2013 Antonio García Megía

La literatura española en el siglo XVIII
Angarmegia: Ciencia, Cultura y Educación. Portal de Investigación y docencia

http://angarmegia.com - angarmegia@angarmegia.com

La Literatura española en el siglo XVIII
Notas y recursos didácticos para la clase de Literatura

Una propuesta de

Antonio García Megía

El presente documento forma parte del proyecto del Portal de Educación y Docencia Angarmegia, Ciencia, Cultura y Educación (http://angarmegia.com). Propone algo más que unos apuntes para orientar a nuestros alumnos de Educación Secundaria en sus estudios sobre el tema. Junto a un el texto muy simplificado y centrado en aspectos esenciales para completar, o diversificar, los contenidos recogidos en su libro base, incorpora:  Una colección de imágenes en un tamaño y formato adecuado para ser utilizadas en presentaciones o exposiciones del profesor o el estudiante. Son originales y corresponden a fotogramas de vídeos confeccionados específicamente para ilustrar, aclarar o motivar esta Unidad Didáctica. Todas las imágenes, además, se encuentran, en el documento La Literatura Española en el siglo XVIII. Imágenes, descargable desde la sección de Imprimibles del Portal Angarmegia. Micro-biografías de los principales autores del movimiento estudiado. Textos representativos para leer, analizar o comentar. Documentos complementarios de autores de reconocida solvencia para ampliar conocimientos o comprender mejor las circunstancias que determinan los hechos estudiados.

  

El proyecto también dispone, como queda dicho, de vídeos relacionados y de actividades interactivas para mejorar y reforzar las adquisiciones. Los vídeos están localizables en la sección Vídeos del Portal o en el Canal Angarmegia de YouTube. Las direcciones son:  Vídeos en el Portal: http://angarmegia.com/videos.htm  Angarmegia en YouTube: http://www.youtube.com/user/angarmegia  Las actividades interactivas se encuentran en la sección Refuerzo al estudio: Interactivos: http://angarmegia.com/refuerzoestudio.htm  El álbum con todas las imágenes en mayor tamaño es accesible Imprimibles: Imprimibles: http://angarmegia.com/apoyos_imprimibles.htm Agradecemos cualquier crítica o sugerencia que tengan a bien hacernos. Nuestra mayor satisfacción estriba en conocer que nuestro trabajo puede contribuir a mejorar el nivel educativo de las generaciones que habrán de sustituirnos.

Antonio García Megía
Maestro, Diplomado en Geografía e Historia, Licenciado en Filosofía y Letras, Doctor en Filología Hispánica.

CONTENIDO

Síntesis teórica _______________________________________________________ 9
CONTEXTO SOCIOCULTURAL _________________________________________________ 11 EL SIGLO XVIII EN LA LITERATURA ESPAÑOLA – NOTAS GENERALES __________________ 13 LA ERUDICIÓN Y LA CRÍTICA _________________________________________________ 14 LA POESÍA ________________________________________________________________ 15 EL TEATRO _______________________________________________________________ 15 LA PROSA NARRATIVA ______________________________________________________ 17

El autor y su obra ____________________________________________________ 19

Ignacio de Luzán _____________________________________________________ 21
Microbiografía ____________________________________________________________ 21
La poética o reglas de la poesía en general y de sus principales especies ____________________ 21

Fray Benito Jerónimo Feijoo ____________________________________________ 24
Microbiografía ____________________________________________________________ 24
Teatro crítico universal __________________________________________________________ 24

Gaspar Melchor de Jovellanos ___________________________________________ 31
Microbiografía ____________________________________________________________ 31
El delincuente honrado ___________________________________________________________ 31 Informe sobre la Ley de Reforma Agraria ____________________________________________ 36 Carta de Jovino a sus amigos salmantinos ____________________________________________ 40

José Cadalso y Vázquez ________________________________________________ 47
Microbiografía ____________________________________________________________ 47
Ocios de mi juventud ____________________________________________________________ 47 Cartas Marruecas _______________________________________________________________ 50

Juan Meléndez Valdés _________________________________________________ 53
Microbiografía ____________________________________________________________ 53
Poesías _______________________________________________________________________ 53

Félix María Serafín Sánchez de Samaniego _________________________________ 62
Microbiografía ____________________________________________________________ 62
Fábulas _______________________________________________________________________ 62

Tomás de Iriarte ______________________________________________________ 67
Microbiografía ____________________________________________________________ 67
Fábulas _______________________________________________________________________ 67 El señorito mimado o La mala educación ____________________________________________ 70 La señorita malcriada____________________________________________________________ 74

Don Ramón de la Cruz _________________________________________________ 80
Microbiografía ____________________________________________________________ 80
Manolo _______________________________________________________________________ 80

Vicente García de la Huerta _____________________________________________ 90
Microbiografía ____________________________________________________________ 90
Raquel ________________________________________________________________________ 90

Leandro Fernández de Moratín__________________________________________ 106
Microbiografía ___________________________________________________________ 106
Sátira contra los vicios introducidos en la poesía castellana_____________________________ 106 El sí de las niñas _______________________________________________________________ 118

Diego de Torres Villarroel _____________________________________________ 129
Microbiografía ___________________________________________________________ 129
La vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del Doctor… ______________________ 129 La casa de un gran señor ________________________________________________________ 132 El sumo poder de los ojos de Filis _________________________________________________ 132

José Francisco de Isla y Roig (Padre Isla) _________________________________ 133
Microbiografía ___________________________________________________________ 133
Fray Gerundio de Campaza ______________________________________________________ 133

Documentos complementarios _________________________________________ 141
Pragmática Sanción 1767. Carlos III. Expulsión de jesuitas _______________________ 143 La Ilustración española ____________________________________________________ 144 Newton y Feijoo: un episodio en la historia de la difusión de las ideas científicas ______ 151 La batalla del teatro en el reinado de Carlos III _________________________________ 179

La Literatura Española en el siglo XVIII
Síntesis teórica

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Síntesis teórica

CONTEXTO

SOCIOCULTURAL

La personalidad del siglo XVIII está fuertemente condicionada por el pensamiento ilustrado. La ilustración es un movimiento del mundo occidental que impregna todos los ámbito vitales: política, filosofía, cultura… Su materialización más paradigmática se encuentra en la Enciclopedia francesa. Proclama la prevalencia de la razón y la experiencia frente a los prejuicios, las supersticiones y la autoridad intelectual propias del barroco. Su objetivo: alcanzar la felicidad del ser humano, que sitúa por encima de los intereses del estado; su metodología: la enseñanza, el didactismo.

El XVIII es un siglo de reformas y de progreso alentados desde las ideas y valores de las clases dirigentes que intenta mejorar la vida de los ciudadanos, pero sin que estos tengan intervención política. Es el Despotismo Ilustrado: ―todo para el pueblo, pero sin el pueblo‖. No obstante sus valores e ideas sustentan las bases de la Revolución Francesa (1789).

Página 11

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El devenir de la ilustración es diferente según los países en cuanto a cronología y desarrollo. En España, por ejemplo, se suele situar entre 1701, con el cambio dinástico entre Austrias y Borbones, y 1833, fecha del fallecimiento de Fernando VII. Realmente, su implantación fue complicada porque siempre contó con la oposición de amplios sectores de la aristocracia, la iglesia e, incluso, parte del pueblo llano. La lucha contra la herencia del antiguo régimen se extiende hasta mediados del siglo XVIII. Desde el punto de vista artístico, al periodo BARROCO en auge en el siglo anterior, siguen los movimientos NEOCLÁSICO y PRERROMÁNTICO que en muchos momentos conviven o se superponen. La estética neoclásica supone un cierto amaneramiento elegante de sabor helenístico con una excesiva preocupación por la forma, en un intento exagerado por acercarse a los grandes modelos de la antigüedad. En cierto modo un resurgir del RENACIMIENTO, pero mientras éste aspira a actualizar la antigüedad manteniendo al hombre en sus propias pasiones de época, el Neoclasicismo intenta sustituir las pasiones y sentimientos de la época por las de aquel universo ya desaparecido. No pone nada de su parte, solo copia y reproduce, y controla, y regula mediante normas. La regla del decoro, comprendido como el buen gusto, por ejemplo, establece cómo un personaje debe hablar y comportarse de acuerdo a su posición social, sexo, edad..., y qué medidas ha de tener un determinado edificio. El buen gusto supone la capacidad para identificar y aceptar lo bello y rechazar lo feo; así como de separar lo verosímil de lo imposible. El renacentista piensa en Grecia y Roma, pero observa y admira su entorno, el neoclásico cierra cualquier ventana al mundo exterior. En este contexto no es extraño que se desarrollen y proliferen las academias.de todo tipo, tanto oficiales como privadas, de historia, ciencias, lengua…, y las bibliotecas.

En España, el Marqués de Villena, D. Juan Manuel Fernández Pacheco crea la Real Academia Española (de la Lengua) a partir de una tertulia de eruditos en 1713, y Felipe V funda la Biblioteca Nacional de España en 1712 con los fondos procedentes de una antigua librería denominada ―de la Reina Madre‖ y los que él mismo trajo de Francia. Contando, además, con el privilegio desde entonces, de recibir un ejemplar de todos los libros que se impriman en el Reino.

Página 12

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

De forma casi paralela, desde principios de siglo en algunos países de Europa, como Inglaterra o Alemania, se mantiene una fuerte presencia de sentimiento e irracionalidad más cercana a la estética del barroco. La percepción de lo bello no se juzga por su adecuación a determinadas normas o preceptos, sino que viene determinada por la sensibilidad y subjetividad de quien crea el arte y del individuo que lo contempla, Lo sublime es aquello que emociona y deleita y no tiene por qué ser necesariamente bueno. Se trata del PRERROMANTICISMO que se extenderá de forma a lo largo del siglo un cierto sentimiento depresivo, el tedium vitae ampliamente desarrollado en España. Aunque persiste un férreo control civil y religioso sobre las publicaciones, durante el siglo XVIII mejora la industria editorial. El libro se contempla como objeto comercial asequible y proliferan los de pequeño formato. Importantes serán para el mundo literario la aparición de revistas periódicas. En España hay que citar al Diario de los literatos de España, de carácter trimestral. Fundado a imitación del francés Journal des Savants, tiene espíritu academicista, aunque no normativo, ofrece a sus lectores reseñas y comentarios de las obras más interesantes de todos los ámbitos del saber.

EL SIGLO XVIII EN LA LITERATURA ESPAÑOLA – NOTAS GENERALES
Sigue, en principio, la influencia barroco a lo largo de la primera mitad del siglo, más concretamente las líneas marcadas por Lope de Vega y Baltasar Gracián. La aparición de La poética de Ignacio de Luzán establece el cambio de rumbo hacia el neoclasicismo. Luego serán Gregorio Mayans y Siscar y Fray Benito Jerónimo Feijoo quienes consoliden la nueva vía. Se pueden, en consecuencia, diferenciar en lo que a España se refiere tres tendencias: TRADICIONAL Continúa las preferencias del siglo anterior en todas en todos los géneros, aunque es especialmente patente en la lírica y el teatro. Perdura a lo largo del reinado de Felipe V. Más tarde, reinados de Fernando VI y Carlos III, se librará de influencias culteranoconceptistas. Sus máximos exponentes son Nicolás Fernández de Moratín en ciertos poemas como Las naves de Cortés destruidas o Fiesta de toros en Madrid, Ramón de la Cruz y González del Castillo.
Página 13

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

NEOCLÁSICA De fuerte influencia francesa, se hace patente en torno a 1750. De tono didáctico y moralizante alcanza, incluso a géneros tan alejados de la estética neoclásica con es el sainete. PRERROMÁNTICA Posee las características comunes a otras literaturas de sentimentalismo, individualismo, exotismo y búsqueda de la libertad y la felicidad, impregnadas de un acusado cansancio de vivir. Las notas características de la literatura española del siglo se pueden concretar en:      Predominio de la razón sobre el sentimiento, de lo intelectivo sobre lo imaginativo, de la disciplina sobre la libertad creadora, de la norma sobre la individualidad. Estricta separación de géneros y subgéneros. Aplicación tajante de las unidades dramáticas. Prohibición rigurosa de los autos sacramentales Finalidad ético-docente

LA ERUDICIÓN Y LA CRÍTICA
El criticismo está en la esencia del carácter del siglo. Criticismo que impulsa a los escritores, a veces hacia zonas inéditas del pensamiento, a veces hacia regiones ya conocidas, pero que ahora precisan nueva exploración. Su nota sobresaliente es la universalidad: ningún tema le es ajeno. Cargados de buena intención, los autores se constituyen en mentores de la sociedad pensando que pueden llevarla a su perfección y a la felicidad. Los escritos críticos del XVIII muestran más preocupación por el tema que tratan que por la forma como argumentan los puntos de vista propios. La España del siglo vive una feroz confrontación ideológica, reformistas ilustrados frente a conservadores absolutistas, que margina cualquier preocupación estilística. Obsesionan los problemas agrarios, la libertad de pensamiento, los privilegios de clero y nobleza y la educación. Otra cuestión de candente será la relación España-Europa para las que analiza una triple alternativa: aislamiento, integración o europeización con mantenimiento de las particularidades españolas. Las grandes figuras en orden al pensamiento son Feijoo, Jovellanos y Cadalso. En la historia del criticismo en este siglo no se puede obviar la labor del numeroso grupo de jesuitas exiliados de España en virtud de la pragmática de Calos III, en 1767, no todos literatos, pero de enorme peso intelectual y científico, victimas de su afán por defender el pensamiento español y su aportación a la cultura europea, frente a quienes lo denigran de manera sistemática. Más de cuatro mil intelectuales, algunos de ellos eminentes entre los sabios, se ven obligados a abandonar su patria en un solo día y sin juicio ni proceso. Asentados en Italia merecen las palabras pronunciadas en la apertura del curso de la Universidad de Bolonia, en 1781: ―Apenas habría quedado en Italia vestigio de buenas letras y de los estudios, ni hubiéramos podido legar a los venideros monumento alguno digno de la inmortalidad, si por un hecho extraordinario no hubiera venido desterrado a Italia tanta copia de ingenio y sabiduría‖. Por citar algunos de estos prohombres: Arteaga, Hervás y Panduro, Francisco Javier Lampillas…

Página 14

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

LA POESÍA
Con criterio de prioridad cronológica, hay que reseñar que los poetas tradicionales, inspirados en modelos de Quevedo y Góngora, perviven hasta la segunda mitad del siglo. En esta línea se encuentran, entre otros, Álvarez de Toledo o Villarroel. Posteriormente, la reimpresión de obras de Garcilaso y Fray Luís de León por impulso de Nicolás de Azara y Mayans y Siscar, hacen rebrotar, pasado la mediana de la centuria, las viejas escuelas Salmantina y Sevillana. Es la aparición, en 1737, de la Poética de Luzán la que introduce la corriente neoclásica que sustituirá la inspiración por la norma y utilizará el término gusto como sinónimo de ―criterio refinado y asesorado por la razón‖. La poseía se hace ahora racionalista, metódica y fríamente reglamentada. Los temas preferidos son la convivencia humana, la filantropía, el culto a la amistad y la vuelta a la naturaleza primigenia. El deseo de utilizar la lírica como instrumento de mejora social que se apodera de Jovellanos, Meléndez Valdés o Diego González. Junto a esta tendencia crece otra que muestra cierto sensualismo de corte anacreóntico. La moda neoclásica alcanza hasta el triunfo del romanticismo. Junto a los poetas citados, es preciso recordar a Nicolás Fernández de Moratín, incluso a su hijo Leandro, Cienfuegos, Trigueros o Iriarte, maestro, junto a Samaniego, del apólogo, o fábula, sencillas sátiras que suelen aparecer, según Entrambasaguas, en épocas faltas de creencias. Las primeras vibraciones románticas se perciben muy avanzada la centuria y en el comienzo de la siguiente. Los sonetos de José Somoza caen de lleno dentro de la manera romántica pero el más típico precursor de romanticismo es Nicasio Álvarez de Cienfuegos con composiciones como La escuela del sepulcro, La rosa del desierto o Paseo solitario en primavera.

EL TEATRO
Casi puede afirmarse que el siglo XVIII no posee teatro propio. La primera mitad de la centuria está contaminada con los peores residuos de la escena calderoniana, y la segunda se colma con refundiciones e imitaciones de la dramaturgia extranjera. Sólo Leandro Fernández de Moratín aporta algo de originalidad a una escena que en el pasado fue muy vigorosa. La clasificación más sencilla que suele proponerse para este género es:    Teatro tradicional Teatro popular Teatro neoclásico

La TENDENCIA TRADICIONALISTA intenta continuar temática y técnica del gran teatro del XVII, pero son pocos los que lo consiguen con cierta dignidad. Bances y López Cándamo es un, muy fecundo, autor de entremeses, autos, comedias de todo corte y bailes. La audiencia de los tres alcaldes, El español más amante y desgraciado, La piedra filosofal, El esclavo en grillos de oro, El sastre del campillo… Antonio de Zamora se especializa en comedias religiosas, históricas y de figurón. Judas Iscariote se basa en los Evangelios apócrifos. Quitar de España con honra el feudo de cien doncellas es una refundición de Las famosas asturianas de Lope de Vega. Su obra más valorada

Página 15

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

es No hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague y convidado de piedra es una escenificación de las aventuras del Don Juan, célebre personaje creado por Tirso de Molina. Con el fallecimiento en 1750 del madrileño José de Cañizares se suele dar por finalizada esta corriente. La obra de Cañizares es, en cuanto a temática y variedad, similar a la de Zamora. Entre sus producciones más valoradas se encuentran El picarillo en España, señor de la Gran Canaria, sobre la conquista de las islas por el francés Bracamont y El dómine Lucas. La pieza fundamental de la TENDENCIA POPULAR es el sainete, prolongación natural de los pasos de Lope de Rueda y los entremeses cervantinos con los que comparte temas, personajes y costumbrismo. Muy denostado por los neoclásicos, que lo califican de género ínfimo, tiene muy buena acogida entre el pueblo. Suele escribirse en romance e intercala canciones y coplas. El aprecio popular es consecuente con su ingeniosidad y gracia chispeante. Pero el sainete tiene un valor añadido, se erige en documento histórico social de los usos, costumbres, problemas y tragedias de la vida cotidiana de la época. Su más digno cultivador es Ramón de la Cruz. Se calcula que Don Ramón de la Cruz escribió más de cuatrocientos sainetes. Entre los destacados se citan: La embarazada ridícula, La presumida burlada, El alcalde limosnero, El burlador burlado y, especialmente, Manolo, ―tragedia para reír o sainete para llorar‖. Sujeto a las unidades dramáticas y bajo influencia francesa, la TENDENCIA NEOCLÁSICA constituye el teatro característico del siglo. La TRAGEDIA neoclásica goza de escasa popularidad siendo, tal vez, La Raquel, de Vicente García de la Huerta, la obra más valorada dentro de este género, posiblemente por la carga nacional y romántica que la impregna. En el Alcázar de Toledo se preparan unas fiestas en honor de Alfonso VIII, esclavo de los caprichos de la judía Raquel. La circunstancia provoca una sublevación popular, el asesinato de la favorita y la posterior venganza del monarca. Otros nombres que se deben citar dentro de este apartado son los de Nicolás Fernández de Moratín, autor de un fracaso estrepitoso Hormesinda, o José Cadalso artífice de la, también poco exitosa, Sancho García. Mayor aceptación tiene la COMEDIA neoclásica. Dos nombres marcan la diferencia Tomás de Iriarte y Leandro Fernández de Moratín. Tomás de Iriarte comienza traduciendo piezas para los teatros de los Reales Sitios. Su primera producción propia de interés verá la luz en 1783. Se trata de una sátira sobre la deficiente educación que reciben los jóvenes: El señorito mimado. Poco después, y con el mismo tema, representa La señorita malcriada. Pero su mejor obra, según la crítica especializada, va a ser El don de gentes, donde construye con Rosalía un sólido personaje femenino. Con Leandro Fernández de Moratín la comedia dieciochesca alcanza la brillantez. Muestra en ella lo cotidiano, las pequeñas intrigas y problemas de unos personajes cargados de humanidad, madres ambiciosas, mozas hipócritas, galanes sin arrestos… Un tema destaca por encima de todos: la elección matrimonial. Moratín otorga a los padres el derecho a aconsejar a los hijos, pero son estos los que han de tomar una decisión definitiva. Entre sus obras: El viejo y la niña, La mojigata, El sí de las niñas y La comedia nueva o el café.

Página 16

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

LA PROSA NARRATIVA
La novela es un producto característico de la época y fiel reflejo de sus preocupaciones e ideas, lo que la carga de didactismo y propósito docente. El racionalismo y la incredulidad añaden más notas características a este género literario. La educación del hombre abandonado a sus medios naturales como preconiza Emilio de Rousseau, imitado en Eusebio, de Montengón, de enorme éxito de publicación, y la sátira sobre la nobleza, la burocracia, la chabacanería y la retórica religiosa, dominan un grupo de novelas que culminan con Fray Gerundio de Campazas. Diego de Torres Villarroel une la ficción literaria con la picaresca real. Calificado como ―inquieto vagabundo‖ en contacto con todo tipo de gente, desde la humilde cuna hasta el más elevado rango universitario, deja patente en su obra el enorme atraso intelectual de nuestra nación. Su Vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del doctor don Diego de Torres Villarroel, de 1743, nos lo muestra como ―espíritu independiente‖, libre para expresar lo que piensa y artífice de su propia suerte. Es autor, también, de Pronósticos anuales, Sueños morales y numerosa producción de carácter científico y crítico. El jesuita José Francisco de Isla es un traductor y escritor incansable. A destacar El triunfo del amor y de la lealtad o Día grande de Navarra, los Sermones, seis volúmenes de excelente oratoria sacra, y las Cartas familiares reunidas por su hermana. Pero la obra que mantiene su nombre en la literatura del siglo es Fray Gerundio de Campazas, aparecida en 1758 y 1770. Agotada en tres días, provoca un aluvión de folletos a favor y en contra que obliga a la intervención del Santo Oficio. En ella, el padre Isla pretende construir una narración novelesca de carácter satírico amalgamada con un tratado de oratoria sagrada, poniendo en boca de su protagonista todas las extravagancias, disparates y chascarrillos irreverentes que circulan por la sociedad de la época. Su mayor defecto es la falta de unidad, pues sólo cuenta una serie de aventuras yuxtapuestas sin apenas relación.

Página 17

EL SIGLO XVIII EN ESPAÑA

El autor y su obra
Breve reseña biográfica y texto representativo

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Ignacio de Luzán
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Zaragoza, en 1702, y fallece en Madrid en 1754. Hijo de Antonio de Luzán, gobernador del Reino de Aragón. Huérfano muy niño, es educado por su tío José Luzán. Estudia latín y retórica en Italian, licenciándose en Derecho en la Universidad de Catania. Estudioso convencido, traduce a Safo y Anacreonte y frecuenta las academias. En Palermo compone la Retórica de las conversaciones y en 1732 escribe un tratado de ética en italiano: Dei principi della morale. De regreso a Aragón, publica en 1737 publica la primera edición de Poética. En Madrid, es nombrado miembro honorario de las academia de la Lengua e Historia, para las que realiza diversos trabajos. Escribe Perspectiva política, La virtud coronada y traduce a Anacreonte, Horacio, Ovidio… Como secretario de la embajada española en París, vive en esta ciudad tres años estudia con Nollet y conoce a Voltaire y Montesquieu. Regresa a Madrid, en 1749, asumiendo importantes políticas. Asiste a las tertulias de Iriarte y a la Academia del Buen Gusto. En 1752 ingresa en la Academia de San Fernando y en la de Buenas Letras de Barcelona.

TEXTO

La poética o reglas de la poesía en general y de sus principales especies
FRAGMENTO
Capítulo II - Del origen y progresos de la poesía (texto completo) Antes de pasar adelante a lo más esencial de este tratado, me parece que, para cabal inteligencia y para mayor claridad de lo que hemos de decir, será muy del caso ver primero el origen y progresos de la poesía y un bosquejo o perfil de su antigua y moderna planta. Ni de los primeros poetas, ni del tiempo preciso en que la poesía tuvo su nacimiento, se puede hablar con certidumbre; pero todos convienen en que es antiquísima. Homero floreció mil años antes de Cristo, esto es, en tiempo de Salomón; y, antes de Homero, se tiene por cierto que hubo otros poetas en Grecia y otras partes: entre éstos se nombran Orfeo, Museo y Lino; Platón hace mención de Olimpo, y Eliano, de Orebanzio Trazenio, de Dares el frigio y de un cierto Syagro, que fue el primero que escribió de la guerra troyana. Por lo menos, no hay duda que los hebreos usaron la poesía mucho antes, como se echa de ver en los líricos versos de los salmos de David y en aquellos himnos de Moisés: Cantemus Domino; gloriose enim magnificatus est, etc.; Audite, coeli, quae loquar; y en el Cántico de Debora y Barac: Qui sponte obtulistis de Israel animas vestras ad periculum, benedicite Domino; himnos cuya majestad y grandeza y hermosas fantasías poéticas manifiestan bien haber sido dictados por una musa divina. En cuanto al primer origen de la poesía, también convienen que fuese entre pastores. Estos, en aquel ocio feliz que les franqueaba su estado, mientras sus rebaños pacían por prados y montes, habrán empezado a cantar versos en estilo natural y sencillo, sirviéndoles de asunto aquellos objetos que son más propios de los pensamientos y de la fantasía de un pastor como, por ejemplo, la grey, el prado, los árboles, la hierba, el arroyo, la hermosura de una pastora y otras cosas semejantes. Y si, por ventura, se hallaban dos pastores recostados a la sombra de un mismo árbol, era natural que, cansado el uno de cantar, le sustituyese el otro; de donde tuvieron las églogas su origen y el introducir en ellas dos pastores a cantar alternativamente. La

Página 21

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

naturaleza misma, que a veces enseña la armonía sin arte, como dirige a veces nuestros movimientos según la estática y la mecánica, sin la prevención de sus reglas, sirvió de guía a aquellos rústicos poetas en el metro, el cual, tosco al principio y desaliñado, se fue después, con el transcurso del tiempo, puliendo y mejorando hasta reducirse, finalmente, a reglas ciertas y fijas. Esta conjetura hizo Pablo Benio12 del principio de la poesía entre los Arcades, y la misma hizo Horacio de los versos fescenninos, atribuyendo su origen a los labradores antiguos, que acabada su cosecha, ociosos y regocijados, inventaron los primeros esta especie de versos en los sacrificios que hacían a sus rústicas deidades. Agricolae prisci, fortes, parvoque beati, condita post frumenta, ievantes tempore festo corpus, et ipsuin anirnuni spe finis dura ferentem cum sociis operum, et pueris, et conjuge fida tellurem porco, Sylvanum lacte piabant, floribus, et vino Genium memorem brevis aevi. De las chozas y aldeas, donde nació la poesía entre cabreros y labradores, pasó a las ciudades a vivir, con mejorada fortuna, entre ciudadanos y filósofos. Los sacerdotes egipcios que en aquel tiempo eran los más afamados sabios, la acogieron con mucho aprecio y, dejando los asuntos humildes y pastoriles, emplearon sus poesías en argumentos más propios de su carácter y condición. Empezaron, pues, a enseñar a los pueblos la religión y la filosofía en versos, como también en pinturas y esculturas; porque, como conociesen que el vulgo era incapaz de comprender las verdades especulativas y los atributos de Dios, eligieron el medio de explicarse por imágenes sensibles, ya con los versos en libros, ya con el cincel en mármoles, ya con el pincel en tablas. Dividieron la unidad de Dios en todos sus atributos y efectos, y explicáronla al pueblo debajo de varias similitudes de hombres, de brutos y aun de cosas inanimadas. De aquí se originaron no menos las fábulas poéticas que la idolatría misma. Porque la gente vulgar, no penetrando las verdades encubiertas y simbolizadas en aquellas fábulas, fue, poco a poco, dando crédito a su falsa exterioridad, y a este crédulo engaño siguióse insensiblemente la adoración. Los egipcios fundaron muchas colonias en Grecia, introduciendo en sus provincias las costumbres de su patria juntamente con la poesía y las fábulas. Añadióle a esto, como observan varios autores, que muchos griegos, como Orfeo, Museo y Homero, llevados de la fama de los sacerdotes egipcios, fueron a Egipto, de donde volvieron a sus patrias con toda la doctrina de aquellos sabios envuelta y escondida en los mismos velos y celajes con que aquéllos la ocultaron; esto es, en las obscuridades enigmáticas de imágenes y de fábulas. Pero los pueblos, no penetrando el interior sentido de aquellas artificiosas, invenciones y engañados de la exterior sensible apariencia, en vez de sacar algún provechoso conocimiento, mamaban, por decirlo así, la leche de la idolatría. Reparando en este grave daño algunos sabios filósofos, en lugar de fábulas, se aplicaron a escribir sentencias y preceptos morales para arreglamento de las costumbres; así hicieron Hesiodo, Teógnides, Focílides, Timocles y otros. De esta manera nació y creció la poesía, y, según el vario genio de aquellos primeros poetas, dividióse en varias especies. Porque, como dice Aristóteles en su Poética, algunos de genio grave y elevado imitaron en sus versos las acciones sublimes y grandes, de donde tuvieron principio la épica poesía y la tragedia. Otros, de espíritu más limitado, imitaron las acciones de personas particulares, de donde se originó la comedia. Otros, finalmente, inclinados a alabar o a reprehender, celebraron las virtudes de los dioses y de los hombres o censuraron sus vicios. Y de esto tuvieron origen los himnos, los peanes, especie de himno en loor de Apolo, los ditirambos en loor de Baco, las sátiras, los yambos y todo lo demás que se llama poesía lírica. Mas, después que los romanos se enseñorearon de la Grecia, y como dijo Horacio: Graccia capta feruin victorem coepit, et artes intulit agresti Latio.

Página 22

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Con las artes y ciencias de los sojuzgados griegos, pasó también a Italia la poesía, donde se mejoró, si creemos a Cicerón, el cual era de opinión que los romanos o habían superado las invenciones de los griegos o las habían mejorado: Omnia nostros aut invenisse per se sapientius quam graecos, aut inventa ab illis fecisse meliora. Mas como quiera que en las otras artes y ciencias se pudiera de algún modo conceder esta ventaja a los romanos, aunque lo dificulto mucho, en la poesía, y mayormente en tiempo de Cicerón, que no alcanzó el poema de Virgilio, por quien se dijo: Nescio quid maius nascitur Iliade, no veo razones bastantes para dar por buena esa ventaja de que Cicerón blasona, pues sería desvarío querer contraponer la rudeza de Ennio, de Pacuvio y de Lucilio a la grandeza de Homero, a la dulzura de Anacreonte, a la elevación de Píndaro, a la naturalidad de Teócrito, al artificio de Eurípides y Sófocles, y a las gracias de Aristófanes. Y más cuando nadie duda que los poetas latinos labraron sus versos con el modelo y ejemplar de los griegos. Dejando aparte sus comedias, que eran casi todas traducidas del griego, es cierto que aun el mismo Virgilio siguió en su Eneida las huellas de Homero, en las Geórgicas de Hesiodo o de Empédocles, y en las Églogas de Teócrito, y que Horacio estrenó la imitación de los líricos griegos.

Página 23

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Fray Benito Jerónimo Feijoo
MICROBIOGRAFÍA
Fraile benedictino nacido en Orense en 1676. Considerado primer ilustrado español. Catedrático en Oviedo, reune una gran biblioteca en su convento. Sostiene que el ―saber‖ es cuestión de actitud y, siempre, incompleto. Fallece en 1764. Publica Teatro crítico universal, obra casi enciclopédica en ocho tomos, entre 1726 y 1739. Su objetivo: ―disipar los errores comunes del vulgo‖. Para Ello presenta al lector un conjunto de discursos, reflexiones, anécdotas, citas…, en lenguaje sencillo y comprensible. Consta de dos partes diferenciadas, una didáctica y otra lúdica y divertida. Bien acogida por el público, no lo fue tanto entre retóricos y puristas, que critica su estilo simple, y menos aún entre fanáticos del Antiguo Régimen a los que el propi rey prohibió los ataques públicos a Feijoo. La forma dominante en el Teatro crítico universal es el discurso, en el que fusiona argumentos persuasivos, citas eruditas y ejemplos, recurriendo, en ocasiones, a la ironía para hacer burla de la superstición.

TEXTO

Teatro crítico universal
FRAGMENTO
El no sé qué I En muchas producciones, no sólo de la naturaleza, mas aun del arte, encuentran los hombres, fuera de aquellas perfecciones sujetas a su comprensión, otro género de primor misterioso, que cuanto lisonjea el gusto, atormenta el entendimiento; que palpa el sentido, y no puede descifrar la razón; y así, al querer explicarle, no encontrando voces ni conceptos que satisfagan la idea, se dejan caer desalentados en el rudo informe de que tal cosa tiene un no sé qué, que agrada, que enamora, que hechiza, y no hay que pedirles revelación más clara de este natural misterio. Entran en un edificio que, al primer golpe que da en la vista, los llena de gusto y admiración. Repasándole luego con un atento examen, no hallan, que ni por su grandeza, ni por la copia de luz, ni por la preciosidad del material, ni por la exacta observancia de las reglas de arquitectura, exceda, ni aun acaso iguale, a otros que han visto, sin tener qué gustar o qué admirar en ellos. Si les preguntan ¿qué hallan de exquisito o primoroso en éste? responden, que tiene un no sé qué, que embelesa. Llegan a un sitio delicioso, cuya amenidad costeó la naturaleza por sí sola. Nada encuentran de exquisito en sus plantas, ni en su colocación, figura o magnitud, aquella estudiada proporción que emplea el arte en los plantíos hechos para la diversión de los príncipes o los pueblos. No falta en él la cristalina hermosura del agua corriente, complemento preciso de todo sitio agradable; pero que, bien lejos de observar en su curso las mensuradas direcciones, despeños y resaltes con que se hacen jugar las ondas en los reales jardines, errante camina por donde la casual abertura del terreno da paso al arroyo. Con todo, el sitio le hechiza; no acierta a salir de él, y sus ojos se hallan más prendados de aquel natural desaliño, que de todos los

Página 24

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

artificiosos primores, que hacen ostentosa y grata vecindad a las quintas de los magnates. Pues, ¿qué tiene este sitio, que no haya en aquéllos? Tiene un no sé qué, que aquéllos no tienen. Y no hay que apurar, que no pasarán de aquí. Ven una dama, o para dar más sensible idea del asunto, digámoslo de otro modo: ven una graciosita aldeana, que acaba de entrar en la corte, y no bien fijan en ella los ojos, cuando la imagen, que de ellos trasladan a la imaginación, les representa un objeto amabilísimo. Los mismos que miraban con indiferencia o con una inclinación tibia las más celebradas hermosuras del pueblo, apenas pueden apartar la vista de la rústica belleza. ¿Qué encuentran en ella de singular? La tez no es tan blanca como otras muchas, que ven todos los días, ni las facciones son más ajustadas, ni más rasgados los ojos, ni más encarnados los labios, ni tan espaciosa la frente, ni tan delicado el talle. No importa. Tiene un no sé qué la aldeanita, que vale más que todas las perfecciones de las otras. No hay que pedir más, que no dirán más. Este no sé qué es el encanto de su voluntad y el atolladero de su entendimiento. II Si se mira bien, no hay especie alguna de objetos donde no se encuentre este no sé qué. Elévanos tal vez con su canto una voz, que ni es tan clara, ni de tanta extensión, ni de tan libre juego como otras que hemos oído. Sin embargo, ésta nos suspende más que las otras. Pues ¿cómo, si es inferior a ellas en claridad, extensión y gala? No importa. Tiene esta voz un no sé qué, que no hay en las otras. Enamóranos el estilo de un autor, que ni en la tersura y brillantez iguala a otros, que hemos leído, ni en la propiedad los excede; con todo, interrumpimos la lectura de éstos sin violencia, y aquél apenas podemos dejarle de la mano. ¿En qué consiste? En que este autor tiene, en el modo de explicarse, un no sé qué, que hace leer con deleite cuanto dice. En las producciones de todas las artes hay este mismo no sé qué. Lo pintores lo han reconocido en la suya, debajo del nombre de manera, voz que, según ellos la entienden, significa lo mismo, y con la misma confusión, que el no sé qué; porque dicen, que la manera de la pintura es una gracia oculta, indefinible, que no está sujeta a regla alguna, y sólo depende del particular genio del artífice. Demoncioso (In praeamb. ad Tract. de Pictur.) dice, que hasta ahora nadie pudo explicar qué es o en qué consiste esta misteriosa gracia: Quam nemo unquam scribendo potuit explicare; que es lo mismo que caerse de lleno en el no sé qué. Esta gracia oculta, este no sé qué, fue quien hizo preciosas las tablas de Apeles sobre todas las de la antigüedad; lo que el mismo Apeles, por otra parte muy modesto y grande honrador de todos los buenos profesores de arte, testificaba diciendo, que en todas las demás perfecciones de la pintura había otros que le igualaban, o acaso en una u otra le excedían; pero él los excedía en aquella gracia oculta, la cual a todos los demás faltaba: Cum eadem aetate maximi pictores essent, quorum opera cum admiraretur, collaudatis omnibus deesse iis unam illam Venerem dicebat, quam Graeci Charita vocant, caetera omnia contigisse, sed hac sola sibi neminem parem. (Plin., libro XXXV, capítulo X.) Donde es de advertir, que aunque Plinio, que refiere esto, recurre a la voz griega charita, o charis, por no hallar en el idioma latino voz alguna competente para explicar el objeto, tampoco la voz griega le explica; porque charis significa genéricamente gracia, y así las tres gracias del gentilismo se llaman en griego charites; de donde se infiere, que aquel primor particular de Apeles, tan no sé qué es para el griego, como para el latino y el castellano. III No sólo se extiende el no sé qué a los objetos gratos, mas también a los enfadosos; de suerte, que como en algunos de aquellos hay un primor que no se explica, en algunos de éstos hay una fealdad que carece de explicación. Bien vulgar es decir: Fulano me enfada sin saber por qué. No hay sentido que no represente este o aquel objeto desapacible, en quienes hay cierta cualidad displicente, que se resiste a los conatos, que el entendimiento hace para explicarla; y últimamente la llama un no sé qué que disgusta, un no sé qué que fastidia, un no sé qué que da en rostro, un no sé qué que horroriza.

Página 25

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Intentamos, pues, en el presente discurso explicar lo que nadie ha explicado, descifrar este natural enigma, sacar esta cosicosa de las misteriosas tinieblas en que ha estado hasta ahora; en fin, decir lo que es esto, que todo el mundo dice, que no sé qué es. IV Para cuyo efecto supongo, lo primero, que los objetos que nos agradan (entendiéndose desde luego, que lo que decimos de éstos es igualmente en su género aplicable a los que nos desagradan) se dividen en simples y compuestos. Dos o tres ejemplos explicarán esta división. Una voz sonora nos agrada, aunque esté fija en un punto, esto es, no varíe o alterne por varios tonos, formando algún género de melodía. Este es un objeto simple del gusto del oído. Agrádanos también, y aún más, la misma voz, procediendo por varios puntos, dispuestos de tal modo, que formen una combinación musical grata al oído. Este es un objeto compuesto, que consiste en aquel complejo de varios puntos, dispuestos en tal proporción, que el oído se prenda de ella. Asimismo a la vista agradan un verde esmeraldino, un fino blanco. Estos son objetos simples. También le agrada el juego que hacen entre sí varios colores (verbigracia en una tela o en un jardín), los cuales están, respectivamente, colocados de modo que hacen una armonía apacible a los ojos, como la disposición de diferentes puntos de música a los oídos. Este es un objeto compuesto. Supongo, lo segundo, que muchos objetos compuestos agradan o enamoran, aun no habiendo en ellos parte alguna, que tomada de por sí lisonjee el gusto. Esto es decir, que hay muchos cuya hermosura consiste precisamente en la recíproca proporción o coaptación, que tienen las partes entre sí. Las voces de la música, tomadas cada una de por sí, o separadas, ningún atractivo tienen para el oído; pero artificiosamente dispuesta por un buen compositor, son capaces de embelesar el espíritu. Lo mismo sucede en los materiales de un edificio, en las partes de un sitio ameno, en las dicciones de una oración, en los varios movimientos de una danza. Generalmente hablando, que las partes tengan por sí mismas hermosura o atractivo, que no, es cierto que hay otra hermosura distinta de aquella, que es la del complejo, y consiste en la grata disposición, orden y proporción, o sea, natural o artificiosa, recíproca de las partes. Supongo, lo tercero, que el agradar los objetos consiste en tener un género de proporción y congruencia con la potencia que los percibe, o sea, con el órgano de la potencia, que todo viene a reincidir en lo mismo, sin meternos por ahora en explicar en qué consiste esta proporción. De suerte, que en los objetos simples sólo hay una proporción, que es la que tienen ellos con la potencia; pero en los compuestos se deben considerar dos proporciones: la una de las partes entre sí, la otra de esta misma colección de las partes con la potencia, que viene a ser proporción de aquella proporción. La verdad de esta suposición consta claramente de que un mismo objeto agrada a unos y desagrada a otros, pudiendo asegurarse, que no hay cosa alguna en el mundo, que sea del gusto de todos; lo cual no puede depender de otra cosa, que de que un mismo objeto tiene proporción de congruencia respecto del temple, textura o disposición de los órganos de uno, y desproporción respecto de los de otro. V Sentados estos supuestos, advierto que la duda o ignorancia expresada en el no sé qué puede entenderse terminada a dos cosas distintas, al qué y al por qué. Explícome con el primero de los ejemplos propuestos al principio del número cinco. Cuando uno dice: tiene esta voz un no sé qué, que me deleita más que las otras, puede querer decir o que no sabe qué es lo que le agrada en aquella voz, o que no sabe por qué aquella voz le agrada. Muy frecuentemente, aunque la expresión suena lo primero, en la mente del que la usa significa lo segundo. Pero que signifique lo uno, que lo otro, ves aquí descifrado el misterio. El qué de la voz precisamente se reduce a una de dos cosas: o al sonido de ella (llámase comúnmente el metal de la voz), o al modo de jugarla, y a casi nada de reflexión que hagas, conocerás cuál de estas cosas es la que te deleita con especialidad. Si es el sonido, como por lo regular acontece, ya sabes cuanto hay que saber en orden al qué. Pero me dices: no está resuelta la duda, porque este sonido tiene un no sé

Página 26

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

qué, que no hallo en los sonidos de otras voces. Respóndote, y atiende bien lo que te digo, que ese que llamas no sé qué, no es otra cosa que el ser individual del mismo sonido, el cual perciben claramente tus oídos, y por medio de ellos llega también su idea clara al entendimiento. Acaso te matas, porque no puedes definir ni dar nombre a ese sonido, según su ser individual. Pero, ¿no adviertes que eso mismo te sucede con los sonidos de todas las demás voces que escuchas? Los individuos no son definibles. Los nombres, aunque voluntariamente se les impongan, no explican ni dan idea alguna distintiva de su ser individual. Por ventura, ¿llamarse fulano Pedro, y citano Francisco, me da algún concepto de aquella particularidad de su ser, por la cual cada uno de ellos se distingue de todos los demás hombres? Fuera de esto, ¿no ves que tampoco das, ni aciertas a dársele, nombre particular a ninguno de los sonidos de todas las demás voces? Créeme, pues, que también entiendes lo que hay de particular en ese sonido, como lo que hay de particular en cualquiera de todos los demás, y sólo te falta entender que lo entiendes. Si es el juego de la voz, en quien hallas el no sé qué, aunque esto pienso que rara vez sucede, no podré darte una explicación idéntica que venga a todos los casos de este género, porque no son de una especie todos los primores que caben en el juego de la voz. Si yo oyese esa misma voz, te diría a punto fijo en qué está esa gracia, que tú llamas oculta; pero te explicaré algunos de esos primores, acaso todos, que tú no aciertas a explicar, para que, cuando llegue el caso, por uno o por otro descifres el no sé qué. Y pienso que todos se reducen a tres: el primero es el descanso con que se maneja la voz; el segundo la exactitud de la entonación, el tercero el complejo de aquellos arrebatados puntos musicales de que se componen los gorjeos. El descanso con que la voz se maneja, dándole todos los movimientos, sin afán ni fatiga alguna, es cosa graciosísima para el que escucha. Algunos manejan la voz con gran celeridad; pero es una celeridad afectada, o lograda a esfuerzos fatigantes del que canta, y todo lo que es afectado y violento disgusta. Pero esto pocos hay que no lo entiendan; y así, pocos constituirán en este primor el no sé qué. La perfección de la entonación es un primor que se oculta aun a los músicos. He dicho la perfección de la entonación. No nos equivoquemos. Distinguen muy bien los músicos los desvíos de la entonación justísima hasta un cierto grado; pongo por ejemplo hasta el desvío de una coma, o media coma, o sea, norabuena de la cuarta parte de una coma; de modo que los que tienen el oído muy delicado, aun siendo tan corto el desvío, perciben que la voz no da el punto con toda justeza, bien que no puedan señalar la cantidad del desvío; esto es, si se desvía media coma, la tercera parte de una coma, etc. Pero cuando el desvío es mucho menor, verbigracia la octava parte de una coma, nadie piensa que la voz desdice algo de la entonación justa. Con todo, este defecto, que por muy delicado, se escapa a la reflexión del entendimiento, hace efecto sensible en el oído; de modo que ya la composición no agrada tanto como si fuese cantada por otra voz, que diese la entonación más justa, y si hay alguna que la dé mucho más cabal, agrada muchísimo; y éste es uno de los casos en que se halla en el juego de la voz un no sé qué que hechiza, y el no sé qué descifrado es la justísima entonación. Pero se ha de advertir que el desvío de la entonación, se padece muy frecuentemente, no en el todo del punto, sino en alguna o algunas partes minutísimas de él; de suerte que aunque parece que la voz está firme, pongo por ejemplo, en re, suelta algunas sutilísimas hilachas, ya hacia arriba, ya hacia abajo, desviándose por interpolados espacios brevísimos de tiempo de aquel indivisible grado, que en la escalera del diapasón debe ocupar el re. Todo esto desaira más o menos el canto, como asimismo el carecer de estos defectos le da una gracia notable. Los gorjeos son una música segunda, o accidental, que sirve de adorno a la substancia de la composición. Esta música segunda, para sonar bien, requiere las mismas calidades que la primera. Siendo el gorjeo un arrebatado tránsito de la voz por diferentes puntos, siendo la disposición de estos puntos oportuna y propia, así respecto de la primera música como de la letra, sonará bellamente el gorjeo, y faltándose esas calidades, sonará mal o no tendrá gracia alguna, lo que frecuentemente acontece, aun a cantores de garganta flexible y ágil, los cuales, destituidos de gusto o de genio, estragan, más que adornan, la música con insulsos y vanos revoloteos de la voz.

Página 27

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Hemos explicado el qué del no sé qué en el ejemplo propuesto. Resta explicar el por qué; pero éste queda explicado en el número 11, así para este como para todo género de objetos; de suerte, que sabido qué es lo que agrada en el objeto, en el por qué no hay que saber sino que aquello está en la proporción debida, congruente, a la facultad perceptiva, o al temple de su órgano. Y para que se vea que no hay más que saber en esta materia, escoja cualquiera un objeto de su gusto, aquél en quien no halle nada de ese misterioso no sé qué, y dígame, ¿por qué es de su gusto o por qué le agrada? No responderá otra cosa que lo dicho. VI El ejemplo propuesto da una amplísima luz para descifrar el no sé qué en todos los demás objetos, a cualquiera sentido que pertenezca. Explica adecuadamente el qué de los objetos simples, y el por qué de simples y compuestos. El por qué es uno mismo en todos. El qué de los simples es aquella diferencia individual privativa de cada uno en la forma que la explicamos en el número 12; de suerte que toda la distinción que hay en orden a esto entre los objetos agradables, en que no se halla no sé qué, y aquéllos en que se halla, consiste en que aquéllos agradan por su especie o ser específico, y éstos por su ser individual. A éste le agrada el color blanco por ser blanco, a aquél el verde por ser verde. Aquí no encuentran misterio que descifrar. La especie les agrada, pero encuentran tal vez un blanco, o un verde, que sin tener más intenso el color, les agrada mucho más que los otros. Entonces dicen que aquel blanco o aquel verde tienen un no sé qué que los enamora, y este no sé qué, digo yo, que es la diferencia individual de esos dos colores; aunque tal vez puede consistir en la insensible mezcla de otro color, lo cual ya pertenece a los objetos compuestos, de que trataremos luego. Pero se ha de advertir que la diferencia individual no se ha de tomar aquí con tan exacto rigor filosófico, que a todos los demás individuos de la misma especie esté negado el propio atractivo. En toda la colección de los individuos de una especie hay algunos recíprocamente muy semejantes, de suerte que apenas los sentidos los distinguen. Por consiguiente, si uno de ellos por su diferencia individual agrada, también agradará el otro por la suya. Dije en el número 18, que el ejemplo propuesto explicaadecuadamente el qué de los objetos simples. Y porque a esto acaso se me opondrá, que la explicación del manejo de la voz no es adaptable a otros objetos distintos, por consiguiente es inútil para explicar el qué de otros. Respondo, que todo lo dicho en orden al manejo de la voz, ya no toca a los objetos simples, sino a los compuestos. Los gorjeos son compuestos de varios puntos. El descanso y entonación no constituyen perfección distinta de la que sí tiene la música que se canta, la cual también es compuesta: quiero decir, sólo son condiciones para que la música suene bien, la cual se desluce mucho faltando la debida entonación, o cantando con fatiga; pero por no dejar incompleta la explicación del no sé qué de la voz, nos extendimos también al manejo de ella, y también porque lo que hemos escrito en esta parte puede habilitar mucho a los lectores para discurrir en orden a otros objetos diferentísimos. VII Vamos ya a explicar el no sé qué de los objetos compuestos. En éstos es donde más frecuentemente ocurre el no sé qué, y tanto, que rarísima vez se encuentra el no sé qué en objeto donde no hay algo de composición. Y, ¿qué es el no sé qué en los objetos compuestos? La misma composición. Quiero decir, la proporción y congruencia de las partes que los componen. Opondráseme que apenas ignora nadie, que la simetría y recta disposición de las partes hace la principal, a veces la única hermosura de los objetos. Por consiguiente, ésta no es aquella gracia misteriosa a quien por ignorancia o falta de penetración se aplica el no sé qué. Respondo que aunque los hombres entienden esto en alguna manera, lo entienden con notable limitación, porque sólo llegan a percibir una proporción determinada, comprendida en angostísimos límites o reglas; siendo así, que hay otras innumerables proporciones distintas de aquélla que perciben. Explicárame un ejemplo. La hermosura de un rostro es cierto que consiste en la proporción de sus partes, o en una bien dispuesta combinación del color, magnitud y figura

Página 28

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de ellas. Como esto es una cosa en que se interesan tanto los hombres, después de pensar mucho en ello, han llegado a determinar o especificar esta proporción diciendo, que ha de ser de esta manera la frente, de aquélla los ojos, de la otra las mejillas, etc. Pero, ¿qué sucede muchas veces? Que ven este o aquel rostro, en quien no se observa aquella estudiada proporción y que con todo les agrada muchísimo. Entonces dicen que no obstante esa falta o faltas, tiene aquel rostro un no sé qué que hechiza. Y este no sé qué, digo yo, que es una determinada proporción de las partes en que ellos no habían pensado, y distinta de aquélla que tienen por única, para el efecto de hacer el rostro grato a los ojos. De suerte, que Dios, de mil maneras diferentes y con innumerables diversísimas combinaciones de las partes, puede hacer hermosísimas caras. Pero los hombres, reglando inadvertidamente la inmensa amplitud de las ideas divinas por la estrechez de las suyas, han pensado reducir toda la hermosura a una combinación sola, o cuando más, a un corto número de combinaciones, y en saliendo de allí, todo es para ellos un misterioso no sé qué. Lo propio sucede en la disposición de un edificio, en la proporción de las partes de un sitio ameno. Aquel no sé qué de gracia, que tal vez los ojos encuentran en uno y otro, no es otra cosa que una determinada combinación simétrica colocada fuera de las comunes reglas. Encuéntrase alguna vez un edificio, que en esta o aquella parte suya desdice de las reglas establecidas por los arquitectos, y que, con todo, hace a la vista un efecto admirable, agradando mucho más que otros muy conformes a los preceptos del arte. ¿En qué consiste esto? ¿En que ignoraba esos preceptos el artífice que le ideó? Nada menos. Antes bien en que sabía más y era de más alta idea que los artífices ordinarios. Todo lo hizo según regla; pero según una regla superior, que existe en su mente, distinta de aquellas comunes, que la escuela enseña. Proporción, y grande, simetría, y ajustadísima, hay en las partes de esa obra; pero no es aquella simetría que regularmente se estudia, sino otra más elevada, a donde arribó por su valentía la sublime idea del arquitecto. Si esto sucede en las obras del arte, mucho más en las de la naturaleza, por ser éstas efectos de un Artífice de infinita sabiduría, cuya idea excede infinitamente, tanto en la intensión como en la extensión, a toda idea humana y aun angélica. En nada se hace tan perceptible esta máxima como en las composiciones músicas. Tiene la música un sistema formado de varias reglas que miran como completo los profesores; de tal suerte, que en violando alguna de ellas, condenan la composición por defectuosa. Sin embargo, se encuentra una u otra composición que falta a esta o aquella regla, y que agrada infinito aun en aquel pasaje donde falta a la regla. ¿En qué consiste esto? En que el sistema de reglas, que los músicos han admitido como completo, no es tal; antes muy incompleto y diminuto. Pero esta imperfección del sistema, sólo la comprenden los compositores de alto numen, los cuales alcanzan que se pueden dispensar aquellos preceptos en tales o tales circunstancias, o hallan modo de circunstanciar la música de suerte, que, aun faltando aquellos preceptos, sea sumamente armoniosa y grata. Entre tanto, los compositores de clase inferior claman que aquello es una herejía; pero clamen lo que quisieren, que el juez supremo y único de la música es el oído. Si la música agrada al oído y agrada mucho, es buena y bonísima, y siendo bonísima, no puede ser absolutamente contra las reglas, sino contra unas reglas limitadas y mal entendidas. Dirán que está contra arte; mas, con todo, tiene un no sé qué que la hace parecer bien. Y yo digo, que ese no sé qué no es otra cosa que estar hecha según arte, pero según un arte superior al suyo. Cuando empezaron a introducirse las falsas en la música, yo sé que, aun cubriéndolas oportunamente, clamaría la mayor parte de los compositores, que eran contra arte; hoy ya todos las consideran según arte; porque el arte que antes estaba diminutísimo, se dilató con este descubrimiento. VIII Aunque la explicación que hasta aquí hemos dado del no sé qué, es adaptable a cuanto debajo de esta confusa expresión está escondido, debemos confesar que hay cierto no sé qué propio de nuestra especie, el cual, por razón de su especial carácter pide más determinada explicación. Dijimos arriba, que aquella gracia o hermosura del rostro, a la cual, por no entendida, se aplica el no sé qué, consiste en una determinada proporción de sus partes, la cual

Página 29

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

proporción es distinta de aquélla, que vulgarmente está admitida como pauta indefectible de la hermosura. Mas como quiera que esto sea verdad, hay en algunos rostros otra gracia más particular, la cual, aun faltando la de la ajustada proporción de las facciones, los hace muy agradables. Esta es aquella representación que hace el rostro de las buenas cualidades del alma, en la forma que para otro intento hemos explicado en el tomo V, discurso III, desde el número 10 hasta el 16 inclusive, a cuyo lugar remitimos al lector, por no obligarnos a repetir lo que hemos dicho allí. En el complejo de aquellos varios sutiles movimientos de las partes del rostro, especialmente de los ojos, de que se compone la representación expresada, no tanto se mira la hermosura corpórea como la espiritual, o aquel complejo parece hermoso, porque muestra la hermosura del ánimo, que atrae sin duda mucho más que la del cuerpo. Hay sujetos que precisamente con aquellos movimientos y positura de ojos, que se requieren para formar una majestuosa y apacible risa, representan un ánimo excelso, noble, perspicaz, complaciente, dulce, amoroso, activo; lo que hace, a cuantos los miran, los amen sin libertad. Esta es la gracia suprema del semblante humano. Esta es la que, colocada en el otro sexo, ha encendido pasiones más violentas y pertinaces, que el nevado candor y ajustada simetría de las facciones. Y ésta es la que los mismos cuyas pasiones ha encendido, por más que la están contemplando cada instante, no acaban de descifrar; de modo que cuando se ven precisados de los que pretenden corregirlos, a señalar el motivo por que tal objeto los arrastra (tal objeto, digo, que carece de las perfecciones comunes) no hallan qué decir, sino que tiene un no sé qué, que enteramente les roba la libertad. Téngase siempre presente, para evitar objeciones, que esta gracia, como todas las demás que andan rebozadas debajo del manto del no sé qué, es respectiva al genio, imaginación y conocimiento del que la percibe. Más me ocurría que decir sobre la materia, pero por algunas razones me hallo precisado a concluir aquí este discurso.

Página 30

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Gaspar Melchor de Jovellanos
MICROBIOGRAFÍA

Nace en Gijón en 1744 y fallece en Navia en 1811. Es el eje del ensayo del XVIII, aunque también es autor teatral: El delincuente honrado. Toda su obra está enraizada en su condición política. Llega a ser magistrado de la Real Audiencia de Sevilla y crea el Real Instituto Asturiano de Náutica y Mineralogía. Su afán por transformar el país, le lleva al destierro y la cárcel. Solo es absuelto después del Motín de Aranjuez. Su obra muestra sus viajes y sus experiencias. Utiliza básicamente la memoria y el informe, siempre relacionados con encargos o discursos, y carecen de cualquier adorno retórico. La memoria para el arreglo de los espectáculos se corresponde con el interés ilustrado por controlar y regular lo público y analizar el origen de las tradiciones. Es legítimo el divertimiento ciudadano, pero es preciso controlar los excesos. El Informe sobre la ley agraria le es encargado por la Real Academia de la Historia. Recoge sus ideas fundamentales: la reforma de la agricultura española a partir de la libre iniciativa, con poca interferencia de Estado, y el libre comercio de la propiedad privada; el desarrollo legislativo único orientado a facilitar el comercio, la industria y el uso de las tierras baldías; grandes reformas de manera paulatina y sin violencia; la necesidad de regeneración moral en el seno de la nobleza y de la iglesia… Otro modelo estilístico de Jovellanos son las cartas de viajes, como Carta de Jovellanos a Alexander Jordin. Posee la conciencia de que serán censuradas por la inquisición por lo que muestran lo más moderado de su pensamiento. Desempeñando el cargo de Oidor de Audiencias en Sevilla, es informado de los poetas salmantinos. Encuentra que los temas preferidos de esos autores no son congruentes con la seriedad y formación de tan insignes ingenios. Para estimularles a que acometan empresas más importantes les dirige en 1776 la epístola Jovino a sus amigos de Salamanca, escrita en estrictos endecasílabos, animándoles a tocar temas más serios y transcendentes, acodes con el momento y la tendencia neoclásica. Jovellanos es consciente del valor del tiempo en términos económicos y supone que, sin educación, España será incapaz de seguir el progreso de Francia.

TEXTO

El delincuente honrado
ACTO I
El teatro representa el estudio del Corregidor, adornado sin ostentación. A un lado se verán dos estantes con algunos librotes viejos, todos en gran folio y encuadernados en pergamino. Al otro habrá un gran bufete, y sobre él varios libros, procesos y papeles. TORCUATO, sentado, acaba de cerrar un pliego, le guarda, y se levanta con semblante inquieto.

TORCUATO.- No hay remedio; ya es preciso tomar algún partido. Las diligencias que se practican son muy vivas, y mi delito se va a descubrir. ¡Ay, Laura! ¿Qué dirás cuando sepas que he sido el matador de tu primer esposo? ¿Podrás tú perdonarme...? Pero mi amigo tarda, y yo no puedo sosegar un momento. (Vuelve a sentarse, toma un libro, empieza a leer, y le deja al punto.). Este ministro que ha venido al seguimiento de la causa es tan activo... ¡Ah!, ¿dónde hallaré un asilo contra el rigor de las leyes...? Mi amor y mi delito me seguirán a todas partes... Pero Felipe viene.

