Está en la página 1de 10

La formación del profesorado universitario en tecnologías de la información y comunicación

Resumen

López T., Marcelo

información y comunicación Resumen López T., Marcelo  Este trabajo plantea la necesidad de ir más

Este trabajo plantea la necesidad de ir más allá de programas de formación docente hacia procesos concretos de transformación docente. El profesor universitario esta vinculado a la organización del conocimiento por excelencia para la sociedad de la información y el conocimiento. Para transformar a este docente, se debe partir de su persona, de la cultura docente, de las demandas sociales de nuestra era y de nuestros tiempos, redescubriendo la importancia de la trascendencia histórica de este rol.

Entendiéndolo desde el “escenario planetario” de nuestros días y en virtud del papel que han jugado las Tecnologías de la información y comunicación (TIC) en este escenario, es posible involucrar al profesor en las múltiples posibilidades de uso y aplicación de estas tecnológicas, con una amplia gama de soluciones tecnológicas, no sólo para el rol de orientador y facilitador del proceso de enseñanza y aprendizaje, sino también como tecnologías para la gestión del ejercicio docente, y para entender la sociedad de la información y el conocimiento que se construye hoy en nuestras comunidades.

Palabras clave: información, conocimiento, uso de las TIC, sociedad de la información y el conocimiento.

The formation of the university teaching staff in information and communication technologies

Abstract

This work outlines the necessity to go beyond educational formation programs, toward concrete processes of educational transformation. The university professor belongs to the organization of knowledge, greatly substantial for the information and knowledge society. In order to transform this professor, the process should start off from his/her status as a person, the educational culture, the social demands of our era and our times, rediscovering the importance of the historical transcendences of this role.

From the “planetary scene” understanding of our days and the role information and communication technologies have played in this scene, it is possible to link the professor in the multiple use possibilities and application of these technologies, with a wide range of technological solutions not only for the role of facilitator of the teaching and learning process, but also as technologies for the administration of the educative exercise and to understand the information and knowledge society, which is currently constructed in our communities.

Key words: information, knowledge, use of information and communication technologies, information and knowledge society.

Estudiante del doctorado en Ingeniería Informática, Universidad Pontificia de Salamanca. Docente Universidad de Caldas. E-mail: mlopeztpc@ucaldas.edu.co

Vector, Volumen 2, Enero - Diciembre 2007, págs. 41 - 50 Recibido 28 Agosto 2007, Aprobado 11 Octubre 2007

López T., Marcelo 1. Una mirada al contexto del profesor universitario ¿Por qué esta magnífica

López T., Marcelo

1. Una mirada al contexto del profesor universitario

¿Por qué esta magnífica tecnología científica, que ahorra trabajo y nos hace la vida más fácil, nos aporta tan poca felicidad? La repuesta es está, simplemente:

porque aún no hemos aprendido a usarla con tino.

Albert Einstein.

La historia en la que se ha tejido el espacio disciplinar de la educación universitaria, ha señalado que la educación, su objeto fundamental de conocimiento, tiene rasgos muy específicos que van de un sistema social a otro en cada época del desarrollo de la humanidad. Desde estos atalajes de mirada, podemos hablar de una educación que deviene desde las épocas más antiguas, hasta la educación que demandan los sistemas post-industrializados y la sociedad de la información y el conocimiento.

Precisamente en la sociedad de la información y el conocimiento la educación adquiere un reconocimiento universal como derecho de todos los seres humanos para garantizar su desarrollo personal y social. Un desarrollo humano, no desde el incremento económico, sino por la posibilidad en cantidad y calidad de las oportunidades para ser persona. La educación se convierte en el más humano y el más humanizante desafió de las comunidades.

La capacidad política y económica de la sociedad de la información y del conocimiento esta sustentada en:

un capital intelectual (humano); un sistema de producción organizado sobre una unidad de información y conocimiento; y una “materia prima” como esencia: información y conocimiento, las habilidades y destrezas cognitivas. Esta sociedad se caracteriza también por el trabajo colaborativo y cooperativo, la deslocalización de la información, la gran velocidad de los procesos, por el trabajo centrado en el aprendizaje y el conocimiento, y por ende, en la necesidad permanente de adaptación y aprendizaje. En este entorno, el desarrollo académico y científico que se despliega bajo estos supuestos, implica que

el objeto de enseñanza este absorto de información y conocimiento. La universidad es una escuela del

conocimiento, con discentes y docentes del conocimiento, usando las TIC en un contexto de comunidades del conocimiento.

