Archivo sincrónico

Archivo sincrónico
Elvira Pujol Masip

No se permite un uso comercial de la obra original ni la generación de obras derivadas.

Esta publicación forma parte del proyecto Archivo Sincrónico expuesto en Sitesize
(Espai d'Art) en L'Hospitalet de Llobregat, Barcelona en abril de 2015.
www.sitesize.net
Archivo sincrónico. Barcelona, noviembre de 2015

Archivo sincrónico es un motor que opera a partir de anotaciones, piezas y
documentos sobre el funcionamiento del mundo y la realidad soñada.
Esta publicación es un recorrido a través de seis entradas del Archivo: El
nacimiento, Flotación azul, La playa del Sortidor, Hôtel, Campo de Batalla y
Muerte encendida. Cada una de ellas se inicia a partir del relato de un sueño,
al cual se asocian imágenes, dibujos, videos y materiales diversos que
recomponen en algunos casos lugares, personajes, en otros hechos o
situaciones de otra geografía temporal.

Advertencia: todos los personajes de estas notas aparecen como ficciones.
Todas las invenciones quisieran parecer probables.

3 # El nacimiento
9 # Flotación azul
13 # La playa del Sortidor
19 # Hôtel
25 # Campo de batalla
31 # Muerte encendida
38 Taller de intervención en el marco de la exposición Archivo sincrónico
40 Obra expuesta

1

2

# El nacimiento

El agua caliente me reconfortaba. Llené la bañera. Entré
tomando el pulso a la temperatura. Una vez dentro recosté
mi espalda, flexioné mis rodillas y pude observar que
desde mi sexo asomaba una bola blanca con un poco de pelo.
El volumen de la televisión estaba muy alto, era inútil
gritar. Así que no pude avisar a nadie para que me
asistiera. Empecé a deslizar la cabecita hacia fuera,
mientras la mano izquierda sostenía el cuerpo viscoso que
emergía de mis entrañas. Cuando estuvo todo el cuerpecito
fuera le di a probar en su boca los restos de leche que
tenía en mi mano. La criatura no reaccionó.
Me incorporé y salí de la bañera como pude con el bebé
pegado a mi pecho. Me senté en la tapa del water y lo
abracé temblando entre mis brazos. Con la punta del dedo
fui estimulando sus labios hasta que empezó a succionar
como si se tratara de un pezón. Era precioso, muy blanco,
con la piel suave y sin rastro de sangre.
La tele seguía a todo volumen cuando mi hermana M. abrió
la puerta del baño del piso familiar en Barcelona. Mi
madre corrió apresurada y tras inspeccionar al bebé me
aseguró que deberían intervenirme para extraer el cordón
umbilical.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

3

4

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

5

6

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

7

8

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

# Flotación azul

Descansaba de la pesada gravedad bajo el agua cuando sentí
la necesidad de llenar mis pulmones de aire. Eran aguas
profundas y tranquilas. Volví a sumergirme y desde el
abismo emergió una figura humana. La seguí y me llevó
nadando por un desfiladero rocoso hasta llegar a un
espacio de increíble belleza azul. Allí entre corales
luminosos y vegetación flotante ondeaban grandes cuerpos
amarillos. Flores esféricas gigantes se abrían con gracia
a nuestros cuerpos y nos invitaban a reposar, divanes
orgánicos suaves y mullidos suspendidos en un horizonte
líquido.
Sobre aquellos pétalos submarinos reconocí caras muy
familiares. Estaba recostada con placer M. y la familia W.
de Sabadell al completo. Avancé suspendida sobre el fondo
brillante del paisaje azul turquesa del mar, me recliné
sobre uno de los cuerpos esféricos y descansé. Cuando
quise sacar de nuevo la cabeza para respirar no tuve
ninguna necesidad de tomar aire. M. me acababa de enseñar
a oxigenarme en aquellas aguas poco profundas.
Al incorporarme advertí que el nivel del agua me llegaba a
un palmo por encima de la cintura. Pronto aprendí a no
tener que salir a la superficie y a disfrutar de mi
respiración acuática, podía prescindir del oxígeno del
exterior. Me reconforté en aquel ambiente líquido, ligero
y fluido y olvidé por completo de tomar aliento del pesado
aire. Me entregué a la flotación azul sobre pétalos
amarillos.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

