Está en la página 1de 100
DIRECTOR PERIODISTA José Dalmau Salvia DIRECTOR EDITORIAL Andreas Faber Kaiser COORDINADORA DE REDACCION Mercedes Castellanos ASESOR PRINCIPAL Alejandro Vignati COLABORACIONES Eduardo Azcuy, Vicente-luan Ballester Olmos, Lucien Barnier, Jacques Bergier, J. F. Blumrich, Alejo Carpentier, Erich von Daniken, W. Raymond Drake, Anto- rio Ribera, René Fovéré, Lucien Gerardin, Oswaldo Guayasamin, F. M. Hasnain, Peter Krassa, Gerardo Levet, Marius Lle- get, George Marx, Aimé Michel, Louis Pauwels, G. T. Sassoon, Jean-Marie Schiff TRADUCTORES ESPECIALIZADOS Alemin: Tago Tbosim; Francs: M* Luz Rovira; Inglés: Cristina Helm DISENO GRAFICO Olivé Mili EDITA ALE Bertin, 128-130. Bureelona-6 Tel. 247 91 33 IMPRESION Fingraf, e/Pavia, 22, Sardanyola Fel. 292.65 00 Depésito Legal: B, 24.779/76 Mundo desconacido’ mantiene contacto con: Alemay nachrichten”, SFINX; Brasil: “Planeta’ Intemational Research Centie-Board of Indological Studies; Dinar Astronautica Espafi noménes Spatiaux’, Centro inconn! nomena Research Organization (APRO). Ancient Astronaut Society, Cer nauties and Space Administration (NASA), National Investigations "The UFO Investigator” ; Cachemira: Kashmir Researc Portada: EL MISTERIO DE LOS HOMBRES-PECES, DESVELADO . De unos afos a esta parte circularon rumores de que en Caribe y en las inmediaciones de las Filipinas habian sido vistos por los pescadores unos diminutos y desconcertantes “hombrecillas” que vivian en las zonas de bajamar. Se afirmaba que habia sido capturado algan ejemplar de estos extrafios seres, desconocidos para el hombre. En paginas centrales descubrimas el fraude que suponian estas afirmaciones, aportando las pri- meras fotos, a todo color, que revelan la verdadera naturaleza de tan mis- teriose “raza del mar” (Foto © “Mundo desconocido”.) costas del N° 3 Agosto 1976 SUMARIO Editorial 2 EL ENIGMA HUMANO El regreso de los muertos 1 Lucien Ban Primer “Premio Internacional “Mundo desconocido’ ” 7 ASTRONOMIA INSOLITA ila Tierra tiene un doble! jor Peter Krassa 9 PRESENCIA EXTRAHUMANA Ta. 1 EI Sol bailé en Fatima (y 2) 1 Eduardo Azcu 13 ARQUEOLOGIA SUBMARINA La Atlantida mediterrénea 1 Marius Lleget 23 AESCATE BIBLIOGRAFICO———__—_—— El libro negro (3) 33 TIPOLOGIA EXTRATERRESTRE 2Quiénes nos vigilan? __ Equipo Mundo Deseonocido 32 LA OTRA HUMANIDAD El fraude de los hombres-peces por Mercedes Castellanos og a EXPEDICION Buceando en el ombligo del mundo jor Antonio Ribera a HISTORIA SECRET > ai Dracula: el otro conde por Alejandro Vignati 56 Ultima hora 65 EL PROBLEMA NUMERO UNO DE LA CIENCIA MODERNA por Vicente-Juan Ballester Olmos Acechando a lo Los OVNIS a de ARCHIVO ACTUALIDAD La actualidad misteriosa 1 Jacques Bergier os 85 Los conquistadores del siglo 20 por Marius Lleget Gibros interplanetarios (CEL) “* nee On Wena Phenomena (NICAP), Queda prohibida la reproduccién total o parcial de los textos, dibujos, grabados y fotografias publicados en este niimero, Reservados todos los derechos de repraduccién y de traduccién. 10 ptas, gastos de envio a Islas Canarias MUNDO DESCONOCIDO 1 Ili Congreso de la “Ancient Astronaut Society” Investigadores de todo el mundo se reunieron en Yugoslavia, para tratar sobre las visitas procedentes del Cosmos. eae res mre beere ‘trabajar: Andrew Tomas, Uteich Dopatka y Raymond Drake En la bella costa yugoslava dei Adriético se han dado cita los ‘més calificados cerebros mun diales en el campo de la inves- tigacién de los posisles vestigios de visitas procedentes del cos mos, en épocas pasadas. Desde el Japon hasta los Estados Unidos y Centroamérica, hen acudido investigadores de todos Jos paises que han aportado al gunas interesantes ideas nuevas con respecto a la problematica de que la Tierra fuera visitade en ef pasado por seres procedentes de otro mundo. Junto a la quincena larga de ponencias presentadas, el Ill Con- greso de la Ancient Astronaut Society se ha destacado por fa Constante formacién de grupos reducidos de trabajo, consulta e intercambio de informaciones. Se han realizado excursiones en co- mumidad y, en plan practico, se han organizado riedas de con- centracién mental, dirigidas por Jos representantes japoneses, es- 2 MUNDO DESCONOCIDO. pecialistas en esta materia. Tam- bién se han desvivido por hacer- nos experimenter en la préctica fos efectos del masaje Shiatsu, basado en usar los dedos, en lugar de las agujas, sobre el sistema de fos puntos y meridianos de la acupuntura, La reunién de Yugoslavia ha de mastrado el alto grado de —po- demos decitlo as!— “profesiona- lizacién" que han adguirido los estuaios de la problemética ex- traterrestre en la antiguedad, y se ha visto bien claro que la gente no se duerme en sus laureles y que no to.to ests descubierto ya. Muy al contrario, se hen lanzado ideas de absolute novedad y de gran interés, algunas de las cuales iremos reflejando en las paginas de "Mundo desconocido”. Que. dicho sea de paso, ha sido la tini- ca representacién espattola pre- sente en el congreso. También he tenido la satisfaccian de partici- par activamente en la magna se- sidn de trabajo final, junto al in- geniero de la NASA Josef F. Blumrich, af Prof. Bellamy, @ Andrew Tomas, Raymond Drake, Erich von Daniken, al ingeniero Gerardo Levet de México, al Prof. Marx de fa universidad de Buda- pest, @ Kasumi Koosaka del Ja- pén, y a tantos y tantos otras in- vestigadores de primer rango in- termacional que hablen acudido a esta sesin de trabajo, La nota lamentable del congreso ha sido la masiva ausencia de re- presentantes rusos. Precisamente para facilitarles su asistencia, se habia organizado este tercer con- greso en un pals socialista. Pero la Acadenia de Ciencias de la URSS ni les subvencioné el viaje. De todos modos pude averiguar “Mundo desconocido” en Yugos- lavia el Fundador de la Socie- Sesion inaugural del Ill Congreso de la “Ancient Astronaut Society”: de izquierda a derech: Andrew Tomas, W. Raymond Drake, P. S. Schievella, el Dr. Phillips, Fundador de la Socie. dad, Josef F, Blumrich y Erich que un cosmoneuta ruso —invi- tado de honor al cangreso—, ha- bia viajado particularmente en compaitia de otro cientitico ruso a Yugoslavia, pero que llegado a Zagreb fue inmediatamente de- vuelto @ su punto de partida por ‘a embajada de Rusia en Yugos- lavia. Sea cual fuere la causa, Jamentamos desde aqui fa ausen- cia de fos valiosos investiga- dores rusos en el congreso de Yugoslavia, Por otra parte es de destacar el enorme eco que el mismo ha te- nido en la opinién publica y en los medias de informacién yu- goslavos, habiendo desplazado la Radiotelevisién de Zagreb 4 sus primeras equipos y 4 su més audaz comentarista y entrevista- dor a la pequeria localidad coste- 1a de Crikvenica, en la que se ce lebraba la “cumbre* mundial de la astreoarqueologla. La préxima reunion tendré lugar del 8 al 12 de junio de 1977 en Rilo de Janeiro, EL ENIGMA HUMANO de los por Lucien Barnier uertos VARIOS CENTENARES DE PACIENTES MUERTOS, HAN CONTADO COMO SE ESTA “AL OTRO LADO” nicamente, se sobreentiende. Sus ojos estaban cerrados, su respi: racién en suspenso, su corazén bloqueado; pero ain no habian traspasado {a frontera irreversible de la muerte biolégica. Por lo tan- to, se pudo conseguir devolver a esos hombres y mujeres a la exis- tencia terrestre. Ellos lo recuerdan, y cuentan su extrafio viaje. ;Qué documenta- cidn tan rica, recopilando de pri- mera mano la ingente cantidad de sensaciones que asaltan al ser hu- mano durante esos momentos en eta éQUE SE SIENTE AL MORIR? Por iniciativa de la doctora nor- teamericana Elisabeth Kubler Ross, so interrogé a varios cen tenares de testigos norteameri- canos, quienes hablaron de su transito al més alld. Estamos de acuerdo en que es una aventura excepcional. Esos centenares de testigos estuvieron realmente muertos, muertos cli- que es consciente de su propia muerte! En principio, la idea de Elisabeth Kiibler-Ross era que podria lle- garse més lejos de esa simple an- tologia del trnsito, y que algunos de los testigos interrogados apor- tarian algiin que otro indicio sobre lo que se percibe por encima de la alta muralla del més allé publicado con autorizacién de “Nostradamus”, Paris. LA EXPERIENCIA DEL ULTIMO VIAJE Por desgracia no aparecen tales indicios entre el enorme caudal de relatos recogidos por Elisabeth Kubler-Ross, Pero, de todos mo- dos, asoinbra una afirmacién inesperada que emerge undnime- mente de todas esas personas rescatadas de la muerte: en nin- gin momento se siente verdadero miedo de morir. En el “Earlham College” de Rich- mond, en el Estado de Indiana, Se reunid expresamente un con: greso cientitico, con el fin de es tudiar las respuestas de los cente nares de testigos que poseian ya una pequefia experiencia de lo que es el “altimo viaje” De esos testimonios de primera mano se desprenden tres elemen- tos fundamentales: Ninguno de los testigos que ha bian vivido realmente la extraha aventura de la muerte clinica aporté la més minima impresion de miedo. Elisabeth Kibler-Ross insistié reiteradamente sobre ese estado de énimo de los “resuci- tados”. ¢Hay que tomar en consideracién las revelaciones, los documentos, las suposiciones del congreso de MUNDO DESCONOCIDO 3 4Se ha parado el organismo humano para siempr Earlham College, y ver en él el principio de una experimentacion ciantifica sobre los diversos fend- menos y misterios asociados a la muerte? Los participantes en el congreso de Earlham College responden que, sin duda aljuna, con ello disponemos de un punto de par- tida que facilita un nuevo tipo de exploracién. Evidentemente, la muerte clinica no es la muerte bioldgica. Se vuelve del estado de muerte cli nica gracias a las técnicas de rea- nimacién que de dia en dia van perfecciondndose. Nadie ha re- gresado jamés del estado de muerte biolégica que, por defi- nicién, implica la degradacion de las células cerebrales y, por con- siguiente, va acompaada de la Supresion de la consciencia. Trabajos serios han evidenciado las variaciones de peso de los 4 MUNDO DESCONOCIDO moribundos en el momento de exhalar el ultimo suspiro, En el moribundo se constata una dis- minucién sibita de algunas de- cenas de gramos. En esta perdida de peso ha querido verse una prueba de la masa del alma. No- Sottos no lo creemos. Se trata, casi seguro, de una conversion nal del espiritu, y, con mayor mo- tivo, el final del alma. De todos mados, es rato que esos centenares de americanos a los que se les pregunt6 sobre su muerte clinica estén de acuerdo en que no fue un momento ma- lo. Mas bien al contrario, parece que entonces se produjo una “Nadie ha regresado jamas del estado de muerte biolégica” energética que corresponde a la movilizaci6n de toda la fuerza vital del individuo para combatir ef aniquilamiento corporal de la muerte Esta obsesi6n es constante en todas las culturas y en todas las religiones, El hombre, por ins- tinto, no admite que la pérdida de la vida bialégica signifique el fi exaltacién particular, una subli- macién de las sensaciones. Qué deducir de esa especie de éxtasis de fa muerte? Una sola cosa cierta: que la muerte no seria el intolerable suplicio que tene mos por instinto cuando evoca: mos la aniquilacién de nuestra actividad fisiolégica El hecho de subrayar este aspecto nuevo de la sensacién de la muer- te aportado par las festimonios de jos norteamericanos “resucita dos", {significa acaso concluir que existe una vida después de fa muerte? Para el creyente, no hay duda de que le muerte no significa sino el vestibule que conduce a una existencia en e! otro mundo, Pero para quien no lo es, resulta mas dificil imaginar una prolongacion de nuestro ser psiquico y espiri tual simplemente porque ello re presentaria una secuencia mere- cida de nuestras metamarfosis correspondientes a un ciclo: vida bioldgica, vida metafisica, vida de regreso al mineral, asociado a su vez @ la palpitacién generat dei universo césmi El regreso de los muertos 2Acaso a esas resun los “muertos clinicos" no corres- ponderia un regreso momenta- neo de la energia vital de los se- res, después de que la muerte hubiera aruinado la envoltura corporal? Es de todos conocido el viejo debate a propdsito de los fantasmas, de los espiritus, del espiritismo. Personalmente, yo no veo nin- gune relacion convincente entre la vida del otro mundo tal como la describen los mensajes religio: sos de las diversas culturas, y los testimonios recogidos por Elisa- beth Kiibler-Ross. {Por qué esa calma de! moribun- do? Esta constatacién me inquie- ta, Todos 10s organismos del mundo animal expresan su recha- z0 a la muerte. No parecia que el hombre tuviera ue constituir una excepci6n en —la sensaci6n del alma flotando fuera del cuerpo, —una impresi6n de sosiego y de plenitud, —laimpresion de encontrar presencias Pre lar ele Reo Ree La mujer contempla a ia muerte reflejada en su hijo fallecido, MUNDO DESCONOCIDO 5 lo reterente a esa rebelién frente al aniquilamiento de la carne, zHay que creer, entonces, que esa actitud es solamente la de nuestra conciencia, mucho antes de que podamos apreciar por nosotros mismos la realidad del transite? ZAcaso nuestro ser, al adoptar la perspectiva de la muerte, mani fiesta de pronto la plena acepta- cién de su metamortosis, preci- samente saboreando de esta ma- nera idilica y apacible la transi- ci6n entre dos estados de nuestra aima y de nuestras facultades fi- sicas, que sobreviven intactas? a Dra. EUSABETH KOBLER. Nacida en fer-Ross se in la_Uni- jad de Zurich en 1957. Es Miembro de la American Psy- chiatric Association (seccién del distrito de Mlinois), de la Ameri- can Psychosomatic Society, de la Society for Psychophysiological Research, de la American Asso- cistion for the Advancement of Science y de la Academy of Reli- gion and Mental Health. Lucien Barnier, autor de este articulo. 6 MUNDO DESCONOCIDO + “La transicion entre la vida y la muerte es saboreada apaciblemente por el moribundo” 1 ete eel ean a ele er BLU Eats lens [ot eto Talelol OMe CRE} CORA emcee cea UCL inglés, aleman o italiano sobre temas paracientificos 0 de divulgacién cientifica (parasicologia, ufologia, futurologia, Perea meet eee eel Meek Cone ACU n elite.) ee eee UCM eee tee ters eeu Cemeteries Curtiss net att del plazo sefialado y de acuerdo con estas eos Be ee ee ee a ee eee RCT ee RC Re eit eel} RCC HCUs ER tern MC eRe NEM) eC mC cL) Camaiat Makec ult eRe sur Runes Uy comnd esté completamente libre de compromisos CC Weel rer ele earner cu eRCucatar) extensién de 200 folios como minimo y 500 CRUE em eee eele se) eng meee esc ea a Re Leo Sie Rated ate ics Pte ae nec n Cry reconocido prestigio en el campo de las Pee MOL hun scant aries } ei ee Rte Ce a) Celene eRe eure ean et Pence o tema he ne areca Utne ademés, a través de ‘’Mundo desconocido”, Peer ieee its Cea MCN URC relict (M LL elif) que, a juicio del Jurado, sean de especial cms le el eae eo Cla eC eer me Rem no Pe Cun CR Cece n aera eels renee 6 at ella Oe RAL fel olaTe Melee lilacs ne) restimenes de la obra premiada en las ene eke ENC Mu UT Cae ame Cold Penns ered a role Tel eke aun et eR Tole 7 melee Marlee ake Re MCL ey EU ms (ic Re (Mele eRe ME PL ead Lae} desconocido’’, Bertrén 128-130, Barcelona Ce eee rele eee ome Rey fe (Ke ol ute ecg LoCo 5 ee ae aS por duplicado con la indicacién ‘‘Para el taco UtaL Cello are Lo) desconocido’ ’’, con el nombre completo y PROC MC Sect ieee cuyo caso habrén de entregarse bajo plica Pie lea (ore MUR Re Reel ule el nombre verdadero del autor. Las plicas que Tice aCe ele ey depositadas ante notario y solamente se abrirdn en caso de que la obra resulte PEC ERR Culsean settee ite eiseker CutCuei atau en Q Adiudicado el premio, los autores no premiados podrdn retirar sus originales, PE eset eT sae can aac eC iets Sem eae i) responden dela pérdida fortuitadealgin err aft) vaca ee Meme a cee ct eld Colley Toll Man Leos (oR oe) ems el} derechos y obligaciones que de ellas se ey pero estan en éste» Wa FT-T ae) La inquietud y el conocimiento son el unico camino pari hallar la clave de las incognitas que nos rodean.. COLECCION dedicada a estudiar, con valentia y rigor cientifico todo lo extrafio que existe en torno nuestro Aigunos titulos de ta coleccion OTROS MUNDOS EL RETORNO DE LOS BRUJOS LA REBELION DE LOS BRUJOS LOS EXTRATERRESTRES EN LA HISTORIA EL LIBRO DE LO INEXPLICABLE RECUERDOS DEL FUTURO REGRESO A LAS ESTRELLAS EL MISTERIO DE LAS CATEDRALES EL VIAJE INTERRUMPIDO LOS SECRETOS DE LA ATLANTIDA GUIA AL MUNDO DE LOS SUENOS EL PLANETA INCOGNITO ZQUE OCURRIRA MARANA? EN LAS FRONTERAS DE LO IRRACIONAL UNIVERSO PROHIBIDO LA CURACION POR EL PENSAMIENTO. FISIOGNOMIA PLATILLOS VOLANTES... AQUI Y AHORA LA PIEDRA FILOSOFAL EL CODIGO SECAETO DE La ODISEA EL TERCER 100 LOS SECRETOS DE LAS MIL Y UNA NOCHES QUIROLOGIA LA MALDICION DE LOS FARAONES DESAPARICIONES MISTERIOSAS y 60 titulos mas Pida catalogo en su libreria ASTRONOMIA INSOLITA lag ee eh) DETRAS DELSOL EXISTE UNA SEGUNDA Raat Tacit no puede verse a simple vista nif On ayuda del telescopio, dado que al girar en la =misma Orbita y a igual velocidad que la Tierra, queda SUCdueye3 Rete er por el Soe Nuestro sistema solar abarca nueve plane tas. Esto es lo que aprendemos en la escuela, y nade es capaz de rebatir este conocimiento cientifico. ¢O acaso si? Si resultara cierto lo que afirma haber descubierto matematica- mente el ingeniero rumano Gheorghe Dumi- trescu, es hora de que desguacemos ya nuestros conocimientos de catedra. Porque en tal caso habria diez planetas girando en toro al Sol. El décimo planeta seria una Namada “anti-Tierra”, como Dimitrescu de- nomina su descubrimiento, imposible de ser contemplado a simple vista ni con ayuda de telescopios, dado que queda completamente oculto por el Sol. Cémo preveer los accidentes de aviaci6n Esta insdlita afirmaci6n se hizo pablica cuan- do un hombre, precisamente e/ citado inge- aniero Dumitrescu, se personé en la redacci6n de la revista rumana Flacara y expuso a los asombrados periodistas e/ contenido de su cartera. Dumitrescu no habia iniciado sus investigaciones con la intencién de descu- brir nuevos planetas dentro de nuestro sis- tema solar, sino que més bien quiso ilegar a desentranar las causas de los numerosos accidentes aéreos a menudo tan dificiles de concretar con exactitud. Creyd haber apre- ciado que tales tragedias aéreas estén some- MUNDO DESCONOCIDO 9 “Un misterioso planeta que ya los griegos conocian con el nombre de “ANTECHTON' ” tidas a determinadas regularidades, y que tal suposicién no sélo podria ser demostra- da, sino que por afadidura podria preverse cuando iban a producirse tales catéstrofes aéreas. Por consiguiente, Dumitrescu realizé fos célculos precisos de todos los factores que crey6 necesarios, utilizando también para su argumentacién diversos manuales astroné- micos. Con gran asombro por su parte, des- cubrié entonces que nuestro sistema solar, tal como !o describe la astronomia, jno esté completo! Algo parece faltarle. &s cosa sabida que para el estudio de la estructura del étomo los fisicos utilizan, co- mo modelo préctico, nuestro sistema solar. Pero Dimitrescu utiliz6 el camino inverso, pata lo cual naturalmente tuvo en cuenta la ‘enorme diferencia de magnitudes. Iriamos demasiado lejos si intentéramos aqui entre- tener al lector con complicadas formulas ma- teméticas (tal como lo hizo Dumitrescu), pero lo cierto es que ef rumano presento a los asombrados redactores las pruebas de la veracidad de sus teorias, segdn las cuales existen conexiones mateméaticas exactas en- tre la estructura de un étomo y /a del sis- tema solar. Las anomalias del sistema solar eee eS E/ descubridor explicé esta coincidencia del siguiente modo: tanto el tomo como nues- tro sistema planetario poseen unos nucleos centrales, en torno a los cuales se mueven por Orbitas exactamente determinadas los efectrones y plianetas, respectivamente. En ambos casos parecen ser que son las mismas Jeyes fas gue mantienen el equilibria tanto del microcosmos como del macrocosmos. “La estructura del sistema solar se basa en la estructura del atomo” Segun Dumitrescu, la dificultad estriba en que la estructura del étomo sélo la podemos conocer de forma estadistica, si bien sus propiedades y su configuracién nos confie- 10 MUNDO DESCONOCIDO ren una imagen casi pencn mientras que en la observacion y las mediciones macro- césmicas nos tenemos que limitar a nuestro sistema solar. Incluso es aauine que éste no sea precisamente el més perfecto de los existentes en el universo, pero (de momento) no tenemos otra alternativa. Lo cual ofrecié la posibilidad —por lo menos para Dumi- tescu— de detectar anomallas en el sistema solar por via de la compatacién con fa es- wuctura del étomo. Y dado que el modelo del étomo parece representar un punto de partida casi identificado con el ideal, el investigador rumano decidié establecer una serie de relaciones de base matemética. | Los planetas | Distancia | media del Didme: | Nombre Sol en mi- troen | y liones de kilome- simbolo __kilémetros _tros. Mercurio § 58 4800 10812200 | 150 ‘12756 } Mane oO 228 6800 | Jopiter 778142700 Saturno 1428120800 Urano} 272«49700—C| | Neptuno ¥ 209853000 | _Plutén 2 5910 -15000(?) | Esa | Tanto en la estructura del dtomo como en la de nuestro sistema solar aparecen tres ca- racteristicas fundamentales que, evidente- mente, constituyen unos datos fundemen- tales: —el nimero de las capas de planetas —la distancia entre éstas —l/a masa de los componentes que forman Jas capas de planetas. Con el fin de