Un contexto que se caracteriza también por la globalización cultural, como lo señala Sacristán (2001), por las interconexiones entre países y lugares del mundo, para intercambiar las formas de vivir de las personas, generando interdependencia educativa, tecnológica, científica, cultural, política, económica, comunicaciones, expresiones y hábitos de vida.

Bajo este escenario, las instituciones de educación superior viven hoy en día, tensiones, limitaciones y posibilidades que las colocan entre la homogenización y la multiculturalidad, entre lo publico y lo privado, entre la presencialidad y la virtualidad, entre la constitución y los reformadores, entre la verticalidad

y la matricialidad, entre lo local y lo global, entre el pragmatismo y las utopías, entre la autocracia y

la democracia, entre el aislacionismo y la sistematicidad, entre grupismos e individualismos, entre la improvisación y la planeación, entre el servicio social y el mercado, entre los procesos y los productos, entre la disciplina y la transdisciplina, entre la academia y la sociedad, entre la proliferación de la

instrucción sobre la formación, entre el exceso de técnica y la escasez de ciencia, entre mucha información

y poca intelectualidad, entre la docencia y la investigación frente a la proyección y la docencia, entre las competencias y la libertad de formación.

Muchas de estas tensiones están permeadas por la revolución informática, como lo señalaba Delors (1996) “Ponemos de relieve que las TIC están generando ante nuestros ojos una verdadera revolución que

afecta tanto a las actividades relacionadas con la producción y el trabajo como a las actividades ligadas

a la educación y a la formación… Así pues, las sociedades actuales son de uno u otro modo sociedades

de información en las que el desarrollo de las tecnologías puede crear un entorno cultural y educativo capaz de diversificar las fuentes del conocimiento y del saber”.

La formación del profesorado universitario en tecnologías de la información y comunicación

Esta sucediendo que varios de los conocimientos adquiridos durante la formación inicial de las personas (desde la básica, secundaria, hasta la terciaria) se van diluyendo si la persona deja de preocuparse por seguir aprendiendo. El aprendizaje y la formación suponen un desafío constante y creciente, que está provocando el suceso de una creciente demanda por formación permanente.

Para el proceso de formación, el pensamiento es una de las categorías fundamentales, el proceso de pensar utiliza de manera constante el raciocinio ligado al lenguaje, desde las formas principales del pensamiento: concepto, juicio y raciocinio. La pedagogía recomienda que la didáctica sea consecuente con las necesidades de este proceso, propiciando las condiciones para que el discente desarrolle sus múltiples potencialidades y su pensamiento complejo, el enfoque y el ejercicio docente tienen que ser consecuentes con estas condiciones.

En este sentido Morin infiere aportes que pueden ser considerados en el ejercicio docente: “desarrollar un modo complejo de pensar la experiencia humana, recuperando el asombro ante el milagro doble del conocimiento y del misterio que asoma detrás de toda filosofía, de toda ciencia, de toda religión, de toda práctica educativa, y que aúna la empresa humana en su aventura abierta hacia el descubrimiento de nosotros mismos, nuestros límites y nuestras posibilidades” (“Introducción al pensamiento complejo”).

Quiere decir esto que el acto pedagógico no debe centrarse sólo en desarrollar las potencialidades intelectuales y cognitivas, porque en lo multifacético del ser humano se debe tener en cuenta la tradición familiar, social y cultural, además de la importancia del mundo subjetivo e intersubjetivo de los discentes y de su círculo dialógico.

La hiperespecialización 1 ha sido una de las llamadas complejas en las sociedades superindustrializadas, desde ella lo global se fragmenta en una multiplicidad de espacios y la disciplina pedagógica también. La sociedad de hoy establece demandas y las disciplinas responden; se habla de pedagogía de la educación superior, para los niños, para los adultos mayores, para la empresa, para la familia, para la virtualidad, etc. En la postmodernidad aparace el individualismo, el egoísmo, la estética sin trascendencia, diluyendo la persona y aparece el individuo que busca afanosamente la realización individual por encima de los demás.

