Está en la página 1de 3

UBICAIÓN GEOGRÁFICA DEL ECUADOR

Ecuador es un país ubicado al noroeste de América del Sur, cuyo territorio continental
colinda con el de Colombia por el norte y con Perú al sur y al este, además de tener costa
en el Océano Pacífico al oeste. Obtuvo su independencia de España en 1822, pasando a
formar parte de la Gran Colombia junto con las actuales Colombia, Venezuela y Panamá,
hasta su separación de la misma en 1830.

Ecuador es un país multicultural con una gran riqueza cultural, natural y arqueológica.
Recibe su nombre como estado soberano, la República del Ecuador, a su vez nombrada
en razón a la línea ecuatorial terrestre, la cual atraviesa el territorio de este país. Ocupa
una superficie de 256.370 kilómetros cuadrados, en los que se incluyen las Islas
Galápagos, situadas a 956 kilómetros del territorio continental. Su capital es San
Francisco de Quito y la ciudad más poblada del país es Santiago de Guayaquil, uno de los
puertos más importantes de América del Sur y motor principal de la economía
ecuatoriana. Este país se divide administrativamente en 24 provincias, todas continentales
salvo una que está formada exclusivamente por las Islas Galápagos, llamadas también
Archipiélago de Colón (aunque las provincias del litoral también tienen una buena
cantidad de islas aledañas a la línea costera).

Geografía

Ecuador se encuentra sobre la línea ecuatorial terrestre y comprende dos espacios


distantes entre sí: el territorio continental al noroeste de Sudamérica con algunas islas
adyacentes a la costa y, el archipiélago o provincia insular de Galápagos, que se
encuentra a casi 1.000 kilómetros de distancia del litoral ecuatoriano.
Extensión: 272.045 Km2
Número de habitantes: 13.184.000 (2.001).
Límites geográficos
La República del Ecuador se encuentra situada en el noroeste de América del Sur, limitando al
norte con Colombia, al sur y al este con Perú, y al oeste con el Océano Pacífico.

Interrupción del sistema constitucional y gobiernos militares


Hacia comienzos de 1972 Ecuador era un país sumido en el caos, con un presidente
convertido en dictador civil, elecciones generales próximas a celebrarse y actores políticos
cuyas futuras acciones eran impredecibles. Finalmente las fuerzas armadas decidieron
intervenir, tomarse el poder e interrumpir el incipiente sistema constitucional en el que el
país estaba inserto desde 1968. Hubo un golpe de estado incruento en febrero de 1972,
que tomó por sorpresa a la opinión pública y a la comunidad internacional.

Retorno al sistema constitucional

Tras una segunda vuelta que se realizó con mucha diferencia de tiempo de la primera,
resultó elegido el centrista Jaime Roldós Aguilera, quien era del mismo partido
(Concentración de Fuerzas Populares o CFP) que Bucaram, que a su vez era su tío
político. No obstante, Jaime Roldós gobernó de manera independiente y en abierta pugna
con Assad Bucaram, que durante el primer año de su mandato ostentó el cargo de
presidente del congreso. Roldós tuvo que afrontar otro conflicto fronterizo con Perú en
1981, que amenazaba con convertirse en una guerra abierta y que, al final, no aconteció.
Al estrellarse el avión en que viajaba, el 24 de mayo de 1981, fue reemplazado
inmediatamente por el vicepresidente demócratacristiano en funciones Osvaldo Hurtado,
al que sucedió en 1984 el socialcristiano conservador León Febres-Cordero. Sus medidas
de austeridad y sus políticas represivas provocaron un descontento social, que dio la
victoria en 1988 al socialdemócrata Rodrigo Borja Cevallos, en cuyo mandato tuvo lugar
un movimiento indígena que logró la distribución de 1.700.000 hectáreas a las
comunidades autóctonas. Borja también impulsó la alfabetización y la educación bilingüe.
El conservador Sixto Durán Ballén propició desde 1992 una política neoliberal con
privatizaciones y ajustes cuestionados por la mayoría del Congreso, y provocó el
abandono de la OPEP, mientras el país aumentaba la producción petrolera. Otro conflicto
con Perú terminó en 1995 con el Acuerdo de Itamaraty y, en 1998, bajo la Presidencia del
democristiano Jamil Mahuad, con la firma definitiva de la paz en Brasilia que le dio a
Ecuador acceso al Amazonas, derechos de navegación, dos zonas francas y dos parques
naturales en la zona de conflicto.

La República del Ecuador es un estado unitario y democrático organizado bajo el principio


de la separación de poderes o funciones, según lo estipulado en la constitución vigente.

Función ejecutiva [editar]

La función ejecutiva está delegada al Presidente de la República y a su vicepresidente, si


es que se produce la ausencia o renuncia del titular, los cuales son elegidos (en binomio
conjunto) para un mandato de cuatro años. El Presidente de la República designa a los
ministros de Estado y a los gobernadores de cada provincia, que son 24 en la actualidad.

Función legislativa

La función legislativa está delegada al Congreso Nacional, organismo que consta de una
asamblea unicameral.

Función judicial

La Función Judicial del Ecuador es el organismo que ejerce el poder judicial. Está
conformada por la Corte Suprema de Justicia, las cortes, tribunales y juzgados que
establece la Constitución y la ley, y el Consejo Nacional de la Judicatura.

División administrativa
Artículo principal: Organización territorial de Ecuador

El territorio ecuatoriano está legalmente subdividido en provincias, cantones y parroquias.


Las poblaciones de cada una de estas circunscripciones eligen consejos y juntas
representativas, las que son democráticamente elegidas mediante sufragio directo. En el
caso de las provincias, se habla de consejos provinciales; en el caso de los cantones, de
un concejo municipal. Ecuador a lo largo de su historia reciente ha tenido cambios en la
División Administrativa con la creación de las Provincias de Santa Elena y Santo Domingo
de los Tsáchilas.