Página 31

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

FELIPE.- Señor... TORCUATO.- Pues ¿y don Anselmo? FELIPE.- Viene al instante. ¡Oh, qué trabajo me costó despertarle! Cuando entré en su cuarto estaba dormido como un tronco; pero le hablé tan recio, metí tanta bulla y di tales tirones de la ropa de su cama, que hubo de volver de su profundo letargo, y me dijo que venía corriendo. Ya yo me volvía muy satisfecho de su respuesta, cuando veo que, dando una vuelta al otro lado, se echó a roncar como un prior; con que me quité de ruidos, y con grandísimo tiento le fui poco a poco incorporando; le arrimé las calcetas, ayudele a vestirse, y gracias a Dios, le dejo ya con los huesos en punta. TORCUATO.- Muy bien. ¿Y has sabido si tendremos carruaje? FELIPE.- ¿Carruaje? Cuantos pidáis. Mientras la corte está en San Ildefonso, no hay cosa más de sobra en Segovia; pero, como yo no sabía dónde era nuestro viaje, no me atreví a ajustar alguno. Si vamos a Madrid, tendremos retornos a docenas. El coche que trajo el alcalde de corte aún no se ha ido y se podrá ajustar barato. ¡Ah, señor! (me acuerdo ahora por el alcalde de corte), ¿no sabéis lo que hay de nuevo...? (TORCUATO nada le responde.) Acaban de traer a la cárcel a Juanillo, el criado del Marqués. (TORCUATO se inmuta.) ¡Pobrete! Ahora tendrá que confesar de plano, si no quiere cantar en el ansia. Dicen que sabe cuanto pasó en el desafío de su amo. Pardiez, él será muy tonto en no desembuchar cuanto ha visto. TORCUATO.- (Aparte.) Ya el riesgo es más urgente... Felipe. FELIPE.- Señor... TORCUATO.- Haz que mis vestidos se pongan en los baúles; a Eugenia que te entregue toda mi ropa blanca; y date prisa, porque nuestro viaje es pronto, y durará algunos días. FELIPE.- Aquí hay algún misterio. (Anda por el cuarto, poniendo en orden los muebles, y recogiendo alguna ropa de su amo que habrá sobre ellos.) TORCUATO.- Aún no parece Anselmo... (Sacando el reloj.) Las siete y cuarto. ¡Qué tardo pasa el tiempo sobre la vida de un desdichado! FELIPE.- (Sin dejar su ocupación.) ¡Tan recién casado hacer un viaje...! ¡Él está tan triste...! ¿Qué diablos tendrá? TORCUATO.- Acaso juzgará intempestiva mi resolución. ¡Ah!, no sabe toda la aflicción de mi alma. FELIPE.- (Mirando a su amo.) ¡Tiene un genio tan reservado...! TORCUATO.- Ya parece que viene. FELIPE.- No quiero interrumpirlos. TORCUATO.- Cuidado con lo que te tengo prevenido. Si alguien me buscare, que no estoy en casa, y si don Simón preguntase por mí, que estoy escribiendo. ANSELMO.- A fe, amigo mío, que me has hecho bien mala obra. ¡Dejar la cama a las siete de la mañana...! Hombre, no lo haría ni por una duquesa; mas tu recado fue tan ejecutivo... (Después de alguna pausa.) Pero, Torcuato, tú estás triste... Tus ojos... Vaya, ¿apostemos a que has llorado? TORCUATO.- En mi dolor apenas he tenido ese pequeño desahogo. ANSELMO.- ¿Desahogo? ¿Las lágrimas...? No lo entiendo. Pues qué, ¿un hombre como tú no se correría...? TORCUATO.- Si las lágrimas son efecto de la sensibilidad del corazón, ¡desdichado de aquel que no es capaz de derramarlas! ANSELMO.- Como quiera que sea, yo no te comprendo, Torcuato. Tus ojos están hinchados, tu semblante triste, y de algunos días a esta parte noto que has perdido tu natural alegría. ¿Qué es esto? Cuando debieras... Hombre, vamos claros; ¿quieres que te diga lo que he pensado? Tú acabas de casarte con Laura, y por más que la quieras, tener una mujer para toda la vida, sufrir a un suegro viejo e impertinente, empezar a sentir la falta de la dulce libertad y el peso de las obligaciones del matrimonio, son sin duda para un joven graves motivos de tristeza; y ve aquí a lo que atribuyo la tuya. Pero, si esta es la causa, tú no tienes disculpa, amigo mío, porque te la has buscado por tu mano. Por otra parte, Laura es virtuosa, es linda, tiene un genio dócil y amable, te quiere mucho; y tú, que has sido siempre derretido,

Página 32

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

creo que no le vas en zaga. (Viendo que no le responde.) Sobre todo, Torcuato, tú no debes afligirte por frioleras; goza con sosiego de las dulzuras del matrimonio; que ya llegará el día en que cada cual tome su partido. TORCUATO.- ¡Ay, Anselmo! Esas dulzuras, que pudieran hacerme tan dichoso, se van a cambiar en pena y desconsuelo; yo las voy a perder para siempre. ANSELMO.- ¿A perderlas? Pues ¿qué...? ¡Ah! (Dándose una palmada en la frente.) Ahora me acuerdo que tu criado me dijo no sé qué de un viaje... Pero yo estaba tan dormido... TORCUATO.- Tú eres mi amigo, Anselmo, y voy a darte ahora la última prueba de mi confianza. ANSELMO.- Pues sea sin preámbulos, porque los aborrezco. ¿Puedo servirte en algo? Mi caudal, mis fuerzas, mi vida, todo es tuyo; di lo que quieres, y si es preciso... TORCUATO.- Ya sabes que fui autor de la muerte del marqués de Montilla, y que este funesto secreto, que hoy llena mi vida de amargura, se conserva entre los dos. ANSELMO.- Es verdad; pero en cuanto al secreto no hay que recelar. Tú sabes también cuánto hice con Juanillo, el criado del Marqués, para alejar toda sospecha; pues aunque sólo tenía algunos antecedentes del desafío, yo le gratifiqué, le traspuse a Madrid, donde nadie le conoce, y mi amigo el marqués de la Fuente está encargado de observar sus pasos. No; lejos de pensar en ti ese bribón, tal vez creerá... Pero no hablemos de eso, porque no es posible... TORCUATO.- ¡Ay, Anselmo, cuánto te engañas! Ese criado está ya en las cárceles de Segovia. ANSELMO.- ¿Cómo? ¿Juanillo...? Pero ¿el marqués no me avisaría...? TORCUATO.- Tal vez no lo sabe, porque todo se ha hecho con el mayor secreto. Desde que de orden del Rey vino a continuar la causa el alcalde don Justo de Lara, es infinito lo que se ha adelantado. Aún no ha seis días que está en Segovia, y quizá sabe ya todos los lances que precedieron al desafío. Él tomó por sí mismo informes y noticias, examinó testigos, practicó diligencias, y procediendo siempre con actividad y sin estrépito, logró descubrir el paradero de Juanillo, despachó posta a Madrid, y le hizo conducir arrestado. Antes de su arribo vivíamos sin susto. El Alcalde mayor, que previno esta causa, se afanó mucho al principio por descubrir el agresor; pero sólo pudo tomar algunas señas por aquellos soldados que nos vieron reñir; y contentándose con despachar las requisitorias de estilo, cesó en la continuación del sumario y le dejó dormir. Pero la corte, que cuando el desafío estaba, como ahora, en San Ildefonso, esperaba con ansia las resultas de este negocio. Las recientes pragmáticas de duelos, las instancias de los parientes del muerto, y la cercanía de esta ciudad al Sitio, interesaron al Gobierno en él, y de aquí resultó la comisión de este ministro, cuya actividad... ¿Quién sabe si a la hora de ésta mi nombre...? Ya ves, Anselmo, que en tal conflicto no me queda otro recurso que la fuga. Estoy determinado a emprenderla; pero no he querido hacerlo sin avisarte. ANSELMO.- Cuanto me dices me deja sorprendido. Estaba yo tan descuidado en este punto... Pero Juanillo ignora absolutamente que tú fueses el matador de su amo... ¿Y quién sabe si esta ausencia precipitada hará sospechar...? Por otra parte, la fuga es un recurso tan arriesgado..., tan poco honroso... TORCUATO.- ¿Y piensas tú que cuando recurro a ella lo hago por evitar el castigo? ¡Ah!, en el conflicto en que me hallo, la muerte fuera dulce a mis ojos. Pero si se descubre mi delito, ¿cómo sufriré la presencia de don Simón, mi bienhechor, a quien ofendí tanto; la de Laura, a quien hice verter tan tiernas lágrimas sobre el sepulcro de su esposo, y a quien después hice el atroz agravio de ocultarle mi delito? ¡Ah!, yo llené sus corazones de luto y desconsuelo, yo desterré de esta casa el gusto y la alegría, y yo, en fin, turbé la paz de una familia virtuosa, que sin mi delito, gozaría aún del sosiego más puro. Este remordimiento llenará mi alma de eterna amargura. Sí, amigo mío, lejos de Laura y de su padre, buscaré en mi destierro el castigo de que soy digno, y al fin me hallará la muerte donde nadie sea testigo de mi perfidia y mis engaños. ANSELMO.- ¡Ay, Torcuato!, el dolor te enajena y te hace delirar. ¿Qué quiere decir «mi delito, mi perfidia, mis engaños»? ¿Acaso lo que has hecho merece esos nombres? Es verdad que has muerto al marqués de Montilla; pero lo hiciste insultado, provocado y precisado a

Página 33

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

defender tu honor. Él era un temerario, un hombre sin seso. Entregado a todos los vicios, y siempre enredado con tahúres y mujercillas, después de haber disipado el caudal de su esposa, pretendió asaltar el de su suegro y hacerte cómplice en este delito. Tú resististe sus propuestas, procuraste apartarle de tan viles intentos, y no pudiendo conseguirlo, avisaste a su suegro para que viviese con precaución; pero sin descubrirle a él. Esta fue la única causa de su enojo. No contento con haberte insultado y ultrajado atrozmente, te desafió varias veces. En vano quisiste satisfacerle y templarle; su temeraria importunidad te obligó a contestar. No, Torcuato, tú no eres reo de su muerte; su genio violento le condujo a ella. Yo mismo vi que mientras el marqués, como un león furioso, buscaba tu corazón con la punta de su espada, tú, reportado y sereno, pensabas sólo en defenderte; y sin duda no hubiera perecido, si su ciego furor no le hubiese precipitado sobre la tuya. En cuanto a tu silencio, ¿no me has dicho que don Simón, prendado de tu juiciosa conducta, movido de su antigua amistad con tu tía, doña Flora Ramírez, y cierto de tu inclinación a Laura, te la ofreció en matrimonio? ¿Hiciste otra cosa que aceptar esta oferta? Y qué, después de lo que debes a esta familia, ¿pudieras despreciarla sin agraviar al amor, al reconocimiento y a la hospitalidad? No, amigo mío, no; tú tomarás el partido que te acomode, pero tu interior debe estar tranquilo. TORCUATO.- (Con viveza.) ¿Tranquilo después de haber engañado a Laura? ¡Ah!, su corazón no merecía tal perfidia. Yo le entregué una mano manchada en la sangre de su primer esposo, le ofrecí una alma sellada con el sello de la iniquidad y le consagré una vida envilecida con el reato de este crimen, que me hace deudor de un escarmiento a la sociedad y siervo de la ley. ¡Qué de agravios contra el amor y la virtud de una desdichada! No, Anselmo, yo no podré sufrir su vista; no hay remedio, voy a ausentarme de ella para siempre. ANSELMO.- Amigo mío, yo no puedo aprobar un partido tan peligroso; pero si tú estás resuelto a marchar, yo debo estarlo a servirte. ¿Quieres que te siga? ¿Que vayamos juntos hasta los desiertos de Siberia? ¿Quieres...? TORCUATO.- No, Anselmo; conviene que te quedes. Yo necesito aquí de un fiel amigo, que me envíe noticias de mi esposa, y se las dé de mi destino. No porque piense en ocultar a Laura mi resolución, no; este nuevo engaño me haría indigno de su memoria y de la luz del día. Aunque haya de serle amarga la noticia de mi separación, quiero que la deba a mi franqueza y fidelidad, y remediar de algún modo mis antiguas reservas. ANSELMO.- Pues bien, ¿y cuándo piensas...? TORCUATO.- Después de comer. He pretextado un viaje de pocos días a Madrid para deslumbrar a mi suegro, y aún no le dije cosa alguna. En cuanto a mis intereses y negocios, este pliego te dirá lo que debes hacer. Contiene una instrucción puntual conforme a mis intenciones, y un poder general de que podrás valerte cuando llegare el caso. Sobre todo, querido amigo, te recomiendo a Laura. En ella te dejo mi corazón; procura consolarla... ¡Ah! ¿cómo podrá consolarse su alma desdichada? ANSELMO.- (Enternecido.) Mi buen amigo, lejos de ti, también yo habré menester de consuelo, y no le hallaré en parte alguna. ¡Cuánto me duele tu amarga situación! ¡Qué amigo, qué consolador, qué compañero voy a perder con tu ausencia! Pero te has empeñado en afligirnos... En fin, cuenta con mi amistad y con el puntual desempeño de tus encargos. ¡Ah, si fuese capaz de mejorar tu suerte! TORCUATO.- (Abatido.) El cielo me ha condenado a vivir en la adversidad. ¡Qué desdichado nací! Incierto de los autores de mi vida, he andado siempre sin patria ni hogar propio, y cuando acababa de labrarme una fortuna, que me hacía cumplidamente dichoso, quiere mi mala estrella... Pero, Anselmo, no demos ocasión en la familia... Felipe vuelve... Aún nos veremos antes de mi partida. ANSELMO.- Sí, tengo que volver a cumplimentar a ese ministro; entonces hablaremos. Adiós. TORCUATO.- (Con serenidad.) ¿Han preguntado por mí? FELIPE.- El señor don Simón, y con algún cuidado. Dijo que iba a misa, y que volvía al instante. También preguntó mi ama; díjela que estabais con vuestro amigo. TORCUATO.- (Inquieto.) ¿Cómo? Pues ¿no te previne...?

Página 34

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

FELIPE.- Vos no me prevenisteis que callase. TORCUATO.- (Con serenidad.) Anda a ver si hay algún retorno de Madrid, y ajústale para después de mediodía. ¿Entiendes? FELIPE.- Muy bien, señor. ¡Qué mal humor tiene! SIMÓN.- ¿Qué es eso de retorno? ¿Qué viaje es ése, Torcuato? Tú traes a Felipe alborotado con tu viaje, y no me has dicho cosa alguna. Tampoco Laura... TORCUATO.- Perdonad si no he solicitado antes vuestro permiso. ¡Andáis tan ocupado con el huésped! Cuando me vestí aún dormía Laura, y por no incomodarla... Ya sabéis que por muerte de mi tía quedaron en Madrid aquellos veinte mil pesos... Yo quisiera pasar a recogerlos. SIMÓN.- Me parece muy bien. ¡Pero me haces tanta falta para acompañar a este ministro...! Él gusta tanto de tu conversación... TORCUATO.- En todo caso estoy pronto a complaceros; si os parece... SIMÓN.- No, hijo mío; haz tu viaje y procura volver cuanto antes. Laura sin ti no vivirá contenta, ni yo puedo pasar sin tu ayuda, porque las ocupaciones son muchas, y el trabajo excesivo me aflige demasiado. ¡Ah!, en otro tiempo... Pero ya soy muy viejo... A propósito, ¿qué te parece de este don Justo? TORCUATO.- Jamás traté ministro alguno que reúna en sí las cualidades de buen juez en tan alto grado. ¡Qué rectitud! ¡Qué talento! ¡Qué humanidad! SIMÓN.- Pero, hombre, es tan blando, tan filósofo... Yo quisiera a los ministros más duros, más enteros. Me acuerdo que le conocí en Salamanca de colegial, y a fe que entonces era bien enamorado. Pero, hijo mío, ¡si tú hubieras alcanzado a los ministros de mi tiempo...! ¡Oh, aquéllos sí que eran hombres en forma! ¡Qué teoricones! Cada uno era un Digesto vivo. ¿Y su entereza? Vaya, no se puede ponderar. Entonces se ahorcaban hombres a docenas. TORCUATO.- Habría más delitos. SIMÓN.- ¿Más delitos que ahora? Pues, ¿no ves que estamos rodeados de ladrones y asesinos? TORCUATO.- Según eso, habría menos conocimiento de las leyes. SIMÓN.- ¿De las leyes? ¡Bueno! Ahí están los comentarios que escribieron sobre ellas; míralos, y verás si las conocieron. Hombre hubo que sobre una ley de dos renglones escribió un tomo en folio. Pero hoy se piensa de otro modo. Todo se reduce a libritos en octavo, y no contentos con hacernos comer y vestir como la gente de extranjía, quieren también que estudiemos y sepamos a la francesa. ¿No ves que sólo se trata de planes, métodos, ideas nuevas...? ¡Así anda ello! ¿Querrás creerme que hablando la otra noche don Justo de la muerte de mi yerno, se dejó decir que nuestra legislación sobre los duelos necesitaba de reforma, y que era una cosa muy cruel castigar con la misma pena al que admite un desafío que al que le provoca? ¡Mira tú que disparate tan garrafal! ¡Como si no fuese igual la culpa de ambos! Que lea, que lea los autores, y verá si encuentra en alguno tal opinión. TORCUATO.- No por eso dejará de ser acertada. Los más de nuestros autores se han copiado unos a otros, y apenas hay dos que hayan trabajado seriamente en descubrir el espíritu de nuestras leyes. ¡Oh!, en esa parte lo mismo pienso yo que el señor don Justo. SIMÓN.- Pero, hombre... TORCUATO.- En los desafíos, señor, el que provoca es, por lo común, el más temerario y el que tiene menos disculpa. Si está injuriado, ¿por qué no se queja a la justicia? Los tribunales le oirán, y satisfarán su agravio, según las leyes. Si no lo está, su provocación es un insulto insufrible; pero el desafiado... SIMÓN.- Que se queje también a la justicia. TORCUATO.- ¿Y quedará su honor bien puesto? El honor, señor, es un bien que todos debemos conservar; pero es un bien que no está en nuestra mano, sino en la estimación de los demás. La opinión pública le da y le quita. ¿Sabéis que quien no admite un desafío es al instante tenido por cobarde? Si es un hombre ilustre, un caballero, un militar, ¿de qué le servirá acudir a la justicia? La nota que le impuso la opinión pública, ¿podrá borrarla una sentencia? Yo bien sé que el honor es una quimera, pero sé también que sin él no puede subsistir una monarquía; que es alma de la sociedad; que distingue las condiciones y las

Página 35

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

clases; que es principio de mil virtudes políticas, y, en fin, que la legislación, lejos de combatirle, debe fomentarle y protegerle. SIMÓN.- ¡Bueno, muy bueno! Discursos a la moda y opinioncitas de ayer acá; déjalos correr, y que se maten los hombres como pulgas. TORCUATO.- La buena legislación debe atender a todo, sin perder de vista el bien universal. Si la idea que se tiene del honor no parece justa, al legislador toca rectificarla. Después de conseguido se podrá castigar al temerario que confunda el honor con la bravura. Pero mientras duren las falsas ideas, es cosa muy terrible castigar con la muerte una acción que se tiene por honrada. SIMÓN.- Según eso, al reptado que mata a su enemigo se le darán las gracias, ¿no es verdad? TORCUATO.- Si fue injustamente provocado; si procuró evitar el desafío por medios honrados y prudentes; si sólo cedió a los ímpetus de un agresor temerario y a la necesidad de conservar su reputación, que se le absuelva. Con eso, nadie buscará la satisfacción de sus injurias en el campo, sino en los tribunales; habrá menos desafíos o ninguno; y cuando los haya, no reñirán entre sí la razón y la ley, ni vacilará el ánimo del juez sobre la suerte de un desdichado... Pero, señor, Laura estará impaciente... Si os pareces... SIMÓN.- Sí, sí, vamos allá. (Se va y vuelve.) ¡Ah!, ¿sabes que han preso a Juanillo? No, ¡don Justo adelanta terriblemente en la causa! Tanto como eso, es menester confesarlo: él es activo como un diablo. (Yéndose.) Sí, como un diablo... ¡Fuego! Escena VI TORCUATO.- (Paseándose.) En fin, voy a alejarme para siempre de esta mansión, que ha sido en algún tiempo teatro de mis dichas y fiel testigo de mis tiernos amores. ¡Con cuánto dolor me separo de los objetos que la habitan! Errante y fugitivo, tus lágrimas, ¡oh, Laura!, estarán siempre presentes a mis ojos, y tus justas querellas resonarán en mis oídos. ¡Alma inocente y celestial! ¡Cuánta amargura te va a costar la noticia de mi ausencia! Tú has perdido un esposo, que ni te amaba ni te merecía, y ahora vas a perder otro, que te idolatra, pero que te merece menos, pues te ha conseguido por medio de un engaño. (Después de alguna pausa.) ¿Y adónde iré a esconder mi vida desdichada...? Sin patria, sin familia, prófugo y desconocido sobre la tierra, ¿dónde hallaré refugio contra la adversidad? ¡Ah!, la imagen de mi esposa ofendida y los remordimientos de mi conciencia me afligirán en todas partes.

TEXTO

Informe sobre la Ley de Reforma Agraria
FRAGMENTO
Influencia de las leyes en este Estado Tal es la breve y sencilla historia de la agricultura nacional, y tal el estado progresivo que ha tenido en sus diferentes épocas. La Sociedad no ha podido confrontar los hechos que la confirman sin hacer al mismo tiempo muchas importantes observaciones que le servirán de guía en el presente Informe. Todas ellas concluyen que el cultivo se ha acomodado siempre a la situación política que tuvo la nación coetáneamente, y que tal ha sido su influencia en él que ni la templanza y benignidad del clima, ni la excelencia y fertilidad del suelo, ni su aptitud para las mas vanas y ricas producciones, ni su ventajosa posición para el comercio marítimo, ni en fin, tantos dones como con larga mano ha derramado sobre ella la naturaleza han sido poderosos a vencer los estorbos que esta situación oponía a sus progresos.

Página 36

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Pero al mismo tiempo ha reconocido también que cuando esta situación no desfavorecía el cultivo, tenían en él mas principal é inmediata influencia aquellos estorbos que se derivaban de las leyes relativas a su gobierno, y que la suerte del cultivo fue siempre mas ó menos próspera según que las leyes agrarias animaban ó desalentaban el interés de sus agentes. Esta última observación, al mismo tiempo que llevó a la Sociedad como de la mano al descubrimiento del principio sobre que debía establecer su dictamen, le inspiró la mayor confianza de alcanzar el logro de sus deseos porque, conociendo por una parte que nuestra presente situación política nos convida al establecimiento del más poderoso cultivo, y por otra que la suerte de la agricultura pende enteramente de las leyes, ¿qué esperanzas no deberá concebir al ver a Vuestra Alteza dedicado tan de propósito a mejorar este ramo importantísimo de nuestra legislación? Los celosos ministros que propusieron a Vuestra Alteza sus ideas y planes de reforma en el expediente de Ley Agraria han conocido también la influencia de las leyes en la agricultura, pero pudieron equivocarse en la aplicación de este principio. No hay alguno que no exija de Vuestra Alteza nuevas leyes para mejorar la agricultura, sin reflexionar que las causas de su atraso están por la mayor parte en las leyes mismas, y que por consiguiente no se debía tratar de multiplicarlas sino de disminuirlas; no tanto de establecer leyes nuevas como de derogar las antiguas. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html - I_3_http://www.cervantesvirtual.com/obravisor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html I_5_ Las leyes deben reducirse a protegerla A poco que se medite sobre esta materia se conocerá que la agricultura se halla siempre en una natural tendencia hacia su perfección; que las leyes solo pueden favorecerla animando esta tendencia; que este favor no tanto estriba en presentarle estímulos como en remover los estorbos que retardan su progreso; en una palabra, que el único fin de las leyes respecto de la agricultura debe ser proteger el interés de sus agentes, separando todos los obstáculos que pueden obstruir ó entorpecer su acción y movimiento. Este principio, que la Sociedad procurará desenvolver en el progreso del presente Informe, está primeramente consignado en las leyes eternas de la naturaleza, y señaladamente en la primera que dictó al hombre su omnipotente y misericordioso Creador cuando, por decirlo así, le entregó el dominio de la tierra. Colocándolo en ella y condenándolo a vivir del producto de su trabajo, al mismo tiempo que le dio el derecho de enseñorearla le impuso la pensión de cultivarla y le inspiró toda la actividad y amor a la vida que eran necesarios para librar en su trabajo la seguridad de su subsistencia. a este sagrado interés debe el hombre su conservación, y el mundo su cultura. Él solo limpió y rompió los campos, descuajó los montes, secó los lagos, sujetó los ríos, mitigó los climas, domesticó los brutos, escogió y perfeccionó las semillas y aseguró en su cultivo y reproducción una portentosa multiplicación a la especie humana. El mismo principio se halla consignado en las leyes primitivas del derecho social, porque cuando aquella multiplicación forzó a los hombres a unirse en sociedad y a dividir entre sí el dominio de la tierra, legitimó y perfeccionó necesariamente su interés, señalando una esfera determinada al de cada individuo y llamando hacia ella toda su actividad. Desde entonces el interés individual fue tanto más vivo cuanto se empezó a ejercitar en objetos más próximos, más conocidos, mas proporcionados a sus fuerzas y más identificados con la felicidad personal de los individuos. Los hombres, enseñados por este mismo interés a aumentar y aprovechar las producciones de la naturaleza, se multiplicaron mas y mas, y entonces nació otra nueva propiedad distinta de la propiedad de la tierra; esto es, nació la propiedad del trabajo. La tierra, aunque dotada por el Creador de una fecundidad maravillosa, solo la concedía a la solicitud del cultivo, y si premiaba con abundantes y regalados frutos al laborioso cultivador, no daba al descuidado más que espinas y abrojos. a mayor trabajo correspondía siempre con mayores productos; fue, pues, consiguiente proporcionar el trabajo al deseo de las cosechas; cuando este deseo buscó

Página 37

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

auxiliares para el trabajo, hubo de hacerlos participantes del fruto, y desde entonces los productos de la tierra ya no fueron una propiedad absoluta del dueño, sino partible entre el dueño y sus colonos. Esta propiedad del trabajo, por lo mismo que era más precaria é incierta en sus objetos, fue más vigilante é ingeniosa en su ejercicio. Observando primero las necesidades y luego los caprichos de los hombres, inventó con las artes los medios de satisfacer unos y otros, presentó cada día nuevos objetos a su comodidad y a su gusto, acostumbrólos a ellos, formóles nuevas necesidades, esclavizó a estas necesidades su deseo y desde entonces la esfera de la propiedad del trabajo se hizo más extendida, mas varia y menos dependiente. Esta protección debe cifrarse en la remoción de los estorbos que se oponen al interés de sus agentes Es visto por estas reflexiones, tomadas de la sencilla observación de la naturaleza humana y de su progreso en el estado social, que el oficio de las leyes respecto de una y otra propiedad no debe ser excitar ni dirigir, sino solamente proteger el interés de sus agentes, naturalmente activo y bien dirigido a su objeto. Es visto también que esta protección no puede consistir en otra cosa que en remover los estorbos que se opongan a la acción y al movimiento de este interés, puesto que su actividad está unida a la naturaleza del hombre, y su dirección señalada por las necesidades del hombre mismo. Es visto, finalmente, que sin intervención de las leyes puede llegar, y efectivamente ha llegado en algunos pueblos, a la mayor perfección al arte de cultivar la tierra, y que donde quiera que las leyes protejan la propiedad de la tierra y del trabajo se logrará infaliblemente esta perfección y todos los bienes que están pendientes de ella. Sin embargo, dos razones harto plausibles alejaron alguna vez a los legisladores de este simplicísimo principio: una, desconfiar de la actividad y las luces de los individuos; y otra, temer las irrupciones de esta misma actividad. Viendo a los hombres frecuentemente desviados de su verdadero interés y arrastrados por las pasiones tras de una especie de bien más aparente que sólido, fue tan fácil creer que serian mejor dirigidos por medio de leyes que por sus deseos personales como suponer que nadie podría dictar mejores leyes que aquellos que, libres de las ilusiones del interés personal, obrasen solo atentos al interés público. Con esta mira no se redujeron a proteger la propiedad de la tierra y del trabajo, sino que se propasaron a excitar y dirigir con leyes y reglamentos el interés de sus agentes. En esta dirección no se propusieron por objeto la utilidad particular sino el bien común, y desde entonces las leyes empezaron a pugnar con el interés personal, y la acción de ese interés fue tanto menos viva, diligente é ingeniosa cuanto menos libre en la elección de sus fines y en la ejecución de los medios que conducían a ellos. Pero en semejante procedimiento no se echó de ver que el mayor número de los hombres, dedicado a promover su interés, oye más bien el dictamen de su razón que el de sus pasiones; que en esta materia el objeto de sus deseos es siempre análogo al objeto de las leyes; que cuando obra contra este objeto obra contra su verdadero y sólido interés; y que si alguna vez se aleja de él, las mismas pasiones que lo extravían lo refrenan presentándole en las consecuencias de su mala dirección el castigo de sus ilusiones: un castigo más pronto, más eficaz é infalible que el que pueden imponerle las leyes. Tampoco se echó de ver que aquella continua lucha de intereses que agita a los hombres entre sí establece naturalmente un equilibrio que jamás podrían alcanzar las leyes. No solo el hombre justo y honrado respeta el interés de su prójimo, sino que lo respeta también el injusto y codicioso. No lo respetará ciertamente por un principio de justicia, pero lo respetará por una razón de utilidad y conveniencia. El temor de que se hagan usurpaciones sobre el propio interés es la salvaguardia del ajeno, y en este sentido se puede decir que en el orden social el interés particular de los individuos recibe mayor seguridad de la opinión que de las leyes. No concluye de aquí la Sociedad que las leyes no deban refrenar los excesos del interés privado, antes reconoce que éste será siempre su más santo y saludable oficio, éste uno de los primeros objetos de su protección. Concluye solamente que protegiendo la libre acción del interés privado mientras se contenga en los límites señalados por la justicia, solo debe salirle al

Página 38

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

paso cuando empiece a traspasarlos. En una palabra, Señor, el grande y general principio de las leyes respecto de la agricultura se debe cifrar en remover los estorbos que se oponen a la libre acción del interés de sus agentes dentro de la esfera señalada por la justicia.

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html - I_5_http://www.cervantesvirtual.com/obravisor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html I_7_Conveniencia del objeto de las leyes con el del interés personal Este principio, aplicable a todos los objetos de la legislación económica, es mucho mas perspicuo cuando se contrae al de las leyes agrarias. ¿Es otro, por ventura, que el de aumentar por medio del cultivo la riqueza pública hasta el sumo posible? Pues otro tanto se proponen los agentes de la agricultura tomados colectivamente, puesto que pretendiendo cada uno aumentar su fortuna particular hasta el sumo posible por medio del cultivo, es claro que su objeto es idéntico con el de las leyes agrarias, y tienen un mismo fin y una misma tendencia. Este objeto de las leyes agrarias solo se puede dirigir a tres fines, a saber: la extensión, la perfección y la utilidad del cultivo; y a los mismos también son conducidos naturalmente por su particular interés los agentes de la agricultura. Porque, ¿quién será de ellos el que, atendidos sus fondos, sus fuerzas y su momentánea situación, no cultive tanto como puede cultivar, no cultive tan bien como puede cultivar, y no prefiera en su cultivo las mas a las menos preciosas producciones? Luego caminará mas seguramente a su objeto aquella legislación agraria que mas favorezca la libre acción del interés de estos agentes, naturalmente encaminada hacia el mismo objeto. La Sociedad, Señor, se ha detenido de propósito en el establecimiento de este principio porque, aunque obvio y sencillo, lo cree todavía muy distante de los que reinan en el expediente de Ley Agraria, y en la mayor parte de los escritos que han parecido hasta ahora sobre el mismo asunto. Persuadida a que muchas de sus opiniones podrán parecer nuevas, ha querido fundar sobre cimientos sólidos el principio incontrastable de que se derivan, y espera que Vuestra Alteza disimulará esta detención en favor de la importante verdad a cuya demostración se ha consagrado. http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html - I_6_http://www.cervantesvirtual.com/obravisor/informe-sobre-la-ley-agraria--0/html/fedbbe9c-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html I_8_ Investigación de los estorbos que se oponen a este interés Si las leyes para favorecer la agricultura deben reducirse a proteger el interés particular de sus agentes, y si el único medio de proteger este interés es remover los estorbos que se oponen a la tendencia y movimiento natural de su acción, nada puede ser tan importante como indagar cuáles sean estos estorbos y fijar su conocimiento. La Sociedad cree que se deben reducir a tres solas clases, a saber: políticos, morales y físicos, porque solo pueden provenir de las leyes, de las opiniones ó de la naturaleza. Estos tres puntos fijarán la división del presente Informe, en el cual examinará primero la Sociedad cuáles son los estorbos que nuestra actual legislación opone a los progresos de la agricultura; luego, cuáles son los que oponen nuestras actuales opiniones, y al fin cuáles son los que provienen de la naturaleza de nuestro suelo. Desenvolviendo y demostrando estos diferentes estorbos indicará también la Sociedad los medios más sencillos y seguros de removerlos. Entremos en materia y tratemos primero de los estorbos políticos.

Página 39

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

TEXTO

Carta de Jovino a sus amigos salmantinos
TEXTO COMPLETO
A vosotros, oh ingenios peregrinos, que allá del Tormes en la verde orilla, destinados de Apolo, honráis la cuna de las hispanas musas renacientes; a ti, oh dulce Batilo, y a vosotros, sabio Delio y Liseno, digna gloria y ornamento del pueblo salmantino; desde la playa del ecuóreo Betis Jovino el gijonense os apetece muy colmada salud; aquel Jovino cuyo nombre, hasta ahora retirado de la común noticia, ya resuena por las altas esferas, difundido en himnos de alabanza bien sonantes, merced de vuestros cánticos divinos y vuestra lira al sonoroso acento. Salud os apetece en esta carta, que la tierna amistad y la más pura gratitud desde el fondo de su pecho con íntima expresión le van dictando; que pues le niega el hado el dulce gozo de estrechar con sus brazos vuestros pechos, de urbanidad y suave amor henchidos, podrá al menos grabar en estas letras la dulce sensación que en su alma imprime del vuestro amor la tierna remembranza. Y no extrañéis que del eolio canto cansada ya su musa, se convierta al compás lento y numeroso que ama tanto la didascálica poesía; que en vano de su pecho, penetrado del forense rumor, y conmovido al llanto del opreso, de la viuda y el huérfano inocente, presumiera lanzar acentos dulces, ni su lira, otras veces sonora, y hora falta de los trementes armoniosos nervios, al acordado impulso respondiera, ni en fin a los avisos que me dicta tu voz, oh Polimnía, con astuta y blanda inspiración fuera otro verso que el verso parenético oportuno. ¡Ah, mis dulces amigos, cuán ilusos, cuánto de nuestra fama descuidados vivimos! ¡Ay, en cuán profundo sueño yacemos sepultados, mientras corre por sobre nuestras vidas, aguijada del tiempo volador, la edad ligera!

Página 40

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

¿Por ventura queremos que nos tope sumidos en tan vil e infame sueño la arrugada vejez, que poco a poco se viene hacia nosotros acercando? ¿O que la muerte pálida sepulte con nosotros también nuestra memoria? Y el hombre a quien el Padre sempiterno ornó con alto ingenio y con espirtu eternal y celeste, ¿estará siempre a escura y muelle vida mancipado, sin recordar su divinal origen ni el alto fin para que fue nacido? ¡Ay, Batilo! ¡Ay, Liseno! ¡Ay, caro Delio! ¡Ay, ay, que os han las magas salmantinas con sus jorguinerías adormido! ¡Ay, que os han infundido el dulce sueño de amor, que tarde o nunca se sacude! No lo dudéis: mis ojos, aún no libres del susto, en un sueño misterioso sus infernales ritos penetraron. ¿Contárosle he? ¿Qué numen me arrebata y fuerza a traspasar de mis amigos el tierno corazón? Acorre ¡oh diva!, y pues mi voz, a tu mandar atenta, renueva en triste canto la memoria del infando dolor, acorre, y alza con soplo divinal mi flaco aliento. Yacen del Tormes a la orilla, ocultos entre ruinas, los restos venerables de un templo, frecuentado en otros siglos por la devota gente salmantina, mas hora sólo de agoreros búhos y medrosas lechuzas habitado. La amenidad huyó de aquel recinto, y sólo en torno de él dañosas yerbas crecen, y altos y fúnebres cipreses. Aquí su infame junta celebraron las Lamias. ¡Oh, si fuera poderosa mi voz de describirla y dar al mundo cuenta de sus misterios nunca oídos! En la mitad de su carrera andaba la noche, y ya su manto tenebroso cubría en torno el soñoliento mundo; todo era oscuridad, que hasta la luna su blanca faz del cielo retirara por no ver el nefando sortilegio, y el horror y el silencio más medroso hacían el imperio de las sombras; cuando desde una puerta del palacio del Sueño un negro ensueño desprendido llegó de un vuelo adonde yo yacía. Con la siniestra suya asió mi mano, y con medrosa voz: «Jovino, dice, ven y verás el duro encantamiento

Página 41

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

que prepara la Invidia a tus amigos. Ven, y si en tal ejemplo no escarmientas, ¡triste de ti, mezquino!» Dijo, y luego sobre sus negras alas me condujo por medio de las sombras hasta el pórtico del arruinado templo. No bien hube llegado, cuando asidas de las manos, siete horrendas figuras parecieron desnudas, y de hediondas confecciones ungido el sucio cuerpo. Presidenta del congreso infernal la fiera Invidia venía, de serpientes coronada la frente, triste, airada, desdeñosa, y de los Celos y el Rencor seguida. En medio del silencio un gran suspiro lanzó del hondo pecho, y revolviendo la sesga vista en torno: «Nunca tanto, dijo, de vuestro auxilio y vuestras artes necesité, oh amigas, ni tan fiero, ni tan grave dolor clavó algún día en mi sensible corazón su punta. ¡Oh, si capaz de aniquilar el orbe fuese la llama atroz que le devora! Tres aburridos nombres (y con rabia Batilo pronunció su torpe boca, Delio y Liseno) por el ancho mundo va esparciendo la Fama, mi enemiga. Su trompa los proclama en todas partes, y ya a más alto vuelo preparada, si no la enmudecemos, estos nombres serán muy luego alzados a las nubes, y sonarán del uno al otro polo. Febo los patrocina, y no le es dado a mi flaco poder mancharlos; pero se rendirán al vuestro, si adormidos en blando amor...». No bien tan fiera idea cayó del sucio labio, cuando en torno del demolido templo en raudos giros dio el maléfico coro siete vueltas. Después alternativas susurraron muchos versos de ensalmo, con palabras de mágico vigor y rabia henchidas, a cuya fuerza desde la honda entraña de la tierra salieron redivivos los fríos huesos, que de luengos días, del humanal vestido ya desnudos, allí dormían. ¡Ay, cuán prestamente en los hambrientos dientes de la Invidia los vi yo triturados, y en sus manos a leve y sucio polvo reducidos...! En esto hacia los ángulos internos del templo corren las malignas sagas, y del sombrío suelo mil dañosas plantas recogen con siniestra mano

Página 42

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

y misteriosos ritos arrancadas. También allí prestó la cruda Invidia su auxilio, y en sus palmas estrujando las hojas y raíces, hizo luego que destilasen los dañosos jugos cuanta virtud en ellos se escondía. El zumo de la fría adormidera, cortada su cabeza al horizonte, que infunde a veces el eterno sueño; el de la yerba mora, que altamente el cerebro perturba; el hiosciamo, y el coagulante jugo que destilan, heridas, las raíces misteriosas de la fría mandrágula, allí fueron diestramente extraídos, y con nuevo ensalmo derramados sobre el polvo de los humanos huesos. Mientras una de las sagas volvía y revolvía el preparado adormeciente lodo, sacó la Invidia del cuidoso pecho tres relucientes nóminas, con rasgos de roja y venenosa tinta escritas. ¡Ah, no creáis, amigos, que mi pluma os pretenda engañar! Mis propios ojos, en tierno llanto entonces anegados, vieron ¡oh maravilla! los tres nombres, los dulces nombres de Ciparis bella, de Julinda y de Mirta la divina, que estaban allí escritos. Y cual suele -si tiene tal prodigio semejantebrillar con propia luz en noche oscura la lícnide purpúrea, que en su rumbo suspende al receloso caminante, así en la oscuridad resplandecían los tres amados nombres. Entre tanto mi corazón absorto palpitaba de pasmo y de temor. La Invidia entonces, dividiendo en pedazos muy menudos las esplendentes nóminas, de esta arte habló a sus compañeras: «Consumemos ¡oh amigas! nuestra obra, y estos nombres, adorados de Delio y sus secuaces, a la maligna confección mezclemos. Su virtud penetrante, aun más activa que los venenos mismos, irá rectamente a iludir sus tiernos corazones; y a blando amor eternamente dados, la vida pasarán adormecidos, y morirán sin gloria». Dijo, y luego mezcló los rutilantes caracteres al crüel maleficio, e infundioles nuevo vigor con su maligno soplo. Repitieron las brujas el susurro sobre la masa ponzoñosa, y dieron

Página 43

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

alegre fin a la perversa junta. Yo en tanto, lleno de dolor, enviaba del hondo pecho a Apolo ardientes votos. «Brillante dios, decía, si la gloria de tan dignos alumnos interesa tu pía omnipotencia en favor suyo, ¡ah, destruye la fuerza venenosa del duro encantamiento, y de la infamia y de la eterna escuridad redime los nombres que otra vez has protegido! ¡Desata el preparado encantamiento, y sálvalos, oh Dios, para que eternamente suba a tu trono el dulce acento de su lira, en cantares eucarísticos gratamente empleada!». Aquí llegaba el bien sentido ruego, que sin duda oyó piadoso el numen, porque al punto descendió un resplandor desde lo alto, al meridiano sol muy semejante, que iluminando el pavimento ombrío, al golpe de su luz postró a la Invidia y a sus viles ministras, y arrojólas precipitadas hasta el hondo abismo. ¿Será estéril, oh amigos, de este ensueño el misterioso anuncio? ¿Siempre, siempre dará el amor materia a nuestros cantos? ¡De cuántas dignas obras, ay, privamos a la futura edad por una dulce pasajera ilusión, por una gloria frágil y deleznable, que nos roba de otra gloria inmortal el alto premio! No, amigos, no; guiados por la suerte a más nobles objetos, recorramos en el afán poético materias dignas de una memoria perdurable. Y pues que no me es dado que presuma alcanzar por mis versos alto nombre, dejadme al menos en tan noble empeño la gloria de guiar por la ardua senda que va a la eterna fama, vuestros pasos. Ea, facundo Delio, tú, a quien siempre Minerva asiste al lado, sus, asocia tu musa a la moral filosofía, y canta las virtudes inocentes que hacen al hombre justo y le conducen a eterna bienandanza. Canta luego los estragos del vicio, y con urgente voz descubre a los míseros mortales su apariencia engañosa, y el veneno que esconde, y los desvía dulcemente del buen sendero, y lleva al precipicio. Después con grave estilo ensalza al cielo la santa religión de allá abajada, y canta su alto origen, sus eternos

Página 44

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

fundamentos, el celo inextinguible, la fe, las maravillas estupendas, los tormentos, las cárceles y muertes de sus propagadores, y con tono victorioso concluye y enmudece al sacrílego error y sus fautores. Y tú, ardiente Batilo, del meonio cantor émulo insigne, arroja a un lado el caramillo pastoril, y aplica a tus dorados labios la sonante trompa, para entonar ilustres hechos. Sean tu objeto los héroes españoles, las guerras, las victorias y el sangriento furor de Marte. Dinos el glorioso incendio de Sagunto, por la furia de Aníbal atizado, o de Numancia, terror del Capitolio, las cenizas. Canta después el brazo omnipotente, que desde el hondo asiento hasta la cumbre conmueve el monte Auseva y le desploma sobre la hueste berberisca y suban por tu verso a la esfera cristalina los triunfos de Pelayo y su renombre, las hazañas, las lides, las victorias que al imperio de Carlos, casi inmenso, y al Evangelio santo un nuevo mundo más pingüe y opulento sujetaron. Canta también el inmortal renombre del héroe metellímneo, a quien más gloria que al bravo macedón debió la Fama. O en fin, la furia canta y las facciones de la guerra civil que el pueblo hispano alió y opuso al alemán soberbio. Dirás el golfo catalán en furia contra Luis y su nieto, los leopardos vencidos en Brihuega, y los sangrientos campos de Almansa, do cortó a Filipo sus mejores laureles la Victoria. La empresa que a tu pluma reservada queda, oh caro Liseno, ¡ah, cuán difícil es de acabar, cuán ardua! Mas ya es tiempo de proscribir los vicios indecentes que manchan nuestra escena. ¡Cuánto, oh cuánto la gloria de la patria se interesa en este empeño! Triunfan mil enormes vicios sobre el proscenio, y la ufanía, el falso pundonor, el duelo, el rapto, los ocultos y torpes amoríos, contra el desvelo paternal fraguados, y todas las pasiones son impunemente sobre las tablas exaltadas. Despierta, pues, oh amigo, y levantado sobre el coturno trágico, los hechos sublimes y virtuosos, y los casos

Página 45

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

lastimeros al mundo representa. Ensalza la virtud, persigue el vicio, y por medio del susto y de la lástima purga los corazones. Vea la escena al inmortal Guzmán, segundo Bruto, inmolando la sangre de su hijo, de su inocente hijo, al amor patrio... ¡Oh espíritu varonil! ¡Oh patria! ¡Oh siglos, en héroes y altos hechos muy fecundos! Vuestro auxilio también en esta empresa imploro, oh mi Batilo, oh sabio Delio. ¡Ah, vea alguna vez el pueblo hispano en sus tablas los héroes indígenas y las virtudes patrias bien loadas! Bajar podréis también al zueco humilde, y describir con gesto y voz picantes las costumbres domésticas, sus vicios y sus extravagancias... Pero, ¿dónde encontraréis modelos? Ni la Grecia, ni el pueblo ausonio, ni la docta Francia han sabido formarlos. Reina en todos el vicio licencioso y la impudencia. Mas cabe el ancha vía hay una trocha, hasta ahora no seguida, do las burlas y el chiste nacional yacen en uno con la modestia y el decoro aliados. Seguid, pues, este rumbo. ¡Qué tesoros descrubriréis en él! ¡Será el teatro escuela de costumbres inocentes, de honor y de virtud! Será... Mas, ¿dónde del bien común el celo me arrebata? ¡Ah, si su llama alcanza a vuestro pecho, de los trabajos vuestros cuán opimos frutos debo esperar! ¡Y cuánta gloria estará en otros siglos reservada al celo de Jovino, si esta insigne, si esta dichosa conversión, que tristes y llenas de rubor tanto ha que anhelan las musas españolas, fuese el fruto de sus avisos dulces y amigables!

Página 46

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

José Cadalso y Vázquez
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Cádiz en 1741 de familia vizcaína. La educación recibida de los jesuitas y sus muchos viajes por Europa le proporcionan una muy sólida formación. Ingresa en el Seminario de Nobles en 1758 y cuatro años más tarde se alista para la campaña de Portugal como ―voluntario con caballo y armas propias‖. Es admitido como Caballero de Santiago en 1766. Sufre destierro a Salamanca por intentar exhumar el cadáver de su amada, Mª Ignacia Ibáñez, fallecida tempranamente, y publica en 1772 Los eruditos a la violeta. Al año siguiente ve la luz una recopilación de su obra poética, Ocios de mi juventud. Muere, a consecuencia del estallido de una granada, durante el bloqueo de Gibraltar. Es el año 1782. Cadalso es una de las figuras más atrayentes del siglo XVIII por aunar un espíritu abierto a todos los aires de afuera, con un acreditado amor patrio. Como poeta, y así queda patente en la obra antes citada, una parte de su producción está dedicada a su amada en la que predomina el soneto. Tono expresivo, sentimiento y visión del mundo son radicalmente diferentes antes y después de su muerte. El resto de su poesía es mayoritariamente satírica. Como prosista es obligado citar Los eruditos a la violeta y las Cartas Marruecas. Las Cartas Marruecas fueron terminadas en 1773, pero publicadas de forma póstuma, primero y por entregas, en el ―El correo de Madrid‖ y en formato de libro en 1793. Contiene noventa epístolas precedidas de una introducción. Es la correspondencia habida entre dos marroquíes y un español. Versan sobre los más variados temas, historia, tradición, cultura, filosofía…, y no responden a ningún esquema argumental. La técnica transmite la realidad desde ópticas diferentes, la cristiana y la musulmana. Destaca la idea del hombre de bien que ejercita la virtud independientemente de su raza o religión y practica la imparcialidad y la verdad. En la obra apenas sucede una evolución psicológica de los personajes, ni se dan peripecias o aventuras. Cadalso escribe también, con escasa fortuna, alguna obra de teatro.

TEXTO

Ocios de mi juventud
FRAGMENTOS

Declarando su amor a Filis No canto de Numancia ni Sagunto el alto nombre y la envidiable gloria que ninguna nación tiene en su historia. No elijo por asunto el noble ardor del portugués famoso que con el traje de infeliz villano puso freno afrentoso al grande orgullo del poder romano. Ni de Pelayo canto las acciones con que domó las bárbaras naciones

Página 47

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

a España conducidas, y en ella mantenidas por codicia africana, por venganza inhumana, y porque estaba España deliciosa sepultada en el lujo desidiosa. Ni tocaré con numen elevado la prudencia, virtud, valor y saña del valiente extremeño, que con glorioso empeño al terreno envidiado llevó las armas de la invicta España. Ni canto a Carlos quinto, aquel guerrero que prendió de la Francia al soberano, venció al francés y castigó al germano, y al africano fiero. Ni al noble hermano de Felipe Augusto, que en el mar de Lepanto, con grande estrago y susto, puso cadena al turco, al orbe espanto. Ni de Álvaro Bazán, de quien ingleses y turcos y franceses conservarán impresa la memoria, contando en cada acción una victoria. Ni el brío más que humano del Cid Díaz, soberbio castellano, que con su lealtad, fuerza y prudencia deteniendo la rueda a la fortuna, las armas de su rey puso en Valencia sobre la media luna. Ni las hazañas y virtudes raras de Córdobas, Navarros y Pescaras, Carpios, Verdugos, Vargas, Mondragones, con la turba inmortal de otros varones, nobles abuelos nuestros y soldados en España nacidos, en Italia y en Flandes conocidos, y por el orbe entero respetados, sin que la envidia de la gente extraña pueda negar su gloria a nuestra España. No fue a mi musa dado con el horrendo son del bronce herido cantar como sagrado el guerrero rigor, grato al oído, del que entre sangre, robo, rapto y furia a la infeliz humanidad injuria. Mi lira canta la ternura sola; Apolo me la dio, Venus templola, y aun ella preludió mi dulce acento

Página 48

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

que al céfiro paraba por el viento, a las aves sacaba de sus nidos, al hombre enajenaba sus sentidos; a sus sonoras voces se amansaban los brutos más feroces, y las mismas deidades elevadas quedaban con sus ecos encantadas. Con tal impulso tu favor no imploro, familia docta del castalio coro. Divinas nueve hermanas, no os pido aquellas fuerzas soberanas con que Homero cantó del griego armado, y del cielo en dos bandos separados las iras y el rencor. Musas, no os pido el numen escogido con que cantó Virgilio al pío Eneas, por entre incendios y horrosas teas sacando padres, dioses, hijo, esposa, de Troya lastimosa; venciendo vientos, mares y enemigos hasta fundar a Roma. Diverso vuelo toma mi pluma, que al amor he dedicado. Porque en metro mezclado de gusto y de tristeza, celebro de mí Filis la belleza, y temiendo del hado los vaivenes, canto su amor y lloro sus desdenes.
A la muerte de Filis En lúgubres cipreses he visto convertidos los pámpanos de Baco y de Venus los mirtos; cual ronca voz del cuervo, hiere mi triste oído el siempre dulce tono del tierno jilguerillo; ni murmura el arroyo con delicioso trino: resuena cual peñasco con olas combatido. En vez de los corderos de los montes vecinos, rebaños de leones bajar con furia he visto. Del sol y de la luna los carros fugitivos esparcen negras sombras mientras dura su giro.

Página 49

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Las pastoriles flautas que tañen mis amigos resuenan como truenos del que reina en Olimpo. Pues Baco, Venus, aves, arroyos, pastorcillos, sol, luna, todos juntos miradme compasivos; y a la ninfa que amaba al infeliz Narciso mandad que diga al orbe la pena de Dalmiro.

TEXTO

Cartas Marruecas
FRAGMENTOS
Carta XX - Ben-Beley a Nuño Veo con sumo gusto el aprovechamiento con que Gazel va viajando por tu país y los progresos que hace su talento natural con el auxilio de tus consejos. Su entendimiento solo estaría tan lejos de serle útil sin tu dirección, que más serviría a alucinarle. A no haberte puesto la fortuna en el camino de este joven, hubiera malogrado Gazel su tiempo. ¿Qué se pudiera esperar de sus viajes? Mi Gazel hubiera aprendido, y mal, una infinidad de cosas; se llenaría la cabeza de especies sueltas, y hubiera vuelto a su patria ignorante y presumido. Pero aun así, dime, Nuño, ¿son verdaderas muchas de las noticias que me envía sobre las costumbres y usos de tus paisanos? Suspendo el juicio hasta ver tu respuesta. Algunas cosas me escribe incompatibles entre sí. Me temo que su juventud le engañe en algunas ocasiones y me represente las cosas no como son, sino cuales se le representaron. Haz que te enseñe cuantas cartas me remita, para que veas si me escribe con puntualidad lo que sucede o lo que se le figura. ¿Sabes de dónde nace esta mi confusión y esta mi eficacia en pedirte que me saques de ella, o por lo menos que impidas su aumento? Nace, cristiano amigo, nace de que sus cartas, que copio con exactitud y suelo leer con frecuencia, me representan tu nación diferente de todas en no tener carácter propio, que es el peor carácter que puede tener. Carta XXI - Nuño a Ben-Beley, respuesta de la anterior No me parece que mi nación esté en el estado que infieres de las cartas de Gazel, y según él mismo lo ha colegido de las costumbres de Madrid y alguna otra ciudad capital. Deja que él mismo te escriba lo que notare en las provincias, y verás cómo de ellas deduces que la nación es hoy la misma que era tres siglos ha. La multitud y variedad de trajes, costumbres, lenguas y usos, es igual en todas las cortes por el concurso de extranjeros que acuden a ellas; pero las provincias interiores de España, que por su poco comercio, malos caminos y ninguna diversión no tienen igual concurrencia, producen hoy unos hombres compuestos de los mismos vicios y virtudes que sus quintos abuelos. Si el carácter español, en general, se compone de religión, valor y amor a su soberano por una parte, y por otra de vanidad, desprecio a la industria (que los extranjeros llaman pereza) y demasiada propensión al amor; si este conjunto de buenas y malas calidades componían el corazón nacional de los españoles cinco siglos ha, el mismo compone el de los actuales. Por cada petimetre que se vea mudar de moda siempre que se lo manda su peluquero, habrá cien mil españoles que no han reformado un ápice en su traje antiguo. Por cada español que oigas algo tibio en la fe, habrá un millón que sacará la espada si oye hablar de tales materias. Por cada uno que se emplee en un arte mecánica, habrá un

Página 50

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

sinnúmero que están prontos a cerrar sus tiendas para ir a las Asturias o a sus Montañas en busca de una ejecutoria. En medio de esta decadencia aparente del carácter nacional, se descubren de cuando en cuando ciertas señales de antiguo espíritu; ni puede ser de otro modo: querer que una nación se quede con solas sus propias virtudes y se despoje de sus defectos propios para adquirir en su lugar las virtudes de las extrañas, es fingir otra república como la de Platón. Cada nación es como cada hombre, que tiene sus buenas y malas propiedades peculiares a su alma y cuerpo. Es muy justo trabajar a disminuir éstas y aumentar aquéllas; pero es imposible aniquilar lo que es parte de su constitución. El proverbio que dice «Genio y figura hasta la sepultura», sin duda se entiende de los hombres; mucho más de las naciones, que no son otra cosa más que una junta de hombres, en cuyo número se ven las cualidades de cada individuo. No obstante, soy de parecer que se deben distinguir las verdaderas prendas nacionales de las que no lo son sino por abuso o preocupación de algunos, a quienes guía la ignorancia o pereza. Ejemplares de esto abundan, y su examen me ha hecho ver con mucha frialdad cosas que otros paisanos míos no saben mirar sin enardecerse. Daréte algún ejemplo de los muchos que pudiera. Oigo hablar con cariño y con respeto de cierto traje muy incómodo que llaman a la española antigua. El cuento es que el tal no es a la española antigua, ni a la moderna, sino un traje totalmente extranjero para España, pues fue traído por la Casa de Austria. El cuello está muy sujeto y casi en prensa; los muslos, apretados; la cintura, ceñida y cargada con una larga espada y otra más corta; el vientre, descubierto por la hechura de la chupilla; los hombros, sin resguardo; la cabeza, sin abrigo; y todo esto, que no es bueno, ni español, es celebrado generalmente porque dicen que es español y bueno; y en tanto grado aplaudido, que una comedia cuyos personales se vistan de este modo tendrá, por mala que sea, más entradas que otra alguna, por bien compuesta que esté, si le falta este ornamento. La filosofía aristotélica, con todas sus sutilezas, desterrada ya de toda Europa, y que sólo ha hallado asilo en este rincón de ella, se defiende por algunos de nuestros viejos con tanto esmero, e iba a decir con tanta fe, como un símbolo de la religión. ¿Por qué? Porque dicen que es doctrina siempre defendida en España, y que el abandonarla es desdorar la memoria de nuestros abuelos. Esto parece muy plausible; pero has de saber, sabio africano, que en esta preocupación se envuelven dos absurdos a cuál mayor. El primero es que, habiendo todas las naciones de Europa mantenido algún tiempo el peripatetismo, y desechándolo después por otros sistemas de menos grito y más certidumbre, el dejarlo también nosotros no sería injuria a nuestros abuelos, pues no han pretendido injuriar a los suyos en esto los franceses e ingleses. Y el segundo es que el tal tejido de sutilezas, precisiones, trascendencias y otros semejantes pasatiempos escolásticos que tanto influjo tienen en las otras facultades, nos han venido de afuera, como de ello se queja uno o otro hombre español, tan amigo de la verdadera ciencia como enemigo de las hinchazones pedantescas, y sumamente ilustrado sobre lo que era o no era verdaderamente de España, y que escribía cuando empezaban a corromperse los estudios en nuestras universidades por el método escolástico que había venido de afuera; lo cual puede verse muy despacio en la Apología de la literatura española, escrita por el célebre literato Alfonso García Matamoros, natural de Sevilla, maestro de retórica en la universidad de Alcalá de Henares, y uno de los hombres mayores que florecieron en el siglo nuestro de Oro, a saber el de XVI. Del mismo modo, cuando se trató de introducir en nuestro ejército las maniobras, evoluciones, fuegos y régimen mecánico de la disciplina prusiana, gritaron algunos de nuestros inválidos, diciendo que esto era un agravio manifiesto al ejército español; que sin el paso oblicuo, regular, corto y redoblado habían puesto a Felipe V en su trono, a Carlos en el de Nápoles, y a su hermano en el dominio de Parma; que sin oficiales introducidos en las divisiones habían tomado a Orán y defendido a Cartagena; que todo esto habían hecho y estaban prontos a hacer con su antigua disciplina española; y que así, parecía tiranía cuando menos el quitársela. Pero has de saber que la tal disciplina ni era española, pues al principio del siglo no había quedado ya memoria de la famosa y verdaderamente sabia disciplina que hizo florecer los ejércitos españoles en Flandes e Italia en tiempo de Carlos V y Felipe II, y mucho menos la invencible del Gran Capitán en Nápoles; sino otra igualmente extranjera que la prusiana, pues

Página 51

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

era la francesa, con la cual fue entonces preciso uniformar nuestras tropas a las de Francia, no sólo porque convenía que los aliados maniobrasen del mismo modo, sino porque los ejércitos de Luis XIV eran la norma de todos los de Europa en aquel tiempo, como los de Federico lo son en los nuestros. ¿Sabes la triste consecuencia que se saca de todo esto? No es otra sino que el patriotismo mal entendido, en lugar de ser una virtud, viene a ser un defecto ridículo y muchas veces perjudicial a la misma patria. Sí, Ben-Beley, tan poca cosa es el entendimiento humano que si quiere ser un poco eficaz, muda la naturaleza de las cosas de buenas en malas, por buena que sea. La economía muy extremada es avaricia; la prudencia sobrada, cobardía; y el valor precipitado, temeridad. Dichoso tú que, separado del bullicio del mundo, empleas tu tiempo en inocentes ocupaciones y no tienes que sufrir tanto delirio, vicio y flaqueza como abunda entre los hombres, sin que apenas pueda el sabio distinguir cuál es vicio y cuál es virtud entre los varios móviles que los agitan.

Página 52

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Juan Meléndez Valdés
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Rivera del Fresno en 1754. Hace sus primeros estudios con los dominicos de Madrid y sigue en Salamanca, donde conoce a Cadalso, la carrera de Leyes Viaja con frecuencia a Madrid y escribe sus primeras obras que le otorgan premios y renombre: Batilo (1781), La gloria de las artes (1783) y la comedia Las bodas de Camacho (1784). La publicación, un año después, del primer volumen de Poesías, le convierten en uno de los más poetas más famosos del país. Su vinculación con Jovellanos le lleva también al destierro y confinamiento en Zaragoza hasta el motín de Aranjuez. Su alineamiento con las tropas invasora francesas es total, llegando a ser Consejero de Estado y Presidente de la Junta de Instrucción, por lo que, terminada la guerra, se ve obligado a huir a Francia falleciendo en Montpelier en 1817. Toda su labor poética importante está recogida en Poesías, que alcanzó en su segunda edición (1797), tres volúmenes. Toda su producción está dividida en anacreónticas, letrillas, idilios…, de orientación bucólico-erótica y filosófica. Lo peculiar y diferente de Valdés es la exquisitez y la musicalidad, aunque el abuso de los diminutivos de vuelve demasiado dulzón a veces.

TEXTO

Poesías
FRAGMENTOS Sonetos El despecho Los ojos tristes, de llorar cansados, Alzando al cielo su clemencia imploro; Mas vuelven luego al encendido lloro, Que el grave peso no los sufre alzados. Mil dolorosos ayes desdeñados Son ¡ay! tras esto de la luz que adoro; Y ni me alivia el día, ni mejoro Con la callada noche mis cuidados. Huyo a la soledad, y va conmigo Oculto el mal y nada me recrea; En la ciudad en lágrimas me anego. Aborrezco mi ser y aunque maldigo La vida, temo que la muerte aún sea Remedio débil para tanto fuego. La paloma Suelta mi palomita pequeñuela Y dexamela libre, ladrón fiero:

Página 53

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Suéltamela, pues ves quanto la quiero, Y mi dolor con ella se consuela. Tú allá me la entretienes con cautela: Dos noches no ha venido, aunque la espero, ¡Ay! si esta se detiene, cierto muero: Suéltala ¡o crudo! y tú verás qual vuela. Si señas quieres, el color de nieve, Manchadas las alitas, amorosa La vista, y el arrullo soberano, Lumbroso el cuello y el piquito breve... Mas suéltala, y verásla bulliciosa, Qual viene y pica de mi palma el grano. La fuga inútil Tímido corzo de cruel acero El regalado pecho traspasado, Ya el seno de la yerba emponzoñado Por demás huye del veloz montero. En vano busca el agua, y el ligero Cuerpo revuelve hacia el doliente lado. Corre el veneno, y lanza congojado La vida en un bramido lastimero. Así la flecha corazón clavada Huyó en vano la muerte, revolviendo El ánima a mil partes dolorida: Crece el veneno, y de la sangre helada Se va el herido corazón cubriendo, Y el fin se llega de mi triste vida. En unas bodas He aquí el lecho nupcial... ¿tiemblas, amada? ¿Y para ti le ornó de gozo llena Tu tierna madre? El corazón serena, Y de santo pudor sube a él velada. También yo como tú temí engañada Doblar el cuello a la feliz cadena; Cedí, y dichosa fui: tu esposo pena, Llega y colma su suerte afortunada. Veo asomar al Himeneo santo; Que fausta ya Fecundidad te mira, Y en maternal amor arder tu pecho. Llega... La virgen entre risa y llanto Ansia y teme; la madre se retira, Y corre Honestidad el nupcial lecho. Silvas Las flores Naced, vistosas flores, Ornad el suelo, que lloró desnudo So el cetro helado del invierno rudo,

Página 54

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Con los vivos colores, En que matiza vuestro fresco seno Rica naturaleza. Ya ríe mayo, y céfiro sereno Con deliciosos besos solicita Vuestra sin par belleza, Y el rudo broche a los capullos quita. Pareced, pareced, o del verano Hijas y la alma Flora, Y al nacarado llanto de la aurora Abrid el cáliz virginal: ya siento, Ya siento en vuestro aroma soberano, Divinas flores, empapado el viento; Y aspira la nariz y el pecho alienta Los ámbares que el prado les presenta Do quiera liberal. ¡O! ¡Qué infinita Profusión de colores La embebecida vista solicita! ¡Qué magia! ¡qué primores De subido matiz, que anhela en vano Al lienzo trasladar pincel liviano! Con el arte natura A formaros en una concurrieron, Galanas flores, y a la par os dieron Sus gracias y hermosura. Mas ¡ah! que acaso un día Acaba tan pomposa lozanía, Imagen cierta de la suerte humana. Empero más dichosas, Si os roba, flores, el ferviente estío, Mayo os levanta del sepulcro umbrío, Y a brillar otra vez nacéis hermosas. Así, o jazmín, tu nieve Ya a lucir torna aunque en espacio breve Entre el verde agradable de tus ramas, Y con tu olor subido Parece que amoroso A las zagalas que te corten clamas, Para enlazar sus sienes venturoso. Mientras el clavel en púrpura teñido En el flexible vástago se mece, Y oficioso desvelo a la belleza, A Flora y al Amor un trono ofrece En su globo encendido, Hasta que trasladado A algún pecho nevado, Mustio sobre él desmaya la cabeza Y el cerco encoge de su pompa hojosa. Y la humilde violeta, vergonzosa Por los valles perdida Su modesta beldad cela encogida; Mas el ámbar fragrante Que le roba fugaz mil vueltas dando El aura susurrante,

Página 55

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

En él sus vagas alas empapando, Descubre fiel do esconde su belleza. Orgullosa levanta la cabeza Y la vista arrebata Entre el vulgo de flores olorosas El tulipán, honor de los vergeles; y en galas emulando a los claveles, Con faxas mil vistosas De su viva escarlata Recama la riquísima librea. Pero ¡ah! que en mano avara le escasea Cruda Flora su encienso delicioso, Y solo así a la vista luce hermoso. No tú, azucena virginal, vestida Del manto de inocencia en nieve pura Y el cáliz de oro fino recamado; No tú, que en el aroma más preciado Bañando tu hermosura, A par los ojos y el sentido encantas, De los toques mecida De mil lindos Amores, Que vivaces codician tus favores, ¡O como entre sus brazos te levantas! ¡Como brilla del sol al rayo ardiente Tu corona esplendente! ¡Y qual en torno cariñosas vuelan Cien mariposas, y en besarte anhelan! Tuyo, tuyo seria, O azucena, el imperio sin la rosa, De Flora honor, delicia del verano, Que en fugaz plazo de belleza breve Su cáliz abre al apuntar el día, Y en púrpura bailada el soberano Cerco levanta de la frente hermosa. Su aljófar nacarado el alba llueve En su seno divino; Febo la enciende con benigna llama, Y le dio Citerea Su sangre celestial, cuando afligida Del bello Adonis la espirante vida, Que en débil voz la llama, Quiso acorrer; y del fatal espino Ofendida ¡o dolor! la planta bella De púrpura tiño la infeliz huella. Codíciala Cupido Entre las flores por la más preciada, Y la nupcial guirnalda que ciñera A su Phiquis amada, De rosas fue de su pensil de Gnido; Y el tálamo feliz también de rosa, Donde triunfó y gozó, cuando abrasado En su llama dichosa Tierno exclamó en sus brazos desmayado: Hoy, bella Phiquis, por la vez primera

Página 56

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Siento que el Dios de las delicias era. ¡O reina de las flores! ¡Gloria del mayo! ¡Venturoso fruto Del llanto de la aurora! Salve ¡rosa divina! Salve, y ve, llega a mi gentil pastora A rendirle el tributo De tus suaves odores, Y humilde a su beldad la frente inclina. Salve ¡divina rosa! Salve, y dexa que viéndote en su pecho Morar ufana, y por su nieve pura Tus frescas hojas derramar segura, Loco envidie tu suerte venturosa, Y anhele en ti trocado Sobre él morir en ámbares deshecho: Me aspirará su labio regalado. Letrillas El amante tímido Si quiero atreverme, no sé qué decir. En la pena aguda que me hace sufrir el Amor tirano desde que te vi, mil veces su alivio te voy a pedir, y luego, aldeana, que llego ante ti, si quiero atreverme, no sé qué decir. Las voces me faltan, y mi frenesí con míseros ayes las cuida suplir; pero el dios aleve se burla de mí: cuanto ansío más tierno mis labios abrir, si quiero atreverme, no sé qué decir. Sus fuegos entonces empieza a sentir tan vivos el alma que pienso morir. Mis lágrimas corren; mi agudo gemir tu pecho sensible conmueve, y al fin,

Página 57

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

si quiero atreverme, no sé qué decir. No lo sé, temblando si por descubrir con loca esperanza mi amor infeliz, tu lado por siempre tendré ya que huir, sellándome el miedo la boca, y así, si quiero atreverme, no sé qué decir. ¡Ay!, ¡si tú, adorada, pudieras oír mis hondos suspiros, yo fuera feliz! Yo, Filis, lo fuera; mas, ¡triste de mí!, que tímido al verte burlarme y reír, si quiero atreverme, no sé qué decir. A unos lindos ojos Tus lindos ojuelos me matan de amor. Ora vagos giren, o párense atentos, o miren exentos, o lánguidos miren, o injustos se aíren, culpando mi ardor, tus lindos ojuelos me matan de amor. Si al fanal del día emulando ardientes, alientan clementes la esperanza mía, y en su halago fía mi crédulo error, tus lindos ojuelos me matan de amor. Si evitan arteros encontrar los míos, sus falsos desvíos me son lisonjeros. Negándome fieros su dulce favor, tus lindos ojuelos

Página 58

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

me matan de amor. Los cierras burlando, y ya no hay amores, sus flechas y ardores tu juego apagando; yo entonces temblando clamo en tanto horror: «¡Tus lindos ojuelos me matan de amor!» Los abres riente, y el Amor renace y en gozar se place de su nuevo oriente, cantando demente yo al ver su fulgor: «¡Tus lindos ojuelos me matan de amor!» Tórnalos, te ruego, niña, hacia otro lado, que casi he cegado de mirar su fuego. ¡Ay!, tórnalos luego, no con más rigor tus lindos ojuelos me matan de amor. La guirnalda

Mi linda guirnalda de rosa y clavel. De las tiernas flores que da mi vergel, cuantas vi más lindas con afán busqué; y aun entre ellas quise de nuevo escoger las que entrelazadas formasen más bien mi linda guirnalda de rosa y clavel. Los ricos matices que vario el pincel en ellas de Flora sabe disponer, del gusto guiado tan feliz casé que es gozo y envidia de cuantos la ven mi linda guirnalda

Página 59

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de rosa y clavel. Sentí al acabarla tan dulce placer que al Niño vendado la quise ofrecer. «No», luego me dije, «que es falso y cruel; y de la inocencia premio debe ser mi linda guirnalda de rosa y clavel. Allá en sus pensiles él puede coger guirnaldas que ciñan su pérfida sien, mientras mi respeto consagra a los pies del decoro amable, del recato fiel, mi linda guirnalda de rosa y clavel. No la esquive, niña, tu áspero desdén o bajes los ojos con más timidez; ni en tanta vergüenza te mire yo arder que venza tu rostro por su rosicler mi linda guirnalda de rosa y clavel. Sobre tu cabello déjala poner, que en don tan humilde nada hay que temer. Verás cuál se luce con su blonda red y de tu alba frente con la hermosa tez mi linda guirnalda de rosa y clavel. Las flores son galas de la sencillez; tu beldad sencilla digna de ella es, dignas tus virtudes de más alto bien. Admite pues, niña, admite cortés

Página 60

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

mi linda guirnalda de rosa y clavel. ¡Y ojalá te mire tanto florecer, que eternos loores los siglos te den! ¡Ojalá a tu mando las dichas estén cual ora por feudo de tus gracias ves mi linda guirnalda de rosa y clavel!

