Está en la página 1de 51
Numero 20 / 2008 @ 3,20 Euros tpain ony) DE LA CONQUISTA A PN AUR CUCM Cy = —— oe) romanos! Po el idioma Avista de pajaro:postalesde A Romalbérica Losantiguoshispanos: MNT ymalavenidos Nos“empotramos”enlaLegioNona Romanos made in Hispan laCalifarniadellmnearig [In diaanla vida daltalica |aherancia mac civilizac DOOQHS DOQHOOOOOOOOOOOOOOOOOOOHQNHQHgqgqgoggogqqgogogoge ba de modo afable, mantenia sus tratos ylesalviaha de sus impues- toso de la oblizacion de tener que alojara las tropas romanas. En (Ce le unid el ejrcito de Perpemna, con lo que préc ticamente dominaba la Citerior y algunas zonas dela Ulterior. El Senado de Roma di poner en marcha un ejército de 50,000 infantes y 1,000 jinetes al mando de Cneo Pompey Magno, ‘quien desde el 76 hasta el 72 a6. hhubo de hacer frente a Sertor sus lugartenientes en diferentes, boatalls. Finalmente, tuvo que ser una intriga de sus més directos co: laboradores, encabevada por Per ‘enna, la que finalmente acabara con su vida. res victorias de rend Perey eer tte Cen ener m) ren meee tors oman caer ee ees i re a Prmerens trda clientea, sto vo w ena! dominada por la guerra cv entre Aly Julio César (49-41 aC). Cé sat ya habia estado en la Ulerox, primero como cuestor (69 aC) s, spuds, como pretor (61 aC) Enfrentamientos de Pompeyo y César en Hispania En la provincia se habia ganado cl apoyo de des capas de la poblac tado tras acabar con los iltimos focos de rebelién lusitana en la Sierra de la Estrella, desde donde se lanvaban a actividades de ban- didaje y campanas de guerrillas Enel 61 a.C. finalizé la obra in- conchusa de Ju llevando las terete | Sertorio iba! etna Fompeso -aue | acompafiado de; s™sveldom- sometié defi aio romano por vamente a Cel- | Una cierya blanca, | lssssionesain Liberia tuvieron, independientes sania Il . Gallae como conse-! fomentando asf | sales cuenciala ciuda- | dana de muchos igenas, v su accion pacifi- | ‘Tras sus e | su fama de tosascampanas como conquis: tador de las G adore atrajo , PYECiIeCto de | iasy compar abundantes con: tiendo el poder tactos rua nie | TOS AiOS@S | eriunsiral con PERSONAJES Cayo Julio César een eS eres Herc epetr => eee Boe Cereal Paice) Sees Pena Lajomrnilaserneimmare (ON EON CL Surreal ly pla inl aan Eppiiereapebonees perenne ee hecleeriey eerie Cae ees Eine ese eee: berth blir Pere eaare ss emtuaianeae ia iceriacaenanrirpnenet eres ReAueeeameTe He ee ’ OT wri, Moder poore'dumpapeCon Jule Char (Pe, i) exam EEE eee CET PCE rr per earei Sr ener [Ulsssicssnran samineratgedeis Be siete a en eet Preiser nr oan rrteaer ant ates Se SR e sees enema mn TT eran Mccueronceneea ae) cates ra aie Prepareyhienepnrsaupecnt nee pe eee bounce eet acenpticleinarameri arn Swe eae ae ee ke rion eee rreerauupenimc testy i Fermi eiprsuripa meteor SEE Rate Soe eeipiaenianenns a Coan) eee a Pompeyo y Craso, el Senado de Roma intents desposeer a César de toda autoridad, lo que le em pujé.a toma el poder por la fuer: 2, desatandose la guerra civil en- tre Aly Pompeyo, Este dominaba buena parte de la Citerior y tenia andes influencias en la Uleog, por lo que César tuvo que traer su ejército a la Peninsula para CAntabros y astures, objetivo ‘de Octaviano Augusto Entre la batalla de Herda (aito 49a) contra Pompeyo v la de Munda (atio 45 a.C.) contra sus hijos, se desarollé toda una serie de asedios de ciudades y medidas, para recuperar la Ialtad de estos lemvtorios cada vez més romani zaados. Asi, César ere numerosas colonias tanto sobre ciudades pre- existentes como en otras nuevas Ueubi (Espejo), Urso (Osuna), Hispais (Sevilla), Hasta Regia (Se rez), Emporiae (la nueva ciudad romana de Ampurias, al lado de Ta priega), Tarraco, Celsa (Vella Ade Ebro), Cartago Nowa y, quis, ick (Elche), También concedio, Ta ciudadania romana a amplios srupos de indigenas que le habian prestado su apoyo. Un aio mas tarde, Julio César seria asesinado y su sobrino- nieto Cayo Julio César Octavia. no, tras una breve lucha por el 52. MUY HISTORIA poder contra Marco Antonio, fue nombrado cénsul en el aiio 30 .C. Octaviano seria quien, poco ‘poco, irfa acumulando poderes hasta que, finalmente, liquid la agonizante Repiblica Romana para convertrla en un Principa- do, la antesaa del Imperio Desde su nuevo mando, Octa- viano Augusto decidis finalizar Ia conguista de los teritorios que aiin no se hallaban sometidos a Roma, la zona poblada por can tabros y astures,cuya derrota tu- vo lugar en una larga guerra entre 1 29 yel 19 aC. Estas regiones «staban pobladas por gentes que, segin Estrabén,estaban entre las, mas incultas y aguerridas de los barbaros: “Todos los montatieses hacen una vida sencilla, bebiendo agua, durmiendo en el suelo y Te vando el pelo argo como las mu jeres.. Toman sus comidas senta- dos, haciendo alrededor de la pa red bancos de piedras. La comida sesinve en giro, Durante bebida bailan en rueda acompatiados por flauta ycometa o también hacien- do saltosy genuflexiones... Todos llovan generalmente capas negras, y duermen sobre pajas envueltos, endllas, Las mujeres Ievan sayos y vestidos con adomo floral, Usan recipientes de madera, como los, celtas...Despefian alos condena- dos a muerte y a los parricidas, Jos apedrean fuera de la ciudad 0 del confin...Ponen alo enfermos junio alos eaminos, como hicie ronlos esipcios enl pasado, afin de consulta los viajeros que hu- biesen padecido un mal parecido, Sa sal es rojiza, pero machacada se vuelve blanca. Tal esl vida de Jos montafeses, es decir, como he dicho de los pueblos que ocupan ellado septentrional de Iberia: Iaicos, astures y cantabros hasta Jos vascones vel Pirineo, va que es idéntica la vida de todos ellos. El caricterinculto y salvaje de aque- los pueblos se explica no slo por su vida guerrera, sino también por su situacion apartada..” Esta guerra aleanz@ una hon- da repercusién en la politica propagandistica de Augusto, el nuevo emperador se desarroll6 f Entre romanos anda el juego Tas guerra incras on Roma se asada venta Hees oe deals ropas de Stora ao gre baa del momento en cqetomé Covdrebie- Siuieron ls de Pompeyo. Este se dob ate lio Ciaran Sev ‘fuunada por ét- em tres fases: la larga campana de los afios 26-28 a.C,, que conté con la participacién del propio Augusto y se dirigié contra cén: tabrosy astures; una sublevaci¢n enlos anos 23-22 aC; yun nue- yo levantamiento de mayor en- tidad en el 19 aC, que afects a los cantabros, Augusto debio de enviar a su lugarteniente Marco Vipsanio Agripa, que sofocs bru: talmente la rebelin ‘Mas batallas y una nueva ivisi6n administrativa Los autores clisicos indican como causa de Ta guerra las in cursiones de cntabros yastures sobre los pueblos de la Meseta, como lo habian hecho los anti sos lusitanos en el valle del Gua- dalquivi, Pero ademés estaba el interés del Estado romano por las rminas del Norte y Noroest,espe- cialmente el oro, pero también el hero. Las guerascivieshaban dejado exhaust el errio romano ¥; poco tiempo después de con: guistar el teritoro, se iniciaron Tas explotaciones a gran escala Asimismo, razones estratégicas como llevar a frontera del Im- pacio hasta