obtener una imagen algo més grética, imaginese el lector la representacion def tomo (tal como aparecia en el libro de fisica de la escuela): veremos asi siete Orbi- tas, en las que respectivamente gravitan 2-8-18-32-18-8-2 electrones. La citada di- visién corresponde aqui a Ja del étomo del radio, el Hamado étomo total. En el caso de otros étamos, como por ejemplo el del ura- nio, [a distribucién de orbitas es Ia siguiente : 2-8-18-32-21-8-2. Dumitrescu senala in- tencionadamente tales diferencias, dado que entre los tomos también existen desigual- dades. Traduciendo todo esto a nuestro sis- tema solar, los datos serialan claramente al planeta Jupiter, que —junto con el Sol, como astro central— constituye e! segundo centro de equilibrio dentro de nuestro sis- Plano del sistema solar, La cruz marca el lugar en el que estaria situada la “Anti-Tierra”, sobre la misma 6rbita descrita por nuestro planeta, marcado con un circulo al otro extremo del imaginario eje cuyo centro de rotacién marca el Sol. tema. Dumitrescu observo, por otra parte, que el conjunto de la masa correspondiente 2 estos 32 electrones parece estar concen- trada en un solo punto de la érbita de cir- cumvalacion. A la escala de los planetas de nuestro sistema solar, en torno al nucleo atémico giran los siguientes electrones: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, los plane- toides, Jdpiter, Satumo, Urano, Neptuno y Plutén. En total, diez. En el macrocosmos existen, por lo tanto, tres drbitas més que en ef microcosmos, que se basta con siete. Si terminéramos en siete planetas, habria- mos de ignorar a Urano, Neptuno y Plutén. Pero como —a semejanza del “sistema até- mico)— también en nuestro sistema solar Jdpiter ocupa un lugar destacado, ello es imposible. Mercurio no es un planeta EI investigador rumano eché mano de las mateméticas para obtener una mayor clari- dad acerca de /a estructura del sistema solar. Entonces qued6 de manifiesto que —par- tiendo de nuestros conocimientos astroné- micos— las relaciones de equilibrio de los planetas dentro de las érbitas tenian que estar ‘sujetas a interferencias. Y en opinion de Dumitrescu, ello se debe al hecho de que Mercurio, al no gitar sobre su propio eje, queda descartado como planeta. Mercurio “La Tierra es demasiado ligera para la orbita que esta ocupando” seria en este caso simplemente un satélite directo del Sol, Otra anomalia parecida tam- bién Ia presentarla e/ planeta Marte, que—er) comparaci6n con Ia érbita de su “dobie“ en el sistema atémico— seria demasiado pe- quefio como para justificar el uso de una Orbita. Esta anomalia de Marte tampoco /a puede rene e/planetoide Eros (descubier- to en 1898) que oscila entre la Tierra y Marte, ni siquiera si lo.consideramas coma MUNDO DESCONOCIDO 11 “peso adicional” del planeta rojo. Por ultimo, Dumitrescu constaté que la masa de Urano era demasiado exigua en comparacién con la del “doble” en el sistema atémico y en relacion con sus vecinos, los gigantes Sa- turno y Neptuno. Baséndose en todas estas inegularidades comprobadas, e! tumano calculé /a masa y /as distancias de y entre Jos planetas, para reordenar fas relaciones de estabilidad de nuestro sistema solar de acuerdo con /a estructura del étomo Y aqui obtuvo un sorprendente descubri- miento : mientras que después de |a reorde- naci6n ocho de las nueve planetas giran bien equilibrados en torno al Sol —paralelamente a la distribucién de los electrones alrededor de/ nucleo del étomo—, tan solo ala Tierra le falta ahora un equivalente atémico. Segun tos célculos de Dumitrescu, para poder Henar el lugar que le comesponde en su orbita. Ja Tierra deberia tener el doable tamafio del que posee. Porque sd/o entonces —afirma ef {Neremos también algin die ta fox da nucstra ti-Tierra” investigeaor— quedaria realmente asegu- rado el equilibria planetario dentro de nues- tro sistema solar (fiel al modelo atémico). Conclusién: nuestro sistema solar deberia poseer un duplicado de fa Tierra, una “se- gunda Tierra”. Y precisamente en situacién diametralmente opuesta a ella. “AI otro lado del Sol, la ‘sombra’ de nuestro propio planeta” Seguin la hipétesis del ingeniero rumano, es- ta segunda Tierra seria la responsable de que nosotros guardemos “el equilibrio” en ef uni- 12 MUNDO DESCONOCIDO verso y dentro de nuestro sistema solar. Elin visible planeta no puede ser visto (sélo ma- teméticamente comprobable) por nosotros, por ei hecho de que se halla situado en el otro extremo diametral de la Orbita eliptica de la Tierra, quedando asi permanente oculto por e/ Sol. Es, por asi decirlo, la *sombra” de nuestro propio planeta gHay vida en la “otra Tierra”? El que este “doble" tenga grandes probabi- lidades de existir realmente, la parecen pro- bar Jas interferencias a las que nuestra Tierra se ve expuesta al recorrer su Orbita, Dumi- trescu supone que /a distancia de /a “Tierra paralela” al Sol corresponde al doble de la distancia que nos separa a nosotros de nues- tro astro. Tanto e/ tamaho como los demas datos (a escala astranémica) de este planeta patatelo serian semejantes a los de nuestra propia Tierra. Si ello fuera cierto, deberia- mos considerar la gran probabilidad de que también en nuestro planeta gemelo exista vida, vida inteligente. Todavia estamos pendientes de la prueba irrefutable que corrobore la veracidad de esta teoria. Pero si algun dla quedara contirmada Ja afirmacién de Dumitrescu, probablemente se habria encontrado Ia explicacién a muchos de fos secretos del cielo, de ios fenémenos de este mundo, de fos enigmas de /a arqueo- logia. Peter Krassa, autor de este articulo y persona es- trechamente vinculada a la readaccién de nues- tros colegas y buenos amigos de {a prestigiada publicacién alemana “Esotera’. Importante in- vestigador paracient®ico austriaco, que tiene Publicado el libro Gott kam von den Sternen (Dios vino de las estrellas), y lanzara ef préximo mes de setiembre su nueva obra Déniken intim (Déniken Intimo), que bucears con incisién en la vida inte- resante del conocido autor suizo. CUANDO RUEDA EL SOL, APARECE LA VIRGEN er ti Previas al = tan rs Fatima concitaron una inusitada expectativa y movilizaron a una verdadera multitud, que pronto seria testigo de un acontecimiento excepcional. Los caminos que conducian a la Cova se poblaron de carruajes, bicicletas y automéviles. Ince antes grupos de curiosos; cre- ‘Yentes 0 escépticos se alternaban ¢on compactas procesiones. La llovizna que caia desde la ma- fiana alcanz6 en determinados momentos las caractoristicas de tuna intensa precipitacién, Pasado ‘el mediodia (hora anunciada para a aparicion) cundio el escepti- cismo y un sacerdote ubicado cerca de los nifias intenté poner fin a la reunion y comenz6 a em- pujar 2 Lucia. “El que quiera irse, puede irse —contestd Lucia— Yo permaneceré donde estoy. Nuestra Sefiora dijo que vendria y esta vez'también vendré. Luego dirigiéndose a Jacinta le reco- mend6: arrodillate; Nuestra Se- fiora ya viene. Acabo de ver el relampagueo" Didlogo con la Virgen Una especie de neblina comenzé a rodear el Arbol. Lucia dialogé con “la Sehora": “;Qué quiere Vuestra Seftoria de mi?” —"Quiero que se construya aqui una capilla en mi honor. Soy Nuestra Sefiora del Rosario. Con- tinuad rezando el rosario todos los dias, La guerra se acabaré pronto y los soldados regresarén a sus hogares’. —"Tengo muchas peticiones que hacerle. {Les otorgaré Vuestra Sefioria?” , si; otras, no. La gen- te debe enmendar sus vidas y pe- dir pordén por sus pecados. No deben ofender més Nuestro Se- for. El esté muy ofendido ahora” —"1Quiere Vuestra Sefioria algo més de mi?” —"Nada més quiero” En seguida Lucia exclamé en voz alta; "|Por alli se va... por alli se val (Miren el soll” Aquella misma tarde e! candnigo Formigao efectud 2 los nitios lar {90s interrogatorios y tomd nume- Tosas anotaciones. He aqui algu- nas de las respuestas de los niflos y pintaba todas las cosas de co- lores diferentes, los arboles y las personas, la tierra y el aire. En un momento el sol parecié detenerse y luego se puso a bailotear hasta que se desprendié del firmamento: y se nos echaba encima a todos iEste fue un momento terrible!”. Teresa, hermana de Lucia: “Gird en redondo muy corto tiempo; luego parecié que se alteraba otra vez como cayendo sobre la tierra y hubo una tluvia de flores” Amplié diciendo que se trataba de “pétalos multicoloreados”, pe- ro cuando habian descendido bastante para poder ser vistos y distinguirlos bien, se desvanecie- ron Maria Carreira: —“Mostraba di- ferentes colores... amarillo, azul, blanco... y temblaba, jtemblaba mucho! Parecia una rueda de fuego que se precipitabe sobre la gente. La gente grit: ;AH! |To- dos vamos a ser muertos! Al fin el sol ces6 de moverse y todos no- sotros exhalamos un suspiro de satisfaccion y alivio. Todos esta- bamos vives y el milagro anun- ciado por las nifios habia tenido lugar”. Veamos ahora la narracién del doctor José Prodnca de Aimeida Garret, de la Universidad de “Vi que el Sol estaba rodando como una rueda” referidas concretamente al movi- miento del sol Lucia; “Lo vi dando vueltas co- mo si fuese una rueda” Francisco: “Miré y vi que el sol estaba rodando como una rueda, parecia una rueda de fuego... vi machos lindos colores, azul, ame- illo y otros” Jacinta: “Vi al sol de color rojo vivo, de verde y otros colores. Y vi también que marchaba rodan- do como una rueda. También los familiares y allega- dos coinciden bésicamente al describir la aparicion Tio Marto: “La gente pudo con- templar de frente al sol perfec- tamente, el que parecia que fla~ meaba —que fluctuaba— en su marcha por el espacio. Despedia chorros de luz por uno y otto lado La imagen de Nuestra Sefora de Fatima, disefiada segin las ins- trucciones de Sor Lucia, la dnica de las vi Coimbra, que observé el fenome- no con curiosidad y como é! mis- mo dice, con “espiritu tranquilo y sereno” Habla un testigo objetivo *Seria quiz4 la una y media —ho- ‘2 oficial, carrespandiente a me- diodia de la solar—, cuando em pez6 a elevarse desde el punto donde se hallaban los nifios una columna de humo volatil, etéreo, de un tono azulado, Subié verti- calmente hasta unos dos metros por encima de las cabezas y em- pez6 a diluirse. Este fenémeno, perfectamente visible a simple vista, duré solamente unos se- gundos... Tras desaparecer brus- camente, volvié a reproducirse por segunda vez, después de cierto rato, también para extin- uirse y repetirse una tercera vez Esta fue la ditima y, més que en las anteriores, hizo que se perfi lara completamente sobre el fon- do gris det cielo la especie de mo. desto pértico que alguien habla Jevantado apoyando varios tron- cos en forma de arco triunfal “Enfoqué mis prismaticos hacia aquel punto y no pude distinguir otra cosa que uns volutas de hu- mo, que imaginé producidas por algén incensario donde alguien habria prendido fuego; pero per sonas dignas de confianza me aseguraron luego que aquello ha- Las esposas de los pescadores de ta ciudad de Peniche llegan a Fatima al cabo de andar 95 kms. bia acontecido ya durante la ter- cera de las apariciones preceden- tes, sin que bajo ninguna duda se hubiera encendido cualquier cla- se de fuego o traido rescoldos preparados. “Todo el mundo habia vuelto ta espalda al lugar de la aparicién “El Sol relumbraba como un disco plano y brufhiido para observar al sol en el lado opuesto. “Eran casi las dos de ia tarde. Instantes antes, el astro habia o- grado taladrar la tupida masa de Nubes que hasta entonces Io ha- bian mantenido oculto y empez6 a brillar clara @ intensamente. Me di también la vuelta de cara a aquel imdn que parecia subyugar todas las miradas y pude verlo lu- cir como si fuera un disco de niti- dos bordes y perfilando una arista muy viva, pero sin que aquello Negara a destumbrarme ni a da- fiarme la vista “Pude escuchar alli mismo cémo alguien comparaba al sol con un disco de plata mate, lo que con- sidero bastante inexacto. Tenia una tonalidad mucho més clara, inmensamente mas brillante y ri- a, irisada como el oriente de una bella perla. No se parecia en nada al aspecto de la luna en una no- che transparente y diéfana, pues se le advertia y hasta sentia incidir como un astro pletérico de vi- brante vitalidad. “Tampoco era tan esférico como la luna, ni tenia su estatica luz empafiada por sombreados en la superficie, Relumbraba més bien como un disco plano y brutido, como si lo hubieran recortada del nécar de una concha marina. Esta no es ninguna banal compara- cién, inspirada en la poesia do tres al cuarto; mis ojos lo veian realmente como lo describo. “Hubiera sido igualmente erréneo recordar a un sol velado por ¢ pesas capas de niebla —una ni bla que para nada existla alll en aquel instante—, ya que no se demostraba en absoluto difumi- nado ni oscurecido por el menor ‘obstéculo. Aqual sol de Fatima rebosaba brillo y calor, dibujén- dose con extraordinaria nitidez en un centelleante reborde de cor MUNDO DESCONOCIDO 15 tantes aristas, afiladas como el filo de una navaja. "La béveda celeste aparecia cu- bierta de ligeros cirrus, con azules desgarrones aqui y alld; pero el disco solar resaltaba extrafiamen- te “despegado” de las zonas de profundidad azul. Las nubes que mavegaban raudas de este a oeste no ocultaban en ningtin momento la faz del sol, cuyo relumbre no dafiaba por otra pane ninguna Pupila; ello hacia que dominara entre nosotros la impresién —f4- cilmente comprensible y expli cable— de que el astro quedaba situado entre las nubss y io tierra, es decir, que aquéllas se desliza- ban por detras de él... Cuando el Sol se pone a jugar “Es realmente asombroso que, durante un periodo de tiempo tan largo, la multitud haya podido estar sosteniendo la vista fija en un disco solar que seguia demos- tréndose fabulosa fuente tumi- nosa y tremendo horno calorifico, todo ello sin perjuicio para tos ojos y sin que la ratina se sintiera deslumbrada, herida por la ce- guera... “Aquel potente disco se estre- mecia con el vértigo del movi- miento. No era ya solamente el centelieo de una estrella en plena actividad vital, sino que giraba también con furia sobre si mismo, haciéndolo con un ritmo vertigi- noso, impresianantta. “Valvid a escucharse un inmenso clamor que brotaba de la multi “La atmoésfera violacea” tud, algo sobresaltada por una angustia acongojada. Porque, sin abandoner su insistente movi miento rotativa, el sal parecia se- pararse cada vez m4s del firma- mento y, adquiriendo ahora un tinte rojo sanguingo, precipitarse veloz hacia el suelo, amenazando aplastarlo todo bajo su inmensa mole en ignicion. Aquélios fue- fon unos segundos de terrorifica angustia 16 MUNDO DESCONOCIDO Una p 2 la Capilla de las Apariciones. ‘La impresion dominante ora av que aquello nada tenia que ver con un eclipse de sol. He asistido Cla Lettie] por mi parte @ uno de cardcter total, que observe desde Viseu. A medida que la luna va tapando la superficie solar, la luz disminuye hasta que todo se sume en una penumbea que termina an tinie- blas. La visi6n alcanza solamente hasta un precario circulo, mas alld det cual todos los objetos se van confundiendo progresiva ~ mente hasta perderse en la total oscuridad, La temperatura des- ciende sensiblemente y se expe- rimenta la inquietante sensacién de que la vida se estd extinguien do sobre la faz de la tierra, Pero en Fatima, aunque violacea, la at mésfera se mantuvo transparente hasta el fondo de un horizonte que se seguia divisando impe- cable: jamas me asaité ia sensa- ci6n de que era inminente un co- lapso de la energia universal "Mientras seguia observando aque sol sobrecogedor, advert’ que la atmésfera aclarabe su to nalidad. ¥ escuché en ef mismo instante como un campesino se dirigia con asombro a su vecina “— Pero, sefiora..., jestd usted to- da amaritia ! “Era verdad; todo habis cambia do en unos momentos alli mis mo y @ lo Iejos, adquiriendo el melancélico matiz de los viejos damascos amarilios, Todos los presentes parecian estar enfer- mos, atacados de ictericia, Me hizo sonreir verles con aquel tinte y luciendo [a uniformidad de de- macrados semblantes. Cundian risas mientras yo observaba mis manos no menos amarillas... “Todos los fenémenos que acabo de tesefiar con tanto detalle fue- ron observados por mi parte con espiritu tranquilo y sereno. que logré mantener exento de emo- ciones y sobresaltos. “Dejoa la incumbencia de otros la misién de explicarlos o interpre- tarlos” “Creo que comencé a gritar como los fe CTn loa transcribiendo otras descripcio- nes del fendmeno efectuadas por testigos presenciales. El Padre J. De Marchi, autor del libro Era uma senhora mais brilhante que 0 sol, obtuvo este testimonio di- recta de uno de los peregrinos que aquel 13 de octubre —entre curioso y zumb6n— se acercé Mas de 60.000 personas, el dia 13 de octubre de 1917. Una sefiora mas brillante que el Sol Aunque resulte haste cierto punto reiterativo, consideramos de la mayor importancia proseguir hasta Fétima para presenciar el milagro “Apenas puedo hallar palabras —declaré el sefor A. da Silva Santos— para describir lo que ocurrié. El sol comenz6 a mo- verse y en ciertos momentos pa- recla que se desprendia del tir- mamento y que se iba a precipitar sobre nosotros como una rueda de fuego giratoria, Mi esposa —nos habiamos casado muy po- co tiempo antes— se desmay6 y tuve qoe atenderla en un estado de nervios que usted se puede imaginar. Mi cufado la incorporé y la sostuvo. Yo cai de rodillas y nada mas adverti y ni se lo que hice. Creo que comencé a gritar como los otros”. El Padre C. C, Martindale, S.J., que también efectué numerosas investigaciones y encuestas en torno del milagro incluye, en Ef Mensaje de Fatima, un testimo- nio que enfatiza la entrada en es- cena del “sol” a través de las nu- bes y agrega un nuevo dato sobre su tono “plateado” “El capitan S. C. Osborne me en- vié ante mi presencia a una testi- go excepcionalmente interesante, Miss N., no catélica, que desem- pefiaba una posicién en un hogar MUNDO DESCONOCIDO 17 de Lisboa. Sus patrones se la le- varon consigo a Cova, contra su voluntad, para presenciar et mi- Jagro que ocurtiria, Esta mujer era muy escéptica; adn durante su breve permanencia en Portugal habia ofdo acerca de visiones y milagros en los que, como miem- bro ordinario de la iglesia angi cana, no creia. Tales cosas, op naba, formaban parte de ta reli- gidn continental como la adora- cidn de los santos e imagenes, y todo eso le desagradaba. El tiem- po mostrébase deplorable: el au- tomévil se estroped; Ilegaron a Cova con los nervios irritados y alterados. Se detuvieron en el ca- mino que se enfrentaba a Cova. Pero pronto toda la gente co- menz6 a mirar hacia arribe y la lluvia ces6 de repente, como si la “cortarén” con la hoja de un in- menso cuchillo... Las densas nu- bes no se desvanecieron sino que abrieron un hueco y entonces vimos al sol. Era del color del ace- to pulimentado, como el de esta hoja —sefialé indicando un cu- chillo—. Entonces vi que el sol giraba, y que se detenia, y que volvia a girar. No pudo recordar si “se abalanzaba sobre nuestras cabezas”, como algunos dijeron ni si volvié a “girar” por tercera vez. Pero era evidente que la mul- titud se hallaba aterrorizada por- que gemian y gritaban pidiendo clemencia o algo asi". (3) Opina un sacerdote Otros detalles, a veces coinci- dentes, a veces inéditos, pero coherentes dentro del contexto del fendmeno, se revelan a través de los numerosos testimonios. Con respecto a la rotacién que en determinado momento comenz6 a efectuar el disco plateado, es particularmente sugestivo el rela- to del Padre Pio Scatizzi, S. J. “Comenzaron a irradiar del centro del sol millares y millares de luces monocromaticas en sectores, las cuales, en forma de espirales, ini- ciaron giros en el centro del disco solar de tal manera, que el astro parecia convertirse en una rueda catalina... algo asi como una rueda de fuegos artificiales, en tanto que los multicoloreados ra- 18 MUNDO DESCONOCIDO yos se expandian en movimiento. centrifuga, cubriendo el firma- mento como una cortina de nu- bes y convirtiéndolo todo en va- riedad de matices, como por arte magico. Tal espectéculo de rayos rojos, amarillos, verdes y violetas emergiendo del sol, expandién- dose y resplandeciendo en el fir- mamento, no puede ser explicado por ley alguna conocida ni tel cosa se ha visto antes’. (4) Si algo faltaba para certificar el fenémeno, la narracién del Padre Pereira aparece como un elemen- to de prueba inestimable. Su ob- servacion, efectuada a unos nue- ve kilémetros de Cova da sria atestigua que el “sol” realizo va- riados movimientos, que fue visto no s6lo en Fatima, sino en las 20- nas adyacentes y que dichos mo vimientos se cumplieron por de- bajo de las nubes que cubrian una vesta region. En julio de 1931, en una carta publicada en el Catholic Register, el sacerdote Ignacio Lo- renzo Pereira, misionero en las Indias, relatabe a Monsefior Te- xeira, obispo de Meliapur, la for- ma en que —sin saber de que se trataba— habia observado siendo: un nifio de nueve afios, la prodi- giosa “danza del sol”. ido y sin brillo”. (5). También el obispo de Leiria En una carta pastoral leida poco después del milagro, el obispo de Leiria reflexiond sobre el inusi tado fendmeno solar y sugirié una explicacién que reivindicaba la in- tencionalidad divina sin necesi- dad de alterar (lo que por otra parte nadie supuso) la natura- leza de los ritmos césmicos. “Este fendmeno solar, que no ha sido registrado por ningun obser- vatorio astronémico