Página 61

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Félix María Serafín Sánchez de Samaniego
MICROBIOGRAFÍA
Félix María Serafín Sánchez de Samaniego nace en la Laguardia (Álava) de 1745. Hereda la casa solariega de los Samaniego con sus derechos y bienes. Recibe su primera educación de Gaspar Calvo y Manuel Hurtado de Mendoza. Completa estudios en Francia de Humanidades. De regreso a España se hace socio de diversas organizaciones culturales y viaja repetidamente a la Corte. En 1771 escribe un breve ensayo sobre Los males de La Rioja (1771). Nombrado alcalde de Tolosa, trata de desempeñar su cargo desde sus principios reformistas. En 1781 se publican sus Fábulas en verso castellano para uso del Real Seminario Patriótico Bascongado que obtiene un éxito total y es fuente de polémica y debate entre algunos literatos que, incluso, le acusan de plagio. Su educación francesa se advierte claramente en las Fábula en las que ridiculiza los defectos humanos. Escribió asimismo una colección de poemas eróticos, en boga de forma un tanto secreta en la época, titulado El jardín de Venus. Fallece en su villa natal en 1801.

TEXTO

Fábulas
FRAGMENTOS El Águila y el Escarabajo -¡Que me matan, favor! Así clamaba una Liebre infeliz, que se miraba en las garras de una Águila sangrienta. A las voces, según Esopo cuenta, acudió un compasivo Escarabajo; y viendo a la cuitada en tal trabajo, por libertarla de tan cruda muerte, lleno de horror, exclama de esta suerte: -¡Oh reina de las aves escogida!, ¿por qué quitas la vida a este pobre animal, manso y cobarde? ¿No sería mejor hacer alarde de devorar a dañadoras fieras, o ya que resistencia hallar no quieras, cebar tus uñas y tu corvo pico en el frío cadáver de un borrico? Cuando el Escarabajo así decía, la Águila con desprecio se reía, y sin usar de más atenta frase, mata, trincha, devora, pilla y vase. El pequeño animal así burlado quiere verse vengado. En la ocasión primera

Página 62

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

vuela al nido del Águila altanera; halla solos los huevos y, arrastrando, uno por uno fuelos despeñando. Mas como nada alcanza a dejar satisfecha una venganza, cuantos huevos ponía en adelante se los hizo tortilla en el instante. La reina de las aves sin consuelo, remontando su vuelo, a Júpiter excelso humilde llega, expone su dolor, pídele, ruega remedie tanto mal. El dios propicio, por un incomparable beneficio, en su regazo hizo que pusiese el Águila sus huevos y se fuese; que a la vuelta, colmada de consuelos, encontraría hermosos sus polluelos. Supo el Escarabajo el caso todo. Astuto e ingenioso, hace de modo que una bola fabrica diestramente de la materia en que continuamente trabajando se halla, cuyo nombre se sabe, aunque se calla, y que, según yo pienso, para los dioses no es muy buen incienso. Carga con ella, vuela, y atrevido pone su bola en el sagrado nido. Júpiter que se vio con tal basura, al punto sacudió su vestidura, haciendo, al arrojar la albondiguilla, con la bola y los huevos su tortilla. Del trágico suceso noticiosa, arrepentida el Águila y llorosa, aprendió esta lección a mucho precio: A nadie se le trate con desprecio, como al Escarabajo, porque al más miserable, vil y bajo, para tomar venganza, si se irrita, ¿le faltará siquiera una bolita? El Ratón de la corte y el del campo Un Ratón cortesano convidó con un modo muy urbano a un Ratón campesino. Diole gordo tocino, queso fresco de Holanda, y una despensa llena de vianda era su alojamiento, pues no pudiera haber un aposento tan magníficamente preparado, aunque fuese en Ratópolis buscado con el mayor esmero, para alojar a Roepán Primero.

Página 63

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Sus sentidos allí se recreaban; las paredes y techos adornaban, entre mil ratonescas golosinas, salchichones, perniles y cecinas. Saltaban de placer, ¡oh qué embeleso!, de pernil en pernil, de queso en queso. En esta situación tan lisonjera llega la despensera. Oyen el ruido, corren, se agazapan, pierden el tino, mas al fin se escapan atropelladamente por cierto pasadizo abierto a diente. -¡Esto tenemos!, dijo el campesino, reniego yo del queso, del tocino, y de quien busca gustos entre los sobresaltos y los sustos. Volviose a su campaña en el instante y estimó mucho más de allí adelante, sin zozobra, temor ni pesadumbres, su casita de tierra y sus legumbres. El Herrero y el Perro Un Herrero tenía un Perro que no hacía sino comer, dormir y estarse echado; de la casa jamás tuvo cuidado. Levantábase sólo a mesa puesta; entonces con gran fiesta al dueño se acercaba, con perrunas caricias lo halagaba, mostrando de cariño mil excesos por pillar las piltrafas y los huesos. -He llegado a notar, le dijo el Amo, que, aunque nunca te llamo a la mesa, te llegas prontamente; en la fragua jamás te vi presente, y yo me maravillo de que, no dispertándote el martillo, te desveles al ruido de mis dientes. Anda, anda, poltrón; no es bien que cuentes que el Amo, hecho un gañán y sin reposo, te mantiene a lo conde muy ocioso. El Perro le responde: -¿Qué más tiene que yo cualquiera conde? Para no trabajar debo al destino haber nacido Perro y no pollino. -Pues, señor conde, fuera de mi casa; verás en las demás lo que te pasa. En efecto, salió a probar fortuna y las casas anduvo de una en una. Allí le hacen servir de centinela y que pase la noche toda en vela, acá de lazarillo y de danzante,

Página 64

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

allá, dentro de un torno, a cada instante asa la carne que comer no espera. Al cabo conoció de esta manera que el destino, y no es cuento, a todos nos cargó como al jumento. El León con su ejército El León, rey de los bosques poderoso, quiso armar un ejército famoso. Juntó sus animales al instante. Empezó por cargar al Elefante un castillo con útiles, y encima rabiosos Lobos, que pusiesen grima. Al Oso lo encargó de los asaltos; al Mono, con sus gestos y sus saltos, mandó que al enemigo entretuviese; a la Zorra que diese ingeniosos ardides al intento. Uno gritó: - La Liebre y el Jumento, éste por tardo, aquélla por medrosa, de estorbo servirán, no de otra cosa. -¿De estorbo?, dijo el rey; yo no lo creo. En la Liebre tendremos un correo, y en el Asno mis tropas un trompeta. Así quedó la armada bien completa. Tu retrato es el León, conde prudente, y si a tu imitación, según deseo, examinan los jefes a su gente, a todos han de dar útil empleo. ¿Por qué no lo han de hacer? ¿Habrá cucaña como no hallar ociosos en España? La Lechera Llevaba en la cabeza una Lechera el cántaro al mercado con aquella presteza, aquel aire sencillo, aquel agrado, que va diciendo a todo el que lo advierte: ¡Yo sí que estoy contenta con mi suerte! Porque no apetecía más compañía que su pensamiento, que alegre la ofrecía inocentes ideas de contento, marchaba sola la feliz Lechera, y decía entre sí de esta manera: «Esta leche vendida, en limpio me dará tanto dinero, y con esta partida un canasto de huevos comprar quiero, para sacar cien pollos, que al estío me rodeen cantando el pío, pío. Del importe logrado

Página 65

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de tanto pollo mercaré un cochino; con bellota, salvado, berza, castaña engordará sin tino; tanto, que puede ser que yo consiga ver cómo se le arrastra la barriga. Llevarelo al mercado, sacaré de él, sin duda, buen dinero: Compraré de contado una robusta vaca y un ternero, que salte y corra toda la campaña, hasta el monte cercano a la cabaña». Con este pensamiento enajenada, brinca de manera que a su salto violento el cántaro cayó. ¡Pobre Lechera! ¡Qué compasión! Adiós leche, dinero, huevos, pollos, lechón, vaca y ternero. ¡Oh loca fantasía, qué palacios fabricas en el viento! Modera tu alegría; no sea que, saltando de contento al contemplar dichosa tu mudanza, quiebre su cantarillo la esperanza. No seas ambiciosa de mejor o más próspera fortuna, que vivirás ansiosa sin que pueda saciarte cosa alguna. No anheles impaciente el bien futuro; mira que ni el presente está seguro.

Página 66

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Tomás de Iriarte
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Puerto de la Cruz en 1750 y fallece en Madrid en 1791. Es sobrino del académico Juan de Iriarte con quien vive desde los trece años. Gracias a él recibe una sólida educación y le sucede como traductor de la Secretaría de Estado. Es figura destacada en los ambientes literarios y sociales frecuentando la tertulia de la Fonda de San Sebastián. Amigo de Cadalso y Nicolás Fernández de Moratín, ejercita la crítica y la polémica, especialmente con Ramón de la Cruz, Forner y Samaniego. La publicación en 1773 de la sátira Los literatos en cuaresma le otorga cierto renombre. Traduce en verso el Arte poética de Horacio y despierta pasiones, a favor y en contra, con su poema didáctico La música, de 1779. Pero son sus Fábulas literarias, publicadas en 1782, las que, hoy, permanecen en el recuerdo. Se trata de una amalgama de poemas satíricos y moralizantes que encubren una feroz burla de todo cuanto le rodea. Elaboradas según preceptos clasicistas: reglas, unidad formal y didactismo. Las Fábulas son más sencillas que las de Samaniego, pero presentan mayor variedad métrica, pero, según la crítica, no poseen la vivacidad de las de este. También desarrolla alguna actividad teatral: las comedias morales en verso, El don de gentes, 1780, El señorito mimado, 1787, y La señorita malcriada, 1788, que tratan sobre la dificultad de educar a los hijos, el monólogo Guzmán el Bueno, 1787, y el drama La librería, 1790. Sus comedias se consideran antecedente de la obra moratiniana y de la alta comedia del siglo XIX.

TEXTO

Fábulas
FRAGMENTOS El oso, la mona y el cerdo Nunca una obra se acredita tanto de mala como cuando la aplauden los necios Un oso, con que la vida ganaba un piamontés, la no muy bien aprendida danza ensayaba en dos pies. Queriendo hacer de persona, dijo a una mona: «¿Qué tal?» Era perita la mona, y respondióle: «Muy mal». «Yo creo -replicó el osoque me haces poco favor. Pues ¿qué?, ¿mi aire no es garboso? ¿No hago el paso con primor?» Estaba el cerdo presente, y dijo: «¡Bravo! ¡Bien va! Bailarín más excelente

Página 67

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

no se ha visto ni verá». Echó el oso, al oír esto, sus cuentas allá entre sí, y con ademán modesto, hubo de exclamar así: «Cuando me desaprobaba la mona, llegué a dudar; mas ya que el cerdo me alaba, muy mal debo de bailar».
Guarde para su regalo esta sentencia un autor: si el sabio no aprueba, ¡malo! si el necio aplaude, ¡peor!

Los dos loros y la cotorra
Los que corrompen su idioma no tienen otro desquite que llamar puristas a los que le hablan con propiedad, como si el serlo fuera tacha

De Santo Domingo trajo dos loros una señora. La isla en parte es francesa, y en otra parte española. Así, cada animalito hablaba distinto idioma. Pusiéronlos al balcón, y aquello era Babilonia. De francés y castellano hicieron tal pepitoria, que al cabo ya no sabían hablar ni una lengua ni otra. El francés, del español tomó voces, aunque pocas; el español al francés, casi se las toma todas. Manda el ama separarlos, y el francés luego reforma las palabras que aprendió de lengua que no es de moda. El español, al contrario, no olvida la jerigonza, y aun discurre que con ella ilustra su lengua propia. Llegó a pedir en francés los garbanzos de la olla; y desde el balcón de enfrente una erudita cotorra la carcajada soltó, haciendo del loro mofa. Él respondió solamente, como por tacha afrentosa: «Vos no sois que una PURISTA». Y ella dijo: «A mucha honra».

Página 68

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

¡Vaya, que los loros son lo mismo que las personas!

Los huevos
No falta quien quiera pasar por autor original, cuando no hace más que repetir con corta diferencia lo que otros muchos han dicho

Más allá de las islas Filipinas, hay una, que ni sé cómo se llama ni me importa saberlo, donde es fama que jamás hubo casta de gallinas, hasta que allá un viajero llevó por accidente un gallinero. Al fin tal fue la cría, que ya el plato más común y barato era de huevos frescos; pero todos los pasaban por agua (que el viajante no enseñó a componerlos de otros modos). Luego, de aquella tierra un habitante introdujo el comerlos estrellados. ¡Oh! ¡Qué elogios se oyeron a porfía de su rara y fecunda fantasía! Otro discurre hacerlos escalfados... ¡Pensamiento feliz!... Otro, rellenos... ¡Ahora sí que están los huevos buenos! Uno, después, inventa la tortilla, y todos claman ya: «¡Qué maravilla!» No bien se pasó un año, cuando otro dijo: «Sois unos petates; yo los haré revueltos con tomates». Y aquel guiso de huevos tan extraño, con que toda la isla se alborota, hubiera estado largo tiempo en uso, a no ser porque luego los compuso un famoso extranjero a la hugonota. Esto hicieron diversos cocineros; pero ¡qué condimentos delicados no añadieron después los reposteros! Moles, dobles, hilados, en caramelo, en leche, en sorbete, en compota, en escabeche. Al cabo todos eran inventores, y los últimos huevos, los mejores. Mas un prudente anciano les dijo un día: «Presumís en vano de esas composiciones peregrinas. ¡Gracias al que nos trajo las gallinas!»
Tantos autores nuevos ¿no se pudieran ir a guisar huevos más allá de las islas Filipinas?

La cabra y el caballo

Página 69

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Hay malos escritores que se lisonjean fácilmente de lograr fama póstuma cuando no han podido merecerla en vida

Estábase una cabra muy atenta largo rato escuchando de un acorde violín el eco blando. Los pies se la bailaban de contenta, y a cierto jaco que, también suspenso, casi olvidaba el pienso, dirigió de esta suerte la palabra: «¿No oyes de aquellas cuerdas la armonía? Pues sabe que son tripas de una cabra que fue en un tiempo compañera mía. Confío (¡dicha grande!) que algún día no menos dulces trinos formarán mis sonoros intestinos». Volvióse el buen rocín, y respondióla: «A fe que no resuenan esas cuerdas sino porque las hieren con las cerdas que sufrí me arrancasen de la cola. Mi dolor me costó, pasé mi susto; pero, al fin, tengo el gusto de ver qué lucimiento debe a mi auxilio el músico instrumento. Tú, que satisfacción igual esperas, ¿cuándo la gozarás? Después que mueras».
Así, ni más ni menos, porque en vida no ha conseguido ver su obra aplaudida, algún mal escritor al juicio apela de la posteridad, y se consuela.

TEXTO

El señorito mimado o La mala educación
ACTO I – ESCENA 1ª

PERSONAJES D. MARIANO, señorito mimado; joven imprudente, superficial, indócil… D.ª DOMINGA, su madre; señora de mediana edad, bonaza y contemplativa. D. CRISTÓBAL, tío, tutor y padrino de D. MARIANO; hombre recto, franco y activo. D. ALFONSO, caballero de Granada, hospedado en casa de D.ª DOMINGA; anciano de buen corazón. D.ª FLORA, su hija; señorita bien criada, bastante viva y muy sensible. D. FAUSTO, amante de D.ª FLORA y competidor de D. MARIANO; mozo de generosas prendas. D.ª MÓNICA, mujer sagaz, que se finge señora de distinción. PANTOJA, criado antiguo de la casa; fiel y honrado, nada lerdo y de humor festivo. FELIPA, doncella de D.ª DOMINGA; simple y algo interesada. D. TADEO, trapalón, que pasa por cuñado de D.ª MÓNICA. La escena es en Madrid, en una sala de la casa de D.ª DOMINGA. Esta sala tendrá tres puertas: la de la derecha conduce a los cuartos de D.ª DOMINGA y D.ª FLORA; la de en medio a los de D. CRISTÓBAL, D. ALFONSO y D. MARIANO; y la de la izquierda a la antesala y otras piezas de la casa. La acción empieza a la hora de la siesta y concluye al anochecer. D. CRISTÓBAL, examinando con atención unos

Página 70

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

papeles, sentado junto a una mesa en que hay recado de escribir. D.ª DOMINGA, sentada en una silla algo distante de la mesa.

D. CRISTÓBAL

(Con la pluma en la mano.)

D.ª DOMINGA

D. CRISTÓBAL

D.ª DOMINGA

D. CRISTÓBAL

D.ª DOMINGA D. CRISTÓBAL

D.ª DOMINGA

D. CRISTÓBAL

Nueve y seis, quince... dieciocho... veintisiete... treinta y cuatro... llevo tres... y nueve, doce... Ahora con el bocado en la boca, ¿tienes gana de ajustar cuentas, hermano? Y cuanto más las ajusto, menos las entiendo. Un año de examen se necesita, según encuentro enredados estos papeles. Descansa de tu viaje; y más despacio podrás ir viendo... Señora, (Dejando la pluma, y apartando con enfado algunos papeles) perdido está el mayorazgo. Aquí me faltan recibos. Las cuentas, los inventarios, todo está como Dios quiere. No hay formalidad. El gasto excede en mucho a la renta. En bien diferente estado dejó mi hermano su casa. ¡Ah! ¡Dios le tenga en descanso! Si él viera algunas partidas de estas cuentas... Vamos claros; su hijo de usted, mi dichoso sobrinito, don Mariano, se porta. En toda su vida sabrá ganar un ochavo; pero arruinar una casa, eso lo sabe de pasmo. Él tiene mala conducta; yo riño; no me hacen caso; usted le contempla en todo. Pues bien: darle barro a mano; que se pierda, que nos pierda, si usted quiere. Ya estoy harto de predicar. Don Cristóbal, seis días ha que has llegado de vuelta de tu gobierno de las Indias, y ha otros tantos que no cesas de clamar contra el infeliz muchacho. No, amiga; contra su madre, sí, contra usted sola clamo. ¡Qué crianza! Ahora todos hemos de pagar el daño, cuando de nadie es la culpa

Página 71

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

sino de usted... Lo bonazo de ese genio, ese amor ciego al hijo, el mimo, el regalo... D.ª DOMINGA
(Arrastrando lánguidamente las palabras.)

Yo, como naturalmente soy benigna... D. CRISTÓBAL D.ª DOMINGA D. CRISTÓBAL
(Con viveza.)

Demasiado. Pero, hermano mío... Pero, cuñada mía, ¿es mal chasco el que me he llevado yo? Vaya usted considerando. Cuando partí a mi gobierno, aún no tenía cuatro años ese chico. Su buen padre le encomendó a mi cuidado; me nombré por su tutor; soy su tío; en estos brazos le he sacado yo de pila. Vea usted con cuántos cargos quedé respecto a un sobrino, un pupilo y un ahijado. Me era forzoso partir a mi destino. Los llantos, las plegarias de su madre entonces me precisaron a sustituir en ella la tutoría, esperando que no me tocase estar en Indias sino cinco años; pero de un gobierno en otro he pasado quince largos. Desde allá, cada correo, ¿no escribía un cartapacio, dando mis disposiciones para educar a Mariano al lado de unos maestros hábiles, y de un buen ayo? Usted los buscó a su modo, según veo: descuidados, o necios, o aduladores, que la estaban engañando, y me engañaban a mí, con enviarme unos retazos de latín y de francés, como verdaderos partos del ingenio de su alumno; dibujos bien acabados; muestras de gallarda letra; y nada era de su mano... Usted siempre aseguraba que el tal niño era un milagro de aplicación, una alhaja;

Página 72

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

D.ª DOMINGA D. CRISTÓBAL

D.ª DOMINGA

D. CRISTÓBAL

tan vivo y adelantado, tan obediente a su madre, tan cortés... Yo mentecato lo creí muy santamente; y con gozo extraordinario le prometí que sería dueño de cuanto he ganado en Indias con mi sudor. Ni él ni yo desconfiamos de promesa tan segura... Conforme. No hay que fiarnos. En fin, vuelvo de mi viaje muy satisfecho; y lo que hallo es que ese caballerito cumplirá presto veinte años sin saber ni persignarse; que está lleno de resabios, de mil preocupaciones; que es temoso, afeminado, superficial, insolente, enemigo del trabajo; incapaz de sujetarse a seguir por ningún ramo una carrera decente. ¿Por las letras? Es un fatuo. ¿Por las armas? Es un mandria. Tirará... por mayorazgo. ¡Qué terrible eres! El chico todavía no ha logrado ver sereno ese semblante. Se asusta, se pone malo sólo con que alces la voz. Siempre ha sido delicado. El estudio no le prueba. Ni tampoco es necesario que un hijo de caballero lo tome tan a destajo como si con ello hubiera de comer. Quedo enterado. ¡Viva mi doña Dominga! Piensa bien. ¿Conque sacamos en limpio que un caballero no ha de ser hombre? En contando con una renta segura de cinco a seis mil ducados, ¿a qué fin ha de afanarse para ser buen ciudadano, ni buen padre de familia, ni sabio, ni buen soldado? ¿Para qué? Dejemos eso a los hombres ordinarios.
(Levantándose.)

¡Vaya; que merece usted

Página 73

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

D.ª DOMINGA

dirigir un seminario! Digo: ¿y te parecerá que no sé yo quién te ha dado contra tu mismo sobrino unos informes tan falsos?
(Exclamando.)

D. CRISTÓBAL

¡Hijo de mi alma! Pantoja, ese traidor de criado es quien le ha vendido. ¡Infame! Pues ¿qué? ¿Tú y él encerrados no estabais de conferencia antes de ayer muy temprano? Ya mi doncella Felipa oyó, no todo, pero algo, por el hueco de la llave. Cierto; y porque sentí pasos, dejé la conversación para otra vez. Llega el caso de que en presencia de usted, no a espaldas, la prosigamos.
(Toca una campanilla, que está sobre la mesa.)

D.ª DOMINGA

¿Para qué andar con misterios en un asunto tan claro? Él vendrá... Déjale ahora.
(Levantándose.)

D. CRISTÓBAL

¿A tal extremo llegamos que se nombra por fiscal de la conducta del amo a un criado, a un chocarrero? Yo no sé cómo lo aguanto. Le cito, no por fiscal, por testigo y abonado...
(Vuelve a tocar la campanilla.)

D.ª DOMINGA

Pantoja es algo chancero, pero no miente; es honrado; nos tiene gran ley; conoce desde la cuna a Mariano, y sabe todas sus mañas. Se explica con desparpajo... Más de lo que es menester; porque es tan atravesado, tan socarrón, tan ladino...

TEXTO

La señorita malcriada
ACTO I – ESCENAS 1ª Y 2º
PERSONAJES D.ª PEPITA, señorita. D. GONZALO, su padre; hombre mayor, pero alegre, distraído y abandonado. D.ª AMBROSIA, amiga, vecina y compañera de D.ª PEPITA; viuda joven. D.ª CLARA, hermana de D. GONZALO; señora de carácter serio. D. EUGENIO, caballero de apreciables circunstancias; amigo de D. GONZALO.

Página 74

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

D. BASILIO, marido de D.ª CLARA. EL MARQUÉS DE FONTECALDA, viajante charlatán. D. CARLOS, sobrino de D.ª AMBROSIA. EL TÍO PEDRO FERNÁNDEZ, mayordomo de D. GONZALO . hombre rústico. BARTOLO, hortelano de la misma casa; payo malicioso. Cuadrilla de MAJOS y MAJAS. La escena es en una casa de campo muy cercana a Madrid. La acción empieza por la mañana temprano, y concluye antes de mediodía. El teatro representa una parte de jardín con vista de una casa que tiene salida a él por el frente, y a los lados varias calles de árboles.

Escena I
Al levantarse el telón, aparecen en el foro algunas parejas de MAJOS y MAJAS bailando seguidillas, que cantará otro de la cuadrilla, acompañadas sólo con la guitarra. Entretanto, el TÍO PEDRO FERNÁNDEZ va colocando en fila, a un lado, algunas sillas que le van trayendo; y de cuando en cuando mira con ceño a los bailarines. BARTOLO en el lado opuesto riega el suelo mirando a ratos el baile con ojos de alegría. Antes de acabarse la primera seguidilla, el TÍO PEDRO hace parar la guitarra, y dice a BARTOLO con enfado:

TÍO PEDRO

¿Qué sirve regar ahí si ellos por acá levantan más polvareda que un hato de carneros?
(A los MAJOS.)

MAJO 1.º MAJA 1.ª MAJO 2.º

MAJA 1.ª MAJA 2.ª

MAJO 1.º

Camaradas, con la música a otra parte. A bien que la tierra es ancha. ¿Si faltará dónde armar baile, habiendo buenas ganas? Aelantre. Calla, Curra. Aquí no hay que echar bravatas, que estamos en casa ajena. Pues ya. Ca[d]a gallo canta en su mula[d]ar. Abur. ¡Qué hombres éstos! ¡Y lo aguantan! Que nos lo vengan a icir en la calle de la Palma. Estamos del otro la[d]o.
(Al de la guitarra.)

¡Copete! Toca la marcha.
(A la cuadrilla.)

Armas al hombro.
(Al TÍO PEDRO.)

A más ver.
(Los MAJOS toman las capas y sombreros que están en el suelo, y se van todos juntos, gritando confusamente al son de la guitarra.) Escena II El TÍO PEDRO y BARTOLO.

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO

¡Qué algazara!
(Con mucha flema.)

¿Oyes, Bartolo? Bien oigo. Llégate acá. Vaya en gracia. Di.

Página 75

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO

Diré. ¿Soy o no soy mayordomo de esta casa? De la casa, del jardín, de la huerta, de la cuadra, del gallinero, y de to[d]o lo que cogen estas tapias. Ya sabes quién soy. ¿Usté? Sí, yo. Mírame a la cara. Es usté, Pedro Fernández.
(Con enojo.)

BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO

Pues Pedro Fernández manda que sin su licencia no entren aquí majas ni guitarras. (Con sorna.) ¿Y bastará la licencia de la señorita? Basta. Pues con su licencia entraron las guitarras y las majas. ¿Trujeron orden? Trujeron. ¡Ah! Siendo así, vaya. Vaya. Pues a cuidar de la huerta. Por hoy ya está bien cuida[d]a. En oliendo que hay junción, holgueta. Ya eso es de tabla. Y tengo puesta la ropa del día de fiesta. ¡Guarda! Hoy que el amo don Gonzalo vendrá con tantas ma[d]amas y tantos señores... ¡Toma! ¡Poquita será la zambra! Una olla están puniendo que es mayor que una tenaja. Pues aunque hubiera una boda. Hombre, pue[d]e ser que la haiga. ¡Calle, calle! ¿Es hoy, tío Pedro? No [d]igo que hoy ni mañana; pero como la Pepita burla burlando ya pasa de los veinte, y... Sí. La fruta pesa ya un poco en la rama. Patrón, digo acá énter nos,
(Bajando la voz.)

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO

¿no es verdá usté que nuestra ama... Sí... La señorita... Estoy. Parece...

Página 76

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO

¿Qué? Una muchacha... Ya. Un sí es no es... Bien. No [d]igamos loca, pero... alborota[d]a. ¿Alegre? Pues. ¿Correntona, ella? Cabal. ¿Así en chanza? Y de veras. ¿Algún rato? No. Siempre. Bartolo, calla. Vamos con tiento, que al fin son amos; y por más claras que se están viendo las cosas, siempre es güeno... Echar la capa. Ya lo entiendo. Las verda[d]es, como [d]ijo el otro, amargan; y aunque le dé gana a un hombre de escupirlas, no. Tragarlas. Pero la culpa es de aquella doña Ambrosia. Ya, ya es maula. Con achaque de amistá gobierna to[d]a la casa: al padre, a la señorita, a los cria[d]os... Lo paga to[d]o por su mesma mano, y ya ve usté que quien anda con la miel... ¿Quie[r]es callar? ¡Ea! Pues no he [d]icho na[d]a. No [d]ices na[d]a, y parece que te caes y te agarras. El que hoy vendrá también es aquel marqués faramalla que ha corrido tantas tierras... ¡Válgame Dios! ¡Lo que parla! La pronuncia es de español; pero qué sé yo cómo habla, que la metá no le entiendo... Lengua como chapurra[d]a... Términos que allá deprenden por Francia o por Alimaña. Y diz que a la señorita la tiene medio emboba[d]a, y que si consiente el padre... ¡Dale bola!

Página 77

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO

BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO

TÍO PEDRO

BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO TÍO PEDRO

BARTOLO TÍO PEDRO

Yo, en sustancia, lo que [d]igo es que la quiere. ¿Y qué? Pues su alma en su palma. Seguro. ¿A ti qué te importa? Na[d]a. ¿Y a usté? Menos. Pata. Ello es que habrá mucha gente. Pero ¿de dónde lo sacas? Ya le [d]igo a usté. La olla es aquello que se llama una olla, y por lo mesmo echaba la cuenta larga. Yo la echo corta. Miá tú qué pronto que está ajusta[d]a. El amo y la hija... Dos. La viuda... Tres. No hará falta. El marqués y don Ugenio... Ya van cinco. Doña Clara, seis... ¿Quién? ¿La hermana del amo? La propia. ¡Aquélla es muy guapa! Su marido don Basilio... Son siete... y aquí se acaba. ¿Conque doña Clara? ¡Hay cosa! ¿No icían que esa hermana y ese cuñao del amo ha tantos tiempos que estaban reñíos con él? Reñíos, y ca[d]a uno en su casa sin verse ni oírse. ¿Y vienen hoy en amor y compaña? Ya han güelto a las amista[d]es, y vienen a celebrarlas aquí. Por eso es la fiesta. ¿Conque ello es...? ¡Lo que sonsacas, hombre! Tan preguntón eres, tan curioso, que le arrancas a un hombre poquito a poco cuanto tiene en las entrañas... Y al cabo, mormuración. Platicar de lo que pasa. Pues aquí ¿qué mormuramos? Mucho, y en pocas palabras. Que la viuda doña Ambrosia

Página 78

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

BARTOLO

TÍO PEDRO BARTOLO

TÍO PEDRO

es la que to[d]o lo manda; que la Pepita es alegre de cascos y algo atrona[d]a; que el marqués es un tunante, y que anda tras de pescarla... Pero también ya usté ve que del amo que nos paga (aunque él tiene allá sus cosas porque es muy de bulla, y anda divertío como un mozo) no hemos dicho... Eso faltaba. Tampoco del don Basilio, marío de doña Clara, de ella, ni de don Ugenio hemos dicho cosa mala. ¿Qué has de icir si ellos dos son güenos, y ella una santa señora? ¡Así jueran to[d]as! Pues digo ¡los de la danza dende temprano la toman! Ya verás cómo se cansan, antes que encomience el baile, las piernas y las gargantas. ¡Hola! Pues ya está aquí el amo.

(Suena adentro la guitarra y la algazara de los MAJOS, como que atraviesan por detrás de la casa.)

BARTOLO TÍO PEDRO

Página 79

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Don Ramón de la Cruz
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Puerto de la Cruz en 1750 y fallece en Madrid en 1791. Es sobrino del académico Juan de Iriarte con quien vive desde los trece años. Gracias a él recibe una sólida educación y le sucede como traductor de la Secretaría de Estado. Es figura destacada en los ambientes literarios y sociales frecuentando la tertulia de la Fonda de San Sebastián. Amigo de Cadalso y Nicolás Fernández de Moratín, ejercita la crítica y la polémica, especialmente con Ramón de la Cruz, Forner y Samaniego. La publicación en 1773 de la sátira Los literatos en cuaresma le otorga cierto renombre. Traduce en verso el Arte poética de Horacio y despierta pasiones, a favor y en contra, con su poema didáctico La música, de 1779. Pero son sus Fábulas literarias, publicadas en 1782, las que, hoy, permanecen en el recuerdo. Se trata de una amalgama de poemas satíricos y moralizantes que encubren una feroz burla de todo cuanto le rodea. Elaboradas según preceptos clasicistas: reglas, unidad formal y didactismo. Las Fábulas son más sencillas que las de Samaniego, pero presentan mayor variedad métrica, pero, según la crítica, no poseen la vivacidad de las de este. También desarrolla alguna actividad teatral: las comedias morales en verso, El don de gentes, 1780, El señorito mimado, 1787, y La señorita malcriada, 1788, que tratan sobre la dificultad de educar a los hijos, el monólogo Guzmán el Bueno, 1787, y el drama La librería, 1790. Sus comedias se consideran antecedente de la obra moratiniana y de la alta comedia del siglo XIX.

TEXTO

Manolo
TEXTO COMPLETO

PERSONAJES EL TÍO MATUTE, tabernero de Lavapiés, marido de LA TÍA CHIRIPA. LA TÍA CHIRIPA, castañera. LA REMILGADA, hija del TÍO, amante de MEDIODIENTE. MANOLO, hijo de la TÍA, amante pasado de LA POTAJERA. LA POTAJERA, enamorada, en ausencia de MANOLO, de MEDIODIENTE. MEDIODIENTE, amante de la REMILGADA. SABASTIÁN, esterero, confidente de todos. Comparsas de verduleras, aguadores, pillos y muchachos. La escena es en Madrid, y en medio de la calle ancha de Lavapiés, para que la vea todo el mundo.

Escena I
Después de la estrepitosa abertura de timbales y clarines se levanta el telón y aparece el teatro de calle pública, con magnífica portada de taberna y su cortina apabellonada de un lado, y del otro tres o cuatro puestos de verduras y frutas, con sus respectivas mujeres. La TÍA CHIRIPA estará a la puerta de la taberna con su puesto de castañas y SABASTIÁN haciendo soguilla a la punta del tablado. En el fondo de la taberna suena la gaita gallega un rato y luego salen, dándose de cachetes, MEDIODIENTE y otro tuno, que huye luego que salen el TÍO MATUTE con el garrote, y comparsa de aguadores.

Página 80

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

MEDIODIENTE SABASTIÁN TÍA CHIRIPA

MEDIODIENTE TÍA CHIRIPA SABASTIÁN

O te he de echar las tripas por la boca o hemos de ver quien tiene la peseta. Aguarda, Mediodiente. Pues ¿qué es esto? ¿Cómo no miran quién está a la puerta de la taberna y salen con más modo, y no que por un tris no van la mesa y las castañas con dos mil demonios? Los héroes como yo, cuando pelean, no reparan en mesas ni en castañas. Yo te aseguro... Moderaos, princesa, pues, si no me equivoco, el tío Matute con su gente y sus armas ya se acerca,
Escena II TÍO MATUTE, su comparsa y los dichos.

TÍO MATUTE

MEDIODIENTE TÍO MATUTE MEDIODIENTE

TÍO MATUTE

Escuadrón de valientes parroquianos: ya veis que la opinión de mi taberna está pendiente; nadie los perdone y cada cual les dé con lo que pueda. ¡Aguárdate, cobarde! No le sigas, y date tú a prisión. Pues ¿qué más prueba queréis, si el otro huye y yo me quedo, de que él os hizo noche la peseta? Tengas o no la culpa, pues te pillo, tú, Mediodiente, pagarás la pena, porque la fama, que hasta aquí habrá roto más de catorce pares de trompetas por ese Lavapiés, preconizando mis medidas, mi vino y mi conciencia, no ha de decir jamás que hubo en mi casa un hurto que importase una lenteja. ¿Se ha de decir que hurtaron cuatro reales en una que es acaso la primera tertulia de la corte, donde acuden sujetos de naciones tan diversas y tantos petimetres con vestidos de mil colores y galón de seda? Aquí donde, arrimados los bastones y plumas que autorizan las traseras de los coches, es todo confianza, ¿se ha de decir que hay quien faltó a ella? Aquí, donde compiten los talentos dempués de deletreada la Gaceta, y de cada cuartillo se producen diluvios de conceptos y de lenguas. Aquí, donde las honras de las casas, mientras yo mido, los criados pesan, de suerte que, a no ser por mí y por ellos, muchas cosas quizá no se supieran.

Página 81

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

MEDIODIENTE TÍO MATUTE MEDIODIENTE TÍA CHIRIPA TÍO MATUTE TÍA CHIRIPA

TÍO MATUTE SABASTIÁN MEDIODIENTE

¿Aquí ha de haber quien robe? ¡Rabio de ira! ¿Que se emborrachen? ¡Vaya enhorabuena!; que a eso vienen aquí las gentes de honra, pero ¿quién será aquel, dempués que beba, que hurte, juegue, murmure ni maldiga en el bajo salón de mi taberna? Matute, ¿qué apostáis c'agarro un canto, y os parto por en medio la mollera? ¿Yo amenazado? ¿Yo ladrón? Esposo, déjale con mil diablos. No pretendas que deje sin castigo su amenaza. ¡Ay, señor, que amenaza tu cabeza, y conforme te puede dar en duro, también te puede dar donde te duela! Tú dices bien. ¡Ah, cuánto en ocasiones las mujeres prudentes aprovechan! ¡Templanza heroica! ¡Formidable aspecto!
Escena III REMILGADA y los dichos.

REMILGADA TÍO MATUTE

TÍA CHIRIPA

TÍO MATUTE

La llave me entregad de la bodega, que el jarro se acabó del vino tinto. Yo tengo capitanes de esperencia y de robusta espalda que manejan mejor los cubos y subirle puedan. Para esta expedición fuera más útil que no faltase tu persona excelsa, no equivoquen el vino veterano; pues el que ayer llegó de Valdepeñas aún está moro y fuera picardía consentir que cristianos le bebieran. ¡Qué discreción! Ven, pues, porque al momento la llave saques y el candil enciendas.
Escena IV REMILGADA, MEDIODIENTE, SABASTIÁN y las verduleras.

MEDIODIENTE

REMILGADA

MEDIODIENTE

¿Es posible, divina Remilgada, que siquiera la vista no me vuelvas? ¿Y la fe que juraste a Mediodiente? Yo no me hablo con gente sin vergüenza; ni yo, por medio diente más o menos, he de exponer mi aquel a malaslenguas, no teniendo otra cosa más de sobra que los dientes enteros y las muelas. Ya te entiendo y te juro, dueño mío, que nunca he vuelto a ver la Potajera, dende la noche que la di la tunda por darte a ti sastifación...

Página 82

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

REMILGADA

MEDIODIENTE REMILGADA MEDIODIENTE SABASTIÁN

MEDIODIENTE

REMILGADA MEDIODIENTE

REMILGADA

MEDIODIENTE REMILGADA MEDIODIENTE

REMILGADA

MEDIODIENTE REMILGADA MEDIODIENTE REMILGADA LOS DOS

No mientas; que yo el día te vi de los Defuntos ir cacia el hespital junto con ella. No viste tal... Sí vi... (Dentro suenan unos cencerros.) Pero ¿qué salva de armonía bestial el aire llena? Esto es, señor, sin duda, que Manolo, aquel de quien han sido las probezas en Madril tan notorias, aquel joven que, aluno de las mañas y la escuela del ensine Zambullo, dio al maestro tanto que hacer, en el mesón se apea dempués de concluir las diez campañas en que la África vio; pues su soberbia, no cabiendo del mundo en la una parte repartió entre las dos su corpulencia. ¿No es éste el hijo de la tía Chiripa, tu madrasta, y el que en los patos entra de que ha de ser tu esposo, pues tu padre, el tío Matute, se casó con ella? El mismo es. ¡Pues reniego de tu casta! ¿Para qué me dijites, embustera, que me querías? ¿Éste era el motivo de estar conmigo por las noches seria y de darme sisados los cuartillos? ¡Oh, santos Dioses! Yo te juro, ¡ah perra!, que has de ver de los dos cuál es más hombre, en medio del Campillo de Manuela, de naaja a naaja o puño a puño, y le tengo de echar las tripas juera. No te inrrites, señor. ¡Destino alverso, suspende tus furiosas influencias! ¿Casarme con Manolo yo? ¡Y qué poco! Primero me cortara la caeza. ¿Serás firme? Testigo el espartero. ¡Así lo fueras tú! Si te hago ofensa y falto a mi palabra, que me falten el vino y el tabaco, la moneda en el juego... No más, mi bien, que bastan los juramentos para que te crea. Queda en paz. Vete en paz. Sólo te encargo que no vuelvas a ver la Potajera. ¡Ay, que viene Manolo! ¡Ay, que eres tuno! ¡Cielos, dadme favor o resistencia!
Escena V

Página 83

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

MEDIODIENTE, SABASTIÁN y las verduleras.

MEDIODIENTE SABASTIÁN

(Con interés. Aparte.) Cuidado, Sabastián, con el secreto. Soy quien soy; soy tu amigo, ve, sosiega, y tus cosas dispón, pues esto naide lo sabe sino yo y las verduleras. (Vase MEDIODIENTE.) ¡Oh, amor! Cuando en dos almas te introduces, y más cuando son almas como éstas, ¡qué heroicos pensamientos las sugieres, y con qué heroicidá los desempeñan! Pero Manolo viene; ¡santos cielos! Aquí del interés de la tragedia; y porque nunca la ilusión se trunque, influya Apolo la unidad, centena, el millar, el millón y, si es preciso, toda la tabla de contar entera.

Escena VI MANOLO, de tuno, con capita corta y montera, y la posible comparsa de pillos, y SABASTIÁN.

MANOLO

SABASTIÁN MANOLO

SABASTIÁN

MANOLO SABASTIÁN

MANOLO SABASTIÁN MANOLO SABASTIÁN

Ya estamos en Madril, y en nuestro barrio, y aquí nos honrará con su presencia mi madre, que, si no es una real moza, por lo menos veréis una real vieja. ¡La patria! Qué dulce es para aquel hijo que vuelve sin camisa ni calcetas, sin embargo de que eran de Vizcaya las que sacó en el día de su ausencia. ¡Manolo! ¡Sabastián! Dame los brazos, y no extrañes, amigo, me sorprenda de verte en un estado tan humilde, ¿Tú manejar esparto en vez de cuerdas para asaltar balcones y cortinas? ¿Tú, que por las rendijas de las puertas introducías la flexible mano, la aplicas a labores tan groseras? ¿Qué es esto? ¿Qué ha de ser? Que se ha trocado tanto Madril por dentro y por ajuera, que lo que por ajuera y por adentro antes fué porquería, ya es limpieza. ¿Cómo? Son cuentos largos; pero, amigo, tú con tu gran talento considera cómo está todo, cuando yo me he puesto a sastre de serones y de esteras. Dime más novedades. ¿Y la Pacha, la Alifonsa, la Ojazos y la Tuerta? En San Fernando. Si sus vocaciones han sido con fervor, ¡dichosas ellas! No apetecieron ellas la clausura, que allí las embocaron de por juerza.

Página 84

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

MANOLO SABASTIÁN MANOLO SABASTIÁN MANOLO

SABASTIÁN MANOLO SABASTIÁN MANOLO

contra su voluntad a las doncellas? ¿Pues qué tirano padre les da estado Ya sabes que entre gentes conocidas es la razón de estado quien gobierna. ¿Y nuestros camaradas el Zurdillo, el Tiñoso, Braguillas y Pateta? 40 Todos fueron en tropa... Dende chicos fueron muy inclinados a la guerra y el día que se hallaban sin contrarios jugaban a romperse las cabezas. Permíteme que ganes las albricias de tu llegada. Yo te doy licencia. Pero no hay para qué, pues ya te han visto. ¡Cielos, dadme templanza y fortaleza!
Escena VII La TÍA CHIRIPA y los dichos.

TÍA CHIRIPA MANOLO

TÍA CHIRIPA MANOLO TÍA CHIRIPA MANOLO TÍA CHIRIPA MANOLO TÍA CHIRIPA MANOLO

¡Manolillo! ¡Señora y madre mía! Dejad que imprima en la manaza bella el dulce beso de mi sucia boca. ¿Y mi padre? Murió. Sea norabuena. ¿Y mi tía la Roma? En el Hespicio. ¿Y mi hermano? En Orán. ¡Famosa tierra! ¿Y mi cuñada? En las Arrecogidas Hizo bien, que bastante anduvo suelta.
Escena VIII Los dichos, el TÍO MATUTE y la REMILGADA.

TÍO MATUTE REMILGADA MANOLO TÍA CHIRIPA MANOLO TÍO MATUTE TÍA CHIRIPA REMILGADA TÍA CHIRIPA MANOLO TÍA CHIRIPA MANOLO

¡Manolo, bien venido!
(A la TÍA CHIRIPA.) ¿Quién es éste que tan serio me habla y se presenta? Otro padre que yo te he prevenido, porque con la orfandá no te afligieras. ¿Y qué destino tiene? Tabernero. (Con dignidad, MANOLO y su comparsa le hacen una profunda y expresiva reverencia.)

Y ésta, que es rama de la misma cepa, es su hija y tu esposa. ¡Yo fallezco! Repárala qué aseada y qué compuesta. Ya veo que lo está. ¿Vienes cansado? ¿De qué? Diez o doce años de miseria,

Página 85

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

TÍO MATUTE MANOLO SABASTIÁN MANOLO

TÍO MATUTE MANOLO

SABASTIÁN

de grillos y de zurras son lo mismo para mí que beberme una botella. ¿Cómo te ha ido en presillo? Grandemente. Cuenta de tu jornada y tus probezas el cómo, por menor o por arrobas. Fue, señores, en fin, de esta manera. No refiero los méritos antiguos que me adquirieron en mi edad primera la común opinión; paso en silencio las pedradas que di, las faldriqueras que asalté y los pañuelos de tabaco con que llené mi casa de banderas, y voy, sin reparar en accidentes, a la sustancia de la dependencia. Dempués que del Palacio de Provincia en público salí con la cadena, rodeado del ejército de pillos, a ocupar de los moros las fronteras, en bien penosas y contadas marchas, sulcando ríos y pisando tierras, llegamos a Algeciras, dende donde, llenas de aire las tripas y las velas, del viento protegido y de las ondas, los muros saludé de la gran Ceuta. No bien pisé la arena de sus playas, cuando en tropel salió, si no en hileras, toda la guarnición a recibirnos con su gobernador en medio de ella. Encarose conmigo, y preguntome: «¿Quién eres?». Y al oír que mi respuesta sólo fue: «Soy Manolo», dijo serio: «Por tu fama conozco ya tus prendas». Dende aquel mismo istante, en los diez años no ha habido expedición en que no fuera yo el primerito. ¡Qué servicios hice! Yo levanté murallas, de la arena limpié los fosos, amasé cal viva, rompí mil picas, descubrí canteras, y en las noches y ratos más ociosos mataba mis contrarios treinta a treinta. ¿Todos moros? Nenguno era cristiano, pues que de sangre humana se alimentan. En fin, de mis pequeños enemigos vencida la porfía y la caterva, me vuelvo a reposar al patrio suelo, aunque, según el brío que me alienta, poco me satisface esta jornada y sólo juzgo que salí de Ceuta para correr dempués las demás cortes, Peñón, Orán, Melilla y Aljucemas. Y entre tanto a las minas del azogue puedes ir a pasar la primavera.

Página 86

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

TÍO MATUTE REMILGADA TÍO MATUTE TÍA CHIRIPA

(A la REMILGADA.) Habla

a tu esposo. Gran señor, no quiero. ¡Qué gracia, qué humildad y qué obediencia! Ven, pues, a descansar.
Escena IX La POTAJERA y los dichos.

POTAJERA

MANOLO POTAJERA MANOLO

POTAJERA MANOLO POTAJERA

TÍO MATUTE POTAJERA TÍO MATUTE

MANOLO TÍO MATUTE TÍA CHIRIPA TÍO MATUTE

REMILGADA TÍO MATUTE POTAJERA TÍO MATUTE POTAJERA TÍO MATUTE POTAJERA

Dios guarde a ustedes y tú, Manolo, bien venido seas, si vuelves a cumplirme la palabra. ¿De qué? De esposo. Pues en vano esperas, que tengo aborrecidas las esposas dempués que conocí lo que sujetan. Tú me debes... Al cabo de diez años, ¿quieres que yo me acuerde de mis deudas? Mira que de paz vengo; no resistas o apelaré al despique de la guerra, pues a este fin mi ejército acampado dejo ya en la vecina callejuela. 15 ¡Hola! ¿Qué es esto? Es un asunto de honra. ¡Cielos, qué escucho! Aquí de mi prudencia. Haced vosotros gestos entretanto que yo me pongo así como el que piensa. (Pausa.) ¡Qué bella escena muda! Ya he resuelto y voy a declararme. Pues revienta. Aquí hay cuatro intereses: el de mi hija, el de Manolo, que a casarse llega, el nuestro, que cargamos con hijastros, y finalmente el de la Potajera, que pretende que pague el que la debe, y es justicia, con costas, ecetéra. (Pausa.) Manolo ha de casarse con mi hija. (Resuelto.) Este es mi gusto. ¡Cielos, qué sentencia! Conque es preciso hallar entre tu honra y mi decreto alguna conveniencia. Mi honor valía más de cien ducados. Ya te contentarás con dos pesetas, No lo esperes. Pues busca quien le tase. Lo tasarán las uñas y las piedras.
Escena X MEDIODIENTE y los mismos.

MEDIODIENTE

Yo te vengo a servir de aventurero, (A la POTAJERA.) pues hoy quiere el destino que dependa

Página 87

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

POTAJERA

MANOLO MEDIODIENTE

MANOLO MEDIODIRENTE POTAJERA SABASTIÁN MEDIODIENTE REMILGADA TÍO MATUTE REMILGADA

MEDIODIENTE

MANOLO MEDIODIENTE

MANOLO POTAJERA MANOLO

tu suerte de la mía. Yo te estimo la generosa, Mediodiente, oferta; porque mientras yo embisto cara a cara, tú por la retaguardia me defiendas. ¡Amigo Mediodiente!... No es mi amigo quien del honor las leyes no respeta, y sabré... ¿Qué sabrás? ¿Cómo a la vista de este feroz ejército no tiemblas? (Señala a los pillos.) Nunca el pájaro grande retrocede por ver los espantajos en la higuera. Haz que toquen a marcha Si nos vamos todos a un tiempo se acabó la fiesta. Yo le ofrezco a tus pies rendido o muerto. ¡Ay de mí! ¿Qué es aquesto? Ya que llega a este extremo mi mal, no se malogre mi gusto por un poco de vergüenza, que sólo es aprensión, y sepan cuantos aquí se hallan que por ti estoy muerta y que te he de matar o he de matarme si vuelves a mirar la Potajera. No lo creas, mi bien... Mas mi palabra empeñada está ya por defenderla. Aquí me llama amor, aquí mi gloria. ¿Dónde está mi valor?... Mas mi fineza, ¿adónde está también? ¡Oh, injustos hados, que de afetos contrarios me rodean! (Aparte.) ¡Cómo exprime el cornudo las pasiones! Pero, al fin, de este modo se resuelva. Lidiaré por la una y a la otra satisfaré dempués. ¡Al arma! ¡Guerra! ¡Avanza, infantería, a las castañas! Amigos, asaltemos la taberna; y a falta de clarines y tambores, hagan el son con la gaita gallega.

Escena XI Los dichos; y al verso «Avanza, infantería», salen unos muchachos, que a pedradas derriban el puesto de castañas y andan a la rebatiña. MANOLO y los tunos entran en la taberna y suena ruido de vasos rotos. La CHIRIPA anda a patadas con los muchachos y luego se agarra con la POTAJERA. El TÍO MATUTE tiene a la REMILGADA desmayada en sus brazos. SABASTIÁN está bailando al son de la gaita; y luego salen, dándose de cachetes, MANOLO y MEDIODIENTE, y a su tiempo, cuando le da la navajada, se levantan las tres verduleras y van saliendo tunos y muchachos y forman un semicírculo, haciendo que lloran con sendos pañuelos.

MANOLO MEDIODIENTE REMILGADA TÍA CHIRIPA

¡Ay de mí! ¡Muerto soy! Me alegro mucho. Ya respirar podemos. ¿Quién se queja?

Página 88

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

TÍO MATUTE MANOLO

TÍA CHIRIPA

TÍO MATUTE

REMILGADA MEDIODIENTE REMILGADA POTAJERA

No te asustes, no es más de que a tu hijo le atravesaron la tetilla izquierda. Yo muero... No hay remedio. ¡Ah, madre mía! Aquesto fue mi sino... Las estrellas... Yo debía morir en alto puesto, según la heroicidá de mis empresas; pero ¿qué hemos de hacer? No quiso el cielo. Me moriré y dempués tendré pacencia. Ya no veo los bultos..., aunque veo las horribles visiones que me cercan. ¡Ah, tirano! ¡Ah, perjura! ¡Ay, madre mía! Ya caigo..., ya me tengo... vaya de ésta. (Cae.) ¡Ay, hijo de mi vida! ¡Para esto tantos años lloré tu triste ausencia! ¡Ojalá que murieses en la plaza, que, al fin, era mejor que en la plazuela! Pero aguarda, que voy a acompañarte para servirte en lo que te se ofrezca. ¡Oh, Manolo, el mejor de los mortales! ¿Cómo sin ti es posible que viviera tu triste madre? ¡Ay! ¡Allá va eso! (Cae.) Aguárdate, mujer, y no te mueras... Ya murió y yo también quiero morirme, por no hacer duelo ni pagar esequias. (Cae.) ¡Ay, padre mío! Escúchame. No puedo, que me voy a morir a toda priesa. (Cae.) Y yo también, pues se murió Manolo, a llamar al doctor me voy derecha y a meterme en la cama bien mullida, que me quiero morir con convenencia.
Escena XII SABASTIÁN, MEDIODIENTE, las comparsas y los difuntos.

SABASTIÁN MEDIODIENTE

SABASTIÁN MEDIODIENTE

Nosotros ¿nos morimos o qué hacemos? Amigo, ¿es tragedia o no es tragedia? Es preciso morir; y sólo deben perdonarle la vida los poetas al que tenga la cara más adusta para decir la última sentencia. Pues dila tú y haz cuenta que yo he muerto de risa. Voy allá. ¿De qué aprovechan todos vuestros afanes, jornaleros, y pasar las semanas con miseria, si dempués los domingos o los lunes disipáis el jornal en la taberna? (Cae el telón y se da fin.)

Página 89

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Vicente García de la Huerta
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Zafra (Badajoz), en 1734 y fallece en Madrid en 1787. Poeta y dramaturgo que sin renunciar por completo a la estética clasicista, mantiene opiniones singulares y polémicas. Trabaja en la corte madrileña al servicio de la Casa de Alba y tiene participación activa en su vida literaria. Finalizado el Motín de Esquilache, es juzgado por razones ideológicas y desterrado a Oran, de donde regresa en 1777. Estrena en Madrid su Raquel, tremendamente mutilada por la censura, y edita sus Obras poéticas desde 1778. También recopila un polémico Theatro Hespañol, en 1785, con más de una docena de volúmenes. Se trata de un autor de gran cultura y extremada carga ideológica conservadora.

TEXTO

Raquel
JORNADA I
PERSONAJES ALFONSO OCTAVO, rey de Castilla. RAQUEL, judía. RUBÉN, confidente de RAQUEL. HERNÁN GARCÍA DE CASTRO, rico hombre. ALVAR FÁÑEZ, rico hombre. GARCERÁN MANRIQUE DE LARA, rico hombre. Castellanos. GUARDIA DEL REY. Acompañamiento de judíos y judías. En el antiguo Alcázar de Toledo, salón común de audiencia, con silla y dosel real en su fondo.
Salen GARCERÁN MANRIQUE y HERNÁN GARCÍA

GARCERÁN

Toda júbilo es hoy la gran Toledo: el popular aplauso y alegría unidos al magnífico aparato las victorias de Alfonso solemnizan. Hoy se cumplen diez años que triunfante le vio volver el Tajo a sus orillas, después de haber las del Jordán bañado con la Persiana sangre y con la Egipcia, segundo Godofredo, cuya espada de celestial impulso dirigida, al cuello amenazó del Saladino, tirano pertinaz de Palestina, cuando el poder, y esfuerzo Castellano cobró en Jerusalén la joya rica del Sepulcro de Cristo, con desdoro del Francés Lusiñán antes perdida;

Página 90

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

y hoy también hace siete, que postrado el orgullo feroz de la Morisma, le aclamaron las Navas de Tolosa por sus proezas Marte de Castilla, y ofreciendo los bárbaros pendones por tapetes del Templo de María, perpetuó de la hazaña la memoria con la celebridad hoy repetida. En confuso tropel el Pueblo corre por volver a su Monarca, que este día dejándose gozar de sus Vasallos, hacer mayor la fiesta determina. La Corte toda al Templo le ha seguido; y pues que nuestra falta conocida no podrá ser en tanta concurrencia, esperemos en estas galerías a que vuelva; si quiere honrar el lado de Garcerán Manrique Hernán García. MANRIQUE MANRIQUE El que profiera quejas... Conozco tu razón; veo que Alfonso hacia su perdición se precipita; de Raquel la injusticia considero; pero Alfonso es mi Rey; Raquel me obliga con beneficios; fiel y agradecido debo ser a los dos; que ofendería, si obrara de otro modo, mi nobleza. Mas Raquel sale. ¡Qué desvanecida la tiene su privanza y su fortuna! ¡Qué belleza tan grave y peregrina! ¡Y qué bien entre Godos capacetes parecen, Garcerán, tocas Judías!
(Salen RAQUEL, RUBÉN y acompañamiento de judíos y judías.)

GARCÍA MANRIQUE GARCÍA

RAQUEL MANRIQUE

¡Oh Garcerán! En hora buena salga a dar esmalte nuevo al claro día la aurora de Toledo. Tantos siglos goces esa beldad, Raquel divina, cuantas arenas de oro el rico Tajo revuelve en sus corrientes cristalinas. ¡Qué torpe adulación! Tanto agradezco, Manrique, tu atención, cuanto me admira ver que los Ricos Hombres desamparen

GARCÍA RAQUEL

Página 91

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de Alfonso el lado en tan notable día, y ociosos en las cuadras de Palacio asistan, cuando fuera más bien vista la asistencia a su Rey, en los que tanto se precian de leales. GARCÍA MANRIQUE
GARCÍA

¡Qué osadía! Yo... Raquel... Mi respeto...
(A MANRIQUE.) Su

respeto los Nobles a su Rey sólo dedican. (A RAQUEL.) Cuando Alfonso en las Navas de Tolosa esgrimió contra Alarbes la cuchilla; o cuando los Persianos escuadrones en los campos domó de Palestina, entonces le seguí, sin que a su lado faltase mi persona noche y día. Mas ahora, que en fiestas se entretiene, que no hay fieros contrarios que le embistan, y que guerras de amor sólo sustenta, no ha menester, Raquel, mi compañía. Tropas de aduladores le acompañen de tantos que alimenta la codicia, mientras viva en su Corte; que en campaña siempre el primero fue Fernán García. ¡Qué presunción tan fiera! Tus razones bien la aspereza bárbara acreditan de tu rústica cuna, y tu crianza. Lo inculto de los Montes de Castilla no llevan fruto menos desabrido que tu barbaridad y grosería. Patria de fieras y de atrevimientos han sido siempre: bien lo califica la avilantez con que de Alfonso el nombre ha insultado tu voz. Y si se fía en su piedad el grave desafuero con que a él te atreves, advertir debías, que aunque piadoso, es Rey; que de su arbitrio dependen las fortunas y las vidas, y no están muy seguras las del necio que no teme a Raquel por su enemiga ¡Qué vanas amenazas! Los vasallos que como yo su lealtad confirman con tantas pruebas; que su sangre ilustre en defensa de Alfonso desperdician; aquellos que en sangrientos caracteres de heridas por su nombre recibidas llevan la ejecutoria de sus hechos sobre el noble papel del pecho escrita, ni temen amenazas, ni calumnias,

RAQUEL

GARCÍA

Página 92

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

por más que les combata la malicia. Pero a ti, a quien estéril de esos montes el terreno parece, es bien que diga (para que de un error te desengañes), que a estas montañas que desacreditas, la libertad de España se les debe; que en el Alarbe yugo gemiría por ventura hasta hoy, si su aspereza no hubiese producido esclarecidas almas, que con valor y atrevimiento sacudiesen del cuello la ignominia. Y no cansado su feraz terreno espíritus produce todavía, que el vicio y la maldad abominando, poderla derribar al fin confían del supremo lugar, del alto asiento que tan indignamente tiraniza. (Vase.) RAQUEL ¿Que esto sufra?, ¿que siendo yo de Alfonso dueño absoluto (acábenme mis iras) a ultrajarme se atreva así Fernando? ¿Visteis tal libertad?, ¿tal osadía? ¿De qué el poder me sirve si a mis plantas no ofrece el labio, la cerviz no humilla? Pero hoy verá Toledo con asombro castigadas sus locas demasías. ¡Oh, cuánto Alfonso tarda! Ya el deseo de ver sus altiveces abatidas impaciente me tiene. Tú, Manrique, advierte luego a Alfonso. Si te obliga con esto mi obediencia, ya te sirvo. (Vase.) Rubén, ¿soy yo Raquel? ¿Soy quien solía en el alma de Alfonso y en su Corte ser adorada en vez de obedecida? ¿Soy quien las riendas del gobierno tiene en sus manos?, ¿quien premia y quien castiga? Sácame ya, Rubén, de tanta duda; que al verme así ultrajada y ofendida, mi poder y mi suerte desconozco, y pienso que no soy la que solía. No al enojo la rienda, Raquel bella, sueltes así. De Hernando la osadía honras con tu pesar. Yo te he criado; por mi astucia, Raquel, y mi doctrina te has dirigido en toda tu privanza, desde el día feliz en que rendida al imperio quedó de tu hermosura de Alfonso Octavo la soberanía. Que acertados han sido mis consejos,

MANRIQUE RAQUEL

RUBÉN

Página 93

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

sus felices efectos acreditan. Esta verdad supuesta, ¿la venganza no está en tu mano? ¿Pues por qué fatigas tu corazón con tales sentimientos? Muera Fernando, muera quien irrita a Raquel; y si el Reino se le atreve, libre de su rigor no quede vida. Pero sea, Raquel, con disimulo: no armes con la amenaza la malicia; sientan el golpe los que te ofendieren, primero que el amago de tus iras. Alfonso cuanto pides te concede: su corazón, su Cetro y Monarquía riges a tu albedrío. Pues si tanto te puedes prometer, ¿en qué vacilas? Muera Fernando, el Pueblo, la Nobleza, y si te ofende, abrásese Castilla. RAQUEL Abrásese Castilla y muera Hernando; sí, Rubén: ¿Mas tan graves demasías no deberán sentirse? No lo niego, mas deberán hallarte prevenida. Siempre al favor persiguen enemigos, que es la privanza madre de la envidia. Los Ricos Hombres tienes agraviados; pues los honores que a ellos se debían, por tu mano se dan a los Hebreos. Si los ofendes tú, ¿qué maravilla es que se quejen ellos? Mas ya el ruido manifiesta que Alfonso se avecina. Ya llega. Ahora de mi justo enojo tendré satisfacción: verá García si se ofende a Raquel impunemente, y si es bien temerario quien la irrita.
(Salen ALFONSO, MANRIQUE, ALVAR FÁÑEZ y acompañamiento.)

RUBÉN

RAQUEL

ALFONSO

Aplíquese al desorden el remedio, Alvar Fáñez, si da lugar la ira al discurso.
(De rodillas.) Admitid,

RAQUEL ALFONSO

amado Alfonso,

un alma...
(Apartándola.) Raquel, calla; no prosigas; no cuando el corazón en iras arde ahogues las venganzas que fulmina. Segunda Troya al fuego de mi enojo ha de ser hoy Toledo. ¿Quién creería tan audaz desacato? ¿Se ha olvidado

Página 94

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Castilla de que Alfonso la domina? ¿Sabe que aquesta espada, aqueste brazo es segur de la Parca contra vidas de traidores? y que... Pero, ¿qué dudo? Lugar no quede, puesto no se omita sin examen; procúrese el aleve autor de aquella voz tan atrevida, tan indigna de pechos Castellanos; los cómplices se busquen que la animan; que a mi poder protesto, y a los Cielos, que el grave desacato escandaliza, que ha de ser mi venganza y su castigo asombro de Toledo y de Castilla. Parte tú, Garcerán; los sediciosos asegura si puedes o averigua, que ha de ver hoy España y todo el orbe si Alfonso Octavo de quien es se olvida. MANRIQUE ALVAR FÁÑEZ No quedará lugar que no se inquiera en busca del traidor. (Vase.) Tan conmovida está Toledo, que será difícil poderla sosegar. Pues mientras rija este brazo el acero victorioso, rayo que intentos bárbaros derriba, tiemble Castilla, España, Europa, el Orbe de Alfonso la venganza. Sumergida estoy en confusiones. Tú, Alvar Fáñez, sígueme.
(Deteniéndole.) ¿Así, Alfonso, de mi vista sin oírme te apartas? ¿En qué culpa ha incurrido mi amor? ¿Tú te retiras de mí, grave y severo? ¿Qué mudanzas son aquéstas, Señor?

ALFONSO

RAQUEL ALFONSO RAQUEL

ALFONSO

Nada me digas; aquesto es ser Alfonso desdichado, y Raquel la ocasión de sus desdichas. (Vase con el acompañamiento.) ¡Ay de mí!, ¿qué he escuchado? Tú, Alvar Fáñez, explícame este arcano. Pues te avisan que eres tú la ocasión de tantos males, la respuesta te puedes dar tú misma.

