Está en la página 1de 18
vuela o un carro que corre sobre las olas, no se sigue efectivamente ue existe un hombre que vuels por el aire oun carro que rueda sobre el mar. Asimismo, podemos pensar en seres que no enisten, como las quimeras. Lo cual equivale a decir que los penssmientos no tienen el ser ‘como objeto sin s6lo pensamientos (0 palabras), El ser mismo como tal permanece incognoscible. Y eso no es todo: este ser, aun en el esso de que pudiera ser repre sentado, no podria ser comunicado 2 oro. Porque todo lo que podemos comunicar es precisamente es, dscursos, nunca el ser mismo: «pues el ‘medio que tenemos de revelares el diseurso;y discurso no son ni las sus- tancias ni los seres:no son, pues, los seres aquello que revelamos alos 4que nos rodean; silo les revelamos un discurso, que es algo distinto de las cosas». Incapaces como somos de superar los limites del discurso, clser nos sigue siendo inaccesible Igual que los argumentos de Zendn, los de Gorgias pueden parceer falaces ysofistcos, ene sentido peyorativo del término, pero su propé sito es precisamente mostrar que es imposible un discurso coherente 0 bre el set. Todo discurso humano nace dela retérica y de la opinién.™ Puede Ia sophia trascender el plano de ls opiniones y de las aparien- ias? (por- ese trambin nee cto dean ato inventad hesho pose bie por Pltsn) al temino griegoeidos. Enel grego vsual el érmino ‘ib ato desig a forma ol sper exterior de igo La forma de tna urna, po ejemplo, esau elbos,suaspecto, su configuracin,sfigue. {I vocab eos es etimologieamente parinte del vetbo «ver en griego {eidlo, weo;oida, he visto, pero también «conozco» enel sentido, corsen- teem dy 00 sentienow), lel6 dea come tslaforma general que pseey que nos permite reconocera como exto.0 Stl Ans deny arava noma ei {lrérmino eldos tenia un sentido totalmente conereto yextremadamen Sea Foren mc npr y are Paso lls Lue Brisson, preierentaduceo or formar o por . Pero no vayamos demasiado aprisa y quedémonos todavia en cjemplos senci- Ios y susceprbles de ser visualizados, incluso siesta visualizacién ha de hhacerse cada vez més con el pensamiento, cuyo Ambito nos descubre Platén, Para ver qué hay que entender por idea, no hemos de penssr ini mente en las formas fiscas o en el aspecto exterior de la cosas. Pode ‘mos también hablar de uns «mismidad de forma para entidades que pueden parecer algo mais abstract, pero que no dejan por ello de ser ‘menos sensbles(y por ella es preciso empezar siempresi queremos ele- vamos hasta Ia idea en el sentido pleno del término). Es el caso de la belleza. Podemos, en efecto, decir de varia cosas, incluidas las mis sen- sibles, que son bells: un nino hermoso, una bella escultra, un pisaje encantador, un bello discurso, una hermosa melodia de Mozart, ee ‘Aun cuando se tate de cosas heterogéneas (un paisa, una musica, un ser vivo, un discurso son, ontoldgicamente hablando, cosas del toda di- ferences), poseen todas una «forma» comin, lade la belleza* Qué po- ‘demos decie de ess belleza que es comin a todas esas cosas, asi como forma de un perro es comiin a todos los perros? Que se tata ciertamen- tedeuna forma, de una idea que se manifiesta como «la misma» en todas ‘esas ocurrencias particulares, que difiere, por descontado, radialmen- te unas de otras. Podriamos decir exactamtente lo mismo dela ideas de lo justo, lo bueno, lo semejante, de ls unidad ee Para Platén, esas ideas quizi slo pueden caprase por el espiieu (pero en el easo de lo bell podemos efectivamente ver lo que lo es) pero ess ideas no son por elo menos reales, son incliso mis reales a ue todo aquello que sdlo «participa» de esas ideas. Lax cosas bellas, vie- nen y van, pero lo bello permanece siempre, la Belleza en si, seentiende, eso que Plan llamaré aides de Belleza ‘Es un empl sobree cul Pla lamas meno ates, org rm grog ld ve tambsen cos que con fcr i> prs designa a feller come cede por la domis sont ule latin li peer, “4 Esto cs particularmente evidente cuando dirgimos A ee Aris cept dl mina