el mar- y politics el deseo de aerecenta el prestigio personal ycelebrar triuntos para Rae estaral mismo nivel que César 0 Marco Antonio- hicieron que el propio Augusto participara en las operaciones militares Noes fil precsar el escenario de la comtienda y préctica cada historiador defiende su pro pia Secuencia de los hechos, pero hay datos que apuntan a que, en el inicio, se extendis hasta temas de los astures al menos du los primeras aos de la contien da, Dos atios despues de comen zada, enelaho 27 a, yen plen se produ isin administrativa de Ja peninsula Tberica en tres pro- vineias, en vez de las dos que se cconocfan hasta entonces. La His pania Ulerior,dividida en Betica y Lusitania, de nueva ereacién yla Citerior, que pas6 a denom- ‘narse Tarraconense, La division se produjo como consecuencik de la guerra y Asturiae y Gallecia ‘quedaron encuadradas en la pro- Vincia de Lusitania, mientras que Cantabria lo hizo en la provincia Citerot, bajo el contro directo de Augusto, presente en tierras cn tabras por esas fechas E] Emperador hubo de tras Jadarse a Segisama (actual Sa samén, en Burgos) para dirigir en persona la campafa, Después, hu bode continuarla desde surefugio en Tanaco, donde dk 6 quedarse para sanar de una larga enfer ‘medad y donde tuvo que ceder e mando a Agripa, su colaborador mas directo, Roma adopts con los céintabros una cruel politica de ex {erminio de todo hombre eapaz de levar armas lo cual supuso casi la extincin de esta cultura, La guerra se puede dar por fi nalizada en el ano 19€., ainque se tiene constancia de rebeliones menares posteriares, Se firma- rom pactos con comunidades de llamado Edicto del Beryl e incendiados, | Roma, al igval sus formas de visiOn territorial. Poco despues | En el afio 27 crop en el 8.C,, Hispania se: ; sare | reorganizé en tres provincias: Bética, Lusitania y Tarraconense incorporandolo conjuntam ‘con Galicia a la Tarracon ‘nica provincia con presencia mi litary bajo el mando de un legado imperial, El final de esta g supuso el término de los largos afios de luchas civiles y guerras dle conquista en los tervtorios de Ja peninsula Tbrica,inaugurando una larga época de estabilidad po: ltica y econémica en Hispania, Nuevos asentamientos para los veteranos de guerra Como elemento de control de Ja zona conguistada y de cursos, quedaron tres le ‘con sus correspondientes labores de pacificacion y poicia, ademas ‘de-escolta de los convoyes de oro ¥ otros productos, Los veteranos de la primera campaia cons. tituyeron el nicleo de Emerita Ta nueva villa fundada 2 orillas del Guadiana. La co: pa de conquista fue consecuencia lonizacién de la stima et sobre todo del asentamiento de emeriti (veterans): Metelfinum (Medellin), Caesaraugusta (Za. ragoza), Emerita (Mérida). Otras, ciudades se fundaron para con: trolar este territorio y facilitar el, establecimiento de las tropas asi ‘coma de los hispanos dedicados al comercio o la artesania: As turica Augusta (Astorga), Lucus Augusti (Lugo) 0 Braceara Au gusta (Braga, Portugal) Las ciudades se convirtieron asfen el mejor vehicula de roma: nizaciOn, pues eran el rellejo de J metrépoli, tanto en sus institu clones como en sus monuments. Enla mayoria deellas no faltaban Tos caracteristicasedificios abl representacign -rurallas, foros, templos, mercadas- y en: ademas de las Toda esta arqui mplo 1 1 1 tectura era un 1 1 1 impuesta por | Roma. Tec) Cartago nova Deen Petree taper sus habitantes se convertian en eas eee Cartagena, constrido: racias a Cayo y Lucio, her BATALLA Angel Morillo vas lasinvestigaciones de Schul Papeete es ee) ore Pony] ened peers pee eee tas peer ers toy las reformas urbanistica eters Se rere! Perea en ie sus hallazgos se han producido Poet ener ne eres el Pea nie) Pare ton eee erent serene ee tea Panett poor ey preneneneen retin pease eee enc CCartago Spartaria a a ot a heialerbalp rant rises mr ee petra) re ieeeehrnraaenrionl fetelv pect iopetitcwerh Pare eer een Papier reat perpeeri tty ee eres rs ere ers eet eee as Como consecuencia de estasinves- Peeeeen ene ese ns Ce Angel Morillo, colaborador Pea Tyan oe ALU eC Sek iy Con tan sélo 19 arios ya estaba al frente de la Republica Romana, que transformé definitivamente en Imperio. Zanjo las ultimas rebeliones de la Peninsula al vencer a céntabros y astures, y fund6 ciudades como Mérida, Zaragoza o Barcelona. a primera ver panoramade as guerra civles Eliminando paulatinamente que Augusto es- noledieron otra opcién que al- los abstaculos hacia el mando tixo.en Hispania zarse en armas! "Teniendo yo absolut, Augusto supo mantc- no era mas que 19 afios de edad y estando la joven prome- Repiiblica en peligro, pagué un 3 ejreito de mi propio pecunio y tomé el poder”. Lo que Augus-guerrasciilesy las lu acompafiando a Julio Ci to no iba a reconocer es que, el poder entre las principales fa- su tio-abuelo y padre adopti- tras el asesinato de Julio César, milias de la Replica, Augusto to. Aungue Tlegé tarde para la situacién en Roma le cogié supo tansformar ese mando en Fue notable su acumulacién wer de vista con él aprendis rapidamente _Pauatina de poder De ese modo, a través de lo las formulas del ejercicio del Como ya afirmara Ronald Sy- que se llama El Principado, Au- der, que pronto le to gusto fue acumulando en sus él mismo confie- manos cada uno de los resortes 0 politico, el © del poder Ostentaba cl peri cia los 40 afios, que es cuando dante en jele de todas las tropas Ja corona de laurel deberia ornar romanas, unas 28 legiones-V el sus cabellos...sies que ke que- pontificado maximo, el cargo daba alguno para entonces. La religioso mas important. decwrnitwhupene inguietud juvenil, su ambicién hay que unir que también estuvo sie del Ereperad politica y las oportunidades sur- al frente de diversos consulados ‘victorias en Hispania _gidas en el revuelo provocado hasta 12 veces @ lo largo de su Gala, ya pacfcacidn por la muerte de César le lleva- gobierno y que tenia potestad Be lostritoros ron a protagonizar la Historia. tribumicia -y su correspondien- «Que la paz sea con todos a Sead romano mana Ba costa Pacts ao cael ah 13a po ND te inviolabi- lidad sacra-, as{como olros cargos y pre~ bendas: pater patriae, Au na graminea (indxima con- decoracién militar), Sin em bargo, supo mantener esa ficcién repu- blicana, necesaria para que el ‘cambio no fuese excesivamente forzado, tal como habia ocurri- ddo con César. Asi, no cayé en la tentacién de aceptar las diversas propuesias de divinizacién en Vida, algo bastante comin entre Jas monarquias helenisticas y ‘que en Roma causaba um recha- zo completo, al menos hasta la poca imperial Buscé la gloria militar con sus campafias peninsulares Su labor personal fue de tal calibre que consiguid, tras su largo ejercicio del poder abso- Jato, acostumbrar a la ciudada- nfa romana a que aceptase sin ‘demasiada oposicion un cambio tan radical como fue designar un heredero y acaba con el sistema clectivo del periodo republicano, Ademds, en cierta medida, fue el responsable de la monumentali zacion de Roma y de las princi- pales ciudades provinciales, lo ‘que queda bien reflejado en la cconocida frase: "Heredé uma Ro- ma de ladrillo y legué una Roma de armel’ Con el fin de poder aleanzarla sloria militar de un César 0 un Marco Antonio, Augusta no du- {d6 en encabezar una campatia cen los Balcanes -en el liricum, hoy Croacia,en el afio 35 a.C.