y que, por consiguiente, deja de resultar na: tural, ha sido observado por una multitud integrada por todas las clases y categories sociales, por creyentes e incluso incrédulos, por redactores de los principales perédicos y hasta por personas que se encontraban a kilometros de distancia; todo ello elimina la menor sospecha de sugestion colectiva, “{Cémo poder admitir, objetaran quizés aquellos que escuchen el “Parecia un globo de nieve girando sobre si mismo” “Un griterio en la calle hizo que la maestra saliese seguida por los alumnos... Todos miramos el sol, que se me antojé pélido y des- provisto de su deslumbradora claridad. Parecia un globo de nie. ve girando sobre si mismo. Luego repentinamente, empezd a mo- verse como descendiendo an zig- zag, amenazando desplomarse sobre la tierra. Completamente desconcertado corri a confundir- me con mis compafieros... Du- rante los interminables minutos que durd aquel fendmeno solar, todos los objetos situados cerca de nosotros pasaban del rojo al amarillo, de este al azul... Trans- curridos unos diez minutos, el sol volvia a ocupar su lugar habitual invirtiendo los mismos movimien- tos que hizo al bajar, siempre pé- hecho por primera vez, que el sol haya llegado a danzar? ¢Acaso no habria tenido que verlo for- zosamente todo el hemisferio en- tonces por 6 alumbrado? Y, Y, mucho mas serio todavia, ape- nas © seguramente antes de que el astro hubiera iniciado la menor sacudida, todo el sistema plane- tario habria experimentado una fulminante pertutbacién, en la que nada habria podido evitar que nuestro pobre globo terrestre sufriera una destrucci6n total. “La sefial habré consistido en ha- cer ver que el sol danzaba. Y re- sulta evidente signo de poder el hecho de mostrar a setenta mil personas un espectéculo que no pertenece al orden inmutable de las cosas, por lo menos tal y co- mo se les hizo ver..." (6) Lo que dice la prensa de la época Veamos ahora cémo se describid el fenémeno desde un campo predispueste a priori en contra de todo suceso inhabitual o prodi- gioso, més ain si,el suceso en ‘cuestion se vinculaba de alguna manera con el contexto religioso. Los diarios de Lisboa, en su casi totalidad orientados por liberales y librepensadores habian llevado una sostenida campafia de des- crédito contra los acontecimien- 108 de Fatima. A raiz del anun- ciado milagro, el tono de los co mentarios se tornd francamente burlesco y, adn sin alcanzar la virulencia de los periddicos y fo- lietos publicados por sociedades tacionalistas 0 por la "Federacién de Librepensadores Portugueses’, las acusaciones més comunes fueron las de “ridicula comedia’, “fanatismo", “supersticion”, “pro- positos comerciales”, "reacciona- tismo”, “medievalismo”, etc., mientras se declamaban encen- didas invocaciones a la Civili- zacién, el Progreso, la Verdad, la Raz6n y la Ciencia Sin embargo, el 13 de octubre la suficiencia del positivismo fue duramente vapuleada y se abis- mé ante un callején sin salida Los periodistes que habian pre- senciado el fenémeno no pudie- ron desmentirlo y aunque algunos ‘optaron por restarle importancia, otros redactaron una crénica ajus- tada a los hechos, afrontando recriminaciones y amenazas. EI diario Ordem dijo: “El sol, en cierto momento rodeado por lla- maradas escarlata y en otros au- reolado de amarillo y purpura in- tensa, parecia moverse muy 13- pido y como giratoriamente. A veces parecia que se desprendia del firmamento y que se acercaba a la tierra, irradiando un gran ca- lor”. Por su parte, el O'Século de Lis- boa que el mismo dia 13 habia Publicado un articulo de su jefe de redaccion Paulino D’Almeida, sa tirizando la reunién en Cova da Iria y preanunciando su fracaso, dos dias después volvi6 sobre el tema mostrando una actitud di- ferente. El mismo Paulino D’Al- meida que se habia desplazado hasta Fatima para observar de cerca el desenlace, tuvo la hones- tidad de publicar un relato veraz Su articulo titulado Como ef sol ha danzado en Fatima en pleno mediodia, decia entre otras cosas “La milagrosa manifestacién, el signo visible previamente anun- ciado, estd a punto de producirse en opinién de numerosos pere- grinos. Y, efectivamente, no tar damos en asistir a un espectdculo Gnico y comprensiblemente in- creible para aquellos que no lo hayan podido presenciar. Desde \o alto de la carretera, donde que - dan apifiadas las carretas y per- manecen algunos centenares de personas, cuyo fervor no resulta tanto como para chapotear en los campos lienos de barro, podemos aqui que se levanta un gran cla- mor, glgo que parece estallar en el pecho de miles de espectado- res, a quienes oimos gritar: “| Milagro! | Milagro “Y es que, ante los atdnitos ojos de este pueblo —cuya expecta “El Solha danzado en Fatima en pleno mediodia” ci6n nos recuerda tos tiempos bi- blicos y que, sobrecogido y con la cabeza degcubierta, parece sub- yugado por el azul del cielo—, el mismisimo azul ha empezado a evidenciar un increible temblor, Los aldeanos de la regién de Fatima fueron los primeros peregrinos. ver miles de cabezas girando en- tre la multitud, volviéndose todas hacia un sol que se muestra ex- trafiamente ajeno a las nubes y al cielo de mediodia. El astro tiene el aspecto de una bandeja con un plateado pilido, y permite que se le mire directamente sin la me- nor molestia. No produce que- maduras ni deslumbramiento, Se dirfa que es un eclipse. Pero he ha sefalado bruscos movimien- tos jamés registrados y que se de- muestran totalmente al margen de. las inmutables leyes cosmicas. “El sol ha lleqado a danzar, segan la tipica forma de expresarse de los campesinos”. “Pertenece ahora a los especia- listas a! pronunciarse sobre la es- pecial danza del sol que, en la F4- ‘ima de hoy, ha hecho brotar irre- MUNDO DESCONOCIDO 19 sistibles Hosannah de! pecho de los fieles y ha impresionado por supuesto en no pequefia medida —segin me aseguran testigos dignos de confianza— a muchos 20 MUNDO DESCONOCIDO librepensadores y otras personas poco preocupades por el toma religioso, aunque acudidos unos y otros a esas tierras desde ahora famosas”. (7) También el diario lisbosta O'Dia en su edicién del 17 trala un re- lato bésicamente correcto que de- jaba irrumpir lo real maravilloso. Fatima, manifestacién extrahumana. a ta lluvia ces6. El fir mamento, coloreado de gris perla, iluminaba e} vasto y arido paisaje con una extrafa luz. El sol mos- traba un velo didfano, de modo que se le podia contemplar fija mente. El color perlado se convir- tié como en una lamina de plata que se quebrant6 cuando las nu- bes se separaron, y el plateado sol, envuelto en la misma gasa luminosa perlada, fue contem plado como girando en el circulo de las separadas nubes. Un grito salié de todas las gargantas y la gente cayd de rodillas sobre el suelo fangoso... La luz se tornd en hermoso azul, como tamizada por los vitrales de una catedral Esta coloracién se desvanecié lentamente y luego la luz parecid adquirir la tonalidad amarilla, Manches amarillas se extendie- ron sobre los pafuelos y las man- teletas de las mujeres. Tales ma- tices se reflejaban en las piedras de toda la sierra”. (8) Més de setenta mil personas pre sentes, un cGmulo impresionante de testimonios, el panico de la multitud, la derrota de los escép ticos; todo un corpus invalorable para el analisis. Sin embargo, el racionalismo, que no cree en mi- lagros, repitiendo uno de sus modos de accién permanentes, ignordé a Fétima. Aceptar lo sobre- natural, o en otro grado de la es- cala, lo suprarreal, es un riesgo que no esté dispuesto a correr. La ciencia no investigd a Fatima como no afronté ni afronta nin- guno de los fenémenos que tie nen como eje la presencia o la accién de Maria. Es més facil ig- norar y callar si se persiste en per manecer aferrado a la fe en un fragmento de realidad limitado y sensorial, gQué ocurrid ered) erated En Fatima ocurrié un fenémeno evidente. El “sol” perford las nu. bes y se present6 ante los ojos atonitos de la multitud, Se mostr de color acerado; emitid rayos de luz de variados colores; se rode6 “Un grito salié de todas las gargantas y la gente cayo de rodillas” de una especie de niebla; se des-" prendié del firmamento; gir co- mo una rueda de fuegos de artifi- clos; produjo un gran calor; in- virtié sus movimientos; ascendié répidamente y desaparecio. Cuan- do las nubes se fueron abriendo, se /o vio en of cielo, inmutable, cumpliendo con sus ritmos per- manentes. El obispo de Leiria al buscar la in- dole de! milagro, apelo —en su carta pastoral— a una alucina- cién colectiva provocada por una intencionalidad superior (divina) que consistid en hacer ver que ef so! danzaba. Pero si ol sol no se movid ni un solo milimetro en su Srbita celeste y, por otra parte, la hipotesis de la alucinacién colec- tiva aparece insostenible, perma- nece vigente la alternativa de la intervencién ultrahumana, ya sea proveniente del espacio, de una dimensién inaprensible 0 de un trasmundo paralelo, Fuera del contexto ortodoxo de las religio- nes organizadas se han produci- do miles de observaciones de fe- némenos insdlitos que en lo esen- cial conjugan toda la fenomeno- logia celeste producida en las seis apariciones de Fétima. No s6lo lo visto el 13 de octubre, sino los efectos conexos ya sefialados es pecialmente las observaciones del 13 de septiembre apuntan a una identidad de comportamiento y estilo entre cierta fenomenologia paraterrestre y las apariciones ma rianas. Bastenos recordar las pa- Jabras de Monsefor Joao Qua- resma, qué murié siendo vicario general de Leiria: “veo clara y dinstintamente un globo de luz extreordinatia que avanza de este a este deslizandose lenta y ma- jestuosamente a través del espa- cio”, ¥ de la nifia que se hallaba sobre la colina, junto a los tres sacerdotes: "—j Lo veo! | Lo veo aun!... ;Ahora desciende hacia la parte baja de la colina”. (O sea, hacia la encina donde se mani- fiesta Marla) “Pasados algunos minutos, exactamente el tiempo que solian durar las apariciones, la ninita comenz6 de nuevo a gri- tar, sefialando lo que veia con su dedo: —jHela, hela! |Sube otra vez! Y la nifia continda viendo e indicando el globo de luz con la mano hasta que desaparece en direccion del sol”. (9) El canénigo C. Barthas, en su li- bro La Virgen de Fatima, al relatar {as “sefiales en el cielo” que se produjeron durante la quinta epa- ricién, agrega: “Algunos testi- monios concretan que el globo luminoso tenia una forma oval, con la parte mas anche dirigida hacia abajo, Todos cuantos lo vieron, undénimemente, tuvieron “En Fatima ocurrio un c-Taredani-1ace) evidente” la impresion, como los citados eclesiasticos, que era una especie: de aeroplano celestial que llevaba 2 la Medre de Dios al lugar de la cita prometida a los pastorcillos y luego la volvia al cielo. Era se- qguramente {a aureola de luz en medio de la cual se manifestaba la Sefiora a los nifios, La vision. de este “aeroplano de luz" precedié 'y siguié inmediatamente al tiem- po de la aparicion. Durante el éx- tasis de los nifios, la muchedum- bre pudo contemplar otras dos “sefiales” de la celeste presencia la nubecilla blanca y lo que se ha llamado “Iluvia de pétalos” (10) A riesgo de aparecer reduccio- nistas, de simplificar en extremo una compleja problemética, nues- wa conclusién provisoria de Fa- tima se revela —para nosotros— de incalculable trascendencia. MUNDO DESCONOCIDO 21 tiempo, despuse jr 13 apari rupcion de produjo Con lo visto a través del presente trabajo, creemos posible sefialar a manera de hipdtesis provisoria, tuna constante suprahist6rica sus- ceptible de ser objeto de nume- rosos anélisis y profundizaciones. Las “sefiales en el cielo”, los “centelleos’, las “esferas respian- decientes”, fos “haces {uminosos” los Seres Supremos 0 Seres So- brenaturales més brillantes que el sol; he ahi una constante ultrahu- mana que no cesa. Si en Fatima ‘actud una nave celeste, le “Sefio- rade Luz” ¢s parte indisoluble de ese fenomenologia con tas im- plicancias que de alli se derivan. En Fatima, la enfatizacién de un corpus teligioso que sintetiza y sineretiza ‘a yadicién espiritual del planeta, se muestra solidaria con los fendmenos que hoy con- sideramos como de irrupcién ex- rahumana. La “Sefora de Luz” aparece, predice y concreta un milagro en el Ambito de la fe cristiana. Es la mujer celeste que poridédicamente “desciende” a la tierra apuntalando una ensefian- za espiritual. La madre del Dios 22 MUNDO DESCONOCIDO Sefiora de Luz, hecho hombre; el arquetipo fe- menino —actuante desde las épocas arcaicas— que enlaza en u infinito poder lo humano y lo divino, De ahi que la hipdtesis de @ renacer a un nuevo nivel de la conciencia. Al dia siguiente de la “danza det sol”, la pequefia Jacinta repitié el mensaje final de la “Sefora Re plandeciente”. Escuchado y pro- pagado por videntes de distintas €pocas y lugares, no por conoci- do, el mensaje de la mujer celeste “Si la humanidad cambia se acabaran las guerras” los intermediarios, de los mensa- jeros celestes, de los instructores ultrahumanos, adquiere insospe- chada vigencia. Son los “peque- jios dioses” que vigilan al hombre y lo inducen a retornar a las fuen- tes, a buscar su transformacién interior, a morir a lo mecdnico y ha perdido su poder admonitorio. Vengo hasta aqui para deciros que no ofendan més @ mi hijo; que ya esté demasiado ofendido que si la humanidad cambia se acabarén las guerras, y si no enmienda acabaré el mundo. A ABANTIDA MEDITERRANEA por Marius Lleget Estudios recientes confirman la existencia de la legendaria Atlantida, pero desplazando su ubicaci6n del Atlantico a la cuenca ci Medi- terraneo Cuando el arquedélogo griego Spiridon Marinatos demos- tro quela cultura minoica fue literalmente barrida por un fenédmeno sismico-volcanico hace unos 3500 afios, se de- ‘Bt baie al tk ale eae ns rrumbaron todas las teorias sobre las mil yuna Atlantidas. Hoy casi podemos asegur que la Atlantida fue la isla de Thera (Santorin) situada al norte de Creta. ere ee a Ce Platon y la “Atléntida atléntica" Primero fue Platén. Después, Spiridén Marinatos. La his- toria no se escribe sin contar con apoyos espacio-tempo- rales, es decir, que no da saltos como una rana. Esta rigurosa e imprescindible or- denacién, nos obliga a co- menzar nuestro breve estudio comentando /a teoria clésica> la de la “Atlantida atlantica”, cuyos fundamentos descan- san en Platén. No importa que hoy la consideremos su- perada. La teorla platénica es altamente sugestiva y son muchos, todavia, los cientifi- cos que encuentran paralelis- mos entre la ciencia contem- porénea y los relatos platoni- cos. E/ dnico punto débil aunque importante — resi- de, sin duda, en la vaga pre- cision geogrética y cronolé- gica de la tesis de Platon, vaguedad que en la teorla de Marinatos desaparece facil- mente, En otras palabras: Platén habria confundido o tergiversado una noticia més reciente (1.000 afios anterior @ su época) al situar su Isla Atlantica mucho mas lejos en e/ tiempo y el espacio: es la “Atléntida atléntica”, 8.000 afios més antigua. Teoria general de la Atlantida clasica. Durante los periodos geold- gicos que precedieron al nuestro, las tierras y los ma- res no tenian la distribucién que nosotros conocemos. En unas zonas, los océanos cu- brian regiones en las que hoy se asientan grandes ciuda- 24 MUNDO DESCONOCIDO des; en otras, por ef contra- rio, vastos continentes ocu- paban el emplazamiento de Jos actuales mares. De todos esas tieras desaparecidas, ningune ha suscitado una curiosidad tan viva como la Atlantida, Y es que éste —la Atlantida— es el unico de todos los mundos perdidos cuyo recuerdo Negara hasta nosotros. La Antigiedad to- da, desde Egipto y Grecia hasta el Imperio romano co- nociéd la famosa catéstrofe que, segin la célebre tradi- cién recogida y transmitida por Platén, sumergié en las profundidades del Océano “en un sélo dla y una sola noche funestos” a una isla “mayor que Libia y ef Asia reunidas” “Frente a Gi- braltar existia una isla mayor que Libia y Asia juntas”. 2Qué era, pues, la Atlantida, y cudl es fa versién de Pla- ton? El célebre fildsofo ate- niense, en dos de sus didlo- gos dogméticos, titulados “Timeo, o de fa Naturaleza” y “Criticas, 0 de la Atléntida”, nos transmite la tradicién que en Egipto le conté a Solén un viejo sacerdote de Sais, la floreciente capital situada en e/ delta del Nilo. Platén cuen- ta que, frente a las Columnas de Hércules (actual estrecho de Gibraltar) existia una gran isla, “mayor que Libia y el Asia reunidas, desde la cual Jos viajeros podian pasar a otras islas y de alli a un con- Unente mucho més vasto. Habitaba aquella isla una raza poderosa, /os atlantes, cuyos reyes extendian sus dominios hasta Libia y Egipto y, en Europa, hasta las costas de! Mar Tirreno. La Atlantida po- seia fértiles Nanuras, altas montafas cubiertas de bos- ques, en las que abundaban fas minas de oro, cobre y oricaico” (metal que en tiem- pos de Platén parede que era muy conocido y abundante y el més apreciado después del oro). Anade Piatén que “las costas de Ja Isla Atlantida (o Posei- donia) estaban formadas por acantilados de rocas negras, blancas y rojas, y que el terreno aparecia muy eleva- do y escarpado en las zonas findantes con el mar. Ciuda- des de suntuosas mansiones albergaban por doquier a los indigenes, y casi en el centro de /a isla alzébase la capital. Bella sobre toda ponderacién era en verdad Poseidonia, la ciudad que tenia el mismo nombre que la isla, famosa por sus puertas de oro y ro- deada por un triple cinturén de canales, que lucia orgu- Nosa bajo el sol de Jos tépi- cos sus palacios y sus ricos templos abundanies en oro, plata y oricalco” Los atlantes —siempre segun e/ relato platénico— empren- dieron numerosas guerras y, tras diversos intentos pene- traron en el continente. Pero los Ejercitos egipcios les asestaron duros golpes y a las puertas de Tebas suftie- ron las cohortes invasoras una grave derrota, a conse- cuencia de la cual se les reconquist6 el pals de Libia Entonces, los atlantes se re- plegaron hacia el litoral de la “Existen infinidad de analogias entre las islas atlanticas”. Egeida (Hélade), donde los esfuerzos combinados de griegos y gétulos les recha- zaron hasta los mismos con- fines de su imperio. Poco después, unas violentas inun- daciones y unos espantosos lemblores de tierra devasta- ron aquellas regiones y, en el corto espacio de un solo dia habria comunicado las cultur. y una sola noche la Atléntida desaparecié bajo las aguas, sin dejar més rastro que al gunas islas de reducida ex- tensién. Esta es muy a grandes rasgos la leyenda platonica, que he tituledo “teorla general de la Atléntida” con objeto de des- glosar algunos importantes aspectos a Ia luz de la ciencia contemporénea. Testimonios geolégi- cos y zooldgicos. Qué dice fa ciencia en apo- yo de las “Atlantida atlénti- ca” 0 clasica? Bastantes co- sas, aunque no todas por su- puesto. Por ejemplo, los ge6- logos han aportado al pro- Jégica, que a grosso modo coincide con la de Platén, de América y Afric: pirémides) y explicaria la distribucién de is rece que fallan | g corresponde a una mitica estudiada sagazmente por Wanda Sev blema documentos de primer orden. Han observado que la meseta central, que avanza en direccién norte-sur y que en cierto modo obstruye el fondo del océano, es una vasta zona volcénica de con- siderable actividad, jalonada bien sea por simples volca- nes, bien por islas en las que se encuentran volcanes como Santa Elena, la Ascensién, MUNDO DESCONOCIDO 25 Cabo Verde, Canarias y, més al norte, Islandia. En esta “linea de fuego" y a unos 900 km al norte de las Azo- tes, a fines del siglo pasado $e atrancaron del fondo del Ailéntico varios fragmentos de “taquilita’. El estudio pe- trogrético de estas lavas de- mostrd que sdlo se hablan podido formar al aire libre. Asi lo certificé e! gedlogo profesor Termier, cuando di- jo: "La tierra que actualmente constituye el fondo del At- léntico @ 900 km al norte de las Azores cuando aun se halleba emergida estaba cu- bierta de corrientes de lava Se hundié, como es sabido, @ una profundidad de 3,000 4 ALBATROS (1947-48) » VEMA (1966) Gg VEMA (1958) “Sobrevino la catastrofe cuan- do los cretenses estaban en todo su esplendor”. mente. De no haber sido asi, la erosion atmostérica o la corrosién marina hubieran ni- velado las asperezas y alla- nado toda la superticie”. Las “taguilitas” det protesor Termier demuestran, por otra parte, que son jévenes, es decir, que se hundieron en el Atléntico hace unos pocos miles de afios. No més, por supuesto, que los asignados (Santorin). Los resultados de los sondeos oceanograficos @fectuados por los barcos “Albatros” y “Vema” han revelado la exis- ten de una capa de cenizas on of fondo del Egeo (las cifras indican ‘su espesor en cm). La elipse mayor sefala los limites de una capa mas antigua, hacia el 2300 antes de nuestra Era, reveladora de otro “tsu- nami”, es decir, de los de causadas por seismos subi stadores efectos de olas monstruosas inos, después de los cuales tiene lugar el depésito de cenizas de origen volcanic, metros, y como sea que la superficie de las rocas ha conservado su mortologia atormentada, seguin se apre- cia por las atildas aristas de las muestras extraidas, es preciso que el hundimiento se realizara brusca y subita- 26 MUNDO DESCONOCIDO por Platén al hundimiento de su legendaria Isla Atléntida 0 Poseidonia. A su vez, la zoologia también aporta interesantes docu- mentos. Por ejemplo, los ani- males que viven en