eld, or mis qe sensobretodo At caer Ea parce debases paisa dedocio tas so con sccuencias. En griego, el término eldog sirve también para designar cso eet ibeancr un snpece en Inn spec sek adem traduccién mas frecuente del término el80s). Gracias a los anilisis de Medes fndaJonn obstancen el fnconanint deena ao eae daminisenun rine cafietto qui pase ESTES: fun mime ggnero que purigpan de una crc ve ye feenci ere exped six det gue hace les sem fb hoa salen epee del ger snimal que pose Teierenae ese dela rand, que afin ein Arie, Tees Es dein ac har pos nicola diferencia queca racteriza propiamente a un 260g. Este define asi el «ser» de las cosas. De eee mueenon ber lo qu vans cna (e100 eg Tayuefepond ndicnda su ebo exu van, un pero arte moder eee Er Rbog resume pe consigned arma muy ere re econ crt gure Pode bin dei a sb Ln Sitamos eat en Pan como en Ait, que el Tes States le end uncom fo queen cosa es ae ns Gass mero on rig a pregunta tee este po equ ens a afoul sinner tet nin ont enn Sabroso Ue es Ua ost sie conacmon cuando stbemosy vemos 0, que musta lo eclh es ute vee emus ficilmente que la especie posee también mis realidad 0 sera inion rman ate ea De no it Coe eer pao ceed se impone coma a mia ex ee ve aiduos de una misma expece- El lbos tiene ax algo de sas neque maton en dala verdad de vs maifestacio rate com ningun de ella? sta mised 605 sce lee pucdecapuarconlepiaees prsiaete dl rare Raton ycl des leg) pro gana con ello wn er ear ee net tucho mis pemancte qo os individu que part Cpl bos 2. de un evlucny de un organ elas expec sextet idea mis savoluionaray mis heretics de Dari, pro supone ua ee mi qb eS SEklicode una cones aguello qe permite encoders 805 6 LAS IDEAS SEPARADAS Sécrates —ajo—, is, queers aaseale por el ardor que ponet «ena rgumentacin! Pero reepondeme ahora lo siguiente: mismo ha ces la distincion que dices, sepsrando, por un lado, cers Formas en sy poniendo separadss au vez ls cosas que partcpan de elas? Preguntaretics puesta en boca de Parménides, enelPerménider(1303-b) de Paton Hoy di habariaos sin duds de abstracn pa dese el po ceso qu leva lat hablar dl ios nen de Belen ladle pesichumana no son, par onto, mis que nocone genres que on Plat, y por as ys, coninvamos Tamando ident) Pero nose tos juzgamos que on sbrtraccones heh a paride css parla ‘esquepodemo observa Exo se dcbe x nc nominal sein ‘Teta slo exten indviuos, mientras que las cemines generals no fon més que nombres sbarain que dvgran un conjune de nid ds que comparen uns aracterinica comin Plan adit nauralente qc ebablaradeabeacin pare secs jcc co pi ros ie li pretena a memido el concepo de ea como wn movimento que parte Seo senile parsenracr deat uacracteritin comin clears as =lccomemplacins dela in Lascenson que conde dea dea Bellen en el Bengucesiminisra ol sjerplo mis potent: a fuera de persis gacia a ainsrucron amram diversas manieacone dela bales, comenzano eos po lor ccrpon nos damoetweta de que fay ambi aecone bela, sa els, bls mma cena bellas, antes de legal cena de bez, por imo, laa de ellers tn si Banquet, 210) En cl Banquet, xa acensin hata I ellera cn stsle reveled Sorts por median de ua scerdoisy, de ome bre Diotims, aca como suceia también con a diosa de Parménides, seme bn gueloyent moalgulacccn specs in Invent short jo presarme l mina tens posible. En fe quent ata sid sad ena conde aon sh ‘ercomempldo cos lcm ordenaday correcta csi, desc bri deepen legando yal min den amore igo ma saillosamente ile por nrler, saber gill isms, Seats, por Jo que precisamente se hicieron todos los esfuerzos anteriores, que, en Pri nar lugar exste siempre y ni aae mi perce ni rece ni decree seu ‘Bolugar no esbelloenun epetoy feo en oon unas vce bello y tras ston ball rexpecto a una cosy fo respect 3 ot ni aqui bllo yal Fos como si fer ello para unos y para otros eo] Pars aes just trent nsnaner correcta de aerease a lascosas del amar ode ser cond- [ibe por vir empezando por las cos bells de agu ysitvindose de ‘lias como de peldafs ir ascendiendo