P. 1
Bio Divers Id Ad de Chile Patrimonio y Desafios

Bio Divers Id Ad de Chile Patrimonio y Desafios

5.0

|Views: 26.684|Likes:

More info:

Categories:Topics, Art & Design
Published by: guardaparquesdechile3187 on Jun 03, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2014

pdf

text

original

Walter Sielfeld y Guillermo Guzmán

Los moluscos corresponden a un taxón altamente diver-
sificado, cuyo estudio comienza en Chile con los trabajos de
Molina (1782), al que siguen posteriormente una gran can-
tidad de científicos que han aportado notablemente al co-
nocimiento del grupo. El trabajo recopilatorio más reciente
ha sido realizado por Valdovinos (1999), en el que se detalla
su distribución por cada cinco grados de latitud, más islas y
territorio antártico chileno. Trabajos anteriores han sido pre-
sentados por Osorio y Bahamondes (1979), Osorio (1981) y
Ramírez (1981, 1987, 1990, 1993).
Actualmente para Chile se reportan más de 1.200 espe-
cies, principalmente marinas. Más de 100 especies son te-
rrestres y dulceacuícolas.
El grupo menos representado corresponde al de los ex
aplacóforos, con no más de 12 especies. El grupo mejor re-
presentado es el de los gasterópodos, con más de 700 espe-
cies. Entre ellas destaca el de los tecosomados, organismos
netamente pelágicos, cuyo número se ha incrementado en
los años recientes. Se registran 234 especies de bivalvos y un
número creciente de cefalópodos (90 spp.). En el cuadro 21
se esquematiza la situación de este grupo en Chile.

Bibliografía

Guzmán, G. & M. Labrín 2003. Mollusca: Ptereopoda. Guías de
Identificación y Biodiversidad Fauna Chilena. Apuntes de Zoo-
logía, Universidad Arturo Prat, Iquique, Chile. 3 pp.
Marincovic, L. 1973. Intertidal Mollusks of Iquique, Chile. Natural His-
tory Museum of Los Angeles, Contribution to Sciences, 16: 1-49.

El loco, denominado cientícamente como Concholepas concholepas, es un molusco gastrópodo presente sólo en las costas de Chile y el
sur de Perú. Es un animal carnívoro, que se alimenta de picorocos, lapas y choritos. Posee sexos separados y se reproduce por fecundación
cruzada. En la actualidad es un habitante de la zona sublitoral. Sin embargo, en el pasado vivió con éxito en el sistema litoral, donde ha sido
intensamente explotado por el hombre, lo que ha resultado en una disminución importante de sus poblaciones. En el presente su extracción
está controlada por vedas, por lo que cada cierto tiempo es posible extraer sólo un número limitado de ejemplares.
Foto: Pablo Zavala.

199

Capítulo II: Nuestra Diversidad Biológica

Páginas siguientes: Tres especies de centollas viven en aguas terri-
toriales de Chile. Una es Lithodes antarctica y corresponde a la es-
pecie de explotación comercial. Sin embargo, también se explota el
centollón, Paralomis granulosa, y otro tipo de centolla menos abun-
dante, Lithodes murrayi Hender. Propios de los mares australes, de
desplazamiento muy lento y de tamaños que suelen sobrepasar los
60 centímetros de diámetro.
Foto: Nicolás Piwonka.

Cuadro 23. Representación de Mollusca en Chile.

Clase

Subclase

Orden

Familia

Géneros

Especies

Caudofoveata

Chaetodermatida

2

4

7

Solenogastra

Neomeniomorpha

1

2

5

Placophora

Loricata

Lepidopleurida

1

3

8

Chitonida

5

16

55

Gastropoda

Prosobranchia

Archaeogastropoda

12

38

148

Caenogastropoda

60

92

432

Opisthobranchia

Pyramidellimorpha

3

5

11

Saccoglosa

5

6

6

Cephalaspidea

4

6

8

Thecosomata

4

9

20

Pneumodeermatida

1

2

3

Anaspidea

2

3

3

Notaspidea

2

4

5

Nudibranchia

25

37

68

Gymnomorpha

Onchidiida

1

1

1

Pulmonata

Archaeopulmonata

1

1

1

Bivalvia

Solemyda

1

1

2

Nuculida

3

10

21

Pteriomorpha

10

31

54

Palaeoheterodonta

1

1

3

Heterodonta

24

67

133

Anomalodesmata

5

7

11

Poromyida

2

2

6

Scaphopoda

Dentallida

1

2

4

Siphonodentallida

2

2

3

Cephalopoda

Coeloida

Decapoida

18

46

63

Sepiida

1

1

1

Sepiolida

1

4

5

Octopoda

5

9

20

Vampyromorpha

1

1

1

Total

204

413

1108

Osorio, C. 1981. Caudofoveata y solenogastra de Chile. Boletín de la
Sociedad Biológica de Concepción, 52: 115-128.
Osorio, C. & N. Bahamonde. 1970. Lista Preliminar de Lamelibran-
quios de Chile. Boletín del Museo Nacional de Historia Natural,
Chile, 31: 185-256.
Ramírez, J. 1981. Moluscos de Chile, vol. 1: Archaeogastropoda. Im-
prenta Museo Nacional de Historia Natural, Chile.
Ramírez, J. 1987. Moluscos de Chile, vol. 2: Mesogastropoda. Im-
prenta Museo Nacional de Historia Natural, Chile.

Ramírez, J. 1990. Moluscos de Chile, vol. 3: Neogastropoda. Im-
prenta Museo Nacional de Historia Natural, Chile.
Ramírez, J. 1993. Moluscos de Chile, vol. 4: Bivalvia. Imprenta Mu-
seo Nacional de Historia Natural, Chile.
Valdovinos, C. 1999. Biodiversidad de moluscos chilenos: Base de
datos taxonómica y distribucional. Gayana, 63 (2): 111-164

200

Biodiversidad de Chile, Patrimonio y Desafíos

201

Capítulo II: Nuestra Diversidad Biológica

Los invertebrados constituyen la mayor parte de las especies
animales de Chile y del planeta. Están conformados por un
total de 32 phyla, de los cuales 15 están presentes en las
aguas dulces. Estos organismos, que tienen en común la au-
sencia de columna vertebral, son por lo general de pequeño
tamaño y presentan morfologías muy diversas. Algunos tie-
nen el cuerpo blando, como los gusanos y las medusas; otros
tienen el cuerpo duro, como los crustáceos, insectos y mo-
luscos. Los invertebrados dulceacuícolas chilenos ofrecen la
oportunidad de contemplar la enorme diversidad de formas
y funciones existentes en el reino animal. Es precisamente en
este grupo de organismos donde la vida animal se expresa
sin límite de formas, colores y especializaciones a variadas
formas de vida. A modo de ejemplo, en la figura 1 se ilustran
algunas familias de invertebrados representativas de ríos del
centro y sur de Chile.
En Chile se conocen aproximadamente unas 1.000 espe-
cies de invertebrados dulceacuícolas. Sin embargo, muchos
científicos piensan que el número de especies todavía desco-
nocidas en nuestro país podría incrementar significativamen-
te tal cifra. El conocimiento de la diversidad de estos orga-
nismos es todavía fragmentario, a pesar de los esfuerzos de
muchos investigadores nacionales y extranjeros, realizados
especialmente en los últimos dos siglos. Algunos grupos de
insectos, moluscos y crustáceos pueden considerarse razo-
nablemente bien conocidos, pero en la mayor parte de otros
grupos todavía queda mucho por hacer.
El conocimiento de los invertebrados dulceacuícolas chi-
lenos ha quedado históricamente muy rezagado respecto del
que se dispone para el caso de los vertebrados, como por
ejemplo, los peces (Habit et al., 2005a). Ello se explica por
el hecho que los vertebrados son más fáciles de estudiar que
los invertebrados, ya que presentan una baja diversidad, son
de gran tamaño y fácilmente distinguibles. Además, existen
guías de identificación en casi todos los casos. En contraste,
los invertebrados tienden a ser muy diversos y de pequeño
tamaño, y en muchos casos se hace indispensable un este-
reomicroscopio para una correcta identificación. Además de
estas desventajas, existe la carencia casi absoluta de guías de
identificación de los grupos taxonómicos. En consecuencia,
la mayor parte de los invertebrados dulceacuícolas aún re-
quieren ser identificados por especialistas.

Los invertebrados tienen un rol fundamental en el funcio-
namiento de los ecosistemas acuáticos continentales, ya que
permiten la transferencia de energía desde los productores
(vegetación acuática y terrestre) a los niveles tróficos supe-
riores (peces y aves acuáticas). En este grupo de animales, se
encuentran especies herbívoras, omnívoras, carnívoras y de-
tritívoras. Estas se alimentan fundamentalmente de bacterias,
hongos, microalgas, plantas vasculares, protozoos, inverte-
brados y detritus. Este último puede ser de origen autóctono
(restos de organismos acuáticos muertos) o de origen alóc-
tono (procedente del sistema terrestre, como por ejemplo,
hojas de árboles ribereños).
Dependiendo de su forma de vida, en los ecosistemas
dulceacuícolas es posible reconocer dos tipos de inverte-
brados: planctónicos (aquellos que viven suspendidos en la
masa de agua) y bentónicos (aquellos que viven asociados al
substrato del fondo). El zooplancton está compuesto princi-
palmente por Protozoa, Rotifera, Cladocera y Copepoda, y
en ocasiones, encontramos otros elementos como crustáceos
Ostracoda y Cnidaria. El zoobentos, por lo general más di-
verso que el zooplancton, está compuesto por una gran can-
tidad de grupos de Protozoa, Porifera, Cnidaria, Platyhelmin-
thes, Nemertea, Aschelminthes, Annelida, Mollusca (Bivalvia
y Gastropoda), Arthropoda (Chelicerata, Crustacea e Insecta),
Tardigrada y Bryozoa.

ALGUNAS PARTICULARIDADES DE LOS
INVERTEBRADOS DULCEACUÍCOLAS CHILENOS

Los invertebrados dulceacuícolas chilenos poseen nume-
rosas particularidades que los destacan con respecto a los
existentes en otras regiones del planeta. Entre ellas están las
siguientes:

Fauna muy primitiva con relaciones
ancestrales de tipo gondwánico

A modo de ejemplo, los caracoles dulceacuícolas del
género Chilina, que han presentado su máxima radiación
evolutiva en el territorio chileno (su nombre deriva del de
nuestro país), corresponden a uno de los grupos de gastró-
podos pulmonados más primitivos conocidos en el planeta

DIVERSIDAD DE ESPECIES

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->