El desafío es claro, como lo señala (Morin, 2000), ¿cómo transformar la información en conocimiento y cómo transformar el conocimiento en sabiduría?, el entorno del profesor debe posibilitarle pasar de un saber transmitido a un saber construido y contextualizado. Una educación que contribuya a sentar las bases para resolver los problemas que afectan negativamente a las personas, como el hambre y las condiciones de vida malsanas, la degradación del medio ambiente, el debilitamiento de los recursos, el crecimiento permanente de la población mundial, los desequilibrios desatinados y los conflictos destructivos, la pérdida de la diversidad biológica y cultural, el dominio del objeto sobre el sujeto auspiciado por la mediatización consumista.

El profesor universitario tiene el reto de contribuir a formar ciudadanas y ciudadanos conscientes de este contexto, que participen democráticamente en la toma de decisiones, y equilibren la defensa de los intereses individuales y colectivos, con comprensión de la solidaridad y la cooperación para enfrentar los problemas.

La formación en TIC del profesor universitario debe partir de tener conciencia de este contexto, de este “escenario planetario”, porque aprender a utilizar y aplicar las TIC cobra mayor sentido y se realiza con mayor conciencia cuando se tiene la capacidad de leer esta realidad. El contexto que hemos presentado promueve una educación más libre, más centrada en el discente y sus necesidades y ritmos de aprendizaje, más individualizada, interactiva, cooperativa, participativa y constructiva.

1 Como lo refiere Morin en la “mente bien ordenada”

Vector, Volumen 2, Enero - Diciembre 2007, págs. 41 - 50

[ 43 ]

López T., Marcelo 2. TIC y transformación docente “Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo

López T., Marcelo

2. TIC y transformación docente

“Si seguimos haciendo lo que estamos haciendo seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo”

Stephen Covey.

Mas allá de disponer y saber usar TIC, el entorno nos reta a pensar en cuál es nuestra concepción de enseñar

y aprender, qué queremos que nuestros discentes aprendan, por qué y para qué estamos proponiendo además de aprendizajes en TIC, una transformación docente.

Acaso se hace necesario implicar a los discentes en una alfabetización científica y tecnológica 2 , reconstruyendo conocimientos, por el tratamiento científico-tecnológico de los problemas bajo una estrategia de aprendizaje centrada en la investigación y la innovación pertinente, situada y relevante para los actores. Rescatando la importancia de las relaciones ciencia-tecnología-sociedad-ambiente y para un sociedad de la información y del conocimiento.

El concepto de innovación es importante para el profesor universitario, según Morin y Seurat «la innovación es el arte de aplicar, en condiciones nuevas, en un contexto concreto y con un objetivo preciso,

las ciencias, las técnicas, etc.», considerando además que la innovación no sólo se da desde la investigación, sino que es visible cuando la organización o las personas reconocen esta innovación. Podemos motivar

la utilización de las TIC, porque pueden generar cambios metodológicos, originar en el ejercicio de ser

profesores universitarios aplicaciones novedosas.

Le esta correspondiendo a las instituciones universitarias adaptar sus procesos de enseñanza-aprendizaje y de gestionar el ejercicio docente, para implicar activamente al discente en su proceso de aprendizaje, además de valorar la adquisición de conocimientos y de habilidades, se debe formar a los discentes para asumir actitudes, aptitudes y responsabilidades para que puedan enfrentarse a las pretensiones de formarse continuamente a lo largo de su vida 3 , fortaleciendo sus capacidades emocionales e intelectuales para interpretar e intervenir en la realidad sobre un fundamentación científica, tecnológica, social y humana.

Las universidades consideran sustentar esta transformación en una promoción de los docentes sobre la base de la excelencia de la enseñanza y la valoración del aprendizaje propiciado y de la capacidad de innovación. En la sociedad de la información y el conocimiento, el cambio es un signo de desarrollo, con transformaciones rápidas, impredecibles y a gran escala, la institución universitaria esta perfilada entonces por la revaloración del conocimiento, el aprendizaje y el trabajo inteligente. Todo este marco de actuación institucional es mas un proceso de transformación que incluye la formación, que un fin que se pueda alcanzar a través de diversas programas de formación.