9

10

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

11

12

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

# La playa del Sortidor

La arena era gruesa y crujiente bajo mis pies. Caminaba
por un arenal que se extendía entre una suave colina y una
montaña escarpada. El lugar me transportaba a la bahía que
dibuja el mar en Torre la Mora cerca de Tarragona. Estaba
sola, el agua era cristalina, el cielo azul, el sol
radiante. Todo invitaba a permanecer. Tras la duna
desparramada en la orilla sobresalía a lo lejos un
campanario y varios edificios de principios de siglo. La
torre del campanario me resultó muy familiar.
Alguien me dijo entonces que me encontaba en la playa del
Sortidor. Si ésta es la playa del Sortidor –pensé–,
aquello es Poble Sec. Y aquél es el campanario de la
iglesia de Santa Madrona en la calle Tapioles, donde se
casaron mis padres. ¿Pero una playa en Poble Sec? No puede
ser, no puede ser –repetía dudando.
Reseguí mentalmente la línea de la costa. A continuación
de la Barceloneta está el puerto, las instalaciones de
carga y descarga, la autovía, los accesos, el
cementerio... ¿Por dónde se llega a esta playa? ¿Por qué
no la había descubierto antes?.
Traté de esclarecer las distancias, visualizar Montjuïc
desde el aire como en el Google maps, trazar itinerarios
desde el barrio, acortar distancias en el paisaje,
penetrar la montaña desde el mar... No hallé conexión
posible, a menos que la plaza del Sortidor fuera algo más
que el topónimo, quizás un acceso. De Poble Sec a la costa
y de la playa al barrio, tiene que haber un camino, una
entrada por la que llegar.
Detrás de Montjuïc la playa. Con esta imagen del paraíso
reencontrado me desperté tratando de dibujar un indicio
que lo hiciera posible y que finalmente ubiqué en la misma
plaza del Sortidor. Desde mi balcón Montjuïc resplandecía
con la luz de la mañana. Una isla en mi pensamiento.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

13

14

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

15

En Montjuïc

Al pie de mi cama pude leer las firmas de mis compañeros en ideas, Archs y Sabat.
Detrás de una puerta y escritas con lápiz, había algunas líneas firmadas por Sirero!;
al extremo de otro cuartito, también estaba impreso en la pared, al parecer con un
vidrio, un ¡viva la vida! ¡viva la anarquía! En los primeros días de estar encerrada en
aquel calabozo, lloré mucho; y no era el miedo el causante de mis lágrimas, sino el
recuerdo de mis malogrados compañeros asesinados vilmente en los fosos maldita
fortaleza.
A los pocos días llegó hasta mí el rumor de que iba á ser fusilada por inductora;
llegué á creerlo: mas no por eso desmayé un momento, al contrario, tal creencia
avivó más mi amor del ideal querido.
Sentía la pena que experimentan los vencidos, y lamentaba también que mi joven
existencia me fuese arrebatada sin habérsela antes disputado á los verdugos.
Se me olvidaba decir que á los pocos días de mi entrevista con aquel buen
muchacho, cambiaron la guarnición, y que por tanto estuve unos días sin recibir
noticia alguna. Pero á medida que nuestra inocencia iba acreditándose, salían de las
filas de aquellos autómatas vestidos de rojo, seres de corazón y conciencia, hombres
al fin, que, conocedores de la horrible tragedia que se representaba en las
mazmorras de aquel castillo, exponían, con una generosidad sin límites, su carrera y
hasta su cabeza para servir á los que impíamente se quería sacrificar el odio del
moderno Santo Oficio. Los periódicos llegaban hasta nosotros, las noticias eran
transmitidas de un calabozo á otro con una rapidez extraordinaria. Horas tan
angustiosas pasábamos, tales impresiones dolorosas recibíamos, que á buen seguro
hubieran minado nuestra existencia, á no ser aquellos ratos de grata emoción que
sentíamos, satisfechos de poder burlar la vigilancia de que éramos objeto gracias á
un buen jefe que hizo cuanto pudo en pro de la justicia.

Relato de Teresa Claramunt sobre los hechos de Montjuïc como sospechosa por la
bomba de Canvis Nous durante la procesión de Corpus de 1876.
Ramón Sempau. Los victimarios
García Manet Editores. Barcelona, 1900

16

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

17

18

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

# Hôtel

Todo exquisito y muy bien presentado. Nos sirvieron con
esmero una degustación de finísimas porciones que
recordaba la sutilidad de la cocina japonesa. J. y yo
jugábamos a probar y paladear. Después de innumerables
platitos de delicados sabores nos trajeron una bebida en
algo parecido a un termo colocado dentro de un envase de
cartón. Cuando conseguimos montar el contenedor
descubrimos que no era más que café recién hecho.
Permanecimos un buen rato allí, acomodados entre las
sábanas. Yo llevaba el sujetador blanco de seda y estaba
sentada encima suyo. Él me acariciaba los pezones, primero
uno, después el otro. Todo muy placentero, jugar y
saborear.
Cuando nos levantamos de la cama nos dimos cuenta de que
en la habitación no estábamos solos. Tras el diván, la
mesita y las sillas que formaban el salón y camuflados
entre el cortinaje clásico de los ventanales a la céntrica
plaza de la Concordia en París, había una mujer con al
menos tres niños. Cuatro pares de ojos pendientes de
nuestros movimientos.
–¿La hora del desayuno?– me pregunté contrariada cuando
entró por última vez el garçon a servirnos leche caliente.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

