Está en la página 1de 106

EL SECRETO

DE
LOS PLATILLOS
┌┘÷÷└┐ ┌┘÷÷└┐ ┌┘÷÷└┐ ┌┘÷÷└┐ ┌┘÷÷└┐ ┌┘÷÷└┐

Orfeo M. Angelucci

Una experiencia de contacto con seres


extraterrestres.

1
Con profundo afecto y gratitud por su comprensión y lealtad, dedico este
libro a mi amada esposa, Mabel y mis devotos hijos, Raymond y Richard.

……………………………………………………………………………………………………………………

CONTENIDO
PRÓLOGO 3

EL DISCO DE OTRO MUNDO 11

VIAJE EN UN PLATILLO VOLANTE 19

MI ENCUENTRO CON NEPTUNO 31

“¡PODEMOS APARECER Y FUNCIONAR COMO TERRESTRES, ORFEO!” 39

¡EL PASADO NUNCA ESTÁ MUERTO! 42

¡LOS AVIONES DESAPARECEN! 45

CONVENCION DE PLATILLOS VOLANTES EN HOLLYWOOD 51

MI DESPERTAR EN OTRO PLANETA 56

EL VIAJE AL ESTE 73

NEPTUNO Y EL FENOMENO DE NUEVO EN NUEVA JERSEY 76

TENGO UNA VISION 83

CÓMO RECONOCER UN PLATILLO VOLANTE 89

ESTRUCTURA Y FUERZAS MOTORAS DE LOS PLATILLOS VOLANTES 94

LA VERDADERA NATURALEZA DE LOS MISTERIOSOS PLATILLOS 98

2
PRÓLOGO

Muchas personas me han preguntado por qué los visitantes del espacio
deberían haberme elegido a mí para el contacto en lugar de alguna otra
persona a la que consideraban mejor cualificada que yo para este contacto.
¿Por qué, infieren, deberían los visitantes espaciales haber elegido una
identidad tan insignificante como yo para sus revelaciones?

Con toda humildad les digo que yo también les he preguntado a los visitantes
del espacio y a mí mismo esa pregunta muchas veces. Y es solo en los últimos
meses que comencé a comprender completamente por qué me eligieron.
Pero este no es el lugar en este libro para revelar los motivos de su elección.
Una vez que haya terminado el libro, sin embargo, tendrá la respuesta.
Depende de usted decidir si está de acuerdo o no con los seres del platillo
en su elección de contacto.

Por lo tanto, comenzaré contándoles algo de mi vida temprana y el primer


contacto de los visitantes espaciales conmigo en el año 1946, cuando era
totalmente inconsciente de mi primera observación.
Mi infancia fue la feliz y despreocupada infancia de la mayoría de los niños
estadounidenses. Me uní a los juegos menos extenuantes, asistí a la escuela
y era bastante bueno en mis estudios, aunque siempre estaba frágil y con
mala salud. Afortunadamente, mi familia estaba en circunstancias bastante
cómodas y ellos y mis dos tíos indulgentes se encargaron de que siempre
tuviera la mejor atención médica disponible.

Mi problema juvenil fue diagnosticado como "insuficiencia constitucional" y


sus síntomas fueron gran debilidad física, cansancio, falta de apetito y
desnutrición. Por lo tanto, me cansé muy fácilmente y el menor esfuerzo
físico a menudo me dejó débil y agotado. Sufrí migrañas severas y, a medida
que crecía, a veces parecía que todos los nervios y músculos de mi cuerpo
me dolían con un dolor insoportable.
Cuando estaba en el noveno grado, los médicos me aconsejaron que dejara
la escuela y continuara mis estudios en casa. Este arreglo fue muy
satisfactorio conmigo, porque siempre había estado muy interesado en
todas las ramas de la ciencia. En casa pude dedicar todo mi tiempo al estudio
de estos temas.

Con mucho descanso y una dieta para aumentar de peso gané fuerza y, en
un año, los médicos creyeron que estaba lo suficientemente bien como para
regresar a la escuela. Pero mientras mi familia había sufrido algunos reveses
financieros mientras tanto, se decidió que sería mejor si me iba a trabajar
por un tiempo. He aprobado de todo corazón. Mi primer trabajo fue con la
compañía de pisos y estuco de mi tío. Me contrató como vendedor de

3
estimadores ya que no era igual a ningún trabajo pesado. Me gustó el trabajo
y disfruté salir y conocer gente. En general, me llevé muy bien aunque era
considerado solo un niño. En mi tiempo libre, continué estudiando todos los
libros que pude obtener sobre temas científicos.
En 1936 conocí a Mabel Borgianini, una atractiva chica italiana que es
descendiente directa de los famosos Borgia italianos. Desde el principio, los
dos sabíamos que estábamos hechos el uno para el otro. Su disposición
alegre y feliz me ayudó a evitar meditar sobre mi salud y mi incapacidad física
para lograr todas las cosas que anhelaba hacer. Fue el día más feliz de mi
vida cuando nos casamos. Aproximadamente un año después, nació nuestro
primer hijo, Raymond, y nuestra copa de felicidad estaba llena.
Poco después sufrí un completo deterioro físico y me vi obligado a renunciar
a mi trabajo. Mi peso bajó alarmantemente de 150 a 103 libras y estaba tan
débil que apenas podía sentarme. Después de varios exámenes médicos y
pruebas complicadas, los médicos decidieron que estaba sufriendo un
trastorno neurovascular. Se prescriben descanso completo y atención
médica continua.

Así entré en un mundo nuevo, un mundo blanco de médicos, enfermeras y


camas de hospital. Durante dieciocho largos meses estuve confinado a la
cama. Mi cuerpo estaba atormentado por dolores insoportables y estaba tan
agotado que ni siquiera podía leer. La ciencia médica estaba haciendo todo
lo posible por mí, pero sabía que mis médicos no creían que lo lograría.
Francamente, no me importaba mucho si vivía o moría. La vida ya no era
deseable. Mentir día tras día en una cuna de hospital blanca con un cuerpo
desollado por el dolor y demasiado agotado como para pensar es un
verdadero infierno. Sentí que la muerte solo podía significar la liberación del
dolor. Especialmente me fue difícil soportar el confinamiento ya que
siempre había amado las puertas, el brillo del sol, el susurro de las hojas en
el bosque y la música de los arroyos del bosque. A veces rezaba para que
pudiera morir y escapar del dolor y el terrible cansancio que me dolían los
músculos.

Pero las semanas se alargaron en meses y gradualmente empecé a mejorar.


Finalmente pude sentarme de nuevo y luego caminar. Fue como renacer.
Incluso empecé a interesarme en mis libros de ciencia una vez más. Por fin
llegó el feliz día en que pude salir del hospital y regresar a casa. A lo largo de
esos largos meses de confinamiento, la fe y el aliento de mi esposa y mi
familia nunca fallaron. Mabel estuvo conmigo a través de todo y si no
hubiera sido por su amor y comprensión, dudo que alguna vez lo hubiera
logrado.

Mi cuerpo todavía estaba atormentado por el dolor, pero había aprendido a


soportar eso. Lo bueno era que el terrible agotamiento y la temblorosa
debilidad habían desaparecido, por lo que pude estar en pie. Aunque mi
familia trató de disuadirme, insistí en volver a trabajar en mi antiguo trabajo

4
casi de inmediato. Había estado inactivo durante tanto tiempo que quería
más que nada solo estar ocupado otra vez.

Después de volver al trabajo, tomé cursos en la escuela nocturna. La vieja


insaciable hambre de conocimiento estaba mordiendo mi alma. Me di
cuenta de que la ciencia había descubierto mucho, pero aún había muchas
cosas que aprender; Tantos secretos de la naturaleza aún por revelar. Estaba
obsesionada con aprender la verdadera naturaleza del átomo; Descubrir una
cura para las enfermedades víricas y especialmente para la poliomielitis, la
más espantosa de todas las enfermedades agobiantes. Sentí que una
explicación satisfactoria para la creación y el funcionamiento de todo el
universo aún estaba por resolverse. ¿Cuál fue el gran misterio de la creación
de materia, o el origen real del átomo? Estos y otros enigmas similares
hicieron eco en mi cerebro día y noche.

El campo de la electricidad y los fenómenos electromagnéticos me interesó


especialmente. Probablemente porque desde la primera infancia tuve un
miedo agudo o fobia a los rayos. Durante una tormenta eléctrica sufrí no
solo dolor corporal real, sino también perturbación mental y angustia. Así
me volví bien versado en electricidad estática atmosférica.
Realicé algunos experimentos simples por mi cuenta. Noté que todas las
aves y especialmente las gallinas están nerviosas y aprensivas durante una
tormenta inminente. Era obvio por mis propias reacciones que ellos también
experimentaban síntomas físicos definidos debido a las condiciones
atmosféricas. Además, descubrí que los pollos están sujetos a una "parálisis
de rango" que en todos los aspectos es paralela a la parálisis infantil en los
seres humanos. A partir de mis estudios y experimentos en este campo, creí
haber descubierto ciertos hechos que podrían ser muy importantes en el
tratamiento de la polio. En mi entusiasmo, escribí una carta larga y detallada
sobre el tema al presidente Franklin Roosevelt, quien se encontraba en la
Casa Blanca.

Gracias a los esfuerzos del presidente Roosevelt, mis teorías fueron


escuchadas por el Dr. John L. Lavan, Jr., Director de Investigación, Fundación
Nacional para la Parálisis Infantil. El Dr. Lavan estaba interesado y me remitió
al Dr. Joseph Stokes, del Hospital de Niños de Filadelfia, que trabajaba en la
línea de tratamiento de la terapia de la vitamina para la poliomielitis. Pero
nunca llamé al Dr. Stokes. Por lo que supe de su trabajo, supe que sus ideas
se oponían directamente a mi propia teoría de que cierta vitamina del grupo
del complejo B era en gran parte responsable de la nutrición del virus de la
polio. (Este punto de vista ha sido confirmado por todas las investigaciones
en virología.

Volviendo a mis estudios y experimentos en casa, me interesé por los hongos


y las condiciones atmosféricas que los afectan. Estudié los hongos silvestres
y las condiciones atmosféricas particulares que dieron lugar a su crecimiento
repentino y errático. De los champiñones me volví a los moldes. Yo creía que

5
los moldes son una forma de vida negativa que se sumerge en la materia
viva mediante un proceso de mutación sutil e ilusoria.
En ese momento estábamos en plena Segunda Guerra Mundial. La penicilina
había sido descubierta, pero aún era solo una palabra mágica y un profundo
misterio para el público. No hay libros o informes disponibles sobre el tema.
Pero para entonces ya estaba familiarizado con las características de los
hongos. En mis experimentos, descubrí que uno de los moldes más comunes
podía fabricarse para producir productos químicos indefinidamente si se
mantenían en una nutrición y temperatura adecuadas. Fue entonces cuando
decidí ver qué cambios estructurales ocurrirían en el molde aspergillus
clavatus en la atmósfera superior.

El 4 de agosto de 1946 tomé cultivos del molde en tres etapas de


crecimiento: embrionario, medio maduro y maduro. Coloqué los moldes en
canastas y até las canastas a dieciocho globos tipo Navy y me preparé para
enviarlos en alto. Pero a través de un desafortunado accidente, los globos se
separaron prematuramente, cargando las canastas con los moldes en alto
sin la posibilidad de recuperarlos. Mis largos meses de arduo esfuerzo y
cuidadosa planificación se perdieron irremediablemente.
Enfadado, suspiré profundamente mientras observaba los globos y mis
preciosos moldes ascendiendo más y más alto en el cielo azul claro. Era un
día perfecto, justo el tipo de clima que había deseado para hacer mi prueba,
pero ahora todo estaba perdido de forma irreparable.

Mi familia y varios amigos y vecinos estaban conmigo observando el


experimento. También estuvieron presentes un reportero y un fotógrafo del
Trentonian, el diario Trenton. Todos se quedaron en silencio mirando al cielo
viendo cómo los globos se hacían cada vez más pequeños a medida que
ganaban altura. Todos los que estaban allí, y especialmente Mabel y mi
suegro, sabían lo decepcionado que estaba. Mabel puso su brazo
confortablemente sobre mis hombros y murmuró: "Está bien, Orfie. Puedes
intentarlo de nuevo."

Fue entonces cuando mi suegro, Alfred Borgianini, notó una nave en el cielo
y gritó: “¡Mira! Hay un avión, Orfeo. Tal vez seguirá tus globos”.
Todo el mundo vio el objeto y fue el consenso de que había sido atraído al
lugar por el grupo de globos ascendentes. Pero cuando se cernía y daba
vueltas por encima, pronto nos dimos cuenta de que no era un avión normal.
En primer lugar, maniobraba de una manera asombrosamente elegante y sin
esfuerzo. Luego, cuando obtuvimos una visión más clara de esto, nos
sorprendió ver que no tenía el perfil familiar de ningún tipo de avión
conocido. Definitivamente tenía una apariencia circular y brillaba a la luz del
sol. Nos miramos sorprendidos y desconcertados y el fotógrafo trató de
obtener algunas imágenes de la cosa. Mabel exclamó: "¡Vaya, nunca antes
había visto un avión así! ¡Es redondo y no tiene alas! "

6
Todos estuvieron de acuerdo y continuamos mirando fijamente mientras
ganaba altitud y parecía seguir los globos hasta que desapareció de nuestra
vista. Durante varios días después, discutimos el objeto extraño, pero como
en el caso de la mayoría de los misterios, lo olvidamos en una o dos semanas.
Hoy, sin embargo, cualquiera de esas personas que estuvieron conmigo ese
día responderá por la autenticidad de ese extraño arte.
Desde entonces, me he enterado de que la ocasión del lanzamiento de los
globos fue la primera vez que estuve bajo la observación directa de los
extraterrestres. Aunque nunca soñé con el significado del evento, ese fue su
primer contacto conmigo.

A partir de ese momento, durante los siguientes cinco años y nueve meses,
permanecí bajo la observación constante de seres de otro mundo, aunque
no lo sabía.
La policía estatal fue apelada y solicitó estar atenta a los dieciocho globos
perdidos y su carga extraña. Además, las estaciones de radio locales y los
periódicos publicaron la pérdida de los globos y solicitaron a cualquier
persona que los encontrara o los viera para informar a las autoridades. Pero
nunca se supo nada de ellos y, a todos los efectos, los dieciocho globos y las
culturas de moho desaparecieron.

Varios días después de la pérdida de los globos, me detuve en el Laboratorio


de Física de Palmer en la Universidad de Princeton para visitar al Dr. Dan
Davis, jefe del Departamento de Rayos Cósmicos. El Dr. Davis siempre había
sido muy amable conmigo y nunca estaba demasiado ocupado para
tomarme un tiempo para ayudarme con algunos de los problemas técnicos
que siempre me estaban preocupando.
Le conté al Dr. Davis y uno de sus ayudantes sobre los moldes
experimentales y su pérdida en el accidente con los globos. El Dr. Davis
lamentó no haberle contado sobre mis experimentos de antemano, ya que
dijo que al laboratorio le habría complacido suministrar el gas de hidrógeno
para el experimento y, de lo contrario, ayudar a reducir los gastos. Además,
dijo que habría dispuesto que los globos fueran rastreados por la cadena de
estaciones de radar en la sección este.

Princeton y sus alrededores eran, literalmente, el cielo en la tierra para mí,


porque era una de las casas importantes de mi querida ciencia. En las
cercanías se encontraban grandes instituciones como el Instituto Rockefeller
para la Investigación Médica, el R.C.A. Laboratorios, la American Telephone
and Telegraph Co., el Instituto de Estudios Avanzados; La Heyden Chemical
Corporation, productores de penicilina. Y cerca se encontraban la
Universidad de Rutgers, E. R. Squibb and Co., Merck and Son y muchos otros.
Sí, me encantó cada centímetro de Nueva Jersey con sus maravillosas
instituciones de aprendizaje e investigación científica. Pero mi amor por el
estado se vio contrarrestado por mis temores incontrolables y mi angustia
física durante las tormentas violentas. Así, cuando Mabel comenzó a hablar
de mudarse a la costa oeste, donde había oído que había pocas tormentas

7
eléctricas, si es que había alguna, me convencieron fácilmente para que
aceptara sus planes.

En noviembre de 1947 mi familia, compuesta por Mabel y yo y mis dos hijos,


Raymond y Richard, comenzamos en automóvil para Los Ángeles. En el viaje,
nos detuvimos en Rochester, Minnesota, donde tuve una cita en la famosa
Clínica Mayo con el Dr. Walter C. Alvarez; Los modernos Hipócrates de la
medicina diagnóstica. Sinceramente aprecié mi tremenda buena fortuna al
ser otorgada por esta autoridad en el campo de la medicina, por mucho más
merecedor de lo que no he podido ver a este hombre ocupado.

A pesar de su fama y su importancia en el mundo médico, lo encontré


extremadamente modesto y amable. Después de un examen exhaustivo,
concluyó que mi condición fue causada por una insuficiencia constitucional
inherente en un grado extremo. En su opinión, la condición había sido
inducida por un ataque infantil de triquinosis por comer carne de cerdo
laminada y poco cocinada. Dijo que tuve la suerte de haber sobrevivido al
ataque agudo. Me aconsejó que descansara lo más posible y que nunca me
comprometiera en un trabajo que no era de mi elección y me gustaba para
minimizar la carga sobre mi constitución debilitada y mi sistema nervioso.

Por fin llegamos al Estado Dorado en la costa oeste. El sur de California fue
una experiencia nueva y encantadora tanto para mi familia como para mí.
Decidí que era un paraíso cuando descubrí que estaba prácticamente libre
de tormentas eléctricas. Y mis hijos y Mabel estaban encantados con los
tramos de arena dorada en las playas, las montañas y la semi-primavera
continua que prevalece allí en todas las estaciones del año.
Pasamos cinco meses en California haciendo turismo y disfrutando del sol y
las maravillas de su paisaje. Al final de ese tiempo, tuvimos que regresar a
Trenton, ya que tenía algunos asuntos pendientes que atender. Pero había
comprado mucho en Los Ángeles y planeamos regresar y hacer nuestro
hogar permanente lo antes posible.

Durante algunos años he estado trabajando en una tesis titulada, "La


naturaleza de las entidades infinitas", que incluía capítulos sobre temas
como Evolución atómica, Suspensión e Involución; Origen de los rayos
cósmicos; Velocity of the Universe, etc. Mientras estaba en Trenton, pude
publicar la tesis por mi cuenta y enviarla por correo a varias universidades y
científicos individuales que trabajan en investigaciones fundamentales. Por
supuesto, en ese momento me di cuenta de que era presuntuoso por mi
parte, pero me dejé llevar por el tremendo entusiasmo que sentía por las
ideas que creía entender pero que no podía formular correctamente debido
a la falta de capacitación técnica.

8
Tenía la profunda y constante esperanza de que alguno de los científicos
pudiera entender a qué me dirigía y resolver los ángulos técnicos y
matemáticos. Algunos de los hombres estaban interesados, pero ninguno
que yo sepa, ejerció el esfuerzo en las teorías que yo esperaba que hicieran.
Pero al menos me convencí de que había hecho todo lo posible teniendo en
cuenta las circunstancias limitadas de mi educación. Estaba contento de
dejar reposar el asunto. Era obvio que la ciencia no me necesitaba, un rango
y un presumido aficionado. ¡Debo permanecer mudo, huérfano de la
ciencia!

Todos estábamos felices de regresar a Los Ángeles y de instalarnos en


nuestro nuevo hogar. Allí entré en negocios con mi padre. Pero desde el
principio enfrentamos vicisitudes por todos lados. Durante tres años largos
y difíciles, luchamos para intentarlo, pero los monopolios y la dura
competencia hicieron que las cosas fueran tan difíciles que finalmente nos
vimos obligados a cerrar el negocio.

La tentación fue excelente para regresar a la seguridad de Trenton, donde


nos aguardaba la comodidad material y una pequeña fortuna si nos
acomodábamos allí. Pero Mabel y los niños amaban el sur de California. En
lo que a mí respecta, la seguridad nunca ha sido de gran importancia en mi
mundo del átomo, el electrón y el fotón. Además, todavía había esas
tormentas eléctricas a tener en cuenta. Para un clectrófobo como yo, este
aspecto es siempre de consideración primordial. Así que decidimos
olvidarnos de la seguridad y apostar por mantener nuestro hogar y seguir
adelante en Los Ángeles, donde todos estábamos contentos.

Esto fue en el año 1948 y los platillos voladores hacían titulares de vez en
cuando. Pero yo estaba completamente desinteresado en el fenómeno.
Como muchas otras personas, pensé que los platillos eran un tipo nuevo de
avión que se desarrollaba secretamente aquí en los Estados Unidos. Pensé
que la información saldría a tiempo.

Durante varios meses trabajé como gerente de la Casa Club de Los Feliz. En
mi tiempo libre me esforcé por escribir un guion cinematográfico. Era más
un pasatiempo que otra cosa. Realmente no esperaba que el guion fuera
aceptado ya que no tenía experiencia de escritura. Como la idea del viaje
espacial era bastante popular en las películas, me concentré en una historia
sobre un viaje imaginario a la luna. Varios estudios estaban interesados en
el manuscrito terminado, pero nunca se convirtió en una película
cinematográfica.

Cuando la casa club donde trabajaba fue finalmente arrendada a una gran
organización, hice una solicitud para trabajar en la planta de Lockheed
Aircraft Corporation en Burbank, California. La solicitud fue aprobada y fui a
trabajar para Lockheed el 2 de abril de 1952 en el departamento de
fabricación de metal.

9
Después de unas seis semanas en Metal Fabrication, fui transferido a la
Unidad de Plásticos en Lockheed. Como los plásticos siempre me habían
interesado, estaba satisfecho con el cambio. Fui uno de los tres tripulantes
que trabajaban en radomos o carcasas de plástico y vidrio para las unidades
de radar de los aviones a reacción Starfire F-94C y F-94B. Me gustaron mis
compañeros de trabajo, Dave Donnegan y Richard Butterfield. Ambos eran
honestos, sinceros, trabajadores típicos de los jóvenes norteamericanos.

Tenían los pies firmemente apoyados en el suelo y, aunque estaban


interesados en nuevas ideas y desarrollos científicos, estaban estrictamente
en el plano material y no estaban interesados en las abstracciones.
De hecho, tuve la suerte de contar con dos de esos hombres para amortiguar
el impacto de la fantástica cadena de eventos en los que estaba tan pronto
e inesperadamente involucrado. Al mirar hacia atrás ahora, parece que un
poder oculto de algún tipo había arreglado cuidadosamente hasta el más
mínimo detalle, incluido el tipo particular de trabajo en el que estaba, así
como los dos hombres que iban a estar más cerca de mí a través de todas
mis increíbles experiencias. . El nuestro fue el cambio de swing. Las horas
inusuales me atrajeron, así como la emoción del nuevo trabajo y la variedad
variada de personas en la planta. Pero no sabía entonces qué destino
infinitamente extraño me deparaba el destino.

10
CAPÍTULO I

EL DISCO DE OTRO MUNDO

El viernes 23 de mayo de 1952 fue un día cualquiera en Burbank, California,


en lo que a mí respecta. Me levanté a mi hora habitual, trabajé en el patio
por unas horas y luego paré en el bar de autoservicio Drive-In. Después de
varias tazas de café y un intercambio de bromas de buen carácter con
algunos de los clientes, salí y fui a mi trabajo en la planta de Lockheed
Aircraft Corporation.
Las cosas se desarrollaron bastante bien durante la primera parte de la
noche, pero alrededor de las dos de la mañana empecé a sentirme enfermo.
Una extraña sensación de picazón corría por mis manos y brazos y subía por
mi nuca. Tuve una ligera palpitación del corazón y mis nervios estaban al
límite. Sentí como siempre lo hago ante una mala tormenta eléctrica. A
medida que aumentaban los síntomas familiares, salí esperando encontrar
pesadas nubes amenazadoras, pero la noche era excepcionalmente clara y
las estrellas brillaban.

Desconcertado, fui a trabajar preguntándome qué estaba mal conmigo. A las


12:30 AM, cuando sonó el silbato de dejar de fumar, estaba tan agotado que
apenas podía pararme; Sería un alivio llegar a casa y acostarse. Saqué mi
auto del estacionamiento de Lockheed y me dirigí al sureste por Victory
Boulevard hacia mi casa.
Me volví cada vez más consciente de la tensión nerviosa mientras conducía.
Sentí una fuerza de algún tipo sobre mí. Nunca en todas mis enfermedades
similares había experimentado síntomas tan peculiares. No había dolor, sin
embargo, sentía como si pudiera morir en cualquier momento. La sensación
de picazón aumentó y se extendió a mis brazos, piernas y hasta mi cuero
cabelludo.

Asustado, me pregunté si una vieja enfermedad regresaría sobre mí.


¿Volvería a ser confinado en mi cama con la terrible debilidad y el dolor
insoportable de la "inadecuación constitucional" de mis días de colegial? Los
síntomas de miedo estaban ciertamente allí.
En Alameda Boulevard me detuve por un semáforo. Fue entonces cuando
noté que mi vista estaba vidriosa y que los sonidos del tráfico eran
extrañamente apagados y lejanos, como si mi audición también estuviera
afectada. Decidí que era mejor que me detuviera en uno de los cafés de toda
la noche y tomara una taza de café. Pero con el pensamiento todos mis
síntomas alarmantes aumentaron. Olvidé la idea de una taza de café. Mi
único y abrumador deseo era llegar a casa tan rápido como pudiera.

11
Continué por Victory Boulevard hacia mi casa. Tenía la ilusión de que la
noche se hacía más brillante como si estuviera envuelta en una suave
neblina dorada. Directamente hacia adelante y ligeramente por encima de
mi línea de visión, vi un objeto de forma ovalada con un brillo ligeramente
rojo. Al principio estaba tan oscuro que tuve que mirarlo para estar seguro
de que realmente estaba allí. Pero gradualmente se incrementó en
brillantez. Era aproximadamente cinco veces más grande que la parte roja
de un semáforo. Nerviosamente me froté los ojos; ¡Algo estaba mal con mi
visión! Pero la cosa permaneció allí; no es nítido y claramente definido, pero
es borrosamente luminoso, definitivamente de forma ovalada y de color rojo
intenso.

Continué en Riverside Drive directamente hacia el objeto, pero parecía que


se estaba alejando de mí, por lo que permanecía relativamente a la misma
distancia. Como era casi la una de la madrugada, había poco tráfico en la
carretera. Aparentemente, nadie más había notado el objeto cuando vi que
ningún auto se detuvo para investigar. Me pregunté si también me lo habría
perdido por encima del resplandor de los faros si mis extraños síntomas no
hubieran llamado la atención.
Crucé el puente sobre el río Los Ángeles con el objeto aún a la vista. Justo al
otro lado del puente, a la derecha de la carretera, se encuentra un tramo
solitario y desierto llamado Forest Lawn Drive. El objeto se detuvo y se cernió
sobre la intersección. A medida que me acercaba, ganó brillo y su color rojo
se hizo más profundo y brillante. Simultáneamente, los síntomas físicos que
estaba experimentando se hicieron más agudos. Percibí una sensación de
hormigueo de dolor y entumecimiento en mis brazos y piernas que me
recordó el contacto con una corriente eléctrica.

Ahora el disco viró bruscamente a la derecha de la carretera y comenzó a


moverse lentamente a lo largo de Forest Lawn Drive. Por primera vez se me
ocurrió que lo fantástico podría ser uno de esos platillos voladores sobre los
que había leído. Giré mi auto en Forest Lawn Drive y seguí el objeto.
Aproximadamente a una milla más adelante a lo largo del disco, se desvió a
la derecha, lejos de la carretera, y se mantuvo inmóvil sobre un campo sin
cercas a cierta distancia por debajo del nivel de la carretera. Salí del
pavimento unos treinta pies hasta el borde del declive.

Desde allí, el brillante disco rojo estaba directamente frente a mí, a poca
distancia. Mientras lo miraba desconcertado latía violentamente; luego salió
disparado hacia el cielo en un ángulo de 30 o 40 grados y a una velocidad
muy grande. En lo alto del cielo, hacia el oeste, se desaceleró bruscamente,
colgó por un momento; Luego aceleró y desapareció como un meteoro.
Pero justo antes de que la brillante esfera roja se desvaneciera, dos objetos
más pequeños salieron de ella. Estos objetos eran definitivamente de forma
circular y de un color verde fluorescente suave. Bajaron directamente en
frente de mi auto y se quedaron a solo unos pies de distancia. Juzgué que
cada uno tenía unos tres pies de diámetro. Colgando silenciosamente en el

12
aire como burbujas iridiscentes, su luz verde fluctuaba rítmicamente en
intensidad.
Entonces, aparentemente viniendo de entre esas dos bolas de fuego verde,
escuché una voz masculina en tonos fuertes y bien modulados y hablando
un inglés perfecto.
Debido a la tensión nerviosa en la que me encontraba en ese momento, casi
como un estado de shock, es imposible para mí dar una explicación textual
de la conversación que siguió. El hablante invisible obviamente estaba
tratando de elegir palabras y frases que pudiera entender, pero había varias
cosas que aún ahora no me quedan claras. Solo puedo hacer una pobre
aproximación de la esencia de sus palabras.

Sin embargo, sí recuerdo las primeras palabras dichas: "¡No tengas miedo,
Orfeo, somos amigos!". Luego, la voz me pidió que saliera de mi auto y "Salga
de aquí". Mecánicamente, empujé para abrir. La puerta del coche y salí. No
sentí miedo, pero estaba tan débil y tembloroso que apenas podía pararme.
Me apoyé contra el guardabarros delantero de mi coche y miré los dos
objetos circulares pulsantes que se encontraban a una corta distancia frente
a mí.
Los discos brillantes crearon una iluminación suave, pero no pude ver a nadie
en ninguna parte. Recuerdo vagamente que la voz habló de nuevo
llamándome por mi nombre completo, saludándome. Afirmó además que
los pequeños discos verdes eran instrumentos de transmisión y recepción
nada comparables a los desarrollados en la Tierra. Luego, la voz agregó que
a través de los discos estaba en comunicación directa con amigos de otro
mundo.

Hubo una pausa y apenas recuerdo haber pensado que debería decir algo,
pero me quedé atónito en el silencio absoluto. Solo podía mirar fascinada a
esas fantásticas bolas de fuego verde y preguntarme si había perdido la
cabeza.
Cuando la voz volvió a hablar, escuché estas sorprendentes palabras:
"¿Recuerdas tus dieciocho globos y las culturas de moho que perdiste en los
cielos de Nueva Jersey, Orfeo?"
Me sorprendió escuchar la extraña voz que recuerda un incidente del pasado
que había sucedido hacía tanto tiempo que casi lo había olvidado. "¡Sí... sí,
señor, lo hago!"

"¿También recuerdas la extraña nave sin alas que parecía estar observando
tus actividades?"
De repente, toda la escena volvió a mí clara como el recuerdo. Recuerdo que
Mabel, mi esposa, mi suegro y nuestros amigos y vecinos estaban conmigo
mientras observábamos ese extraño objeto en forma de disco en el cielo.
Recordé cómo había aparecido el objeto para seguir los globos que llevaban
mis preciosas culturas del molde de Aspergillus Clavatus. Yo había sido un
gran experimentador en esos días. Entonces me di cuenta de que los discos

13
fluorescentes tenían una forma similar y se comportaban de la misma
manera errática que tenía esa misteriosa embarcación en Nueva Jersey. La
única diferencia era que había visto la nave a la luz del día cuando brillaba
como el metal, mientras que los discos brillaban en la oscuridad.
“Nos recuerdas, Orfeo,” dijo la voz dorada. "Estuvimos observando sus
esfuerzos ese día, como lo hemos observado desde entonces".
Todas las huellas de miedo me dejaron con estas palabras, pero no pude
evitar preguntarme qué significaba todo eso. De repente me di cuenta de
que estaba sintiendo mucha sed.

Como en respuesta a mi pensamiento, la voz dijo: "Bebe de la copa de cristal


que encontrarás en el guardabarros de tu auto, Orfeo".
Asombrado por sus palabras, miré hacia abajo y vi una especie de copa en el
guardabarros del coche. Brillaba en la luz suave. Vacilante, lo llevé a mis
labios y probé la bebida. Fue la bebida más deliciosa que he probado en mi
vida. Me escurrí la copa. Incluso cuando estaba bebiendo, me invadió una
sensación de fuerza y bienestar y todos mis síntomas desagradables
desaparecieron.
"Oh, gracias, señor", le dije mientras colocaba la taza vacía en el
guardabarros de mi auto solo para verla desaparecer.
En ese momento comenzó a ocurrir otro fenómeno increíble. Los discos
gemelos estaban separados por tres pies de distancia. Ahora, el área entre
ellos comenzó a brillar con una luz verde suave que gradualmente se
convirtió en una pantalla tridimensional luminosa a medida que los discos se
desvanecían perceptiblemente.

Dentro de la pantalla luminosa aparecieron imágenes de las cabezas y los


hombros de dos personas, como en un primer plano de cine. Una era la
imagen de un hombre y la otra de una mujer. Digo hombre y mujer solo
porque sus perfiles y rasgos eran generalmente similares a los de hombres y
mujeres. Pero esas dos figuras me parecieron la máxima perfección. Había
una nobleza impresionante sobre ellos; sus ojos eran más grandes y mucho
más expresivos y emanaban un brillo aparente que me llenaba de asombro.
Aún más confuso fue el pensamiento preocupante en algún lugar en el fondo
de mi mente que eran extrañamente familiares. Por extraño que parezca, las
imágenes proyectadas de los dos seres parecían observarme. Pues me
miraron directamente y sonrieron; entonces sus ojos miraron a su alrededor
como si estuvieran contemplando toda la escena.

Tuve la sensación incómoda cuando me estudiaron que sabían cada


pensamiento en mi mente; todo lo que había hecho y una gran cantidad de
mí que ni siquiera sabía de mí mismo. Intuitivamente, sentí que estaba en
una especie de desnudez espiritual ante ellos. Además, parecía que estaba
en comunicación telepática con ellos, porque pensamientos,
entendimientos y nuevas comprensiones que habrían requerido horas de
conversación para transmitir, pasaron por mi conciencia.