continuamente, en bass a aguella alleen de unaroloadosy dedova todos os cuerpos ellos ydeloscver~ pot toe asblls norms de conduct, de Ins ormas de conduct 3 Toetbellos conocimientor,y prtendo deésos termina en aque eonoc talento que ex conocimiento no de ota cosa sino de aquellablleza abso Jute, pat que conoaca alin lo que es belleza en si. En este peiodo dea side. quedo erates dijo extranjera ce Mantinea~ ais que en in [unre le meree la pon homie vive cuando contempla la beleza “exo divin, en cos os semids del trina cuyo punto de pat- lida cg bv abolstamee senile Pn abe pecan se ecg pane deo vale quermos clevarnos hast cl pes rest Par orden del pensaeto noses nl actulidad ano ste wae olvdams un poco miseries sabemeose qu el pensamien- coe aterm que no son certaent Tos objeto 9m Fe SanN Sadlnc gus Plaon fuel pmero cn adquiiy haces v= sane Peo unqu Pin sabe que e reo parr de To esernble= ‘erence bin lo ene seni dnd Plt) sabe ambien Merete fl seared lo senile cuando quiere pet- wer duc ams genera Porque lng Plan 903 pide ess ee Spacer entra partes esa Beleza ens a ellen visa indepen Sfennan de noc osuents percalars Esto es df, pore lo Das gus nostro «fron para los ootermporinos de Plata canpreteeon bela quella cta belles Paton masini gure Trams sucro suplememaro, et ea acer abstaccion dea man Meaeibeconrets ena sma 2 posal all ens que noe 1 (Cider caro, detel secon deal igus in lo blloensimiso, einsesdelo Belo que permaneesiemprela isms Lo gseseabre r= Banque, 210€21 den idogr I, ua. por. Marines Herninden, Gre kos, Mata! 19%, pp 268-264) Vane ead. L- Belson, Gamien Flammarion, Pars 1998p 157158 & tonees es el espacio «noético» (noeion), que es el del pensamiento, ¥ {que latin ha sido el primero en descrbie. Es ante todo la evidencia de este «espacio noético» lo que a Plain le importa conseguir, Tanto es asi, quel cuestin de saber si ese mundo nodtico ests separad o no rs peto de csro mundo se macs ees com muy sevundarins {jon De hecho, son ss dials y ss adverars, ne elos Ars ‘Gel, quenes an jngado probleme eta separate famono ‘horimon cnt lide sensible Exo ios han conrbuidoposlement x exageraruna separa ibn que on Plt isn paren dav muy incon, Lo gu e8 ‘erda leimpors Plat er ser pensar amie iempolasepraion "hwo spacelike apt de sel De aed cons ‘xen dl eonocimint, dela vine posble cetameneeprar Inc de lo semis pero con eto se quiere decir que la Bllcr tl come se pede pense debe diferencia de eta o agua cose bel onerea. Lot morales en cect ten sender eonfunie lle mento penunient con ia deny suman sense Sgn cllos Yn de ubrayar bien questa, dene un punto de isa metodo fico deotro orden poemosporsupueto iting ea deloquees Sconbleel «mundo nigh del mango isles tose tor —y sus maples equivalents abundan en Platon, pero set tquivosdo conc des una sparacon onto, como fected el sthio ParménidesajonenSoerses(Parmenides, 1393), Laren noe Cin relent sears de nuestro mundo, porucells sons open ssc den rmona dl orden dela ime de lnbller que pode iencontempirenc Simao bin poles dames cote las east anon lor, ora pares tn el conan de sible. : : Peroes dif hacer nade bion eat desta miseros Platén, el pensamiento tendrs igualmente sus objetos, es decir, objetos susceptible de ser pensados 0 vstos (as, ddecimos, por ejemplo, «ya lo veo» paradara entender que hemos enten- dddo una relacién puramente ideal). La hipdtesis del eidos, que silo es accesible por el pensamiento, explica as a estabilidad y la permanen- «ia cuyos refljos encontramos en el mundo sensible, La ides puede en- tonces entenderse como el modelo o arquetipo de los destllos de cons- tancia que afloran en nuestro universe _:Cmo pensar exactamente esta relaciGn de simitacién> delo sensi= ble en relacidn con lo intligible? Pltén, lo hemos visto, es poco elo- ‘cuemte al respecto. Reconoce que es muy dificil precisar las mexlalidades, pero también sostiene que es necesatio plantearse sobre ello la hipstesis ‘nis ceil, siqueremos dar cuenta de lo que contempla el pensamiento ‘cuando tratade «objetoss, que