19

20

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

21

22

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

23

24

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

# Campo de batalla

Aún no ha amanecido. Doy vueltas en la oscuridad. Me
enredo en las sábanas y mis pies recorren la amplitud de
la cama. Antes de abrir los ojos husmeo con mis manos
entre las arrugas de la sábana bajera y atrapo insectos
que aplasto entre mis dedos. El chasquido de sus cuerpos
me repugna. Mato hormigas gigantes y cucarachas. Temo
abrir los ojos antes de no haber acabado con todas. Y al
hacerlo observo los restos de la batalla: cuerpos
mutilados, patas, fragmentos de alas, cabezas deformadas.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

25

26

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

27

One more
Five to one baby
one on five.
No one here get out alive, now
You get yours, baby
I'll get mine
Gona make it, it will try
The old get old and the young gets stronger
May take a week and it may take longer
They got the guns but we got the numbers
Gonna win yeah we're takin' over
Come on
Your ballroom days are over baby night is drawing near
Shadows of the evening crawl across the years
You walk across the floor with a flower in your hand
Trying to tell me no one understands
Trade in your hours for a handful of dimes
Gonna' make it baby in our prime
Come together one more time
Get together one more time
Get together one more time
Get together now now now
Hey come on honey
Won't have long wait for me baby
I'll be there in just a little while
You see I gotta go out in this car with these people
And get over
Get together one more time
Get together one more time
Get together got to get together got to
Get together got to take you up in my room and
Love my girl she lookin' good
Lookin' real good love, come on
Feel baby come on
Five to one (1968)
Jim Morrison, The Doors

28

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

29

30

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

# Muerte encendida

Las dos ancianas yacían moribundas en la cama separadas
por habitaciones contiguas. Mientras esperábamos nerviosos
fuera en el pasillo el desenlace de los acontecimientos,
alguien nos avisó que una de las mujeres había empeorado y
que su cuarto comenzó arder; la temperatura de su cuerpo
había subido de tal manera que había prendido las paredes.
Entramos a la habitación todavía humeante y con las
paredes ennegrecidas. El suelo cubierto de un gris ceniza
resbalaba, una fina capa de grasa quemaba como aceite. El
cuarto estaba caliente, la mujer permanecía en la cama,
aparentemente bien a no ser por el movimiento acelerado de
su mandíbula, que subía y bajaba sin cesar. Justo antes de
la última inhalación, cuando iba a tomar aire el médico
allí presente le habló al oído. –Ya no vas a respirar más,
fue tu último aliento– dijo con serenidad para hacerla
consciente de su propia muerte.
Entonces tomamos con dulzura su rostro y le apresamos la
mandíbula con suavidad, con sus dientes tan desgastados,
tan viejecita. Y en un acto de eternidad clavamos su fiel
imagen en la pared, para así recordarla en su último
segundo de vida. Aunque triste fue una bonita despedida.
Ella misma propagó con su energía el incendio sin llamas,
su muerte encendida.

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

31

Cuando la multitud hoy muda,
resuene como el océano,
dispuesta a morir,
la Comuna se levantará.
Volveremos muchedumbre sin número,
llegaremos por todos los caminos
espectros vengadores saliendo de las sombras
vendremos estrechándonos las manos cansadas.
La muerte portará el estandarte;
la bandera negra tintada por la sangre,
y, púrpura, florecerá la tierra,
libre bajo el cielo ardiente.