RAQUEL ALVAR FÁÑEZ

Página 95

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

RAQUEL RUBÉN

(A RUBÉN.) ¿Estoy despierta,

o sueño por ventura?

No sé, Raquel; la misma duda agita mi discurso y razón, imaginando que es cuanto he visto sueño o fantasía. ¿Qué especie de dolor tan inhumano es éste, oh corazón, que por primicias de los males y sustos que me aguardan, me ofrece la tirana suerte mía? ¿Quién de tanto favor se prometiera tan no esperada, tan mortal caída? ¿Y quién hecha, fortuna, a tus halagos pudiera recelarse tal desdicha? Alfonso me aborrece; sus desvíos de mis temores la verdad confirman; ¿pues cómo podrá ser ya venturosa la que se ve de Alfonso aborrecida? ¡Qué necio quien se fía de la suerte, sin advertir que el tiempo y que los días, que Ciudades destruyen y edificios, favores y privanzas aniquilan! ¿Qué causa puede haber, amado Alfonso, para tanto desvío? ¿Mis caricias en qué te han ofendido, que por premio sólo odio y desagrado se concilian? Mas ¡ay de mí!, que en vano me desvelo en buscar la ocasión de mis fatigas; pues la suerte que empieza a perseguirme, por doblarme el dolor, querrá encubrirla. ¿Así, Raquel, tu corazón desmaya en tan fuerte ocasión, donde es precisa la constancia mayor? En los principios si un mal, aunque sea leve, se descuida, fuerzas del abandono va cobrando, que el remedio después inutilizan. Reciente es este mal; aún se está a tiempo de poderle acudir; quien averigua la causa de un dolor, con más acierto aplicarle podrá la medicina. Inquiérase, Raquel, de esta desgracia la ocasión; que después de conocida, si no cede a remedios ordinarios, buscará los extremos mi malicia. Bien, Rubén, me aconsejas; ¿en qué dudas?, al yugo vuelva la cerviz altiva segunda vez Alfonso; el fin se logre, y el medio sea cualquiera, que tú elijas. Lícito es cuanto sea conveniente: propia moral de la venganza mía. (Ruido dentro.) Mas ¡ay de mí! ¿Qué estrépito confuso

RAQUEL

RUBÉN

RAQUEL

Página 96

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

oírse deja? Al alma pronostica el corazón, latiendo apresurado, algún cercano mal. RUBÉN Ya más distintas se perciben las voces: nunca pruebas mayores dio de sí la cobardía, que al escuchar rumor tan temeroso.
(Voz dentro.)

[VOZ] RAQUEL

¡Muera Raquel, para que Alfonso viva! No es delirio: verdad es la que toco; ¿y esto sufre mi enojo?, ¿esto mis iras? Espera, vulgo bárbaro, atrevido, que si mi sangre a derramar conspiras, verás que a costa de la tuya sabe defender y guardar Raquel su vida. Mas ¡ay de mí, infeliz!, ¿a dónde corro sin consejo, oh Rubén? ¿Ya se averiguan las causas del enojo y del desvío de Alfonso? ¿Quién lo duda? Hernán García el pueblo ha sublevado. ¿Qué consejo me das, Rubén? Ceder a la desdicha. (Vase.) ¿Tú también me abandonas? (Sale MANRIQUE.) Si procuras la vida conservar, que aquí peligra, huye, Raquel; en la vecina torre de este Alcázar te salva; conmovida está toda Toledo en daño tuyo; huye del riesgo, el mal presente evita. ¡Ay de mí!, ¿que es posible lo que escucho? ¿Que hicieses mutación tan repentina, engañosa deidad, que la que un tiempo tanto elevaste, así la precipitas? Mas si es fuerza ceder a la fortuna, huyamos ya, Raquel; de asilo sirvan hoy a tus desventuras esas torres que fueron el teatro de tus dichas. (Vase.) Ya se fue. El alboroto va creciendo; pero ya el Rey...
(Salen ALFONSO, ALVAR FÁÑEZ y acompañamiento.)

RUBÉN RAQUEL MANRIQUE

RAQUEL

MANRIQUE

ALFONSO MANRIQUE

(Apresurado.) ¿Manrique...?

¿Quién podría persuadirse, Señor, tal desacato?

Página 97

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El Pueblo, como el ruido lo publica, el Alcázar rodea: en grave riesgo está vuestra persona; la atrevida voz que se oyó en el Templo esta mañana, el vulgo alborotado abanderiza; y cuando yo pensaba contenerle, como mandaste, vi de Hernán García, el intento feroz acaudillando, la acción acalorada, y en la grita era el primero a quien se le escuchaba: «Muera Raquel, para que Alfonso viva». ALFONSO ¿Qué es esto? ¿Pudo Hernando (es increíble) cometer tan infame bastardía? ¿Hernando, aquel que ha dado tantas pruebas de su fidelidad, ahora conspira contra mí? ¿Aquel Hernando...? El disimulo más culpable, señor, y más indigna hace toda traición. No así motejes, si otra prueba no tienes más precisa, de Hernando el proceder. ¿Tú le disculpas? Yo de un noble jamás alevosías me persuado, y el crédito suspendo en caso igual a la evidencia misma. Pues yo por alevoso le declaro: quien tropas de traidores acaudilla, quien a su Rey se atreve, no merece otro nombre, otro trato, otra divisa. Mas si es traidor Hernando, su garganta el filo probará de mi cuchilla, contra alientos y espíritus aleves centella de las nubes desprendida. Hernando muera, mueran los traidores que me ofenden con él, y...
(Sale GARCÍA.)

MANRIQUE

ALVAR FÁÑEZ

MANRIQUE ALVAR FÁÑEZ

ALFONSO

GARCÍA

(Arrodillándose.) Bien fulminas

contra mí esta sentencia. Hernando muera; en su sangre se embote la hoja limpia de tu acero; pues siendo en tu desgracia no apetece vivir Hernán García. ALFONSO GARCÍA ¿Cómo traidor?
(Poniéndose en pie.) Injustamente,

Alfonso,

Página 98

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

ese nombre me das; y pues te olvidas de mi fe y lealtad, que bien debieras tener con tantas pruebas conocidas, escúchame, y suspende por un breve momento los enojos que te incitan: conocerás tu engaño y la calumnia, con que a mi honor se atreve infame envidia. ALFONSO GARCÍA ALFONSO ¿Qué disculpa has de hallar que abonar pueda tu exceso, tu traición y tu osadía? Sabrásla, si me escuchas. Pues empieza; aunque por este instante para oírla, sin olvidar tu ofensa, mis enojos, mi indignación y mi furor reprima. Esa voz, que de escándalo y desorden el viento puebla, oh noble Alfonso Octavo, Monarca de Castilla, quien por siglos cuente el tiempo feliz de tu Reinado; esa voz, que en el Templo originada profanó del lugar los fueros santos, y de la Majestad los privilegios tan injuriosamente ha vulnerado si el fin, si los intentos se examinan, y el celo que la anima contemplamos, aliento es del amor más encendido, voz del afecto más acrisolado. Voz es de tus Vasallos, que de serlo testimonio jamás dieron más claro que cuando más traidores te parecen, que cuando los estás más infamando. Estos, porque tu error se desvanezca, los mismos son que en tus primeros años, cuando para el recobro de tus Reinos Marte armó de valor tu tierno brazo, por tu amor derramaron de sus venas la hidalga sangre; los que acompañando el cruzado pendón en Palestina, Rey de Jerusalén te coronaron. Estos los mismos son que al Luso altivo, el bravo Aragonés con el Navarro, fieros usurpadores de tus tierras, echaron con baldón de tus estados; los que postrando el Leonés orgullo en Palencia y Simancas, desterraron de Fernando el dominio o tiranía, que vínculos de sangre pretextando, se arrogó tu tutela, cuando fuiste pupilo en nombre, en realidad esclavo. Aquellos son, cuyas gloriosas armas

GARCÍA

Página 99

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de Tolosa en las Navas, y en Alarcos, terror y afrenta tantas veces fueron de inmensos escuadrones de Africanos. Estos, Alfonso, son los que te hablan por mi boca: los mismos que postrados a tus pies el remedio solicitan de extremos males, de insufribles daños. Cuán grandes éstos sean, bien parece que no hay necesidad de recordarlo, cuando para notarlos y advertirlos, cada rostro te muestra su retrato. Repara en tus Vasallos: sus semblantes te pintarán con infelices rasgos la triste situación en que se hallan sus altivos espíritus gallardos. ¿Pero cómo han de estar sino marchitos campos a quienes niega el Sol sus rayos, jardines que descuida el jardinero, flor que no riega diligente mano? Los campos del imperio de Castilla, del valeroso Alfonso abandonados, sólo espinas producen y venenos, que ofenden y atosigan sus vasallos. Raquel... Permite, Alfonso, que la nombre, y si te pareciere desacato que quejas de Raquel se te repitan, pague mi cuello culpas de mi labio. Raquel (vuelvo a decir) no solamente el Reino tiraniza Castellano, no sólo de los Ricos Hombres triunfa, no sólo el Pueblo tiene esclavizado, no sólo ensalza viles Idumeos, no sólo menoscaba tus erarios, no sólo con tributos nos aqueja, sino que (lo que es más), de Alfonso Octavo el alma y los sentidos de tal suerte domina y avasalla, que postrado obscuramente yace en su ignominia, siendo mofa de propios y de extraños. Ya no conquista Alfonso; ya no vence; ya no es Alfonso Rey: aprisionado le tiene entre sus brazos una Hebrea; ¿pues cómo ha de ser Rey el que es esclavo? ¿Estos los timbres son de tus victorias? ¿Este el fin de tus triunfos y tus lauros? ¿De este modo coronas tus hazañas? ¿Para esto de la fama al metal claro diste gloriosa voz con tus proezas? ¿Para esto al noble esfuerzo de tu brazo venciste Reyes, conquistaste Imperios? Sí: para que Raquel atropellando tus glorias, tus hazañas, tus conquistas, tus timbres adquiridos y heredados,

Página 100

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

obscureciese, Alfonso, tu memoria, deshonrase tu nombre y tu reinado. Si sólo el fin los hechos califica, ¿qué sirven los principios acertados, cuando son desaciertos los extremos? ¿Que importa, Alfonso, que en tus tiernos años llenases con tu nombre todo el orbe, si es ignominia ya lo que fue aplauso? Recuerda pues de tan pesado sueño, y sacudiendo ese infeliz letargo, oye de tus Vasallos los clamores, si algún sentido perdonó el encanto. Advierte el deshonor que te resulta de comercio tan torpe, y los estragos que va causando en los cristianos pechos de vil Hebreo el peligroso trato. Ésta es la voz del pueblo que te adora de su misma pasión arrebatado. No disculpar pretendo la osadía; los medios culpo, cuando el fin alabo. Sin mi noticia el pueblo se conmueve: yo lo digo, y pudiera confirmarlo, si mi verdad necesitase pruebas, algún adulador, que está escuchando. Por contener la furia impetuosa que en mí se compromete, yo me encargo de exponerte las quejas y motivos que ocasionan el bárbaro atentado. Éste el suceso ha sido, ésta mi culpa: ni me arrepiento ni la acción retracto. Mas si acaso te ofenden estas quejas, y el enojo y pasión te ciegan tanto, que a castigar te incitan por delitos las pruebas del amor más acendrado, esgrime ya los filos de tu acero contra mi cuello fiel, que está esperando (Arrodillándose.) darte de mi lealtad el testimonio postrero con la sangre confirmado. ALFONSO ¡Qué secreta violencia y poderío encierra la verdad, oh cielo santo, que cuando van a fulminar mis iras venganzas y castigos, cuando el brazo va a ejecutar el golpe de su enojo, queda al oírla inmóvil y pasmado! (Alzando a GARCÍA.) Mas ¡ay de mí!, que tanta fuerza tiene la virtud. Ya su imperio soberano en tus voces, Fernando, reconozco, y adoro sus preceptos en tus labios. ¿Soy yo Alfonso? ¿Soy Rey? ¿Soy de Castilla el invicto caudillo, y quien le ha dado tantas victorias? Ya mi error conozco; ya advierto mi pasión, veo mi engaño,

Página 101

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

y ya, oh divina luz, con tus reflejos todo el horror descubro de este encanto. Ya el letargo detesto en que he vivido; ya, nobles y leales Castellanos, sobre sí vuelve Alfonso a los avisos que a sus errores vuestro amor ha dado. Hoy veréis que, si el escándalo del Reino ha sido su abandono tantos años, la enmienda que medita, a borrar basta del yerro la memoria y el retrato. Salga Raquel del Reino; los Hebreos salgan también con ella desterrados; que ni quiero delicias, ni riquezas, si en perjuicio han de ser de mis vasallos. Tú, Fernando, del pueblo conmovido sosiega el alboroto; y tú, entre tanto, Alvar Fáñez, dispón que del destierro se formalicen el Decreto y Bando. Triunfe esta vez de sí, quien tantas veces supo triunfar de ejércitos contrarios, y añada a sus vasallos esta prueba del amor que les tiene Alfonso Octavo. GARCÍA ALVAR FÁÑEZ ALFONSO ALVAR FÁÑEZ GARCÍA
(Arrodillándose.) Permíteme, que

el labio humilde imprima

en tu planta real.
(Arrodillándose.) Deja que dando muestras de gratitud, mi gozo explique.

No os detengáis, que el pecho atormentado está en la dilación. Ya te obedezco. (Vase.) A ejecutar, Alfonso, tus mandatos parto veloz. A tu benigno imperio erigirá Castilla simulacros. (Vase.) ¿Qué es esto, Garcerán, que por mí pasa? Pero, ¿qué dudo? Parte apresurado; busca al punto a Raquel; di que la espero. Lo haré como mandáis. (Vase.) Tiranos astros, ¿dónde llega el rigor de vuestro influjo? ¿Esta pena, este golpe reservado me teníais? ¿Alfonso de sus fieles Castellanos con tanto desacato requerido? ¿No es éste atrevimiento? No; que la pretensión es justa, y cuando con razón pide el súbdito, no ofende; que de culpa le absuelve y atentado

ALFONSO

MANRIQUE ALFONSO

Página 102

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

lo justo de la instancia. ¡Qué congojas, qué pasiones y afectos tan contrarios atormentan al alma! ¿Que es posible que a su Reino motivo Alfonso ha dado para que a su decoro se le atreva? Mas ¡oh cuán neciamente que lo extraño! ¿No se ha olvidado Alfonso de sí mismo? Pues ¿qué mucho es le olviden sus vasallos? ¿Pero Raquel no sirve a mi locura de disculpa? ¿El dulcísimo milagro de su beldad...? ¡Oh suerte rigurosa!, ¡con cuánta confusión lidio y batallo! ¿Pero no soy Alfonso? ¿De Castilla el Monarca no soy? Ceda al sagrado ser de la Majestad un vil afecto. Las débiles pasiones de lo humano a la vista del solio desaparezcan. Deshaga de mi juicio los nublados la luz de la razón, que va despierta del letargo mortal de tantos años. Pero aquí Raquel sale. (Sale RAQUEL.) RAQUEL En tu presencia a Raquel tienes ya; del vulgo airado entrégala al furor y la venganza; redime tu peligro con su daño. ¿No me llamas para esto? ¿Esta fineza no es el premio que tienes preparado a mi amor? ¿En qué dudas? Raquel muera; muera, pues en amarte te hace agravio. ¡Cuánto, hermosa Raquel, mi amor ofendes! No añadas al dolor que sufro y paso, de tu insulto el rigor y tiranía. ¡Yo darte a ti la muerte!, ¡yo te amo!, ¡que sólo a influjo de tus ojos vivo!, ¡que apetezco la vida sólo en cuanto ofrenda puede ser de tu belleza! ¿Tal presumes de mí? ¡Oh cuán contrario es mi intento, Raquel! Salvar tu vida a costa de la mía, es lo que trato. El pueblo (ya lo ves) que Raquel muera o salga de Toledo está clamando. ¡Oh qué extremos, Raquel, tan rigurosos! ¿Quién el medio hallará de conciliarlos? Mi valor y poder no son bastantes a refrenar su orgullo. Si retardo cumplir su gusto, a su furor te expongo; si de mi Alcázar, oh Raquel, te aparto, cierta es mi muerte. Pues Alfonso muera; muera yo si a Raquel la vida salvo. Esto ha de ser, Raquel.

ALFONSO

Página 103

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

RAQUEL ALFONSO

¿Qué, en fin, dispones aparte de ti? El rigor del hado, mi desgracia pronuncia esta sentencia; el Pueblo te condena, no mi labio. Tropas son de traidores sediciosos. Sí; pero prevenidos y arrestados. Pues castiga su loco atrevimiento. Cuando fuera posible ejecutarlo, temiera que la mina reventara, y causase en tu vida mil estragos. Desecha ese temor: arma tu diestra; y si acaso el horror te oprime tanto, que tu antiguo valor inhabilita, por ti este empeño tomará mi brazo. Pues si enciendo la cólera en mi pecho, si el hierro empuño, si el arnés embrazo, Semíramis segunda hoy en Toledo a tus pies postraré cuantos osados, cuantos rebeldes, cuantos alevosos, aliento dan al sedicioso bando. Detén, Raquel, la planta: no al peligro así te precipites sin reparo. Que te ausentes es fuerza. ¿Tú lo mandas? Yo que te adoro, yo, Raquel, lo mando. ¿Tú, en fin, para que muera, me destierras? Yo, porque pienso que tu vida guardo, a morir de esta ausencia me condeno. ¿Que no hay remedio? Yo ninguno alcanzo. ¿Y cuándo he de partirme? Luego al punto, pues cuanto más, Raquel, se alargue el plazo, corres mayor peligro. ¡Cuántas ansias siente mi corazón al pronunciarlo! Adiós, Raquel.
(Deteniéndole.) ¿Que,

RAQUEL ALFONSO RAQUEL ALFONSO

RAQUEL

ALFONSO

RAQUEL ALFONSO RAQUEL ALFONSO RAQUEL ALFONSO RAQUEL ALFONSO

RAQUEL

en fin, así me dejas?

Página 104

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

¿El cariño, Señor, de tanto años, de tanto amor las prendas no te mueven? ¿Mi desconsuelo, mi dolor, mi llanto desatiendes así? ALFONSO RAQUEL ALFONSO ¡Suerte enemiga, a qué ocasión tan fuerte me has guiado! ¿Qué resuelves en fin? Que partas luego. Mas ¡ay de mí! que aqueste duro fallo contiene la sentencia de mi muerte. ¿Pero en qué me detengo?, ¿en qué reparo? Huya Raquel a conservar su vida, mientras queda a morir Alfonso Octavo. (Vase.) Pues ya, Alfonso, que ingrato me abandonas, desatento, cruel y temerario, si me has amado, si en tu aleve pecho de aquel volcán amante queda rastro, permita el Cielo que estas cosas mira, y está tu ingratitud considerando, pases por el dolor de verme muerta al acero cruel de tus vasallos; que queriendo vengar estas ofensas, no logre tu rigor ejecutarlo; que mi sombra interrumpa tu reposo, y que en pesar continuo y largo llanto llores la desventura, ingrato Alfonso, que Raquel, por amarte, está esperando.

RAQUEL

Página 105

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Leandro Fernández de Moratín
MICROBIOGRAFÍA
Hijo de Nicolás Fernández de Moratín, tuvo una formación autodidacta. Nace en Madrid, en 1760. Se atribuye a una infección de viruela que padeció a los cuatro años su carácter huraño y desconfiado. Obligado por su padre a aprender un oficio manual, trabaja como joyero. Su amistad con Jovellanos le permite viajar por Francia durante un tiempo como secretario de Francisco Cabarrús. A los diecinueve años obtiene un accésit en un concurso académico por su romance endecasílabo La toma de Granada por los Reyes Católicos don Fernando y doña Isabel. En 1782 obtiene un segundo premio en un nuevo concurso con Sátira contra los vicios introducidos en la poesía castellana y en 1789 publica La derrota de los pedantes. Protegido por Godoy con una pensión de 600 ducados, obtiene la primera tonsura que inicia una posible carrera eclesiástica. En 1790 obtiene licencia para representar El viejo y la niña y dos años después La comedia nueva. Entre 1792 y 1796 viaja por diferentes países de Europa, lo que resulta fundamental para completar su formación dramática que culmina en 1806 con El sí de las niñas. Antes ha estrenado con aceptable acogida El barón y La mojigata. Afrancesado, colabora con las tropas francesas ocupando el cargo de bibliotecario mayor de la Biblioteca Real. Obligado a huir de Madrid en 1812, pasa por Valencia y Barcelona hasta que abandona España, rumbo a Francia, en 1817. Aunque regresa brevemente a Barcelona, pasa sus últimos años en Burdeos y París. Aquí termina su manuscrito Orígenes del teatro español publicado después de su muerte acaecida en esta última ciudad en 1828. Moratín fue un reformador del teatro en línea con otros autores vinculados a la Ilustración que lo consideran un eficaz vehículo de expresión y propaganda para la misma.

TEXTO

Sátira contra los vicios introducidos en la poesía castellana
TEXTO COMPLETO Apenas, Fabio, lo que dices creo, y leyendo tu carta cada día, más me confunde cuanto más la leo. ¿Piensas que esto que llaman poesía, cuyos primores se encarecen tanto, es cosa de juguete o fruslería? ¿O que puede adquirirse el numen santo del dios de Delo a modo de escalada, o por combinación o por encanto? Si en las escuelas no aprendiste nada, si en poder de aquel dómine pedante tu banda siempre fue la desgraciada, ¿Por qué seguir procuras adelante? Un arado, una azada, un escardillo para quien eres tú fuera bastante. De cólera te pones amarillo;

Página 106

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

las verdades te amargan, ya lo advierto; no quieres consultor franco y sencillo. Pues hablemos en paz, que es desacierto desengañar al que el error desea: vaya por donde va, derecho o tuerto. Dígote, en fin, que es admirable idea en tu edad cana acariciar las Musas, y trepar a la fuente pegasea. Pues si el aceite y la labor no excusas y prosigues intrépido y constante, en ti sus gracias lloverán infusas. Los conceptillos te andarán delante, versos arrojarás a borbotones, tendrás en el tintero el consonante. La poesía lírica ¡Qué romances harás, y qué canciones! ¡Y qué asuntos tan lindos me prometo que para tus opúsculos dispones! ¡Qué gracioso ha de estar, y qué discreto, un soneto al bostezo de Belisa, al resbalón de Inés otro soneto! Una dama tendrás, cosa es precisa; bellísima ha de ser, no tiene quite, y llamarásla Filis o Marfisa. Dila que es nieve cuando más te irrite: nieve que todo el corazón te abrasa, y el fuego de tu amor no la derrite. Y si tal vez en el afecto escasa, pronuncia con desdén sonoro hielo; breve disgusto que incomoda y pasa. Dirás que el encendido Mongibelo de tu pecho, entre llamas y cenizas, corusca crepitante y llega al cielo. Si tu pasión amante solemnizas, no olvides redes, lazos y prisiones, en donde voluntario te esclavizas. Pues si el cabello a celebrar te pones, más que los rayos de Titán hermoso, ¡qué mérito hallarás, qué perfecciones! Dila que el alma, ajena de reposo, nada golfos de luz ardiente y pura, en crespa tempestad del oro undoso. Llama a su frente espléndida llanura, corvo luto sus cejas, o süaves arcos, que flecha te clavaron dura. Cuando las luces de su Olimpo alabes, apura, por tu vida, en el asunto las travesuras métricas que sabes. Di que su cielo, del cenit trasunto, dos soles ostentó por darte enojos, que si se ponen, quedarás difunto. Y al aumentar tu vida sus despojos,

Página 107

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

se lava el corazón; y el agua arroja por los tersos balcones de los ojos. Y tu amor, que en el llanto se remoja, en él se anega, y sufre inusitados males muriendo, y líquida congoja. Di que es pensil su bulto de mezclados clavel y azahar, y abeja revolante tú, que libas sus cálices pintados. La boca celestial, que enciende amante relámpagos de risa carmesíes, alto asunto al poeta que la cante, hará que en su alabanza desvaríes, llamándola de amor ponzoña breve, o madreperla hermosa de rubíes. Al pecho, inquieta desazón de nieve, Blanco, porque Cupido el blanco puso en él, y en blanco te dejó el aleve. Y di que venga un literato al uso, con su Luzán y el viejo estagirita, llamándote ridículo y confuso, Que yo sabré con férula erudita hacerle que enmudezca arrepentido, por sectario de escuela tan maldita. Así también hubiéramos vencido el venusto rigor de esa tirana: tigre de rosa y alhelí vestido. Mas quiero suponer que la inhumana rasgó tus ovillejos y canciones, y todas las tiró por la ventana. No importa, así va bien. Luego compones diez o doce lloronas elegías, llenándola de oprobios y baldones. No te puedo prestar ningunas mías, pero tres me dará cierto poeta, largas, eternas, y sin arte y frías. Dirás que tanto la pasión te aprieta que mueres infeliz y desdeñado. ¡Inexorable amor! ¡Fatal saeta! El cuerpo dejarás al verde prado, el alma al cielo de tu dama hermosa, y serás en su olvido sepultado. Y en lugar de escribir: «Aquí reposa Fabio, que se murió de mal de amores, culpa de una muchacha melindrosa», Detendrás a las ninfas y pastores para que una razón prolija lean de todas tus angustias y dolores. Bien que los sabios, si adquirir desean fama y nombre inmortal, no solamente en un sujeto su labor emplean. Olvida, amigo, esa pasión doliente; hartas quejas oyó, que murmuraba con lengua de cristal pícara fuente. No siempre el alma ha de gemir esclava.

Página 108

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Déjate ya de celos y rigores, y el grave empeño que elegiste acaba; Que ya te ofrecen mil aparadores, trasformadas las salas en bodega, espíritus, aceites y licores. Suena algazara; cada cual despega un frasco y otro; la embriagada gente empieza a improvisar... ¿Y quién se niega? ¿Qué vale componer divinamente con largo estudio en retirada estancia, si delirar no sabes de repente? Cruzan las copas, y entre la abundancia de los brindis alegres de Lieo, se espera de tu musa la elegancia. Mira a Camilo, desgreñado y feo, ronca la voz, la ropa desceñida, lleno de vino y de furor pimpleo, cómo anima el festín, y la avenida de copias suyas con estruendo suena, de todos los oyentes aplaudida. La quintilla acabó, los vasos llena fiel asistente de licor precioso; vuelve a beber, y a desatar la vena. «Bomba, bomba», repite el bullicioso concurso, y cuatro décimas vomita con pie forzado el bacanal furioso. Y qué, ¿tú callarás? ¿Nada te excita a mostrar de tu numen la aflüencia, cuando la turba improvisante grita? ¿Temes? Vano temor. La competencia no te desmaye, y las profundas tazas desocupa y escurre con frecuencia. Ya te miro suspenso, ya adelgazas el ingenio, y buscando consonante, en hallarle adecuado te embarazas. ¿A qué fin? Con medir en un instante, aunque no digan nada, cuatro versos mezclados entre sí, será bastante. ¿Juzgas acaso que saldrán diversos de los que dieron a Camilo fama, o más duros tal vez, o más perversos? No porque alguno Píndaro le llama, oyendo su incesante tarabilla, pienses que numen superior le inflama. Los muchachos le siguen en cuadrilla, pues su musa pedestre y juguetona es entretenimiento de la villa. Si arrebatarle quieres la corona, y hacer que calle, escucha mis ideas, y estimarás al doble tu persona. Chocarrero y bufón quiero que seas, cantor de cascabel y de botarga; verás que aplauso en Avapiés granjea. Con tal autoridad, luego descarga

Página 109

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

retruécanos, equívocos, bajezas, y en ellas mezclarás sátira amarga. Refranes usarás y sutilezas en tus versillos, bufonadas frías, y mil profanaciones y torpezas. Y esta compilación de boberías al público darás, de tomo en tomo, que ansioso comprará lo que le envías. Porque el ingenio más agreste y romo con obras de esta especie se recrea, como tú con las gracias de Jeromo. Mas si tu orgullo obscurecer desea al lírico famoso venusino, con quien tu preceptista me marea, Aparta de sus huellas el camino, huye su estilo atado de pedante, que inimitable llaman y divino. Canta en idioma enfático-crispante de las deidades chismes celebrados, sin perdonar la barba del Tonante. Pinta en Fenicia los alegres prados, la niña de Agenor y sus doncellas los nítidos cabellos destrenzados, Que, dando flores al abril sus huellas, la orilla que de líquido circunda Argento Doris, van pisando bellas; Al motor de la máquina rotunda que enamorado pace entre el armento la yerba, de que opaca selva abunda. La ninfa al verle, ajena de espavento, orna los cuernos y la espalda preme, sin recelar lascivo tradimento. Ya los recibe el mar; la virgen treme, y al juvenco los álgidos, undosos piélagos hace duro amor que reme. Ella, los astros ambos lacrimosos, Reciprocando aspectos cintilantes, prorumpe en ululatos dolorosos; Cuyas quejas en torno redundantes, De flébiles ancilas repetidas, los antros duplicaron circunstantes. Mas Creta ofrece playas extendidas, prónuba al dulce amplexo apetecido, pudicicias inermes ya vencidas. Huye gozoso amor, y agradecido Jove fecunda sóbole promete, que imperio ha de regir muy extendido. Apolo, antojadizo mozalbete, asunto digno de tu canto sea, cuando tras Dafne intrépido arremete. La locura también faetontea celebrarás, y el piélago combusto que en flagrantes incendios centellea. Y muera de livor el zoilo adusto,

Página 110

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

al notar de estas obras los primores, la dicción bella, el delicado gusto; Al ver llamar estrellas a las flores, líquido plectro a la risueña fuente, y a los jilgueros prados voladores; Vegetal esmeralda floreciente al fresco valle, y al undoso río sierpe sonora de cristal luciente. Pero si has de llamarte alumno mío, despreciando de Laso la cultura, con ceño magistral y agrio desvío, habla erizada jerigonza oscura, y en gálica sintaxis mezcla voces de añeja y desusada catadura, copiando de las obras que conoces aquella molestísima reata de frases y metáforas feroces. Con ella se confunde y desbarata la hispana lengua, rica y elegante, y a Benengeli el más cerril maltrata. Cualquiera escritorcillo petulante licencia tiene, sin saber el nuestro, De inventar un idioma a su talante, que él solo entiende; y ensartando diestro sílabas, ya es autor y gran poeta, y de alumnos estúpido maestro. La poesía épica Mas ya te llama el son de la trompeta, de nuestros Cides los heroicos hechos, tanta nación a su valor sujeta. Rompe, amigo, los vínculos estrechos, las duras reglas atropella osado, vencidos sus estorbos y deshechos. Y el numen lleno de furor sagrado, «canto, dirás, el héroe furibundo, a dominar imperios enseñado, que, dando ley al báratro profundo su fuerte brazo, sujetó invencible la dilatada redondez del mundo». Principio tan altísimo y horrible, proposición tan hueca y espantosa, que deje de agradar es imposible. No como aquel que dijo: «Canta, diosa, La cólera de Aquiles de Peleo, a infinitos aquivos dolorosa». Porque el estilo inflado y giganteo, dejando a los lectores atronados, causa mudo estupor, llena el deseo. Dos caminos te ofrezco, practicados ya por algunos admirablemente: escoge, que los dos son extremados. Sigue la historia religiosamente,

Página 111

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

y conociendo a la verdad por guía, cosa no has de decir que ella no cuente. No finjas, no, que es grande picardía; refiere sin doblez lo que ha pasado, con nimiedad escrupulosa y pía. Y en todo cuanto escribas, ten cuidado de no olvidar las fechas y las datas; que así lo debe hacer un hombre honrado. Si el canto frigidísimo rematas, despediraste del lector prudente que te sufrió, con expresiones gratas, para que de tu libro se contente y guarde el fin del lánguido suceso, de canto en canto, el mísero paciente. Mas no imagines, Fabio, que por eso te aplaudirán tus versos desdichados; crítica sufrirán, zurra y proceso. Dirán que los asuntos adornados con episodios y ficción divina se ven de tu epopeya desterrados; que es una historia insípida y mezquina, sin interés, sin fábula, sin arte; que el menos entendido la abomina. Pero yo sé un ardid para salvarte, dejándolos a todos aturdidos; oye, que el nuevo plan voy a explicarte. Después que entre centellas y estampidos feroz descargues tempestad sonora, y anuncies hechos ciertos o fingidos, exagera el volcán que te devora, que ceñirse del alma no consiente, e invoca a una deidad tu protectora. Luego amontonarás confusamente cuanto pueda hacinar tu fantasía, en concebir delirios eminente. Botánica, blasón, cosmogonía, náutica, bellas artes, oratoria, y toda la gentil mitología; sacra, profana, universal historia, y en esto, amigo, no andarás escaso, fatigando al lector vista y memoria. Batallas pintarás a cada paso entre despechadísimos guerreros que jamás de la vida hicieron caso. Mandobles ha de haber y golpes fieros, tripas colgando, sesos palpitantes, y muchos derrengados caballeros; desaforadas mazas de gigantes, deshechas puentes, armas encantadas, amazonas bellísimas errantes. A espuertas verterás, a carretadas, descripciones de todo lo criado, inútiles, continuas y pesadas. ¡Oh, cómo espero que mi alumno amado

Página 112

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

ha de lucir el singular talento, Febo, que a tu pesar ha cultivado! ¡Cuánta aventura, y cuánto encantamento! ¡Cuántos enamorados campeones! ¡Cuánto jardín y alcázar opulento! Pondrás los episodios a millones, y el héroe miserable no parece, que no le encontrarán ni con hurones. Pero, ¿cómo ha de ser, si le acontece que un mago en una nube le arrebata, y con él por los aires desparece? En un valle obscurísimo remata el viejo endemoniado su carrera, y al huésped a cumplidos le maltrata. Baja a una gruta inhabitable y fiera, sepulcro de los tiempos que han pasado, y le entretiene allí, quiera o no quiera. ¡Cuánta vasija y unto preparado tiene! ¡Cuánto ingrediente venenoso, que al triste que lo ve deja admirado! Allí le enseña en un artificioso cristal la descendencia dilatada que el nombre suyo ha de ilustrar famoso. Y mira una ficción muy adecuada; pues aunque algún censor la culparía de impertinente, absurda y dislocada, siempre logras con esta fechoría el linaje ensalzar de tu Mecenas, que no te faltará, por vida mía. Y si tales patrañas son ajenas de su alcurnia, ¿qué importa? Si conviene, con Héctor el troyano la encadenas; porque un poeta facultades tiene sin límite ni cotos, escribiendo todo cuanto a la pluma se le viene. Pero ya me parece que estoy viendo sobre un carro de fuego remontados los dos amigos que la van corriendo. ¡Válame Dios, y qué regocijados, gentes, ciudades, reinos populosos examinan, y climas ignorados! De Libia los desiertos arenosos, el hondo mar que hinchado se alborota, montes nevados, prados olorosos. De la septentrional playa remota, al cabo que dobló Vasco de Gama, el sabio Tragasmón registra y nota. Vuelve después donde la ardiente llama del sol se oculta, al expirar el día, dándole Tetis hospedaje y cama. Y en su precipitada correría al huésped volador hace patente cuanto de Europa el ancho mar desvía. Muda el auriga hacia el rosado oriente

Página 113

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

el rumbo, y a los reinos de la aurora los lleva el carro de piropo ardiente. Pero de un criticón me acuerdo ahora, grave, tenaz, ridículo, pedante, que vierte hiel su lengua detractora. ¡Cómo salta, de cólera al instante con estas invenciones! ¡Cual blasfema! Si se llega a irritar, no hay quien le aguante. No quiere que haya encantos ¡linda tema! Ni vestiglos, ni estatuas habladoras, y el libro en que lo halló, desgarra y quema. Si al héroe por acaso le enamoras de una beldad que yace encastillada, guardándola un dragón a todas horas, y el caballero de una cuchillada al escamoso culebrón degüella, mi crítico infernal luego se enfada. Ni hay que decirle que la tal doncella es hermana del sabio Malambruno, el cual su doncellez así atropella; que a dura cárcel, soledad y ayuno por un chisme no más la ha reducido, sin que sepa sus lástimas ninguno. No, señor, nada basta; enfurecido, contra el mísero autor se despepita, y en nada el inocente le ha ofendido. «¡Abundancia infeliz! ¡Vena maldita!» Dice en horrenda voz, «que impetuosa como turbio raudal se precipita. »El gusto y la razón, en verso, en prosa, la invención rectifiquen; que sin esto jamás se acertará ninguna cosa. La poesía dramática »Mi patria llora el ejemplar funesto: su teatro en errores sepultado, a la verdad y a la belleza opuesto, »muestra lo que produce el estrago talento que sin luz se descamina, de la docta elección abandonado. »Nuevo rumbo siguió, nueva doctrina la hispana musa, y desdeñó arrogante la humilde sencillez griega y latina. »Dio a la comedia estilo retumbante, figurado, sutil o tenebroso, de la debida propiedad distante. »Halló en la escena el vulgo clamoroso pintadas y aplaudidas las acciones a que le inclina su vivir vicioso. »Y en vez de dar un freno a sus pasiones en la enseñanza de verdades puras, mezcladas entre honestas invenciones, »Oye sólo mentiras y locuras,

Página 114

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

celebra y paga enormes desaciertos, y de juicio y moral se queda a oscuras. »¡Qué es ver saltar entre hacinados muertos, hecha la escena campo de batalla, a un paladín, enderezando tuertos! »¡Qué es ver, cubierta de loriga y malla, blandir el asta a una mujer guerrera, y hacer estragos en la infiel canalla! »A cada instante hay duelos y quimeras, sueños terribles que se ven cumplidos, fatídico puñal, fantasma fiera, »Desfloradas princesas, aturdidos enamorados, ronda, galanteo, jardín, escala y celos repetidos; »Esclava fiel, astuta en el empleo de enredar una trama delincuente, y conducir amantes al careo. »Allí se ven salir confusamente damas, emperadores, cardenales, y algún bufón pesado e insolente. »Y aunque son a su estado desiguales, con todos trata, le celebran todos, y se mezcla en asuntos principales. »Allí se ven nuestros abuelos godos, sus costumbres, su heroica bizarría, desfiguradas de diversos modos. »Todo arrogancia y falsa valentía: todos jaques, ninguno caballero, como mi patria los miró algún día. »No es más que un mentecato pendenciero el gran Cortés, y el hijo de Jimena un baladrón de charpas y jifero. »Cinco siglos y más, y una docena de acciones junta el numen ignorante que a tanto delirar se desenfrena. »Ya veis los muros de Florencia o Gante; ya el son del pito los trasforma al punto en los desiertos que corona Atlante. »Luego aparece amontonado y junto (así lo quiere mágico embolismo) Dublín y Atenas, Menfis y Sagunto. »Pero ¿qué mucho, si en el drama mismo se ven patentes las eternas penas y el ignorado centro del abismo, »las llamas, pinchos, garfios y cadenas, repitiéndose mísero lamento por las estancias de dolores llenas? »¡Oh, qué abominación!» dice el sangriento censor injusto; y dando manotadas, se levanta furioso del asiento. Estas críticas, Fabio, son dictadas por envidia y no más, si bien lo miras, y no deben de ti ser escuchadas. Las que repasas sin cesar y admiras

Página 115

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

insignes obras, a pesar de ingratos, te llevarán al término a que aspiras. Más te prometo: los alegres ratos que te visite el apolíneo coro no los has de vender nada baratos. Pues, aunque el tema popular no ignoro, de que Cintio corona a los poetas de verde lauro, y no de perlas y oro, las más descabelladas e indiscretas farsas te llenarán de patacones los desollados cofres y gavetas. Sí, Fabio, las obrillas que dispones las hemos de vender todas al peso; y algo me tocará por mis lecciones. Tu vena redundante hasta el exceso, que no conoce reglas ni camino, es lo que se requiere para eso. Suelta toda la presa del molino: haz comedias sin número, te ruego, y vaya en cada frase un desatino. Escribe dos, y luego siete, y luego imprime quince, y trama diez y nueve, y a tu musa venal no des sosiego. Harás que horrendos fabulones lleve cada comedia y casos prodigiosos, que así el humano corazón se mueve. Salga el carro del sol, y los fogosos Flegón y Etonte; salga Citerca mayando en estribillos enfadosos. Diversa acción cada jornada sea con su galán, su dama, y un criado que en dislates insípidos se emplea. Echa vanos escrúpulos a un lado, llena de anacronismos y mentiras el suceso que nadie habrá ignorado. Y si a agradar al auditorio aspiras, y que sonando alegres risotadas, él te celebre cuando tú deliras, Del muro arrojen a las estacadas moros de paja, si el asalto ordenas, y en ellos el gracioso dé lanzadas. Si del todo la pluma desenfrenas, date a la magia, forja encantamentos, y salgan los diablillos a docenas. Aquí un palacio vuele por los vientos, allí un vejete se transforme en rana; todo asombro ha de ser, todo portentos. De la historia oriental, griega y romana copiarás los varones celebrados, que el pueblo admitirá de buena gana. Héctor, Ciro, Catón, y los soldados fuertes de Aníbal, con su jefe adusto, todos los pintarás enamorados. Verás qué diversión, verás qué gusto,

Página 116

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

cuando lloren de Fátima el desvío Tarif, o Muza, o Alcamán robusto, que ciegos de amoroso desvarío, la llaman en octavas y en tercetos mi bien, mi vida, encanto dulce mío. Tus galanes serán todos discretos; y la dama, no menos bachillera metáforas derrame y epitetos. ¡Qué gracia verla hablar como si fuera un doctor in utroque! Ciertamente que esto es un pasmo, es una borrachera. Ni busques lo moral y lo decente para tus dramas, ni tras ello sudes; que allí todo se pasa y se consiente. Todo se desfigura, no lo dudes: allí es heroicidad la altanería, y las debilidades son virtudes. Y lo que Poncio alguna vez decía, de que el pudor se ofende y el recato pero ¡qué! si es aquélla su manía. Mil lances ha de haber por un retrato. Una banda, una joya, un ramillete: con lo de infiel, traidor, aleve, ingrato. La dama ha de esconder en su retrete a dos o tres galanes rondadores, preciado cada cual de matasiete. Riñen, y salta por los corredores el uno de ellos al jardín vecino, y encuentra allí peligros no menores. El padre, oyendo cuchilladas, vino; y aunque es un tanto cuanto malicioso, traga el enredo que Chichón previno. Pero un primo frenético y celoso lo vuelve a trabucar de tal manera que el viejo está de cólera furioso. Salen todos los yernos allí fuera, la dama escoge el suyo, y la segunda se casa de rondón con un cualquiera. ¡Oh vena sin igual, rara y fecunda, la que tales primores recopila, y en lances tan recónditos abunda! Esto debes hacer, esto se estila; y váyase Terencio a los orates, con Baquis, Menedemo y Antifila; que por él y otros pocos botarates, cobra la osada juventud espanto, y se malogran furibundos vates. Tú, dichoso mortal, prepara en tanto, para ser celebérrimo poeta, el numen y las sílabas al canto. La cítara sonante, la trompeta, y la cómica máscara bufona, llena de variedad y chanzoneta, te alzarán a la cumbre de Helicona,

Página 117

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

donde cercado de las nueve hermanas luces despide el hijo de Latona. Mas cuando con sus manos soberanas de laurel te corone, ten sabido, Fabio, a quien debes el honor que ganas, y agradécelo a mí, que te he instruido.

TEXTO

El sí de las niñas
ACTO I PERSONAJES
DON DIEGO. DON CARLOS. DOÑA IRENE. DOÑA FRANCISCA. RITA. SIMÓN. CALAMOCHA.

La escena es en una posada de Alcalá de Henares. El teatro representa una sala de paso con cuatro puertas de habitaciones para huéspedes, numeradas todas. Una más grande en el foro, con escalera que conduce al piso bajo de la casa. Ventana de antepecho a un lado. Una mesa en medio, con banco, sillas, etc. La acción empieza a las siete de la tarde y acaba a las cinco de la mañana siguiente. Acto I Escena I Sale DON DIEGO de su cuarto, SIMÓN, que está sentado en una silla, se levanta.

DON DIEGO.- ¿No han venido todavía? SIMÓN.- No, señor. DON DIEGO.- Despacio lo han tomado, por cierto. SIMÓN.- Como su tía la quiere tanto, según parece, y no la ha visto desde que la llevaron a Guadalajara... DON DIEGO.- Sí. Yo no digo que no la viese; pero con media hora de visita y cuatro lágrimas estaba concluido. SIMÓN.- Ello también ha sido extraña determinación la de estarse usted dos días enteros sin salir de la posada. Cansa el leer, cansa el dormir... Y, sobre todo, cansa la mugre del cuarto, las sillas desvencijadas, las estampas del hijo pródigo, el ruido de campanillas y cascabeles, y la conversación ronca de carromateros y patanes, que no permiten un instante de quietud. DON DIEGO.- Ha sido conveniente el hacerlo así. Aquí me conocen todos: el Corregidor, el señor Abad, el Visitador, el Rector de Málaga... ¡Qué sé yo! Todos. Y ha sido preciso estarme quieto y no exponerme a que me hallasen por ahí. SIMÓN.- Yo no alcanzo la causa de tanto retiro. Pues ¿hay más en esto que haber acompañado usted a Doña Irene hasta Guadalajara para sacar del convento a la niña y volvernos con ellas a Madrid? DON DIEGO.- Sí, hombre; algo más hay de lo que has visto. SIMÓN.- Adelante. DON DIEGO.- Algo, algo... Ello tú al cabo lo has de saber, y no puede tardarse mucho... Mira, Simón, por Dios te encargo que no lo digas... Tú eres hombre de bien, y me has servido muchos años con fidelidad... Ya ves que hemos sacado a esa niña del convento y nos la llevamos a Madrid.

Página 118

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

SIMÓN.- Sí, señor. DON DIEGO.- Pues bien... Pero te vuelvo a encargar que a nadie lo descubras. SIMÓN.- Bien está, señor. Jamás he gustado de chismes. DON DIEGO.- Ya lo sé. Por eso quiero fiarme de ti. Yo, la verdad, nunca había visto a la tal Doña Paquita. Pero, mediante la amistad con su madre, he tenido frecuentes noticias de ella; he leído muchas de las cartas que escribía; he visto algunas de su tía la monja, con quien ha vivido en Guadalajara; en suma, he tenido cuantos informes pudiera desear acerca de sus inclinaciones y su conducta. Ya he logrado verla; he procurado observarla en estos pocos días y, a decir verdad, cuantos elogios hicieron de ella me parecen escasos. SIMÓN.- Sí, por cierto... Es muy linda y... DON DIEGO.- Es muy linda, muy graciosa, muy humilde... Y, sobre todo, ¡aquel candor, aquella inocencia! Vamos, es de lo que no se encuentra por ahí... Y talento... Sí señor, mucho talento... Conque, para acabar de informarte, lo que yo he pensado es... SIMÓN.- No hay que decírmelo. DON DIEGO.- ¿No? ¿Por qué? SIMÓN.- Porque ya lo adivino. Y me parece excelente idea. DON DIEGO.- ¿Qué dices? SIMÓN.- Excelente. DON DIEGO.- ¿Conque al instante has conocido?... SIMÓN.- ¿Pues no es claro?... ¡Vaya!... Dígole a usted que me parece muy buena boda. Buena, buena. DON DIEGO.- Sí señor... Ya lo he mirado bien y lo tengo por cosa muy acertada. SIMÓN.- Seguro que sí. DON DIEGO.- Pero quiero absolutamente que no se sepa hasta que esté hecho. SIMÓN.- Y en eso hace usted bien. DON DIEGO.- Porque no todos ven las cosas de una manera, y no faltaría quien murmurase, y dijese que era una locura, y me... SIMÓN.- ¿Locura? ¡Buena locura!... ¿Con una chica como ésa, eh? DON DIEGO.- Pues ya ves tú. Ella es una pobre... Eso sí... Porque aquí entre los dos, la buena de Doña Irene se ha dado tal prisa a gastar desde que murió su marido que, si no fuera por estas benditas religiosas y el canónigo de Castrojeriz, que es también su cuñado, no tendría para poner un puchero a la lumbre... Y muy vanidosa y muy remilgada, y hablando siempre de su parentela y de sus difuntos, y sacando unos cuentos allá que... Pero esto no es del caso... Yo no he buscado dinero, que dineros tengo. He buscado modestia, recogimiento, virtud. SIMÓN.- Eso es lo principal... Y, sobre todo, lo que usted tiene ¿para quién ha de ser? DON DIEGO.- Dices bien... ¿Y sabes tú lo que es una mujer aprovechada, hacendosa, que sepa cuidar de la casa, economizar, estar en todo?... Siempre lidiando con amas, que si una es mala, otra es peor, regalonas, entremetidas, habladoras, llenas de histérico, viejas, feas como demonios... No señor, vida nueva. Tendré quien me asista con amor y fidelidad, y viviremos como unos santos... Y deja que hablen y murmuren y... SIMÓN.- Pero, siendo a gusto de entrambos, ¿qué pueden decir? DON DIEGO.- No, yo ya sé lo que dirán; pero... Dirán que la boda es desigual, que no hay proporción en la edad, que... SIMÓN.- Vamos, que no parece tan notable la diferencia. Siete u ocho años a lo más... DON DIEGO.- ¡Qué, hombre! ¿Qué hablas de siete u ocho años? Si ella ha cumplido dieciséis años pocos meses ha. SIMÓN.- Y bien, ¿qué? DON DIEGO.- Y yo, aunque gracias a Dios estoy robusto y... Con todo eso, mis cincuenta y nueve años no hay quien me los quite. SIMÓN.- Pero si yo no hablo de eso. DON DIEGO.- Pues ¿de qué hablas?

Página 119

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

SIMÓN.- Decía que... Vamos, o usted no acaba de explicarse, o yo lo entiendo al revés... En suma, esta Doña Paquita, ¿con quién se casa? DON DIEGO.- ¿Ahora estamos ahí? Conmigo. SIMÓN.- ¿Con usted? DON DIEGO.- Conmigo. SIMÓN.- ¡Medrados quedamos! DON DIEGO.- ¿Qué dices?... Vamos, ¿qué?... SIMÓN.- ¡Y pensaba yo haber adivinado! DON DIEGO.- Pues ¿qué creías? ¿Para quién juzgaste que la destinaba yo? SIMÓN.- Para Don Carlos, su sobrino de usted, mozo de talento, instruido, excelente soldado, amabilísimo por todas sus circunstancias... Para ése juzgué que se guardaba la tal niña. DON DIEGO.- Pues no señor. SIMÓN.- Pues bien está. DON DIEGO.- ¡Mire usted qué idea! ¡Con el otro la había de ir a casar!... No señor; que estudie sus matemáticas. SIMÓN.- Ya las estudia; o, por mejor decir, ya las enseña. DON DIEGO.- Que se haga hombre de valor y... SIMÓN.- ¡Valor! ¿Todavía pide usted más valor a un oficial que en la última guerra, con muy pocos que se atrevieron a seguirle, tomó dos baterías, clavó los cañones, hizo algunos prisioneros, y volvió al campo lleno de heridas y cubierto de sangre?... Pues bien satisfecho quedó usted entonces del valor de su sobrino; y yo le vi a usted más de cuatro veces llorar de alegría cuando el rey le premió con el grado de teniente coronel y una cruz de Alcántara. DON DIEGO.- Sí señor; todo es verdad, pero no viene a cuento. Yo soy el que me caso. SIMÓN.- Si está usted bien seguro de que ella le quiere, si no le asusta la diferencia de la edad, si su elección es libre... DON DIEGO.- Pues ¿no ha de serlo?... Doña Irene la escribió con anticipación sobre el particular. Hemos ido allá, me ha visto, la han informado de cuanto ha querido saber, y ha respondido que está bien, que admite gustosa el partido que se le propone... Y ya ves tú con qué agrado me trata, y qué expresiones me hace tan cariñosas y tan sencillas... Mira, Simón, si los matrimonios muy desiguales tienen por lo común desgraciada resulta, consiste en que alguna de las partes procede sin libertad, en que hay violencia, seducción, engaño, amenazas, tiranía doméstica... Pero aquí no hay nada de eso. ¿Y qué sacarían con engañarme? Ya ves tú la religiosa de Guadalajara si es mujer de juicio; ésta de Alcalá, aunque no la conozco, sé que es una señora de excelentes prendas; mira tú si Doña Irene querrá el bien de su hija; pues todas ellas me han dado cuantas seguridades puedo apetecer... La criada, que la ha servido en Madrid y más de cuatro años en el convento, se hace lenguas de ella; y sobre todo me ha informado de que jamás observó en esta criatura la más remota inclinación a ninguno de los pocos hombres que ha podido ver en aquel encierro. Bordar, coser, leer libros devotos, oír misa y correr por la huerta detrás de las mariposas, y echar agua en los agujeros de las hormigas, éstas han sido su ocupación y sus diversiones... ¿Qué dices? SIMÓN.- Yo nada, señor. DON DIEGO.- Y no pienses tú que, a pesar de tantas seguridades, no aprovecho las ocasiones que se presentan para ir ganando su amistad y su confianza, y lograr que se explique conmigo en absoluta libertad... Bien que aún hay tiempo... Sólo que aquella Doña Irene siempre la interrumpe; todo se lo habla... Y es muy buena mujer, buena... SIMÓN.- En fin, señor, yo desearé que salga como usted apetece. DON DIEGO.- Sí; yo espero en Dios que no ha de salir mal. Aunque el novio no es muy de tu gusto... ¡Y qué fuera de tiempo me recomendabas al tal sobrinito! ¿Sabes tú lo enfadado que estoy con él? SIMÓN.- Pues ¿qué ha hecho? DON DIEGO.- Una de las suyas... Y hasta pocos días ha no lo he sabido. El año pasado, ya lo viste, estuvo dos meses en Madrid... Y me costó buen dinero la tal visita... En fin, es mi

Página 120

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

sobrino, bien dado está; pero voy al asunto. Ya te acuerdas de que a muy pocos días de haber salido de Madrid recibí la noticia de su llegada. SIMÓN.- Sí, señor. DON DIEGO.- Y que siguió escribiéndome, aunque algo perezoso, siempre con la data de Zaragoza. SIMÓN.- Así es la verdad. DON DIEGO.- Pues el pícaro no estaba allí cuando me escribía las tales cartas. SIMÓN.- ¿Qué dice usted? DON DIEGO.- Sí, señor. El día tres de julio salió de mi casa, y a fines de septiembre aún no había llegado a sus pabellones... ¿No te parece que para ir por la posta hizo muy buena diligencia? SIMÓN.- Tal vez se pondría malo en el camino, y por no darle a usted pesadumbre... DON DIEGO.- Nada de eso. Amores del señor oficial y devaneos que le traen loco... Por ahí en esas ciudades puede que... ¿Quién sabe? Si encuentra un par de ojos negros, ya es hombre perdido... ¡No permita Dios que me le engañe alguna bribona de estas que truecan el honor por el matrimonio! SIMÓN.- ¡Oh! No hay que temer... Y si tropieza con alguna fullera de amor, buenas cartas ha de tener para que le engañe. DON DIEGO.- Me parece que están ahí... Sí. Busca al mayoral, y dile que venga para quedar de acuerdo en la hora a que deberemos salir mañana. SIMÓN.- Bien está. DON DIEGO.- Ya te he dicho que no quiero que esto se trasluzca, ni... ¿Estamos? SIMÓN.- No haya miedo que a nadie lo cuente.
(SIMÓN se va por la puerta del foro. Salen por la misma las tres mujeres con mantillas y basquiñas. RITA deja un pañuelo atado sobre la mesa y recoge las mantillas y las dobla.)

Escena II

DOÑA FRANCISCA.- Ya estamos acá. DOÑA IRENE.- ¡Ay! ¡Qué escalera! DON DIEGO.- Muy bien venidas, señoras. DOÑA IRENE.- ¿Conque usted, a lo que parece, no ha salido? (Se sientan DOÑA IRENE y DON DIEGO.) DON DIEGO.- No, señora. Luego, más tarde, daré una vueltecita por ahí... He leído un rato. Traté de dormir, pero en esta posada no se duerme. DOÑA FRANCISCA.- Es verdad que no... ¡Y qué mosquitos! ¡Mala peste en ellos! Anoche no me dejaron parar... Pero mire usted, mire usted (Desata el pañuelo y manifiesta algunas cosas de las que indica el diálogo.) cuántas cosillas traigo. Rosarios de nácar, cruces de ciprés, la regla de San Benito, una pililla de cristal... Mire usted qué bonita. Y dos corazones de talco... ¡Qué sé yo cuánto viene aquí!... ¡Ay!, y una campanilla de barro bendito para los truenos... ¡Tantas cosas! DOÑA IRENE.- Chucherías que la han dado las madres. Locas estaban con ella. DOÑA FRANCISCA.- ¡Cómo me quieren todas! Y mi tía, mi pobre tía, lloraba tanto... Es ya muy viejecita. DOÑA IRENE.- Ha sentido mucho no conocer a usted. DOÑA FRANCISCA.- Sí, es verdad. Decía: ¿por qué no ha venido aquel señor? DOÑA IRENE.- El padre capellán y el rector de los Verdes nos han venido acompañando hasta la puerta. DOÑA FRANCISCA.- Toma (Vuelve a atar el pañuelo y se le da a RITA, la cual se va con él y con las mantillas al cuarto de DOÑA IRENE.) , guárdamelo todo allí, en la escusabaraja. Mira, llévalo así de las puntas... ¡Válgate Dios! ¡Eh! ¡Ya se ha roto la santa Gertrudis de alcorza! RITA.- No importa; yo me la comeré.

Página 121

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Escena III

DOÑA FRANCISCA.- ¿Nos vamos adentro, mamá, o nos quedamos aquí? DOÑA IRENE.- Ahora, niña, que quiero descansar un rato. DON DIEGO.- Hoy se ha dejado sentir el calor en forma. DOÑA IRENE.- ¡Y qué fresco tienen aquel locutorio! Vaya, está hecho un cielo... (Siéntase DOÑA FRANCISCA junto a su madre.) DOÑA FRANCISCA.Pues con todo, aquella monja tan gorda que se llama la madre Angustias, bien sudaba... ¡Ay, cómo sudaba la pobre mujer! DOÑA IRENE.- Mi hermana es la que sigue siempre bastante delicada. Ha padecido mucho este invierno... Pero, vaya, no sabía qué hacerse con su sobrina la buena señora... Está muy contenta de nuestra elección. DON DIEGO.- Yo celebro que sea tan a gusto de aquellas personas a quienes debe usted particulares obligaciones. DOÑA IRENE.- Sí, Trinidad está muy contenta; y en cuanto a Circuncisión, ya lo ha visto usted. La ha costado mucho despegarse de ella; pero ha conocido que, siendo para su bienestar, es necesario pasar por todo... Ya se acuerda usted de lo expresiva que estuvo y... DON DIEGO.- Es verdad. Sólo falta que la parte interesada tenga la misma satisfacción que manifiestan cuantos la quieren bien. DOÑA IRENE.- Es hija obediente, y no se apartará jamás de lo que determine su madre. DON DIEGO.- Todo eso es cierto, pero... DOÑA IRENE.- Es de buena sangre y ha de pensar bien, y ha de proceder con el honor que la corresponde. DON DIEGO.- Sí, ya estoy; pero ¿no pudiera, sin faltar a su honor ni a su sangre...? DOÑA FRANCISCA.- ¿Me voy, mamá? (Se levanta y vuelve a sentarse.) DOÑA IRENE.- No pudiera, no señor. Una niña educada, hija de buenos padres, no puede menos de conducirse en todas ocasiones como es conveniente y debido. Un vivo retrato es la chica, ahí donde usted la ve, de su abuela que Dios perdone, Doña Jerónima de Peralta... En casa tengo el cuadro, ya le habrá usted visto. Y le hicieron, según me contaba su merced para enviárselo a su tío carnal el padre fray Serapión de San Juan Crisóstomo, electo obispo de Mechoacán. DON DIEGO.- Ya. DOÑA IRENE.- Y murió en el mar el buen religioso, que fue un quebranto para toda la familia... Hoy es y todavía estamos sintiendo su muerte; particularmente mi primo Don Cucufate, regidor perpetuo de Zamora, no puede oír hablar de Su Ilustrísima sin deshacerse en lágrimas. DOÑA FRANCISCA.- ¡Válgate Dios, qué moscas tan...! DOÑA IRENE.- Pues murió en olor de santidad. DON DIEGO.- Eso bueno es. DOÑA IRENE.- Sí señor; pero como la familia ha venido tan a menos... ¿Qué quiere usted? Donde no hay facultades... Bien que, por lo que pueda tronar, ya se le está escribiendo la vida; y ¿quién sabe que el día de mañana no se imprima, con el favor de Dios? DON DIEGO.- Sí, pues ya se ve. Todo se imprime. DOÑA IRENE.- Lo cierto es que el autor, que es sobrino de mi hermano político el canónigo de Castrojeriz, no la deja de la mano; y a la hora de ésta lleva ya escritos nueve tomos en folio, que comprenden los nueve años primeros de la vida del santo obispo. DON DIEGO.- ¿Conque para cada año un tomo? DOÑA IRENE.- Sí señor; ese plan se ha propuesto. DON DIEGO.- ¿Y de qué edad murió el venerable? DOÑA IRENE.- De ochenta y dos años, tres meses y catorce días. DOÑA FRANCISCA.- ¿Me voy, mamá? DOÑA IRENE.- Anda, vete. ¡Válgate Dios, qué prisa tienes!

Página 122

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

DOÑA FRANCISCA.- ¿Quiere usted (Se levanta, y después de hacer una graciosa cortesía a DON DIEGO, da un beso a DOÑA IRENE y se va al cuarto de ésta.) que le haga una cortesía a la francesa, señor Don Diego? DON DIEGO.- Sí, hija mía. A ver. DOÑA FRANCISCA.- Mire usted, así. DON DIEGO.- ¡Graciosa niña! ¡Viva la Paquita, viva! DOÑA FRANCISCA.- Para usted una cortesía, y para mi mamá un beso.
Escena IV

DOÑA IRENE.- Es muy gitana, y muy mona, mucho. DON DIEGO.- Tiene un donaire natural que arrebata. DOÑA IRENE.- ¿Qué quiere usted? Criada sin artificio ni embelecos de mundo, contenta de verse otra vez al lado de su madre, y mucho más de considerar tan inmediata su colocación, no es maravilla que cuanto hace y dice sea una gracia, y máxime a los ojos de usted, que tanto se ha empeñado en favorecerla. DON DIEGO.- Quisiera sólo que se explicase libremente acerca de nuestra proyectada unión, y... DOÑA IRENE.- Oiría usted lo mismo que le he dicho ya. DON DIEGO.- Sí, no lo dudo; pero el saber que la merezco alguna inclinación, oyéndoselo decir con aquella boquilla tan graciosa que tiene, sería para mí una satisfacción imponderable. DOÑA IRENE.- No tenga usted sobre ese particular la más leve desconfianza; pero hágase usted cargo de que a una niña no la es lícito decir con ingenuidad lo que siente. Mal parecería, señor Don Diego, que una doncella de vergüenza y criada como Dios manda, se atreviese a decirle a un hombre: yo le quiero a usted. DON DIEGO.- Bien; si fuese un hombre a quien hallara por casualidad en la calle y le espetara ese favor de buenas a primeras, cierto que la doncella haría muy mal; pero a un hombre con quien ha de casarse dentro de pocos días, ya pudiera decirle alguna cosa que... Además, que hay ciertos modos de explicarse... DOÑA IRENE.- Conmigo usa de más franqueza. A cada instante hablamos de usted, y en todo manifiesta el particular cariño que a usted le tiene... ¡Con qué juicio hablaba ayer noche, después que usted se fue a recoger! No sé lo que hubiera dado porque hubiese podido oírla. DON DIEGO.- ¿Y qué? ¿Hablaba de mí? DOÑA IRENE.- Y qué bien piensa acerca de lo preferible que es para una criatura de sus años un marido de cierta edad, experimentado, maduro y de conducta... DON DIEGO.- ¡Calle! ¿Eso decía? DOÑA IRENE.- No; esto se lo decía yo, y me escuchaba con una atención como si fuera una mujer de cuarenta años, lo mismo... ¡Buenas cosas la dije! Y ella, que tiene mucha penetración, aunque me esté mal el decirlo... ¿Pues no da lástima, señor, el ver cómo se hacen los matrimonios hoy en el día? Casan a una muchacha de quince años con un arrapiezo de dieciocho, a una de diecisiete con otro de veintidós: ella niña, sin juicio ni experiencia, y él niño también, sin asomo de cordura ni conocimiento de lo que es mundo. Pues, señor (que es lo que yo digo), ¿quién ha de gobernar la casa? ¿Quién ha de mandar a los criados? ¿Quién ha de enseñar y corregir a los hijos? Porque sucede también que estos atolondrados de chicos suelen plagarse de criaturas en un instante, que da compasión. DON DIEGO.- Cierto que es un dolor el ver rodeados de hijos a muchos que carecen del talento, de la experiencia y de la virtud que son necesarias para dirigir su educación. DOÑA IRENE.- Lo que sé decirle a usted es que aún no había cumplido los diecinueve años cuando me casé de primeras nupcias con mi difunto Don Epifanio, que esté en el cielo. Y era un hombre que, mejorando lo presente, no es posible hallarle de más respeto, más

Página 123

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

caballeresco... Y, al mismo tiempo, más divertido y decidor. Pues, para servir a usted, ya tenía los cincuenta y seis, muy largos de talle, cuando se casó conmigo. DON DIEGO.- Buena edad... No era un niño pero... DOÑA IRENE.- Pues a eso voy... Ni a mí podía convenirme en aquel entonces un boquirrubio con los cascos a la jineta... No señor... Y no es decir tampoco que estuviese achacoso ni quebrantado de salud, nada de eso. Sanito estaba, gracias a Dios, como una manzana; ni en su vida conoció otro mal, sino una especie de alferecía que le amagaba de cuando en cuando. Pero luego que nos casamos, dio en darle tan a menudo y tan de recio, que a los siete meses me hallé viuda y encinta de una criatura que nació después, y al cabo y al fin se me murió de alfombrilla. DON DIEGO.- ¡Oiga!... Mire usted si dejó sucesión el bueno de Don Epifanio. DOÑA IRENE.- Sí, señor; ¿pues por qué no? DON DIEGO.- Lo digo porque luego saltan con... Bien que si uno hubiera de hacer caso... ¿Y fue niño, o niña? DOÑA IRENE.- Un niño muy hermoso. Como una plata era el angelito. DON DIEGO.- Cierto que es consuelo tener, así, una criatura y... DOÑA IRENE.- ¡Ay, señor! Dan malos ratos, pero ¿qué importa? Es mucho gusto, mucho. DON DIEGO.- Ya lo creo. DOÑA IRENE.- Sí señor. DON DIEGO.- Ya se ve que será una delicia y... DOÑA IRENE.- ¿Pues no ha de ser? DON DIEGO.- ... un embeleso el verlos juguetear y reír, y acariciarlos, y merecer sus fiestecillas inocentes. DOÑA IRENE.- ¡Hijos de mi vida! Veintidós he tenido en los tres matrimonios que llevo hasta ahora, de los cuales sólo esta niña me ha venido a quedar; pero le aseguro a usted que...
Escena V

SIMÓN.- (Sale por la puerta del foro.) Señor, el mayoral está esperando. DON DIEGO.- Dile que voy allá... ¡Ah! Tráeme primero el sombrero y el bastón, que quisiera dar una vuelta por el campo. (Entra SIMÓN al cuarto de DON DIEGO, saca un sombrero y un bastón, se los da a su amo, y al fin de la escena se va con él por la puerta del foro.) Conque ¿supongo que mañana tempranito saldremos? DOÑA IRENE.- No hay dificultad. A la hora que a usted le parezca. DON DIEGO.- A eso de las seis. ¿Eh? DOÑA IRENE.- Muy bien. DON DIEGO.- El sol nos da de espaldas... Le diré que venga una media hora antes. DOÑA IRENE.- Sí, que hay mil chismes que acomodar.
Escena VI

DOÑA IRENE.- ¡Válgame Dios! Ahora que me acuerdo... ¡Rita!... Me le habrán dejado morir. ¡Rita! RITA.- Señora. (Saca debajo del brazo almohadas y sábanas.) DOÑA IRENE.- ¿Qué has hecho del tordo? ¿Le diste de comer? RITA.- Sí, señora. Más ha comido que un avestruz. Ahí le puse en la ventana del pasillo. DOÑA IRENE.- ¿Hiciste las camas? RITA.- La de usted ya está. Voy a hacer esotras antes que anochezca, porque si no, como no hay más alumbrado que el del candil, y no tiene garabato, me veo perdida. DOÑA IRENE.- Y aquella chica, ¿qué hace? RITA.- Está desmenuzando un bizcocho para dar de cenar a Don Periquito. DOÑA IRENE.- ¡Qué pereza tengo de escribir! (Se levanta y se entra en su cuarto.) Pero es preciso, que estará con mucho cuidado la pobre Circuncisión.