El proceso de enseñanza-aprendizaje, desde la perspectiva docente, implica conceder el acceso a nuevos conocimientos utilizando diversas estrategias didácticas de información (exposiciones, libros, artículos, estudio de casos, enciclopedias, Internet, etc.); y desde el discente, implica cimentar nuevos conocimientos utilizando experiencias cotidianas y conjugándolas con la información que brinda el docente y con otros medios. La investigación y la proyección hacen parte del proceso, no son misiones aparte, sino que enriquecen el proceso y requieren de información y conocimiento altamente refinados.

2 Osorio (2002) manifiesta que el mundo en que vivimos depende cada vez más del conocimiento científico y tecnológico y por ende depende del poder computacional de tratamiento de la información.

3 “Es el desarrollo del potencial humano de las personas a través de un proceso de apoyo constante que estimule y capacite a los sujetos para adquirir los conocimientos, valores, habilidades y comprensión de las cosas que van a necesitar y para saber aplicar- los con confianza, creatividad y gozo en cuantos roles, circunstancias y ambientes se vean inmersos durante toda su vida”, Según European Initiative on lifelong learning, Roma 1994.

La formación del profesorado universitario en tecnologías de la información y comunicación

La propuesta es hacer la formación en TIC del profesor universitario teniendo en cuenta:

1.

La conciencia del entorno social planetario, mundial, nacional, regional. Humano, social, cultural, ambiental, político, tecnológico. En emergencia interdisciplinaria y transdicisciplinaria, soportadas principalmente sobre comunidades de práctica.

2.

La capacidad de planificar el desarrollo de su carrera profesional, desde esta conciencia y en dialogo con los intereses institucionales, colectivos e individuales.

3.

Interacción con la comunidad educativa y social en relación con los desafíos que conlleva la sociedad de la información y del conocimiento.

4.

Con conocimiento y dominio del potencial de las tecnologías.

Como se puede apreciar en la siguiente figura, un escenario para la transformación docente del profesor universitario tiene en cuenta la formación en TIC, y las comunidades de aprendizaje 4 , reconociendo el contexto dado por la sociedad de la información y la comunicación, para provocar y permitir a los docente y los discentes la observación y la reflexión, la corroboración de los conceptos, el aprendizaje colaborativo (compartir experiencias) y la presentación de nuevas ideas y conceptos.

y la presentación de nuevas ideas y conceptos. Figura 1: Escenario para una transformación docente del

Figura 1: Escenario para una transformación docente del profesor universitario

Los dos modelos que más se utilizan actualmente para describir la enseñanza y el aprendizaje mediante el empleo de TIC son el modelo constructivista y el conversacional. Ambos modelos se centran en que al intercambiar significados se construye conocimiento, ya que como lo afirma Tam, “la principal responsabilidad del profesor es crear y mantener un entorno colaborativo de resolución de problemas, donde a los estudiantes se les permite construir su propio conocimiento, y donde el profesor actúa como un facilitador y guía.”.

Las prácticas objeto de transformación a través de las TIC son las estrategias metodológicas, los materiales curriculares, las formas de evaluación, los contenidos, las intencionalidades, las representaciones y teorías implícitas en el proceso de formación.

4 De acuerdo con la iniciativa mexicana de aprendizaje para la conservación (2007) www.imacmexico.org “Las comunidades de aprendizaje son las generadoras del conocimiento estratégico: socializan las ideas y experiencias individuales por medio de espacios que sirven para compartir las actividades, y así alcanzar una base común de conocimiento tácito que permitirá externalizar las ideas y ser entendidas y compartidas por todos”.

Vector, Volumen 2, Enero - Diciembre 2007, págs. 41 - 50

[ 45 ]

López T., Marcelo La incorporación de las TIC en el proceso enseñanza-aprendizaje universitario buscan privilegiar

López T., Marcelo

La incorporación de las TIC en el proceso enseñanza-aprendizaje universitario buscan privilegiar las habilidades de procesamiento visuales-espaciales y multi-sensoriales; la búsqueda, procesamiento, análisis y síntesis de información; los hábitos asociadas al pensamiento creativo y al autoaprendizaje y las destrezas de interacción que facilitan el aprendizaje colaborativo.