Chanson des prison (1981)
Louise Michel

32

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

33

Pétroleuses

Se hace referencia en algunas fuentes a las pétroleuses, las incediarias que usaron
petróleo para prender fuego a algunos edificios públicos durante la Semaine
sanglante al final de la Comuna de París en 1871. Pese al relato popular mítico de la
figura de la pétroleuse, no se encontró culpable alguna de tales hechos. Tal historia
procede más bien de la propaganda gubernamental antifeminista para aislar a las
comuneras como mujeres destructivas y bárbaras. Lo que si es constatable es que
se ejecutaron a cientos de mujeres sospechosas de ser pétroleuses. Los consejos de
guerra posteriores que sometieron a 1.051 mujeres no hallaron a ninguna culpable
de tal delito. Pese a ello se dictaminaron ocho a condenas de muerte, nueve a
trabajos forzados, y treinta y seis a deportaciones.
Por encargo de las autoridades Ernest Eugène Appert, fotográfo que utiliza la técnica
del fotomontaje para constatar la veracidad de supuestas masacres ocurridas
durante la Comuna, fotografía algunas de las mujeres encarceladas, condenadas a
penas mayores y penas de muerte por los hechos de la Comuna. Sorprende el
propósito de las imágenes por su uso como souvenir. Con tal objetivo Eugène retrata
los rostros de las que eran consideradas criminales y lo hace analizando su
fisionomía, tratando de encontrar el patrón que identifique su peligrosidad. La ciencia
en aquella época sostenía tal hipótesis como medida para aislar y controlar a los
individuos con determinados rasgos fisiológicos.
Las mujeres sobresalen en la lucha revolucionaria de la Comuna de París. Para ellas
la Comuna no es solo la posibilidad de República social si no la conquista de la
República social con igualdad de derechos para ellas. Las revolucionarias de la
Comuna adquirieron fama no solo como luchadoras sociales si no como feministas.

34

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

35

36

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

37

Taller de intervención en el marco de la exposición Archivo sincrónico:
El taller explora lo soñado como realidad y herramienta generadora del proceso
creativo a partir del proyecto Archivo Sincrónico. En la sesión se explora los arcanos
del tarot en relación a las obras de la exposición y se ponen en juego elementos
como los sueños, la relación entre arquetipos, y la conexión con nuestras propias
creaciones.
Sesión de taller sábado día 16 de mayo
Taller impartido por Josep Lluís Negredo Serrano psicólogo y terapeuta gestáltico,
Guiomar Castaños tarotista evolutiva y Elvira Pujol Masip artista visual.

38

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

39

Obra expuesta:

El nacimiento
tinta sobre papel medidas variables
caja de luz: reproducción fragmento de El nacimiento de Venus (Bottilleci, 1486) y filtro
acetato
material gráfico

Flotación azul
fotografía analógica
Flotación azul. Video: 9'11"

Playa del Sortidor
tinta sobre papel medidas variables
caja de luz: reproducción del grabado Hortes de Sant Bertrán (anónimo hacia 1800). Arxiu
Històric de Barcelona y filtro de acetato.
postal serie Semana Trágica - Archivo FX (Pedro G. Romero)
En Montjuïc. A partir del relato de Teresa Claramunt como sospechosa de los hechos de
Montjuïc (1876). Video: 8'19".

Hôtel
tinta sobre papel.
reproducción Place de la Concorde- Barricada (Bruno, 1823-1875).
caja de luz: reproducción dibujo de la obra de teatro La Pascua Socialista de Emile Veyrin Revista L'Idée Libre nº98 (1927), Arxiu Ateneu Enciclopèdic Popular y filtro de acetato.
Mesa y porcelana pintada

Campo de Batalla
tinta sobre papel medidas variables
Rostros de la batalla, retratos imaginarios de algunas de las mujeres que protagonizaron el
levantamiento popular de la Comuna de París y dieron su vida en la batalla.
caja de luz: reproducción litografía Commune de Paris barricade Place Blanche (anónimo) y
acetato.

Muerte encendida
tinta sobre papel medidas variables
caja de luz: reproducción de fotografías de las "Petroleuses" de la Comuna encarceladas
(Ernest Eugène Appert, fotógrafo al servicio de las autoridades, 1871). Archivo IISH.

40

archivosincronico.net - Elvira Pujol Masip

Elvira Pujol Masip es artista visual. Desde 2006 recopila materiales diversos que se
muestran bajo la forma de archivo y a través del site archivosincronico.net. Es
cofundadora del colectivo Sitesize del que forma parte desde 2002. Ha expuesto y
realizado proyectos en Virreina Centre de la Imatge, La Capella, MACBA, CCCB,
Pabellón de Cataluña 53ª Bienal de Arte Contemporáneo de Venezia, Matucana 100
(Santiago de Chile), La Casa Encendida (Madrid), Idensitat, Bòlit Centre d'Art
Contemporani, L'Estruch Fàbrica de Creació, Hangar Centre de producció i recerca
d'Arts visuals, CAPC musée d'art contemporain de Bordeaux, Can Xalant Centre de
creació i pensament contemporani y Fundació Palau entre otros. Actualmente
desarrolla una residencia de investigación sobre arte y pedagogía en el Museo
Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

archivosincronico.net