no son realmente los del mundo sensible: Me parce, pues, que si hay algo bello al margen de lo bello ens, no seri bello por ning otro motivo, sino porque participa de aquela belle 24 ¥ porel estilo, es lo digo dead. zAdmites eat tpo de aus (ats)? [es Me atengo sencilla, simple y, quads, ingensamente a mi parece: que no Ia aes bell ningun’ or cos, snala presencia ola comuniccion ol presentacifn en ells en ealguier mado de aguelo que elo bello ens so ‘ya nl preciso con seguridad pro silo de que tas as cons bells om bls por la ellezs Me paree que eo es una respuesta firme tanto pars como para responder aot, y mantenigndome en ella pienso que nu «2 caeté enero, ino que es seguro, tanto pars rexpondrne msm como a cualquier oto, que por bello son balla ls cosas bells. [La respuesta mas segura (100d), la ais fuerte (1003) es, en conse- ‘uenca, una hipécesis, una admisin, Pero es también el punto de parti- dda mis iable, ol mis sido, si queremos explicarel hecho de que el pensa- miento trata de objetos que se distinguen, por sv augusta permanencia, del orden de la opinion de los discursos humanos. La respuesta de Pla 12. Fin, 10 e-em Diogo 11, a, pot C. Garcia Gal Gedo Maid 1997p head Robin ise, tin quiere ser también una respuesta a los sofistas que impugnaban la lea de que el discurso humano pudierseratar de un ser en sf que podia ‘omprondersey ser comunicado, Este ser sexist para Plain. Repre- senta en todo caso, la mejor hipétesis que puede ofrecerse si se quiere cxplicar el hecho de que nuestro pensamiento atae aun resided que teasciende la naruraeza del discurso y de ls opiniones." A la invers, cstaremos de acuerdo en que sila hipstesis de Plats no se sostene,en- tomces seri los sofistas quienes tengan razén: el ser es incognoscible y rns hay més que opiniones y discursos, unos més persuasivos que otros Ua apuesta de Plats, y de la merafisca que éteinaugura por este mis imo hecho, es que el pensamiento puede apuntar algo mis hacia arriba Y a la filosofia, que Plats calfica de edialéctica»,incumbe elevsenos hast ali La DIALECTICA OLA ATENCION AL SER M0SMO La dialética posce en principio un sentido muy socritico en Pla vin: encarna el arte del dislogo (Quhéyeotia / dialegerthai,pracicado por su maestro y magistralmente sctusizado en los dislogos. Mediante el intercambio de ideas y la confrontacién de las opiniones es posible ‘confiar en acerarse ala verdad, La dialética, arte de discutn,srve ast para descomponer las certezas y Iss evidencia admitidss, mostrando las ‘consecuencias absurdas que pueden derivarse del hecho de manceneras Practicada a veces con fines eristcos, la dialéctcaplaténica conserva, en consecuenca,rasgos de la dialéctica de Zend de Ele. ero importa sobre todo distnguir en Platn entre un sentido for~ smal (0 metédico)y un sentido mis sustancial de a dialécica. En sentido foemal, el arte del dislogo (dialegextha) cx un arte que puede sr dsc plinado y que adopt la forma de una divisiinriguross de los conceptos 13, Ven sobre ea coe § Rowen, Remarks om Niece’ “Poni” 2 ico The Quarrel etree Philo and Paty Studies Ancient Though Routledge, Londres 988, p19: But the Hea of Scrat, ar he sel inthe Phd [100100 yar the “songs hypothe” ad "aest esponse that we can make about the tes thing (Perot dese de Srey como deo el Fd 110, 10d). son ahs mis fuerte yl "espa mi segura” que odes acer tre lit nature dea cone] Asim The Men ae sles paras of wha sleds dour even arguing (292) oka Mee son low preps en tordeloqueel cure no de nce encanto reulns] n ¥y de las ideas. La dialéctica se convierte entonces en el arte de analizar (da-legein) los conceptos,distinguiendo con atenciéa sus principales antculaciones, los géneros y las especies (metodo de anliss que refinars Aristoteles en sus escitos de lgica). Los ultimo dislogos de Platén, el Sofie y el Politico, ofrecerén milkiples ejemplos de esas divisiones y de 50s imtentos de definicin. Pero estos dislogos también nos dan a en- tender claramente que el arte de la dvisibn formal no la es