Bajo esta visión las TIC intervienen en los diversos modelos de formación: a) ya sea basados en la acreditación tanto del profesor, como de los programas académicos y de las instituciones, b) o basados en la reflexión y observación de la actividad académica, c) o basados en el enriquecimiento misional de cada institución, d) o basados en programas de investigación-acción: incorporación direccionada de TIC, por proyectos de investigación, por producción académica, e) o basados en tutorías entre los mismos profesores.

El profesor deja de ser un transmisor del conocimiento, para convertirse en un organizador, un facilitador, un innovador, un mediador, un gestor, un estimulador, un diseñador, un investigador, un orientador (Sánchez 2001). La formación en TIC debe mostrar por sí misma cómo se logra este rol mediado por las TIC.

En el área pedagógica, el profesor debe desarrollar competencias en “cultura informacional” 5 , relacionadas con el uso de la información en todas sus dimensiones: acceso, categorización, análisis, interpretación, valoración, producción, aplicación y difusión. Esta cultura informacional esta ligada a las TIC 6 , por constituirse en las herramientas por excelencia para la gestión de la información. Posibilitan las búsquedas especializadas, las lecturas digitales alternativas, los foros y discusiones virtuales, la semiótica basada en imágenes digitales, el seguimiento a temáticas informacionales, el uso de prensa digital, la interacción con micro mundos multimediales. Pero también requiere que el profesor desarrollo competencias cognitivas para determinar la información relevante, para vincular una información con otra o validar vinculaciones que le proponga la tecnología, para impregnar de conocimiento su ejercicio docente.

Esta cultura implica, además de conocer las TIC y poseer las habilidades para manejarlas, comprender sus restricciones, limitaciones y alcances, comprender su impacto en la sociedad y cultura (impacto que se presenta en la primera parte de este documento). Adquiriendo esta cultura el docente estará en

condiciones de adoptar las TIC con autonomía y creatividad, para apoyar el aprendizaje de sus discentes,

a partir de decisiones innovadoras con la tecnología.

Para provocar el meta-aprendizaje (aprender cómo se aprende) podemos fomentar el trabajo colaborativo

y de proyectos y estimular otras maneras de simbolizar el conocimiento, resaltando las diversidades

culturales y el trabajo en la realidad situada. Al formar en TIC, debemos propiciar en el profesor universitario la habilidad para aprender por si solo y para aprender en grupo.

Como el uso de las TIC está generando nuevas formas de aprender no secuenciales, sino hipermediales, bajo una variedad de medios y acercando la globalización al aula (por las telecomunicaciones), redefiniendo el concepto de “virtualidad”, “distancia”, e “interconexión”; el profesor debe usar las herramientas que esta utilizando el discente en el mundo. Y debe ser activo, construir su aprender, desarrollar proyectos, resolver problemas, desarrollar las habilidades y destrezas para encajar en una sociedad donde la información, la comunicación y el conocimiento impregnan una etiqueta cambiante y dinámica. “Debe ser el discente que él aspira tener como docente”.

Las TIC son diversas y sus aplicaciones múltiples, dependiendo de la innovación que realice el docente, contando para ello con: plataformas virtuales para impartir docencia, plataformas virtuales para formarse, la Internet como herramienta de colaboración (foros, Chat, correo electrónico, mensajes), la Internet para

5 Pero también debe desarrollar una cultura de comunicación que le permita: establecer, mantener, suscitar, transformar y cambiar los vínculos entre los componentes humanos y los sistemas de información. 6 Sin desconocer los aportes de las ciencias, de los libros, revistas, la realidad misma, los medios de comunicación tradicionales.