Página 124

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

RITA.-

¡Qué chapucerías! No ha dos horas, como quien dice, que salimos de allá, y ya empiezan a ir y venir correos. ¡Qué poco me gustan a mí las mujeres gazmoñas y zalameras! (Éntrase en el cuarto de DOÑA FRANCISCA.)
Escena VII

CALAMOCHA.- (Sale por la puerta del foro con unas maletas, botas y látigos. Lo deja todo sobre la mesa y se sienta.) ¿Conque ha de ser el número tres? Vaya en gracia... Ya, ya conozco el tal número tres. Colección de bichos más abundantes no la tiene el Gabinete de Historia Natural... Miedo me da de entrar... ¡Ay! ¡ay!... ¡Y qué agujetas! Estas sí que son agujetas... Paciencia, pobre Calamocha; paciencia... Y gracias a que los caballitos dijeron: no podemos más; que si no, por esta vez no veía yo el número tres, ni las plagas de Faraón que tiene dentro... En fin, como los animales amanezcan vivos, no será poco... Reventados están... (Canta RITA desde adentro. CALAMOCHA se levanta desperezándose.) ¡Oiga!... ¿Seguidillitas?... Y no canta mal... Vaya, aventura tenemos... ¡Ay, qué desvencijado estoy!
Escena VIII

RITA.- Mejor es cerrar, no sea que nos alivien de ropa, y... (Forcejeando para echar la llave.) Pues cierto que está bien acondicionada la llave. CALAMOCHA.- ¿Gusta usted de que eche una mano, mi vida? RITA.- Gracias, mi alma. CALAMOCHA.- ¡Calle!... ¡Rita! RITA.- ¡Calamocha! CALAMOCHA.- ¿Qué hallazgo es éste? RITA.- ¿Y tu amo? CALAMOCHA.- Los dos acabamos de llegar. RITA.- ¿De veras? CALAMOCHA.- No, que es chanza. Apenas recibió la carta de Doña Paquita, yo no sé adónde fue, ni con quién habló, ni cómo lo dispuso; sólo sé decirte que aquella tarde salimos de Zaragoza. Hemos venido como dos centellas por ese camino. Llegamos esta mañana a Guadalajara, y a las primeras diligencias nos hallamos con que los pájaros volaron ya. A caballo otra vez, y vuelta a correr y a sudar y a dar chasquidos... En suma, molidos los rocines, y nosotros a medio moler, hemos parado aquí con ánimo de salir mañana... Mi teniente se ha ido al Colegio Mayor a ver a un amigo, mientras se dispone algo que cenar... Esta es la historia. RITA.- ¿Con que le tenemos aquí? CALAMOCHA.- Y enamorado más que nunca, celoso, amenazando vidas... Aventurado a quitar el hipo a cuantos le disputen la posesión de su Currita idolatrada. RITA.- ¿Qué dices? CALAMOCHA.- Ni más ni menos. RITA.- ¡Qué gusto me das!... Ahora sí se conoce que la tiene amor. CALAMOCHA.- ¿Amor?... ¡Friolera!... El moro Gazul fue para con él un pelele, Medoro un zascandil y Gaiferos un chiquillo de la doctrina. RITA.- ¡Ay, cuando la señorita lo sepa! CALAMOCHA.- Pero acabemos. ¿Cómo te hallo aquí? ¿Con quién estás? ¿Cuándo llegaste? Qué... RITA.- Yo te lo diré. La madre de Doña Paquita dio en escribir cartas y más cartas, diciendo que tenía concertado su casamiento en Madrid con un caballero rico, honrado, bien quisto, en suma, cabal y perfecto, que no había más que apetecer. Acosada la señorita con tales propuestas, y angustiada incesantemente con los sermones de aquella bendita monja, se vio en la necesidad de responder que estaba pronta a todo lo que la mandasen... Pero no te puedo ponderar cuánto lloró la pobrecita, qué afligida estuvo. Ni

Página 125

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

quería comer, ni podía dormir... Y al mismo tiempo era preciso disimular, para que su tía no sospechara la verdad del caso. Ello es que cuando, pasado el primer susto, hubo lugar de discurrir escapatorias y arbitrios, no hallamos otro que el de avisar a tu amo, esperando que si era su cariño tan verdadero y de buena ley como nos había ponderado, no consentiría que su pobre Paquita pasara a manos de un desconocido, y se perdiesen para siempre tantas caricias, tantas lágrimas y tantos suspiros estrellados en las tapias del corral. A pocos días de haberle escrito, cata el coche de colleras y el mayoral Gasparet con sus medias azules, y la madre y el novio que vienen por ella; recogimos a toda prisa nuestros meriñaques, se atan los cofres, nos despedimos de aquellas buenas mujeres, y en dos latigazos llegamos antes de ayer a Alcalá. La detención ha sido para que la señorita visite a otra tía monja que tiene aquí, tan arrugada y tan sorda como la que dejamos allá. Ya la ha visto, ya la han besado bastante una por una todas las religiosas, y creo que mañana temprano saldremos. Por esta casualidad nos... CALAMOCHA.- Sí. No digas más... Pero... ¿Conque el novio está en la posada? RITA.- Ése es su cuarto (Señalando el cuarto de DON DIEGO, el de DOÑA IRENE y el de DOÑA FRANCISCA.) , éste el de la madre y aquél el nuestro. CALAMOCHA.- ¿Cómo nuestro? ¿Tuyo y mío? RITA.- No, por cierto. Aquí dormiremos esta noche la señorita y yo; porque ayer, metidas las tres en ese de enfrente, ni cabíamos de pie, ni pudimos dormir un instante, ni respirar siquiera. CALAMOCHA.- Bien. Adiós. (Recoge los trastos que puso sobre la mesa en ademán de irse.) RITA.- Y, ¿adónde? CALAMOCHA.- Yo me entiendo... Pero, el novio, ¿trae consigo criados, amigos o deudos que le quiten la primera zambullida que le amenaza? RITA.- Un criado viene con él. CALAMOCHA.- ¡Poca cosa!... Mira, dile en caridad que se disponga, porque está en peligro. Adiós. RITA.- ¿Y volverás presto? CALAMOCHA.- Se supone. Estas cosas piden diligencia y, aunque apenas puedo moverme, es necesario que mi teniente deje la visita y venga a cuidar de su hacienda, disponer el entierro de ese hombre, y... ¿Conque ése es nuestro cuarto, eh? RITA.- Sí. De la señorita y mío. CALAMOCHA.- ¡Bribona! RITA.- ¡Botarate! Adiós. CALAMOCHA.- Adiós, aborrecida. (Éntrase con los trastos en el cuarto de DON CARLOS.)
Escena IX

RITA.-

¡Qué malo es!... Pero... ¡Válgame Dios! ¡Don Félix aquí!... Sí, la quiere, bien se conoce... (Sale CALAMOCHA del cuarto de DON CARLOS, y se va por la puerta del foro.) ¡Oh! Por más que digan, los hay muy finos; y entonces, ¿qué ha de hacer una?... Quererlos; no tiene remedio, quererlos... Pero ¿qué dirá la señorita cuando le vea, que está ciega por él? ¡Pobrecita! ¿Pues no sería una lástima que...? Ella es. (Sale DOÑA FRANCISCA.) DOÑA FRANCISCA.- ¡Ay, Rita! RITA.- ¿Qué es eso? ¿Ha llorado usted? DOÑA FRANCISCA.- ¿Pues no he de llorar? Si vieras mi madre... Empeñada está en que he de querer mucho a ese hombre... Si ella supiera lo que sabes tú, no me mandaría cosas imposibles... Y que es tan bueno, y que es rico, y que me irá tan bien con él... Se ha enfadado tanto, y me ha llamado picarona, inobediente... ¡Pobre de mí! Porque no miento ni sé fingir, por eso me llaman picarona. RITA.- Señorita, por Dios, no se aflija usted. DOÑA FRANCISCA.- Ya, como tú no lo has oído... Y dice que Don Diego se queja de que yo no le digo nada... Harto le digo, y bien he procurado hasta ahora mostrarme delante de

Página 126

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

él, que no lo estoy por cierto, y reírme y hablar niñerías... Y todo por dar gusto a mi madre, que si no... Pero bien sabe la Virgen que no me sale del corazón. (Se va oscureciendo lentamente el teatro.) RITA.- Vaya, vamos, que no hay motivo todavía para tanta angustia... ¿Quién sabe?... ¿No se acuerda usted ya de aquel día de asueto que tuvimos el año pasado en la casa de campo del intendente? DOÑA FRANCISCA.- ¡Ay! ¿Cómo puedo olvidarlo?... Pero ¿qué me vas a contar? RITA.- Quiero decir que aquel caballero que vimos allí con aquella cruz verde, tan galán, tan fino... DOÑA FRANCISCA.- ¡Qué rodeos!... Don Félix. ¿Y qué? RITA.- Que nos fue acompañando hasta la ciudad... DOÑA FRANCISCA.- Y bien... Y luego volvió, y le vi, por mi desgracia, muchas veces... Mal aconsejada de ti. RITA.- ¿Por qué, señora?... ¿A quién dimos escándalo? Hasta ahora nadie lo ha sospechado en el convento. Él no entró jamás por las puertas, y cuando de noche hablaba con usted, mediaba entre los dos una distancia tan grande, que usted la maldijo no pocas veces... Pero esto no es el caso. Lo que voy a decir es que un amante como aquél no es posible que se olvide tan presto de su querida Paquita... Mire usted que todo cuanto hemos leído a hurtadillas en las novelas no equivale a lo que hemos visto en él... ¿Se acuerda usted de aquellas tres palmadas que se oían entre once y doce de la noche, de aquella sonora punteada con tanta delicadeza y expresión? DOÑA FRANCISCA.- ¡Ay, Rita! Sí, de todo me acuerdo, y mientras viva conservaré la memoria... Pero está ausente... y entretenido acaso con nuevos amores. RITA.- Eso no lo puedo yo creer. DOÑA FRANCISCA.- Es hombre, al fin, y todos ellos... RITA.- ¡Qué bobería! Desengáñese usted, señorita. Con los hombres y las mujeres sucede lo mismo que con los melones de Añover. Hay de todo; la dificultad está en saber escogerlos. El que se lleve chasco en la elección, quéjese de su mala suerte, pero no desacredite la mercancía... Hay hombres muy embusteros, muy picarones; pero no es creíble que lo sea el que ha dado pruebas tan repetidas de perseverancia y amor. Tres meses duró el terrero y la conversación a oscuras, y en todo aquel tiempo, bien sabe usted que no vimos en él una acción descompuesta, ni oímos de su boca una palabra indecente ni atrevida. DOÑA FRANCISCA.- Es verdad. Por eso le quise tanto, por eso le tengo tan fijo aquí... aquí... (Señalando el pecho.) ¿Qué habrá dicho al ver la carta?... ¡Oh! Yo bien sé lo que habrá dicho...: ¡Válgate Dios! ¡Es lástima! Cierto. ¡Pobre Paquita!... Y se acabó... No habrá dicho más... Nada más. RITA.- No, señora; no ha dicho eso. DOÑA FRANCISCA.- ¿Qué sabes tú? RITA.- Bien lo sé. Apenas haya leído la carta se habrá puesto en camino y vendrá volando a consolar a su amiga... Pero... (Acercándose a la puerta del cuarto de DOÑA IRENE.) DOÑA FRANCISCA.- ¿Adónde vas? RITA.- Quiero ver si... DOÑA FRANCISCA.- Está escribiendo. RITA.- Pues ya presto habrá de dejarlo, que empieza a anochecer... Señorita, lo que la he dicho a usted es la verdad pura. Don Félix está ya en Alcalá. DOÑA FRANCISCA.- ¿Qué dices? No me engañes. RITA.- Aquél es su cuarto... Calamocha acaba de hablar conmigo. DOÑA FRANCISCA.- ¿De veras? RITA.- Sí, señora... Y le ha ido a buscar para... DOÑA FRANCISCA.- ¿Conque me quiere?... ¡Ay, Rita! Mira tú si hicimos bien de avisarle... Pero ¿ves qué fineza?... ¿Si vendrá bueno? ¡Correr tantas leguas sólo por verme... porque yo se lo mando!... ¡Qué agradecida le debo estar!... ¡Oh!, yo le prometo que no se quejará de mí. Para siempre agradecimiento y amor.

Página 127

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

RITA.- Voy a traer luces. Procuraré detenerme por allá abajo hasta que vuelvan... Veré lo que dice y qué piensa hacer, porque hallándonos todos aquí, pudiera haber una de Satanás entre la madre, la hija, el novio y el amante; y si no ensayamos bien esta contradanza, nos hemos de perder en ella. DOÑA FRANCISCA.- Dices bien... Pero no; él tiene resolución y talento, y sabrá determinar lo más conveniente... Y ¿cómo has de avisarme?... Mira que así que llegue le quiero ver. RITA.- No hay que dar cuidado. Yo le traeré por acá, y en dándome aquella tosecilla seca... ¿Me entiende usted? DOÑA FRANCISCA.- Sí, bien. RITA.- Pues entonces no hay más que salir con cualquier excusa. Yo me quedaré con la señora mayor; la hablaré de todos sus maridos y de sus concuñados, y del obispo que murió en el mar... Además, que si está allí Don Diego... DOÑA FRANCISCA.- Bien, anda; y así que llegue... RITA.- Al instante. DOÑA FRANCISCA.- Que no se te olvide toser. RITA.- No haya miedo. DOÑA FRANCISCA.- ¡Si vieras qué consolada estoy! RITA.- Sin que usted lo jure lo creo. DOÑA FRANCISCA.- ¿Te acuerdas, cuando me decía que era imposible apartarme de su memoria, que no habría peligros que le detuvieran, ni dificultades que no atropellara por mí? RITA.- Sí, bien me acuerdo. DOÑA FRANCISCA.- ¡Ah!... Pues mira cómo me dijo la verdad. (DOÑA FRANCISCA se va al cuarto de DOÑA IRENE; RITA, por la puerta del foro.)

Página 128

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

Diego de Torres Villarroel
MICROBIOGRAFÍA
Nace en Salamanca en 1693. Hijo del librero Pedro de Torres, tiene diecisiete hermanos. Su carácter inquieto le vale el sobrenombre de “piel del diablo”. A los quince años obtiene una beca para el Colegio Trilingüe donde pasa cinco años más pendiente de lecturas de obras de entretenimiento que de sus estudios. Se marcha a Portugal donde vive en compañía de un ermitaño en Tras os Montes, se alista como soldado en Oporto, trabaja como danzarín y curandero en Coimbra y como torero en Lisboa. Descubre que le gustan las matemáticas y llega a estudiarlas detenidamente. Regresa a Salamanca y se ordena diácono en 1715, aunque no llega a se hace sacerdote hasta 1745. Condenado a seis meses de prisión por los contenidos de algunas de sus sátiras, pasa cuatro de ellos en el Convento de San Esteban con los más estudiosos dominicos. Es llevado al palacio de la condesa de Arcos, en Madrid, para ahuyentar a los fantasmas que invaden la casa. Se dedica a la confección de almanaques en los que predice la muerte de Luis I, lo que le otorga fama de astrólogo. Oposita a la plaza de Matemáticas de la Universidad de Salamanca a la que accede en 1726. Es desterrado en 1732, junto a su amigo Juan de Salazar, por un incidente violento con un clérigo. Perdonado gracias a la insistencia de sus familiares, se reintegra a la tarea docente. Fallece en Salamanca en 1770. Su obra más significativa es La vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del Doctor don Diego de Torres Villarroel, de carácter autobiográfico, publicada en 1743, calificada como ―novela picaresca sin maldad que mancille la honra del héroe‖. Otras obras son sus Pronósticos, que firma como ―El Gran Piscador de Salamanca‖, los cuadros costumbristas contenidos en los Sueños morales y el Ermitaño y Torres. Como poeta es serio y jocoso a la vez, populachero y, al mismo tiempo, elegante. Situada en una corriente tradicional, la sátira del afrancesamiento ocupa un lugar preferente. Su producción se compone de sonetos contra la inestabilidad de los bienes de fortuna, Ciencia de los cortesanos de este mundo, La casa del gran señor…, autobiográficos, A Filis, o religiosos.

TEXTO

La vida, ascendencia, nacimiento, crianza y aventuras del Doctor…
FRAGMENTO
NACIMIENTO, CRIANZA Y ESCUELA DE DON DIEGO DE TORRES Y SUCESOS HASTA LOS PRIMEROS DIEZ AÑOS DE SU VIDA, QUE ES EL PRIMER TROZO DE SU VULGARÍSIMA
HISTORIA

Yo nací entre las cortaduras del papel y los rollos del pergamino en una casa breve del barrio de los libreros de la ciudad de Salamanca, y renací por la misericordia de Dios en el sagrado bautismo en la parroquia de San Isidoro y San Pelayo, en donde consta este carácter, que es toda mi vanidad, mi consuelo y mi esperanza. La retahíla del abolorio, que dejamos atrás, está bautizada también en las iglesias de esta ciudad, unos en San Martín, otros en San Cristóbal y otros en la iglesia catedral, menos los dos hermanos, Roque y Francisco, que son los que trasplantaron la casta. Los Villarroeles, que es la derivación de mi madre, también tiene de trescientos años a esta parte asentada su raza en esta ciudad, y en los libros de bautizados, muertos y casados, se encontrarán sus nombres y ejercicios.

Página 129

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Críeme, como todos los niños, con teta y moco, lágrimas y caca, besos y papilla. No tuvo mi madre, en mi preñado ni en mi nacimiento, antojos, revelaciones, sueños ni señales de que yo había de ser astrólogo o sastre, santo o diablo. Pasó sus meses sin los asombros o las pataratas que nos cuentan de otros nacidos, y yo salí del mismo modo, naturalmente, sin más testimonios, más pronósticos ni más señales y significaciones que las comunes porquerías en que todos nacemos arrebujados y sumidos. Ensuciando pañales, faldas y talegos, llorando a chorros, gimiendo a pausas, hecho el hazmerreír de las viejas de la vecindad y el embelesamiento de mis padres, fui pasando, hasta que llegó el tiempo de la escuela y los sabañones. Mi madre cuenta todavía algunas niñadas de aquel tiempo: si dije este despropósito o la otra gracia, si tiré piedras, si embadurné el vaquero, el papa, caca y las demás sencilleces que refieren todas las madres de sus hijos; pero siendo en ellas amor disculpable, prueba de memoria y vejez referirlas, en mí será necedad y molestia declararlas. Quedemos en que fui, como todos los niños del mundo, puerco y llorón, a ratos gracioso y a veces terrible, y están dichas todas las travesuras, donaires y gracias de mi niñez. A los cinco años me pusieron mis padres la cartilla en la mano, y, con ella, me clavaron en el corazón el miedo al maestro, el horror a la escuela, el susto continuado a los azotes y las demás angustias que la buena crianza tiene establecidas contra los inocentes muchachos. Pagué con las nalgas el saber leer, y con muchos sopapos y palmetas el saber escribir; y en este Argel estuve hasta los diez años, habiendo padecido cinco en el cautiverio de Pedro Rico, que así se llamaba el cómitre que me retuvo en su galera. Ni los halagos del maestro, ni las amenazas, ni los castigos, ni la costumbre de ir y volver de la escuela, pudieron engendrar en mi espíritu la más leve afición a las letras y las planas. No nacía este rebelión de aquel común alivio que sienten los muchachos con el ocio, la libertad y el esparcimiento, sino de un natural horror a estos trastos, de un apetito propio a otras niñerías más ocasionadas y más dulces a los primeros años. El trompo, el reguilete y la matraca eran los ídolos y los deleites de mi puerilidad; cuanto más crecía el cuerpo y el uso de la razón, más aborrecía este linaje de trabajo. Aseguro que, habiendo sido mi nacimiento, mi crianza y toda la ocupación de mi vida entre los libros, jamás tomé alguno en la mano, deseoso del entretenimiento y la enseñanza que me podían comunicar sus hojas. El miedo al ocio, la necesidad y la obediencia a mis padres, me metieron en el estudio, y, sin saber lo que me sucedía, me hallé en el gremio de los escolares, rodeado del vade y la sotana. Cuando niño, la ignorancia me apartó de la comunicación de las lecciones; cuando mozo, los paseos y las altanerías no me dejaron pensar en sus utilidades; y cuando me sentí barbado, me desconsoló mucho la variedad de sentimientos, la turbulencia de opiniones y la consideración de los fines de sus autores. A los libros ancianos aun les conservaba algún respeto; pero después que vi que los libros se forjaban en unas cabezas tan achacosas como la mía, acabaron de poseer mi espíritu el desengaño y el aborrecimiento. Los libros gordos, los magros, los chicos y los grandes, son unas alhajas que entretienen y sirven en el comercio de los hombres. El que los cree, vive dichoso y entretenido; el que los trata mucho, está muy cerca de ser loco; el que no los usa, es del todo necio. Todos están hechos por hombres, y, precisamente, han de ser defectuosos y obscuros como el hombre. Unos los hacen por vanidad, otros por codicia, otros por la solicitud de los aplausos, y es rarísimo el que para el bien público se escribe. Yo soy autor de doce libros, y todos los he escrito con el ansia de ganar dinero para mantenerme. Esto nadie lo quiere confesar; pero atisbemos a todos los hipócritas, melancólicos embusteros, que suelen decir en sus prólogos que por el servicio de Dios, el bien del prójimo y redención de las almas, dan a luz aquella obra, y se hallará que ninguno nos la da de balde, y que empieza el petardo desde la dedicatoria, y que se espiritan de coraje contra los que no se la alaban e introducen. Muchos libros hay buenos, muchos malos e infinitos inútiles. Los buenos son los que dirigen las almas a la salvación, por medio de los preceptos de enfrenar nuestros vicios y pasiones; los malos son los que se llevan el tiempo sin la enseñanza ni los avisos de esta utilidad; y los inútiles son los más de todas las que se llaman facultades. Para instruirse en el

Página 130

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

idioma de la Medicina y comer sus aforismos, basta un curso cualquiera, y pasan de doce mil los que hay impresos sin más novedad que repetirse, trasladarse y maldecirse los unos a los otros; y lo mismo sucede entre los oficiales y maestros que parlan y practican las demás ciencias. Yo confieso que para mí perdieron el crédito y la estimación los libros, después que vi que se vendían y apreciaban los míos, siendo hechuras de un hombre loco, absolutamente ignorante y relleno de desvaríos y extrañas inquietudes. La lástima es, y la verdad, que hay muchos autores tan parecidos a mí, que sólo se diferencian del semblante de mis locuras en un poco de moderación afectada; pero en cuanto a necios, vanos y defectuosos, no nos quitamos pinta. Finalmente, la natural ojeriza, el desengaño ajeno y el conocimiento propio, me tienen días ha desocupado y fugitivo de su conversación, de modo que no había cumplido los treinta y cuatro años de mi edad, cuando derrenegué de todos sus cuerpos; y, una mañana que amaneció con más furia en mi celebro esta especie de delirio, repartí entre mis amigos y contrarios mi corta librería, y sólo dejé sobre la mesa y sobre un sillón que está a la cabecera de mi cama, la tercera parte de Santo Tomás, Kempis, el padre Croset, Don Francisco de Quevedo y tal cual devocionario de los que aprovechan para la felicidad de toda la vida y me pueden servir en la ventura de la última hora.» En los últimos años de la escuela, cuando estaba yo aprendiendo las formaciones y valor de los guarismos, empezaron a hervir a borbotones las travesuras del temperamento y de la sangre. Hice algunas picardigüelas, reparables en aquella corta edad. Fueron todas nacidas de falta de amor a mis iguales, y de temor y respeto a mis mayores. Creo que en estas osadías no tuvieron toda la culpa la simplicidad, la destemplanza de los humores ni la natural inquietud de la niñez; tuvo la principal acción, en mis revoltosas travesuras, la necedad de un bárbaro oficial de un tejedor, vecino a la casa de mis padres, porque este bruto (era gallego) dio en decirme que yo era el más guapo y el más valiente entre todos los niños de la barriada, y me ponía en la ocasión de reñir con todos, y aun me llevaba a pelear a otras parroquias. Azuzábame, como a los perros, contra los otros muchachos, ya iguales, ya mayores y jamás pequeños; y lo que logró este salvaje fue llenarme de chichones la cabeza, andar puerco y roto, y con una mala inclinación pegada a mi genio; de modo que, ya sin su ayuda, me salía a repartir y a recoger puñadas y mojicones sin causa, sin cólera y sin más destino que ejercitar las malditas lecciones que me dio su brutal entretenimiento. Esta inculpable descompostura puso a mis padres en algún cuidado, y a mí en un trabajo riguroso, porque así su obligación, como el cariño de los parientes y los vecinos que amaban antes mis sencilleces, procuraron sosegar mis malas mañas con las oportunas advertencias de muchos sopapos y azotes, que, añadidos a los que yo me ganaba en las pendencias, componían una pesadumbre ya casi insufrible a mis tiernos y débiles lomos. Esta aspereza y la mudanza del salvaje del tejedor, que se fue a su país, y sobre todo la vergüenza que me producía el mote de piel del diablo, con que ya me vejaban todos los parroquianos y vecinos, moderaron del todo mis travesuras, y volví, sin especial sentimiento, a juntarme con mi inocente apacibilidad. Salí de la escuela, leyendo sin saber lo que leía, formando caracteres claros y gordos, pero sin forma ni hermosura, instruido en las cinco reglillas de sumar, restar, multiplicar, partir y medio partir, y, finalmente, bien alicionado en la doctrina cristiana, porque repetía todo el catecismo sin errar letra, que es cuanto se le puede agradecer a un muchacho, y cuanto se le puede pedir a una edad en la que sólo la memoria tiene más discernimiento y más ocasiones que las demás potencias. Con estos principios, y ya enmendado de mis travesurillas, pasé a los generales de la gramática latina en el colegio de Trilingüe, en donde empecé a trompicar nominativos y verbos con más miedo que aplicación. Los provechos, los daños, los sentimientos y las fortunas que me siguieron en este tiempo, los diré en el segundo trozo de mi vida, pues aquí acabaron mis diez años primeros, sin haber padecido en esta estación más incomodidades que las que son comunes a todos los muchachos.

Página 131

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Salí, gracias a Dios, de las viruelas, el sarampión, las postillas y otras plagas de la edad, sin lesión reprehensible en mis miembros. Entré crecido, fuerte, robusto, gordo y felizmente sano en la nueva fatiga, la que seguí y finalicé como verá el que quiera leer u oír.

TEXTO

La casa de un gran señor
SONETO Un rodrigón que siempre está en pelea con la de pajes lamerona junta, un pobre mayordomo que se unta y un contador maldito que lardea; una señora a quien el ocio asea, y otras que siempre están de blanco en punta; una dueña arrugada y cejijunta, que rellena de chismes la asamblea; un comprador que riñe, roba y miente, un cocinero de la misma masa, gran chusma de libreas insolente; envidia mucha, adulación sin tasa, y el gran señor, que sirve solamente de testigo del vicio de su casa.

TEXTO

El sumo poder de los ojos de Filis
SONETO Ente chismoso, fábula, quimera, Diosecillo infernal, Diablo cojuelo, yo por ti ni un suspiro, ni un desvelo, el Diablo me llevara si tal diera. Si Filis con sus ojos o viniera, guardándote a mi rabia, Picaruelo, cuando tu Arpón, o tu Carcaj, o Anzuelo, de haberme herido blasonar pudiera. Si quieres ver al libre ceño mío burlar el fuerte impulso de sus botes, sin Filis, ven conmigo a desafío. Que sin más que mirarme a los bigotes arañado saldrás de mi albedrío y te daré muchísimos azotes.

Página 132

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El autor y su obra

José Francisco de Isla y Roig (Padre Isla)
MICROBIOGRAFÍA
El padre Isla nace en Vidanes, León, en 1703. De familia acomodada al servicio de los condes de Altamira, destaca desde niño por su talento e ingenio. A los doce años hace el bachillerato en leyes y a los dieciséis entra en los Jesuitas de Villagarcía de Campos. Estudia teología en Salamanca, donde escribe La juventud triunfante, y actúa como profesor en Segovia, Santiago y Pamplona. Realiza numerosas traducciones y publica en 1746 El día grande de Navarra. Adquiere por entonces gran fama de orador. Propuesto como confesor de la reina doña Bárbara de Braganza, Isla rechaza el puesto por considerarse indigno de él. Cumplidos los cincuenta años se retira a Pontevedra donde le sorprende la orden de expulsión de los jesuitas de 1767. A pesar de sus achaques quiere correr la misma suerte que sus hermanos y después de varias vicisitudes termina en Bolonia, donde muere en 1781. El padre Isla pertenece al grupo de escritores que consagran la mayor parte de su obra al perfeccionamiento moral y espiritual de sus compatriotas. Tiene especial interés en criticar el estado de postración al que ha llegado la oratoria religiosa. Para intentar sacarla de allí viene su obra máxima Fray Gerundio de Campaza con dos ediciones de éxito clamoroso: 1758 y 1770. Otro de sus méritos, que ha despertado no poca polémica en el mundo de la crítica literaria, es su traducción de Gil Blas de Santillana, de Alano Renato Lesage, obra final del género picaresco.

TEXTO

Fray Gerundio de Campaza
FRAGMENTO Capítulo VIII Sale Gerundio de la escuela del dómine, hecho un horroroso latino

Después de haberse echado el preceptor a sí mismo tan terrible maldición que, si por nuestros pecados le hubiera comprehendido, quedaría la latinidad preceptoril defraudada de uno de sus más ridículos ornamentos, pasaba a instruir a sus discípulos de las buenas partes de que se compone un libro latino. -Después del título del libro -los decía-, se siguen los títulos o los dictados del autor; y así como la estruendosa, magnífica e intrincada retumbancia del título excita naturalmente la curiosidad de los lectores, así los dictados, títulos y empleos del autor dan desde luego a conocer a todo el mundo el mérito de la obra. Porque claro está que viendo un libro compuesto por un maestro de teología, un catedrático de prima, y más si es del gremio y claustro de alguna universidad, por un abad, por un prior, por un definidor; pues, ¿qué, si se le añade un ex a muchos de sus dictados, como ex definidor, ex provincial, etc., y se le junta que es teólogo de la Nunciatura, de la Junta de la Concepción, consultor de la Suprema, predicador de su Majestad de los del número; sobre todo, si en los títulos se leen media docena de protos, con algunos pocos de archis, como protomédico, protofilomatemático, protoquímico, archihistoriógrafo? De contado es una grandísima recomendación de la obra; y cualquiera que tenga el entendimiento bien puesto y el juicio en su lugar, no ha menester más para creer que un autor tan condecorado

Página 133

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

no puede producir cosa que no sea exquisita, y entra a leer el libro con un conceptazo de la sabiduría del autor que le aturrulla. Bien hayan nuestros españoles, y también los alemanes, que en eso dan buen ejemplo a la República de las Letras. Aunque no impriman más que un folleto, sea en latín, sea en romance, un sermoncete, una oracioncilla, y tal vez una mera consulta moral, ponen en el frontis todo lo que son y todo lo que fueron, y aun todo lo que pudieron ser, para que el lector no se equivoque y sepa quién es el sujeto que le habla: que no es menos que un lector jubilado, un secretario general, un visitador, un provincial y uno que estuvo consultado para obispo. Así debe ser; pues sobre lo que esto cede en recomendación de la obra, se adelanta una ventaja que pocos han reflexionado dignamente. Hoy se usan en todas partes Bibliotecas de los escritores de todas las naciones, en que a lo menos es menester expresar la patria, la edad, los empleos y las obras que dio a luz cada escritor de quien se trata. Pues con esta moda de poner el escritor todos sus dictados, y más si tienen cuidado de declarar la patria donde nacieron, como loablemente lo practican muchos por no defraudarla de esa gloria, diciendo: N. N. Generosus Valentinus, Nobilis Cesaraugustanus, clarissimus Cordubensis, et reliqua; ahorran al pobre bibliotequista mucho trabajo, pesquisas y dinero, porque en abriendo cualquiera obra del escritor, halla su vida escrita por él mismo, ante todas cosas. »Y aun por eso, no sólo no condeno, sino que alabo muchísimo a ciertos escritores modernos que, si se ofrece buena ocasión, se dejan caer en alguna obrilla suya la noticia de las demás obras que antes dieron a luz, ya para que allí las encuentre juntas el curioso, y ya para que algún malsín no les prohíje partos que no son suyos, pues por la diversidad del estilo se puede sacar concluyentemente la suposición del hijo espurio. Por este importantísimo motivo se vio precisado a dar individual noticia de todas o casi todas las producciones con que hasta allí había enriquecido a la República Literaria cierto escritor neotérico, culto, terso, aliñado y exactísimo ortográfico hasta la prolijidad y hasta el escrúpulo. Un autor columbino y serpentino, que todo lo juntaba, pues decía él mismo que se llamaba Fr. Columbo Serpiente, dio a luz un papelón, que se intitulaba Derrota de los alanos, contra el doctísimo, el elocuentísimo y el modestísimo maestro Soto Marne; pues no porque el Rey y el Consejo sean de parecer contrario y le hubiesen negado la licencia de escribir o de imprimir contra ese pobre hombre del maestro Feijoo, nos quitan a los demás la libertad de juzgar lo que nos pareciere. Sospechose y díjose en cierta comunidad que el autor del tal derrotado o derrotador papel era Fulano. Ya se ve, ¡qué injuria más atroz que esta sospecha! ¡Ni qué agravio más público que el discurso de cuatro amigos en la celda de un convento! Monta en cólera el irritadísimo doctor, enristra la pluma y escribe una carta dirigida a cierto hermano suyo, que era casi lector en aquella comunidad; dala a la estampa y espárcela por España, para que venga a noticia de todos su agravio, que sin duda era grandísimo. Y después de haber tratado a la tal Derrota como merecía, llamándola «derrota de la conciencia i la urbanidad, derrota de la lengua castellana, derrota de la erudición, derrota d'el gracejo, derrota d'el método, derrota de la ortografía, i derrota al fin de todas las derrotas que toman las nobles plumas en el mar de la crítica y de las letras», añade: «Nada hay en ella que pueda llamarse cosa mía. Ni locución, ni frase, ni contextura, ni transiciones, ni el modo de traer las noticias, ni la falta de aliño, ni la impropiedad de las voces, ni la grosería d'el dicterio, ni lo ramplón de unos apodos i la improporción de otros; i para decirlo de una vez, ni aquella falta de aire subtilísimo que da en los escritos a conocer sus auctores, i no lo perciben más que los entendimientos bien abiertos de poros». Que es lo mismo que decir: Hermano, si tus frailes no fueran tan cerrados de poros, o no tuvieran el entendimiento constipado, a mil leguas olerían que no era ni podía ser obra mía esa derrota; porque en todas mis obras la locución es tersa, la frase culta, la contextura natural, las transiciones ni de encaje, el modo de traer las noticias, ni aunque vinieran en silla de manos; las voces propiísimas, los dicterios delicados, los apodos no ramplones, sino con más de cuatro dedos de tacón. Aunque no fuera más que por la ortografía, cualquiera que no estuviese arromadizado podría oler que si fuera cosa mía la Derrota, no permitiría que se imprimiese como se imprimió, aunque supiera quedarme sin borla. ¡Permitir yo que se escribiese la conjunción con la y griega y no con i latina! ¡Tolerar que en mis obras se estampase de el padre, de la agua, de ayer acá, y no con el apóstrofe, que las da tanta sal y tanto chiste, escribiendo d'ayer acá, de l'agua, d'el padre! Vaya, que es falta de criterio y no tener

Página 134

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

olfato para percibir «aquel aire subtilísimo que da en los escritos a conocer sus auctores»; y el que no conociere que mis escritos están llenos de este aire, no vale para podenco; declárole por mastín. »Prueba perentoria de cuanto digo sean mis producciones». Ahora entra lo que antes os decía -continuaba el dómine hablando con sus discípulos- del cuidado que tienen los escritores de mejor nota, no sólo de autorizar sus obras con todos sus dictados, sino de dejarse caer en alguna de ellas la importante noticia de todas las que las han precedido. Y no hablando de las latinas, que a la sazón cuando se escribió dicha carta se sabe que serían como media docena de arengas y otra tanta porción de dedicatorias: «De las españolas en prosa i verso -prosigue nuestro autor- unas guardan clausura en el retiro de mi celda.... otras andan como vergonzantes, embozadas siempre con los retazos de un acertijo, cuyo ribete es un anagrama; otras, en fin, llevan todo el tren de mis nombres i apellidos, campanillas i cascabeles». Y habéis de saber, hijos -interrumpía aquí el socarrón del dómine- que en esto de cascabeles son muchos los que los tienen. «D'este calibre son (esto es, del calibre de los cascabeles) la aprobación que dí a un sermón del padre M..., la que hice al sermón de..., la que está en el libro de las fiestas de..., una oración que pronuncié en el capítulo de mi orden, otra que dije en las exequias de..., el libro de las fiestas de... ¡Y qué sé yo qué más!» Veis aquí una noticia curiosa, individual y menuda de unas obras de grandísima importancia, que cualquiera autor que mañana quiera proseguir la Bibliotheca Hispana de don Nicolás Antonio, las encuentra a mano en esta carta, y por lo menos hasta el año de 1750 sabe puntualmente todas las obras que dio a luz nuestro gravísimo escritor, «con sus nombres, apellidos, campanillas y cascabeles». »Yo bien sé que algunos críticos modernos hacen gran burla de esta moda, tratándola de charlatanería y de titulomanía, con otras voces disonantes y piarum aurium ofensivas, pretendiendo que es una vana ostentación, y muy impertinente, para dar recomendación a la obra; pues dicen que ésta no se hace recomendable por los dictados del autor, sino por lo bien o mal dictada que esté ella. Tráennos el ejemplar de los franceses y de los italianos, que por lo común nunca ponen más que el nombre, el apellido y, a lo más, la profesión del autor, aun en las obras más célebres y de más largo aliento (gústame mucho esta frase), como: Historia romana, por Monsieur Rollin; Mabillon, Benedictino, de la Congregación de San Mauro, De Re Diplomatica; Historia eclesiástica, por el Abad Fleury; Specimen Orientalis Ecclesiae, Authore Joanne Bapt. Salerno, Societatis Jesu. Y aun nos quieren también decir que los títulos, así magníficos como ridículos, que han tomado algunas academias, especialmente de Italia, no son más que una graciosa sátira con que se ríen de los títulos con que salen a la luz pública algunos autores fantasmas, y que por eso unas academias se llaman de los Seráficos, de los Elevados, de los Inflamados, de los Olímpicos, de los Parténicos, de los Entronizados; y otras, por el contrario, de los Oscuros, de los Infecundos, de los Obstinados, de los Ofuscados, de los Ociosos, de los Somnolientos, de los Inhábiles, de los Fantásticos. Pero digan lo que quisieren estos desenterradores de las costumbres, usos y ritos más loables, y estos grandísimos bufones y burladores de las cosas más serias, más establecidas y más generalmente recibidas de hombres graves, doctos y píos, yo siempre me tiraré a un libro cuyo autor salga con la comitiva de una docena de dictados que acrediten bien sus estudios y su literatura, antes que a otro cuyo autor parece que sale al teatro en carnes vivas, y que no tiene siquiera un trapo con que cubrir su desnudez. Esto parece que es escribir en el estado de la inocencia, y ya no estamos en ese estado. Obras de Fr. Luis de Granada, del Orden de Predicadores. ¡Miren qué insulsez! ¿Y qué sabemos quién fue ese fray Luis? Obras del P. Luis de la Puente, de la Compañía de Jesús. ¡Otro que tal! ¿Y por dónde nos consta que este padre no fue por ahí algún granjero o procurador de alguna cabaña? »Y ya que viene a cuento y hablamos de esta religión, es cierto que en todo lo demás la venero mucho, pero en esto de los títulos de los libros y de los autores, no deja de enfadarme un poco; aquéllos por lo común son llanos y sencillos, y éstos por lo regular salen a la calle poco menos que en cueros: su nombre, su apellido, su profesión; y tal cual, su patria, por no

Página 135

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

confundirse con otros del mismo nombre y apellido, y santas pascuas. No parece sino que los autores más graves, los de primera magnitud, hacen estudio particular de intitular sus libros como si fueran por ahí la Vida del Lazarillo de Tormes, y de presentarse ellos como pudiera un pobre lego pelón. De Religione, Tomus primus, Authore Francisco Suárez, Granatensi, Societatis Jesu. De Concordia Gratiae, et liberi arbitrii, Authore Ludovico de Molina, Soc. Jesu. De Controversiis, Tom. I, Authore Roberto Belarmino, Soc. Jesu. Y si alguno de éstos añade presbítero, ya le parece que no hay más que decir. No alabo esta moda, o acaso esta manía; y por más que me quieran decir que es modestia, juicio, cordura, religiosidad, y aun en cierta manera mayor autoridad y gravedad, no me lo persuadirán cuantos aran y cavan, que parece son los oradores más persuasivos que se han descubierto hasta ahora. Y si no, díganme, ¿dejan de ser modestos, cuerdos, religiosos y graves aquellos autores jesuitas (no son muchos) que ponen a sus obras títulos magníficos y sonorosos, como Theopompus, Ars magna lucis et umbrae, Pharus scientiarum, etc. ¿Y los otros que no dejan de decir si son o fueron maestros de teología y en dónde, doctores, catedráticos, rectores? Díganme más, ¿no vemos que hasta los reyes ponen todos sus títulos, dictados y señoríos en sus reales provisiones, para darlas mayor autoridad, y que lo mismo hacen los arzobispos, obispos, provisores y cuantos tienen algo que poner, aunque sean títulos in partibus o del calendario, que dan señoría simple sin carga de residencia? Sólo el Papa se contenta con decir Benedictus XIV, Servus Servorum Dei, y acabose la comisión; pero ésa es humildad de la cabeza de la Iglesia, que no hace consecuencia para los demás y no debe traerse a colación. Estas últimas razones, aunque tan ridículas, hacían grandísima fuerza a nuestro insigne preceptor; y procuraba imprimírselas bien en la memoria a sus muchachos, para que supiesen qué libros habían de escoger y de estimar. De los títulos, así de las obras como de los autores, pasaba a las dedicatorias. En primer lugar, ponderaba mucho la utilísima y urbanísima invención del primero que introdujo en el orbe literario este género de obsequios; pues, sobre que tal vez un pobre autor que no tiene otras rentas que su pluma gana de comer honradamente por su medio tan lícito y honesto, logra con esto la ocasión de alabar a cuatro amigos y de cortejar a media docena de poderosos, los cuales, si no fueren en la realidad lo que se dice en las dedicatorias que son, a lo menos sabrán lo que debieran ser. En segundo lugar, se irritaba furiosamente contra el autor de las Observaciones halenses, y contraalgunos otros pocos de su mismo estambre, que, con poco temor de Dios y sin miramiento por su alma, dicen con grande satisfacción que esto de dedicar libros es especie de petardear, o a lo menos de mendigar: Dedicatio librorum est species mendicandi. -Y aún no sé quién de ellos se adelanta a proferir que el primer inventor de las dedicatorias fue un fraile mendicante. ¡Blasfemia! ¡Malignidad! ¡Ignorancia supinísima! Pues, ¿no sabemos que Cicerón dedicaba sus obras a sus parientes y a sus amigos? ¿Y Cicerón fue fraile mendicante? ¿No sabemos que Virgilio dedicó, o a lo menos pensó dedicar, su Eneida a Augusto? ¿Y fue fraile mendicante Publio Virgilio Marón? Finalmente, ¿no saben hasta los autores malabares que Horacio dedicó a Mecenas todo cuanto escribió, y que de ahí vino a llamarse mecenas cualquiera a quien se dedica una obra, aunque por su alcurnia y por el nombre de pila se llame Pedro Fernández? ¿Y no me dirán de qué religión fue fraile mendicante el reverendísimo padre maestro fray Quinto Horacio Flaco? Así que, hijos míos, este uso de las dedicatorias es antiquísimo y muy loable; y no sólo le han usado los autores pordioseros y mendicantes, como dicen estos bufones, sino los papas, los emperadores y los reyes: pues vemos que San Gregorio el Grande dedicó el libro de sus Morales a San Leandro, arzobispo de Sevilla; Carlomagno compuso un tratado contra cierto conciliábulo que se celebró en Grecia para desterrar las santas imágenes, y le dedicó a su secretario Enginardo; y Enrique VIII, rey de Inglaterra, dedicó al Papa y a la Iglesia Católica, de quien después se separó, el libro que escribió en defensa de la fe contra Lutero. -Y, señor dómine -le preguntó uno de los estudiantes-, ¿cómo se hacen las dedicatorias?

Página 136

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

-Con la mayor facilidad del mundo -respondió el preceptor-, diga lo que dijere cierto semiautorcillo moderno, que se anda traduciendo libretes franceses, y quiere parecer persona, sólo porque hace con el francés lo que cualquiera medianistilla con el latín; siendo así que hasta ahora no hemos visto de su pegujal más que una miserable aclamación del reino de Navarra en la coronación de nuestro rey Fernando el VI (a quien Dios inmortalice), por señas que la sacudió bravamente el polvo un papel que salió luego contra ella, intitulado Colirio para los cortos de vista; el cual, aunque muchísimos dijeron que no tocaba a la obrilla en el pelo de la ropa, y que en suma se reducía a reimprimirla en pedazos, añadiendo a cada trozo una buena rociada de desvergüenzas a metralla contra el autor y contra los que éste alababa; y aunque también es verdad que inmediatamente le prohibió la Inquisición; pero, en fin, el tal papel ponía de vuelta y media, y más negro que su sotana, al susodicho autorcillo. Éste, pues, en cierta dedicatoria que acaba de hacer a un gran ministro, nos quiere persuadir, sólo porque a él se le antoja, que «no hay en todo el país de la elocuencia provincia más ardua que la de una dedicatoria bien hecha». »Yo digo que no la hay más fácil, como se quiera tomar el verdadero gusto y el verdadero aire de las dedicatorias. Porque, lo primero, se busca media docena de substantivos y adjetivos sonoros y metafóricos (y si fuere una docena, tanto mejor), los cuales se han de poner en el frontis del libro, de las conclusiones o de la estampa de papel (porque hasta éstas se dedican) antes del nombre y apellido del mecenas, que sean apropiados y vengan como de molde a su carácter y empleos. Por ejemplo, si la dedicatoria es latina y se dirige a un señor obispo, el sobreescrito, la dirección o el epígrafe ha de ser a este modo: Sapientiae Oceano, Virtutum omnium Abysso, Charismatum Encyclopaediae, Prudentiae Miraculo, Charitatis Portento, Miserationum Thaumaturgo, Spiranti Polyanteae, Bibliothecae Deambulanti, Ecclesiae Tytani, Infularum Mytrae, Hesperiaeque totius fulgentissimo Phosphoros Illmo. Dño. Domino meo D. Fulano de Tal. Si la obra se dedica a una santa imagen, como si dijéramos a Nuestra Señora de la Soledad o de los Dolores, hay mil cosas buenas de que echar mano, como: MariAmaro, Soli Bis-Soli, Orbis Orbatae Parenti, Ancillae Liberrimae absque Libero, Theotoco sine filio, Confictae non ficte, Puerperae, inquam, diris mucronibus confossae sub Iconico Archetypo de tal y tal. Pero si la dedicatoria fuere de algún libro romancista y se dirigiere a un militar, aunque no sea más que capitán de caballos, entonces se ha de ir por otro rumbo, y ante todas cosas se ha de decir: Al Jerjes español, al Alejandro andaluz, al César bético, al Ciro del Genil, al Tamborlán europeo, al Kauli-Kan cismontano, al Marte no fabuloso, a D. Fulano de Tal, Capitán de Caballos Ligeros, del Regimiento de Tal. Y no encajar el nombre y el apellido del mecenas de topetón, como lo estilan ahora los ridículos modernos, diciendo a secas: A D. Fulano de Tal; A mi señora doña Citana de Tal; A la excma. señora duquesa de Cual;que no parece sino sobreescrito de carta que ha de ir por el correo. »Dedicatoria he visto yo muy ponderada por algunos ignorantes y boquirrubios, dirigida al mismo rey de España, la cual sólo decía en el frontis: AL REY, con letras gordas iniciales, sin más principios, ni postres, caireles, ni campanillas. No puedo ponderar cuánto me estomacó, moviéndome una náusea, que aun ahora mismo me está causando arcadas y bascas. ¡Al Rey! Pero, ¿a qué rey, majadero? Pues no sabemos si es a alguno de los reyes magos, al rey Perico o al rey que rabió. ¡Al Rey! ¿Puede haber mayor llaneza? Como si dijéramos, a Juan Fernández, o a Perico el de los Palotes. ¡Al Rey! Dime, insolente, desvergonzado y atrevido, ¿es al rey de bastos, o al de copas? Nos quieren embocar los críticos y los cultos que éste es mayor respeto, mayor veneración y también más profundo rendimiento, como que ningún español puede ni debe entender por el nombre antonomástico de rey a otro que al rey de España, y como que lo mismo debieran entender todas las demás naciones, puesto que no hay rey en el mundo descubierto que tenga tan dilatados dominios como nuestro Católico Monarca, ni con algunos millares de leguas de diferencia. ¡Bagatelas y más bagatelas! Por lo mismo, era muy puesto en razón que antes de llegar a su augusto nombre, se le diera a conocer por lo menos con unos cincuenta dictados o inscripciones alegóricas, que fuesen poco a poco conciliando la expectación y el asombro, los cuales pudieran ser como si dijéramos de esta manera: Al

Página 137

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

poderoso Emperador de dos mundos, al Émulo del Sol, Febo sublunar en lo que domina, como el celeste en lo que alumbra, al Archimonarca de la Tierra; y después para dar a entender sus reales virtudes personales, añadir: Al Depósito real de la Clemencia, al coronado Archivo de la Justicia, al sacro augusto Tesoro de la Piedad, al Escudo imperial de la Religión, al pacífico, al benéfico, al magnético, al Católico Rey de las Españas, Fernando el Sexto, Pío, Feliz, siempre Augusto, Rey de Castilla, de León, de Navarra, de Aragón, etc., y ir prosiguiendo hasta el último de sus reales dictados. Lo demás es tratar al rey como se pudiera a un hidalgo de polaina, y sacarle tan sólo al teatro del papel, como si fuera uno de aquellos reyes antiguos que se andaban por esos campos de Dios pastoreando ovejas, y ellos mismos llevaban los bueyes a beber en su propia real persona. »Después, tampoco me gusta que se comience a hablar con el rey espetándole un Señor tan tieso como un garrote, que ya no falta más sino que añadan un Señor mío, como si fuera carta de oficio de algún ministro superior a otro subalterno. Nuestros antepasados eran hombres más respetuosos y verdaderamente circunspectísimos, pues nunca hablaban con el rey sin que comenzasen de esta manera: «Sacra, católica, real Majestad...», cosa que llenaba la boca de veneración, y de contado se tenía ya hecho un pie majestuoso para un romance heroico, al modo de las coplas de Juan de Mena. He oído que esta moda de tratar al rey, llamándole Señor a secas, nos la han pegado también los franceses, como otras mil y quinientas cosas más, por cuanto ellos, cuando hablan con su Rey Cristianísimo, le encajan un Sire, in puris naturalibus; y vamos adelante. ¡Válgate Dios por franceses, y qué contagiosos que sois! Con que si a ellos se les antojara llamar Sirena a la reina, ¿también nosotros se lo llamaríamos corrientemente a la nuestra? ¡Y cierto que quedaría su Majestad muy lisonjeada! Ellos tratan de Madama a la suya; y en verdad que si a algún español se le antojara tratar así a la reina nuestra señora, no le arrendaría yo la ganancia, salvo que fuese por ahí algún lego o algún lego de éstos que son santos y simples adredemente; que ésos tienen licencia para tutear al mismo Papa, pues ahí está toda la gracia de su santidad. Por tanto, hijos míos, lo dicho dicho, y tomad bien de memoria estas importantísimas lecciones. »Nunca imprimáis cosa alguna, aunque sean unos tristes Cuodlibetos, sin vuestra dedicatoria al canto, que en eso no vais a perder nada, y de contado mal será que no ahorréis por lo menos el coste de la impresión; pues no todos los mecenas han de ser como aquel conchudo Papa (Dios me lo perdone) León X, a quien un famoso alquimista dedicó un importantísimo libro en que, como él mismo aseguraba, se contenían los más recónditos arcanos de la crisopeya, esto es, un modo facilísimo de convertir en oro todo el hierro y todos los metales del mundo; y el bueno del Pontífice (perdónemelo Dios) por todo agradecimiento le regaló con un carro de talegos, para que recogiese en ellos el oro que pensaba hacer: cosa de que se rieron mucho los mal intencionados, pero los eruditos y verdaderamente literatos la tuvieron por mezquindad y la lloraron con lágrimas de indignación. Resuelta vuestra dedicatoria, atacadla bien de epígrafes alegóricos, simbólicos y altisonantes; y si fuere a alguna persona real, cuidado con tratarla como es razón, y que no salga en público sin su compañía de guardias de corps y sin su guardia de alabarderos, esto es, de epítetos bien galoneados y bien montados, precedidos de epígrafes a mostachos, que vayan abriendo calle. »Y aunque ya va un poco larga la lección, por concluir en ella todo lo que toca a lo sustancial de las dedicatorias, quiero instruiros en otros dos puntos que son de la mayor importancia. Autores latinos hay tan romancistas, que cuando llegan a poner los verdaderos títulos que tienen los sujetos a quienes dedican sus obras, como duque de Tal, conde de Tal, marqués de Tal, señor de Tal, consejero de Tal, etc., los ponen en un latín tan llano, tan natural y tan ramplón, que le entenderá una demandadera, aunque no sepa leer ni escribir, sólo con oírle, pues dicen muy a la pata llana: Duci de Medinaceli; Comiti de Altamira; Marchioni de Astorga; Domino de los Cameros; Consiliario Regio, etcétera. ¡Cosa ridícula! Para eso más valiera decirlo como pudiera un maragato. ¡Cuánto más culto y más latino será decir: CoelicoMetimnensi Ductori-Satrapae; A Comitiis de Cacuminato-conspectu; Moenium Asturicensum a

Página 138

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Markis; Lecti-Fabrorum Dynastae; A Penetralibus Regiis! Y si no lo entendieren los lectores, que aprendan otro oficio, porque ésa no es culpa del autor, el cual, cuando se pone a escribir en latín, no ha de gastar un latín que le entienda cualquiera reminimista. »Otra cosa es cuando los títulos no son verdaderos y reales, sino puramente simbólicos o alegóricos, inventados por el ingenio del autor; que entonces, para que se penetre bien toda la gracia y toda la oportunidad de la invención, conviene mucho ponerlos llana y sencillamente. Explicareme con un ejemplo. El año de 1704, cierto autor alemán publicó una obra latina intitulada Geographia Sacra, seu Ecclesiastica («Geografía sagrada o eclesiástica»). Dedicola a los «tres únicos soberanos príncipes hereditarios en el cielo y en la tierra»: Tribus summis, atque unicis Principibus haereditariis in Coelo et in Terra; esto es, a Jesucristo, a Federico Augusto, príncipe electoral de Sajonia, y a Mauricio Guillermo, príncipe hereditario de las provincias de Saxe-Ceitz: Christo, nempe, Friderico Augusto, Principi Electorali Saxoniae, et Mauritio Wilhelmo, Provintiarum Saxo-Cizensium: haeredi. ¡Cosa grande! Pero, ¡aun todavía la habéis de oír mucho mayor! ¿Y qué títulos inventaría nuestro incomparable autor para explicar los Estados de que era príncipe hereditario Jesucristo? Atención, hijos míos, que acaso no leeréis en toda vuestra vida cosa más divina; y lo que es yo, si fuera el inventor de ella, no me trocaría por Aristóteles, ni por Platón. »Llama, pues, a Jesucristo en latín claro y sencillo, como era razón que le usase en esta importante ocasión, Imperator coronatus coelestium Exercituum; electus Rex Sionis, semper Augustus; Christianae Ecclesiae Pontifex Maximus, et Archi-Episcopus Animarum; Elector Veritatis, Archi-Dux Gloriae; Dux Vitae; Princeps Pacis; Eques Portae inferni; Triumphator Mortis; Dominus haereditarius Gentium; Dominus Justitiae, et Patris Coelestis a Sanctioribus Consiliis, etc., etc., etc. Quiere decir, porque es importantísimo que ninguno se quede sin entenderlo: es Cristo «coronado Emperador de los Ejércitos Celestiales; electo Rey de Sión, siempre Augusto; Pontífice Máximo de la Iglesia Cristiana; Arzobispo de las Almas; Elector de la Verdad; Archiduque de la Gloria; Duque de la Vida; Príncipe de la Paz; Caballero de la Puerta del Infierno; Triunfador de la Muerte; Señor hereditario de las Gentes; Señor de la Justicia, y del Consejo de Estado y Gabinete del Rey su Padre Celestial». Y añadió el autor muy oportunamente tres etc., etc., etc., para dar a entender que todavía le quedaban entre los deditos otros muchos títulos y dictados, y que de aquí a mañana los estaría escribiendo, si no bastaran los dichos, para que se conociese los que podía añadir. Muchachos, encomendad esto a la memoria, aprendedlo bien, tenedlo siempre en la uña; que se os ofrecerán mil ocasiones en que os pueda servir de modelo para acreditaros vosotros, y para acreditarme a mí. »Falta decir dos palabritas sobre el cuerpo y el alma de las dedicatorias. Supónese que el latín siempre ha de ser de boato, altísono, enrevesado e inconstruible, ni más ni menos como el latín de una insigne dedicatoria que años ha me dio a construir el padre de Gerundio de Campazas, alias Zotes; y en verdad que se la construí sin errar un punto, a presencia de todo el arciprestazgo de San Millán, en la romería del Cristo de Villaquejida. Supónese también que a cualquiera a quien se le dedica una obra, sea quien fuere, se le ha de entroncar por aquí o por allí con el Rey Wamba, o a lo menos con don Veremundo el Diácono, sea por línea recta o por línea transversal, que eso hace poco al caso, y es negocio de cortísimo trabajo; pues ahí está Jacobo Guillermo Imhoff, dinamarqués o sueco (que ahora no me acuerdo), famoso genealogista de las casas ilustres de España y de Italia, que a cualquiera le emparentará con quien le venga más a cuento. Sobre este supuesto, ya se sabe que la entrada de toda dedicatoria ha de ser siempre exponiendo la causa impulsiva, que dejó sin libertad al autor, para emprehender aquella osadía; la cual causa nunca jamás ha de ser otra que la de buscar un poderoso protector contra la emulación, un escudo contra la malignidad, una sombra contra los abrasados ardores de la envidia, asegurando a rostro firme que con tal mecenas no teme ni a los Aristarcos ni a los Zoilos; pues, o acobardados no osarán sacar las cabezas de sus madrigueras y escondrijos, o si tuvieran atrevimiento para hacerlo, serán Ícaros de su temeridad, derretidas sus alas de cera a los encendidos centelleantes rayos de tan fogoso resplandeciente padrino. Porque si bien es verdad

Página 139

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

que aunque un libro se dedique al Santísimo Sacramento, si él es malo, hay hombres tan insolentes y tan mordaces, que, adorando al divino objeto de la dedicatoria, hacen añicos al libro, y tal vez a la misma dedicatoria no la dejan hueso sano; y más de dos libros de a folio he visto yo recogidos por la Inquisición, con estar dedicados a reyes, a emperadores y aun al mismo Papa, sin que los mecenas hagan duelo de eso ni se les dé un ardite, no hallándose noticia en la Historia de que jamás haya habido guerras entre los príncipes cristianos por la defensa de un libro que se les haya dedicado, siendo así que muchas veces las ha habido por quítame allá esas pajas; digo que aunque todo esto sea así (por justos juicios de Dios y por los pecados del mundo), en todo caso siempre debemos atenernos a aquel refrán que dice: «Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le acobija». Y de una manera o de otra, es indispensable de toda indispensabilidad que toda dedicatoria bien hecha se abra por este tan oportuno como delicado y verdadero pensamiento.

Página 140

Anexo
Documentos complementarios

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Pragmática Sanción 1767. Carlos III. Expulsión de jesuitas
TEXTO ÍNTEGRO

“Pragmática sanción de su Magestad en fuerza de ley para el estrañamiento de estos Reynos a los Regulares de la Compañía, ocupación de sus Temporalidades, y prohibición de su restablecimiento en tiempo alguno, con las demás prevenciones que expresa”

Habiéndome conformado con el parecer de los de mi Consejo Real en el Extraordinario, que se celebra con motivo de las ocurrencias pasadas, en consulta de veinte y nueve de Enero próximo; y de lo que sobre ella me han expuesto personas del más elevado carácter: estimulado de gravísimas causas, relativas a la obligación en que me hallo constituido de mantener en subordinación, tranquilidad, y justicia mis Pueblos, y otras urgentes, justas, y necesarias, que reservo en mi Real ánimo: usando de la suprema autoridad económica, que el Todo Poderoso ha depositado en mis manos para la protección de mis Vasallos, y respeto de mi Corona: he venido en mandar se estrañen de todos mis Dominios de España, e Indias, Islas Filipinas, y demás adyacentes, a los Religiosos de la Compañía, así Sacerdotes, como Coadjutores o legos, que hayan hecho la primera Profesión, y a los Novicios, que quisieren seguirles; y que se ocupen todas las temporalidades de la Compañía en mis Dominios. Y para su ejecución uniforme en todos ellos, os doy plena y privativa autoridad; y para que forméis las instrucciones y órdenes necesarias, según lo tenéis entendido, y estimareis para el más efectivo, pronto, y tranquilo cumplimiento. Y quiero, que no sólo las Justicias y Tribunales Superiores de estos Reynos executen puntualmente vuestros mandatos; sino que lo mismo se entienda con los que dirigiereis a los Virreyes, Presidentes, Audiencias, Gobernadores, Corregidores, Alcaldes Mayores, y otras qualesquiera Justicias de aquellos Reynos y Provincias; y que en virtud de sus respectivos Requerimientos, qualesquiera tropas, milicias, o paisanaje, den el auxilio necesario, sin retardo ni tergiversación alguna, so pena de caer el que fuere omiso en mi Real indignación. Y encargo a los Padres Provinciales, Prepósitos, Rectores, y demás superiores de la Compañía de Jesús se conformen de su parte a lo que se les prevenga, puntualmente, y se les tratará en la ejecución con la mayor decencia, atención, humanidad y asistencia: de modo que en todo se proceda conforme a mis soberanas intenciones. Tendréislo entendido para su exacto cumplimiento, como lo fío y espero de vuestro zelo, actividad, y amor a mi Real servicio; y daréis para ello las Órdenes, e Instrucciones necesarias, acompañando exemplares de este mi Real Decreto, a los quales, estando firmados de Vos, se les dará la misma fe, y crédito que al original.
Rubricado de la Real Mano. En el Pardo a veinte y siete de Febrero de mil setecientos sesenta y siete. Al Conde de Aranda, Presidente del Consejo.