las islas atlénticas son especificamen- te animales terrestres, es de- cir, continentales, en tanto que la fauna de las aguas duices es muy pobre y de ‘origen reciente. Por el con- trario, la fauna terrestre se destaca por su gran riqueza y diversidad: en general, sus caracteristicas son netamen- te continentales y las inicas diferencias que se observan entre la fauna de Jos distintos archipiélagos obedecen a simples adaptaciones secun- darias, resultado de /a diver- sidad de clima y del posterior aislamiento. Nada tiene que ver esta fauna con la del Aftica ecuatorial, hecho su- mamente importante y que demuestra que ambas regio- nes tienen un origen distinto. No cabe citar aqui todas las analogias observadas en las islas atlénticas. Bastaré con citar algunos hechos particu- Jares y caracteristicos: —Los gusanos de tierra de estas islas presentan seme- janzas muy notables con sus homénimos de la Europa me- sidional. Los lepidépteros dan un 70 % de especies medite- ianeas y un 20% de espe- cies americanas. Determina- dos géneros de hemipteros sdlo viven en Argelia, las islas Canarias y Guatemala En cuanto a los coledpteros, predominan las formas norte- africanas y mediterténeas, junto a tipos americanos muy fumerosos. — Merece especial atencién fa distribucién verdadera- mente extraordinaria de cier- tos animales. Determinados moluscos pertenecientes a la familia de los oleacinicos s6lo viven en la América central, las Antillas, las islas atlanti- cas y fa cuenca mediterranea. PO OT ’ Los crustaceos de agua dulce del género “atia” no se co- nocen mas que en la América central, las Antillas, Cabo Verde y el occidente de Afri- ca. Algunos cangrejos gigan- tes y moluscos litorales, habi- tan Unicamente en las costas orientales de América y en fas del Aftica occidental. Las mismas especies de madré- poras (animales que viven fijos y a los que se debe la construccién de los bancos de coral) se encuentran en apreci especial del ¢émo Ia plataforma continent: Geographic Mag: ‘se dibuja igual que una te- faze avanzando bajo las aguas de ls costa de América, Groenland! a jrandes profundi marcadas por desfiladeros, grietas, pisos, cuencas En medio del Atiéntico, r, Jas Bermudas, en fa costa americana, y en la isla de Santo Tomé, en el Golfo de Guinea. Todos estos hechos sélo pue- den explicarse admitiendo la existencia de antiguas cone- xiones terrestres, es decir, yas estan dose desde Islan esan en pies). continentales, entre regiones geograticas muy alejadas en- tre si. Probablemente, lo mas correcto seria admitir la exi tencia de un antiguo puente continental, es decir de una Atlantida geoldgica, y la exi tencia posterior de una At- MUNDO DESCONOCIDO 27 BERMUDAS - “Wivel del Oceano Fondo dal Océano AZORES MADEIRA, ATLANTIDA PERFIL DEL OCEANO ATLANTICO BAJO LAS AZORES. Desde las Bermudas hasta las Azores Sus mayores profundidades (casi 5 z6calo de 1000 millas de ancho en su bai Portugueses de Azores y Madei ra, el Atlantico alcanza Pero en un extenso oe emergen los archipiélagos que la teoria tradicional relaciona con posibles restos de la desaparecida Atlantida. En realidad, son ves- tigios de un posible puente continental que existié en otras edades geolégicas y que tal vez pudo subsistir hasta la era Terciaria. lantida historica... que no es- taria situada en medio del acéano Atldntico, como exi- giria la wadicién, sino en aguas del Mar Egeo. Nueva luz sobre una antigua leyenda. Hemos hablado de la Atlan- tida geologica. Hablemos un poco ahora de la Atlantida historica, segdn nos la des- cribe un arquedlogo y hele- nista como el briténico J. V. Luce, en su obra The end of Atlantis, new light on an old legend (E/ fin de la Atlantida, nueva luz sobre una antigua leyenda). Recientes descubrimientos arqueolégicos en la isla de Thera (Santorin) al norte de Creta, ya Hamaron la atencién sobre las ruinas de edificios enterradas bajo una capa de ceniza, como si se tratara de otra Pompeya. El primer des- cubrimiento se realizé en 1957, El profesor Luce, espe- cializado en cultura minoica © cretense, observando este 28 MUNDO DESCONOCIDO detalle recordé que, hacia 1939, los oceandgrafos y vul- canélogos se hablan referido ala posibilidad de que /a isla de Creta hubiese sido afec- tada por un fenémeno sismi- co-volcénico, semejante al que sugiere Platén en sus célebres didlogos cuando tra- ta de la Atléntida. De ahi na- “grandes” —como decimos ahora— junto con Egipto, ef reino hitita, Babilonia y unos pocos paises més. Creta, mas pequefia geogréficamente se extendia, sin embargo (en influencia) hasta Sicilia y el Asia Menor, constituyendo una floreciente talasocracia 0 imperio maritimo. Los reyes de Cnosos poseian colonias en las islas vecinas: Rodas, Thera, Keos... y dominaban el tréfico maritimo en todo el Mediterrdéneo oriental. Pro- bablemente, cuando sobre- vino la catéstrofe que puso fin a su imperio, los cretenses se hallaban en todo su apo- geo. Esto es to que revela la arqueologia a partir del inglés Evans hasta la obra del tam- bién briténico profesor Luce. Luce constata que durante todo el sigla XVI y comienzos del XV antes de nuestra Era, los palacios cretenses se hacen cada vez mas suntuo- sos mientras la poblacién de 16 isla prospera sin cesar. “La isla de Thera es teh FV. G1 <1 cola cid esta singular identidad. Atléntida = Crete. Identidad que por si sola no significarla gran cosa, si no fuera por la formidable aportacién de la arqueologia. En primer lugat, nos encon- tramos ante el sibito e inex- plicable hundimiento de la civilizacién minoica en el siglo XV antes de nuestra Era, cuando se hallaba pre- cisamente en todo esplen- dor. En efecto, en aquella época Creta era uno de Jos Asimismo, esta expansién al- canza el cinturén de islas que rodean a Ia floreciente Creta, auténtica metrépoli del mun- do antiguo. Pero de stibito, como en Ia leyenda platoni- ca, 0 sea “en el espacio de un solo dia y una sola noche”, todo desaparece. ¢ Qué ocu- rid pues en aquel crucial siglo XV antes de nuestra Era? El profesor Luce habla de evidentes destrucciones. Por ejemplo, el célebre palacio de Cnosos es destruido hacia el afio 1570 antes de Cristo. Es licito hablar de un terre- moto ante las sefiales de destruccién reveladas por la moderna arqueologla. Pero la catastrofe parece més gene- tal y afecta a toda Ia isla y buena parte de fas Tierras préximas a Crete. Por consi- guiente, no pudo tratarse de un fenémeno focal, sino de un amplio seismo, probable- mente submarino, que asolé todo el Mediterraneo orien- tal, Luce habla de evidentes signos de emigracién de la poblacién cretense hacia la parte occidental de Ja isla, en donde se observa una re- construccién casi general, mientras que en el Este y centro de la misma las sefa- les de devastacién permane- cen. Es como si buena parte de la poblacién se hubiera puesto a salvo huyendo de una catastrofe que hundi6é la civilizacién minoica. Asimismo, el propio autor observa que al "Minoico re- ciente I” sucede, tras la re- construccién de! palacio de Cnosos, un “Minoico recien- te I", que muestra claras tendencias a la esquematiza- cién prescindiendo de la sun- tuosidad y de la grandiosidad de fa arquitectura anterior. Algo sucedié en Creta, por tanto, que en la correspon- diente solucién de continui- dad que este cambio de esti- Jos revela, induce a pensai que hubo como un trasplante de poblaciones, con evidente influencia de los griegos con- tinentales de Micenas. Seme- jante cambio, en buena légi- ca no puede obedecer tan sélo a la influencia humana, sobre todo si tenemos en cuenta que una talasocracia como fa cretense y principal- mente en su maximo mo- mento de esplendor, habria sabido defender su imperio de cualquier posible invasion extranjera. A la vista de las destruccio- nes observadas en todo ef amplio cinturén de islas pré- ximas a Creta, el profesor Luce fanza la idea de que ef subito ocaso de la civiliza- cidén minoica sélo obedecié a causas naturales, como po- drian ser las fuerzas pluténi- cas desencadenadas, en lo cual coincide con Platén me- nos en el punto de donde partitia tan nefasta influen- cia: fa isla de Thera, auténtica caldera volednica que admite ser comparada con fa isla Krakatoa, famosa por !a te- rrible erupcién de su volcén que en 1883 asolé todo ef Estrecho de la Sonda, que separa Java de Sumatra. Edgar Cayce habla de una cienci largo de diferentes épocas. Una poderes extrafios y destructivos. q son mencionados en leyendas antiguas, pectos del no mortal de las Bermudas. En nuestra foto: fondo de gone (Francia), que proteg: : ocho cilindros con latas de conserva iones. Cada uno de ellos evoca a nu Atlantida y con determinados Laboratorio Nacional de radiaciones atémica Es asi como tenemos otra Atléntida, pero en ef Egeo, Una Atléntida no geolégica, sino histérica, y por ello mu- cho mas légica desde todos los puntos de vista, habida cuenta de la cercania en el espacio y el tiempo, para Negar a oidos de los sacer- dotes de Egipto quienes, de ese modo pudieron transmi- tir su recuerdo al viejo Sol6n y a Créntor, para que ambos explicaran a Platén el argu- mento que éste situé —nadie sabe por qué— junto al Mar de los Sargazos. Con Marinatos en la isla de Thera. Fascinado por el mito del continente desaparecido hace miles de afios, un hombre ha seguido sofando en fa At- lantida. Ese hombre es el gran arquedlogo griego Spiridén Marinatos, de quien son las ra imaginacién MUNDO DESCONOCIDO 29 Ei zodiaco de Dende de Leo en el equine io tiende desde 10950 hasta 8800 a. d 10) comienza, curiosamente, con el signo primavera. Abarca un periodo que se ex- le G., época en que, segin Platon, la Atlantida fue sumergida por las aguas. siguientes palabras "La hu- manidad, desde Plat6én a Vol- taire, desde Montaigne a Ju- lio Verne, a los filmes de Hollywood y a las novelas de ficcién cientifica, ha bus- cado la Atlantida”. Y agrega: “Por eso era dificil imaginar que, después de tanto tiem- po, pudiera enconirarse una respuesta concebida poco més 0 menos asi: la Atlantida ha existido~ verdaderamente 30 MUNDO DESCONOCIDO “Toda una civi- lizacion estuvo sepultada du- ec Tane Roto Latoya ¥ sabemos donde encon- trarla”. €Dénde, sefior Marinatos? En la isla de Santarin —nos contestaria, sin duda, el fa- moso arquedlogo griego—. Alli se ha encontrado toda una civilizacién. Una civili- zacién desaparecida subita- mente, cancelada por el apo- calipsis de una erupcién vol- cénica. Igual como Platén cuenta que sobrevino con la Atléntida, fa isla fabulosa y cuna de todo humano saber... En efecto, las prospecciones de Santorin podrian esclare- cernos aquello que ningin libro, y ningén investigador, por supuesto, nos ha revela- do hasta la fecha. En aquella isla griega hay trabajo y ma- teria de estudio para todos Jos arquediogos del mundo En Santorin, hoy, existe la més importante érea arqueo- légica de todo el planeta En dicha isla hay los restos enteros de una gran ciudad bloqueada por una catéstrofe en un momento preciso de su existencia. Tanto si eque- Ila ciudad pertenecié 0 no al imperio de la Atlantida, hoy nosotros la volvemos a ver exactamente como era en el afio 1500 antes de Cristo, hace 3.500 afios poco mas o menos. gComprende el lec- tor cuénto ésto significa? Ahora, nosotros podemos te- ner una idea exacta, com- pleta, perfecta e indiscutible de una civilizacién desapare- cida, sin superposiciones su- cesivas, sin evoluciones pos- teriores. En Santorin, en aque! momento la vida se detuvo, y ahora es como si la vida se reanudara con las exca- vaciones, sin solucién de continuidad, ;Después de 3.500 afios! ‘Si afladimos a estas conside- raciones el perfecto estado de conservacién de todas las cosas, Hlegaremos @ la con- “Las teorias mas modernas se inclinan por la Atlantida medi- UST: Lakers) clusién de que nos encon- tramos frente a un acontec! miento verdaderamente ex- cepcional. Santorin era una gran isla volcénica que, en un momento dado, se vio totalmente sacudida por una violenta erupcién que recu- brid todas fas cosas con un estrato de lava cuyo espesor oscila entre cinco, quince y veinte metros. De este modo, durante 3.500 anos, una ciu- dad —y hoy podemos decir toda una civilizaciin— se mantuvieron sepultadas, has- ta que vino Marinatos, cuyos primeros descubrimientos se remontaron al aio 1939, y cuya reanudacién de los tra- bajos de prospeccién en 1960-65, ha dado tan opti- mos resultados que permiten casi afirmar que la Atlantida existié... pero en ef Egeo. La civilizacién de la “Atlantida” tenia artis- tas que aun no han sido superados. Apartando fas lavas y las ce nizas, apatecieron fos restos de la que fue una ciudad de casi 30.000 habitantes, una metropoli colosal para su época. Una ciudad que tenia palacios de dos 0 tres pisos, una ciudad comercial con almacenes para las mercan- clas, llena de odres y de an- foras. Imaginese una Pom- peya, pero mucho més gran- de. Las casas, al menos las descubiertas hasta ahora, son muy hermosas desde el punto de vista arquitecténico: tie- nen balcones y tertazas, po- seen un sistema de calefac- cién que aprovechaba las cé- lidas aguas de la isla volcé- nica. Pero todo esto no re- Suita tan apasionante como Jos objatos y enseres, los titi- les de trabajo por ejemplo; y sobre todo, el mobiliario. Por- que sucede que fa lava se- pulté los muebles y los des- truy6, pero en la lava se ha mantenido /a huella, la forma, ¥ hoy, llenando con yeso y con material plastico aquellas formas —moldes en reali- dad— jha sido posible “re- construir” los objetos domés- ticos que contenian las casas de Santorin! Dice Marinatos: “Cuando me refiero a recuperaciones in- creibles, hago alusién a las vajillas, a las ceramicas y @ Jos frescos. Sobre todo, a los frescos. Se han descubierto més recientemente y jamés se habla visto algo seme- jante. Imaginese usted unos frescos que todavia se man-, tienen en los muros de las casas, que no se han agrie- tado o desprendido y caido al suelo, ni destruido. Es in- creible la calidad de los maes- tros pintores de Santorin; hay frescas que reproducen es- cenas de danzas y juegos campestres. Hay un estupen- do mono azul, hay juegos de pajaros, hay un hombre de piel oscura, en un fragmento, junto a una palmera, Hay, también, la representacién de dos elegantisimos antilopes, que parecen diseflados por un artista moderno. Frente a todas estas obras nos queda- mos ciertamente desconcer- En los antiguos mapas de Piri Reis no se aprecian vestigios de grandes tados. nos encontramos ante un nivel de perfeccién quizé nunea alcanzado, y es segu- ro que en el Mediterréneo jamés se habia visto algo se- mejante. He aqui por qué algunos investigadores sos- tienen que en Santorin desa- parecié una civilizacién en- tera y no slo una ciudad. Para ver algo anélogo, seré preciso esperar varios siglos en ei curso de fa historia. Recordemos que nos encon- tramos ante una cultura de Ja Edad del Bronce, y si aque! pueblo, aquella civili zacién, era capaz de realizar tales obras de arte, también en otros campos tenia que haber alcanzado cimas que ningun otro pueblo de su época fue capaz de escalar’. Lo cierto es que Jas teorias més modernas identitican la visién de la Atlantida plato- nica (que, segun sabemos procedia de /a descripcién de un sacerdote egipcio), con e/ imperio pre-griego de los tierras emérgidas en medio dol Atlantico. cretenses 0 de los minoicos, que se desarrol6, con su centro en Creta, entre los afios 2500 y 1.500 antes de nuestra Era. De los minoicos conocemos fa religién, con su veneracién por ef Mino- tauro; conocemos las aven- turas de su rey Minos; cono- cemos el alto grado de civi- lizacién alcanzado por su pueblo; tenemos noticia de su comercio, de su tréfico por el Mediterréneo, de su potencia militar. Y también Sabemos que este Impetio, esta civilizacién, desaparecié subitamente en el siglo XV antes de Cristo, sin una razon clara, a pesar de que algunos historiadores se refieren a su posible destruccién por fa in- vasién de pueblos barbaros @ extranjeros. En Faistos, en Cnosos, en Hagia-Triada, en toda Creta, tenemos e/ testi- monio de fa cultura de aque- Hla civilizacién, porque hemos encontrado sus restos, Y lo mismo sucede, a mayor abun- damiento, con fa isla de Thera 0 Santorin. Entonces, fa Atléntida seria e/ Imperio minoico-cretense. Un imperio desaparecido y, si aceptamos la tesis de Ma- tinatos, legaremos a la con- clusién —aunque 6! no lo diga tan claramente— de que Santorin es la Atlantida des- crita por Platén, 0 tal vez la capital (Poseidonia) de aquel Imperio. Spiridén Marinatos se con- tenta con decir; “Nosotros sabemos que el imperio mi- noico desaparecié. Ahora he- mos encontrado en Santorin Jos restos de una ciudad de aquella época, una ciudad que habia alcanzado un alto grado de civilizacién y una 32 MUNDO DESCONOCIDO “Cuando Platon hablaba de la At- lantida aludia, sin saberlo, a Creta”. ciudad que fue sepultada su- bitamente, por una formida- ble erupcién volcdnica. El problema fundamental, y esta se comprende en seguida, consiste en relacionar el fin de Santorin con ef fin del imperio minoico. Si nosotros conseguimos demostrar que el fin de Santorin fue deter- minado por ef hundimiento del imperio minoico, podre- mos, con un elevado porcen- taje de probabilidad, admitir que cuando Platén hablaba de la Atlantida aludia, sa- biéndolo 0 no, a la civiliza- cién minoica. Porque las ana- foglas entre fo que cuenta Platén y todo cuanto sabe- mos acerca de Creta y su rosario de islas son tales, que resulta aceptable establecer una identificacion”. ¢éSélo un problema de ubicacién? Son las palabras prudentes de un sabio. Pero, digémosio también, conteniendo una buena dosis de ifusién que se adivina, a pesar de todo, co- mo un substrato alimentador de su obligada prudencia Porque en realidad, ef proble- ma de /a Atlintida no reside en saber si existié 0 no aque- Na civilizacion desaparecida, sino en saber situarla, en acertar a ubicarla debida- mente en el doble mapa de! espacio y el tiempo. Lo diji- mos al principio: hay, indu- dablemente, una Atlantida geolégica. Lo importante, to que estamos debatiendo des- de hace mucho tiempo —y ya se han publicado més de 5.000 obras sobre el tema— consiste en saber si, ademas de! puente continental y de fas islas atlanticas, existid realmente una civilizacién historica (0 protohistorica) capaz de ser identificada con la Atlantida natural. Lo diré, para terminar, con palabras de dos grandes es- tudiosos del tema: el ocea- négrato Le Danois y el escri- tor Dénis Saurat. Escribe el primero: "A decir verdad, la cuestién de la Atlantida tiene una parte del problema que pertenece al dominio geolé- gico, y otra a ta historia de ta Humanidad: los dos ele- mentos de Ia tesis se hallan de hecho ligados entre si" (Le Danois: “El Atlantico - Historia y vida de un océa- no”). Y escribe el segundo de dichos autores: “Estoy intimamente persuadido de que Ia realidad, una vez co- nocida, seré ain més her- mosa que el suefio. Bergson nos ha dicho que ef universo es una maquina de hacer dioses” Todo parece indicar que los dioses de la Atléntida pugnan por asomar nuevamente sus rostros, bajo ta luz del misma sol que un dia les iluminé junto a las azules aguas del Mar Egeo. En fin, una cosa es la Atlan tida natural 0 geolégica y otra, radicalmente distinta, la cultura atiantidica, que es fo que se esté buscando afano- samente y que, a decir ver- dad, es lo que parece haber encontrado Spiridén Marina - tos. ry RESCATE BIBLIOGRAFICO | RECETARIO DE ALQUIMIA DONDE SE EXPLICAN LAS FORMULAS QUE PERMITEN FABRICAR ORO En este capitulo hemos reu- nido algunos de los mds raros secretos de la Crisopeya que se encuentran esparcidos en el sinndmero de obras anti- guas y modernas y en abun- dantes manuscritos que se conservan en diversas Bi- bliotecas, documentos todos muy interesantes para los que se dedican al estudio de la Alquimia. Nuestra labor, pues, se re- duce a una serie de investi- gaciones bibliogréficas, pa- cientemente levada a cabo durante algunos afios, pues la interpretacién de los tex- tos alquimicos ofrece serias dificultades. Los téminos empleados por los alquimis- tas suelen ser simbélicos; ademés, se hace dificil, por no decir imposible, desentra- fiar el sentido de ciertos giros y expresiones de un lenguaje arcaico, y a la vez confuso. El alquimista. Notre ta aiguimia. Bajorretieve del gran Nosotros nos hemos esforza- do en aclarar cuanto nos ha sido posible la obscuridad de los textos. Para transmutar el plomo en oro Toma una libra de sultato de cobre y una libra de agua y disuéivelo en esta agua y cuélaio por un filtro hecho a manera de piramide, y cuan- do lo hayas destilado de este modo, hazlo destilar en alam- bique; esta agua da color al plomo; guardala bien en un vaso limpio; después toma oro de hoja, que sea de buen color, una onza, y de azogue otra onza y ponlo en un vaso de tierra y hazlo hervir, y cuando lo veas hervir afiade este oro en hojas y ensegui- da sécalo del fuego; después toma una libra de plomo bien 34 MUNDO DESCONOCIDO portico ae Notre-Dame de Paris. Purificado y fundido, y cuan- do esté fundido ponle de aquel azogue y de aquel oro que antes ligaste y ponlo al fuego, mezclandolos siem- pre; y cuando estén bien mezclados echa encima una onza de aquella agua que has hecho al principio y dé- jalo enfriar. (*) Publicamos estas recertas al quimicas respetando el estilo det original y con todas sus faltas de sintaxis, en tanto sea comprensible Su contenido. — N. del T. Para transmutar la