Está en la página 1de 1

NUNZIO GALANTINO

EL CUERPO EN TEOLOGA:
MS ALL DEL PLATONISMO
La teologa sita su estudio sobre el cuerpo en el interior del dato revelado, para acabar siendo la reflexin crtica sobre aquello que la revelacin dice del cuerpo; reflexin crtica que tiene su paradigma central en la encarnacin y resurreccin de Jess de Nazaret. En l encuentra su plenitud toda la revelacin referida al cuerpo humano. Pero, a lo largo de la historia, ha habido deformaciones y reduccionismos
que han ido contra el horizonte semntico bblico o contra la consiguiente concepcin unitaria de la persona. Conviene recuperar la perspectiva teolgica original.
Il corpo in teologia: oltre il platonismo, Rassegna di Teologia 46 (2005)
873-883
PREMISAS
Evolucin de la teologa del
cuerpo

Si miramos la historia de la teologa, nos damos cuenta rpidamente del paso adelante que ha hecho y todava est haciendo la teologa del cuerpo. Hasta hace poco,
la teologa del cuerpo ocupaba poco ms de un captulo en el interior
del tratado de antropologa teolgica, y no s hasta qu punto poda
efectivamente llamarse teologa
del cuerpo. Hoy, aun persistiendo
lo anterior, es posible encontrar tratados especficos de teologa sistemtica que desarrollan el tema del
cuerpo y de la corporeidad como
paradigma de comprensin del dato revelado. Todo esto est sucediendo sobre la base de un dato ad-

quirido hace tiempo en teologa:


toda la economa de la salvacin
est atravesada por un espesor corpreo real y concreto, que va desde la creacin a la encarnacin y a
la escatologa. Por esto la esperanza cristiana en la resurreccin de
la carne es una cosa muy distinta
de la afirmacin de la idea platnica de la inmortalidad natural del
alma. Caro salutis est cardo
(Tertuliano): la carne es el quicio
de la salvacin. La salvacin cristiana pasa a travs del cuerpo, no
slo el de Cristo nacido, muerto y
resucitado, sino tambin el celebrado en la iglesia a travs de los sacramentos, en los que siempre es
el cuerpo el que recibe algo (agua,
uncin, imposicin de manos, pan
y vino) en beneficio del alma.
181