La formación del profesorado universitario en tecnologías de la información y comunicación

la gestión de recursos (software, Web 2.0 7 ), la Internet para buscar información (paginas Web, bases de

datos bibliográficas, documentos digitalizados), diseño de material multimedia y paginas Web, software especifico de cada campo profesional, Bases de datos y hojas electrónicas, Procesadores de textos y programas de presentaciones, Simuladores y software libre (Ver Anexo una lista con algunas de las tecnologías de Software Libre como solución alternativa a las de Software privativo. Este estudio se hizo consultando la información disponible de cada producto y su referente propietario).

Una de las propuestas sobre las dimensiones y herramientas para la formación del profesor universitario en TIC, la presenta Galvis Panqueva.

Tabla 1. “Desarrollo profesional docente con apoyo de tecnologías de información y comunicación”, Fuente:

Alvaro Galvis Panqueva, Alianza por la educación MEN-Microsoft, 2006.

Dimensiones

Herramientas

Mejorar la productividad individual

Comunicación escrita Cálculo y análisis de datos numéricos Administración de bases de datos Procesamiento gráfico Procesamiento de video y sonido Presentaciones

Interacción con otros

Correo electrónico Chats Diarios digitales (blogs) Foros

 

Simuladores

Exploración de objetos de estudio

Cursos virtuales

Lecciones interactivas

Creación de nuevos objetos de estudio

Construcción de mapas conceptuales Construcción de mapas de causa-efecto Construcción de modelos matemáticos Construcción de simulaciones Creación de casos y portafolios digitales

Ampliar y preservar acervo cultural

Fuentes digitales de información (motores de búsqueda, enciclopedias, diccionarios, listas de interés, portales educativos, recorridos virtuales)

A esta clasificación proponemos agregarle:

Dimensiones

Herramientas

Acompañamiento Tutorial

Sistemas Help Desk Sistemas CRM para educación superior

Gestión del Ejercicio docente

Sistema ERP Institucional, Software para la gestión de proyectos y planes Software gestión de mapas conceptuales Software groupware Acceso a Bases de Datos especializadas Acceso a CRAI

Gestión de conocimiento

Sistemas de gestión documental Software de Mapas de conocimiento Sistemas de vigilancia en ciencia y tecnología Sistemas de gestión tecnológica Sistemas expertos Inteligencia artificial

En Web 2.0 Internet ha pasado de ser un espacio de lectura a ser de lectura-escritura, las aplicaciones de esta generación son los blogs, weblogs o bitácoras, wikis.

Vector, Volumen 2, Enero - Diciembre 2007, págs. 41 - 50

[ 47 ]

López T., Marcelo La formación en TIC del profesor universitario debe posibilitarle a él como

López T., Marcelo

La formación en TIC del profesor universitario debe posibilitarle a él como aprendiz, un aprender a actuar y pensar, a un aprender colectivo y construido, aprender como interacción social cooperativa y compartida, situado en contexto global y local, autorregulándose y auto-organizándose.

Para acceder a las TIC , se requiere además de la presencia física de la tecnología, existencia de políticas, estrategias concertadas, existencia de grupos dinamizadores, producción académica con las TIC, alfabetización digital para todos, liderazgo y apoyo al cambio, investigación e innovación en TIC y con las TIC.

Como lo hemos venido planteando no estamos avalando en este documento una propuesta de programa de formación docente como los múltiples cursos y programas que se han ofrecido en las universidades diseñados a partir de “diagnostico de necesidades”, orientados desde una visión parcial, casi siempre centrados en buscar dominios técnicos sobre las TIC, pero cerrados a otras perspectivas. Inclusive porque los resultados alcanzados no transforman el que hacer del docente porque:

- Las TIC ofrecen rápidamente nuevas herramientas, lo que obliga a los profesores universitarios a

“brincar” de técnica en técnica, sin contar con una visión integradora, que le permita construir puntos de vista mayores, y nuevos esquemas de recurrencia con mayor amplitud y profundidad. Aquí es donde se hace imperioso contar no sólo con el uso de aplicativos específicos de las TIC, sino con herramientas de las mismas TIC para gestionar recursos elaborados por los profesores, con toda la dinámica dada alrededor de su utilización.

- Se debe evitar que la formación docente en TIC comience “desde cero”, porque desconocería lo que se

ha realizado, aún cuando la tecnología tiene ciclos de obsolescencia, rescatamos aquí la capacidad de usarla y poder reutilizar lo que se haya desarrollado.

