se situaba en el 77% de la media de la U. estas últimas tendencias se han visto reforzadas al supeditarse la política económica al cumplimiento de los requisitos de la integración económica y monetaria exigidos en el tratado de Maastrich. a partir de 1992 vuelve un ciclo recesivo. La economía española se abre al exterior (desarme arancelario con los países de la U. se amplia el gasto social. el capital financiero se convirtió en el sector hegemónico. "El cambio de rumbo del capitalismo español: de la autarquía a la liberalización". por último.E. tuvieron lugar más tarde y se desarrollaron en un contexto institucional fuertemente jerárquico y represivo. Crecimiento económico y crisis estructural en España (1959-1980). por otro. En comparación con otros países europeos. basada en las inversiones extranjeras y el turismo. aunque progresivamente subordinado al capital transnacional(75). Este período "desarrollista" supuso un cambio social de proporciones desconocidas en la historia de España. Una visión general". etc.E. se han producido en España varios ciclos económicos: recesión hasta 1985.). 76 ) RODRIGUEZ CABRERO. fue en pleno franquismo cuando se dió el paso de un Estado protector residual y despótico a otro institucional que sólo más tarde adoptaría formas democráticas(76).). la estrategia adoptada está siendo dar prioridad a la recuperación de los beneficios empresariales. Gregorio. en Política y Sociedad. a pesar de la protesta de ) MORAL SANTIN. siendo uno de sus principales exponentes la huída de capitales extranjeros. a viviendas propias. se apoya al capital y se precariza el mercado de trabajo. Entre 1960 y 1975 se produjo en España la segunda modernización industrial creando las bases de la sociedad de consumo y del Estado del bienestar. crecimiento hasta 1990-91 y nueva crisis a partir de 1992 seguida de una ligera y discutible recuperación a partir de 1994. comenzaba a acceder a una educación pública y gratuita. recibía un salario con derecho a prestaciones sociales y sanitarias complementarias. Entre 1976 y 1985 tiene lugar un ciclo de crisis y reconversión industrial (siderometalurgia. En contra de lo que se suele creer. Akal/Textos. a cerca del 70%). "Orígenes y evolución del Estado de bienestar español en su perspectiva histórica. Como consecuencia. 79-87. dando lugar a una nueva etapa de crecimiento entre 1986 y 1991. industria naval. Desde la implantación del sistema democrático. coincidente con el fin de la expansión del capitalismo internacional de posguerra. y otros. nº 2. 1988. El Producto Interior Bruto se duplicó ampliamente y se redujeron las distancias con el resto de Europa (la renta por persona pasó del 58% de la media de los países que actualmente componen la U. Se pasó de un orden burgués basado en el patrimonio a otro sustentado en la función (tecnocracia). En los años 90.. 75 . frenar el gasto social y desregular el mercado de trabajo. la evolución española de estos años se ha definido como "fordismo incacabado" en la medida que tanto la norma de consumo de masas como el sistema de prestaciones sociales fueron menos intensos. pág.

). -------- . En el conjunto de las etapas descritas a partir de los años 50 España ha aumentado sensiblemente su producción económica y también el gasto público. empleo precario. economía sumergida. Se dibuja una nueva estructuración social y del mercado de trabajo en que la "mejora" de unos (condiciones de vida y de empleo) es paralela a la precariedad y exclusión social de grupos importantes. lo que puede explicar un crecimiento importante del consumo y una sensible mejora de las infraestructuras y los servicios públicos.44 los sindicatos. Esta evolución no se ha producido de forma lineal o ascendente sino a través de dos grandes ciclos con características diferentes: del "fordismo inacabado" de los años 60-70 a la "sociedad fragmentada y neoliberal" de los 80-90. como revelan los indicadores a los que hemos hecho referencia (paro. etc. polarización de los salarios.

000 y el restante 18% en poblaciones menores de 2. Madrid.000 y 10. siendo el sector que más ha crecido en las últimas décadas. Navarra. mayor en las ciudades. Según este sondeo. los ocupados representan el 60%. 79 78 77 ) CIRES. destacan por encima del 65% las provincias de Madrid. el 17% en poblaciones entre 2. En primer lugar vamos a hacer alusión a una encuesta estatal a mujeres adultas de comarcas agrícolas. sensación que aumenta en las mujeres con doble jornada y en quienes tienen mayor estatus socioeconómico. Según la encuesta aplicada por el CIRES en 1991. el 65% de la población española vive en ciudades con más de 10. Sevilla. 80 ) Explotación propia a partir de la base de datos del Estudio Nº 1290 del CIS. 1992. cuartro trimestre 1994. tan sólo el 9. Las Palmas. destacando por encima del 30% Alava.4% de los trabajadores está ocupado en la agricultura.000 habitantes. la hostelería. Esto significa que España es eminentemente urbana si bien un tercio de la población vive en poblaciones cuyo tamaño suele corresponder con el hábitat rural. INE. la mitad no estaba afiliada a la Seguridad Social ni a ) Datos del Censo de Población y Viviendas 1991. Hábitat rural y urbano Según el Censo de 1991. Castilla-La Mancha 55%. menor en los pueblos. No disponemos de información que permita desglosar con suficiente precisión los diferentes usos del tiempo por regiones y hábitats. Desde el punto de vista ocupacional. Avance de principales resultados. o la accesibilidad de servicios y recursos en general. proporción que sube a más del 20% en las cuatro provincias gallegas y en Zamora. 322.1. Esto afecta en mayor medida a algunas regiones donde el peso de poblaciones con menos de 10. Santa Cruz de Tenerife. pág.). o. Baleares.45 3. Aunque los modos de vida urbana han penetrado en muchos aspectos de la vida rural. pág. 103-108. el 57% de las mujeres se dedicaba sólo a "sus labores" y el 43% trabajaba en otras cosas (la mayoría en la propia explotación familiar agraria y sectores menores en el pequeño comercio. En cuanto a los servicios. Madrid. La Rioja y Alicante. Principales resultados. LOS CONTEXTOS ESPACIO-TEMPORALES 3. Barcelona. en cambio.. entre la población rural sólo el 30% tiene la sensación de falta de tiempo para desarrollar sus proyectos(79). El sector industrial ocupa al 21% de los trabajadores. ) Datos de la Encuesta de Población Activa. Castilla y León 47%)(77). De las mujeres que trabajaban fuera de casa. 1995. hay diferencias que todavía son importantes como el tiempo empleado en desplazamientos. aplicado a 1.c. etc. Guipúzcoa. 130.000 habitantes es mayoritario (Extremadura 58%. pero contamos con diversos estudios puntuales que podemos comparar entre sí. .305 mujeres (709 amas de casa y 596 jóvenes solteras). casi la mitad de la población urbana (45%) afirma que le falta tiempo para hacer todo lo que quiere. aplicada en octubre de 1981(80). Cuenca y Teruel. Cádiz y Málaga(78).000 habitantes. pág. INE.

En cuanto a las mujeres que trabajan fuera del hogar. disponemos de varios estudios relativos al uso del tiempo en el área metropolitana de Barcelona. es mucho más acusada (7 h. 30' los varones en el último día laborable). en cambio. lo que supone un tiempo de trabajo bastante inferior a la media de los días laborales en la encuesta estatal del CIRES (5 h. J. 45'). 39'. En cuanto a las mujeres ocupadas en comarcas agrícolas.46 una Mutualidad Agraria. la mitad opinaba que hacían falta en los pueblos y la otra mitad que no eran necesarias. 25') sumada a la media de trabajo extradoméstico (4 h. En las comarcas agrícolas destaca la división de opiniones detectada en torno a la utilidad de introducir guarderías infantiles: sin contar un 14% de mujeres que no había oído hablar de ellas. ligeramente por encima de la media estatal de las amas de casa no ocupadas detectada por el CIRES para los días laborales (7 h. la media diaria de trabajo doméstico (5 h. Para las primeras. 39'). Con todas las cautelas a tener en cuenta. Como contrapunto al hábitat rural. y otros. probablemente debido a la introducción de electrodomésticos y a un uso mayor de servicios externos. 39' detectadas a nivel estatal por el CIRES y a las 7 h.A partir de la Encuesta Metropolitana de Barcelona de 1986. o. 30' al que hay que sumar 6 h. para las segundas. . 45' (prácticamente igual a las 7 h. 55'. 40' de trabajo doméstico y 6 h. 60' de trabajo extradoméstico).Si tomamos como base de comparación las mujeres que sólo se ocupan como amas de casa. no obstante. Se apunta aquí una significativa coincidencia temporal-espacial por parte de las amas de casa que no trabajan en el mercado remunerado. se confirma la dedicación diaria muy superior al trabajo doméstico por parte de las mujeres (6 h. parece apuntarse una tendencia en las mujeres españolas a disminuir muy ligeramente el volumen de trabajo doméstico a lo largo del tiempo. 14') hacía un total de 9 h. debido a las diversas metodologías aplicadas en cada caso. "hay muchas madres con niños pequeños que trabajarían fuera de casa" si hubiera guarderías (59%). el tiempo diario dedicado a tareas del hogar es de 7 h. "apenas hay mujeres con niños pequeños" (47%) o "las abuelas o vecinas los atienden suficientemente bien" (24%). la diferencia no se produce en el tiempo dedicado al trabajo del hogar (en ambos casos cinco horas y media aproximadamente) sino en el mayor tiempo medio de trabajo remunerado a nivel estatal.c. el tiempo diario dedicado a tareas domésticas es de 4 h. 55' de la Encuesta en Comarcas Agrícolas). . Uno de ellos estudia la desigualdad de las mujeres en el uso del tiempo(81) y llega a las siguientes conclusiones: . pero aumentando en las ciudades la media de tiempo dedicado a empleo remunerado. 35' las mujeres y 1 h. A partir de las respuestas de las entrevistadas se llega a la conclusión de que la media diaria de horas de trabajo doméstico por parte de las mujeres dedicadas sólo a "sus labores" era de 7 h. lo que indica que en un hábitat urbano como Barcelona las mujeres dedican aproximadamente hora y media menos de tiempo diario a las tareas del hogar mientras los varones dedican una hora más. la diferencia a nivel estatal. En este último caso. . 30' de trabajo monetario lo que 81 ) IZQUIERDO. según la encuesta del CIRES aplicada cinco años más tarde. En conjunto hay una reducción global pequeña del tiempo dedicado al trabajo doméstico.) en comparación con los varones (2 h.

) GARCIA. Esto significa una sobrecarga para las mujeres ocupadas de clases bajas y una relativa liberación de las mujeres de clases altas (facilitada. U. Estudio sobre la actitud del consumidor ante el acto de compra. . fruto de la etapa de desarrollo industrial. 10. En cuanto al estado civil. Madrid y Andalucía.47 supone un total de 11 horas diarias. por el servicio doméstico de otras mujeres y por el uso de servicios personales en el mercado que ahorran trabajo doméstico). 30' (de ellas 2 h. pág. ) Un estudio más reciente. UNION DE CONSUMIDORES DE ESPAÑA. 84 83 82 ) Idem. se aprecia una correlación significativa de orden inverso entre los géneros: a mayor nivel de estudios y categoría laboral. M. Dolors y CANOVES. si bien todavía la distribución de tiempos entre trabajo del hogar y trabajo remunerado es poco equilibrada: las mujeres ocupadas trabajan en el hogar casi el doble que los varones. Un elemento central en este proceso es la incorporación de la mujer al mercado de trabajo extradoméstico que fuerza una nueva organización tanto del mercado de trabajo monetario como familiar. La superación de este modelo social y laboral ha hecho que surja la necesidad de imaginar un sistema social dotado de flexibilidad para organizar los tiempos y minimizar las fricciones"(84). . comunidad ésta con un grado de urbanización más intenso: el 53% de los varones catalanes hacìa las compras habitualmente mientras sólo lo hacía el 28% en Andalucía. se plantean reflexiones de tipo general que tienen gran interés para comprender las transformaciones que están teniendo lugar en los usos del tiempo en las sociedades postindustriales: "el modelo de organización del tiempo. Por comparación con la media estatal. 1995.Relacionando los datos anteriores con el nivel de estudios o la categoría laboral. Un segundo estudio está basado en la Encuesta Metropolitana de Barcelona corresponde a 1990 y se centra en la relación existente entre usos del tiempo y accesibilidad de los servicios(83). el tiempo de trabajo (doméstico y extradoméstico) se acentúa en los varones y mujeres casados y/o separados con edades entre 30 y 50 años. se observa en Barcelona una tendencia a la igualación del tiempo de trabajo en varones y mujeres ocupados. 1995. Madrid. trabajan un tiempo aproximado de 10 h. como ya hemos visto. separadas o viudas de edad avanzada. 12. Aunque el análisis se centra en el barrio barcelonés de Sants.. los varones ocupados.E. los varones trabajan más en tareas domésticas y las mujeres menos. Madrid se situaba en una posición intermedia (41%). Madrid. Gemma. Las mujeres y el uso del tiempo. resulta actualmente inadecuado para una sociedad con predominio de las actividades terciarias y de servicios. los varones cooperan menos y las mujeres más. pág. reflejaba con claridad que las diferencias entre géneros a la hora de hacer las compras eran mucho mayores en Andalucía que en Cataluña.C. por su parte. a menor nivel de estudios y categoría laboral. siendo menor en los solteros y en las personas casadas. lo que supone una menor intensidad de aquellas en el mercado de trabajo externo(82). realizado en Cataluña. 30' en tareas del hogar). Instituto de la Mujer. que ha dado lugar a la homologación de los horarios de trabajo de todas las personas y a la difusión del modelo de vida industrial y urbano.

Con la llegada de la luz eléctrica la frontera entre el día y la noche se ha disipado siendo ahora posible realizar muchas actividades en las horas nocturnas. semanal y anual El intervalo de 24 horas. 99. Días laborales y festivos.. cuya influencia sobre los usos del tiempo es menos acusada. . industrializada y racionalizada. Pero el hombre moderno se ha vuelto también más dependiente del ritmo cronometrado del tiempo: "Una sociedad moderna.. la vigilia y el sueño.. La ronda diaria. pág. marcada a su vez por la sucesión de días laborales y festivos.48 3. tal actitud es supervalorada en nuestra sociedad mientras se considera a los impuntuales como irresponsables o perezosos. Actualmente se ha producido una notable secularización del "fin de semana" que se extiende frecuentemente al sábado. la ronda diaria de la sociedad se pone en marcha a la hora exacta"(85).J. o.2. tienen más significación las vacaciones anuales. para cada uno de los géneros. un sábado y un domingo.c. A medida que las unidades de tiempo se vuelven más cortas o cuando hay varias actividades cuyos tiempos de reloj coinciden. Sin embargo. Disponemos de información precisa sobre los usos del tiempo a lo largo de la ronda semanal. Tradicionalmente el domingo era el único día dedicado al descanso y ello estaba cargado de connotaciones religiosas. . El reloj portátil o de pulsera ayuda a crear una vida mental a los habitantes urbanos que les permite engranar sus rondas diarias con una precisión inalcanzable en un entorno rural. 85 ) LEXIS.//. sólo puede funcionar si la mayor parte de sus miembros sigue una ronda diaria altamente formalizada y fiable. La ronda diaria se inscribe en la ronda semanal. es inevitable que se produzca algún grado de estrés o ansiedad. así como los "puentes" que se producen a lo largo del año. distinguimos las personas que tienen trabajo remunerado ("ocupados") y las que no lo tienen. Sin embargo. ha sido a lo largo de la historia de la humanidad el principal corte introducido en el "tiempo social". Día tras día. a pesar de que la acomodación rígida al tiempo cronometrado no deja de constituir una forma de alienación. A. y WEIGERT. marcado por la sucesión del día y la noche. A continuación ofrecemos una tabla de síntesis que recoge la distribución de actividades por géneros en un día laboral promedio.. D. Más allá de esta división está la ronda anual de los meses y las estaciones.

Domingo Trabajo doméstico . 43' 8h.Domingo 8h. 15' 4h. 35' 3h. 49' 1h. 43' 8h. 22' 1h. 27' 1h. . 14' 7h.Domingo Descanso . 9' 1h. comidas y cuidado corporal. 47' 4h. 58' (*) Incluye trabajo remunerado y estudio. 3h.Domingo Ocio . Esta tabla no incluye los tiempos dedicados a transporte. 30' 3h.Día laboral . 26' 9h. 49' 5h. 42' 7h.Sábado .49 Tabla 9 USOS DEL TIEMPO A LO LARGO DE LA SEMANA POR GENEROS Y SEGUN OCUPACION (Promedio diario. 47' 11h. 17' 3h. 58' 1h.Día laboral . 38' 1h. 11' 1h. 8' 41' 25' 14' 1h. 49' 3h. en horas y munutos) Promedio General Trabajo * profesional .Sábado . 52' 3h. 44' 4h.Sábado . a partir de la encuesta aplicada por el CIRES en febrero de 1991 (muestra de 1500 personas). 1' 10h. 18' 10h.Día laboral . 47' 9h. 10' 3h. 4' 3h. 2' 2h. 56' 2h. 31' 2h. 49' 9h. 24' 6h.Sábado . 27' 40' 25' 7h. 46' 5h. 3' 3h. 56' 2h. FUENTE: Elaboración de Colectivo Ioé. 8' 2h. 7' 1h. 6' 9h. 51' 3h. 4' 7h. 26' 9h. 54' 4h. 46' 4h. 38' 10h. 52' 5h. 6h.Día laboral . 58' 8h. 53' 1h. 40' 8h. 49' 39' Varones Ocupados Varones no ocupados Mujeres Ocupadas Mujeres no ocupadas 7h.

pág. insistiendo en que "la mujer trabajadora es el paradigma más expresivo de la escasez estructural de tiempo en las sociedades modernas"(86). o. -------- 86 ) RAMOS. que aumentan un 10% en relación a los días laborales (destaca el cuidado de los niños cuyo tiempo de dedicación se incrementa casi el 30% en relación a los días que tienen colegio). . 52' los sábados) mientras los varones ocupados dedican a esas tareas un promedio de dos horas diarias (la tercera parte de las mujeres). 24' en los días laborales y 6 h. Otros estudios sobre usos del tiempo por géneros llegan a conclusiones parecidas. siguen manteniendo casi todo el peso del trabajo doméstico (media de 6 h. las diferencias por géneros son muy acusadas: si añadimos a su trabajo profesional el que realizan a nivel doméstico. Cronos dividido. Entre las personas que tienen ocupación extradoméstica. el sábado se sitúa en una posición intermedia en los capítulos de trabajo profesional y descanso. 48'). si bien con un perfil de actividades algo diferente: los sábados se va más a bailar y a oir música o se dedica más tiempo a las relaciones de pareja.c. y sigue siendo superior al total de tiempo de trabajo de los varones ocupados en los días laborales (9 h.50 En términos generales el domingo representa el contrapunto de los días laborales: se reduce más del 80% el tiempo dedicado a trabajo profesional y se incrementa el descanso (básicamente dormir) en un 20%. ir a bares o restaurantes y relacionarse con los amigos. mientras en el capítulo de ocio se asimila al domingo.. las mujeres trabajan en los días laborales 13 h. 29' amplía la diferencia con los varones. mientras los domingos se dedica más tiempo a pasear. que trabajan en sábado un 42% menos que ellas. Las mujeres que han accedido al mercado de trabajo remunerado.. El sábado es el día más especializado en tareas domésticas. Estos datos son demostrativos tanto de la diferencia existente entre los géneros como de la sobrecarga de las mujeres con doble jornada. al llegar el sábado. R. 27' (24% más que los varones ocupados). 117. estas mujeres reducen algo su actividad pero su promedio de 10 h.

introduciendo en algunos sectores la jornada continua y los fines de semana de viernes a lunes. La producción en serie exige mercados de dimensiones transnacionales. En la medida que la productividad crece más deprisa que la demanda.). Ver DOERINGER. Estas tendencias tuvieron su mayor desarrollo en la mayor parte de los países industrializados después de la segunda guerra mundial dando lugar a lo que se ha dado en llamar la relación salarial fordista cuyo marco político ha sido el Estado del bienestar. Esta regulación tuvo como resultado una disminución considerable de la jornada laboral. recoge así las principales tendencias en la era postfordista(88): . La flexibilidad del trabajo en Europa. En las dos últimas décadas.51 4. Mercados internos de trabajo y análisis laboral. al revés que en décadas anteriores). la formación y. Paralelamente se fue introduciendo una progresiva regulación y homogeneización de los horarios laborales y comerciales. los ascensos. sin embargo. 252-66. y PIORE. las condiciones de trabajo. y donde están reglamentados los salarios. R. se reguló la no apertura de los comercios en los días festivos y la reglamentación de horarios en los días laborales. tal como hemos visto en apartados anteriores.El engranaje combinado crecimiento-productividad-salario real-empleo. deja de funcionar: de crecimientos superiores al 5% anual en los años 50-60 se pasa a menos del 2% en los 70-80. La regulación por parte de los Estados se ve ahora como un freno a la competitividad y la eficiencia económica. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Un estudio económico basado en el análisis de siete países europeos.1. pág. sindicatos y política económica de los estados). . Por otra parte. M. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Entre otros aspectos. 1986. Madrid. el desempleo aumenta (la productividad actúa ahora contra el empleo. Madrid. esta vez bajo el protagonismo de los agentes económicos (empresarios.La crisis industrial afecta a los sectores laborales donde los sindicatos eran más fuertes ) Se denomina mercados internos de trabajo a aquellas empresas o partes de una empresa y a aquellos oficios o colectivos profesionales en los que la entrada está limitada pero hay estabilidad una vez que se ha entrado. así como una ampliación de las vacaciones anuales.B. La reducción del tiempo de trabajo y la diversificación de horarios Tradicionalmente los países industrializados basaron la organización del tiempo social en una rígida especialización por géneros. P. 87 . CONFLICTOS DE SINCRONIZACION 4. estas tendencias se están invirtiendo dando lugar a amplios procesos de desregulación.. 88 ) BOYER. FLEXIBILIZACION DE HORARIOS LABORALES Y DE LOS SERVICIOS. Esto hace que la política económica nacional sea cada vez más ineficaz para regular los mercados ya que tanto la producción como el consumo tienden a ajustarse desde la competencia internacional. lo que amplía tanto las exportaciones como las importaciones. etc. (Dir. se promocionó el consumo de masas y los "mercados internos" a nivel del mercado de trabajo(87). segmentación y flexibilización de los mercados de trabajo. en general.J. 1985. característico de la etapa fordista.

en especial a través de una nueva gestión del personal.). ya planteada en los Pactos de la Moncloa (1977). además se estableció una jornada semanal máxima de 44 horas y 21 días de vacaciones retribuídas. adquirió pleno reconocimiento. En 1982 el Acuerdo Nacional sobre Empleo. más orientada a la rentabilización y la flexibilidad (moderación salarial.). En 1983 una ley fijó la jornada semanal máxima en 40 horas. Ganan terreno las pequeñas empresas y la subcontratación. El Estatuto de los Trabajadores de 1980 consagró el principio de concertación social pero inauguró también un cambio hacia la segmentación y flexibilización de las condiciones de trabajo: la contratación eventual. horario.Las empresas. En el caso de España los procesos anteriores se han dado de forma peculiar debido a que la modernización económica y algunos aspectos del Estado de bienestar se pusieron en marcha en pleno franquismo. así como el empleo temporal y a tiempo parcial. El sector comercial y de los servicios a domicilio tiende a expandirse a las horas nocturnas y a los fines de semana.) pasaron a manos de las empresas. etc. CCOO y UGT. sistema de remuneración. contratación eventual. amplía los márgenes empresariales para rescindir contratos y ) A la promulgación del Fuero del Trabajo de 1938 se añadieron las Reglamentaciones de Trabajo de 1942 y de Contratación de 1944. ensayan todas las fórmulas posibles para enderezar su situación financiera. etc. abaratamiento de los despidos. y las condiciones de trabajo (jornada. Durante el período autárquico (1939-57) las relaciones laborales estaban fuertemente controladas por la cúspide estatal (prohibición del derecho de huelga. llegándose en algunos países a una total flexibilidad de horarios comerciales. desarrolló las modalidades de empleo precario que los sindicatos firmantes. lo que dió lugar a una conflictividad laboral importante a mediados de los años cincuenta. afiliación obligatoria al sindicato vertical. A partir de un modelo extraordinariamente rígido y jerarquizado de relaciones laborales impuesto tras la guerra civil(89). se introdujeron mayores facilidades para el despido y la movilidad geogràfica de los trabajadores. 89 . movilidad funcional y geográfica. A las duras condiciones de trabajo se añadieron salarios bajos. menos cargas sociales. se dió paso en el período desarrollista (1958-1975) a una relativa liberalización mediante la ley de Convenios Colectivos (1958): se autorizaba la negociación colectiva de salarios y condiciones de trabajo por encima de los límites fijados en las reglamentaciones laborales y se permitía también incentivar las retribuciones en función de la productividad. firmado tras el intento de golpe de Estado de 1981. . retribuciones fijadas por el estado para cada rama productiva. afectadas por una recesión en la rentabilidad y en la inversión. donde se ubica el sector comercial. previa negociación con los trabajadores (sólo en el caso de no haber acuerdo se hacía intervenir a la autoridad laboral). etc.52 mientras aumenta el empleo en los servicios. En los años noventa las anteriores tendencias se han consolidado hasta llegar a la ley de Reforma del Estatuto de los Trabajadores (1994) que instituye la contratación temporal en el mismo plano que la indefinida. En 1976 el primer gobierno de UCD aprobó la Ley de Relaciones Laborales que situaba la concertación social como base jurídica fundamental de las relaciones laborales: se suprimió la afiliación forzosa al sindicato vertical y se inició la modificación de las ordenanzas laborales en base a los convenios colectivos. tope que se mantiene actualmente. turnos. justificaron como un "sacrificio" de los trabajadores en aras de la estabilidad institucional.

. . Como resultado de estos procesos en el mercado de trabajo. 22-23. 90 ) DU ROY. exige la reorganización del tiempo de trabajo. 91 ) El cuadro se basa en una investigación promovida por la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo bajo el título "La organización del tiempo y la mejora de las condiciones de vida y de trabajo para los consumidores y para los prestadores de servicios". FEYS. o. donde se llevan a cabo numerosos experimentos.//.c. Ver DU ROY. etc..C.) La diversificación de los horarios de trabajo es especialmente visible en las empresas privadas. y otros. pág. (. . A. En el Cuadro 1 se recogen las principales medidas que se adoptaron en los países europeos para flexibilizar los horarios laborales(91). pág. Desde el punto de vista empresarial.... o.c.. condición esencial para reforzar la competitividad de las empresas. 23. y MEYER..53 fomentar la movilidad funcional y geográfica de los trabajadores. O.V. J.. de forma que los bienes de equipo más costosos sean tan económicamente viables como sea posible. "la modernización tecnológica. tanto en España como en el conjunto de la Unión Europea se produce una paulatina reducción del tiempo de trabajo a la vez que aumenta la flexibilidad o diversificación de horarios. O. que relacionan con frecuencia la reducción y la reorganización del tiempo de trabajo"(90).

.Ajustes en el trabajo por turnos. .Posibles cambios de periodicidad . SISTEMAS QUE PERMITEN UNA FLEXIBILIDAD EN EL TIEMPO DE TRABAJO .Formación alterna. diaria.División del puesto de trabajo. .Trabajo a tiempo parcial para quienes están finalizando su trayectoria profesional.Año sabático y licencia para formación. .Ampliación de las posibilidades de trabajo al sábado y al domingo. SiSTEMAS QUE FACILITAN LA INCORPORACION A LA VIDA ACTIVA Y EL ABANDONO DE LA MISMA .Contratos temporales e interinos. sin horas extraordinarias. . .Trabajo en turnos de 2 x 6 horas. . . .Eliminación/reducción del cierre anual .Permiso de paternidad/maternidad. .Programas de inducción para los jóvenes. Semanal o mensual.54 Cuadro 1 MEDIDAS INTRODUCIDAS EN LA UNION EUROPEA PARA FLEXIBILIZAR LOS HORARIOS DE TRABAJO SISTEMAS QUE PERMITEN UNA UTILIZACION MAYOR DE LOS EQUIPOS .Desempleados con subsidios. . FUENTE: Fundación Europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo.Posibilidad de turnos de 10 ó 12 horas.24 horas remuneradas como 36.Igualdad de derechos para los trabajadores a tiempo parcial. . .Semana reducida (4 días). .Acceso de la mujer al trabajo durante la noche.Anualización del tiempo de trabajo. . SISTEMAS QUE FACILITAN LA APARICION DE PUESTOS DE TRABAJO CON HORARIOS O CONTRATOS DIFERENCIADOS .

los restaurantes.2. los servicios a domicilio. ocho horas al día. etc. muy heterogéneo. abogados. Otros servicios están abiertos las 24 horas del día (como los hospitales. etc. . Ramas como el transporte. la vivienda. pág. La modernización tecnológica aplicada a la agricultura y a la industria ha ahorrado mucha mano de obra en esos sectores y en paralelo se han generado nuevas demandas de servicios en los campos de la educación. Las políticas públicas en sentido se orientan a ampliar las bandas de horarios de los servicios a fin de adaptar la oferta al volumen creciente de trabajadores con horario desincronizado. la enseñanza. etc. En la práctica. En esto han influído también algunos factores como la ampliación de los años de escolaridad obligatoria o la mayor esperanza de vida de la población. como ya hemos señalado. (. la restauración. la administración pública. Flexibilidad de horarios en el sector servicios. es decir.) Este alto grado de sincronización de los horarios de apertura de los servicios con las horas de trabajo de la mayoría de la población produce rigideces en el funcionamiento de la sociedad y en la utilización individual del tiempo disponible fuera del trabajo"(92). las actividades culturales y de ocio. lo que es aplicable también en parte a sus horarios de trabajo y de atención al público.c. De hecho.). Sin embargo. Tan sólo ciertas actividades de servicios han venido a ocupar los espacios que deja libres esta organización de los horarios. los servicios deportivos y culturales..55 4. los servicios funcionan casi siempre paralelamente a los demás sectores de la economía: cinco días a la semana. según un estudio realizado a nivel europeo. y ciertas actividades comerciales se organizan preferentemente fuera de las bandas horarias y/o días laborales estandarizados. la radio y la televisión. Problemas de accesibilidad En las últimas décadas el crecimiento del sector servicios ha sido continuo hasta situarse actualmente en el orden del 60% de la población trabajadora. En principio la flexibilización de horarios (y de condiciones de trabajo) en los servicios es mayor que en otros sectores laborales pues a las razones apuntadas para el mercado de trabajo en general hay que añadir que en este caso la desincronización con los horarios estandarizados es frecuentemente condición necesaria para asegurarse la clientela. la cultura y el tiempo libre. O. cuando las personas empleadas en otras actividades están disfrutando de su tiempo libre. los centros de enseñanza y ciertas modalidades del comercio suelen adoptar el horario "normal" de cinco días a la semana y ocho horas al día. que tiene un horario laboral diferente al tradicional (sector estimado en la Unión Europea en torno al 30% de los 92 ) DU ROY. disminución de la natalidad. y otros. etc. etc. resulta imposible conseguir un alto grado de desincronización de los horarios laborables.). los servicios profesionales (médicos. Algunas ocupaciones como la banca y los seguros.). El sector servicios es. o. la policía..) y hay algunos que funcionan sólo en días o épocas del año determinados (como los relacionados con el turismo o con ciertos deportes. la prestación de servicios debería producirse en momentos distintos. los horarios de apertura de la mayoría de los servicios no responde adecuadamente a las necesidades de los diferentes grupos de consumidores y se producen frecuentemente los típicos fenómenos de saturación y aglomeración como consecuencia de esa falta de flexibilidad y diversificación de los horarios: "En teoría. 30-31. así como la disminución global de la jornada laboral o los cambios ocurridos en la vida familiar (acceso de la mujer a empleos remunerados.. Otros como los transportes. intensifican su actividad antes y después del horario "normal". etc.

Pese a que la Ley se aprobó por unanimidad y fue valorada positivamente por el pequeño y el mediano comercio. septiembre de 1995 (avance de resultados). se promulgó un Real Decreto sobre libertad de horarios comerciales en todo el ámbito del estado español. servicios personales varios. De ahí que la regulación de los horarios comerciales sea un asunto de especial transcendencia en el tema que nos ocupa. . son más los españoles partidarios de la libertad de horarios y días de apertura (47% frente a 37%). 16 ) Hasta el año 2001 sigue vigente el Real Decreto de 1993 que establece un mínimo de apertura semanal de 72 horas de lunes a sábado y la apertura de un mínimo de ocho días festivos al año. festivos o no. Cataluña y Andalucía. incluso en días festivos. los empresarios y la central sindical UGT (CCOO no participó). Del conjunto de los servicios el sector comercial en sentido amplio (comercio. con plena libertad y sin limitación legal alguna en todo el territorio del Estado. y el número de horas diarias o semananes.8% de las mujers hace la compra en hipermercados.E. Se produjo entonces un amplio debate en la opinión pública y por parte de los agentes afectados. Esta situación dió lugar a una paulatina transformación de los horarios. . dando lugar a finales de 1993 a un Real Decreto sobre Horarios Comerciales y posteriormente a la Ley de Comercio de 21 de diciembre de 1995. a partir de esa fecha. pero también entre el Estado central y las comunidades autónomas. en los que desarrollará su actividad". la liberalización de horarios que señala la ley queda en manos de las Comunidades Autónomas. salvo para determinados tipos de establecimientos. 96 95 94 ) CIS.56 trabajadores). último pacto a tres bandas entre la administración. Una encuesta aplicada por el CIS en septiembre de 1995 ofrece resultados bastante precisos sobre la opinión de los españoles en torno a los horarios comerciales(96): Cuando se plantea la cuestión en general. En España el punto de inflexión en la política de horarios comerciales se produjo con ocasión del Acuerdo Económico y Social de 1985-86.. son más los partidarios de la limitación de horarios y de no abrir en domingos 93 ) Irlanda y Portugal son los que tienen mayor libertad horaria. En Europa la regulación jurídica de los horarios comerciales varía mucho de unos países a otros(93) si bien la tendencia general es a la flexibilización. el 27.c. pág. ) Según la encuesta citada de la U. Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. el horario de apertura y cierre de sus establecimeintos comerciales de venta y distribución de mercancías. mientras Dinamarca y Luxemburgo los más rígidos.C. cuando se alude al eventual perjuicio que se puede causar al pequeño comercio. Esta ley establece que "cada comerciante determinará. sin embargo. alimentación..) disfruta de una posición predominante.7% de los varones y el 20. Francia e Italia tienen libertad de horarios en días laborales pero obligan a cerrar en domingos y días festivos.Sin embargo. sobre todo a partir de la expansión de hipermercados(94) cuya banda de días y horas de apertura era muy superior al acostumbrado. sobre todo entre las grandes superficies y el pequeño comercio. UNION DE CONSUMIDORES DE ESPAÑA. o. y sólo si lo aprueban las respectivas comunidades autónomas(95). así como los días. una disposición transitoria establece que la liberalización horaria no se establecerá antes del año 2001. Entre las medidas para flexibilizar el mercado de trabajo y reactivar la creación de empleo en el sector de la distribución. etc. en las comunidades de Madrid. este traspaso de competencias podría romper la unidad de mercado de consagra la Constitución.

pág.. como el año litúrgico o agrario. y otros. las consultas ambulatorias se han visto favorecidas mediante el sistema de "cita previa por teléfono". o. salvo para los casos de urgencia. o. lo que contribuye a no solucionar las largas listas de espera. "el daño que se podría originar al pequeño comercio" y la convicción de que "los actuales horarios son suficientes para satisfacer las necesidades de los consumidores"(97). el estudio europeo que ya hemos citado insiste en su importancia estratégica para la organizaciòn del tiempo de las familias: "Las escalas de tiempo de los centros de enseñanza desempeñan un papel fundamental en las estructuras temporales de nuestra sociedad. Como veremos más adelante.E. . destacando en este caso la enseñanza y la sanidad. sus vacaciones cortas (paralelas a las fiestas religiosas principales) y sus vacaciones largas (que sin duda corresponden a los antiguos períodos de la cosecha)"(99).c.. el 24% con los servicios sanitarios y el 39% con otros servicios de la administración pública. O. aproximadamente. sigue siendo bastante rígido. los resultados son muy similares. pág. Los argumentos aducidos para defender este punto de vista son dos: "adaptar los horarios a las personas que trabajan y no disponen de mucho tiempo" y "respetar la libertad de los comerciantes para que abran o cierren cuando les parezca". dos tercios de los consumidores consideran que "los comercios deberían tener libertad para poder ampliar sus horarios en función de la demanda de los consumidores". insisten en el "derecho al descanso". Otro sector de servicios que se considera clave es la administración pública. Ya en 1985 la administración intentó ampliar el horario de los hospitales hasta las 5 de la tarde. son los horarios en estos servicios los que presentan más dificultades de sincronización a las mujeres españolas: el 22% tiene problemas con el horario escolar. 65. ampliar las posibilidades de la educación a distancia y sacar más partido a los recursos tecnológicos (informática. En primer lugar. 99 ) DU ROY. Según otra encuesta aplicada en tres Comunidades Autónomas (Madrid. entre sus períodos alternativos semanales de trabajo y descanso. 98 ) Los actuales responsables del Ministerio de Sanidad tienen como uno de sus principales objetivos ampliar los horarios de atención en los hospitales. Además. video. enseñanza asistida por 97 ) U. según la encuesta aplicada por nosotros. estructuran nuestra incorporación al ciclo de la vida activa los 15 o 20 primeros años.C. los tiempos de la enseñanza fraccionan el año.57 y festivos (48% frente a 38%).. En lo relativo a los horarios escolares. el horario de trabajo de los hospitales. Cataluña y Andalucía). de la vida de cada persona. Entre las propuestas que se derivan de este estudio destacan las siguientes: aprovechar mejor la infraestructura de los centros escolares. .c. 30-34. no habiendo influído en la opinión púb lica la regulación de horarios introducida por el Real Decreto de 1993. pero esta medida fue impugnada por la Organización Médica Colegial(98).Comparando estos resultados con una encuesta similar del CIS de dos años atrás (1993). En cuanto a la sanidad. Sin embargo. Por su parte los consumidores partidarios de regular los horarios comerciales (36% según la encuesta citada). flexibilizar y desincronizar los horarios de apertura.

Milano. aplicable a todos de manera uniforme. "Desincronizzazione". pág. Tempi di vita. si bien. de siempre disponibles. privilegia la función del consumo y rompe referentes culturales y simbólicos tradicionales. que contribuyen a la integración social"(101). la desincronización permite una mejora de la elección y una mejor coordinación de las diferentes actividades de los usuarios de los servicios. y otros..c. M. 53. Diferencias asociadas a los roles de género o que dependen del poder adquisitivo de las personas.D..). que si bien presenta problemas de congestión garantiza unas franjas horarias de libre disponibilidad. como veremos en la segunda parte de la investigación. por otra parte. La liberalización de los horarios comerciales. a una situación laboral de alerta horaria permanente. o. refuerza la mercantilización de la vida social (a costa de otras relaciones basadas en la reciprocidad y la redistribución) y tiene unos efectos muy diferentes en función de cuál sea la posición socioeconómica tanto de los trabajadores del comercio como de los consumidores. Considerando el asunto desde un punto de vista diferente. Tanto el gobierno español como las propuestas planteadas a nivel de la Unión Europea se orientan "hacia una modificación del modelo tradicional de organización del tiempo. y hacia una organización social basada en la desincronización de horarios y en la diversificación de las horas a las que se prestan los servicios"(100). -------- 100 ) DU ROY. O. Ver también. y CANOVES.. que es típica de los horarios de trabajo variables y que deja a las demás experiencias vitales muy poco margen de maniobra temporal. pero tiene también efectos contradictorios desde otros puntos de vista: "Existe el peligro de que pasemos de la homogeneidad horaria total. 30. 1991. . Laura. entre otros factores. 101 ) GARCIA. TEMPIA. en contrapartida. etc. o. pueden estar a la base de que la flexibilidad horaria sea para ellos motivo de realización o de estrés y alerta permanente.58 ordenador. en BALBO. G. Feltrinelli. en este sentido. Esta orientación es ciertamente funcional a los criterios de flexibilización del mercado de trabajo y de mayor competitividad.c. Anna. pág.

que delimitan etapas socialmente definidas por la eventual autonomía familiar-laboral (hacia los 30 años) y la edad de jubilación (65 años). al final del capítulo. Aparte el interés que tiene ponderar la extensión y la distribución de las principales variables que configuran los estilos de vida de los españoles. Edad juvenil (16-29 años) En este tramo de edad. Jonathan. 5. . hábitat.1. las distinciones de estatus (alto. en REIS. la clasificación ha servido para diseñar los instrumentos metodológicos que utilizamos en posteriores capítulos (diez grupos de discusión y una encuesta a mujeres emancipadas de ámbito estatal). otras presentan un grado de definición mucho menor como la participación en tareas domésticas o el estatus socio-económico. se produce un predominio de dos actividades: el trabajo extradoméstico (35%) y el estudio reglado (33%). Dentro de cada tramo se recuerdan los principales parámetros que estructuran los usos del tiempo y que permiten agrupar a la población en conjuntos internamente homogéneos. estado civil. ver GERSHUNY.6% de la población española). "Estilo de vida. pero éstas tienden a cualificarse con más intensidad (35%. por 29% las mujeres). El gráfico 5. A fin de valorar la significación de cada uno de los conjuntos en la población española. Vamos a distinguir tres tramos de edad. ESBOZO DE UNA CLASIFICACION DE LA POBLACION EN FUNCION DE LOS USOS DEL TIEMPO A partir de los análisis realizados hasta aquí. Nº 38.59 5. por 30% los varones) y buscan empleo también en mayor proporción (tasa de paro del 45%. medio-alto.07% los varones). edad. 1987. destacan algunos colectivos de mujeres cuya situación abordaremos con más profundidad en la segunda y tercera parte de este estudio. nivel de estudios). Se parte del supuesto de que tales usos configuran estilos de vida diferenciados(102). con vivencias y problemáticas específicas.. El 23% está en paro y sólo el 5% se inscribe en labores del hogar. En especial. 18386. Aunque más débilmente que en los tramos de edad 102 ) Sobre el concepto de "estilos de vida" aplicado a los hábitos de adjudicación del tiempo social. Entre los 28 segmentos de población que hemos establecido. hacemos una estimación aproximada de su peso estadístico de acuerdo con la información que hemos manejado en anteriores capítulos. medio-bajo y bajo) son meramente orientativas y no pretenden definir la forma de la estructura social española. Por géneros la principal diferencia se sitúa en el volumen de ocupados: los varones tienen más acceso al trabajo remunerado (41%. En la posición de labores del hogar se sitúa el 11% de las mujeres (0. vamos a esbozar una clasificación de la población española mayor de 15 años atendiendo a las diferencias que se producen en los usos del tiempo.7 millones de personas (22. por 33% los varones). Mientras algunas variables tienen contornos precisos (género. estructura económica y uso del tiempo". pág. que incluye a 8. recoge los resultados de la clasificación. más piramidal y fragmentada que lo sugerido por las metáforas espaciales empleadas. actividad laboral.