todo. No bas- ‘con saber dividir ls nociones. En caso contrari, se llega a ese disparate sgin el cual el hombre puede ser definido como un «bipedo implores. Es preciso ver también de qué se habla, es deci, captar el sentido de la idea. Por tanto, en el sentido mis sustancal, Ia dialéctica designard en Plats —y esto queda muy claro en la Republica y en el Sofista-—el co rocimientoy la comprensin dela ides es deci, de ser mismo, Platén sabe bien que esta «visién* no es natural ni comin, pero que ala data leincumbe cultivars. En Repablic,sstendré que ‘sta visin no puede conseguirse sno al témino de un paciene apren Azaje. Si nos tenemos al ambiciow programa pedaggico propuestoen el libeo VIL, esta educacinexig una larga formacgin multe y mate ‘mitcaPresionado por su interlocutor Glau (Repribi, 40 a) So crates indica hasta con precisin el simero de aos que es preciso dei earl (quince aos de servicio militar nts de leg contemplacin de aides!) ;Como si todo dependier del nimero de aos y como sl pedagogia era una simple funcin de los programas! Lo esencial esti mis hienendesarolla Io que Sdcrates lama cl es- pirty 0 la Facultad «dali» (837 d, que no hay que confundir en ‘modo alguno con una teica que bass simplemente sur. Lo que se requiee ante todo esun nat (phys) dsctco (37d ofloxic, que se caracteriza por una apitud para ver las cosas de aria, abarcindolas «en una visién de conjunto (synoptkos. Quien dispone de ese natural Aialctico serdwcapaz de pescindir de los ojos y dels dems sentidos _ymarchar, acompariado de a verdade (xt ed 10 bv wer danVeiag / ‘ep to 10 00 metaletbeias (537 dl). Los temios son exactaments los, dela diosa de Parménides. Platén incluso subrayas el raggo dcindo aque el eral qu entonces se ace es el ants on / deg dv (490 6)" 1. El Sofie ibe todo 2543, y ego 2595) retomar sede que incumbe a ini, o al sof tae de penal «Al filet, pore parte elaconndr Sesiempre cons ormadel er mada lo azonaiento tarps ef de or Bigs eae vende alumina del regi Lo ojos del sla dele mayr paste liseralmente «lo que realmente es», el ser en el sentido mas pleno del cr ‘nino, lo que ls latinos tradujeron por ser verdadero, el ere ens* {Qué quiere decir todo eso? Se trata de un programa totalmente -utoritario, siya no eiista en el peor sentido del termina? gNo tenian ran Jos sofistas en no iteresarse por nada de esto? Pero son precisa monte a efos sofistas a los que Platén intenta mantener a raya hablando del ser mismo, que se presta a una «contemplacién> del esprit. ¥ lo hizo de dos manera, recordando que es preciso admitir un ser asi (en 380 contrafio, nuestro discurso no remite mis que a sombras), pero también dando a entender que esta isin no se puede enscfiar La sabi- dluria dialétia no es un asunto de téniea, por mis quedeba ser cultiva~ slay madurada Deun modo negatvo, esta sabiduria se express ena distncisn que cespreciso hacer, y que podemos hacer siempre entre el orden dels apa~ rieneias 0 del especticulo,o reino dela opinin,y el del ser mismo, al aque el pensamiento puede por lo menos aspirar: «Hago la distincién, apartando [jbellaférmulal]a aquellos que acabas de mencionar, amantes de los especticulos J, de aquellos sobre los cuales versa mi discus, «que son los Gnicos quienes cabria denominar correctamente “flés0- fos". Filsofo es aque que se esuerea por pensar «lo que es (478.2), ser mismo, mae alla del orden de las convencionesy de ls apariencias Lo exencial es, pues, distinguir el plano de a opinién, que nos devors, de ‘otro que por lo menos podemos entever, aunque al precio de esfuerz0s casi sobrebumanos. Porque no es sencilla despegarse de lo sensible Pero desde el momento en que pensamos, o que intentamos hacerlo, lo conseguimos algo, Una vez mis, no importa tanto Is separacin onto ica como la diferencia metodolégica del orden del pensamiento. Para pensar esta diferencia, Patsn echs mano de la evidenca,recientemente Aescubierta, del conocimiento matemitico. dela grin fei, son nape de err pars mara ins en Diogo VY trad. por. A-Govdco,Gredoy Maid 198 p. 35h vetted Rabin En cl conten” to deere dllog es etdeot ss baba prontaramete dl ait, pre xamente ‘figura permite eavevermjrlo ques pera de un sto 15. Ven Gon, ree een Vein Pas 188,196 p27. 