plata en oro Toma de antimonio y sal nitro partes iguales, lo cual picarés y disolverés con vinagre del més fuerte dentro de un vaso de vidrio, dejéndolo hasta que el vinagre tome color de azafran; después pon esas heces con otro vinagre y lo removeras hasta que el vina- gre pierda @l color rojo. Re- cogeras estos vinagres y los destilarés en un alambique, y cuando empiece a destilar y mudar de color, lo cambia- ras de recipiente y continua- rds el fuego hasta que salgan todos los humos, y aquella materia colorada sera aceite de antimonio, el cual reco- gerds en un vaso de vidrio. Después tomards de vinagre fortisimo dos libras. de vi- triolo tres onzas y lo destila- ras todo junto hasta que sal- gan los humos con fuego fuerte, y gudrdalo en otro vaso. Después Io destilards con antimonio y asimismo separards la destilacién y la guardarés. Hecho lo cual, tomarés de estos dos aceites seis onzas de cada uno y los mezclaras ; después tomaras plata en 14- minas 0 en limaduras y mer- curio sublimado una onza de cada cosa; mézclalo todo y ponlo en una botella a calci- nar, y cuando esté calcinado lo lavarés bien con agua, y cuando esté limpio, ponlo dentro de una botella, y sobre ella pondrés aquellos aceites, que rebasen un dedo de la materia y tapa bien la botella para que no respire y dale fuego durante treinta horas seguidas; después sécalo y ponlo a fundir, poniéndole Por encima un poco de borax, y lo encontrards en color de finisimo oro. Para aumentar grandemente el oro Toma una onza de plata co- pelada ; la plata debe ser co- pelada por dos veces hasta que adquiera el peso del oro: y con una onza de oro los fundiras juntos y los pondrés en planchas muy delgadas, del grueso de un real de plata, dentro de un crisol. Con los polvos de cementa- cién cementards dichas plan- chas, haciendo que la prime- 1a y Ultima capa sean de di- chos polvos y més gruesas que las otras. Tapards dicho crisol con lodo, dejando un pequefio agujero hacia el me- dio. Le dards fuego lento por espacio de dos horas, pasa- das las cuales sacards el cri- sol y las laminas, las cuales rasparés con la punta de un cuchillo, a fin de quitar la escoria de la cementacion. Y si te parece que la fusién no ha coloreado bastante, la repetirés por segunda vez. (") Los polvos de la cementacion 5¢ consiguen de la manera sigui te: “Se toman de vitriolo de Chipre (sulfato de cobre), 2 onzas; de sal de verdet (car- de alumbre de de palvs de vitriolo romano, 6 adarmes* Para fabricar oro (formula de Jollivet Castelot) Todas las formulas que he- mos reproducido hasta ahora estén sacadas de libros y ma- nuscritos antiguos, por cuya causa se presentan algo con- fusas. No ocurre lo mismo con la que copiamos a con- tinuacién, pues se trata de una formula reciente, que nos ha dado a conocer una cele- bridad ‘contemporénea, una autoridad en la Ciencia Her- mética: F. Jollivet Castelot, Presidente de la Société A/- chimique de France. He aqui su formula y las pro- pias palabras del célebre qui- mico francés: "Mis experiencias de trans- mutacién, desde 1908, par- ten del principio de que en la Naturaleza se encuentra el ie Paris. ion del cisolvente universal. Portico central de Notr oro asociado con el antimo- nio y el arsénico sulfuroso y, ademés, con el teluro, que esta considerado como el mi- neralizador del oro. Por lo tanto, en la conocida combi- nacién de la plata con los sulfuros de arsénico y anti- monio, creo légico se intro- duzca también el teluro. “Asi, pues, la formula de mi Ultima experiencia es como sigue: He mezclado intima- mente: 6 gramos de plata, quimicamente pura; 1 gramo de oropimente nativo, exento de todo vestigio aurifero; 1 gramo de azufre dorado de antimonio, quimicamente pu- 10; 2 gramos de teluro, qui- micamente puro. Luego le he aiiadido la silice correspon- diente para obtener la fusion habitual. “Por dltimo he puesto la mez- cla, como se acostumbra, en un crisol al fuego, durante una hora, a una temperatura de unos 1,100 grados centi- grados. La substancia obte- nida resulta de un color gris bastante obscuro, con refle- jos violéceos. Su peso, unos siete gramos, escasamente. Sometida dicha substancia a la accion del acido azético, se produce un residuo que se desprende con dificultad de la vasija, saltando en particu- las metdlicas, de un tono verdoso. La solucién azética, una vez decantada, deja un residuo amarillento y verdo- so, producido por el écido azotico en ebullicién, que debe durar algunas horas. “He decantado el licor nue- vamente y el Ultimo residuo, que en nada se ha modifica- do, lo he lavado, lo he trata- do con el amoniaco y, por Ultimo, lo he sometido a la accién del agua real, obte- niendo la réaccién del oro més excelente.” (() El Agua Real es una mezcla de Acido nitrico y Acido clothidrico. — N. del T, Para fabricar similor f (oro facticio) He aqui una formula para ob- tener un metal que rivaliza con el verdadero oro: Cobre, 100 partes; Estafio puro, 17 partes; Magnesia, 6 partes; Tartaro, 9 partes; Amoniaco, 3,60 partes; Cal viva; 1,60 partes. Para llevar a cabo esta alea- cién se funde el cobre en 36 MUNDO DESCONOCIDO primer lugar; después’ se le afiade en pequefias propor- ciones la cal, la magnesia, el amoniaco y el tartaro, agi- tando todos estos ingredien- tes durante media hora, de modo que pueda realizarse una mezcla intima; dltima- mente se echa el estafio en cantidades diminutas, remo- viéndolo siempre. Una vez consequida la fusién, se cie- tra el crisol, haciendo hervir Utiles de alquimia. durante otra media hora las expresadas materias, hasta que las escorias suban a la superficie; y una vez segre gadas éstas, queda un com- puesto dictil y maleable, que se puede estirar, pulverizar 0 reducir a hojas como el oro. Su semejanza con este metal es tan completa, que se ne- cesita recurrir a la balanza del platero para apreciar su diferencia. Antiguos instrumentos del alquimista, Oro fulminante Se prepara del modo siguien- te. Hagase disolver oro puro en 4cido hidro-cloro-nitrico hasta su saturacién; dilétese la disoluci6n en cuatro veces ‘su volumen de agua destilada y afiddasele gradualmente amoniaco, hasta que ya no forme ningun precipitado. Sepdrese, por medio de la filtracién, el polvo amarillo que resulte, lévese bien con agua, y pOngase a secar al aire. El oro fulminante, preparado como queda dicho, excederé en peso al oro empleado en la manipulacién en un 33 por 100. Para hacer oro ; | La adjunta formula la copia- mos de un grimorio que no fos merece mucho crédito. Vaya, pues, como nota de pura curiosidad | “Toma azufre vivo, salitre, sal | de nitro, como cuatro onzas 38 MUNDO DESCONOCIDO de cada cosa; pulverizalo to- do y mételo en una retorta de vidrio fuerte, bien embe- tunada y cubierta de barro. Ponlo después a fuego lento, Por espacio de dos horas, y luego aumenta el fuego hasta que no despida humo. “Después del humo saldré una llama fuera del cuello de la retorta, y habiéndose ex- tinguido la llama, verds el azufre precipitado al fondo, que tendré un color blanque- cino y fijo. Sécalo, y afiddele igual cantidad de sal amo- niaco, y luego lo pulverizaras todo muy finamente y lo harés sublimar, comenzando con un fuego lento, que ités aumentando poco a poco, por espacio de cuatro horas. “Hecho lo cual, sacaras del recipiente todo lo que seré sublimado, y asimismo las heces que se encontraran en el fondo. Después, incorp6- alo todo junto y vuelve a sublimar, continuando de es- ta forma, o sea de sublima- cién en sublimacién, hasta seis veces, tras lo cual, el azufre del fondo del recipien- te lo recagerds y lo macha- carés sobre una mesa de mérmol, en sitio himedo, y verés cémo se convierte en une especie de aceite; pon- drs de este aceite seis gotas sobre marmol, esperando que se congele, lo que se reali- zara pronto. “Toma después una parte de aceite y mézclalo con cin- cuenta de azogue bien pur- gado y obtendrés un oro muy excelente.” El alquimista en su trabajo. TIPOLOGIA EXTRATERRESTRE G QUIENES NOS VIGILAN? Estos son etre tres tipos de xtraterrestres que nos | lvisitan Desde hace 25 afios —desde hace siglos— desde la Edad Primera, seres de otros mundos merodean en torno a la Tierra. ¢Cual es su aspecto? Fisicamente, gson tan humanos como nosotros? —He aqui la respuesta: Informa el Equipo Mundo Desconocido La investigacién responsable que desde hace més de veinte afios se halla empefiada en desentrafiar el enigma que plantean los “objetos volan- tes no identificados”, se en- frenta al problema més enig- matico y complejo cuando, después de aceptar la reali- dad del elemento ovni, se de- cide a decir una palabra orien- tadora sobre los presuntos tripulantes Todos los que se preocupan seriamente sobre este tema apasionante saben hasta qué punto la aparicién de seres extrahumanos ha conmovido a los estudiosos, por la mul- tiplicidad de los testimonios y la seriedad, sinceridad y competencia de los observa- dores. El fenémeno “tripulante” ha \legado a obtener un nivel de “respetabilidad” que no per- mite ignorarlo ni ocultarlo. Para “molestia” de los inves- tigadores est4 alli, miltiple, turbador y fascinante Los "humanoides” han apa- recido en nuestro planeta, han sobrevolado su cielo, han descendido a la superficie y todo parece asegurarlo— han caminado sobre el suelo terrestre y tomado contacto furtivo con hombres y muje- res. “Los extrate- rrestres son de apariencia casi humana” MAS REALES QUE EN LA FICCION Las descripciones de “extra- terrestres” siempre se refieren a seres de apariencia casi hu- mana y a veces completa- mente humana. Esto puede contradecirse con la concep- cién de los “uranidas” que aparece generalmente en los escritores de cienciaficci6n, pues a estos entes terrorificos raramente se los describe ba- jo la forma antropomorfa. Los “marcianos”, de H. G. Wells o de Brian Aldis no son hu- manoides. La biologia afirma que el cuerpo humano es ti- pico de este planeta. Corres- ponde a su gravedad, ala pre- sién y a la composicién qui- mica de la atmésfera y de sus mares y de su distancia al sol. Sin embargo, esto no excluye que en otros mundos la evo- lucién haya podido realizarse de manera semejante a la Tierra. De todos modos los “urani- das” son semejantes a noso- tros y en su gran mayorla res- piran aire atmosférico. Los ti- pos descritos con mayor pre- cision responden en lineas generales a tres grupos, cada uno con variantes 0 matices diferenciados: los “hombre- Talla promedio de 1 a 1,40. Ca- beza voluminosa. Tez aceitunada Calvos o con escafandra. citos” ; los “casi humanos” y los “espigados y resplande- cientes” de caracteristicas an- atlicas. VARIAS RAZAS NOS VISITAN El jador se enfrenta con una gama increiblemente amplia de descripciones. A primera vista parece ser co- mo si nuestros “visitantes” hi- cieran un esfuerzo deliberado para confundirnos. Nos en- contramos con “seres dimi- nutos”, “hombrecillos de ca- beza voluminosa”, “enanos velludos”, “robots”, “peque- fios con escefandras”, “ru- bios de pelo largo, ojos ras- 40 MUNDO DESCONOCIDO ngalico : Resplandecients oi ros, aparecen y desap: jot Gabellos cortes y, ademie, casi Blancos gados y aspecto evangélico”, “humanoides altos y lumino- os", etc. ria admitir que estan pilotados indistintamente por peque- fios “uranidas” y por “terrl- colas”. La realidad —aunque cueste decirlo— vulnera todas las especulaciones y nos coloca en un terreno préximo a la més desbordante fantasia. Los testimonios increibles reco- gidos en todas partes del mundo, sefialan una multipli- “Es posible que nos visite mas de una cultura galactica” Esta amplia variedad de tipos ha llevado a muchos estudio- $08 a pensar que, si es valida la hipdtesis extraterrestre, en- tonces es probable que la Tierra se halle sometida a re- conocimientos por mas de una cultura galactica En un intento por limitar el campo de la investigacion, Jacques Vallée y Michel Ca- frouges han esquematizado los tipos hasta reducirlos sen- siblemente. Vallée ha elimi- nado completamente los in- 1. Promedio, dos metros de yacen ante los ojos de! ob- formes sobre “gigantes” y considera con prevencién los casos relativos a “hombres” tubios. Sobre una base pura- mente estadistica, los juicios de Vallée pueden ser perfec- tamente validos, pero, no po- demos rechazar el testimonio individual de un testigo ba - sAndonos Gnicamente en ese postulado. Carrouges, por su parte, re- duce a dos los tipos de “pi- lotos", tomando como base, los casos ocuridos princi- palmente en Francia. Admitir que auténticos OVNIS —di- ce— son dirigidos tanto por “hombrecitos con escafan dra”, como por “hombres” aparentemente ordinarios, se- Talla normal, Promedio 1.70. Simi cidad de “tripulantes”. Casi humanos, superhumanos o humanoides, el planeta Tierra parece suftir el asedio perié- dico de diversas especies in- teligentes provenientes de al- gun lugar del sistema solar 0 de otras latitudes de! cosmos. 9 y largo, tez blanca, Todos sus movimientos son normales. LA OTRA HUMANIDAD EL FRAUDE DE LOS HOMBRES-PECES por Mercedes Castellanos La verdad sobre los pequehos humanoides marinos avistados en las costas americanas y filipinas esben ds surgir ce tas ‘olas para aduefarse del = continente americano. (Fotos © "Mundo desconocido”) = — Hara ahora algo mas de dos anos, se extendiéd como la pélvora una apetitosa noticia: pescadores de las costas del Caribe habian capturado, en aquellas aguas, a un extrafio ser de aspecto humanoide. Tenia —segtin se afirmaba— cara hu- mana, con ojos oblicuos, nariz y boca, dos piernas yy una cola. Y una caja toracica con sus correspondientes cos- tillas, lo que hacia suponer que dentro de ella se albergaban unos pulmones. La noticia causé el impacto que cabe esperar de ella, y al cabo de los meses ya fueron mas de tres los ejemplares capturados. Se difundieron dibujos o bocetos de los raros habitantes del mar, pero no sus fotos. Los dibujos presentaban una prolongacién aguda del craneo hacia arriba y, movido por su afan investi- gador, un prestigioso parapsicélogo madrilefio estaba dispuesto a salir para el Caribe para estudiar a nuestros nue- vos —o al menos recién descubier- tos — convecinos planetarios. Aparecen mas monstruos Se recordé entonces que ajfios antes, concretamente en octubre de 1971, los tripulantes del pesquero espajfiol “Juana de Arco”, faenando en aguas del Gran Sol, habian hallado la mis- teriosa figura calcérea que reproduci- mos en la foto n.° 6, y que no perte- necia a ninguna de las especies acué- ticas conocidas. 2. Feliz pareja de novios humanoides. A todo ello se sum6é en mayo del aho pasado, la noticia dada por el Servi- cio de Informacién de Tanzania, de que el pescador Mohamed Sefu habia capturado frente a la costa meridional de Tanzania un monstruo marino. Este tenia dos piernas y dos brazos, que salian del pecho, con cinco dedos en cada extremidad. En el pecho tenia un ojo, y en el lado otro, poseyendo asimismo un cuerno pequefo, una ore- ja, una jiba parecida a la de los bueyes africanos y una boca, sin dientes, pero con una Jengua muy larga, y barba. El adiés a los habitantes del mar Estos dos dltimos, siguen siendo mis- terios. Pero no asi los “humanoides” del Caribe. En efecto, su origen es bien sencillo: ciertos habitantes de la Lo sobresaliente era la cai tillas y la desconcert seres marinos. toracica con sus cos- ara humana de estos zona, y también otros de las Filipinas, estén haciendo su agostillo turistico gracias a estos “humanoides” marinos que ellos mismos fabrican y han crea- do: porque no tienen mas que hacer que capturar grandes rayas-mantas. Luego, les recortan las enormes aletas, les cortan la cola en tres tiras, de las cuales las dos exteriores formaran las “piernas”, mientras que la central se dobla hacia arriba convirtiéndose en la “cola” de! nuevo ser que estan crean- do. Los orificios nasales de la raya pasan a ser los ojos de la nueva cria- tura, mientras que las cavidades va- ciadas que albergaban los ojos ver- daderos de la raya quedan disimuladas en la parte baja y posterior de la ca- beza del nuevo ser. Y éste es todo su pobre misterio: la raza marina del Caribe no es mas que una coleccién de rayas habilmente ma- nipuladas. Su precio turistico oscila hoy, al cambio, entre las quinientas y las mil pesetas. Por este precio puede Ud. llevarse a casa a su propio extra- terrestre, “Comprese su propio extraterrestre por 500 pesetas” Ahora, desvelado este enigma, espera- Mos tranquilos a que—pronto o tarde— aparezca una nueva forma de humani- dad marina. Porque animales marinos con elementos humanos han existido desde la mas remota antiguiedad, y de las mds variadas formas. Asi encontramos ya en la antigua mi- tologia a las Nereidas, las cincuenta hi- jas de Nereo y de Doris, una hija de Océano. Eran ninfas del mar amables, que sentian simpatia por los hombres. MUNDO DESCONOCIDO 43 Vivian en las profundidades marinas, pe- Como individuo importante de la mito- ro emergian a la superficie cuando las logia griega, Tritén era hijo de Poseidén reclamaban los marinos desde sus em- y de Anfitrite, con quienes moraba en el errors e me mom et aE fondo del mar en el palacio de oro. Te- mundo antiguo las representaba ligeras nia cuerpo de hombre que terminaba en elem eL Rn ML LL Pi era s(n oe bién en ocasiones adoptaban cuerpo de BREE CMU ecm Ly BUC Los tritones, a su vez, eran deidades CMTC MOL ir eet RA MMe ed ace cae . Ala raya se le oprta la cola en tros tiras, Py eae ee ee garse a la fantgsia. presentaba en ocasiones con cuernos de toro y orejas que acababan en punta. El padre de Trit6n, Poseid6én para los griegos y Neptuno para los romanos, dios de todas las aguas, hijo de Cronos y de Rhea, obtuvo, en el momento de la reparticién del mundo, el dominio de los mares, en cuyas profundidades mo- raba en su palacio. Alli tenia también a sus Cabaltos, que arrastraban su catroza por encima de las olas del mar. Su atri- buto era el tridente, con el que partia las rocas, hacia temblar la tierra y brotar las Extrafa figura calcérea hallada en aguas del Gran Sol por el pescador corufiés Agustin Loira, de ta tripulacién del Juana de Arco: no pertenece a ninguna de las especies acuéticas conocidas. fuentes. Su pelo y barba eran de color azul marino, el color de los mares Negro y Mediterr4neo. Bajo su proteccién que- daba también el trafico maritimo. Los griegos, pueblo del mar, y especialmente los Jonios, solian afirmar que eran des- cendientes de Poseidén. También los monstruos marinos le reconocian como rey, y el Océano abria para 6! todos sus caminos. MUNDO DESCONOCIDO 45 De todos conocidas son, finalmente, las sirenas, seres fabulosos de cara y medio cuerpo de mujer, y el resto del cuerpo una soluci6n hibrida entre pajaro y pez. De gran maestria en el canto, atraian a los viajeros y luego los devoraban. Ulises se libré de ser victima de ellas tapando los oidos de sus compafieros con cera y haciéndose atar é1 mismo al méstil de su navio. Asi se libré del encanta- miento que producia el canto de las si- renas, que una vez pasado Ulises se arrojaron al mar, ya que s6lo podian vivir hasta el momento en que alguien lo- grara pasar inmune ante ellas. Y asi llegamos a unas sirenas mas pré- ximas a nosotros, a las sirenas de los mares de Galicia, y a los gallegos de hoy que descienden de ellas. En la isla de Sélvora —como ya escribiera José Ma- tia Castroviejo— en nuestra gallega ria de Arosa, tan batida por los largos vien- tos atldnticos, colocan los genealogis- ne Roe ee ret tas el origen de los Marifios de Lobeira, de! que nos habla aquel célebre enano del XVI, el licenciado Molina, malague- fio de cuna y magistral de la catedral de Mondofiedo, en su Deseripcién del Reyno de Galicia. Los Marifios quieren algunos decir que vienen de una mujer criada en las aguas del mar, que era de hermoso rostro., Y que “un hidalgo de este Reyno la ovo en su poder hasta que quitadas las escamas que como pesca tria ovo de ella generacién... Estos Ma- rifios ll4manse asi por haber venido por la mar. Traen por armas unas ondas azules”. El hombre, desde siempre, ha querido ser hijo del mar, ha buscado afanosa- mente a la humanidad perdida en las profundidades marinas. Pronto apare- cera la proxima raza, bajo nuevas for- mas, con nuevas manifestaciones. Y si no, al tiempo... 4 ele Ue eae) Tass SOROL EET: tomb) se BN OPERACION “RAPA NUI” Miré hacia abajo a través de eMC Ue Mey Cem scr Poem erect eM tM fete ene ARUN MN es eee els OR MUTT Pere Ieee tomes cry fee Margo Deri at) Si, eso creo yo también. ese ee mn CUTS CCuCeC Rear Cem ime Peete CMe eae Creer me fete NL totoe) Grande) 0 Te Pito Te Henua (El Ombligo del Mundo), co PM CU CUM CM Cut am ema tivos. La misteriosa Rapa-Nui COC iM a CAME 1) PMA ele le cele) Sur, La tierra mds_proxima CMe Me Me me LOOM allen metros por el Este, y la otra, Ar MLO Cael cl me el let ee Cn Cue Sun Coc ee crates Prieto € Ceca Crem EM dur eee rc CUCU a Care rey ea emer am) Mei el as me Bac te mete eT irate raat DT Nema Mee ae tos timpanos de vez en Core T eemCea o fo... gdénde demonios es Clr eM Cle OMu Ram ls femme a on eC eames abajo. Nos detuvimos para ‘comparar nuestros profundi- metros. Ambos marcaban 35 m. Esa era la profundidad, pues. Me encogi de hom- bros, miré a _Noél y sefialé hacia abajo. Quiz Rapa-Ni nos estaba yastando una ju- garreta. O quizds unos aku- aku marinos se estaban di- virtiendo a nuestra costa... Cuarenta metros --y el fondo ain seguia allé abajo. |Por Ultimo lo alcanzamos! | ES~- TABA A 47 METROS! Acos- tumbrados a nuestras aguas mediterraneas, habiamos juz- gado mal la profundidad en aquellas aguas de una trans- rencia increible. jiramos a nuestro alrededor y vimos grandes formaciones coralinas, impresionantes ca- fiones rocosos y una abun- dante fauna tropical: peces de todos los colores y for- mas, desde el cOmico pez trompeta, el payaso del mar, hasta grandes Carangidos y Quetodontes. {Tiburones? No se avizoraba ninguno, por e{ momento. Allé arriba, casi a 50 metros sobre nuestras 48 MUNDO DESCONOCIDO cabezas, vimos nuestro bo- te de goma Nemrod, que parecia un minbsculo bote- cito de juguete. De él partia un hilo que liegaba hasta e! fondo: la cuerda del ancla. Esta fue nuestra primera —e inolvidable— inmersion en \a Isla de Pascua. Todo ocurtié, de un modo repentino e ines- perado. A comienzos de aque! 0 aio de 1975, recibi ita de un joven esca- lador, espeledlogo_y_piloto de reactores, Antonio Pu- jador, que habia pasado al- gun tiempo en Pascua el afio recedente. Tan fascinante fue su descripcidn de la isla, que consiguié prender mi in- terés y embarcarme en la or- ganizacion de una expedi- cién a Rapa-Nui. Empecé por visitar a varios editores espa- fioles, para ver si alguno de ellos querria financiar el pro- yecto, que consistiria en yo escribiese un libro sobre “Todo ocurrié6 de un modo re- pentino e inesperado.” nuestra expedicién. Los pri- meros resultados fueron de- salentadores: todos me es- cuchaban cortésmente, to- dos me decian que la idea era muy interesante, pero que tenian que sopesar el asunto detenidamente, y que tal vez mas adelante, pero de mo- mento no, y asi por el estilo. Y, como decia Pujador, lu- chabamos contra el tiempo, puesto que en el Hemisferio Austral el invierno comienza ya en el mes de mayo. A las cinco en pun- to de la tarde Cuando casi me sentia ten- tado de abandonar el pro- yecto, efectué una ultima y desesperada visita a un buen amigo mio: un editor chileno que vive y trabaja en Barce- lona. José Menue! Vergara es uno de los altos ejecuti- vos de Editorial Pomaire, S. A. de Barcelona - Santiago de Chile. Cémo no habia pen- sado antes en él? La Isla de Pascua_pertenece _adminis- trativamente a Chile, y, por lo tanto, el proyecto tenia probabilidades de interesarle. Ademés, 6! habia publicado varios libros mios sobre OV- NIS, que se vendieron muy bien (en realidad, estaban todos agotados y yo habia vendido los derechos de au- tor a otros editores). El dia 15 de enero, a las cinco en punto de la tarde, como en el poema de Gar- cia Lorca, me presenté en Antonio Ribera bajando una y otra vez a las profundidades coste- ras de la isla de Pascua en busca de algisn “moai” que —seguro— debe haber por alli la villa que Vergara posee en las afueras de Barcelona. Una doneella vino a abrirme la puerta, y me dijo que “el senor estaba durmiendo la siesta”. jFatal! Un hombre al que le interrumpen Ja siesta no esté en la mejor de las disposiciones para escuchar a un loco que va @ propo- nerle un proyecto descabe- lado, consistente en una ex- pedicién a yna isla remota del Pacifico, por mas que ésta sea Ja Isla de Pascua. Vergara bajo del primer piso con cara de pocos amigos, me saludé secamente y es- cuché mi “sollo” en el mas completo silencio. Cuando terminé de exponerle mi his- toria, se produjo un silencio embarazoso que él rompid de pronto para decir, con el to- no més natural del mundo peed Te --Antonio, {cuanto necesi- tas?—. Y ahadib—: Como anticipo sobre tu libro, se entiende, Decir que me quedé petri ficado es decir paso. Con- sulté maquinaimente mi re- loj: eran las seis de la tarde segin la hora oficial: las cin- co. segin Ja hora solar. De pronto recordé, con un es- calofrio, que yo habia nacido el 15 de enero de 1920, exac- tamente a las cinco de Ja tarde, hora solar. Esta fue la primera de las extrafias coin- cidencias que habian de me- nudear en nuestra expedi- cidn. Para empezar, la sustanciosa suma anticipada no estaba nada mal. Pero yo queria ir a la Isla de Pascua con lo mejor de lo mejor, tanto en hombres como en equipo Para un grupo minimo de cuatro personas, aquella can- tidad bastaba escasamente para cubrir el viaje de ida y vuelta en avién. Pero no tatdaron en llegar otras ayu- das. Banca Catalana nos dio una sustancial cantidad a fondo perdido en pesetas. LAN Chile, la Gnica linea aérea del mundo que tiene vuelos semanales a Pascua desde Europa con magni- ficos Boeings 707, se mostro muy generosa con nosotros: empez6 por liberarnos 400 kilos de carga, que luego as- cendieron a 600 y por ulti- mo... ja 1200 kilos, a que se elevaba el peso total de nuestro equipo cientifico! También nos concedié un importante descuento en el precio del viaje. Seguros Le- panto, S.A., una importante compania de Barcelona, nos hizo un seguro de vida para cada uno de nosotros por un millén de pesetas, sin co- brarnos prima alguna, natu~ ralmente. Y por ultimo —y esta ayuda quizé fue la més importante de todas —la fir- ma hispano-germana NEM- ROD-METZELER, S.A. de Barcelona, nos ofrecid tres equipos submarinos comple- tos, compuestos por bibo- tellas de aluminio de 10 x 10 litros, reguladores “Delta”, tres trajes de goma completos (aunque, en aquellas calidas aguas, solamente usamos las chaquetas, principalmente pa- ta protegernos de rozaduras) , mascaras, la Ultima palabra en aletas, tubos respiradores, descompresimetros, lamparas submarinas, un compresor Bauer portatil jy hasta una embarcacién de goma “Ibi- za", que dio espléndidos re- sultados! Le pusimos un mo- tor fuera borda Evinrude de 25 Hp, que Noél Hermite, que tiene doble nacionali- dad francesa y americana, adquirié en Bélgica para aho- trarnos los impuestos de la Aduana espafiola. Componentes de la expedicién Asi, la expedicion (que yo bauticé “Operacién Rapa- Nui“, un poco al estilo de las peliculas de James Bond), qued6 compuesta por las si- guientes personas: Yo mismo, Antonio Ribera, de 55 afios, Director de la expedicion. Pionero del bu- ceo en Espana, cofundador del famoso CRIS y de la Primera Escuela Submarina de Espajia, situada en Tossa, Costa Brava. Autor ademas de unas cincuenta obras, que van desde |a exploracién sub- marina a OVNIS y Astronau- tica. Con mas de cien tra- ducciones en mi haber, prin- cipalmente del inglés. Entre ellas —¢ también por “casua- lidad” ? —el libro AKU-AKU, de Thor Heyerdahl, en 1957. El profesor José (Pep) Mas- car6-Pasarius, de 46 afios, natural de Menorca, Islas Ba- leares; la primera autoridad espanola en la cultura megali- tica de estas islas. Autor de una importantisima Prehis- toria de las Baleares y director de una monumental Historia de Mallorca en seis grandes volGmenes : ha estudiado, me- dido, fotografiado y publica- do los 5000 monumentos an- tiguas de estas islas: su obra total es impresionante. Pero, jnada més lejos de la ima- gen comvencional del sabio sesudo y aburrido! Es un compafiero encantador, de conservacién fascinante, muy dado a contar anécdotas, casi siempre subidas de tono. Antonio Pujador, de 27 afos, piloto y comandante con mas de 4000 horas de vuelo. Do- blado ademas de espeledlogo y_montafiero, conoce muy bien Rapa-Nui, pues ya he- mos dicho que vivié un tiem- Los componentes de la expedicion “Rapa-Nui” neumética que tan dtiles servicios les presté. junto a la barca fondo se aprecia el “moai” levantado por Thor Heyerdahl en el ahu de Anakena. po en ella y tiene muchos amigos en Pascua. Noé! Hermitte, un muchacho- te reposado de 25 afios y més de 1,90 m. de estatura. Fran- co-americano, posee el ti- tulo de “Moniteur National” de Francia y el correspon- diente de Espafia; experto en duros trabajos submarinos ; se formé a mi lado en mi escue- la de Tossa de Mar. Helge Willems, de 30 afios, natural de Krefeld (Alemania Occidental), donde reside, monitor nacional espanol y excelente fotégrafo subma- rino; se formé también en mi escuela submarina de Tossa habia leido. Debiamos abor- dar el enigma de la Isla de Pascua con nuestras solas fuerzas, me decia. Me daba perfecta cuenta, por supues- to, de que en los cuarenta dias y pico que ibamos a per- manecer en la Isla, no podia- mos tener la pretensién de resolver “el enigma del Paci- fico”, como lo habia califica- do el malograda MacMillan Brown. Aque! “enigma” habia constituido un desafio para los cientificos de todo el mun- do durante afios. Pero con- fidbamos en encontrar al me- Nos algunas pistas. La arqueo- gia tiene algo en comin con por su cuenta otros dos miem- bros a la expedicion: la en- cantadora pateja formada por los esposos Fernando Calde- 16n, el gran pintor de Santan- der, y Marly Kuenerz, una brasilena de origen aleman. Y en el Gitimo instamte, Trini, mi mujer, decicié también unirse a nosotros, venciendo el te- mor que le inspiraba el largo vuelo sobre dos océanos. Mi propésito consistia en ir a la Isla de Pascua con una mentalidad abierta, sin nin- guna clase de idea preconce- bida. Me lei todos los libros que pude encontrar sobre la misteriosa Isla, y luego me es- forcé por olvidar todo cuanto la investigacién policiaca. Sherlock Holmes hubiera si- do un gran arquedlogo, y Schliemann un detective de primera clase. Ademés, iba~ mos a estudiar la Isla de Pascua, bajo un nuevo angu- lo: el submarino. Antes de nosotros, solamente dos bu- ceadores franceses Jacques Dumas (el actual Presidente de la CMAS) e Yves Nor- mand, junto con el chileno Edmundo Edwards, habian efectuado algunas inmersio- nes en Rapa-Nui, pero se dedicaron de preferencia a bucear en las fangosas y so- meras aguas de la laguna in- terior del volcan Rano Raraku. Pero nosotros nos proponia- Una bella panorémica general del fondo del créter del volcan Rano K: ao, . Con un diametro de kilémetro y medio, es el mas grande mos reconocer tan completa- mente como fuese posible fos sesenta kilmetros de perl- metro costero de la isla. Esta, de hecho, es de forma trial gular, como una pequena Si- cilia, midiendo cada uno de sus lados 24, 18 y 16 kiléme- tros, respectivamente. Primeras fotogra- fias submarinas de Pascua El principal objetivo de nues- tras inmersiones, que no po- dian rebasar la cota de los -50 metros, por razones de seguridad (ila cémara de des- compresion mas proxima es- taba a 4000 kilémetros!), era el de fotografiar e| fondo ma- rino virgen y buscar restos arqueolégicos, especialmen- te moais sumergidos, o sea algunas de las grandes esta- tuas de la Isla. Los nativos Nos aseguraban que los habia, e incluso nos daban sus ubi- caciones aproximadas ; si esto pudiera demostrarse, seria una prueba més en favor de la teoria que estébamos elabo- rando acerca del transporte por marde los colosos de pie- dra volcénica, puesto que al lado de cada ahu o templo de la costa —en el interior apenas hay ahus— existe una enigmética rampa de piedra, que termina bruscamente a Poco de penetrar en el mar. 2 Por qué estas rampas —que alguna imaginacién calentu- rienta bautiz6 “caminas de Mu”— no pudieron haber si- do utilizadas en el pasado Para embarcar y desembarcar moai en grandes balsas, que los transportarian a lo largo de ia costa? El hecho de que en la actua- lidad la Ista de Pascua se en- cuentre totalmente desprovis- ta de 4rboles —los bosque- cillos de eucaliptos existentes han sido plantados reciente- mente—, nada demuestra, Un equipo de wulcandlogos, en- cabezado por el profesor Peter Baker, de Oxford, visité [a isla en 1968 llegando a la con- clusién de que el volcan Rano Aroi, el mas alto de fa isla (500 metros) y que abre su boca en el macizo del Maun- ga Terevalka, situado en la costa norte, entré en erup- cidn por ditima vez en el si- glo lV denuestra era. La erup- cién fue gigantesca y com- parable por sus efectos a la que sufrié Pompeya, pues destruyé toda la vida animal, humana y vegetal de Rapa- Nui. Pues [o verdaderamente interesante es que Pascua, antes de ese cataclismo, po- seia una abundantisima flora y una poblacién que se‘esti- ma en unas 25.000 aimas Este hecho fue también pues- to en evidencia por la expe- dici6n noruega Ge Thor He- yerdahl que, excavando al pie de lds moai que se alzan junto a la cantera de! Rano Raraku terrupcion del trabajo en ta cantera del Rano Raraku. donde se encontraron (y aun se encuentran) los Zokf o azuelas de basalto empleadas por los canteros, junto a los gigantes de piedra a medio esculpir. Una vez terminados, estos se bajaban desde la c&uspidie del voicdn (donde vi- Los numerosos y vi enigméticas caracteri mos fos orificios donde estaba instalado e! sistema de ca- brestantes y poleas), para ser luego transportados sobre ro- y estan enterrados en sus tres Cuartas partes, encontré di- versas muestras de poien, ai- guno perteneciente a grandes Arboles, incluso coniferas. Nuestro equipo arqueolégico, dirigido por Mascar6-Pasa- rius, efectué algunas catas en una fare-peenga 0 “casa bote” (antigua vivienda navi forme) del ahu Te Peu, en la costa oeste, encontrando una cape uniforrne de cenizas vol- cAnicas a 25 cm, de profun- didad, lo cual confirma los hallazgos de los vulcandlogos americanos. Esta repentina catastrofe ex plicaria también la subita in- dillos por el llano, en direc- cién al ahu Tongarikio al ahu de Hanga-Oonu (La Pérou se), donde eran probable- mente embareados a bordo de las balsas, que ya los es- peraban. Sin numerosos fos moai que hoy yacen espar- cidos por el llamado precisa- mente “camino de los moai” donde quedaron abandona- dos al producirse la catastro- fe. Algunos autores sensaci nalistas hablan de “fuerzas antigravitatories” 0 dei magi- co “mana”, como medio em- ploweo para transportar estos colosos, pero hoy sabemos que en tiempos antiguos en Pascua no faltaba la vegeta- cién para obtener madera y cuerda ni los brazos necesa - ries para tirar de ellas, En el siglo XVIII, el zar Alejandro | de todas las Rusias logré transportar y erigir, con ayuda de 1400 siervos, un gigantes- co obelisco de 700 toneladas que hoy se alza en una plaza de Leningrado. El peso de tos moai, incluso el de los mayo- ras, no sobrepasa las 100 to- neladas, siendo de unas 10 (Por término medio. La victorias de los “Orejas largas” Tras 500 afios de “silencio- radio-carbénico", por emplear las mismas palabras de! doc- tor Ramon Campbeil, el mé- dico chileno o “taote” de la Isla, y gran experto en arqueo- logia de Rapa-Nui, una nueva raza de inmigvantes (proba- blemented arigen palinesio) arribé ala ista por la playa de Anakena, en la costa norte Eran probablemente los Ha- nau-momoko wu “orejas cor- tas”, dirigidos por el legen- dario Ariki o rey Hotu Matua, quienes encontraron en \a Isla algunos supervivientes de la primera y desconocida raza, los Hanau-eepe u “orejas lar- gas”, los constructores de las grandes estatuas, quienes les ensenaron la manera de ha- cerlas, Las estatuas del se- MUNDO DESCONOCIDO 51 gundo periodo, en efecto, son mAs groseras y pequefias que las de la época cldsica de es- plendor, representada por los bellos y esbeltos gigantes del Rano Raraku. Afinales del siglo XVII, estallo una terrible guerra entre am- bas razas, que acabé con eb dominio de los “orejas lar- gas”; solamente escapé con vida uno de ellos,- llamado Ororoine, del que se jactaba de descender don Pedro Atén, el Alcalde, que fue el prin- cipal asesor de Thor Heyer- dahl. Esta guerra fue seguida por un periodo de caos, du- rante el cual los Hanau-mo- moko sé dedicaron a derribar todos los moai erigidos en los ahu de la costa y mirando hacia el interior de la Isla, sin duda como postrera vengan- za contra los odiados Hanau eepe, que les obligaron a le- vantarlos. En nuestras inmersiones a -40 y -50 metros, pudimos com- probar lo que habia escrito Jacques Dumas: que incluso a aquellas profundidades, el mar de fondo se dejaba sentir de forma apreciable. Una de 52 MUNDO DESCONOCIDO Curloso “oat al las mejores inmersiones que efectuamos fue la realizada al pie del Motu Kau-Kau, una gigantesca aguja pétrea que se eleva a 70 metros sobre el nivel del mar. Pudimos comprobar que, en realidad, 8 un enorme monolito que desciende verticalmente has- ta -50 metros, sobre una lla- nura de arena coralifera blan- ca, sembrada de rocas de co ral. Noél y yo tratamos, sin conseguirlo, de dar la vuelta al Motu Kau-Kau nadando a una profundidad de -25 me- tros, Tropezamos con una corriente tan fuerte, que no nos permitid avanzar, ni si- quiera agarrandonos' a las paredes verticales. Na vimos fiburones ni peces-martillo, pese a habernos dicho los Nativos que éstos frecuen- taban los Motus, pero nos cruzamos Con un gran banco de siniestras barracudas y vi- mos dos enormes atunes, que tomamos de momento por ti burones. Cuarenta y un dias y cerca de cuarenta inmersiones (su- frimos diez dias de temporal ininterrumpido, precisamente durante la Pascua), no fueron suficientes para encontrar los ‘moai que, estamos seguros de ello, yacen en las vertiginosas profundidades de Rapa-Nui. La isobata de los -100 metros $@ encuentra con frecuencia muy proxima a {a costa, y las estatuas sumergidas pueden hallarse a mayor profundidad que los -50 metros que nos hablamos impuesto como Ii mite de nuestras inmersiones. Rapa-Nui, con sus cincuenta bocas volcanicas (afortuna- damente hoy todas extingui- das, pero uno nunca sabe...), es en si misma un gigantesco cono voleénico que surge ca- si verticalmente de las pro- fundidades del Pacifico, don- de durante los estudios he- chos en el Afio Geofisico Esta fotografia muestra cémo algunos “moa COR DElIne SAE. CRYO CRY BEtS BON ON roca en la cantera del Rano Raraku Internacional (1957-58), se descubrié que la cantidad de calor que flula del fondo del océano cerca de Ia Isla de Pascua, era siete veces mayor que en cualquier otra parte del mundo, lo que hace creer que la actividad volcénica en la zona continda, y que la isla ada sigue su empuje ha- cia arriba, segin afirma Leo- nard Engel en su obra E/ Mar, 1967. Egipto y Pascua: demasiadas coinci- dencias Tas conclusiones que expon- go al final de mi libro Opera- cién Rapa Nui ao dejan de ser harto sorprendentes. La primera raza que habité en la Isla —los Hanau-eepe— es- taban relacionados... ;Con los egipcios! Cuando nuestra expedicién se encontraba en Rapa Nui, a comienzos de 1975, el profesor Barry Fell, de la Universidad de Harvard, estaba publicando su inter- pretacién de una inscripcion descubierta hace ya muchos afios en la "Casa Pintada”, una cueva que se encuentra en la region chilena del Cajon de Tinguiririca, La inscripcion, segin Fell, estaba escrita en fibio antiguo, fengua empa- rentada con el egipcio y que se hablé en Nueva Zelanda hasta el siglo XV, y decia que “naves del Faraén tomaron posesion de aquellas tierras en nombre de! Rey”. La ins- cripcién nos da el aio —el 211 a, de J.C.— y el nombre del faraén: Tolomeo III Ever- estan adn unidos Phy neg cal porn cls piace alg Pate fle pcnrett i ge cen ie tote lece x iba aged getes. Por fuentes historicas, sabemos que este faradn (que era griego, como todos los de la dinastia tolemaica), orga- nizo una expedicién com- puesta de cientos de naves de papiro para circunnavegar la Tierra, para demostrar lo que afirmaba su bibliotecario Eratéstenes: a saber, que nuestro planeta era esférico. Pascua se empleaba un junco Namado “totora” (que ain crece en los estanques inte- riores de los grandes volca- nes pascuenses, Rano Raraku y Rano Kau, y que se sigue empleando en el lago Titicaca para hacer embarcaciones). La técnica de construir gran- des ahus 0 pakeopas de silla- res perfectamente labrados y enormes_ estatuas, algunas con “perilla” faradnica, fue importada de “otra parte”, como sefiala Thor Heyerdah! Precisamente el propio He- yerdahl nos confirmé perso- nalmente, en una entrevista que mi mujer y yo sostuvimos con él en Barcelona, al afio de nuestro regreso de Pas- cua, que considera “inesca- pable” la teoria egipcia para explicar la Pascua “clasica” Le impresioné sumamente el hecho, que yo le sefalé, de que tanto los obeliscos de granito de Assuan como los moai del Rano Raraku, se ta- Maban de acuerdo con unos procedimientos y una técnica idénticos, El origen de los moai (de primera y segunda genera- cién, 0 sea los gigantescos de! Rano Raraku y los mas modestos de los ahus coste- “Los monolitos de Assuan y los moai del Rano Rarku: una misma técnica.” Y ahora veamos algunas im- presionantes coincidencias: el nombre del Sol es Raa en la Isla de Pascua, igual que en el antiguo Eaipto; “aku” sig- nifica “espiritu familiar” en rapanui y en egipcio antiguo: enel lenguaje que hablan hoy Jos pascuenses, se encuen- tran palabras griegas, como “himene” (canta) y “karo” (coro), con el mismo signi- ficado‘que en griego (los pi- lotos de Tolomeo eran helé- nicos); la misma clase de nave se fabricaba en Pascua, antiguamente, y en Egipto la Gnica diferencia era que en ros), es pues humano. Se construyeron mediante téc- nicas que hacian intervenir centenares de hombres, he- rramientas (tokis de esquisto) para su tallado (la toba vol- Cénica 0 traquita de Pascua es una roca relativamente blanda) y medios de trans- porte consistentes en mano de obra, radillos, cuerdas y posiblemente “trineos”, segun el “modelo” egipcio. De la cantera o “fabrica de los moai", como actualmente la llaman los pascuenses, se les llevaba por esos medios hasta Hotu Iti, donde se les embar- caba en grandes balsas por la rampa anexa al ahu Tongariki, para distribuirlos luego por to- do el perimetro costero. Es notable, en efecto, la prolife racién de ahus en los lugares planos de la costa, que con- trasta Con su Casi ausenciaen el interior de la Isla. En Orongo, en cambio, el cul to al “ave manutara” y a los. “hombres pajaro” o tangata- manu, quizd nos hable de una visita extraterrestre, conme- morada anualmente por me- dio de este ritual (del mismo modo como los papties de Nueva Guinea rinden culto al avién que ven pasar sobre sus cabezas, imitandolo con un armaz6n de carias). La Isla de Pascua atin encie- tra muchos misterios. Pocu a poco iran desvelandose ante la tenacidad de los investiga- dores, sin tener que acudir al manoseado comodin del “continente perdido” o de los inevitables “instructores ex- traterrestres". Solo en Oron- go, tepetimos, cabe tal posi- bilidad. Pero, definitivamente, no para aqueilos que cons- truyeron las “estatuas sin nombre”, como tas Hamé el poeta chileno Pablo Neruda Quizé nosotros se lo hayamos encontrado. Con el libro de Ribera en la mano, von Daniken recuerda su propia visita a la isla de los gigantes de piedra. Erich von Daniken el autor mas polémico de todos los tiempos La mas fantastica vision de nuestro pasado: éFue visitada la Tierra por viajeros procedentes del espacio’ Existen las apariciones? 