. varones y mujeres. en situación de convivencia). estatus social medio-alto. estudios y estatus social medio y bajo. Jóvenes trabajadores con contrato indefinido. (1) Jóvenes estudiantes. de ambos sexos. en la que se sitúan 16. servicio doméstico. El desempleo afecta a algo más del 10% de los varones y mujeres de esta edad (situación que deja más tiempo libre a los varones ya que las mujeres se concentran en el trabajo doméstico). etc. nivel de estudios y estatus social medio y bajo. aparcados en el domicilio paterno (2 millones). predominio de casados o con perspectivas de independencia de su familia (1 millón). (2) (3) (4) (5) 5. a los que habría que añadir los que trabajan sin contrato en diversas formas de economía sumergida (según una encuesta de 1985 el índice de irregularidad de los jóvenes menores de 25 años con empleo remunerado llegaba al 57%). solteros. hay que considerar el trabajo irregular o sumergido que afecta en mayor medida a las mujeres (ayudas familiares.60 posteriores. se caracteriza por el predominio de la vida en pareja (83% casados. Jóvenes en paro. estudios y estatus social medio y bajo (0. solteros y casados o con perspectivas de independencia (2 millones). Edad intermedia (30-64 años) Esta etapa.4 millones). mayoría mujeres casadas. en situación de dependencia familiar.). predominio de varones.2. Además del empleo regular. el trabajo doméstico (predominio de la mujer. existe una diferenciación sexual de ocupaciones. En cuanto al trabajo remunerado (35% según la EPA). varones y mujeres. autónomos y profesionales no dados de alta. con tendencia a disminuir) y el trabajo extradoméstico (predominio del varón. con tendencia a disminuir). si bien es en los jóvenes donde se visibiliza más claramente el proceso de desregulación y polarización del mercado de trabajo que tiene lugar en España. predominio de estatus social medio y medio-alto (2.4% de la población). Jóvenes trabajadores con contrato temporal. solteros. alto nivel de estudios.5 millones de españoles (42. El estado civil predominante es la soltería (84%). lo que unido a la ausencia de trabajo remunerado (65%) sitúa a la mayoría de este colectivo en una situación de dependencia familiar. Jóvenes encargados de las tareas domésticas. La generalización de la precariedad laboral no es algo exclusivo de este tramo de edad.8 millones). un tercio tiene contrato indefinido y dos tercios contrato temporal.

cuya esposa tiene trabajo extradoméstico de categoría baja (1. tanto en lo relativo a la mayor actividad externa de la mujer como a la desregulación y precarización laboral. los varones cooperan más en casa cuando su estatus y nivel de estudios es elevado. los horarios comerciales) y las exigencias del trabajo extradoméstico explican tanto el sobretrabajo como el estrés que afectan a las mujeres de esta edad en situación de doble jornada.5 millones). Varones casados y ocupados. la menor dedicación a los hijos y el que la mayoría de las mujeres no tenga doble jornada (el 60% se clasifica como ama de casa) libera más tiempo para actividades de ocio que en la etapa anterior. Los desacoples de horario que se producen entre las tareas ligadas al trabajo doméstico (por ejemplo. insuficientemente acompañada de una participación proporcional de los varones en las tareas del hogar. que son los principales encargados de las tareas del hogar (0. descendiendo al 20% en el tramo 50-65 años. de estatus académico y laboral medio-alto y alto. Las situaciones de doble jornada de las mujeres (doméstica y extradoméstica) se producen con más frecuencia en el tramo 30-49 años (41% del colectivo). sobre todo en el tramo de 50 a 65 años (30% incapacitados y jubilados anticipados). que participan parcialmente en las tareas del hogar. Varones en paro y/o economía irregular. si a esto unimos una tasa importante de paro en aquel tramo de edad (26%. de estatus académico y laboral medio-bajo y bajo. Como contrapunto a lo anterior.1 millones). Varones casados. que no participan en las tareas del hogar. por sólo el 8% en categoría alta. de estatus académico (7) (8) (9) (10) . predominio de estatus académico y laboral medio y bajo (3. La situación paradigmática se da en las mujeres de alto estatus socio-laboral que "se liberan" del trabajo doméstico contratando los servicios de otras mujeres de bajo estatus. en cambio. La mayoría de las mujeres trabajadoras (55%) se sitúa en ocupaciones de categoría baja. separados o viudos con cargas familiares. por 14% en los varones). Las tendencias apuntadas están más desarrolladas en el hábitat urbano que en el rural.5 millones). los varones tienden a reducir su tasa de actividad. solteros y casados. cuya esposa tiene trabajo extradoméstico de categoría media o alta (1 millón). Pese a que en esa etapa surgen nuevas ocupaciones (como el cuidado de los padres ancianos). cuya esposa se ocupa habitualmente de las tareas del hogar. (6) Varones casados y ocupados.61 El estatus ocupacional y el nivel de estudios influyen inversamente en el trabajo doméstico dependiendo del género: las mujeres con mayor estatus laboral y académico se ocupan menos de las tareas domésticas. se puede deducir que la oferta de mano de obra femenina sigue siendo muy intensa y tenderá a crecer. Varones casados y ocupados. Es evidente que esta etapa de la vida de las mujeres (3049 años) es la que representa la mayor novedad desde el punto de vista de los usos del tiempo y ello es debido básicamente a su incorporación al trabajo extradoméstico.

la llegada a esa edad afecta menos a las mujeres que siguen desarrollando las tareas domésticas.5 millones). con categoría laboral alta. con categoría laboral baja que se ocupan mayoritariamente del trabajo doméstico de su familia (2 millones). cooperación del marido y otros familiares. (11) Varones prejubilados o con incapacidad permanente. Mujeres en paro y/o economía irregular. de estatus académico y social medioalto y alto.2 millones). con el marido ocupado. Mujeres casadas con empleo extradoméstico. que delegan la mayor parte del trabajo doméstico de su familia (servicio doméstico interno o externo. precisando eventualmente de prestaciones y apoyos extrafamiliares para asegurar la supervivencia (0. (0. En términos comparativos.3. que produce en la mayoría de los varones un cambio drástico en sus usos del tiempo (en torno al 5% sigue trabajando). Mujeres casadas con empleo extradoméstico.4% de la población española.) (0. algunas horas de servicio doméstico. que se ocupan parcialmente del trabajo doméstico de su familia (cooperación del marido y otros familiares. Mujeres casadas con empleo irregular extradoméstico.4 millones). que no cuentan con apoyo económico estable de otros miembros de la familia. Mujeres casadas con empleo extradoméstico. los ancianos dedican más tiempo al cuidado de la salud. Edad avanzada (más de 64 años) 6. que precisan de apoyos o prestaciones externas para asegurar la supervivencia (1 millón). Mujeres casadas sin empleo regular extradoméstico. . que lo comparten con las tareas del hogar. Mujeres casadas sin empleo extradoméstico. con categoría laboral media. que se ocupan en exclusiva de las tareas del hogar. cuyo marido está ocupado con estatus laboral y académico medio y bajo (2. En cambio. La principal novedad al llegar esta edad es la jubilación del trabajo extradoméstico.62 y laboral medio-bajo y bajo.3 millones). con prestaciones y apoyos varios (1 millón). (12) (13) (14) (15) (16) (17) (18) 5. cuyo marido está ocupado con estatus laboral y académico medio y bajo (1 millón).4 millones de personas tienen 65 o más años. solteras y casadas. etc. etc. si bien con una intensidad paulatinamente menor a medida que van perdiendo autonomía. lo que representa el 16.8 millones). que comparten el trabajo del hogar con empleados del servicio doméstico (0. de estatus académico y laboral medio-bajo y bajo.

hábitat urbano céntrico-residencial (0. de extracción social media-baja y baja. y aparte las diferencias de género y del tramo de edad en que se encuentran. Varones y mujeres sin suficiente capacidad para valerse por sí mismos y que necesitan la ayuda de otras personas (0. de extracción social media-baja y baja. las condiciones de vida dependen principalmente de su estatus socioeconómico y del hábitat. hábitat rural (0. de los que dependen en gran medida los recursos que necesitan y las redes sociales de integración y apoyo social.7 millones). Varones jubilados. (20) (21) (22) (23) (24) (25) (26) (27) (28) . hábitat rural (0. Mujeres ocupadas en tareas del hogar. separados o viudos.8 millones). Varones jubilados. de extracción social media-alta y alta.2 millones). hábitat rural (0. hábitat urbano periferico-degradado (0. de extracción social media-baja y baja.7 millones). de extracción social media-alta y alta. de extracción social media-baja y baja. Mujeres ocupadas en tareas del hogar. que mantienen el trabajo extradoméstico (0. Varones jubilados. hábitat urbano céntricoresidencial (0.5 millones). Varones jubilados.8 millones). de extracción social media-alta y alta.5 millones).63 propia y ajena. Al interior del colectivo. Mujeres ocupadas en tareas del hogar.6 millones). Mujeres ocupadas en tareas del hogar. al descanso y al fomento de actividades recreativas y turísticas. hábitat rural (0. (19) Varones casados.8 millones). de extracción social media-alta y alta.6 millones). hábitat urbano periferico-degradado (0.

hábitat rural. hábitat urbano residencial. solteras. Jubilados. separados o viudos con cargas y tareas familiares. separados o viudos. solteras y casadas. Jóvenes trabajadoras fijas. estudios y estatus medio y bajo. Jubilados. Jóvenes trabajadores temporales. estatus medio-alto y alto. estatus medio bajo y bajo. Casadas. Ocupadas hogar. no cooperadores en el hogar. de estatus medio-alto y alto. de estatus medio-alto y alto. estatus medio y bajo. . estatus mediobajo. que necesitan prestaciones. Jóvenes en paro. hábitat rural. ayuda parcial hogar. 17 8 9 15 10 11 18 19 20 21 24 25 28 22 23 26 27 Ocupadas hogar. domicilio familiar. que precisan prestaciones sociales. En paro y/o economía irregular. Casadas. Ocupadas hogar. esposo ocupado. Jóvenes en paro. solteros. que precisan prestaciones sociales. empleo irregular. Casadas.64 Gráfico 5 CLASIFICACION DE LA POBLACION ESPAÑOLA MAYOR DE 15 AÑOS EN FUNCION DE LOS USOS DEL TIEMPO Varones Jóvenes estudiantes solteros. nivel de estudios y estatus medio y bajo. trabajo extra-doméstico. estatus medio. con esposa trabajadora. trabajo extra-doméstico. Jóvenes encargadas de tareas domésticas. estatus medio y bajo. estudios y estatus medio y bajo. de estatus medio-bajo y bajo. estatus académico y laboral medio-alto y alto. . esposo estatus medio y bajo. Casados y ocupados. hábitat rural. Jóvenes trabajadores fijos. que mantienen trabajo extradoméstico. ayuda externa grande. estatus medio-alto. Jubiladas. estatus medio-alto. Casadas. nivel de estudios y estatus medio y bajo. estatus medio alto. con trabajo extra-doméstico. Casados. estatus medioalto y alto. estatus mediobajo y bajo. sin capacidad de valerse por sí mismos. estudios y estatus medio y bajo. solteros y casados. Jubilados. En paro y/o economía irregular. estatus alto. estatus mediobajo y bajo. hábitat urbano periférico. estatus medio-alto. estatus medio-alto y alto. Jóvenes trabajadoras temporales. sin trabajo extradoméstico. sin capacidad de valerse por sí mismas. con esposa ama de casa. hábitat urbano periférico. hábitat urbano residencial. estatus bajo. Jubilados. 4 5 12 13 7 14 16 Casados. Prejubilados e incapacitados. en domicilio paterno. Jubilados. 6 Nº Segmento 1 2 3 Mujeres Jóvenes estudiantes solteras. con esposa trabajando. sin trabajo extradoméstico. en domicilio paterno. sin ayuda en el hogar. estudios y estatus medio y bajo. Casados y ocupados. de estatus medio-bajo y bajo. hábitat rural. domicilio familiar. Casadas. Jóvenes encargados de tareas domésticas. Ocupadas hogar. Casadas. Casados y ocupados.

actitudes. estas cuestiones pertenecen al orden del pensamiento pero están vinculadas con la práctica social y la condicionan de diversos modos (ya sea porque legitiman el orden establecido o se oponen a él. Evidentemente. motivaciones y expectativas asociadas al uso del tiempo. . pág. en Archipiélago. 103 ) GALIMBERTI. Nos detendremos especialmente en los problemas que plantea la organización equilibrada de las diversas esferas del tiempo social (el hogar. de ubicarse en él. varios de los objetivos perseguidos en el presente estudio se referían a detectar las opiniones.. ver FRASER. etc. Sobre la historia de las figuras del tiempo en el pensamiento occidental. generan esas representaciones y esos sentimientos del tiempo que caracterizan en cada época nuestro modo de habitar la Tierra"(103). entrelazándose de distintos modos. 57-58.) y en las propuestas y medidas de acción -técnicas o políticas. The University of Massachusetts Press. etc. Nº 10-11. Umberto. constituye una trama de múltiples "figuras" en evolución constante: "no se puede hablar de una realidad del tiempo. la participación colectiva. el consumo y el ocio. De hecho. En particular. el trabajo remunerado. sino sólo de figuras que. En esta Segunda Parte vamos a explorar el complejo territorio de las figuras del tiempo en la sociedad española actual. The Voices of Time. 1981. tratando de encontrar el sentido o las claves de articulación de la vida cotidiana en algunos sectores representativos de la población.65 Segunda parte ESTRATEGIAS PARA ABORDAR EL TIEMPO _____________________________________________________________________________ Como se recoge en la introducción. "Las metamorfosis de Crono". las percepciones y pautas de acción subjetivas varían de unos colectivos a otros y están en estrecha relación con el contexto social y la coyuntura histórica en que se desenvuelven. J. 1992.T.que se derivan de estos análisis. New York. la forma de percibir el tiempo.).

motivaciones (valoraciones e ideologías que subyacen o están connotadas en las múltiples condensaciones simbólicas y signos no cuantificables que aparecen a lo largo de las reuniones) y expectativas (proyecciones de deseos y efectos prácticos que se pueden derivar de los análisis anteriores). el hábitat urbano-rural y el grado de cooperación en las tareas domésticas. Madrid. como es el grupo de discusión. Juan. actitudes (pautas de reacción más o menos estables ante los acontecimientos que se describen). Anthony. el criterio de validación de la representatividad no es el cálculo de probabilidades sino la saturación de los discursos que se produce cuando se vuelven a hacer grupos de discusión equivalentes(105). Alianza. lo que quiere decir que es útil para captar de forma abierta las opiniones (verbalizaciones formalizadas en que cristalizan los puntos de vista de los participantes). El diseño de los grupos de discusión(106) se recoge en el cuadro 2. organizado a partir de los dos parámetros que. el grupo de discusión trata de captar de forma abierta los campos de sentido. ) Sobre la técnica del grupo de discusión y su relación con la encuesta estadística y otras técnicas de investigación. ) Sobre el concepto de "saturación estructural". (Coord. En este caso. Síntesis. ver WILDEN. 1979.66 6. generalmente pocos.). El grupo de discusión: técnica y crítica. Jesús. Más allá de la sociología. Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales. La representatividad de los discursos resultantes de los grupos de discusión es de un orden diferente (pero eventualmente complementario) a la representatividad propia de la encuesta estadística. tienen una influencia más directa en la organización del tiempo: el estatus socioeconómico y el género. Madrid.1. . Otros criterios tenidos en cuenta han sido la edad y el estado civil. de ahí la conveniencia de utilizar una técnica exploratoria de los discursos sociales. En este capítulo se presenta la metodología empleada para el estudio del nivel ideológico y se ofrece una primera visión global de las posiciones discursivas detectadas en la población española en torno al uso del tiempo. Juan Manuel y GUTIERREZ. ARTICULACION DEL CAMPO IDEOLOGICO. 6. DELGADO. Se trata de una técnica cualitativa. que permite además seccionar a la población española en función de los sectores que son más significativos para la presente investigación(104). Madrid. mientras ésta se rige por un criterio de exhaustividad (representar las opiniones precodificadas de los individuos desagregados de un colectivo). según los análisis desarrollados en la Primera Parte. Siglo XXI. ver IBAÑEZ. Sistema y estructura. 1994. 106 105 104 ) Ver en Anexo una ficha completa de cada grupo. Enfoque metodológico cualitativo Los asuntos que se abordan en esta Segunda parte tienen un carácter abierto y se prestan a una gran polivalencia de significados. 1979. que atraviesan la discursividad social y que permiten posicionarse diferencialmente a los individuos. el nivel de estudios. POSICIONES DISCURSIVAS.

67 Cuadro 2 DISEÑO DE LOS GRUPOS DE DISCUSION Estatus alto GD1 (Sevilla) 35-50 años Empleo alto Serv. prevaleciendo en este caso mujeres de posición laboral y familiar precaria (trabajos irregulares o de temporada. etc. hemos aplicado otra reunión (Nº 5) con mujeres casadas "amas de casa" de la misma edad y de hábitat urbano (Madrid). Como contrapunto a los grupos anteriores.Tres de estos grupos los hemos ubicado en hábitat urbano (Sevilla. doméstico MUJERES Estatus medio GD2 (Barcelona) 40-50 años Empleo medio Serv. parcial Estatus bajo GD3 (Madrid) 30-45 años Empleo baj Sin ayuda GD4 (pueblo de Cáceres) 30-45 años Empleo precario Sin ayuda externa GD5 (Madrid) 35-50 años Amas de casa Sin ayuda externa GD7 (Zaragoza) 30-45 años Empleo medio-alto Tareas domésticas GD6 (pueblo de Avila) 45-65 años Empleos medios-bajos No cooperan GD9 (pueblo Huesca) 16-21 años Estudios medios Empleos precarios VARONES GRUPOS MIXTOS GD8 (Valencia) 22-28 años Estudios superiores Empleos medios GD10 (Madrid) 65 y más años Jubilados Cuidadores En la composición concreta de los grupos se ha tenido en cuenta la clasificación de la población en función de los usos del tiempo (capítulo 5). Barcelona y Madrid). Aunque se trata de mujeres que no tenían empleo . si bien nos hemos focalizado más intensamente en las mujeres de edad intermedia con trabajo extradoméstico (grupos de discusión 1-4) ya que este sector representa el principal interés de la presente investigación . percepción de prestaciones sociales en algunos casos. distinguiendo la posición sociolaboral (alta.). cuyo marido está ocupado con estatus laboral medio-bajo. media y baja respectivamente). El cuarto grupo lo hemos aplicado en un hábitat rural del suroeste español (pueblo de Cáceres).

enfermos. entre los mayores de 64 años se ha aplicado un grupo mixto con un sector que presenta especiales dificultades para acoplar sus necesidades en el uso del tiempo y los servicios existentes: varones y mujeres de extracción social media-baja y hábitat urbano (Madrid) que se encargan de atender a otras personas (ancianos dependientes. se han realizado dos grupos mixtos. con especial atención a las mujeres con "doble jornada". en hábitat urbano (Grupo Nº 8. cuyas mujeres se ocupan en exclusiva de las tareas del hogar (Grupo Nº 6). está representada la mayoría de los tipos que en en el capítulo 5 encuadramos en los tramos de edad juvenil e intermedio. En cuanto a los varones. nietos.68 extradoméstico al convocarse la reunión. y otro es representativo de los padres de familia urbanos (Zaragoza) de edad intermedia que toman parte activa en las tareas domésticas (Grupo Nº 7). etc. pueblo de Huesca). Este diseño supone una selección de aquellos sectores de población con estilos de vida diferenciados que se han considerado más pertinentes para los fines de la presente investigación. la mayoría de ellas tenía experiencias previas de alguna ocupación remunerada y deseaba encontrar empleo (circunstancias habituales en las mujeres urbanas de estas características). De los 28 segmentos de población establecidos allí. se han aplicado dos grupos específicos contrapuestos: uno quería captar la mentalidad de los padres de familia de edad relativamente avanzada del medio rural (pueblo de Avila). y jóvenes con bajo nivel de estudios y/o situación laboral precaria en hábitat rural (Grupo 9. El cuadro 3 recoge los segmentos de la población española representados en cada uno de los grupos. Valencia). 16 están representados en los grupos de discusión (en el caso de las mujeres con edad intermedia.. Del tramo de edad juvenil. Por último. algunos con experiencia laboral.. en función de la posición social y el hábitat: estudiantes y profesionales de carrera superior. se han trabajado 6 de los 7 grupos registrados). . de acuerdo con la clasificación esbozada en el capítulo 5. .//.) (Grupo Nº 10).

. Pierre. página 35. ver GIRAUD. Al final de cada cita se hace referencia al número de grupo de discusión y a la página de la correspondiente transcripción mecanográfica.C. F. y el término "sentido" a la referencia que dicho discurso mantiene con los contextos sociales en los que opera. 1979. el primer nivel estudia la signficación del texto producido en la reunión. lo que da lugar a una pluralidad no sólo de discursos sino de sentidos de los discursos. Madrid. a partir de su grabación magnetofónica(107). se procedió a su análisis en un doble nivel. eliminando a veces expresiones reiterativas para facilitar la lectura. Por ejemplo. el grupo de discusión busca precisamente la producción de discursos espontáneos y (relativamente) libres.35 remite al grupo Nº 3.. La semántica.69 Cuadro 3 SECTORES SOCIALES REPRESENTADOS EN LOS GRUPOS DE DISCUSION Grupo de discusión Segmentos de población (Ver Capítulo 5) 17 16 15 13 y 18 12 6 y 10 7y8 1y2 3y4 21 y 23 GD1 GD2 GD3 GD4 GD5 GD6 GD7 GD8 GD9 GD10 Los grupos de discusión se realizaron en los primeros meses de 1995. ) Para la diferencia entre significación (textual) y sentido (contextual). cuya estructura semántica y génesis social son precisamente los objetivos finales del análisis(108). ) Las citas que se reproducen entre comillas son literales. Una vez transcritos literalmente. 3GD. Como ya hemos insinuado. textual y contextual.E. mientras el segundo persigue explicar el sentido o anclaje práctico que tiene ese discurso en el contexto social. Se reserva el término "significación" para el sentido sígnico del discurso que produce el emisor en el sistema de la lengua. 108 107 .

las que se producen entre mujeres y varones. Ver una recopilación de diversos estudios de estas disciplinas en RAMOS.). Madrid. Por parte de la oferta.que subyace en las formas de pensar y de vivir el tiempo social por parte de algunos segmentos concretos de la población española (mujeres y varones de diversa edad. la función del sociólogo -como la del historiadorse reduce a relacionar la orientación ideológica de los discursos con la génesis y reproducción de los procesos sociales"(111). ) Tanto desde la historia de las religiones como desde la filosofía. polarizadas entre sí. Esto incluye también las "figuras del tiempo". las podemos definir como matrices articuladas de discursos que sirven de mediación entre las conciencias particulares (subjetivas) y los procesos sociales (objetivos). pág. El análisis de la realidad social. o. En cuanto a las ideologías sociales. extracción social y hábitat. de las relaciones sociales mismas"(109). etc. 1986. sino de todas las culturas humanas conocidas(110). empleadores y asalariados. 111 ) ORTI.. la discursividad social forma siempre parte de procesos sociales concretos que se producen en contextos espacio-temporales determinados: "los discursos sobre la sociedad son elementos esenciales en la reproducción de los procesos sociales: forman parte de las estructuras de esos procesos. comerciantes y consumidores.70 6.. Alfonso. por ejemplo. En nuestra opinión.). "La apertura y el enfoque cualitativo o estructural: la entrevista abierta y la discusión de grupo". cabe plantear una solución individual o colectiva. tomando en consideración el pasado y el futuro. Madrid. a su vez. 166.2. constituye un eje central. Metodología sociológica y teoría lingüística. Tiempo y sociedad. ante un problema de ajuste entre los horarios laborales y los requerimientos de la vida doméstica. Atendiendo a esta complejidad. Alianza. dentro del marco institucional establecido o planteando otro modelo de relación laboral o familiar. 198. ya que la forma de estar y organizarse en un espacio/tiempo determinado. Hay que tener en cuenta que las necesidades de los agentes sociales en relación al uso del tiempo no son siempre homogéneas y agregables sin conflicto ya que pueden responder a planteamientos y expectativas diferentes (por ejemplo. la antropología y la sociología se llega a esta conclusión.VV. Narciso. Precisamente "en la práctica de la interpretación y análisis mediante técnicas cualitativas del discurso. tanto por el lado de la demanda como de la oferta. Tomando como marco la información recogida en la Primera Parte sobre los contextos sociales e históricos relacionados con el uso del tiempo en España. el análisis de los diez grupos de discusión realizados nos ha llevado a elaborar un cuadro de matrices ideológicas. hemos considerado útil abordar de forma abierta el nivel ideológico -plural. a las que hemos hecho referencia en el apartado anterior. Ramón. etc.c. públicos y privados). etc. 1979. Posiciones discursivas para abordar el tiempo A diferencia de otros estudios sobre usos del tiempo que limitan el análisis al acople o sincronización entre las necesidades manifiestas de los ciudadanos (demandas) y los recursos orientados a satisfacerlas (ofertas y servicios. Métodos y técnicas de investigación. existen múltiples fórmulas y niveles de resolución de las necesidades sociales que hay que tomar en consideración. en AA. 110 . no sólo del pensamiento occidental. entendemos que las cuestiones implicadas son más complejas. pág. en cuyo campo de contraposiciones lógicas cabe inscribir la práctica totalidad de las 109 ) PIZARRO. Alberto Corazón.

superando el esquema bipolar "tradición-modernidad" según el cual la modernización se presentaría como un proceso gradual y continuo capaz de disolver las resistencias tradicionales y expandir las potencialidades de un orden social basado en la "racionalidad" (el progreso113). Ana María. Alfonso. 112 ) FERNANDEZ. nuestro esquema se inspira en las propuestas teóricas de ORTI. género-edad. cualquier reivindicación de lo comunitario-local se interpretará como una invocación romántica y reaccionaria (tradicionalista). coyuntura política. ) Desde este enfoque parcial. tal como se manifiesta en los grupos de discusión realizados.). Nº 16. Paidós. 1988. en Política y Sociedad. 13. por otra. Mediante el concepto posición (discursiva) queremos evitar la clásica contraposición entre el nivel estructural (supuestamente objetivo) y el nivel accional (supuestamente subjetivo). Las posiciones discursivas tienen un doble polo: por una parte. las diversas posiciones guardan una estrecha relación con la posición social y las coordenadas espacio-temporales de los individuos que la componen (estatus socioeconómico. para pensar y actuar socialmente. en una sociedad desigual. Nº 2. atraviesan los discursos concretos que hemos analizado. entendemos que los agentes sociales tienen siempre un margen de maniobra. Más bien. "Transición postfranquista a la monarquía parlamentaria y relaciones de clase. etc. en nuestra opinión. por pequeño que sea. y "La estrategia de la oferta en la sociedad neocapitalista de consumo: Génesis y praxis de la investigación motivacional de la demanda". patrones culturales. así como las posiciones discursivas asociadas a esas figuraciones. Nuestro esquema reivindica la existencia de orientaciones ideológicas que apuntan en múltiples direcciones. expuestas en varios de sus trabajos. El Cuadro 4 recoge los principales ejes ideológicos que. Las mujeres en la imaginación colectiva. del desencanto programado a la socialtecnocracia transnacional". pág. Es decir. Ver ORTI. “los poderes en tanto tales sostienen su eficacia desde los discursos que instituyen. 113 . representan modos recurrentes y articulados de pensar y de ubicarse en la vida. a nivel microsocial y macrosocial el plano ideológico forma parte de la praxis pero no la agota. 1994. y tampoco se podrá plantear una transformación estructural de la sociedad (que ya estaría en el buen camino). pág. con los consiguientes efectos prácticos de conformación social (impregnación de valores específicos. pero el poder no es meramente una cuestión discursiva”(112). que tratan de dar cuenta de la multidimensionalidad de discursos existentes en la sociedad española actual. Buenos Aires. Por eso. hábitat. En sus grandes líneas. 1992.. etc. 37-92.). en Política y Sociedad. fragmentada y polarizada a nivel nacional e internacional.71 "figuras del tiempo" detectadas. así mismo. asignación de identidad social. es inevitable que existan discursos plurales y contradictorios.

De este modo. consumo diferenciado) Familia mínima (individualismo compartido) Sociedad de mercado (economía flexible-eficiente) EL TIEMPO COMO DESTINO Posición adscriptiva Arraigo local (valores tradicionales) Familia extensa (roles fijos y jerarquizados) Sociedad autárquica (economía doméstica) EL TIEMPO COMO PROYECTO Posición disidente Igualitarismo instituyente (nuevos valores de cambio social) Grupalidad de afines (roles convenidos y mudables) Sociedad igualitaria (economía autogestionada) ENCUADRAMIENTO Indiferenciación (adscripción) MOVILIZACION Diferenciación (convenio) El cuadro está dividido por dos ejes (uno vertical. consumo de masas) Familia nuclear (cooperación para la inserción social) Estado social (actividad económica regulada) EL TIEMPO COMO MERCADO Posición competitiva Intereses individuales (dinero. entre las . otro horizontal) que dan lugar a cuatro cuadrantes o posiciones discursivas polarizadas entre sí. Cada posición presenta convergencias y divergencias con los cuadrantes contiguos y un máximo de diferenciación/oposición con el situado en el extremo opuesto. al que no toca por ninguno de los lados.72 Cuadro 4 POSICIONES DISCURSIVAS EN TORNO AL USO DEL TIEMPO Dependencia personal NORMALIZACION Independencia personal ACUMULACION EL TIEMPO COMO NORMA Posición integrada Adhesión a la normalidad vigente (valores instituidos.

la posición competitiva cree que la lógica del (libre) mercado es el mecanismo más eficiente para racionalizar el tiempo social y ajustar las demandas a los recursos disponibles. mientras la posición integrada hace depender su realización personal de las instituciones colectivas que representan los intereses generales de la población. dimensiones y valores que parecen más centrales en el asunto que se quiere abordar. Aquellas están marcadas por la dependencia a nivel personal y éstas por la independencia. cada posición estructura estas dimensiones de forma diferente. entre las que destacan el género y la posición socioeconómica. y se ordenan de acuerdo con sus diferencias y contraposiciones lógicas. El eje vertical diferencia las posiciones situadas a la izquierda del cuadro (adscriptiva e integrada) de las posiciones de la derecha (competitiva y disidente). en nuestro caso el uso del tiempo. Así mismo al interior de cada posición discursiva el sentimiento de realización personal variará dependiendo de diversas circunstancias. Sin embargo. estos atributos adquieren en cada caso connotaciones propias. para la posición disidente la grupalidad no anula a las personas individuales ni implica jerarquías cerradas o roles no modificables. en sí inagotables. Como veremos con detalle en los próximos capítulos. Mientras para la posición adscriptiva los valores son generados por la propia tradición grupal estando cada miembro rígidamente adscripto a los condicionantes de su rol (grupalismo indiferenciado). Para ello. 114 .73 posiciones se dibujan campos de fuerza cuyo interés radica en su capacidad para ubicar y explicar en un contexto significativo las posiciones concretas (normalmente sincréticas o intermedias entre las posiciones puras) que adoptan las personas para entender y usar el tiempo(114). se escogen aquellos rasgos. de los procesos sociales. En el primer caso los discursos están marcados por la autonomía grupal y en el segundo por la dependencia de instituciones externas. representados por nuestros diez grupos de discusión. y el referente de sociedad global a partir del cual se enjuician las prácticas económicas y políticas (modelo de sociedad). Estas dimensiones no constituyen aspectos aislados sino que están mutuamente interrelacionados gracias al papel jugado por las ideologías sociales . pactos y líneas de fuga. si bien en la práctica concreta de los discursos. Al interior de cada cuadrante se recogen tres dimensiones que consideramos más relevantes: el nivel motivacional desde el que se organiza el tiempo social (sistema de valores). la posición disidente la entiende como proyecto de movilización colectiva frente a los poderes establecidos. Por otra parte. Por su parte. son continuas las conjunciones y disyunciones entre las posiciones dando lugar a múltiples ambivalencias. el eje horizontal separa los cuadrantes de abajo (posiciones adscriptiva y disidente) de los de arriba (posiciones integrada y competitiva). ------- ) En la historia de la sociología ha sido habitual construir esquemas teóricos y “tipos ideales” para comprender el sentido. la posición integrada entiende la organización del tiempo como adecuación del comportamiento a las normas y pautas de realización establecidas socialmente (patriarcalismo de Estado). Mientras la posición adscriptiva entiende la dependencia como encuadramiento en las tradiciones locales (con un peso central del patriarcado familiar). la adjudicación de roles en el seno de la familia (tipo de convivencia). si bien también aquí las diferencias de interpretación son importantes. Y mientras la posición competitiva entiende la independencia desde el plano individual.

la pertenencia grupal se pone seriamente en peligro. Los valores son generados por la propia tradición grupal (autonomía valorativa) pero cada miembro del grupo está rigídamente adscrito a los condicionantes de su rol (dependencia personal). lo que para nosotras a lo mejor es un mundo. En los grupos de discusión realizados la posición adscriptiva está sobre todo presente en las personas de más edad (6GD y 10GD). sólo adopta su plenitud en el marco definido por estos . El discurso correspondiente a este tipo de sociedad no parece estar muy presente en la sociedad española. además esta separación es una garantía para preservar la convivencia dado que se suponen diferencias de naturaleza entre ambos géneros ("diferencias genéticas") que impiden la comunicación profunda y compartir actividades: "No sé. El género masculino es el depositario del orden jerárquico y de las relaciones con el exterior (autoridad patriarcal). en otro caso. -Y al revés.Familia extensa: patriarcado tradicional y vínculación grupalista El modelo de convivencia referencial es la familia extensa que funciona de forma relativamente autárquica y mantiene fuertes vínculos con los espacios y tradiciones locales.1. En el ámbito familiar la relación entre los miembros se basa en dos principios estrechamente relacionados: el afecto o sentimiento de solidaridad familiar y el encuadramiento que implica una rígida división de roles en función del sexo y la edad. por el contrario.” La identidad de la mujer "ama de casa" no es la de un individuo que preexiste al matrimonio y la maternidad. No es cuestión de enseñar las cosas y que se pueden aprender. La organización de la vida cotidiana tiene que ajustarse a tales premisas o. los comportamientos vienen prescritos por las costumbres y tradiciones locales que se identifican con la naturaleza de las cosas. sino que genéticamente pues tenemos una forma muy distinta de pensar. pues a los hombres quizás los angustia menos. Para esta posición. mientras la principal función del género femenino es la gestión de lo doméstico. ya sea de forma explícita. El lugar donde se nace y la familia a la que se pertenece delimitan el marco donde transcurre toda la vida.74 7. yo creo que es que genéticamente somos distintos. 7. siguiendo unas pautas precisas que varían según el género. El TIEMPO COMO DESTINO (POSICION ADSCRIPTIVA). como contrapunto de los otros discursos. o bien camufladamente en conexión con determinadas prácticas heredadas del pasado. -O al revés. la edad y la posición de parentesco en el seno de la familia. Varones y mujeres ocupan esferas diferentes de la vida. pero algunos de sus elementos emergen con frecuencia. porque quizás nosotras seamos muchísimo más fuertes para otras cosas. en las zonas rurales (6GD y 9GD) y entre las amas de casa urbanas poco cualificadas de extracción social media-baja (3GD y 5GD).

ver televisión.30 y 32).) -Hoy día todas las mujeres tienen un buen rato de comadreo: la mía. el tiempo está absolutamente dedicado a los otros. En el caso de las mujeres." (6GD. La imagen del varón que "da la luz" admite una doble lectura: por un lado indica su casi nula dedicación a las tareas domésticas pero. Además de las tareas domésticas.. en el grupo de discusión con campesinos ya jubilados de un pueblo de Castilla la mayor parte de su tiempo la pasan fuera de la casa (animales. y ése es el motivo de que la mujer tenga que ser más esclava de su casa que el hombre. las mujeres estarían "naturalmente" más dotadas para la crianza de los hijos. lo que es ratificado también por los varones con esta posición ideológica. Pero en lo mío de afuera tampoco la dejo a ella. Las tareas asignadas a las mujeres son "de orden menor". las funciones que ellos realizan son más importantes y suponen una mayor carga de trabajo. -Pues nada.22). por tanto. puede resultar agotador.).” (6GD. la falta de pautas externas (horarios. o hacer bricolaje." (6GD. por ello. por otro. vedado a las mujeres: .75 vínculos.. en cambio. y sometida -con más o menos resignación. -Dar la luz. Lo que queda claro es que las tareas domésticas no son cosa de los varones: “La mujer está más adaptada a la casa que el hombre. en la casa la norma es "no dar golpe". se han beneficiado de una reducción de trabajo considerable gracias a los electrodomésticos: "-Ha cambiao porque le han cambiao los electrodomésticos.) lo convierten en interminable y. que no necesita explicación. que a la mujer le eliminan mucho trabajo. plancha.38). de los que estamos aquí. Desde el punto de vista de los varones. friegaplatos. bastante: lavadoras. como cocinar o limpiar. están "naturalmente" amoldadas a ello y tienen tiempo para ver la televisión y charlar con las vecinas. La mayor parte de la gente. El espacio de realización de los varones es el mundo extradoméstico. la otra y la otra. hacen cosas pero su esfuerzo no es para tanto. representado tradicionalmente por la taberna.a la autoridad patriarcal encarnada en el marido. la mayor parte tiene electrodomésticos. el ocio fuera de casa. etc. Se trata de algo evidente. En cambio. La organización del tiempo es la que establece la tradición para cada miembro del grupo familiar. -Realmente nada. (. bar. está fijada y preestablecida. etc. Por ejemplo. pescar. es un espacio del varón. incluyendo aquí no sólo el trabajo remunerado sino todas las actividades realizadas fuera de casa. leer. además. huerto. oir radio y dormir: "(MODERADOR)¿Qué hacen cuando están en casa? -En casa nada. a la mujer la eliminan de mucho trabajo. si acaso prepararse el desayuno. sugiere que sin él la casa se encontraría "a oscuras".

en el sentido de que llega a conferir una cierta identificación grupal a los participantes. En su formulación ideal (o idealizada) la solidaridad familiar se ve reforzada mediante fuertes vínculos afectivos entre los miembros: los cónyuges tienen obligación de ayudarse mutuamente. En cierto modo la común referencia a la familia es algo que iguala entre sí a todos los miembros de la familia (fratía). cariño hacia los hijos. la convivencia puede ser satisfactoria. cuando prevalece el principio de jerarquía. tíos.76 "-Ayer mismo fuimos a misa. Cuando prima el principio de reciprocidad. no lo aguantábamos. 1995. hijos. 24. Por ejemplo. dános un bacalao. El apoyo informal en España. con el principio de encuadramiento. etc. pero se trata de la “igualdad de la masa”(115). Posee una importancia tan fundamental que se podría definir el estado de la masa directamente como un estado de absoluta igualdad”. y nosotros cuando vamos a casa hemos gastao mil pesetas. respeto hacia los padres. venga dame." (6GD. etc. etc. 1981. T. Y las mujeres se van a casa. Masa y poder. la función de cuidar a los miembros enfermos o ancianos de la familia corresponde normalmente a la mujer-madre pero si ésta es la necesitada el papel de cuidador recae en primer lugar en el cónyuge varón y en segundo lugar en sus hijas. Madrid. nos juntamos cuatro amigos a tomar un chato y un aperitivo: ‘hala. los padres deben atender a sus hijos y éstos a sus padres. (Risas).) y el género (en primer lugar a las mujeres.. 116 ) Esta ordenación de responsabilidades entre los cuidadores sigue casi intacta en la sociedad española. si las mujeres gastaran otras mil pesetas por el otro lado. hijos políticos. por eso. sobre todo si son solteras y permanecen en la casa paterna116). Cuidados en la vejez. cuñados. etc. -Las mujeres por un lao y los hombres por otro. Ya está. El afecto o sentimiento de fusión entre parientes (principio de reciprocidad) coexiste. pero a condición de no alterar las relaciones de poder subyacentes en la relación. un chato. 115 . nueras. Estos principios se aplican también a los miembros de la familia extensa (abuelos. La cohesión entre los parientes no es fruto de reflexiones teóricas ni responde a razones coyunturales sino que se basa en la sintonía de todos con un objeto cargado de valor: la familia. Ver COLECTIVO IOÉ. nos divorciábamos. pero tiene también una naturaleza simbólica y emotiva. La pertenencia a la familia proporciona seguridad y apoyo material. pág.). como ya hemos dicho. Esta identidad tiende a sobredimensionarse y es frecuente que se vuelva principal referente.I. se acabó. de acuerdo con un orden que combina el grado de parentesco (cónyuge. Se trata de una igualdad absoluta e indiscutible y jamás es puesta en duda por la masa misma. INSERSO. primos. que implica una rígida jerarquización entre géneros y entre padres e hijos. -No se lo consentíamos. En cuanto al afecto. hijos propios. Alianza-Muchnik. o al menos entre los más importantes para la vida de los parientes. no lo hemos terminado y ya dice: ‘pues danos otra’. puede adoptar múltiples formas: amor entre cónyuges. terminamos de misa. en CANETTI. -Los hijos están más lejos del padre que de la madre. Madrid. Elías.39 y 42). los varones pueden realizar tareas domésticas en ausencia de las mujeres o cuando éstas se encuentran imposibilitadas. puede dar lugar a ) “En el interior de la masa reina la igualdad. La solidaridad entre los miembros de grupo familiar está por encima de la división de roles entre los géneros y.

Madrid. . pág. Desde la perspectiva “feminista” se insiste en que la prerrogativa de autoridad que se reserva el varón es la discriminación fundamental que padecen las mujeres: “si bien hay diferencias entre las diversas perspectivas teóricas del feminismo. aun por quienes sufren las consecuencias de mantenerlo. el varón exige todo lo que quiere de su mujer y ésta ha de obedecerle sumisamente. lo que cambia es el énfasis en uno de los dos principios copresentes en la posición adscriptiva (fusión/encuadramiento. los problemas y enfermedades de la vejez se compartan como algo normal. 298. hay una cosa en la que todas estamos de acuerdo: el poder colectivo e individual del patriarcado. Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid. cualquier separación o delegación de funciones en otras personas es vivida con culpabilidad. donde el varón domina a la mujer. etc. y de nuestras experiencias individuales de dominación”(117). es celoso. es ciegamente aceptado. 1994. Como todo mito. “Teoría del feminismo radical: Política de la explotación sexual”. “el cariño brinca murallas”). como un asunto "a dos". el varón minusvalora a su esposa y sólo tiene para ella reproches y exigencias.). la relación de la pareja anciana es asimétrica. . la percepción del tiempo y de lo que en él se haga pueden variar completamente. las dos posiciones descritas son complementarias y tienen un tronco ideológico común. en cambio. aunque en su fuero interno lo considere injusto. es un hecho común 117 ) BARRY. En el ejemplo que hemos puesto. Historia de la teoría feminista. El eje central de esta forma de relación es la comunicación. en lugar de mostrarse agradecido. de los hombres que actuan individualmente gracias a los privilegios del patriarcado. la actitud dominante del marido conduce a la mujer a la desesperación y al deseo de morir (“ya no aguanto más”). cuando prevalece la relación de reciprocidad entre los cónyuges. Kathleen. el afecto entre los miembros de la primera pareja favorece asumir la vejez con jovialidad (“ Tengo mucha tranquilidad”. Por su parte. en AMOROS. fratía/autoridad). controlador y hasta puede llegar a odiarla. en una escala que puede llegar al homicidio.77 situaciones de opresión o malos tratos (del varón sobre la mujer. con mucha resignación"). nos encontramos con dos parejas que representaban de forma extrema ambas posiciones: . cerrada en ese círculo porque es su obligación. es el fundamento de la subordinación de las mujeres como clase.En otro caso. Esta entrega y dependencia total puede vivirse como una fatalidad ("es una cosa mala y esto es lo que pasa") o con religiosa resignación ("estoy muy contenta de llevar la cruz de mi marido. sin reflexión crítica. aguantando juntos todo lo posible antes de recurrir a la ayuda de los hijos o de entrar en una residencia. en el segundo caso. Celia (coord. aún cuando se realicen las mismas actividades.En un caso. En el grupo con personas ancianas (grupo nº 10).). de los padres sobre los hijos. La esposa está absolutamente volcada en el marido. Según el principio que prevalezca. En el fondo. Este es un mito que ha proporcionado impunidad a todos aquellos que ejercen diversos grados de violencia dentro del hogar. facilitada por el cariño y la estima mutua. Precisamente desde el campo feminista se ha hecho un gran esfuerzo en las últimas décadas por investigar los abusos y malos tratos padecidos por las mujeres dentro del hogar: “siglos de ocultamiento generaron y mantuvieron el mito de que todo lo que ocurre dentro de la familia es una cuestión privada y debe ser defendido de las miradas externas. de desigualdad.

ver el apartado 1. La experiencia del tiempo como lugar de gozo o de explotación va a depender de esta ubicación en la estructura social. 119 118 ) Oikos (casa) + nomos (gestión). Las mujeres en la imaginación colectiva. que funciona como unidad de producción y consumo.). el modelo "económico" de esta posición gira en torno al grupo familiar.78 para quienes conocen el campo de la violencia doméstica que las propias víctimas de maltrato dentro de la familia realizan esfuerzos para que nadie se entere de lo que les está ocurriendo”(118).15). proporción que aumentaba en el medio rural. carenciales) lo que se considera un punto de partida incuestionable. “Abuso y victimización de la mujer en el contexto conyugal”. Cuando cerremos los ojos." (10GD. El bienestar económico facilita la convivencia mientras la pobreza. condicionando decisivamente las posibilidades de realización de las personas y de las familias. Julia. Buenos Aires. da lugar a cuadros familiares penosos que conducen a veces a la desesperación y/o la rebeldía: "En la casa que no hay harina." (10GD. pág. en Revista de . sobre todo si es extrema. y su destino inexorable.24). entonces que lo cojan. todo se vuelve remolina. Ana María (comp. Desde el punto de vista de los hijos. En cuanto se lo das todo. Sobre el origen histórico de esta expresión. con poca dependencia del mercado externo. reparte fortuna o infortunio entre las familias y éstas deben aprender a contentarse con su suerte. Esta segunda situación era la habitual en el medio rural español hasta hace algunas décadas(120) y todavía sigue vigente para muchos jóvenes que han abandonado el sistema escolar ) CORSI. El nivel socioeconómico sitúa a las familias en posiciones diversas (privilegiadas. Los niños no escolarizados trabajaban desde muy pequeños mezclados con los adultos. 1992. 7. Paidós. elemento que todavía le puede asegurar el respeto y la atención de los hijos: "Si tienes cinco duros. En el marco tradicional de la sociedad rural el control del patrimonio familiar por parte del cabeza de familia le da a éste un puesto de preeminencia sobre la mujer y los hijos que entra en crisis cuando se pasa a una economía salarial no doméstica. mientras tanto se queda ahí. en FERNANDEZ. el estatus familiar determina igualmente que la casa sea para ellos una "jaula de oro" (familias acomodadas) o un lugar de "explotación" (familias pobres).2. dicen los hijos: 'me tienes que dar ésto.4. medias. ¿dónde nos mandan?: al asilo. Economía doméstica estratificada De acuerdo con su etimología(119). que ahora te vamos a querer'. ¿sabes dónde nos vamos?. Jorge. Así que no hay que dar ahora a los hijos nada. El azar. "Aproximación genealógica a la moderna percepción social de los niños". 120 ) A comienzos del siglo XX más del 60% de los adultos españoles eran analfabetos. Entonces el único recurso que le queda al patriarca es el control de la herencia. Ver VARELA.85.