16 ep A768; en Dogs Va. por C. Eggers La, Credo, Madrid 19%, p28 tea Leroux La DEALIDAD FJEMPLAR DEL SER MATEMATICO Platén ha estado siempre fscinado por las matemvticas, aun cuan- do siempre ruvo cuidado de situa la disléctica aun nivel superior. Test ‘monios fiables cuentan que Platén habria mandado grabar sobre la puerta de su Academia la advertencia que reina so- bre todo el imbio de lo intligible, que hemos visto que abarcaba tanto cl plano de las hipdesis matematicas (hipotéticas) como el de las ideas (n0 hipotéticas). Todo lo que sobrepas el nivel de las hipstesis matems- ticas depende ya de lo an-hypotheton, ‘No cabe, sin embargo, la menor duda de que el principio de la idea 4el Bien goza de una digniad totalmente particular, porque se rata del principio (arche, o de la causa (ati), que rig todo el mundo intel bile, Pero gde qué tipo de causa se trata? El texto de a Repadlic se que~ dda en simples alusiones, pretextando haber hablado a menudo) en otra parte de esas cuestiones (504 2, 86 e, $32 d). No es improbable que Pla- tn remita aqua su ensefanzs oral. El texto de la Repiblic, por lo dems, no va trata direcamente della idea del Bien, sino s6lo de un vistago de la misma (506 e), es dei, del Sol. Hay que pants, por tanto, de Is eausalidad ejercida por el Sl si sequiere comprender, por analogs [adel Bien (una de ls rxzones, lodi- ‘emos s6lo de pasada, por la que podemos sostener que Platén es uno de los padres dl concepto de analogia en metaiscs) ,Por qué razén puede 1 Sol tener la consideracién de principio? Segin Plats, el Sol permite que se vean las cosas sensibles y también que nuestros ojos puedan ver- las, La eausa dela vision no se encuentra, por tanto ni en el ojo ni en las ‘cosas que son vistas, sino en un tercer elemento, que ela luz que emana del So. En este sentido, es posible afirmar que el Soles el principio o el scey* del mundo visible, La idea de Bien, sefala Patén, desempeta en cierta medida el mismo papel en el orden intelgibl, pues sirve de inter- 25, Vine Rep, 51 47 (eal Y. Laleance, Poa stprter Plato Hop ‘78 Ts imencin es distigui ben aga dl ey del ilighlecontemplade por incienca dela dt, establecend qu ms claroguc el eontmpladl por 0 {ue llimamoscienisscajorencipos on hips 26, Veanse sobre esta custo os atieuos de H. Kris, exelent Basa ari los ojo y alien ed ig prac Veal gun ni cern cn ae trod males muchos visible Es queen auesvo munde wo hay ei ‘mente de lo «mismo; hay también de lo «otro». if Ex coswos p Aunque aides dl Bien representa Ia primera vishumbre de un principio tncennte nwo et clare que no rade un pin Sposboluanen elo ent a de adtn no rs 1s Paralo regs lore exit sempre, La en de una cescion niles babs parc incomprensible cbmo pao algo surprde Inada? Sin embargo ls forma que posee meso mundo pode cera sens ser ober de un procto de formacin. En Tey Paton ha lanza aides de que niet mundo pudo ser ordenado por lo que e soi wep neo nan Como cago team el demigo tna su emodcow: pores puso su iad es ‘des cuando amaaba a pasta del mond, Aung subrays queen ess tsuntos hay qe contentarse on una shir to vere oslo 0), Plan dive qo labo seni del demirgo habia constido tn mera dos grandes eno mix yl ote" Lo mis so que Sempre xy permanee identi sf ism agullo gue een sno propio Time, 283) Lo cre esaquelo que ine cuerpo y seencvrta por elo, sometido al devenir El demiurgo habria unio esas dos ideas sind pn ond ato we Fay pune laver losis ylo stro. Es posible pensar que lo smistor noc ssi ier ome sey los del Ben nse «5, del principio de constaniay de orden que domninaciertamente las ‘tendencias contrarias de lo «otro. . : Encontramos, es, en Pat ds grands modelos de lo que pue de lararse un principio rascendentea des spereminent dl Ben y -demia Verlag, Sankt-Augustin 1994. a cae sr Shethcecenlh bdo Pin dn ree effing FOE a por Caen Te Msn Mp co i nn warn iu aa 6 cltrabajo del demiurgo. Puede decirse que la concepcidn Juceo-cristians: lic la eeascendencia gracias a la mediacion decisva del neoplatonismo, low dentfieard de alguna manera, ses que ne los confundié dentifican- ‘inch snmnmam boner con el artesano del mundo. En Platén, son toda \Visdiatintos, El demiurgo, aun suponiendo que enearna para él algo dis- nwo a una entidad mitica,contempla [as ideas eternas a partir de las ‘hale configuea el mundo, El verdadero principio estéen la idea, a idea ‘le Bien 0 de lo »mismon, que parecen ser nombres diferentes de uns ‘olay misma idea {EL priveieto pet. UNO EN 1A ACADEMIA DE PLATON Ein la Repiblice,Platén —hemos insstdo en ello— hace a veces atusiGn a desarrollos mis elaborados sobre la naturaleza del Bien, del que tice que encarna sel objeto de estudio supremo> (Rep, 505 Beton aga tow idea megiston mathema !¥ x00 éya000 (dé peyworov UeONUC) Daa entender tambign en algunos escrtos suyos, entre ellos el Fedro y la Carte VIT, ue él nuns excribié todo cuanto tenia que decir sobre ls uestin. ¥ 09 verdad que los textos de la Replica aluden mucho a Iacuestin del principio de los prineipios, 1 Ofecia la ensefianza oral na presenta més satisfactoria? Ns- dic nos informa de manera fable y direct de lo que Platn pudo ense far en la Academia, Pero es seguramente en esta enseftanza oral, que Platén lev a cabo, donde se apoya Aristeles cuando presenta a Pla- ton (en Met, A, 6) como un tebrico de los principios. i creemos en su testimonio, habefasepiin Platén dos grandes principios de lo rel: et {Uno (ben / 2) la diada indeterminada (aoristos dias fairs Ov4s) El principio del Uno debia conceirse como un principio formador que jmprimia una forma untaria y un orden real. Ese principio de orden 0 etanidad evoca ciertamente la funcin que lleva a cabo cada una de las {dens En sus didlogos, Paton ha dicho con frecuencia que la idea debi ‘coneebirse como un principio de unidad —Quehay muchas cosas ells muchas buenas yasi,con ena mul siplcidad,decimos que existe y la dsingimos cn el lenge “Ge como lin es Hen ltt vio figura iin Jl Area, De- ‘Sarg dd mundo, po ins ella del mand. & —Lo decimos, en efecto. seem aames quay go Bele cs Bu ea leap deg phar nl Sloss mens ey pve oa pnd como send seal toe te Sy Senin “logue (bo cy™ Esmis gel verona idea un prispio urifeador dota Si iio tn ing st compte dt {cl gu abla Arey pre dl uc hayembiencisoe ane, oer oseion ePatn Conios gh ies et Ben in an pp dela qe eu ese de ideas porque cieeamente resume su aed sla ida el dono. mina comin dela que exda cosa een parc? Seyi I ets ue face ramet nuda ero que haceque unas pocasera que

. Lo que la ea unifica es siempre ona dversidad que cree et sla eperyce decerminaion Gogin Arinstles ee princi plaice debra amare ualmente el principio de slo Grand y lo Pegienon)"Apenss puede dare de ae laa corexpondacala mene de Arte lo que pure li fi ser i ee Pann cpl oc de mina subd nda prepara, Aunque cee ponipn dead net, P47 eC Eg an 80 aL Rai nba vat zine d Paris 1298) ie Uno apart i radar pinc Ho en ore ney ieee Doge od por 1 Sana Ce tm 0) ene whe sEPEREINA TYS OUSIRS 2a Pan Pliass@9Byoce 3s Vee Ph 209918 Mes s987b 207 aa da no se encucntra en los escritos de Platn, hay no obstanis Squls ® ten en el Filebo sobre todo (16.¢y siguientes), donde se habla del gran trncipio de lo ilimitado (eperia). También podemos pensar en enig- Titica cbora (la vez materia, lagar y matriz) del Timeo, La idea segin Tn eual la materia de nuestro mundo debe recibir su determinacién esen- ‘Gal de un principio ideal, representado por el Uno, habria sido e ncleo ‘Tela docteina platénica de los prinipios. Esto encaja bien con la doctri- de los didlogos,segin la cual las ideas gobiernan nuestro mundo. Tmporta subrayar que el Uno, 0 I idea, no es el nico sefior del mundo para Paton, El orden, [a rgularidad, la wnidad no reinan por UTerto en todas partes. Esta es a razén por la que parece actuar un se ‘undo prineipio, un