Página 143

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

La Ilustración española
ANALES DEL SEMINARIO DE HISTORIA DE LA FILOSOFÍA Nº 10
(PP. 57-72)

Amable Fernández Sanzo

RAÍCES ILUSTRADAS Y TENDENCIA INNOVADORA Hemos de reconocer que a mediados del siglo XVIII el mundo no se concebía como unidad, y, por tanto, el hombre de entonces no pudo vivir la experiencia de la instantaneidad y la simultaneidad de los acontecimientos históricos. Su vida se desenvolvía en una pluralidad de mundos incomunicados entre si y, en ocasiones, hasta desconocidos. De ahí que la minoría intelectual y política del siglo XVIII español, que en casi todas las monografías ha sido tachada de poco nacional y extranjerizante, no hizo sino lo que han hecho todos los estadistas cuando fueron dirigidos por personas inteligentes: adoptar y aceptar lo que, por demostración, tuvo éxito en otros países al objeto de conseguir la igualdad de progreso con las naciones dirigentes del momento. Si en tiempos de los Reyes Católicos y de los Austrias se utilizó el progresismo estético renacentista o el avance artesanal del mundo flamenco, lo natural y lógico era que en el siglo XVIII se hiciera lo mismo con las reformas implantadas por la política entonces dominante, la Francia de la Ilustración —tan cercana e influyente— y las dos potencias en desarrollo, Inglaterra y Holanda, aunque en sentido amplio, se puede decir que «en la Europa del siglo XVIII únicamente aquellos países con una clase media cultivada, capaz y dispuesta a adoptar para uso propio las ideas de la Ilustración, podían realmente absorberlas: el entusiasmo preliminar de los gobernantes o de la nobleza (...) no era suficiente». Una de las figuras más representativas de la Ilustración española fue el rey Carlos III. Su equipo de gobierno, no fue por vez primera, el de la nobleza de sangre, ni de los potentados de la iglesia, ni el del pueblo domesticado e ignorante. Efectivamente, en la mentalidad de los ilustrados no cabía que se desperdiciaran talentos naturales, y nunca «como en este siglo los monarcas se rodearon de ministros, generales, jueces, incluso obispos, de extracción social tan modesta, aunque bien preparados para el desempeño de su misión. Su origen es sólo relativamente humilde: proceden de familias hidalgas, de la burocracia, de las armas, del comercio o del artesanado. En muchas ocasiones, porque todavía no se acepta fácilmente el cambio, los reyes ennoblecen a sus ministros para ejercer determinados cargos. Aunque con trabas, es evidente el ascenso de las clases medias, de la burguesía». Era, en fin, simplemente un equipo con capacidad de reflexión y que intelectualmente se podría calificar de técnico por su saber planificar los proyectos y capaces de superar la arruinada empresa nacional, pues no puede dudarse que la economía española presentaba a comienzos del siglo XVIII una aguda situación de crisis: despoblación, falta de cultivos intensivos y canales de riego, red de comunicaciones imperfectísimas, industrias y manufacturas anticuadas, comercio pobre e insuficiente, política monetaria en entredicho, etc., son algunos de los rasgos que justifican la idea de decadencia española. A pesar de todo, las reformas iniciadas en esta época encontraron de continuo una absurda oposición y es hoy día, cuando el valor de esas «ideas ilustradas» han demostrado la perfectividad posible de la vida, al tiempo que participamos con admiración del sentir de aquellos hombres que hicieron posible la transformación histórica de un período universal impregnado de espíritu renovador; que intentaron hacer posible lo imposible. Las revisiones y replanteamientos historiográficos han demostrado que durante el siglo XVIII, se produce en España un cambio de mentalidad, que ya es perceptible a finales del siglo XVII y primeros del XVIII, encabezado por el grupo de los «novatores». Por eso podemos
Página 144

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

hablar de unas raíces de la Ilustración española en un tiempo anterior al año 1700, caracterizadas por el rechazo del escolasticismo aristotélico y de las actitudes metafísicoteológicas, y la admisión de nuevos planteamientos científicos. Incluso, como apunta una reciente investigación de Luis Jiménez Moreno, podemos encontrar raíces ilustradas en autores españoles anteriores, como es el caso de Baltasar Gracián (1601-1658), «a quien podemos considerar ya un ―ilustrado‖ por sus recursos novelísticos-ensayísticos al filosofar y, por referir la filosofía, ante todo, a un saber vivir y descubrir los elementos del ―interés‖ que te rgiversan, con las apariencias públicas, ―la verdad‖». Por ello, desde los últimos años del siglo XVII y en casos aislados antes, se puede percibir una tendencia innovadora en España que se prolonga en el siglo XVIII, lo que implica que aquellas reformas iniciadas en la época de Carlos III se vieron favorecidas por los avances anteriores. En el siglo XVIII, según afirma Domínguez Ortiz, se recogía la semilla sembrada «a partir de los Reyes Católicos: la igualación de todos los súbditos ante el poder real, representante de los intereses de la nación, del estado, sin perjuicio de mantener unas distinciones honoríficas, basadas en una jerarquía de valores de singular arraigo». No obstante, si comparamos el siglo ilustrado español con el de otros países, hemos de admitir el carácter moderado, en general, de nuestros ilustrados. Este fenómeno, es comprensible por cuanto la Ilustración en España, culturalmente hablando, no supuso, como en los demás países, una evolución progresiva de las ideas y las costumbres, o la culminación de un proceso intelectual radicalmente fraguado en el siglo XVII, sino que representó un cierto cataclismo mental, no siempre receptivo a las aportaciones del Siglo de las Luces: «culturalmente ha- blando, el siglo XVII español es el resultado de una tensión polémica entre defensores intransigentes de una tradición nacional fundamentada en inamovibles principios éticos y políticos, y los partidarios de una modernidad de corte europeo, ya independiente de la tutela religiosa. El punto de partida de tal situación es el reconocimiento de la decadencia española, su estancamiento frente al progreso científico, social y económico del resto de Occidente. La consecuencia inmediata es la división del país en inmovilistas y ―novatores‖ o reformistas. Estaba en juego nada menos que la esencia de la patria y de su trayectoria histórica. Para los unos, el dejarse seducir por las nuevas corrientes de pensamiento, era traicionar la arrogante grandeza de tiempos pasados, en que la religión católica había configurado las gestas heroicas, la gestión política, los esquemas culturales, e incluso los hábitos cotidianos. Para los otros, el ignorar los rumbos del mundo moderno significaba un narcisismo suicida que anularía todo posible desarrollo en el campo de las ciencias, de la técnica, de la economía, de las artes y las letras». Por ello, a pesar de la convicción profunda, típicamente ilustrada de que todo, incluso la sociedad, era susceptible de cambio y de perfección, y pese a que los reformistas del siglo denunciaran, con gran lucidez, muchas de las contradicciones de la sociedad estamental tradicional, no se produjeron las transformaciones deseadas. Para Alfredo Floristán, si bien es cierto que los ilustrados encontraron grandes dificultades externas, «fue mayor su propia incoherencia cuando no se atrevieron a llevar hasta el final las consecuencias lógicas que se derivaban de muchos de sus postulados. Por esto, como en otros campos, durante el reinado de Carlos III, los proyectos y la legislación fueron muy por delante de la realidad y de los hechos». Ante ello, habría que responder que las circunstancias de la época en la que se vieron inmersos, hace comprensible que sus posiciones no alcanzasen el radicalismo que nosotros —desde nuestra perspectiva— hubiésemos deseado. EUROPA YEL PENSAMIENTO MODERNO EN ESPANA En el siglo XVIII culmina la evolución que el espíritu intelectual de Europa inició, de forma muy lenta, al final del apogeo cultural del medioevo. La paz de Westfalia firmada en 1648 determina la culminación máxima de un proceso que, iniciado por el humanismo del Renacimiento y ejecutado por la Reforma protestante, llegaría a sustituir la tendencia exageradamente religiosa de afrontar los problemas de la sociedad por otro estilo más secular, más libre, más ansioso de emanciparse de la teología tradicional.
Página 145

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Esta nueva forma de pensar surge principalmente en aquellos países de tendencia protestante, donde el control de las ideas era más tolerante que en los países católicos. Los principios filosóficos y científicos, las ciencias políticas, las vivencias religiosas.., participan de esas ansias de emancipación. En Inglaterra, Francis Bacón (1551-1626), a comienzos del siglo XVII, superando la fundamentación preeminente que el aristotelismo representó para toda la filosofía del cristianismo medieval, adopta la observación directa de la naturaleza como única fuente del saber, e Isaac Newton (1642-1727), con su trascendental descubrimiento de la ley de la gravedad, llegó a considerar que todo estaba sujeto a leyes racionales, impresas ciertamente por Dios, pero que el hombre había de ir descubriendo mediante un análisis directo, no mediante la revelación o elestudio de las obras de la antigüedad. En Francia, René Descartes (1596-1650), con su obra Discurso del método (1637), cuestiona la infalibilidad de todas las fuentes de la sabiduría, incluso de la filosofía cristiana. Es cierto que su iniciación filosófica, partiendo de la duda, le llevó a la construcción de un nuevo modo de aprehender el saber: la intuición razonada, de la esencia y de la idea, que forzosamente le ha de conducir a una fundamental y definitiva convicción de la realidad. La percepción clara, es decir, el contenido presente y manifestado a un espíritu atento, y distinta, esto es, conocimiento preciso y diferente a cualquier otro, le llevó, por sí sola, a probar la existencia de Dios y de la inmortalidad. Desde luego, la «razón cartesiana» no exime de un cierto subjetivismo y de una cierta gnoseología no metafísica. Han aparecido, pues, dos principios fundamentales: la preeminencia de la razón y la valiosidad del liberalismo. ¿Qué sucede mientras tanto en España? Según José Luis Abellán, ningún otro autor del siglo XVIII ha llegado a tener como José de Cadalso (1741-1782), una «conciencia tan clara y explícita de lo que constituye el drama secular de España». Por eso, nos parecen suficientemente explicativas las Cartas en las que este militar escritor no sólo lamenta la decadencia del país en el siglo anterior, sino que se burla del tipo ancestral del hidalgo pobre y orgulloso, y describe con amargura los rasgos de ese tradicionalismo anquilosado y estéril en la enseñanza, tan perjudicial para el progreso de la nación. Conforme a lo dicho, Cadalso describe en la Carta LXXVIII —a propósito de lo que es un «verdadero sabio escolástico»—las características decadentes de la educación representada por los «que creen en su fuero interno que es desatino físico y ateísmo puro todo lo que ellos mismos no enseñan a sus discípulos y no aprendieron de sus maestros». Para mayor claridad, y pese a que la cita sea larga, transcribimos algunos pasajes de la citada Carta: «(...) La Física moderna es un juego de títeres. He visto esas que llaman máquinas de física experimental: juego de títeres, vuelvo a decir, agua que sube, fuego que baja, hilos, alambres, cartones, puro juguete de niños». Si le instas que a lo que llama juego de títeres deben todas las naciones los adelantamientos en la vida civil, y aun de la vida física, pues estarían algunas provincias debajo del agua sin el uso de los diques y máquinas construidas por buenos principios de la tal ciencia; si le dices que no hay arte mecánica que no necesite de dicha física para subsistir y adelantar; si le dices, en fin, que todo el universo culto se hace mucho caso de esta ciencia y de sus profesores, te llamará hereje. Pobre de ti si le hablas de matemáticas. «Embuste y pasatiempo—dirá él muy grave—. Aquí tuvimos a don Diego de Torres, repetirá con mucha solemnidad y orgullo, y nunca estimamos su facultad, aunque mucho su persona por las sales y conceptos de sus obras». Si le dices: yo no sé nada de don Diego de Torres, sobre si fue o no gran matemático, pero las matemáticas son y han sido siempre tenidas por un conjunto de conocimientos que forman la única ciencia que así puede llamarse entre los hombres (...) La física, la navegación, la construcción de los navíos, la fortificación de las plazas, la arquitectura civil, los acampamentos de los ejércitos, la fundición, manejo y suceso de la artillería, la formación de los caminos, el adelantamiento de todas las artes mecánicas, y otras panes más sublimes, son ramos de esta facultad, y vean ustedes si estos ramos son útiles en la vida humana. «La medicina que basta, dirá el mismo, es lo extractado de Galeno e Hipócrates. Aforismos racionales, ayudados de buenos silogismos, bastan para construir un buen médico». Si le dices que, sin despreciar el mérito de aquellos dos sabios, los modernos han adelantado en
Página 146

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

esta facultad por el mayor conocimientos de la anatomía y botánica, que no tuvieron tanto grado los antiguos, a más de muchos medicamentos, como la quina y mercurio, que no se usó hasta ahora poco, también se reirá de ti. Así de las demás facultades. Pues ¿cómo hemos de vivir con estas gentes?, preguntará cualquiera. «Muy fácilmente, respondió Nuño. Dejémosle gritar continuamente sobre la famosa cuestión que propone un satírico moderno ―utrum chimera, bombiliansin vacuo possit comedere secundas intentiones‖. Trabajamos nosotros a las ciencias positivas, para que no nos llamen bárbaros los extranjeros; haga nuestra juventud los progresos que pueda: procure dar obras al público sobre materias útiles, deje morir a los viejos como han vivido, y cuando los que ahora son mozos lleguen a edad madura, podrán enseñar públicamente lo queahora aprenden ocultos». EL DESARROLLO DE LA BURGUESÍAY LOS OBSTÁCULOS SOCIAL ILUSTRADA DE LA POLÍTICA

Junto a esta transformación del pensamiento hizo su aparición un nuevo fenómeno: el desarrollo del estamento social burgués. La burguesía, que se originó en la Edad Media, adquiere un notorio poder y una considerable influencia, no solamente por la posesión de cuantiosos bienes, sino también por el hecho que supuso el cambio, gracias a las rígidas e inmutables directrices de estos hombres, de una sociedad que era primitivamente agraria en una economía urbana floreciente, con una incipiente industria y con un intercambio comercial de dimensiones internacionales. La marginación en sus vidas de las ideas religiosas cristianocatólicas sobre la usura y sobre la santidad de la pobreza, el fomento de un espíritu profano, las matizaciones seculares de toda acción urbana... favorecieron el progreso y la aceptación total del nuevo espíritu intelectual. Y así, por ejemplo, en España, la Real Cédula de 18 de marzo de 1783 declaraba honorable el trabajo de los artesanos, y constituye una de las Leyes más significativas de la política social ilustrada durante el reinado de Carlos III. Con este tipo de legislación reformista, los pensadores y gobernantes ilustrados buscaron, en consonancia con el entusiasmo europeo general, no sólo que el artesano fundamentara su habilidad técnica empírica en conocimientos científicos, sino que, además, se pretendía honrar socialmente al artesano frente a los prejuicios que contra el trabajo había difundido —durante siglos— la antigua mentalidad nobiliaria. Otro nuevo factor a tener en cuenta en esta época de la Ilustración fue el incremento del poder del Estado, en todos los ámbitos. El hecho de que el poder real tuviese un dominio más directo y seguro que nunca sobre los súbditos, merced a la crisis que está atravesando la Iglesia cristiana y a la expansión de la economía fuera del control de las instituciones locales, les obligó a una responsabilidad por el bienestar de sus pueblos. Compartiendo el optimismo de los ilustrados sobre el porvenir de la humanidad, aceptando el espíritu experimental, fueron capaces de proteger las investigaciones de los hombres de ciencia para mejorar la agricultura y la industria de sus estados, simplificar la complicada maquinaria de gobierno que habían heredado, reformar la administración de la justicia y, de acuerdo con las teorías del mercantilismo, adoptaron leyes que fomentasen el desarrollo comercial de sus reinos. Tales gobernantes conocidos en la historia con el nombre de déspotas ilustrados, intentaron llevar a cabo una utopía paternalista —construida desde arriba y sin el consentimiento colectivo— con el afán de conseguir el bienestar y la felicidad de sus súbditos. Sin embargo, el desarrollo de estos principios ideológicos por parte del poder real no tuvo una fácil ejecución, primero, por la carencias propias de este tipo de utopismo y, segundo, por un doble motivo. En primer lugar, por la dificultad que implicaba para la Iglesia —en los países católicos— las nuevas pretensiones de los déspotas ilustrados. En efecto, ni en lo económico, ni en lo científico, era posible una seria reforma sin alterar el «status» del que disfruta el estamento eclesial, bien en lo referente a la percepción de diezmos por parte del clero o a sus extensas propiedades, bien en lo referente a la enseñanza de la cual la Iglesia, con su método y estilo desacreditados de educación clásica y escolástica, era la monopolizadora. De ahí que estos monarcas —entre ellos Carlos III—no encontraran ni el apoyo ni la lealtad de los
Página 147

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

representantes de la Iglesia católica, por lo que se vieron obligados a limitar de forma continua la influencia del Papa en asuntos concernientes al orden temporal, dentro de sus países, y a las sumas de dinero que podían enviarse a Roma. Por eso, el ya citado Domínguez Ortiz reconoce que en el estamento clerical el descontento era muy amplio, «y el abanico de quejas más extenso; unas se referían a intereses materiales dañados por la política carolina; quizá la más grave de estas quejas tenía como origen la nueva organización que Esquilache, actuando como ministro de Hacienda, había dado a la percepción del Excusado. Era ésta una de las gracias concebidas por los papas a Felipe II para que la Iglesia española contribuyera, en la medida que lo permitían sus cuantiosas rentas, al sostenimiento de la Monarquía. Concretamente, consistía en el producto de la finca más rica de cada parroquia, cuyos diezmos quedaban excusados, exentos, de contribuir a la Iglesia y sería recaudado por el Estado. Lo mismo que había hecho con otro gravamen que se le habían impuesto, el Subsidio, la Iglesia española prefirió hacer un concierto con el rey, evitar la intromisión de arrendadores y recaudadores y entregar una cantidad fija anual, que en un principio fue de 250.000 ducados, y en 1693, alegando la decadencia general que padecía el país se rebajó a 200.000. Hubiera sido equitativo que en el siglo XVIII esta cuota se revisara al alza, en consonancia con la recuperación económica, traducida en un incremento de los diezmos y de todas las rentas. No sucedió así, el Excusado siguió congelado, y Esquilache pensó que denunciar el acuerdo y administrar directamente aquella renta sería un buen negocio; en efecto, los ingresos se duplicaron y triplicaron, según la abundancia de los años, pero los prelados, los canónigos, los párrocos, todos los preceptores de diezmos experimentaron una merma que era especialmente grave en aquellos pueblos, no escasos en el sur de España, en los que la mayoría de las tierras pertenecían a un sólo propietario». En otra dirección, hemos de destacar el papel de la nobleza. Su situación está peor definida. La nobleza disfrutaba de cuantiosos privilegios y, como estamento social, no adoptaron ninguna posición frente a los ilustrados. Muchos de ellos incluso favorecieron a algunos de los hombres más representativos de estas «ideas», aunque esto no quiere decir que renunciaran a sus privilegios sociales y políticos. Efectivamente, el poder de la nobleza no estaba en decadencia y lo cierto es que los déspotas ilustrados no tenían fuerza para combatirla. Y así resultaba que, aun cuando los nobles se dieran apariencia de ilustrados, el rey y la burguesía, al elaborar sus proyectos, tenían que contar con el consenso de esta clase, poderosa y con amplias pretensiones, aferrada a la tradición. No obstante, y a pesar de este axioma, si es verdad que existió un descontento generalizado entre la nobleza privilegiada. ¿Cuáles son los motivos? Antonio Domínguez Ortiz lo explica de la siguiente forma: «Dentro de la general animadversión contra la presencia de ministros y cortesanos extranjeros, concretamente italianos, los poseedores de cargos, rentas y señoríos enajenados tenían que sentirse amenazados por la política del equipo gubernamental de rescatar estas regalías. La Real Hacienda no tenía fondos para indemnizar a los poseedores, pero Esquilache arbitró un plan que, con apariencias de justicia, en realidad entrañaba un grave perjuicio para los dueños: restituirles en valor de adquisición, sin tener en cuenta la depreciación de la moneda al cabo de cien o doscientos años. Así fue como, por ejemplo, al marqués de Estepa le expropiaron las alcabalas de esta ciudad abonándole la cantidad que por ellas pagó en 1558 su antecesor Adán Centurión. La albufera de Valencia se recuperó pagando al duque de Argete setenta mil reales; él aseguraba que le producía cada año cien mil. La política de recuperación de las ―alhajas‖ de la Corona era loable, necesaria incluso para sanear las finanzas, pero tenía que producir alarma en un sector social muy influyente» EL REFORMISMO BORBÓNICO Carlos III fue el rey que reunió las condiciones necesarias para que bajo su reinado se emprendiera, a pesar de las dificultades apuntadas, una positiva y reformadora labor de gobierno. De hecho, «el reinado de Carlos III representa —afirma el profesor Abellán—la culminación del siglo XVIII español, es decir, aquel momento en que la Ilustración española
Página 148

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

alcanza su esplendor», mientras que, por otra parte, la polarización de los anhelos reformistas bajo la égida de este monarca, le ha convertido «en el paradigma del Despotismo Ilustrado en España». En efecto, avalado por su larga experiencia previa, primero como duque de Parma (1731-1734) y después como rey de Nápoles (1734-1759), este monarca promovió reformas ilustradas que tendieron, principalmente, al regalismo eclesiástico, a la liberación económica, al centralismo y la unificación administrativa, desarrollando así muchas de las iniciativas reformistas adoptadas por sus predecesores y, posiblemente, en el momento más oportuno, pues existía entonces un crecimiento demográfico, una expansión económica y una movilidad interna de la sociedad notables y evidentes, que se traducen, a su vez, «en logro de importantes realizaciones políticas y culturales, en la línea del ―despotismo ilustrado‖ que marcó el período». El problema político constituye un punto de referencia fundamental para la comprensión de la filosofía de las luces. En esta línea, la política reformista del reinado de Carlos III, puso en marcha grandes innovaciones que, en algunos casos, estuvieron muy condicionados por el anquilosamiento de las estructuras, aunque, en general, prevalecieron los aspectos positivos —no suficientemente subrayados— inherentes sobre todo a la libertad, y que, por ejemplo, en lo que respecta a la economía política, supuso el triunfo del liberalismo en el ámbito de los proyectos económicos: «La escuela liberal —escribe Jean Sarrailh—tiene carta de ciudadanía en España. La libertad se muestra, a no pocos españoles, como el medio más eficaz de dar propiedad y riqueza al país, puesto que el interés personal desarrolla las facultades del ingenio y las iniciativas individuales son tanto más audaces y fructuosas cuanto menos encadenadas se hallen por reglamentos estrictos» Sin embargo, no todos los historiadores opinan lo mismo. Efectivamente, José Luis de los Reyes Leoz, en la obra Carlos III, Madrid y la Ilustración, escribe lo siguiente: «Uno de los sueños de todo gobierno europeo del siglo XVIII fue controlar la vida de sus súbditos. Tal actitud se tradujo en normas legislativas, en una represión policial y en una educación socializadora que, cuando se aplicó al submundo de la marginación y de la pobreza, será definida pomposamente con el apelativo de Reformas sociales. Tradicionalmente, la historiografía las ha derivado de un pretendido humanitarismo ilustrado, lo que, además de ocultar la realidad, está diseñando una visión idealista del problema (...) En lo que a España se refiere, lo normal ha sido la transmisión de una imagen ―endémica‖ de la sociedad carolina, donde vagos, mendigos, lisiados, gitanos, expósitos y demás marginados gozaron—por primera vez— de los beneficios del «Estado borbónico del bienestar». (...) La miopía de esta tesis reside en el deseo de justificar el presente, asimilándolo a un glorioso pasado, más que en un análisis pormenorizado de la realidad. Entre los ejemplos que demuestran la visión idealista de la historia de los marginados en la España de Carlos III, cabe destacar la actuación frente a dos colectivos clásicos: gitanos y vagos. En ambos casos se pretende, y se logra, el control de unos grupos ajenos al orden y su supeditación al esquema funcionalista de la sociedad. Se busca la máxima utilidad en lo económico y la sujeción policiaca en lo social». La verdad es que la presencia de las luces francesas tiene su aspecto positivo en la preocupación por los temas sociales y políticos, a pesar de que la nueva inquietud intelectual de los ilustrados españoles estuvo mucha más abierta y pendiente «de los progresos científicos y técnicos, así como de los métodos experimentales necesarios para este tipo de conocimientos. Y todo ello chocaba de una forma llamativa en el anquilosamiento cultural de las instituciones oficiales, en especial de las universidades; por eso, los impulsos de la ciencia renovada se desarrollaron frecuentemente al margen, cuando no en contra de ellas y tuvieron muy diversas formulaciones a través de sociedades, grupos, tertulias, etc.», superando de esta forma la represión a laque se vieron sometidos, sobre todo a partir del triunfo de los ideales de la Revolución francesa. No obstante, para Hernández Benítez más que de grandes reformas —culturales, sociales, políticas, económicas — tendríamos que hablar de proyectos, frustrados en buena parte. En efecto, problemas tales como el atraso económico, en su desarrollo técnico, la esclerosis educativa, la superstición religiosa, la fiscalidad, el anclaje político, el
Página 149

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

anquilosamiento de la Administración del Estado, etc., fueron diagnosticados por la innegable capacidad de los ilustrados, pero sus reformas no condujeron a la abolición de los mismos, quedándose todo en ensayos parciales y no definitivos. Más aún, en opinión de este autor sólo prosperan aquellas reformas que refuerzan el poder del Estado sin alterar los intereses de las clases privilegiadas. CONCLUSIONES Así pues, y recapitulemos lo expuesto, la funcionalidad de la Ilustración española introdujo en el país la mentalidad científica y económica: la creación de las Sociedades Económicas de Amigos del País, el nacimiento de una clase media manufacturera y comercial, el desarrollo hacia la modernidad de Cataluña y del País Vasco y, en general, la obra teórica y práctica de, por ejemplo, Jovellanos y Olavide, así lo demuestra. Pero además, vinculada al empirismo económico surge una nueva mentalidad filosófica sin el radicalismo de los ilustrados franceses, pero con la peculiaridad moderada propia de la Ilustración específica española. Se produce, por tanto, una apertura de España a la cultura, la ciencia, la economía, la filosofía, el arte, la pedagogía, etc., modernos y todo ello culminado en la llegada de la mayoría de edad kantiana, y su ingreso en la conciencia de europeidad, pero la muerte de Carlos III y la evolución ulterior de los acontecimientos dejaron pendiente la plenitud de nuestra Ilustración. De hecho el espíritu de la Ilustración y el realismo inherente a todo lo español son hermanables con la proyección de utopías, y puede constatarse la tesis de que los ideales utópicos vertebran el pensamiento de la Ilustración española y existe el intento de implantarlos en la realidad. En este sentido, la Ilustración española, aunque fue moderada con respecto a la Ilustración histórica, si tuvo como valor la toma de conciencia de que la España de finales del siglo XVI y del siglo XVII, tras el esplendor del Imperio, fue perdiendo, progresivamente, todo contacto con la modernidad, y era necesario iniciar un proceso de adecuado reciclaje. Digámoslo con palabras del profesor Aranguren: «La Ilustración significó para la tibetanizada España su tardía incorporación a la marcha de la cultura europea y la—relativa—generalización de esfuerzos hasta entonces tan eminentes como aislados, tales los de un Cervantes, un Baltasar Gracián. Sí, España se abre a Europa en el siglo XVIII. Se abre a aquella cosmovisión europea, en la cual la ciencia —todavía lejos del ciencismo— ocupa el lugar sumamente importante que le asigna Feijoo, quien, al carácter enciclopedista de su obra, agrega, formalmente, el hecho de ser nuestro primer cultivador de la información, del ensayismo y del periodismo intelectual». Con razón Jean Sarrailh puede calificar a los ilustrados españoles de intrépidos y gigantes.

Artículo completo, con notas y bibliografía, localizable en

http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=72538&orden=1&info=link

Página 150

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Newton y Feijoo: un episodio en la historia de la difusión de las ideas científicas
TEXTO COMPLETO Antonio T. Reguera Rodríguez

El contexto. Las ediciones de los Principia y su difusión En abril del año 1686 recibía la Real Sociedad de Londres un manuscrito titulado Philosophiae naturalis principia mathematica –en adelante Principia-, siendo Edmund Halley el encargado de redactar el correspondiente informe sobre el mismo. Una vez que la Real Sociedad decide publicarlo, será el propio Halley quien se ocupe de la preparación de la obra para su impresión, de la vigilancia de ésta e incluso del abono de los costes. En julio de 1687 salieron de la imprenta los primeros ejemplares. Hay dudas sobre el número de ejemplares que se imprimieron; pudieron ser ―no más de 250‖, o tal vez una cifra algo superior, entre 300 y 400. En cualquier caso, se trata de un número muy reducido de copias, dado el interés que había ya suscitado el manuscrito en la Sociedad y el inmediatamente creado una vez conocida la primera edición. En 1691 la edición se considera ya agotada, debiendo sin duda ser esta la razón que tenían algunos miembros del círculo más próximo a Newton, como Huygens y Fatio Duillier, para tratar a finales de ese mismo año sobre una segunda edición de no más de 200 ejemplares. Al parecer, tres años más tarde, en 1694, el propio Newton meditaba sobre el proyecto de una nueva edición. Todo indica que se iniciaron las gestiones en los años noventa para preparar una segunda edición que a Newton le iba a exigir una dedicación suplementaria en forma de correcciones y adiciones, y en particular para dar una respuesta satisfactoria a temas como el de las perturbaciones de la órbita de la Luna. Sin embargo, por lo que se refiere a los Principia, Newton prefiere seguir cosechando los réditos intelectuales que le reportaba la primera edición, al ser considerado ―el principal líder intelectual del país‖, y querer disfrutar de su ―nuevo papel de consultor científico‖. Al mismo tiempo, el cansancio que durante años le debió producir la elaboración de la obra, hasta ver concluida su publicación, orientó su trabajo hacia otras materias. Al comenzar la década de los noventa está ocupado en ordenar sus escritos matemáticos para su publicación, y a la vez en varios trabajos sobre Alquimia. Durante estos años vuelve a sus investigaciones sobre óptica, reuniéndolas en un solo volumen para su publicación, aunque ésta se demorará hasta 1704. Los biógrafos destacan además el giro que da a su vida cuando en 1696 abandona la placidez de los estudios en Cambridge para ocupar un puesto burocrático de importancia menor en Londres, en la Casa de la Moneda. La segunda edición de los Principia aún tardaría unos cuantos años en ver la luz, y en cuanto a la primera, su rareza, por cantidad, se vio muy pronto magnificada por la importancia de la misma, que la élite intelectual de la época pudo de inmediato apreciar. El propio Halley, en nombre de la Real Sociedad y como editor, se encarga de distribuir los ejemplares de cortesía entre los miembros e instituciones de la más alta sociedad londinense, empezando por el propio rey Jacobo II, y entre los filósofos y científicos más reputados del continente. Por ejemplo, el ejemplar de la obra de la edición original de 1687 que se custodia en la Biblioteca del Observatorio de París, inventariado por R. Taton, lleva el ex libris del conocido astrónomo JeanDominique Cassini y una dedicatoria autógrafa del propio Edmund Halley. A Newton le otorga una disposición de veinte ejemplares para que obsequie a sus amigos en la Universidad. Sabemos que hizo llegar sendas copias a Christiaan Huygens y a G.W. Leibniz. La edición pudo haberse agotado en pocos meses, forzando incluso una segunda impresión realizada en el mismo
Página 151

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

año de 1687, que algunos discuten e incluso niegan; pero lo cierto es que el inventario titulado Newton and newtoniana, 1672-1975. A Bibliography recoge un second iusse de la primera edición de 1687 con la anotación ―apud Sam. Smith‖, cuando en los ejemplares de la primera entrega figura ―apud plures Bibliopolas‖. Se ha sugerido que esta segunda partida de ejemplares, al ser el tal Sam. Smith un exportador, podría haber sido enviada al continente. Sea como fuere, queda planteada la cuestión de la difusión de la obra. El censo de la primera edición elaborado por H.P. Macomber con los ejemplares localizados en Bibliotecas de todo el mundo nos dice muy poco sobre la difusión inmediata de la obra desde el verano de 1687. Incluye 189 ejemplares, de los cuales 124 sitúa en Europa, 63 en América, 1 en Sudáfrica y 1 en Australia11. Si a los 189 sumamos los ejemplares de cortesía, una gran parte de la edición estaría controlada, pero las diferentes instituciones y particulares incluidos en el censo adquirieron su ejemplar en el margen de más de dos siglos. Queda en cualquier caso la impresión de que sólo una minoría de privilegiados tuvo acceso directo a la obra de Newton tras su primera edición. Por esta razón, cumplieron un papel esencial en la difusión de la obra la utilización de otros métodos. Halley ya había publicado en 1687, en las Philosophical Transactions, antes incluso de que los Principia salieran de la imprenta, un amplio resumen de la obra. Le siguieron reseñas de la misma en publicaciones periódicas de gran prestigio científico, como la Bibliothèque Universelle en Holanda, el Journal des Sçavans en Francia y el Acta Eruditorum en Alemania. Un segundo círculo, también de privilegiados pero de radio muy superior, empezaba así a tener acceso a una gran obra científica que implicaba una reconstrucción de la filosofía natural con profundos cambios en el campo de las fuerzas, del movimiento y de las formas. El mundo, incluso el de los intelectuales mejor dotados, debía prepararse para comprender como una gran parte de los fenómenos de la naturaleza –y tal vez también de la sociedad, como en su momento veremos- respondían a un enigmático principio de atracción; y como los movimientos orbitales, dependían a su vez de varias fuerzas y entre ellas las denominadas centrífugas. La tarea no iba a ser fácil; y si la segunda edición de los Principia no apareció hasta veintiséis años después de la primera, tal vez se deba a la gran obstrucción digestiva que ésta provocó, y no tanto a la diversidad de intereses, económicos e intelectuales, que el autor hubo de atender. Después de haber redactado el Libro III sobre el Sistema del mundo en términos asequibles para el general entendimiento, Newton decidió cambiar su formato introduciendo proposiciones matemáticas que limitaban su lectura y comprensión. Solamente algunos autores de su círculo de amistades, como Halley y Huygens, podían entonces elogiar la obra con conocimiento de causa. En otros casos, también afectados por la amistad, como el de J. Locke, fue preciso contar con la opinión de confianza de terceros. Cuando Locke recibió de Huygens la seguridad de que el desarrollo matemático de la obra de Newton era riguroso y fiable pudo entonces rendir tributo de admiración hacia el ―incomparable Newton‖, de la que dejó constancia en la ―Epístola al lector‖ de una de sus más conocidas obras.Se podía entonces intuir que se trataba de una gran obra, siendo ésta compatible con su no entendimiento, pero en rigor la difusión de los Principia parecía de momento sólo reservada a los círculos matemáticos. Y así ocurrió realmente. Encontró eco en matemáticos como David Gregory, que dirigía un grupo en Edimburgo, Abraham de Movrie, profesor en Londres, o el joven matemático suizo Nicolás Fatio de Duillier, quien abandonó el cartesianismo de inmediato una vez que conoció a Newton y comprendió que ese sistema era ―una idea vacía‖ frente al ―verdadero sistema del mundo‖ que acababa de descubrir. Era concluyente que la difusión y conocimiento de la obra contaban con dificultades intrínsecas de difícil resolución; pero además no surge en un mundo vacío de ideas. En la sociedad de la época, antes y después de que Newton hiciera su propuesta, pugnan varios sistemas de ideas en una constante sucesión de afirmaciones y negaciones. El remanente aristotélico seguirá clamando aún durante décadas frente a los ―sistemas modernos‖, bien es verdad que con el único recurso de la descalificación, como la protagonizada por el filósofo y obispo Berkeley al opinar en 1709 que la teoría newtoniana no era otra cosa que un ejemplo de ―pedantería gramatical‖, al pretender llegar a la exactitud matemática en el estudio de la naturaleza.
Página 152

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El cartesianismo, sin embargo, constituía un frente más sólido, tanto en Inglaterra, como en Francia y el resto del Continente. En Inglaterra se publicó en 1644 la teoría cosmológica de Descartes y desde entonces destacados profesores de Cambridge y Oxford, como Henry More o Joseph Glanvill, se proclamaban admiradores o seguidores de la misma. Robert Boyle se refiere a Descartes como ―the most acute modern philosopher‖. En Francia, Jacob Rohault popularizaba con su manual de Física la teoría cartesiana de los vórtices. Y volviendo a Inglaterra, William Whiston, sucesor de Newton en Cambridge y uno de sus más destacados discípulos, llegó en 1693 a esta Universidad para estudiar: ―en especial las matemáticas y la filosofía cartesiana, que era la única en voga entre nosotros en aquella época‖. Pero continúa: ―mas no hubo de transcurrir mucho tiempo antes de que con inmenso esfuerzo y sin ayuda me entregase con el mayor celo al estudio de los maravillosos descubrimientos de Sir Isaac Newton‖. Entre estos descubrimientos pudo Whiston haber tomado nota de la contundente refutación que Newton hizo de la teoría de los vórtices de Descartes en el Escolio con el que cierra el Libro II de los Principia. En esencia, si los planetas se muevan en sus órbitas elípticas formando parte de vórtices con partículas de diferente densidad, no podía explicarse cómo el vórtice se ajustaba a las variaciones de velocidad, más lenta en el afelio y más rápida en el perihelio. Concluía Newton que ―la hipótesis de los vórtices es completamente irreconciliable con los fenómenos astronómicos, y confunde más que aclara los movimientos celestes‖. El Elogio de Newton que Bernard de Fontenelle hace ante la Academia de Ciencias de París se resume en el progresivo conocimiento de su obra para general admiración, y en especial, la de los grandes geómetras y la de los mediocres. Todo el mundo, sentencia, quedó impresionado por el espíritu original y creador que domina su obra. Y llegado el momento de enfrentar, comparándolos, a ―los dos grandes hombres y excelentes geómetras‖, Fontenelle quiso dejar constancia de una escrupulosa equiparación entre los ―dos genios de primer orden‖, Descartes y Newton, con la diferencia, que ninguna prioridad suponía, de las opciones metodológicas que cada uno consideró como principales. Sin embargo, más allá de esta cortesía disfrazada de objetividad, no se puede ocultar la percepción de dos trayectorias que habían coincidido en un punto pero que continuaban con proyecciones muy diferentes: la de Descartes hacia el descenso y la de Newton hacia una ascensión indiscutible. El mismo Fontenelle deja constancia de aquellos honores, reconocimientos y acontecimientos editoriales que en no más de seis años habían situado a Newton en la élite de la ciencia europea: 1699: nombrado miembro de la Academia de Ciencias de París, inmediatamente después de que una reforma reglamentaria de este mismo año permitiera la elección de socios extranjeros. 1701: reelegido miembro del Parlamento en representación de la Universidad de Cambridge. 1703: nombrado presidente de la Real Sociedad de Londres, cargo que ocupó hasta su muerte. 1704: después de treinta años de experimentos sobre el tema, publica su segunda gran obra, la Óptica, o Tratado de la luz y los colores. 1705: la reina Ana le otorga el título de baronet, reconociéndole como el nombre más ilustre en su género. Todos estos acontecimientos estaban asentados sobre la base que se había construido en torno a su obra de los Principia, de la que Newton da a entender, después de veinte años desde su primera edición, una cierta despreocupación al menos. Mientras se ocupa de su presencia ―social‖ y de seguir trabajando al margen de los requerimientos o conveniencias editoriales, fueron sus discípulos y seguidores quienes comprendieron la necesidad de no descuidar la difusión de su obra. En 1707 su discípulo y sustituto en la Cátedra de Cambridge, William Whiston, publica la Arithmetica universalis, recopilando las lecciones sobre Álgebra impartidas por Newton cuando ocupó dicha Cátedra. Y a juzgar por las manifestaciones de Roger Cotes, profesor de Astronomía y Filosofía Experimental en el Trinity College, en el amplio Prefacio
Página 153

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

que como escribe para la segunda edición de los Principia, ésta, aparecida en el año 1713, solamente fue posible después de una insistente labor para persuadir al propio Newton y después de haber constatado ―que las copias de la primera edición eran muy escasas y alcanzaban altos precios‖. Solamente unas líneas constituyen el Prefacio escrito por Newton para esta segunda edición, en las que enumera varias correcciones y adiciones que ha hecho en cada uno de los Libros de la obra; pero ningún asunto relacionado con la ―sociología‖ edi torial parece interesarle. En los ámbitos intelectuales más avanzados, los Principia tenían ya en 1713 realizada la campaña publicitaria, de modo que los 750 ejemplares impresos pudieron tener un mercado relativo de menor alcance incluso que los 250 de la primera edición. Y al igual que el second issue de la primera edición de 1687 pudo haber estado relacionado con la exportación de ejemplares al Continente, la aparición de una copia de esta segunda edición en Amsterdam al año siguiente, en 1714, respondería a propósitos similares. Podemos decir que había comenzado la difusión generalizada de la obra en Europa, produciendo el efecto de que a mayor difusión, mayor demanda. En 1723 se vuelve a reeditar en Amsterdam la edición de 1713, casi al mismo tiempo que Henry Pemberton, ―doctor en medicina y hombre peritísimo en estas materias‖ – decía Newton- preparaba la que sería tercera edición y versión definitiva de los Principia en 1726, tras las últimas correcciones y adiciones de Newton. En tres entregas y formatos diferentes se completó esta tercera edición de 1250 ejemplares, que serían la base de sucesivas ediciones, y especialmente de las realizadas en lenguas vernáculas. Antes de que comenzaran las traducciones y ediciones en lenguas diferentes a la latina se inició un proceso de divulgación de la obra por medio de comentarios, recensiones y versiones simplificadas. Como se puede comprender, las inquietudes generadas por los Principia fueron de naturaleza y propósitos muy diferentes. Para unos era una prioridad intelectual hacer llegar la obra no sólo a los ―geómetras mediocres‖, de los que hablaba Fontenelle, sino también a otros muchos estudiosos o espíritus interesados en la relación entre fuerzas centrípetas y movimientos orbitales, que podía ayudar a entender el sistema del mundo. Para otros, el mayor empeño radicaba en la proscripción de la obra, a través de la simple descalificación irracional o de la situación en primer término de los interrogantes sobre las ―causas‖ que el propio Newton había dejado planteado cuando en el Escolio general de los Principia afirma que ―hasta aquí hemos explicado los fenómenos de los cielos y de nuestro mar por la fuerza gravitatoria, pero no hemos asignado aún causa a esa fuerza‖. Y no lo había hecho porque –continúa- ―hasta el presente no he logrado descubrir la causa de esas propiedades de gravedad a partir de los fenómenos y no finjo hipótesis‖. Para los que observaban los acontecimientos desde las atalayas del aristotelismo, la cuestión de la atracción debía ser valorada no tanto por el tratamiento matemático de sus efectos, como por las dudas respecto a la causa física de la misma, situando en primer plano de la discusión la cuestión de las ―cualidades ocultas‖. Tampoco les produce tranquilidad alguna las denominadas ―veleidades teológicas‖ de Newton, tal vez porque contribuían a diferenciar con gran nitidez el ―núcleo terrestre‖ de los Principia, según expresión de Boris Hessen; aunque al mismo tiempo la atracción, cuya causa se desconocía, se prestaba a ser considerada como una ―ley de la creación‖, frente a las leyes naturales, fruto de la voluntad divina y no descubierta por la experiencia. Newton en el Escolio citado había hablado de un ―dios sapientísimo‖ del que sólo conocemos por propiedades y atributos de las co sas y por su ejercicio de dominio y ordenación del mundo; por ejemplo, situando a inmensas distancias unos sistemas de cuerpos celestes de otros, para evitar su colisión por el efecto de la gravedad. ¿Qué tenía que objetar entonces la teología cristiana? Cierta luz nos podría acercar a la respuesta. Newton constató la ceguera de los hombres frente al mundo y lo hizo con la siguiente aproximación metafórica: ―así como un ciego no tiene idea de los colores, así carecemos nosotros de idea sobre el modo en que el dios sapientísimo percibe y entiende todas las cosas‖. Nada que objetar respecto al modelo intelectual de servidumbre humana frente al dominio divino que defendía la Teología. El problema que ésta vislumbraba es que Newton, después de constatar la ceguera de los hombres, rehusando la luz divina que obviamente de muy poco podía
Página 154

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

servir, les proporcionó un bastón, que permitía una servidumbre con mayor autonomía; además el bastón estaba habilitado como vara de medir. Como representante de los primeros, dedicados a la divulgación de la obra de Newton, podemos citar a Willelm J. Gravesande, un profesor de matemáticas y filosofía en Leyden que estudió la obra de Newton, conoció al autor en Inglaterra y llegó a ingresar en la Real Sociedad de Londres. Fruto del estudio, de la admiración y de la asunción de los principios newtonianos de la filosofía natural publicó dos obras. La primera, aparecida en 1720 en dos volúmenes, Physices elementa mathematica, experimentis confirmata, sive introductio ad philosophiam newtonianam, y la segunda, editada en 1723, con el título Philosophiae newtonianae instituciones in usus academicos. Serían estas Instituciones uno de los principales medios de difusión de las teorías newtonianas en la primera mitad del siglo XVIII. Como veremos, Feijoo confiesa haberse introducido en la obra de Newton a través de esta versión de la misma. Entre los segundos, representantes y defensores de una teocracia intelectual que mira con prevención y rechazo a los llamados filósofos modernos –naturalistas, materialistas, cartesianos, newtonianos-, figura en un lugar muy destacado la persona y la obra de Eusebio Amort. Este teólogo alemán, cuyo prestigio y rechazo se medían por igual, en grandes proporciones, dentro y fuera de la Iglesia, publicó en 1730 su Philosophia pollingana; un cursum philosophicum en el que se podían leer capítulos como los siguientes: ―Falsedad demostrada del sistema de Copérnico‖ o ―Reivindicación de la filosofía peripatética‖. También se ocupa de Newton en una breve reseña en la que habla de la gratuidad de los dogmas del ―noble e insigne matemático‖, por no haber podido probar las causas de fenómenos naturales como el movimiento celeste, el de los graves y el de la propia Tierra. En España, Benito Feijoo y Martín Sarmiento, compañeros de cogulla y unidos además por estrechos lazos de amistad y colaboración, representan sin embargo dos sensibilidades intelectuales apreciablemente diferentes respecto a la obra de Newton. Mientras de Feijoo conocemos su ―yo hablo como newtoniano‖, que denota al menos una disposición de interés y apertura en la línea trazada por Gravesande, Sarmiento trazó en torno a las ―falsedades newtonianas‖ una línea de contención que le aproximaba a las posiciones de cierre defendidas por el teólogo Amort. En el Epígrafe 2 trataremos con amplitud sobre estas posiciones, ahora sólo esbozadas. Si el debate en torno a la obra de Newton era ya intenso en la segunda y tercera década del siglo XVIII sobre la base de las ediciones en latín, la aparición de las primeras ediciones de los Principia en lenguas vernáculas propiciará una extensión del mismo, y a la vez la comprobación de que el principio de atracción para explicar el sistema del mundo y los fenómenos de la naturaleza era progresivamente aceptado. En 1729 se publica la primera versión completa de los Principia en inglés, traducida por Andrew Motte. Era un acontecimiento editorial muy relevante, pero como ejercicio de difusión de las teorías newtonianas necesitaba ser completado con otras actuaciones. La lectura en inglés de la obra facilitaba obviamente su acceso, pero el nivel de comprensión de la misma seguía dependiendo de otros factores. Era preciso divulgar con compendios y resúmenes sus contenidos y a este propósito responden publicaciones como A treatise of the system of the world, realizada en 1728 y reimpresa al menos en tres ocasiones entre 1731 y 1740. El propio Andrew Motte habría hecho esta traducción del Sistema del Mundo de Newton, al mismo tiempo que trabajaba en la de los Principia. La cohabitación de Voltaire y la Marquesa de Châtelet, Gabriela Emilia Le Tonnelier de Breteuil, tuvo sin duda algo que ver con la aparición de la primera edición en francés de los Principia el año 1756. Formaron una pareja que aglutinó los antecedentes newtonianos de él con el interés por la ciencia y la facilidad para las lenguas de ella. Conocedora del latín y del inglés, entre otras, la Marquesa tradujo la obra que se publicó en París, con varias reimpresiones entre los años 1756 y 1759. La novedad editorial podía ser entendida como la culminación de un intenso debate que desde los años veinte se había suscitado en Francia en torno a las teorías newtonianas. El carácter general del mismo, que enfrentaba a peripatéticos y modernos, en Francia se había ―nacionalizado‖ merced a la resistencia ofrecida por los cartesianos desde su
Página 155

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

posición dominante en las principales instituciones científicas francesas. La llegada a Francia de las obras de Gravesande, impregnadas del espíritu newtoniano, a partir de 1720, fue una primera llamada de atención, ratificada con gran amplificación por el Elogio de Newton, expuesto por Fontenelle ante la Academia Real de las Ciencias el año 1727. El dilema de los grandes cartesianos –Privat de Molières, Jacques Cassini, Jean Bernoulli, P. Regnault...- había crecido tanto que se podía entender incluso que había comenzado a desaparecer; sobre todo después de la publicación en 1732 del Discours sur la figure des astres, de Maupertuis, en el que se expone por primera vez la atracción ―sans voile‖. Seguirán las obras de Voltaire, las Cartas inglesas y los Elementos de la filosofía de Newton, publicados en 1738. A partir de esta fecha, los cartesianos pasan de estar a la defensiva a defender una causa a la desesperada. Una singular batalla de esta disputa científica se libra en el campo de la geodesia, teniendo como telón de fondo las investigaciones sobre la figura de la Tierra. Entre 1735 y 1745 dos Expediciones geodésicas, a Laponia y al Virreinato del Perú, comisionadas por la Academia francesa, trataron de comprobar, midiendo sendos arcos de meridiano y tras las correspondientes comprobaciones gravimétricas, si el esferoide terrestre estaba achatado por el Ecuador, como defendían los cassinistas, o de lo contrario el achatamiento era polar, como sostenían los newtonianos. Éstos se basaban en las Proposiciones y los datos comentados por el propio Newton en los Principia. En los años cuarenta se difundieron los resultados de estas Expediciones, que daban la razón a los newtonianos, respecto al achatamiento polar. Jacques Cassini, cabeza visible de la astronomía y de la geodesia en Francia, de filiación cartesiana, no tendrá más remedio que empezar a reconocer ―la mayor fecundidad de las ideas de Newton‖. No obstante, con el triunfo de esta corriente se abrirán paso las discrepancias y el debate entre los propios newtonianos. Sirva el ejemplo de otros dos grandes representantes de la ciencia francesa del siglo XVIII, Buffon y Clairaut, ambos seguidores y admiradores de Newton. Buffon traduce al francés en 1740 la obra de Newton, La méthode des fluxions et de suites infimes, en cuyo prefacio, los testimonios de admiración incluyen la toma de partido a su favor y en contra de Leibniz respecto a los derechos de prevalencia sobre el descubrimiento del cálculo infinitesimal. Defiende asimismo la concordancia entre la teoría y las observaciones en la obra de Newton; algo que Clairaut, en su Traité de la figure de la terre, había puesto en duda al admitir la existencia de la atracción en la naturaleza, ―pero de acuerdo a una ley diferente a la que había establecido Newton‖. En Francia, al mismo tiempo que se reconocía el triunfo de las teorías newtonianas, crecía un sentimiento de frustración. Todo lo que no fuera estar en primer lugar significaba para Francia estar fuera de su sitio. Recordando las contribuciones que grandes sabios, como Kepler y Newton, hicieron a la ciencia, decía el que fuera gran físico y astrónomo francés, Francisco Arago, ―se siente una enorme tristeza al estudiar la historia de las cienc ias y observar que estos maravillosos descubrimientos se realizaron sin la ayuda de Francia‖. Era evidentemente una exageración, pues el propio Newton reconoció haber cabalgado, en el proceso de elaboración de su obra, a lomos de grandes gigantes, entre los que incluía a Copérnico, Galileo, Kepler y Descartes. Y los resultados de las Expediciones geodésicas citadas proporcionaron resultados muy relevantes para la ciencia, en varios de sus campos, además de ser un ejercicio de comprobación de Proposiciones newtonianas que habían sido muy discutidas; otra cuestión era que fueran científicos franceses quienes dirigieran estas investigaciones con el propósito de refutar las tesis de sus propios compatriotas. Cabría entender que esta detracción simulada está preparando el camino para la aparición de los ―ilustres geómetras‖ –Clairaut, Euler, D’Alambert, Lagrange y Laplace- que ―dividieron el mundo cuya existencia había descubierto Newton y se propusieron estudiarlo a fondo‖. Sin desmerecer la obra de los cuatro primeros en el campo de las comprobaciones y ampliaciones de las ideas de Newton, será Laplace quien permita a los franceses rozar el resarcimiento. Laplace comienza a publicar su gran obra, Tratado de la mecánica celeste, en el año 1799, no culminándola hasta el año 1827. No obstante, en 1796 aparecerá la primera edición de su Exposición del sistema del mundo, un avance de la Mecánica celeste, desprovisto del complicado aparato matemático, que permitía comprender al profano lo fundamental en los
Página 156

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

progresos de la astronomía física. En ella Laplace se muestra como el más profundo y comprometido de los newtonianos; tanto como para abordar la resolución de los grandes problemas planteados y no resueltos por Newton. Para un estudioso de la mecánica celeste descrita por Newton y ajustada al principio de que la gravitación universal explicaba el funcionamiento del sistema solar no resultaba fácilmente comprensible la multitud de efectos que cabía esperar de la interacción de numerosas masas y fuerzas que cambian de posición y de intensidad. Newton no había tratado sobre los efectos en su conjunto de las acciones mutuas entre los cuerpos, planetas y satélites, del sistema solar. Aparentemente el resultado debía ser un impenetrable cuadro de desórdenes, que sin embargo no se producía. La gran contribución de Laplace al progreso de la mecánica celeste newtoniana consiste en explicar por qué la variedad que caracterizaba la constitución del sistema no implicaba su funcionamiento caótico. Por supuesto la grandeza de la contribución lo es exclusivamente por motivos racionales y científicos, lo que excluía todo recurso a intervenciones exteriores y todopoderosas. En su aproximación a la resolución de problemas concretos Laplace estableció que las elipses planetarias están en perpetuo cambio, recorriendo los extremos de sus diámetros el cielo. Sin embargo, descubrió que algunas magnitudes podían considerarse constantes o sometidas a variaciones mínimas, como el gran eje de cada órbita, lo que determinaba los tiempos de revolución de cada cuerpo. Quedó asimismo comprobado, a través de la igualdad de los movimientos medios de revolución y rotación de la Luna, por qué el satélite nos presenta siempre la misma cara. Esto era a su vez compatible con los cambios de velocidad en el movimiento lunar, relacionados con el aumento o la disminución de la excentricidad de la elipse que la Tierra sigue alrededor del Sol. La estabilidad del equilibrio oceánico depende de que la densidad media de la masa líquida siga siendo inferior a la densidad media de la Tierra. Concluye que en el sistema sólo se mantiene el orden y la constancia porque experimenta pequeñas perturbaciones periódicas en torno a su estado medio. Un siglo después la obra de Laplace es un excelente reflejo del curso que habían seguido las ideas newtonianas. Acumulando un gran caudal, con nuevas fuentes y nuevos estudios, fertilizaban campos más amplios de la ciencia. El movimiento mecánico, que Newton había sometido a principios matemáticos, planteado exclusivamente en términos de efectos, parece haber alcanzado una nueva fase: la de las significaciones cualitativas. Laplace, en sus incursiones cosmogónicas, no sólo habla del movimiento del universo, también de su reproducción en forma de anillos de materia que giran separados de la gran nebulosa tras el enfriamiento y gradual condensación de ésta. Nos está indicando las posibles formas de evolución de la materia ya organizada en nebulosas para producir otras; y algo que pudiera ser aún más importante, pues si el ―enfriamiento‖ tiene causa en el proceso, de lo que se está hablando realmente es de un nuevo tipo de movimiento, más complejo que el mecánico: el movimiento térmico. Cabe significar que en relación con estos avances, verdaderamente revolucionarios en la Historia de la Ciencia, Laplace hizo reconocimiento expreso de la labor pionera de Buffon cuando de él dice haber sido el primero que, después del descubrimiento del verdadero sistema del mundo, había tratado de explicar el origen de planetas y satélites. Si se estaba accediendo al conocimiento esencial de que el Universo es materia en movimiento, no sólo la Astronomía, ―el más bello monumento del espíritu humano por la dignidad de su objeto y por la perfección de sus teorías‖, según manifestación del propio Laplace, se vería afectada. En otras disciplinas también se empezarían a detectar los cambios. Sirvan dos ejemplos, el de Charles Lyell y sus Principles of Geology, publicado en 1730, y el de Erasmus Darwin. Ambos científicos convergen en Charles Darwin; del primero dijo Darwin ―mis libros proceden a medias del cerebro de Lyell‖; y del segundo, que era su abuelo, recibió, además de la herencia biológica de caracteres adquiridos, la herencia intelectual de una teoría evolucionista ya esbozada en su obra Zoonomía, o las leyes de la vida orgánica, publicada en los años 17941796. Una corriente rápida y caudalosa nos llevó hasta los acontecimientos que acabamos de mencionar, acaecidos en el tránsito del siglo XVIII al XIX. Pero hemos de volver al curso medio de los acontecimientos a través de los cuales se refleja la difusión de las teorías
Página 157

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

newtonianas en la primera mitad del siglo XVIII. Habiendo quedado reducidas a dos las ediciones de los Principia en versión completa y lenguas vernáculas, la inglesa de 1729 y la francesa de 1756, otros debieron ser los canales o difluencias que inundaron el pensamiento de la Ilustración con los principios de la mecánica newtoniana. Las ediciones en latín de los Principia en versión completa siguieron satisfaciendo la demanda de una clientela reducida, como la realizada en Ginebra en 1739-1742, reimpresa en 1748 y en 1760; o las que se publicaron en Glasgow en 1781 y en Praga en 1780 y 1789. El interés por la Óptica, cuya primera publicación data del año 1704, seguida de otras ediciones en latín y en inglés, y el progresivo conocimiento de otros trabajos de Newton, además de los Principia, suscitó el interés hacia las versiones opera omnia. Como resultado de una primera tentativa se publicaron en Lausana-Ginebra, en 1744, unos Opuscula mathematica, philosophica et philologica en tres volúmenes, y en la parte del catálogo referido a sus ―Trabajos reunidos‖ figura la entrada ―propuestas para publicar por subscripción las Isaaci Newtoni opera‖, fechada en 1776; pero el cumplimiento del objetivo de publicar las Obras Completas de Newton se debe al obispo Samuel Horsley, con la aparición en Londres, entre los años 1779 y 1785, de las Isaac Newton opera quae exstant omnia en cinco volúmenes. En cualquiera de las versiones citadas las obras de Newton eran de acceso muy restringido; además de la lengua –ya lo hemos indicado- la formalización y alcance de contenido limitaban a un grupo de privilegiados los lectores con capacidad de comprenderlas. La mayor selección la realizaba el aparato matemático de los Principia, cuya versión final, antes de la primera edición, Newton decidió ―endurecer‖. En un primer momento el Libro III, sobre el Sistema del mundo, fue redactado en términos populares para facilitar el general entendimiento del mismo, pero a última hora decidió mantener el nivel del discurso de los dos anteriores con la introducción de las Proposiciones de corte matemático. Lo hizo, nos dice uno de sus más reputados biógrafos, ―para evitar ser atormentado por pequeños matemáticos aficionados‖. En consecuencia, la demanda de conocimiento y a la vez una oferta ampliada del mismo propició un gran desarrollo de las versiones reducidas o aligeradas. En la línea ya trazada por Gravesande, con su Philosophiae newtonianae instituciones in usos academicos, de la que se hicieron seis ediciones entre 1723 y 1766, seguirán apareciendo los compendios y los extractos, entre los que cabe citar el De mundi systemate liber Isaaci Newtoni, de John Conduitt, con varias reproducciones en los años 1728 y 1731; y la Excerpta quaedam e Newtoni principiios philosophiae naturalis cum notis variorum, de John Jebb, editados en 1765. En Inglaterra las versiones y sus reimpresiones con el formato An introduction to Sir Isaac Newton's philosophy se sucedieron con un ritmo aproximadamente bianual, entre los años 1720 y 1750. Todo indica que siguen la pauta marcada por la primera edición, de 1720, de la Introductio de Gravesande. Podríamos decir que Gravesande abrió dos caminos relacionados con la difusión de las ideas newtonianas en el siglo XVIII. De una parte, proporciona el formato de la divulgación y explicación de las nuevas teorías, con gran aprovechamiento en los círculos intelectuales a los que no habían llegado ejemplares de la obra de Newton, o por las razones ya señaladas eran impenetrables; y de otra, como gran matemático y filósofo que irradia su notoriedad en Europa desde la Universidad de Leyden, está marcando al mismo tiempo la pauta del gran filósofo o científico para quienes de ningún modo podía pasar inadvertido el envite intelectual que Newton había lanzado al mundo. Aparte de los ya citados en el desarrollo de este Epígrafe contextual, daremos entrada a otros autores en el cuadro con el propósito de perfilar la línea final que nos conduce a la figura y la obra de Feijoo en su relación con las ideas newtonianas, núcleo del trabajo, desarrollado en el Epígrafe 2. En Prusia la rivalidad entre los partidarios de Newton y los de Leibniz era tan enconada como la que ya hemos observado en el ámbito de otros ―nacionalismos científicos‖. En este contexto emerge la figura de un matemático suizo, Leonhard Euler, conocido en los círculos intelectuales europeos tras la publicación en 1736 de su obra Mecánica o ciencia del movimiento expuesta analíticamente. Se muestra como un convencido newtoniano, sin duda; aunque cabe la duda sobre si el grado de convencimiento no rebasaría el orden científicoracional para estar sustentado al mismo tiempo por la profunda aversión que sentía hacia
Página 158

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Leibniz. De su monumental obra aquí nos interesa destacar aquella parte de la misma relacionada con el propósito divulgador de las ideas newtonianas. Coincidiendo con su vinculación, en puestos directivos, a la Academia de las Ciencias de Berlín, recibe el encargo de la instrucción de la sobrina del rey de Prusia, la princesa F. Luise, una joven de quince años. Siguiendo el método de las Cartas, en 234 envíos trata de exponer a la princesa los conocimientos elementales de la filosofía y de la ciencia de la época – fueron redactadas entre los años 1760 y 1762-. Con un desarrollo conceptual y analítico que alcanza el nivel escolar tratan de astronomía, geodesia, magnetismo, gravedad, divisibilidad de los cuerpos, óptica..., ofreciendo un modelo de Newton para jóvenes de la aristocracia. En otros casos, como veremos, las lecciones sobre Newton formaron parte de programas de superación de los ―errores del vulgo‖ y del adelanto de la educación popular, tal y como sucedió en España con la obra de Feijoo, o con la menos conocida de Los aldeanos críticos. En ámbitos geográficamente más periféricos de la Europa ilustrada, como era Portugal, también se perciben los efectos de la marea newtoniana, aunque más por causa de un cambio de nivel excepcional que por la influencia de un movimiento ya regularizado. Hablamos siempre de singularidades que están a la cabeza de los movimientos históricos. Fue el médico Jacob de Castro Sarmento quien, para proteger su judaísmo, viaja a Inglaterra en 1721 y descubre las nuevas ideas sobre la naturaleza, su concepción mecánica y racional. De inmediato la base de su formación, en la tradicional disciplina escolástica, se desmoronó ante las nuevas posibilidades de entender el mundo que ofrecían la observación, la experimentación y la deducción matemática. Lógicamente prestará una gran atención a un acontecimiento editorial tan relevante como la primera edición en inglés de los Principia en 1729, la publicación en esta misma lengua el año siguiente de las Obras Completas de Bacon, de quien Newton era el más destacado sucesor. De regreso a Portugal, Sarmento asumió el ambicioso reto de renovación de la cultura portuguesa, comenzando a trabajar en la traducción al portugués de las obras de Bacon. El proyecto editorial fracasó, pero no abandonó la idea general de renovación que dio como fruto la publicación de varios trabajos de base experimental –sobre plantas, eclipses, diamantes- en las Philosophical Transactions de los años 1730 y 1731. En cualquier caso, su mérito como introductor de las ideas newtonianas en Portugal está asociado a la publicación en portugués en 1737 de la Teoría verdadera de las mareas según la filosofía del incomparable caballero Isaac Newton, obra que ponía en guardia a los cartesianos al mismo tiempo que proclamaba la esterilidad de la concepción escolástica de la ciencia. Quienes seguían defendiendo ésta creían ganar tiempo con el solo transcurso del mismo. En 1762, veinticinco años después de la publicación de la Teoría de las mareas, el oratoriense Manoel Alvares publica en Lisboa una Historia de la creación del mundo según las ideas de Moisés y de los filosofos; entre los cuales figura Newton y la exposición de sus teorías, pero sin aceptarlas en su integridad. Cualquier alumno formado en la escuela de La Enciclopedia lo consideraría una transacción inaceptable. Fue precisamente el avance de las ideas que darían curso a La Enciclopedia lo que alentó a los defensores de los dogmas de la revelación cristiana y en particular de la ortodoxia católica. Uno de los bastiones más destacados en esta lucha lo erigieron los jesuitas en torno a su publicación más emblemática, las Mêmoires pour l’ histoire des sciences et des beaux arts, las conocidas Memorias de Trévoux, publicadas entre los años 1701 y 1762, año en el que fueron expulsados de Francia los jesuitas. No sólo representaban la línea dura del pensamiento jesuítico, habían al mismo tiempo asumido la representación más amplia de la filosofía reaccionaria, la cual, en nombre de las ideas que sostenían al Antiguo Régimen, luchaba contra el despliegue del pensamiento ilustrado. Cualquier tema publicado remitía en última instancia a una cuestión teológica, bajo el principio de que todo conocimiento humano era un conocer de Dios; es decir, toda epistemología era una teología. Sin embargo, como anunciaba el propio título de la publicación, se prestará una gran atención a las novedades en materias literarias, artísticas o científicas. En febrero de 1717 se publicará, por ejemplo, una reseña de los Principia de Newton, tras su segunda edición de 1713. Pero el plan de los jesuitas consistía exactamente en esto: divulgar los avances y al mismo tiempo fijar la ortodoxia católica respecto a los mismos. Su trabajo es similar al de los ingenieros hidráulicos ocupados en la construcción de
Página 159