830. 121 .000 jóvenes entre 16 y 19 años (31% de las personas de esa edad) ya habían abandonado la enseñanza. En el extremo opuesto. yo no hago. pág. Educación. puede dedicarse de lleno al ocio (“ahora estoy ejerciendo de señora”). y yo siempre digo que ahora estoy ejerciendo de señora. porque sigo teniendo la chica. no. Resultados detallados. 122 ) Esto representa una línea de continuidad entre la nobleza y la burguesía en la medida que ambas legitiman su posición de privilegio sobre los otros sectores sociales. Nº 281. de ellos más de las cuatro quintas partes sin haber terminado el BUP o cualquiera de los niveles de la Formación Profesional. que eso es verdad. no se ha preocupao de si sabía leer o escribir. de la compra. Madrid.39-40). que es ocuparme de que todo funcione. 155-175. yo no lavo. soy funcionaria y puedo tener excedencia hasta diez años. EPA. -A vosotros os han explotado y vosotros habéis explotao a vuestros hijos... La llegada de un hijo era esperada en estas familias pobres porque representaba un incremento de la fuerza de trabajo para la economía doméstica. -Y a explotar. Yo no friego. En este contexto la población anciana afirma que las relaciones padres-hijos estaban basadas en la subordinación absoluta y la explotación: "-El padre joven de ahora ha visto que su padre a él no le ha hecho ni puñetero caso.42). -Y yo también lo haría." (6GD. 21-22. se le ha explotado. pero él no se daba cuenta. como las antiguas señoras de la nobleza. pero luego hago montones de cosas. 1995. -No. Este mismo sector de mujeres pudientes considera "ideal" la situación de una componente del grupo que está en excedencia de su trabajo como funcionaria pero mantiene en su casa a una empleada de hogar que le hace las tareas domésticas mientras ella. es más. porque aquí antes se explotaba a los hijos. Esta situación es objeto de envidia para las otras mujeres del grupo: "-Yo llevo cinco años excedentes. 4º Trimestre de 1994. Sigo teniendo la muchacha en mi casa y yo en mi casa no hago más de lo hacía cuando estaba trabajando. 1986. de no sé qué y punto. a explotar. INE. eso es verdad. pág." (1GD. ) Según la Encuesta de Población Activa.79 sin obtener una titulación específica(121). eso no lo podemos negar ninguno. las familias pudientes se asimilan a las antiguas clases ociosas que vivían de las rentas de la tierra (arrendada a los campesinos) y desplazaban el trabajo doméstico a la servidumbre. concepto que se utiliza como sinónimo de “estamentos” o “castas” pues se trata de posiciones de partida intocables que simplemente se constatan(122). Curiosamente esta situación es evocada por el sector de mujeres con nivel social y laboral alto cuando comparan la diferencia existente entre ellas y las empleadas de hogar que tienen contratadas en sus casas: el tema se zanja diciendo que eso es una cuestión de “clases”. Madrid. ahora sí que vivo yo porque ahora disfruto de todo.

) en lugar de acudir al consumo mercantil o depender de la ayuda del Estado: . avances y retrocesos en múltiples direcciones. Ya no se acepta fácilmente que las personas deban asumir unas pautas de organización fijadas rígidamente por la biología o el estatus familiar de partida. signada por las prestaciones del estado social. un tipo de estratificación social propio del Antiguo Régimen y unas formas de producción y comercialización precapitalistas. con frecuentes ambivalencias.Los primeros se siguen identificando con la vida organizada en torno al trabajo duro. de arraigo local y valores estables. Pero este proceso se produce lentamente. Crisis de las bases sociales de esta posición La mentalidad "tradicional" está presente en diversos sectores de la sociedad española. el ahorro y las ventajas de aprovechar todos los recursos de la explotación familiar agraria. carne.3. y la actualidad.80 7. marcado por el trabajo en pequeñas explotaciones agrarias. se reclama el derecho a una organización individual del tiempo y a tomar parte en la sociedad de consumo/bienestar. huevos. si bien su implantación parece cada vez menor. tal como hemos podido apreciar en varios de los segmentos de población investigados. Sociedad adscriptiva. etc. los partidarios del pasado y los que prefieren las ventajas de la sociedad de consumo: . sin descanso. Este repliegue tiene que ver con el resquebrajamiento de las condiciones políticas y económicas en que se basaba aquella mentalidad. reivindican el ascetismo. En el caso de los varones rurales ancianos se construye un discurso a partir del contraste permanente entre el pasado (su época activa). El siguiente cuadro resume las principales características que atribuyen a ambas etapas (modelos de socialidad): EXPLOTACION FAMILIAR Trabajo esforzado Ascetismo Autoproducción Crisis agrícola Vida dura (Mundo en crisis) ESTADO SOCIAL Hedonismo Consumo Mercado Pensiones agrarias Vivir como rajás (Mundo en auge) La población anciana del mundo rural se percibe a sí misma como los últimos representantes de un mundo que se extingue: con ellos acaba el modelo de la pequeña explotación rural. que ya no es rentable porque no cuenta con gente dispuesta a trabajar "como esclavos". Sienten nostalgia por “su mundo” que se les va y se dividen en dos bandos. más bien. leche. es decir. En la actualidad otras mentalidades gozan de mayor crédito y cuestionan valores tradicionales como el ascetismo en el trabajo y en la vida doméstica o la división de roles entre los géneros.

. el tiempo liberado se dedicaría generalmente al descanso y el ocio. las subvenciones de la UE a la ganadería permiten que se sostengan muchas explotaciones (familias).. existen obstáculos para este proceso de liberación derivados de las características del discurso tradicional. considera que las 123 ) Significativamente el grupo las llama "subsidio". así la paga también se va. (.1-3 y 18). etc. está t'o abandonado. Un sector de los varones. y reivindican el derecho al placer identificado con el consumo (no hacerlo todo por sí mismos). . Las mujeres más próximas a la posición adscriptiva (por su edad avanzada. trabajo en grupos. al no contar con ingresos propios. por otro. escasos estudios..): "Muchas veces lo que yo quisiera es. En consecuencia. En todo caso. La reclusión doméstica es una situación que termina siendo agobiante porque no les deja espacio "para sí mismas" y porque. valoran las ventajas de una vida menos atada a las obligaciones.. . etc...) tampoco aceptan fácilmente su condición. incluso algunas llegan a reclamar la implantación de un "salario del ama de casa". todo era un trabajo p'a todos los días. en cuanto muramos aquí los mayores. inexperiencia de trabajo extradoméstico. Las pensiones agrícolas han cambiado la vida de los pueblos. Por un lado. que lleva a pensar que las "marujas" no son merecedoras de atención por parte de organismos oficiales ("digo yo que hay problemas más grandes que las marujas en el mundo").10).” (5GD.81 "-Este pueblo ya no aprovecha el tiempo como lo aprovechaba antiguamente. decir: quiero estar sola un poquito." (6GD..) -Antes en todas las casas había un cochino y diez gallinas. como si fuese un regalo del estado y no una devolución de lo cotizado. se ven obligadas a depender absolutamente del marido. claro. hoy hay un cambio que está todo abandonado. sólo en menor medida se piensa en actividades de promoción para la propia mujer (cursos. el ocio (tiempo libre del jubilado) y el bienestar económico (gracias a las pensiones y subsidios). lo que echo en falta es tener un poco más de tiempo para mí. la propia desvalorización. además. se defiende la conveniencia de diversos servicios que reduzcan el tiempo destinado a las "obligaciones" domésticas. tener tranquilidad y que no me vengan con problemas y con cosas. ahora ya no hay ninguna gallina ni un cochino. Entonces.Los segundos prefieren el “nuevo” modo de vida frente al tradicional.. aportando una liquidez desconocida(123). (. porque hoy en realidad se trabaja mucho menos (. le aprovechamos más en el ocio que en el trabajo. el sentimiento de culpa que surge al restringir tiempo dedicado a los otros por intereses "egoístas". actividades culturales..) hoy el tiempo no le aprovechamos. desde la perspectiva "machista" tradicional. Sin embargo.) -Hoy ha cambiado la vida pues mucho.. (Hoy) todos los días a comprar.

lo que ha ocurrido es un cambio de las condiciones de vida.29-30 y 33).) -. hay veces que yo me he ido a la cama dos horas antes que ella y ¡viva la pepa!. más que un cambio de las personas. y trabaja más la mujer. Ch. Dado que el tópico sexista sostiene que lo que la mujer hace no es tanto ni tiene mucho valor. los abuelos tienden a achacar los cambios a la evolución de las circunstancias: se insiste en que." (6GD. pero ¡coño!. -Yo llego por las tardes y. aún cuando acepta la división básica de roles entre los géneros. a fregar los cacharros. los ancianos que se encuentran menos atendidos por sus hijos tienden a dar una interpretación moral: las personas son ahora más egoistas que en el pasado y se ha resquebrajado la cohesión familiar. es más difícil.82 demandas de las mujeres a las que hemos hecho referencia no son legítimas.En cambio. ni de noche ni de día como se suele decir -Más esclavo el trabajo de la mujer. que no he cocío la leche.. he comido.dentro de lo que vive (la mujer) es más martir que el hombre. Se observa en este caso una idealización de las relaciones que mantenían 124 ) Estos argumentos son utilizados por un sector del movimiento feminista cuando consideran a los varones el “enemigo de clase principal” de las mujeres. propio de épocas pasadas. Hoy las casas son más pequeñas y con frecuencia no disponen de una habitación independiente para el abuelo o abuela. con lo que disponen de poco tiempo para atender a sus mayores... más. como ya hemos visto. . . claro. (1970). -Ella no para. El principio del placer. yo doy más mérito a la mujer que al hombre hoy. los hijos y las hijas trabajan o estudian." (10GD. se impone al "espíritu de sacrificio".. Barcelona.25). La valoración de estos cambios depende. me he echado una siesta y me quedo sentao y no hago ná.. que lo otro. con lo que implica de sentirse libre para hacer lo que a uno le gusta. -Claro. Ver DELPHY. en Por un feminismo materialista. La Sal. termina de la cena. en el día de hoy más. -La mujer trabaja más (. que ésto.Cuando esta relación es satisfactoria. ella no para: la cena. reconoce el sacrificio de la mujer y comprende sus reclamos: "-Yo te digo una cosa. etc: "Mis dos hijas no pueden hacer más por nosotros porque están trabajando para sacar la casa adelante y tienen sus hijos y tienen sus esposos. he estado echando la partida. “El enemigo principal”.. en cuanto a eso. 1982. Los ancianos y ancianas de las ciudades reconocen también que la sociedad española ha cambiado sustancialmente. del estatus socioeconómico pero también del tipo de relación que se mantiene con los hijos y nietos: . resulta obvio que no necesita apoyos ni reconocimientos institucionales(124). Otro sector de los varones con mentalidad tradicional. pues yo por lo menos lo veo por mi casa.

. COX atribuye a las celebraciones festivas tradicionales: gozar del aquí y ahora ("lo que cuenta es el momento abandonando todos los para y de modo que").). la forma de salir al paso de los problemas sociales (incluídos aquellos que tienen que ver con el uso del tiempo) no pueden poner en cuestión el "orden" establecido (social. especialmente. Las intervenciones exteriores. no hay familia y los padres ¡al asilo!. pero había otro cariño y otra cosa. la socialidad que se produce en las tabernas y los bares para los varones y en otros espacios de encuentro para las mujeres.. el énfasis se ponía en las limitaciones materiales que ha traído consigo la vida moderna industrial-urbana. y las padecidas al margen de la norma. en todo caso. el estrés es más frecuente en el medio urbano: "Porque entonces todo el mundo andaba mal. en los pueblos había más presión social para que los hijos atendieran a sus padres (si no lo hacían. sin embargo. un mismo origen familiar o local. celebrar afirmativamente la existencia colectiva en continuidad con el pasado y con el futuro. la vía más frecuente para abordar los problemas no es eliminarlos de raiz (rebelarse contra la sociedad patriarcal-explotadora) sino paliarlos o sublimarlos a través de mecanismos festivos. personal). además. las celebraciones y ritos de paso que tienen lugar en el interior de la familia. niños o ancianos abandonados. Las ciudades son más impersonales y los pisos pequeños “un agobio”.70). el seguimiento de las estrellas del deporte o de la canción. Si la organización del tiempo es la que establece la tradición para cada uno de los roles del grupo familiar. y distanciarse de las preocupaciones . Si consideramos el contenido de las necesidades que hemos descrito. la sintonía y la compenetración con quienes comparten entre sí algo cargado de valor (una creencia religiosa. En todos estos casos la convivencia. de las personas ancianas. etc. religiosos o recreativos. por ejemplo. provista de virtualidades propias. En el primer caso. las necesidades y problemas que pueden afectar a sus miembros particulares deben abordarse desde el interior de esa institución y para reforzar su estructura.) se convierte en una experiencia gratificante pero que se vive segmentada del resto de lo social y. Las antiguas casas de los pueblos y el tipo de relaciones en el medio rural (donde todos se conocen entre sí) favorecía el bienestar de la gente y.. etc. por ejemplo las duras condiciones de vida y de trabajo (doméstico y extradoméstico) en que se encuentran muchas personas en el marco de una mentalidad patriarcal-estamental. ciertas situaciones de marginación extrema (desempleo de todos los miembros de la familia. Podemos aplicar a estas experiencias de grupalidad las tres características que H. etc. Desde la posición tradicional. familiar. ahora habrá mucha comida pero. por eso. al margen de influencias externas. son algunos ejemplos de esos espacios de desahogo con un fuerte componente de grupalidad autocentrada y narcisista. podemos distinguir dos tipos de situaciones problemáticas: las soportadas como cumplimiento de la norma social. una bandera. serán subsidiarias del papel protagonista que corresponde a la familia. la pertenencia a un grupo determinado. Las fiestas locales tradicionales.83 entre sí los miembros de la familia en el pasado y una estigmatización de la situación presente. las bandas juveniles. mendigos y vagabundos. les señalaban con el dedo). en ese sentido." (10GD. como totalidad autónoma. En el primer caso.

I. pág. Unos y otros son marginados sociales pero sólo los primeros son objeto de la caridad y de los recursos sociales. se potencia también la acción social con los marginados a través de personas voluntarias que. Carmen. Madrid. se confía en la lógica competitiva del mercado como mecanismo más eficiente para asignar los recursos disponibles a las necesidades sociales existentes (en lugar del proteccionismo o regulación política de las mismas). En tal caso. la familia (“obligada” a atender a los suyos. originaron frecuentes movimientos de contestación hasta que apareció una nueva categoría de pobres. Los “falsos” pobres eran tan pobres como los “verdaderos” pero no se contentaban con su suerte por el contrario. Madrid. pone de relieve la subjetividad y gratuidad de la acción (el voluntario no actua por intereses propios sino en beneficio de los demás). 149ss. ) El concepto de “voluntario”. ) La sutil distinción ideológica entre “pobres apacibles” y “falsos pobres” ya era una práctica común en la España medieval. Taurus. Desde los valores propios del discurso adscriptivo. los asalariados precarios de las ciudades. El modelo político implícito en esta posición es la sociedad civil de mercado. En cuanto al segundo tipo de necesidades (las padecidas por los marginados de la norma. 37-43. 1972.84 cotidianas haciendo un alto en el camino de modo que la vida se vuelva más soportable(125). los segundos. Henri-Charles. mientras el voluntario actúa por “devoción”). 355ss. Las religiones constituídas en Occidente y sus contracorrientes. y los marginados inconformistas. EL TIEMPO COMO MERCADO (POSICION COMPETITIVA) Esta posición entiende la organización del tiempo a partir de la libertad y responsabilidad que tienen los individuos particulares para desenvolverse en la vida. pág.. Siglo XXI. cooperan con los necesitados(127). 1981. Las fiestas de locos. exhibiendo sus carencias para mover a la compasión a personas e instituciones. vol. movidas por la compasión. por el contrario. 8. Desde el supuesto de la igualdad de oportunidades. los voluntarios se reconocen subsidiarios de otras dos instituciones más directamente responsables de salir al paso de los problemas sociales: en primer lugar. Se parte de un ideal de individuo. a diferencia del concepto “militante” que pone en primer plano las implicaciones políticas de su intervención (implicándose a sí mismo como objeto de liberación). No hay ideologías ni estructuras sociales condicionantes sino sujetos-actores que actúan en el teatro de la vida. y PUECH. 125 ) COX. Madrid. Harvey. cabe distinguir entre los marginados conformistas. en segundo lugar. que reniegan de su condición y rechazan el orden social vigente(126). exento de coacciones externas y sumido en un mundo en el que las relaciones sociales se han convertido en meras interacciones simbólicas. que aceptan el orden social establecido y se consideran víctimas del destino. pág. La pobreza en la España medieval. que dieron lugar a los sindicatos obreros. se vuelven destinatarios del control represivo (policía y tribunales) y de la regulación moral a cargo de las autoridades civiles y religiosas. en situación de extrema necesidad). Ver LOPEZ. otras instituciones (como el Estado o las organizaciones religiosas) cuyo papel asistencial tienden a aceptar siempre que no suplante la primacía de la familia. presente en organizaciones gubernamentales y no gubernamentales. 1986. 127 126 . Centro de Publicaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

que tenga sus amigos.5%)..85 En los grupos realizados este discurso está más presente en los sectores urbanos con elevada cualificación académica y estatus socioeconómico medio y alto (1GD. 7GD y 8GD). es decir. ni al tema del hogar ni a casi nada. 2GD.1. lo único en el trabajo porque no te queda más remedio. lo encuentro yo vital. se propone demorar o minimizar las antiguas obligaciones sociales y vivir “para sí mismo” siguiendo el principio del placer (ocio-consumo): “Lo importante para mí es no estar sujetos ni esclavos.079. Vivir con 128 ) Entre los censos de 1981 y 1991 los hogares unipersonales pasaron de 1. bueno. que nada tiene importancia o casi nada.” (7GD. medio en serio. por tanto. que tenga sus salidas. En los otros grupos aparecen referencias aisladas a este discurso. sin estar en aras de los padres.9).527.000 (aumento del 41. sin tener que estar ligado a la otra parte. La identidad personal no se establece a partir de vínculos familiares sino que depende de cual sea la forma de inserción en el mercado. El mayor contingente lo constituyen mujeres viudas de edad avanzada y el segundo.) Tener una independencia y libertad para hacer prácticamente lo que te apetezca y que todo se puede demorar. aquellos colectivos que están mejor preparados para la competencia social. vamos. La convivencia familiar ya no se basa en la reciprocidad ó el compromiso mutuo en aras de un proyecto común sino en el "respeto" de la individualidad de cada cual (individualismo compartido): "Para que la relación de pareja funcione es muy conveniente que cada parte lleve su propia vida en ciertos momentos. En su expresión más depurada. Frente a la antigua “sujeción” a los roles tradicionales (representados en la servidumbre de “las marujas” pero también de los varones esclavos de su trabajo en el marco del capitalismo de producción). este modelo de convivencia conduce a la máxima atomización social: los hogares unipersonales(128).44).000 a 1. Eso.31)." (7GD. el cónyuge o los hijos. si bien no se acepta ni el vaciamiento de valores ni el reduccionismo mercantilista. 8. no interesa el rol en la estructura de parentesco sino la competencia personal y la capacidad de autorrealización. una parte de los varones y mujeres casados de estatus acomodado se plantea que la mejor forma de vivir sería la independencia total. varones solteros en edad activa. sobre todo para justificar en abstracto la igualdad y la libertad individual contra cualquier forma de imposición o discriminación. o sea. El enfoque individualista-hedonista altera tanto los principios morales en que se basaba la estrategia adscriptiva como el reconocimiento de las instituciones en que se apoya la posición integrada (ver cap.. Medio en broma. Familia mínima: individualismo compartido Esta posición ideológica se sitúa en las antípodas del enfoque tradicional: el individuo es ahora el eje de la vida social y el peso de la grupalidad se reduce al mínimo. . (.

pasando del 31% en 1981 al 22% en 1986. Madrid. Porque si yo tuviera un puesto de trabajo estable. en coincidencia con el incremento del paro y la precarización del empleo juvenil. situación incompatible con la formación de una familia propia ya que ésta implica mayor trabajo doméstico: "Entonces siempre tienes que hacer de todo. El valor en alza ("hacer lo que te gusta") no sólo implica desarrollar actividades ) El promedio de edad de los primeros matrimonios disminuyó continuamente entre 1950 y 1980 (décadas expansivas a nivel económico) para aumentar a partir de 1980. por mucho que sea tu madre.86 otras personas representa. esto es hablar por hablar. entonces como siempre te van a evaluar todo. yo tengo muy claro que no volvería otra vez a casa. pero yo incluso me costaría vivir con otra mujer. ¡ojo!. pero si no estuviera casao creo que estaría mejor todavía. pero no volvería a casarme tampoco.14). 129 . paro de estudiar y me dedico a tener hijos. ¿no? -Yo no volvería a casa.) -Vivir con otra persona implica que tú cedes parte de tí. porque ya sé que al año que viene voy a quedarme sin trabajo y eso es muy importante.. Ver ZARRAGA. ¿no?.29-30). alguien que más o menos te pueda controlar. cualquier curso que te enteras lo tienes que hacer porque el de la competencia lo hace. Prefería estar en plan independiente totalmente. -O sea. la competencia con otros jóvenes para promocionarse en el empleo les exige "estar a todas". Entonces yo. (. para la posición competitiva. Pero yo no volvería a casa. Yo este verano no he tenido vacaciones porque aprovechaba con la beca para ir a Estados Unidos. que lo único que va a hacer es ponerte el plato de comida. Ministerio de Asuntos Sociales-Instituto de la Juventud. Informe Juventud en España. 1989. ahora yo estoy haciendo otra licenciatura para ver si ahí hay algo.. -Yo tampoco. yo tengo muy claro que nada más tenga un trabajo que esté bien. otra vez alguien que más o menos te controle. a mí me encantan los niños. pero como estás casao y quieres a la persona. porque en un momento determinado no sabes cómo vas a reaccionar. una dedicación extra de tiempo doméstico que se percibe como pérdida de libertad individual (“ceder parte de tí”): "-Si llegase una situación de separación. Yo estoy muy bien casao. lo que puede suponer muchos años de espera(129). José Luis. -Yo incluso iría más lejos y. la decisión de casarse y/o tener hijos tiende a posponerse hasta el momento en que se logra una inserción laboral estable. entonces sacrificas todo eso por ella. En los años ochenta la proporción de jóvenes casados entre 15 y 29 años se redujo de forma acelerada." (7GD." (8GD. si no estuviera casao haría un montón de cosas que me gustan. En fin. En este contexto competitivo lo prioritario es la cualificación profesional y ganar puntos en experiencia laboral. En el caso de los jóvenes situados en esta posición discursiva.

y el "nivel de necesidades" implicado en tal concepto dependen de tener dinero (130). Madrid. en última instancia. 8. pág. servicio de comidas a domicilio. continuada e ilusoria.. el trabajo doméstico lo tiene todo en contra: es aburrido. para morirse. donde valen las cosas según lo que cuestan (o vale lo que haces si cobras por ello).. -Yo me tiro toda la tarde planchando y me deprimo. no tiene absolutamente nada reconocido. Este “poderoso caballero” permite liberarse del trabajo doméstico (sueldo de la chica. En una sociedad que valora las cosas por su valor mercantil. En el primer caso consumir es la afirmación lógica. y más decisivo. Sin embargo.. es un tiempo que no. el trabajo doméstico no vale nada: "El trabajo doméstico es algo que no está bien visto porque es algo como que no vale y como en esta sociedad se mide todo un poco por tanto tienes.. en Exodo Nº 26. Dedicarse mucho a él resulta "deprimente": "-El tiempo de fregar. te sientas en el sillón y dices: “¡buaf!”. diversificación y renovación permanente de las formas/objeto.) -Yo pienso que es un tiempo maldito. (. porque proporciona dinero.. Luis Enrique... para todos los demás colectivos consumir es la aspiración. tener niños supone un "cambio radical" en el estilo de vida. Como efecto de esta minusvaloración del trabajo doméstico. “La modernización de la pobreza: más allá del recuento de pobres”. imprescindible para la vida pero no reconocido socialmente.) y da a la mujer in-dependencia económica con respecto a su marido). Ya lo consideren como proyecto de futuro (jóvenes) o como experiencia vivida (adultos). etc. por lo que te pagan. es la llave que abre las puertas a los productos inagotables de la sociedad de consumo (incluídos cursos de control mental y terapias de grupo para solucionar el estrés. que les impide autorrealizarse en aspectos tan importantes como la promoción profesional o el ocio: ) ”La discriminación radical del sentido que tiene consumir en cada clase social se hace evidente en el marco de la reproducción ideológico/simbólica: las clases dominantes se presentan como el modelo ideal de consumo. pero debido a la innovación.34). pues de alguna forma. lo que tú dices: después de una planchada de tres pares de narices o un friegue que se te sale de la pila.10 y 25). este modelo se hace constantemente inalcanzable para el resto de la sociedad.87 "satisfactorias" sino disponer de los recursos económicos necesarios para poder acceder a ellas." (8GD. además.. o hacerme la comida es un tiempo que no nos vale nada.” (1GD.. 1994. coherente. completa y positiva de la desigualdad. es tener menos hijos o no tener ninguno. ALONSO. pero ¿por qué?: porque no tiene ninguna proyección. El trabajo doméstico es un "tiempo maldito". la estrategia de la posición competitiva es minimizarlo todo lo posible.). 130 . no realiza a la persona y. El trabajo remunerado puede satisfacer o no a quien lo realiza pero se justifica siempre. El dinero. a su vez. Esto se consigue por diversas vías pero el primer paso.. pero que está ahí. etc. La "calidad de vida". no reporta dinero. de ganar puestos en una carrera por la apariencia de poder que nunca tendrá fin”.

-La aspiradora. utilizamos el microondas para casi todo y la ventaja es que no estamos casi nunca en casa. Cuando no se pueden contratar servicios externos. aunque ello suponga reducir la calidad de vida. y los recipientes que cuestan menos de fregar y. -Yo tengo que reconocer que nosotros comemos muy mal porque para no hacer fregada. ver GARCIA MESEGUER. la lavadora fue en su momento un gran invento ¿no?. actividades de ocio) y descargarse de lo desagradable y conflictivo (la esclavitud del hogar): "-Hay otra cosa que para mí es muy fundamental y a mí éso si que 131 ) Expresión coloquial que se utiliza siempre en femenino en los grupos de discusión. siempre que se tenga dinero para pagarlas.35).21 . Una segunda vía para reducir el trabajo es tecnificar las labores del hogar. Aquí se hace presente un ideal que viene de la mano del mito del progreso: el desarrollo tecnológico llegará a automatizar las ocupaciones domésticas mediante sofisticados equipos que hasta quiten el polvo apretando un botón. Evidentemente tal fantasía de "liberación" sólo estará al alcance de quienes dispongan de suficiente capacidad de consumo.. la "chica"(131) se vuelve "imprescindible" desde primeras horas de la mañana a fin de no acudir a trabajar "con la lengua fuera". la estrategia de minimizar el trabajo doméstico conduce a trasvasar al mercado privado cuanto sea posible: comer en restaurantes o echar mano en casa de latas y comidas preparadas. yo creo que hoy en día tienes uno.. que no nos gusta fregar. (. y de milagro.28 y 31). Alvaro.. pues bueno. bueno. no te puedes dedicar a otra cosa que no sea a ellos y el trabajo. -Van a ir por ahí. otra forma de minimizar el trabajo doméstico es cocinar y limpiar lo menos posible. En el caso de las madres de familia ocupadas con estatus profesional alto. Lenguaje y discriminación sexual. 1988. Así mismo. etc. La empleada cumple dos funciones: liberar a la mujer para aquello que más le gusta (realización profesional. En tercer lugar. se contratan los servicios de personas que hagan las tareas de la casa. cambia tu vida. igual luego hacen materiales que nos recogen el polvo también y será otro gran invento. Barcelona. utilizar lavanderías y servicios especializados de higiene y mantenimiento corporal. Sobre el marcaje sexista de muchas expresiones en la lengua castellana." (8GD. pues echamos mano de una latita y al microhondas.. Y siempre solemos comprar pues conservas y cosas para microondas y para congelados (risas) -Eso es supervivencia ¿eh?. Montesinos. Se prefiere "supervivir" a vivir mejor teniendo que fregar: “-Las cosas deben de ir o deberían de ir por la técnica ¿no? porque haya cosas que te faciliten la labor.) -Lo tenemos todo muy estudiado para no ensuciar mucho. .88 “Tienes que estar encima de ellos.” (8GD. el lavavajillas. para usar el mejor detergente que con nada ya lo tienes limpio (risas) y lo tenemos todo controlado. el microondas pues lleva eso aparejado ¿no?.

como una regresión narcisista a la etapa de autoafirmación individual oral-anal (comer hasta saciarse. A su vez.. etc. se traduciría.). ni a mí ni a mi pareja. es también de carácter especial. Entre el trabajo invisible y la economía sumergida. Las mujeres trabajadoras de alto estatus afirman que ellas sólo se pueden “liberar” de la casa “a costa de otras mujeres”. etc.. que se supone no solo rutinario y desagradable sino “esclavo” (idea implícita en el concepto de “liberación”). En principio.. o sea. ) El Decreto vigente 1. pero tener eso como actividad cotidiana y fundamental. conflictos con el marido derivados de compartir las tareas domésticas. 132 .). Entonces. (. como ya hemos dicho. lo que es vivido desde esta perspectiva como una frustración. en cuanto al régimen de Seguridad Social. lo que suele implicar una minusvaloración del trabajo doméstico. Y como las tareas de la casa son desagradables y no hay parcelas exclusivas por géneros. La posibilidad de desarrollar los gustos y capacidades personales. topes más bajos en las pagas extra. una línea de continuidad con el discurso y con la experiencia de la estrategia adscriptiva. con menores cotizaciones y prestaciones (no cobertura del paro.). Ver COLECTIVO IOÉ. J. El servicio doméstico en España. La extracción social opera de nuevo como factor de discriminación en la medida que los "pobres" no pueden competir como los "ricos" (que se pueden liberar de las cargas domésticas).89 me preocupa cuando lo pienso y es el tema de la chica. la convivencia en pareja exige afrontar las tareas "como cosa de dos".) -La mujer que tengo cubre un doble papel: uno que me quita a mi trabajo y otro es que a mí ese trabajo no me gusta hacerlo. asumiendo por igual el trabajo ineludible del hogar.421/85 sobre el Servicio de Hogar Familiar establece para el sector una relación laboral “de carácter especial” sin cubrir varios de los derechos mínimos del Estatuto de los Trabajadores (contrato verbal. pues prácticamente yo no tengo que hacer nada de mi casa. un día que no hay más remedio se hace. vamos. Madrid. no es posible desplazar el trabajo doméstico hacia otras personas. eliminar lo que no le gusta) evitando el enfrentamiento con los límites que impone la grupalidad (atender a los hijos. trienios.E. el reparto se hace contando con el gusto o preferencia de cada uno y distribuyendo "por turnos" las cosas "superdesagradables": "-Cuando la casa está sucia tienes que limpiarla y es cosa de dos. En ambos casos el estatus socioeconómico condiciona la realización o no de las expectativas asociadas al correspondiente modelo ideológico de realización personal. porque antes que quede todo patas arriba pues lo haces. etc. eludiendo las fuentes de displacer a través de la "chica" y el recurso a servicios externos mercantilizados.. en el esquema psicoanalítico.11 y 52). 1990. o sea.C. pero tan fundamental como que gracias a ella. Se produce aquí.). este desprestigio social de las empleadas influye en su baja remuneración y en la discriminación jurídica que padecen(132). y a lo que le pago. etc.." (1GD. Los brotes depresivos se eluden trasladando los costes a otras personas (la chica que le hace todo) o se taponan mediante el consumo de los objetos más variados (incluídos los servicios profesionales para levantar la moral. para mí se convierte en fundamental esa tercera persona en mi casa.O. eventualidad permanente. Sin recursos económicos.

Salvo que sean cosas superdesagradables que dices..3). Trabajo extradoméstico: tiempo para otros. El placer se sitúa antes que el deber.2. tiempo para sí.90 o limpiamos los dos o no limpia nadie. la aspiración máxima es el disfrute personal. Ver 2.(. Para la concepción competitiva. pues bueno. Tanto el trabajo doméstico como el extradoméstico acaban siendo con frecuencia un tiempo para otros. que a mí me gusta más esto otro. sin embargo. porque como se supone que estoy leyendo cosas que me interesan. Sólo una fracción pequeña de la población trabajadora. Tal como veremos más adelante. 8. éste es una condición “sine qua non” para la realización de los valores centrales de la posición competitiva: la independencia personal y la capacidad de consumo. 133 ) Están en esta situación el 8% aproximadamente de las mujeres ocupadas en el mercado de trabajo formal. un día tú y otro yo. el varón tenderá a "escurrir el bulto" y la mujer tenderá a imponer su "norma" a los demás o se sentirá culpable si la casa no está bien o se dejan los hijos al cuidado de otras personas. el reparto igualitario de tareas entre los géneros y entre padres e hijos se desenvuelve con frecuentes conflictos. El menosprecio de que es objeto el trabajo doméstico (que lleva a minimizarlo.30 y 33). etc. compartirlo y desplazarlo) se convierte en admiración por el trabajo extradoméstico. Sin embargo. (ver 8. no el trabajo ni la obligación. si se tienen.133). ocio. se plantea que cooperen "a su medida" en las tareas domésticas.. su logro no es sinónimo de emancipación. percibir elevados ingresos que permitan un alto nivel de consumo. aunque el empleo estable es un objetivo central a corto plazo. pues intentamos repartirlas: pues si a tí te gusta más esto. Para que ello ocurra. empresarios. Obtener dinero por uno mismo es la clave para sentirse libre ante los demás (comenzando por el cónyuge) y para resolver en el mercado las necesidades personales y familiares." (7GD. . pero no se concibe otra forma de alcanzar dicho placer que escalando exitosamente todas las posiciones en el ámbito laboral-profesional. En relación a los hijos. sobre todo en el caso de las mujeres. viajes.2.. etc.. lo haces tú. se siente plenamente realizada en lo laboral a partir del modelo competitivo. En la práctica. se tienen que dar tres circunstancias: tener una ocupación “para sí”. es decir.) -Estamos de acuerdo en que dentro de que hay que hacer las cosas. lo hago yo. En este caso el tiempo de trabajo no se distingue del “tiempo para sí” (trabajo vocacional): “-(PROFESORA UNIVERSITARIA) Yo no distingo muy bien la diferencia que hay entre tiempo de trabajo y tiempo para mí. sin hacer distinciones en base al género. El ideal es alcanzar un estatus económico y laboral que permita reducir dichos tiempos e incrementar el que resulta realmente valioso: el de la diversión. personalmente satisfactoria (profesionales. autónomos. y estar “liberados” de las tareas domésticas (mediante la empleada de hogar y/o la participación del cónyuge e hijos).

Tú tienes que ser la fuerte.91 pues hay veces que no sé si estoy trabajando o me lo estoy pasando bien. Pensamos que tenemos que llenar nuestro tiempo y hacer un montón de cosas y si no has visto todas las películas de la cartelera no estás al día.. En la mayoría de los casos la “liberación” de la mujer les exige un esfuerzo titánico (ser “supermujeres”). Para la mayoría de las mujeres ocupadas. caballo y rey" ("llegas a desear que llegue el lunes para descansar").. que no puedo más. jugar un papel de fuerte. actividades. etc. marcadas por el sobreesfuerzo Muchas de estas mujeres se sienten víctimas de una situación de doble jornada que se extiende también a los fines de semana: los sábados y domingos se dan un “palizón” debido a que durante la semana sólo se puede hacer "sota. Y es un horario muy flexible (. poco remunerado. el “tiempo para otros” (en casa y fuera de casa) prevalece en su vida sobre el tiempo para sí (ocio. Yo soy trabajadora social y además hice la carrera porque me gustaba muchísimo. lo que se acentúa en las siguientes circunstancias: cuando el trabajo extradoméstico no se escoge en función de la propia cualificación profesional (trabajo vocacional) sino dependiendo de las ofertas del mercado (trabajo descualificado. si el empleo externo se escoge por necesidad. que sigue haciendo en gran parte..” (2GD. lo que las conduce a sentirse atrapadas entre dos frentes: las tareas del hogar. y la necesidad de salir de casa: "-Buscas algo más que trabajar en la casa barriendo siempre. pueden echar mano de múltiples posibilidades (cursos.. etc.. ¡Quiero que me lleven el carro! (. Este agobio se incrementa en las ciudades donde los mayores desplazamientos y el incremento de ofertas de tiempo libre hace que las mujeres con empleo extradoméstico se sientan con el tiempo "muy cogido". por ejemplo porque el marido está en paro o cuando la madre es cabeza de familia (hogares monoparentales).7 y 27). que era con viejos. 34 y 40)..) -El problema de nuestra generación es que no tuvo suficiente formación y ahora pensamos que hay que estar a la vanguardia.).). si quieren llevar bien todos los frentes (familiar. y a mí me gustan mucho los viejos.. Se ha creado en ellas la conciencia de "tener que llenar el tiempo"." (1GD. laboral y social) se ven obligadas a ser "supermujeres". porque hay una mezcla. hacer cosas y. sin embargo. En todos estos casos se producen conflictos por la doble jornada . cuando las relaciones de pareja son conflictivas.). formación. etc. (.) -(TRABAJADORA SOCIAL) A mí siempre me ha gustado mucho el trabajo que he hecho. De este modo. Y trabajaba en lo que me gustaba..) -Tengo la sensación de que me están chupando.. de carácter temporal. Habitualmente esto se desarrolla compaginando el empleo externo con el trabajo doméstico (aunque cooperen en alguna medida los otros miembros de la familia). además. ya que entonces la autonomía económica de la mujeer es casi condición necesaria para poder separarse del marido y cuando la mujer trabajadora no cuenta con ayuda externa para realizar el trabajo doméstico y su propia familia no le apoya. el tiempo de trabajo es un “tiempo para otros” que no se ejerce como “vocación” sino como medio para acceder a un nivel de vida determinado.. Y yo trabajaba porque me gustaba. con horarios alternos.

Los horarios a la 134 ) BALBO. menos oportunidades de información y de estudio. Y el día que sales ¡ya casi tocas las campanas!. Es en estos casos cuando surge la necesidad del apoyo familiar (por ejemplo. se plantea el problema de la organización y jerarquización de actividades. el ocio. El tiempo laboral extradoméstico suele ser entonces el núcleo a partir del cual se organizan las actividades domésticas más esenciales (sobre todo el cuidado de los niños).” (7GD. comparadas tanto con los hombres. en mi caso. que algunos cuestionan su funcionalidad. menos tiempo libre. privatizada y controlada de este modo?”(134) Al no ser las horas suficientes para “hacer lo que hay que hacer”. sobre todo para las mujeres-madres.en sobreagotamiento. ¿Nos encaminamos hacia una organización social de este tipo. Así mismo. o. no podemos dejar de interrogarnos. CARRASCO. de modo que se adapten a las necesidades familiares. ¡joder!.32). que hubiéramos podido hacer muchas más cosas. a lo mejor. que al cabo del año pueda salir como pareja y quedar con los amigos una noche. . Las horas del día son insuficientes para hacer lo que hay que hacer: “Al final del día supongo que estamos con la sensación de que el día se nos ha quedado corto. C.92 de la mujer. En efecto.5).. no se reparte de igual modo en términos de concentración y tensión.: “Yo.” (2GD.en el hogar y en el trabajo se presenta en España y en los países de nuestro entorno como el escenario de futuro más probable (ó más deseado). 505-513.. (Comp). C. y ALEMANY. canguros. etc. Laura. pero. La “doble presencia” de la mujer -y de una parte de los varones. que trabajamos los dos y tenemos niños pequeños. las que desarrollan simultáneamente un trabajo familiar y profesional gozan de menos reposo. Los horarios laborales existentes en España (hasta las 8 de la tarde) se consideran peores que los europeos (hasta las cinco. los abuelos) y de los amigos y vecinos (para “colocar a los niños”). etc.c. “La Doble presencia”. Siempre piensas: y además haría ésto y haría lo otro y lo otro. para cenar a las seis o las siete de la tarde). cuatro.. tres. como con las mujeres que son ‘sólo’ amas de casa. si bien en términos de horario se divide en dos medios tiempos. la relación con la pareja y los amigos. pero encierra tantos costes. incluso desde el campo feminista: “Los datos indican en términos dramáticos en qué medida la doble presencia convierte a las mujeres en equilibristas obligadas a hacer cuadrar un balance de tiempo muy rígido y se traduce en su vida cotidiana -por efecto de una presencia que. comerciales y de los servicios. se plantea la utilidad de ciertos recursos (guardería. no pretendo salir todos los fines de semana. neurotización y ‘privatización’. en segundo plano quedan el descanso. racionalizada.). pág.. menos ocasiones de participar en actividades culturales y políticas. además de flexibilizar los horarios laborales. C. En la medida en que este comienza a ser el modelo de vida predominante para la mujer y a aparecer como una fórmula posible incluso para una parte de los hombres. en BORDERIAS.

en mi caso. empiezas a echar cuentas y no te sale hacer la reducción de jornada. sin perder de vista la posición . el principio del placer (estar más tiempo juntos. la dedicación a la casa tiende ahora a valorarse sólo por su valor de cambio a nivel mercantil.35). que se levantan pronto. yo te digo que me quedaría en casa” (1GD.51). pero a mí allí me cundía más el tiempo. Sin embargo. hacer deporte. Descargada la vida familiar de los fuertes vínculos que tiene para las otras posiciones ideológicas. etc. etc. tener horas libres. Tendríamos que hacer aquí los horarios de allí. esto no se acepta porque reduciría la capacidad adquisitiva de la familia. si a las seis de la tarde en Holanda todo está cerrado y la gente es cuando puede ir a hacer deporte. de la familia y de las relaciones sociales que se dan en su seno. pero una reducción de jornada. Se rompe así el tópico del norte de Europa frío y sin relación entre las personas.93 europea permiten hacer más cosas (“el tiempo cunde más”). Si a mí me dieran un sueldo fijo por las tareas de la casa. “el análisis del trabajo doméstico de la mujer podría ampliarse fructíferamente para examinar también el significado más amplio para la sociedad en general.) estaría supeditado al principio superior de mantener el estatus económico: “Habría que ir bajando la jornada. comen a las doce. El trabajo doméstico quedaría fuera del modo de producción capitalista lo que le daría un estatus marginal como mero reducto de anteriores formas de producción. o sea. -O se juntan los amigos y se toman una copa de vino”.. mantener más relaciones sociales. Ante la sobrecarga de actividades en aquellas parejas donde ambos trabajan. por ejemplo. salen a las siete. Lo puedes hacer muy transitoriamente." (1GD. es decir. -No. pero claro. el nivel de consumo. en el norte de Italia y tienen los horarios a la europea. Hasta para “beber vino” los norteuropeos se organizan mejor: “-Yo estuve viviendo durante un año fuera de aquí. Según esto.. plantear así de golpe la media jornada. es que me quitan casi la mitad del sueldo por reducir dos horas diarias de trabajo. cabría plantearse como solución el trabajo a tiempo parcial por parte de los dos. algunas mujeres estarían dispuestas a “ser sólo amas de casa” si por esa actividad percibieran un sueldo: “Yo creo que el tema económico es fundamental. un tercio solamente.36). lo primero que te viene a la cabeza es que el sueldo se te queda en la mitad. Cuando el trabajo extradoméstico sólo satisface por el salario que se obtiene de él. Sin embargo como señala MOLINEUX. (2GD.