14
Ante esos dos increíbles Seres, sentí que solo era una sombra de la realidad
brillante que sentía que eran. Es difícil expresar mis sentimientos en
palabras, porque mi comprensión de ellos se obtuvo principalmente a través
de la percepción intuitiva.
Después de varios momentos, las dos figuras se desvanecieron y la pantalla
luminosa se desvaneció. Nuevamente los dos discos se convirtieron en fuego
verde brillante.

Temblando violentamente por la debilidad y la transpiración fría, estaba a


punto de desmayarme cuando escuché la voz de nuevo. Fue más amable que
nunca, ya que decía algo acerca de mi confusión comprensible; pero me
aseguró que entendería todo lo que había sucedido después. Además,
recuerdo estas palabras: "El camino se abrirá, Orfeo".
No entendí En cambio, el pensamiento pasó por mi mente: “¿Por qué me
contactaron? Un humilde trabajador de aeronaves, ¿un don nadie?
La voz respondió: “Vemos a los individuos de la Tierra como realmente son
cada uno, Orfeo, y no como lo perciben los sentidos limitados del hombre.

Las personas de su planeta han estado bajo observación durante siglos, pero
solo recientemente han sido revisadas nuevamente. Cada punto de progreso
en su sociedad está registrado con nosotros. Nosotros los conocemos como
ustedes no se conocen. Cada hombre, mujer y niño se registra en
estadísticas vitales por medio de nuestros discos de cristal de grabación.
Cada uno de ustedes es infinitamente más importante para nosotros que
para sus compañeros terrícolas porque no están conscientes del verdadero
misterio de su ser.

“De entre ustedes, seleccionamos a tres individuos que, desde el punto de


vista de nuestra percepción vibratoria superior, están mejor preparados
para establecer contacto. Los tres son personas simples, humildes y
actualmente desconocidas. De los otros dos, uno vive en Roma y el otro en
la India. Pero para nuestro primer contacto con la gente de la Tierra, Orfeo,
los hemos elegido.
“Sentimos un profundo sentimiento de hermandad hacia los habitantes de
la Tierra debido a un antiguo parentesco de nuestro planeta con la Tierra. En
ti podemos mirar hacia atrás en el tiempo y recrear ciertos aspectos de
nuestro mundo anterior. Con profunda compasión y comprensión, hemos
visto a su mundo atravesar sus "dolores de crecimiento". Te pedimos que
nos veas simplemente como hermanos mayores”.

La voz continuó, hablando bastante rápido. Afirmó que eran muy


conscientes de que la mayoría de las personas había tratado a los platillos
voladores con humor.
- Como se suponía que debían ser. De esta manera, querían que la gente de
la Tierra se diera cuenta gradualmente de ellos y se acostumbrara a la idea
de los visitantes espaciales. ¡Lo mejor era que los recibiéramos al principio
por nuestra propia estabilidad!

15
La voz declaró que los discos se accionaban y controlaban aprovechando las
fuerzas magnéticas universales; por lo tanto, sus moléculas activadas
recibieron y convirtieron la energía inherente en todo el universo. Explicó
además que las complejidades de la estructura aparentemente simple de sus
discos eran tan grandes que para un terrícola se consideraría que un "platillo
sintético" tenía "cerebros sintéticos", aunque cada uno de ellos está hasta
cierto punto bajo el control remoto de una nave nodriza. Además, la mayoría
de los platillos, así como la nave espacial de otras evoluciones planetarias,
son de forma circular y varían en tamaño desde unas pocas pulgadas a
cientos de pies de diámetro.

Un disco, la voz continuó, no solo puede transmitir lo que se le transmite


desde una nave nodriza, sino que también registra con precisión todas las
impresiones visuales, auditivas y telepáticas que se encuentran dentro del
alcance del disco. Estas impresiones se transmiten a la nave nodriza, donde
se registran permanentemente sobre lo que los terrícolas denominarían
popularmente "cerebros de cristal sintético". Así, durante siglos se había
registrado una descripción detallada de la civilización de la Tierra y la
evolución espiritual de las personas individuales.

La voz también dijo que, además de los platillos controlados a distancia,


también existían naves espaciales, algunas de las cuales habían sido vistas
por los terrícolas. Además, se explicó que las entidades etéricas en realidad
no necesitaban naves espaciales de ningún tipo y cuando fueron empleadas
por ellas fue solo para fines de manifestación material a los hombres.

Recuerdo claramente que la voz hizo una declaración como esta: “Las naves
interplanetarias y platillos de varias densidades de materiales pueden
aproximarse a la velocidad de la luz. Esto le parece imposible solo debido a
un principio natural que aún no ha sido descubierto por sus científicos.
Además, la velocidad de la luz es la velocidad de la verdad. Esta declaración
es actualmente ininteligible para los pueblos de la Tierra, pero es un axioma
cósmico básico.

“Al aproximarse a la velocidad de la luz, la dimensión del Tiempo, como se


conoce en la Tierra, se vuelve inexistente; por lo tanto, en esta dimensión
relativamente nueva, existen medios increíblemente rápidos de viajes
espaciales que están más allá de la comprensión del hombre. Además,
dentro de los Registros de la Luz se encuentra una historia completa de la
Tierra y de cada entidad que la ha encarnado.

Muchos de los platillos, de densidades de materia altamente atenuadas,


eran invisibles para los ojos terrenales y solo podían ser detectados por
radar. Además, cualquiera de los platillos podría volverse invisible en
cualquier momento, o podría ser desintegrado por explosión o implosión.
Así, los terrícolas habían visto a algunos aparentemente estallar en un

16
destello azul o blanco, mientras que otros parecían simplemente
desaparecer en el aire.
Recuerdo que me preguntaba por el capitán Mantell y varios otros que
creían haber contactado a los platillos. En respuesta a mi pensamiento,
escuché esto: “El capitán Mantell no estaba persiguiendo el planeta Venus.
Se estaba esforzando por adelantar y capturar uno de los discos controlados
a distancia. ¡Su muerte fue absolutamente inevitable!

"Queremos decirle a la gente de la Tierra que los visitantes de otros planetas


visitan ocasionalmente la atmósfera densa, pesada y gaseosa de la Tierra.
Todos son de buena intención y ninguno dañará al hombre. Todas las
inteligencias capaces de viajar en el espacio pueden leer pensamientos y ver
emociones. El hombre se cree civilizado, pero a menudo sus pensamientos
son bárbaros y sus emociones letales. No decimos esto como una crítica,
sino que lo declaramos solo como un hecho. ¡Por lo tanto, es mejor
acercarse a todos los visitantes planetarios con pensamientos amables y
acogedores!

Mientras escuchaba sus palabras, me pregunté por qué estos increíbles


seres no habían aterrizado varias naves espaciales en uno de nuestros
grandes aeropuertos y, por lo tanto, convencieron al mundo de su realidad
de manera simple y rápida.

En respuesta, escuché estas palabras: “Ese sería el camino de las entidades


de su Tierra, Orfeo. Pero no es nuestro camino. Principalmente porque
funcionamos en dimensiones desconocidas para el hombre y, por lo tanto,
interpretamos todas las cosas de manera diferente. También, porque hay
leyes planetarias y cósmicas tan implacables como las leyes naturales de la
Tierra.

“La ley cósmica impide activamente que un planeta interfiera con la


evolución de cualquier otro planeta. En otras palabras, Orfeo, ¡la Tierra debe
desarrollar su propio destino! Haremos todo lo que esté a nuestro alcance
para ayudar a la gente de la Tierra, pero estamos definitivamente limitados
por la ley cósmica.
Debido a que la evolución de la vida en su etapa actual de avance material
sobre la Tierra está en peligro, hemos hecho nuestra reaparición en la
atmósfera de su planeta. El peligro es mucho mayor de lo que cree la gente
de la Tierra. El "enemigo" se prepara en grandes cantidades y en secreto”.

Por un momento, la voz se calló y luego dijo con suavidad: “Entre los
innumerables otros mundos del cosmos, Orfeo, los niños de la Tierra son
como bebés, aunque muchos de ellos creen que están cerca de lo último en
conocimiento. Entre los mundos del universo hay muchos tipos de
evoluciones físicas y espirituales. Cada forma de vida inteligente se adapta a
las condiciones físicas que prevalecen en su planeta de origen. La mayoría
de estas evoluciones existen en formas de materia más altamente atenuadas

17
que en la Tierra. Pero la mayoría son bastante similares al hombre en
apariencia. Hay una razón definida para que esto sea así. En realidad, somos
los hermanos mayores de la Tierra y, por lo tanto, ayudaremos a la gente de
la Tierra en la medida en que ellos, mediante el libre albedrío, nos permitan
hacerlo”.

Mientras escuchaba esa amable y suave voz, comencé a sentir una cálida y
brillante ola de amor envolviéndome; tan poderoso que parecía una luz
dorada, suave y tangible. Por un momento maravilloso me sentí
infinitamente más grande, más fino y más fuerte de lo que yo sabía que era.
Era como si momentáneamente hubiera trascendido la mortalidad y
estuviera relacionado de alguna manera con estos seres superiores.
"Nos pondremos en contacto contigo de nuevo, Orfeo", dijo la voz. "Pero
por ahora, amigo, son buenas noches".

Los dos discos verdes relucientes casi se desvanecieron; luego escuché un


zumbido bajo cuando ardían brillantemente en un fuego verde brillante y se
dispararon hacia el cielo en la dirección tomada anteriormente por el disco
rojo más grande. En un tiempo increíblemente corto, ellos también se
habían desvanecido, dejándome solo junto a mi auto.

El asombro, la incredulidad, la conmoción y el miedo descarado me


inundaron, la repentina convicción de que había perdido la cabeza y me
había vuelto loco. Lo que había presenciado, sentí, simplemente no podría
haber sucedido.
Levanté mi mano entumecida y estaba temblando violentamente. Vi por mi
reloj que eran casi las dos de la mañana. Me subí temblorosamente a mi
coche y pateé el motor de arranque. El pánico se estaba acumulando en mí.
Giré el volante, encendí el motor e hice un giro brusco y rápido en U para
volver a la carretera. Los neumáticos gritaron y el auto dio un salto.
Quería llegar a casa rápido. Quería volver al mundo de la realidad sana.
Quería que alguien me asegurara que no me iba a volver loco.

Conduje con un solo objetivo en mi mente: ¡llegar a casa! Cuando finalmente


giré en Glendale Boulevard y vi las luces de mi apartamento, di un gran
suspiro de alivio; ¡Ningún lugar me había parecido tan bien!
Dejé el auto en el camino y corrí hacia la casa. Mi esposa estaba esperando,
preocupada y ansiosa porque llegaba tan tarde.

"Orfeo, ¿qué pasa? Que está mal ¡Estás blanco como una sábana!
Me quedé mirándola, incapaz de hablar.
Ella se acercó a mí y tomó mi mano. "¡Orfeo, estás enfermo! Voy a llamar a
un médico”.
La rodeo con mis brazos. Solo quería sentirla cerca de mí y, por el momento,
tratar de no pensar en lo que había pasado.
Ella me suplicó que le contara lo que había sucedido. Mañana, quizás
mañana, Mae, te lo puedo decir... ”

18
Finalmente nos acostamos, pero casi estaba amaneciendo antes de que me
quedara dormido en medio.

CAPITULO II

VIAJO EN UN PLATILLO VOLADOR

Pasé casi todo el sábado en la cama. El impacto de mi fantástica experiencia


fue tan grande que me resultó difícil volver a la realidad. Seguí teniendo la
sensación de que el mundo que conocía era un mundo fantasma habitado
solo por sombras.
No fue hasta el domingo que pude contarle a mi esposa lo que me había
sucedido. Tenía miedo de que ella pensara que había perdido la cabeza. Así
fue con alivio que la oí decir: “Si dices que sucedió así, Orfeo, te creo.
Siempre me has dicho la verdad. Pero esta cosa es tan extraña y aterradora,
y te veía muy blanco cuando entraste”.

Solo pude poner mis brazos alrededor de ella mientras respondía: "También
me asusta, Mabel, ¡no sé qué pensar!"
El domingo por la tarde, llevé a mi hijo Richard, de doce años, y regresé al
lugar en Forest Lawn Drive, donde había visto los discos. Allí, en la tierra
suelta, encontré las marcas de los patines de las llantas de mi automóvil la
noche del viernes.

Richard me miró con curiosidad y me preguntó qué buscaba. Señalé las


marcas de deslizamiento y le dije que ese era el lugar donde había visto lo
que solo podría haber sido un platillo volador. Richard lo miró con
incredulidad. "Pero papá, pensé que siempre te reías de las personas que
creían en esas cosas". "Tienes razón, hijo", le contesté. "Pero eso fue solo
porque no sabía nada mejor. La noche del viernes vi tres de los platillos de
este mismo lugar”.

Los ojos de Richard se abrieron con interés. Luego comenzó a hacerme


preguntas tan rápido que tuve que pedirle que disminuyera la velocidad.
Pero me alegré de que no dudara de mi palabra.
Ver esas marcas de derrape donde había disparado mi auto con pánico para
alejarme del lugar misterioso me aseguró la realidad de mi experiencia.
Estaba convencido de que había estado en contacto con seres de otro
mundo.
El lunes por la noche volví a mi trabajo de cambio de turno en Lockheed. ¡Se
sintió bien estar de nuevo en el trabajo! Las bromas amistosas, las risas y las
bromas de mis compañeros de trabajo eran justo lo que necesitaba.

19
Más allá de mi familia, no le conté a nadie de esa primera experiencia, ya
que sabía que sería ridiculizado. De hecho, incluso en casa, se habló muy
poco sobre los platillos o mi experiencia, ya que el tema siempre molestó a
mi esposa y la llenó de tanto temor que incluso los niños se abstuvieron de
hablar mucho sobre eso.
Pero cuando estaba solo pensaba mucho y a menudo en esos seres
increíbles de ese otro mundo. La voz había prometido: "Nos pondremos en
contacto contigo de nuevo, Orfeo". Me pregunté cuándo volverían a
ponerse en contacto conmigo y cómo. ¿Habían querido decir pronto, o
serían meses o incluso años? Estas y cientos de preguntas similares clamaron
en mi mente.

Me pregunté si estaba bajo constante observación de ellos. Si es así, pensé


que a través de la telepatía podría indicarles que regresaran. Una noche volví
a ese lugar solitario en Forest Lawn Drive y traté de establecer una
comunicación telepática. ¡Pero fue inútil! No apareció ningún disco rojo
brillante, solo la noche y los cielos vacíos que no dieron respuesta.
Pasaron las semanas y todavía no habia más señales de ellos. Las dudas me
empezaron a inquietar. El tiempo empañó el recuerdo de esa noche y
comencé a preguntarme si mi experiencia había sido real después de todo.

Luego, a principios de julio, comenzó una nueva avalancha de avistamientos


de platillos bien autentificados en el cielo sobre el sur de California. ¡Los
periódicos locales publicaron titulares de pancartas que anunciaban
PLATILLOS VOLANTES SOBRE LOS ANGELES!
Algunas personas estaban convencidas de que teníamos visitantes
interplanetarios y buscábamos desembarcos masivos en cualquier
momento. Más adelante en el mes se informaron avistamientos
sensacionales adicionales de muchos otros estados. Parecía que los cielos
estaban llenos de los desconcertantes objetos de misterio que desafiaban
todas las leyes naturales y se comportaban más como fantasmas que como
realidades materiales. Mientras leía con avidez cada nuevo reporte, me
convencí de nuevo de que conocía el secreto de los platillos voladores. Pero
anhelaba más conocimiento. Esperaba y rezaba por otro contacto con esos
seres increíbles que había visto tan brevemente el viernes por la noche.

23 de julio de 1952 no fui a trabajar. No me sentía bien y creía que me estaba


enfermando de gripe. Estuve en la cama todo el día, pero por la noche me
sentía un poco mejor y pensé que un paseo en el aire fresco sería bueno para
mí.
Bajé a la cafetería del teatro Los Feliz Drive-In, a varias manzanas del
apartamento once donde vivimos. El pequeño café tiene una atmósfera
cálida y amigable y le dio a mi humor un gran impulso para escuchar la
pequeña charla y las amistosas provocaciones de humor. Debido a los
muchos informes recientes de los periódicos, la conversación se dirigió a los
platillos voladores.

20
Ann, una de las camareras, comentó riendo que no podía dormir lo
suficiente, ya que su esposo insistió en quedarse la mayor parte de la noche
mirando el cielo con binoculares intentando ver un platillo. Esto provocó una
ronda de chistes de platillos voladores y todos se estaban riendo,
incluyéndome a mí. El hecho de que pudiera reír indica que me había
superado bastante el impacto de mi experiencia.
Cuando terminé mi café, salí de la cafetería y comencé a ir a casa. Eran poco
después de las diez. Más allá del teatro hay un solitario tramo de terrenos
baldíos. El lugar es espeluznante y prohibido por la noche, ya que enormes
contrafuertes de hormigón se alzan sobre él y soportan el Puente de la
Autopista Hyperion Avenue, a varios cientos de pies de altura. El puente
proyecta sombras densas y oblicuas hacia abajo, lo que lo convierte en una
tierra sombreada para nadie.

Cuando crucé los lotes vacíos en las profundas sombras del puente, un
sentimiento peculiar me invadió. Al instante recordé esa sensación, ¡el
hormigueo en mis brazos y piernas! Miré nerviosamente por encima de mi
cabeza pero no vi nada. El sentimiento se hizo más intenso y con él vino el
embotamiento de la conciencia que había notado en esa otra ocasión.
Entre el puente y yo noté una obstrucción brumosa. No pude distinguir lo
que era. Parecía un iglú esquimal, o el fantasma de un iglú. Parecía una
sombra luminosa sin sustancia. Me quedé mirando fijamente el objeto. Fue
absolutamente increíble, como una enorme y brumosa burbuja de jabón en
cuclillas en el suelo que emite un brillo difuso y pálido.

El objeto parecía tener unos treinta pies de alto y aproximadamente el


mismo ancho en la base, por lo que no era una esfera. Mientras lo
observaba, parecía ganar sustancia y oscurecerse perceptiblemente en el
exterior. Entonces me di cuenta de que tenía una abertura, o entrada como
la puerta de un iglú, y el interior estaba brillantemente iluminado.
Caminé hacia la cosa. No tenía absolutamente ningún sentido del miedo;
Más bien una agradable sensación de bienestar. En la entrada pude ver una
gran sala circular en su interior. Dudando solo un instante entré en el objeto.

Me encontré en una habitación abovedada, circular, de unos seis metros de


diámetro. El interior estaba hecho de un material etéreo de nácar,
iridiscente con colores exquisitos que desprendían luz. No había señal de
vida; sin sonido. Había una silla reclinable justo enfrente de la entrada.
Estaba hecho de esa misma sustancia translúcida y reluciente, un material
tan evanescente que no parecía ser la realidad material tal como la
conocemos.

Ninguna voz habló, pero recibí la fuerte impresión de que debía sentarme
en la silla. De hecho, una fuerza parecía impulsarme directamente hacia ella.
Cuando me senté me maravillé de la textura del material. Sentado allí, me
sentí suspendido en el aire, porque la sustancia de esa silla se amoldaba a
cada superficie o movimiento de mi cuerpo.

21
Cuando me eché hacia atrás y me relajé, ese sentimiento de paz y bienestar
se intensificó. Entonces un movimiento atrajo mi atención hacia la entrada.
Vi que las paredes parecían moverse sin ruido para cerrar la abertura hacia
el exterior. En unos pocos segundos, la puerta se había desvanecido, sin
indicios de que alguna vez hubiera habido una entrada.

El cierre de esa puerta me separó por completo del mundo exterior. Por un
momento incómodo, me sentí completamente solo, perdido para mi familia
y amigos. Pero casi de inmediato me invadió una agradable calidez y una vez
más me dio ese sentimiento de paz y seguridad. Respiré profundamente y
encontré el aire sereno y fresco. Vagamente me preguntaba qué iba a pasar
a continuación.
Entonces pensé que oía un zumbido. Al principio era casi inaudible, pero
creció a un ritmo constante y de bajo tono que era más una vibración que
un zumbido.

Luego me di cuenta de que mi cuerpo parecía estar hundiéndose más


profundamente en la suave sustancia de la silla. Sentí como si una fuerza
suave empujara contra toda la superficie de mi cuerpo. Fue una sensación
peculiarmente agradable que me puso en una especie de estado de semi-
sueño.
Mientras el zumbido aumentaba, noté que la habitación estaba
oscureciéndose, como si una sombra pesada envolviera la habitación en el
crepúsculo. A medida que la luz disminuía, empecé a ponerme aprensivo.
Me di cuenta de lo solo e indefenso que estaba realmente. Por un mal
momento estuve al borde del pánico en la habitación oscura y
herméticamente cerrada.

¡Entonces... escuché música! Parecía venir de las paredes. No podía creer lo


que escuchaba cuando reconocí la melodía como mi canción favorita, "Fools
Rush In". El pánico dentro de mí disminuyó porque me di cuenta de lo seguro
que estaba con ellos: ¡aquellos que conocían cada uno de mis pensamientos,
sueños y esperadas esperanzas!

Tranquilizado, me acomodé para disfrutar de la música. En pocos segundos


el interior de la habitación comenzó a iluminarse nuevamente. Pronto
estuvo más brillante que nunca. Fue en ese momento que noté un reluciente
trozo de metal en el piso de la nave. Era la forma y aproximadamente el
tamaño de un cuarto. Me agaché y lo recogí. Era diferente de cualquier tipo
de metal que había visto, ya que casi parecía estar vivo en mi mano. Tembló
y comenzó a brillar casi como un carbón vivo; sin embargo, se mantuvo a la
misma temperatura que mi cuerpo. Ahora me di cuenta de que la pieza de
metal estaba disminuyendo de tamaño. Era como si algún misterioso tipo de
sublimación o degeneración estuviera teniendo lugar ante mis ojos. ¿Podría
ser que el contacto con mi mano estuviera causando que la sustancia se
disipara en el aire? Lo puse de nuevo en el suelo de la nave. Allí dejó de
temblar y el brillo extraño ya no era aparente.

22
Me recosté en la silla y noté mi ropa de trabajo sucia y desgastada que había
usado cuando fui a la cafetería. La tela gruesa parecía cruda y
flagrantemente fuera de lugar en la exquisita y reluciente habitación de
nácar.
"¿A dónde me llevan?", Me pregunté, mientras escuchaba la música a
medias. Porque estaba seguro de que la nave en la que estaba debía estar
en movimiento. ¿Me llevaban a su mundo o iba a pasar la eternidad perdida
en el espacio en ese iglú perlado?

Mientras aún estaba reflexionando sobre estas preguntas, sentí que el


empuje contra la superficie de mi cuerpo disminuía y luego cesaba por
completo. La música dejó de sonar y la vibración del zumbido en el suelo
también desapareció. Estaba seguro de que cualquier tipo de fuerza motriz
que se utilizara estaba alojado en algún lugar debajo del piso, ya que el débil
zumbido vibratorio definitivamente venía de allí.
Luego, suavemente y sin ruido, la silla giró un cuarto hacia la pared. Incluso
por mucho que confiaba en mis amigos invisibles, estaba un poco asustado
por esto. Tensamente esperé, agarrando los brazos de la silla. Justo enfrente
de mí apareció una abertura circular en la pared de aproximadamente seis
pies de diámetro, pero todo parecía nebuloso a través de ella.

Mientras miraba, las luces del interior se oscurecieron. Luego, la nave


completa o el asiento giraron un poco más hacia la izquierda y la ventana
extraña se amplió unos tres pies más. Vi un enorme globo rodeado de un
brillante arco iris. Temblé cuando me di cuenta de que en realidad estaba
mirando un planeta desde algún lugar en el espacio. El planeta en sí tenía
una intensidad profunda, de color azul crepuscular, y el arco iris iridiscente
que lo rodeaba lo hacía parecer una visión de ensueño. No pude verlo todo,
porque una parte en la parte inferior de la esfera fue cortada por la línea del
piso.

Ahora escuché esa voz que recordaba tan bien. “Orfeo, estás mirando la
Tierra, ¡tu hogar! Desde aquí, a más de mil millas de distancia en el espacio,
aparece como el planeta más hermoso del cielo y un remanso de paz y
tranquilidad. Pero tú y tus hermanos terrenales saben las verdaderas
condiciones allí”.

Mientras escuchaba las tiernas y suaves entonaciones de esa maravillosa


voz, una abrumadora sensación de tristeza me invadió. Sentí lágrimas en mis
ojos, yo que no había sentido el alivio de las lágrimas desde que era un niño
pequeño. Mi corazón estaba tan lleno de emoción que las lágrimas eran la
única expresión posible. Fluyeron sin ser atendidos por mis mejillas. No me
avergoncé porque las lágrimas parecían, de alguna manera, limpiarme y
purificarme y derribar la cáscara dura, insensible y cristalizada de El
Razonador, de la que había llegado a enorgullecerme de mi existencia.

23
La voz dijo suavemente: "Llora, Orfeo. Deja que las lágrimas salgan de los
ojos. Pues en este momento lloramos contigo por la Tierra y sus Hijos. Para
toda su belleza aparente, la Tierra es un mundo purgatorio entre los planetas
que evolucionan la vida inteligente. El odio, el egoísmo y la crueldad surgen
de muchas partes de él como una niebla oscura”.

Las palabras trajeron nuevas lágrimas a mis ojos cuando pensé en las
condiciones de la Tierra y en cómo deben aparecer ante estos seres
perfeccionados y compasivos que tenían una visión extradimensional.
Hubo silencio por un momento. Entonces noté que la habitación
aparentemente estaba girando lejos de la Tierra. Gradualmente, los cielos
se hicieron visibles: una vista espectacular e impresionante desde esa
pequeña nave. Todo el espacio aparecía intensamente negro y las estrellas
increíblemente brillantes, dispuestas como joyas contra terciopelo negro:
grandes, pequeñas; Solas y agrupadas. Me sentí perdido en un mundo
extrañamente hermoso y etéreo de maravilla celestial.

Todo era melancólico silencio, orden y belleza indescriptible. Un profundo


sentimiento de reverencia me poseyó. Nunca había sido un hombre
activamente religioso, pero en ese momento conocí a Dios como una Fuerza
tangible e inmutable que alcanza las más profundas profundidades del
Tiempo y la Eternidad. Y me sentí seguro de que los seres a quienes cuidaba
en ese momento estaban cerca del Poder Infinito.

Por un momento hubo un profundo silencio. Luego, mientras limpiaba las


lágrimas, vi un objeto fantástico que se veía lentamente a través de la
"ventana". Se parecía a un dirigible, excepto que estaba definitivamente
aplastado en la parte inferior. Surgió gradualmente a la vista desde la
derecha.

Lo estudié de cerca, preguntándome por su composición. No parecía ser


metálico como un avión, pero era definitivamente cristalino y daba la ilusión
de transparencia. Sus propiedades de luz definitivamente sugieren un cristal
perfecto aleado en todas partes. Supuse que podría ser una especie de
combinación de metal, cristal y plástico. Cuando toda la nave estuvo a la
vista, parecía tener al menos 1000 pies de largo y unos 90 pies de espesor,
pero podría haber sido mucho más grande porque no había manera de
juzgar qué tan cerca estaba de ella.

Me quedé fascinado con la "nave" semi-etérea, apenas consciente de que


volvía a escuchar música. Pero cuando mis oídos captaron una tensión
sorprendente, desconocida, escuché atentamente música como la que
nunca había escuchado o podría imaginar. Está más allá de toda descripción,
ya que no fue la música tal como la conocemos, ni se tocó a nuestra escala
musical. Fue extraño, inquietante deriva de melodía que trajo visiones de
galaxias estelares y planetas girando en notas de perfecta armonía.

24
La voz volvió a hablar: “Hermano de la Tierra, cada entidad de tu planeta es
divinamente creada e inmortal. Sobre tu mundo, las sombras mortales de
esas entidades están obrando su salvación desde el plano de la oscuridad.
Cada persona en la Tierra y sus planos adyacentes de manifestación están
dispuestos definitivamente en el lado positivo de la progresión hacia el bien,
o en el lado negativo de la regresión hacia el mal mayor. Sabemos dónde
estás parado, Orfeo; ¿Pero te contentarás con desviarte como lo has estado
haciendo?

"No... ¡Oh, no! —respondí impulsivamente. “Quiero trabajar


constructivamente. Solo dame una salud física fuerte y no hay nada que no
pueda lograr”.
La voz respondió suavemente. "Ese deseo no podemos concederte, Orfeo,
todo lo que nos gustaría. Es solo porque su cuerpo físico está debilitado y
sus percepciones espirituales, por lo tanto, más agudas, hemos podido
contactarlo. Si hubieras estado físicamente en buena salud con tu cuerpo
mortal y tu mente perfectamente en sintonía con las lentas vibraciones de
la Tierra, no podríamos haberte manifestado.

“La enfermedad, la mala salud y todas las aflicciones mortales son


transitorias e irreales. Ellos, junto con el dolor, la tristeza, el sufrimiento y el
conflicto conforman las lecciones de la humanidad en la escuela del mundo
donde la sabiduría y la evolución espiritual se obtienen principalmente a
través del sufrimiento. Una explicación de este terrible enigma se te dará
más adelante. Pero esta noche te decimos que puedes superar las
insuficiencias de tu cuerpo físico, Orfeo, al igual que todos los demás
terrícolas. Recuerda siempre que te amamos a ti ya tus hermanos de la
tierra. Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para los niños de la Tierra
que ellos nos permitan hacer, a través del libre albedrío.

Con estas palabras, la enorme nave que estaba observando comenzó a


moverse hacia arriba y hacia la izquierda. Un gran "ojo de buey" tras otro se
abrió en rápida sucesión a medida que la nave ascendía hasta que lo que
parecían ser tres cubiertas eran visibles y pude vislumbrar fugazmente el
interior de la gigantesca nave del cielo. El interior parecía tener la misma
sustancia luminosa de nácar que el interior de la nave en la que estaba. Pero
no vi nada más, ni signos de vida, ni muebles ni equipos como el que
conocemos en la Tierra.

Mientras observaba la nave, me di cuenta de que tanto la voz como la música


etérea se habían originado en la gran nave del cielo. Entonces se me ocurrió
que debía ser una nave nodriza y que los seres que la habitaban tenían
control remoto sobre los movimientos de los platillos que escudriñaban y
saltaban a través de nuestra atmósfera. Me sorprendió darme cuenta de la
gran inteligencia y las manos expertas detrás de los fenómenos de los
platillos. Me sentí avergonzado de haber rogado por un cuerpo sano, al que
ya se le había concedido tanto.

25
A medida que la nave avanzaba hacia el espacio, noté lo que parecía ser un
rotor en cada extremo de la nave. Digo rotor, pero en realidad las cosas
parecían ser vórtices de llamas.

Con mi conocimiento limitado, juzgué que estos increíbles discos de fuego


eran plantas de energía tremendamente poderosas, cuya tremenda energía
podía desviarse a casi cualquier propósito. Los discos que había visto por
primera vez se usaban como transmisores y receptores de radio; luego como
una enorme pantalla de televisión tridimensional en la que, a través de algún
método de contacto telepático, era posible ver y escuchar. Ahora vi esos
mismos discos aparentemente impulsando la vasta nave del cielo. Supuse
que solo una central eléctrica había disparado la misma nave que estaba a
miles de millas de distancia al espacio en cuestión de minutos y sin ninguna
molestia para mí. Era evidente que todos los desconcertantes e insuperables
problemas de los viajes espaciales que desconcertaban a nuestros
ingenieros y científicos habían sido superados por estas personas hasta el
punto de que todo el viaje al espacio exterior era tan simple como viajar en
un ascensor.

Me pregunté si habrían descubierto el secreto de resistir la gravedad con su


fuerza contraria; si no, entonces ¿por qué otros medios habían vencido o
neutralizado la gravedad? Recordé que los científicos de la Tierra creían que
un hombre en una nave espacial sería absolutamente ingrávido y apto para
flotar. Levanté mi mano y la dejé caer al brazo de la silla. Se comportó
exactamente como lo habría hecho en la Tierra. Debe haber una gravedad
artificial inducida en el piso de la nave.

También me pregunté cómo habían superado la amenaza de los rayos


cósmicos letales, los meteoros, los desechos del cielo, etc. Seguramente mi
nave no llevaba toneladas de blindados de plomo que los científicos
declararon necesarios para una protección adecuada contra los rayos
cósmicos. Además, me preguntaba de qué manera habían dominado los
tremendos cambios de presión y temperatura para que nunca fuera
consciente en ningún momento de las variaciones en ninguno de ellos. Y su
fuerza motriz; ¿Cuál fue el fantástico secreto de esas bolas de fuego verdes?
Posiblemente fueron vórtices de poder magnético que operaron casi en
silencio y con una eficacia asombrosa. Qué maravilloso mundo debe ser su
planeta, pensé, mientras observaba con asombro la cristalina nave de los
sueños que pasaba desde mi línea de visión.

Poco a poco, la sala se volvió hacia la izquierda y la Tierra apareció una vez
más con su halo de arco iris. Débilmente pude distinguir los débiles
contornos del hemisferio occidental en distintos tonos de azul brumoso.
También pude ver destellos de luz dispersos aquí y allá, que consideré como
las ciudades más grandes del continente norteamericano.
Dos platillos voladores salieron a la vista y se dirigieron hacia la Tierra. Tan
abruptamente, desaceleraron y colgaron suspendidos en el espacio como

26
puntos de luz. Mientras me preguntaba por ellos, oí la voz que decía que uno
estaba sobre Washington, D. C. y el otro sobre Los Angeles. Los Ángeles: la
palabra hizo eco en mi conciencia mientras contemplaba el tenue pincel de
luz que era una gran ciudad en expansión. Traté de recordar que Los Ángeles
era mi hogar, pero me parecía vagamente familiar; un lugar recordado en
algún lugar del tiempo.

"Esta noche, Orfeo", continuó la voz, "has explorado una distancia de un


minuto hacia las ilimitadas autopistas del universo. A través de sus propios
esfuerzos, el camino puede ampliarse para usted. Esta noche usted, una
entidad de la Tierra, se han acercado a las Entidades Infinitas. ¡Por el
momento eres nuestro emisario, Orfeo, y debes actuar! ¡Aunque la gente de
la Tierra se ríe burlonamente y se burla de ti como un loco, cuéntales a cerca
de nosotros!
"Lo haré lo haré... "Susurré de manera entrecortada sabiendo que todo lo
que dije fue escuchado por ellos incluso como todos mis pensamientos eran
conocidos por ellos.
"Sabemos que lo harás, Orfeo", respondió la voz. "Así que esta noche un
privilegio especial ha sido tuyo. Amamos a los Niños de la Tierra y nuestro
deseo es ayudarles a medida que se acerca la hora de la crisis. Pero solo a
través de tales inofensivos que puedas, trabajamos.