-y la tltima etapa de la conguista de Hispania, aquella que llevs Jas armas romanas al norte de Ia peninsula Tbérica. Alt, can ; Alsentirse 1 enfermo, se | instalé en oe examines ; Tarraco dos | aflos y, desde | alli, gobemé el 1 Imperio Romano T tabros,astres, ERR ge habian alza. 2 do por ends acostumbra- ~ j das campa- fas de pillaje en los valles del sur de las montana, desatando las Tamadas Gue- ras Céntabras entre los aiios 29y 19 a. La importancia con: cedida por Augusto ala cuestion hispana le levé a encabezar en persona la guerra en el aio 27 a.C. Al sentirse debil -era un hombre enfermizo, a pesar de To cual aleanzé los 77 aiios de edad-, Augusto se retiré a Ta- ‘aco, ciudad en la que residi durante dos aitos (26-25 a.C.) y desde donde rigié los destinos el Imperio Romano. Sus legados continuaron la ceonquista dol Norte yen la cam pafia definitiva, en el ao 19 a.C,, su principal colaborador y mano derecha -adeinas de yerno des de dos afios antes- Mar- 3f co Vipsanio )y ‘Agripa condu- jo con especial t t t t It I I t It t ddureza las opera- =x — cones militares. De Tras la estela imperial hecho, fue cruel has- sins = ‘Palacio de Aneto (arriba) es. On ta el pao de ecient sede del Museo Histo de Tarragona fa see aoc los caatabros inday an elo del Emiperadoren Sntenegro en edad de sostener un arma cn las manos. del Norte y su correspondiente cmulacién de Ia capital. Los pri- ‘Augusto fue el responsable reparto de tiemras. eros monumentos pblicos de dela division administratva de tas ciudades eran sutragados ade- En Roma y sus provincias, ares de grandeza arquitecténica Hispania en tres provincias: Ta- mas por ciudadanos eminentes, rracomense con capital en Tara- (los Balbos en Cadiz o los Marios c0-, Betica de la que Corduba También en su etapa de gobier en Cérdoba, por ejemplo). Tam- cra su capital~y Lusitania ~cu- no es cuando las ciudades roma- bin podian pagarlos miembros yacapital era Emerita Augusta-. nas transformaron su aspecto. de la propia familia imperial, co- La ciudad lusitana fue fundada Esta *marmorizacién’ de Roma moesel casode Agripa en Mérida para establecer alli alos vetera-_trajo consigo su imitacién en las ode Cayo y Lucio César, os nietos nos (emeriti) de las eampatias —provincias,en un acto refiejo de de Augusto,en Cartagena, dor de Hispania mm MUY HISTORIA 5S Nereairans cada dia hundiéndose en el océano. Era in un El Dorado Fabuloso, una tierra rante el transcurso de la Segunda Guerra mbargo, las riquezas hispanas no fueron el elemento desencadenante de Ja intervencién romana en la Peninsula. La presencia de las fuerzas cartaginesas co: ‘mandadas por Anibal en Itali c nazaba a ka misma Roma, hi Dias de vendimia Un mosaico del anftea- tro de Mérida muestra el momento de psa dda de la wv, ter (a gue ha perv vido préctica mene hasta nuestros dias LA RIQUEZA DE HISPANIA Cuernos de aoundancia Hasta la misma capital del Imperio llegaba el prestigio del vino y el.aceite ibéricos. Y también el del oro, las salazones de pes- cado, los cereales, el lino 0 el esparto. En torno a su produccién giraba la vida econémica de la Esparia romana, Por linge Mori cortar sus fuentes de aprovisionamiento cde mercenatios y moneda de plata, que se cenconiraban en el sur ibérico, La derrota ptinica puso en manos de lo parte de las fabulosas vigu: a8 hispanas, ecia como la plata de los distritos mineros de Castulo y Cartagena, asi como las ricastic> ras agricolas del valle del Guadalquivir. Un buen botin para volver ‘a Roma como un triunfador Desde finales del siglo II. y hasta la éoca de Augusto, lejos de una explotacion sistem: ganizada de los recursos hispanos, Roma practicé una politica de rapifia y saqueo, apodersndose de los me- tales preciosos y las cosechas mediante la imposicion de pesados impuestos, a veces utilizando incluso operaciones mili de castigo, hi c pulsada por gobe tinicafinalidad er tin antes de volver a Italia al término de su mandato para disfrutar de su correspon diente triunfo, Las sociedades privadas arrendaban a ycumular un gran bo- Estado romano el ae configurashumanas, cords cen gandes creulos y animalesyrepre- — Sudfusénes eminentemen Sentaciones teseptentonaLaabricacn f 7 vegetales, _semantenehastamediados Dichade- delsigoV. Pieza de tera sigillata expuesia en el Museo Arguealégico Nacional. 60 ay HISTORIA septentrionales, en Germania y Britania, se convirtieron en los principales destin tarios del aceite bético, cuya produccién cra comprada por el Estado para distribuir gratuitamente a soldados v miembros de la plebe romana. Este producto circulaba en 4nforas panzudas de grandes dimensiones (las lamadas Dressel 20), que se documen- ‘an abundantemente en la regionesnecep- tora. Las énforas levaban inscritos los so- los del prodiuctory los controes fiscales de exportacin. Mediante barcazas de pequeiio calado, el acite era transportado desde las 7onasrurales, donde se prensaba y procesa ba, hasta los puertos atlanticos andaluces, donde era embarcado hacia su destino. Las cevidencias arqueol6gicas confirman e clt- vo del aceite en otras regiones como cl valle del Ebro y la Lusitania, También se comer cializaban accitunas para cl consumo. Jamones del Pirineo, los mas famosos y apreciados Laliteratura confirma el cultive del lino en determinadas zonas hnimedas de a cos ta catalana y levantina (Amputias, Tarraco y Saetabis, fa actual Jétiva) ¢ incluso al sur del teritorio de los astures, realizado por el pucblo de los zoelas, Dicha herbicea se em- pleaba para la fabricacién de tls, especial- mente velas para barco. En regiones aridas como el sudeste peninsular se recolectaba esparto, que se convirtié en Ia base de una industria de cordajes y calzado, A pesar del desarrollo de la produccion agraria, es posible que los terrenos culti- vadbos representaran tan slo una minima parte frente a las extensiones dedicadas 1 pastos, monte bajo o bosques, donde se desarrollan también diferentes aprove chamientos. En las regiones montaiiosas debfan pastar grandes rebatios de ovejas ¥ cabras, de las que se obtenia no solo carne fresca o en salazén, sino también cueros y lanas. La cria del cerdo fue importante en zonas de los Pirincos, cuyos jamones ad- uirieron gran fama, La crianza de toros y ‘bueyes era célebre en el Mediodia peninsi- lar, En las montafas cantabricas pastaban grandes manadas de caballos de pequefia alvada, muy apreciados para los especticu- los del eireo, La Lusitania y la Bética tam. bign aparecen en los textos como tierras de caballos salvajs, Asimismo se practicaba la apicultura, a veces trasladando las colme- nas de un lugara otro a lomos de eabalg dluras, tal y como testimonian las fuentes. La miel seguramente generé un comercio nada desdenabl, ya que consttuia el tinico cdulcoramte en época romana, si bien atin estan por identificar os envases en los