- Al no concebirse la formación en TIC como transformación, estos procesos no llegan en profundidad

a los profesores, porque no propician un proceso ulterior de apropiación y reflexión, que les permita aprovechar las TIC para ser mejores docentes. Proponemos que no solamente se cuente con plataformas TIC (hardware, software, documentación, talento humano especializado en TIC), sino que se contextualice y ejemplarice el uso de las TIC y se permita el acceso libre a todas las iniciativas de profesores y estudiantes sin distingo de objeto de estudio, nivel de formación, edad o estamento universitario.

- Al centrarse en las “necesidades” y concretarse en las “formalidades” (cayendo en lo parcial y lo excluido) se llega a una formación en TIC por momentos, y se pierde de vista el proceso en general de desarrollo docente a través de las TIC, se requiere construir mecanismos de cooperación que contribuyan a que lo aprendido por los profesores en TIC vaya incorporándose de manera sistemática a su practica.

Si pretendemos que el profesor universitario asuma el rol de organizador, de facilitador, de innovador, de mediador, de gestor, de estimulador, de diseñador, de investigador, de orientador, debemos asumir ese mismo rol en el proceso de enseñanza-aprendizaje de las TIC, con una adecuada y amplia plataforma tecnológica, con talento humano especializado en TIC capaz de asumir ese rol y con la incorporación articulada de la gestión del conocimiento.

Como disponer de TIC no es el tema central de este documento. Existen estudios de Harvard, ONU, OEA, y banco mundial, además de estudios por países liderados por los ministerios de ciencia y tecnología, o ministerios que asuman la definición de políticas y líneas de actuación sobre la masificación de las TIC.

No solo objetos de aprendizaje digitales o virtuales, sino usos al hardware, el software y las telecomunicaciones con fines educativos. O el uso de los mismos con fines de consolidar el rol del docente, el uso de las TIC en la gestión del ejercicio docente.

La formación del profesorado universitario en tecnologías de la información y comunicación

Conclusiones

En la formación del profesor universitario es significativo valorar la “cultura informacional” asociada al uso de las TIC; pero más allá de un medio didáctico, las TIC son parte fundamental del nuevo escenario mundial, permitiéndonos comprender el fenómeno educativo, que implica una nueva cultura organizacional y pedagógica, una cultura de comunicación y una cultura de conocimiento.

Planteamos aquí que las TIC además de medios, son instrumentos excepcionales en la educación; pueden utilizarse para generar innovación en las prácticas cotidiana del docente; mejorar la productividad individual, posibilitar espacios de colaboración e interacción con otros, superando las barreras del tiempo y la distancia, ampliar y preservar el acervo cultural local, regional, y nacional, acceder a todos los objetos de estudio (objetos digitales de aprendizaje), sin restringir el acceso al conocimiento universitario.

El profesor debe comprender las tensiones y limitaciones de la educación superior, el desarrollo de una sociedad de la información y el conocimiento que esta en marcha, pero no se debe desconocer que sobre la tecnología están las personas y las relaciones humanas, el que hacer universitario actúa sobre un marco “pedagógico” humanizante centrado en la persona, que tiene conciencia histórica debido a su capacidad de crear, conservar y manipular información; como seres informacionales, evitando el aislamiento de la información a todas las personas de la comunidad.

• Los impactos de una estrategia de aprendizaje centrada en el discente, en el desarrollo de competencias específicas en la formación universitaria. Siendo los profesores discentes a la hora de aprender a utilizar las TIC en el proceso enseñanza-aprendizaje y en la gestión de su ejercicio docente. Porque las TIC´s facilitan el flujo digital de información entre profesores y discentes, permite trabajar en áreas comunes y permite mejorar la colaboración e intercambio para fortalecer los resultados del trabajo académico, incrementando los niveles de producción, productividad, cooperación y competitividad.

Los profesores universitarios no solamente deben conocer y manejar adecuadamente las TIC, es conveniente tener presente que la potencialidad de las TIC está asociada a la disposición permanente de discentes y profesores a lograr nuevos aprendizajes, al acceso a las tecnologías que lo hacen posible y a la forma de aprender en los entornos que las tecnologías permiten.