Se pone el énfasis en la responsabilidad de los individuos particulares para realizarse a sí mismos.. la percepción de las tareas de la casa es diferente en varones y mujeres. probablemente esto refleja la posición dominante que esta ideología ocupa en la sociedad española actual.94 específica de las mujeres dentro de estas estructuras”(135). Madrid. en primer lugar.. ya sea porque la supuesta igualdad de partida no se produce efectivamente o porque se constata que el esfuerzo y la voluntad individual no son suficientes para alcanzar el éxito esperado. como ya hemos dicho. En nuestros grupos de discusión el discurso competitivo que venimos apuntando explica tanto su insistencia en la igualdad que debe existir entre los géneros como el papel central que se otorga a la responsabilidad individual. 8. C. FUHEM. Ambivalencia de la posición competitiva Algunos presupuestos de la mentalidad neoliberal. Y ALEMANY. La génesis de la problemática social se considera una cuestión básicamente individual.).) 135 ) MOLINEUX. están bastante extendidas entre la población española a tenor de lo que hemos encontrado en los grupos de discusión. pero no es real. (. desplazando la fuerza de la costumbre (posición adscriptiva) o de la regulación política (posición integrada). “Más allá del debate sobre el trabajo doméstico”. C. a la vez que se descarga o descompromete a las instituciones sociales de la influencia que ejercen sobre los comportamientos particulares. Sin embargo ambos aspectos se ven cuestionados en la práctica. Desde este principio se justifica la igualdad entre los géneros a la hora de asumir el trabajo doméstico o participar en el mercado de trabajo externo. Este protagonismo de los agentes sociales individuales se convierte en la clave de articulación de lo social. pág. (Comp.). 138 y 141. se basa en la igualdad de partida de los individuos (sin ningún tipo de discriminación previa) entendiendo que cada cual es libre para actuar en la sociedad.3. éstas insisten en que el varón no ha sido educado para reconocer y valorar los trabajos domésticos ("no ve el polvo") mientras la mujer lo ha sido en exceso (“somos maniáticas”). Maxime. No se niega la existencia de factores sociales condicionantes (económicos. producida por desajustes de la persona en el sistema.. lo que provoca inevitablmente valoraciones diferentes: "-El que el hombre y la mujer compartan por igual las tareas de la casa yo no digo que no sea posible. así mismo. 1994. en BORDERIAS. C. Rupturas conceptuales. CARRASCO. se legitima cualquier forma de organización y comportamiento siempre que vengan regulados por la “libre” competencia entre la oferta y la demanda. etc. como pensar que la sociedad es el resultado de las acciones individuales y que éstas son libres e independientes. . pero el marco socioinstitucional se presenta como unidimensional e inevitable. Las mujeres y el trabajo. El escenario de sociedad ideal para esta posición. Entre las causas que impiden la cooperación igualitaria de la pareja ó entre padres e hijos se señala. políticos. desajustes que deben resolverse a través de las estrategias desplegadas por los propios individuos en el marco de la competencia social.

) -Irnos unas vacaciones por ahí para tí sola.’. -Es que nosotras somos maniáticas. se puede llegar a a asumir el reparto igualitario de tareas. (. les da igual.. pero en la práctica los varones y los hijos tienden por inercia a delegar en la mujer-madre.. como diciendo: 'eso se hace en dos minutos'.. Por supuesto que lo hará porque los hombres son también muy inteligentes..(.) -No...20). no es él quien suele llevar la casa ni el que impone la norma a los hijos.. En el terreno de los principios. (.) -Todos los hombres deberían pasar por una época en la que se quedaran solos con los hijos y con la casa... no se molestan.. el trabajo que he tenido hoy.55). Porque yo sola vivo en la gloria”).. Lo que yo daría por estar un año por ahí y que este hombre se viera solo y venga.. un año sabático. empieza. A la luz de estas experiencias reclaman que todos los varones deberían pasar un tiempo viviendo solos para aprender a hacerse las cosas: "-Cuando él está solo asume las tareas con sus hijos.95 -Dentro de unos años.. Desde el criterio de incrementar el placer y la libertad. el avance del varón se reconoce pero se le considera como un niño en proceso de maduración al que le queda mucho tiempo de aprendizaje.. Las mujeres "competitivas" creen que los hombres deberían cambiar. La madre de familia trabajadora acusa al marido y a los hijos e hijas de colaborar poco en el hogar o de hacerlo de forma pasiva (“como un mandao”) lo que la obliga a ser la gestora de la casa. tanto el marido como los hijos e hijas “escurren el bulto siempre que pueden” o . él dice que eso es pasarse del límite. (... ¡qué espanto!'..) -Entonces puede haber discusiones porque lo que yo considero qu está sucio él no lo ve así y entonces. como de hecho ocurre cuando viven solos o se divorcian.. incluso en el caso del marido "cocinilla". pero ¡me cachis los moros... no. eso es que yo quiero ser excesivamente limpia. (...) -Yo voy viendo las pelusas y él no lo ve." (1GD.. al que le gusta la casa más que a la propia mujer y que echa en cara a ésta su poco presencia en la misma. pero en el momento que estoy yo es otra dinámica.) -Los hombres lo valoran de forma absolutamente distinta. hasta llegar a veces a la ruptura (“llega un momento que tú dices: ‘pues mira.) -Puedan pasar por encima de la mierda..) -No entienden que la ropa de invierno hay que guardarla y cuando tú dices: 'Hay que ver. Esta situación es provocadora de conflictos pues la mujer tiene que forzar al varón a cooperar y eso desgasta la relación.) -Pero no con la nevera llena.. con la sobrecarga mental que esto supone...(. En general.. (. te dice: '¡pero bueno!'.!" (1GD.. -Es que es así. (. (. Y a tí no te da igual.

la madre trabajadora fácilmente se situa en posición de víctima: si afloja sus responsabilidades se siente culpable y si cumple con todo acaba estresada y enferma. obligadas a ser “supermujeres” sin desfallecer.) -Sí. son asuntos sin resolver..) Quizás las mujeres queremos ser un poco supermujeres. Ahora estoy tomando una medicación por estrés.. que puede ser congruente en el modelo de familia propio de la posición integrada (ver cap..9). cuestionan a veces el ritmo productivista y consumista de la vida cotidiana que se sobrepone a otros valores como . que los demás viven como imposición arbitraria. La insatisfacción del rol de “supermujer” se achaca a la coyuntura histórica de una generación concreta (generación sacrificada) que. Como efecto de esta situación. La contradicción es que ese papel de la madre. en la práctica.. La trampa es que..) -Dices: ‘¡ostras!. ya me río." (7GD. la propia mujer lo quiere cambiar por otro modelo compartido.” (2GD.... ni ella. La participación del marido en la casa se inscribe.(. se recrimina a la madre trabajadora de mantener en la vida cotidiana el maternaje tradicional.. Por parte del marido y de los hijos e hijas.31). la que viene. bueno. (. creo que esto a muchas mujeres les está pasando. Late entonces la acusación de autoritarismo sobre las mujeres. y eso es una cosa que a veces sí que me siento culpable y tengo que aprender. en cuanto fuertes hacia otros.) -Es un mecanismo de las mujeres y yo me tenía por muy moderna y. como un instrumento más al servicio de la mujer-madre-gestora del hogar. Situadas estas mujeres en los límites estrechos de la posición competitiva (que se autopercibe como única opción “moderna” frente a las demás posiciones). se ve obligada a vivir “para otros”. La responsabilidad se considera un “mecanismo de mujeres” que les lleva a sentir el “peso psicológico” de cargar con la debilidad de los demás. en el trabajo y en mi casa. La norma de la mujer-madre trabajadora (“hay normas que las tenemos que seguir nos guste o no nos guste") es vivida por el resto de la familia como ley (o función-padre): imposición arbitraria y autoritaria (orden despótico) que implica sometimiento aunque reclame colaboración..(.) Si un día tienes que limpiar y no te apetece y estás tumbado. Todo se puede demorar. aunque reservándose la cualidad de dictadora de normas y la responsabilidad de que se cumplan por todos. en consecuencia. deseando vivir “para sí”. Por un momento se apunta una crítica de los costes que implica la estrategia competitiva (“ya me río de tenerme por moderna”): “-Me han dicho que el problema mío es que me creo imprescindible en todos los sentidos. ser el “refugio” de todos los problemas. no pasa nada. (. pues no tienes por qué hacerlo. Esta reconoce que es inevitable.32 y 34). se autoimponen exigir “la norma”. La asimetría entre madre/otros menores (marido e hijos) y la dialéctica entre imposición/colaboración. que los maridos participen en la casa como si fueran “mandaos”. ni tú.96 desplazan para “más tarde” sus obligaciones: “Si no es esta semana. es que además de estar aquí trabajando ahora voy a hacer un curso que tiene que ver con el trabajo’. (.

pág. 21 y 45. 10). etc. más bien a soluciones que suponen un redespliegue del principio de la competencia (“más de lo mismo”) y sólo excepcionalmente se revaloriza el papel de la familia y de los círculos locales de relación (estrategia adscriptiva) o se reclama el papel regulador del Estado que favorezca una mejor sincronía de los tiempos sociales. horas extra. J. En nuestro grupo de discusión Nº 7 había un varón “amo de casa a tiempo completo”. Pero estas críticas parciales apenas dar lugar a propuestas que trasciendan la estrategia competitiva. formación continua.30 horas diarias) era un 20% superior al de las mujeres amas de casa (7.) conduce tanto a las mujeres como al pequeño sector de varones(136) con doble jornada al estrés.9% y su promedio de tiempo dedicado al trabajo doméstico (9. la obsesión y la degradación del espacio del ocio (“los amigos se te vuelven enemigos”. En cuanto a las alternativas propuestas desde la posición disidente (ver cap. Habitualmente se recurre. 136 . Ver IZQUIERDO.45 horas)... “no haces aquello que más te gustaría”. ------- ) En la Encuesta Metropolitana de Barcelona los varones que se autodefinen “amos de casa” eran sólo el 0.). etc.97 la amistad y el disfrute del tiempo libre. la confrontación radical con la lógica competitiva no parece dejar espacios a fórmulas de compromiso. “cuando llegas a casa sólo puedes tumbarte y ver la televisión porque estás agotado”. o. La eficiencia laboral (competitividad.c.

servicios sociales. el modelo implícito de sociedad que se reclama desde esta posición es el Estado del bienestar. Jacques. es decir. 1989. Apoyándose en la defensa de los miembros más “débiles” (niños y mujeres) la regulación pública interviene mediante las instituciones socializadoras (escuela. momento en que se pusieron las bases en España del Estado del bienestar. Madrid. las políticas dirigidas a promover la igualdad y el equilibrio en el uso del tiempo. medios de comunicación. El patriarcado familiar y las tradiciones locales ceden el paso a las autoridades políticas y a las instancias e instituciones avaladas por el Estado (patriarcalismo de Estado). pág. Valencia. 9. con lazos con la familia extensa (dispersa en el espacio y en el tiempo). Infancia moderna y desigualdad social. instituciones y profesionales los que redefinen los roles. El éxito de esta estrategia de regulación sobre las familias populares aboca a éstas a una búsqueda privada del bienestar y al olvido de los orígenes político-estructurales de sus carencias y dificultades”(139).) “conectando los valores y prácticas de la familia popular con la burguesa e introduciendo la preocupación por la promoción social. . EL TIEMPO COMO NORMA (POSICION INTEGRADA) Esta posición entiende la organización del tiempo como adecuación del comportamiento a las reglas y pautas de realización personal establecidas socialmente. en Documentación Social Nº 74. No se cuestiona el orden vigente.98 9. en particular. La policía de las familias. supuestamente dado y legítimo. 1979. pág. y por ello se observan con optimismo las virtualidades de la organización social y. En el actual contexto español. ahora son las normas. los componentes básicos de esta posición se corresponden también con el tardo-franquismo. 93. 138 137 ) DONZELOT. salud. ) Si bien el modelo del Estado de bienestar aparece como referente político en la actual coyuntura española. etc. Cáritas Española. Pre-Textos. Familia nuclear: lugar central de la madre El modelo de convivencia es la familia nuclear. en aquellos sectores que se ven más afectados por la actual crisis del Estado de bienestar y necesitan apoyo externo para promocionarse. al que se asigna un importante papel como regulador de los desequilibrios generados por la lógica mercantil(137). 45-46.1. 139 ) COLECTIVO IOÉ. si bien destaca más entre las mujeres urbanas de extracción social media-baja (3GD y 5GD) y en las franjas intermedias del medio rural (4GD y 9GD). o con algunas formas de socialismo de Estado (centralista y clientelar). El discurso integrado está presente en todos los grupos realizados. Se trata de un modelo en el que se ha producido un relativo vaciamiento de roles tradicionales. La abolición del poder patriarcal absoluto permite establecer una tutela pública sobre las familias propiciando el paso de un gobierno de las familias (posición adscriptiva) a un gobierno por las familias(138).

El "esquema de género" sigue funcionando en este discurso aunque de forma matizada: los papeles masculino y femenino son diferentes. produciéndose en ambos casos un desplazamiento hacia formas de dependencia institucional (trabajo asalariado. 140 ) OCDE (Informe de un grupo de expertos de alto nivel al Secretario General). 1992. escuela para los niños. según sus posibilidades y necesidades. etc. Se afirma. aparece frecuentemente en la mujer integrada la fantasía de igualdad con el varón pero la diferencia de papeles entre los dos géneros sigue presente. sin embargo. Instituto de la Mujer. se mantienen roles diferenciados: el varón asume ser el sostén económico de la familia a través del trabajo extradoméstico mientras la mujer se convierte en el centro del hogar y en la principal vía de conexión entre las normas sociales y los miembros de la familia (marido e hijos). la no diferenciación formal de funciones por razón del sexo o la edad. pág. En relación con la posición competitiva. Conducir el cambio estructural. Madrid. las tareas domésticas y el trabajo externo implican a todos los miembros del grupo familiar. en caso contrario. Las madres de familia que responden a esta estrategia tienen una confianza absoluta en la educación como factor de integración en una sociedad cambiante (“la vida es de otra manera”). Los hombres. La conclusión es que hay que urbanizar los pueblos o. en principio. se ven privados de la gratificación afectiva que proporcionan la atención y la educación de los niños. proporcionaría la mejor utilización del capital humano y favorecería la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y. Quizá debido a la insistencia del discurso político en los derechos universales de todos los ciudadanos. y se pretende acompasar la maduración de los dos miembros de la pareja y la intervención conjunta de éstos sobre los hijos y sobre el entorno social. prestaciones sociales sujetas a normas de obligado cumplimiento. la diferencia radica en que la clave de articulación de lo social ya no es la libertad del individuo en el marco de la competencia social. 18-19. El papel de las mujeres. por su parte. . En la práctica. Compartir funciones en la familia y en el trabajo incrementaría la oferta de mano de obra. Al interior de la ciudad. pero sus límites no son inamovibles y es necesario luchar para transformarlos. la residencia típica es la colmena urbana. En términos políticos se podría hablar de una nueva forma de “contrato social” entre los géneros que supone tanto una crítica de los excesos de la doble jornada de la mujer como una recuperación de la vida doméstica por parte de los varones: “La mayoría de las mujeres se ven obligadas a hacer verdaderas acrobacias para lograr conciliar las exigencias del hogar y de la familia con las de una actividad remunerada cuyas estructuras han sido diseñadas para el empleo masculino. en general. Tanto las mujeres urbanas como las rurales que participan de esta mentalidad establecen una dicotomía pueblo/ciudad a favor de esta última: la ciudad es signo de progreso y el pueblo de atraso. sino el correcto ajuste o integración en las normas y pautas de realización establecidas por las instituciones socializadoras. como recultado del reparto polarizado de las responsabilidades familiares y profesionales entre los sexos.). con creciente equipamiento de electrodomésticos que ahorran el trabajo físico de las tareas domésticas. emigrar a la ciudad. mejoraría la calidad de vida”(140). Frente al patriarcado tradicional surge como modelo ideal la cooperación familiar que implica importantes transformaciones.99 El hábitat urbano es el más apreciado por la posición integrada porque en las ciudades los recursos públicos son más accesibles que en los pueblos (pequeños y aislados).

(. ¡Machistas!. A partir de la experiencia de las mujeres consultadas.."(4GD. Desde el principio tienen que empezar las responsabilidades de cada uno. 6 y 19).. vamos nosotras que lo hacemos muy bien y la ponemos patas arriba. ) En el caso español el impulso de este nuevo rol de la mujer fue resultado de la acción combinada de la iglesia católica.. porque una vez que los acostumbras mal te va a pesar siempre.. ni mi padre. la enseñanza (con contenidos específicos para las niñas) y la puericultura-pediatría.. ese marido. a la larga. (. pp.” (4GD. Este nuevo papel representa para ellas una forma de promoción social que las convierte en responsables del hogar y transmisoras de saberes previamente aprendidos(141): “-Tengo claro que la vida es de otra manera y he ido educando al marido y los hijos. ya me dirás cómo se va a sentir. Hay muchos maridos acostumbrados “a mesa puesta” y los hijos varones suelen colaborar sólo “cuando se les manda”. y he aprendido mucho..(. “La enseñanza primaria femenina en España: su evolución histórica”.. Rosa Mª.. y DE MIGUEL. ya aprenderá. (.14-18). que nosotras tampoco. si lo hace mal. Ver CAPEL.” (9GD... éste no toca ni un plato. -¡Descarao! -Como haya una mujer al lado.) -Cuando un matrimonio va madurando a la vez. Hesperia. No lo he aprendido sola en casa sino a fuerza de ir a sitios. ni nadie. (... -Le estás discriminando. Todo lo hace mi madre... Jaen.. 1983. también entienden que la madre tenga sus actividades fuera de la casa. 141 .) -No hacen nada porque los acostumbran desde pequeñitos.gente de asociaciones con la que me junto. no hay problemas (con la otra parte de la pareja). -Nadie toca nada: ni yo.100 con ayuda externa han dejado de ser las “esclavas de la casa” para convertirse en “educadoras” de la familia. 97-116 y 133-158 respectivamente. “Modelo sociológico para el análisis de la estructura e ideología de la puericultura-pediatría”.) Los hijos.16 y 34-35).) -A veces tenemos mucha culpa las mujeres con buena intención. A veces el peligro de “machismo” está en la propia mujer por no actuar pedagógicamente con el marido y los hijos: “-El machismo lo tenemos también las mujeres porque si nos hace una cama mal hecha.) Mi madre y mi hermana lo van haciendo. De ahí la importancia de no bajar la guardia y acostumbrarlos “desde pequeñitos” adoptando hacia ellos una actitud educativa permanente: “-Si está su madre. el nuevo modelo de cooperación familiar encuentra notables dificultades. J. no lo hacen ni por casualidad. y no habrá remedio. en Infancia y sociedad en España.

M. Todo esto requiere "tener narices".c.. como inapetencia o exceso de apetito. pérdida de interés y una cierta incapacidad para cumplir con las actividades cotidianas. En estos casos. desesperanza. variaciones de peso. lo que conduce fácilmente a estados depresivos(142). 143 ) Ver EISEMBERG. culpabilidad. (Comp). del mismo modo que la histeria lo fue a finales del siglo pasado(143): ) “El síndrome depresivo se caracteriza por un cambio afectivo normal y persistente.) y culpa (se echan todo el trabajo encima y no tienen tiempo para realizarlo bien).. lo mismo que en las familias monoparentales. Abrumadas de trabajo dentro y fuera de casa. compra. Madrid. los hijos lo hacen de forma esporádica ("en vacaciones") y en tareas menores (acomodar su cuarto. recibir formación externa (promoción) y cooperar en favor de otras personas (asociaciones voluntarias). la casa. etc.). ansiedad.). me lo hace").. Mabel. aparecen fácilmente sentimientos de agobio (siempre corriendo entre el trabajo. pág. Esta colaboración es necesaria para evitar el agobio de la madre y liberar tiempo para su desarrollo extradoméstico: tiempo para sí (ocio).. Pretenden compartir las rutinas (limpieza. etc. Temas de hoy. comidas. Emilce Dio. y BLEICHMAR. en FERNANDEZ.) con el cónyuge y los hijos. etc. disminuición del deseo sexual. L. los niños. “La distribución diferencial de los trastornos psiquiátricos según el sexo”. La depresión en la mujer. Así mismo. “Nuevas perspectivas en salud mental de mujeres”. impotencia. en el que predominan sentimientos de inutilidad. en SULLERTO. dentro de unos límites más o menos precisos. de un modelo igualitario de relaciones sino de conseguir la "colaboración" de todos con la responsable última del hogar. Especialmente en el caso de las madres sobreprotectoras se da aquí una conjunción de omnipotencia (la mujer que todo lo puede: trabajar y atender a los demás) y desvalorización ("no sabe" organizarse y acaba haciéndolo todo a medias). sueño pertubardo”. No se trata. que asignan las responsabilidades domésticas a los demás. cargando con las tensiones psicológicas derivadas de la no cooperación familiar. cuando los hubiere. En el contexto de las familias no colaboradoras. Ed. El objetivo de las madres es conseguir una redistribución de las tareas domésticas. 142 . servicio doméstico. El hecho femenino. de otros miembros del grupo familiar extenso. pues.101 La cooperación en las tareas domésticas aparece como un ideal (en ocasiones como una quimera) que sólo podrá conseguirse en base al esfuerzo de las mujeres. las madres se ven obligadas a redoblar su esfuerzo. Otra circunstancia agravante es la de aquellas madres de familia de sectores sociales precarios que se ven abligadas a desempeñar algún trabajo remunerado en el mercado secundario (limpiezas. 1979. Existen múltiples estudios que apuntan a la depresión como la enfermedad paradigmática de las mujeres actuales. BURIN. 1991.. los maridos no realizan trabajos domésticos o lo hacen sólo de modo subsidiario ("si ve que no tengo tiempo. Madrid. Se acompaña por ciertos rasgos psicosomáticos. tendencia al llanto. Argos-Vergara. pero conservando el papel de encargadas en última instancia. Casi en exclusiva se reservan la faceta de los cuidados básicos de los hijos y. o. enseñando y presionando a los maridos e hijos y superando la propia actitud de dependencia. 320. hasta el punto de echar mano de tácticas “obreristas” como declararse en huelga cuando los otros miembros de la familia se empeñan en no colaborar (“ yo me declaré en huelga en mi casa y dije que no fregaba un plato para nadie”). las madres se reservan el control del consumo cotidiano con arreglo a los fines/necesidades familiares. A. E.

S. Trabajo extradoméstico: posición subordinada de las mujeres Desde el modelo de cooperación familiar. 1957). con salarios altos y otros privilegios. y PIORE.B. Así. Históricamente este reparto de funciones entre los géneros ha prevalecido en los paises occidentales a partir de los procesos de industrialización y urbanización.J.. fue BECKER.57-58). 1985. en cambio.. actitud ante el empleo. La participación de la mujer en el mercado de trabajo es.” (4GD. en especial. pero no había tanta depresión. principales representantes de la teoría del mercado dual.102 “-Antes no había tanta depresión. la clave para explicar la discriminación femenina es la relación salarial. el trabajo extradoméstico corresponde en primer lugar al varón-padre. -Así que te da el infarto y se acabó. en los empleos poco cualificados del sector secundario las empresas no necesitana contar con trabajadores estables.. pero la supervisión de las tareas corresponde a la mujer. que si lo otro. que es la responsable-gestora de esa parcela.144). para lo que introducen dos tipos de ajuste: pagar menos salario (a fin de compensar su menos cualificación-productividad) y sobredimensionar la demanda de empleo (existencia de una amplia bolsa de paro friccional que asegure al empleador una oferta de trabajo siempre disponible..2. Madrid. aplicada tanto a la discriminación sexual como racial. el papel subsidiario de la mujer en el mercado laboral extradoméstico.. La segmentación del trabajo. por tanto. P. 1971 (1ª Ed. Chicago. -Ya no se trabaja fisicamente ni la mitad. del mismo modo que el trabajo doméstico era la principal competencia de la mujer-madre. 9. El marido puede y debe cooperar en el hogar. las teorías del mercado dual y de la segmentación atribuyen la discriminación laboral de la mujer a factores internos. baja cualificación. la división entre mercado primario y secundario depende fundamentalmente del nivel tecnológico: cuando éste es complejo. igualmente al varón le corresponde como principal responsabilidad la manutención de la familia mediante el desempeño de un empleo remunerado fuera del hogar cuyas exigencias no pueden verse alteradas por los ritmos domésticos.). etc. a lo mejor echamos más horas y por eso tenemos más estrés: que si esto. 145 ) DOERINGER. que enfrenta a los actores sociales (clases) en la búsqueda por organizar y apropiarse el proceso productivo y sus frutos. a fin de evitar el riesgo que implica la rotación145). por lo que se asegura una plantilla estable. en cambio. para DOERINGER y PIORE. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. a partir de factores externos al propio mercado de trabajo (deberes familiares-maternales. G. y en concreto. M. la postergación de la mujer. Mercados internos de trabajo y análisis laboral. se iba a lavar a los pozos (. 144 . la mano de obra requiere formación específica dentro de cada empresa pues de ello depende la productividad. University of Chicago Press. Es que esto de ahora es una vida. Para los teóricos de la segmentación del mercado de trabajo. Mientras los economistas neoclásicos han tratado de explicar la división sexual del trabajo y. secundaria y complementaria de la del varón. siendo cuestionado recientemente desde planteamientos igualitarios y neoliberales... The Economics of Discrimination. no derivaría de necesidades tecnológicas sino que sería ) El principal representante de esta teoría.

desde el campo del feminismo se ha resaltado la “lógica del patriarcado” -frente a la “lógica del capital”. pág. Y ALEMANY. todos los autores apuntan a un hecho: la subordinación laboral de la mujer. procreación) sin que ello se perciba como “pérdida” del trabajo puesto que el verdadero trabajo es el doméstico”(149). de la que se puede prescindir sin mayores problemas en caso de excedente laboral: “la función propia de la mujer en la familia. CARRASCO. AGLIETA. Alfons el Magnànim. Ver BEECHEY. Susana. 1994. Más recientemente. (Comp. ) Este es el caso de BEECHEY que ha tratado de explicar la tasa de ocupación de las mujeres a partir de las fluctuaciones de la demanda y su posición discriminada dentro del mercado de trabajo a partir de su rol en la familia. Las mujeres y el trabajo. Cuarto Trimestre de 1994. Mujeres. ) NAROTZKY. “Some Notes on Female Wage Labour in Capitalist Production”. Pero el acople completo del modelo sólo se produce si se trata de ocupaciones profesionales que se desempeñan “por vocación”. La flexibilidad del trabajo en Europa. enriquece profesionalmente a la mujer y permite que el marido y los hijos aprendan cosas que de otro modo no harían (cocinar.). 1977 y BORDERIAS. Trabajar en familia. INE. a nivel del mercado de trabajo. Ver LEWENBACK. Y REICH. Sh. Ernest Benn. Encuesta de Población Activa. Women and Trade Unions: An Outline History of Women in the British Trade Union Movement. (Dir. Madrid. 150 . en BORDERIAS. Resultados detallados. Miniterio de Trabajo y Seguridad Social.. 116. pág. París. 1976. y BOYER. Trabajo segmentado trabajadores divididos. M. 1977. consideradas “ideales” por esta posición.. R. hogares. 1995. sólo alcanzan a una parte menor de las mujeres españolas: 595. R. Nº 3. etc. “Las mujeres y el trabajo: Aproximaciones históricas sociológicas y económicas”.para explicar la discriminación laboral de las mujeres(147). ) El patriarcado explicaría el rol social dependiente de la mujer tanto en la familia como en el trabajo. en Capital and Class. Londres. Los intereses de la mano de obra masculina para reducir la competencia femenina se canalizarían entre otras vías a través del sindicalismo y la legislación “protectora” del trabajo de la mujer. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Régulation et Crises du capitalisme. M. 1988. Evidentemente esta situación es mejor tolerada por la mujer cuando puede disponer de servicio doméstico o si se trata de un empleo de media jornada que puede conjugar con la gestión del hogar(150).. el empleo remunerado de la madre puede ser vivido como un “beneficio”: supone un plus de ingresos para la economía familiar. 245. El trabajo remunerado de la mujer se ha venido planteando como complemento de los ingresos del hogar (en caso necesario) y. Madrid. Icaria-Fuhem. Calmann-Levy. 1986. Ed. Sea cual sea la explicación teórica que se ofrezca. Cristina y CARRASCO. Valencia. limpiar. 1986.M. C. Madrid. Madrid. como mano de obra suplementaria.).103 producto de la estrategia del capital para garantizar su dominio social(146).. EDWARDS. C. C.000 aproximadamente cuentan en su hogar con servicio doméstico (15% y 7% respectivamente en relación a los cuatro millones de mujeres ocupadas). Verónica. Cristina. si bien algunas autoras han tratado de conjugar ambas lógicas(148). talleres.000 tienen empleo a tiempo parcial y unas 300. 149 148 147 146 ) Estas situaciones.. 14-109.). Si el modelo de cooperación familiar funciona. D. lo ) Ver GORDON. hace que su participación en el trabajo asalariado sea considerada como una actividad secundaria desde el punto de vista de las prioridades adscritas ideológicamente a su sexo y que puede y/o debe ser abandonada revirtiendo a la primacía de las funciones domésticas (es decir: matrimonio. algo que ha sido predominante en la mentalidad de las sociedades industrializadas hasta fechas recientes y que todavía sigue impregnando la práctica de numerosas empresas (como vimos en el capítulo 2). pág.

La “doble jornada" representa la principal alternativa para afirmarse en la posibilidad de reestructurar el papel familiar de la mujer. la posición de clase del conjunto de la familia. -Mucha tela marinera cada día. y los fines de semana es tremendo. Su vivencia es la de estar en actividad permanente. Cuando lo consiguen.. del consumo. sólo acceden a empleos precarios.para afianzar su autoestima (“Te encuentras mejor. (. etc. su presencia en el mercado de trabajo es vivida como una actividad de complemento (pues los ingresos del marido son insuficientes). no como una ruptura con el papel de encargada de las labores domésticas. por otro. Lo más habitual es que las mujeres-madres trabajadoras se ocupen en empleos descualificados “por obligación” y no cuenten en casa con la cooperación suficiente del resto de la familia.. en el actual contexto socioeconómico las posibilidades de empleo extradoméstico de las mujeres menos cualificadas son escasas. Esta situación introduce en las mujeres de clases bajas desequilibrios específicos en la organización "normal" del tiempo: por un lado. adquiere una dimensión positiva ya que permite mantener la independencia económica y es la vía principal -aunque estrecha y llena de inconvenientes. y “te viene la depresión”.3-4 y 8). En estas condiciones. sus reducidos salarios no les permiten pagar servicios sustitutivos (empleada de hogar.) que crean una tensión permanente sobre las mujeres. canguro. la no realización laboral de muchas mujeres se debe a la acción combinada de tres factores: la falta de cooperación en las tareas domésticas por parte del cónyuge y de los hijos. de trabajo y dices: 'esto es una ruta que la llevo yo día a dia.).) Y te viene la depresión. la resistencia de las propias mujeres a dejar de ser “amas de casa”. la organización del tiempo se encuentra sometida a múltiples lógicas (de la producción. En tales casos el empleo extradoméstico es vivido por ellas con ambivalencia. como factor más decisivo.. como las vacaciones ("vas de vacaciones pero no las tienes") y se agrava todavía más en aquellas mujeres que. que yo no tengo ni un sábado ni un domingo'. que tienen que seguir realizando. escapando a la reclusión doméstica." (4GD. etc.104 que ocurre muy pocas veces. Por otra parte. etc. de marido. tienen menos horas para las tareas domésticas. y deben realizar por sí mismas el grueso de las tareas domésticas.. Sin embargo. el domingo me voy al campo o me da algo. En general se trata de personas sobre las que recaen las situaciones más duras de la doble jornada: ocupan puestos de trabajo precarios y/o mal remunerados. ordenar la ropa. no cualificados y con poco prestigio social: servicio doméstico. en lugar de planear su ocio. sin tiempos de descanso o esparcimiento: "-Te ves agobiada de niños. La jornada interminable de la mujer se prolonga incluso en tiempos que debieran ser de descanso. esta conquista no significa una descarga del trabajo doméstico pues "al final lo haces igual". La situación material ha llevado a un amplio sector de mujeres hacia una ruptura por necesidad económica con el modelo tradicional de referencia. por último. y. al verse obligadas a salir del espacio doméstico para aportar más rentas salariales a la unidad doméstica. "aprovechan" para hacer otras tareas (limpieza general. te valoras más. nuevas expectativas de rol. . En síntexis. Por una parte. te sientes útil”).). dada la actual estructura de las relaciones familiares. si no tienes ese apoyo en la familia.

que se adaptarían mejor a las amas de casa y reducirían el paro: “Lo que sí que tenían que poner un poco más lo del trabajo de media jornada. en servicios (“sentado y cubierto”) y “fijo”(151).3.24). (. se trata de empleos agotadores que les quitan las ganas de estudiar y hasta de divertirse: “Te tienes que agarrar a lo que puedas y si te cuesta 13 horas o 14 al día pues. (. Quiebras actuales 151 ) Características del empleo de la etapa “fordista” que tenían su mejor expresión en los funcionarios públicos y en los empleados de las grandes corporaciones. cuidado de ancianos y enfermos." (5GD. quitarían un montonazo enorme porque luego cogerían a otra gente de media jornada por la tarde. pues no puedes hacerlo a no ser que tus padres tengan un buen trabajo y te puedan pagar los estudios. esta dificultad de promoción laboral se agrava todavía más (limitación de horarios laborales. y si consiguen trabajar. poco valoradas”). ¡y ellas aguantan!.105 limpiezas. es todo así.. 9.. ("somos unas pobrecitas. El horizonte precario del mercado de trabajo (paro o sobreexplotación laboral) les sitúa en un círculo vicioso: si están parados. La regulación del Estado social. están haciendo el doble de lo que yo hacía y les están pagando lo mismo que a mí. ¡te jodes!. esta falta de realización personal de las madres de clases bajas se reproduce con otros matices en los hijos jóvenes de tales familias.): “Yo no puedo entrar a las ocho de la mañana en una empresa porque mis hijas entran a las nueve de la mañana al colegio. etc. O sea. pues todo lo que exige el primero se resta al segundo." (3GD. Y si quieres estudiar. mira. Debido a esta precarización del empleo juvenil.) Te tienes que esperar a tener un trabajo pero cuando lo tienes ¿de dónde sacas las ganas para estudiar?” (9GD. se quiebra el equilibrio trabajo-ocio. Una propuesta concreta de las mujeres situadas en las coordenadas de la posición integrada es reclamar de las autoridades políticas una redistribución del empleo mediante la ampliación de contratos de media jornada. los padres no les pueden pagar estudios. lo que choca frontalmente con el ideal laboral de la posición integrada: un empleo con horario reglado (ocho horas seguidas)..29). Porque ahí quitarían un montonazo de paro. ¡Uy!. . Debido a la imposibilidad de aplicar satisfactoriamente el modelo integrado.41). En el caso de tener hijos pequeños.. etc.) Tengo amigas que se han ido a hoteles que he estado yo. ¿entiendes? y estaríamos muchos con medio sueldo encantados de la vida. escasas posibilidades de formación y recualificación.

familias. -Nosotros estamos en un grupo de matrimonios de orientación cristiana.) -Yo estoy en una asociación de mujeres y también estoy en la asociación del colegio.3536). sanidad. la igualdad de todos ante unas normas e instituciones que gozan de refrendo social y a las que se ajustan los comportamientos. equivale a secundar activamente las directrices de las instituciones promovidas. (.. proporcionen los recursos necesarios para que los ciudadanos puedan abordar con éxito los problemas relacionados con el uso del tiempo: regulación de horarios laborales y de los servicios. así mismo. etc. administación local. la cultura y el ocio. sí. -Sí. porque ha dado un vuelco la vida exagerado y tenemos que estar pendientes de todas las cosas.. no están prescritas por la tradición pero tampoco son resultado de intereses individuales. -Yo también he estado con el APA. se valoran los recursos dirigidos a la formación. La buena socialización. la promoción cultural y el ocio. frente a los intereses particulares de individuos. servicios sociales específicos.. Ante las desigualdades y conflictos de todo tipo que se presentan en la convivencia. incremento de los recursos destinados a la formación. defensa de la igualdad entre los géneros y emancipación de la mujer. más bien. Sobre todo en los estratos bajos y en el medio rural existe una gran receptividad . aparece como la mejor garantía para resolver los problemas.) en una perspectiva del Estado del bienestar (recursos públicos y generalizados). El modelo de cooperación familiar que hemos descrito reproduce a nivel microsocial el mismo planteamiento: no hay roles prescritos por la biología o la tradición (igualdad de partida) si bien cabe articular funciones diferenciadas y complementarias que aseguren una inserción satisfactoria del grupo familiar en la estuctura social. en la confianza depositada por los ciudadanos en el Estado en cuanto regulador de la vida social..106 Las pautas de organización del tiempo.) -A mí también me gusta porque se aprende mucho. se espera que las instituciones públicas establezcan las normas precisas y. etc. En particular. sanidad. sino una demanda de que ejerza sus competencias. servicios sociales. De este modo. parroquias y organizaciones no gubernamentales: “-Tenemos que estar en las asociaciones porque nos enteramos de muchas cosas.. Esta posición no sólo implica un reconocimiento del sector público. en este caso.) que combinan criterios burocráticos y técnicos: los primeros basan su influencia en cuando que representan la función pública y los segundos la competencia profesional (avalada a su vez por las instituciones públicas correspondientes). se basan. etc.” (4GD. (. en cuanto representante legítimo del consenso social. prevalece el interés general de la colectividad. educación. que a veces aparecen mediados por grupos de base. tuteladas o reguladas por la administración pública. en este caso. empresas. etc. En la práctica esta tutela del sector público se ejerce a través de múltiples instituciones (política económica. sobre todo. En nuestros grupos prevalece un reconocimiento generalizado de las normas e instituciones públicas (escuela.

que no sólo beneficia a los ancianos sino que se ha convertido en el principal sostén de muchas familias en situación de precariedad: “Los ancianos tienen recursos como consecuencia de los avances sociales en plan de pensiones... destacan las guarderías para los niños muy pequeños y las actividades extraescolares para los que cursan estudios.” (4GD. lo que le impide desarrollar su papel de educadora. que para eso los han tenido. se consideran también de mucha utilidad. a los jóvenes (cursos de formación profesional.).” (4GD. existen otros que indirectamente la favorecen. promoción social. la ayuda a domicilio y otras prestaciones como los comedores..49). Es como decir:'te dejo ahí a mi hijo y me lo cuidas tú.) o a los ancianos. (. y yo te pago'.9). se reconoce que los recursos públicos tienen un efecto muy positivo: los hogares y clubs proporcionan lugares de encuentro y entretenimiento además de servicios diversos gratuitos o más baratos que en el mercado privado. que cuida de los hijos por dinero.. que es tu hijo. En este último caso. La figura de la “mujer mercenaria”. (.5 y 13). actividades extraescolares. de la base material precaria.) -Pienso que no todo es trabajar para ganar dinero en esta vida. Los padres tienen que tener sus ratitos de estar con sus hijos.” (10GD. Dada la precariedad ideológica y material de su situación. gracias a la labor sensibilizadora de grupos de promoción de la mujer. pero la prestación social más importante es el sistema de pensiones. en esos estratos. aparece como un factor de riesgo de la intimidad familiar (“calor de madre”): “Durante el rato que los niños no tienen escuela yo creo que los hijos tienen que estar con los padres no que lo cuide alguien pagado en plan mercenario. convencidas de su nuevo papel de educadoras-guías del resto de la familia: “-Las mujeres estamos para algo más que para la casa o el trabajo remunerado. Ese hijo llegará un momento en que ni tenga calor de madre porque no lo ha recibido. etc. . ya sea que se orienten a los niños (guarderías). becas de comedor y transporte escolar. ofertas del tiempo libre. centros de día. En cuanto a los servicios dirigidos a la infancia. estas mujeres reclaman con insistencia la existencia de espacios de apoyo (grupos de iguales. ocio). por otro lado. Además de los recursos orientados directamente a la promoción de la mujer.107 potencial para todo tipo de servicios que apoyen a la mujer en su función de cuidadora (guarderías. trabajo cuando lo necesito y prefiero tener un tiempo para dedicarlo en asociaciones. ni nada. le quitan tiempo para estar con sus hijos (“otra hora que mis hijos no están conmigo”).). “liberan tiempo” para la mujer-madre (que ésta puede emplear en diversas actividades: empleo remunerado. actividades de promoción de la mujer) que les ayuden en su proceso de transformación frente a las resistencias que encuentran en el entorno laboral y familiar. Debido a los escasos cambios. Un impacto que ha sido mayor cuando las propias mujeres han logrado salir de casa. La valoración de estos recursos es ambivalente: por un lado. además se entiende que dichos servicios deberían ser gratuitos o fuertemente subvencionados.. etc. la transformación de la mujer se ha originado en instancias externas. Tú ocúpate de él. etc.

Lo primero choca con los límites del mercado de trabajo. maestros. Lo doméstico es algo personal. lo que obliga a una expansión de la esfera comunitaria (familiar). se reclaman medidas de política laboral y económica que van desde promover el empleo en condiciones dignas a fomentar los contratos de media jornada o garantizar la reinserción laboral de aquellas mujeres . Necesariamente se refuerza entonces el rol de madre-encargada del hogar. Por ello. Para las situaciones más extremas. sacerdotes. Ambas circunstancias producen una mayor presión sobre las mujeres de clases trabajadoras que se encuentran cada vez más abandonadas a su suerte por el Estado. el mundo institucional aparece sólo en segundo plano. aunque se trate de mujeres con empleo extradoméstico (y al principio se presentan como trabajadoras) acaban definiéndose como amas de casa y reclamando sus derechos como tales: "Nos tenían que pagar las vacaciones y un sueldo en casa también.. etc. Sin embargo. privado. existe buena disposición respecto al "nuevo contrato social" entre sexos. Los casos más críticos aparecen entre las mujeres ocupadas en el mercado secundario (trabajo precario. ingresos bajos.108 Los mayores obstáculos que se detectan ante posibles intervenciones de apoyo por parte de las instituciones públicas son el temor a la reacción de los maridos.se suelen relacionar con las dificultades de aplicación del modelo ideal de cooperación familiar. ¿para tener más tiempo para sí mismas?. Es una posición de dependencia que daría pie a intervenciones institucionales. Los problemas más graves de las mujeres -no sólo los relativos a la organización del tiempo. en este caso. que no parece ser "merecedor" de apoyo institucional. psicólogos. se recurre a la policía y a centros de acogida. lo segundo con la mentalidad de mujer-ama de casa.) que se supone pueden ayudar a resolver los problemas puntuales que se plantean. como los “malos tatos” a la mujer o a los hijos." (3GD. y el sentimiento de culpa que puede generarles la idea de "abandonar a los suyos" para salir de casa. el discurso espontáneo gira básicamente en torno al empleo y a la esfera doméstica. cobertura social escasa o inexistente.31). Además se ha producido una redistribución de roles en el mercado laboral (mujeres que trabajan fuera de casa) sin un cambio paralelo en el reparto de trabajo doméstico. sea a trabajar o a realizar actividades de auto-promoción. En tales casos la tendencia es recurrir al consejo profesional de los expertos (médicos. En todo caso el sentido de estos posibles servicios no siempre está claro para las mujeres: ¿para poder trabajar más fuera de casa?. sin embargo. pero el colectivo femenino no se ve con capacidades para imponerlo por su cuenta: se le hace indispensable el apoyo de instancias de poder. y también de los demás miembros del núcleo familiar (de lo contrario muchas se sentirán "culpables" por no dedicar todo su tiempo a "los suyos"). al estar cerrada tal posibilidad es inevitable "llevarlo todo a la vez". pues ésta no tiene los medios para desplazar parte de la carga doméstica.). el mercado y los familiares. Por otra parte.. como las instituciones públicas. que no aceptan que la mujer priorice "sus" intereses por encima de las obligaciones domésticas (residuo del antiguo patriarcalismo). reflejo de su desvalorización social. parece marchar en otra dirección: se "achican" las oportunidades en el mercado (laboral) y en el mundo institucional (recorte del welfare). El contexto actual. Puede decirse que. pagando ciertos servicios. para que los servicios tengan pleno sentido necesitarían ir acompañados de mejores oportunidades de empleo y de cambios en la identidad de las mujeres. Por tanto.