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

diques, evitando las difluencias, la capilaridad o las inundaciones fertilizantes de corrientes impetuosas. Las Memorias de Trévoux como proyecto editorial e intelectual representaban en su conjunto una propuesta corporativa que rechazaba el pluralismo religioso, al mismo tiempo que el espíritu ilustrado. Defendían una concepción teocrática del poder, lo que implicaba supeditar el poder del Estado al de la Iglesia; lógica que informa el estatus de poder absoluto de procedencia divina que otorgan al soberano. Muchos soberanos, creyendo o no que su poder era de origen divino, lo cierto es que prescindieron, con traslados transfronterizos incluidos, de tan desinteresados consejeros. En materia de ciencia defendían e incluso fomentaban un empirismo extenso entendido como complemento revelador de las verdades reveladas a través de las Sagradas Escrituras. En España representó como nadie esta posición, aunque dentro del corpus de los Estudios Benedictinos, Martín Sarmiento, quien siempre mantuvo unas relaciones de proximidad y connivencia con los jesuitas. En Francia, uno de los jesuitas más destacados fue el padre Louis-Bertrand Castel, colaborador, también expurgador, de las Memorias de Trévoux. Con mayor independencia desarrolló sus obras de fundamento newtoniano, asumiendo el principio de la gravitación universal, como el Tratado de Física, la Matemática universal o la Óptica de los colores, publicadas en París entre los años 1724 y 1740. Figuras como la del padre Castel representaban al pensador crítico dentro del orden religioso cristiano, cuyo propósito era hacer compatible el espíritu ilustrado y sus fundamentos racionales con la no oposición frontal a los dogmas de la religión. En este orden y también desde el interior de la Compañía parace haber sido más destacada la influencia irradiada por el padre Rudjer Josif Boskovic desde el Colegio Romano de Roma, que la del padre Castel desde el Colegio Luis el Grande de París. El padre Boskovic viajó por toda Europa –Francia, Inglaterra, Holanda, Austria, Bulgaria, San Petesburgo, Varsovia...- buscando el contacto con las élites intelectuales y tras comprobar que a Roma, por varios motivos, no llegaban con facilidad las nuevas ideas filosóficas y científicas. Estas nuevas ideas estaban alumbrando un nuevo campo, el de la física, aún envuelto en una vieja denominación, la filosofía natural. Para los jesuitas la principal preocupación estaba en los filósofos de filiación enciclopedista, en poco o en nada respetuosos con la religión, prefiriendo incluso una relación más próxima a la física experimental de Newton que a la metafísica especulativa de Descartes, por entender ésta propensa a la presunción filosófica, al paralogismo y a la ligera concepción de evidencias que suplantaban a la revelación. A través de estos cauces y del ya señalado de fomento del empirismo extensivo fue posible que se abriera paso la personalidad y la obra de Boskovic, cuya autoridad como matemático y como astrónomo quedó acreditada con avanzados trabajos de geodesia y de cartografía, como el de rectificación del mapa de los Estados Pontificios. Para acreditar su filiación newtoniana han quedado sus publicaciones sobre Óptica – Opera pertinentia ad opticam-, y sobre Filosofía –Philosophiae naturalis theoria-. El título de esta última obra se completa con la expresión ―redacta ad unicam legem virium in natura existentium‖, anunciando la tesis que sustenta su sistema, elaborado a partir de las ―veleidades teológicas‖ del propio Newton. Frente a la propuesta newtoniana de varios principios activos extraídos de los fenómenos naturales, Boskovic habla del ―plan armónico realizado por Dios‖ sujeto a un único principio, que identifica con centros de fuerzas recíprocas que alternativamente se atraen y repelen. El dominio del Uno, el amo universal ―que rige todas las cosas, no como alma del mundo, sino como dueño de los universos‖, al que se refiere Newton en el Escolio general, es la armónica tendencia hacia la unidad que debía conciliar la infinita diversidad de los fenómenos en el sistema de Boskovic. Boskovic ejercía como profesor de matemáticas en el más importante centro de enseñanza que tenían los jesuitas, el Colegio Romano. Declarado seguidor de Newton, enseñaba los puntos fundamentales de su sistema, como el de la atracción o pesantez universal, además de realizar valiosas investigaciones sobre la velocidad de la luz. Por supuesto, había superado ya las dudas aún persistentes en otros ámbitos circa ecclesiam sobre el copernicanismo. No había ganado su prestigio como astrónomo dudando sobre el movimiento de la Tierra y sobre la inmovilidad del Sol; y tampoco ejercía su magisterio, internacionalmente reconocido, al margen
Página 160

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

de la aquiescencia y la consideración de la cúpula de la Iglesia. El propio Papa, Benedicto XIV, le había encargado, reconociendo su autoridad como matemático y astrónomo, el nuevo trazado de la línea meridiana en las ciudades de los Estados Pontificios, base para el levantamiento de un nuevo mapa de los mismos. Estos detalles sobre la vida intelectual de Boskovic nos interesan por dos motivos. Nos permiten cerrar este Epígrafe, al mismo tiempo que nos facilitan el tránsito hacia el siguiente, sin dejar de percibir nunca la radiación de fondo que pretendemos mantener: la difusión de las teorías newtonianas. Por una parte, Boskovic representaba la presencia de las doctrinas más avanzadas de la Física moderna en el centro mismo de la Iglesia, y por otra, será el espejo en el que quiera verse reflejado Feijoo cuando, ya copernicano y newtoniano convencido, siga creyendo que es necesario o conveniente contar con avales en forma de argumentos de autoridad vinculados a la propia Iglesia. Si procedían de una persona como Boskovic, muy próximo al Papa, para él era un motivo múltiple de tranquilidad, la intelectual y otras que la Inquisición no había aún dejado de perturbar. En cualquier caso, este es el final del proceso de asunción de las ideas newtonianas por Feijoo; en el siguiente Epígrafe trataremos de reconstruir el proceso completo, cuya duración comprende aproximadamente tres décadas. La singularidad. Newton en la obra de Feijoo Sostenemos que fue Feijoo el principal defensor de las ideas newtonianas en España durante la primera mitad del siglo XVIII. Ello se debe a dos razones, la progresiva asunción por parte del autor, siempre con una disposición muy receptiva, de dichas ideas, y la amplia proyección social que tuvieron sus obras, el Teatro Crítico Universal y las Cartas Eruditas, en las que resumió, explicó y justificó la recepción en España de las ideas más avanzadas en el campo de la Física moderna. En algún momento se ha pretendido otorgar a Martín Sarmiento, amigo y colaborador de Feijoo, un protagonismo especial como ―introductor‖ de Newton en España, pero responde exclusivamente a la sobreinterpretación de algunos detalles bibliográficos. Es cierto que Sarmiento, en su Demostración Crítico- Apologética, publicada en 1732, y escrita en defensa de los tres primeros tomos del Teatro de Feijoo, cita los Principia de Newton, en la segunda edición de Roger Cotes de 1713; pero lo hace para descalificar tanto los supuestos teóricos como los datos concretos en los que se basaba Newton para sostener la tesis del achatamiento polar, frente a la del achatamiento ecuatorial que defendían los seguidores de Cassini en Francia. Afirma del sistema de Newton estar basado en falsedades y apoyado en medidas y datos erróneos, situándose incluso en posiciones precopernicanas. Prueba de ello es que llega a manifestar ser falsa la suposición del movimiento de la Tierra. Evidentemente no se podía ser newtoniano sin ser copernicano, y Sarmiento no era ninguna de las dos cosas. Lo que astronómicamente dice en 1732 le retrotrae a 1532; es decir, unos años antes de la publicación de la obra de Copérnico. ¿Podía este hombre representar algún papel relevante en la introducción y difusión de la obra de Newton en España? Inequívocamente ninguno. Los testimonios que podríamos anotar, extraídos de sus Cartas y de otros escritos suyos no dejan lugar a dudas. Sirva como ejemplo el siguiente. En una carta que dirige a su amigo, el Duque de Medinasidonia, fechada en 22 de junio de 1752, menciona al inglés Franklin como newtoniano hablando de un globo terráqueo con su rotación circa centrum; sin embargo él ―puja‖ porque es todo el firmamento el que consuma una rotación cada 24 horas de Oriente a Poniente56. Sarmiento no podía decir nada a favor del sistema newtoniano pues ni siquiera había logrado interiorizar el movimiento de la Tierra. Es posible que el ejemplar de la segunda edición de los Principia que figura en su Biblioteca entrara en ella antes de 1732, año en que publica la Demostración Crítico- Apologética y parece citar la obra –también pudiera estar tomando referencias indirectas-; pero son indiferentes las fechas en las que adquirió éstas y otras obras de Newton, pues en ningún caso sirvieron para modificar su posición antinewtoniana, que ya acreditó en la obra citada y mantuvo durante los cuarenta años siguientes de su vida. Pudo ocurrirle con Newton lo que le sucedió con Descartes. Siendo muy joven compró las Obras Completas de éste ―aunque le entendía poco‖, lo que no implicaba una desatención de las
Página 161

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

mismas, pues nos dice que las ―sacudía bastantes veces el polvo‖. Completamente obstruida la vía Sarmiento debemos salir al encuentro de Feijoo para que nos enseñe las vías de penetración, por él mismo abiertas, de las ideas newtonianas en España. Una carta transcrita por Gregorio Marañón en su conocido estudio sobre Las ideas biológicas del padre Feijoo nos sitúa en el umbral del proceso que queremos reconstruir. En ella le dice Feijoo a su interlocutor que posiblemente, hablando de sistemas, se encuentre más conforme ―con los turbillones‖ –es decir, con Descartes-, pero que él hablaba como newtoniano. Este ―yo hablo como newtoniano‖, pronunciado por Feijoo no deja dudas sobre su disposición e incluso sobre su convencimiento, pero el proceso tiene sus tiempos. La carta reproducida por Marañón está fechada en Oviedo, a 17 de octubre de 1727, lo que, de ser cierto, descubría una novedad de gran interés en la formación filosófica y científica de Feijoo, al declararse ―newtoniano‖ en una fecha tan temprana. Pero no tardaría en advertirse que la fecha, en 1727, era un error, pues constatando en la misma carta la aparición de la primera edición en italiano del Teatro Crítico Universal, lo que ocurre en 1744, el año en el que Feijoo pronunció la famosa sentencia debió ser el de 1747 y no el de 1727. Aclarada esta cuestión debemos regresar al comienzo del proceso para empezar a comprobar las grandes dudas que Feijoo hubo de soportar respecto a la defensa o validez de cualquier sistema, desde el aristotélico al newtoniano. A mediados de los años cuarenta Feijoo confiesa tener solamente un conocimiento indirecto de la obra de Newton; y lo hace después de haber recibido un regalo muy especial de su amigo Francisco María Pico, Duque de la Mirándola, quien servía en la Corte madrileña como mayordomo real y gentil hombre de cámara. Descendiente del ilustre Juan Pico de la Mirándola, sin herederos e intuyendo tal vez el final de sus días –murió en 1747- dona a su amigo Feijoo las obras de Newton, entre las cuales podemos suponer que se encontraba la principal, los Principia. En cualquier caso, Feijoo dejó el siguiente testimonio de ―su gratitud al ofrecimiento de remitirme las obras de Newton, favor que yo no puedo menos de aceptar, porque no me deja libertad para ello el conocimiento de su alto precio, ya por ser dádiva de V.E., ya por ser producciones de aquel gran hombre‖. Feijoo escribía esto en marzo de 1744 y hasta entonces manifiesta haber tenido sólo un contacto indirecto con la obra de Newton. Disponía del Compendio que de su filosofía había hecho Gravesande62, además de ―muchas y grandes noticias de Newton adquiridas en otros libros y especialmente de su invención del cálculo diferencial o geometría de lo infinitamente pequeño‖, que había estudiado a través de la obra de Fontenelle, Elementos de la Geometría del infinito. Feijoo reconoce que la obra de Newton desborda sus posibilidades, aunque su curiosidad fuera ilimitada y el interés por la misma muy grande. Solamente los grandes geómetras –dice- podrían ―navegar y fondear tan profundo y dilatado océano..., a mí sólo me es permitido examinar sus orillas‖. Y de los Principia en particular dejó escrito, ―parto prodigioso de prodigioso ingenio, pero que tardó algún tiempo en grangear toda la estimación que merecía, porque siendo la basa de la obra una profundísima Geometría, producción al fin del mayor geómetra que tuvo el mundo –pues esta gloria nadie se la niega a Newton- los medianos geómetras nada veían allí sino tinieblas y los más adelantados no lo eran tanto que no necesitasen de tiempo, reflexión y estudio para enterarse del nuevo sistema‖. Sin embargo, aunque con retardo llegaría la admiración y el aplauso hacia la obra, fruto de un movimiento de expansión en el conocimiento de la misma que era directamente proporcional al tiempo y a la distancia. Dentro de este movimiento, como un alumno aventajado, hemos de considerar incluido al propio Feijoo. Aunque un interlocutor anónimo le reprocha a Feijoo en 1744 el ―no haber jamás tocado cosa alguna de la doctrina de Newton‖, mientras se había ocupado ampliamente de Descartes y de la filosofía de los atomistas o corpuscular, lo cierto es que desde hacía ya algunos años Feijoo venía prestando atención a todo cuanto se relacionaba con el ―caballero Newton‖. Para desmentir a su desinformado interlocutor hace relación de sus menciones y elogios hacia Newton desde que en el año 1733 apareciera publicado el Tomo V del Teatro Crítico Universal. Sin embargo, Feijoo no fue muy preciso con su interlocutor, pues desde algunos años antes ya se había ocupado de introducir en sus escritos referencias, más que protocolarias, a la obra de
Página 162

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Newton. En el Tomo II del Teatro, cuya primera edición es de 1728, en el Discurso XIV sobre ―Paradojas físicas‖, Feijoo dejó constancia, hablando de la ―virtud atractiva‖ de la novedad explicativa que se estaba abriendo paso, no sólo en cuando recuperación de un nuevo concepto, sino como piedra angular para la construcción de un nuevo sistema. A propósito escribió: ―cuando se hallaba la virtud atractiva tan abandonada de la Filosofía y desterrada (digámoslo así) del ámbito del mundo a la esfera de la imaginación, el caballero Newton, famosísimo matemático inglés y sutilísimo filósofo, se puso tan de su parte que no sólo restituyó al mundo la virtud atractiva, le atribuyó como a causa cuantos movimientos inanimados hay en la naturaleza‖. Y continúa: ―a Newton siguen hoy muchos y si bien que yo estoy tan lejos de admitir con tanta universalidad la virtud atractiva, que juzgo más probable el que no la hay en ente alguno, pero una vez que se conceda en el imán y otros algunos cuerpos, se hace muy verosímil que la haya también en el globo terráqueo respecto de los graves‖. Feijoo reconoce que había relación entre los muchos que habían empezado a seguir a Newton y las graves dificultades por las que pasaba el aristotelismo, o la filosofía peripatética. Su admiración por la capacidad de respuesta que puede dar la filosofía moderna, frente al constatado agotamiento de la vieja, no le permite, no obstante, superar las dudas profundas que le planteaba el carácter finito de la virtud atractiva; o lo que es lo mismo, la variación de su operatividad según la distancia. Así quedaban las cosas cuando en el siguiente tomo del Teatro, el III, publicado en 1729, Feijoo encontró un motivo adicional para llegar con el elogio hasta el ―sutilísimo caballero Newton‖. Lo hizo dejándose llevar por la poderosa corriente de la filosofía experimental que hace arrancar del canciller Bacon, a quien se debía ―todo lo que de un siglo a esta parte se adelantó en la Física‖, después de haber roto los estrechos márgenes de la Filosofía. Los deudores eran no sólo los denominados ―filósofos ingleses‖, Boyle, Locke y Newton, entre los principales, sino también Descartes, Gassendi y Maignan, los más destacados representantes de la ―filosofía corpuscular‖. Pero será a los primeros a quienes dedique su más sentida admiración, como cultivadores del método experimental, no exenta al mismo tiempo de una sutil prevención cuando afirma: ―he visto (en ellos) una sencilla explicación y una franca narrativa de lo que han experimentado, desnuda de todo artificio, que no es tan frecuente entre los de otras naciones. Señaladamente en Bacon, en Boyle, en el caballero Newton y en el médico Sydenham, agrada ver cuan sin jactancia dicen lo que saben y cuan sin rubor confiesan lo que ignoran. Este es carácter propio de ingenios sublimes. ¡Oh desdicha que tenga la herejía sepultadas tan bellas luces en tan tristes sombras!‖. Feijoo había entrado en el debate sobre los métodos y sobre los sistemas e indirectamente sobre las creencias, pisando un terreno comprometido. El empirismo vulgar, mero complemento de la revelación, podía quedar de inmediato superado y servir de base a nuevas explicaciones para llegar a una comprensión racional del mundo. El ordenamiento intelectual de este proceso daría como resultado la construcción de un nuevo sistema, algo que causaba una profunda preocupación en el seno de la ortodoxia católica. Los sectores más integristas de la misma sostenían la existencia de un único sistema, que ya estaba dado y de cuyo conocimiento en esencia el hombre podía prescindir si ello legaba a poner en cuestión sus creencias. Feijoo conocía perfectamente este estado de cosas y consciente de haber abundado en el elogio hacia el empirismo de los herejes ingleses, se apresta a introducir en sus próximos escritos algunas dosis de cautela y de prudencia. En el Discurso VII del Tomo IV del Teatro, titulado ―Mérito y fortuna de Aristóteles y de sus escritos‖ quiso dejar constancia de su posición, cargada de matices y de prevenciones, sobre los nuevos sistemas: ―estoy pronto a seguir cualquier nuevo sistema, como le halle establecido sobre buenos fundamentos y desembarazado de graves dificultades. Pero en todos los que hasta ahora se han propuesto encuentro tales tropiezos que tengo por mucho mejor prescindir de todo sistema físico, creer a Aristóteles lo que funda bien, sea Física o Metafísica, y abandonarle siempre que me o persuadan la razón o la experiencia. Mientras el mar no se aquieta es prudente detenerse en la orilla. Quiero decir: mientras no se descubre rumbo, libre de grandes olas de dificultades para
Página 163

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

engolfarse dentro de la naturaleza, dicta la razón mantenerse en la playa sobre la arena seca de la Metafísica‖. La cuestión de los sistemas quedaba provisionalmente aclarada; el de Aristóteles no era tan malo y además era conocido. Sobre los herejes también era conveniente significarse. Después de la frase de lamento sobre los empiristas ingleses, quiso Feijoo remarcar este territorio a costa de Leibniz. De él destacó su reputación entre los sabios católicos de Francia, Italia y Alemania, ―no sólo por su genio sublime y de prodigiosa universalidad en las ciencias humanas, mas también por autor cándido y sincero‖, pero ¡cuidado!, era ―un luterano..., de errada creencia a que infelizmente le condujeron el nacimiento y la educación‖. El siguiente comentario de Feijoo sobre la Inquisición está también sin duda relacionado con el tono cautelar que quiere dar a sus escritos. Tratando sobre las causas de brujería y magia, habla Feijoo de ―la necesidad que hay en estos Reinos de erigir para semejantes causas el rectísimo Tribunal de la Inquisición, que acá por gran dicha nuestra tenemos‖. Unos párrafos más arriba en este mismo Discurso, sobre ―Transformaciones y transmigraciones mágicas‖, Feijoo se había referido al luterano Leibniz, de ―errada creencia‖. Estamos en los primeros años de la década de los treinta. Feijoo había sido fuertemente atacado por un grupo de replicantes tras la publicación de los primeros Tomos del Teatro. En algún caso las críticas podían tener algún fundamento discutible; en otros muchos no eran sino fruto de la agitación producida en el estado de miseria intelectual que vivía la España de la época. En 1729 Feijoo publica la Ilustración apologética, tratando de responder a los críticos de los dos primeros Tomos del Teatro. Por ejemplo, a Salvador Mañer que le había acusado, entre otras cosas, de ser ―ignorantísimo en Geografía‖. En 1732 será Sarmiento quien con su Demostración crítico-apologética salió en defensa de su amigo y los tres Tomos del Teatro ya publicados. Cuando escribe el cuarto Tomo Feijoo se había despreocupado ya de todos aquellos críticos y replicantes cuya respuesta le exigían llevar los temas a los niveles de escolaridad elemental. Pero en el fondo de algunas críticas latían cuestiones que nunca pudo marginar y mucho menos olvidar. Una era la construcción de sistemas racionales, bien de base especulativa o de fundamento experimental, y otra la controvertida relación entre Ciencia y Teología , que algunos años más tarde explicitará en los siguientes términos, (cuando habla de ) ―señalar los límites en que deben contenerse las Ciencias Naturales de modo que no hagan hostiles excursiones sobre la Sagrada Teología‖. Ambas cuestiones estaban relacionadas, perfilando en el pensamiento de Feijoo, en estos momentos, la imagen de un hombre de experimentalidad y también de racionalidad limitadas. Después de manifestarse con las precauciones ya conocidas sobre los sistemas, creyó aun necesario apostillar lo siguiente: ―la naturaleza sigue la idea de su Artífice, no la del hombre. Es una gran temeridad por parte del hombre presumir que puede comprender la idea de su Artífice‖. En estas circunstancias, ninguna temeridad humana podía equipararse a la de haber pensado los Principia. La figura de Newton como constructor de un sistema quedaba en entredicho; sin embargo, Feijoo está demasiado impresionado por su obra como para olvidarse de ella. De momento dejará en un segundo plano la parte más controvertida y sistemática de la misma, los Principia, recordando sus aportaciones en un campo más experimental como el de la Óptica. Lo hace en un Discurso titulado ―El gran magisterio de la experiencia‖, publicado en el Tomo V del Teatro en 1733, recordando como gran aportación a la ciencia experimental la obra de Newton titulada Óptica o Tratado de las reflexiones, refracciones, inflexiones y colores de la luz, cuya primera edición data de 1704, pero que Feijoo pudo ya haber conocido otras, tanto en latín como en inglés. El tema era de tanto interés que Feijoo dedicará el Discurso siguiente, ―Nuevas propiedades de la luz‖, a reseñar y comentar los resultados de las investigaciones newtonianas, destacando si la propagación era instantánea o no, si en determinadas circunstancias los rayos podrán seguir trayectorias curvas y, tal vez, la principal conclusión, la diversidad intrínseca de los rayos solares conteniendo la propia diversidad de los colores. Desde el año 1733 al 1739, en los que se publicaron los Tomos V al VII del Teatro Feijoo parece haber firmado un pacto de silencio respecto a la obra de Newton. Y tuvo numerosas ocasiones propicias que quedaron reflejadas en los Discursos de los Tomos VI y VII
Página 164

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

para seguir acercándose a su obra. En varios de estos Discursos trató sobre el copernicanismo, sobre los sistemas y los filósofos modernos, sobre la filosofía experimental y sobre el movimiento; sin embargo, la obra de Newton, que seguía estando ―a flor de piel‖, parece haber quedado relegada. Todo indica que después del primer contacto, protocolario, que Feijoo mantiene con ella, el paso siguiente implicaba ya entrar dentro de la misma para afirmar o negar, para provocar incluso ciertas rupturas que a juzgar por algunas evidencias Feijoo no estaba aún en condiciones de asumir. Comprendía perfectamente que se había planteado una batalla de tal importancia que anunciaba el fin de la contienda. Los sistemas modernos, con el de Newton en primera fila habían convertido en residual al aristotelismo clerical, frente a lo cual Feijoo toma partido. Y lo hace poniendo en duda el principio gravitatorio, al mismo tiempo que sostiene la tesis de que ―en todos los movimientos que llamamos naturales hay algún principio impelente‖, o fuerza propulsora, aunque se ignore cuál sea. Niega asimismo el fundamento que desde Tales de Mileto ha impulsado toda revolución científica y que no es otro que el de la suficiencia de las causas naturales para explicar efectos naturales. Era preciso, afirma, ―que haya una Naturaleza superior, inteligente, de suprema sabiduría y de inmensa actividad, y esa Naturaleza es la que llamamos Dios‖. Respecto al sistema de Copérnico, a punto de cumplirse los dos siglos desde su publicación, el aristotelismo clerical por el cual Feijoo está tomando partido, aunque cargado de dudas, sigue concediendo que a lo sumo sea una hipótesis. Una hipótesis respecto a la cual se trata sutilmente de reducir el campo de verificación. Aunque Feijoo afirma que respecto a los movimientos del Sol o de la Tierra, lo dicho en las Sagradas Escrituras ―tiene fuerza muy superior‖ –a observaciones y ejercicios probatorios, se entiende-, dicha fuerza es de naturaleza creencial, y si se confirman las mediciones de la paralaje de algunas estrellas quedaría probado el movimiento de la Tierra y con él la ―revolución de los orbes celestes‖ copernicana. Siendo plenamente consciente del curso de estos trabajos, se apresta a cuestionar a fundamentis los resultados, afirmando que en Saturno se acababa la ciencia de la Astronomía; más allá, hasta las estrellas fijas, todo era conjetura, y aun en Júpiter y en Saturno la ciencia tenía mucho de opinión. En cualquier caso, podían ser cuestionadas las medidas de la paralaje de la estrella Sirio realizadas por Cassini. Las dudas y prevenciones que suscitan en Feijoo los diferentes grupos de filósofos modernos adquieren en el caso de los denominados ―filósofos materialistas‖, formados en la tradición del atomismo, el carácter de repulsa, seguida de la reducción expeditiva. Parafraseando el momento más bajo que alcanzó el pensamiento de Platón, propone Feijoo para aquéllos que con su ―anglicano microscopio‖ decían haber visto los átomos de Epicuro y la materia sutil de Descartes, antes de que alcancen a ver el alma racional o los pensamientos ajenos, lo siguiente: ―cierto que la bárbara ley que quería introducir Platón en su ideada República, de condenar a muerte todos los partos feos y disformes se debiera practicar en la República literaria con muchos partos del humano entendimiento, monstruos intencionales, condenándolos al fuego al momento que salen a la luz‖. Quedaba así planteada la cuestión de la libertad de pensamiento sobre la que Feijoo no rehuye pronunciarse de manera precisa. Esta libertad era muy útil –dice- para el adelanto de la Física, o Filosofía de la naturaleza, pero los filósofos no podían ignorar que Religión y Filosofía no eran dos jurisdicciones enteramente separadas, de donde se infería que era imposible negar límites a la Filosofía sin romper los de la Religión. Estas eran las señas de identidad de la que podemos denominar ―ilustración cristiana‖ en la que Feijoo inscribe su obra. La gravedad explicaba el ritmo oscilatorio de los péndulos, y en lo que pueda tomarse como una metáfora intelectual, alcanzada la posición extrema en la que hemos visto a Feijoo reforzando los diques del aristotelismo, comenzará una nueva oscilación hacia el extremo opuesto del recorrido cuando vemos al benedictino dispensando elogios a la excepcionalidad de la persona y de la obra de Newton. Lo hizo en el Tomo VIII del Teatro, en un Discurso que titula ―Argumentos de autoridad‖. Constata Feijoo la falta de correspondencia temporal entre la vida y la gloria, de modo que sólo la corrupción de la primera era generación de la segunda. Esto, que era común para todos los hombres grandes por su ciencia y por sus escritos, tenía en Newton la excepción de la que Feijoo quiere dejar constancia con las siguientes palabras: ― como una especie de milagro literario se celebra la dicha del sutilísimo inglés Isaac Newton, que
Página 165

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

habiendo introducido tantas novedades en la Filosofía, o por mejor decir, habiéndola innovado toda, todos los filósofos de su nación se le rindieron al momento y se constituyeron discípulos y sectarios suyos. Los demás ingenios eminentes por mucho que lo sean padecen mil oposiciones mientras viven, y sólo empiezan a gozar los aplausos cuando ya no los gozan‖. Podemos considerar estas palabras como la tarjeta de presentación de una fase en la denominada ―filosofía polémica‖ de Feijoo, que le conducirá no tardando mucho al ―yo hablo como newtoniano‖. Aunque en otro Discurso, el 5º, del mismo Tomo VIII había proclamado ―su firme adhesión a todas las doctrinas de la Iglesia Católica Romana, por las cuales estoy –dice- presto a derramar toda la sangre de mis venas‖, saliendo así al paso de las interpretaciones que en el extranjero se estaban haciendo de sus escritos, más como disputas doctrinales que introducían la anarquía en el seno de la Iglesia española, que como impugnaciones de errores comunes; sin embargo parece sentirse autorizado para volver al núcleo de uno de los debates más encendidos, el del sistema del mundo. Con amplitud aborda el tema de la ―corruptibilidad de los cielos‖, exponiendo ocho razones a favor de la misma, que eran otras tantas refutaciones del sistema cosmográfico de Aristóteles y de los sectarios que aún le seguían en el siglo XVIII. La aparición y desaparición de los cometas, el propio concepto de ―estrellas nuevas‖ y sus cambios de magnitud, las manchas solares y de otros cuerpos y la revolución sobre sus ejes del Sol y de otros astros no hacían sino desautorizar a los que seguían defendiendo la incorruptibilidad de los cielos en el nivel supralunar. La conocida tesis de la cosmografía aristotélica no tenía otro fundamento que una deficiente observación de los cielos por falta de telescopios, concluye Feijoo, concediendo la máxima autoridad en este punto a los ―astrónomos modernos‖ como Copérnico, Galileo, Kepler, Newton, Cassini y Huygens. Se permite incluso la siguiente fantasía copernicana con un propósito claramente didáctico –contra los errores del vulgo- al hablar de la revolución de los astros. Imagina la Tierra rotando sobre su eje cada veinticuatro horas ―si uno la mirase desde un astro fijo al tiempo que el Etna está humeando, le parecería el humo una mancha o borrón de la Tierra, y esta mancha, concluida una revolución, se presentaría en el mismo sitio que antes‖. Hacer esta afirmación en 1739 no constituye mérito científico alguno, pero no carece de interés recordar que en el seno de la Iglesia seguía existiendo una corriente poderosa de pensamiento anticopernicano, y Feijoo también considera ―vulgo‖ a todos aquellos que sostienen y conviven con el error en materia de astros y de cielos. Concurría además otra circunstancia; cualquier avance en la introducción de la obra de Newton en España requería previamente haber resuelto la cuestión del copernicanismo, aunque Feijoo en ocasiones parece confiar en una asunción simultánea de ambos. En 1740 finaliza el proyecto editorial del Teatro Crítico Universal con la publicación del noveno Tomo. Fue una última entrega o Suplemento que Feijoo elaboró con las adiciones y correcciones que hizo a los temas tratados en los ocho Tomos anteriores. Después de catorce años se habían producido novedades experimentales que ratificaban en unos casos o refutaban en otros las afirmaciones o suposiciones con las que Feijoo había ensamblado su obra. Mencionaremos dos clases de experimentos que afectan al tema tratado: la verificación de las ideas newtonianas. Conoció Feijoo los resultados de las medidas de la paralaje del Cometa que había aparecido en el año 1702. Era de 13’, lo que comparado con el de la Luna – 60’-, daba una distancia que aproximadamente debía multiplicar por cinco la del satélite terrestre. Luego los cometas no podían estar formados por exhalaciones que ascienden de la Tierra, como decía Aristóteles, ni se podía seguir sosteniendo la incorruptibilidad de los cielos. En 1740 Feijoo ya conoce sin duda algunos resultados de las Expediciones geodésicas, enviadas por la Academia de Ciencias de París, a Laponia y al Virreinato del Perú para comprobar si la figura de la Tierra era una elipse prolongada hacia los Polos o hacia el Ecuador. En el Tomo III del Teatro, dando por válidas las observaciones francesas del año 1718, se suma a los cassinistas que defendían el ―modelo limón‖ de achatamiento ecuatorial, contrario al ―modelo naranja‖ de los newtonianos, que sostenían el achatamiento polar. Ahora, en 1740, habla de aquéllas como de ―pruebas no seguras‖, al mismo tiempo que se refiere a ―investigaciones más exquisitas sobre el asunto‖, pidiendo una moratoria antes de llegar a una última y definitiva resolución. No hay duda,
Página 166

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

advertido por los nuevos datos, Feijoo queda a la espera de una ratificación completa de las Proposiciones newtonianas sobre la figura de la Tierra. En cualquier caso, el avance por el camino reabierto ya no se detendrá. En el año 1742 inicia Feijoo un nuevo proyecto editorial, el de las Cartas Eruditas, que se prolongará hasta 1760, año en el que se publica el quinto y último Tomo de las mismas. En ellas tratará con extensión y detalle sobre la persona y la obra de Newton, completando una labor de exposición y divulgación que ningún otro autor pudo o quiso hacer en los años centrales del siglo XVIII en España. Siempre atento a los rasgos y circunstancias que daban el carácter de excepcional a una vida como la de Newton, Feijoo no desaprovechará la ocasión de dejar constancia de ello, enriqueciendo así el elogio hacia su persona, al mismo tiempo que argumentaba con pruebas a favor de alguna de sus ideas o en contra de las de otro. Fue en la Carta XXXV del Tomo I en la que quiso salir al paso de los que sostenían que la inteligencia humana, su potencial más su cultivo, estaba reñida con la longevidad. De los varios casos que cita de sexagenarios y más que se distinguieron por su gran ingenio y capacidad intelectual, no podía faltar el de Newton, en su época excepcional tanto en el plano biológico como en el intelectual, y del que Feijoo dice lo siguiente: ―habiendo, desde la primera juventud, excedido en las Matemáticas a cuantos le precedieron, murió de 85 años‖. Convencido Feijoo de que el estudio, aunque implique esfuerzo intelectual intenso, no es contraproducente para la salud, se dispone a introducir a sus lectores en el complejo campo de los sistemas filosóficos, en el que toda antesala conducía inevitablemente hasta Newton. La Carta XXIII del Tomo II, cuya redacción Feijoo había finalizado el año 1744, se titula ―Sobre los sistemas filosóficos‖, y en ella hace un balance del curso de las ideas durante el último siglo –mediados del XVII- mediados del XVIII-. La perspectiva analítica era, como hemos señalado, la obra de Newton, sobre la cual parecía existir la demanda de aclaraciones, explicaciones y compendios en la misma línea ya trazada que vimos en el Epígrafe 1. Además de cuáles fueran los propios intereses intelectuales de Feijoo, en esta Carta tiene como interlocutor a Francisco Pico de la Mirándola, un newtoniano que le hace, abusando de la amistad, algún reproche por el descuido –que no era cierto- hacia la obra de Newton, al mismo tiempo que le induce a que explique su escasa difusión en España. Con esta presentación, Feijoo reconoce, tratando de sistemas filosóficos, que los Principia de Newton habían marcado un antes y un después en el curso de la Filosofía y en el de la Física experimental. En su formulación original estaban vedados para la inmensa mayoría de los ingenios humanos, necesitando tiempo, incluso los geómetras más avanzados, para hacer comprensible al mundo las claves de un nuevo sistema. Pero frente a los componentes especulativos, residuales o renovados, de los peripatéticos, gassendistas, cartesianos y corpusculistas en general, la obra de Newton parecía anunciar la revitalización del Plan de Bacon que trataba de buscar a la naturaleza en sí misma, en sus efectos y en sus causas inmediatas. Sin embargo, el propio Bacon, en su Descripción del globo intelectual, se había interrogado sobre la existencia de un solo sistema o de lo contrario la total ausencia de orden y de conexión en un conjunto de globos dispersos, como la Tierra, el Sol, los planetas, las estrellas. En medio de las dudas y las posibilidades –un sistema heliocéntrico, de globos dispersos, geocéntrico, otros-, una conclusión metodológica se abría paso: el conocimiento por inducción del cielo de los astrónomos, así identificado para diferenciarle con el inmaterial de los teólogos. Pero el objetivo último del saber humano no eran las cuestiones de método, sino la creación de sistemas de razonamiento; razón por la cual Feijoo no podrá eludir la pregunta fundamental: ¿construyó Newton un sistema? La respuesta que esboza avanza en efecto en esta dirección, al entender que existe un todo doctrinal cuyas partes están ligadas o contenidas bajo alguna razón genérica y común a todas. Bajo una cierta fuerza, la ―recíproca pesantez de los cuerpos‖, que en la naturaleza movía recíprocamente los cuerpos según unas leyes. Esta fuerza sería el principio en el sistema newtoniano. Cuando Feijoo hablaba de una fuerza como principio, se refiere a un principio actuante; otra cosa muy diferente era la cuestión de la primera causa que Feijoo resuelve, con el propósito de validar el sistema newtoniano, dando el salto desde el cielo de los astrónomos al cielo de los
Página 167

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

teólogos. Su razonamiento es el siguiente. Newton, dice, no sólo no se opuso, sino que dejó abierto el camino para llegar a la primera causa. Ignoraba la naturaleza de la fuerza de la atracción de los cuerpos, más allá de su propia manifestación y en qué medida o de acuerdo a la relación matemática conocida, por lo que causas desconocidas intermedias podrían estar ejerciendo la función impelente. En rigor, deberían estar ejerciendo la función impelente, ya que el sistema de Newton no podía entenderse si no es conforme a un principio de causalidad mecánica general; es decir, el movimiento de naturaleza mecánica necesita un impulso externo para producirse. Evidentemente Newton está aún lejos de considerar el movimiento como un atributo esencial de la materia. Y mucho más lejos se sitúa aún Feijoo, cuando, huyendo del centro de los problemas de la Física de la época en el que se debate Newton con sus Principia, regresa al encuentro de la escolástica para afirmar que tarde o temprano ―hemos de venir a dar con la primera causa‖, vayamos a ella por el atajo, obviando todo cuerpo intermedio impelente. Y concluye: ―la mano del Altísimo impele inmediatamente por sí misma esos cuerpos, según leyes que estableció su voluntad y expresó al mundo Newton‖. No había otro principio de las cosas naturales que la voluntad del gran Arquitecto, que actuó bajo la fórmula fiat lux, terra,... et factum est ita. Entre los mortales, el papel de Newton como conocedor de las mensuras tras un intenso proceso de búsqueda y experimentación podía calificarse de extraordinario, al mismo tiempo que de sistemática su filosofía. Feijoo entiende que, salvado el principio, se salvaba la Filosofía, incluso ―la mejor Filosofía era la que más claramente está acorde con la Religión‖. Al margen de esta explicación conciliatoria, el interlocutor newtoniano de Feijoo le reconviene por no haber dado a conocer antes en sus escritos el sistema de Newton y sí haberse ocupado ampliamente del Descartes. Feijoo responde con varias razones que tienen el valor de diagnóstico sobre la ciencia y el pensamiento de la España de la época, con la particularidad de que él mismo aparece como sujeto analizado: 1ª. Era imposible explicar al público español, ni aún superficialmente, el sistema newtoniano. Era preciso una instrucción avanzada en Geometría para dar los primeros pasos en su comprensión. Cuántos hay en cada provincia, se pregunta, que no huyan horrorizados al exponerles las leyes de las fuerzas centrales que eran el ABC de la Filosofía newtoniana? El mismo Feijoo declara conocer sólo la versión de divulgación, hecha por Gravesande, de la obra de Newton, que no entraba en los ―enredos laberínticos del cálculo‖, preciso sin embargo para la aplicación del sistema a los diferentes fenómenos. 2ª. Aunque se entendieran las novedades aportadas, España no se hallaba aún en disposición de admitirlas, asegura Feijoo. Por su propia experiencia había comprobado que no se admitían incluso las enmiendas de los errores comunes, preguntándose entonces qué dirían si me oyen decir que todos los cuerpos pesan recíprocamente unos hacia otros en proporción de sus masas y en razón inversa de los cuadrados de las distancias? Qué ocurriría si me meto a explicar el sistema óptico de Newton, en el cual los colores no son cualidades de los cuerpos, según los antiguos, ni se deben a la reflexión de la luz, según los físicos modernos anteriores a Newton, sino que están en la misma luz? Y sentencia: ―resta aún, Excelentísimo Señor, mucha maleza que desmontar en España antes de sacar a la luz éstas que se pueden llamar ya delicadezas, ya profundidades de la Física‖. 3ª. El sistema de Newton envuelve o supone necesariamente el de Copérnico sobre la constitución del mundo. Y respecto a éste, en España, dice Feijoo, existía un gran aborrecimiento y desprecio, ―en parte por religiosidad, en parte por ignorancia‖. Si bien en su rigor literal los textos de la Biblia afirmaban el movimiento del Sol, en España no se había instruido proceso inquisitorial alguno, y respecto al sufrido por Galileo a manos de la Inquisición romana, con lo que pudiera significar de ejemplaridad ecuménica, faltaba el superior criterio de la Cátedra Apostólica, que nunca se pronunció. El gran número de seguidores del sistema copernicano que había en el Reino de Nápoles se debe, según Feijoo, a que la Inquisición romana ―está ya algo indulgente sobre este
Página 168

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

artículo‖. En España seguía existiendo un gran celo religioso contrario a su admisión, pero para Feijoo ―es claro como la luz meridiana que en este sistema se salvan todas las apariencias, mejor aún que en el de Ptolomeo, lo cual ni niegan ni pueden negar ya los mismos contrarios de Copérnico que están bien instruidos en la Física y Newton y Feijoo. Un episodio en la Historia de la ideas científicas Matemáticas‖. La cuestión estaba entonces en la influencia que pudiera ejercer una minoría de ilustrados cristianos, como Feijoo, frente a una mayoría de curas de ―misa y olla‖ disparatando desde los miles de parroquias del Reino. En los casos en los que el retraso tan considerable en la aceptación del sistema de Copérnico había llegado hasta la publicación y divulgación del sistema de Newton, como ocurría en España, el esfuerzo de asimilación y ruptura con el pasado habría de ser doble, lo que a su vez reforzaba las cautelas aun en los espíritus más convencidos y más libres. Veamos, como ejemplo, lo dicho por Feijoo en un Escolio final con el que quiso cerrar la Carta XXIII sobre los sistemas filosóficos: ―los elogios que en el discurso de la Carta he dado al gran Newton, aunque muy debidos a su admirable ingenio, en ninguna manera significan alguna adherencia mía a su Sistema, el cual puedo yo justamente celebrar como ingeniosísimo, sin aceptarle como verdadero....Tampoco puedo condenarle como falso‖. Creemos que estas afirmaciones están inducidas más por prudencia intelectual que por cautela religiosa, pues añade: ―para defenderle o para impugnarle se necesita sobre una profundísima geometría, una exquisita comprensión de los cuerpos celestes, de los magnéticos, de los eléctricos, de los fermentativos y otros muchos distintos de todos éstos‖. No ocultó finalmente su satisfacción por el escaso o nulo éxito que han tenido los autores que han pretendido impugnar el sistema con diferentes tipos de experimentos y aplicaciones. Hablamos de cautelas en la exposición de las doctrinas newtonianas por parte de Feijoo, a la vista de la conclusión a la que llega en la Carta XXIII sobre los sistemas filosóficos, y en parecidos términos se expresará cinco años después, en 1749, cuando en la Justa repulsa, que ya hemos citado, manifieste que no se considera sectario de ninguno de los sistemas filosóficos modernos, entre los que citaba al de Newton. Sin embargo, cuando Feijoo entiende protegidas sus manifestaciones por la confidencialidad epistolar puede llegar al enunciado de su tal vez más famosa frase: ―yo hablo como newtoniano‖. Podía, en efecto, en 1747, estar ya plenamente convencido de la validez del ―sistema universal de la pesantez‖; o simplemente lo que quiere comunicar a su interlocutor es el entusiasmo como discente que conoce de primera mano las obras de Newton después de que le hubieran sido regaladas por Francisco Pico de la Mirándola en 1744. Sea como fuere en los detalles, parece cumplirse la relación siguiente: cuanto mayor es el conocimiento, en extensión y en profundidad, de la obra de Newton por parte de Feijoo más firmes son sus convicciones a favor de ella, y en consecuencia mayor la divulgación que se propone hacer de la misma. La relación Filosofía-Religión que vimos, con tendencia hacia el predominio de la segunda, antes de que el péndulo comenzara a oscilar hacia posiciones más racionales, parece ahora haberse invertido. En la Carta XVI del mismo Tomo II de las Cartas Eruditas, en la que Feijoo expone las ―Causas del atraso que se padece en España en orden a las ciencias naturales‖, aboga por una Filosofía sin riendas para el ejercicio del libre razonamiento. Ya se trate de una Filosofia sistemática o experimental, se verá si reproduce los errores de la vieja filosofía o de lo contrario está en condiciones de alumbrar nuevas verdades , ―las hermosas luces de la razón‖. Estos eran los nuevos matices que Feijoo va introduciendo en su pensamiento, al mismo tiempo que nos sigue dejando evidencias de la contribución newtoniana al mismo con la multiplicación de referencias inequívocas sobre el valor que otorga a la persona y a la obra de Newton. ―En Inglaterra reina la filosofía newtoniana –dice-. Isaac Newton, su fundador fue tan hereje como lo son por lo común los demás habitadores de aquella isla. Con todo, en su filosofía no se ha hablado hasta ahora cosa que se oponga, ni directa ni indirectamente, a la verdadera creencia‖. Y continúa, ―con ciencia y con advertencia permite el Santo Tribunal en España la lectura de los Tratados Físicos de Boyle y de Newton por más herejes que sean, sin que hasta
Página 169

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

ahora haya mandado borrar ni una línea en alguno de los dichos Tratados de estos autores, fuera de las censuras generales‖. La sentencia final, consecuentemente, habría de ocuparse de redibujar el papel social de la religión; así lo entiende Feijoo cuando concluye: ―no se puede querer excusar a la Religión con la Barbarie, defender la luz con el humo y dar a la ignorancia el glorioso atributo de necesaria para la seguridad de la Fe‖. Un ejercicio científico completo, con diagnóstico, pronóstico y terapia, para aplicar en el futuro a la Teología moral, o también llamada Medicina del alma. Ya dijimos que ambos sistemas, el copernicano y el newtoniano, debían caminar de la mano en la España de mediados del siglo XVIII. También señalamos que suponía un doble esfuerzo de asimilación muy difícil de realizar, siendo mayor si cabe para mentes perezosas acostumbradas a la inmovilidad bíblica. No sólo había que aceptar que la Tierra se movía, también que lo hacía en virtud de una mecánica cuyo impulso causal inmediato era desconocido. El esfuerzo divulgador debía ser por tanto muy persistente, y así parece reconocerlo Feijoo cuando en el Tomo III de las Cartas Eruditas publica una, la XX, ―Sobre el sistema copernicano‖. Nos interesa el cuadro general esbozado y la introducción en el mismo que hace Feijoo de un actor destacado: Newton. Era preciso en primer lugar seguir insistiendo en el error de apreciación debido a las limitaciones de la observación visual humana. El movimiento del Sol y el reposo de la Tierra eran apariencias, cuyo resultado sería inverso si el observador se encontrara en el Sol. Una regla constante de la óptica proporcionaba la explicación general, consistente en la transferencia de la apariencia de movimiento a otros cuerpos distantes que están quietos, con respecto a un cuerpo desde el que observamos y que se mueve a velocidad uniforme. El conocimiento ―vulgar‖ se limitaba a las apariencias ópticas para mantener una posición, pero los ―doctos‖ –que dice Feijoo- reclamaban explicaciones de la Física y de la Astronomía. Querían saber por qué la velocidad de giro, en su caso, debiendo ser tan elevada, no es apreciada por nuestra sensibilidad visual y por qué al mismo tiempo no vemos volar las aves hacia atrás. Evidentemente el movimiento de giro incluía todo el conjunto Tierra-atmósfera. Sin embargo, la cifra de 60 millones de leguas correspondiente a las posiciones diametralmente opuestas que ocuparía la Tierra en el desplazamiento por su órbita era la pretendida prueba en contrario a la que se aferraban los anticopernicanos para ver refutado el sistema. Si el observador terrestre lanza su visual hacia el firmamento desde posiciones terrestres que pueden distar 60 millones de leguas, debería apreciar paralaje –ángulo determinado por el cambio en la posición de visión- en las denominadas Estrellas Fijas, y tal cosa no ocurría. Los anticopernicanos inmediatamente concluían que si no había paralaje era porque la Tierra no giraba y por lo tanto no cambia de posición el observador. Pero ningún respetado astrónomo del momento estaba dispuesto a llegar a esa conclusión de forma tan rápida; hablan más bien de distancias tan enormes entre la Tierra y las Estrellas Fijas que la distancia de 60 millones de leguas del diámetro de la órbita de la Tierra es insignificante a los efectos de apreciación de paralaje. En la magnitud de estas distancias estaba en efecto la explicación. Feijoo hablaba de distancias ―que se hacen insufribles‖; insufribles, en efecto, incluso para las imaginaciones más ilimitadas, e insoportables, podemos añadir nosotros, para los refutadores de Copérnico que veían así derrumbarse el último soporte del viejo sistema. Feijoo resume en cinco apartados los argumentos a favor de Copérnico. Nos detendremos solamente en el quinto, por considerar Feijoo que es una invención de Newton, al no haberlo visto en ningún otro autor. Newton, por inducción, llega a la conclusión de que ha de ser la Tierra la que se mueve y no el Sol. El punto de partida es el siguiente. De los 17 cuerpos o globos que en la época se conocían formando parte del ―cielo astronómico‖, siete eran planetas primarios –Sol, Mercurio, Venus, Luna, Marte, Júpiter y Saturno-, nueve eran planetas secundarios –cuatro satélites de Júpiter y cinco de Saturno-, y la Tierra, un plantea primario más o el centro del sistema. De los diecisiete, en quince se apreciaba con toda claridad su movimiento. Respecto al Sol y la Tierra, estaba planteada la duda de quién gira en torno de quién. Tenía asimismo el valor de norma que nunca giraba un cuerpo mayor alrededor de otro menor, como ocurría con los satélites de Júpiter y Saturno y con la Luna. Por lo tanto, se podía
Página 170

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

inducir que la Tierra, que era menor que el Sol, giraba alrededor de él y no al revés. Feijoo remacha esta conclusión con la siguiente advertencia: no es admisible la excepción a la regla sin prueba positiva y muy eficaz; y el ―puede ser‖ nunca es motivo racional para admitir la excepción a la regla‖. La cuestión parecía quedar meridianamente clara; sin embargo, las luces de la razón seguían debatiéndose en un claroscuro que Feijoo nos sigue recordando. La religión podrá haber dejado de ser guía de la Filosofía y de la Ciencia, pero seguía caminando en paralelo. Feijoo dice lo mismo de otra forma, cuando precisa que él sería ―el más fino copernicano del mundo‖ si en esta cuestión sólo jugasen razones filosóficas y matemáticas. Se está refiriendo evidentemente a las Sagradas Escrituras y a algunos de sus textos, investidos de una autoridad hacia la cual Feijoo quiere mostrar alguna consideración. Tal vez después de haber cotejado el texto citado del Eclesiastés, en el que se habla de un ―sol que se levanta, se pone y corre con el afán de llegar a su lugar, de donde vuelve a levantarse‖, fijó su atención, unos versículos más abajo, en el alegato titulado ―Vanidad de la ciencia‖, en el que se concluye que ―donde hay mucha ciencia hay mucha molestia y creciendo el saber crece el dolor‖. Esta posible autocontención terapéutica es la que le lleva a retroceder un tanto en las posiciones ya ganadas, para sumarse a los partidarios del sistema tyconiano y su conocida transacción en materia de Astronomía. La conclusión que quiere hacer explícita es la siguiente: ―debe confesarse que el sistema vulgar, o ptolemaico, es absolutamente indefendible, y sólo domina en España por la grande ignorancia de nuestras Escuelas en las cosas astronómicas; pero puede abandonarse éste juntamente con el copernicano, abrazando el de Tyco Brahe, en el cual se explican bastantemente los fenómenos celestes‖. Este es el tributo que está dispuesto a pagar Feijoo por la ―vanidad‖ de investigar ―sobre todo cuanto hay bajo los cielos‖; pero lo paga sabiendo que el sistema de Copérnico es el más sencillo y el que mejor explica los fenómenos celestes y cuya aceptación en Europa está muy por encima de la otorgada al sistema de Tyco Brahe, que como es sabido fue un intento desesperado por conciliar la cosmografía bíblica con la copernicana. Ya sabemos que el sistema de pensamiento y de trabajo de Feijoo se ajusta a un método que suma avances y retrocesos, con el resultado, de la mayor importancia, de que la suma nunca da cero, ni tampoco es negativa. Después de haber cerrado la Carta XX, ―Sobre el sistema copernicano‖, suscitando dudas en torno al curso de una cuestión científica y haciendo concesiones a una autoridad teocrática con la que cree que debe seguir manteniendo una distante complicidad, correspondía cobrarse la renta de un nuevo paso adelante. Y lo hace en una nueva Carta del mismo Tomo III, la XXXI, ―Sobre el adelantamiento de las ciencias y artes en España‖. En ella hace referencia a las ―máquinas astronómicas‖ de Simplicio Giglione, monje cisterciense de la ciudad de Crema, en la Lombardía, con las que representaba el sistema de Copérnico, sus elementos, estructura y movimientos. Feijoo no se limita a dejar constancia de la curiosidad del ingenio, da la máxima importancia al hecho de que el monje haya estudiado y comprendido el sistema y a la representación didáctica del mismo para su mejor comprensión y aplicaciones. Y respecto a la concepción patética y ―dolorosa‖ de la ciencia que pudo observar en el libro citado de la Biblia, con riesgo de alguna inhibición, da muestras de una recuperación inmediata que roza el entusiasmo con la siguiente argumentación de apariencia silogística. Es natural al hombre –dice- el apetito de saber. El gusto es mayor a medida que los objetos de la ciencia son más hermosos, nobles y augustos. Qué objeto –se pregunta finalmente- hay entre lo natural más noble para la consideración humana que la grande fábrica de cielos y astros? Si la Astronomía era el ―más noble‖ de los objetos de la ciencia, qué decir de los más destacados observadores de estrellas y constructores de sistemas? Estaban a la cabeza de los hombres de gran ingenio que han existido en diferentes naciones; pero la cumbre de esta pirámide nadie podía disputársela al gran Newton, del que Feijoo sigue desgranando elogios. Elogios que, dada su condición de ―hereje‖, adquieren con el tiempo un carácter menos protocolario y más fundamental en quien los propicia. ―Asombro de los ingenios, que con vuelo más que de águila se remontaba a las celestes esferas, y con perspicacia más que de lince parece que penetraba hasta la profundidad de los abismos. Mucho más que todo eso significaba el nombre del gran Newton‖; y añade: ―una antorcha de vivísima luz con que pudo registrar
Página 171

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

amplísimos espacios de aquel grande Edificio en quien todos los filósofos anteriores nada habían visto, sino tinieblas‖. Feijoo no repara en que el encomio pueda resultar exagerado, sobre todo después de que el propio Newton reconociera que en la elaboración de su obra había cabalgado a lomos de gigantes –ya explicamos el sentido de esta frase-; pero no es desacertada la relación de continuidad que se sugiere entre el Newton estudioso de la luz y metáfora de la misma. Desde luego la difusión de su sistema en Europa contribuyó sobremanera a la aceptación generalizada del sistema de Copérnico, algo que Feijoo quiso dejar subrayado en la Carta XXI del Tomo IV, que titula ―Progresos del sistema filosófico de Newton en que es incluido el astronómico de Copérnico‖. El interés de Feijoo era seguir divulgando la obra de Newton, pero como mantenía algunas cuentas pendientes con los copernicanos, la cuestión de fondo, que era la mecánica celeste, requería previamente disipar las dudas o errores sobre el movimiento, antes de pronunciarse sobre las fuerzas de atracción. En esa Carta hará un esfuerzo suplementario –a las razones ya expuestas- a favor del copernicanismo, indagando en la obra de destacados miembros de la propia Iglesia católica. Por supuesto, a estas alturas de la vida y de la polémica – el Tomo IV de las Cartas Eruditas se publicó en 1753- carece ya de la menor relevancia el hecho de que Feijoo siga diciendo que el sistema era rechazable desde el rigor de los textos bíblicos. Lo que verdaderamente le importa es desarmar al último batallón de sectarios de la fe católica que no contendían siguiendo las claves de una disputa racional. Nada mejor, considera Feijoo, para disipar las tinieblas que encender las propias antorchas de que disponía la Iglesia. Y la primera y principal era el propio Copérnico, que vivió y murió en el seno de la propia religión católica, después de haber enseñado en Roma y recibido en Polonia un Canonicato. ¿Cómo incluirle entre los autores acusados de herejía y propagadores de los ―infectos aires del Norte?‖ Y si alguien quisiera recurrir a la Historia para ver cumplido el axioma de cómo unas cosas llevan a otras, se encontraría, en el siglo anterior a Copérnico, a Nicolás de Cusa, el ―Príncipe de los teólogos‖, defendiendo la idea de una Tierra móvil y de un Sol inmóvil. Como aún pudiera quedar alguien que exija llegar a la Antigüedad para prueba de ―mayor nobleza‖, comparando heráldica y ciencia, habría entonces que hablar de Aristarco, filósofo y matemático de la isla de Samos, y verdadero inventor del sistema heliocéntrico. Pero Feijoo se ha propuesto argumentar a favor de Copérnico con ejemplos más cercanos y extraídos a ser posible de la élite de ―buenos católicos romanos‖, como el caso de Juan Lanspergio, monje cartujano, defensor de Copérnico al mismo tiempo que de la doctrina católica frente a luteranos y calvinistas. Los casos de Carlos Noceti y de Joseph Rogerio Boskovic, profesores de Filosofía y Matemáticas respectivamente en el Colegio Romano, eran los más conocidos como defensores del copernicanismo al lado mismo de la cúpula de la Iglesia. Al lado de, en sentido geográfico, y bajo la –intelectualmente- protección del propio Papa, quien había otorgado su confianza a Boskovic como el astrónomo más reputado de la Italia del momento. Para Boskovic la explicación del sistema de Copérnico debía ser algo así como el nivel básico de la escolarización en materia de Astronomía. Sus preocupaciones e indagaciones estaban centradas ya en los cálculos sobre la gravedad y sobre la velocidad de la luz, y en consecuencia en el problema de las distancias, en los debates sobre el ―sistema magno‖ –existencia de tantos sistemas solares como estrellas podemos percibir-, y en insinuaciones que se adelantaban a hablar ¿tal vez de la radiación de fondo? cuando afirmaba que podía haber estrellas creadas con las demás a principios del mundo, pero cuya luz está desde entonces volando por esos inmensos espacios sin que hasta ahora hayan llegado a nuestros ojos. Feijoo en la citada Carta se hace eco de este estado de cosas en el seno de la propia Iglesia para dar por cerrada la cuestión del copernicanismo. No era creíble ni razonable que la práctica totalidad de los físicos modernos que aceptaban el sistema copernicano pudieran estar abrazando una doctrina falsa. Su conclusión definitiva es la siguiente: ―lejos de ser privativamente propio de herejes o de filósofos sospechosos en la fe, es seguido por innumerables autores católicos y se enseña dentro de la misma Roma, a vista y ciencia del Papa, del Colegio de Cardenales, de otros muchos ilustres y doctos eclesiásticos que hay en aquella capital del catolicismo....Durante algún tiempo pudo ser un inconveniente seguir a Copérnico
Página 172

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

por considerar su doctrina escandalosa y ofensiva a oídos piadosos; hoy es tan común que no escandaliza a nadie‖. En 1753, después de haber publicado el Tomo IV de las Cartas Eruditas, en el que quedaron saldadas las cuentas con el copernicanismo, Feijoo creía haber agotado su rendimiento intelectual. Con 77 años podía incluso ver próximo el final de sus días. Sin embargo, aún vivió diez largos años más, en parte de los cuales su lucha diaria contra la ociosidad dio como resultado un quinto Tomo de Cartas que se publicó en 1760. A nuestros efectos contiene referencias de gran interés para fijar la posición del autor sobre el tema central que tratamos y sus implicaciones. En la Carta I ―Sobre los influjos de los astros‖ parece querer rendir un postrer homenaje a la obra de Newton. Comenta el sistema de Newton como el de la atracción universal, haciendo una elemental didáctica de su funcionamiento. Pero como la atracción era desigual y a la vez proporcional a la ―mole‖ de cada cuerpo, se habían planteado dudas y debates en torno a cómo se resolvería la ―jurisdicción‖ atractiva en el caso de la interacción Tierra-Luna. La Tierra mantenía ―apresada‖ a la Luna en su órbita, pero ésta ejercía su influencia en las aguas del Océano ―para moverlas a flujo‖. En cualquier caso, sentencia, ―la opinión más válida hoy en toda Europa es la del gran Newton‖, y como prueba que hacía al caso recuerda ―los innumerables desertores de Descartes que se han pasado a las banderas de Newton‖. La asunción del sistema newtoniano no apartó, sin embargo, un ápice a Feijoo de la repulsa gradual que sentía hacia muchos ―filósofos modernos‖. Diferenciaba tres grupos, los regulares, los malos y los peores. A los primeros pertenecían los atomistas y corpusculistas, entre los que incluye a cartesianos y gassendistas. Feijoo no entendía cómo de un principio de partículas elementales podía quedar resuelta la diferenciación entre espíritu y materia, y lo que era más preocupante, las doctrinas de Descartes y Gassendi eran el semillero del materialismo. Malos eran quienes podían llegar a sostener el apresamiento de un alma humana en un rocín de molinero o en una mula de tahona; hablaba evidentemente de los pitagóricos afirmando la transmigración de las almas. Pero los peores eran los materialistas. Contra ellos ya había escrito Feijoo una encendida Carta – la XV del Tomo IV de Cartas Eruditas- en la que, yendo a lo fundamental, puso el grito en el cielo porque negaban toda jurisdicción divina sobre el hombre, tanto en la vida como en la muerte. Ahora, siete años después, dice de ellos lo siguiente: ―no sólo son unos ciegos desertores de la buena Filosofía, mas también unos detestables enemigos del género humano, por consiguiente merecedores de que no sólo toda nuestra especie conspire a aborrecer tan infernal secta, mas también a exterminarla‖. Después de haber recordado la famosa sentencia de Plinio, homini ex homine plurima sunt mala, Feijoo no quiso escatimar una mirada hacia el interior de la propia Iglesia. Y lo hizo consciente de la autoridad intelectual que había ido acumulando a lo largo de su vida, con un fuerte espíritu crítico y como un acto final de servicio –creemos- al bienestar del espíritu humano. Concentró su crítica en dos momentos de la historia de la Iglesia, en un lejano pasado y en el momento presente. Del pasado recuerda a Lactancio Firmiano, una autoridad de la Iglesia, con sus Instituciones divinas, del que Feijoo llega a sentirse avergonzado porque, habiendo sido preceptor del hijo de Constantino y considerado el ―Cicerón de la Iglesia‖, fue capaz de negar con compulsión no sólo la existencia, sino incluso la posibilidad de la existencia de los Antípodas. Con relación al presente, reclama Feijoo una reubicación de los teólogos. Lo hace con discreción cuando habla de ―los facultativos que sólo lo son dentro de aquella facultad a la que enteramente se destinan‖, pero al mismo tiempo con la claridad que podemos percibir en el siguiente texto: ―cómo decidirá el mayor Teólogo si yo acerté o erré cuando haya tocado alguna especie de Astronomía, o de Náutica, o del Sistema Newtoniano, o de los nuevos descubrimientos, en orden a la figura de la Tierra, o de la Historia del Japón, o de los Bracmanes de la India? Esto lo firmaba Feijoo en Oviedo, a 28 de mayo de 1759, y difícilmente podemos encontrar unas palabras tan decididamente favorables a la Ciencia, no sólo en su obra, sino incluso en toda la literatura de la primera mitad del siglo XVIII en España. Por supuesto, salvo meliori.
Página 173

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Las proyecciones. Un modelo social gravitatorio intuido por Feijoo. El movimiento general de difusión de la obra de Newton ha tenido varios soportes, como hemos visto; pero algunos autores realizaron una labor especialmente valiosa de canalización de las nuevas ideas desde el gran pantano hacia los campos de la ciencia para su fertilización. En este efecto de ―cuello de ampolleta‖ destacaron Gravesande, Voltaire, Buffon, Laplace, Euler, Boskovic, Castro Sarmento...., y en España, sin duda, Feijoo. En todos los casos se prestó especial atención al estudio y divulgación de los nuevos principios y de la base experimental en que se apoyaban para la explicación del sistema del mundo. Física, astronomía, geometría y matemáticas eran las disciplinas directamente implicadas en los procesos de formalización y comprensión de las teorías newtonianas. Los Principios matemáticos de la filosofía natural concernían, en principio, al campo de las ciencias físico-matemáticas. En cualquier caso, el concepto de ―filosofía natural‖ en el siglo XVIII era tan amplio que formaba ya una estructura arborescente con un tronco del que brotaban múltiples especializaciones. Las relacionadas con las ciencias de la vida y las ciencias sociales podrían o no –según las clasificaciones- estar incluidas en esa gran estructura; pero lo que ahora nos interesa destacar es que también se vieron afectadas por el significado que empezaron a tener las fuerzas de atracción en la explicación de los fenómenos naturales. En consecuencia, parece abrirse paso la universalidad epistemológica apoyada en la unidad de los principios y de la metodología científica. De forma precisa: ¿podríamos pensar que el mismo principio de una fuerza de atracción gobierna el movimiento de un grupo de planetas – astronomía-; de un conjunto de sustancias – química- y de los núcleos de habitación humana de un territorio –geografía-? En su momento, que es el del siglo XVIII, cronología preferente de este trabajo, ya fueron intuidas estas posible unificaciones explicativas, añadiendo así a la difusión ―cuantitativa‖ de la obra de Newton una dimensión ―cualitativa‖, que relacionamos con su transferencia desde el sistema del mundo al sistema de la naturaleza y al sistema social. En cualquier caso, no podremos llevar esta interesante cuestión mucho más allá de la obra de Feijoo, en la que figura el ―modelo social‖ mencionado en el título de este Epígrafe. Fue el propio Newton quien, algunos años después de publicados los Principia, entre 1690 y 1692, en una obra mucho menos conocida, De natura acidorum, adaptó los principios alquímicos al vocabulario de las fuerzas, identificando como gran fuerza de atracción de las partículas de los ácidos su capacidad para disolver los cuerpos. Siendo la química la base de la vida, el campo que se abría en las ciencias que la estudian era cualitativamente tan ilimitado como el que ya se había abierto para las astronómicas. Feijoo habría incluido estas observaciones en el saco de las ―veleidades materialistas‖ si se demostraba que llegaban a rozar los fundamentos del creacionismo; pero salvado éste, el concurso y las analogías entre fuerzas y movimientos podía no tener límites. Sirva como ejemplo la ―perfecta analogía entre plantas y piedras‖, en la que se observa que tanto unas como otras ―no nacen ni crecen sino dentro de su matriz, donde reciben jugo proporcionado para su alimento‖. Y qué savia alimentaba las piedras? El spiritu lapidifico, que contienen determinadas matrices o mineras; y que a modo de jugo nutricio penetraba por los poros de la piedra y concretándose en ella le daba siempre mayor extensión. No estamos lejos de las fuerzas de atracción ordenando los movimientos de la mecánica celeste, cuando leemos que se identifica dicho spiritu con un agente transmutante ―sea el que fuere‖ –lo mismo dijo Newton de la fuerza de la gravedad en un principio, desconociendo su causa- que alimenta el proceso de lapidificación y con él la formación de las montañas. Esta forma de entender la mecánica geomorfológica anunciaba otras comparaciones o analogías, como las establecidas entre la ciencia médica de las almas y la ciencia médica de los cuerpos, en un Discurso que Feijoo titula ―Importancia de la ciencia física para la moral‖. Pero la analogía de la que aquí queremos hacer una especial mención tiene que ver con la presencia de las fuerzas de atracción en el campo de la geografía humana. Al igual que en otros campos disciplinares, en el de la geografía humana se trata de comprender cómo se produce la interacción de elementos ordenados de acuerdo a dos principios básicos: el de radicación y el de
Página 174