principio de dvisin, de diversidad y de indeter- Mjmacion, Al dualismo didictico de ls ontologia platénica, que reparte Uimundo en ls dmbitos de lo inteligible y lo sensible, corresponderia el ‘Gualismo de los principios. Pero hablar de esta manera de un duslis- tno de los prineipios permite entender que las dos exferas defo real no {yrin del vodo disoiaas, sino que se encuentran entrelazadasy son has tasoldarias. ‘org hllamos cieramente en nuestro mundo sensible ejemplos de snidad, podemos rerontarnos alas ideas» o aos fatores de unidad Pero encontramos igualmente en ls esfera ineligible una pluralidad de ideas con lo que es posible reconocer la presencia dela dada en el cor ‘én miso de lo intcligible.” Mientras que la diada parece predominar thal mundo sensible, donde la unida est lejos de mostarseausente,en Ia iversdad del mundo ineligible domina el principio del Uno. De cre culos testimonios del tradicin indirect, Platén habria concedido una Sinplia interacion a estos dos prinipios,antinémicos pero comple snentarios, en su explicacin filossfica del mundo, Hallamos ecos de ato mismo en sus dltimos dislogos (el Timeoy el Filebo en especial) en Jos que la matematieadesempefa también un papel cada vez. més consi- dderable en ln explicaion de lo rel, EI sucesor de Paton en la direccion ide la Academia, Espeusipo, habria sostenido incluso que todas fs ideas Son nero, esis ce influencia ptagérica, pero preparada sin duds por algunas especulaciones de su maestro. 34. Ve Tino, 2 Bie, mando es bel yo cen ober: rd Robin buen ereviente que miel del eters [en Diogo VI ed por F.Lish Gros Maid 997, p70 1. Vea Met, 6 Fists, 205410. as Pls el fndador de ln mecca? Todo depende, na vex ims deo qe emtndamor por i mina Si por emtendemes Une disciplin flostc bien deena ques intresara por los pin Piowdelaerensu conjun babi que espera Avice pas darcon tig parecio aes defini ya) Peo laasocames duns me reams fundamental, sun ati de ascendeniy que ete de Parmanides, pretend npera lio dela opiniones para desert unseen yi tues reser del sao pr ciramentecomprenible por el penamieno er spereminene oe to pase serm que cl de edo save ascent cinmanene slo sensible alque vale luminoxo,emonceseserident quel pesmi. to mesic ene en Plan as primey mis excebopota, ° Capitulo TIL AnisTOTELES: LOS HORIZONTES |, vexto ¥ 8. onjev0 DE LA METARISICA Es bien sabido que el titulo y el término «metafisica» no son de Avstteles. En realidad, el término metaphysite (y sus deivados) no se ‘encuentra en parte alguna del canjunto de I livraturagriega, con una ‘excepcin tari, a saber, la de Simplicio, en el siglo vi d.C.' Pero encon- tramos entretanto el etulo de meta ta physika, dado, como vimos ante riormente, por Andrénico de Rodas, en el siglo 1.C.,a una coleccién de ‘atorce opisculos, que coloed «después de los escrtos fisicos. Esta es In razén por la que se repite a menudo que el término de mecafisca, 0 inejorel de meta ta physia, habefa nacido como por azar. Pero quiz el svar no Toes tanto, como con frecuencia se eree. Nada impide que el ér~ ming haya podido tener wn significado que no era el bibliogrfico para los primeros quel utilizaron. El saber meta ta physike podria, en elec to, designar, por una partes digeidad de una ciencia que se referea un 1, Véase Ls Brinon, Ui hong aonymat, en JM Narbonne y 1. Langs leds)sLa mtphyique Son baie cig serene 0-37-60 1s primers en aber indo clo fron Pal Mora, Les ies nce scsdesonorgesd triste, Nala, Lovin 198 gue ba demon queen os logos ms stguo lon rts mee tps estan puss des dea is ie sm despues deh ober de cates!) y Hans Rent, Die Enstehung and \pruoglche Bedewsng dex Nanens Metaphyie, en Zs fr phowphache chung, 8 (1954 210257 gue mension ino spond bsaate improbable ‘Ther qe no poeecises pan —de i slo pod er conocido po Ant ics ae sigtronP Avenue, probleme del se n Aisi 0. cit p32, yL Tso bide p. #51 Ding, Atle o- cep. 498 9) se mostado et ‘vane ss inepeetcione bs defend siempre esis walicional de una designs Sin puncte bbogabea o