Está en la página 1de 1

Encuentra tu lugar en el propósito de Dios

Génesis 11:31-12:3

Abraham tenía un lugar en el propósito de Dios


Podemos perder nuestro lugar en el propósito de Dios (Lucas 13:34)

I. Habilidad para oír a Dios.


A. Juan 16:13 “Pero cuando venga el espíritu de verdad, él os guiará a toda verdad;
porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará
saber las cosas que habrán de venir.”
II. Creía lo que Dios le decía
A. Santiago 1:6-7 “Pero pida con Fe, no dudando nada; porque el que duda es semejante
a la onda del mar, que es arrastrada por el viento y echada de una parte a otra. No
piense, pues, quien tal haga, que recibirá cosa alguna del Señor.”
III. Pasar de la posición de comodidad a la posición de Fe
A. Hebreos 11:1 “Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que
no se ve.”
B. Romanos 10:17 “Así que la Fe es por el oír, y el oír, por la Palabra de Dios.”
C. Zacarías 4:6 “No con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu, ha dicho Jehová de
los Ejércitos”
IV. Coraje para hacerlo
A. Filipenses 3:8 “Y ciertamente, aún estimo todas las cosas como pérdida por la
excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido
todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo...”
B. Pedro necesitó coraje para bajar de la barca.
V. Enfóquese en la promesa, no en los problemas
A. Filipenses 1:6 “...estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la
buena obra, la perfeccionará en Jesucristo...”
B. 2 Timoteo 4:7 “He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.”