2Existen las curaciones milagrosas? - co Qué es el mas alla? “=~ Erich von ey pT) ediciones martinez roca.s.a. le Ue icoM alec Pete ome Mal Lt) fe ed eae aoa tae Lee eee mL ae Recuerdo la busqueda del Se a Ne MLA Lene) xe9) (eer pole Pe ad ee ee er pee LT eng Ca a ReaD Ten a oc ea Ee ag C(O ed Cee ae a ee ee ON eT ee Tee ee Pee) Una vez mas entro al camino Cl ee a ee Cred Meee areca} CeO Caen eS Ce se cD Ce ee a ord EM ta cinante. Pero real. RC eum irre er TE, eC) Pree ae ern) eC) OR eee Soe Tay De todos fos vampi- ros, el padre Londres, 1912. Una noche de abril lanza alli su ultimo sus- piro un periodista de 65 aios, llamado Abraham (Bram) Stoker. La enfermedad /o habia convertido en una rui- na fisica, pero hasta e/ final mantuvo poderosas sus fa- cultades mentales. Con los ojos vidriosos, clava- dos en un punto fijo de la habitacién, musitaba una pa- Jabra incomprensible para las circunstancias. La mirada no Kaa Aqui nacié el Viad ol “El empalador” 0 Dracula. La fortaleza de héroe de la histori y de fantasmaaoria. cedia en intensidad. Era co- mo Si alguien, una presents invisible y estremecedora, inv pregnase el ambiente. Quizé fuera a “eso” a quien se di- rigia e/ moribundo, repitiendo incesantemente el nombre gutural:“...Strigoiu... Strigoiu Strigoiu Una breve noticia necrolégi- ca en /os periddicos locales, un acompariamiento conven cional y una sepultura comin fueron las ultimas molestias que Bram Stoker ocasioné a sus contemporaneos, fuera —claro esté— de su crea cién: una obra cuya sola mencién crispa los nervios y nes sumerge en el universo yblo historico y su hijo Viad Tepes, alias irgoviste, donde reind Tepes —Dracula rumano, de su pais—. Mansién de horror, de tragedia de Io fatidico y Jo itracional: Dracula, @/ principe de las Unteblas, ef serenisimo senor de los mausoleos géticos, ef poblador de antiguas abadias embrujadas. Mas terrible que Frankenstein —al fin y al cabo éste fue un simple in- comprendido social—, mas letal que la misma muerte, Dracula nacio de la imagina- cién de Bram Stoker cuando éste contaba ya cincuenta afios (luego veremos el por qué de /a cursiva). Por ahora, irataremos de empliar algo sobre el autor que nacié en Irlanda (Dublin) en 1847 y que invita al secreto y la uncion supersticiosa. EI rito inicial Harry Ludlam, en su valioso trabajo sobre Bram Stoker, omite mencionar —dificil- mente por desconacimiento, sino por otras causas en las que mas conviene no ahon- dar— de donde su biogra- fiado obtuvo fa informacién para crear tan Macabro pro- tagonista, Sin embargo, para ese entonces existla en Lon- adres —y aun existe— una sociedad esotérica, de filia- cién neopagana y magica, conocida por Golden Dawn in the Outer, cuya traduecién de “Dorado amanecer en el exterior" le quita —quizés— fuerza enigmatica. Era la edad gloriosa de las esociaciones cabalisticas tan criticadas por el incomparable Lord Ches- terfield, entregadas al cultivo y estudio de remotas mitolo- gias, especialmente de Egip- to, Mesopotamia y centro de Europa. Robert Bulwer-Lytton, autor de Los Gltimos dias de Pom- peya, fue uno de los més ilustres adeptos de la “Socie- tas Rosicruciana in Anglia” Otro de Ios iniciados fue Sa- muel |. Mathers, yerno del filosoto trancés Henri Berg- son. Ellos y sus compafieros de causa se proclamaron ade- Jantados de la cofradia Gol- den Dawn in the Outer, cuya finalidad no era solamente espiritualista, sino que tam- bién pretendia recorrer los senderos prohibidos de la nigromancia. éHabré que decir, pues, que Bram Stoker —como ef mis- misimo William B. Yeats, ami- go de Berard Shaw y de Sean O'Casey— fue un ini- ciado de la Golden Dawn? Mientras vivid, su aficién por el ocultismo fue permanente yen constante aumento. Per- Interior de!_monasterio de Snagov. Pe: solamente ilevaba una vida peculiar y sostenia puntos de vista muy distintos al resto de Ja gente que lo rodeaba. Sin duda, fue en este am- biente donde nacié dentro de Stoker la idea de escribir la historia espeluznante —pero sentida— del conde Drécula, sirviéndose para ese fin de numerosos libros de vampi- rismo existentes en Hungria, de un tratado del hechicero Olaus Magnus Ill —del siglo XVII— y... de contactos con supuestos vampiros que po- dian estar viviendo en ef Londres de 1880 y 1890. La fosa de/ vampiro La creencia de que ciertos difuntos que en vida practi- caron fa brujeria 0 cuyas al- mas son infelices después de /a muerte, regresan al mundo de los vivos para chuparles fa sangre, es tan vieja como a su leyenda negra. Drhcule ara profundamonté vellainsh: Rnal, on ss bxilienie aie las primitivas religiones. Al- gunos estudiosos atribuyen el origen de estas leyendas a meras supersticiones de una etapa inferior de Ia civiliza- cién. Pero el rastro de la su- persticién —2/o es realmen- te?— puede encontrarse tam- bién en Jas antiguas culturas babilénicas y semiticas en general, ademas de entre los sajones y los godos que in- vadieron Europa en fos diti- mos tiempos del Imperio Ro- mano. eRe Rc) le habian desprendida de los dedos y ORME AR comenzaran a aparecer.” En Africa, ciertas tribus creen que los vampiros pueden ser vehiculos de las almas de las brujas. Cuando un hombre logra cazar alguno de estos repulsivos animalejos, debe quemarlo y hacer beber sus cenizes, convenientemente mezcladas con aguardiente, a sus amigos y conocidos. Cuando el culpable de haber enviado a! vampiro, prueba el infame brebaje y vomita, es automaticamente acusado de embrujar las cosechas... en ciertos lugares y tribus de Africa, como dijimos... Por otra parte en 1732, la posible existencia de un vampiro lle- 96 a preocupar seriamente El Regimiento de Nobles de Belgrado envid cinco perso- 58 MUNDO DESCONOCIDO nas a investigar un caso, en ef pueblo de Medgevia, en Servia, cerca de fa frontera con Turquia. En ese lugar un tal _Heyduck Arnod Paole —decian— habla matado a cuatro personas... después de muerto, Se cuenta que fos campesinos descubrieron la fosa del "vampiro” y “estaba completamente manchada de sangre toda su camisa, fa mortaja en que habia sido envuelto el cuerpo y el mismo sarcéfago. Un detalle: las unas se le habian desprendi- do de los dedos y otras nue- vas comenzaton a aparecer. Llegaron a la conclusién de que estaban frente a un au- téntico vampiro: le clavaron entonces una estaca en e/ corazén y al hacerlo asi, el susodicho solté un grito”. a ca “El Vampiro™, de Gilles Rimbault Ni qué decir que todos los cientificos de la época se so- bresaltaron. Uno de los pri- meros en reaccionar fue el Rey de Prusia, Federico |: lanz6 sus sabios a investigar y en una agitada reunién de fa Sociedad de Sabios, la conelusién fue bastante li- cida. Por més gritos que ef muerto hubiera dado, nada probaba que los vampiros podian existir. Hubo que es- perar a 1824 para que en Inglaterra se prohibiera el uso de “una estaca bien clavada en medio del corazén" como método para “desvampirizar” Pero los hiingaros, que en ef siglo XVIII habitaban el cen- tro de lo que es hoy Ruma- nia, y para ser més precisos Transilvania, registraron la més grande invasion de vam- piros que se pueda imaginar. A todo esta el verdadero Dracula ya habia existido, su tumba estaba vacia y la cur- siva de a palabra “imagina- cién” veremos que no tiene mucho viso de ser verdad. De todas formas, aclaremos un punto. Los vampiros exis ten. Pertenecen al reino ani- mal con el nombre de qui- r6pteros. Todos saben que algo parecido —comin en Espatia en las noches de ve- rano— se llama murciélago. Esto dltimo es otro bicho. El vampiro tiene sus reales asen- tados en buena parte de Eu- ropa. y Medio Oriente. En América del Sur existe otra variedad. Se ilama “Desmo- dus Rotundus”. Su nombre paracientifico es otro: “mor- dedor’. Fotografias de sus cazas nocturnas, realizadas con rayos ingrarrojos, de- muestran que efectivamente, succiona Ja sangre de picho- * El autor apoyado junto a la puerta de entrada a la casa natal de Dracula, nes y animales pequehos que atrapa. En cuanto a los seres humanos, el verdadero conde Drécula —con sus andanzas y temible apodo de “el em- palador” — deja al conde, de Bram Stoker, a la altura de un fantasma de salén. Eche- mos pues, luz sobre e/ vam- piro. Precisamente, lo que no puede soportar. El “otro” conde Rumania, Erase una vez... Parece un cuento. No lo es. Quien no conozca Rumania debe imaginarse un rectén- gulo, Parte superior (dividida en tres por dos lineas hori- zontales) es Moldavia; parte central, la legendatia Transil- vania —atravesada por los Cérpatos (Orientales) donde fa leyenda transcurre— y la parte inferior, llamada Vala- quia. Precisamente en Vala- quia, y en un lugar llamado Tigoviste, vivid y reiné Vlad Tepes, llamado Draculea (en rumano significa “hijo del diablo”, pues su padre se ila- maba Dracul —Diablo—, y también alias “el empala- dor"). Padre Vlad Dracul (también ese apodo puede ser —histéricamente— con- secuencia de la orden de Dracul, que significa Dragon) e hijo Vlad Tepes Draculea, tenian una terrible mania: empalar. Eran acérrimos ene- migos de los otomanos que Placa indicadora de la casa de Draculi encabezados en sus incur- siones por Mohamet II, cada uno de ellos, hecho prisio- nero, era cuidadosamente desnudado --previo afilado de la punta de un pino alto y puntiagudo para ser luego, MUNDO DESCONOCIDO 59 desde abajo y hacia arriba, ensattado ferozmente. Para pasar el tiempo, ef Drécula historico se molestaba en ce- nar o almorzar entre un bos- que de empalados. Camo es de suponer, estas practicas trascendieron las fronteras Para darse mejor cuenta de/ amplio uso que en aquellos tiempos este castigo experi- mentaba, no hay més que coger un autobus o avién y visitar Transilvania: bosques exuberantes de abetos. Te- niendo en cuenta que empa- 16 —el Tepes historico, con- siderado héroe nacional— a més de 30.000 turcos, hay que considerar, con cierto humor, que su vampitismo era “desafortunado” : tendia, naturalmente, a desforestar. Pero no fue asi. Veamos la historia, como fa cuenta el historiador Constantin Giu- 60 MUNDO DESCONOCIDO rescu (rumano y autoridad, sobre todo en Dracula hist6- rica), de las andanzas, reina- do y ferocidad de Viad Tepes, en ef siglo XV, célebre, nunca igualado... empalador. Vaya paradoja: era él, preci- samente, quien metia en una estaca asus enemigos. El ajo, enemigo martal del vampiro, no parece que le haya preo- cupado jamés. Rigor histéri- co aparte, las leyendas ale- manas y rusas acerca de su crueldad, pocas veces han podido igualarse “Padre e hijo OEM Ese} terrible mania: empalar jEmpalad y sangrad! El verdadero Dracula era real- mente cristiano. Un creyente, con todas las de /a ley. Dice Giurescu que Vlad “el em- palador" fue uno de los tres hijos legitimos (tuvo también dos hijos naturales) de Vlad “el diablo”, principe que rei- 16 en Valaquia entre 1436 y 1446. No se conoce con mucha exactitud la fecha de nacimiento de Vlad. Si, segin resulta de algunas recientes investigaciones, reiné por pri- mera vez en Valaquia (re- cuérdese que esta region es ef Sur de Rumania) en 1448, tendria, en aque! momento, unos 20 afios. O sea, que nacié en 1428. Sin embargo nada es cierto. Como tampo- co su muerte. Nada cierto en cuanto a@ fecha exacta de haber nacido. Porque de exis- tir, vaya si existid... A su padre, "el diablo”, le decapité un rumano: Corria e/ 1446. El rumano se /lama- ba lancu de Hunedoara, gran héroe cruzado de Transilva- nia. Esto obligd a Viad hijo @ aproximarse a los turcos. Establecié relaciones con los bajées del Danubio, y sobre todo con el de Nicépolis. Asi, teje y maneje, ocupé el trono de Rumania. Duré poco. Un tal Vladislav HW, aliado de Jancu, libra sus batallas en Jos Balcanes, derrota a los cristianos y vuelve. Vlad Te- pes, huye. Su reinado habla sido de... un mes, ¥ ahi va “elempalador” , aliéndose con e/ decapitador de su padre, lancu. Cosa que no debe extrahar. Eran tiempos fero- ces. lancu habia deteriorado su relacién con Vladislav II. Aparece Vlad, se ofrece a Jancu y lucha contra Viadis- lav 11, Ayudado por el rey de Hungria, vence @ Vladislav y le decapita. Reina por segun- da vez en Valaquia: 3 de julio de 1456. Y comienza la ferocidad. Tiempos de puja y sangre Traicién y fanatismo. Vlad lucha por unificar Rumania Muchos pretenden el trono, entre ellos un voivoda ilama- do Basarab. Cuenta con la ayuda de los alemanes de la ciudad de Brasov (Brasov se encuentra en plena Transil- vania, en medio de los Cér- patos Orientales y sus habi- tantes eran —son— de ori- gen hiingaro y alemén). Vlad se enter hace lo siguiente: 1) Cuarenta y un mercaderes de la ciudadela de Brasov que se encontraban en Entrada a la tumba: por qué no esta el vampiro? Valaquia fueron empala- dos. 2) Trescientos habitantes de Brasov que servian de in- formantes a los alemanes traidores, fueron quema- dos vivos en la hoguera. 3) En tos primeros meses de 1459 ataca Brasov, in- cendia las casas de cam- po y quema /a iglesia de San Bartolomé... con el cura dentro. Queméos los unos a fos otros Alli no terminé todo. El otro pretendiente, llamado Dan, cruza los montes Cérpatos y trata de atacar Tirgoviste, donde reinaba Vlad: es pren- dido, se le hace cavar su tumba, asistir a su propio oficio religioso (funeral) y acto seguido, es decapitado. Como ejemplo, basta un bo- t6n. Para colmo, los habitan- tes de otra aldea, llamada Amlas, hablan ayudado @ Dan. Viad les envia su ejér- cito: la aldea desaparece del mapa y “todos” sus habitan- tes... empalados. Consolidado en el trono me- diante tales recursos, Viad vuelve la mirada... hacia sus enemigos, los turcos. Corre 1462. Mohamet !/ le envia “Venganza dia- bélica: Vlad hace prender a su enemiga, le ETA MNT propia tumba, asistir a Su pro- pio funeral, y acto seguido lo decapita.” un emisatio junto con un griego. Vlad acepta Ia cita, va con su ejército, rodea a Jos turcos: la estaca més alta fue para ef griego y ef repre- sentante turco. Viad la em- prende contra los turcos y desarrolla una crueldad sin MUNDO DESCONOCIDO 61 Umites. En una carta al Rey de Hungrla (que existe en ef Museo de Bucarest, actual- mente) fechada el 11 de enero de 1462, dice Drécula que “an esta campajia se han matado 23.809 hombres —la precisiOn de esta cifra es de- bida a que los combatientes reunian cuidadosamente las cabezas cortadas—, ademas de .884 quemados en sus casas y cuyas cabezas no han podido ser presentadas”. Mohamet 1! se enfurece, le manda ejércitos poderosos, casi trescientos mil hombres. Viad resiste, adopta la tactica la ciudad de Brasov: ni de guerrillas y es traicionado por un hermano suyo, Radu “el hermoso": abandona ef trono en 1459. Lo recupera- tla en 1476, por poco tiempo. Efectivamente, en noviembre de ese afio, entra nuevamen- te en Tirgoviste, mansién de Jos horrores, y se convierte en Principe de Valaquia. Pero Jos turcos le sorprenden sin $u ejército reunido y Je dan muerte: lo decapitan y envian su cabeza a Estambul, para satisfacer y apaciguar e/ te- mor de la muchedumbre. 62 MUNDO DESCONOCIDO a y miedo en la noche de Rumania. Agui comienza la leyenda. Se dice que tue enterrado en ef monasterio de Snagov, una isla en un lago a 18 kiléme- wos af norte de Bucarest. Pero alli, en fa tumba, no hay cuerpo alguno. No se encontré jamés el cuerpo de Vlad Tepes, alias “6! empa- fador", llamado Drécula por su ferocidad. Sexua/mente sangre Se cuenta que una vez abrid @ su mujer para saber si es- taba embarazada ; 0 que col- gaba a la gente de los cabe- Hos hasta que mutiesen; 0 que hizo cocer vivo en una olla a un gitano que habia robado, ordenando a la tami- lia que se lo comiese. O bien que clerta vez a unos turcos que no se descubrieron en su presencia, les mandé cla- var con “gruesos clavos sus gortitos en la cabeza”. Podrlamos seguir. Las leyen- das se extendieron y su fama crecio. Era tiempo de vampi- ros, de dragones o bien de diabios. La orden de fos Te- pes era la orden de! Dragon. De ahi a imaginar pactos con Satén, un paso. En toda Ru- mania, a los muertos que abandonan su tumba para Chupar sangre ajena se les denomina “moroiu” o “stri- goiu". Esta es, justamente, la palabra que Stoker pronun- cié en su lecho de muerte. Con esa desaparicién, otra leyenda surgié ese dia Iluvio- so de 1912, ¢Habia llegado el “strigoiu” @ buscarle tam- bién? Curiosamente —anota e! doctor Alfonso Alvarez Villar, en un articulo titulado “Vampiros, sddicos y licén- tropos”— por una extraha paradoja, los hombres han temido més a los muertos que alos vivos, Los vivos sehallan supeditados a una serie de limitaciones tisicas y mora- les, que les impide compor- tarse de una manera insélita E/ muerto esta mas allé de esos limites. En primer lugar “su capacidad de conversién en otro animal, as ilimitada”... Por otra parte, el muerto pue- de realizar prodigios, como atravesar paredes, volar por los aires, gozar de una fuerza prodigiosa... Sobre esta ima- gen primitiva surgié la leyen- da medieval del vampiro. El vampiro —continua Alva- rez Villat—— como sus ances- tros, padece una terrible sed de sangre. Pero es que /a sangre es el vehiculo de la vida. Ya lo sabemos : el vam- pitismo se contagia. Sobre todo, al morder el vampiro padre-inicial-Drécula a sus favoritas. Aqui entra el com- ponente sddico-sexua/ en ef vampirismo. Leemos en Ja novela de Stoker: “En la luz de fa luna, al lado opuesto de ‘Orgia de sangre, horror, La memoria de Dracula recuerda ritos de iniciados. donde me hallaba, habia tres fovenes mujeres. Mejor dicho, tres damas. Tal era su porte y vestimenta. Al verlas, crei estar sofando, ya que, bajo fa luz de la luna, no proyec: taban sombra alguna en el suelo, Se me acercaron. Mur- muraron entre ellas. Dos te- nian el pelo oscuro, altas na- tices aguilefias, como el con- de, y grandes y penetrantes ojos negros: casi parecian rojos en contraste con la pé- lida luz amerillenta lunar. La otra, era rubia. Increiblemen- te rubia, con mechones de pelo dorado y ojos color za- tiro. Me parecié reconocer su cara, relacionada con algén suefio tenebroso. No recordé cuando ni como” ¥ aqui entramos de ffeno af comienzo de fa orgia sexual. Las dulces vampiras sexuales han seducido al narrador (en este caso e/ diario es de Jonathan Harker, protaganis- ta de /a novela). Veamos* “Las tes tenian dientes blan- cos brillantes. Refulgian co- mo perlas contra el rubi de sus labios voluptuosos. Algo en ellas me inquieté: un miedo, a la vez nostélgico y mortal. Senti en mi corazén un deseo malévolo: que me besaran con sus labios rojos. No esté bien que anote esto... pero es la verdad... la rubia sacudié coquetamente /a ca- beza, y las otras insistieron. Una dijo —jAdelante! Ta primero y nosatras después, Tuyo es ef derecho de comenzar. La otra agrego: —Es joven y fuerte. Hay be- sos para todas...” En ese momento, segtin e/ relato, aparece el conde y arma una bronca sensacio- nal. No hay que ser muy des- pierto para ver fos elementos sexuales que juegan en esta “orgia de sangre”. Elementos que vemos conju- gados en Vlad Tepes —a otro nivel— cuando come tran- quilamente rodeado de de- capitados y sangre chorrean- do a borbotones de los palos justicieros. Esto es todo sefores. La tumba de Snagov, en Buca- rest —a 18 kildmetros de esta capital— lugar del entierro “El mito de la sangre y de fa vida estan en el vampiro.” oficial de Dracula, esté vacla Quienes (a abrieran en 1933 juran no haber encontrado nada. Dracula existié y si no pregéntenles a fos turcos. Transilvania existe. Es un her- meso paraje —mejor dicho regién de Rumania— de be- Meza imponderable. El viejo castifo de Tirgoviste esté en ruinas, la casa natal de Vlad Dracul (padre de Drécula) se encuentra en Sigishoara, om- bligo de Rumania. Bram Sto: ker sitda su leyenda en Bristi ta, norte de! pals, Moldavia. Alli hay un castillo, en efecto, pero dista mucho de ser horroroso y Hleno de tinieblas. He aqui la historia del verda- dero Dracula, ef “otro” con- de. Que sin lugar a dudas, muy mezclada esté con fa real leyenda y el auténtico vampiro: coincide ef nombre, ef horror, fas regiones y la descripcién de “ciertas” z0~ nas. Me despido vagameme y ob- servo el castillo de Poenari. A 1.300 metros de altura, ef horror ha vencido. Noche de silencio y muerte y cadéve- res que aullan. No se ha di- sipado la niebla. Busqué una leyenda y encontré un mito. Sin embargo, lejano en fa memoria, el ataud se abre cada noche. Y cada mahiana se cierra. Dentro, e! macabro personaje. Quizé no muera nunca. Soli- tario _y_redivivo imposible echar luz