que se comercializaba Tanto las fuentes literarias antiguas como Ja arqueologia confirman la iqueza pesque- +a de las costas meridionales hispanas. La explotacién se centeé principalmente en los tunes, que Hegaban del Antico en su mi- sracién anual orondos y replets de grasa, lo ue les hacfa especialmente sabrosos, Esra bn aribuye este rasgo de los atunes hispa- nos a que se alimentaban de las bellotas de tuna cncina que creca junto al mar. Escom- bridos, calamares y moluscos completaban las especies objeto de aprovechamiento, La pesca podia hacerse con sistemas tan sen- cillos como la catia y el sedal, la nasa, los arpones y todo tipo de redes, que permitian capturar grandes cantidades de pescado. Laabundancia de pesca motivo el desarro- lo de una fuerte industria de tratamiento de peseados (cetaria), cuyoepicentr se situaba ent Tas costas del strech de Gibraltar, pro- Jongandose par el litoral mediterraneo yto- da la fachada allintica portuguesa hasta la desembocaclura del Taio. La introduccién de las salsas y salazones de pescado en la dieta romana ene siglo Ila. convirti este mer cado enum voraz.consunidor de dichos pro- ductos. En las factorfas se procesaba todo tipo de peces ingue tambien Estrabon afirmé que en ninguna otra parte del mundo se daban tan excelentes minerales como en el sur de Iberia se verifica el aprovechamiento selectivo de algunas especies de tinidos v escdmbridos buscando una mayor calidad. El pescado se aprovechaba de manera integral. La carne se salaba (salsamenta) para dar lugar a las salazones. Las visceras y la sangre se utile zaban para fabricar la famosa salsa deno- minada garam, dela que cxistian diferentes variedades. Las espinas se trituraban para fabricar harinas de pescado, empleadas co- ‘mo alimento de animales yfertilizante, En rnumerosas fabricas se conservan molinos destinados a esta finalidad, El Estado era duefio y sefior de todos los yacimientos El proceso requeria una serie de piletas, de diferentes tamafosy stuadas adistintas alturas, donde maceraba el pescado, Dichas instalaciones se documentan desde el pun to de vista arqueoldgico por toda Ta costa meridional de la antigua Hispania, Las in \estigaciones de los iltimos afi han pro- bdo la existencia de fabricas de salazones también en as costasgallegas, e incluso en el itoral cantabrico (Gijon, Guetara). Las entraitas de suelos y paisajes La geografia hispana fue fuente aprecada de todo tipo ‘de materiales a vees aloe tiosen ecesd por algunos eccrine manos. Arba, canteraa orllas del mar et Colonia San Jorge (atallonea. Fine centro, mina de extrac cin de hier en el Cero del Hero al norte dela pence eet ‘Rbaio necropotis romana juno al dra de as famous Iminas de Rotint, en la pro- ‘incla de Huelva, donde ya fenicios y cartagineses extra- ee eee Lacexplotacién de los metales preciosos {que albergaba el suelo hispano fue sin du dda uno de los principales intereses econd- mieos que buseé Roma en la peninstla Tbé- Fica, Estrabén afirma que en ninguna parte del mundo se daban tantosv tan excelentes minerales como en el sur de Hispania, Los cotos mineros de Riotinto (Huelva), Sierra Morena y Cartago Nova (Cartagena) fueron cexplotados ya antes de la llegada de los ro- ‘manos. De estos distritos se obtenia abun- dante plata hierto, cobre y plomo durante Taépoca republicana Se practicaba una mineria de rapifia ha- ciendo trincheras que seguian los filones mis ricos, El perfeccionamiento y sstema- tizacién de los procesos de exploiacién, es pecialmente en lorelativoa las operaciones de desagiie de las minas, yla apertura de nuevos yacimientos aumentaron significa tivamente la produccién, Esta alcanzé su punto més alto durante el siglo I, cuando Ja administracion de las minas pas di tamente a manos del Estado, que luego po- dia arrendar la explotacién a particuares Otros yacimientos mineros se explotaron MUY HISTORIA 61 ft ital del Susana EI desarrollo industrial ere sc V0 limitado por la Eee ey a ad exportacién en bruto Rosey ney fhvanee ne re vie maeeeT snrnreansnete Say recon ee epee nas er net ra nennrmrinnmrenmrenmenme § § cc San parte de las Hanptnae-sespdrisandy ar ieyvernraperrret gece Eider, Serene materias primas pe. oer y eager vey reese Oy ny LSP ; SESE ESSE SSE a aes del suelo peninsular Beer SARS iets Srceeees paeuimay in ieinaar enineannenTiy nec sauLaveapuneneene ny oatepipunrinoes arp nye neta oeenbrre eesti Ialdelconventojnidcacr. yoresdimensonesentels_neraaidorumse sine, (MMU ES ete ee ee en ee rena ol Alencjo portugués eel ee et et ec te ete En Hispania, concretamente en la ver- ae jheestepaeced aided) lermepeaniiaaey tiente norte de Sierra Morena, se encom LLceacindeunaciad ImperoLalegadadelsro- ls deoosedqpostatanpor (A RE ee ee Sy Flepivapipnerenaaibeventr eae taupeane we min se ren de cinabrio de todo el Imperio, de donde trarelaconada conelinio lrasrestnjocomoconse muladindetieresprovco (AcE Os one re ee a en ener ‘vo o bermelln El cabrio seempleaba cepigheaee Geist PREARMRME ssimismo como amalzamante durante el Se a RAEN proceso derelinamieniodel oro yl plata Seen REEMA So imporiancia era al que las minas eran eae a MTR NEUIE ME opiedad cel Estado, cnvidndose en brio Cesena aman MTNA ecllado a Rois, onde era procesalo, El ser Sonn omar np non EE Dua SHOT Principal eo miner se enzonrabaen St tesdeLeénlaconvirieronen seenlapresenciadelejércto montafia desventrada para sapo (La Bienvenida, Ciudad Real), peace gupeystetaprrenn eran nein Durante el petiodo republicano se sabe es ee ERIE gue se expltaron algunos yacimientos de Penne iene nrenpierennnr nee SgET Sone Poy oar oroencl surde la Peninsula, Sin embargo ebay stented pele peng uisloverirte a conquista del tertitori de los galaieos [ity a TRON MONONMNMEE duran cl sizlo I aC. y especialmente Ce eet ete eee ry de los astures por parte de Augusto (29- ee eee 19...) puso en manos el Estado los co pene ee ae ee ed tos de oro mas ricos de todo el Impetio, Cen epee al menos hasta la conquista de la Dacia terstreaRoma.Acomien- _rosromanospanfaron un comienzos de igo I Seer El efército como proteccién plea Ree, y como infraestructura Ds ' Los ya ientos auriferos del noroeste peace iriiy phar ney ti pais Nene cn los montes cantébricos, los rebordes del valle del Ebro, el noroeste peninsular, los «scala acomienzos del, man explotacién durante dos sigos, hasta m diados del siglo IIL. El intenso desarrollo de la mineria del oro se encuentra estre- chamenteligado al mantenimiento de una presencia activa del ejreito en esta resin, cuya funcién serfa la construccién, vi lancia, mantenimiento y control de las vias que daban salida al preciado metal Tgualmente aporiaban el apoyo iéenico necesario para facilitar la importante infra estructura que precisaban las explotacio- nes mineras, cuyo centro se encontraba en Asturica Augusta (Astorga, Leon), a escasa distancia del campamento de la Legion : VILGémina, situado en Leén, Numerosos ra or asentamientos de la repién deben su origen prerer ereeny og a la excavacién aurifera. La explotacion de cen ei los yacimientos auriferos que se extienden Pa nee Pret ae perenne Pe