“Los hombres agresivos de la Tierra quieren nuestros avances científicos.


Para eso dispararían a nuestras creaciones desde el espacio aéreo, si
pudieran.
Pero no podemos dar a la Tierra conocimiento científico adicional, excepto
como lo estamos haciendo de una manera perfectamente acorde y en
armonía con la ley cósmica. Ya el conocimiento material del hombre ha
superado por mucho el crecimiento del amor fraternal y la comprensión
espiritual en su corazón. Ahí radica el peligro presente. Añadir a la fase
destructiva del conocimiento científico del hombre no está permitido.
Estamos trabajando ahora para convertir ese conocimiento en propósitos
constructivos en la Tierra. También esperamos darles a los hombres un
conocimiento más profundo y una comprensión de su propia naturaleza
verdadera y una mayor conciencia de la crisis evolutiva que enfrentan. En la
actualidad estamos trabajando en todas las líneas constructivas del esfuerzo
humano y especialmente en los campos de la medicina y la curación.
Seguramente no puede dejar de ver los tremendos avances que se han
hecho en esta dirección en los últimos años. Hay aún más grandes
"descubrimientos" que incluyen el éxito en la lucha contra el cáncer. Así
continuaremos trabajando través de los hombres”.

Escuché la voz compasiva, tratando de imprimir cada palabra en mi


conciencia. Pero he olvidado mucho y estas palabras son solo un pobre
intento de recordar todo lo que escuché. La voz continuó hablando:
“Sabemos que tu mente está llena de preguntas. Una pregunta en particular
te preocupa y concierne a la entidad que el mundo conoce como Jesucristo.

27
Que podamos tranquilizar tu mente. En lenguaje alegórico, Cristo es
ciertamente el Hijo de Dios. La Estrella que ardió sobre Belén es un hecho
cósmico. Anunció el nacimiento en su planeta de una entidad que no es de
la evolución de la Tierra. Él es el Señor de la Llama, una entidad infinita del
sol. Por compasión por el sufrimiento de la humanidad, se hizo carne y
sangre y entró en el infierno de la ignorancia, el dolor y el mal. Como el
Espíritu del Sol se sacrificó por los hijos de la desgracia, se ha convertido en
parte de la superalma de la humanidad y el espíritu del mundo. En esto Él se
diferencia de todos los otros maestros del mundo.

“Cada persona sobre la Tierra tiene un yo espiritual, o desconocido, que


trasciende el mundo material y la conciencia y mora eternamente fuera de
la dimensión del Tiempo en la perfección espiritual dentro de la unidad del
alma superior.
“En la ilusión del Tiempo está escrita la elección del hombre a través del libre
albedrío por medio de la cual puso en movimiento la causa del error que
inevitablemente tuvo efecto, en la que la humanidad entró en la conciencia
mortal o la muerte viviente de su existencia presente. Así fue separado de
su ser eterno y perfecto. Su único propósito en la Tierra ahora es alcanzar la
reunión con su conciencia inmortal. Cuando esto se logra, resucita del reino
de la muerte y se convierte en su verdadero ser inmortal hecho a imagen y
semejanza de Dios. Tu maestro te ha dicho que Dios es amor, y en estas
simples palabras se pueden encontrar los secretos de todos los misterios de
la Tierra y del mundo mundano.

Las lágrimas corrían por mis mejillas. Bajo el escrutinio espiritual de esa gran
conciencia compasiva, me sentí como un gusano gateando: inmundo, lleno
de errores y pecados. Sí, digo pecado, pero no en el sentido ordinario los
hombres usan esa palabra. Más bien el pecado como el pecado realmente
es. Y básicamente el pecado es hipocresía, falsedad, ¡la mentira viva! Es
mirar a tu prójimo con una sonrisa amistosa en tu rostro con pensamientos
traicioneros, maliciosos o burlones en tu corazón. El pecado es cualquiera y
todas las desviaciones de la verdad absoluta, el amor perfecto, la honestidad
absoluta y los motivos rectos. Por lo tanto, el pecado real tiene poco que ver
con las normas terrenales del pecado.

Cuando estas realizaciones llenaron mi conciencia, quise arrojarme al suelo


y esconder mi cabeza avergonzada por la humanidad. Y de todos los
hombres en ese momento me sentí el más humilde, el menos digno de estar
donde estaba. Me pregunté cómo esos grandes seres podrían amar a alguien
como yo o cualquiera de la humanidad. Estamos con nuestras guerras
sangrientas, nuestros odios intensos, nuestras intolerancias baratas y de
mala calidad, nuestra codicia y avaricia y nuestra cruel inhumanidad hacia
nuestros semejantes. Escondí mi cabeza en mis manos y lloré lágrimas
amargas por una criatura tan llena de error e hipocresía y, sin embargo, tan
hinchada de orgullo egoísta por nuestro pequeño conocimiento material.

28
En ese momento, como en un sueño, escuché las tensiones de la "Oración
del Señor", interpretada por miles de violines. Mientras me agachaba en la
silla, lágrimas frescas brotaban de mis ojos. Mi corazón estaba lleno de
humildad, arrepentimiento y gratitud, gratitud porque estos Grandes Seres
incluso habían considerado nuestra miserable existencia egoísta.
Sobre las exquisitas líneas melódicas, la voz dijo: "Amado amigo de la Tierra,
ahora te bautizamos en la verdadera luz de los mundos eternos".

Un haz blanco cegador brotó de la cúpula de la nave. Por un momento me


pareció perder parcialmente la conciencia. Todo se expandió en una gran luz
blanca brillante. Parecía que estaba proyectado más allá del Tiempo y el
Espacio y solo estaba consciente de la luz, la Luz, la LUZ. Orfeo, la Tierra, el
pasado fue como nada, un sueño oscuro de un momento. Y ese sueño se
desarrolló ante mis ojos en un panorama veloz. Cada evento de mi vida en
la Tierra fue muy claro para mí, y luego regresó el recuerdo de todas mis
vidas anteriores en la Tierra. ¡EN ESTE MOMENTO SUBLÍMICO, CONOCí EL
MISTERIO DE LA VIDA! Además, me di cuenta con una terrible certeza de que
todos nosotros, cada uno de nosotros, estamos atrapados en la eternidad y
nos ASIGNAMOS UN SOLO CONOCIMIENTO BREVE A LA VEZ.

Me estoy muriendo, pensé. He pasado por esta muerte antes en otras vidas
terrenales. ¡Esto es la muerte! Solo que ahora estoy en la ETERNIDAD, SIN
INICIO Y SIN FIN. Luego, lentamente, todo se resolvió en luz radiante, paz y
belleza indescriptible. Libre de toda falsedad de mortalidad, floté en un mar
atemporal de felicidad.
Por fin, a partir de un sueño vívido, recuperé la conciencia. Aturdido, miré
por el interior de la nave. Todo era igual, pero parecía que habían pasado
diez mil años en lo que debieron haber sido solo unos pocos momentos.
Estaba medio consciente de una sensación de ardor en mi lado izquierdo
justo debajo del corazón, pero no pensé nada de eso en ese momento.
Derivas etéreas de la música estaban en el aire. A lo lejos, podía sentir, más
que escuchar, una vibración palpitante debajo del piso de la nave. Además,
volví a ser consciente del suave empuje de mi cuerpo contra la silla
acolchada. Me di cuenta de que me estaban devolviendo a la Tierra.

En un tiempo increíblemente corto, la pared se abrió y vi el entorno familiar.


Sí, sabía que estaba en casa otra vez. Pero también me di cuenta un poco
triste de que la Tierra nunca podría volver a ser realmente mi hogar. En la
evolución espiritual de la humanidad, yo había sido prescindible en esta vida.
Así había pasado por la muerte y alcanzado la vida infinita.

Cuando me levanté de la cómoda silla, me agaché y recogí el extraño y


brillante trozo de metal que llevaba en la mano cuando salí de la nave. En
una especie de aturdimiento me alejé de la nave; Luego me volví
curiosamente a mirarlo desde el exterior una vez más. ¡Pero se había ido!
Miré hacia arriba y allí estaba alto en el cielo, apenas visible como una
burbuja luminosa borrosa. Entonces, de repente, ya no estaba allí; pero en

29
lo alto del cielo del noreste vi un disco rojo brillante que cambió a verde y
desapareció.

Bajé la mirada hacia el trozo redondo de metal extraño en mi mano. Estaba


brillando y lívido de nuevo y parecía estar vivo, ya que temblaba en contacto
con mi carne. Además, estaba disminuyendo rápidamente en tamaño.
Cuando llegué a casa, se había disipado en la nada.

Cuando me estaba desvistiendo para irme a la cama, recordé de nuevo la


sensación de ardor que había sentido en mi lado izquierdo mientras
experimentaba la profunda “iniciación” en el platillo. Miré hacia abajo y vi lo
que parecía ser una "quemadura" circular del tamaño de un cuarto en mi
lado izquierdo, directamente debajo de mi corazón. El borde exterior del
círculo era rojo, inflamado y ligeramente elevado, al igual que un pequeño
punto en el centro del círculo, el símbolo del átomo de hidrógeno. Me di
cuenta de que habían impresionado esa marca en mi cuerpo para
convencerme más allá de toda duda de la realidad de mis experiencias en la
fría luz de los próximos días.

30
CAPITULO III

MI REUNION CON NEPTUNO

Después del impacto emocional de ese viaje profundo y desconcertante en


el platillo, me quedé en un verdadero aturdimiento durante semanas.
Continué el trabajo en Lockheed y reanudé la rutina de mis asuntos
cotidianos; pero era como un autómata, un habitante en dos mundos y en
mi hogar en ninguno de los dos. Es casi imposible explicar mi estado de
ánimo. Pero la gran iluminación espiritual que había recibido en el platillo
me dejó algo extraño para mi planeta, la Tierra.

Anhelaba contarle al mundo, poner en marcha las verdades de mis


descubrimientos; sin embargo, sabía que, en su mayor parte, siempre debía
guardar silencio. Entre otros vislumbres de la realidad, logré la comprensión
de que el TIEMPO NO ES EXISTENTE. Lo que llamamos Tiempo existe solo en
los mundos físicos y es una ilusión de los sentidos. Además, ahora sé que
nuestro concepto de espacio es completamente erróneo. Pero, ¿a quién
podría convencer de estas y otras verdades? ¿Quién me creería?

Pero como ELLOS solicitaron que les contara a los terrícolas mis experiencias,
les conté a muchas personas sobre mi viaje en el platillo volante. Casi todos
se rieron y me ridiculizaron. Fui el blanco de numerosos chistes. Alguien
siempre fue astuto: "¿Van a aparecer tus amigos de platillo esta noche,
Orfeo?" O: "¡Dile a uno de los platillos que aterrice en el Drive-In Theater,
Angie, y luego todos lo creeremos! “Tales comentarios invariablemente
provocaron risas a mi costa. Pero ya no me importaba, ¡SABÍA, y eso fue
suficiente!

A medida que mi historia circulaba, varios periódicos imprimieron relatos


burlones de "The Saucer Man". Cortó profundamente ver la vergüenza y la
humillación que causó a mis dos hijos. Sabían que la gente decía que su
padre era un "infeliz". No querían ir a la escuela porque sus compañeros se
reían de ellos. Sabía que todo dolía a Mabel también. Mabel me suplicó que
olvidara mis experiencias. Traté de explicarle por qué tenía que contárselo,
y tuvimos algunos malentendidos sobre el tema.

Quería mucho hacer algo constructivo, pero no sabía cómo hacerlo.


Comencé a llamar a varias oficinas militares y de defensa. El personal de
varios de los más pequeños se rio abiertamente y me hizo pasar, lo sé, como
un chiflado. Pero fue con gran alivio que las oficinas realmente importantes
me remitieron a hombres que estaban realmente interesados. Me
preguntaron y me cuestionaron sobre la información que les di.
Poco después comencé a dar charlas semanales a pequeños grupos de
personas interesadas sobre los visitantes del espacio. Al principio, estas

31
reuniones se llevaron a cabo en hogares privados y luego, a medida que
aumentaba la asistencia, nos reunimos en el Club Casa de Los Feliz.
En el poco tiempo libre que tenía, comencé a escribir mis experiencias y
planeé publicarlas en una pequeña hoja de noticias, porque creía que podía
llegar a más personas de esa manera.

Pero a medida que pasaban los días y las semanas después de mi fantástico
viaje en el platillo y no pasaba nada más, comencé a sentirme un poco
incierto. El constante ridículo y la risa crearon aún más dudas. Mi insistencia
en la verdad absoluta de mis experiencias finalmente pareció
definitivamente alienar a mis amigos e incluso a mi familia. Mi historia no se
creía en la Tierra y los visitantes misteriosos no hacían nada para ayudarme.
De hecho, empecé a dudar de mi propia cordura, a preguntarme si las
experiencias extrañas habían sido una ilusión o una alucinación de algún
tipo. Y, sin embargo, un tribunal interno de la Verdad me aseguró que ese
no era el caso porque CON ELLOS HABÍA VISTO Y CONOCIDO REALIDAD - y
nunca podría olvidar eso.

En la noche del 2 de agosto, Mabel y yo estábamos ayudando en el snack bar


de Los Feliz Drive-In. Alrededor de las 11 salí a tomar un respiro de aire
fresco. Sobre las colinas hacia el oeste noté una luz verde borrosa que
aparentemente estaba suspendida en el cielo. Lo observé por varios
momentos, luego entré y llamé a Mabel y a otros siete u ocho para que
salieran y lo vieran. Todos ellos vieron la misteriosa luz colgando inmóvil en
el cielo sobre la colina. Incapaces de explicarlo, algunos de ellos declararon
que debía ser un helicóptero flotando en el aire. Otros pensaron que podría
ser una lámpara de calle de algún tipo.

Pero cuando, después de tres o cuatro minutos, la "lámpara de la calle" subió


lenta y silenciosamente a los cielos y de repente desapareció, nadie tuvo
mucho que decir. Pero por alguna razón perversa, ninguno de ellos quiso
admitir que en realidad era un platillo volador.
Mientras se reunían de nuevo en el café riéndose de "Orfeo y sus platillos
voladores", una ola deprimente de desaliento pasó por encima de mí. Fue
inútil, absolutamente inútil, hablar con alguien sobre los platillos o mis
experiencias. Me sentí muy desanimado y muy solo, decidí irme y caminar a
casa.

Mientras recorría los espacios vacíos, el puente de la autopista Hyperion


Avenue se alzaba enorme y oscuro delante de mí. El cielo estaba nublado y
las sombras densas y oblicuas de la vasta estructura de hormigón eran más
pesadas y más misteriosas de lo habitual. Sin embargo, en las sombras de
los oscuros arcos del puente, había llegado a sentir una especie de calidez y
bienvenida, una comunión espiritual con un mundo mucho más grande y
más bondadoso. Porque estaba en las sombras del enorme puente que
había encontrado el platillo que me había llevado fuera de este mundo.

32
Estaba pensando en estas cosas cuando de repente me di cuenta de que
alguien se acercaba desde la oscuridad. Me sobresalté porque nunca antes
había conocido a alguien que tomara el atajo bajo el puente tan tarde por la
noche. Estaba a punto de decir una palabra de saludo cuando me di cuenta
de que el desconocido venía desde el callejón sin salida del puente. Lo
primero que pensé fue que alguien me estaba esperando, posiblemente
para robarme. Pero antes de que pudiera alarmarme, escuché la llamada del
extraño: "¡Saludos, Orfeo!"

Mi corazón casi dejó de latir, porque de inmediato reconocí la vibrante y


hermosa voz del ser que me había hablado en el platillo.
Me detuve en seco, completamente sin palabras, y miré a la figura que se
acercaba. Pero entonces una ola de alegría y gratitud me inundó, y
finalmente respondí vacilante: “Saludos... para ti... ”

Él se rio agradablemente. "Sé que en tu mente me has dado un nombre, yo


que he permanecido sin nombre para ti", dijo con suavidad. "Puedes
llamarme por ese nombre, Orfeo; es tan bueno como cualquier otro y tiene
más significado interno para ti que cualquier nombre que pueda darte".
"Neptuno... ”Dije el nombre lentamente y con reverencia. Porque de hecho
era el nombre que le había dado a este gran y misterioso ser. Luego agregué:
"Por fin has venido a darme fuerza y fe".
Estaba lo suficientemente cerca como para que yo viera que era varias
pulgadas más alto que yo y similar a un hombre bien formado. Pero las
sombras eran tan pesadas que no pude distinguir los detalles de su figura.
Pero solo estar en su presencia una vez más fue sentir nuevamente una
tremenda ola de fuerza, armonía, alegría y serenidad.

"Ven, Orfeo", dijo con suavidad, continuando por delante de mí. "Tenemos
muchas cosas que discutir esta noche".
Lo seguí mientras caminaba delante de mí a través de las densas sombras.
Podía escuchar sus pasos sólidos sobre el camino de grava que me convenció
más allá de la sombra de una duda de que no era un fantasma o una ilusión.
Me llevó a un área mejor iluminada cerca de la curva de Glendale Boulevard,
donde sube y cruza el puente. En realidad, estaba temblando antes de mi
primera mirada real al misterioso visitante de otro mundo.
Cuando se volvió, vi su rostro, el mismo rostro maravilloso y expresivo que
había visto en la pantalla luminosa. Otra vez noté especialmente sus ojos
extremadamente grandes, oscuros y expresivos, y la nobleza y belleza de sus
rasgos, que en realidad parecían irradiar calidez y amabilidad.

Entonces me di cuenta de que llevaba una especie de uniforme, de color


azulado, perfectamente adaptado y ajustado a los contornos de su cuerpo.
Pero aparentemente era sin costuras, botones, bolsillos, adornos o diseño
de cualquier tipo. De hecho, encajaba tan perfectamente que era casi como
una parte de su cuerpo.

33
Pero mientras lo estudiaba, me di cuenta de un fenómeno asombroso: podía
ver su uniforme y su figura con claridad, pero vacilaba de vez en cuando,
como si lo estuviera viendo a través de un agua ondulante. Y el color no
permaneció sólido y uniforme, sino que variaba y cambiaba de lugar, lo que
me recordó a un televisor sintonizado de manera imperfecta. Solo su cara y
sus manos permanecieron inmóviles y estables como si no estuvieran
parcialmente ocultas por una película de agua ondulante.
Los faros de los automóviles que se acercaban nos caían de vez en cuando y
recuerdo que me preguntaba qué tipo de ser mi compañero parecía ser para
los de los coches que pasaban. ¿Lo vieron en absoluto? Si es así, ¿se mostró
tan sólido y sustancial como yo?
Avanzó de nuevo, indicándome que lo siguiera. Sin hablar, me llevó por el
fuerte declive concretamente al lecho del río seco de Los Angeles. Allí se
sentó en una piedra grande y me indicó que hiciera lo mismo.

Durante un tiempo él permaneció en silencio y yo estaba sumamente


consciente de un tremendo campo vibratorio sobre él; una emanación
tangible de serenidad, amor fraternal y alegría inefable.
Finalmente, dijo: “Sientes y entiendes intuitivamente muchas cosas que no
te puedo decir directamente, Orfeo. Acabas de darte cuenta de que no
somos como hombres de la tierra ya que funcionamos en dimensiones
desconocidas para tu mundo. La Tierra es un mundo tridimensional y por
eso es predominantemente falso. Puedo decirte que para las entidades de
otros ciertos mundos, la Tierra se considera como "el planeta maldito", el
"hogar de los reprobados, los caídos". Otros llaman a tu Tierra "el hogar de
los dolores". Para la evolución de la Tierra es la evolución a través del dolor,
la tristeza, el pecado, el sufrimiento y la ilusión de la muerte física. Créeme,
todas las evoluciones no son similares a las de la Tierra, a pesar de las
creencias actuales de sus científicos”.

Cuando escuché estas extrañas palabras, mi corazón y mi mente gritó:


"¿Pero por qué debe ser así? ¿Por qué la gente de la Tierra debe conocer el
dolor, el sufrimiento y la muerte?

Levantó la vista hacia los cielos y en la suave luz vi profunda compasión en


su rostro cuando dijo lentamente: “La respuesta a esa pregunta es uno de
los misterios de la ilusión del Tiempo. Pero les puedo decir esto: tales
condiciones no siempre prevalecieron entre las entidades que ahora habitan
la Tierra. Una vez hubo otro planeta en su Sistema Solar, el más justo y
radiante de todos los planetas. Ese planeta fue el hogar original de los
terrícolas. En su hogar natal no conocían el dolor, el dolor, el sufrimiento, la
enfermedad o la muerte. Pero en la gloria y maravilla de su mundo se
volvieron orgullosos y arrogantes. Hicieron la guerra entre ellos y finalmente
se volvieron contra el Gran Dador de la Vida. En última instancia,
destruyeron su propio planeta, que hoy existe solo como un anillo árido y
estéril de asteroides y escombros en el sistema solar. Para que esas
entidades puedan adquirir comprensión, compasión y amor fraternal,

34
nacieron en la evolución animal y material de un planeta menor, la Tierra.
Sufrimiento, tristeza, frustración y muerte se convirtieron en su maestro. Su
símbolo se convirtió en el Hombre-Bestia. Cada hombre debe desarrollar su
propio destino y salvación. En la ilusión del Tiempo y por medio de repetidos
nacimientos y muertes, cada entidad evoluciona espiritualmente de forma
lenta y dolorosa hacia su antiguo estado de divinidad glorificado.
Eventualmente, todas las entidades de la Tierra alcanzarán nuevamente su
herencia perdida. Habrán aprendido la comprensión, la compasión y el
verdadero amor por Dios y sus compañeros”.

Reflexioné sobre sus extrañas palabras pensativamente, pensando mientras


lo hacía para que lo que había dicho explicara muchos misterios aparentes
sobre el hombre y su suerte en la Tierra. Pero pronto mi atención se distrajo
una vez más cuando vi que la figura de Neptuno extrañamente "vacilaba"
otra vez. De repente, la pregunta estaba en mi mente: “¿Estaba realmente
allí en el sentido físico más verdadero, o era una proyección inmaterial en el
mundo físico desde otra dimensión? ¿Lo vi en su verdadera forma y estado
ordinario de ser, o simplemente una aproximación proyectada de la
apariencia de un hombre? "Estos pensamientos extraños me asustaron un
poco y me llevaron a aguas demasiado profundas.

Una sonrisa tranquilizadora iluminó su rostro. "No te alarmes, Orfeo. La


respuesta a la pregunta problemática en su mente es sí y no. En la forma de
la Tierra, el color, la individualidad y el aspecto material de las cosas es de
suma importancia. En nuestro mundo, estas ilusiones no tienen
prácticamente ninguna importancia. Basta con decir que para ti soy una
aproximación de mí mismo como realmente soy. No puedo dejarlo más claro
en términos tridimensionales”. Pensé en mis propios sujetos con problemas
de la Tierra.

Impetuosamente, pregunté: "¿Qué pasa con la Tierra ahora? En la superficie,


todo parece bastante tranquilo, pero sé que solo estamos a la deriva en
aguas peligrosas y traicioneras. En sus corazones muchas personas están
perturbadas y asustadas. Existe el temor constante de la bomba H y de otras
armas horriblemente destructivas que se desarrollan en los laboratorios.
También está la amenaza creciente del comunismo que amenaza al mundo
y muchas otras cosas... ”

Cuando Neptuno habló, su voz era tranquila y desapasionada: “El


comunismo, el enemigo fundamental de la Tierra actual, enmascara bajo su
estandarte la punta de lanza de las fuerzas unidas del mal. Junto con el bien,
todos los hombres tienen el mal en sus corazones hasta cierto punto. Pero
algunos son mucho más malvados que otros. El comunismo es un mal
necesario y ahora existe en la Tierra al igual que las criaturas venenosas, las
hambrunas, las plagas, las tiranías, los cataclismos, todas son fuerzas
negativas que despiertan las fuerzas positivas del bien en el hombre y las

35
hacen actuar. Así se combaten, se comprenden y, en última instancia, se
hace evidente su irrealidad. Porque el mal siempre se destruye a sí mismo.
Hizo una pausa y una vez más noté su "uniforme" oscurecimiento y
aclaramiento en las manchas, como si estuviera hecho de nubes azuladas
pálidas e inquietas y parches de luz de la luna. Entonces contuve el aliento
mientras continuaba: “Sí, la guerra vendrá de nuevo a tu Tierra. Somos
impotentes para evitarlo. Millones en tu tierra lucharán hasta el final por sus
preciados ideales y la libertad de la mente humana, con solo un mínimo de
su lado para la victoria. La hora de trabajo que en la historia futura se
conocerá como "El Gran Accidente" está más cerca de lo que cualquier
hombre sueña. Y ya las nubes de guerra están en el horizonte, oscuras y
siniestras; Pero en lo alto irradia el arco iris, infinito y eterno. La humanidad
sobrevivirá a Armagedón y despertará a un nuevo día más glorioso de
comunión y amor sincero de hermanos. En el amanecer de la Nueva Era de
la Tierra, todos olvidarán sus amargas heridas y se construirán de manera
constructiva sobre los sólidos cimientos de la Hermandad del Hombre”.

Dejó de hablar y volvió sus ojos radiantes hacia mí. En la penumbra su rostro
era verdaderamente resplandeciente.
"No hay mucho más que pueda decirte ahora, Orfeo", dijo. “Desde el primer
avistamiento moderno de nuestros discos en el año 1947, miles de personas
en la Tierra han llegado a creer en nosotros. Muchos realmente han visto
nuestros discos. Algunos nos han visto clarividentes. Otros se han
comunicado con nosotros claramente. Aún otros reconocen la verdad de
nuestra existencia y el mayor alcance de nuestro ser, a través de la
percepción intuitiva. Pero en cuanto a la prueba oficial de nosotros mismos,
por la cual tantos clamores, no podemos ofrecer eso. La prueba oficial de la
existencia de nuestros discos vendrá. Pero si intentamos físicamente
contactar a la humanidad a través de cualquier fuente llamada autorizada,
sería inútil y posiblemente desastroso para ellos. Casi todos los seres
tridimensionales no tienen un concepto de, ni podrían entender, seres extra-
dimensionales. Esta noche, al visitarte, he roto un código, el código de
'manos libres', en lo que respecta a cualquier interferencia en los asuntos de
la Tierra. La ley cósmica activa verá las enmiendas necesarias.

El me miró; Sus extraños ojos se entristecieron repentinamente. Por un


momento tuve la extraña sensación de que, en su visión más amplia, solo se
me apareció como una sombra fugaz e insustancial, completamente sin
realidad como él lo sabía. En ese instante revelador, supe que nosotros, los
de la Tierra, estamos tan alejados de su naturaleza como la Tierra del Sol.

Después de un rato, dijo: "Le daría la mano en señal de nuestra reunión tan
importante aquí esta noche. Pero no puedo. Ya he ido demasiado lejos. Por
mi transgresión debemos ahora retirarnos de ti en igual grado. La ley
inmutable de causa y efecto sobre la Tierra gobernará en consecuencia.
Como resultado, pocos creerán o incluso escucharán tu relato de nuestra
reunión. En la imagen general, su historia no cambiará de ninguna manera

36
las condiciones en la Tierra. Ningún evento terrenal real será acelerado o
retardado debido a nuestra reunión. A lo sumo, su historia dará solo una
mayor fe y una convicción interna a unos pocos, pero es un número
importante. Los caminos de Dios son inmutables y aparentes solo para
aquellos que tienen discernimiento espiritual. En la ilusión del Tiempo, todas
las cosas se cumplirán en su propia hora”.

Descubrí que estaba temblando y que me temblaban los nervios. Ya sea por
pura emoción o por estar dentro del rango vibratorio de Neptuno, no lo sé.
Deseaba agradecerle, expresar el gran sentimiento de gratitud en mi
corazón; pero no sabía muy bien cómo. Le dije: “Desde el fondo de mi
corazón te lo agradezco, Neptuno. Prometo mi vida a ti y a los seres de tu
mundo, para que un mayor entendimiento pueda llegar a la humanidad”.

"Sabemos que no nos fallará, Orfeo", respondió. "No se puede hacer ningún
otro contacto en este momento. Pero no tengas más dudas sobre la realidad
de tus experiencias. El camino está abierto ahora; Camina como quieras. Tu
fracaso será mío. Pero te sonrío por el aumento en el número de personas
que vendrán a conocernos en un aspecto más verdadero y a creer en
nosotros por ti. Se dará fuerza y aliento a los millones de personas que se
alzarán con valentía para enfrentar las pruebas de fuego que se avecinan.
Les digo esto: el "Gran Accidente" está muy cerca y la furia de la próxima
guerra se romperá cuando menos se espere; Cuando los hombres hablan de
paz. No puedo decir más.

Con estas palabras proféticas, Neptuno extendió su mano hacia mí. Pero
recordando sus palabras, no lo entendí.
Él sonrió y su rostro en realidad parecía irradiar luz. "¡Orfeo, mi hermano!",
Dijo con genuino afecto. “Por mi bien, te negaste a romper el código. Mi
confianza está para siempre en ti, Orfeo. En tu simple acción, me has
limpiado de mi contacto con este motivo”.

El pauso; luego agregó: “Pronto nos retiraremos de la Tierra, Orfeo, y sin


embargo, en realidad nunca estaremos lejos. Más tarde, volveremos, pero
no a ti, querido amigo. Comprenderás el significado de estas palabras más
adelante”.
Cuando no respondí, dijo: "Tengo sed, Orfeo. ¿Quizás sabes de dónde
podemos tomar un trago de agua?
"Oh, sí... sí, señor", respondí con entusiasmo, poniéndome rápidamente en
pie. Recordé una pequeña tienda cercana que permaneció abierta toda la
noche. "Por favor espere aquí; Enseguida vuelvo. "Lo dejé y trepé por el
terraplén.
Cuando me apresuré hacia la tienda, me di la vuelta y miré hacia el puente
Hyperion. Debajo del arco central alto distinguí el contorno nebuloso de una
especie de "iglú" fantasmal que reconocí de inmediato como un platillo
similar al que había montado.

37
En la tienda compré dos botellas de refresco de limón y me apresuré a
volver. Pero cuando me acerqué me decepcioné al ver que el platillo
fantasmal ya no estaba debajo del arco del puente. Acelerando mi ritmo,
casi corrí al lugar donde había dejado a Neptuno; pero ya no estaba allí. No
me sorprendí demasiado porque tuve la premonición de que no estaría allí
cuando volviera.

Tiré las sodas y me tiré al suelo. El lugar estaba terriblemente desolado sin
él. Me sentí tan solo, tan indefenso y desierto, como un niño que se queda
solo en una habitación oscura cuando la luz se apaga repentinamente. Miré
hacia arriba y mis ojos buscaron en el cielo. En lo alto de los cielos
occidentales, vi una luz verde suave y difusa que colgó por un momento,
luego disparó y desapareció.
"Adiós, Neptuno", dije suavemente cuando sentí que mis ojos se
humedecían. “Ahora sé que la Tierra aún no está lista para una reunión con
los seres de tu mundo. Pero en el amanecer de la gran Nueva Era de la Tierra,
ese día llegará, amigo. Cuando hayamos aprendido el significado del
verdadero amor fraternal; cuando hayamos vencido en mayor grado el mal
inherente en nuestros corazones egoístas, entonces tal vez seamos dignos
de encontrarnos con los hermanos más sabios y gentiles de tu mundo. En
esos días vuestros compañeros nos visitarán abiertamente y con alegría. "La
Tierra ya no será 'el maldito planeta, el hogar de los dolores'".

38
CAPITULO IV

“¡PODEMOS APARECER Y FUNCIONAR COMO HABITANTES DE


LA TIERRA, ORFEO!”

Al principio no le dije a nadie de mi extraño encuentro con Neptune, porque


sabía muy bien que mi nueva historia se encontraría con una incredulidad y
un ridículo aún mayores. Pero inmediatamente me puse a trabajar
escribiendo mis experiencias posteriores. Ya había colocado mis primeras
experiencias con los platillos en forma de manuscrito y tenía previsto
publicarlo como la primera edición de un pequeño periódico personal, The
Twentieth Century Times; pero había tenido dificultades para encontrar un
editor. Ahora me alegré de que el documento aún no estuviera impreso, ya
que podía incluir mi experiencia más reciente con Neptune.

Trabajé duro en el manuscrito en mi tiempo libre. Pero la tensión emocional


y física en la que estaba empecé a hablar sobre mi salud y sentí que volvían
muchos de mis viejos síntomas de extrema debilidad y fatiga. En octubre de
1952 solicité un permiso de ausencia de mi trabajo en Lockheed. Esto se
concedió y, por una extraña coincidencia, el primer día de mi licencia
comenzó el día en que se convocó el primer golpe en la historia de Lockheed.
Tenía la sensación de que me habían salvado de estrés y tensión nerviosos
adicionales. Afortunadamente, la huelga terminó bien y el trabajo se
reanudó en la planta en unas pocas semanas.

Con el tiempo libre del trabajo, pronto pude completar el manuscrito.


Además, con el descanso adicional, mi salud mejoró rápidamente, de modo
que fui lo suficientemente fuerte como para volver a trabajar dentro de un
mes.
Los compañeros de la planta sabían de mi interés en los platillos y muchos
de ellos también sabían de mis dos primeras experiencias. Yo era un montón
de nervios respecto a ellos. Pero, en general, fue de buen humor, un acorde
amistoso, por lo que no me importó. Varios de aquellos con quienes trabajé
más de cerca me pidieron alguna clase de prueba de la realidad de mis
experiencias. Les conté de la pieza de metal extraño que había recogido en
el suelo de la nave y les expliqué que en cuestión de minutos se desintegró
en la nada. También les conté de la quemadura que había recibido durante
mi "iniciación" en el platillo que había dado como resultado una marca en el
lado izquierdo de mi pecho. Algunos de ellos miraron la marca en la forma
del símbolo del átomo de hidrógeno. Pero estas cosas no eran prueba
suficiente para ellos.

Una noche en el trabajo, varios de ellos habían estado bromeando acerca de


mis experiencias. Al Sarradar bromeó: "¿Qué tipo de licor bebes, Angie, que
te envía a este mundo?". Walter Seveicki intervino: "Sí, cuéntanos para que
podamos dar un paseo en un platillo también".