sobre su vida: seria ayudarlo a morir. ¢ MUNDO DESCONOCIDO 62 Astucia fotografica © El conocido autor de este libro, Antoine Desilets, responde a las preguntas que le han formulado sus propios lectores. Revelo mis fotos Aprende ae © Una leccién practica, ‘© Revelar sus propias fotos, préctica viva y muy dinamica de positivar y ampliar sus fotografia, que abarca negativos es la meta de todo 8/ super B/ 16 iniclarse en el arte de la aspectos y temas poco buen aficionado. © Un libro que responde fotografia. tratados, incluso en @ Este libro estd especialmente todas las preguntas «i » Las cémaras y su manejo; obras especializadas, dedicado a las técnicas y puede plantearse el ci cémosebuscaeltemay —_@ Centenares de trucos, problemas del cuarto aficionado. ‘como se capta la imagen; Consejos y 'secretos’, Oscuro: equipo, material La cdmara y as pelicu magia del cuarto oscuro, fruto de la experiencia y fotogrdfico, positivado y toma de vistes y la revelado y ampliacién. de la gran astucia que ampliacién, tiraje iluminacin; efectos » Consejos, trucos y este famoso reportero convencionaly con efectos _ especiales y composi Secretos de un pone en préctica todos especiales, tamtoennegro —-—-mantaje y proyeccion profesional. los dias, como en color. pelicula; el cine soncr » Vol, 223 pigs., 300 pts. —@ Vol. 320 pégs., 500 pts. —_—@ Vol. 396 pags., 500 pts. © Vol, 240 pigs.. 450 pr indispensables para al aficionado, de interés para el profesional quienes desean profundizar mas toda en el apasionante arte expresarse en imager © Objetivos y filtros, peliculas en negro y color, la luz y el retrat la composicién, etc. © Vol, 252 pags., 375 p ee ee ee ' RECORTE Y MANDE ESTE BOLETIN DE PEDIDO { Sirvanse remitirme las OBFA8? ...ss.sssese se rh EDICIONES DAIMON. NUESTRO PLANETA, ZARANDEADO POR LOS HURACANES Las corrientes atmosféricas juegan con la estabilidad de la Tierra Resulta que los vientos alisios, ciclones y musones no son “ligeros céfiros”. sino mas bien grandes “pesas”, capaces de hacer tambalear al planeta de su vuelo cosmico segtin muestran los célculos efectuados por meteordlogos de! Observatorio Geofisico Principal Voeikav, quienes explican el anig- ma de los desplazamientos anuales de los polos geogrsficos terrestes (estes descri- ben todos los afios una Seis metros en torno a su posici } por la redistribucién de la atmésfera de acuerdo con las temporadas. Los cientificos calcularon el peso total de la envoltura aérea de nuestro planeta y determinaron la masa de Ia atmésfera ", 0 sea lo que se desplaza entre los hemisferios a causa del desigual calentamiento de la Tierra. Result6 que, de enero a j del hemisferio se trasladan cuarenta cua- iritiones de kitogramos de aire. En la segun- da mitad dei afo el! aire se desplaza en *“eccién inversa. La presién de estas origi- “pesas aéreas” basta para alterar ol equilibrio del globo terrestre y balancearlo. Basindose en los datos obtenidos, los pecialistas han calculado la trayoctoria del movimiento da los poles, la cual coincide con las observaciones astronémicas. SICILIA TAMBIEN a ee) MONSTRUO Una seria competencia para el Lago Ness PPM Ih bee MT Ue wr Le Moe TAO Ce eeu ee Ur eC BCU ae or Rate Lie Um Mr teree ese oC: ke BOUL o mM Bee Coal Cereal Ce Mer) Por ace ee ee MC em UC EU bargo sobre cuatro patas semejantes a PLANETA DESINTEGRADO EN NUESTRO SISTEMA SOLAR El apocalipsis se produjo ya en algun lugar del Sistema Solar Recientes calculos dinamicos realiza- dos por M. W. Ovenden indicaron la existencia antigua de un planeta cuya masa era nueve veces la de la Tierra, en la 6rbita ocupada por el anillo de aste- roides. Estos calculos han quedado ahora firmemente apoyados mediante el descubrimiento de que los cometas de periodo extremadamente largo apa- rentemente han sido originados por la desintegracion de un planeta similar. Esta nueva evidencia se presenta inde- pendientemente en la distribucién de cada elemento orbital de 60 cometas de periodo extremadamente largo, que han podido observarse con precision, y se intensifica si los efectos de las per- turbaciones del flujo galactico se des- plazan en el tiempo — mediante una in- tegracién numérica— a la época indi- cada para la desintegracién, hace 6 x 106 afios. Los resultados de estos estudios estan contenidos en la obra A. Former Major Planet of the Solar System, de Thomas C. van Flandern ne .S. Naval Observatory, Washington D.C. 20390), ensayo que acaba de ser premiado con mencion honorifica por la Gravity Research Foundation, de Gloucester, Massachu- setts/USA) eee a ee ee Roan) Penner Mees Chatst a TT Pe N sat eee eat meet ais rere Reena NA ROn emai Ree era as oie Pe MCR) Los habitantes del lugar opinan que Scere ae Cn Cun CRT eC hee Leb Comore CRC Coe Ree ee PCa ea vce eee Cech Cin om resadas en tales manifestaciones, los Creat Comm CM tit rch me ett ry em eet UTE MUNDO DESCONOCIDO 65 EL PROBLEMA NUMERO UNO DE LA CIENCIA MODERNA ACECHANDO A LOS OVNISS éCOMO ATRAER A LOS EXTRATERRESTRES? En principio, el Fenémeno OVNI es subjetivo en tanto se fundamenta en los informes que proporcionan los testigos de extraiias observaciones aéreas. La verosimilitud de los sucesos se basa mu- cho en |a credibilidad de los observa- dores, aunque existen bastantes rasgos de naturaleza objetiva, aunque existen bastantes rasgos de naturaleza objetiva, como las huellas y evidencias materiales por Vicente-Juan Ballester Olmos El mas ambicioso proyecto jamas iniciado para la detecci6n y localizacion de OVNIS Aplicando la mas rigurosa metodologia cientifica y disponiendo de una tecnologia de avanzada, los promotores del “Project Starlight International” confian en poder detectar la presencia de OVNIS y en poder estudiar el comportamiento de éstos. producidas por los objetos en su inte- raccién con el entorno fisico, los efectos psicobiolégicos en los seres vivos, las fotografias y peliculas, los registros por las pantallas del radar, etc. El fenémeno de los objetos volantes no identificados es elusivo, pues sus ma- nifestaciones son relativamente breves, los lugares de su aparicién mas o menos 66 MUNDO DESCONOCIDO remotos, los testigos tan aislados que parece que hubieran sido escogidos de antemano, etc. La Ufologia, neologismo por el que denominamos a la “discipli- na” que trata e investiga el problema OVNI, intenta compensar las dificulta- des que el propio fenémeno impone es- forz4ndose por conseguir evidencias du- raderas, registros y mediciones cuanti- tativas por medio del empleo de sen- sores impersonales y el auxilio de téc- nicas de rastreo, para la obtencién de datos objetivos del mas alto caracter cientifico. En esto se cifra el enfoque tecnolégico, que se suma al uso de la Estadistica matematica, el Proceso de datos, !a Fisica, etc. como herramientas de trabajo validas en una metodologia de aproximaci6n rigurosa a los OVNI Una verdadera metodologia cientifica en un problema de las caracteristicas tan peculiares y sin precedentes como ef de tos OVNI impone la necesidad de de- sarrollar férmulas para la adquisici6n de datos y mediciones exactas del con- tenido observaciona! de los avistamien- 1 Cientificos del Project Starlight International en sus instalaciones exploran los cielos con sus instru- mentos de alta preci tos OVNI a partir de un instrumental di- sefiado para la identificacién de las mag- nitudes basicas de los objetos aéreos: velocidad, altura, dimensiones, acele- racién, etc., que pueden contribuir no poco a clarificar nuestras ideas sobre {a naturaleza real del fenédmeno cuya ac- tividad estudiamos. La Ufologia estaba necesitada de su rama técnica para ter- minar de merecer el total respaldo cientifico; asi, la deteccién electromag- nética, la espectrografia de la luz emitida por los OVNI y el andlisis de su flujo de radiaciones, e| seguimiento y graba- MUNDO DESCONOCIDO 67 “La Ufologia estaba necesitada de su rama técnica para terminar CMe tea eke) respaldo cientifico” cién de la trayectoria de los objetos en su desplazamiento, etc. eran metas am- bicionadas en el pasado y que ahora se estén materializando. Para describir al- gunos de los logros més recientes en este sentido nos hemos propuesto escribir el presente articulo. zQué es el PSI? El Project Starlight International, PSI (“Proyecto luz estelar internacional”), es una divisién de investigaciones de la Association for the Understanding of Man, una entidad con fines educacio- nales y cientificos con base en Austin, Tejas. El PS! lo integran varios ingenie- ros y técnicos cuya filosofia coman con- siste en mantener que el enfoque directo en el estudio del fendmeno OVNI es el que rendira fos mejores y mas absolutos resultados. El objetivo del PSI es la aplicaci6n de instrumentos de preci- si6n en la investigaci6n OVN!, comple- mentando esta actividad con la publi- cacién de una revista técnica (1) que di a conocer sus métodos de trabajo, equipos y hallazgos y que sirva como plataforma para !a discusién de ideas afines. “Cita con los OVNIs a 30 km. al noroeste de Austin, en los Estados Unidos” El PSI esté dirigido por Ray Stanford y forman parte del grupo los ingenieros Al Mouton (estado sélido), Jerold Johnson (equipo), Max Wilson (cons- 68 MUNDO DESCONOCIDO truccién), etc. y entre su personal se cuenta con Samuel Young, antiguo edi- tor fotogréfico de la conocida revista Look. Para la realizacidn de sus expe- riencias de rastreo fotogréfico y elec- trénico de objetos volantes no identi- ficados los miembros del proyecto Star- light poseen desde 1972 una gran ex- tensién de terreno situada en un soli- tario emplazamiento a unos 30 kilé- metros al noroeste de Austin, en donde han construido un pequefio laboratorio que guarda sus sofisticadas aparatos (véase la fotografia 1). Instrumental para la deteccién de OVNIS Los técnicos del PSI han instalado un complejo sistema denominado UFO- VECTOR cuya doble misién consiste en registrar pardémetros intrinsecos de los OVNI y probar la capacidad de recep- cin y respuesta por parte de cualquier inteligencia que exista en dichos obje- tos a la emisi6n de un programa de vi- deo TV transmitido por laser desde e! laboratorio. La fotografia 2 muestra la consola de instrumentos que lo compo- nen: (1) equipo de laser de helio-neon modulado por un videio TV del tipo Liconix 605 M; (2) telescopio cata- didptrico del sistema Schmidt-Casse- grain de 2100 milimetros de distancia focal, modelo Dynamax-8; (3) foto- multiplicador y amplificador del video; (4) cmara de televisi6n AVC-3400 ; (5) base de control remoto de alta veloci- dad (hasta 10° en direccién vertical y 27° en horizontal) ; (6) unidad de con- trol del tipo Dumont; y (7) monitor de TV de video para blancos remotos. El UFO/VECTOR dispone de varios aparatos “pasivos” para la eficaz utili- zacién del equipo, como son los si- guientes: (8) unidad de suministro de energia de alta tensién Liconix 605 M y componentes de frecuencia interme- dia; (9) unidad de alto voltaje para el fotomultiplicador ; (10) unidad de video Sony AV-3400 de grabacién y repro- duccién que se alimentaré a través de la (8); (11) unidad de video Sony AV- 3600 de grabacién y reproduccién que registrar la salida del fotomultiplicador ; (12) unidad idéntica a la anterior para el registro del suceso OVNI que se con- templaré en la pantalla del video (7) junto con las reacciones y comentarios de los observadores; (13) monitor de video TV que exhibiré la imagen o luz modulada producidas en el amplificador de la unidad (3) ; y (14) monitor de vi- deo adicional en el que aparecera el programa transmitido mediante el laser (Remitimos al lector a las fotografias 2y 3). Las aplicaciones inmediatas del UFO- VECTOR son las siguientes : la grabacién en televisién y audio de datos generales de una observacién OVNI; la detec- cién, registro y exhibicién de los pulsos luminosos procedentes de los OVNI que entren en la anchura de la banda del sistema fotomultiplicador (hasta varios megahercios, dependiendo de la lon~ gitud de onda), con uso de analizador de frecuencias, etc.; telefotografia de los sucesos OVNI en grandes longitudes focales efectivas, a través del telescopio Schmidt-Cassegrain ; produccién de se- fiales por medio de la luz laser; posibi- lidad de evaluar la teoria por la cual 2 Consola de instrumentos que integran el _UFO/ VECTOR (UFO/Video Experiment Console for Transi- tional-Overt Response). El director del PSI, Ray Stanford, comprueba el correcto funcionamiento del equipo. Véase la unidad de taser con el peculiar haz de luz coherente. ren marcha MUNDO DESCONOCIDO 69 3 Ray Stanford mai uinidad de, tren ‘Schmidt. Base de control y gu jando el sistema miltiple de la én de iéser, el telescopio la chmara ion y fa del UFO/VECTOR. algunos OVNIS han causado una dis- torsién en los rayos de luz que le iban dirigidos, alterandolos o inclinandolos drasticamente. Este equipo tiene otras interesantes aplicaciones que estan ac- tualmente en estudio por los cientificos del PSI.. Todo el sistema UFO/VECTOR es fé- cilmente desmontable de tal manera que sus componentes puedan ser colocados individualmente sobre tripodes apro- piados en aquellas zonas donde se ob- serve una alta incidencia de casos OV- NI durante un periodo dado. El equipo electrénico del PSI es portétil para de- cuarlo a las 4reas que acusen una olea- da OVNI y asi ampliar su efectividad po- tencial. Ei diseriador del UFO/VECTOR ha sido el director del PSI- Ray Stan- 70 MUNDO DESCONOCIDO ford, un veterano ufélogo que lleva mas de 20 afos indagando en la problemé- tica OVNI. Ya en 1953 Stanford conci- bid lo que llama “investigacién OVNI activa” como una alternativa viable al procedimiento m&s usual de los estu- diosos del fenédmeno cual es la recopi- lacién y correlacién de informes de ob- jetos volantes no identificados. El lector puede preguntarse las razones del empleo de un haz modulado de laser para las transmisiones de video en vez de, por ejemplo, frecuencias de radio. La respuesta es triple. Esta eleccién se basa en el hecho frecuente de que los OVNI interrumpen e interfieren las co- municaciones de radio y en que, ade- més, no existe ninguna evidencia en los anales de la Ufologia de haberse interceptado emisiones de radio de los OVNI, mientras que se conocen muchos casos en los que los objetos han pro- yectado intensos campos de luz visible coherente hacia las personas, la super- ficie de la tierra, objetos y vehiculos e incluso hacia otro OVNI. En conse- cuencia se infiere que es posible que tales rayos lleven informacién codifi- cada o modulada y que su reflexion suministre datos sobre el blanco al que se ha dirigido, en cuyo caso, opinan los investigadores del proyecto Star- light, algunos OVNI pueden contener receptores de luz tipo laser con meca- nismos de descodificaci6n, interpreta- cién y registro, no siendo irreal imagi- nar como hipétesis que las emisiones de laser procedentes del laboratorio “El equipo electrénico del PSI es portatil para adecuarlo a las areas que acusen una oleada COMA ha del PSI pueden ser recogidas y desci- fradas por los instrumentos que se en- cuentren a bordo de los OVNI. Otro material con el que est4é equipado el PSI incluye un micréfono parabélico de 2 metros de didmetro que recogeré los sonidos que tengan su origen en los objetos aéreos a los que sigan el rastro y varias cAmaras sincronizadas coloca- das en diversos lugares a unos 450 me- tros del centro de experimentacién para estudios de triangulacién. La casuistica OVNI es rica en incidentes que detallan distintos efectos magnéti- cos con la cercania de un OVNI, por lo que los técnicos del grupo de Ray Stan- ford han instalado un magnetometro que alertaré al personal de guardia en el laboratorio del PSI sobre la existencia de efectos magnéticos anémalos indu- cidos por la presencia de un OVNI. Este instrumento tiene un gran radio de ac- cién y no s6lo pone en marcha otros aparatos sino que graba dichos efectos junto a un tono de @alibracién autoge- “Un magnetometro alerta al personal de guardia” Magnetometro automatico manofacturado por Precision Monitoring Systems, un grupo de fisicos e ‘nganieros do San Diego, California, ocupados en iseflo y produccién de instrumental para uso Sn Investigaciones OVNI. Eote aperato, que se ha instalado en la base de operaciones dei PSI. sirve para la deteccién y registro de fendmenos elec- tromagnéticos asociados con la aparicion de ob- jetos volantes no identificados. nerado y a los datos del Tiempo Univer- sal (TU). La unidad —Modelo 100— ha sido fa- bricada por Precisions Monitoring Sys- tems de San Diego, California, especi- ficamente para su aplicacién a la in- vestigacion ufolégica. El magnetémetro funciona mediante baterias y esta pre- parado para que detecte, registre y co- trelaciones con la informacién de TU MUNDO DESCONOCIDO 71 los fendmenos de carécter electromag- nético ocasionados por los OVNI. Un receptor integral WWB da el dia del afio y la hora en formato binario permitiendo una exacta correlacién de los datos sen- soriales con el TU. Tanto los datos OV- NI como los temporales quedan auto- méaticamente grabados en una cinta cassette comercial que podra asi luego ser analizada minuciosamente (Foto- grafia 4). — Algunas caracteristicas especiales de! magnetémetro son su capacidad de funcionamiento continuo, ta provision de filtros para los ruidos de fondo, salida Para comunicacién con el equipo ex- terno, indicador del voltaje de las pilas, indicadores del nivel de la sefial de entrada, etc. Para mejorar las posib dades del magnetometro se ha afadido un servoacelerébmetro SA-107 que es capaz de sefialar la incidencia de efectos gravitatorios; su uso sera decisivo si se consigue descubrir una relacién indu- dable con los perfiles magnéticos re- 72 MUNDO DESCONOCIDO sefiados por el magnetémetro o con los pulsos y sefiales luminosas registradas por el UFO/VECTOR. También se halla en preparacién, por el ingeniero de apli- caciones digitales Al Mouton, un mi- croprocesador de la tercera generacién para el que se estén evaluando las mas favorables aplicaciones que puede ren- dir en beneficio de los programas de in- vestigacién del PSI, El microprocesador es un computador miniaturizado hecho posible con la mas avanzada tecnologia de los microcircuitos integrados. centro del mismo hay otra luminaria que emite sefiales en los cédigos que se programe/ foto obtenida de 197% se 1 del laboratorio). Lo que se pretonde es captar la atencién de los OVNI para establecer igun tino de comunicacion sobre la base de que tal despliegue de luces atraiga su atencién desde | UFO/VECTOR y toda al equipo restante estaré dispuesto para la deteccién y seguimiento de los objetos si llegasen a aparecer. Circulo de luces para el contacto con los OVNI La fenomenolagia OVNI ha brindado no pocos casos en los que un objeto no identificado ha respondido a sefales juminosas practicadas desde tierra por el observador (movimiento de linternas, intermitencia de faros de coche, etc.). De acuerdo con este hecho empirico tan sencillo, en 1972 los técnicos del PSI dispusieron en un circulo de 100 pies de didmetro —unos 33 metros— 91 lém- paras de 150 vatios cada una con el propésito de que las diferentes secuen- cias de luz pudieran atraer la atencién de un OVNI que se encontrara en la ve- cindad. Fue instalado por vez primera cerca de Pipe Creek, en Tejas, lugar en donde ocurrié un suceso que, sin tener una extraordinaria importancia en si mismo, ha alentado al personal de! proyecto Starlight, que por fin lo ha instalado a corta distancia del empla- zamiento de su laboratorio en esa co- lina aislada de los alrededores de Austin. Fotografia 5) La serie o secuencia en que se encien- den y apagan las luces depende de un mecanismo electrénico que rige su fun- cionamiento y que puede programar va- “A la una de la madrugada fue Ola Merem ltr blanca que parecio responder a las sefales de PSI” rios cédigos a través de una luz central. Las luces destellan en tres grandes gru- pos que cubren 120° de la circunferen- cia (la tercera parte de las lamparas ca- da vez) dando la impresi6n de ser tres meteoros con cola que se persiguieran en circulo. Se tiene el proyecto de am- pliar pronto la actual potencia luminica de! conjunto dotando al circulo de 100 lamparas de un millén de bujias cada una con lo que se alcanzara una poten- cia total del orden de los 100 millones de bujias, un respetable incremento comparado con las posibilidades de hoy en dia. Este sistemq aparentemente dio resul- tados positivos en la madrugada de un dia de mayo de 1972 cuando el circulo de luces ain estaba asentado en Pipe Creek y se encontraba transmitiendo una secuencia de 3,1 y 4 impulsos que que- rian representar graficamente el valor de “pi” ( ), 3°14... A la una de la mi drugada fue observada una luz blanca que parecié responder a las sefiales de! PSI; la fuente de luz se situé a gran af- tura en el cielo nocturno sobre el circulo luminoso durante dos minutos y me- dio. En ese tiempo la luz del supuesto OVNI se encendia cuando la secuencia del circulo de luces permanecia apagada y dejaba de verse cuando el circulo vol- via a transmitir el codigo 3'14 (punto, punto, punto, raya, etc.), con lo que re- sultaba un patrén del tipo raya, punto, punto, punto, lo que se ha interpreta- do como fa énversa de la sefial trans- mitida desde tierra. La luz no identi- ficada cambi6 varias veces de posicién instanténeamente abarcando hasta ar- cos de 40° y en un momento dado dejé de verse. Esta experiencia, aunque de MUNDO DESCONOCIDO 73