pentane ts permet eee ced poe ro Ce a centre el rio Carvin, en el norte de Palencia, yyel Bajo Duero, se realizaba empleando di- Yersos sistemas, que iban desde la simple recogida de pepitas de oro en los ios astu- rianos hasta procedimientos muy comple- js como laruina montizan, que implicaban clempleo de una clevada cantidad de mano de obra para provocar el hundimiento de montes enteros, mediante la utilizacion de Ta fuerza del agua y la posterior recogida de Tas particulas de oro en lavaderos. Asimismo se explotaron diversas can- {eras, como las que sc hallan en Borba- Estremoz (Portugal), Espején (Burgos), ‘Almaden de la Plata (Sevilla), Macael (Al rmeria), Mijas (Malaga), Jativa (Valencia) 0 5] Médol y Santa Tecka, junto a Tarragona, de las que se obtenian tanto piedra como mérmol de diferentes calidades. Enel teri torio correspondiente ala actual provincia de Cuenca, junto a la ciudad romana de ‘Segdbriga (Saelices, Cuenca), se extrafa la Hamada lapis spectlaris, piedra especular de yeso cristalizado en grandes laminas transparentes,utilizada como revestimien- toy mencionada por Plinio. Dejando al margen las produeciones in- dustrial ligadas al sector agropecuario, ‘como las salazones, los tejidos de lino Tas mamufacturas de esparto, de las que ya nos hemos ocupado, las fuentes literarias v Ja arqueologia confirman la existencia de fabricaciones hispanas con gran tradicién, como las de bronce, cerdmica, madera, ‘cuero y piel o textiles. A partir del reina. do de Augusto, cl desarrollo econémico de Hispania impulsé dichas producciones, {que cubrian un amplio espectro de neces dades (alimentacién, vestido, adomo, ajuar doméstico, eteétera), Sin embargo, el de- sarrollo industrial se veialimitado por la cexistencia de un mercado no demasiado grande y por la exportaci buena parte de las materias primas obteni das; como los metales, que dos en lingotes hacia los centros de trans- formaeién extrapeninsulares Materiales finos para seguir las modas de la capital A partir del siglo I, Ia asimilacién com- pleia de gustos tipicamente romanos de- terminé la creacin de nuevas industrias, como la del vidrio soplado, el hueso v el marfiltrabajados y, sobre todo, la cerdmi- «a. Esta materia era imprescindible para Ia fabricacin de servicios de mesa y de cocina, asi como para la conservacién y comercializacion de alimentos v Ta clabo- racién de materiales de construceién, Sur ‘gen as talleres especializados en lucernas, Anforas, cerémicas comunes y de paredes Finas, teas, ladrillosy vail fina, conocida como tern sigilatahispanica Al mds puro estilo romano Los artesanos peninsulares se inspiron sobre todo en lo que les Megaba de Roma, ‘Ala derecha, telarrecons- truido en Numancia, Abajo, iguierda, urna ‘ineraria espesta ene! ‘Museo Arqueoligico de Cie, Abajo, derecha, frag- ‘mento de lacerna expuesio en el Museu dArqueologia ‘de Catalunya (Breelona), Siempre que se aborda la historia econémica de la Hispania romana nos encontramos con un problema derivado de la documentacién literaria y arqueolégica, ya que las evidencias se concentran especialmente en la Bética y enla costa mediterrénea. Por el contrario, randes regiones como la Meseta, el valle del Ebro y la Lusitania quedan oscureci- das. Este hecho provaca que siempre se piense en la produecién econémica de las ‘reas hispanas mediterraneas en términos de exportacién hacia mercados exteriores, ppeto nunca hacia el interior de las provi cias hispanas. No cabe dud de que el destino de los nerales, el aceite el vino o las salazones era la.exportacién hacia los grandes centros de consumo, como Roma y el limes 0 fronte- ra del Imperio, Las vias matitimo-fluviales facilitaban el transporte a gran escala en naves fletadas para acarrear materias pri ‘mas yarticulos de consumo, que cruzaban el Mediterrneo y las costas del Atkintico norte, Todo ello gener6 una actividad co- mercial compleja, en la que participaban tanto funcionarios estatales como agentes privados fmercatores,negotiatores) ionios arqueolégicos, palmente las anforas, han per reconstruccidn de las redes comerciales due enlazaban las zonas productoras con los eentros de consumo. Sin embargo, el aceite vel vino debicron de comercializar ‘se asimismo en envases perecederos como ‘cies 0 pellejos y toneles, que no han de- jado apenas testimonios. La comercializ cidn del cereal en sacos 0 notablemente su seaui 0, par Io que no podemos reconstruir st recorrido comercial De cualquier manera, la accidentada geografia peninsular v las dificultades de transporte por via terrestre en época an- tigua, que se realizaba en pesados carros tirados por bueyes o caballerias,limitaban seriamente las posibilidades comerciales En la mayor parte de las regiones, la pro- usin agropecuaray artesanal dia corientarse al consumo interior y s6lo cier tos productos de lujo o de elevado precio ciculaban regularmente. © Herciilea, que recoria toda la. | costa mediterrénea: comenzaba en Ampurias va través de Tarra- 0, Sagunto, Casilo Cordoba Tlegaba hasta Cadiz, La via de la Plata recoreia el centro penin- sular y unia Astorga con Itlica, E I proceso era laborioso Estaba claborado bien con ado- de recorrido, lo que equivaldria pasando por Salamanca, Alcdn pero muy efectivo y se quines y piedrecitas,o bien con aproximadamente a unos 11.000 tara o Mérida, También tuvieron 4basabaen aacumulacién un enlosado de piedras planas km, Las principales carreteras _importaneia la via del Norte y la de diferentes capas de material. colocadas muy juntas. En los hispanas fueron la via Augusta del Atlantico, : Primero se excavabaun lechode _costados de la Calzada se alin un metro y medio de profundi- ban los canales para el desagte dad, aproximadamente, y sobre _y generalmente se construian ise disponia un nivel de canto junto a ellos aceras amplias pa rodado y picdras: el statumen. raque pudieran andar los peato- El siguiente estrato lo formaba nes, El pais estaba sureado por una argamasa mezclada con gui- una amplia red de calzadas que jarros, ala que se denominaba _comunicaban las principales vi- rudus. Sobre esta base se colo- las de la Peninsula. Segin el caba el mucleus, que era grava _nerarium Antonini, escrito hacia compactada con arcilla, arena el siglo IH, habia en Hispania 34 o tierra suelta, De esta forma, — vias, con 6,953 millas romanas, se incrementaba la elasticidad de la calzada y se favorecfa el Capita a capita. drenaje del agua. Finalmente se 1 ingenieria ramana era muy construfa el pavimentum, la par- avanzada y reatizaban las vias tequeestaba ala vista ysobrela _superponiendo miele: statumen, que circulaban carros ycaballos. ‘rudus, nucleus y pavimentum. Eran romanos los ciudadanos }& hispanos? pA qué se llamaba “conventos”? JAA a palabra conventus significa _troen|a regién Bétca siete en la reuniénoasamblea yconeste _Tarraconense y tres en Lusitania yocablo se denominaba a cada _Ligeramente similar a un ayunta- Uhede os davis jutacosen tenn scaenks capes de 3 pri Coun cada convento se tomaban deci- gr me Cpe npn phiasonee eee Gnnarees a Hubo escuelas Fae nrapee ans Piet anes spel \romanas