Esto les diferencia de las otras estrategias a las que se acusa de dependencia (posición adscriptiva). Así mismo. El referente político es la perspectiva (utópica) de una sociedad igualitaria y autogestionada que se opondría tanto a la primacía del mercado (posición competitiva) como del Estado (posición integrada). La familia convencional (padre. MINGIONE. 10. Ahora se ponen en primer plano las relaciones de igualdad y reciprocidad como motor de los procesos sociales. pero que asimismo les ofrecen recompensas considerables en un futuro previsible”.c. etc. pág. madre. Convivencia doméstica como grupalidad de afines En este caso el modelo de convivencia no es unívoco: se admiten diversas posibilidades. desde la posición disidente se defiende una relación dialéctica entre grupalidad e individualidad(152) Esta posición está menos presente en los grupos realizados. 99. cuyo denominador común es una grupalidad basada en afinidades electivas. al mismo tiempo.). Para la posición disidente la organización de la vida cotidiana se articula en torno a valores generados por los propios participantes.1. los varones urbanos de estatus medio-alto que toman parte en las tareas domésticas (7GD) y los jóvenes urbanos de estatus acomodado de ambos sexos (8GD). pero respetando la individualidad de los miembros del grupo. e incluso agrupaciones no vinculadas por lazos de sangre (como ciertos colectivos religiosos o políticos). en cambio. supeditación a la lógica del mercado ) ”Los contextos recíprocos se ven obligados a tener en cuenta diversas características e intereses individuales al formular los objetivos y estrategias de los grupos y. o. Así mismo. se urge a la administación para que extienda los servicios de las ciudades al medio rural y distribuya los recursos en el calendario de forma que se adapten a las necesidades de los ciudadanos y no al revés. los individuos se ven condicionados a interpretar las oportunidades de autorrealización no sólo en relación con sus intereses individuales inmediatos. La posición adscriptiva (sociedad preindustrial etnocéntrica) defendía la reciprocidad pero a costa de la subordinación de los individuos al grupo (patriarcado). sin establecer fronteras rígidas entre el espacio doméstico y el extradoméstico. EL TIEMPO COMO PROYECTO (POSICION DISIDENTE) Desde este polo discursivo la organización del tiempo se plantea como autoconstrucción grupal.. núcleos formados por homosexuales. alrededor de valores alternativos a los establecidos socialmente (de ahí su carácter disidente). 10. sobre todo entre las mujeres urbanas ocupadas de clase media (2GD). 152 . etc. si bien algunos de sus elementos contribuyen a dinamizar el discurso de las otras posiciones. hijos) puede encajar en este modelo pero también otras fórmulas de convivencia (parejas no casadas o sin hijos. sino también con las diversas estructuras recíprocas que les imponen límites y sacrificios. hogares monoparentales. Enzo. Se parte de una crítica del estilo de vida “normalizado” que se considera punto de origen de muchas frustraciones personales.109 que prefieren dejar temporalmente su empleo en la etapa de crianza de sus hijos. la grupalidad puede ejercitarse a través de varias unidades de convivencia.

yo trabajo y ella trabaja”). porque lo decidimos de común acuerdo. esto es todo.).. pero piensas un poco y dices: ‘no. En el grupo familiar el papel de “ama de casa” no se identifica con la mujer-madre sino que se reparte entre los miembros de la unidad de convivencia. el que la grupalidad no anule a los miembros individuales sino que persiga su realización personal. Las normas de género dan ahora paso a un proceso de emancipación personal (personalización) que ha sido subrayado por la corriente feminista influida por el psicoanálisis: “los sujetos humanos nunca reciben una ‘plasmación’ pasiva de formas simbólicas y culturales. En todo caso. éste es mi cine. que la convivencia significa “ceder el 50%” de uno mismo pero. Es para meterse debajo de la mesa y dices: ‘bueno. si esto es mi mayor gozada. 34 y 36). Sujeto y sociedad de Freud a Kristeva. Este planteamiento obliga a reestructurar el tiempo de trabajo (para convivir más con la pareja. etc. implica que no haya jerarquías cerradas y que los roles sean modificables (negociables). pág. No sé si cambiaré de idea con el tiempo. se apuesta por producir una relación nueva “entre dos”: “Cuando decidimos tener el chico. incluídos los aspectos económicos (“para mí lo que ella hace es igual que lo que yo hago. Además. que yo a mis padres jamás les he dicho eso’. adaptándose a las circunstancias y evolucionando a lo largo del tiempo. -No. el otro día me cogió y me dió un abrazo y me dijo: ‘¡cuánto te quiero papá!’. Teoría social y psicoanálisis en transición. hombre. sino que activamente retoman y reinterpretan de una manera creadora esas significaciones a la luz de su actividad de representación”(153). ésta es mi televisión. o para atender al niño). Hasta cuando hago el amor con mi mujer estoy más a gusto con mi chico.. Y si no era así no lo íbamos a tener. En las relaciones de pareja se reconoce. Un ejemplo. Anthony. tal como pasaba con la posición competitiva. mi todo’.” (7GD. hombre.36). Incluso llega a rearticular el propio proyecto de vida en función de la nueva relación: “-En algunos puntos se te hace cuesta arriba.” (7GD. por lo que estoy oyendo. éste qué dice. yo había decidido que si ella trabajaba por la mañana. Amorrortu. a ellos los quieres más (. 153 ) ELLIOT.110 (posición competitiva) y conformismo (posición integrada). el trabajo en la casa es socialmente necesario (igual que el extradoméstico) y esto exige su valoración social. A partir de aquí quedarse trabajando en casa o salir es cuestión de posibilidades o circunstancias personales. Buenos Aires. en lugar de plantearse mantener a toda costa ese 50% en cuanto libertad individual. El principio fundamental es compartir la vida y eso lleva a un reparto de funciones desde criterios de igualdad y mutuo apoyo (incluyendo la figura del “amo de casa” cuando las circunstancias propician esta opción). . yo por las tardes me quedaría en casa para criar a mi crío. 1992. 330. a organizar las tareas domésticas en función del otro (“irnos descargando el uno al otro”).

) Yo nunca me había planteado una situación de ocio.. sí. y digo las señoras porque a mí personalmente siempre han sido las señoras. En principio. la relación con el bebé puede llegar a dar más “gusto” que hacer el amor. las empleadas de hogar (o canguros). o hacer la compra en el mercado pueden convertirse en fuente de diversión (ocio): “-Que no había pensado yo y es una manera de pasar el tiempo libre también. ¡Rompe con esa dinámica!. El cultivo de la relación interpersonal (pareja. si ha sido asumido y repartido igualitariamente.. Por ejemplo. Se prefiere cuidar a los propios hijos antes que delegarlos en otras personas. incluídos aquellos que pueden parecer más costosos o que están menos valorados socialmente (como ocurre con las tareas domésticas). también. aún cuando ello suponga reducir los ingresos familiares (trabajar menos horas o dejar el empleo un miembro de la pareja). yo voy cuando necesito algo. es muy divertido.30).. se prefiere que los dos miembros de la pareja trabajen fuera de casa. -Y yo no voy nunca. En todo caso. Algunas manifestaciones de nuestros entrevistados se refieren a las guarderías como un lugar donde los padres “empaquetan” a los niños pequeños. es que es muy divertido ver como te intentan tomar el pelo las señoras (risas). se sobrelleva con jovialidad a pesar de sus costes (“sarna con gusto no pica”). aparte su . -¿Cual? -Las labores del hogar (. el principio del placer se convierte en telón de fondo de todos los actos de la persona. pero mejor a tiempo parcial o con un horario que no sea demasiado prolongado a fin de cultivar la convivencia doméstica (sobre todo cuando se tienen niños pequeños). O sea. se está en contra de “vivir para trabajar” (en casa o fuera de casa) valorando más el tiempo disponible para las relaciones personales y sociales.111 Desde esta posición se trata de superar la dicotomía establecida entre tiempo de trabajo (doméstico o extradoméstico) y tiempo de ocio. como decís.” (7GD. En la medida que las propias acciones responden a un proyecto compartido y asumido con otras personas.. -Sí. una vez a la semana. esferas éstas que se situan en segundo plano. padres-hijos. a los abuelos se les critica porque miman en exceso a los nietos y luego “vuelven a casa desenfrenados”. Se quiere superar no solo la actitud maniática de las “marujas” que se pasan el día limpiando sobre limpio sino. amigos) está por encima del trabajo. retirándoles el cariño y la proximidad que necesitan a esa edad. la cultura mercantilista de la posición competitiva que valora más el dinero que la convivencia entre las personas: “Venimos de una cultura en la que encanta ganar dinero.52). La rutina inevitable de las tareas del hogar o el nerviosismo que a veces produce la relación prolongada con los niños se inserta en un “proyecto de vida” que.” (8GD. como se recoge en la última cita. debe ser porque tampoco hay señores comprando. del consumo y del ocio. -Es ocio para mí comprar.

para la posición disidente. Por el contrario.” (7GD.2. siendo protagonistas y beneficiarios de las propias acciones. sería un empleo donde hubiera una buena relación con los compañeros y que no estuviera orientado por criterios meramente productivistas: “Yo valoro más las condiciones laborales. los buenos horarios. pues es que tengo que trabajar porque me he metido ahí y tengo que salir como sea ¿no?. Quizá el error es haberte metido. ¿no?.2. por ejemplo cuando se acapara trabajo que se podría distribuir con los parados (“trabajar tanto tampoco está bien. La conclusión a la que se llega es que “si quieres educar a tus hijos como tú quieres. ¿no?. que lo que cobro. para la mujer son los horarios de la familia el principal condicionante (65%). ya sean éstos otros miembros de la familia (la mujer que carga con el trabajo doméstico o los hijos que quedan relegados por falta de tiempo de los padres) u otras personas. aceptando solo como mal menor las otras alternativas (únicamente se alude en algún momento a compartir entre varias familias el cuidado de los hijos turnándose en su cuidado algunas horas o días de la semana). suelen estar poco preparadas para la función educativa (no es lo mismo barrer o planchar que tratar a un niño). en cambio. trabajando menos’. la vía correcta para cuidar a los niños pequeños es que los padres se encargen de ellos. como trabajar menos horas ganando menos dinero y viviendo con menos cosas. Trabajo remunerado: un elemento más de la vida Esta posición está en contra de que el trabajo remunerado sea el factor determinante de la vida cotidiana: en la vida no todo es trabajo y hay que relacionarse con los demás (“no ir siempre al trote”). y los amigos “mejor no abusar de ellos” porque están también muy ocupados. te compras determinados bienes que tienes que pagar. y dices: ‘bueno. Y eso se consigue a costa de otras cosas. La alternativa que se sugiere es “vivir para sí” y “con los demás”. se critica una realización profesional del individuo cuando se hace a costa de los demás. 154 . tan costosamente producidas(154). 10. que tengas una buena relación con ) Según la encuesta citada en el apartado 1. Yo antepongo estar a gusto en el trabajo. el 61% de los varones reconoce que los horarios de trabajo remunerado son los que más condicionan la organización de su vida cotidiana.46). La “rueda del consumo” simboliza para esta posición la vida enajenada en la medida en que el trabajo productivo se orienta a incrementar más y más el consumo de esas mismas mercancías. seguido de los horarios de trabajo extradoméstico (23%).112 coste económico. El tiempo libre depende del modelo de pareja/familia/vida que se escoja porque nunca se tiene tiempo para lo que se quiere hacer si uno no se lo propone. Desde estas claves se valora por igual el trabajo remunerado y el no remunerado pues ambos se insertan en un proyecto de realización personal-grupal-social. pues me meto en menos y vivo mejor. hay que dejar algo a los parados”). que tengas un horario adecuado. La forma de inserción ideal en el mercado de trabajo. tienes que convivir con ellos”. por tanto. “En el momento en que te metes en la rueda del consumo.

ya no digo años. en este caso.” (7GD.46). que el trabajo no impida o dificulte la realización personal en tales espacios para lo que se propone no trabajar más horas de las necesarias. ¿no?.. porque yo creo que el problema que existe en este momento. o sea. (. -Está más claro que el agua. solicitar “años sabáticos” y. -¡Está clarísimo! -Si no. La utopía. pero meses sabáticos para reciclarte. hablo tanto de mujeres como de hombres. en cuanto medio para obtener los ingresos económicos necesarios y después “vivir para sí” en otros espacios sociales (familia.113 los compañeros. a partir de ahí que tú puedas pedir. pero que pienso que no es imposible. vamos. La calidad del trabajo no se tiene que medir en horas sino en calidad propia del trabajo. (.) Para muchos hombres es tan importante el trabajo que están trabajando hasta las once de la noche. para que tengamos espacios propios. Esto me parece una aberración. Un caso concreto que es objeto de crítica. -Hoy por hoy no sería posible salir a trabajar.) Que el hecho de trabajar menos horas no signifique que el trabajo no está valorado.26). con la situación que ahí. etc. no caer en la “aberración” de vivir sólo para trabajar (como hacen los yuppies o las supermujeres). sea estudiar.28). se considera que “no es imposible”: “Distribuir o redistribuir la jornada laboral es una cosa que siempre he pensado y no me la quito de encima. factor de movilización colectiva . desde la estrategia disidente. entonces. movimientos sociales. 10. ¿no?. sea leer o lo que sea. En estos casos el trabajo se justifica sólo por su valor instrumental.” (9GD. sea estar en un grupo de teatro.. compartir el trabajo. En la práctica es difícil encontrar un trabajo satisfactorio que responda a las preferencias vocacionales y lo habitual suele ser trabajar “para otros”.. que puede ser una utopía. se refiere aquellas mujeres que “se liberan” laboralmente a costa de desplazar el trabajo doméstico hacia empleadas de hogar: “-Para que unas mujeres se liberen del trabajo doméstico tiene que venir otra mujer a hacer ese trabajo. no sólo por aquello de que pueda acceder al mundo laboral más gente y tal.. En las actuales circunstancias sociales todo esto puede parecer una “utopía” pero.). a cobrar cuatro o cobrar diez. Entonces. es que parece que lleva ligado el hecho que es un trabajo menos valorado que otro que tiene ocho horas. en las condiciones establecidas previamente por la parte empresarial. amigos. sino que pueda haber una redistribución real de los tiempos en general y. Se procurará. cuando se habla de jornadas reducidas o parciales. y autocrítica. sobre todo. ¿no?.3. -Un empleo crea el otro. no sería posible.” (1GD.

. ni los unos ni los otros son predecibles mecánicamente a partir de la sola observación de su opuesto”(155).. Recogemos algunos de los muchos momentos en que se producen quiebras de este tipo en nuestros grupos de discusión: “Si yo quería mantener mi matrimonio bien.114 Desde la posición disidente. lo micro y lo macro. 119. lo “microsocial” tiene que ver con las situaciones y procesos coyuntuales. “Si los dos trabajamos fuera de casa. Vd. aún cuando se influyan recíprocamente. ya sea del “patriarcado” (posición adscriptiva). ¿Por qué?: porque he dado el callo más de la cuenta. . pág. cuando lleguemos a casa las cosas los dos. “Nos marcan un modelo de vida. “La problemática no resuelta de la articulación micro-macro”. puntuales y locales. no lo ha hecho nunca.” (10GD. no existen necesidades predeterminadas por la tradición o establecidas desde instancias exteriores (el mercado o el Estado). ¿Por qué?. del “modelo de mujer” normalizado (posición integrada). tener tranquilidad y que no me vengas con problemas y con cosas. globales y transnacionales: “entre estados macro y comportamientos individuales se produce una interacción dialéctica. o de la “explotación laboral” y la “publicidad” desencadenados por la lógica del capital (posición competitiva). Hoy no hay comunicación con nadie. Manfred A.. Barcelona. en Desarrollo a escala humana.. Esa espina la tengo clavada. 1994. “A vosotros os han explotado y vosotros habeis explotado a vuestros hijos. exige conjugar dos niveles.24). al derecho a la igualdad con el varón y disponer de un tiempo para sí en el que las mujeres puedan hacer “lo que les dé la gana”. “Hay que saber plantarse a tiempo ante el marido y eso Vd. “Lo que echo en falta es tener un poco más de tiempo para mí decir: quiero estar sola un poquito. por vía negativa aparece frecuentemente para colmar las quiebras o puntos ciegos de las otras posiciones.8).” (10GD. la articulación de lo social y.” (6GD. más bien. necesita aire para no volverse loca.” (6GD. Se reclama.” (5GD. de tal suerte que.39 y 40). Aunque la estrategia disidente es la menos estructurada en nuestros grupos de discusión. porque yo creo que la vida.42). era pasando todo el mundo por encima de mi cabeza. del uso del tiempo.” (1GD. Esto ocurre.10). cuando la mujeres se sienten víctimas. si yo cambio pañales mi 155 ) MAX-NEEF. “¿Cómo está mi persona hoy?: pues hecha un cadáver. lo “macrosocial” con las situaciones y procesos estructurales. la gente. Icaria. por tanto.56). por ejemplo. nos hemos vuelto todos más egoístas empezando por la propia casa. entonces. Y cuando yo tenga niños..

y las técnicas psicosociales y de entretenimiento mercantilizado (televisión incluida) pretenden reducir el estrés y el vaciamiento de valores de la sociedad de consumo dando más de lo mismo: más nuevas tecnologías.).3). al menos en los grupos realizados. “Te ves agobiada de niños. se irá de casa. movimientos sociales alternativos. etc. Desde la experiencia de sentirse oprimidas por un modelo de vida determinado. factores de movilización colectiva y de transformación de la sociedad. como defender un igualitarismo compartido y autoinstituyente en la unidad doméstica o repolitizar las relaciones sociales y laborales criticando de raíz las estructuras socioeconómicas injustas y tratando de converger con aquellos movimientos que persiguen un cambio estructural de la sociedad (ecopacifismo. Aunque la posición disidente apenas se manifiesta de forma positiva mediante alternativas concretas. caso de encontrar el terreno abonado. feminismo. la autonomía o la grupalidad que se pueden identificar con la posición disidente.15). es frecuente que estas tendencias críticas sean reabsorbidas por las posiciones de partida: las fiestas colectivas se convierten en válvula de escape de la explotación laboral y la marginación social (ver 7. más fragmentación y flexibilización del mercado laboral. de trabajo y.” (4GD. Nada... Sólo en casos que parecen excepcionales. sin embargo. La organización del tiempo social tendría que ajustarse entonces a la consecución práctica de tales valores en la vida cotidiana.115 marido cambiará pañales y. el malestar social deriva hacia propuestas propiamente alternativas.. los tan manidos pero todavía no realizados valores de la libertad. igualdad Sur-Norte. son considerables y el malestar que se deriva de ellas podría reforzar. fácilmente se apuntan valores alternativos como la igualdad. En este sentido.. yo un machista no quiero en mi casa. dominantes en el discurso social.) Porque la casa es de todos. (. etc. si no. las asociaciones de voluntariado tratan de compensar el vacío de alternativas políticas. ------- .7-8). de marido.” (9GD. la igualdad y la fraternidad enarbolados por la modernidad podrían seguir siendo. cabe afirmar no obstante que las fracturas producidas por las otras posiciones. para esta posición. te viene la depresión.

Huyendo de la reificación de conceptos abstractos (situación de “la” mujer) buscamos identificar distintos tipos de mujeres que nos aproximen al conocimiento de las “mujeres socialmente existentes” en relación con la cuestión estudiada.4. Si en la Segunda Parte obtuvimos una tipología basada en el análisis cualitativo de los discursos. estamos pues en condiciones de abordar directamente la cuestión. cifra que otorga un margen de error de +/. S. pues hemos excluído a las mayores de 65 años (fin de la edad laboral) y a las que viven en casa de sus padres.L. continuando en el mismo. es decir. El material en el que nos basamos procede de una encuesta representativa aplicada a 562 mujeres residentes en la península. Se realizó un muestreo probabilístico estratificado proporcionalmente a la población femenina de dicho segmento de edad.2% para los datos globales(152). según la Encuesta de Población Activa. capítulo 1) que. realizado por la empresa LESAN. El universo de mujeres que nosotros hemos estudiado no coincide con el que analiza la EPA. algo menos del 36% de las mujeres mayores de 16 años es económicamente activa (por el 63% de los hombres) mientras que el 64% está clasificado en categorías ajenas al mercado laboral. El trabajo de campo. Como se ha señalado en la Introducción. La selección de las unidades de muestreo se realizó por rutas aleatorias en base a cuotas de edad y situación laboral actual. 152 . en ésta procuraremos dimensionar algunos indicadores de los mismos y de las condiciones sociales que posibilitan o impiden su realización.116 Tercera Parte LA ORGANIZACION DEL TIEMPO DE LAS MUJERES ____________________________________________________________________________ Hasta aquí nos hemos ocupado de los usos del tiempo refiriéndonos a la población española adulta en su conjunto. ) El universo estudiado fueron las mujeres entre 18 y 65 años con alguna responsabilidad doméstica. se desarrolló en 14 capitales de provincia y en otras 21 poblaciones. asumen la responsabilidad de las tareas domésticas. El análisis desarrollado en los capítulos anteriores ofrece el contexto general en el que se plantea la situación específica del colectivo femenino. En lo que sigue nos circunscribiremos a estudiar la situación de las mujeres emancipadas. Al considerar las diferencias en los usos del tiempo en función del género vimos (Primera Parte. el interés específico de esta investigación nace de la preocupación del Instituto de la Mujer por la posible inadecuación de la oferta de servicios a las necesidades de organización del tiempo de las mujeres. residentes en el ámbito peninsular. aquéllas que se han independizado del hogar paterno o.

a los modelos de convivencia y a los deseos de reorganizar los tiempos dedicados a diferentes actividades. en nuestro caso es menor el porcentaje de “inactivas” (42%) y crece el de trabajadoras en el ámbito extradoméstico (40%) y desocupadas que buscan empleo (18%). El segundo capítulo recoge las valoraciones de las mujeres acerca de una serie de servicios y respecto a posibles medidas que permitirían una reorganización en los usos del tiempo. Esta Tercera Parte se estructura en dos capítulos: el primero se refiere a la diversidad de experiencias en los usos del tiempo entre distintos grupos de mujeres. y a las opiniones y expectativas respecto a la propia identidad. Por tanto. -------- .117 dependen económicamente de estos y no tienen responsabilidad doméstica en el hogar (estudiantes y otras).

todos los estudios realizados insisten en la importancia crucial de dos variables a la hora de comprender las diferencias en los usos del tiempo: el trabajo no doméstico y la estructura del hogar familiar (ligado a las diferencias de género). Analizando las razones por las que dicen no tener empleo (ver Tabla 10) se constata que la tercera parte (34%) se encuentra en una situación no deseada (desempleo). se trata especialmente de mujeres mayores de 45 años que nunca han tenido empleo o que lo han dejado al formar pareja: son las que no desean trabajar fuera de casa. extradoméstico. por tanto. las que tienen un empleo (y deben afrontar la cuestión de compatibilizar trabajo doméstico. este núcleo está constituído tanto por “amas de casa” de toda la vida como por ex-trabajadoras que han decidido no volver al mercado laboral. con hijos. También las proyecciones de futuro muestran situaciones diferenciales. por otro. estudios primarios. un 40% ha tenido empleo en períodos anteriores (son especialmente mujeres de 25 a 44 años. sólo el 27% de este contingente no trabaja fuera de casa. que no genera empleos suficientes (esta situación afecta particularmente a las mayores de 35 años. lo busca en la actualidad). En cambio. con experiencia laboral y residentes en ciudades): son las que no encuentran empleo. ocio y otras actividades). las que no lo poseen (y. DIVERSIDAD DE EXPERIENCIAS SEGÚN CONDICIÓN SOCIAL 11. que no han conseguido su primer empleo.5%). con hijos a su cargo. en menor medida. separadas o con el cónyuge trabajando). lo que reduce el colectivo de las que carecen de experiencia laboral a un 20%.118 11. por menores de 25 años. Un segundo bloque (31%) arguye razones que remiten a situaciones de subordinación de la mujer (deseo del marido. Detengámonos un momento en el grupo que no trabaja fuera de casa. falta de preparación o decisión propia de “dedicarse a la familia”). El análisis de la situación actual muestra que el 60% de las encuestadas “no trabaja” (fuera de casa). compatibilizando el rol doméstico con la obtención esporádica de ingresos: se trata de las que condicionan su deseo o necesidad de empleo a su rol doméstico-familiar. con tres o más hijos.1. sin hijos. que no depende tanto del papel que desempeña la mujer en la vida familiar o de su cualificación como de la dinámica estructural del mercado de trabajo. ni lo lamenta ni. que sólo se han desenvuelto en el ámbito doméstico (“amas de casa”) y. . sin embargo. en principio. ignorando las actividades anteriores de las mujeres así como sus aspiraciones. El tercer gran conjunto lo forman las que no tienen empleo debido a las “responsabilidades familiares” que asumen (29%). además. compuesto en su mayor parte por mujeres con más de 55 años. muestra sólo una foto fija. Esta diferencia de hecho es incuestionable. pues el 45% de las “no ocupadas” afirma que a menudo lamenta no tener empleo (la mayoría de estas lo tuvo anteriormente y. sociales o esparcimiento). Tipos básicos de mujer en función de los usos del tiempo. en general mujeres mayores de 25 años. sin embargo. disponen de más tiempo para las tareas domésticas. busca empleo. Como se ha señalado en el capítulo 1. y las que prefieren emplearse ocasionalmente (5. En una primera aproximación se perfilan situaciones bastante diferenciadas en cuanto a los usos del tiempo por parte de las mujeres: por un lado.

119
Tabla 10 RAZON POR LA QUE NO TIENEN EMPLEO (Mujeres sin empleo extradoméstico)

Motivo Escasez de empleo Responsabilidades familiaes Prefiere trabajo ocasional Decisión propia Falta de preparación Por deseo del marido

% 34,4 28,8 5,7 14,6 10,9 5,6

Por tanto, las medidas que reclama el primer bloque (mujeres que buscan empleo) son reformas económicas y laborales que favorezcan la creación de empleo. En cambio, la rearticulación en los usos del tiempo del segundo grupo (mujeres que no quieren trabajar fuera de casa) tiene que plantearse al margen del mercado laboral. En cuanto al tercer núcleo sería necesario reestructurar la asignación de tiempos de trabajo doméstico para permitir que estas mujeres accedan nuevamente al mercado de trabajo. Un cuarto bloque está formado por las mujeres que actualmente tienen empleo; entre estas destacan las menores de 45 años, con estudios medios y superiores, residentes en grandes ciudades, sea con uno o dos hijos pequeños y el cónyuge trabajando, o bien soleteras y casadas sin hijos; predominan las de altos y bajos ingresos familiares, lo que responde al tipo de empleo que se posee. El 49% de las encuestadas que trabaja fuera de casa tiene ingresos mensuales inferiores a 75.000 pesetas, mientras sólo el 12% supera las 150.000. La mayoría (76%) trabaja a jornada completa, en especial las que pertenecen al comercio, la hostelería y las administraciones públicas; entre el 20% que tiene jornada parcial destaca el servicio doméstico. Un 30% trabaja por cuenta propia, preferentemente en el comercio, los servicios personales y la hostelería. El otro gran factor que contribuye a la articulación del tiempo de las mujeres emancipadas es el tipo de grupo familiar en el que se insertan. Es obvio que los requerimientos y disponibilidad de tiempo no son los mismo para las que no tienen hijos que para las que sí los tienen y, entre éstas, para las madres de niños pequeños que para las que tienen hijos adolescentes o adultos. Además, la situación adquiere matices específicos cuando se trata de hogares monoparentales, caso de las viudas y separadas. La Tabla 11 muestra que el 28% de las mujeres encuestadas no tiene hijos o estos ya no viven en el hogar familiar (es el grupo “sin carga filial”); que el 37% tiene niños menores de diez años (colectivo con “máxima carga filial”) y que un grupo de magnitudes similares (35%) tiene hijos mayores de 10 años que residen en el hogar paterno (grupo con “carga filial media”).

120
Tabla 11 ESTADO CIVIL Y MATERNIDAD

Estado civil Casadas Solteras Separadas Viudas 75% 17% 0% 8%

Hijos Sí 65% No 10% Sí 4% No 13%

Tienen hijos Menores de 10 años Mayores de 10 años Mayores que no conviven No tienen hijos

77% 37% 35% 5% 23% 10% 13%

Sí 8% No 0%

Casadas Solteras

Combinando la situación respecto al empleo extradoméstico (mujeres con y sin empleo) y con la maternidad (mujeres con y sin hijos) se perfilan tres tipos de mujeres claramente diferenciados que remiten a estructuraciones de usos del tiempo diversas, y que pueden explicar buena parte de las cuestiones que se analizan en las páginas siguientes. En primer lugar, las madres que no trabajan fuera de casa (tipo “ama de casa”, que representa el 49% de las encuestadas). En segundo lugar, las mujeres que tienen hijos y trabajan fuera de casa (tipo “doble jornada”, que reúne al 28% del colectivo estudiado). Por último, las que no tienen hijos, independientemente de cuál sea su relación con el mercado laboral (tipo “sin hijos”, que incluye al 23% restante). El Cuadro 5 resume las características dominantes de cada uno de los tipos construídos, destacando los atributos que registran valores superiores a la media. Así, podemos decir que los rasgos dominantes de cada tipo son los siguientes: - “Ama de casa”: mujeres con más de 45 años, con estudios primarios o inferiores, residentes en municipios con menos de 100.000 habitantes, casadas o viudas, con hijos mayores de 10 años, esposas de varones pensionistas o desempleados. - “Doble jornada”: predominan las que tienen entre 30 y 44 años, tienen estudios secundarios, residen en ciudades entre 10.000 y 1.000.000 de habitantes(153), están casadas o separadas, tienen hijos pequeños y el cónyuge trabaja. - “Sin hijos”: integrado principalmente por mujeres jóvenes (menores de 30 años), con estudios medios o superiores, residentes en grandes ciudades (más de un millón de habitantes), solteras o con pareja, cuyo cónyuge (si existe) tiene empleo.

153 ) En adelante designaremos, por comodidad, a este segmento de municipios como “capitales de provincia”, teniendo en cuenta que este es el tamaño de la mayoría de las capitales.

121
Cuadro 5 TIPOS DE MUJER. CARACTERISTICAS DOMINANTES Variable Edad Estudios Habitat Estado civil Hijos Núcleo de convivencia Cónyuge “Ama de casa” (49%) Más de 45 años Primarios o menos - de 100.000 habit. Casada / Viuda Sí, más de 10 años Pareja con hijos / Madre e hijos Pensionista /En paro “Doble jornada” (28%) De 30 a 44 años Secundarios 100.000- 1 millón h. Casada / Separada Sí Pareja con hijos / Madre e hijos Con trabajo “Sin hijos” (23%) Menos de 30 años Secund. o superior. + de 1.000.000 hab. Soltera No No parejas Parejas sin hijos Con trabajo

El Gráfico 6 muestra la magnitud de cada uno de los tipos (representada por el tamaño de los círculos) y algunas características que diferencian internamente a cada uno de ellos. En el tipo “amas de casa” se distinguen tres sectores dependiendo de cual es su actitud ante el empleo extradoméstico: las que buscan empleo (paradas estrictas), las que no lo desean y las que lo posponen en función de sus responsabilidades familiares. Para el tipo “doble jornada”, se distinguen tres grados de “carga” filial: las que tienen hijos menores de 10 años, las que los tienen mayores y conviviendo, y las que no tienen hijos en casa. Por último, dentro del tipo “sin hijos” se señala la magnitud de solteras y casadas con y sin empleo extradoméstico.

../..

122 Gráfico 6 .

resumidos en la Tabla 12. la encuesta realizada no confirma esta impresión: circunscribiendo el análisis al grupo que tiene hijos menores de diez años (los que requieren más atención directa) se observa una mayor presencia del tipo “doble jornada” (el 54% tiene hijos pequeños) que del “ama de casa” (44%). indican que sólo las gestiones fuera del hogar son asumidas de forma significativa (aunque no mayoritaria) por los varones. especialmente la limpieza de la casa y la preparación de comidas. Sin embargo. que efectivamente muestran las estadísticas existentes. compras y gestiones. y es algo menor en el cuidado de otros familiares.. en otras palabras.123 Frecuentemente se afirma que la tasa de actividad laboral de las mujeres desciende en el momento de tener el primer hijo. 11.. Esta tendencia. distinguiendo las siguientes posibilidades: la mujer. Reparto de tareas domésticas entre géneros según tipos de mujer Sabemos que. los porcentajes de “amas de casa” -aún mayoritarios. de una serie de actividades.disminuyen en favor de las mujeres que ejercen la “doble jornada”. . debido a que se produce una retirada del mercado de trabajo. El resto de tareas recae principalmente sobre las mujeres. El modelo de “pareja que comparte” tareas llega apenas al 11% en las actividades citadas (limpieza y comidas) y se sitúa en torno al 25% en cuidado de los hijos. relaciones con el colegio. puede conducir a la idea de que el índice de “amas de casa” es superior entre las mujeres que tienen hijos pequeños. en general. un varón. Hemos señalado también que existen situaciones diferenciales entre las mujeres: mientras algunas no dedican tiempo al trabajo fuera de casa otras emplean igual o más que los varones. los varones están más viculados al mercado laboral que las mujeres.2. ¿Cómo inciden estas situaciones en la organización de las tareas domésticas? En nuestra encuesta hemos indagado qué persona es la principal responsable. la encuesta señala la existencia de una tendencia creciente entre las mujeres con hijos pequeños a permanecer. otro familiar. Por tanto. o un no familiar. ambos miembros de la pareja./. o ingresar. Los resultados. Lo que explica esta diferencia es la edad predominante en cada uno de los grupos: dado que las “amas de casa” suelen tener más de 45 años. en el mercado laboral en mayor medida de lo que lo hizo la generación anterior. sus hijos son de mayor edad que los que tienen las del tipo “doble jornada”. en cada hogar. .

5 62. excepto el de las gestiones administrativas y bancarias(154). aunque asumiendo tareas en porcentajes que superan los de los cónyuges que asumen en solitario tales responsabilidades.3 28. o madre de la mujer.1 Ambos 10.7 17.7 Además de la mujer o los dos miembros de una pareja en la asunción de tareas domésticas pueden intervenir otros familiares. .1 1.7 9.3 Varón 1.3 64.4 6.5 3. mayores de 45 años. Por su parte.7 23.0 26.4 0.6 23.2 0. madre o hermana de uno de los cónyuges.9 12. en el caso de parejas. 37%) que en lo que tiene que ver con tareas 154 ) Esta tarea es asumida por las “amas de casa” en igual medida que las mujeres “sin hijos” (42%). Esta figura asume la responsabilidad principal entre el 6 y el 12% de los casos. En todos los casos. Por su parte. antes que a amigos y vecinos. Frecuentemente se trata de otra mujer.0 1.8 8.5 6. aunque esto sucede mucho más a menudo en lo relacionado con los hijos (cuidados y colegio. que interviene de forma minoritaria. En general. la intervención de “no familiares” remite. entre las mujeres con “doble jornada” la responsabilidad es asumida con cierta frecuencia por ambos miembros de la pareja .8 6. comidas.9 3.124 Tabla 12 Principal responsable de tareas domésticas Tarea Comida Limpieza Compras Cuidar hijos Cuidar familiares Relación colegio Gestiones Mujer 76. y la relación con el colegio de los hijos en las grandes ciudades.9 0. 0. además. en primer lugar).6 Familiar 10.7 1. sin experiencia laboral y con más de dos hijos. se observa una fuerte correlación entre las pautas de asignación de tareas domésticas y los tipos de mujer mencionados en el apartado anterior.5 9. limpieza de la casa y compras.5 75. en cuanto al tamaño del municipio de residencia sólo cabe apuntar que el cuidado de otros familiares recae en la mujer con más frecuencia en el mundo rural. en la limpieza de la casa (3%) y en el cuidado de los niños pequeños (2%). en el caso de solteras que permanecen en el hogar paterno. a personal contratado.3 No famil.5 0.4 61. Predominan las mujeres con bajo nivel de estudios e ingresos familiares.7 41.8 64. especialmente en el caso del cuidado de familiares (ancianos. Este personal suele especializarse en el cuidado de personas mayores (9%).0 27. entre las del primer tipo son frecuentemente compartidas con el cónyuge tipo (29%) o asumidas en exclusiva por el varón (27%). el perfil de mujer que asume en exclusiva las tareas relacionadas con el hogar es el de “ama de casa”: entre el 75 y el 88% de las madres que no tienen empleo extradoméstico están en esta situación.2 0.5 10.

compra. Con todo.125 del hogar (comida y limpieza. en otras palabras. no implica que se trate de una libre decisión. Finalmente. El tipo predominante entre las mujeres que derivan estas tareas hacia un familiar (no cónyuge) es el de las “sin hijos”. como obligación desagradable. Se trata. en general. el 2% lo contrata de forma ocasional y el resto habitualmente. 155 ) Sólo el 8% de la muestra tiene servicio doméstico. de mujeres entre 25 y 44 años de edad. sin hijos o con uno o dos niños pequeños y con ingresos familiares medio-altos. el recurso a un no-familiar (servicio doméstico) es característico tanto de este grupo como de las que tienen “doble jornada”. con estudios medios o superiores. son insatisfactorias para la mayoría (70%).. con empleo o experiencia laboral anterior. tal actitud puede ser el resultado de obligaciones impuestas o ineludibles. Una forma de valorar el grado de conformidad con las mismas es analizar la satisfacción que produce su realización. casi la mitad las percibe como una carga. 11. Algo más de la mitad de las entrevistadas (51 a 58%) encuentra satisfactorias las tareas de la casa (cocina. no como “espacio de realización”. conviene destacar que más de la quinta parte califica como poco o nada satisfactoria la realización de dichas tareas. En cambio. . Incidencia sobre la vida de las mujeres El hecho de asumir determinadas tareas. Satisfacción en el desempeño de las actividades. 14%). cuidado de la ropa y limpieza). Comenzando por las actividades domésticas la Tabla 13 resume los resultados referidos al grado de satisfacción obtenido. en menor medida (67%). conviene destacar que la mayoría de las mujeres que trabajan fuera de casa asumen en exclusiva las tareas domésticas señaladas. Las tareas que mayoritariamente (72 a 85%) son calificadas como muy o bastante satisfactorias están relacionadas con el cuidado de los hijos (pasear con ellos.//. y los efectos que tiene esa actividad en otros aspectos de la vida de las mujeres. ayudarles con sus deberes y darles de comer) y. . aunque el porcentaje se eleva al 17% en el caso de las mujeres con “doble jornada”. las gestiones burocráticas. Sin embargo. el de otros familiares. por el contrario. las tareas más desplazadas son el cuidado de otros familiares (el 36% de las “sin hijos”) y la limpieza del hogar (14-15% de ambos grupos155). lo que significa que un porcentaje apenas menor (42 a 49%) las considera no satisfactorias.. sea en el ámbito laboral o en el doméstico.3. administrativas o bancarias.

8 48. que nunca han trabajado fuera de casa. encargada. mujeres jóvenes sin empleo que encuentran en esta actividad una forma de salir del círculo doméstico. la mayoría de las mujeres con empleo se muestra muy o bastante satisfecha (70%). sanidad-educación (en estos casos como asalariadas) o servicios personales (por cuenta propia). y pertenecen a los segmentos no cualificadas del servicio doméstico. Las que trabajan fuera de casa se inclinan más por ayudar a hacer los deberes (puesto que suelen tener mayor nivel educativo) mientras que las “amas de casa” encuentran más satisfactorio dar la comida a los pequeños. cuya categoría laboral es administrativo cualificada.000 pesetas mensuales. La realización de gestiones fuera de casa es aprobada por una minoría (30%) en la que destacan tanto las “amas de casa” como las “sin hijos” menores de 30 años. a jornada parcial.000 pesetas mensuales.0 58. residen en grandes ciudades y son mayores de 45 años.2 51.3 72. la hostelería.0 41. En este grupo predominan las trabajadoras sin contrato.7 27. la industria y el sector inmobiliario (administrativas sin cualificación). a jornada completa. Por el contrario. En lo que respecta al trabajo fuera del hogar. especialmente las que tienen entre 25 y 34 años. Las que más habitualmente ofrecen esta opinión son las trabajadoras con contrato. técnica o propietaria.8 70. tienen hijos y sus ingresos son superiores a las 100.9 42.2 76.2 29.1 57.3 56. casi un tercio (30%) dice experimentar escasa o ninguna satisfacción en su actividad laboral. en la administración pública.6 Insatisfacción (Poca/Ninguna) 14.8 23. cuya motivación para trabajar es la necesidad económica.126 Tabla 13 SATISFACCION QUE PRODUCEN LAS TAREAS DOMESTICAS Actividad Pasear a los hijos Ayudar con los deberes Dar comida a los hijos Cuidar a familiares Cocinar Comprar Cuidar la ropa Limpieza Gestiones Satisfacción (Mucha/Bastante) 85. están casadas. tienen estudios primarios o inferiores y viven en núcleos con bajos ingresos. En cambio.7 43.4 67. tienen hijos pequeños y pertenecen a familias con ingresos bajos. las labores relacionadas con el cuidado del hogar son aprobadas de forma destacada sólo por las “amas de casa” mayores de 45 años.6 33.4 El bloque de tareas relacionadas con la atención a los hijos es asumido como satisfactorio tanto por las mujeres adscritas al tipo “ama de casa” como por las de “doble jornada”. sus ingresos medios no superan las 50. Parece claro que las diferentes opiniones reproducen la realidad de un mercado de .

000 pesetas mensuales.2 51.9 23.4 Repercusiones sobre la salud Ninguna Físicas Psíquicas Agobio 37.4 55. En cambio. solteras o casadas.5 32.8 26. algo más de la mitad de las “amas de casa” (51%) dice realizar sus tareas con tranquilidad.0 48.7 8. En torno a la mitad (48%) de las mujeres entrevistadas afirma que el tiempo les resulta insuficiente para realizar las actividades que más les interesan. residentes en muncipios con más de 100.1 59.8 51. Debido a estas diferencias. circunstancia que afecta en menor medida a las “sin hijos”.6 15. especialmente las “sin hijos” (21%).1 17.127 trabajo segmentado.0 47. en especial las que residen en pueblos y ciudades pequeñas. Sin embargo existen marcadas diferencias según el tipo de mujer: las que cumplen “doble jornada” son las quienes más frecuentemente (el 71%) se encuentran en esta situación.5 9. y que el sector “insatisfecho” trabaja movido por necesidades urgentes (no por vocación o para ganar dinero extra) en los únicos empleos que encuentra disponibles: los que ofrecen peores remuneraciones y condiciones de trabajo.000 habitantes.9 9.5 Ritmo de trabajo habitual Con prisas Tranquilo 83. Un 15% sostiene que le sobra tiempo.3 . con estudios medios.7 20.6 48. Algo más de un tercio (36%) afirma que el tiempo es el adecuado a sus necesidades. sin agobios de tiempo. las mujeres del tipo “doble jornada” se ven obligadas a desarrollar sus actividades a un ritmo elevado (el 83%). Tabla 14 Intensidad en el uso del tiempo y efectos sobre la salud Tipo: Doble jornada Ama de casa Sin hijos Disponibilidad de tiempo Sobra Adecuado Insuficiente 5.1 37. seguidas por las “sin hijos” (48%).3 38.000 habitantes y pertenecientes a familias con ingresos bajos. que tienen estudios medios o superiores e ingresos familiares superiores a 150. opinión que es mayoritaria entre las “amas de casa” (45%).0 71.6 10.0 17. dentro de estos tipos destacan las que residen en ciudades con más de 100.2 45.0 4. sin empleo.8 24.