39
Acabábamos de lanzar un pesado dado. Al y yo estábamos quitando el
radomo terminado cuando de repente se escuchó un fuerte crujido, como si
una tabla de madera se hubiera roto. En el mismo instante sentí un golpe en
mi mano derecha y una sensación de escozor en mi dedo índice.
Los chicos se sobresaltaron. Al gritó: "¿Qué pasó, Angie?"
No respondí, pero extendí mi dedo índice para que todos los vieran. Cinco
de ellos vieron como una roncha redonda apareció en mi dedo. El ronchón
no era rojo como una quemadura, sino que parecía gris. Era del tamaño de
una moneda de diez centavos, un círculo perfectamente redondo con un
punto oscuro en el centro, de nuevo el símbolo del átomo de hidrógeno.

Alguien dijo algo sobre la electricidad estática, pero todos estaban


profundamente confundidos, porque nunca antes había ocurrido algo así. Al
me aconsejó que buscara atención médica en el hospital de la planta. Le dije
que no sería necesario; No había dolor alguno. Le recordé que me había
pasado lo mismo en el platillo cuando recibí una marca similar
considerablemente más grande en mi lado izquierdo, debajo del corazón.
Se rieron de mi explicación y se negaron a creer que los extraterrestres
tuvieran algo que ver con el fenómeno repentino e inexplicable que había
producido la extraña marca en mi dedo. Sin embargo, estaban
desconcertados y hoy cualquiera de ellos dará testimonio de la autenticidad
de la experiencia. La marca impar se mantuvo en mi dedo índice durante
algunos meses como un recordatorio constante de la proximidad de los
visitantes invisibles.

La última parte de octubre, Mabel hizo un viaje de regreso a Nueva Jersey


para visitar a nuestra gente. Cuando regresó, varias semanas después, mi
madre y mi padre la acompañaron, ya que querían pasar uno o dos meses
en California. Mabel me contrató para reunirme con ellos en la estación de
autobuses de Greyhound.
Tenía muchas ganas de ver a Mabel de nuevo y esperaba con ansias una
reunión con mi padre y mi madre. Conduje al centro la noche que iban a
llegar, tan emocionado como un niño. Eran alrededor de las seis y las calles
llenas de tráfico. Estacionando mi auto, caminé hacia la terminal de
autobuses. También estaba lleno de actividad. En toda la emoción, los
platillos voladores y los visitantes del espacio fueron las cosas más alejadas
de mi mente. Pero cuando entré por la puerta principal de la terminal de
autobuses me detuve en seco y miré fijamente, sin poder creer lo que veía.
Justo enfrente de mí y frente a la tribuna estaba una cara familiar. Sabía que
no podía equivocarme, ¡era Neptuno!

Levantó la vista y sus ojos oscuros me dijeron que me estaba esperando.


Estaba vestido con un traje de negocios oscuro ordinario y llevaba un maletín
bajo el brazo. Un sombrero de fieltro de color azul oscuro con broche de
presión ensombrecía sus ojos. ¡Y apareció tan real como cualquier persona
en el depósito! Después de la repentina sorpresa, empecé a saludarlo, pero
una fuerte orden telepática me detuvo. Me quedé vacilante mirándolo. Se

40
puso de pie, frente a mí y no pude evitar notar lo alto, extremadamente
guapo y distinguido que apareció en la apresurada multitud de personas. Él
no estaba sonriendo; de hecho, su rostro era casi severo como si pudiera
estar enojado. Me pregunté qué había hecho mal. Me olvidé por completo
de Mabel y de la gente que me esperaba.

Su mirada atenta nunca me abandonó. Por un momento, me acerqué al


quiosco de periódicos, cogí una revista y la hojeé. Había recibido la clara
impresión telepática de no acercarme a él; así esperé a que me hablara. Pero
él no lo hizo. Mirando fijamente a una página de la revista, esperé más
comunicación telepática. ¡Vino! La esencia del mensaje fue: “La última vez
que me viste, Orfeo, estaba en una proyección menos objetiva en tu mundo
tridimensional. El propósito es darte una idea de nuestro verdadero aspecto.
Pero ahora esta noche me ves totalmente objetivada. Si no supieras quién
soy, no podrías decírselo a uno de tus compañeros. Esta noche no soy medio
fantasma, pero puedo moverme entre los hombres como un terrícola. No es
necesario que me hables; Has ganado la comprensión. Ahora sabes que
podemos aparecer y funcionar como seres humanos”.
Lo miré con gratitud a los ojos y, como en mi anterior encuentro con él, volví
a sentir la unidad del ser como si me hubieran liberado momentáneamente
de los lazos de la individualidad.

Justo entonces Mabel y la gente me espiaron. Como en un sueño, oí que me


llamaban cuando se acercaban corriendo. Como un autómata besé a Mabel
y abracé a mamá y papá. Todo el tiempo estaban hablando y tomándome
las manos. Estaba siguiendo los movimientos para saludarlos, pero todavía
estaba tan aturdido que apenas sabía lo que estaba sucediendo.
Juntos todos, caminamos hacia la salida y noté que Neptune estaba
siguiendo una corta distancia detrás de nosotros. Cuando llegamos a la
puerta, estaba a punto de abrirla cuando Neptune extendió la mano y la
abrió. Estaba más asombrado que nunca, porque significaba que podía
funcionar en el mundo físico tan fácilmente como cualquier terrícola.
Afuera, caminó unos pasos hacia la izquierda y se detuvo. Allí abrió su
maletín y sacó un paquete de cigarrillos. Sacó un cigarrillo del paquete y
volvió a ponerlo en el maletín. Luego, sin encender el cigarrillo, lo arrojó a la
cuneta.
Yo también estaba fumando un cigarrillo. Siguiendo la acción de Neptune,
tiré mi cigarrillo. Mabel notó mi preocupación y mi comportamiento
extraño. Miró a Neptune y luego a mí y me preguntó: "¿Quién es ese hombre
y por qué nos mira con tanta atención?"
No respondí a su pregunta porque estaba demasiado confundido para
involucrarme en las explicaciones. Le dije: "Vamos, Mae, metamos las
maletas en el coche".
Ella sabía que algo estaba mal y yo era consciente de las tres caras que me
estudiaban con perplejidad. Dije excusas torpes por mi comportamiento
extraño. Pero en el camino a casa comencé a zafarme de ello (las escusas) y
mostrarles la cálida bienvenida que sentí en mi corazón.

41
CAPITULO V

¡EL PASADO NUNCA ESTÁ MUERTO!

Las vacaciones de Navidad llegaron con su espíritu alegre y festivo y la


emoción habitual y bulliciosa. Para entonces las cosas volvieron a la
normalidad y no había experimentado más contactos. Los platillos voladores
parecían haber desaparecido de los cielos; prácticamente no aparecían
relatos de avistamientos en los periódicos. Aunque había completado el
manuscrito de The Twentieth Century Times, no pude reunir el coraje para
publicarlo.
Mabel seguía diciendo: "Orfie, si publicas eso, la gente pensará que estás
completamente loco. ¿Por qué no lo olvidas? Nada bueno puede venir de
ello. Todo va tan bien ahora; los dos estamos trabajando y los chicos están
felices, dejémoslo así”.

"Pero, Mae... "Yo lo reprocharía. "No lo entiendes; ¡Estas cosas realmente


me sucedieron! ¡Es mi deber decir lo que sé!
"¿Y qué gracias obtendrás por ello? ¿Quieres ser ridiculizado, reírte y ser
considerado un chiflado o un psicópata? ¡Piensa de nuevo! Recuerda cómo
todos hablaron cuando contaste por primera vez esa descabellada historia
sobre un viaje en un platillo volante. ¿Qué te consiguió pero ridículo? Incluso
si sucedió, Orfie, ¡olvídalo! Solo olvida todo por el bien de tu familia. Seamos
felices y disfrutemos la vida”.

Así, aunque sentí que estaba traicionando a Neptuno, dejé que las cosas se
distrajeran y no hice ningún esfuerzo por publicar mi historia. De hecho, en
el día de Año Nuevo de 1953, nuestras vidas transcurrieron de manera tan
suave y placentera que decidí olvidarlo todo en lo que concernía al mundo y
permití que esas increíbles experiencias se convirtieran totalmente en parte
del pasado de 1952.
Pero los acontecimientos de 1952 no descansaban. Durante la última parte
de enero de 1953, las portadas de los periódicos publicaban historias
sensacionales de platillos nuevos. La Fuerza Aérea publicó informes de que
los discos voladores y los extraños grupos de luces sobre Corea eran
numerosos. F-94 Starfires había encontrado varios de los platillos y uno de
sus pilotos había conseguido un bloqueo magnético de radar en uno de ellos.
El norte de Japón también tuvo muchos avistamientos.

Los informes me inquietaron. Por la noche salía frecuentemente y


escudriñaba los cielos. Con frecuencia vi los discos en lo alto como luces
errantes. Cualquier observador casual no daría una segunda mirada, sino
que simplemente apagaría las luces como las luces normales de un avión. Y
como nuestro apartamento estaba cerca de varios aeropuertos grandes,
usualmente había aviones visibles en todo momento. Nunca debí haber
podido distinguir las luces de platillos de las de los aviones si no fuera por la

42
peculiar sensibilidad de mi sistema nervioso al efecto electromagnético de
los platillos.

Entonces empecé a avergonzarme por haber fallado tan completamente la


confianza que Neptune había depositado en mí. Había dicho: “El camino se
abrirá, Orfeo; viaja como quieras”. Me di cuenta de que hasta ahora me
había negado a recorrer la carretera y, a excepción de las pocas charlas que
había dado a pequeños grupos, no había hecho nada para ayudar a las
personas a comprender a los visitantes extraños. Cada vez más me daba
cuenta de lo egoísta que era al pensar primero en mi familia y en mí.
Finalmente supe que no había alternativa para mí. Pase lo que pase, tuve
que seguir adelante con la publicación de los hechos de mis experiencias.
Fue la única cosa constructiva que se me ocurrió hacer.

Sin seguir discutiendo el tema con Mabel, llevé el manuscrito de The


Twentieth Century Times a varias editoriales locales. Ninguno de ellos fue
alentador. ¡Lejos de ahí! El primero al que me acerqué fue muy divertido y
un poco despectivo cuando dijo: "Será mejor que envíes esto a una revista
de ciencia ficción, viejo, a menos que quieras aterrizar en una camisa de
fuerza".

El siguiente editor al que intenté me contó lo confuso e incoherente que


estaba escrito. "Olvidas que no soy un escritor", le contesté. "He hecho lo
mejor que puedo y todos los hechos están ahí".
Él rio. "Usted dice que los hechos están aquí, ¿pero son?” Empieza diciendo
que estas experiencias son verdaderas y, sin embargo, antes de que se
complete la narrativa, ha inferido varias veces que podrían ser imaginarias.
De hecho, aquí mismo en la primera página usted hace la siguiente
declaración: "¡Esta historia es un cuento o es real!" ¿Qué tipo de hechos son
esos? ¿Y cómo puede esperar que la gente acepte el papel como un hecho
real?

"He pensado en todo eso", le contesté. “Francamente, fue mi idea dar la


noticia con suavidad. En otras palabras, dejar que los lectores se sientan
inseguros al principio en cuanto a la autenticidad absoluta de los hechos.
Decir todo esto al principio como un hecho es demasiado impactante para
un mundo inestable. Como usted mismo dice, podría ser trasladado a una
institución mental. Deje que la verdad de lo que tengo que decir se
desarrolle gradualmente”.

Después de muchas charlas en este mismo sentido, accedió a publicarlo,


pero solo si le permitía editarlo y eliminar partes importantes de la historia.
Me negué rotundamente y él a su vez se negó a tener nada que ver con la
publicación del manuscrito.
Y así fue. Intenté editor tras editor con los mismos resultados
desalentadores. Por fin, sin embargo, encontré una pequeña editorial que
estaba dispuesta a imprimir la pieza palabra por palabra tal y como estaba

43
escrita si pagaba todos los costos de publicación y me llevaba todas las
publicaciones yo mismo. Acepté hacer esto. Pero cuando nos separamos, él
negó con la cabeza y dijo: "Perdóneme por decir esto, señor Angelucci, pero
sinceramente creo que está cometiendo un grave error". No solo estás
tirando tu dinero, sino que eres capaz de convertirte en hazmerreir público”.
"Tendré que arriesgar todo eso", le contesté. “No hay alternativa para mí;
Debo publicar ese papel”.

Así, el 19 de febrero de 1953, el único número de The Twentieth Century


Times salió de la prensa, un periódico tipo tabloide de ocho páginas que
llevaba palabra por palabra el informe de todas mis experiencias. Creo que
fue sensato para mí lanzamiento. Yo respiraba un gran suspiro de alivio
cuando vi el periódico, porque sentí que había satisfecho una deuda.
Cuando entré en nuestro apartamento con un montón de papeles, Mabel
echó una mirada horrorizada a una de las páginas y se dejó caer en una silla.
"¡Oh, Orfie, no lo hiciste! Tú no. Esta cosa es dinamita. Puede destruirnos.
Arruina tu trabajo, mi trabajo y la educación de los niños. Esto puede acabar
con todo lo que hemos construido aquí".
"Lo siento, Mae," contesté con obstinación. "Créeme, no hay otra salida para
mí. Tengo que vivir conmigo mismo, así que tuve que hacerlo. Espero que
intentes entender".

Pero sabía que Mae no entendía. Y a medida que las copias del papel
llegaron, muchas de sus reacciones predichas ocurrieron. La gente comenzó
a ridiculizarme por completo y varios artículos publicaron noticias
sarcásticas sobre mí y mis experiencias, infiriendo sutilmente que "no estaba
todo allí". Créeme, no fue fácil de soportar, y especialmente sufrí por mi
familia. Los muchachos estaban nerviosos en la escuela y en su trabajo en el
bar de tentempiés, Mabel era el objetivo constante de ingeniosas y afiladas
púas que me apuntaban.

Pero la respuesta no fue del todo negativa. Algunas personas se interesaron


genuinamente. En ese momento reanudé mis charlas semanales en la Casa
Club y así pude distribuir los documentos en las reuniones. A medida que
más y más personas se interesaron y dejaron de tomar el Twentieth Century
Times como una broma, comencé a sentir que no todo se podía perder. Y lo
que es más importante, podría mirarme de nuevo al espejo feliz, pensando
que no había fallado por completo a los visitantes espaciales.

44
CAPITULO VI

¡LOS AVIONES DESAPARECEN!

No mucho después de mi publicación del artículo, se desarrolló un nuevo


aspecto de mis experiencias con los platillos. En la tarde del 3 de marzo de
1953 estaba sentado solo en la cocina, leyendo. Fui plenamente consciente
del constante zumbido de un avión que continuó durante algún tiempo. El
sonido aparentemente venía del oeste. Poco a poco me di cuenta de que el
sonido era demasiado constante e inquebrantable para un avión normal.

Curiosamente, me levanté y miré por la puerta. Viniendo desde el norte, vi


lo que parecía ser un pequeño y ordinario avión de aluminio. Desde donde
estaba parado en la puerta no había nada inusual en el sonido de la nave, ya
que asumía el crescendo normal de acercamiento directo. Salí de la puerta
y lo vi volar directamente por encima de la cabeza hasta que estaba bastante
frente a la luz del sol, ¡cuando de repente y de manera asombrosa el avión
ya no estaba allí! Igualmente misterioso, el sonido de su motor cesó
abruptamente también. Nunca volví a ver el avión. Confundido, volví a la
casa. Obviamente, la nave no era un disco volador, sino un avión de tipo
convencional, ya que no había experimentado ninguno de los síntomas
físicos desagradables que un disco volador produce invariablemente en mi
cuerpo.

Cuatro días después, alrededor de las cinco de la tarde, acompañaba a Jane


Vanderlick, una vecina que trabaja en el café "Loe Feliz Theatre".
Caminábamos hacia la cafetería donde Jane iba a abrir media hora antes ese
día. Estábamos riendo y hablando cuando Jane notó un avión cerca en el
cielo, volando hacia el sur. Parecía simplemente un avión ordinario del tipo
más común: "¡Tal vez sea un platillo volador, Orfeo!"
Pensé que estaba bromeando y le contesté: “¡Tú también, Jane!

Pero sus ojos estaban serios. "Lo digo en serio, Orfeo. Hay algo peculiar en
ese avión”.
Por primera vez escruté el artefacto cuidadosamente. Después de un
momento tuve que admitir que había algo inusual en eso. Parecía
extremadamente opaco y de superficie plana y no reflejaba ninguno de los
rayos del sol poniente, como normalmente debería haber hecho.
¡Mientras los dos lo estábamos mirando, el avión de repente se desvaneció
ante nuestros ojos en un cielo despejado y sin nubes! El sonido de su motor
cesó igual de abruptamente. Ambos nos paramos en nuestros caminos. Jane
me miró fijamente. "¿Qué le pasó a ese avión, Orfeo?"
Sacudí la cabeza y luego respondí lentamente: "No iba a mencionárselo a
nadie, Jane, pero vi que sucedió lo mismo hace cuatro días". ¡No sé lo que
significa! "

45
Nos quedamos allí por unos minutos, nuestros ojos buscaban en vano en el
cielo algún rastro del avión desaparecido. Le pedí a Jane que recordara cada
detalle del extraño incidente. Ella prometió que lo haría. Si hoy le preguntas
a ella al respecto, ella verificará la experiencia tal como te la he contado.
Varios días después, estaba con un grupo de empleados sentados alrededor
de la planta de Lockheed. Eran unos cinco minutos antes de las cuatro de la
tarde. Estábamos a la espera de que los turnos cambiaran de preparación
para ir a trabajar. Mi buen amigo, pero el escéptico más confirmado, Richard
Butterfield, estuvo con nosotros. Mientras estábamos hablando sin hacer
nada, un avión de dos motores aparentemente ordinario apareció a la vista
sobre las colinas.

La nave atrajo la atención de Butterfield. Se levantó del banco y lo miró como


si estuviera hechizado. Su comportamiento me recordó inmediatamente las
acciones de Jane Vanderlick unos días antes. Sus ojos se habían sentido
atraídos por ese plano en particular al igual que los ojos de Butterfield ahora
estaban atraídos por este. Sin embargo, ninguno de los planos tuvo ningún
efecto sobre mí. La multitud notó la profunda absorción de Butterfield en el
pequeño avión. Algunos de ellos se echaron a reír y comenzaron a
molestarlo. Recuerdo a alguien gritando: “¡Mira! ¡Nunca había visto un avión
antes! "Pero Butterfield no le prestó atención. Finalmente, casi como si
estuviera hablando solo, dijo: "¿Qué es eso?"

Varias voces colaboraron de manera útil con las grietas de los sabios acerca
de que necesitaba urgentemente el consejo de un óptico. Un compañero
comentó mordazmente: "Cualquier persona puede ver que no es más que
un avión de dos motores ordinario".
No dije nada, porque ya me había dado cuenta de lo plana que era la nave y
de cómo no reflejaba los rayos del sol de la tarde.
De repente, hubo un destello instantáneo que apareció para envolver el
avión. Cuando terminó el flash, no había señales de un avión que se pudiera
ver en ningún lugar del cielo. El zumbido de sus motores también había
cesado. Muchos del grupo habían visto el fenómeno. Se sobresaltaron y se
confundieron y todos comenzaron a hablar a la vez, tratando de explicar lo
que había sucedido. Otros continuaron mirando al cielo en busca del avión
desaparecido.

Butterfield se pasó la mano por los ojos, aturdido. Le parecía difícil volver a
la norma de este mundo. Él no dijo mucho, pero durante mucho tiempo
después de que habíamos hecho el trabajo, parecía estar muy pensativo. No
ofrecí ninguna explicación, porque la repentina desaparición del avión en un
destello brillante fue un nuevo avance para mí. Seguí reflexionando sobre
esto, así como las dos experiencias anteriores en las que había visto aviones
simplemente desaparecer en el aire. Pero no pensé demasiado en los
incidentes, ya que tenía más que suficiente para intentar resolver el enigma
de mis experiencias anteriores con los extraterrestres sin agregar más
problemas.

46
En una semana, la mayoría de los que habían visto desaparecer el avión
habían olvidado el incidente o descubierto una explicación que los satisfacía.
Entonces vi que la mente humana no quiere creer nada que no pueda
entender; Se racionalizará en cualquier medida en lugar de enfrentar lo
desconocido.

A medida que pasaban las semanas seguí teniendo más y más nervios.
Algunos de mis compañeros de trabajo incluso estaban concluyendo que
mentía solo por publicidad barata. Me hubiera encantado haberlo dejado
todo como un carbón al rojo vivo, si no hubiera tenido el profundo sentido
de lealtad y responsabilidad hacia esos Seres Mayores que ni yo ni mis
compañeros podríamos comenzar a entender.
A medida que la situación se hacía más desagradable en la planta,
finalmente decidí entregar mi aviso; para entonces, mis experiencias eran
bastante conocidas en todo el sur de California y, por lo tanto, estaba en
constante ridículo. Sabía que tendría que callarme con respecto a los
visitantes espaciales o dejar mi trabajo. Me decidí por este último.

Mis últimas tres semanas en el trabajo fueron bastante memorables. El 14


de agosto, Ernie Oxford y yo estábamos trabajando en una parte de un avión
fuera del edificio. Él, como todos los demás cuando estaban a solas conmigo,
insistían en los visitantes del espacio y mi "historia descabellada en ese
Twentieth Century Times”. Estaba declarando con mucho entusiasmo que ni
él ni su novia podían tragarse tal historia.
Le dije que tenía derecho creer solo lo que él deseaba creer. Entonces sugerí
que olvidásemos el tema y nos concentráramos en el trabajo que teníamos
que hacer. Pero no pude parar a Ernie. Él seguía diciéndome el gran error
que estaba cometiendo.

Mientras él me estaba regañando, miré hacia las montañas de Burbank y allí,


directamente sobre una cima, había un platillo volante. Toqué a Ernie en el
hombro y señalé el platillo. Dejó caer sus herramientas y miró fijamente.
Don Quinn, trabajando cerca, nos vio mirando al cielo y vino corriendo.
Mientras estábamos viendo la cosa, de repente pareció "voltearse" y
desaparecer. Ernie siguió preguntando: "¿A dónde fue?" Y después de esa
experiencia, él estuvo callado por un tiempo. Luego comenzó a hablar de los
platillos y nada más. Todavía no creía mi historia, pero sabía que en realidad
había visto un platillo.

El viernes 21 de agosto, a las 9:15 de la tarde, todo el turno estuvo


trabajando duro. Mi mente estaba preocupada y ocupada en la parte de un
avión. De repente un temblor llegó a mí. Sabía que solo podía significar una
cosa. Dejé mis herramientas y caminé hacia la enorme puerta, que estaba
abierta solo a un pie. Mientras miraba hacia la noche, vi una luz en el cielo
que parecía estar acercándose a la planta. Mientras observaba, la luz se
detuvo en el aire y cambió de ámbar a rojo. No había ninguna duda en mi
mente acerca de lo que era.

47
Llamé a algunos de los compañeros de la planta y les hice señas para que se
unieran a mí. Algunos de ellos se apresuraron, abrimos la puerta y salimos.
Todos los que vinieron fueron recompensados. Cada uno de los hombres vio
el disco rojo colgado en el cielo. Mientras miraban fijamente, miré sus caras
y me impresionó profundamente lo que vi. Por un momento, fueron como
hombres cambiados. La maravilla, el asombro y la creencia estaban en sus
caras. Así, me sorprendió la realización de lo que la mera vista de un solo
disco puede hacer al pensamiento de varias personas.

Mientras observaba sus reacciones, todos se volvieron de repente y me


miraron inquisitivamente. Levanté la vista hacia el cielo para ver que el disco
se había desvanecido y solo la luna y las estrellas estaban arriba. Pregunté
dónde había ido el disco y todos empezaron a decirme.
Por las muchas explicaciones, supe que el platillo parecía moverse hasta que
estaba directamente debajo de la luna donde comenzó a ascender. A medida
que ascendía, cambió de color del rojo al ámbar y luego al color plateado de
la luna. A medida que subía más, su color se volvió indistinguible de la luna,
por lo que no pudieron decir lo que realmente le sucedió. Pero se había
desvanecido. Todo eso había sucedido mientras estaba mirando sus caras.

Volvimos al trabajo y todos los hombres estaban tranquilos y pensativos. En


el descanso de diez minutos, les dije que la noche siguiente, en el segundo
descanso, les iba a pedir a cada uno de ellos que les contara su historia de lo
que había visto.
Cada hombre contó precisamente la misma historia. En total había doce
hombres. De alguna manera, no conseguí los nombres de dos de los
becarios, pero aquí están los nombres de los otros nueve: Dave Donegan, Al
Durand, Dave Remick, Michael Gallegos, Richard Becker, Richard McGinley,
Bruce Bryan, Ernie Oxford y Louis Pasko. Cada uno de estos hombres
afirmará los detalles de este avistamiento. El fenómeno no sucedió rápido;
todos tuvieron mucho tiempo para observar e impresionar detalles en sus
mentes.
Todos ellos creían haber visto un platillo volador. Por lo tanto, se me
permitió dejar mi trabajo con gran parte del estigma de la falsedad que se
desprende de mis experiencias imprimidas de buena fe en mi Twentieth
Century Times.

Entre esos doce hombres hay dos que todavía están profundamente
perplejos. Ellos son Ernie Oxford y Michael Gallegos, porque me habían visto
dejar mis herramientas y dirigirse a la puerta como si una fuerza invisible me
hubiera llamado. Dijeron que me comportaba como si estuviera bajo un
hechizo. Ambos comenzaron a seguirme involuntariamente, pero seguían
trabajando hasta que los llamé para que salieran.
Ambos insisten en que debo haber recibido un mensaje de algún tipo del
disco. Cuando les dije que era solo una reacción física y una profunda
sensación intuitiva de que los visitantes del espacio estaban cerca, creían

48
que les estaba ocultando algo. Porque dijeron que por un momento ellos
también habían sentido algo indescriptible. Con eso estoy totalmente de
acuerdo y me alegré de no estar sola.

El viernes 28 de agosto fue mi última noche de trabajo en Lockheed. Estaba


afuera trabajando en la parte de un avión. Esa noche Don Quinn fue mi
compañero. Fue uno de los más escépticos de mis experiencias con los
platillos y, como los demás, siempre insistió en hablar de ellos cuando
estábamos juntos. Me estaba diciendo el gran error que estaba cometiendo
al renunciar a mi trabajo y ser ridiculizado en general. Pero estaba
acostumbrado a hablar así, y le dejé hablar. Miré hacia el cielo y vi un disco
plateado que se movía hacia el sureste a lo largo del borde de la montaña

Inmediatamente llamé la atención de Don. Dejó caer sus herramientas y


miró e inmediatamente exigió saber que era aquello. "¿Por qué se comporta
de esa manera?" "¿Cómo se puede colgar en el aire de esa manera?" No
respondí a ninguna de sus preguntas.
De repente, también desapareció. El pobre Don me miró incrédulo y
desconcertado. Admitió que las características de vuelo no se parecían en
nada a lo que había visto u oído; sin embargo, no aceptaría completamente
la explicación del platillo volante. En realidad, no podía creía lo que veían sus
propios ojos. Así, ver no es siempre creer. Porque he visto a otras personas
realmente ver un platillo y negarse a creer la evidencia de lo visto por ellos
mismos.
Fue durante Agosto que ocurrieron muchos de los eventos extraños
incluidos en este capítulo. También fue en Agosto que un comunicado de
prensa revelador llegó a través del Servicio Internacional de Noticias que me
recordó los casos de aviones que misteriosamente desaparecieron en el aire.
La noticia sigue:

AVIONES VISTOS SOBRE ARTICO

Washington, 1 de agosto (INS). Un portavoz de la Fuerza Aérea reveló hoy


que aproximadamente doce aviones no identificados han penetrado el
perímetro de defensa de los EE. UU. En el Ártico en el último año.
El portavoz dijo que los "invasores" no fueron identificados como rusos, por
lo que no se pudo protestar a las autoridades soviéticas.
Algunos de los aviones fueron rastreados en radarscopios, mientras que
otros fueron vistos por emitir rayas de vapor blanco. Pero antes de que los
pilotos de caza de los Estados Unidos pudieran perseguirlos, desaparecerían
misteriosamente fuera del alcance del radar, dijo el portavoz.
Afirmó que los "asaltantes" cruzaron el borde del perímetro del radar de los
EE.UU. en Groenlandia y Alaska, y agregó que también volaron a otras partes
del continente norteamericano.
La Fuerza Aérea ha dado a los pilotos órdenes estrictas de no disparar a
ningún avión no identificado, a menos que haya cometido o esté a punto de

49
producir un acto "hostil", como un bombardero que vuela sobre el territorio
de los EE.UU. con las bodegas de descarga de las bombas abiertas.
¿Podría ser que esos misteriosos "aviones desaparecidos" que había visto
penetraron el perímetro de defensa de los Estados Unidos en el Ártico?

Al día siguiente llegó un desmentido a través del Servicio Internacional de


Noticias. Esta contra-noticia negó toda la información dada en el primer
comunicado.
Estos informes contradictorios siguieron un patrón ya establecido
definitivamente. Los comunicados de prensa oficiales de una naturaleza
desconcertante con respecto a los platillos son seguidos invariablemente
por lanzamientos desmentidos o retractaciones reales de declaraciones
anteriores.

Tan irritante y confuso como tales informes contradictorios son para el


público, sin embargo, esta forma de manejar la información OVNI por parte
de las autoridades es mejor para todos los involucrados. Porque con un poco
de reflexión, está claro que esas historias de noticias desconcertantes, sin un
obstáculo oficial colocado de inmediato, podrían fácilmente convertirse en
una conflagración nacional de pánico e histeria. La sede central oficial estaría
cubierta de avalanchas de telegramas, cartas, llamadas telefónicas y
consultas personales. Por lo tanto, sólo resultaría más confusión.

La historia de los extraterrestres es una que nadie puede ni podrá terminar


con ningún grado de finalidad. Es mi sincera convicción personal que la
Fuerza Aérea y otras oficinas responsables han respondido y manejado los
problemas de los visitantes del espacio exactamente como los visitantes
anticiparon y desearon que hicieran. A medida que más y más personas
pensantes se den cuenta de este hecho significativo, estaremos preparados
para recibir más revelaciones.
Tal vez sería bueno afirmar aquí que en los casos de desaparición de aviones
no creo que los barcos se desmaterialicen o se disuelvan en la nada, como
parece. Compuestas principalmente de una sustancia cristalina, las naves
pueden dar la ilusión de una transparencia completa o, si se controlan,
pueden hacerse completamente opacas. Así, también, pueden manifestar
cualquier color o combinación de colores, dependiendo de la energía
empleada y su control sobre la sustancia molecular del cuerpo de cristal.

No es un problema para los discos de cristal proyectar imágenes visuales de


aeronaves ordinarias y, de manera similar, producir las vibraciones auditivas
de los motores de aeronaves. Estas proyecciones pueden recogerse
fácilmente en una pantalla de radar.

50
CAPITULO VII

CONVENCION DE PLATILLOS VOLANTES EN HOLLYWOOD

Durante los últimos días que estuve en Lockheed, pensé a menudo en las
palabras crípticas de Neptune: “El camino se abrirá, Orfeo; camina como
quieras”. Y luego, cuando dijo: “Sonrío respecto a ti, Orfeo, por tus números
enormemente mejorados”.
Luego, sus últimas palabras proféticas, "Se dará fuerza y valor a los millones
de personas que se levantarán y se enfrentarán a los grandes desafíos que
se avecinan con solo una débil esperanza de su lado para la victoria".
Era verdad, pensé; El camino comenzaba a abrirse.

Con el tiempo, me llegaban nuevos conocimientos y una conciencia cada vez


mayor. Además, a medida que más y más personas se enteraban de mis
experiencias, muchos comenzaron a telefonear, escribir o visitar nuestra
casa, deseando saber más sobre los visitantes del espacio. Continuamos con
las reuniones semanales regulares en la Casa Club de Los Feliz, pero a
medida que aumentaban las multitudes, la Casa Club ya no era lo
suficientemente grande como para acomodar a todos. Fue entonces cuando
Max Miller, presidente de Flying Saucers International, una organización
dedicada al estudio de los fenómenos de los platillos voladores, y Jerome
Criswell, conocido columnista y hombre de la profecía de la televisión,
sugirieron que alquilásemos la sala de música en el famoso y antiguo Hotel
Hollywood para nuestras reuniones semanales. Así nos habíamos reunido
allí durante varios meses todos los domingos por la tarde o al anochecer. Se
intercambiaron opiniones y se presentaron conferencias sobre fenómenos
de los platillos a audiencias entusiastas.

Paradójicamente, a medida que aumentaba el interés del público en general


en los platillos, la prensa, la radio, la televisión y otros medios informativos
repentinamente dejaron caer los platillos volantes de las noticias. Incluso los
escritores de ciencia ficción de segunda categoría desterraron la palabra de
su léxico de horrores. Así se dejó al público a tientas por sí mismo. Y,
sorprendentemente, el camino quedó despejado para que aquellas
personas que habían experimentado contactos reales con los extraterrestres
trabajaran libremente sin obstrucciones de "sesgos" erróneos por parte de
informes oficiales.

Gerald Heard, Frank Scully y Donald Keyhoe eran nombres familiares entre
las personas interesadas en los platillos. Estos hombres, junto con la revista
Fate y Ray Palmer, habían estado haciendo todos los esfuerzos para
despertar al público ante el asombroso hecho de que nuestro mundo podría
estar siendo observado por seres de otro planeta. Pero ahora varios
hombres desconocidos estaban hablando y declarando que en realidad
habían tenido contacto con los platillos y visitantes espaciales. Entre ellos
estaban George Van Tassel, Truman Betherum, George Adamski, George

51
Williamson y Alfred Bailey. Esos pocos periódicos que publicaron historias
sobre estos hombres lo hicieron con la inclinación de la lengua.

Los domingos por la tarde hablaba a grupos en el Hotel Hollywood. Sabía


que mi audiencia esperaba pacientemente el reporte claro y conciso de mis
experiencias con extraterrestres. Pero a menudo estaban decepcionados.
Con frecuencia, cuando pisé la plataforma para hablar, me sobrevino una
extraña transición. Era como si otra personalidad me hubiera eclipsado;
Alguien que sabía todas las respuestas. Pero las respuestas no estaban en mi
inglés familiar o italiano, sino en una lengua desconocida, casi recordada.
Me costaría traducir las ideas al inglés y terminar por no ser claro y directo.
Por lo tanto, con la comprensión del universo casi a mi alcance, a menudo
no podía revelar ninguna parte de él.

Sin embargo, incluso con mis muchos fracasos para ser concisos y directos,
las reuniones ganaron impulso con un número cada vez mayor en la
audiencia. Fue entonces cuando Max Miller concibió la idea de una
convención de platillo volante. Me pareció una idea tremenda. Con la ayuda
de varias otras personas, comenzamos a formular planes con entusiasmo. Se
decidió que deberíamos celebrar la convención en el Hotel Hollywood,
donde había mucho espacio en el vestíbulo para dar cabida a una gran
audiencia.

Se colocaron varias exhibiciones de fotografías de platillos, modelos de


naves espaciales, libros, revistas y folletos en los platillos alrededor del
vestíbulo y se enviaron muchas circulares anunciando el evento. También se
enviaron por correo las invitaciones para hablar en la convención a todas las
personas que habían sido de gran ayuda para revelar y difundir información
sobre los platillos y extraterrestres.
Pero la respuesta a las invitaciones fue muy pobre. Menos de una semana
antes de la apertura de la convención, parecía que ninguno de los oradores
con los que habíamos contado estaría presente. Max estaba muy
preocupado. "Parece que estamos hundidos, Orfeo", exclamó abatido. "Esto
se va a convertir en el fracaso al premio de cualquiera y todas las
convenciones".

Pero cuando lo miré, la convicción fue repentinamente fuerte en mi mente


de que todo saldría bien. Le respondí: "No te preocupes, Max. Va a salir
mucho mejor de lo que jamás habíamos soñado que sería”.
Mi predicción resultó totalmente correcta. Cada uno de los oradores que
habíamos invitado se presentó a la convención, y algunos otros además.
Entre los oradores invitados estuvieron Frank Scully, Arthur Luis Joquel II,
George Van Tassel, George Adamski, Truman Betherum, John Otto de
Chicago, Harding Walsh y un misterioso Dr. “X” que hablaron largo y tendido
sobre los platillos. Se fue inmediatamente después de hablar y nadie supo
quién era realmente ni de dónde venía, aunque muchos preguntaron;
porque tenía algunas cosas sorprendentes que decir.

52
Casi a un hombre, los oradores dijeron que habían recibido un impulso
irresistible de asistir el viernes (dos días antes de la apertura de la
convención). ¿Podría ser que los visitantes espaciales habían estado
trabajando en su propia manera sutil?
En cualquier caso, la convención fue un tremendo éxito. Durante tres días y
una noche, la multitud desbordó el Hotel Hollywood sobre el césped y el
adyacente Hollywood Boulevard. De hecho, la respuesta fue tan tremenda
que en la segunda mañana le pedí a Max que detuviera toda publicidad
sobre la convención.

Algunos de los periódicos más grandes de Los Ángeles cubrieron la


convención. Pero todas las noticias eran del tipo habitual irónico. Algunos
pocos periódicos más rabiosos, intentaron "exponerlo" como un mero
esquema promocional de "hacer dinero".

La convención fue agitada. Estuve ocupado día y noche y continué


prácticamente sin dormir. Cuando no estaba hablando, la gente me rodeaba
y me bombardeaba con interminables preguntas. Muchos se mostraron
escépticos y no dudaron en ser beligerantes al respecto. Pero durante los
diez meses que estuve hablando en las reuniones semanales y en los tres
días de angustia de la convención, nunca perdí la calma. Un poder más allá
de mi propia conciencia o control me llevó a través. En momentos difíciles
de molestia o confusión, un surgimiento de paz y calma me levantaría y me
daría la misma fuerza que para la ocasión.

Sin embargo, en la última noche de la convención, el poder que me sostenía


falló repentinamente y perdí la paciencia por primera vez. Una mujer
solitaria que había sido especialmente persistente en buscarme y
arrinconarme para repudiarme y lanzarme citas de las Escrituras fue la
responsable del arrebato. Ella sabía que yo estaba equivocado y ella tenía
razón. Y ella tenía libros, diagramas y versículos bíblicos para probarlo.
Cuando al final, literalmente llegue al tope, ella recogió alegremente su
material y se fue gritando que mi temperamento probaba que yo era un
agente del diablo. Durante una hora perdí el temple varias veces de nuevo.

La experiencia más difícil de la convención ocurrió cuando un gran grupo de


materialistas literalmente "me coparon totalmente" en un esfuerzo
obstinado y burlón por "llegar al fondo de mi historia" y descubrir defectos
obvios desde el punto de vista del "sentido común". .
Las personas sinceras, de mente abierta y honestas que están dispuestas a
investigar el advenimiento de los visitantes del espacio nunca recurren a
tales interrogantes burlones. Hacen preguntas honestas y sinceras sobre
puntos que no comprenden completamente. Pero tienen un deseo sincero
de saber, no desacreditar, burlarse y despreciar.
Este grupo en particular tenía sus mentes empeñadas en "exponerme". Sus
métodos, refiriéndose por completo a un plano mental, harían que las
inquisiciones medievales pareciesen inocuas. Como pequeños demonios,

53
repitieron la física elemental y pudieron ver acciones prácticas e inteligentes
solo detrás de la Cortina de Hierro. Decían saber que yo era un buscador de
publicidad barato que no dudaba en mentir sobre los visitantes del espacio
o cualquier otra cosa para promover mis propios fines. No hay palabras
explicativas que puedan demostrarles algo que no quisieran creer.

Yo había sufrido críticas tan amargas e insinuantes antes, pero estaba


anormalmente cansada esa noche. Me sentí casi como si me estuviera
derritiendo ante su ataque venenoso, colapsando en las costuras, por así
decirlo, y de repente me sentí muy, muy humano y con los pies en la tierra.
Estaba a punto de explotar de ira otra vez cuando una especie de velo se
dibujó sobre mi mente consciente. Las figuras que gesticulaban ante mí se
convirtieron en balbuceos, sombras intrascendentes.

A medida que continuaron sus violentos ataques, mis pensamientos


volvieron tranquilamente a una escena de unas pocas semanas antes. Asistía
a una convención de escritores de ciencia ficción en el Hotel Commodore en
Los Ángeles. Desde mis experiencias con los extraterrestres, me he
interesado en el campo de la ciencia ficción, porque he descubierto que
muchas verdades científicas se basan o delinean en la ciencia ficción antes
de que se conviertan en realidades de nuestro mundo.

Muchos escritores bien conocidos en el campo de la ciencia ficción


estuvieron presentes. Cuando entré, mantenían discusiones abiertas sobre
tendencias en el campo de la ciencia ficción, los diversos mercados nuevos,
etc.
Uno de la audiencia preguntó: "¿Por qué todos los escritores de ciencia
ficción dejaron de escribir o incluso mencionaron platillos voladores?"
Un orador respondió con autoridad que el tema se había vuelto tabú con
ellos.
Otro miembro de la audiencia exigió saber por qué esto era así ya que los
platillos en realidad habían dado un impulso tan grande al campo de la
ciencia ficción.
El orador no tuvo una respuesta adecuada para eso, pero explicó sin razón
que los platillos eran "cosas viejas" ahora.
Me estaba impacientando con los procedimientos y estaba a punto de irme
cuando se anunció el orador invitado de la noche. Fue el Sr. Gerald Heard, el
conocido escritor de ciencia ficción y autor de ¿ESTA OTRO MUNDO
MIRANDO?

El Sr. Heard habló con gran elocuencia y una filosofía profunda y penetrante.
Él reprendió a los escritores por producir material de un grado inferior y
advirtió que el público no continuaría "aguantándolo", y mucho menos para
comprarlo. Muchos de ellos se retorcían incómodos en sus asientos.
Cuando se acercaba al final de su estimulante y provocadora charla, sus ojos
se encontraron con los míos, donde estaba sentado cerca de espalda con
dos compañeros. Noté que parecía cansado y agitado.

54
Cuando nuestros ojos se encontraron y se sostuvieron, una especie de
entendimiento mutuo pasó entre nosotros. Era como si vórtices de luz se
abrieran entre nosotros en círculos cada vez más amplios. Débilmente, pude
escucharlo terminar su discurso con estas palabras: "Hay uno en esta
habitación esta noche; no sé quién es, pero va a alterar todo el despliegue".
Hizo una pausa, luego su voz resonó cuando añadió. : "Él es el Despertador,
aún no ha aparecido, pero puede que esté aquí en esta misma habitación
esta noche". Gracias."

Y las ruedas místicas entre nosotros puestas en movimiento por los vórtices
magnéticos controlados retrocedieron y desaparecieron lentamente.
Miré por la sala a la audiencia, pero ya no lo escuchaban. Algunos
murmuraban y se reían entre ellos.
Mientras miraba alrededor de aquella sala llena, pensé que no era de
extrañar que los autores del régimen de terror de ciencia ficción declararan
a los platillos "tabú". La hermosa realidad estaba demasiado del lado de los
platillos. La armonía y la belleza son demasiado dóciles para los chicos de
horror. Han unido sus fuerzas con los materialistas, subversivos y egoístas
para luchar contra los "sensacionalistas del platillo volante" a cada paso.

Pero la broma está en ellos, porque la realidad se ha deslizado


silenciosamente más allá de ellos y ha establecido nuevas fronteras propias.
Las fuerzas de la ciencia ficción fueron inducidas por fuerzas sutiles para
ignorar los platillos voladores, al igual que muchas otras fuentes
materialistas de información. Durante la calma de bienvenida, los
fenómenos de los platillos volantes y los extraterrestres se dejaron manejar
en manos de los inexpertos pero honestos aficionados. Al principio, estos
hombres eran ineptos e inarticulados, pero están encontrando que sus voces
y su número están aumentando rápidamente. Los visitantes espaciales en
realidad solo habían limpiado la atmósfera para ellos. Si los hilanderos
profesionales de la ficción de terror se hubiesen concentrado enfocando en
el tema de los platillos voladores, los verdaderos contactos nunca deberían
haber podido realizar sus misiones.

55
CAPITULO VIII

MI DESPERTAR EN OTRO PLANETA

Fue a finales del verano de 1953 cuando se desarrolló la más bella y


reveladora de todas mis experiencias con los seres etéricos. Mi vida había
sido un caleidoscopio de nuevos entendimientos y patrones cambiantes
desde la noche de mi viaje en el platillo, pero aparentemente el más
profundo de todos tenía que ser revelado a mi mente consciente en pasos
graduales de comprensión, porque la experiencia en sí misma ocurrió en
realidad en enero de 1953, mientras todavía estaba trabajando en Lockheed,
pero no fue hasta seis meses después que tuve una idea de la tremenda
experiencia que había sido la mía. Durante esos desconcertantes seis meses,
honestamente, creí que durante los siete días de mi vida en enero de 1953
había sido víctima de una amnesia completa. No se lo conté a nadie, ni
siquiera a Mabel, porque en los últimos meses de mi vida habían ocurrido
tantas cosas confusas que temía complicar aún más todo al relacionar una
experiencia para la que no parecía haber ninguna explicación.

Durante esos seis meses experimenté muchas horas extrañas e inquietantes.


Los sueños vívidos de un mundo inquietantemente hermoso y medio
familiar me inquietaban el sueño. A veces me despertaba temblando y
transpirando sintiendo que estaba cerca del recuerdo consciente de una
experiencia exquisitamente hermosa que explicaría muchas cosas. Además,
con frecuencia durante los días, recuerdos fugaces y tenues pasaron a la
frontera de mi conciencia.

Aún más desconcertantes fueron las ocasiones en que, mientras hablaba con
grupos de personas en el Hotel Hollywood, sentí como si de alguna manera
me viera eclipsada otra personalidad más grande; una personalidad que no
pensaba ni en mi familiar inglés ni en mi italiano, sino en un lenguaje extraño
que parecía que una vez conocía pero que ahora ya no podía recordar.
Para aclarar la experiencia en sí, debo volver a ese día en enero de 1953,
cuando comenzó. Esa tarde no fui a trabajar porque me estaba recuperando
de la gripe, pero me sentía mucho mejor y creí que podía volver al trabajo al
día siguiente. Mabel estaba trabajando en el café y yo estaba sola. Alrededor
de las cuatro de la tarde me invadió un extraño sentimiento de desapego.
Era consciente de una extraña sensación de picazón familiar en mis brazos y
en la parte posterior de mi cuello que generalmente anunciaba la
proximidad de la nave espacial.

Desconté los síntomas extraños pensando que eran solo el resultado de mi


enfermedad. Entonces, de repente, comencé a sentirme tan adormilado que
apenas podía mantener los ojos abiertos. Recuerdo que me dirigí hacia el

56
diván para echarme una siesta, pero más tarde no tuve ningún recuerdo de
haber llegado a ese diván.

Mi siguiente percepción consciente fue un peculiar "despertar" o recuperar


la conciencia mientras estaba en mi trabajo en el Departamento de Plásticos
en Lockheed.
Estupefacto y desconcertado miré con incertidumbre alrededor de la
fábrica. Aturdido, reconocí las caras familiares de mis compañeros de
trabajo... Y noté las herramientas en mis manos. Contuve el aliento
bruscamente y un escalofrío me recorrió todo el cuerpo mientras
involuntariamente retrocedía con un estremecimiento de toda la escena. No
sabía por qué entonces, pero todo parecía irremediablemente mal, primitivo
y crudo.

Aturdido me froté los ojos con la mano con la esperanza de erradicar la


escena. Entonces me invadió un vértigo cegador y pensé que iba a perder el
conocimiento. Dave Donnegan, mi compañero de trabajo, me miró con
simpatía y había una preocupación genuina en sus ojos. No dijo nada, pero
en silencio tomó las herramientas de mi mano y en su camino tranquilo y
comprensivo siguió adelante, solo.

Un arrebato involuntario de absoluto disgusto vino de mis labios, disgustado


con todo lo que vi. Parecía la Edad Oscura. Recuerdo haber oído decir a Dave:
"¿Estás bien, muchacho?"
No respondí ¡No pude! En pánico me di la vuelta para salir corriendo por la
puerta. En mi apresurada prisa me topé con Richard Butterfield, el líder
temporal de mi sección. Debo haber estado muy enfermo porque
vagamente recuerdo haber visto la alarma en sus ojos cuando me agarró con
firmeza pero con suavidad por los hombros y exclamó: "¡Angie! Angie! ¡Qué
sucede contigo!"

Estaba respirando fuerte. Tanto emocional como mentalmente estaba


confundido e incierto. Mis pensamientos estaban agitados. ¡Yo tenía un solo
objetivo; para salir de ese lugar! Pero la presencia de Butterfield tuvo un
efecto estabilizador y calmante sobre mí.
Él sonrió tranquilizador mientras mantenía sus manos sobre mis hombros.
"Cálmate, Angie, viejo", dijo con suavidad. Sube las escaleras y tómate un
descanso. ¡Te ves mejor!
Murmuré mi más sincero agradecimiento y tropecé los escalones, aún sin
ser consciente de lo que realmente me había sucedido.

Tengo una taza de café. Nunca antes había necesitado tanto una. Me
temblaban las manos y todos los nervios de mi cuerpo temblaban. Mientras
bebía aquello caliente y aromático intenté pensar hacia atrás, recordar por
qué estaba tan conmocionado y molesto. Pero mi último recuerdo antes de
mi extraño y perturbado "despertar" en el trabajo, estaba caminando hacia
el diván en mi apartamento. El período intermedio fue un total vacío.

57
Al darme cuenta de una copia de los Los Angeles Times en una de las mesas,
lo levanté nerviosamente y miré la fecha. La transpiración estalló en mi
frente; la fecha del artículo era el 19 de enero de 1953. ¡Habían transcurrido
siete días, de los cuales no tenía ningún recuerdo! Pero incluso la fecha en
el papel no pudo convencerme. Tratando de mantener mi voz ocasional, le
pregunté a un trabajador en una mesa cercana. Confirmó la fecha en el
periódico.

Mi cuerpo estaba bañado en sudor frío. Estaba al borde del pánico cuando
me senté allí, con las manos temblando para que apenas pudiera tomar un
sorbo de café.
No podía creer que habían pasado siete días y siete noches, sin dejar ningún
rastro de memoria en mi mente.

A última hora de la tarde, cuando me sentía un poco mejor, volví al trabajo.


Pero fue un verdadero esfuerzo comportarme de una manera normal y
racional con mis pensamientos en confusión. Con cautela y discreción,
pregunté a Dave y otros compañeros de trabajo sobre esos siete días
anteriores. De sus respuestas me di cuenta de que había estado en el trabajo
todos los días y al parecer me había comportado de la manera habitual hasta
mi extraño "despertar" y violento arrebato esa tarde.
En casa no le mencioné a Mabel mi inexplicable pérdida de memoria. Y al
parecer, ella no había notado nada inusual en mi comportamiento durante
toda la semana. Parecía que en todos los sentidos me había comportado de
la manera acostumbrada. Comí mis comidas, dormí, fui y regresé del trabajo
y ayudé a Mabel en el Snack Bar, como de costumbre. ¡Fue fantásticamente
increíble!

No le conté a nadie lo que me había pasado. Pero en mi opinión, estaba


completamente desconcertado y profundamente preocupado por esos siete
días perdidos de mi vida. Imagínate a ti mismo en mi lugar. Supongamos que
durante una semana entera su consciencia de vigilia había sido borrada para
que no pudiera recordar un solo evento. ¿No estarías profundamente
perturbado? ¿No empezarías a preguntarte si podrías no ser psicopático?
Con toda sinceridad puedo decir que lo harías, porque esos eran mis propios
pensamientos de pánico.

Pero a medida que pasaban los días, gradualmente me acomodé en la rutina


de la vida diaria. A menudo me esforcé por recuperar el recuerdo de esos
siete días perdidos, pero me pareció que no había esperanza.
Pasaron los meses y casi había decidido que durante esos siete días había
sufrido una pérdida total de la memoria. Excepto por los pensamientos
inquietantes y los sueños vívidos, no tuve la menor idea de lo que iba a
ocurrir hasta esa noche memorable en la primera semana de septiembre de
1953.

58
Me sentía inusualmente inquieto esa noche. Poco después de las diez salí a
dar un paseo. Como siempre, mis pies parecían llevarme involuntariamente
hacia el puente de la autopista Hyperion Avenue. En sus sombras oscuras y
misteriosas, siempre encontré un tipo de paz espiritual y consuelo, porque
allí había conocido y hablado con Neptuno, ¡el hombre de otro mundo!
Estaba pensando en estas cosas mientras bajaba por el terraplén,
concretamente en el lecho casi seco del río Los Ángeles. Caminando hacia el
lugar donde Neptune había hablado conmigo, me senté desconsolado en el
suelo. Apoyé la cabeza en la piedra donde él se había sentado, miré
pensativamente los cielos y pensé en las infinitas y espirales maravillas del
universo. Perdido en el ensueño, una sensación de profunda paz interior y
tranquilidad me invadió. Estrepitosa, la ruidosa Tierra, con todos sus
problemas, disensiones y animosidades, parecía remota y relativamente
poco importante. Cuando mis pensamientos se desviaron agradablemente,
volví a sentir la extraña sensación que siempre fue mi primera toma de
conciencia de los visitantes del espacio. Pero me sorprendió
profundamente, porque Neptune me había dicho por última vez:
"Regresaremos, Orfeo; pero no para ti.

Sin embargo, el extraño hormigueo en mis brazos y en la parte posterior de


mi cuello era inconfundible. Con suerte, mis ojos escudriñaron los cielos. No
vi nada que de alguna manera se pareciera a un platillo. La intensidad de la
vibración aumentó, atenuando la conciencia de mi mente consciente como
lo había hecho la noche en que me encontré con el platillo.
Como en un sueño, mis pensamientos volvieron a esa misteriosa tarde de
lunes, seis meses antes, cuando, sintiéndome tan bien como lo hacía ahora,
había caminado hacia el diván para tomar una siesta. Algo asombroso estaba
sucediendo: estaba empezando a recordar, débilmente, al principio, como
los rayos dorados del sol atravesando nubes negras. ,

A medida que la memoria volvía a aparecer, recordé claramente ese lunes


por la tarde. Estaba caminando hacia el diván... mis ojos eran tan pesados
que apenas podía mantenerlos abiertos. ¡Atónito, me hundí en el diván e
inmediatamente caí en un sueño profundo!
¡Sólo ahora podía recordar despertar de ese sueño! ¡Mi despertar fue en un
mundo extraño y maravilloso! Ya no estaba en la Tierra; Se había producido
una transición fantástica. Me desperté en una habitación enorme,
fabulosamente hermosa; una habitación cuya sustancia brillaba
etéricamente con colores suaves y exquisitos. Yo estaba acostado en un
lujoso sofá, o salón. Medio despierto, miré mi cuerpo, ¡pero no era familiar!
Mi cuerpo nunca fue tan perfectamente proporcionado o de color y textura
tan finos. Noté que solo llevaba una prenda blanca fina, ajustada y que me
cubría el pecho, el torso y la parte superior de los muslos. Un cinturón de
oro finamente forjado estaba alrededor de mi cintura. Aunque el cinturón
parecía estar hecho de pesados eslabones de oro en relieve, no tenía peso.
Mi nuevo cuerpo se sentía increíblemente ligero, etéreo y vibrante con la
vida.

59
La conciencia plena no vino a mí de una vez. Mis primeros pensamientos al
despertar en ese mundo brillante fueron nebulosos. De alguna manera, el
pensamiento persistió en mi mente de que me estaba recuperando de una
enfermedad larga y grave. Así que me recliné allí en una especie de letargo
placentero como lo hace uno que ha estado muy enfermo. Pensamientos
aleatorios flotaban en mi conciencia. Todo era tan nuevo y diferente y, sin
embargo, era inquietantemente familiar. Mi hermoso cuerpo nuevo no era
mi cuerpo, ¡y sin embargo lo era! La exquisita habitación con sus colores
etéreos y suavemente resplandecientes no se parecía a nada que se hubiera
soñado en la Tierra y, sin embargo, de alguna manera no era extraña ni ajena
para mí.

Solo una cosa parecía desconocida: lejos, fuera de la enorme habitación sin
ventanas, podía escuchar el continuo retumbar de un trueno lejano. Por
extraño que parezca, el trueno no me llenó de temor, como siempre había
sido el caso en el pasado.
Poco a poco las oscuras brumas empezaron a despejarse de mi mente. Me
llegaban recuerdos increíbles; ¡Recuerdos de otro mundo, otra gente, otra
vida! Horizontes perdidos, recuerdos profundamente enterrados, vistas
olvidadas emergían a mi conciencia.

“¡Recuerdo este mundo!”, Pensé con entusiasmo. “Lo recuerdo de la misma


manera que un prisionero condenado recuerda la luz del sol, los árboles, las
flores del mundo exterior después de una eternidad encadenada en una
prisión oscura y odiosa. Este es mi mundo real, mi verdadero cuerpo. Me he
perdido en una dimensión llamada Tiempo y un cautivo en una tierra
prohibida llamada Tierra. Pero ahora, de alguna manera, he vuelto a casa.
Todo es serenidad, paz, armonía y belleza indescriptible. El único factor
perturbador es un medio recuerdo molesto de una sombra infeliz llamada
Orfeo, un fiador en un mundo carcelario de materialidad llamado Tierra.

Mientras los perturbadores pensamientos de este Orfeo perdido me


preocupaban, una parte de una pared se dividió sin ruido haciendo una
puerta imponente, y una mujer entró. Ella era deslumbrantemente
hermosa. De alguna manera, mi mente entendió que ella era quien estaba a
cargo de mí, incluso cuando entendí que la puerta misteriosa se abría y
cerraba automáticamente por medio de controles electromagnéticos.
Ella me miró y sonrió cálidamente. Su belleza era impresionante. Estaba
vestida simplemente con una especie de vestido griego de brillante
sustancia blanca plateada; su cabello era dorado y caía en suaves ondas
sobre sus hombros; Sus ojos eran extremadamente grandes, expresivos y de
un azul profundo. Suaves colores brillantes jugaban continuamente a su
alrededor, aparentemente variando con cada leve cambio en su
pensamiento o estado de ánimo.

60
De forma inquietante, un pensamiento estaba en mi mente recordándola de
algún lugar. Pareció percibir mi perplejidad y me dijo de manera
tranquilizadora que me veía muy bien y que pronto me despertaría. Luego
ella tocó un control en un gabinete de cristal cerca de mi cama. En respuesta,
una gran sección de la pared opuesta se abrió y reveló un enorme espejo.
Miré en las profundidades del cristal, pero el hombre que vi no era Orfeo; ni
tampoco era un extraño para mí. Paradójicamente, lo recordé y, sin
embargo, ¡no lo recordé!
"He ganado peso", comenté, sin saber simplemente por qué hice tal
declaración, luego agregué: "Además, ahora me siento mucho mejor".

Ella sonrió y respondió: "Al contrario, has perdido peso. Según todos los
estándares terrenales, ahora casi no pesas”.
Sus extrañas palabras me desconcertaron. Eché un vistazo a mi cuerpo, que
parecía ser sólidamente sustancial, además de ser mucho más grande y más
bien proporcionado.
"Todo es cuestión de la escala de vibración en la que está funcionando",
explicó. “La velocidad vibratoria de la materia densa que conforma el
planeta Tierra es extremadamente baja, por lo tanto, los cuerpos terrenales
son lentos, densos y engorrosos. Las tasas de vibración aquí son bastante
altas y su materia es tan tenue que parecería inexistente si estuvieras en un
cuerpo físico denso. Debido a que ahora estás en un cuerpo con una tasa
vibratoria correspondiente, los fenómenos de este mundo son tan reales
para ti como el mundo de tu Tierra”.

Mientras la escuchaba hablar, pensé que recordaba su nombre. “¿Tú eres


Lyra?”, Dije media pregunta.
Ella asintió con la cabeza.
Estaba a punto de preguntarle sobre ella cuando volví a ser consciente del
ruido continuo y bajo del trueno desde el exterior. Sentí curiosidad por salir
y mirar alrededor. Dirigiéndome a Lyra, le pregunté: "¿Puedo salir ahora?"
Ella sacudió su cabeza. "Aún no eres lo suficientemente fuerte, pero te
prometo que antes del séptimo día lo verás todo, Neptuno".

Sus palabras me sobresaltaron. ¿Por qué me había llamado Neptuno? Me


preguntaba. Yo no era Neptuno; ¡Neptuno tampoco estaba enfermo! ¿Y qué
quiso decir ella con el séptimo día?
Estaba a punto de hacerle estas preguntas cuando se volvió y miró
expectante hacia la pared del fondo. En un momento apareció la misteriosa
puerta y entró un hombre alto y sorprendentemente guapo. ¡Era Orión! De
alguna manera confusa lo reconocí de inmediato y sentí una oleada de
afecto por él en mi corazón. Al igual que con Lyra, brillantes olas de color
translúcido jugaban a su alrededor, aparentemente reflejando sus
pensamientos. Él sonrió cálidamente y dijo: "Te hemos extrañado,
Neptuno".

61
Me pasé la mano por los ojos de forma aturdida mientras respondía: “Pero
no soy Neptuno; hay algún error ".
"¿Estás seguro?", Preguntó con suavidad. “Recordarás que Neptuno fue el
nombre que le diste a nuestro hermano que te contactó por primera vez en
la Tierra. Ese nombre siempre ha tenido un significado extraño y profundo
para ti, quizás porque alguna vez fue tu propio nombre”.
Mientras hablaba, se dio cuenta de que, de hecho, me decía que en verdad
estaba diciendo la verdad. En su mundo, yo era, o había sido una vez,
Neptuno. “¿Pero el otro Neptuno?” Pregunté. "¿Quién, entonces, es él?"

Orión miró a Lyra y una brillante ola de luz dorada los envolvió a ambos.
Orión respondió lentamente: "Con nosotros los nombres son de poca
importancia. El hermano de quien hablas estaba en la ilusión del pasado
conocido como Astra, pero en las octavas superiores de la luz, los aspectos
individualizados como los que conoces en la Tierra no existen. Incluso ahora
que nos manifestamos en este estado de ser material más tenue, no nos
conoces en nuestro verdadero aspecto eterno.

Se podría decir, en términos de la Tierra, que hemos organizado una puesta


en escena para ti, nuestro hermano perdido. Antes de la Destrucción,
nuestra existencia era como la ves ahora; que por eso pareces recordar todo
esto. En esa fase de la dimensión temporal te conocían como Neptuno”.
Algo estaba mal, terriblemente mal, en alguna parte. Pensé. Si tan solo
pudiera recordar con claridad... Pero todo era tan confuso. Mientras
observaba a esos dos seres magníficamente parados uno junto al otro
envueltos en brillantes olas de luz dorada, sentí intuitivamente que los había
conocido bien, en algún momento, en algún lugar. Los había conocido en un
nivel igual, ¡había sido uno de ellos! Pero ahora eran como dioses para mí, y
yo era un rezagado, de alguna manera muy lejos, muy por detrás de ellos,
mi mente engañada por una enfermedad repugnante. Puse mis manos en
mis ojos, intentando con todas mis fuerzas recordar algo importante, y
terrible, que había olvidado.

Ninguno de los dos habló. Lyra tomó una oblea blanca del gabinete de cristal
mientras Orión vertía un líquido espumoso en una copa de cristal de
lavanda. Ellos me los entregaron. Comí la oblea de sabor delicado y bebí la
deliciosa bebida. Sentí que una vitalidad y una fuerza renovadas fluían a
través de mi cuerpo y con ello una maravillosa languidez de ensueño. Lyra y
Orión me sonrieron y las centelleantes olas de luz dorada se extendieron
desde ellos y me envolvieron en un cálido y reconfortante brillo.
"Duerme un rato, Neptuno", murmuró Lyra suavemente. Entonces apareció
la puerta misteriosa y se fueron cogidos del brazo, dejándome en paz. La luz
de la habitación se atenuó y oleadas de suave y exquisita música brotaron
de las paredes. Caí en un sueño profundo, sin sueños.
Cuando desperté, la luz entraba de manera brillante en la habitación. Una
pared entera había desaparecido milagrosamente revelando un balcón
exterior. Me senté y miré más allá del balcón en un mundo increíblemente

62
maravilloso y fantástico. Estaba radiante de luz y, sin embargo, parecía haber
una gran sobrecarga en el banco de nubes. Los rayos continuos pasaron a
través de las nubes en tonos del arco iris y el rumor constante del trueno
distante fue un poco más fuerte. Además, vi brillantes bolas de fuego en
movimiento lento, bólidos, bengalas de varios colores y lluvia de chispas
brillantes.

Me quedé profundamente desconcertado, ya que todos estos fenómenos


no me parecían del todo familiares, como lo eran tantas otras cosas en este
mundo. Salté del sofá y salí corriendo al amplio balcón, maravillándome de
la maravillosa sensación de ligereza y fuerza vibrante en mi cuerpo.
¡Qué glorioso mundo miré! Un mundo de sueños, más allá del vuelo más
salvaje de la imaginación. Color etéreo, centelleante por todas partes.
Fantásticos edificios hermosos construidos con una especie de sustancia de
plástico cristalino que temblaba con tonos de colores en constante cambio.
Mientras observaba, aparecieron ventanas, puertas, balcones y escaleras y
desaparecieron milagrosamente en las fachadas brillantes de los edificios.
La hierba, los árboles y las flores brillaban con colores vivos que parecían casi
brillar con una luz propia.

Me quedé sin aliento. Y sin embargo, de alguna manera, era familiar; ¡Un
mundo que una vez había conocido y olvidado! Unas pocas personas
escultóricas y majestuosamente hermosas caminaban por los caminos
peatonales. Ningún vehículo de ningún tipo era visible. Luego vi a Lyra y
Orión conversando entre sí cerca de un gran jardín circular de flores, casi
directamente debajo de mí. Ambos levantaron la vista y sonrieron,
saludando amistosamente. Corrí y me uní a ellos exclamando: "¡Qué
magnífico mundo!"

“¿Lo recuerdas, Neptuno?” Preguntó Lyra gentilmente.


Dudé, luego respondí: “Mucho es familiar, pero otras cosas no lo son. No
puedo recordar el relámpago y el trueno constante. Y el horizonte parece
estar a solo una milla de distancia y debería estarlo, ¡me parece recordar
que era casi ilimitado!
Por un momento hubo un profundo silencio. Lyra miró inquisitivamente a
Orión y una mirada de profundo dolor cruzó sus rostros mientras las olas
doradas de luz iridiscente sobre ellos cambiaban a púrpura brumosa. Me di
cuenta de inmediato que había dicho algo equivocado.
Lyra tocó un cristal que sostenía en su mano y el sonido del trueno fue
amortiguado hasta que fue apenas audible. Luego, derivas de exquisita
armonía llenaron el aire; la misma música etérea que había escuchado en mi
viaje en el platillo; solo aquí, en este mundo increíble, cada tono también se
manifestaba en la atmósfera como olas de colores brillantes.
Escuché y miré hechizado. Lyra y Orión se sentaron en la hierba y me
indicaron que me uniera a ellos. Cuando nos sentamos, Lyra apoyó su mano
con ternura sobre la mía y Orión puso un brazo sobre mis hombros.

63
Entonces Orión habló y dijo: “El tiempo es una dimensión, como tus
científicos ahora suponen correctamente. Pero es solo una dimensión
cuando se aplica a las diversas densidades de la materia. En los estados de
conciencia absolutos, o no materiales, el tiempo no existe. Entonces,
digamos que en uno de los marcos de tiempo o dimensiones, una vez hubo
un planeta en el sistema solar de la Tierra, llamado Lucifer. Era de la menor
densidad material de cualquiera de los planetas. Su órbita estaba entre las
órbitas de Marte y Júpiter. Entre los seres etéricos, o huestes celestiales, se
llamaba la Estrella de la Mañana. Entre todos los planetas era el planeta más
radiante del universo.

"El nombre del príncipe de ese brillante planeta también era Lucifer, un
amado Hijo de Dios". Orión se detuvo y la tristeza se profundizó en sus ojos.
Luego continuó: "Las leyendas de la Tierra sobre Lucifer y sus anfitriones son
ciertas. El orgullo y la arrogancia crecieron en el corazón de Lucifer y en los
corazones de muchos luciferinos. Descubrieron todos los secretos de la
materia y también el gran secreto de la Palabra Creativa. Con el tiempo
intentaron convertir esta fuerza omnipotente en contra de sus hermanos
que eran menos egoístas. También contra los seres etéricos y el Padre, o
Fuente, porque se transformó en su deseo de gobernar el universo. Usted
sabe el resto de la leyenda: cómo Lucifer y sus seguidores fueron derribados
de su estado superior (elevado).

En palabras más simples, los luciferinos que estaban encarnados en la


manifestación más atenuada de la materia "cayeron" en encarnaciones en
una de las evoluciones materiales más densas, que es la evolución animal de
la Tierra. “No me atreví a mirarlo mientras sus aterradoras palabras
golpeaban acordes oscuros en la memoria de mi corazón. "Entonces quieres
decir que yo... ¿Era uno de ellos?” Lágrimas avergonzadas de comprensión
cegaron mis ojos.
"Sí, Neptuno", dijo con suavidad, mientras él y Lyra me abrazaban.
Olas de amarga vergüenza y tristeza me inundaron cuando me di cuenta de
la terrible verdad de las palabras de Orión.

"Sí, Neptuno", dijo con suavidad, mientras él y Lyra me abrazaban.


Olas de amarga vergüenza y tristeza me inundaron cuando me di cuenta de
la terrible verdad de las palabras de Orión.
Por fin dije entrecortadamente: “Pero Orión, tú, Lyra y estos otros
caminando aquí en el jardín; ¿Quiénes son?"
"Estuvimos entre los que no se unieron a los luciferinos en su revuelta contra
las huestes etéricas", explicó con amabilidad. "Así, aunque los luciferinos
destrozaron nuestro radiante planeta en el holocausto de la guerra,
entramos en los mundos etéricos, no materiales, en las octavas superiores
de la luz como Hijos de Dios liberados, mientras que las huestes luciferinas
cayeron en el sueño de la mente en materia sobre el oscuro planeta de los
dolores”.

64
“¿Pero este mundo?” Pregunté con desconcierto. "¿No es el mundo que casi
recuerdo?"
"Sí, Neptuno", dijo Lyra con compasión. “Esta es una pequeña parte de lo
que queda de ese mundo. Usted mencionó que muchas cosas no eran
familiares, como el trueno y el relámpago y la proximidad del horizonte.
Estas condiciones son nuevas para ti. Porque estamos en uno de los
planetoides más grandes del planeta destruido Lucifer. Tiene unos pocos
cientos de kilómetros de diámetro, de ahí la proximidad del horizonte. El
trueno, el relámpago y el juego constante de los fenómenos de color en la
atmósfera son el resultado de perturbaciones magnéticas debido a la
proximidad de otros asteroides. Las nubes que ves arriba no son nubes como
las conoces en la Tierra, pero sirven para oscurecer los escombros de
nuestro planeta destruido. Solo rara vez dejamos nuestro estado etérico de
ser y entramos en nuestro marco de tiempo anterior en manifestaciones
individualizadas como nos ves ahora”.

Me quedé atónito en el silencio absoluto y la pena más profunda. Incliné la


cabeza al pensar en el magnífico mundo que había perdido, la gran herencia
que había abandonado para convertirme en un siervo encadenado en una
mazmorra de materia densa con sus manifestaciones erróneas de pecado,
enfermedad, corrupción, maldad y decadencia y repetidas muertes. Sollozos
sacudieron mi cuerpo mientras atravesaba a mis compañeros ciegos y
perdidos de la Tierra. Por fin murmuré vacilante: "¿Entonces todos los
pueblos de la Tierra han caído de esta antigua hacienda?"
"Orión negó con la cabeza. “No, no todos, Neptuno, pero una gran cantidad
de terrícolas son ex luciferinos. Sobre los demás te lo explicaremos más
adelante. La revelación cuando llegue explicará muchos de los enigmas de
su planeta”.

De repente, un pensamiento terrible vino a mí, casi causando que me


colapsara de horror mientras retrocedía. El terror de Stark estaba en mis ojos
cuando miré primero a Lyra y luego a Orión. No me atreví a expresar lo que
estaba en mi mente.
Orión, al discernir mi pensamiento, sacudió la cabeza y sus maravillosos ojos
irradiaron simpatía y comprensión cuando dijo: “No, Neptuno, no tengas
miedo, no eres en realidad Lucifer. De hecho, eres uno de los luciferinos que
menos quisieron unirse a los demás”.

El alivio me inundó dejándome débil y conmovido cuando escuché la voz de


Orión: "Lucifer está actualmente encarnado en la Tierra, pero es posible que
no le revelemos su identidad actual". Él ha encarnado muchas veces en la
Tierra y cada nombre es familiar incluso para los niños de escuela primaria.
Pero algunos de esos nombres te sorprenderían, ya que no son lo que
podrías esperar”.
Suspiré pesadamente, tratando de comprender todas las cosas
devastadoras que me habían revelado Lyra y Orión. Más bien de forma
incongruente, recordé el fenómeno de los platillos voladores sobre la Tierra,

65
que me hicieron preguntar: “Pero si destruimos su gran planeta, ¿por qué
sus discos están visitando la Tierra ahora? ¿Por qué Astra me contactó? ¿Por
qué no nos dejas a la suerte que merecemos, cada uno de nosotros
enterrado en su tumba individual de muerte viviente? ".

La mano de Lyra se apoderó de la mía y el brazo de Orión se apretó alrededor


de mis hombros. "El amor es más fuerte que la vida y más profundo que las
infinitas profundidades del tiempo y el espacio", dijo en voz baja. “Mientras
nuestros hermanos se pierden en el infierno de la irrealidad y vuelven sus
ojos ciegos e implorantes a los cielos mudos, nunca podemos olvidarlos.
Nosotros intercedemos incesantemente por la liberación de tu pueblo. Así,
hoy en día, todo siervo sobre la Tierra tiene dentro de sí mismo el poder a
través del misterio del Espíritu de Cristo Etérico para cancelar su cautiverio.

“Eventualmente, toda la humanidad, profundamente ahogada en el Tiempo


y la Materia, emergerá a la realidad cuando reconozca su unidad básica de
ser. Cuando el hombre es para el hombre de manera honesta, sincera y no
egoísta, se acerca la hora de la liberación del inframundo. Esperamos ahora
más allá del gran y triste río del Tiempo y Dolor con los brazos y los corazones
abiertos para recibir entre nosotros a nuestros perdidos y pródigos
hermanos en ese gran día en que se reúnen con nosotros como Hijos de Dios
liberados.

“Nuestros discos, o platillos como los llaman Eardimen, están en su marco


de espacio-tiempo como precursores de la futura resurrección de la muerte
viviente de la humanidad. Aunque nuestros discos son esencialmente
etéricos; es decir, no materiales, se controlan de tal manera que casi
instantáneamente pueden atraer la sustancia para que adquiera cualquier
grado de densidad del material necesario. Varios otros tipos de naves
espaciales ahora tienen permitido visitar la Tierra para ciertos propósitos.
Estos son de otros mundos y también islas espaciales de varias densidades
de materia. Algunos están en el límite entre materialidad y no materialidad.
Pero todos son operados por inteligencias de naturaleza altamente
espiritual. Todos están en una misión de amor a sus hermanos del Mundo
Oscuro, pero la comprensión de la humanidad de su último intento solo se
hará más evidente a lo largo de la Dimensión del Tiempo de la Tierra. No
decimos que no haya seres negativos en el Universo que no hayan alcanzado
formas primitivas de viajes espaciales, pero en la actualidad la Tierra está
totalmente protegida de estos por la ley cósmica y las huestes etéricas”.

Cuando Orión terminó de hablar hubo silencio. Me senté con la cabeza


inclinada y el corazón contrito cuando me di cuenta de la importancia total
de sus palabras. Como Neptuno, restaurado fugazmente a mi estado
inmortal perdido, vi que los habitantes de la Tierra estamos en realidad en
un inframundo de ilusiones donde confundimos las sombras falsas con la
realidad y soñamos ilusiones egoístas, separándonos de nuestros hermanos.

66
Como estos pensamientos estaban en mi mente, el sonido de las campanillas
musicales sonaba desde el edificio verde mar. Como si esto fuera una señal,
todos se levantaron y entraron al edificio. Orión nos condujo a un gran
comedor. Cinco hombres y cinco mujeres ya estaban allí de pie en sus
lugares en una mesa enorme. En un extremo de la mesa había un ala
transversal con tres plazas vacantes. Orión indicó que debería tomar el lugar
intermedio mientras él y Lyra se sentaban.

Era una habitación exquisita y, aunque no parecía haber ninguna fuente de


luz directa, la habitación estaba brillantemente iluminada; la sustancia y los
colores de la habitación y todo en ella parecían brillar con una luz suave y
radiante propia. Vagamente, me pareció recordar a las otras personas
presentes y me hablaron de un viejo amigo. Sin embargo, pronto se hizo
evidente que la conversación era para mi único beneficio, ya que era obvio
que todos los demás intercambiaban pensamientos de forma telepática. A
medida que lo hacían, las nubes de color iridiscentes cambiaban
rápidamente en tonos y patrones brillantes.

Ningún sirviente esperaba sobre la mesa. Sin embargo, se presentó de forma


exquisita con los platos más delicados y los cubiertos brillantes. En cada
plato había tres porciones. Una porción triangular de ámbar pálido; una
porción cuadrada de diferentes tonos de verde; y una porción redonda de
lavanda. La bebida estaba clara y brillante en una copa de cristal. Estas
delicias extrañas eran los alimentos más deliciosos y con el sabor más
delicado que jamás había probado. Y la bebida gaseosa parecía dar fuerza y
energía renovadas de inmediato.

Cuando terminó la espléndida comida y todos se preparaban para


abandonar la mesa, me volví y miré a Lyra. De repente, por primera vez fui
plenamente consciente de su exquisita simpatía y belleza femenina.
Involuntariamente, una ola de deseo por ella me invadió. Ella se apartó de
mí y todas las conversaciones en la sala cesaron. Miré apresuradamente a
mí alrededor; todos los demás estaban de pie en silencio con las cabezas
inclinadas. En una pared opuesta vi mi reflejo en un enorme espejo y la
vergüenza me inundó cuando vi una fea nube roja y negra sobre mi cabeza
y mis hombros.

Me sentí impuro e indigno de estar en esa brillante asamblea. Los otros se


fueron en silencio, pero tuve la sensación reconfortante de su profunda
compasión por mí y su comprensión de mi debilidad humana. Además, tuve
la fuerte impresión telepática de que el deseo sexual es simplemente otra
de las manifestaciones erróneas de la materialidad. En la Tierra no es malo
ni pecaminoso en ninguna de sus manifestaciones, excepto cuando se usa
para propósitos egoístas, destructivos y crueles. Si está motivado por el
amor, la generosidad y el altruismo, el apetito sexual no es más erróneo que
cualquiera de los otros deseos de la humanidad. Pero en los mundos
espirituales superiores no existe.

67
Orión me tocó el brazo cuando salíamos de la sala. "Entendemos", dijo
amablemente. "No es nada, como puedes darte cuenta ahora".
Le sonreí con gratitud. Pero me sentía cansado y con mucho sueño. Él y Lyra
me acompañaron a mi habitación donde me acosté en el sofá. Se sentaron
a mi lado hasta que me dormí profundamente.
Cuando desperté estaba solo. Salí a la terraza, pero los terrenos estaban
desiertos. Durante mucho tiempo me quedé solo en el balcón, maravillado
ante ese mundo increíblemente hermoso. Aparentemente era un mundo de
eterna juventud, eterna primavera y día eterno. Las nubes de colores del
arco iris siempre se movían por encima de la cabeza con suaves ondas de
relámpagos, y el lejano eco de los truenos nunca cesaba por completo. Los
árboles, las flores y la hierba eran milagros de color, fuego y luz que, en
comparación, hacían que recordando las falsificaciones de la Tierra me
pareciesen sombras oscuras y apagadas.

Mientras estaba allí maravillado, vi a Lyra salir del edificio contiguo. Ella me
envió un cálido saludo. Vi que sostenía un pequeño objeto de cristal en su
mano. Cuando se unió a mí, dijo misteriosamente: "Este es el séptimo día de
la Tierra y, a través de nosotros, lo devolveremos".
Sus extraños y hermosos ojos estaban sobre mí, pareciendo mirar a través y
más allá de mí. Ella no se dirigió a mí como Neptuno u Orfeo. Esto me
entristeció, porque me hizo darme cuenta de que ahora era un extraño y un
impostor en su mundo brillante.
Entendiendo mi pensamiento, puso su mano suavemente sobre la mía y vi
una niebla de lágrimas en sus ojos. Luego levantó el extraño cristal de su
mano hasta su frente. Como en una respuesta mágica, una inundación de
hermosas melodías surgió del edificio verde mar; No la música etérea de su
mundo, sino una familiar e inquietantemente triste. Reconocí la sublime
melodía del "Ave Maria" de Bach-Gounod. Las lágrimas corrían sin
restricciones por mis mejillas recordando las personas tristes que vivían en
una extraña y oscurecida región llamada Tierra.

Suavemente dijo: "Recordarás esto, Orfeo". Ese nombre sonaba extraño en


sus labios; Como el nombre de un completo extraño. ¡Incliné la cabeza con
amargo pesar por Neptuno, quien era y quien ahora no era, y por la sombra
falsa de Orfeo que es! Confundido y perturbado, me aparté
apresuradamente de ella y me apresuré a entrar en mi habitación. De alguna
manera tuve la sensación de que el secreto de la liberación estaba en el
misterioso panel de cristal cerca de mi sofá.
Pero cuando alcancé con entusiasmo los controles en el panel, sentí una
suave mano sujetándome mi brazo. Me di vuelta y miré los maravillosos ojos
de Lyra brillando con simpatía, compasión y amor puro. Mi propio corazón
respondió rápidamente. Entonces, de repente, milagrosamente fuimos
como un solo ser, envueltos en un abrazo del espíritu sin ser tocados por la
sensualidad o la carnalidad. Intuitivamente, recordé que este era el abrazo
del espíritu, compartido por todos aquellos a la luz del amor infinito de Dios

68
en todo el universo. Qué tragedia, pensé, que yo y mis hermanos perdidos
de la Tierra conocemos principalmente la adulteración del deseo sexual y la
pasión animal.

En ese momento, Orión entró por la puerta y cuando se detuvo, su vibrante


amor nos envolvió en una luz pura, dorada y abnegada. Todos los límites del
yo se perdieron en una unidad de ser. "Nuestro hermano perdido está en
casa por fin", dijo en voz baja.
Al cabo de un rato, Orión y Lyra se sentaron cerca del extraño panel de
control de cristal y yo descansé en el salón. Orión tocó un disco de cristal e
inmediatamente una pared entera de la habitación se abrió en un enorme
vacío tridimensional. La habitación se oscureció y vi en el vacío una magnífica
vista del espacio exterior. Pero todo el espacio brillaba con luz; Las estrellas
y los soles brillaban con un profundo resplandor rojizo y solo los planetas
aparecían en diferentes grados de oscuridad. La escena se enfocaba en una
parte desconocida de los cielos. Un sol y varios planetas circundantes
aparecieron a la vista.

Luego, la escena se centró en un solo planeta en este sistema solar


desconocido. Era un planeta presumido, elegante y aparentemente tan
eficiente como una bola de billar. Pero era de un tono extremadamente
oscuro y rodeado de ondas concéntricas de color gris oscuro. Una vibración
o emanación tangible vino de ella; malvada, desagradable y completamente
sin inspiración ni esperanza. Al acercarme a este mundo, vi un punto rojo
brillante con una cola larga y brumosa. El punto ardiente parecía
irresistiblemente atraído por el mundo oscuro. Los dos chocaron en una
espectacular exhibición ardiente. Sentí la mano de Lyra sobre la mía
mientras susurraba. "Es una ley inmutable del cosmos que una
preponderancia del mal demasiado grande inevitablemente se traduce en
autodestrucción y un nuevo comienzo".

La escena cambió a una parte diferente del universo. Otro mundo oscuro y
brumoso apareció a la vista, aunque no era tan oscuro como el primer
mundo. Sobre este mundo había un vibrante sentimiento de vida y
esperanza. Pero otra vez vi un punto rojo ardiente fatalista que se acercaba
y era evidente que este mundo también estaba condenado. Me estremecí al
pensar en las condiciones de ese planeta en ese momento de perdición. Pero
luego contuve la respiración cuando vi dos puntos diminutos que salían de
ese mundo aparentemente para interceptar al cometa ardiente.
Intuitivamente, me di cuenta de que los puntos estaban controlados de
forma remota por seres inteligentes en el planeta que estaban concentrando
los impulsos magnéticos de los puntos en el cometa. De repente el cometa
explotó dejando el mundo ileso. Solté un suspiro de alivio.
Una vez más, la escena cambió y se centró en un tercer mundo. Obviamente,
este era un mundo "intermedio", ni tan oscuro ni desesperado como el
primero, ni tan ligero e inspirado como el segundo. A la izquierda de este
planeta apareció otro cuerpo más pequeño: lo reconocí como nuestra luna

69
y el planeta como la Tierra. Desde el planeta, varias naves espaciales
diminutas salieron a la luna y no regresaron. Luego, una pequeña flota de
naves espaciales salió a la luna, pero algunas de ellas regresaron a la Tierra.

De repente, aterradoramente, a la derecha del planeta Tierra, apareció el


punto rojo y ardiente del destino cósmico. Rápidamente aumentó de
tamaño dejando tras de sí una ardiente cola de fuego. Era evidente que el
cometa estaba siendo atraído irresistiblemente hacia la Tierra. Ni Lyra ni
Orión hablaron, pero una extraña voz dijo: "En la Dimensión del Tiempo de
la Tierra ahora es el año 1986".
Me estremecí y esperé ansiosamente, pero la escena portentosa se
desvaneció lentamente de la pantalla. Me volví con entusiasmo a Orión.
"Pero, ¿qué pasa con la Tierra?"

Orión y Lyra me miraron con compasión y Orión respondió con suavidad.


"Eso depende completamente de tus hermanos de la Tierra y su progreso en
la unidad, la comprensión y el amor fraternal durante el período de tiempo
permitido entre el llamado ahora y el año 1986. Se les dará toda la ayuda
espiritual posible, no solo por nosotros mismos sino por otros de todas
partes del universo. Creemos que ellos y su mundo se salvarán, pero en
ningún período de tiempo o dimensión, el futuro se escribe de manera
irrevocable. Si traen sobre sí mismos la autodestrucción de su planeta a
través de una preponderancia demasiado grande del mal, significará otra
caída para las entidades de la Tierra en mallas aún más densas de
materialidad e irrealidad. Mientras amas a tus hermanos de la Tierra, Orfeo,
lucha contra tu último aliento para ayudarles a alcanzar un mundo de amor,
luz y unidad”.
Con esas palabras horribles e impresionantes, se levantó y caminó
lentamente de la habitación, dejándome a solas con Lyra.

Ella sonrió suavemente a mis ojos y tocó el misterioso panel de cristal.


Inmediatamente, la enorme e increíble pantalla tridimensional se activó de
nuevo. Pero ya no estábamos mirando hacia las profundidades ilimitadas de
espacio y tiempo. En cambio, vi los contornos familiares de la planta de
Lockheed en Bur-bank. Ahí estaba el departamento donde trabajaba. La
escena cambió dentro de la planta. Vi los domos de radar y a mis
compañeros de trabajo, Dave Donnegan y Richard Butterfield. Una
sensación desagradable me invadió como si me estuviera desmayando,
como si me estuviera desvaneciendo en la gran pantalla y convirtiéndome
en una parte activa de la escena que estaba viendo. Aterrorizado, me volví
para llamar a Lyra, pero ella ya no estaba allí, solo una niebla. ¡Entonces me
desmayé!
Mi siguiente percepción consciente fue mi extraño "despertar" en el trabajo
en Lockheed con todas mis increíbles experiencias de esos siete días que
aparentemente fueron completamente borradas de mi mente.
Así pasaron seis meses con solo vagas e inquietantes insinuaciones de lo que
me había sucedido en esos siete días perdidos. Pero esa noche, cuando

70
apoyé la cabeza en la roca del lecho del río Los Ángeles, todo volvió a mí con
toda claridad. Además, volví a recordar mi aterrador y desconcertado
"despertar" sobre la Tierra en la planta de Lockheed, mi terrible repugnancia
con todo lo que vi en la Tierra en comparación con el mundo maravilloso que
me había dejado, aunque hasta ahora solo mi conciencia superior lo
entendía por completo.

Recordé a mis compañeros de trabajo, Dave Donnegan y Richard Butterfield


y sus reacciones a mi extraño comportamiento de un arrebato
aparentemente irrazonable. En el mayor alcance de mi nueva comprensión,
me di cuenta aún más claramente de lo noblemente que me habían retenido
y sostenido por su propia fuerza en aquellos momentos críticos. Entonces
era tan evidente para mí que tanto Dave como Richard tenían las mismas
cualidades inherentes básicas de bondad y nobleza de aquellos seres divinos
en ese otro mundo. Ambos son hombres simples y humildes, trabajadores
normales como yo, ¡y sin embargo, dioses potenciales! ¡Si solo ellos y otros
como ellos supieran y pudieran realizar su divinidad, su parentesco con Dios
y el mundo más grande de la verdadera realidad!
Si cada hombre y mujer en la Tierra pudiera captar la gran verdad básica
esencial de que todos somos uno y parte integral de Dios, entonces, de
hecho, todas las duras pruebas y las amargas tribulaciones de la humanidad
habrían terminado. Sí, sí solo en el resumen pudiéramos alcanzar
momentáneamente esta iluminación, las pesadas cadenas de la esclavitud
material caerían de nuestros cuerpos cargados y nuestro falso mundo de
sombras se desvanecería en la verdadera luz.

Hoy, creo con todo mi corazón, alma y cuerpo en mis hermanos de la Tierra.
Debido a la bondad innata, la honestidad, la nobleza y el compañerismo útil
de los innumerables hombres y mujeres de buena voluntad como Dave
Donnegan y Richard Butterfield, mi fe inquebrantable y mi amor por la
humanidad están inculcados para siempre. A pesar de que nuestros
hermanos mayores de ese mundo brillante, perdido y maravillado deberían
ofrecerme para llevarme de vuelta a mi lugar anterior entre ellos, debería
negarme. ¡Mi suerte está por siempre con mis compañeros de la Tierra!
Lucharé valientemente con ellos y por ellos en la creencia imperecedera de
que el bien en nuestros corazones triunfará sobre el mal. En la convicción de
que cada ser humano en la Tierra, atrapado en la eternidad y con solo una
pequeña conciencia de la vida a la vez, será liberado de las celdas de la
irrealidad y volverá a alcanzar nuestra alta posición como hijos liberados de
Dios.

NOTA: El idioma hablado por los seres de ese otro mundo no era ni mi inglés
ni mi italiano conocido, sino otro idioma que entendí y recordé
completamente mientras estaba con ellos. Pero hoy mi mente consciente
recuerda su lenguaje solo como una mezcla sin sentido de palabras extrañas,
aunque tengo un completo entendimiento en mi propio idioma de todo lo
que pasó entre nosotros. Puedo recordar claramente solo unas pocas

71
palabras de ese otro idioma. Esas palabras me las dijo Lyra cuando entró por
primera vez en la habitación. Estoy seguro de que ella dijo, "Un doz e pez lo"
(o algo muy similar), que significa "No, has perdido peso".

72
CAPITULO IX

EL VIAJE AL ESTE

Los recuerdos, recuerdos fantásticamente hermosos de ese otro mundo


perdido infinitamente más grande, me persiguieron durante días. Yo era
como una persona diferente. A la luz de mi nueva comprensión, mi
concepción de todas las cosas cambió. Vi todo desde una nueva perspectiva.
Así me sentí más que nunca como un extraño aquí en la Tierra.
Una tarde, cuando estaba en el centro de Los Ángeles, me paré en una
esquina y observé la apresurada multitud de personas. Todos se empeñaron
seriamente en las ambiciones personales, los placeres, las frivolidades, las
preocupaciones y los problemas personales, y estaban completamente
envueltos en sus propios mundos privados. Pocos, incluso, notaron a sus
semejantes en las calles. Era como si cada persona viviera en un mundo
aparte; encerrado en una tumba de separación y muerte viviente. Como
sombras, se apresuraron en sus caminos separados perdidos en sueños de
irrealidad.

Me di cuenta de que en verdad cada uno iba por su camino solo; incluso
aquellos más cercanos y queridos para él nunca realmente tocaron el núcleo
más profundo de su soledad. Esta es la tragedia de la mortalidad. Las cosas
parecen bastante agradables en la superficie. Tierra con sus flores, árboles,
sol; las ciudades con sus calles pavimentadas y finos edificios; Las casas
adornadas con sus céspedes limpios, todas parecen bastante justas. Pero es
como un espejismo, porque el mundo material es un mundo carcelario
donde cada hombre es un fiador encerrado en una celda. Las celdas de la
prisión no pueden abrirse desde afuera.
Muy triste, saqué mi auto del estacionamiento y conduje a casa. Se
avecinaba una tormenta y ya había una fina neblina de lluvia en el aire. Dejé
mi auto en casa y caminé por el río Los Ángeles, donde las aguas comenzaban
a fluir en el lecho seco y polvoriento.
Toda la naturaleza parecía esperar, tranquila y temblorosa, por las gotas de
agua preciosa que darían vida a la tierra bañada por el sol y darían nueva
vida a los árboles moribundos y las colinas resecas.

Las densas nubes eran oscuras y siniestras en lo alto. Qué simbólico, pensé,
de nuestro aislamiento del resto del universo. Las inteligencias espirituales
a lo largo del tiempo y el espacio habitan en unidad, comunicándose a través
del universo, todo esto es parte de la gran armonía del Padre; pero el
hombre aquí en su pequeño planeta está separado del contacto con esos
otros mundos y está completamente satisfecho con la visión grandiosa de la
inteligencia más alta del universo.
¡Ojalá pudiéramos darnos cuenta de lo equivocados que estamos! Existimos
aquí en nuestro mundo en una especie de confinamiento solitario. Nuestro
ambiente tan aclamado es una de las verjas que nos impide escapar de
nuestro mundo carcelario. Además, en gran medida, impide el contacto con

73
inteligencias externas; muchas capas de gases ionizados en nuestra
estratosfera y más allá devuelven la mayoría de nuestras ondas de radio y
televisión. Por tanto, es mucho más difícil para nosotros aquí en este planeta
establecer contactos en el espacio exterior que para la mayoría de los otros
planetas.

¿Por qué esto es así? ¿Por qué estamos tan completamente aislados y
separados del contacto con el resto del universo?
Me di la vuelta para volver a casa cuando se desató toda la furia de la
tormenta. Una avalancha de viento azotó los árboles, quitándoles las hojas
y ramas muertas. La lluvia cayó en torrentes y fue una de las raras ocasiones
en que los relámpagos brillaron en el cielo de California y el trueno retumbó
siniestramente. A cada destello de un rayo, todo mi cuerpo temblaba de
dolor. Llegué a casa empapado y me fui a la cama.
En las siguientes semanas continué con mis conferencias semanales en el
Hotel Hollywood, pero no estaba satisfecho con mi esfuerzo. Sentí que
estaba llegando comparativamente a pocas personas cuando debería
contactar a muchas más.
Luego, en septiembre de 1953, el primer artículo de Paul Vest sobre mi viaje
en el platillo volante fue publicado en la revista MYSTIC. Inmediatamente
comenzaron a llegar cartas de todos los Estados Unidos e incluso de México
y Canadá. Me sorprendió el interés del público y la aceptación general de mi
historia. Parecía que intuitivamente muchas personas habían sido
preparadas para el reporte.

Debido al artículo, fui contactado mediante llamada telefónica de larga


distancia por un hombre en el Este que es un conocido evangelista. Sus
transmisiones se escuchan a través de una gran red de radio cada semana.
Me dijo de buena fe que en respuesta a su oración de orientación después
de leer el artículo en MYSTIC, se le había mostrado una señal en el cielo. El
"signo" fue la repentina aparición de un fenómeno de disco volador sobre él
mientras oraba. Declaró que estaba tan profundamente impresionado con
lo que vio que condujo de inmediato al cuartel de la Policía Estatal y notificó
al capitán de la tropa. El capitán también presenció el extraño fenómeno y
ordenó que se enviara un avión para investigar. Pero antes de que el avión
despegara, el fenómeno desapareció. Así, dijo, estaba absolutamente
convencido de la autenticidad de mi historia. Me invitó a visitarlo en el Este
y hacer varias apariciones allí.
Como ya había renunciado a mi trabajo, en ese momento teníamos poco
dinero. Me envió cien dólares para cubrir parte de nuestros gastos en el viaje
al Este. También adjuntó un contrato en el que aceptó pagarme por cada
conferencia. Mi propósito al ir al Este era llegar a una audiencia mucho
mayor, pero incluso las criaturas más humildes de Dios deben tener sustento
para sus cuerpos. Y seguramente un obrero, incluso en la obra de Dios, es
digno de contratarse.

74
La mayoría de las audiencias en el Este eran entusiastas y altamente
receptivas al mensaje de los platillos. Me sentí feliz al creer que había
sembrado muchas semillas de comprensión sobre los visitantes del espacio.
Pero el ministro del evangelio por cuya promesa había hecho el viaje, me
falló por completo. Hasta el momento actual (un año después) no me ha
pagado mis gastos y ni mi tiempo. De hecho, estaba contento de
abandonarme en el Este lejos de casa y de mis parientes y dejarme varado
allí sin un centavo. ¿Su nombre? ¿Importa?

La conferencia final en Buffalo fue la más exitosa de cualquiera de los


compromisos. La gente vino de lugares tan lejanos como Canadá, llenando
completamente el gran auditorio. Así, desde un punto de vista material, el
cristianismo me había echado de las alturas, pero espiritualmente me había
sostenido más fuerte que nunca. Además, estaba empezando a aprender
una lección importante. Los hipócritas crucificarán invariablemente, pero los
verdaderos fieles siempre lo redimirán. En realidad, los hipócritas son mucho
más numerosos que los verdaderos. Pero Dios y solo uno es de hecho una
gran mayoría. Del mismo modo, los visitantes del espacio y unos pocos son
también una mayoría. La verdad absoluta de estas dos últimas afirmaciones
se resuelve para siempre en mi propia mente.

Sin fondos y varados en el Este, finalmente recibimos ayuda financiera de


familiares y también una invitación para visitar a nuestros padres en Nueva
Jersey. Nuestros espíritus, que habían descendido a un nivel bajo,
comenzaron a recuperarse. Por lo tanto, estábamos casi en un ambiente
festivo y alegre cuando los niños, Mabel y yo metimos las maletas en el auto
y nos dirigimos a Trenton. Nos quedamos con mi suegro, Alfred Borgianini,
en Kuser Road, cerca del lugar donde una vez había enviado globos con los
cultivos de moho para los experimentos personales, sin saber que mi trabajo
estaba siendo observado.

Nuestra reunión con familiares y amigos fue muy alegre. Nos invitaron a
todas partes y nos mantuvieron fuera casi todas las noches hasta muy tarde.
Rápidamente olvidamos nuestras dificultades y decepciones de las últimas
semanas y nos unimos a la vida feliz y vibrante que nos rodea. Pero
ciertamente nunca soñé que allí, cerca de mi antiguo hogar, debería tener
otra experiencia con los extraterrestres.

75
CAPITULO X

DE NUEVO NEPTUNO Y EL FENOMENO EN NUEVA JERSEY

En la tarde de diciembre, cerca de la medianoche, volvía al lugar de "Pop"


solo. Pop Borgianini vive en las afueras de la ciudad en un área suburbana
agradable de casas normales y pequeñas granjas de acres. Las nubes estaban
por encima, sin embargo no era una noche particularmente oscura ya que la
luz reflejada por la ciudad era considerable.
Conduje hacia el patio y estacioné mi auto en el lugar habitual de siempre.
Por un momento, mientras estaba sentado en el auto, respirando el aire
limpio y fresco y mirando las luces parpadeantes del campo, escuché una
voz familiar que me llamaba. Sorprendido, miré a mí alrededor viendo a una
figura alta y bien construida que se acercaba desde un rincón sombreado del
patio. Debido a que no estaba preparado para tal reunión, me tomó un
momento recopilar mis pensamientos y darme cuenta de que la voz familiar
no podía ser otra que la de Neptuno. Cuando se acercó al auto, pude verlo
bastante bien en la suave luz. Apareció justo como lo había hecho aquella
noche en el río Los Ángeles. Su "uniforme", muy ajustado, vacilaba como
nubes inquietas de luz y sombra.

Pero de alguna manera me sentía completamente diferente al encontrarlo


ahora; no había ninguno de los sentimientos extraños que había
experimentado con motivo de nuestra primera reunión.
Parecía estar muy contento al igual que yo, porque dijo alegremente: "Feliz
Navidad para ti, Orfeo". Su cálida y radiante sonrisa seguía siendo la misma,
al igual que su noble comportamiento y todo lo demás a su alrededor; sin
embargo, ahora era capaz de comprenderlo y comprenderlo mucho más
fácilmente. Me pregunté, ¿habría descendido más cerca de mi nivel, o yo,
desde mi extraño "despertar" en ese otro mundo, me he acercado más a él?

Él respondió a la pregunta por mí. "De hecho, ahora eres un habitante en


dos mundos, Orfeo. A veces es difícil para ti determinar qué mundo es
sustancia y cuál es sombra, o si ambos no son simplemente grados de
sustancia diferentes. Pero lo has hecho bien, considerando todo lo que ha
pasado en estos últimos dos años. En realidad ahora estás liberado de tu
planeta, la Tierra y eres un ciudadano del cosmos. Durante siete días
terrestres, estuviste consciente en nuestro mundo tal como existía en el
Tiempo, mientras yo vigilaba tu cuerpo físico mientras realizabas los deberes
normales aquí en la Tierra. Así, en cierto modo, soy parte de ti, incluso como
tú lo eres parte de mí. Ahora existen lazos eternos de entendimiento entre
nosotros”.
Mientras hablaba, pensé en una declaración desconcertante que me había
hecho durante nuestra primera reunión. Fue esa noche memorable en el río
Los Ángeles. Recordé claramente lo que había dicho: "Regresaremos,

76
querido amigo, pero no a ti". Recordé las palabras tan bien porque sentí
mucha tristeza al escucharlas. Así, mientras lo miraba ahora, estaba
pensando que su misma presencia allí parecía desmentir esas palabras.
Él sonrió de nuevo y dijo suavemente: "En realidad no te hemos vuelto a
traer, Orfeo. Viniste a nosotros Cuando te despertaste como uno de
nosotros, habías vuelto a casa. ¿No entiendes? No estamos volviendo a la
sombra, Orfeo; nuestro hermano perdido ha vuelto a nosotros. Y desde
nuestro primer contacto contigo nunca te abandonamos en realidad”.

Comprendí el significado de sus palabras, porque sabía que ya no era la


misma persona que, confundida y desconcertada, había entrado con miedo
en el platillo esa noche, debajo del puente de la avenida Hyperion. "Sí", le
contesté pensativamente. "Lo que dices es cierto. Para mí, la Tierra ahora a
menudo me parece una tierra extraña en la que he sido un prisionero que
ha olvidado su hogar nativo”.
“Pero ya no eres un prisionero, Orfeo. Has roto las cadenas de la materia. De
este modo, puedes darte cuenta de que estabas prisionero, y que la
realización es muy importante. La gran mayoría de la gente de la Tierra
nunca sueña con su verdadero estado”.
Hizo una pausa y después de un momento dije: " Ya sabes, por supuesto,
sobre la gira de conferencias... ”
"Estuvimos contigo a través de todo", respondió. “Varias veces tuviste una
conciencia clara de nuestra presencia. Pero aun así, fue una amarga
decepción para ti. En más de una ocasión, pensaste que era el final de todas
tus esperanzas y planes. Pero no hay fin a nada, Orfeo... ¡siempre!
Tampoco debes permitir que los aspectos materiales de cualquier situación
la perturben, como el fallo del Reverendo "XV en su hora de necesidad.
Sobre la Tierra hay ruedas dentro de las ruedas. Cuando una rueda falla, otra
se ve obligada a soportar una carga más pesada. Pero se requerirá que la
rueda que falla lleve una carga doble en el tiempo. Esa es una ley de la Tierra.
Así, acepta todo con coraje y ecuanimidad”.

Después de un momento, mientras meditaba sus palabras, continuó: “En la


costa Oeste, todo está comparativamente tranquilo ahora. Pero el camino
se está abriendo. Muchos han alcanzado tenues entendimientos nuevos. Los
gobiernos del mundo podrían decir mucho más a la gente sobre la situación
de los platillos, pero no lo harán hasta que llegue la hora cero. ¿No son esos
tus pensamientos?
No le respondí, sino que le sonreí, porque sabía que durante un tiempo
podría haber revelado muchas cosas sobre la situación del platillo que se
creía que estaban bien ocultas, y por lo tanto le había robado el gran
estruendo a muchos. En lugar de eso, se les dio como suyos, incluso como
las lluvias y la luz del sol, pero fallaron en la confianza.
Continuó lenta y pensativamente: “Los días que vendrán sobre la Tierra me
son conocidos, pero todavía están velados misericordiosamente para
vosotros y tus compañeros. Os puedo decir esto: la hora de la tragedia está
cerca de la Tierra. En la historia será conocido como "El Gran Accidente". De

77
ello resultará una gran devastación, el sufrimiento y la muerte de muchos.
Quizás puedas adivinar cómo el propio Hombre será la causa directa de "El
Gran Accidente".
“Solo está permitido como una última esperanza frente al sangriento
holocausto del Argamedón, despertar a la humanidad por el precio
espantoso que pagara. Todavía hay una pequeña posibilidad de evitar la
Guerra de la Desolación ya que en la dimensión Tiempo nada es absoluto.
“Pero si el horror de la Guerra del Fin de la Era venidera, nuestras multitudes
están disponibles para ayudar a todos aquellos que no están dispuestos
espiritualmente contra nosotros ".
Incliné la cabeza y, a lo lejos, escuché los ecos de la música inquietantemente
hermosa de ese Mundo Perdido; música triste como si miles de voces
angelicales se unieran en un himno de tristeza.

Al fin, Neptuno dijo suavemente: “Mi hermano del universo, no te


desanimes. Recuerda que siempre es más oscuro antes del amanecer. Y el
alba está cerca de la Tierra. Tan cerca que los primeros rayos gloriosos ya se
están rompiendo para muchos en su mundo. Ya podemos contemplar la
brillante realidad de tu gran mundo del mañana: un mundo de amor
fraternal y compañerismo cuando el Hombre es para el Hombre y está unido
por medio del amor del Padre. Las nubes en el horizonte pasarán
rápidamente y mañana las penas parecerán solo como sueños de oscuridad.
Nosotros del universo esperamos el amanecer del gran mañana de la Tierra
cuando podamos recibir a los niños de la Tierra en nuestro medio. Deja que
nuestro amor y nuestra fe te sostengan a ti ya tus semejantes. Y ahora,
buenas noches, Orfeo.

Con esas palabras, una neblina plateada oscureció las líneas de su figura. Se
desvaneció en una transparencia casi completa, aunque podía escuchar el
eco de sus pasos mientras se alejaba. Era obvio que su figura definitivamente
podría ganar densidad a voluntad y también reunir y resolver la luz.

Como aturdido, salí lentamente del auto y entré a la casa sorprendido de


escuchar tanto ruido y conmoción en el comedor y la cocina. Cuando entré
vi que la habitación estaba llena de gente. Muchos de nuestros familiares
estaban allí, así como algunos de los vecinos. Todos parecían estar
emocionados y estaban hablando y gesticulando. Apenas entré, Mabel y
varios de los demás se apresuraron y empezaron a contarme lo que habían
visto al noreste a unas pocas millas de distancia.

A partir de las explicaciones, deduje que habían visto lo que parecían ser dos
luces redondas y grandes, que aparentemente jugaban de cerca debajo del
banco de nubes. El fenómeno había continuado durante unos quince
minutos. Todavía estaban tan emocionados que se interrumpieron para
describir las travesuras de las dos luces extrañas.

78
Pero al acabar de entrar en mi profunda experiencia con Neptune, sus
informes no me entusiasmaron lo más mínimo. No podían entender por qué
estaba tan tranquilo y desinteresado. Los irritaba un poco. Alice, mi cuñada,
me preguntó, un poco malhumorada, si no creía lo que me decían. Todos
ellos obviamente fueron decepcionados porque las noticias parecían no
tener ningún efecto sobre mí.
Por supuesto que creía cada palabra que decían. ¿Por qué no debería? Uno
de mis cuñados casi se había roto una pierna saltando por la ventana de la
cocina para ver mejor las extrañas luces. Los creía bien, pero no podía
permitir que proyectaran sus interpretaciones y reacciones sobre mí.

Cuando finalmente se tranquilizaron, les dije: "Miren cuán emocionados y


cercanos a la histeria están todos ustedes esta noche. ¿Supongamos que la
Fuerza Aérea debería cargar sobre sus hombros y liberar todo el impacto de
ciertas noticias sobre platillos? Millones de personas en todas partes
comenzarían a reaccionar tal como eres, solo en un grado mayor. Sin
embargo, ninguno de ustedes está muy seguro de lo que vio. Si la Fuerza
Aérea publicara cierta información definida, no habría incertidumbre.

Podría ser el comienzo del pánico nacional que ningún e razonamiento sano
podría sofocar. De este modo, el público recibe comunicados de prensa
sobre la actividad de platillos volantes, pero de inmediato se produce una
retractación o una explicación en términos de fenómenos conocidos. Un
amortiguador de algún tipo siempre se coloca sobre tales noticias. Nunca en
la historia de nuestro país una oficina, persona o rama del gobierno manejó
noticias de esa manera. La imagen completa en realidad, está claramente
ante nuestros ojos. Y sin embargo, ¿dónde nos lleva? Todavía no hay platillos
voladores aterrizando cómodamente en nuestros patios traseros. No es de
extrañar que la política actual sea no dar a conocer las historias de platillos”.

Finalmente, casi al amanecer, la emoción se calmó lo suficiente para que


pudiéramos acostarnos y dormir un par de horas. Al día siguiente, los
periódicos publicaron informes sobre el avistamiento de extrañas "luces"
por muchas personas en todo el campo. Nadie tuvo “alucinaciones”. Nadie
vio el tipo habitual de luces. Después de todo, hoy en día, muchas personas
no reportan con entusiasmo las farolas, los haces de luz de búsqueda, etc.
¿Tan estúpidos podemos ser?
¡Pero la noticia fue demasiado sensacional! Tenía que amortiguarse
rápidamente de una manera u otra. Afortunadamente para los expertos en
platillos volantes, ya era hora de que la Tierra pasara a través de una
corriente de meteoritos.
Tres días después, un viejo amigo mío, el meteorólogo local, hizo un
pronunciamiento oficial, explicando alegremente las luces de una manera
simple y perfectamente razonable. Eran, por supuesto, meteoritos, anunció
en los periódicos. Esperábamos una lluvia de meteoros, ¿verdad? Bueno,

79
¿qué otra cosa podrían ser esas luces sino meteoros? ¡Las fuentes oficiales
nunca fallan!

Bien, viejo Sr. White, el hombre del tiempo, Dios lo bendiga. Me gusta el.
Siempre me ha gustado. A pesar de que siempre perdió en sus conjeturas
conmigo, con los granjeros locales y con la mayoría de los demás
pronosticadores sobre la condición del clima al día siguiente. Lo he visto
perder durante semanas seguidas y nunca adivino el clima correctamente
en una sola instancia. Este juego encantador ha estado ocurriendo durante
años. El clima sigue siendo bastante impredecible incluso para los expertos.
Pero al salir tan mal en sus rondas sobre el clima, el hombre del tiempo no
tuvo reparos para enfrentarse a los platillos voladores.

Por lo tanto, el Sr. White, o su secretario de prensa, todavía están tratando


de explicar esos confusos "meteoritos" a un número de personas
obstinadas. Porque así sucedió, había una nubosidad de nubes y niebla esa
noche. Dos de las misteriosas luces jugaron juntas debajo de las nubes
durante casi quince minutos. Eran luces redondas, grandes y blancas, sin las
colas ardientes. Se supone que los meteoros respetables hacen alarde.
Ahora, Sr. White, estas personas, una docena de ellas, son falsas o han visto
algo fuera de este mundo que no se puede explicar claramente con su
pequeña explicación.

¿Qué cualidad dentro de ti te hizo ofrecer la explicación en primer lugar?


¿Viste y estudiaste el fenómeno como lo hicieron esos otros? ¿Podría ser
que te incitaron los inquietantes sentimientos de incertidumbre,
inseguridad y miedo a lo desconocido? ¡Solo querías que alguien dijera que
esas luces no estaban allí, tan mal que finalmente te levantaste y lo dijiste!
Pero suficiente para nuestro buen amigo, el hombre del tiempo. Como el
clima, él siempre está con nosotros.
En otros lugares, la imagen general del platillo estaba mejorando. Al parecer,
el camino se estaba abriendo desde nuevos ángulos. Para fines de diciembre
de 1953, estaban llegando cientos de informes nuevos sobre la actividad de
los platillos.

También hubo noticias importantes sobre la construcción en Canadá de un


observatorio de platillos voladores. Estaba ubicado cerca de Ottawa y se
conocía como Proyecto Magnet. Esencialmente una estación de detección
de ovnis, estaba siendo equipada con equipos electrónicos complejos y
costosos que fueron diseñados para detectar rayos gamma, fluctuaciones
magnéticas y cambios de gravedad o masa en la atmósfera. De este modo,
los instrumentos podrían detectar inmediatamente cualquier disco
controlado magnéticamente en las proximidades. El ingeniero a cargo del
proyecto, Wilbert.
B. Smith, dijo que él cree que hay un 95% de probabilidad de que existan los
OVNIs. Basó su informe en los archivos masivos de datos sobre
avistamientos bien autenticados en la mano.

80
Además, Canadá estaba construyendo un platillo volador propulsado por un
jet. Otro paso en la dirección correcta. Hubo muchos desarrollos nuevos en
los Estados Unidos, pero la mayoría de ellos eran cosas de secreto. Pero la
avalancha de informes de todo el mundo no podía ser ignorada. Gran
Bretaña reconoció oficialmente los fenómenos. Otros países de los que se
escucharon fueron Australia, Nueva Zelanda, Suecia, Noruega, Francia,
Alemania, Brasil, Japón, Dinamarca y muchos más.
Pero, por supuesto, todavía existían los "muertos duros", aquellos que se
negaron rotundamente a reconocer las realidades de este siglo. De este
último elemento subversivo encontré un número en mi recorrido por el Este.
Al fracasar en sus intentos desesperados de convertirme al comunismo e
inclinar mis conversaciones a lo largo de la Línea del Partido, exigieron
invariablemente desafiante: "Bueno, entonces, ¿qué crees que está mal con
el comunismo?"

Mi respuesta fue invariablemente la misma: “¡Absolutamente todo está mal


con eso! No hay un ápice de derecho en ella. Su único bien posible es su
capacidad para despertar a la acción las fuerzas positivas del bien que a
menudo están durmiendo. El comunismo es la negación de todo lo que es
honesto y bueno en el mundo y en la humanidad. Esclavizarían la mente
humana. Su obstrucción es voluntaria y planificada. Eventualmente
debemos encontrarnos con este elemento asesino en Armagedón; cuando
será victoria para un lado o para el otro. ¡Triunfo de la buena voluntad, o
maldad! Cada entidad en este mundo y los planos adyacentes ahora están
alineados definitivamente en un lado u otro. No importa cuál sea el
resultado del conflicto, el elemento positivo de la buena voluntad
finalmente logrará una vida y una progresión mayores; mientras que lo
negativo enfrentará la muerte, la destrucción y un nuevo comienzo en un
entorno más hostil. Como has hecho tu elección, ¡así sea!

Poco antes del Año Nuevo, salimos de Nueva Jersey y emprendimos el largo
viaje a nuestra casa de Los Ángeles. Condujimos tranquilamente y
disfrutamos del paisaje, tan diferente de nuestra perpetua primavera del sur
de California. Los muchachos especialmente se enojaron. Entre las Cavernas
de Carlsbad y El Paso, nuestro auto se detuvo en el desierto. Era tarde por la
noche y estábamos a muchas millas de una ciudad. Recuerdo a Mabel
comentando abatida mientras se estremecía en el aire frío de la noche:
"Bueno, Orfie, sin duda podríamos necesitar ayuda de los platillos voladores
en este momento".
Sonreí ante su intento de poner humor en nuestra desafortunada situación.
Pero los niños esperanzadamente escudriñaron los cielos como si la ayuda
pudiera ser inminente. En cuanto a mí, había aprendido que los visitantes
espaciales nunca interfieren de ninguna manera en los asuntos mundanos.
Por lo tanto, por supuesto, ningún disco que brilla intensamente apareció
para socorrernos. Sin embargo, un camión muy práctico lo hizo, y finalmente

81
llegamos a la siguiente ciudad donde descubrí que un pequeño cable se
había desconectado y había provocado un cortocircuito en el sistema
eléctrico.

Me sentí bastante tonto cuando pensé en lo grandioso que había estado


exponiendo el principio del poder electromagnético infinito de los platillos
voladores, pero a su vez, estaba totalmente indefenso en el arreglar un
simple problema de generación eléctrica de mi propio automóvil. La
experiencia me hizo recordar claramente que en realidad podía perderme
entre mundos, a menos que mantuviera mis pies firmemente en tierra firme,
mi hogar a partir de ahora.
De vuelta a casa en Los Ángeles, tuve la desagradable sensación de estar
definitivamente decepcionado. Y no sabía por dónde empezar a hilar mis
actividades anteriores. Toda la situación parecía bastante inútil y demasiado
grande para mí, para tener algún efecto. Pero varios días después de nuestro
regreso, recibí una llamada telefónica de la Sra. Dorothy Russell, de
Manhattan Beach, preguntándome si daría una charla ante el prominente
Club Neptuniano en su ciudad. Ella no lo sabía, pero era la responsable de
rescatarme de lo más hondo y lanzarme una vez más sobre mi misión. "Club
Neptuniano", pensé mientras colgaba el auricular. "¿Podría el nombre ser
solo una coincidencia?"
En Manhattan Beach hablé ante el local del club lleno. La reunión fue un gran
éxito y todos en la audiencia fueron receptivos y entusiastas. Conferencias
adicionales en otras ciudades occidentales siguieron. Además, reanudé mis
reuniones semanales regulares en el Hotel Hollywood. En general, sentí que
las cosas estaban progresando tan bien como podía esperar. A veces, Mabel
todavía me instaba a "olvidarlo todo" y volver a trabajar en Lockheed
nuevamente. Pero sabía que nunca podría hacer eso. Pase lo que pase, les
diría a todos los que escucharían sobre los visitantes del espacio.

82
CAPITULO XI

TENGO UNA VISION

Una serie de volúmenes nunca podrían expresar con palabras todo lo que ha
ocurrido en mi vida y los estados de conciencia en los últimos dos años. El
entusiasmo, el éxtasis divino y la alegre rapsodia de romper las cadenas de
la materia y la mente mortal no pueden ni siquiera imaginarse. Sin embargo,
en nuestro triste mundo de dolor y aflicción, uno debe pagar con angustia
en igual grado por cada paso hacia arriba. Por lo tanto, les digo con toda la
verdad que la gran mayoría se estremecería de enfrentar los amargos
sufrimientos y las pruebas que han sido mi suerte en esta vida y en las
anteriores, antes de que obtuviera la revelación de la infinita majestad de la
realidad.

Hoy puedo ver en las octavas superiores de la luz y, por lo tanto, entender
la irrealidad de todos mis sufrimientos. Todo lo que soporté fue la ilusión de
dolor inducida por la visión limitada de mi mente material en aquellos
períodos en que ocurrió el supuesto sufrimiento. Ahora tengo
perfectamente claro que el dolor físico, la angustia mental, las obstrucciones
materiales, las derrotas, las enfermedades, los adversarios y las
adversidades solo existen dentro de la conciencia material limitada. Mis
sufrimientos parecen ser reales en el erróneo plano físico tridimensional de
la existencia y dentro de la dimensión temporal. Pero a la luz de la verdad de
mi ser eterno, el supuesto sufrimiento en realidad es inexistente.

Para muchas personas, lo que acabo de decir puede sonar como una
paradoja absurda, pero miles de otras entenderán mi significado, ya que
ellos mismos han pasado por este proceso evolutivo en diversos grados. A
medida que uno emerge en la verdad del espíritu de la conciencia material
falsa, se alcanza un concepto completamente nuevo de materialidad. Un
número creciente de personas pasará por algunas etapas de este
entendimiento en los próximos años, ya que la adversidad material en todos
sus muchos aspectos se intensificará en gran medida. ¡Estamos al comienzo
de los Días del Dolor! Hoy llovió de nuevo en Los Ángeles. El agua fluye en el
lecho del río Los Ángeles. A última hora de la tarde el cielo comenzó a
despejarse. A medida que avanzaba la noche, bajé al río, me paré en el
puente y miré por encima de la barandilla.
Miré hacia abajo en el lugar donde me había sentado a los pies de Neptuno.
Una gran ola de emoción se apoderó de mí, sacudiéndome hasta lo más
profundo de mí ser. "Ah, Neptuno", pensé, "¿tú también sientes la
conmovedora tragedia de la Tierra cuando pones el pie en esta tierra?"

83
Como en un sueño, escuché una suave voz que decía: "Considera el Sistema
Solar de la Tierra y los muchos otros sistemas solares en todo el universo.
¿No son las unidades planetarias de estos sistemas solares los verdaderos
arquetipos de los discos voladores? Los discos, como los planetas, son
redondos, suspendidos en éter, propulsados por ondas de éter y luz
magnética de un sistema a otro.

“Muchas de las entidades de los diversos mundos a lo largo del cosmos han
descubierto los principios básicos del universo y, por lo tanto, han podido
viajar en los distintos sistemas solares. Sus acciones y pensamientos están
en perfecta armonía y de acuerdo con las leyes del cosmos. Respetan los
derechos de todos los mundos y de todos los individuos en todo el mundo.
Pero sobre todo respetan y actúan en perfecta armonía con la mente infinita
en la que viven, se mueven y tienen su ser.

“Habla con todo lo que veas, Orfeo. Cuéntales de las maravillas no


descubiertas del universo material y de las maravillas infinitamente mayores
más allá. Hablarás con la verdad del amor armonioso, que es la única
autoridad real. En realidad, todo es luz; Luz eterna en todo el espacio, el
reverso del testimonio de la mente material. Dentro del universo espiritual,
solo los puntos detrás de los planetas dan la ilusión de la oscuridad donde el
cuerpo del planeta oculta una mera chispa de luz. Pero en realidad la
oscuridad es solo una ilusión creada por los falsos pensamientos de la
conciencia material. Todos los que salen de la ilusión de la oscuridad a la luz
nunca más se perderán en la ilusión. A lo largo del universo, las entidades
esperan ansiosamente para ayudar a sus hermanos de la Tierra, pero la
elección depende de cada individuo, ya que cada ser mortal ha sido
igualmente dotado de libre albedrío. Tú, Orfeo, has caminado por el valle de
la sombra de la muerte y has emergido a la luz eterna. Ayuda a otros a hacer
lo mismo”.

Por un momento hubo silencio mientras pensamientos y emociones


inexpresables inundaron mi conciencia. Por fin, la voz continuó: "He aquí,
dos mil años retroceden esta noche ante tus ojos".
Mientras escuchaba la increíblemente hermosa voz, mis ojos se encontraban
en la luz de un faro giratorio de un avión en una colina cercana. Mientras
observaba, el rojo y el verde de la luz de baliza se convirtieron en un color
ámbar suave y la llama ámbar se convirtió en una espada brillante.
Lentamente, la espada se transfiguró en una cruz y sobre ella vi la figura de
un Hombre en la muerte.
Mientras observaba fascinado, Él se despertó y miró hacia abajo desde la
cruz hacia mí. Su rostro se rompió en una sonrisa radiante, y sin ningún
esfuerzo en absoluto, se bajó de la cruz y caminó hacia mí en brillante
belleza. Volví a mirar la cruz y solo fue una sombra la que se astilló en la
nada.

84
Mientras caminaba hacia mí, escuché un tremendo coro de voces cantando
música alegre, y un torrente de felicidad desbordó mi corazón.
Miré de nuevo y Él estaba parado justo al otro lado de la pared del puente.
Lo contemplé más claramente que la luz del día, pero sin ningún detalle,
como cuando uno mira el sol y contempla solo el resplandor.
Escuché su voz preguntando suavemente: "¿Cuál es tu nombre?"
Contesté: "Mateo". Pero incluso mientras hablaba, me corregí
mentalmente. Mateo era mi segundo nombre.
Él dijo: "Usted eligió ese nombre cuando era un niño pequeño. No querías
otro nombre que no fuera ese. ¿Te acuerdas?"
Asentí con la cabeza, porque de hecho lo recordaba.
Y luego le oí decir: “Pero Mateo era recaudador de impuestos. ¿Y no era
usted un recaudador antes del 23 de mayo de 1952?

Incliné mi cabeza avergonzado ante Él, porque me di cuenta de que era


realmente un recaudador de impuestos y tal vez incluso peor. En una voz
llena de infinita ternura entonces, Él dijo: "No te avergüences, Orfeo. ¿No
recuerdas que siempre elegí a los recaudadores y las prostitutas en lugar de
los hipócritas justos?
Los velos se estaban cayendo de mis ojos y recordaba detalles de una vida
que vivió hace muchos en el tiempo. Escondí mi rostro de su vista y lágrimas
de vergüenza y remordimiento cegaron mi vista.
"No llores, Orfeo", dijo con suavidad. "Ahora, todo eso es del pasado. Pero
hoy estoy contigo incluso como estuve contigo entonces. Dile a la
humanidad que vivo y la amo hoy, igual que hace dos mil años cuando
caminé por las orillas de Galilea. Pero diles a los hombres que para que me
conozcan hoy, cuando públicamente pronto aparezca de nuevo en la Tierra,
primero deben encontrarme dentro de sus propios corazones”.

Hizo una pausa y mis ojos ya no pudieron soportar el resplandor de su


belleza. Y luego dijo: “Recuerden, Orfeo, aquello que les fue revelado no
hace mucho donde seres de otros mundos caminan ahora sobre la Tierra.
Cada uno es el doble del otro y tienen ellos su propia voluntad en el valle de
las penas que es la Tierra, para ayudar a la humanidad. Uno modera a otro
cuando se logra muy poco o cuando se exceden ciertos límites. Ningún
hombre en la Tierra los conocerá, excepto aquellos a quienes ellos se
revelan. Y quien públicamente dice ser uno, no lo es en absoluto. Sólo por
sus frutos pueden ser conocidos. Este es el comienzo de los misterios de la
Nueva Era”. Luego, lentamente, la brillante visión que tenía frente a mí se
desvaneció hasta que Él ya no estuvo allí. Sólo una luz verde brillante y suave
permanecía impregnando la atmósfera. Permanecí largo rato en silencio
mientras el corazón de la creación me envolvía en paz infinita.

85
Por fin, me estaba volviéndome a ir para casa cuando escuché una voz
familiar que me llamaba: "Orfeo, ¿qué estás pensando?"
Me di la vuelta y vi a Neptuno de pie a orillas del río, cerca del lugar donde
habíamos estado sentados unos dieciocho meses antes.
Mientras intentaba reconducir mis pensamientos, respondí: "¿No sabes lo
que estoy pensando, Neptuno? ¿O estoy perdido para ti ahora?
"No, Orfeo, nunca estarás perdido para mí", respondió. "Pero hay momentos
sublimes en los que nadie puede penetrar en la mente de otro. O tal vez
debería decir que aquellos que lo harían no pueden hacerlo, y aquellos que
podrían no lo harían bajo ninguna circunstancia”.
"Entiendo, Neptuno", le dije. “Los últimos son para todos, pero en los
momentos de realización uno se convierte en un universo dentro de sí
mismo y, por lo tanto, está protegido por los poderes del cosmos. Entonces,
somos como nosotros y como somos, hijos juntos en los infinitos mundos de
manifestación del Padre. Cuando terminé de hablar, me sorprendieron mis
propias palabras. No parecía posible que pudiera decirle tales cosas a
Neptuno. Y sin embargo, las había dicho y él me estaba sonriendo como si
mis pensamientos fueran los suyos.

Pero cuando lo miré, desapareció de mi vista. Y de pronto me sentí solo y


muy pequeño e insignificante. Corrí por el puente hacia el sendero que
conducía al lugar donde Neptuno había estado de pie. No estaba a la vista;
pero en el arco del puente volví a ver los contornos suavemente brillantes
de un disco volador.
La puerta del platillo estaba abierta y, mientras me preguntaba si entrar o
no, apareció una mujer en la entrada. Era Lyra, más exquisitamente hermosa
de lo que la recordaba. Sonriéndome, salió de la nave y era como si las hojas
de la hierba temblaban misteriosamente y el viento se agitaba, vibrante con
una extraña música apenas audible. Toda la naturaleza parecía agitarse
como si la hubiese acariciado una mano. Caminó lentamente hacia mí y su
refulgente vestido blanco brillaba como si de algún modo protestara por la
densa e irracional atmósfera de la Tierra. Todo el amor infinito por el hombre
en su potencial Cristiano que sentía en ese momento, culminó felizmente en
su maravillosa presencia. Ella, que abarcó todo el amor, toda la compasión
y toda la comprensión, y cuyos ojos radiantes fueron una bendición.

Cuando estuvo más cerca de mí, vi que su vestido brillaba como los inquietos
rayos de luna, como el uniforme más oscuro de Neptuno en nuestra densa
atmósfera. En su mano sostenía un vaso que me tendió diciendo: “Bebe de
este vaso, Orfeo, y tu conciencia normal volverá. Entonces serás igual a tus
propios compañeros y podrás mostrarles el camino”.
Sin saberlo, le quité la copa de cristal, pero temía beber de ella, porque temía
que ella, Neptuno y todo el mundo se alejaran de mí para siempre.
Ella sonrió de nuevo y una suave luz dorada la envolvió igual que en su
mundo. “Todo lo que hemos hecho contigo tanto en tu mundo como en el
nuestro ha sido moderado adecuadamente. Por lo tanto, todo lo que

86
experimentaste en los mundos superiores ha sido compensado en un grado
similar en los inferiores. Por lo tanto, no estés contento ni arrepentido por
todo lo que hasta ahora te ha sido concedido. Recuerda, el amor es
comprensión y la comprensión es amor en todo el universo. Por eso el amor
es la constante de todos los mundos. Por amor me refiero solo al amor
desinteresado y no a la carnalidad que a menudo se confunde aquí en la
Tierra con el amor. El amor es libertad infinita. Bebe de este vaso y vuelve a
conocer la paz dentro de ti”.
Lentamente me llevé el vaso a los labios y bebí. Cuando terminé, dejé caer
el vaso al suelo, pero no escuché ningún sonido. La bebida pareció aclararme
la cabeza y darme una sensación de fuerza y normalidad. Lyra no se había
desvanecido como temía que pudiera. Más bien, ella parecía ser más real
que nunca.
"Debemos irnos ahora, Orfeo", dijo con suavidad.
Sus palabras me entristecieron enormemente porque temía pensar en que
ella me dejara. Pero solo por un momento, porque inmediatamente me di
cuenta de que ninguno de ellos en realidad nunca me dejarían de nuevo.
Lentamente, dije: “Entiendo lo que quisiste decir con la bebida, Lyra. Por
ahora siento que estoy en casa otra vez en la Tierra como solía ser. Nunca te
olvidaré, Lyra, porque soy parte de ti, Neptuno, Orión y tu mundo, así como
tú eres parte de mí. Ahora sé que no hay otra muerte que la que los hombres
de la Tierra llaman vida. Además, sé que no hay ningún acto malo en el
mundo que no pueda ser reparado. Lyra, siempre estarás conmigo.

Con esas palabras, incliné la cabeza y cuando miré de nuevo, ella se había
ido como si simplemente se hubiera desvanecido en la nada. Solo dejó una
exquisita fragancia que impregnaba el aire, como si en todas partes hubiese
fragancia de flores invisibles.
Cuando pensé en buscar el contorno del platillo debajo del arco del puente,
ya no estaba allí. Me quedé un rato en la suave luz reflejada de la tarde, en
paz conmigo mismo y con todas las cosas. Aunque se habían ido, ya no me
sentía solo, porque en realidad sabía que nunca podría volver a estar solo en
esta vida o en cualquier otra vida por venir.
Me di vuelta y caminé a casa. Cuando abrí la puerta delantera sentí una
tremenda ola de calidez y paz que me esperaba en mi propia casa. Los chicos
estaban ocupados con algunas revistas y Mabel estaba sentada en un botón
de costura de una de mis camisas. Cuando entré, ella levantó la vista y
sonrió, y por primera vez en meses, parecía verla claramente por la
maravillosa persona que es. Con la luz de una lámpara de pie cayendo sobre
su cabello y con su sencillo vestido, parecía una madonna de Botticelli.
Dentro de ella contemplé todo el misterio y la maravilla de la condición de
mujer: era como un reflejo de Lyra, el potencial más alto de la evolución
femenina.

"Te hemos echado de menos, Orfie", dijo Mabel. "¿Dónde has estado?"
"Oh, justo al lado del río, Mae", le contesté mientras la besaba con más
ternura que en meses.

87
Ella me recompensó con una sonrisa cuando dijo: "Es tan bueno tenerte en
casa de nuevo".
Sus palabras aumentaron mi sentimiento de paz y serenidad, porque estaba
en casa otra vez. Lyra y Neptune me habían devuelto a mi familia.
Me acerqué y encendí la radio para las noticias. Las voces atareadas y
ansiosas estaban entusiasmadas por poner en escena los últimos horrores
de la terrible devastación de la reciente prueba de la Bomba H. Noticias del
tremendo descubrimiento de un horrible gas nervioso, un vaso de ese gas
que mataría a una ciudad entera de personas. Temblores. El rumor de la
guerra en Indo-China y otros lugares de peligro. Disturbios. Ansiedad.
Asesinatos Suicidios Temor. Más informes de las sutiles fuerzas del mal que
trabajan de manera insidiosa aquí entre nosotros y tejen sus propias redes
tortuosas de engaño y obstrucción. ¡Hombre contra hombre hasta el amargo
final! Oh Dios, cuánto tiempo, pensé. ¡Cuánto tiempo antes de que la
compasiva Tierra se estremezca de repulsión, sacudiendo las estrellas!

Cuando apagué la radio, más que nunca me di cuenta de cuánto trabajo


queda por hacer. En realidad, esta Era de discordias y materialismo rígido ya
está en el pasado y hemos entrado en la Nueva Era. Muchas personas
espiritualmente despiertas son hoy muy conscientes del verdadero estado
de las cosas. A todos estos hombres y mujeres de corazón sincero y
sinceridad de propósito, y a todos aquellos que en épocas pasadas han
trabajado en contra de los temores y las amargas probabilidades por el bien
del hombre y el mejoramiento de su suerte en la Tierra, he dedicado mi vida.
¡Ahora es la hora! La gran promesa del amanecer dorado se está rompiendo.
La luz de sus revelaciones es inminente en la religión, la medicina, la
investigación científica y todos los campos del esfuerzo humano. El
cumplimiento de la gran promesa de las edades está a la mano. Los visitantes
espaciales son los precursores del amanecer en la Tierra.

Los errores ocurrirán, pero los corregiremos. Cuando venga la guerra, la


tribulación y el cataclismo, incluso estos pasarán rápidamente. Porque el
arco iris de la promesa eterna está ahora en los cielos. Las brillantes huestes
de la gran hermandad de la federación espiritual del universo están
esperando para recibirnos en su medio y hacernos saber cómo realmente
son. Los vuelos más altos de nuestra imaginación y nuestros sueños más
salvajes no se pueden comparar con el maravilloso mundo de la realidad que
se avecina para nosotros en el Tiempo.
El universo eres tú, y tú eres el universo. El número infinito de entidades en
las mansiones de Dios en el cosmos son esencialmente como tú y yo como
somos y hemos estado siempre en la verdadera realidad espiritual. Si solo
nos despertamos de nuestros oscuros sueños de muerte, prodigarán vida y
belleza sobre nosotros. Así elige por ti mismo. No hay ningún camino
intermedio hoy. Hemos llegado a la división del camino y ahora es un camino
u otro para cada entidad en la Tierra y sus planos adyacentes de
manifestación.

88
CAPITULO XII

COMO RECONOCER UN PLATILLO VOLANTE

Un platillo volante puede manifestarse de muchas maneras. Algunas


personas cuya sensibilidad neurológica es similar a la mía pueden detectar
la presencia de un platillo por síntomas físicos, como los que he descrito
anteriormente en este libro.
Solo recientemente el Sr. Vernon Tyler, Director del Aeropuerto Municipal
de Santa Mónica, tuvo tal experiencia. Él relata que el miércoles por la
noche, el 24 de marzo de 1954, se retiró temprano. Cerca de las diez estaba
casi dormido cuando sintió una extraña sensación de cosquilleo en la parte
posterior de su cuello y en sus brazos y columna vertebral. Dijo que el pelo
en la parte posterior de su cuello se sentía como si estuviera de pie, lo que
le recordaba algún tipo de fenómeno eléctrico. Estaba completamente
despierto de inmediato y lleno de una peculiar sensación de urgencia, como
si estuviera en contacto con algo o alguien. Saltó de la cama, se dirigió a la
ventana y miró hacia afuera, pero no vio nada.

Caminó por la habitación sin descanso durante un tiempo con la clara


sensación de que alguien quería contactarlo. Por fin volvió a acostarse y
finalmente se durmió. A la mañana siguiente, un amigo, Fred Carlyle, le
llamó por teléfono y quiso saber qué estaba pasando en la casa de Tyler
sobre las diez de la noche anterior. Sorprendido, Tyler le preguntó. Carlyle
dijo que él y su familia habían visto cuatro objetos extraños, o luces,
directamente sobre la casa de Tyler maniobrando de una manera increíble y
sin sonido durante algún tiempo.

Ese mismo día, la Sra. Genevieve Downer y su esposo Steven presentaron


informes similares al periódico Santa Monica Outlook; Lillian Colbary y su
hija, Marilyn, y el señor y la señora Arthur Swalge, todos vieron los objetos
misteriosos sobre la casa de Tyler. Más tarde se supo que muchas otras
personas en el vecindario habían presenciado el fenómeno, aunque no
habían llamado por teléfono al periódico.
Pero de todas las personas en esa área residencial, Tyler fue el único
conocido que experimentó los síntomas físicos inusuales. Más tarde, cuando
leyó el artículo que había escrito sobre mis síntomas físicos en los contactos
de los platillos, afirmó que sus sensaciones eran idénticas.
Por lo tanto, la reacción física a las cualidades electromagnéticas de un
platillo es inusual. Si los experimenta, puede estar seguro de que su cuerpo
está en sintonía con las percepciones extrasensoriales.
Dado que un disco de cristal puede ser tan pequeño como dos pulgadas de
diámetro y puede penetrar densidades de material, un disco puede estar

89
presente en una sala o sala en cualquier momento y puede o no ser visible
para el ojo. En la oscuridad a veces aparecen como luces flotantes que brillan
suavemente y aparecen y desaparecen repentinamente.

Muchas personas han visto un platillo volador y no lo han reconocido como


tal. Por lo tanto, vamos a enumerar aquí las manifestaciones más comunes
para que puedas juzgar mejor a un OVNI si vieras uno:

LA ESTRELLA DE ROVING: Una de las apariencias más comunes de los discos


y las menos reportadas son aquellas que merodean por el cielo nocturno. A
menudo se los confunde con luces de avión o con una estrella. Pero si no se
oye el sonido del motor de un avión y la "estrella" parece moverse, entonces
es posible que esté observando un disco.

EL METEORO: Si ves un "meteoro" que no deja ningún rastro ardiente detrás


de él, o uno que cambia de color de manera peculiar, míralo de cerca.
Además, cualquier "meteoro" que parece "flotar", o uno que cambia su
curso repentinamente a un barrido ascendente, o a un giro en ángulo, es
probablemente un platillo. Además, cualquier bola de fuego redonda grande
que siga un camino horizontal definido y luego estalle en una lluvia brillante
de chispas, ya sea con o sin ruido, es definitivamente un tipo particular de
fenómeno del platillo. Similar a este último es un enorme "meteoro" que
parece explotar en un destello cegador que ilumina un área completa, pero
sin sonido. Estas son todas las manifestaciones de los ovnis.

EL DISCO DE PLATA: Este no se puede confundir. A primera vista aparece


como un avión, pero algo hace que le eches un segundo vistazo. Entonces
ves que posiblemente no sea un avión porque es redondo y similar a una
esfera. O puede aparecer en forma de óvalo o en forma de media esfera.
Puede parecer que pulsa o, si no puedes ver realmente la pulsación, tienes
la impresión definitiva de que está pulsando, ya que el efecto se registra más
en los nervios que en la retina.
A menudo, parece que hay un centro más oscuro en este disco plateado de
aspecto metálico. Además, puede parecer que el disco se tambalea en el aire
o se mueve como un hombre mareado. El centro más oscuro puede parecer
que se desplaza fuera del centro. A veces continúa moviéndose por toda la
superficie del disco como si estuviera en ritmo con el extraño movimiento
de oscilación del disco.
¿Qué es esta área oscura en el disco plateado? Es el foco de haz de control,
el soporte que conecta el disco con el haz de control. Este tipo de haz de
"radar" extraterrestre tiene el disco tan fuertemente agarrado que el
movimiento mismo del disco es vectorizado por el haz. El mismo mecanismo
se mantiene para los increíbles giros en ángulo recto. Es como un yo-yo que
está sujeto firmemente por la cuerda.

90
RUEDA DENTRO DE LA RUEDA: Este tipo también se ha visto con frecuencia.
El extraño efecto de la rotación de las ruedas dentro de las ruedas se
manifiesta para diferentes propósitos. Como en el caso de muchos otros
tipos de manifestación, ha sido utilizado por extraterrestres para
impresionar a un determinado individuo o grupo de individuos. Si ve un
platillo de cualquier tipo, puede estar seguro de que ha sido "elegido" para
el avistamiento por alguna razón específica.
El efecto de rotación múltiple en este tipo de OVNI es causado por la
rotación real de disco dentro del disco. Los efectos visuales peculiares
resultan de la conversión de la fuerza magnética en energía enfocada en el
disco.
La energía se debe convertir y disipar, por lo que se descarga en los bordes
exteriores del platillo. Cuando los que tienen el control desean hacer una
exhibición para el beneficio de un individuo o grupo de personas,
simplemente se "disparan" y la descarga eléctrica estática se muestra como
llamas, rayas de fuego, bolas de fuego o fenómenos similares. También
pueden dirigir esta fuerza detrás del objeto, dando la impresión de que el
disco es propulsado por chorro.

La propulsión magnética se ridiculizo desde hace un año y algunos todavía


se burlan a pesar de que los prototipos de discos en nuestros laboratorios se
han hecho para responder a esta fuerza en un grado limitado. En realidad,
este campo se ha convertido en uno de los proyectos de investigación más
importantes y secretos en los Estados Unidos, Canadá y algunas otras
naciones, uno de los cuales ha avanzado más de lo que pensamos.
Incidentalmente, el principio magnético explica cualquier comportamiento
de los platillos voladores jamás informado. Partiendo del principio
magnético de la propulsión y su dinámica, en última instancia,
descubriríamos los secretos de la construcción de un platillo volante de un
tipo primitivo. Este mismo hecho ha demostrado la existencia de los platillos
más allá de cualquier duda.

Sin embargo, en lo que respecta a los extraterrestres, la prueba final de los


platillos tuvo que venir a nosotros desde el testimonio real de avistamientos
y experiencias. Esto finalmente se logró. El trabajo comenzó
inmediatamente en los laboratorios de varias agencias gubernamentales
sobre los principios magnéticos de la propulsión. ¿Y entonces qué pasó?
Toda mención oficial de los platillos desapareció de todos los frentes. En lo
que respecta al público, los platillos ya han dejado de serlo, aunque siguen
apareciendo cientos de informes. Sólo Frank Edwards, el ex-A. F. de L.
presentador de noticias de Washington, D. C. y algunas otras almas valientes
mencionan los hechos verdaderos.

Todas las declaraciones oficiales se hacen ahora a lo largo de líneas


académicas y conservadoras que mencionan nuestras propias

91
investigaciones y "descubrimientos" en los campos de misiles,
investigaciones magnéticas, etc.
Qué extraña paradoja de hecho. Los mismos que lucharon valientemente
por el reconocimiento de los platillos reciben literalmente el último golpe de
gracia; mientras que aquellos que lucharon con uñas y dientes están
afanosamente ocupados en investigaciones electromagnéticas.
Los visitantes del espacio han revelado mucho, lo suficiente como para
darnos ideas para avanzar científicamente en direcciones y potenciales
nuevos y hasta ahora desconocidos, pero a menos que aprendamos la ética
que va de la mano con la mecánica, todo nuestro conocimiento nos será
quitado. . Los visitantes del espacio están tratando de enseñarnos como lo
haríamos con los niños pequeños, pero los niños pequeños inteligentes que
somos, simplemente no aprenderemos.

LA LLAMA TRIANGULAR: Muchos han visto este tipo de manifestación OVNI.


La llama triangular no es más que una configuración total de varios discos en
formación. Estos están diseñados para descargar energía eléctrica en esa
forma, y los discos se vuelven invisibles mientras se muestra toda la
configuración. O, también puede ser un objeto semi-material con el motor
del disco incorporado en él. Cualquiera de estos es muy simple de producir
para aquellos en la estación de control remoto que, por supuesto, es la nave
nodriza. Dentro de los laboratorios aquí en la Tierra, algunos de estos
fenómenos pueden producirse ahora de forma limitada. Pero nadie está
hablando y ciertamente tampoco lo está detrás del Telón de Acero.

AERONAVE QUE DESAPARECE: Este tipo es una proyección tanto visual como
auditiva, pero la mecánica es demasiado compleja para entrar aquí. Todo lo
que podemos decir es que si un avión atrae su atención de manera
irresistible y parece retenerlo con una fuerza extraña e intangible, puede
tratarse de una proyección de disco. Puede estar absolutamente seguro de
esto si tiene una superficie plana y opaca que no refleja la luz del sol y, por
supuesto, cuando la ve desaparece repentinamente ante sus ojos.

EL TORPEDO: El torpedo, o la nave con forma de cigarro es rara.


Probablemente se sentiría atraído primero por su vuelo aparentemente
rápido y silencioso. Tiene la forma de un dirigible pero tiene una apariencia
mucho más elegante. Los ojos de buey pueden ser visibles en este tipo, o
pueden no, dependiendo de si se abrieron en el momento de la observación.
Puede flotar inmóvil en el aire, o repentinamente desaparecer en la nada.
Pero de esto se puede estar seguro si alguna vez tiene la suerte de ver una
nave de este tipo: estaba destinado a verla por una razón definida que será
clara para usted en ese momento o más adelante. Estas son las naves madre
del espacio y con frecuencia tienen cientos de pies de longitud, aunque
algunas de las más pequeñas pueden no ser más grandes que el casco de un
avión grande.

92
EL PLATILLO VOLADOR: este objeto es esférico, semiesférico o solo tiene
forma de disco. Es la forma motriz y es una nave de utilidad de muchos usos.
Su tamaño puede variar desde menos de dos pulgadas a millas de diámetro.
Los más grandes en el espacio generalmente tienen domos transparentes y
sirven a veces como naves de pasajeros.
Por lo tanto, hemos enumerado todos los tipos de embarcaciones
extraterrestres que hasta ahora se han manifestado en nuestra atmósfera.
Cualquiera de ellos puede ser completamente opaco, o puede hacerse
instantáneamente tan transparente que ni la mejor visión puede verlos. En
realidad, son más activos cuando son invisibles. Es así que fotografían y
registran palabras, pensamientos y hechos, verifican nacimientos y muertes
y reencarnan egos, registran tendencias de corrientes subterráneas en los
gobiernos, etc. Son los observadores y registradores silenciosos de todos.
Aunque uno puede contactarlo en silencio absoluto y ser invisible a su vista
física, en algún momento en el futuro puede tener un "despertar espiritual",
cuando recordará la vigilia del platillo. El despertar puede ser años después
de que el contacto real estuviera en efecto. Parece que los extraterrestres
realmente "favorecen" a tales personas manteniéndolas totalmente sin
perturbaciones por esas experiencias visuales. Hoy estos millones de
personas son quienes saben que los visitantes del espacio están aquí. No
saben cómo lo saben, pero lo aceptan de todos modos. La mayoría nunca ha
visto un platillo a sabiendas o solo ha vislumbrado uno incierto. Pero para
ellos llega el día en que a través de la percepción extradimensional, ellos
"recordarán" y sus ojos se abrirán. Varios de los mejores contactos hasta la
fecha son de esta naturaleza.

En el otro extremo están los que han visto espectaculares exhibiciones de


OVNIs y se muestran escépticos y poco impresionados. Estas son las
personas que los visitantes del espacio nunca pueden tocar. Viven en un
mundo oscuro propio.
Debido a las leyes planetarias aparentemente duras que prevalecen sobre la
Tierra, cualquier tipo de crecimiento espiritual implica dolor. Así, tanto Dios
como la naturaleza parecen herir a la mayoría de los que aman. Así es y es
inevitable que sea con los visitantes del espacio. ¡El ascenso del infierno no
es fácil! Así que, mientras Dios trata con el sufrimiento a aquellos que más
le son queridos, también deben hacerlo los extraterrestres hasta cierto
punto. En la imagen general, nadie es ignorado, excepto aquellos que
desean ser ignorados. La elección depende del individuo.

93
CAPITULO XIII

ESTRUCTURA Y FUERZAS MOTORAS DE LOS PLATILLOS


VOLANTES

A fin de presentar conceptos, no conquistamos el espacio, cooperamos con


él. Un buen bailarín no fuerza los pasos y movimientos en un ritmo. Siente
la música y coopera con ella. Un buen piloto no rasga el aire. Coopera con
sus fuerzas dinámicas. Las aves logran esto naturalmente.
Observe los peces en un cuenco o tanque de agua. Se deslizan y se sumergen
en la belleza aerodinámica, ya que sienten cada movimiento y vibración del
agua. Sus movimientos están en perfecta armonía con su entorno. A lo largo
de toda la naturaleza no hay conquista de los elementos. Solo hay armonía
y cooperación con las leyes de los elementos. La criatura que desafía estas
leyes sufrirá inevitablemente.

El espacio es hoy la frontera más desafiante. También es uno de los más


peligrosos. Cualquier interpretación incorrecta o cálculo del espacio
resultará en una reacción inmediata y violenta.
Las naves espaciales no llevan paredes de plomo de muchos pies de espesor.
Los rayos cósmicos en el espacio exterior podrían penetrar fácilmente en
estos. En realidad, los cascos de las naves espaciales no son mucho más que
muchas capas de pieles, algo así como madera contrachapada, pero están
hechas de una sustancia de plástico y cristal. Algunas capas son positivas
ionizadas, y algunas negativas. Estos están aislados unos de otros con capas
neutras entre ellos.

Los rayos cósmicos que se aproximan se vuelven inestables por el campo


magnético aplicado de forma permanente alrededor de la nave. Al llegar al
casco de la nave quedan completamente destrozados. Luego, las cargas
positivas y negativas son absorbidas por las cargas de fases múltiples de las
diferentes baterías del casco de la nave. Por lo tanto, ningún rayo cósmico
debe penetrar en el interior. Esta es una cooperación armónica con las
fuerzas de la naturaleza.
La armonía y la cooperación son positivas en efecto. Las primeras naves
espaciales del hombre pueden evolucionar a partir de su conocimiento
limitado actual y aun así navegar por el espacio hasta cierto punto, siguiendo
muchas de las leyes de la naturaleza. Pero muchas de esas primeras naves
experimentales se encontrarán con la destrucción y el fracaso porque solo
el mayor grado de armonía y la mejor percepción pueden sobrevivir a la
navegación espacial.
Primero, es bueno entender que los átomos no son en realidad partículas de
energía que giran. Son simplemente “burbujas” en el éter. Además, los rayos
de luz son simplemente porciones de estas burbujas, pero en elongaciones;
por lo tanto, en realidad aparecen como rápidas fisuras darting, o divisiones
en el éter.

94
Existen infinitas variaciones de campos magnéticos o flujos en todo el
universo. Desde las burbujas (átomos) rebotan en todas direcciones,
produciendo esferas magnéticas. Desde los rayos de luz, se alejan en ángulo
recto a los rayos, de modo que los vórtices magnéticos acompañan a los
rayos. Los rayos cósmicos producen sus propias estelas magnéticas en sus
caminos. Así, el éter está en constante movimiento en todo momento en
todos los lugares.

Los platillos voladores utilizan todas estas formas de energía. Dirigen con
precisión las conversiones de las energías y usan las mismas fuerzas como
medios de atracción y / o repulsión en el mar infinito del éter. Por lo tanto,
quienes los dirigen pueden usar fuerzas magnéticas y gravitacionales mucho
más allá de nuestra imaginación.
No requieren los campos de nuestra Tierra. De hecho, el campo de la Tierra
y la corriente de deslizamiento del éter están en su camino. En el espacio
exterior, los discos voladores fluyen y parecen bailar con una belleza
elegante.

Muchos de los platillos voladores que hemos visto en nuestros cielos son en
realidad discos de cristal, cultivados en baños químicos. Al igual que el tallo
y los capilares de una hoja o flor, todos los sistemas que funcionan se
desarrollan en él. Por lo tanto, estos sistemas podrían ser completamente
invisibles. Estos sistemas incluirían los cables conductores en espiral desde
el centro hasta el extremo del borde exterior, y las espirales se volverán más
estrechas en forma de cono. En el borde exterior, llega a menos desde el
punto de referencia, y el exceso de electrones se fuerza a "tierra" desde
estos puntos. Esta función se puede aumentar hasta que el disco parece
emitir llamas. Generalmente, sin embargo, lo vemos solo como una franja
de halo borrosa alrededor del objeto.

La propiedad cristalina de los discos voladores procesa todas las energías


electromagnéticas y corpusculares en frecuencias y longitudes de onda
variables. Sin embargo, entre los seres etéricos, es posible crear un platillo
de cualquier grado de materialidad simplemente a partir de una forma de
pensamiento proyectada que atrae a la sustancia material hacia él.
Sin embargo, dado que la mayoría de los platillos avistados hasta ahora son
del tipo de disco de cristal, limitaremos las explicaciones solo a estos.
(Aunque las proyecciones de forma de pensamiento se comportan de una
manera muy similar).

CAMBIO DE COLORES EN DISCOS


A medida que el cristal es aumentado por la energía electromagnética, su
estructura de mallado sufre cambios definidos que hacen que el disco emita
luz de varios colores. Que podamos observar este fenómeno es una de sus
razones para revelarlo en los cielos.

95
El mallado del cristal se puede detener en cualquier actitud. Cuando se
suspende en una actitud de transmisión, toda la luz pasará a través y el disco
se volverá completamente invisible.
Cuando se descarga la fuerza eléctrica en condiciones normales, se ve una
llama o un rayo en movimiento alrededor del disco. Así vemos llamas de
todos los colores; también dardos y rayas de fuego, y en algunos casos,
incluso un rastro de escape cuando todo el efecto se dirige hacia atrás o
hacia adelante del objeto volador.
Al dirigir un impulso repentino de energía y resistencia a la energía
simultáneamente en el disco, se puede hacer que explote en una lluvia de
fragmentos de chispas.

GIRO DEL ANGULO DERECHO


Un disco volador no es solo guiado. Está completamente controlado. El haz
maestro de la nave nodriza se sostiene como un tornillo de banco. Este es
siempre el caso cuando realizan ángulo recto y giros repentinos. Por lo tanto,
pueden asumir una velocidad increíble y, de repente, desviarse bruscamente
sin dañar el disco. Cada átomo y molécula se vectoriza en la misma dirección
al mismo tiempo. Cualquier efecto gravitacional de la inercia es neutralizado,
o inexistente.
Durante mi viaje al espacio en una de estas creaciones de cristal, recordarás
que recogí una extraña pieza de metal con forma de moneda del suelo. Esta
pieza de metal parecía estar vibrando blanquecina en la palma de mi mano:
y mientras la sostenía, el metal se volvió casi brillante, como una pieza de
carbón vivo, y sin embargo tenía la misma temperatura que mi mano. En
cuarenta minutos el disco metálico había desaparecido. Aparentemente sus
elementos fueron sublimados por algún tipo de proceso de evaporación. Por
lo tanto, es evidente que pueden eliminarlos a cualquier velocidad que
deseen; y en una frecuencia limitada de energía explotarían sin el menor
ruido. Dicho control remoto por vector completo es un hecho logrado por
nuestros vecinos del espacio.

Debería estar claro ahora que pueden aparecer ante el ojo humano y nunca
registrarse en la película de la cámara. O, por otro lado, se puede hacer que
aparezcan en una película cuando no son visibles para el ojo humano.
Presentado como la explicación verdadera y simple de los platillos voladores,
a algunas personas difícilmente les resulta de aceptar. Prefieren aferrarse a
las ideas imposibles de un blindaje de toneladas de plomo y todos los demás
aspectos referente a las naves espaciales que se ciñen a nuestras ciencias
limitadas, la mayoría de las cuales deberían ser desechadas antes de que
incluso pongamos una nave en el espacio exterior.

DISCOS VOLADORES - CAMARAS EXTRA-DIMENSIONALES


Un disco volador está maniobrando sobre una ciudad o un área de la Tierra.
Todos los seres vivos y todas sus vibraciones, vistas e invisibles a simple vista,
son recogidas por el disco transmisor, que a su vez transmite estas

96
impresiones a la nave nodriza. Ahí está todo grabado permanentemente al
detalle en instrumentos de cristal.
La mayoría de estas operaciones de escaneo y grabación se realizan cuando
los discos son totalmente invisibles para nosotros. Cuando los vemos, por lo
general solo nos cautivan, o para algún individuo en particular, a quien la
pantalla revela un mensaje, o un despertar. Tanto la evolución física como
la espiritual están cronometradas, y están en pasos graduales. Los visitantes
espaciales no tienen prisa, y entran en la evolución gradualmente, en el
tiempo permitido por el ritmo y las leyes cósmicas.
Sí, de hecho, los discos voladores son unidades tanto de recepción como de
envío. Son cámaras tridimensionales, televisión, radio y entidades móviles,
todo en uno. De hecho, son prácticamente un cerebro sintético, que carece
solo de conciencia. Su manipulación es intrínseca y aparentemente ilimitada.
Nosotros, en la Tierra, estamos cerca de llegar a esta tecnología en el ámbito
de las hipótesis, al menos.

97
CAPITULO XIV

LA VERDADERA NATURALEZA DEL MISTERIO DEL PLATILLO

Hace poco tiempo deberíamos habernos visto obligados a hacer un gran


esfuerzo para convencer a la mayoría de la gente de la existencia real de los
platillos voladores. Hoy, afortunadamente, nos ahorramos la indignidad de
tan inútiles esfuerzos. Los platillos definitivamente están aquí, y la mayoría
de las personas ahora están dispuestas a admitir este hecho asombroso.
Pero la interpretación de los fenómenos del platillo volante es una cuestión
completamente diferente. Por extraño que parezca, el misterio de los
objetos voladores no identificados está poco más cerca de la solución que
en 1947, cuando varios aviadores informaron por primera vez que habían
visto nueve de los discos cerca de Seattle.
Desde entonces, se han acumulado impresionantes archivos con nuevos
datos, pero gran parte de esta evidencia es tan contradictoria y
desconcertante que, en lugar de ofrecer una solución al problema, los
nuevos hechos solo lo han hecho aún más complejo. Significativamente, las
concepciones más erróneas han sido machaconamente expuestas por
aquellos cuyos pensamientos y expresiones están en conformidad con las
leyes conocidas de la física y el método analítico de laboratorio. En lo que se
refiere a los platillos, la actitud de "Lo sé todo porque puedo probarlo", ya
sea pronunciada o insinuada, solo ha indicado con absoluta certeza que no
se conoce ninguna parte infinitesimal de la respuesta verdadera.

Hoy en día es casi imposible ignorar a los platillos, y los que intentan hacerlo
están motivados en gran medida por prejuicios personales egoístas. Aun así,
aceptarlos sin reservas como provenientes del espacio exterior todavía es
considerado por algunos como algo risible. De este modo, los platillos se han
convertido en un blanco fácil para bromas y risas. Es bueno que esto sea así,
porque el humor siempre es un factor seguro en cualquier lucha humana
hacia nuevos niveles de comprensión. La llegada de los platillos finalmente
será una de las luchas más tremendas de las edades en la conciencia
evolutiva de la humanidad.
Genéricamente, la historia del hombre y su presencia en la Tierra representa
una evolución penosamente lenta, dolorosa ya menudo sangrienta a partir
de los males inherentes a él mismo. Ningún animal es tan cruel como el
hombre. Las páginas de la historia están manchadas con registros de hechos
motivados por violentas intolerancias, odios viciosos, lujurias arrogantes
determinadas por el poder y la riqueza, crueldades sádicas, connotaciones,
traiciones y matanzas masivas de semejantes. Así hemos evolucionado a
nuestro estado, cuestionable actualmente.

Sin embargo, como en los días de la construcción de la antigua torre de


Babel, muchos de nosotros sentimos con arrogancia que hemos alcanzado
grados de sabiduría y conocimientos científicos. Considerando que, desde

98
un punto de vista cósmico, no somos más que una especie guerrera
innatamente egoísta, que solo en los últimos años se ha dado cuenta del
universo sin límites. Solo durante los últimos cincuenta años hemos
aprendido a construir vehículos pesados que volarán y explorarán un
pequeño camino sobre la superficie de nuestro planeta. Y nuestros primeros
pensamientos son de conquista: conquista de nuevos planetas, conquista de
la luna por una estación espacial para vigilar el mundo. A pesar de que
nuestras agiles mentes están ocupadas con estos pensamientos,
continuamos planeando matanzas mutuas de nuestra propia especie.

Incluso el aleteo opaco de nuestra imaginación no nos permitirá imaginar


que los seres inteligentes que habitan en otros planetas en el universo puede
que no hayan evolucionado como lo hicimos nosotros a través de crueles
leyes naturales de supervivencia animalistas de aquellos más aptos, los más
crudos y los más insidiosamente inteligentes. Así, con los primeros informes
de los platillos, las personas de todo el mundo consideraron alarmados una
posible intrusión de naves espaciales de otros mundos. Nosotros, según
nuestros propios estándares, esperábamos que tuvieran ideas
depredadoras de conquista y esclavitud de la humanidad. Como resultado,
el torrente de películas de terror de monstruosos invasores extraterrestres
aún no ha cesado.

De hecho, la llegada de los platillos no es una intrusión de un nuevo orden


en nuestra Tierra; tampoco fue omitido del plan original de la naturaleza en
este planeta. El fenómeno del platillo que hemos presenciado hasta ahora
es una parte integral de un plan mucho más grande para nosotros de lo que
nuestras mentes finitas pueden comenzar a comprender. ¡Por lo tanto, los
platillos definitivamente no deben ser temidos!
Pero sería aterrador pensar que nos estamos desviando sin rumbo del todo,
en un tiempo y espacio ilimitados, sobre una mota insignificante de materia
que llamamos Tierra. En realidad, no estamos solos durante nuestra estancia
en este planeta o en el universo. Sin embargo, nuestras mentes conscientes
son tan limitadas que basamos prácticamente todas nuestras conclusiones
en una base estrictamente material. De ahí que la mayoría de nuestras
conclusiones sean erróneas. Pero el secreto de la vida no lo hemos podido
comprender todavía desde ningún punto de vista material. En el análisis
final, incluso la ciencia debe volver a la idea abstracta de una inteligencia
mucho mayor como fuente de vida. Pero habiendo admitido tanto,
¿podemos creer que esta inteligencia nos ha abandonado hace mucho
tiempo aquí sobre nuestra bola de arcilla? A muchos les ha parecido así, pero
solo porque la naturaleza errónea de nuestras mentes conscientes es
incapaz de realizar la verdadera condición y estado del ser de la humanidad.

Es la voluntad del Creador que perfeccionemos tanto nuestro hogar


planetario como el microcosmos de nuestro ser individual. Mientras el
hombre progrese en la dirección correcta, no importa cuán lenta o
precariamente, continuará recibiendo una mayor percepción espiritual y

99
una ampliación gradual de los horizontes materiales en los campos de la
ciencia. Pero cada revelación de lo hasta ahora desconocido nos llega
delimitada por su propio manto místico. Lentamente, estas capas místicas
de materia se están expandiendo en lo que concierne al macrocosmos y se
están acercando al átomo. Pero tan avanzados como nos gustaría pensar
que somos, en nuestro estado actual de conciencia, una revelación de la
verdadera belleza detrás de todas las cosas destruiría nuestras mentes
conscientes. El eterno enigma "adentro", incluso una humilde bacteria,
cautiva al investigador y lo mantiene fascinado. ¡Sin embargo, incluso él no
puede contemplar su verdadera realidad!
Por lo tanto, espero sinceramente que la historia de los hechos que les he
contado sobre mis contactos con visitantes extraterrestres demostrará no
solo un descubrimiento de la verdadera naturaleza de los seres desde el
espacio y el tiempo, sino quizás el descubrimiento infinitamente mayor de
su propio ser verdadero y de dónde vienes, por qué estás aquí y adonde
estás amarrado.

Aunque mi historia se ha contado de buena fe, algunos están obligados a


dudar de mí. Porque el hombre no confía en el hombre porque el mal
inherente en el corazón humano a menudo lo traiciona. Sin embargo, para
muchos, mis palabras traerán mayor comprensión y liberación de los lazos
que los aprisionan. Mis experiencias están entretejidas con la verdad de que
el hombre es tan inextricablemente creado como las hebras de hilo son
parte de la tela.
Si este mismo día se pudiera demostrar mi historia a cada persona escéptica,
el misterio de nuestros visitantes espaciales se terminaría. Y debemos estar
listos y ansiosos por saludarlos como hermanos en la Federación infinita del
universo. Pero las ideas preponderantemente espirituales no pueden ahora
y nunca han sido capaces de ser probadas por métodos materiales. Por lo
tanto, no se puede dar ninguna prueba material de la realidad de mis
experiencias para satisfacer a los escépticos.

Primero, para eliminar todo temor posible de la idea de invasores espaciales,


deseo afirmar que en la gran mayoría de los casos los que han superado los
problemas de los viajes espaciales han progresado, o han existido siempre,
en un estado de conciencia espiritual que hoy podemos concebir sólo en
abstracto. Una de las leyes inmutables del cosmos es que el mal llevado a
sus límites se destruye a sí mismo; por lo tanto, una preponderancia del mal
demasiado grande invariablemente se traduce en autodestrucción y un
nuevo comienzo en mayores densidades de materia. Evolucionando hacia el
bien o el mal, la vida y la fraternidad, todos nosotros avanzamos
majestuosamente de igual forma a la gloria de los dioses de los antiguos. Las
inteligencias espirituales evolucionadas de los planetas se comunican solo
con los graduados de otros planetas; nadie más es o puede ser consciente
de su verdadera naturaleza.

100
Hoy la evolución de la Tierra, tanto material como espiritual, ha alcanzado
su punto más crítico. Así, cronológicamente, el tiempo golpeado nuestro
planeta, que no solo ha permitido, sino que ha exigido el influjo de las
entidades del espacio exterior y su manifestación material en nuestra esfera
de conciencia. Han venido como precursores de la luz para hacer todo lo
posible por cambiar la marea de destrucción que amenaza con engullir a la
Tierra y terminar en una nueva caída para el hombre, encadenado en una
mayor oscuridad y esclavitud en cadenas materiales más pesadas.

En el espacio de los contactos conmigo, la realidad ha demostrado cierta


evidencia objetiva, casi suficiente para servir como prueba, incluso para los
materialistas. ¡Pero no lo suficiente! La evidencia ha sido menos, la misma
fracción enigmática, necesaria para la verificación en casi todos los casos de
manifestación de platillos en todo el mundo, ya sea en el caso de
experiencias personales o con sucursales oficiales de ciertos gobiernos
(excepto en algunos casos específicos que involucran a naves espaciales
primitivas en la mayoría de los casos a partir de las cuales se han obtenido
datos fácticos y técnicos, según lo previsto por ellos). Y aquí encontramos un
indicio significativo de la verdadera naturaleza y misión de los visitantes
espaciales. Han envuelto ingeniosamente su presencia en el misterio;
ciertamente no porque tengan ningún deseo de ser misteriosos, sino solo
porque no estamos lo suficientemente maduros como para soportar el
impacto de la revelación completa de incluso el menor de nuestros visitantes
extraterrestres. La comprensión de ellos llegará con el tiempo, pero solo a
través de nuestras propias interpretaciones. Así comenzaremos a
comprender, en términos de nuestra propia inteligencia finita e inmadura,
algunos de los misterios de los seres que viven en mundos significativamente
menos erróneos que nuestra esfera tridimensional, el placer del dolor, el
sufrimiento y la muerte.

En cualquier investigación, en cualquier revelación, en cualquier milagro,


cuando tantos individuos y grupos de individuos han presenciado un cierto
fenómeno, o alguna fase de ese fenómeno, generalmente es una prueba
suficiente para aceptar como verdadera la existencia de ese fenómeno.
Cuando se alcanza este punto, los límites de la comprensión generalmente
avanzan más. En lo que respecta a los platillos, hemos llegado a ese punto.
Por lo tanto, ahora estoy contando mi historia del modo más completo.
Parte de mi historia apareció anteriormente en el único número de mi
propio periódico, The Twentieth Century Times, y otras partes se publicaron
en la revista MYSTIC, pero nunca antes había aparecido toda la historia
impresa. Solo ahora el misterio de los fenómenos del platillo ha llegado a un
aparente callejón sin salida que requiere una explicación antes de que se
pueda obtener algo más de los extraterrestres. En otras palabras, este libro
es la respuesta de la Tierra a sus señales para nosotros. Espero que produzca
resultados.

101
Edited by Ray Palmer
Published by AMHERST PRESS 1955
Copyright, 1955, by Orfeo M. Angelucci. All rights reserved. No part of this book may be
reproduced in any form without the written permission of the copyright owner, or of The
Amherst Press. All rights reserved under International and Pan-American Copyright
Conventions. Manufactured in the United States of America by the Worzalla Publishing
Company and National Bookbinding Company of Stevens Point, Wisconsin.
This is an E-Z-READ book designed to preserve your eyesight.

102
103
104
105
106

También podría gustarte