en Parana nea ‘edicto del emperador Vespasiano la Peninsula? eee ay varios casos documenta- _miembrode una famila local. En 3 y sus familias /dos que indican que era habi-_ocasiones, también se recurrié al "e construyeron bastantes cen- Coen te ere nc ros donde se educaba alos OEM |; hispanos.Al principio, os maes eM PTMIE Ee | vosprocedandeomapero ates eee erst? PR er mr mTieess : méstarde ls propios dudedanos ree ie ‘donde se conserva una inscripcién cargo de los habitantes, que es- aprendieron el oficio.La ensefianza Pe eee ets: seciviciaentres tapas Enlapy pases sauna oops merase ensefaba alee escribir enlatiny griego.En a segunda, as CIM clases rande Trivium -sramitica, retdrica y dialéctica-y Quarivium a i ~artmétice,geometia,misicay ens astronomia-Eltercerccloerasélo vos para futuros proesores cor en tiempos de Augusto exstian siones no slo juridicas,sinotam- | ‘en Hispania 14 conventos:cua- _bién religiosa yeconémicas. ¥ 64 MUY HISTORIA Cea eer ae ee Pecans as een ea Zi Acufiaban en Hispania ~/su propia moneda? + fue durante a épocarepublicn- cuando los romanos decide ton pasara la emisin de moneda propia en los teritrios ocupados. AsientHspania comenzba acuarse ‘monediadeplataen Ampuriasdesde lallegada delosEscipionesy fueron series que circularon hasta finales del sgl la. Portaban inscripcio- nes enalfabetoibéricoy su peso se y Existian las \ peluquerias? tonsor era quien se encargaba :de cotarel pelo ylabarbadelos romanos.Loshombres acaudalados ‘ontaban con uno personal, mien ‘rasque el esto debieacuciralas tabernas,donde ‘estaba instalada la tonstrinae © barberia.Elrasu rado se realiza- bacon agua,sin ningin tipo de locién,y con na vajas de hierro, ” enterramientos se realizaban? -n Hispania existian dos for- :mas habituales:inhumacién 0 cremacién.En el primer caso, los familiares y amigos ofrecian vasos de ceramica donde derramaban sus légrimas y,junto con sus joyes, se enterraban con el dfuntoSise trataba de incineraciones,el tama fio dela piraindicabala importan cia del fallecido, Una vez que se habia procedido ala cremacién, las cenizas se introducian en una uma que era de oro y plata para los ricos y de cerémi guia el mismo patron que ‘el del denario Fomano.La raz6n de que se iniciara la ‘emisién monetariaenla Peninsula fue la necesidad de pagar el stpen- dium (suelo) alos ejrcitosacanto- tnados en el teritoro. Tras a caida ‘de Numancia (133 aC.) comenzé que en le mayor parte del imperio procedian de Hispania. El paso de a pubertadalamadurezerfestejado ‘onel depositobarbae en el que un peluquero aeitaba y guardaba los primeros pelos dela barba.Enelca- sodelas mujeres eran la omatrices ‘quienes peinaban el abello, ears eer Pra que untarto ca para el resto.Estereceptéculo Z| se enteraba para que el alma no i vagara sin descanso. Buscando £ esta pazen el mds ali también £ se colocaba -en ambos tipos de £ enterramiento- una moneda so- bre los ojos odebaj dela lengua, para que el muerto pueiera pagar a Caronte su viaje al submundo. Tanto la urna como el cuerpo se sepuitabany secolocaban en elex- tetiorlipidasenrecuerdodefun- # to,persiempreenlugaresalejados de es ciudades.En algunas ocaso- nes se erigian en torn alentera- rmiento monumentos funerarios # muy tabajados como la célebre £ Tre delos Escpiones Tarragona. Contrespisos de ature cobjabaun complet ajar funeraro, er despuis de rae Formaba parte de su dieta el ICI aaclleyg aso SE aa ee oes enero ‘acuitado en Tarraco. monedssdebronceen (RoumcL Star muy Kecasimpottantescomo | Maree ek ObulcoycistloDemenot | Ma larmursice et Temafoyvalonseutlizaben| Mev r etary os fgeneralmente para tansaccios | (ng reg y nescomerciales.Coniallegedadel MEU aan Iinperiosecontrolomdsiaemision MULE eng TeCuE desdeRomayjdesde mediadosdel | MERA teoue Toca Sic lssmonedasliegaondenue- | UMC netelrs vo desdeel exterior, peer er eas J Qué planta ERR no faltaba en ningun hogar? trata dl fenuculum 0 hinojo, que ls hispanos utilizaban tan tocon fines gastronémicos, como blicos,medicinaleso ncluso,ama- torias.Selanzaba a los pies de las parejas reciéncasadas,para que a suerte les acompanara durente su faltaba en ninguna cocina hispana, nueva vida.Se decia que otorgaba ya que sus semillas se utilizaban {fuerza,porloquelosgladiadoreslo para elaborar el pany los brotes se inclulanensumeniidiarioycuando _comian crudos ococidos.Asimismo lossoldadosregresaban vctoriosos eran célebres sus ualidades curat- delaquerraselescolgabanguimal- vas laplanta se aplicaba en casos das de hinojo del cuello.Tampoco _deenfermedades oculares MUY HISTORIA 65, Largo proceso de conquista yyasentamiento romano de la peninsula Ibérica discurrié en paralelo a la implantacién de tun nuevo sistema juridico y {dministrativo cuvo instrumento funda mental fue la lengua latina, Esta len fue asimismo el vehiculo de transmision los conceptos del Derecho, la gran aportacién de Roma al mundo occiden- tal, En latin se desatvollaron, ademés, la ceducacién y la cultura escrita de las él tes, encargadas de garantizarel buen Fun- snamiento de las nuevas insttucion La difusién de! latin como lengua de cultura y la ensefianza de disciplinas pu: ramente romanas -como la = tuvo pronto sus Irutos, espe cialmente en las zonas de Hispania que en- traron en un contacto mas profundo con el mundo romano, como la provineia Bética, El poderoso clan de los Anneos hace su entrada en la ciudad de Roma A pautir romanas de la peninsula Ibérica ccer'a personajes que, de un modo u otro, cestaban destinados a desempefiar un papel fundamental en la cultura y la vida latinas Como muestra, aunque alejado de otros autores mas conocidos, el liberto de origen hispano lulio Higinio, que llegé.a ser bibliotecario del Palatino, la residencia imperial de Augusto, Algunos de estos personajes se formaron en escuelas locales, pero los mas brillantes 6 los que tuvieron mas posibilidades por provenir de familias nobles o adineradas, viajaron a Roma, el gran centro neurilgico de la vida del Imperio, All, en la gran ciudad, com- pletaron su formacién como hombres de 0 de letras. Ent uyent 's decir, hombre stos, muchos Tl avon a ser oradores y retores, dedicados a las causas ‘una actividad en la que destacaron cerebros La rdpida expansién del latin fructificé en OP TELS D Ua peOm LaLa ELS Oy hispanorromanos -béticos y aragoneses ECAC LEC LULM ELULL) RAM Laks CN eA java especialmente los hispanos, La reputacin de algunos de estos retores leg6 a aleanzat tales cotas que les fue otorgada incluso la Jucadores de imperial en Ro- bio Qui distincion de profesores y los micmbros de la fami ma, Por ejemplo, Marco Fa (35.95), originatio de Calaguris ra), alcanzé la gloria por se el mejor pro- fesor de retrica del mundo antigua junto con Isécrates, otorgdndosele la pri ceitedra oficial E] emperador Domic Te encargé tambien la educacién de sus so- brinos,destnados -segtin unos planes des- puss truncados~ a ocupar al trono impe- Wal. Esta vocacin de instru, ateniéndose Cran a Re aera eI ee ayy vier ren apie aie pierre ao creas een ala famosa maxima que regfa la actividad del intelectual romano, docere et delectare (enseftar y deleitar, fue um rasgo compar tido por muchos de estos hombres de letras procedentes de Es importante sefialar que, a pesar de {que muchos de ellos mantuvieron a lo lar- {go de los afios una estrecha relacién con su patria, por encima de cualquier filia- cién nacional, se trataba de personas que vivian, sentfan y pensaban como romanos, sin que existieran en este periodo grandes particularida vincial Un buen ejemplo de la frenética activi dad intelectual y politica desarrollada por los hispanos emigrados a Roma lo cons- tituyd el poderoso clan de los Anneos. Se trataba en origen de una importante fami- lia cordobesa de rango ecuestre, muchos de cuyos miembros vivieron durante el siglo Ten Roma y estuvieron muy vincula- dos ala vida politica del Imperio, asi como alos vaivenes de la historia de la despéti cca dinastia Julio Claudia, La primera de Jas figuras relevanies de esta gens en Ro ma fue la del orador Marco Anneo Séneca (64 a.C.-39), también conocido como neca el Viejo. Este cordobes viajé en su juventud a la urbs para formarse en la es- cuela del famoso profesor Mérulo, donde se convirtié en tno de los mas import tes oradores, ducho en las artes del debate ylaretbrica Sabemos que fue gracias ala insistencia de sus his que, ya en su vejez, se dedics s culturales de indole pro- a recopilar sus conocimientos sobre re t6riea en diez libros bajo el titulo comin dde Controversiae, En ellos exponia distin tos supuestos legales y como abordarlos | desde diferentes puntos de vista. Pero, el poder dela familia se asent6 realmente en la siguiente generacién, lade los hijos de Séneca el Viejo. Entre ellos destacd | Lucio Annco Séneca, 0 Séncca cl Joven 6 ac. nacido en Cordoba, pas6 la mayor parte desu vida | fuera de la capital bética. Su juventud transcurri6 entre Alejandrfa, Atenas yRo- | padre en dl arte también de ka Filosofia, En su actividad politica no tuvo parangén como orador y, gracias a su intervenciones en el Sena- do romano, acaparé poder ¢ influencias. Sin om- argo, se enfrents sucesivamente a los emperadores Calf gula y Claudio, El primero le acus6 de ser amante de Julia Livila, su hermana, y-con motivo de ello fue desterrado du- rante ocho largos aflos en Cércega Finalmente, opt6 por solicitar el perdén y volvié a Roma. Pero su prestigio era tal que, en el ao y por mediacién de Agripina ~esposa de Claudio v madre de Ne a fue nommbrado tutor del joven Emperadory des de este cargo, cjercié una enorme influencia tanto sobre Nerén como sobre el gobierno del Imperio, Precisamente, al joven pupilo ian dirigidas algunas de sus obras, como De Clementia, en las que le instruia en los valores de la humanidad y la templanza, No lleg6 a ostentar ningiin cargo conereto, peto los destinos del Imperioestuvieron en sus manos y en las de su colega el militar Burro durante mas de diez afos. Sus riguczas y su poder Hegaron a ser cenormes, lo que unido a la suspicacia de Nerén, probablemente fue determinante para poner al cordobés en el punto de mi rade su antiguo discipulo, Asi el Empe rador comenz6 una devastadora campaila de difamacién en la que se le acusaba de tener habitos escandalosos y de criticar al régimen imperial. Finalmente, el filésofo fue acusado de participar en la Hamada Conspiracién de Pis6n, un intento de golpe cde mano que traté de acabar con el terror impuesto por el despotico gobierno de Ne- ron, Esta acusacién le eostarafinalmente la vida. Séneca, que tan brillantemente habia Tlevado las riendas del Estado, fue obligado por Neréna suicidarse, Su dilicultosa muer te ha pasado a la Historia: primero, intent6 suicidarse corténdose las venas; como este método no dio resultado con la sufciente rapidez, probé con un veneno; y en vista de {que tampoco surté efecto inmediato, calen: 16 el agua del baito hasta que los vapores acabaron por matarloa causa de su asma. ‘Seneca ejercid, como se ha visto, una poderosa influencia sobre sus contempo raineos, pero adems ha pasado a la poste ridad como ninggin otro autor hispanorro- mano, probablemente por dos razones. En primer lugar, por la fuerza de sus escritos morales, vinculados al estoicismo, una fic losolfa orientada hacia la interioridad del individuo, que trata de lograr la serenidad de espiritu en circunstancias propicias y adversas, Por otra parte, su fama también procede del respeto que la train cristia nha mostré hacia su figura. Su humanidad, que se hace patente por ejemplo en la con- sideracién de la condicién de los esclavos, lo hizo respetable en un tiempo en cl que muchos otros autores griegos¥ latinos eran rechazados. Sus obras mas importantes, son las distintas Consolationes ¥ los Did- logas. Como dramaturgo escribi6 también dias -seguramente destinadas idn- de una ret6rica y pate- ala de Séneca corrié su sobrino, el pocta Marco Anneo Lucano, mas conocido simplemente por est dt ‘mo nombre, Lucano (39-65). También él habia formado parte del nticleo més cer cano a Nerén y habia disfrutado de mume- rosos cargos politicos y privilegios oto dos por el mismo monarea, Pero, ademas, su capacidad oratoria y declamatoria era muy brllante, lo que lev al emvidioso di rigentea peohibirlerecitar en piblico. Per- seguido también, como otros miembros de su familia, participé en la Conjura de Pisin contra el Emperador, por lo que fue pesado, Probablemente delat6a algunos de sus eémplices y fue después forzado a darse muerte tras un banquete. Sus tlti- mas palabras fueron versos de la tinica de sus obras que ha Hegado hasta nosotros, la Pharsatia, poema épico en el que se na rran las guerras civiles acaecidas durante los tiltimos afios de la Repablica romana, ¥y que tuvieron como protagonistas a César ¥y Pompeyo. A pesar de este triste fin, hay ‘que destacar la influencia que el clan cor ddobés lleg6 a ostentaren Roma antes de su caida en desgracia. Una de las manifestaciones de este poder fue la labor de proteecion y de mecenazgo de otros autores ¢ intelectuales hispanos ‘que llegaron a la wrbs. Cabe imaginar sus residencias como centros de encuentro de Tos hispanos que Hlegaron a Roma, Henas de vibrantes banguetes en los que litera- tura y politica se hallaban profundamente imbricadas. Gracias a la influencia de los ‘Anneos pudo abrirse paso en la ciudad de Roma, por ejemplo, el poeta Marcial, otro hispano oriundo de Bibilis (Calatayud), Este proventa de una familia muy humilde de la provincia Tarraconense y llegé a Ro- ma en el ato 64 para aleanzar las micles de la gloria literaria. Pero, justamente un aio después de su legada, el fracaso de Ta Conjura de Pisin acabé con el suicidio de las principales figuras de la familia de los Anneos. Sin protectores, agobiado por tuna constante penuria, comenz6 su peri- plo por una Roma en la que la pobreza y la Aesigualdad convivian con la gran riqueza ‘que algunos exhibian, Marcial retraté esta sociedad de manera realista en sus Epigra- ‘mas, con cierta amargura pero siempre le na de vida y humor, “Tais tiene los dientes negtos, Lecania blancos como la nieve, 2v so por qué? Porque ésta los ha comprado, Los de aquella son suyos", dejaria escrito. Rastreando