. aunque menos numerosas (67-68%).128 El conjunto de circunstancias reseñado (asignación de tareas en el grupo familiar. sin síntomas específicos. por tanto. o disponer de tiempo propio. según estas cifras. Estos resultados sugieren que la mayoría no encuentra grandes conflictos entre vida doméstica y extradoméstica. disponibilidad de tiempo y ritmo de trabajo) inciden en la salud y el estado de ánimo de las mujeres.000 pesetas. . bien porque no lo pretenden o porque han resuelto la cuestión. . En cambio. En todo caso. las más afectadas son las “amas de casa” mayores de 45 años. El 29% manifiesta sentirse agobiada. Un 11% afirma padecer trastornos psíquicos derivados del ritmo de trabajo. apuntan la importancia del malestar y las tensiones psíquicas para un segmento específico. residentes de grandes ciudades.000 habitantes. que podemos designar como madres urbanas de clases medias. Vemos con más detalle quiénes son las que se sienten muy o bastante afectadas en cada caso. Para sintetizar las relaciones existentes entre rol doméstico y (actividades) extradomésticas. probablemente porque renuncia o minimiza la dedicación a uno de los polos: no pretenden trabajar fuera de casa o reducen/derivan las labores domésticas. pues. preguntamos a las encuestadas en qué medida el primero impide desarrollar actividades laborales. que reúnen al 40% de las mujeres. satisfacción que se obtiene al realizarlas. y los ingresos familiares mensuales se sitúan entre 250 y 500. las viudas. con tres o más hijos y. situación que afecta con más fuerza a las que realizan “doble jornada”. La Tabla 15 muestra a las claras la diversidad de situaciones existente.. sociales. de promoción. también en este caso destaca el tipo “doble jornada”. más de la mitad de las mujeres manifiesta conformidad con la situación actual. las que se ven poco o nada limitadas para realizar actividades de formación o para participar en actividades sociales diversas. en especial las “sin hijos” (más jóvenes y sin cargas familiares) y las “amas de casa” de 45 a 54 años. sin experiencia laboral./. Son también mayoría. el 27% restante ve constreñida su vida laboral debido a la forma en que se distribuyen las tareas domésticas. con tres o más niños pequeños. en particular las que tienen entre 25 y 34 años. Parece. un tercio de las encuestadas sí se ven afectadas en este sentido. y con bajos ingresos familiares (más conformes con su situación). en particular. El 73% de las mujeres afirma que sus responsabilidades familiares no les impide encontrar empleo o progresar laboralmente. Algo más de la mitad (52%) afirma que no existen repercusiones negativas sobre su salud. sin experiencia laboral. en cambio. que hay mayor necesidad de un espacio de autonomía y privacidad que una demanda de acceder al mundo del trabajo. casi la mitad coincide en que las responsabilidades familiares les quitan tiempo para sí mismas. tienen uno o dos hijos pequeños y residen en ciudades con más de 100. Estos dos grupos. El número de las que sufren consecuencias físicas es menor (8%).

000 habitantes.4. En cambio. el 32% de las encuestadas se siente limitado para participar en actividades sociales. y residentes en ciudades con más de 100. Opiniones y expectativas sobre los usos del tiempo En los apartados anteriores hemos analizado las diferentes situaciones en que se encuentran las mujeres a la hora de articular su tiempo. al indagar acerca de su modelo ideal de convivencia nos encontramos con que la mayoría se inclina por una pareja en la que ambos cónyuges trabajen por igual fuera y dentro de casa. opinión sobre la doble jornada o la importancia del trabajo doméstico) y. En la práctica las mujeres asumen la mayor parte del trabajo doméstico.9 51. pero en este caso se ve más afectado el tipo “doble jornada” (43%). con empleo a jornada completa (47%) o a tiempo parcial (25%).1 67. prefieren el empleo a tiempo completo las menores de 35 años y se inclinan más por la jornada parcial las del grupo entre 35 y 44 años. por otro. ambos tipos se resienten de forma importante cuando se trata del tiempo para actividades de formación (61% con “doble jornada” y 52% de las “amas de casa”) o el dedicado a sí mismas (41% y 36%.0 31. . combinando trabajo mercantil y en el hogar (11%). Las más partidarias de estas modalidades son las “sin hijos” que trabajan fuera de casa y las que tienen “doble jornada”. esta circunstancia afecta con más fuerza a las “amas de casa” (39%) jóvenes (hasta 35 años). entre 25 y 44 años.6 Escasa 73. En cambio.4 72. a los deseos de reestructuración de la actual configuración del tiempo (actividades a las que se desea dedicar más o menos tiempo). por un lado. Sin embargo.6 27. con bajo nivel de estudios e ingresos familiares y residentes en ciudades (puede suponerse que en el medio urbano existen mayores expectativas entre este tipo de mujeres para dirigirse al mercado laboral.129 Tabla 15 Incidencia de las responsabilidades domésticas sobre otros aspectos de la vida de las mujeres Actividad Encontrar empleo Progresar laboralmente Tiempo para sí misma Tiempo para formación Actividades sociales Mucho 26. algo más de la quinta parte prefiere un modelo basado en la especialización femenina en lo doméstico. aquí nos detendremos en sus opiniones y expectativas prestando atención.4 El 27% de las mujeres afirma que sus obligaciones domésticas les crean dificultades para encontrar empleo.0 68. En ambos casos los mayores índices de acuerdo se encuentran en el tipo “ama de casa”.1 48. sea bajo la forma de estricta separación de roles (11%) o mediante la doble jornada femenina. 11.9 33. lo que crea mayor necesidad insatisfecha). respectivamente). madres de niños pequeños. a los modelos ideales de referencia (distribución de roles en la familia. Por otra parte.

perspectiva ante la cual parece sensato preferir el trabajo remunerado. El reconocimiento no significa en muchos casos identificación. Entre el trabajo invisible y la economía sumergida. )Ver COLECTIVO IOÉ. no obstante una minoría que se opone al salario doméstico. las menores de 45 años. Un grupo minoritario (6%) considera que la mejor opción es la de la mujer que vive sola. salvo cuando es realizado por cuenta ajena. los bienes y servicios que generan no son tenidos en cuenta en las cifras de la renta nacional y su realización no devenga ingresos monetarios. El servicio doméstico en España. opinión que comparten por igual las “amas de casa” (rurales. El tiempo dedicado a las tareas domésticas no es considerado socialmente como trabajo. Estos datos ponen de manifiesto la distancia que existe entre la realidad (división de roles en función del género) y el modelo ideal dominante (pareja que trabaja por igual dentro y fuera de casa). tanto las que tienen empleo como las que carecen de experiencia laboral. La mayoría de las mujeres se ve abocada a una sola opción: o el trabajo doméstico en exclusiva (“ama de casa”) o la combinación de éste con un empleo (“doble jornada”). la mitad empleada en el comercio y servicio doméstico. residentes en grandes ciudades y pertenencientes a núcleos con ingresos medios o altos. residentes en ciudades de tamaño medio. mayores de 45 años. 157 ) Esta “reivindicación” del trabajo doméstico no debe interpretarse en el sentido de que todas estas mujeres están dispuestas a convertirse en amas de casa retribuídas a tiempo completo. lo que -sin entrar en consideraciones acerca de quién y cómo abonaría esta renta.130 mayores de 45 años. ¿consideran adecuado que el trabajo doméstico sea retribuído?. 1990. 156 . con estudios superiores. sin cargas familiares con expectativas de desarrollar una carrera laboral no subordinada al rol “maternal”. con estudios medios o superiores y con experiencia laboral. es decir un grupo cuyas escasas perspectivas de encontrar empleo se limitan a la franja más precaria y peor retribuída. las primeras rechazan un papel que no han experimentado mientras que las segundas lo hacen a partir de una experiencia laboral poco gratificante. mujeres jóvenes. JOCE. Una amplia mayoría (85%) responde afirmativamente a la cuestión. y las que viven en grandes ciudades y tienen experiencia laboral prefieren la segunda. menores de 25 años. con dos o más hijos y bajo nivel de estudios. Existe. aunque destacan especialmente las “amas de casa” que residen en pueblos. En cambio. con más de 3 hijos conviviendo. ¿Qué piensan las mujeres al respecto?. en la propia casa. Aún así. entre la que destacan las del tipo “sin hijos” (19%). en particular las separadas y con maridos en paro). Las “amas de casa” figuran como inactivas en las estadísticas de empleo. sea como proyección de su actual situación o porque no cree posible conseguir una organización idónea del tiempo compartiendo la vida en familia. sin experiencia laboral e ingresos familiares bajos. lo que supone una carga extra de trabajo. autónomo. con bajo nivel de estudios. sin estudios ni experiencia laboral) y las “doble jornada” (mayores de 35 años. aunque esta opinión es dominante en los tres tipos analizados encuentra más apoyo (83%) entre las “sin hijos”. Todos los tipos coinciden mayoritariamente con esta opinión. partiendo de su propia experiencia la mayoría de las encuestadas (76%) considera que la doble jornada es “más bien una liberación” para el género femenino. como servicio doméstico156. Madrid. para la cuarta parte de las mujeres la compatibilización de ambas tareas supone “más bien de una carga”. las residentes en el mundo rural que nunca han tenido empleo se adhieren más a la primera opción. las más partidarias de este modelo son las “sin hijos” solteras. las menores de 25 y las de 45 a 54 años. es decir. con bajo nivel de estudios e ingresos. etc.muestra una valoración positiva y una expectativa de reconocimiento social(157).

7 2. aunque también un sector de “amas de casa” (el que busca empleo) se reivindica como tal. madre y esposa) o una combinación “familiar-laboral” (madre trabajadora). Las que se consideran sólo madres presentan un perfil similar. la de “persona” predomina en las grandes ciudades y en mujeres de familias con ingresos medios o altos. recurren a identificaciones de tipo individual. La doble referencia como madre trabajadora recibe más adhesiones. La figura de madre y esposa concita la adhesión de casi la mitad de las “amas de casa” ( en especial de las mayores de 45 años que residen en pueblos y ciudades pequeñas y nunca trabajaron fuera de casa) y de un tercio de las de “doble jornada”. la tabla muestra la existencia de “anomalías” que ponen en cuestión la lectura mecánica que vincula directamente identidad con situación sociofamiliar-laboral. teniendo en cuenta que el 10% de las encuestadas son mujeres casadas sin hijos. Por ejemplo. Se observa que las mujeres “sin hijos” son las únicas que se identifican a partir de referencias individuales. ¿Cuáles son las referencias que priman a la hora de configurar la propia identidad?. entre 25 y 44 años. los otros dos tipos se identifican más frecuentemente con un rol “familiar” (madre.9 Sin hijos 80. las separadas o solteras con uno o más hijos pequeños. residentes en pueblos y ciudades pequeñas. en primer lugar como “persona” y en menor medida como “trabajadora”. con estudios medios o superiores.1 5. como era de esperar. Tabla 16 Identidad según tipología (en %) Autoidentificación Persona Trabajadora Madre Madre y/o esposa Madre trabajadora Total 43. al margen de referencias a su pertenencia familiar.6 Doble jornada 32. ¿destacan los elementos de adscripción al grupo familiar.4 14. Se trata de mujeres urbanas. casadas o separadas . unas en el ámbito familiar y otras en el extradoméstico. del tipo “doble jornada”.1 9.7 19. de personas jóvenes (menores de 25 años) con empleo o experiencia laboral. con empleo o experiencia laboral.8 32. dado que no tienen hijos. pero no tanto respecto al de “esposa”.0 Ama de Casa 28. la identidad “trabajadora” prima en el mundo rural y entre las de familias con bajos ingresos. madres que no trabajan fuera de casa. con la variante de que predominan entre ellas las viudas y separadas de bajos ingresos.131 Las mujeres realizan diversas funciones.3 ------- En cambio. destacan en este caso las mujeres sin estudios.8 13.0 31. Se trata. entre 45 y 54 años. en general. situación obvia respecto al calificativo “madre”. Estas identificaciones principales responden a la lógica dominante de cada uno de los tipos.5 6. al del trabajo o las referencias individuales? Las alternativas que se propusieron a las entrevistadas y la distribución de sus respuestas están recogidas en la Tabla 16. Sin embargo.0 4.6 27.8 46. el 30% de las “amas de casa”.7 1.

132
y con uno o dos hijos pequeños. Del mismo modo se observa que el 37% de las mujeres con “doble jornada” se reconocen en su papel de madres y/o esposas, antes que como trabajadoras o individuos; en general se trata de mayores de 45 años, con bajo nivel de estudios, casadas, con dos o más hijos que no residen en grandes ciudades. Parece, pues, que variables como la edad -ligada a su vez al nivel de estudios y el número de hijos- y el tamaño del municipio de residencia tienen, en estos casos, más importancia que la relación con el mercado laboral a la hora de definir la identidad femenina. Lo visto hasta aquí pone de manifiesto que existen diversas expectativas en cuanto al rol femenino, al modelo de grupo de convivencia y al reparto de tareas en su seno o a la valoración de las esferas doméstica y extradoméstica. ¿Qué relación existe entre dichas expectativas y la distribución actual del tiempo entre las diversas actividades que realizan las mujeres?. Al realizar la encuesta se interrogó a las entrevistadas respecto a esta cuestión; los resultados indican (ver Tabla 17) que buena parte de la población femenina -alrededor del 40%- se manifiesta conforme con su actual organización del tiempo, dado que no modificarían la dedicación que otorgan a las tareas mencionadas. Este porcentaje es algo superior cuando se habla de atender la casa (50%), participar en actividades colectivas (58%) y ver televisión u oir radio (71%). Por tanto, quienes desean distribuir su tiempo (respecto a estas actividades) de otra manera es el 60% -o menos- de las mujeres. Tabla 17 Tiempo que desearía dedicar a ciertas actividades Actividad Trabajo extra doméstico Salir con la familia Estar sola Estar con los hijos Atender la casa Ver T.V., oir radio Relación con amigos Relación con la pareja Formación Leer Actividades colectivas Más 37,3 61,0 46,1 56,6 16,8 12,1 60,0 59,9 56,6 52,3 35,2 Menos 22,8 2,0 13,5 3,7 33,6 16,9 1,8 1,8 3,0 2,1 6,4 Igual 39,9 37,0 40,4 39,7 49,6 71,0 38,2 38,3 40,4 45,6 58,4

133
Las actividades a las que se desea dedicar más tiempo son las relacionadas con el esparcimiento y los afectos: salir con la familia, relacionarse con la pareja y los amigos, o pasar más tiempo con los hijos (alrededor del 60%). Un segundo bloque tiene que ver con la proyección personal de la mujer hacia el mundo extra familiar: se añoran más las actividades de formación (57%) que el dedicar más tiempo al trabajo (37%). Otra actividad se refiere a la intimidad personal: un 46% quisiera disponer de más tiempo para estar sola, sin estar pendiente de otros. Por último, un bloque hace referencia a actividades desarrolladas dentro del hogar (sea trabajo u ocio): el 52% quisiera poder dedicar más tiempo a la lectura, pero menos del 20% desea atender más la casa y oir radio o ver televisión. Las que desean dedicar menos tiempo a algunas actividades mencionan en primer lugar las labores domésticas (34%) y el trabajo extradoméstico (23%). Tomando en consideración los tipos que venimos considerando, los resultados presentan diferencias notables (ver Tabla 18): - Las “amas de casa” se muestran como el grupo más conformista, pues no cambiarían el tiempo que dedican a ocho de las once actividades mencionadas; sólo destacan -de forma clara- en su deseo de poder emplear más tiempo trabajando fuera de casa (el 52%), y apenas mencionan actividades en las que desearían emplear menos tiempo (actividades asociativas, de formación y estar con los hijos). En cambio, los otros dos tipos ponen de manifiesto una insatisfacción importante respecto a su actual organización del tiempo. - Las mujeres con “doble jornada” encuentran importantes déficits en su vida relacional: la mayoría quisiera dedicar más tiempo para salir en familia o dedicarlo a los amigos, la pareja y los hijos; algo más de la mitad echa en falta tiempo de aprovechamiento personal (leer o estar sola), y una cuarta parte quisiera emplear más tiempo al cuidado de su casa (probablemente “abandonada” debido al empleo femenino y a la falta de asunción de responsabilidades domésticas por el resto del núcleo familiar). En cuanto a las actividades a las que se quisiera dedicar menos tiempo, el 41% desea emplear menos tiempo en el empleo, lo que vuelve a plantear las tensiones a las que se ve sometido este grupo y la necesidad de una rearticulación de los tiempos sociales, sea por la vía de flexibilizar las horas de trabajo, cambiando la organización de los servicios o reestructurando el reparto del trabajo entre hombres y mujeres. - Por su parte, las mujeres “sin hijos” rechazan el trabajo en la casa (42%) y el estar solas. Son mujeres jóvenes que desean pasar más tiempo con sus amistades, cuidando de su cuerpo o viendo televisión, pero también formándose, leyendo o participando en actividades asociativas

..//..

134
Tabla 18 Expectativas sobre reorganización del tiempo según tipo de mujer (en %) Doble jornada Más Salir familia 72 Hijos Pareja Amigos Leer Soledad At. Casa 68 68 68 55 54 27 Menos Empleo 41 Ver TV 18 Ama de casa Más Empleo 52 Menos Asociati. 10 Formación 4 Hijos 4 Más Amigos 71 Sin hijos Menos Casa 42 Soledad 17

Formación 67 Cuerpo Leer Asociat. Ver TV. 60 57 46 15

11.5. Realización personal en la organización del tiempo. Balance de situaciones Haciendo una lectura de conjunto de los datos presentados hasta aquí, teniendo en cuenta tanto las situaciones de hecho como las opiniones y modelos de identificación ideales de las mujeres, podemos constatar: 1) existen diferentes tipos en función de los factores básicos que condicionan la organización del tiempo; 2) dentro de cada uno de ellos pueden identificarse situaciones diversas, en función del grado de satisfacción (o adecuación) o insatisfacción (inadecuación) con respecto a la situación que se vive. Tenemos, pues, diferentes grupos de mujeres en función de la relación que se establece entre situación actual y expectativas respecto a su organización del tiempo. Dentro del tipo "ama de casa" (49% de las encuestadas), el bloque satisfecho está configurado por las mujeres que no desean trabajar fuera de casa, que consideran el trabajo extradoméstico "más bien una carga", opinan que el tiempo del que disponen para sus actividades es suficiente y se identifican como madres y esposas. Estas características remiten a las de la posición adscriptiva, identificada en la Segunda Parte; se trata de un segmento de mujeres que se encuentra adaptado al papel de mujer gestora de lo doméstico y, dentro del mismo, no manifiesta contradicciones respecto a su organización del tiempo. Por otro lado existe un grupo insatisfecho, compuesto por amas de casa que quieren un empleo, que se identifican como "persona" antes que como madre o esposa, y que reclaman tiempo para dedicarlo a actividades de formación, sociales o sencillamente para poder disponer de él libremente. Dentro de este subsector se distingue el grupo que no trabaja fuera de casa por la falta de oportunidades de empleo, del que no lo hace debido al condicionamiento que le imponen sus "responsabilidades familiares". En conjunto, el bloque de las "amas de casa insatisfechas" muestra un alejamiento respecto a las pautas tradicionales, en tanto que reivindica una inserción en el plano

en una situación bastante diferenciada. ------- . en cada caso. se trata de las que tiene empleo. por otro. ya sea para sí mismas o para actividades de formación. la articulación entre necesidades sentidas y respuestas para hacerles frente ha de tomar en consideración tanto la diversidad de motivaciones e intereses de las mujeres. marcada por la falta de tiempo. las condiciones de viabilidad de cada modelo son diversas: para unas disponibilidad de empleos. En todo caso. de tales expectativas. las que trabajan fuera de casa por imperiosa necesidad y en empleos precarios. Por tanto. por tanto.. las que quieren conservar su empleo (o mejorarlo) pero se encuentran en una situación de agobio. puesto que su tiempo de trabajo doméstico es sensiblemente menor que el de los dos tipos anteriores. Como puede comprobarse. Pero también existe un grupo insatisfecho. y reivindican una redistribución de las tareas domésticas entre los miembros de la unidad familiar. etc. Este sector manifiesta una inadecuación entre organización del tiempo y expectativas.135 extradoméstico (sea en lo laboral o en actividades formativas. En consecuencia. no sufren agobios o problemas de salud debido a un ritmo de vida. un grupo más numeroso se muestra insatisfecho. en el que podemos distinguir dos subsectores: por un lado. se trata de mujeres cuya organización del tiempo no responde a sus expectativas. llevan un ritmo de vida acelerado. opinan que el tiempo del que disponen es insuficiente y experimentan repercusiones negativas sobre su salud. en cada caso. esta mayor disponibilidad no supone que en conjunto se encuentren en una situación de mejor adecuación a sus expectativas de estructuración del tiempo. El tipo "sin hijos" (23% de la muestra) se encuentra. Sin embargo. asociativas o de otro tipo). sea por impedimentos socioeconómicos (falta de empleos) o sociofamiliares (falta de distribución de las responsabilidades domésticas). basada más en la dinámica del mundo laboral-profesional (competitividad) que en los condicionamientos de la esfera doméstica. de dos tipos de insatisfacción diferenciados: el primero apunta a una "vuelta al hogar" mientras el otro plantea claramente la problemática de la mujer que ha abandonado la reclusión doméstica pero no la responsabilidad principal sobre ese ámbito. para otras reparto de las actividades domésticas. Aunque existe un importante núcleo satisfecho. para otras más ingresos familiares con el fin de no trabajar fuera de casa. en general. formado por las jóvenes solteras que afirman que disponen de tiempo de sobra (sea para actividades domésticas o laborales). la inadecuación entre expectativas y organización efectiva del tiempo responde. Se trata. como las condiciones materiales y sociales de realización. no puede pensarse en respuestas uniformes que den satisfacción a las expectativas del conjunto de las mujeres. Entre las mujeres del tipo "doble jornada" (28% de las encuestadas) el sector satisfecho está constituído por las que se muestran conformes con sus condiciones de trabajo. consideran que disponen del tiempo suficiente para desarrollar todas sus actividades y. a motivos diferentes. distanciamiento que es sólo parcial en una parte del colectivo. precisamente la que se siente ante todo "madre y esposa". se identifican como "madres y esposas" que perciben la doble jornada como una carga y que estaríann dispuestas a reducir las horas dedicadas al empleo para volcarse en las tareas domésticas. por tanto.

136

12. RECURSOS Y MEDIDAS PARA MEJORAR LA ORGANIZACION DEL TIEMPO Hasta aquí hemos visto las demandas de las mujeres referidas a la organización de su tiempo. En este capítulo nos detendremos en la visión que este colectivo tiene respecto a la oferta de servicios, que condiciona aquella organización. Se trata de conocer qué parte de esta oferta tiene más incidencia en la distribuición del tiempo, qué grado de adecuación existe respecto a las expectativas de la población femenina, así como los modelos de organización y las propuestas de reestructuración que encuentran mayor consenso entre las mujeres. 12.1. Existencia y necesidad de servicios Antes de valorar la adecuación de los servicios a las necesidades de organización del tiempo de las mujeres conviene saber en qué medida éstos existen en su entorno inmediato o, lo que en la práctica es equivalente, si su existencia es conocida por las entrevistadas. En la Tabla 19 puede verse que los servicios cuya existencia es más habitual (por encima del 80%) corresponden a tres actividades institucionales relacionadas con la infancia (guarderías, comedores escolares y actividades extraescolares) y a otras tres más vinculadas a la iniciativa empresarial privada (servicios de cuidados personales, de cuidados corporales y restaurantes económicos). Algo menos frecuente es la existencia de transporte escolar y servicios de atención ocasional a niños en edad preescolar, de los que carece alrededor del 25% de las encuestadas. Exceptuando los servicios de lavandería (que no existen en el 51% de los casos), en el entorno del 35% de las mujeres no existe el resto de servicios mencionados (formación ocupacional, ofertas de promoción para la mujer, cuidado de ancianos, ayuda a domicilio y servicio de comidas a domicilio). Pero las cifras anteriores indican poco respecto a la utilidad de los servicios. La comparación de las dos primeras columnas de la Tabla 19 (existencia y necesidad de un servicio) puede indicarnos en qué medida las necesidades están cubiertas en principio (cuando el valor de la primera columna supera a la segunda). Este parece ser el caso de los servicios institucionales para la infancia (guarderías, comedor y transporte escolar, actividades extraescolares) y los de iniciativa empresaral privada (lavandería, cuidados corporales y personales, restaurantes económicos y comidas a domicilio). Los déficit se sitúan claramente en ciertas áreas en las que las administraciones públicas reclaman un papel central, sea como agentes directos o como principales reguladores de la actividad: formación ocupacional y ofertas de promoción para la mujer, servicios de cuidados de ancianos, ayuda a domicilio y cuidados ocasionales de niños en edad preescolar. En cuanto al grado de necesidad de los servicios, los más valorados son los relacionados con la atención a la infancia fuera del ámbito de la enseñanza primaria (guarderías, cuidados a niños pequeños y actividades extraescolares) y los que tienen que ver con la actividad extrafamiliar de la mujer (ofertas de promoción y formación ocupacional); es decir, por un lado los que proporcionan un apoyo a la “función madre”, permitiéndoles que liberen parte de su tiempo para otras actividades, por otro, servicios que potencian a las mujeres para desenvolverse en la vida extradoméstica. Les siguen otros relacionados con la atención a los niños (transporte y comedor escolar) y a otros miembros de la familia (ayuda a domicilio, cuidado de ancianos).

137
Obviamente la importancia de cada servicio varía en función de la tipología de mujer que consideremos: Tabla 19 Existencia, necesidad y titularidad ideal de ciertos servicios Existe Actividades extraescolares Atención a niños pequeños Guarderías Transporte escolar Comedor escolar Formación ocupacional Ofertas de promoción Ayuda a domicilio Comidas a domicilio Lavandería Cuidado de ancianos Restaurantes económicos Serv. cuidados corporales Serv. cuidados personales 86,7 72,9 89,0 78,5 86,7 68,5 67,1 64,7 63,3 49,0 63,7 80,2 81,2 91,1 Es muy necesario 76,1 74,3 75,7 65,1 69,5 73,1 75,8 67,2 34,3 33,7 69,8 50,3 57,3 62,2 Titularidad Pública 83,1 76,2 80,8 75,8 77,6 73,1 71,9 62,8 23,8 24,6 74,2 23,8 31,1 29,7 Titularidad Privada 6,4 12,3 8,2 9,1 10,5 7,5 9,1 13,2 52,1 51,2 11,9 53,7 47,0 47,3

- Las “amas de casa” y las que tienen “doble jornada” comparten, en tanto que ambas son madres, una valoración más alta de la necesidad de ciertos servicios para la infancia: guarderías, atención ocasional a niños pequeños y actividades extraescolares (alrededor del 80%), además de otros que tienen que ver con el papel de “cuidadoras” de otros familiares: servicio de ayuda a domicilio (60%) y, sobre todo, de cuidado de ancianos(158), aunque esta última función es más reclamada por las “amas de casa” (72%). - En cambio, la necesidad de otros servicios está en función del papel de la mujer como trabajadora; la mayoría del tipo con “doble jornada” otorga una alta valoración a los

158 ) Como se apuntó en el capítulo 7, la función de cuidar a los miembros enfermos o ancianos corresponde, en las prácticas de la sociedad española actual, a la figura de la mujer-madre. Ver nota 112.

138
servicios de formación ocupacional (74%), lo que muestra la necesidad de reciclaje en el mundo laboral, y a los comedores (76%) y transporte escolar (70%), servicios que hacen compatible el rol de madre con el de trabajadora a jornada completa. - A su vez, las mujeres sin hijos, entre las que predominan las jóvenes urbanas con mayor nivel de estudios, valoran especialmente las ofertas de promoción de la mujer (81%), indicador de expectativas centradas en la esfera pública, y, en menor medida, los servicios de comidas a domicilio (39%), que remite a un ritmo de vida vertiginoso, en el que es necesario reducir al mínimo el tiempo dedicado a labores domésticas para potenciar las de tipo profesional, dentro de una cultura de creciente mercantilización de servicios.

12.2. Estructura de los servicios y efectos en la organización del tiempo de las mujeres Sabemos, pues, qué servicios son más valorados por los distintos tipos de mujeres; contamos también con un primer indicador que señala el grado de cobertura de las necesidades tomando en cuenta la existencia de dichos servicios. Sin embargo, esta es una aproximación poco matizada que desconoce los problemas generados por la homogeneización social de horarios (cuando coincide el laboral con el de los servicios) y la superación de un estricto esquema de separación de papeles en función del género, cuando la mujer se incorpora de forma habitual a la esfera pública (actividades laborales, de formación o de otro tipo). Para subsanar en parte esta laguna, en la encuesta se preguntó a las mujeres en qué medida los horarios y la ubicación física de los distintos servicios respecto al domicilio dificultan una mejor organización de su tiempo. La Tabla 20 recoge los porcentajes de personas que se manifestaron “muy afectadas” por estas cuestiones; descartando a las que respondieron “poco” o “nada” podemos centrarnos en el análisis del colectivo que expresa una dificultad manifiesta, una contradicción entre ciertos aspectos de la oferta de servicios y sus necesidades de organización del tiempo. En cuanto a los horarios las que se consideran muy afectadas oscilan entre el 10% (caso de los servicios de ayuda a domicilio) y el 39% (administraciones públicas); respecto a la ubicación las cifras son algo mayores, y se sitúan entre el 15% (servicios bancarios) y el 42% (administraciones públicas). Por tanto, una primera lectura de estos resultados indica que la mayor parte de las mujeres opina que están poco o nada afectadas por los horarios y ubicación actuales de los once tipos de servicios mencionados. Esta circunstancia puede tener una doble explicación: o bien existe una oferta suficiente y adecuada a las necesidades de la mayoría de la población femenina; o que el grado de consciencia respecto a las dificultades, debido a la inexistencia de un cuestionamiento social de la actual organización de los tiempos y los servicios, sea insuficiente para ofrecer otra respuesta al cuestionario. Esta hipótesis encuentra asidero en algunas de las manifestaciones recogidas en la Segunda Parte; por ejemplo cuando se constata que, a pesar de expresar una insatisfacción importante respecto a la estructuración de su tiempo (basado en la división del trabajo entre géneros), las mujeres parecen limitar la cuestión al ámbito privado-familiar sin darle el alcance de una cuestión de interés público o social, sea por escepticismo ante posibles intervenciones institucionales o por desvalorización del propio rol doméstico.

6 22.2 23.139 Tabla 20 Servicios cuyos horarios y ubicación dificultan una mejor organización del tiempo SERVICIO Guarderías Colegios Actividades extraescolares Servicios sanitarios Servicios de formación Bancos. En todos los casos el grupo de “amas de casa” es el que se manifiesta como menos perjudicado por los horarios y la ubicación de los servicios.2 14. las de ingresos medio-altos mencionan más frecuentemente los de las administraciones públicas y los servicios culturales y de ocio. por este orden.2 19. la formación de adultos y las adminsitraciones públicas. que requiere reducir al mínimo los tiempos de desplazamiento (en este sentimiento de vorágine toda oferta parece escasa y poco accesible). culturales y de ocio y la ayuda a domicilio. En los pueblos y ciudades pequeñas las quejas se dirigen hacia los servicios bancarios. lo que ofrece mayores oportunidades de intervención para la acción gubernamental. lo que .6 18.9 39.9 22. los de las administraciones públicas.9 41.3 17. Algunos grupos de mujeres se manifiestan más afectadas respecto a estas cifras medias. las de ingresos familiares bajos se ven más afectadas por los horarios de guarderías y servicios de formación de adultos. de jóvenes urbanas con estudios medios o superiores) o una mayor exigencia derivada de un ritmo de vida más intenso. las quejas más frecuentes se dirigen a las administraciones públicas.6 16. los servicios de cultura y ocio y los colegios.9 26.7 Los resultados generales muestran que los horarios que más dificultades causan a las mujeres son. el comercio en general (posiblemente se trata de una referencia a los grandes hipermercados). cajas.5 10.0 Ubicación 16. en las grandes ciudades se mencionan los destinados a la infancia. las tiendas de alimentación y los colegios.6 19. En todos los casos. Comercio de comestibles Resto comercio Administraciones Públicas Servicios de cultura y ocio Ayuda a domicilio Horarios 15.3 16. tres de los cuatro mencionados son servicios públicos.7 25.7 17. los servicios sanitarios.9 18. edad comprendida entre 25 y 44 años y residen en grandes ciudades. Destacan las que tiene empleo extradoméstico. esta circunstancia puede explicarse por un espíritu menos conformista (recordemos que se trata. etc. comerciales. en cambio.1 20. hecho que en principio llama la atención pues se incluyen aquí servicios destinados a la infancia. el grupo más crítico con la ubicación de servicios es el de las mujeres “sin hijos”. En cuanto a la ubicación respecto al domicilio.7 19. por lo general.9 24.

que consideraba un desmedro recurrir a los servicios públicos.3. Esta segunda opción aparecía en la segunda parte de este libro como una postura de la posición individualistacompetitiva.140 apunta a un mejor ajuste entre dicha oferta y la disponibilidad de tiempo de este grupo. ) Las mayores adhesiones proceden de las mujeres rurales.es compartida con más fuerza por las mujeres sin hijos. por otra. estado para necesitados” (31%). son mayores de 35 años. lo privado. no es lo mismo un servicio regido por la ley del beneficio mercantil que otro sin fines de lucro. parece que las dos opciones consideradas. 159 . que tienen bajo nivel de estudios y de ingresos familiares. tengan o no trabajo fuera de casa. que reúnen al 83% de las mujeres. lo social La oferta de servicios que venimos mencionando está condicionada por las estrategias de sus proveedores. y tienen bajo nivel de estudios. Como muestra la Tabla 21 es el grupo de “amas de casa” el que más se inclina por esta opción. dejar que sea el mercado quien equilibre la demanda y la oferta de esos servicios. Por tanto. ni uno gestionado por grandes instituciones que otro que está en manos de los propios beneficiarios. En cuanto al modelo de gestión se preguntó cuál sería la mejor forma de cubrir los servicios mencionados y se ofrecieron cuatro alternativas: la ayuda mutua entre familiares. Por último. seguida por la combinación “mercado para ricos. Parece obvio que la titularidad y gestión de los mismos tiene incidencia sobre tales estrategias: por ejemplo. esta opción asimilable a la posición del individualismo competitivo caracterizada en capítulos anteriores. De esto puede deducirse que se trata de mujeres “pobres” que quieren reservarse los recursos estatales. amigos y vecinos. el 8% se inclina por que sea el mecanismo mercantil el que genere y regule la oferta de servicios. Muy por detrás aparece la opción de basar la estructura de los servicios en la ayuda mutua o la cooperación a partir de iniciativas sociales: un 9% se inclina por esta posibilidad. por contraposición. Titularidad ideal de los servicios: lo público. la titularidad (pública o privada) que se considera adecuada para cada caso. 12. en cambio. el grupo menos proclive a esta opción es el de “amas de casa” (apenas un 4%). para sí. con estudios superiores. es posible que un modelo de gestión que es bueno para unos no lo sea para otros. manifiestan una preferencia por la garantía pública de estos servicios. de las mayores de 25 años. con empleo o experiencia laboral e ingresos familiares medio-altos. percibidos como escasos. En la encuesta realizada se introdujeron preguntas que remiten a estas dos cuestiones: por una parte. La alternativa que recibe más adhesiones es la de la organización pública de los servicios (51%159). el modelo idóneo de organización general de los servicios. e ingresos familiares altos. precisamente el que se encuentra en situación de mayor dependencia. Entre estas destacan las que viven en ciudades con más de 100. en particular las mujeres que viven en ciudades pequeñas. además. la existencia de servicios públicos al alcance de toda la población. o bien a un mayor conformismo que tiende a aceptar “las cosas como son”. que es la menos adoptada por el grupo “sin hijos” y recibe más adhesiones de la madres. dejando que los sectores solventes solucionen sus necesidades en el mercado. aquí surge como una posición defensiva de los sectores sociales más débiles. menores de 25 años. combinar el mercado para las familias pudientes y las prestaciones públicas para las más necesitadas.000 habitantes. con empleo extradoméstico.

ofertas de promoción para mujeres. la preferencia por la titularidad pública de los servicios puede explicarse también por un posicionamiento ideológico. también deberían ser de titularidad pública.2 7. una aproximación al modelo general de estructuración de los servicios preferido por los distintos grupos de mujeres. las lavanderías y servicios de comida a domicilio (necesidades del grupo con empleo y ritmo de vida acelerado.1 Ama de casa 50. alrededor de un 25% de las encuestadas piensa que estos. .0 27.Entre quienes defienden la titularidad pública. Aún así.8 34. para cada uno de los mencionados. que busca amparo bajo la tutela de instituciones públicas. En cambio se prefiere la titularidad privada para los restaurantes económicos. cuidado de ancianos. y ayuda a domicilio (entre el 70 y el 83% de las encuestadas). lo que demuestra una situación de inseguridad y dependencia entre un sector muy significativo de la población femenina(160).1 31. .8 10. guarderías. que no puede resolver estas necesidades en el mercado).0 26. pues.7 Doble jornada 52.7 5. Un análisis más pormenorizado nos permite conocer qué tipos de mujeres se inclinan de forma especial por una u otra opción en cada uno de los servicios: . las madres (“amas de casa” y “doble jornada”) insisten particularmente en las actividades extraescolares y el cuidado de niños pequeños. Esto nos lleva a considerar que estamos en primer lugar ante una cuestión de necesidad. el grupo de las “sin hijos” piensa que el estado debe encargarse especialmente de la formación ocupacional. comidas a domicilio. En todos los 160 ) Obviamente.5 Tenemos. que tradicionalmente son de propiedad privada. En línea con lo que acabamos de exponer se constata (ver las dos columnas de la derecha en la Tabla 19) una gran expectativa respecto a los servicios públicos en los siguientes apartados (por orden decreciente): actividades extraescolares. las ofertas de promoción de la mujer (se trata del sector de mujeres jóvenes con más dificultades para acceder a un empleo).2 4.7 10. los comedores y el transporte escolar. formación ocupacional. si se cree más conveniente que sean públicos (subvencionados o gratuitos) o privados (de pago). pero las madres trabajadoras (“doble jornada”) incluyen además las guarderías.2 Sin hijos 55.0 9. ámbito en el que se concentra la mayor cantidad y diversidad de servicios privados. transporte escolar. cuidado de niños pequeños. pero los datos de nuestra investigación señalan que son precisamente las capas más precarizadas e indefensas las que adhieren a esta opción. en menor medida. lavanderías. Interesa ahora conocer con más detalle. comedor escolar. la ayuda a domicilio y. mientras las “amas de casa” insisten en los servicios de cuidado de ancianos.141 Tabla 21 Modelo ideal de gestión de los servicios Modelo Servicios públicos Mercado ricos/ Estado pobres Ayuda mutua Mercado Todas 52.En cuanto a las más inclinadas por la titularidad privada existe una característica común a todos los servicios: quienes la reclaman residen en grandes ciudades.8 12. que ante una libre elección. servicios de cuidados personales y corporales. Por su parte.1 10.

Dado que la intencionalidad de la investigación no es meramente analítica sino que busca ofrecer información que oriente las estrategias de intervención públicas. las políticas dominantes en el entorno europeo apuntan hacia una participación decreciente del estado y a una reducción de los servicios garantizados. más precisamente. Por ello hemos pedido a las entrevistadas que manifestaran su acuerdo o desacuerdo con una serie de medidas que tienden a ese fin. inferiores al 20%. excepto en el de las comidas a domicilio. Las mujeres sin hijos son las más abiertas a conceder a empresas la gestión de los servicios referidos a la infancia (guarderías.142 casos se trata de porcentajes minoritarios. actividades extraescolares y cuidado de niños pequeños). . Propuestas para mejorar la organización del tiempo y sujeto de los cambios A lo largo de la investigación hemos ido recogiendo elementos que apuntan a un diagnóstico de situación o. es de particular importancia conocer de qué forma puede procederse a una reorganización del tiempo social contando con el mayor consenso de la población. . en particular la femenina. circunstancia que puede poner en crisis las estrategias de vida de las mujeres y generar eventuales conflictos. y presta una atención minoritaria a la posibilidad “liberal competitiva” (mecanismos de mercado) o a la “autoorganización social” (ayuda mutua). sea en el ámbito familiar o en la esfera pública. a varios diagnósticos producidos por distintos sectores de la población. de formación ocupacional y de ayuda a domicilio.. 4. comedores. en el que coincide el 54% de las mujeres con “doble jornada”. las “amas de casa” son las que mejor ven la gestión privada de las actividades de promoción. transporte.. se constata que el grueso de la población femenina centra sus expectativas de gestión de los servicios básicos en la actividad estatal. Por tanto. Sin embargo./.

apuntan a una circulación más fluída dentro de la organización social existente.0 27.6 17.3 31.6 61.8 29.5 8. A mucha distancia se sitúa la necesidad de adecuar los horarios de trabajo a las necesidades domésticas (48%).4 5.6 29.5 35.5 45. residentes en ciudades medianas o grandes y con estudios medios o superiores..1 17. 161 ) Por tanto. trabajadora.3 39.7 Los resultados de la Tabla 22 muestran mayor aceptación de las medidas que suponen un incremento de la movilidad: alrededor del 85% está de acuerdo en mejorar los medios de transporte y la ubicación de los servicios. Las mujeres más partidarias de estas medidas son las “sin hijos” (el 90%). más que la jornada de trabajo parcial (que implica reducción de ingresos) parece optarse por la “jornada flexible” a tiempo completo. Las más favorables a esta medida son las mujeres con “doble jornada” (el 59%). casadas o solteras. las mayores de 45 años ponen énfasis en el transporte y las que tienen entre 25 y 34 años en la ubicación (posiblemente las primeras utilizan menos el vehículo privado que las segundas).9 65. .8 59. pues pretende una flexibilidad de horarios que le permita cumplir con las diversas obligaciones.6 87. En la misma línea de flexibilidad se inscribe la propuesta de modificar los horarios de los servicios importantes (40%). este grupo parece asumir la inevitabilidad de la “doble jornada” femenina dentro del marco de organización social existente..3 32.6 Nada 44. casadas o separadas con hijos menores de diez años(161). cuestión que concita mayor adhesión entre las “sin hijos” urbanas.0 48. es decir.5 3.143 Tabla 22 Grado de acuerdo con las siguientes propuestas para mejorar la organización del tiempo Propuesta Reducir mis horas de trabajo fuera de casa Comer normalmente fuera de casa Emplear a alguien para las tareas domésticas Pagar para que cuiden a los niños en horario extraescolar Adecuar los horarios de trabajo a las necesidades domésticas Que el marido trabaje menos fuera y colabore más en casa Tener sólo un hijo (o ninguno) Modificar horarios de servicios Más y mejor ayuda mutua Transporte ágil y accesible para llegar a los servicios Que los servicios importantes estén más cerca del domicilio Mucho 25. ciudadana.5 84. urbanas.) y/o permitir un mejor ajuste a un ritmo de vida crecientemente acelerado.5 46. con empleo e ingresos familiares medio-bajos. reduciendo los tiempos muertos con el fin de compatibilizar las exigencias de distintos roles (madre.

menos del 10% cree que si los miembros de la familia comen habitualmente fuera de casa. que quiere apoyarse en la colaboración de su pareja para volver a conseguir empleo. En cambio. . Esta propuesta es más compartida por las mujeres sin hijos. sin estudios ni experiencia laboral. sea desde una perspectiva estrictamente individual (opción que escoge el 40% de las “amas de casa” y el 44% de las “sin hijos”) o implicando al grupo familiar (preferida por el 36% del tipo “doble jornada” y una cifra similar de “amas de casa”. ocurrirán como consecuencia de intervenciones públicas planificadas o a partir de la autoorganización social? Casi un 60% cree que se trata de cuestiones que han de resolverse en el propio ámbito doméstico. 162 ) Este es un porcentaje bastante elevado. amigos y vecinos. en particular las que residen en grandes ciudades. jóvenes urbanas separadas. Este perfil puede apuntar la existencia de una “nueva mentalidad” entre el sector de mujeres jóvenes paradas. con experiencia laboral. por otro. éstas reciben desigual grado de adhesión. se trata del sector que tiene peores empleos. Las más partidarias son las jóvenes sin hijos con trabajo extradoméstico. en todo caso. viudas con hijos en casa. En sentido contrario. algo más de la mitad de este grupo (17%) considera que el no tener hijos o tener sólo uno es una buena medida para facilitar una mejor organización del tiempo de las mujeres. que reclaman -y quizás consiguen. Obviamente. Esta es una posibilidad que encuentra apoyo en dos tipos de mujeres: por un lado personas mayores. en particular las que tienen dos o más hijos. deben llevarse a partir de esfuerzos personales y del grupo familiar. Conocido el apoyo que reciben las distintas medidas subsiste aún una cuestión esencial. dado que sólo el 37% de las mujeres tiene hijos menores de diez años (lo que significa que casi la mitad considera positivo el recurso al servicio de “canguros”). El último bloque incluye medidas que implican un mayor gasto. residentes en pueblos. no económica. sea para las labores del hogar en general (30%) o para el cuidado de los niños (17%162).5%) aparece una medida que implica solidaridad y apoyo en las redes de socialidad como estrategia para mejorar la organización del tiempo de las mujeres: una más y mejor ayuda mutua entre familiares. por eso vería con agrado que el cónyuge trabajase menos horas fuera de casa y asumiese más tareas domésticas. Queda la duda de si esta perspectiva se mantendrá cuando nazca algún hijo. pues. especialmente las menores de 35 años con experiencia laboral pero sin empleo.el apoyo de su círculo social más próximo. de “vuelta al hogar” se mueve el grupo que está dispuesto a reducir sus horas de trabajo extradoméstico (26%). de 35 a 44 años y residen en capitales de provincia). con empleo. Otro tercio de las entrevistadas (32%) está de acuerdo en que hay que reestructurar la distribución de tiempos en la familia. mejoraría sensiblemente su organización del tiempo. Hay mayor consenso acerca de la importancia de contratar servicio doméstico. nivel de estudios e ingresos medios. para el que el ámbito doméstico constituye una opción ventajosa por comparación con su actual doble jornada. las más partidarias de estas medidas son las mujeres con “doble jornada” que tienen hijos pequeños. ¿Quién o quiénes tendrían que ser los impulsores de tales transformaciones en la disposición del tiempo social? ¿Se trata de modificaciones irrealizables. serán el resultado de la “modernización” que impulsa el crecimiento mercantil.144 Sólo a continuación (35. Se trata. de dos colectivos en situación de precariedad personal.

obtiene escasas adhesiones. Otro 7% piensa también en transformaciones de alcance social. en .145 Gráfico 7 SUJETO DE LOS CAMBIOS EN LA ORGANIZACION DEL TIEMPO El cambio como proyecto social. más allá del ámbito doméstico. pero basadas en la iniciativa civil organizada. Quienes creen que la clave ha de estar en la intervención de organismos públicos son el 16% mujeres. sin hijos. con empleo residentes tanto en grandes ciudades como en pueblos. las que consideran más verosímil esta opción son las menores de 25 años.

Finalmente. las más escépticas son las madres que trabajan fuera de casa. Sumando estas dos opciones nos encontramos con que algo menos del 25% se inclina por la puesta en marcha de un proceso de transformación social. empleo o experiencia laboral. e ingresos familiares altos. --------- . con hijos.146 este caso destacan las del tipo “doble jornada”. Un núcleo más reducido (13%) piensa que la propia dinámica de las fuerzas del mercado originará las transformaciones necesarias en la oferta de servicios. una minoría (5%) no cree que sea posible realizar los cambios necesarios. basado en la decisión de actores organizados. esta visión tiene más fuerza entre mujeres jóvenes (25 a 34 años).

diversos sistemas de valores. en definitiva. Si esto lo contemplamos desde la óptica de grupos sociales concretos (por ejemplo. En segundo lugar. En tercer lugar. Entre ambos planos existe una relación de interdependencia que no se puede obviar: los contextos y la posición ocupada en la estructura social influyen en los comportamientos y discursos de los individuos. porque tanto las cuestiones de género como las relativas a la organización del tiempo se inscriben en una problemática más general. con vivencias y problemáticas específicas. evaluado y proyectado hacia el futuro dependiendo de su posición ideológica. regulación política y jurídica de la vida social. porque la situación específica de las mujeres no se puede entender sin considerar a la vez los usos del tiempo de los varones. En coherencia con este planteamiento.Ofrecemos. entre otras cosas. etc. lo que implica. observaremos que sus estilos de vida -plurales. medios de comunicación y publicidad de masas. una exposición resumida de los estilos de vida más frecuentes por tramos de edad. El abordaje del tema nos ha obligado a un amplio rodeo por dos motivos: en primer lugar. Cada posición representa una forma de entender y organizar el tiempo social.y que ello es percibido. entre las que destacan la edad. despliegan múltiples estrategias de inserción o impugnación de aquellos contextos dando lugar eventualmente a la transformación de los mismos. primero. directamente relacionada con los procesos institucionales e ideológicos que están teniendo lugar en la sociedad española. distinguiendo los principales problemas que surgen en cada caso y las soluciones que se adoptan. diferentes modelos de sociedad.responden en mayor o menor medida a sus expectativas de autorrealización -también plurales. A continuación resumimos las principales conclusiones del trabajo.147 13. en segundo lugar. En cuanto a la posición ideológica y las expectativas de resolución de los problemas planteados por el uso del tiempo. el género y el estatus socio-económico. instituciones de convivencia y socialización. El análisis empírico que hemos desarrollado llega a la conclusión de que existen hábitos diferenciados de adjudicación del tiempo social que configuran diversos estilos de vida en la población adulta española. el cumplimiento de las expectativas y el consiguiente sentimiento de realización personal varían dependiendo de múltiples circunstancias.) que constituyen la coyuntura histórica concreta en la que se desenvuelven asuntos como los tratados en este libro. y. nuestro diseño teórico y metodológico ha tenido un objetivo preciso: establecer la conexión existente entre las posiciones que adoptan los agentes sociales (prácticas y discursos) para organizarse en el espacio/tiempo de la vida cotidiana y los marcos institucionales e ideológicos en que están insertos. BALANCE Y PROPUESTAS En este estudio hemos de averiguar si las transformaciones que las mujeres españolas están experimentando en el uso del tiempo repercuten de forma positiva o negativa en su calidad de vida. hacemos una valoración global sobre los usos del tiempo en la coyuntura actual de la sociedad española. a su vez. destacamos la diversidad de condiciones de vida y de . a fin de poder mejorar los términos de la relación. Al interior de cada posición. mediante encuestas y grupos de discusión). Estos últimos configuran un espacio relativamente consolidado de formas de socialidad (estructuras económicas. y éstos. hemos construido un esquema teórico de cuatro tipos o discursos ideales (Cuadro 4) que permite explicar en un contexto significativo las modulaciones discursivas detectadas (normalmente intermedias o ambivalentes entre los discursos ideales). formas de percibir la propia subjetividad y adjudicarse roles en la convivencia cotidiana y.

recogemos algunas propuestas concretas que se derivan del conjunto de la investigación. FP II. donde se sitúa uno de cada tres jóvenes. Necesidades no cubiertas y respuestas que se adoptan. De ellos. o una carrera universitaria. En el caso de las mujeres jóvenes. que hemos expuesto en la Tercera Parte. los requerimientos de cualificación profesional de un mercado de trabajo cada vez más competitivo han incrementado en las últimas décadas el número de estudiantes cuyo uso del tiempo se orienta principalmente a la consecución de un título académico que acredite su futura inserción laboral.1. Si relacionamos los estilos de vida de los españoles (tema tratado en la Primera Parte) con sus posiciones discursivas habituales (Segunda Parte). en la mayoría de los casos debido a un fracaso previo de sus aspiraciones académicas(163).148 respuestas por parte del colectivo femenino. sólo un sector minoritario. ha conseguido un empleo estable. mayor reclusión en el trabajo doméstico como principal horizonte personal (el 11% de las jóvenes se identifican a sí mismas como "amas de casa"). La insatisfacción es más frecuente en los dos tercios de jóvenes que ya no estudian. la economía sumergida y el trabajo doméstico. contratación temporal y economía sumergida más frecuentes y. Aunque la vida escolar no está exenta de tensiones y a veces exige un gran esfuerzo y capacidad de renuncia a los tiempos de consumo y ocio. nos permiten puntualizar la problemática específica de las mujeres y su relación con la oferta de servicios y de respuestas institucionales hoy existente. las mujeres están mucho más representadas que los varones: tasa de paro (12 puntos más). FP I. En ambos casos se produce un sentimiento de autoinculpación (por no haber cumplido las normas y/o no esforzarse lo suficiente) y las respuestas oscilan entre la demanda de vías institucionales para una mejor inserción social (posición integrada) y la búsqueda -a veces desesperada. mientras la mayoría se sitúa en el paro. Por último. algún Módulo o Ciclo Formativo de grado medio o superior. 163 . Si a estos datos añadimos que entre las ocupadas ) El 60% de quienes han abandonado el sistema escolar entre los 16 y los 29 años no ha logrado rematar un nivel de estudios considerado terminal. En la edad juvenil (16-29 años) la actividad más peculiar es el estudio. la contratación temporal. En cuanto a los cuatro segmentos que suponían un fracaso en relación a las expectativas habituales. 13.de soluciones individuales en el marco de la competencia (posición competitiva). En estos cuatro segmentos se ubica algo más de la mitad de los jóvenes españoles. Los resultados de la encuesta a una muestra de mujeres. las diferencias con los varones de su misma edad comienzan a ser considerables: éstos tienen mayor acceso al trabajo remunerado (12 puntos más en porcentaje) mientras aquellas se mantienen estudiando en mayor proporción (5 puntos más). la expectativa de una integración social satisfactoria en el futuro compensa al menos en parte de esas limitaciones. Diversidad de estilos de vida. es posible obtener una explicación bastante precisa tanto de las necesidades que experimentan en relación al uso del tiempo como de las vías que escogen para darles respuesta. disponiendo de una organización del tiempo cuyo eje principal de realización representa un fracaso con respecto a las aspiraciones promovidas por los discursos sociales dominantes (posiciones integrada y competitiva de nuestro esquema). ya sea BUP. generalmente de hábitat urbano y estatus familiar acomodado. especialmente.

que son algunas de las vías adoptadas para "modernizar" y hacer más competitivo el capitalismo español). así como una menor regulación de la vida social por parte del Estado. Las personas ubicadas en el mercado primario tienen a su favor la imagen del éxito social y disponen de recursos monetarios suficientes para satisfacer en mayor o menor grado sus expectativas de uso del tiempo en el ámbito mercantil. sobre todo si se trata de viejas clases 164 )Aunque en términos cuantitativos este sector es muy pequeño (1. prevalece el tiempo de trabajo.8% de los ocupados). donde se concentra la mayor parte de la población adulta española. aunque no se rechazan de plano. A partir de estas características comunes. Los sectores sociales que se sitúan con más claridad en esta posición son las élites económicas y políticas del país(164) y las nuevas clases medias que han salido beneficidas del reciente proceso de fragmentación y polarización del mercado de trabajo. La posición de estos dos bloques en relación al uso del tiempo varía sensiblemente.149 ya se aprecia una discriminación de la categoría laboral en relación a los varones (aunque más débil que en tramos de edad superiores). los adultos españoles presentan una gran fragmentación de estilos de vida que dependen básicamente de dos variables: el estatus sociofamiliar y el género. En el intervalo de 30 a 64 años. Se defiende la liberalización de la economía y la flexibilidad del mercado de trabajo (incluyendo la libertad de horarios laborales y comerciales). La situación particular de estas élites tiende a ser interpretada en clave de progreso social desde las coordenadas ideológicas del neoliberalismo competitivo. su posición de poder en la estructura social les permite influir decisivamente en la configuración de las instituciones y en la modelación de los discursos mayoritarios. lo que incrementa el tiempo de trabajo doméstico. con empleo precario y categoría laboral baja o bien en situación de desempleo. No obstante. ya sea en su vertiente de actividad doméstica o extradoméstica. El énfasis se pone en la libertad y responsabilidad que tienen los individuos y las familias para organizar su vida. son frecuentemente tildadas de proteccionistas. prejubilación o incapacidad laboral permanente. tanto en sus prácticas como en sus discursos y estrategias. si bien a veces cuestionan el ritmo productivista y consumista de la vida cotidiana que se sobrepone a valores como la amistad o el disfrute del tiempo libre. Estas dos tendencias son compatibles con los modelos políticos defendidos por los discursos sociales dominantes (integrado y competitivo) pero. El 83% de las personas con esta edad convive en pareja y una parte considerable de ellas tiene que atender a hijos no emancipados o a ancianos que no se pueden valer por sí mismos. La situación laboral delimita condiciones de vida muy diversas que podemos agrupar en dos bloques de parecido tamaño: los ocupados en el mercado primario. no permiten una resolución de las causas estructurales que afectan a la mayoría de los jóvenes (como la expansión del desempleo y de los "contratos basura". impidiendo desarrollar otras facetas de la vida. al plantearse como respuestas individuales al problema de la discriminación. o en ambas a la vez (situaciones de doble jornada). . en perjuicio del ocio y las relaciones sociales. se llega a la conclusión de que las diferencias de género siguen marcando los usos del tiempo y las posibilidades de realización de los jóvenes españoles. cuyas funciones de protección social. con empleo estable y categoría laboral media y alta. confiando en la lógica del mercado como el medio más eficiente para asignar los recursos disponibles. conviene anotar el cambio histórico que supone el incremento del nivel de estudios de la población femenina así como su aspiración a acceder en pie de igualdad al mercado de trabajo extradoméstico. y los ocupados en el mercado secundario. A medida que se desciende de estatus laboral dentro del sector primario. convirtiéndose en el principal soporte del modelo de "modernización" económica y política hoy prevalente en España.

que desciende al 20% en el tramo de 50 a 65 años). al descanso y a las relaciones sociales. al menos. surgen ocasionalmente actitudes de crítica global al estilo de vida normalizado y el deseo de construir espacios alternativos donde las relaciones de reciprocidad y cooperación se antepongan a la lógica competitiva del mercado pero respetando la libertad y creatividad de los grupos sociales. el colectivo concreto en que uno está ubicado) como la mejor vía para resolver los problemas que se presentan en la organización de la vida cotidiana (posición adscriptiva-comunitarista). insuficientemente acompañada de una participación proporcional de los varones en las tareas del hogar. reconozca que su ritmo habitual de vida se desarrolla "con prisas" (83%). tienden a prevalecer la posición adscriptiva tradicional o el discurso defensor del Estado del bienestar (y solo excepcionalmente el discurso disidente). sobre todo en el intervalo de 30 a 49 años (41% en situación de "doble jornada".). Esto explicaría que la mayoría de las mujeres con doble jornada. si bien esto implica un reconocimiento y aceptación de las normas e instituciones vigentes (educativas. laborales. Las personas ubicadas en el mercado secundario encuentran mayores dificultades para organizar su vida cotidiana de forma satisfactoria: peores condiciones de trabajo. la otra variable que más influye en los estilos de vida de la población adulta es el género. Se produce así una transferencia de responsabilidad desde los individuos y las familias hacia las instituciones sociales y políticas que se atribuyen el gobierno de lo social y. Los varones están principalmente marcados por el trabajo extradoméstico mientras las mujeres experimentan un proceso de transición entre el trabajo doméstico y el extradoméstico. ingresos escasos e inseguros que impiden o recortan el acceso al consumo. . Junto al estatus socioeconómico. En estas circunstancias prevalece la defensa del Estado “protector”. En otros casos. La principal clave de articulación de lo social no es aquí la libertad y responsabilidad individual sino la correcta integración en las pautas de realización establecidas socialmente (con lo que ello implica de dependencia). según nuestra encuesta aplicada por nosotros. supone también una exigencia de que el Estado asegure la promoción social o. físicos o psíquicos. el pueblo o barrio.La gestión de la actividad doméstica condiciona las posibilidades de promoción de las mujeres en el mercado de trabajo extradoméstico y. según diversas encuestas). para su salud (63%). representa la principal novedad de las últimas décadas desde el punto de vista de los usos del tiempo en la población adulta española. al que se asigna un importante papel como regulador de los desequilibrios generados por la lógica mercantil. eventual sentimiento de fracaso a nivel personal en la medida que están por debajo de sus aspiraciones. la mayoría de sus empleos . etc. etc. que aparecen con más frecuencia en el medio rural y en algunas periferias urbanas. de hecho. Esta progresiva incorporación de las mujeres al mercado de trabajo remunerado. Por último.150 medias afectadas por situaciones de crisis. se reclama o se añora una revalorización y mayor protagonismo de las instancias próximas al individuo (la familia. lo que tiene por efecto que dediquen menos tiempo al ocio. sin disponer de tiempo "suficiente" para realizar sus aspiraciones (71%) y con efectos negativos. con algunos efectos discriminatorios para las mujeres (sobre todo si pertenecen a sectores sociales precarizados): La acumulación de trabajo doméstico y extradoméstico hace que las mujeres empleen en conjunto mucho más tiempo que los varones a trabajar (entre 3 y 4 horas más diarias. unos mínimos de bienestar para los sectores desfavorecidos o incapacitados para competir.

La posición competitiva. que deben cualificarse y aprender a competir sin esperar a que les resuelvan las cosas desde fuera. La posición adscriptiva. se deduce una prevalencia de la posición integrada. Estas problemáticas configuran estilos diferenciados de uso del tiempo entre los géneros y al interior del propio colectivo de mujeres. la política general de organización del tiempo debe buscar una mejor sincronización entre los horarios laborales y comerciales. empleada de hogar. frente a un modelo público de regulación política y gestión colectiva de los servicios. etc. . son justamente estas familias las que presentan más resistencias a un modelo de cooperación familiar por parte del marido y de los hijos. tratando de compatibilizar y hacer accesibles los diversos usos. esta presencia puede concretarse mediante un sistema de servicios públicos garantizados para toda la población o bien mediante un sistema mixto que combine "mercado para ricos y Estado para pobres". la eficiencia y la flexibilidad son algunos de los criterios que deben presidir la organización del tiempo social. apenas pueden desplazar una parte del exceso de trabajo doméstico al ámbito mercantil (servicios a domicilio. las propuestas que obtienen mayor aceptación (alrededor del 85%) son las referidas a un incremento de la movilidad y accesibilidad: mejorar los medios de transporte y aproximar los servicios a los ciudadanos. prefieren optar por la libre concurrencia de los agentes sociales confiando en que sea el mecanismo del mercado el que genere y regule los servicios necesarios (ofertas) para salir al paso de sus necesidades (demandas). más presente en el medio rural y entre las amas de casa con pocos estudios. por otra parte. pero.). dominante entre las mujeres urbanas con empleo cualificado y pocas cargas familiares. A partir de los grupos de discusión (Segunda Parte) y de la encuesta que hemos aplicado (Tercera Parte). su acceso al empleo responde mucho más a las necesidades económicas del grupo familiar que a un deseo de promoción profesional.) y permiten un mejor ajuste a un ritmo de vida cada vez más acelerado. al disponer de escasos ingresos familiares. Estas propuestas apuntan a una circulación más fluida dentro de la organización social existente. Las mujeres más partidarias de estas medidas son las jóvenes urbanas con estudios superiores. etc. Por otra parte. si bien con una notable presencia tanto de la posición competitiva como de la adscriptiva (y sólo síntomas ocasionales de la disidente). siendo la madre de familia la que tiene que cargar con la mayor parte del trabajo doméstico. La población femenina que se encuentra próxima a los ejes discursivos de la posición que hemos difinido como "integrada" reclama una presencia fuerte de las instituciones públicas con vistas a la resolución de los problemas planteados.151 son de categoría baja (además de tener tasas de paro. lo que implica una menor realización personal en el tiempo de trabajo. Por una parte. además. siendo esta última opción la más apoyada por los sectores sociales débiles que experimentan un proceso de precarización en la actual coyuntura económica. La racionalidad. insiste en la importancia de la familia y de los mecanismos locales de ayuda . que ellas perciben y abordan de diversas maneras dependiendo de su posición ideológica. así como mayor accesibilidad de los servicios.Las anteriores discriminaciones se acentúan en las mujeres de extracción social precaria y con baja cualificación laboral. trabajadora. contratación temporal y economía sumergida muy superiores a los varones). insiste en el protagonismo de las propias mujeres. reduciendo los tiempos muertos para compatibilizar las exigencias de los distintos roles (madre. Según nuestra encuesta.

la posición disidente pone en primer plano la autoconstrucción de los usos del tiempo como proceso social que trata de conjugar la igualdad y libertad de las personas particulares con la reciprocidad solidaria de la colectividad. etc. de ahí sus mayores resistencias a incorporarse al mercado de trabajo extradoméstico. feminismo.. La división y jerarquización de roles entre los géneros sitúa a la mujer como encargada de la gestión del hogar. en proporción muy superior a los varones. en efecto. valoran las ventajas de la sociedad de consumo y del Estado del bienestar que. etc. cuando a los problemas habituales de soledad (alrededor de un millón viven solos) y a la falta de salud (el 85% padece alguna enfermedad) se añade la penuria económica. grupos de afines. tanto a nivel político como económico. Por una parte. El sistema público de pensiones ha tenido un efecto muy positivo en la calidad de vida de los ancianos. comunidad local. etc. más bien. etc. supone un cuestionamiento de las estructuras sociales básicas sobre las que se asienta el orden social vigente. el trabajo. Este planteamiento. Por último. de atender diariamente al millón largo de españoles que necesitan cuidados especiales por parte de otras personas. siguen realizando habitualmente las tareas domésticas a las que se suma una nueva: el cuidado de la salud. Los usos del tiempo en la última etapa de la vida están marcados por dos circunstancias importantes: la jubilación del trabajo extradoméstico y la paulatina entrada en una fase de dependencia de otras personas por motivos de salud (uno de cada cinco ancianos requiere cuidados especiales).). para ellos. los ancianos dedican más tiempo al descanso y al fomento de actividades recreativas y turísticas. menos presente en los discursos analizados. entre ellas las de entretenimiento del tiempo libre (clubs de la tercera edad. viajes y tiempos de vacaciones subvencionados. Los problemas de la ancianidad se agudizan. la cohesión familiar. presiona para que la mujer no salga de casa). a su vez. apuntando hacia alternativas globales en los planos micro y macro: igualdad autoinstituyente de los géneros en la unidad doméstica y repolitización de las relaciones sociales en la esfera pública. a veces de forma ambivalente.152 mutua (vecindad. las diferencias en los estilos de vida dependen principalmente del estatus socioeconómico y del hábitat (rural-urbano) que condicionan en buena medida los recursos disponibles y las redes sociales de apoyo cuando se quedan solos o necesitan cuidados más especializados. Comparativamente con otros ciclos de edad.) para resolver los problemas de uso del tiempo que afectan a las mujeres. Las mujeres ancianas se ven menos afectadas que los varones al llegar la edad de jubilación debido a que la mayoría de ellas no tiene que abandonar un trabajo extradoméstico. propia y ajena. toma la forma de pensiones y prestaciones sociales diversas. por otra parte. En este sentido. Al interior del colectivo. . si bien el montante de una parte sólo garantiza una supervivencia en condiciones precarias. Las actitudes y pautas de comportamiento de las personas mayores se sitúan generalmente a medio camino entre la posición adscriptiva y la integrada. ecopacifismo. que se considera competencia del varón (quien. el reparto preciso de roles entre los géneros. tratando de converger con los nuevos movimientos que persiguen un cambio estructural de la sociedad (igualdad Sur-Norte. son partidarios de un estilo de vida tradicional y reivindican los valores de la austeridad.). hay que resaltar como otra forma de discriminación de la población femenina el que son ellas las que se encargan.

es posible entresacar algunas líneas globales de convergencia que tienen mayor poder explicativo. 2 166 ) Incluímos dentro del ocio las relaciones sociales que se realizan voluntariamente. Para ello. que aquellos otros segmentos que se encuentran a gusto y no desean cambiar. el estudio y los desplazamientos. se puede afirmar que son más amplios los segmentos de población española insatisfechos con la forma de emplear su tiempo. al margen de los requerimientos laborales y familiares(por ejemplo. En cuanto al trabajo doméstico. Como balance general. Sin embargo. . a pesar de que haya algunos sectores (sobre todo entre las propias mujeres) que lo valoren mucho y la imagen estigmatizada del "ama de casa" o de las "marujas" (por aludir sólo a estas dos expresiones populares con connotaciones sexistas) está muy extendida . como hemos visto. nos vamos a ceñir a los tres usos del tiempo social que han resultado más discriminantes en nuestro análisis(165): el trabajo remunerado. Los restantes usos del tiempo son el descanso. y que por consiguiente desearían introducir cambios importantes en su vida. se considera necesario para la reproducción de la sociedad pero su ejercicio goza de poco prestigio en la opinión pública. ante todo porque es la principal fuente de ingresos y de acceso al consumo pero también porque puede ser ocasión de satisfacción profesional y elevación de estatus. las comidas. Una sociedad bajo el síndrome del mercantilismo. el trabajo remunerado es el uso del tiempo más valorado. El Cuadro 6 recoge resumidamente nuestras conclusiones. el trabajo doméstico y el ocio(166). Ver capítulo 1. desvalorizando las tareas 165 ) Estas tres actividades representan aproximadamente la mitad del tiempo de la población adulta española en un día promedio. apdo. Cuadro 6 VALORACION DE LOS PRINCIPALES USOS DEL TIEMPO SOCIAL Valoración Tiempo Satisfación social dedicado personal ________________________________________________________________ Trabajo Mercado primario remunerado + + Mercado secundario ________________________________________________________________ Trabajo Tareas más satisfactorias doméstico ++ Tareas menos satisfactorias ________________________________________________________________ Ocio Ocio activo Ocio pasivo ________________________________________________________________ -/+ - Desde el punto de vista del reconocimiento social (primera columna del Cuadro). Las motivaciones y expectativas de unos y otros no son homogéneas ya que varían dependiendo de su condición social y su posición ideológica. Tiempo social contra reloj. las actividades culturales y asociativas de cualquier tipo).153 13. el cuidado corporal.2.

Cuando la sociedad de consumo permite que la mayoría acceda a mercancías que antes eran privilegio de una minoría. 1994. ocupe mucho más tiempo que el trabajo remunerado (84% más. De este modo.se dedica al trabajo remunerado. no mediadas por el dinero. La historia del consumo en España es elocuente para explicar cómo las nuevas necesidades son inducidas por mecanismos genuinamente económicos. Sorprende.4% según la Encuesta de 167 ) ALONSO. Luis Enrique y CONDE. antes reservados a la familia. máquina-clave desde la etapa histórica del capitalismo de producción. desde el punto de vista de los sujetos particulares. son menos de la mitad los que tienen una ocupación remunerada (46. se desvanecen los espacios “sagrados” o con referencia a valores universales del pasado y se atomizan las relaciones sociales. ver Tabla 3 en el capítulo 1). sin embargo. la lógica del mercado invade el espacio urbano (calles y centros comerciales) y a través de la publicidad penetra en los espacios privados recreando constantemente necesidades y tratando de cerrar el paso -pero sin conseguirlo del todo.154 que se realizan en el seno del hogar (muchas de las cuales estarían llamadas a extinguirse mediante la introducción de tecnología o el desplazamiento del trabajo a los servicios públicos y al mercado privado). . preside la organización del tiempo social y los “paisajes de taller” invaden con su ritmo mecánico e instrumental los otros parajes donde viven los hombres y las mujeres concretos. el trabajo doméstico. Madrid. la valoración del ocio se pueden considerar desde una doble perspectiva: desde el punto de vista del discurso político se considera un asunto no indispensable para la producción y reproducción de la sociedad (funciones que corresponden a los otros usos del tiempo). incluso en los días festivos.a otras formas de intercambio como la donación y la reciprocidad. las amistades y las relaciones comunitarias. Esto significa una notable contradicción para una sociedad que se valora y se define a sí misma por las relaciones de intercambio mercantil (sociedad de mercado) y donde. La segunda columna del Cuadro 6 se refiere al tiempo medio que el conjunto de la población adulta dedica a cada actividad. Debate. sin embargo. Historia del consumo en España.Tomando sólo en consideración a los españoles en edad activa (16-64 años). Fernando. que la ocupación menos valorada. más que por determinantes de tipo físico o biológico(167). Por último. y ahora cada vez más privatizados y mercantilizados. En el nuevo ritmo de vida. El tiempo de trabajo remunerado se reparte entre la población española con una gran desigualdad. tienen un peso mucho mayor. tales mercancías se desvalorizan y al mismo tiempo aparecen nuevos productos privilegiados que marcan la diferencia social. La cuestión central ya no es el sentido de las acciones cotidianas y las relaciones que se mantienen con las otras personas (el tiempo como sucesión de experiencias y vínculos personales) sino el ajuste y la organización equilibrada de las acciones -individuales y colectivas. y consideramos que ese uso del tiempo es el más valorado socialmente hasta el extremo de que los indicadores macroeconómicos (monetarios) se erigen en exponente máximo del bienestar y del desarrollo.en el tiempo de reloj. en primer lugar. no parece exagerado concluir que vivimos en una sociedad bajo el síndrome del mercantilismo. se trata de algo muy valorado ya que se percibe como el "tiempo para sí" por antonomasia al que en definitiva se orientarían los otros usos. como la publicidad y el sistema de precios. las relaciones productivas de reciprocidad. Si tenemos en cuenta que sólo una décima parte del tiempo de las personas adultas -tanto en España como en el resto de países occidentales. El tiempo de reloj.

que no precisan cotizar a la Seguridad Social y que. han aumentado aceleradamente en 1995. por tanto tampoco tienen derecho a prestaciones de ningún tipo. Estas y otras diferencias en las condiciones de trabajo influyen directamente en la calidad ) Este dato se refiere al cuarto trimestre de 1994 (EPA). aunque no se ha cumplido la visión optimista de los años sesenta. las diferencias se han incrementado en los últimos años.7% de los contratos existentes168) o los contratos fijos discontinuos (1.155 Población Activa).6 millones de personas que buscan empleo. echando mano de una frase acuñada. Si recordamos que desde el punto de vista subjetivo este tiempo era el más valorado porque representaba el "tiempo para sí".4%).. sin que apenas se desarrollen en el mercado de trabajo español fórmulas intermedias de dedicación laboral como la jornada parcial (6. en paralelo. En cuanto al tiempo de ocio (que incluye todo tipo de relaciones sociales al margen del mercado y del núcleo familiar).P. frente al carácter instrumental del tiempo de trabajo. En el Capítulo 2 hemos hecho alusión a las diferencias salariales que se desprenden de las Declaraciones del I. absorbiendo el 5% de la masa total de salarios. a esto habría que añadir los contratos verbales de la economía sumergida (por definición desconocidos pero que ascendían al 29% del mercado de trabajo según una encuesta realizada por el gobierno en 1985). el 1. de ellos. que en la mayoría de los casos se vive para trabajar en lugar de trabajar para vivir. que proporcionan a los usuarios diversos grados de satisfacción o realización personal.3% que más ganó en aquel año tuvo ingresos superiores a 600. momento en que se puso en marcha la reforma del estatuto de los trabajadores cuyo artículo 12 estableció un nuevo régimen jurídico para los contratos inferiores a 12 horas semanales (o 48 mensuales). nos encontramos con que la suma del tiempo de trabajo (doméstico y extradoméstico) casi triplica el dedicado a actividades del tiempo libre. cuando se creía que el progreso económico y los incrementos de la productividad darían paso rápidamente a una sociedad del ocio.F. fácilmente se puede concluir. absorbiendo el 8% de la masa salarial.000 pesetas mensuales. En cuanto a las condiciones de contratación. 168 . hay 3. la inmensa mayoría tienen jornada completa de trabajo (93%) y son más de la mitad los que sobrepasan las 40 horas semanales prescritas por la legislación vigente (51% entre 40-49 horas y 12% más de 50 horas). a los que habría que añadir otros dos millones que lo buscarían si tuviesen expectativas de encontrarlo. siendo criticados por los sindicatos mayoritatios debido a que suponen una casi total desregulación y desprotección para una franja cada vez más importante de trabajadores (mayoría mujeres). En el extremo contrario. a raiz de las sucesivas reformas legislativas del mercado de trabajo: los contratos fijos pierden terreno ante los de carácter temporal. La tercera columna del Cuadro se refiere a las diferencias cualitativas en el uso del tiempo al interior de cada actividad. el trabajo extradoméstico presenta una gran fragmentación y polarización de situaciones laborales cuyos principales exponentes son las diferencias de salario y de contratación (mercado primario y secundario en el Cuadro). En términos sencillos se puede afirmar que dos tercios de la población adulta trabajan en exceso mientas el otro tercio se ve obligado a cruzarse de brazos. una creciente desigualdad en la cantidad y calidad del tiempo de trabajo (paro estructural. polarización de los salarios con una intensa precarización del empleo no cualificado que afecta más a las mujeres y a los jóvenes). Estos contratos. según las cuales mientras el 27% de los trabajadores tuvo en 1992 ingresos inferiores al Salario Mínimo Interprofesional. No obstante. que representan ya el 16% en el sector público y el 40% en el privado. Así. las encuestas sobre uso del tiempo indican para el conjunto de Europa una muy lenta disminución del trabajo doméstico y extradoméstico (en beneficio del tiempo de formación y de ocio) y.R.

etc. mientras las mujeres se encuentran con mayor frecuencia agobiadas y con falta de tiempo "para sí mismas". las mujeres experimentan una notable discriminación en relación a los varones y que ello repercute inevitablemente en su menor calidad de vida. el tiempo de ocio y relaciones sociales incluye múltiples actividades que podemos clasificar en dos categorías: el "ocio activo". tal como se detecta en los grupos de discusión que hemos analizado: mientras una parte de los trabajadores. las mujeres trabajan un promedio diario de 9 horas y 13 minutos. del mismo modo. a partir de los datos disponibles el ocio pasivo es cada vez más frecuente en la sociedad española. cuando los usuarios son los protagonistas de la acción que se desarrolla. precisamente los ubicados en empleos seguros.. otros trabajan "por obligación" y se sienten explotados hasta el extremo de que el tiempo laboral contamina y empobrece los restantes usos del tiempo (al término del trabajo sólo piensan en descansar). .156 de vida del tiempo laboral. de las que la mitad se simultanea con otra actividad). las personas que no tienen que conjugar las tareas caseras con un trabajo externo las viven en general mejor y con menos agobio que las que tienen una situación de doble jornada. cuando los usuarios adoptan una actitud receptiva de lo que otros hacen. quienes disponen de empleados domésticos y se limitan a dirigir o gestionar la marcha general del hogar -liberándose del trabajo pesado y repetitivopueden sentirse mucho más a gusto que quienes tienen que realizar todo el trabajo por sí solos. Pues bien. telefonear o escribir. la conclusión a la que se llega es que. asistir pasivamente a expectáculos. Esta diferencia permite a éstos dedicar más tiempo al descanso y al ocio.3. pese a los cambios producidos en las últimas décadas. el cuidado de la ropa y la cocina (en torno a la mitad de los usuarios las siente como una carga). por ejemplo visitar amigos. . Si consideramos conjuntamente las tres columnas del Cuadro 6 y aplicamos los análisis del apartado anterior a las diferencias de género. hacer deporte. mientras los varones sólo emplean 5 horas y 58 minutos. por ejemplo ver la televisión. cualificados y bien remunerados. la tarea que más satisface es el cuidado de los hijos y las que menos las relativas a la limpieza.El trabajo socialmente más valorado (el remunerado) lo ocupan mayoritariamente los varones (75% de las horas trabajadas en España) mientras las mujeres se encargan del 83% del trabajo doméstico. A continuación recordamos brevemente algunos indicadores de esta discriminación: . En relación al trabajo doméstico. especialmente ver la televisión que se ha convertido en el "agujero negro" del tiempo libre (entre cuatro y cinco horas diarias de promedio. Las mujeres y la transformación en los usos del tiempo. 13. que goza de menor prestigio social. dicen realizarse personalmente en su trabajo (a veces vivido como vocación y fuente de placer). Pero el grado de satisfacción depende mucho de la intensidad del trabajo. Así. etc. y el "ocio pasivo". En tercer lugar.Sumadas las dos modalidades de ocupación laboral (doméstica y extradoméstica). participar en asociaciones.

radio. mayor volumen de contratación temporal (5 puntos más). si bien se enfrentan a la mentalidad social dominante que las califica de "marujas" y las invita a tomar un papel social más activo tanto en la esfera pública como en el mundo laboral. lo que las convierte en principal nexo con la familia extensa. en cambio. etc. las mujeres están mucho más presentes en el sector secundario y los varones en el primario. Si nos ceñimos a los índices de audiencia de televisión. las mujeres destacan en "visitar amigos y familiares" y "telefonear y escribir cartas". menor cobertura de desempleo (30 puntos menos). presencia muy superior en las ocupaciones no cualificadas con categoría laboral baja (28 puntos más). que no tienen cargas domésticas y por tanto no se plantean el problema de optar entre las dos formas de ocupación. Esto significa que el colectivo femenino tiene salarios más bajos que los varones (entre el 20 y el 30% menos). A partir de los análisis realizados hasta aquí. En cuanto a los medios de comunicación (televisión. cocinar. porque el concepto de calidad de vida es polivalente y admite múltiples respuestas dependiendo de la posición ideológica de las personas afectadas. Según la encuesta aplicada al colectivo de mujeres en edad activa. podemos preguntarnos cómo está repercutiendo la transformación de los usos del tiempo sobre la calidad de vida de las mujeres. los varones dedican más tiempo al ocio en general. la respuesta no es simple. las que conjugan la doble jornada en el hogar (con carga filial) y en el mundo laboral (28%). etc. Entre las "amas de casa" con cargas familiares. próximas a la posición "adscriptiva". y un 23% sin hijos. las mujeres emplean más tiempo primario y secundario que los varones. hay una cuarta parte que no desea trabajar fuera del hogar ni piensa hacerlo en el futuro cuando los hijos sean menos dependientes.). los amigos y los vecinos. mientras los varones participan en mayor proporción en las que se perciben como gratificantes (atención de los hijos. Asumen como positiva la división tradicional de roles con el marido. sobre todo en las modalidades de "ir a bares" y "asistir a deportes". en primer lugar porque las condiciones de vida del colectivo femenino son muy diversas y. Ante estas críticas. que trabaja fuera de casa y también suele ser partidario (a veces lo impone) de que las esposas se centren en las tareas domésticas. mayor tasa de paro (12 puntos más). algunas mujeres han intensificado su vida social cultivando grupos de amistad con otras vecinas.Por último. si se añade el tiempo empleado como actividad secundaria (por ejemplo. podemos distinguir tres condiciones de vida como más discriminantes: las amas de casa (madres sin empleo).). donde si sitúa el 8% de las mujeres trabajadoras (10% los varones). etc.157 . compras). limpiar y quitar el polvo. Estas mujeres.Al interior del mercado de trabajo remunerado. .En el seno del hogar las mujeres cargan mayoritariamente con las tareas que se consideran más pesadas y repetitivas (lavar y planchar. en su mayoría jóvenes. los varones emplean más tiempo que las mujeres si se consideran sólo como actividad primaria (sin hacer otra cosa) pero. con categoría alta. hasta el punto de que un tercio de su vida útil transcurre con la televisión puesta (algo más de cinco horas diarias). Retomando la cuestión inicial del presente estudio. su presencia es mínima entre la élite dirigente de la administración pública y de las grandes empresas. bricolage. se identifican sobre todo como "madres" y se organizan el tiempo sin mayores agobios. las mujeres emplean bastante más tiempo. donde se clasifica el 49%. Incluso en los tramos más cualificados del mercado laboral. participando en . . en segundo lugar. mientas se hacen las tareas de la casa).

Frecuentemente se minusvalora el trabajo doméstico al compararlo con el extradoméstico. Las mujeres trabajadoras de estatus socioeconómico medio o alto disponen además de recursos para pagar servicios externos (como empleados de hogar. encontramos dos vías de explicación: en primer lugar. etc. las opiniones de estas personas son aparentemente contradictorias: mayoritariamente se muestran satisfechas de tener un empleo (70%) pero son también mayoría las que se quejan de falta de tiempo (71%). que exige una remuneración de dicho trabajo). son precarias: empleos descualificados y mal pagados. precisamente las dos tendencias con mayor audiencia en la España actual. enfermedades óseas. si bien con algunas oscilaciones y líneas de fuga estrechamente vinculadas al estatus socioeconómico: .). Las restantes tres cuartas partes de amas de casa con carga filial desea tener un empleo extradoméstico pero sólo el 32% lo busca activamente (desempleadas en sentido estricto) mientras el restante 44% lo pospone para una etapa posterior de su vida en que tenga menos cargas familiares o encuentre mayores facilidades de colocación atendiendo a sus circunstancias (por ejemplo. consideran que técnicamente es posible automatizar buena parte de las tareas domésticas y que otras se pueden delegar en el mercado privado de . En conjunto.A medida que el estatus laboral de las mujeres se eleva. La forma de abordar los problemas característicos de la doble jornada difiere sustantivamente dependiendo de cuál sea la posición ideológica. etc. como hemos visto. la profesionalidad y la mercantilización. Según nuestra encuesta. etc. prevalece un híbrido de las posiciones integrada y competitiva.). pero descontenta del exceso de tiempo que le supone al tener que superponerlo al trabajo del hogar (casos en que no coopera el marido. mientras las de bajo estatus -que son mayoría. Sobre todo las buscadoras activas de empleo.158 actividades extraescolares del colegio de sus hijos o colaborando en actividades de la parroquia. sin necesidad de ayuda pública. la mayoría de estas mujeres está contenta de tener un empleo. En ambos casos la aspiración de estas mujeres es poder tener un empleo remunerado que les proporcione una fuente independiente de ingresos y una oportunidad de realización personal en el ámbito profesional. Para entender estas respuestas aparentemente paradójicas. En estas condiciones. en segundo lugar. fórmulas de contratación a jornada parcial). En el plano ideológico estas mujeres se pueden situar en una amplia banda de posiciones que van desde el discurso integrado al competitivo y al disidente: en todos los casos entenderán su dedicación exclusiva al hogar como un limite para su realización personal (reclusión forzada por las circunstancias del mercado de trabajo en el primer caso o paréntesis en su trayectoria profesional en el segundo). sobre todo si contamos los empleos sumergidos. sobre todo en el sector privado de la economía.se ven obligadas a ser "supermujeres" dando lugar frecuentemente a cuadros de estrés. La segunda condición de vida de las mujeres adultas es la de quienes conjugan doble jornada de trabajo. y su disponibilidad de recursos económicos les facilita el acceso directo al mercado. ritmo de vida ajetreado (83%) y problemas de salud (62%). El éxito profesional de estas mujeres las hace confiar de sus propias fuerzas dentro del marco de la competencia. condiciones de contratación inseguras. se sienten "trabajadoras frustradas" a quienes el desigual reparto del empleo les impide desarrollarse como personas independientes (del sueldo del marido y/o de las prestaciones sociales). etc. dando mayor importancia a las propuestas de reorganización del tiempo basadas en la racionalidad. la posición competitiva prevalece sobre la integrada. las condiciones de trabajo de la mayoría de las mujeres. gran parte de ellas "de larga duración" y sin cobertura de paro. en el hogar familiar y en el mercado remunerado. sobre todo porque no tiene valor de mercado al no estar remunerado (argumento desarrollado desde la posición competitiva. ayudas a domicilio. etc. depresión. no se dispone de servicio doméstico.

que dejarían encantadas su empleo y volverían al hogar si los ingresos del marido fueran suficientes (posición adscriptiva). menos frecuente.) y consideran necesaria una transformación de las estructuras económicas y políticas en las que se asienta el "desorden" social vigente (posición disidente). administración y ciudadanos. comidas a domicilio. de hábitat urbano y cualificadas profesionalmente. etc.) e internamente se sienten amas de casa frustradas. etc. servicios públicos. desigual. apareciendo también líneas de fuga hacia las posiciones adscriptiva y disidente. la mayoría de estas mujeres son jóvenes. Hasta aquí hemos destacado la incidencia del trabajo (doméstico y extradoméstico) en los usos del tiempo de las mujeres. Con esta expresión se alude a hacer lo que a uno le gusta. crear servicios y prestaciones para los sectores sociales con dificultades para competir.).). profesores particulares. ya que dependen de la posición ideológica de las personas (lo que a unas gusta. etc. cuyo fin principal es satisfacer necesidades e intereses que están más allá . En especial. pero queremos destacar una de ellas que sobresale en nuestros grupos de discusión: el tiempo dedicado a relacionarse con los amigos y con otros colectivos. etc. sin necesidad de una regulación política externa que puede obstruir el libre juego de la competencia.A medida que desciende el estatus económico. lavanderías. más allá de las obligaciones impuestas por el entorno. reservándose las mujeres -y sus maridos. Tales actividades pueden ser muchas.) de manera que se garanticen los intereses generales de la ciudadanía (representados por las instituciones políticas). En efecto. se da entre las mujeres con malos empleos que atribuyen su malestar a la injusticia del sistema social (machista. etc. comercio. Precisamente la enorme cantidad de tiempo que dedican a esa actividad les hace echar de menos el "tiempo para sí" (lo que también les ocurre a los varones. que asegure un equilibrio razonable de los intereses particulares. una demanda implícita pero constante de esta posición es que se elabore una politica general del tiempo.159 servicios (empleados de hogar. puede desagradar a otras). que pone el énfasis en la responsabilidad que tiene la administración y en general la clase política para resolver los problemas que afectan a los ciudadanos. Como ya vimos. Una tercera y última situación de las mujeres en edad activa es la de quienes no tienen cargas domésticas y por tanto no se les plantea propiamente el problema de la doble jornada (aunque tengan empleo). por otra parte. explotador. . planificar o regular la actividad de los agentes sociales (mercado de trabajo. la posición integrada tiende a prevalecer sobre la competitiva. Pero la tendencia que prevalece entre las mujeres de bajo estatus laboral es la integrada. comerciales y de los servicios (privados o públicos) se considera el camino más adecuado para ajustar o sincronizar la oferta y la demanda de los agentes concernidos (necesidades domésticas y laborales. la libertad de horarios laborales. Otra línea de fuga. pero menos intensamente porque trabajan menos y su trabajo les realiza más).la gestión general del hogar. lo que las sitúa de forma prevalente en las coordenadas del discurso competitivo. vida familiar. servicios y usuarios. la aceptación de este sistema de mediación implica en las mujeres trabajadoras un reconocimiento o conformidad con las instituciones establecidas (actitud clientelar) pero a la vez una exigencia explícita a los poderes públicos para que ejerzan su función social: regular los excesos del mercado privado. comerciantes y consumidores. una parte de las mujeres con malos empleos se encuentran trabajando obligadas por la necesidad familiar (marido en paro o con ingresos insuficientes.

GELB. Más allá de la igualdad. 1992. Por otro lado. y también por parte de algunos teóricos de los "nuevos movimientos sociales". esta valoración de la grupalidad se da en las dos posiciones inferiores del Cuadro 4 (Capítulo 6). Ver AMOROS. Pero el reconocimiento de la igualdad entre los géneros no es suficiente. Madrid. si bien habitualmente se reconoce que tales actividades suelen quedar relegadas por los otros usos (no sólo el trabajo doméstico y extradoméstico sino. y VILLASANTE. CIS-SIGLO XXI. Russell J. Madrid. "Feminismo y acción política"..). con evidentes resultados positivos en bastantes aspectos. pero mientas la posición adscriptiva resuelve la cuestión de forma regresiva. Celia. la posición disidente adopta una salida progresiva al encauzar la participación hacia alternativas colectivas y respetuosas de la libertad de las personas implicadas(169). laboral. por tanto. pág. Alfons el Magnànim. desde hace varias décadas. pág. en el que ha tenido un peso importante el movimiento feminista. escolar. en ASTELARRA. Ed. HOAC. destacando ahora la igualdad o no discriminación entre los géneros en los distintos ámbitos de la vida (familiar. Joyce. según nuestra clasificación) dando lugar. se ha iniciado una polémica sobre la participación social y política de las mujeres. etc. conviene subrayar que el cambio más visible en el uso del tiempo de la población femenina ha sido. Este cambio de mentalidad. Tomas R. En el plano ideológico se asiste a una crisis del antiguo modelo patriarcal y de división de los roles sexuales (posición adscriptiva). asunto que merecería una investigación empírica más profunda en el caso español. Las democracias participativas. y KUECHLER. 193-217. sociopolítica. Judith (comp. sobre todo. 1995. el ocio pasivo representado por la televisión). Participación política de las mujeres.). su paulatina inserción en el mercado de trabajo extradoméstico (y su integración previa en el sistema escolar y de cualificación profesional). Esas redes lo mismo incluyen las relaciones de vecindario y amistad como la participación social y política para abordar y resolver los problemas sentidos (que normalmente se delegan o son acaparados por las élites dirigentes).160 de los requerimientos familiares y mercantiles. en DALTON. De la participación ciudadana a las alternativas de sociedad. Como reflexión final. "Mujer y participación política". ya que se puede desplegar en diversas posiciones discursivas (integrada. Manfred (comp. es preciso escoger y proyectar libremente el modelo de sociedad que mujeres y varones se proponen construir. 169 . Este cambio no sólo responde a un proceso de naturaleza ideológica sino que ha estado estrechamente vinculado a las transformaciones del sistema económico: la expansión del ) Dentro del movimiento feminista. sin tomar suficientemente en consideración que unas y otros forman parte de un sistema social donde las desigualdades del mercado de trabajo y la falta de participación en la vida social y política afectan y condicionan el despliegue y las posibilidades de realización de ambos géneros. a propuestas y alternativas de emancipación muy diferentes. El modelo de democracia representativa de nuestro ordenamiento jurídico y la configuración de una sociedad de masas (tanto en el ámbito de los medios de comunición como en la publicidad y el consumo) no parecen ajenos a la debilidad de redes comunitarias que echan de menos algunas mujeres (también una parte de los varones). Las referencias a este uso del tiempo son siempre positivas (incluída la eventual participación en asociaciones y organizaciones). cabe pensar que muchas mujeres han tratado de superar la discriminación social que padecen por la vía de la equiparación con los valores "normales" representados por los varones. ha llevado a muchas niñas y jóvenes a elevar el listón de sus expectativas en los ámbitos escolar y laboral. competitiva o disidente. procurando un repliegue narcisista de los grupos sobre sí mismos (comunitarismo local). 106115. Valencia. 1990. como hemos visto.). Los nuevos movimientos sociales. Desde las posiciones ideológicas elaboradas en el presente estudio.

estén de acuerdo. en especial. que defiende la posición competitiva.como las más concretas se orientan al objetivo de mejorar la organización de los usos del tiempo del conjunto de la población y. sin discriminaciones por razón del género. aumentar los usos del tiempo que son más gratificantes y satisfactorios para las personas y reducir aquellos otros que resultan costosos y desagradables. las alternativas que se plantean a los problemas existentes incluyen también propuestas de organización de la vida económica (a nivel micro y macro). Se trata. por caminos opuestos. trata de sobreponerse al modelo del Estado de bienestar (posición integrada). que no entran en consideraciones acerca de quiénes o cómo deberían desarrollarse.4. las posiciones adscriptiva y disidente). Como hemos comprobado reiteradamente en el presente estudio. nuestras propuestas se mueven a diversos niveles y todas ellas se justifican a partir de los análisis efectuados a lo largo del libro (por lo que aquí nos limitamos a enunciarlas). En particular. tanto las propuestas de carácter genérico -aparentemente desvinculadas del tema. 13. la calidad de vida de las mujeres. si bien con menos intensidad) una entrada cada vez mayor de población femenina en el mercado de trabajo remunerado. por eso. repartir equilibradamente los diversos usos entre los ciudadanos. en segundo lugar. y después la flexibilización del mercado laboral en la etapa más reciente. lo que refuerza la polarización del mercado de trabajo y la mercantilización de la vida cotidiana. Propuestas indicativas La pluralidad de estilos de vida y de posiciones ideológicas que hemos detectado en la presente investigación difícilmente puede dar lugar a propuestas que satisfagan a todos. quizás desde otros planteamientos. debilitando los lazos familiares. En nuestra opinión. la política económica no es ajena a la organización del tiempo social y. han propicidado en el conjunto de la Unión Europea (en España también. sin pretender ni esperar que los lectores. según algunos análisis del movimiento feminista). inevitablemente nos implicamos como autores de ellas. Esto significa que. el estatus económico. En la medida que el presente estudio ha abordado las cuestiones relativas al tiempo social desde múltiples perspectivas. para hacerles frente. dependiendo del lugar ocupado en la estructura social. los colectivos humanos perciben sus problemas de manera diferenciada y elaboran sus propias estrategias. a veces contrapuestas entre sí. etc. Más bien. de vecindad y de clase (lazos que tratan de recuperar. el neoliberalismo económico. de sugerencias meramente indicativas. . recorriendo el camino inverso a la restricción del trabajo de la mujer (y de los niños) que se produjo a finales del siglo XIX cuando los Estados y los agentes sociales (empresarios y sindicatos) trataron de regular algunos excesos del capitalismo de producción (y de pasada limitar la competencia de las mujeres. por otra parte. (como ocurre actualmente). si nos atrevemos a sugerir algunas propuestas. 1) Promover una política general de usos del tiempo orientada desde dos criterios: en primer lugar.161 capitalismo de consumo en un primer momento.

5) Mejorar las condiciones de trabajo en los empleos precarios. privados y públicos. de manera que unos no trabajen tanto y otros tan poco (o nada). etc. Algunas propuestas planteadas en países de la Unión Europea para solucionar el problema del paro se orientan en esta dirección. etc. horario flexible. Asegurar un salario para las tareas del hogar (demanda planteada por el 85% de las mujeres en edad activa). estos últimos pensados .162 2) En aplicación de los anteriores criterios. la distribución de los diversos usos del tiempo entre la población debería repartirse con más equilibrio. se ve obligado a depender monetariamente de otras personas (en la mayoría de los casos esta dependencia es de la esposa-madre hacia el marido. Para ello. flexibilidad entendida como adaptación de los objetivos empresariales a las necesidades de los trabajadores (contratos de media jornada. por tanto. habría que dedicar globalmente menos tiempo al trabajo (doméstico y extradoméstico) y más a las relaciones sociales y al ocio. en segundo lugar. regulación colectiva de los desequilibrios y situaciones críticas a nivel local. con mecanismos de redistribución y solidaridad entre empresas.). sectores laborales y bloques económicos. tanto por su valor económico como por su utilidad social. esta situación representa un residuo del antiguo poder "patriarcal" en el seno de la familia. 4) Repartir equilibradamente el trabajo extradoméstico. entre otras cosas. Esto supone. 3) Reducir globalmente el tiempo de trabajo productivo implica una política de austeridad en el ámbito del consumo mercantil (habrá menos mercancias) lo que a su vez requiere limitar los reclamos que incitan al consumo indiscriminado (especialmente la publicidad) y reorientar las demandas de la población hacia otras necesidades vinculadas a la participación social y el tiempo libre (estas necesidades se han detectado claramente pero son socialmente relegadas al ámbito de lo privado-improductivo). que aporta los ingresos monetarios del hogar. desarrollar las siguientes políticas: reequilibrio de las rentas salariales. cualificación permanente de los trabajadores. que afectan principalmente a amplias franjas de jóvenes y mujeres. al menos para aquel sector de población cuyo trabajo exclusivo es el doméstico y que. nacional e internacional. 7) Promover una reducción global del trabajo doméstico mediante la introducción de tecnologías y servicios externos. 6) Revalorizar el trabajo doméstico. participación en la gestión empresarial (evitando el trabajo enajenado y el distanciamiento creciente entre capital y trabajo). estabilidad y posibilidades de promoción. introducirlo en el cómputo de la renta nacional y en los indicadores de calidad de vida (como ya han hecho algunos organismos internacionales).

comerciales y de los servicios que asegure el ajuste y la sincronización adecuada. 9) En cuanto al tiempo de ocio y relaciones sociales. además de incrementarlo y reequilibrarlo entre los diversos segmentos de población. pero no necesariamente. a fin de favorecer la accesibilidad y reducir los tiempos muertos entre los diversos usos. desarrollar una política de incentivación del "ocio activo" (deporte y juego en general. actividades culturales y festivas. donde las personas adultas -habitualmente marido y mujer. suponiendo entre ambos tiempos lo correspondiente a una jornada laboral media y disponiendo del resto del día para relaciones sociales y actividades del tiempo libre.). autonómico y estatal. paralelamente. con la participación de los interlocutores sociales afectados. ancianos que no se pueden valer por sí solos. a fin de superar la atomización y el sentimiento de impotencia y conformismo que actualmente experimenta la mayoría de la población ante las instituciones políticas y económicas.) de manera que se frene y reduzca el tiempo empleado en formas de "ocio pasivo" (sobre todo. expresiones festivas y celebrativas. ceder posiciones en el trabajo extradoméstico. enfermos crónicos. organizaciones elitistas de carácter corporativo. En esta misma línea seguir mejorando el trasporte público y las . la audiencia abusiva de televisión.compartan el trabajo doméstico con sendos empleos extradomésticos de jornada parcial. a la que está conectada durante un tercio de su vida útil la mayoría de la población española). comunicación de ideas y experiencias. etc. 11) Promover e institucionalizar en mayor medida la participación directa de los ciudadanos en las cuestiones que les afectan. frecuentemente multinacionales). ampliando para ello competencias y recursos públicos. viajes. Esta propuesta compromete en mayor medida a los varones pues deberían asumir una cuota considerablemente mayor de trabajo doméstico (incluída la "gestión" del hogar y las tareas monótonas) y. un sistema de horarios laborales. etc. Esto supone limitar la concentración de poder con que actualmente cuentan algunos estratos de población como los profesionales de la política.163 para compensar a aquellos hogares que tienen mayores cargas familiares (hijos pequeños. 10) Favorecer en el ámbito familiar y local los tiempos de calidad relacional: interacción afectiva. relaciones sociales y de amistad. 12) Regular políticamente a nivel local. en beneficio de las mujeres (incluídos los puestos de mayor responsabilidad). etc. etc. 8) Repartir equilibradamente las tareas domésticas entre los géneros y las diversas generaciones que viven en común implica un modelo-tipo de convivencia diferente del actual. los propietarios privados (grandes empresas.

podría ser el eje. Para terminar. queremos hacer una consideración a partir de los análisis que hemos desarrollado sobre la génesis histórica de los usos del tiempo social. así como la proximidad entre los usuarios y los servicios públicos más demandados. donde solucionar los problemas de unos puede cuestionar el estatus adquirido por otros. para asegurar una política orientada hacia la calidad y el equilibrio de los usos del tiempo de toda la población. no responden al azar sino a procesos concretos entre agentes sociales ubicados diferencialmente en la estructura social y cuyos intereses eran y son frecuentemente contrapuestos.164 vías de comunicación. en todos los órdenes de la vida. los desequilibrios existentes entre diversos segmentos de la población (especialmente entre varones y mujeres) y las complejas problemáticas a las que hemos hecho referencia. parece adecuado sugerir que la participación activa y consciente de los ciudadanos. si tomamos como punto de partida el hecho de que en la sociedad española conviven estilos de vida muy diferentes. De ahí que. ----------- . Porque los hábitos y las formas utilizados para organizar la vida cotidiana. si se arbitrasen los medios adecuados.

Madrid. 1976. en I Congreso Internacional Infancia y Sociedad. Vol. Judith (comp. Subdirección General de la Mujer del Ministerio de Cultura. Dirección General de la Mujer de la Comunidad de Madrid. 1971 (1ª Ed. 1994. 469-481. Michel. Madrid.c. University of Chicago Press. en Igualdad. Historia de la teoría feminista.VV. Nº 5. París. en BORDERIAS. Francisco. pág. en Exodo Nº 26. Carmen.. Philippe. Laura. 1991. AGLIETA. ASTELARRA. BEECHEY. en AMOROS. Celia (coord.). C. Calmann-Levy. Historia del consumo en España: Una aproximación a sus orígenes y primer desarrollo. Luis Enrique. BALAGUER. 505-513. Régulation et Crises du capitalisme. Kathleen.. Madrid. The Economics of Discrimination. ALONSO. S. pág. Infancia y sociedad en España. Celia. ALONSO. 1994..) Participación política de las mujeres. pág. ANIDO. pág. diciembre 1994. DIAZ. Celia (coord. C. Chicago.. Salarios y Pensiones en las fuentes tributarias. "Nueva estadística de 'Empleo. . ARIES. 1983. AA. Incidencia en las mujeres”. Dirección General de la mujer de la Comunidad de Madrid. "Tiempo para el trabajo y tiempo para la familia".c. Taurus. Judith. Ministerio de Asuntos Sociales.. “La doble presencia”. Madrid. Fernando. CIS/ Siglo Veintiuno de España. 7-11. 1990.). Jaen. AMOROS. Boletín de la Fundación Argentaria Nº 11. C. 1983. 1987. CARRASCO. o. Madrid.165 BIBLIOGRAFIA AA.). 106-115. BECKER. III. 1992' y los estudios de desigualdad". El niño y la vida familiar en el Antiguo Régimen. “La modernización de la pobreza: más allá del recuento de pobres”. Madrid. “Teoría del feminismo radical: Política de la explotación sexual”. en ASTELARRA. o. 295-310. Irene. Nº 3. pp. BALBO. Consuelo y MELIS. G. BARRY. monográfico del Boletín Mujer Hoy. 1977. Madrid. 1957). Madrid. Luis Enrique y CONDE. (comp. en Capital and Class.. 1994. “Servicios e infraestructuras para la infancia. “Mujer y participación política”. Debate. “Some Notes on Female Wage Labour in Capitalist Production”. Historia de la teoría feminista. Verónica.VV. 1994.. Y ALEMANY. Hesperia. Bienestar y Derechos sociales de la Infancia. AMOROS.

C. diciembre 1984. Nº 74. Cristina. 1993. Madrid. 1986. (Comp. CANETTI. y PESCE. R.c. CIS. . septiembre de 1995. La flexibilidad del trabajo en Europa. 1981. Las mujeres y el trabajo. en Historia social. BOYER. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. en BORDERIAS. “Las mujeres y el trabajo: Aproximaciones históricas sociológicas y económicas”. El servicio doméstico en España. COLECTIVO IOÉ. "La enseñanza primaria femenina en España: su evolución histórica". Ed. Y ALEMANY. o. Distribución del tiempo y audiencia de los medios de comunicación. Trabajo e identidad femenina en la España contemporánea.O. C. Bilbao.C. Infancia y sociedad en España.. Masa y poder. Apoyo informal a las personas mayores (Estudio Nº 2072). CAPEL. 3-22. Madrid. 17-95.. Madrid.709). 1991. Alianza-Muchnik. J. Nº 51. (Estudio Nº 1. CARRASCO. BOLUFER. 1990-91. en AA. Encuesta general de población. Infancia y sociedad en España. BORDERIAS. 65-80. J. “Actitudes y discursos sobre la maternidad en la España del siglo XVIII: la cuestión de la lactancia”. 1989. (Estudio Nº 1290). 1987..c.VV. La realidad social en España.E. Elías. COLECTIVO IOÉ. CAPECCHI. 1990. CASTILLO. Nº 14. Icaria. Entre líneas..). Barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas. (Dir. "Si la diversidad es un valor". CIRES. Temas de hoy. 1993. 97-116. 1994. Madrid. en REIS. Emilce Dio. 1981. Madrid. Valencia. pág. Madrid.. pág. Bilbao Bizcaia Kutxa y Caja de Madrid. Rosa María. pág. o. C. CIS-INSERSO. Cristina y CARRASCO. 1992. 73-88.VV.166 BLEICHMAR. La depresión en la mujer. "Infancia moderna y desigualdad social". en AA. CIS. CIS. 1992. Icaria-Fuhem. Barcelona. Mónica. Madrid. BORDERIAS.. Madrid. Cristina. Adele. Entre el trabajo invisible y la economía sumergida. monográfico de Documentación social.).. pág. Trabajo femenino en la sociedad rural. "Los hijos de la sociedad de consumo". en Debats nº 10. (Estudio Nº 1841).. CIS. 1990. pág. Coedición de Fundación BBV. Vittorio.

Barcelona. De puertas adentro. Madrid. Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo. 1992. Alfons el Magnànim. Madrid. Mª Angeles. Por un feminismo materialista. 1990. Madrid. DU ROY. CONSEJO SUPERIOR DE INVESTIGACIONES CIENTIFICAS. “Modelo sociológico para el análisis de la estructura e ideología de la puericultura-pediatría”. María Angeles..). Revista de Estudios Nº 10. Madrid. DONZELOT. Rosa. 1988.).C.V. “La atención a la infancia y la emancipación de la mujer. o. Madrid. Departamento de Ciencias de la Tierra. O. .167 COLECTIVO IOÉ. 1991. J. Hacia una política general del tiempo.. DALTON. DURAN. Manfred (comp. Barcelona. Las fiestas de locos. 1979. Pre-Textos. pág. Valencia. Icaria. 1992. Encuesta de Nuevas Demandas. 1995. Nº 12. 1991. María Angeles. El triángulo imposible. 1982. La policía de las familias. La Sal. M. Ana María (comp. Métodos y técnicas cualitativas de investigación en ciencias sociales. 1995.. “Abuso y victimización de la mujer en el contexto conyugal”. Y KUECHLER. DELGADO. DURAN. Mercados internos de trabajo y análisis laboral.c. en Infancia y sociedad en España. pág. Juan Manuel y GUTIERREZ. CRUZ. 1994.). Jacques. 203-212. y PIORE. María Angeles. DURAN. DE MIGUEL. J. INSERSO. Las mujeres españolas: lo privado y lo público.. 1972. El apoyo informal en España. Las mujeres en la imaginación colectiva.. 1990. Los nuevos movimientos sociales. COX. COLECTIVO IOÉ. CREMADES. Reflexiones en torno a la marginación”. FEYS. Pepa y COBO. 133-158. CIS. Madrid. Jesús. (Coord. 1992 (en ciclostil). Paidós. junio. ¿Hacia un lugar de encuentro?. Dublín. Juan. 1986. conferencia presentada en la Universidad de las Islas Baleares. en Economía y Sociedad. A. y MEYER.. “Despolitización de la ‘cuestión social’. Ed. Harvey. en FERNANDEZ. Rusell J. Síntesis. DELPHY. Instituto de la Mujer. Cuidados en la vejez. Buenos Aires. P. 84-104. Jorge. Ch. en Infancia y Sociedad. Valencia. pág. CORSI. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. DOERINGER. 1985. B. La jornada interminable. Madrid. Taurus.

1978. “Feminismo y acción política”. en revista Exodo. Siglo XXI. Madrid. Pilar y otros. "Las metamorfosis de Crono". Buenos Aires. Anthony. FOUCAULT. CIS. Cambios en las relaciones sociales y en las formas de vida de la población trabajadora madrileña durante la crisis (75-85). Montesinos. Salce.) o. 1995. Rusell J.c. Instituto de la Mujer. 24-27. 1979. Crítica. Dolors y CANOVES. FERNANDEZ DE CASTRO. Ll. Carmen. L. Ana María (comp. Madrid. Madrid. ELEJABEITIA. J.. Joyce. Madrid.) Las mujeres en la imaginación colectiva. Vigilar y castigar. M. Las mujeres y el uso del tiempo. Los servicios personales y domésticos en la Comunidad de Madrid. Teoría social y psicoanálisis en transición. Instituto de la Mujer. Madrid. 1985. New York. 1987. J. en SULLERTO. Manfred (comp.. y SOLER. Y KUECHLER. Siglo XXI. FRASER. FLANDRIN. GARRIDO.. Madrid. FERNANDEZ. GELB. ELVIRA. Michel. 1981. Ignacio y otros. “La distribución diferencial de los trastornos psiquiátricos según el sexo”. Historia de la sexualidad. pág. Umberto. GARCIA MESEGUER. E. Sujeto y sociedad de Freud a Kristeva. 1992. ESCARIO. Lenguaje y discriminación sexual. Las dos biografías de la mujer en España. 1992. Barcelona. Instituto de la Mujer. en Archipiélago. 1993. 57-58. pág. Permanencia y cambio en la familia española. Michel. 1986. Barcelona. The voices of time. FLAQUER... 1981. Actitudes de los varones ante el cambio familiar. Nº 31. Madrid. pág. 193-217. Gemma. El hecho femenino. Madrid. GARCIA. Nº 10-11. Alvaro. 1979. Madrid.T. Madrid.. Paidós. en DALTON. (Comp). Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad de Madrid. ELLIOT. Luis J. 1990. 1988. Orígenes de la familia moderna. “Participación e igualdad de la mujer en el mundo laboral”. 1992. Jean Louis. 1995. . Amorrortu.168 EISEMBERG. Consejería de Ordenación del Territorio. Medio Ambiente y Vivienda. The University of Massachusetts Press. Argos-Vergara. FOUCAULT. GALIMBERTI. Buenos Aires.

S. pág. en O'CONGHAILE. Madrid. GOMEZ-FERRER.).. Jesús. F. Pierre. HARVEY. Madrid. Siglo XXI. 183-86. W. Oxford.. Cuarto Trimestre de 1994. INE. 1994. 136-147. en O’CONGHAILE. INE. Y KOHLER. J. en El trabajo de las mujeres: siglos XVI-XX. 1987. GERSHUNY.. Madrid. "El trabajo doméstico en los manuales escolares". Jonathan. y KOHLER. 1990-91. 415-547. en REIS.c. pág. en Henry. estructura económica y uso del tiempo". INE. El grupo de discusión: técnica y crítica. The Hidden Economy: The Context and Control of Borderline Crime. IGLESIAS. INE. Más allá de la sociología. R. GIRAUD. 1978.. o. Trabajo segmentado trabajadores divididos. Encuesta de Población Activa. Análisis de la situación laboral de la mujer según la Encuesta de Condiciones de Vida y Trabajo en España. Madrid.c. W. II Plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres 1993-1995. "Estilo de vida. 1995. Seminario de Estudios de la Mujer. Y REICH. "Work outside employment". 1987.M. en REIS. Historial. Guadalupe. Miguel (dir.C. EDWARDS. Madrid. Martin Robertson. Resultados detallados. 1993. E. pág. Julio y otros. R.E.169 GERSHUNY. en JUAREZ. Andrew S. . 1979. 11-44. Censo de Población y Viviendas 1991. Anuario estadístico de España. Jesús.. Nº 29. INSTITUTO DE LA MUJER.. INE. Madrid. M. D. “The use of the non-employed. IBAÑEZ. IBAÑEZ. Nº 38.).. V Informe sociológico sobre la situación social de España. Madrid. 1992. Madrid. (Ed. Principales resultados. pág. 1994. Avance de principales resultados.. o. 1979.E. Jesús. "International comparison of time budget surveys: Methods and opportunities".. Por una sociología de la vida cotidiana. INSTITUTO DE LA MUJER. Madrid. Madrid. cross-national comparisons”. 1985. INE.. INE. E. Madrid. “Las medidas de la sociedad”. Ministerio de Asuntos Sociales. La semántica. Madrid. 1986. FOESSA. y PAHL. GERSHUNY.. Encuesta de Presupuestos Familiares. 1992. 1987. Universidad Autónoma. pág. 1993. GORDON. INE. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. "Familia". Jonathan. Siglo XXI. IBAÑEZ. 93-122.

. MOLINEUX. 1977. 1985.170 IZQUIERDO. Las medidas y los hombres. R. pág. “La problemática no resuelta de la articulación micro-macro”. Madrid. C. 1986. Nº 10-11. El libro del reloj de arena. 2. Madrid. E. 1993. Cuadernos para el Diálogo. en O’CONGHAILE. pág. Antoni.). LEWIS.) O. Madrid. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.. y otros. Women and Trade Unions: An Outline History of Women in the British Trade Union Movement. 1981.c. LOPEZ. Witold. 67-88. en CARBALLO.. LINGSOM. "El cambio de rumbo del capitalismo español: de la autarquía a la liberalización". Las sociedades fragmentadas. 48-91. en Desarrollo a escala humana. Ideologías y clases en la España contemporánea. Madrid. Madrid. Barcelona. Andrew J. Icaria. José Antonio. 1993. pág. Madrid. “Más allá del debate sobre el trabajo doméstico”. Argos Vergara. Siglo XXI. 1980. 1994. “The Structure and Meaning of Social Time”. MAX-NEEF. J. en Archipiélago. (eds. Las mujeres y el trabajo. C. Madrid. P. Enzo. Carmen. Instituto de la Mujer. A cross’national comparison of contemporary changes”. "El tiempo como actividad". El niño y la razón de Estado. MUMFORD. Madrid. Madrid. Ernest Benn. Sh. pág. JUNGER. Social Forces. Ernst. MEYER. Akal/Textos. Manfred A. KULA. David y WEIGERT. 1992. Y HOHLER. JUTGLAR. CARRASCO. (Comp. Lewis. Crecimiento económicos y crisis estructural en España (1959-1980). 1981. 97-100. C. Alianza Universidad. Icaria-Fuhem. Londres. Zero/Zyx. Jesusa. . 1977. 1981. W. Paz.. MORAL SANTIN. Centro de Publicaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. Barcelona.. Nº 60. La pobreza en la España medieval.. MINGIONE. Técnica y civilización. Y ALEMANY. Madrid. en BORDERIAS. 1988. Instituto de la Mujer. “Age and behaviour. Maxime. MINISTERIO DE ASUNTOS SOCIALES. La desigualdad de las mujeres en el uso del tiempo. 1971 . LEWENBACK.. 138-141. Susan. MORENO. 1994. II Plan para la igualdad de oportunidades de las mujeres (1993-1995).

Madrid. NAROTZKY. en Política y Sociedad. Análisis de las condiciones de vida y trabajo en España. O'CONGHAILE. 151-174. Valencia. Eberhard (Coord. talleres. "Transición postfranquista a la monarquía parlamentaria y relaciones de clase.L. 1991. en Archipiélago. Ed. PEREZ-FUENTES. Nº 10-11. 1992.. pág. Alfonso. L. European Foundation for the Improvement of Living and Working Conditions. MARI. y URIEL E. Alberto Corazón. “¿Repolitizar la pobreza?”. Nº 13-14. 11-16 ORTI. Dublín. Mary. 1992. 1979. Métodos y técnicas de investigación. 127-156. "Control social y trayectoria histórica de la mujer en España". pág. ORTI. Enrique. en Exodo nº 26. noviembre-diciembre. ORTI. 1986. 1991. RAYMOND. OCDE (Informe de un grupo de expertos de alto nivel al Secretario General). PEINADO. Alfons el Magnànim. . "Del reloj de arena al reloj del trabajador". TOHARIA. en Política y Sociedad. Historia ideológica del control social. Instituto de la Mujer. E. Alianza. en AA. ORTI. N. Madrid. Madrid. 1989. “Mujer y trabajo”. Madrid.). J. Alfonso. pág. PIZARRO. 101-107. Susana. María (coord. "La apertura y el enfoque cualitativo o estructural: la entrevista abierta y la discusión de grupo". El papel de las mujeres. PPU. Alfonso. The Changing Use of Time. 1988. Nº 16. Amalia. Pilar. PAZOS. Nº 51. pág.VV. 1988.. Madrid. monográfico de la revista Economía y sociología del trabajo. Metodología sociológica y teoría lingüística. en BERGALLI.E. Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. 37-92. NASH. del desencanto programado a la socialtecnocracia transnacional". 1988. R.. La discriminación de la mujer en el mercado de trabajo español. 1994. Wendy y KÖHLER. Mujeres. Trabajar en familia. pág.. El análisis de la realidad social. en Historia contemporánea. Nº 2. Conducir el cambio estructural.. Alfonso.. “El discurso higienista y la moralización de la clase obrera en la primera industrialización vasca”. OCAÑA. "La estrategia de la oferta en la sociedad neocapitalista de consumo: Génesis y praxis de la investigación motivacional de la demanda". J. hogares. Secretaría de Estado de Economía del Ministerio de Economía y Hacienda.). Ministerio de Trabajo y Seguridad Social. 1991. Universidad del País Vasco. 1994. 1988.. Madrid. Barcelona.171 MURO.

The Use of Time. Instituto de la Juventud.VV. UNION DE CONSUMIDORES DE ESPAÑA. Las democracias participativas. Condiciones de vida y trabajo en España. o. Nº 281.). Madrid. The Hague and Paris. Julia. "Orígenes y evolución del Estado de bienestar español en su perspectiva histórica. Alexander. 1991. Ed. Madrid.C. Madrid. "Desincronizzazione". Nº 32. Informe Juventud en España.172 POLANYI. CIS.. ZARRAGA. 1986. RODRIGUEZ CABRERO. Mouton. “Donne e ‘flessibilità’ del lavoro. pág. 189-205. 117-131. Ramón (Ed. José Luis. Anna. 1989. Estudio sobre la actitud del consumidor ante el acto de compra. "Aproximación genealógica a la moderna percepción social de los niños". Madrid. en Revista de Educación. Crítica del liberalismo económico. SZALAI. en BALBO. VILLASANTE. 197-220. Jorge. 1990. Laura. “Reconstitución de la infancia: extensión de la condición de persona y de ciudadano”. -------- . “La transmisión religiosa en la infancia”. 1992.. RAMOS. Madrid. Paola. RAMIREZ. Instituto de la Mujer. Milano. Cronos dividido. Madrid. 1972. 1989. VARELA. la Piqueta. en Treballs de la Societat Catalana de Geografia.. Alianza. pág. 1986. Madrid. PUECH. WILDEN. 1988. 1991.. Sistema y estructura.E. Ramón. nº 2. Francisco.. en Política y Sociedad. 1995. Henri-Charles. La gran transformación. Una visión general". HOAC. pág. en AA. Madrid. 1981. 155-175.c. 1992. U. Gregorio. Karl. pág. Madrid. A. Tiempo y Sociedad. dalla economia informale alla riorganizzazione dei tempi”. 1979. RIEZU. Feltrinelli. 1995. Siglo XXI. VINAY. Tomás R. De la participación ciudadana a las alternativas de sociedad. Nº 294. SECRETARIA GENERAL DE ECONOMIA y CIS. RAMOS. pág. Tempi di vita. en Revista de Educación. Las religiones constituídas en Occidente y sus contracorrientes. 79-87. Madrid.. Madrid. TEMPIA.

Intensidad en el uso del tiempo y efectos sobre la salud. Tabla 13. por sexos.173 INDICE DE TABLAS Página Tabla 1. tocadiscos. Tabla 7. en minutos). Principal responsable de tareas domésticas. Tabla 9. Identidad según tipología (en %). Tiempo que desearía dedicar a ciertas actividades. Relación con la actividad de la población española con 16 y más años. por géneros y según ocupación (promedio diario. por géneros (en miles). Tiempo medio dedicado a medios audiovisuales (Radio. Reparto de algunas tareas del hogar por géneros (1990) (Quién las realiza de forma habitual. Tabla 17. Satisfacción que producen las tareas domésticas. Tabla 11. En términos relativos a los demás (Promedio en minutos. Razón por la que no tienen empleo. Estado civil y maternidad. Tabla 8. 13 15 18 23 26 27 37 40 49 118 119 123 125 126 128 130 131 . Tabla 5. Tabla 6. en horas y minutos). Tabla 3. Tabla 2. último día laboral). Usos del tiempo por géneros (Promedio diario. Tabla 14. Categoría laboral de los ocupados. Ocupaciones de categoría baja con mayor presencia de mujeres. en porcentaje). Tabla 15. Tabla 12. Usos del tiempo a lo largo de la semana. Tabla 4. Tabla 10. vídeo). Tasas de actividad de las mujeres casadas entre 25 y 44 años (1976-1994). (Miles de personas y porcentajes). Incidencia de las responsabilidades domésticas sobre otros aspectos de la vida de las mujeres. Por géneros. Actividades en las que sobresale cada grupo de edad. Televisión. (Mujeres sin empleo extradoméstico). Tabla 16.

Grado de acuerdo con las siguientes propuestas para mejorar la organización del tiempo. Servicios cuyos horarios y ubicación dificultan una mejor organización del tiempo. 133 136 138 140 142 --------- . Existencia. Modelo ideal de gestión de los servicios. necesidad y titularidad ideal de ciertos servicios Tabla 20. Expectativas sobre reorganización del tiempo según tipo de mujer.174 Tabla 18. Tabla 22. Tabla 21. (En %) Tabla 19.

Diferencias por géneros en relación con la actividad de la población española con 16 y más años (EPA. Gráfico 5. 4º trimestre 1994). Gráfico 7. Categoría laboral de los ocupados por géneros. Magnitud y características internas.(Volumen total y tipos de trabajo). Clasificación de la población española mayor de 15 años en función de los usos del tiempo. Gráfico 3.175 INDICE DE GRAFICOS Página Gráfico 1. Tres tipos de mujeres. Gráfico 6. Gráfico 4. Usos del tiempo por géneros. Gráfico 2. Promedio de trabajo por géneros . 14 19 22 39 64 121 144 --------- . Sujeto de los cambios en la organización del tiempo.

176 INDICE DE CUADROS Página Cuadro 1. Cuadro 3. Diseño de los grupos de discusión. Posiciones discursivas en torno al uso del tiempo. Medidas introducidas en la Unión Europea para flexibilizar los horarios de trabajo. Cuadro 4. Cuadro 2. Características dominantes 54 67 69 72 120 --------- . Tipos de mujer. Cuadro 5. Sectores sociales representados en los grupos de discusión.

Fecha: 27 de abril de 1995. los maridos cooperan habitualmente. estatus social y laboral medio. Edad: 40-50 años. cooperación del marido y otros familiares. hijos. etc. 6 Asistentes. Lugar: Sevilla.177 ANEXO I FICHA TECNICA DE LOS GRUPOS DE DISCUSION GRUPO DE DISCUSION Nº 1. Situación familiar: mayoría casadas y con hijos jóvenes estudiantes. etc. Hábitat: zona metropolitana. separada). etc. delegan la mayor parte del trabajo doméstico de su familia (servicio doméstico. residentes en diversos lugares. Ellas supervisan las tareas. algunas a media jornada. minoría de otras situaciones (soltera. Trabajo doméstico: trabajan como media 3-4 horas diarias en su casa.). algunas horas de servicio doméstico. profesoras universitarias. minoría carrera media. Trabajo a jornada completa. estatus social y laboral alto. Tipo de empleo: ocupaciones de categoría media (enfermería. y coordinan el trabajo de otros miembros de la familia (marido.).). Trabajo doméstico: todas tienen empleada de hogar (sólo una por horas). GRUPO DE DISCUSION Nº 2 Mujeres casadas con empleo extradoméstico. . una con contrato temporal. Lugar: Barcelona. de varias zonas residenciales de la ciudad. Tipo de empleo: mayoría en ocupaciones de categoría alta (responsables de la administración. Estudios: mayoría carrera superior. Mujeres casadas con empleo extradoméstico. una con estudios primarios.).) Y/o de alguna asistenta por horas. etc. Recurren con frecuencia a servicios externos (comida en restaurantes o servicio a domicilio los fines de semana. profesionales superiores. La mayoría trabaja la jornada completa. etc. Estudios: cinco carrera media. trabajadoras cualificadas en servicios administrativos y hostelería. etc. Fecha: 24 de mayo de 1995.). una licenciada. Hábitat: ciudad de Sevilla. se ocupan parcialmente del trabajo doméstico de su familia (cooperación del marido y otros familiares. minoría otras situaciones (soltera conviviendo con su pareja y los hijos de éste). Edad: 35-50 años. enseñanza media. Situación familiar: mayoría casadas y con hijos jóvenes estudiantes.

sin que apenas colabore el marido. Fecha: 22 de junio de 1995.. Edad: 30-45 años. Fecha: 15 de junio de 1995. servicios de limpieza. que se ocupan mayoritariamente del trabajo doméstico de su familia. Edad: 30-45 años. Situación familiar: mayoría casadas y con hijos. De diversos barrios periféricos. familias de estatus social y cualificación bajos.178 GRUPO DE DISCUSION Nº 3 Mujeres casadas con empleo extradoméstico. la hostelería.. dependientas de comercio. Hábitat: Pueblo grande de Extremadura. minoría en otras situaciones (madre soltera. varias ayudas familiares. Tipo de empleo: ocupaciones de categoría baja (empleadas domésticas.. algunas a tiempo parcial o por horas.. Hábitat: ciudad de Madrid. . Mayoría con contrato eventual. el pequeño comercio.). Trabajo doméstico: se encargan ellas de la mayor parte del trabajo doméstico de su familia. Estudios: mayoría estudios primarios. Situación familiar: mayoría casadas y con hijos.). Estudios: mayoría nivel de estudios primarios. Lugar: Madrid. etc. GRUPO DE DISCUSION Nº 4 Mujeres casadas con empleo extradoméstico irregular o de temporada. Eventual ayuda de alguna hija o familiar en los tiempos que están trabajando. Trabajo doméstico: desarrollan las tareas de su hogar. de estatus social y laboral bajo. la mayoría sin contrato. separada con cargas familiares. obreras no cualificadas. y cuyo marido o familiares no cooperan en el trabajo doméstico. que precisan a veces de prestaciones sociales. Tipo de empleo: ocupaciones precarias en la agricultura. el servicio doméstico. Lugar: Miajadas. que lo comparten con las tareas del hogar. Etc.

Fecha: 12 de junio de 1995. Trabajo doméstico: realizan casi todo el trabajo doméstico. varias tienen a su cargo ancianos o inválidos. Tipo de empleo (del marido): ocipaciones de categoría baja y medio (obreros cualificados y no cualificados. Edad: 45-60 años. Varias tienen el sobrecargo de atender abuelos o hijos minusválidos. algunos sin terminar. Varias de las reunidas han tenido empleos temporales y algunas fijos. Situación familiar: casadas y con hijos de diversas edades. Lugar: San Martín del Pimpollar (Avila). De diversos barrios. Lugar: Madrid. Hábitat: ciudad de Madrid. pequeño comercio o industria.179 GRUPO DE DISCUSION Nº 5 Mujeres casadas sin empleo regular extradoméstico. a otras algo los fines de semana. Estudios: mayoría estudios primarios. cuya esposa se ocupa de las tareas del hogar. Edad: 35-50 años. la esposa se encarga de las tareas domésticas. GRUPO DE DISCUSION Nº 6 Varones casados y ocupados. con cargas familiares. que han dejado por rescisión de coontrato o para atender a los hijos. la mayoría echa de menos tener un empleo si bien pocas lo buscan activamente. Hábitat: pueblo pequeño de Castilla y León. que se ocupan en exclusiva de las tareas del hogar.5 millones). que busca empleo. administrativos medios). . alguna carrera media. asalariados varios. Fecha: 25 de abril de 1995. A algunas el marido no les ayuda nada. predominio de estatus académico y laboral medio y bajo. Tipo de empleo: agricultura. Situación familiar: casados y con hijos. Trabajo doméstico: lo realiza la esposa. cuyo marido está ocupado con estatus laboral y académico medio y bajo (2. Estudios: mayoría primarios. una separada.

Edad: 30-45 años. Edad y Sexo: 22-28 años. algunos casados. Fecha: 27 de junio de 1995.. la otra mitad independiente de ella. Trabajo doméstico: cooperan activamente en las tareas. 4 varones y 4 mujeres. Algunos en residencia universitaria. Fecha: 16 de junio de 1995. GRUPO DE DISCUSION Nº 8 Jóvenes de estatus social medio-alto y alto. que participan en las tareas del hogar.). Estudios: mayoría carrera media o superior. .180 GRUPO DE DISCUSION Nº 7 Varoones que toman parte en las tareas domésticas. estudiantes de nivel superior o empleados fijos. Tipo de empleo: ocupaciones de categoría media y alta. mujer ama de casa.. Estudios: superiores o carrera media. Hábitat: ciudad de Zaragoza. de estatus académico y laboral medio-alto. Situación familiar: mayoría casados y con hijos. Lugar: Valencia. Tipo de empleo: los ocupados con empleo en categoría media o alta. Situación familiar: la mitad depende de su familia. Lugar: Zaragoza. mujer separada. tanto de los varones como de las mujeres. en diversas circunstancias (mujer trabajadora. Hábitat: ciudad de Valencia. alguno separado o viudo con cargas familiares. Trabajo doméstico: diversas situaciones y grados de colaboración.

Estudios: primaria o secundaria (nivel F.P. Edad y género: 16-21 años. estatus social medio-bajo y bajo.181 GRUPO DE DISCUSION Nº 9 Jóivenes de estatus social medio-bajo y bajo. en diversos grados.). Trabajo doméstico: la mayoría lo hacen por sí mismos. Mayoría cónyuges que cuidan al otro miembro de la pareja (3 maridos y 4 esposas). Hábitat: Madrid. Situación familiar: la mayoría depende de su familia. GRUPO DE DISCUSION Nº 10 Personas mayores de 65 años con cargas familiares. Familias en situación socioeconómica precaria: el cabeza de familia (sea la persona que cuida o la atendida) con experiencia de paro de larga duración o empleos temporales y/o sin seguros. Seis mujeres. Trabajo doméstico: los varones apenas colaboran. dos vecinos-visitadores (parroquiales). Lugar: Barbastro (Huesca). varios ocupados con contrato temporal o sin contrato. pero poco importante. minoría sin convivencia habitual. una señora que atiende a su hermana. Mayoría de los invitados en situación de convivencia habitual con la persona que cuidan. algunos tienen ayuda externa.. una COU. Fecha: 8 de mayo de 1995. De 65 o más años. varios con prestaciones sociales. . las mujeres sí. Fecha: 18 de julio de 1995. desempleados y empleados precarios. Lugar: Madrid. algunos ayuda familiar rural. mayoría de barrios periféricos. cuatro varones. Hábitat: rural. Sin estudios o sólo primarios. 4 mujeres y 5 varones. Participantes: 10 personas. Tipo de empleo: varios parados. minoría independizada. etc. estudiantes de nivel medio-bajo.

182 ANEXO II. Cuestionario Aplicado. .