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

movimiento. Factores de localización, de diferenciación y de relación daban sentido a un discurso geográfico clásico que se ocupaba al mismo tiempo de la diversidad y de la regularidad observable en la presencia organizada del hombre sobre la Tierra; pero –que sepamos- nadie hasta la fecha –1750- había siquiera sugerido una explicación ―gravitatoria‖ a un fenómeno socio-territorial y socio-político, tal y como hizo Feijoo en la Carta XXV del Tomo III de las Cartas Eruditas112. Con total claridad se compara el sistema del mundo con el sistema político que gravita en torno al Príncipe, y con un sistema socio-territorial atraído por la Corte o capital del Estado. Pero atengámonos a los propios textos de Feijoo. El crecimiento explosivo de Madrid en la segunda mitad del siglo XVI, después de ser elegida por Felipe II en 1761 como ―corte perpetua‖ de la Monarquía, enfrentó a partidarios y detractores de la gran ciudad al defender unos y otros intereses y concepciones del poder muy diferentes. La confrontación se exasperó cuando la Corte fue trasladada a Valladolid provisionalmente en los primeros años del siglo XVII. El regreso de la Corte a Madrid en 1606, además de satisfacer a los partidarios del centralismo madrileño y obstruir los negocios inmobiliarios del valido, el Duque de Lerma, en Valladolid, puso de manifiesto la profundidad de una contradicción socio-territorial: el efecto de succión de la gran ciudad sobre el resto del territorio, provocando concentración de riqueza –bienes de consumo-, al mismo tiempo que generaba pobreza en el resto. En periodos de crisis se agudizan la percepción y los efectos de este fenómeno. El mecanismo básico que produce la contradicción es el siguiente. Una política que favorece las economías cortesana y funcionarial no deja de atraer emigrantes a la Corte, y para evitar la subida de precios en el gran centro de consumo se impone una política de precios tasados en origen –es decir, fuera de Madrid-. Como la ciudad sigue creciendo, el área geográfica de su abastecimiento, en sucesivas orlas concéntricas, también lo hace, hasta comprender todo el territorio peninsular. El freno de los precios en origen perjudicaba a los productores primarios y el incremento de los costes de transporte a los comerciantes, quedando así afectadas el conjunto de las economías peninsulares, en buena medida sometidas al consumo conspicuo de la Corte. Feijoo, ya en el siglo XVIII, conocía perfectamente lo esencial de este razonamiento socioeconómico, al que añadía argumentos ambientales e incluso morales –como veremos-, para sumarse a los que proclamaban ya desde antaño el ―desprecio de Corte‖. Pero añade como novedad una explicación racional del fenómeno, de base físico-geográfica, que pasa por situar a la Corte en el centro de un campo gravitatorio geopolíticamente determinado. Su tesis consiste en comparar el sistema de la Corte –formado por un Estado y su territorio- y su capacidad de atracción con la atracción en el sentido newtoniano. Y el enunciado de la misma, empezando por diferenciar el movimiento ab intrinseco y el determinado por otro agente, es el siguiente: ―Habiendo tantos millares de habitadores en las Cortes, son muy pocos los vivientes que hay en ellas, porque son pocos los que se mueven, sino por determinación de otro agente. Los pretendientes, que son tantos, se mueven por el impulso, ya activo, ya atractivo, de los que miran como agentes de su fortuna. Éstos están distribuidos en varios grados, en que sucesivamente van trayendo unos a otros. Los inmediatos al Príncipe se mueven por atracción del Príncipe y esos mismos atraen a otros, que son pretendientes respecto a ellos, y de este modo va bajando la atracción y el movimiento hasta los ínfimos. De modo que en las Cortes se ve una representación del Sistema Newtoniano del Universo, en que con la virtud atractiva los cuerpos mayores ponen en movimiento a los menores; y tanto más, cuanto es mayor el exceso y menor la distancia. Y como en las Cortes están tan inmediatos los grandes a los pequeños, es mucho mayor el movimiento que dan aquéllos a éstos, que el que pueden dar a los pequeños, que están alejados por las Provincias‖. Este planteamiento se veía corroborado con la experiencia de su propia vida, pues sin duda se considera entre los ―sujetos que viviendo lejos de la Corte no los mueve o mueve poco la ambición a pretender‖. Se pregunta, no obstante, retóricamente, si a él no le sucedería como a aquéllos que ―transferidos a la Corte, la cercanía de los mayores los agita fuertísimamente‖. La curiosidad experimental desde luego no fue muy grande, pues Feijoo visitó la Corte en contadas ocasiones y con estancias muy breves; rechazó asimismo propuestas y nombramientos que implicaban fijar su residencia en Madrid. Pero aun en este caso, en el que la ―voluntad humana‖
Página 175

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

parece imponerse a la ―ley física‖, podemos ver cumplido el planteamiento. Feijoo, al fijar su residencia en Oviedo, redujo al mínimo la fuerza de atracción de la Corte debido al factor distancia. Una distancia que era física, o geográfica, pero también moral, de más difícil determinación matemática, cuando añade: ―(aunque) todo lo dicho basta por sí mismo para hacerme displicente la habitación de la Corte, mucho más me la hace odiosa por una como necesaria resulta que tiene, y es que donde hierven las pretensiones, hierven ciertas especies de vicios con quienes tengo especial ojeriza: la hipocresía, la trampa, el embuste, la adulación, la alevosía, la perfidia...‖. Después de fijar nuestra atención en estos últimos textos de Feijoo y en su significado como difusión revalorizada de las ideas newtonianas sobre el sistema del mundo, tal vez sea el momento de recordar la famosísima Ponencia de Boris Hessen, Las raíces socioeconómicas de la mecánica de Newton, presentada al Segundo Congreso Internacional de Historia de la Ciencia y de la Tecnología, celebrado en Londres el año 1931, para hacer el planteamiento exploratorio de que lo que la propia sociedad genera de algún modo en ello ha de verse representada. Hessen habla de Newton, de su personalidad y de su obra, como un producto propio de su época, algo que no resulta obvio para todos, por ejemplo para aquéllos que admiten la genialidad extemporánea. La época era la de un intenso desarrollo del capitalismo comercial y al mismo tiempo de una fuerte presión sobre el dominio de una ideología feudal que se salda con la Revolución de 1688. Es condición de dicho desarrollo la resolución de múltiples problemas técnicos ligados a la navegación –comprensión de la mecánica celeste, por ejemplo, a efectos de medición de la longitud-, el transporte, la minería, la hidráulica, la agricultura, la guerra, etc. En tal situación la ciencia encuentra un campo muy propicio para su desarrollo, al verse fuertemente incentivado el conocimiento y la solución de problemas en los campos de la física y en particular de la mecánica. En este suelo, así fecundado, germinaron muchas producciones científicas durante el siglo XVII, y con excepcional fuerza y porte los Principia de Newton, que respondían grosso modo a las demandas de conocimiento sobre las fuerzas de la naturaleza y sus manifestaciones y sobre los cuerpos materiales y sus cualidades. Por lo tanto, tres desarrollos se daban la mano, el de la burguesía, el del capitalismo y el de la ciencia. La cuestión fundamental que está planteada es la siguiente: la ciencia impulsada por una sociedad burguesa, al descubrir la mecánica del sistema del mundo, nos está desvelando algo esencial del propio funcionamiento social? Si volvemos a las afirmaciones de Feijoo, en las que –recordemos- ―en las Cortes se ve una representación del Sistema Newtoniano del Universo‖, la respuesta ha de ser afirmativa. Podríamos incluso hablar una tendencia hacia la universalización disciplinar del sistema newtoniano favorecida por la aun vigorosa corriente del determinismo ambiental que, habiéndose hecho explícita ya en los Tratados Hipocráticos, llega con fuerza a impregnar el pensamiento ilustrado en obras como la de Montesquieu y su interpretación naturalista de la Historia humana. En cualquier caso, el propósito de deducir leyes de los acontecimientos humanos hacía de los procesos históricos realidades ―físicas‖, que podían ser explicadas racionalmente, al margen de la voluntad divina y las enseñanzas de la Teología. Avanzando por el camino que en España abre Feijoo nos encontramos con la obra histórica de Juan Pablo Forner (1756-1797), deudora de Montesquieu y de Newton, a la vez que impregnada del espíritu ilustrado que desprenden las explicaciones racionales. Aquí recordamos su Discurso sobre el modo de escribir y mejorar la Historia de España, escrito entre los años ochentanoventa, que le ha reportado al autor la consideración de ―filósofo de la historia‖ en relación tan significada como la Historia crítica del pensamiento español. Propone Forner superar la concepción histórica medieval que otorga el protagonismo a un príncipe, a un señor o a la Iglesia, asumiendo la idea más moderna de nación o de patria. Entiende por tal una comunidad indivisa, en la que todos sus miembros o partes – individuos, instituciones, acontecimientos...están vinculados a través de una red de relaciones que determina un protagonismo colectivo. Esta vinculación es tan fuerte y funcionalmente tan decisiva que Forner la equipara a una ―ley natural y necesaria‖; y lo hace con la siguiente apostilla: ―Newton dijo que la atracción es la ley fundamental en que estriba la permanencia y orden del universo...Ésta que es una hipótesis en la física, es una ley necesaria para la conservación de los estados políticos‖. En una monarquía
Página 176

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

absoluta la atracción sería hacia el Príncipe y su Corte, tal y como entendía Feijoo, pero en la idea de Historia de Forner, protagonizada por comunidades indivisas, la atracción se aproxima más a un factor de cohesión social. La física newtoniana, que se presumía con el aval de la universalidad en sus aplicaciones a los fenómenos naturales, estaba dando el salto cualitativo, como referente explicativo, hacia las ciencias sociales. En las propuestas de Feijoo y de Forner se está validando el concepto de atracción en geografía, en sociología, en historia y en política. Aunque en este proceso de generalización de principios y métodos podía llegarse a especificaciones que requerían llamadas de atención; como la que realiza José Cadalso en una de sus Cartas marruecas al advertir a su interlocutor que incluso hay sabios que ―apuraron el sistema de la atracción newtoniana hasta atribuir a dicha atracción la formación de los fetos dentro de las madres‖. Desborda el propósito de este trabajo reconstruir de manera sistemática y exhaustiva la proyección de la obra de Newton en el desarrollo de la ciencia en España durante el siglo XVIII. Nos hemos centrado en algunos detalles de la labor de ―anfitrión‖ realizada por Feijoo. Ofició como receptor y maestro de ceremonias en las décadas centrales del siglo XVIII, ofreciendo a cuantos se interesaron por el conjunto de su obra el particular encuentro con las ideas científicas más avanzadas que se habían producido en los dos últimos siglos, desde Copérnico, hasta Newton. No fue desde luego el único, pero su labor en este terreno fue indiscutiblemente muy relevante. Un indicador de la influencia intelectual que pudo ejercer en la sociedad española del siglo XVIII desde que empezó a divulgarse su obra, le tenemos en las dimensiones que alcanzó esta misma obra: 15 ediciones hasta 1786, 420.000 ejemplares impresos durante el siglo XVIII, traducción al francés, inglés, italiano y alemán. Además, algunos de sus críticos e impugnadores hicieron cumplida contribución a la difusión de las ideas que pretendían ridiculizar o proscribir. Del padre Isla conocemos la gran displicencia con la que habló, por boca de su predicador fray Gerundio de Campazas, de los ―neoteóricos‖ o filósofos modernos, entre los que incluía a los ―newtones‖. Sobre los principios matemáticos y geométricos se mostraba cauto hasta tener una mayor instrucción sobre ellos, aunque no duda en avanzar que apenas podían servir más que para explicar las leyes del movimiento y la mayor o menor gravedad de los cuerpos, sospechando de su utilidad para explicar las verdaderas causas y constitutivos de todo cuerpo sensible y natural. Una respuesta a las ideas muy poco reformadoras del Fray Gerundio la tenemos en el ―estudio de la filosofía moderna‖, publicado con el título de Los aldeanos críticos, o cartas críticas de lo que se verá, en 1758, por el conde de Peñaflorida, Xavier de Munibe e Idiáquez. De las cinco cartas que comprende la obra, la tercera enfrenta las superficiales ideas del padre Isla con las de los grandes físicos –los ―neoteóricos‖-, Copérnico, Galileo, Descartes, Newton.....; y la cuarta se dedica a exponer la obra de Newton: el método de observación, las leyes científicas sobre la gravedad y la aceleración, su formulación matemática, frente a la pura retórica de los argumentos de los aristotélicos. Las controversias sobre las ideas que daban lugar a publicaciones de contenidos muy diferentes eran sostenidas por particulares que se representaban a sí mismos, o acaso a alguna congregación, institución o corriente de pensamiento. Las ideas se desarrollan, se expanden o se refutan en el seno de una sociedad que tenía al menos un cierto margen de libertad. Pero la situación cambia, podríamos decir que cualitativamente, cuando esas ideas son asumidas oficialmente y pasan a integrar o a impregnar los planes de estudio o las directrices de la política educativa. La obra de Newton también experimentó este ―salto‖, sin duda muy favorable para su difusión y para la asunción de sus contenidos. Mencionaremos dos ejemplos. Por una orden de 15 de septiembre de 1772, relativa al ―modo de formalizar la oposición a la cátedra de Matemáticas‖ de la Universidad de Salamanca, se establece que en las disputas para la lección de puntos y en las disertaciones públicas se incluyan las obras de Matemáticas de Newton y de Wolfio, excluyendo las de Ptolomeo y el tratado particular de Astronomía –suponemos que se está refiriendo el legislador al Almagesto-. Resulta evidente el desenlace que estaba teniendo la tradicional controversia en España entre las teorías coperniconewtonianas y las aristotélico-ptolemaicas. En el nivel intermedio de la enseñanza la referencia a Newton es más indirecta, o tal vez más sutil. No creemos, en cualquier caso, que se pueda
Página 177

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

calificar sólo de anecdótica. En 1790 se hace público un ―Plan de Gobierno y Estudios‖ destinado a la reforma de la enseñanza en los ―Seminarios de educación de la Nobleza y gentes acomodadas que se establezcan en las capitales de Provincia‖. Los destinatarios eran alumnos de entre 8 y 18 años, que deberían cursar durante un decenio un bloque de asignaturas básicas distribuidas en cinco etapas. Las asignaturas de Geometría, Física experimental y Elementos de la Esfera y usos del Globo eran en principio las más propicias para introducir a los niños y a los jóvenes en el conocimiento de Newton; sin embargo, si se cumplían las recomendaciones bibliográficas que el propio Plan hacía para cada asignatura, sería a través de la Geografía como los alumnos de los Seminarios podían oír hablar por primera vez de Newton. Los niños de la tercera etapa, entre doce y catorce años, estudiaban varias Geografías, generales y particulares, después de haber pasado por una formación básica en esta disciplina al tener que cursar previamente una Geografía científica, cuyo propósito didáctico era ―la división primitiva del mundo, su figura verdadera y magnitud averiguada, cómo se representa por cartas o globos y de qué manera se ha de estudiar por ellos, dando la inteligencia de la variedad de su formación y uso‖. La obra de referencia para esta clase sería la ―Geografía universal‖ de Bernardo Varenius. De la obra de Varenio, Geographia Generalis, se habían hecho varias ediciones desde su primera publicación en Ámsterdam en el año 1650, pero aquí nos interesa destacar la aparecida en Cambridge en 1672 y realizada por el propio Newton. A Newton le interesó la obra de Varenio porque contenía abundantes datos sobre medidas de la Tierra que él buscaba para apoyar sus estudios sobre la gravitación, aunque el primitivo interés de consulta derivó en una revisión general de la obra para esta edición de 1672. Por problemas de salud Varenio no pudo hacer la revisión final de la primera edición de 1650, publicándose ésta con notables deficiencias y errores. Newton añadió treinta figuras nuevas, hizo una revisión general del texto haciendo anotaciones y corrigió muchos datos relativos a unidades de medida utilizadas por Varenio y a valores del grado de latitud y de distancias. Su interés se centraba en ajustar las medidas sobre el tamaño de la Tierra, sobre su radio, sobre las distancias Tierra-Luna...Todo en relación con los estudios para fundamentar la gravitación. La revisión realizada por Newton de la obra de Varenio continuó reeditándose y se convirtió en un texto básico para la enseñanza de la Geografía; sobre todo a partir de 1733 con la aparición de la primera edición en inglés. Después de casi un siglo de nuevos descubrimientos y de nuevas medidas que refutaban o ratificaban teorías sobre la forma y dimensiones de la Tierra, Jacques Jurin traduce al francés y edita con nuevas adiciones la edición newtoniana de la obra de Varenio. Esta nueva revisión aparece en París en 1755 y el editor en la dedicatoria quiso dejar constancia de lo siguiente: ―un livre que le sçavant Newton n’a pas dédaigné de publier lui- même, ne peut manquer d’être bien reçu dans notre langue...‖. De una similar consideración hicieron gala las autoridades españolas cuando señalaron, como ―libro de texto‖ para el estudio de la Geografía científica en los Seminarios donde estudiaban los jóvenes de la ―nobleza y gentes acomodadas‖, ―la Geografía universal de Bernardo Varenio, revisada por Isaac Newton y aumentada por Jacobo Jurint‖. Otra cosa muy diferente es que el catedrático encargado de esta asignatura cumpliera con esta instrucción bibliográfica; algo en lo que ahora no podemos entrar. Casi treinta años después de la muerte de Feijoo, los jóvenes españoles podían desde una temprana edad tener al menos un conocimiento nominal de los grandes hombres que habían protagonizado el desarrollo científico en los últimos siglos, sin verse limitados a las enseñanzas de Aristóteles y de Ptolomeo; pero los pasos seguían siendo muy lentos, como ya quedó demostrado en la primera mitad del siglo con la propia evolución del pensamiento de Feijoo. Ponemos el punto final recordando que en los contenidos que se recomendaban en la asignatura de Tratado de la Esfera, se hacía referencia al estudio de los ―sistemas del mundo, sin omitir la noticia del de Copérnico‖. Esta llamada de atención, casi treinta años después de la muerte de Feijoo, podía ser realmente un motivo de preocupación. La entrada de Copérnico en el sistema de enseñanza no parecía estar por completo franqueada.
Artículo completo, con notas y bibliografía, localizable en http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/2161043.pdf

Página 178

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

La batalla del teatro en el reinado de Carlos III
TEXTO COMPLETO Antonio Domínguez Ortiz

La decadencia del teatro español tuvo como causa primordial la pertinaz campaña que los eclesiásticos, en especial los regulares, dirigieron contra él. Este es un hecho indiscutible, que documentó Cotarelo y Mori y que confirman todos los estudios posteriores. Mal sostenido por los reyes, que después de Felipe IV a lo sumo se limitaron a mantener el teatro cortesano, mal visto también por no pocos regidores municipales, a pesar de que los modestos ingresos del teatro contribuían a incrementar el presupuesto benéfico de algunas ciudades, las representaciones teatrales decayeron en número y calidad, y a la muerte de Calderón (1680) su decadencia literaria y social era tan notoria que con él puede decirse que termina el Gran Siglo escénico en España. Solamente en Madrid y en algunas ciudades comerciales como Barcelona y Cádiz mantuvo el teatro un nivel de cierta dignidad en el siglo XVIII. En Andalucía, salvo Cádiz, su ruina fue casi total; en Sevilla el misionero jesuita Tirso González consiguió que en 1679 fuera cerrado el último corral de comedias, y la segunda ciudad de España siguió sin representaciones teatrales hasta la accidentada y efímera restauración de Olavide, un siglo más tarde. En 1694 desaparecieron las comedias de Córdoba por las activas gestiones del beato Francisco Posadas, dominico. En Granada el teatro pasó por alternativas diversas. Después de la restauración de las actividades teatrales en Andalucía por el impulso de los ministros de Carlos III (fundamentalmente Aranda y Rodríguez Campomanes), Andalucía volvió a quedar casi totalmente privada de espectáculos a fines del siglo XVIII, y gran parte de la responsabilidad de este hecho es imputable al beato Diego de Cádiz, el famoso misionero capuchino. En el resto de España quizás no fue tan violenta la ofensiva eclesiástica contra el teatro, pero puede mencionarse la campaña llevada a cabo en Castilla y en el norte por el P. Calatayud, S. J.; la que efectuaron los jesuítas de Guipúzcoa, incluyendo en sus censuras a la Sociedad Vascongada por su apoyo al arte escénico; el derribo de bastantes corrales de comedias, las excomuniones del obispo de Sigüenza y otros muchos incidentes del mismo género. En resumen, se trataba de un aspecto más de aquel cambio de rumbo que había conducido a la Iglesia española a olvidar los grandes temas doctrinales en los que había brillado la ciencia de los teólogos del siglo XVI, para confinarse en un moralismo exagerado y, a la larga, contraproducente. Peligroso, además, en un siglo como el XVIII en el que el absolutismo regio llegó al ápice, porque siendo el teatro una actividad sujeta primordialmente a la autoridad civil, la intromisión eclesiástica tenía que dar lugar a choques jurisdiccionales que pondrían a la Iglesia en una posición falsa, circunstancia que no dejaron de aprovechar los ministros ilustrados para sus propios fines. Hay aquí, pues, una serie de cuestiones que interesan a historiadores, sociólogos, teólogos y críticos literarios y que, sin embargo, ha merecido hasta ahora muy poca atención. Lo que suele llamarse la batalla del teatro se refiere a los aspectos estéticos, a la lucha entre los partidarios del antiguo teatro español y los neoclásicos apoyados por los gobernantes. Pero hubo otra batalla de índole política y con indudable trasfondo anticlerical, a la que aquí vamos a referirnos. Fue la conducida por Aranda y Campomanes durante varios años en defensa del teatro en general, como diversión loable y necesaria, escuela de virtudes ciudadanas que debía depender sólo de la autoridad civil, actitud que tenía que conducir a un choque con obispos y regulares. Choque previsto y quizás buscado por aquellos dos hombres, cuyo talante anticlerical se hallaba exacerbado a raíz del Motín de Esquilache (1766) y contaba con el apoyo del monarca, convencido de la participación de los jesuitas y de otros elementos de la Iglesia en unos sucesos que habían puesto en peligro su autoridad y su corona.

Página 179

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

De este aspecto apenas se ha dicho nada. Un artículo de González Palencia relató el choque del Gobierno con el vicario eclesiástico de Madrid por haber éste prohibido la representación de La Serva Padrona en su versión española sin advertir que era sólo un incidente, sin abarcar el problema en su totalidad. Durante algunos años, el binomio Aranda—Campomanes tuvo todo el apoyo real, no porque Carlos III estuviera interesado en el teatro, sino porque sus ministros lo convencieron de que su autoridad estaba en juego. Aranda impulsó los bailes de máscaras en Madrid y otras ciudades. Campomanes excitó a restablecer el teatro en las ciudades donde había sido suprimido, dando lugar a una serie de incidentes que motivaron otros tantos expedientes en el Consejo de Castilla, del que era fiscal. En espera de la obra fundamental que el asunto requiere, voy a dar noticia de algunos de estos incidentes, prescindiendo de los ocurridos en ciudades andaluzas, algunos ya conocidos, en aras de la brevedad que imponen las dimensiones del presente artículo. En 1768 el Consejo abría un expediente con motivo del pedimento elevado por una compañía de cómicos que actuaba en Segovia al intendente y corregidor de dicha ciudad. En él expresaban que estaban representando con honestidad y quietud desde el 11 de abril hasta que el 13 de mayo empezaron dos padres capuchinos a predicar una misión en la que habían dicho que las personas que asisten a la comedia cometen cuatro pecados mortales, atemorizando a la gente para que no asista, siendo así que en la catedral, donde se celebra la misión, no cabe la gente, mientras la que va al teatro es tan poca que los actores no se podían mantener. El corregidor intentó remediar el escándalo acudiendo al obispo para que reprendiese a los misioneros. Eran éstos los padres fray Eugenio de Siete Iglesias y fray Isidoro de Fermoselle, ambos del convento de Toro. Algunas de las expresiones de que usaban en sus prédicas tenían cierto sabor de oposición política, «siendo de reparo la frecuencia con que apoyan su doctrina con autoridades y citas de los expulsos regulares». También chocó la mención de Enrique VIII de Inglaterra y su persecución a los frailes. En vista del cariz que tomaban las cosas, el corregidor (D. Francisco de Azcue) le dio cuenta de lo actuado y de que había puesto presos a cuatro individuos por arrancar los carteles en que se anunciaban las comedias. Inmediatamente interviene Campomanes; ordena se pidan informes al lectoral, al penitenciario y a varios prominentes regulares, los cuales reconocen que en los primeros sermones los misioneros se habían excedido, pero después habían suavizado sus dictámenes y habían salvado la buena intención del Gobierno al autorizar las comedias. El día 25 el corregidor escribía a Campomanes que, tras mucho trabajar con el P. Fermoselle, había obtenido promesa de que retractaría sus palabras; envió al sermón tres notarios para que dieran fe de sus palabras que, a juicio del corregidor, habían sido suficientes. Pero Campomanes no era hombre para dejarse convencer fácilmente; en su dictamen de 30 de mayo confiere especial gravedad a la alusión a Enrique VIII, que expulsó a los monjes (como Carlos III había expulsado a los jesuitas), «por más que la hayan disculpado suponiendo estar el sermón compuesto antes de la expulsión de los regulares de la Compañía». Otro detalle gravísimo era para él que la declamación de los misioneros contra los bailes de máscaras pareciera inspirada en los sermones del jesuita P. Calatayud, «cuyos sequaces se manifiestan estos misioneros a pesar de la decencia que se observa en esta diversión en todo el Reino». En su opinión, si se tolerasen tales declamaciones no sólo se perturbarían las conciencias sino que se autorizaría la insubrepción (sic) contra el Gobierno, culpable del supuesto pecado de permitir unas diversiones tan necesarias en las ciudades populosas. Proponía que se recogieran los originales de los sermones para su examen. Entre tanto, en Segovia las cosas en vez de arreglarse empeoraban, al menos según el criterio suspicaz del fiscal y sus adláteres. Los misioneros, envalentonados con el apoyo del obispo, habían vuelto a vociferar contra cómicos y comedias, habían hecho una procesión general que el corregidor procuró no se acercase al patio de comedias para evitar un posible desaguisado, y negaban que ellos se hubiesen retractado de sus doctrinas. El ambiente creado era tan espeso que los cómicos eran mal mirados e insultados. Todo esto llevaba agua al molino de Campomanes. El vicario provincial de los Capuchinos, temiendo las derivaciones que
Página 180

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

pudieran tener el asunto, disculpa el «nimio e indiscreto celo» de sus subordinados y les ordena que se vuelvan vía recta a su convento de Toro, con prohibición de predicar por el camino. El obisspo también llevó su reprensión. Cierra el expediente un largo escrito de fray Isidoro, redactado meses después (febrero de 1769) en el que trata de justificarse y hace protestas de subordinación. Otro de los muchos episodios a que dio lugar el interés del equipo ilustrado por restablecer las representaciones teatrales y la resistencia de los enemigos de las mismas, y uno de los más curiosos, tuvo lugar en Cuenca. Era entonces obispo de esta ciudad el célebre D. Isidro Carvajal y Lancaster que el 15 de abril de 1766, a pocos días de distancia del Motín de Esquilache, dirigió al confesor real una carta lastimera en la que suponía perseguida a la Iglesia de España, carta que le valió una reprensión ante el Consejo pleno. Poco antes de este desenlace, el 28 de agosto de 1767, dirigía otra carta a Carlos III, también de tono apocalíptico; ahora el mortal peligro para la Iglesia provenía de la presencia de unos cómicos. Recordaba en ella que: Quando el augusto padre de V. M. [Felipe V]tenía su corte en Sevilla, era obispo de Cuenca mi tío el duque de Abrantes; entró en ella una farsa y fueron tales los escándalos que inundaron la ciudad y la miseria en que la puso la desordenada afición de sus vecinos que vendían quanto tenían para ver las comedias, que representado todo a S. M. por mi tío mandó saliese la compañía y prohibió para siempre la entrada de otra. Esta Real Orden se intentó frustrar en tiempo de mi antecesor, y el señor Fernando VI se sirvió mandar derribar el patio para quitar toda ocasión de contravenir a los reales decretos. Estas dos victorias tan gloriosas logró este obispado en el tiempo de los dos citados prelados, pero todo lo ha perdido en el presente con las más funestas consecuencias: la primera, con los gastos para formar un patio interino en que están representando más de un mes sin saber quando tendrá fin. La segunda, en los que provienen para levantar el patio derribado. La tercera, en el aumento que toma la suma pobreza de los vecinos, que viviendo los más de limosna la gastan aunque no coman en ver las comedias. Y lo que excede a todo, la perdición general de las almas... D. Isidro se quejaba del desprecio a su autoridad que suponía tal estado de cosas, pues ya no sólo eran seglares los que asistían a las comedias, sino algunos curas, e incluso prebendados de la catedral, «atropellando no sólo mis avisos impresos en mi pastoral última sino todas las disposiciones de la Iglesia». El expediente pasó a Campomanes, ya prevenido contra el obispo de Cuenca por la carta antes mencionada. Le puso al fiscal la cosa más fácil el descubrimiento en el convento de carmelitas de dicha ciudad de un cartapacio conteniendo unas cuartetas satíricas en las que se atacaba al Gobierno e incluso a la majestad real a propósito de la permisión de las comedias. En el expediente figuran algunas de estas coplas desvergonzadas, de las que daré sólo una muestra: Acudid a las comedias que es consentimiento real, azeros aficionados como lo es Su Majestad.
Estribillo:

Comedianta bonica y madama, de las tablas caliente a la cama. El Rey lo manda Esto es bueno, y si fornicar mandara, también dixeras lo mesmo. Comedianta...
Página 181

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

Quítesele a Dios el culto en parte de Religión y entren pues los comediantes que traen real permisión. Comedianta... Los cómicos en los pueblos, y fuera de ellos los frailes. Así lo manda el Monarca porque es mejor tabla y bailes. Comedianta... Auméntense los teatros, quítense iglesias de España, y pues que lo manda el Rey todo lo demás es zambra. Campomanes se mostró escandalizado. Las coplas, dice, prueban que dentro del claustro pueden darse los delitos más atroces. El odio al Gobierno que respiran «no puede menos de tener raíces en lo que se oye en las casas episcopales». Las coplas debían ser quemadas en la plaza principal por el verdugo, y el general de los carmelitas había de imponer a su autor el escarmiento más ejemplar «para que un monstruo de su especie no contamine el rebaño y sepan los regulares que no quedarán impunes sus demasías». En cuanto al asunto del teatro, ya se seguía expediente a instancias del corregidor, D. Juan Núñez del Ñero. Según su informe, en el restablecimiento de las comedias se habían seguido las reales instrucciones de 1753 y 1763, así como las dictadas por el corregidor de Madrid en su calidad de Juez Protector General de Teatros, y en su virtud, para asegurar la prevención de todo escándalo, había dispuesto que las representaciones comenzaran en verano a las cuatro y media para concluir antes de anochecer «y evitar los desórdenes que facilita la oscuridad». No se permitiría la presencia de hombres parados y embozados a la puerta del patio de comedias. Se prohibía también fumar, la entrada de hombres en la cazuela o apartamento destinado a las mujeres, etc. En total, la ordenanza del corregidor constaba de catorce artículos. El mismo funcionario certificaba el 2 de octubre de 1767 que las representaciones se habían hecho con tranquilidad y compostura y que si los cómicos han frecuentado algunas casas particulares y recibido agasajos había sido como consecuencia de su actuación en ellas, portándose en todo momento honestamente. Sobre estos fundamentos construyó Campomanes su dictamen fiscal. Censuraba la actuación del obispo Carvajal, censura ampliable a su tío, que ordenó el derribo del patio de comedias, que no era de la Mitra, sino de los propios de Cuenca, que ahora necesitan hacer un desembolso para reconstruirlo. Sobre el fondo de la cuestión, reincide en sus argumentos en pro del teatro y sus virtudes educativas. «Son continuas las quejas de que las gentes distinguidas se vienen a vivir a la Corte, y pocos advierten que esto dimana en mucha parte del mal gobierno de las ciudades; de haber el celo indiscreto exterminado las diversiones públicas, y de hacerse poco sufrible la prepotencia que algunos prelados quieren tomar en los pueblos donde residen, mezclándose en los negocios del gobierno político, que ni es de su incumbencia ni entienden, abandonando tal vez la tarea de formar un clero digno». Censura a su obispo por no tener seminario. Dicen que no le gustan las comedias. «Hace muy bien en no frecuentarlas. Lo mismo le sucede al Fiscal, y con todo las cree necesarias y juzga que el gusto particular no debe prevalecer al común sentir.» No le merecen más indulgencia otros alegatos del obispo. El gasto que va a hacer la ciudad en construir el patio de comedias es imputable a la Mitra que lo hizo derribar. Decir que la asistencia al teatro empobrecerá a los habitantes es ridículo habiendo tasado el corregidor la entrada a cuatro cuartos. Además, ninguna de estas cosas es de la incumbencia del obispo, «a quien se le ha metido en la cabeza regir desde su alcoba la Monarquia».
Página 182

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

El expediente durmió sin que el rey tomara una resolución. Volvió a reactivarse años después, en,1774, cuando el clima ya había cambiado en la Corte. En carta de 18 de febrero de dicho año el obispo de Cuenca volvía a la carga: relataba que en 1768 el municipio había pedido licencia para labrar un coliseo que costaría 69.576 reales. No se había llevado a efecto, pero ahora había obtenido permiso para cortar sesenta mil pinos y parte de la cantidad que se obtuviera quería aplicarla a dicha obra, lo que reputaba absurdo por la escasa población y mucha pobreza de Cuenca, «donde no pasarán de ocho casas (no contando las de eclesiásticos) las que puedan gastar en lo superfluo veinte reales, y muy perjudicial, porque sobre la ociosidad de la gente pobre habían de ir a la comedia los mismos que acuden a las puertas del obispado por la media libra de pan que diariamente les da». Refería el prelado que para remediar el ocio y la pobreza había gestionado que se enviasen a Cuenca labores de la Real Fábrica de Guadalajara y acababa expresando la necesidad de crear un hospicio y un cuartel de milicias. En ello se emplearían mejor los fondos de propios que en edificar un teatro. En 10 de abril de 1774 Campomanes replicaba a los argumentos del obispo: los jornaleros no van a las comedias. La ociosidad de Cuenca nace de otros principios: de estar aniquiladas sus fábricas, de las limosnas que se dan a las puertas del obispado y del cabildo a los vagos y mendigos; de la rivalidad del cabildo eclesiástico con el secular, causa de que no se haya llevado a efecto la instalación de un hospicio cuyas ordenanzas, redactadas por el corregidor D. José Moñino, había aprobado el Consejo en 1766,«y no se ha plantificado por el vanísimo empeño de querer preferir los canónigos a los regidores». De esta situación nace que la nobleza, carente de honestas diversiones y avasallada por los eclesiásticos, vaya desamparando la ciudad. Campomanes, que no encajaba la derrota, reconocía que la obra del coliseo había sido paralizada por orden real y que la consulta de 1768 no había sido resuelta, pero lo atribuía a olvido y proponía que se hiciera recordación a S. M. No debió de hacerse. En todo caso, en el expediéntelo único posterior a 1774 son unos papeles de 1777 referentes a una reclamación de María Martínez, autora de comedias, que había llegado a Cuenca llamada por el Ayuntamiento, había gastado algún dinero en reparar el edificio, pero luego se le notificó que el Consejo había prohibido las representaciones. Campomanes dictaminó que, en efecto, tenía motivos para reclamar, pero no al municipio. ¿A quién entonces? Lo más probable es que la señora Martínez perdiera su tiempo y su dinero. En Valladolid la postura de las autoridades respecto al teatro era diversa; en realidad, sólo el municipio se mostraba francamente favorable por motivos económicos: como en otras ciudades españolas, los beneficios de la explotación del teatro ayudaban a sostener la Casa de la Misericordia; las autoridades universitarias consiguieron que las representaciones se interrumpieran mientras durasen los cursos para que los alumnos no se distrajesen del estudio; los prelados se mostraron ya indiferentes, ya hostiles. En 1766 Petronio Seti, autor de óperas italianas, pidió permiso para representar y el obispo se lo negó, basándose en las reales órdenes de 13 de mayo de 1757 y 14 de julio de 1764 que prohibían las representaciones en Valladolid. Intervino el conde de Aranda, entonces presidente del Consejo, hizo ver la usurpación de funciones que cometía el obispo y obtuvo la anulación de las prohibiciones antes citadas. Otro incidente del que no tengo detalles motivó la extensa consulta de 19 de noviembre de 1770 en la que se reitera la exclusiva jurisdicción de la potestad civil en materia de espectáculos. «Todo el daño que hoy experimentan las compañías nace del artículo 18 del reglamento de 1753, repetido en 8 de abril de 1763, executado por orden del obispo de Cartagena siendo gobernador del Consejo dando intervención al vicario eclesiástico en estas representaciones». A esta juiciosa observación sigue otra desaforadamente regalista que pinta la atmósfera de aquellos años: «Los prelados no deben permitir se declame contra las comedias porque eso es declamar contra el Gobierno, con cuya autoridad se ejecutan». Es inconfundible aquí el estilo, la mentalidad archiabsolutista de Campomanes, y los siguientes párrafos de la consulta también están dentro de la misma línea de pensamiento: El Gobierno debe formar buenos músicos y declamadores y convertir el teatro en una escuela de buenas costumbres, y también del buen gusto literario, evitando las faltas contra la verosimilitud y las reglas. Puede sospecharse una
Página 183

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

alusión a la privanza de que gozó Farinelli en el párrafo referente a la necesidad de crear una escuela nacional de ópera, pues de su falta «resulta establecerse en Barcelona, Cádiz y los Sitios Reales compañías italianas que introducen costumbres extranjeras [...] Tales cómicos extranjeros con el tiempo adquieren introducciones que les hacen tomar demasiada mano en los negocios públicos». Este expediente se unió al formado en 1766 con motivo de la prohibición por el vicario de Madrid de La Criada Señora. Escogemos del voluminoso expediente esta otra perla que declara sin rebozo el fruto, más político que estético, que aquellos gobernantes pensaban sacar de las representaciones escénicas: «Las comedias, tragedias y dramas son útilísimos, pues el Gobierno, por boca de los actores influye en los espectadores aquellas enseñanzas con capa de diversión». Como se ve, el afán por controlar los medios de comunicación no es de ahora. Pero la capacidad de difusión del teatro español en el siglo XVIII era escasa, y además, ¿dónde estaban los autores y actores que se hicieran portavoces de las ideas de los ministros de Carlos III? La destitución del conde de Aranda en 1773 de la Presidencia de Castilla fue el signo de un cambio de rumbo en la gobernación del Estado. Desde 1766 había vivido en pie de guerra contra los supuestos promotores de los alborotos, y Campomanes se había aprovechado del estado de ánimo del monarca para satisfacer sus fobias, en especial contra todo lo que, de cerca o de lejos, oliera a jesuitismo. Había conducido la «guerra del teatro» procurando darle un tinte político, haciendo de ella un símbolo de la supremacía del poder real, o sea, del poder civil. Pero esta campaña carecía de base. Los enemigos del teatro quizás no eran muchos, pero sí decididos e influyentes en la Iglesia y en los municipios. Los partidarios del teatro no eran muchos ni entusiastas. En todo caso, lo decisivo era la voluntad real. Ahora bien, Carlos III nunca gustó del teatro ni de la ópera. Las prédicas de Campomanes sobre su sentido político, educativo y cultural debían de sonar a chino a un monarca que ha sido indudablemente supervalorado, a un hombre mediocre, desinteresado de los libros y de las artes, a quien sólo la caza procuraba un lenitivo al aburrimiento. Mantenía un teatro de Corte por tradición, por prestigio, no porque gustara de las representaciones. Además, pasada la impresión de temor y desconfianza que en él produjeron los alborotos y que ciertos ministros se esforzaron por mantener, empezaba a pensar que Aranda, con sus maneras despóticas y su aire volteriano, había llevado las cosas demasiado lejos. Nada partidario de las soluciones drásticas, Carlos III lo licenció, disimulando su desgracia con el cargo de embajador en París, y lo sustituyó por el inocuo Ventura Figueroa, el travieso y expeditivo gallego que había arreglado en Roma la cuestión del Concordato y que, carente de programa, sólo se proponía plegarse a la voluntad real y durar en el cargo. A Ventura Figueroa le tenía tan sin cuidado como al rey el valor educativo del teatro. Y como había que reconquistar la confianza de las clases dirigentes, sobre todo del Clero, que se manifestaba agraviado, se sacrificarían los intereses teatrales siempre que surgieran conflictos con el poderoso estamento. Por su parte, Campomanes, que no tenía vocación de mártir de una idea, percibió el cambio de viento y arrió velas, porque él también quería durar. Y lo consiguió, pues sólo dejó la Fiscalía del Consejo por el cargo de gobernador del mismo, que ostentó desde 1783, y en el que siguió una política de conservadurismo poco acorde con sus precedentes actuaciones. Los bailes de máscaras se prohibieron en octubre de 1773, es decir, casi coincidiendo con el cese de su introductor. Por entonces libró Campomanes las últimas batallas o escaramuzas de su guerra particular. El teatro de Burgos había sido objeto de los ataques del dominico fray Antonio Garcés, que predicó en aquella ciudad en 1752. Tres años después se decretó su demolición por el Ayuntamiento, presidido por el corregidor, marqués de Espinar do, a quien se multó en la residencia por haber ordenado dicha demolición sin licencia del Consejo u. Teófilo López Mata dice que ya no volvió a haber representaciones en Burgos hasta 181215, pero documentos contenidos en un expediente del A. H. N. demuestran que se dieron funciones de ópera en mayo de 1773 por una compañía que dirigía el italiano Alfonso Molini y que antes había actuado en Bilbao. Tuvieron los actores la precaución dé visitar antes el arzobispo, quien los acogió
Página 184

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

bien, les dijo que sabía que la ópera es un espectáculo distinto de la comedia y que por su afición a la música asistiría al espectáculo si no se lo vedase la dignidad de que estaba revestido. Sin embargo, la campaña contra la ópera comenzó inmediatamente, llegando a negarse la absolución a algunos por haber asistido. El propio arzobispo se sumó a ella, quizás porque le convencieron de los peligros morales que encerraban aquellas representaciones. El 20 de agosto el conde de Aranda, de paso en Burgos, asistió a la ópera, pero dos días después el arzobispo predicó en la catedral con el resultado de que desde entonces dejaron de asistir los eclesiásticos y muchos seglares, aunque también «se habló entre la oficialidad y la nobleza con sentimiento de una novedad que no se hermana con la razón». En el expediente se encuentran los textos de algunos sermones que muestran el tono exaltado de la campaña, y una carta del carmelita fray José de San Elíseo fechada en 24 de diciembre y dirigida al confesor real en la cual pueden leerse estos párrafos: El arzobispo siempre me insta que predique con más frecuencia [contra el teatro]. En el presente año vinieron a esta ciudad unos italianos con unas farsas que intitulaban óperas. Confieso que jamás las he visto. Comedias sí, estando estudiando en Valladolid, y me pesa de haberlas visto. Me informé de sujetos de virtud y juicio de la forma y circunstancias del theatro y formé dictamen que excepto algunas representaciones de los gentiles éstas eran más indecentes y más deshonestas que las gentílicas; tenían un gran golpe de música, encantando los oídos como sirenas, y salían las italianas a bailar. ¿Pero cómo? Con el mayor adorno o la mayor disolución. Averie faciem tuam a muliere compta, nos dice el Espíritu Santo. Salían con mitras brillantes, sin basquinas, con unos tafetanes hasta cerca de las rodillas, y al dar la vuelta me aseguran los que incautos lo vieron, hasta la cintura, cubiertas, sí, con telas delicadas, que como advierten graves teólogos es más provocativo a la lascivia. El pueblo de donde vinieron, que era Bilbao, me aseguraron muchos que había quedado perdido, y éste se iba haciendo cada día peor, pues aunque hay mucha piedad, Burgos en lo moral se iba perdiendo con las óperas; estaban como encantados con ellas, y hasta muchos eclesiásticos asistían con escándalo de las personas piadosas... Para remediar tal escándalo predicó un sermón que uno de los operantes delató al Intendente. Este visitó nuestro convento y el de San Pablo; los acusó de haber hablado mal del ministerio, cosa que negaron los frailes. La carta termina con chismes contra el Intendente, que tenía un garito en su casa, y contra su mujer, que aparecía en público con los pechos descubiertos. El confesor real, padre Eleta, tan poco amigo de farsas teatrales como su regio penitente, hizo saber al presidente Ventura Figueroa: Enterado el Rey de la carta inclusa me manda remitirla a V. I. para que tome noticias de lo que huviese en esto, y de la licencia con que han sido admitidos en Burgos estos farsantes y aplique la providencia correspondiente para evitar excesos, en el concepto de que S. M. considera que semejantes representaciones sólo se pueden sostener para diversión pública en lugares de mucha población y riqueza, y pueden ser un gravamen intolerable en pueblos de menos gentes y facultades, dexando a la prudencia de V. I estas regulaciones y las precauciones conducentes a evitar escándalos. Ventura Figueroa trasladó, a su vez, las directrices indicadas al corregidor: La sabia penetración de S. M. advirtió que debió escusarse la admisión de la compañía en ese pueblo, no acostumbrado a semejantes diversiones [...] Quiere S. M. se repare con prudencia lo que se executó sin la debida reflexión, previniendo a V. S. que al instante que termine el próximo carnaval despache la referida compañía [que, en
Página 185

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

realidad, hacia meses que había salido de Burgos] y vigile que en los pocos días que restan exerciten su habilidad con la mayor modestia y compostura, previniendo al empresario que sólo en los pueblos grandes, acostumbrados a estas diversiones, corregidas y reducidas a la debida modestia, se permiten sus funciones. Pero las instrucciones reales tenían una segunda parte: «Una vez admitida por el Magistrado [o sea, por el Intendente] la compañía no debió permitirse el abuso de declamar contra ella desde el pulpito; en caso de notar alguna cosa digna de corrección correspondía avisarlo al corregidor reservadamente o dar quenta al Consejo». Escoció este palmetazo al arzobispo, que replicó en larguísima carta de 13 folios asegurando que no hubo nada reprensible en los sermones; sólo celo por la Religión, gracias a lo cual las representaciones cesaron por falta de público. La obligación de los eclesiásticos es predicar y advertir al pueblo, «pero si el Consejo, mejor iluminado, encontrase inconvenientes y nos mandase callar, ahogaremos nuestra voz, diciendo antes que el Consejo lo manda así». Las providencias del Gobierno, añadía, siempre son autorizadas, y las declamaciones desde el pulpito perturbativas. En Francia hay multitud de bailes y representaciones teatrales; sin embargo, sus tribunales no se han manifestado desabridos con los predicadores que los reprueban. En Madrid mismo se ha declamado contra los bailes de máscaras sin que se tomase ninguna providencia, pues una cosa es autorizar para evitar mayores males una diversión y otra aprobarla. No parece que este negocio tuviera otras derivaciones. Tampoco fue objeto de resolución final el expediente abierto por el Consejo en 1774 a instancias de la Audiencia de Asturias con motivo de unos sermones contra las comedias predicados por D. Rafael Menéndez, canónigo magistral de Oviedo. En mayo de aquel año Manuela Antonia Iglesias, mujer de Manuel Lucía, ausente, autor de la compañía que estaba representado en la capital del Principado, se dirigió a la Audiencia manifestando que con licencia real y municipal estaban actuando en Oviedo desde 22 días antes sin dar el menor escándalo, pero el susodicho magistral había tratado públicamente de reprobos no sólo a los comediantes sino a los que asistían a las funciones, por lo que la concurrencia había disminuido hasta cifras cortísimas, «y apenas podemos salir a la calle, porque los menos instruidos nos tratan con el mayor baldón.» A consecuencia de esta denuncia los magistrados interrogaron a diversas personas: Antonio Fernández de la Llana declaró que aunque al principio las actrices lucían grandes escotes luego, por providencia municipal, se había puesto remedio. Don José Pérez Balseras, procurador, testificó que la compañía no había dado ningún motivo de queja y que el magistral, en sus sermones, no sólo incriminó a los asistentes a las comedias sino a las autoridades que las permitían. Don Francisco Fernández agregó que el pueblo hablaba mal de los cómicos, y el conde de Peñalba dijo que al pasar las comediantas una aldeana exclamó: «¡No se cayera sobre vosotras una teja!» Otros testigos depusieron de hechos parecidos. Una nueva instancia de María Antonia puntualizaba que la compañía había llegado de El Ferrol, que habían tenido treinta mil reales de gastos y que la culpa de las pérdidas la tenía el magistral, que había llegado a decir desde el pulpito que eran indignos de sepultura eclesiástica. La Audiencia decide ampliar la información y oye más testigos, que corroboran las expresiones usadas por el magistral en sus sermones. Luego, la Audiencia ofició al ordinario de la diócesis para que el magistral rectificara, pero el provisor respondió que el primer sermón había sido censurado y aprobado por varias comunidades religiosas. La situación creada debía de ser muy violenta para los magistrados, que conocían el ambiente de Vetusta y quizás participaban de él. Por eso optaron por inhibirse, acudiendo al expediente de dar cuenta a Madrid de lo que ocurría, y de la dificultad que hallaban para enfrentarse con el magistral, hombre que gozaba de mucho crédito en la ciudad. Por su parte, el obispo dio su versión de los hechos en carta a Ventura Figueroa (5 de julio de 1774). Tras el primer sermón, predicado el día de la Trinidad, los cómicos se habían quejado a la Audiencia y ésta había exigido una rectificación, pero el magistral obtuvo parecer favorable de las tres comunidades de Oviedo (benedictinos, dominicos
Página 186

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

y franciscanos). Por ello, el provisor no intimó al magistral que se desdijese, pero sí que no volviera a tocar el tema, cosa que no cumplió, volviendo a él en el sermón de la octava del Corpus. A pesar de su desobediencia, decía que era hombre ejemplarísimo. En cuanto a las comedias, no se representan con las cautelas que ordenó el real decreto de 19 de septiembre de 1725 y que renovó Fernando VI. Aludía el obispo a la inmodestia en el vestir de las farsantas, a la distracción de los alumnos, que abandonaban las aulas universitarias por el patio de comedias, y terminaba pidiendo que los cómicos se marcharan de Oviedo. El 18 de julio Campomanes informaba apelando a sus habituales argumentos. El magistral se había excedido. «Los predicadores no pueden en materias opinables y que se practican con aprobación de las autoridades declamar contra sus providencias desacreditándolas como pecaminosas y excitando a los pueblos a que las desobedezcan [...] No puede ser lícito en la Corte lo que no es permitido en Oviedo, porque la ley evangélica y la moral cristiana son la mismas en todas partes. Tampoco corresponde al magistral determinar si en Oviedo son o no convenientes las comedias, porque éste es un asunto de policía muy distante del ministerio de la predicación [...]». Después, nada. Silencio administrativo. Diez años más tarde, en 7 de enero de 1784, la Sala de Gobierno decreta: «Dése quenta». Nuevo silencio. Por fin, en 6 de octubre de 1788, dos meses antes de la muerte del tercer Carlos, el carpetazo definitivo: «Sobreséase por ahora este expediente y vuélvase al oficio». Menudean en estos años finales del reinado de Carlos III las peticiones, no sólo de eclesiásticos sino de ayuntamientos y particulares para que no se permitan comedias. En Aranda de Duero un tal don Pedro Ponce de León se quejaba en febrero de 1783 de que una farsa admitida en la población desde antes de Navidad «aún permanece, sin esperanzas de que se retire, estando tan bien hallada y protegida de los desocupados». Actuaban en el patio del colegio, distrayendo a la juventud del estudio y las buenas costumbres. «Han llenado sus paredes de epitafios jocosos, deshonestos, cuya expresión oculto [...] Este pueblo vive de labranza, y a todos, como ignorantes, distrae de su destino la diversión». Se pidió informe al corregidor. En efecto, el Ayuntamiento había destinado a las representaciones el patio del colegio, pero a horas distintas de las clases, por lo que no embarazan la enseñanza. Los epitafios [sic] indecentes no están consentidos. En noviembre de aquel año el Fiscal informaba que no había que tomar providencias, puesto que la compañía ya se había retirado de Aranda y no se habían producido daños. Contra la línea seguida años atrás, el Gobierno, siguiendo orientaciones marcadas por el monarca, accedía a las peticiones de las municipalidades tendentes a prohibir las comedias, aunque lesionaran derechos adquiridos por las compañías. Esto fue lo que sucedió en Toledo. R. Castaño había formado una compañía para actuar en Castilla la Nueva, para lo que obtuvo título despachado en marzo de 1780 por D. José A. de Arjona, protector de los teatros. El Ayuntamiento de Toledo le negó, sin embargo, permiso para actuar, a pesar de que el síndico personero era favorable porque los ingresos del teatro formaban parte del caudal de Propios. Castaño acudió al Consejo, sin éxito. El acuerdo municipal de no admitir comedias fue ratificado por S. M. en 10 de abril de 178220. En otras ciudades había división de opiniones, ya entre las autoridades civiles y eclesiásticas, ya en el seno de la corporación municipal. En Palencia el coliseo era propiedad de una cofradía hasta que, para cortar discordias surgidas sobre el uso de los palcos, el Ayuntamiento lo compró en 1783 por 25.000 reales. Desde entonces, tenía interés en que hubiera funciones para amortizar el gasto realizado. El obispo había solicitado en varias ocasiones la prohibición, y su postura hallaba eco en varios munícipes. Como no se podían alegar razones morales, puesto que se había ido imponiendo un clima de austeridad para atenuar la persecución, en Palencia, como en otras ciudades, se acudió al argumento socioeconómico: la asistencia a las comedias causaba gastos, los trabajadores abandonaban sus labores, los jornaleros gastaban en la diversión sus cortos ingresos. Tales argumentos eran rebatidos por el síndico personero: «Esta ciudad se compone de comerciantes, fabricantes y artesanos, y número crecido de eclesiásticos; en ella comúnmente está acuartelado un regimiento, y es notorio que las gentes que concurren a las comedias son las de mayor posibilidad, y no los jornaleros y
Página 187

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

menestrales [...]. No advertimos qué males se siguen de la representación de comedias cuando sólo va a ellas el que quiere y puede, pues además de ser esto un acto voluntario no sólo está vigilando la justicia sino también los ministros y la tropa que concurren al patio, singularizándose los concurrentes en el silencio y compostura.» Por su parte, el procurador síndico insistía en que él no podía autorizar una diversión que reprobaba el obispo, y que si los Propios sufrían algún perjuicio, el común de los vecinos saldría ganando con la prohibición. El corregidor (Baltasar Romero) al remitir estos informes añadía que él no veía ningún inconveniente en que continuaran las representaciones, y que sólo dos regidores y un procurador eran opuestos. En vista de ello, el fiscal del Consejo dictaminó que no había motivos para la prohibición (19 de noviembre de 1784). Lo que no nos dice el expediente, y tal vez pudiera averiguarse consultando la historiografía local, es si las representaciones continuaron después de la citada fecha. Mucha semejanza en su desarrollo y desenlace tiene con el expediente de Palencia el promovido a instancias de los párrocos de León, dirigido al gobernador del Consejo en 22 de abril de 1785. Hacían constar en ella que: Componiéndose la población de dicha ciudad en su mayor parte de oficiales y jornaleros, sin muchos pobres, se está tratando por la Sociedad del País de formar Junta de Caridad [...], recoger los pobres, librándolos de la ociosidad, y hacer asistir puntualmente a sus trabajos a los oficiales, como lo recomendó Su Ilustrísima a la Sociedad, y como deben saber el corregidor y el Ayuntamiento, que sin embargo acaban de admitir comedias, como las admitieron el año pasado, que representaron sesenta días, poco más o menos. Los párrocos, venerando las disposiciones de su Rey y las de sus sabios tribunales, y prescindiendo de las causas de la permisión de esta diversión en la Corte y otras poblaciones opulentas, aseguran a V. I. por la experiencia que tienen que las comedias en León es una diversión capaz de destruir todos los buenos oficios de la Sociedad, Junta de Caridad y otras qualesquiera personas que a más del Sr. obispo y curas trabajen a beneficio del estado general de esta ciudad pobre, que lo será necesariamente con tres o quatro mil pesos que se gastan inútilmente en la diversión citada, porque los días de trabajar se van a la comedia los oficiales, pierden en esto y gastan en la entrada, y como la ocasión es tan poderosa, alegres a la salida de la diversión se siguen funciones, juegos y gastos, con que se hace más difícil de curar la repugnancia que tengan al trabajo e imposibilita el sustento e instrucción de la familia». En cierto modo, los párrocos de León estaban utilizando argumentos de Rodríguez de Campomanes, enemigo jurado de las diversiones populares, y cuya campaña en favor del teatro nunca se había basado en procurar distracción a la masa trabajadora. Proseguía la exposición de los párrocos diciendo que la asistencia de los trabajadores a la comedia en los días festivos, aunque no les impidiera acudir a su labor, no dejaba de tener inconvenientes. Y no vale, añadían, decir que si no van a la comedia irán a la taberna, pues no es así, «y quando sucediera, puede corregirse ejecutando lo ordenado contra los abusos, y los que en tiempo de oir el catecismo y divinos oficios se detengan en ellos». Alusión a lo dispuesto en las constituciones sinodales sobre prohibición de asistir a juegos y tabernas durante le misa dominical, so pena de ser multados por el «alguacil de vara» eclesiástico. El fiscal del Consejo pidió informes al Ayuntamiento y al corregidor. El primero declaró que durante varios años, y en cortas temporadas, se habían representado comedias, sin oposición de nadie, y menos de los eclesiásticos, que asistían a verlas en determinados palcos, aun no siendo las comedias tan arregladas y decentes como ahora. El año pasado (1784) hubo representaciones durante sesenta días y en éste sólo 55, a precios muy bajos: cinco cuartos, y los palcos a tres, dos y un real, «cuyo producto, rebajada la quota que han pagado a beneficio de los Propios, sólo puede haberles dado [a los cómicos] para comer». Por todo lo expuesto, estimaba
Página 188

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

infundadas las quejas de los párrocos y pedía que se autorizase la continuación de las funciones. El corregidor se limitó a transmitir este informe y manifestar su conformidad con el contenido del mismo. A la vista de lo informado, el fiscal dictaminó que no había motivos para prohibir las representaciones escénicas en León. La falta de una política clara en cuanto a las actividades teatrales se revela en que, mientras se autorizaban en unas ciudades, se denegaban en otras. En 4 de enero de 1781 el confesor real transmitió al gobernador del Consejo una nota que decía: «El rey ha sabido que en la ciudad de Zamora se están representando comedias y quiere que V. E. despache una orden para que inmediatamente se suspendan y salgan de aquella ciudad los comediantes». La causa de una decisión tan atropellada había sido una protesta del obispo. Años después, en 1785, el Ayuntamiento elevó instancia solicitando se reanudaran las representaciones, tanto para que se pudiera indemnizar el caudal de Propios de más de cuatro mil ducados que había gastado en el reintegro del patio de comedias, como por ser Zamora ciudad de numerosa vecindad, con oficinas públicas y guarnición militar, «y careciendo de toda pública diversión es fácil que la ociosidad sea instrumento para que muchos se entreguen a la más lamentable destrucción, pues habiendo recibido una compañía de cómicos el año 1781, a representación del obispo que era de esta ciudad exponiendo que estaba haciendo exercicios espirituales se mandaron suspender y que saliesen de este obispado, desde cuyo tiempo no se han permitido...». A causa del abandono el teatro había sufrido daños que necesitarían 44.500 reales para su reparación. El corregidor informó favorablemente. También el fiscal, a vista de los datos de la Contaduría de Propios, se mostró favorable a la reparación del edificio, pero en cuanto a reanudar las representaciones el Consejo, a la vista de la real orden antes citada, no se atrevió a dar el permiso necesario. La incoherencia de las disposiciones regias, el entrecruzamiento de influencias, las pretensiones del clero y las municipalidades a intervenir en todo lo referente al teatro, habían conducido a una situación plena de ambigüedad y de contradicciones, que se haría más patente al lector si incluyéramos en esta monografía el relato de lo que al mismo tiempo estaba sucediendo en Andalucía. Los espectáculos que se prohibían en una localidad se autorizaban en otra; los ayuntamientos cambiaban de parecer, solicitaban o rechazaban las comedias según la opinión cambiante de sus miembros o la impresión que en ellos hubieran dejado las prédicas de un misionero. El rey carecía de criterio propio en esta materia y no encontraba apoyo en el Consejo de Castilla, donde Campomanes había abandonado ya su guerra particular en pro del teatro. Sin embargo, en una ocasión por lo menos se intentó adoptar una norma general. Fue con ocasión de una petición del empresario teatral Francisco López, que había actuado en Córdoba (donde se habían restablecido las comedias), para trabajar en Sevilla, donde seguían prohibidas. El Consejo ordenó al fiscal reunir todos los antecedentes, suspendiendo entre tanto el permiso que pedía López, y recabar del rey una norma de carácter general (18 de abril de 1787). El rey ordenó al Consejo que le consultase sobre esta materia, oyendo primero a los presidentes de las chancillerías, los corregidores y los prelados, «de manera que se sepa el estado y vicios más frequentes de los pueblos en que convengan las diversiones, número y aplicación, pobreza o abundancia de los habitantes y examen del [teatro] que sea más adaptable al genio de los naturales, y que favoreciendo la robustez sea menos expuesto al abuso y a la corrupción de las costumbres». La prevención de una encuesta tan vasta más parece medida encaminada a dar largas a un asunto enojoso que a facilitar su resolución. Si llegó a efectuarse, no tuvo efectos legislativos, pues no aparece tal ley en la Novísima Recopilación. Murió Carlos III dejando el teatro español en un estado caótico, y su sucesor, tan indiferente como él a las Bellas Letras, tampoco hizo nada por establecer una normativa de las representaciones teatrales que, aunque hubiera sido severa, hubiese terminado con el desorden reinante. Los hechos relatados en las anteriores páginas demuestran que había una apetencia de representaciones en las clases medias urbanas, en lo que podríamos llamar la burguesía culta; pero se trataba de un estamento reducido en número, mal definido desde el punto de vista ideológico, accesible a la influencia de los sectores más intransigentes del clero. Los esprits forts a la manera de Olavide eran muy
Página 189

PROF. DR. ANTONIO GARCÍA MEGÍA –– SERIE APOYOS DIDÁCTICOS LA LITERATURA ESPAÑOLA EN EL SIGLO XVIII

raros, y esto es lo que explica las divisiones en el seno de las corporaciones municipales y sus frecuentes cambios de opinión. Las catástrofes que señalaron el final del siglo XVIII favorecían a quienes incriminaban al teatro como diversión pecaminosa, susceptible de atraer la ira divina sobre las ciudades que la permitieran. Un capuchino, fray Bruno de Zaragoza, se atrevió a insultar a las numerosas víctimas del incendio del teatro de aquella ciudad, interpretado como castigo celeste por haber profanado la ciudad del Pilar con aquel espectáculo. «Yo mismo he visto, escribía años más tarde Blanco White, a un fraile con un crucifijo en la mano pararse a la puerta de un teatro a la cabeza de una procesión nocturna y conjurar al pueblo a que no entrara en aquella mansión de pecado». La Revolución Francesa, las guerras, el hambre y las epidemias que marcaron el comienzo del siglo XIX causaron una fuerte impresión, visible en episodios tan reveladores como la exposición del arrendatario del teatro de la Isla de León (San Fernando) que en 1800 renuncia porque «ha conocido que la diversión causa alguna ruina espiritual, no quiere lucro a costa de su conciencia, e indirectamente se considera causante de las ofensas que se puedan cometer contra ambas Majestades». Difícilmente se encontrará un testimonio más elocuente de la atmósfera moral que reinaba en España por aquellas fechas y del escaso fruto que había producido la campaña de los ilustrados en pro del teatro.

Artículo completo, con citas y bibliografía, localizable en http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=96215&orden=174226&info=link

Página 190

2013 Antonio García Megía
La literatura española en el siglo XVIII
Angarmegia: Ciencia, Cultura y Educación. Portal de Investigación y docencia

http://angarmegia.com - angarmegia@angarmegia.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful