Está en la página 1de 1

manos llenas de fe

para hacer de Dios el Reino:


para hacer un Mundo Nuevo.
Manos para soar,
escuchando al Seor
en nuestros sueos.
Manos fuertes
que saben aguantar:
desiertos, sequedad,
en un pueblo extranjero.
Manos de San Jos,
que a Jess le ensean
a ser maestro.
Manos limpias,
en manos de Mara,
familia y alegra,
que hacen vivir
ya el Cielo.

Himno a San Jos


Manos en el taller,
que trabajan sembrando
un Nuevo Reino.
Manos Fuertes
que saben defender,
familia en Nazaret,
hogar de carpintero.
Manos para ensear,
que a Jess se llega
por dos maderos.
Manos limpias
que saben perdonar
y a una madre cuidar:
manos de un hombre bueno.
Danos, t, San Jos,
tu valor y tu esfuerzo,

Danos, t, San Jos,


tu valor y tu esfuerzo,
manos llenas de fe
para hacer de Dios el Reino:
para hacer un Mundo Nuevo.

Dejaste sin temor:


trabajo, casa y patria.
Silente al contemplar
la incomprensible trama:
De ver nacer tu Dios
del vientre de tu amada!
Nos hablas de dolor:
Sin proferir palabra!
Silencio eres Jos.
Silencio tu morada.
Silencio fue tu pan,
silencio tu jornada.
Silencio al contemplar.
Silencio ante la nada.
Silencio en el amor.
Silencio es tu palabra.
Temblabas de pensar
en no tener la entraa:
para educar a un Dios,
nacido en carne blanda!
Le diste sin hablar:
tu fe y viril confianza,
tu oficio, tu honradez
y tu presencia casta.

San Jos, Silencios


Creacin artesanal,
tus manos son las que hablan.
Hay gozo en tu mirar:
que grita mil palabras.
Silencio ante tu Dios:
confas en su Palabra,
y ofreces, a su Amor,
a tu mujer amada.

Mara, en tu mirar,
entiende que la amas.
Le explicas, sin hablar,
que ves a Dios en su alma.
Que juntos librarn
una dura batalla.
Pioneros en creer:
que su Hijo es Dios, quien
salva!