Una transformación docente debe incluir todas las fases del proceso de formación, en primer lugar, realizar un proceso colaborativo entre los profesores universitarios, los formadores en TIC, los expertos en TIC y en sociedad de la información y el conocimiento, los directivos, los discentes para concebir y diseñar los programas de formación; en segundo lugar, rescatar el potencial del aprendizaje cooperativo, para que los profesores aprendan y reflexionen a partir de las experiencias alcanzadas por unos y otros con las TIC; y en tercer lugar, crear una red de cooperación para la transformación docente y asi entender el proceso de formación en TIC como un camino permanente, sobre la base de lo construido.

Vector, Volumen 2, Enero - Diciembre 2007, págs. 41 - 50

[ 4 ]

López T., Marcelo Bibliografía Aldana, V. (2001). Tendencias, retos y mitos de la educación superior

López T., Marcelo

Bibliografía

Aldana, V. (2001). Tendencias, retos y mitos de la educación superior en Colombia, Congreso “Educación superior, desafió global y respuesta nacional”. Bogota: Universidad de los Andes.

Arias, A. Gustavo y Amador, P. Luís Hernando. (2003). Campo de Conocimiento Pedagogía y Currículo. Manizales: Universidad Católica de Manizales.

Barajas, F. M. (Coord.). (2003). La tecnología educativa en la enseñanza superior: Entornos virtuales de apren- dizaje. Madrid: Mc Graw Hill.

Bertalanffy, L. (1995). Teoría General de los Sistemas. México: Fondo de Cultura Económica.

Castell, M. (1997). La era de la información: Vol. 1. La Sociedad Red. Madrid: Alianza.

Carrascosa, J., Gil Pérez D., y Valdez P. (2005). ¿Cómo hacer posible el aprendizaje significativo de conceptos y teorías? Santiago de Chile: OREALC/UNESCO.

Delors, J. (1996). La educación encierra un tesoro. Madrid: Santillana Ediciones UNESCO.

Fraile, A. (2004). “El sistema universitario europeo como modelo posible para la educación superior lati- noamericana”, [en línea]. En: Revista Electrónica de investigación educativa, No 8. Disponible en http://redie. uabc.mx/vol8no1/contenido-fraile.html , Consultado: 21-04-07.

Gimeno Sacristán, J. (2001). Educar y convivir en la cultura global. Madrid: Nancea.

Lévy, P. (2000). Las tecnologías de la inteligencia. Buenos Aires: Editorial Edicial.

Morin, Edgar. (1999). El Método: El Conocimiento del Conocimiento. Madrid:_ Teorema.

(2000). Unir los Conocimientos. La Paz Bolivia: Plural Editores.

(1998). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Editorial Gedisa.

(2001). La Mente bien Ordenada. Barcelona: Editorial Seix Barral Los Tres Mundos.

Myers, K. y Goldstein, H. (2003). ¿Escuelas fracasadas o sistemas fracasados? Buenos Aires: Amorrortu.

Osorio, M. Carlos. (2002). La educación científica y tecnológica desde el enfoque en ciencia, tecnología y sociedad. Aproximaciones y experiencias para la educación. En: Programa de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).

Salinas, Jesús. “Innovación docente y uso de las TIC en la enseñanza universitaria”, [en línea]. En: Re- vista de Universidad y Sociedad del Conocimiento (RUSC) UOC. Vol. 1, nº 1. Disponible en: http://www.uoc. edu/rusc/dt/esp/salinas1104.pdf [Consultado: 12/04/07].

Sánchez, J. (2001). Aprendizaje visible, Tecnología invisible. Santiago de Chile: Ediciones Dolmen.

Tam, M. (2000). Constructivism, instructional design, and technology: Implications for transforming distance learning. En: Educational Technology & Society 3.

Touraine, Alain. (2000). ¿Podremos vivir juntos?. Capítulo V. En: La Sociedad Multicultural. México: Fondo de Cultura Económica.

UNESCO. (1998). Declaración mundial sobre la educación superior en el siglo XXI: visión y acción. (http://www.unesco.org/education/educprog/wche/declaration_spa.htm#declaracion).