pistas de la culture hispana en los escritos romanos Lade Marcial es la historia del intelectual carente de medios econémicos, que depen- de en gran parte del favor que otros més poderosos puedan dispensarle. Tras el infortunio de los cordobeses, Marcial se sgané la proteccion de la dinastia Flavia sracias a los encendidos elogios que destin6 a los brillantes festivales que organizaron Tito y Domiciano y que recoge su obra Liber Spectacularum. Gracias a ellos pudo, durante unos ais, obtener ciertas compensaciones ¢econémicas y politicas que le levaron incluso a ingresar en el ordo ecuestre. ‘Sin embargo, su suerte cambi6 en el ato 98, cuando subié al poder el em- perador Trajano, que inauguraba una ‘ueva dinastia. Aungue enormemente MUY HISTORIA 75 dinas del duumiro, yas sel doa su her ‘mano, Este, asu ver, le confes6 en secreto que era el cabeclla de un grupo de conjura- dos que acumulaba pruebas de as fechoras del magistrado con cl proposito de hacérse- Jas legar a Cecilio Massa, procénsul de la Bética. Cuando Cerén escuchs ese nombre dio un brinco en el asiento, Habia servido alas 6rdenes de Massa, v recbido su fli: tacion personal en varias ocasiones. Estaba seguro de que el procénsul lo recordaria muy bien, asi que se ofrecié a ser el mensa- jero que le Tlevara las prucbas reunidas por los amigos de Marturio, Lamentablemente 80 no era posible por el momento, ya que ‘Massa se encontraba con sus tropas en Lu- sitania para sofocar una revueltasurgida en la zona de Ebora Habfa que esperar, y Cerén empleé el tiempo en buscar casa y esposa. Lo prime- ro fue fil To segundo, no tanto, Dos meses mas tarde ya se habia acomodado en una alegre casita de la parte alta, con uma fuen- te publica enfrente, un patio emparrado y ‘unos hermosos mosaicos en las habitacio Elemérito retomaba la vida civil:lo primero era buscar una casa adecuada y una mujer con la que formar una familia ¥ A | Planetas que vieron otras vidas Tareas fa gu Cer ei | er las habitaciones, como correspo | Planetario, una de fas que atin sed | Trosaico que representa alos siete Pl 76 MWY HISTORIA vida ciudadana teni nin estas istnguen ev las rei lanetas que dar 10 nes principales, Compré tre esclavosafriea- nos que se encargaban de todo y concentro sus esfuerzos en dar con la mujer apropia- a, Su cuftada, Paridia, recorrié la ciudad de punta a punta visitando casamenteras y seleecionando candidatas sin que ninguna de ella le pareciera adecuada. Fue sin du- dala propia Venus quien le ayudé cuando, un atardecer en que descansaba ala puerta de su casa, via una muchacha llenando el cfntaro en la fuente, ‘Aquella secta que adoraba a un hombre que murié crucificado ‘Sus miradas se cruzaron por un momen- toy luego ella la desvi6 modestamente ha- cia su céntaro y regres6 por donde haba venido. La clegancia de sus movimientos impuls6 a Cerén a seguirla va tomar nota dela casa en que viva. Cuando se o comen- 16a Paridi, esta se ech6 a refr:habfa pues- tol ojos en una muchacha judia Hamada Raquel. Pero eso a Ceréin no le importaba, ‘Sus afios por el mundo le habian enseiiao ‘quella calidad de los seres humanos no de- pende de su raza ni de su cuna, y queria que Paridia diera los primeros pasos y hablara ‘con aguella familia. en su favor. La mujer hizo lo que se le peda y visits ala familia de Raguel para volver con una respuesta rotunda: sia él no le importaba ‘que su mujer fuesejudia, ala Familia de ella si que le importaba que se casara con un zentil, Adem, aquella gemte practicaba la emparrado x mosico te lamada Casa det va dei sali la nea Tos dias de a seria. ‘ueva religion que hala nacido en sa terra de origen y que veneraba como dios a un delincuenie crucificado a quien llamaban desis el Cristo. Cerén le explicd que eso él- timo tamporo le importaba. Haba conocido otros cristianos antes, y todos ellos le pare cieron honrados, laboriososyjustos, aunque tambign demasiado sectarios, Paridia debia insistir con la familia de Raquel, Modo esto, Ilegé el dia de la audiencia con Lucio Varo, El duumiro lo recibi6 con hipécritas muestras de cortesfa y deferen- cia, yacto seguido selament6 amargamente eS Elagua de cada dia En la fuente estaba la joven judia de ‘tense namord el evsoldada, Las ‘xcavaciones muestran quel buen Sumit de agua permite ka rs tencia de dos conjuntos de termas. de lo poco que podia ofrecer @ un emérito tan distinguido, Segiin él, sélo quedaban tierras ibresa60 mills al este de la ciudad, a poniente de Astigi, y apenas alcanzaban la euarta parte de la extensién que le co- rrespondia legalmente. Disponia de una se mana para vsitarlas aceptarlas Casi con lagrimas en los ojos, Varo le suptié que lo hier, ya que de otro modo era posible que tuviese que esperar aftos para obtener con- diciones mas favorables a su concesin. Aunque Cerén ya tenia pensado rechazar Ia oferta, rog6 a su hermano que le acom- paiiara a Asti, Salieron por la via de Cor- ‘dua y cabalgaron todo el dia, descansando cen Carmo v Obucula. Cuando Hegaron al ia siguiente alas tierrasasignadas, apenas podian ereer lo que estaban viendo: unos pedregalesdridos que jamas habian cono- ido un arado, sin un solo érbol ya muchas lla del poro mas cercano. Tierra buena Linicamente para los escorpiones. Sélo el procénsul de la Bética podia frenar los abusos del duumviro Cerin tomé aquello como un insulto v su indignacién se disparé hasta el punto de que, por la memoria de sus antepasados, jurd solemnemente ante su hermano que acabaria con dl corrupto Lucio Varo aunque enello le fuera la vida, ¥ con esa idea, sin ddesmontar siquiera por no pisar aquel suelo rable, regresaron ala ciudad, ro no llegaron, Mas allé de Carmo vie ron venir hacia ellos una polvareda que a poco se tradujo en un grupo de seis jinetes sgalopando a toda velocidad, Eran varios de Tos camaradas de Marturio, los conjurados descontentos con Varo, y les explicaron a 3s que el duumiro habia descubierto la conjura y detenido a cuantos pudo encon: trar, tomando como rehenes a las mujeres ¢ hijos de los demas. Ellos habian huido y trataban de llegar a Corduba para denun- ciarlos hechos ante el gobernador. En ese momento se impuso el soldado ‘que habia en Cerén, quien habl6 para ex plicarles que no debian huir sino, por el contrario, regresar a Itdlica, donde ahora yano se es buscaba, intentar liberar alos Tehenes. Haba que disolver el grupo y que cada uno regresaraa la ciudad porsu cuen- ta campo a través. Los que lo consiguieran Escenario de Tos restos del anit orl ai elec de Ar or esa So conservado sélo se eleva hasta se reunirian a medianoche en un almacén abandonado de las afueras para estudiar la situacin y lo que eonventa hacer. Amedianoche, Cerdn les expuso su plan, Puesto que era imposible que ellos ocho se cenfrentaran a la guarnicidn de la torre en que Varo tenia a los rehenes, les proponia secuestrar ala hija del duumviro y canjearla porellos. Marturio él sc encargarian del trabajo. Uno de los conjurados, Masilio,co- noefa perfectamente Ia casa de Varo y sla deseribié minuciosamente. Debian saltaral ‘pequerio patio trasero donde estaban todas Jos cuartos del servicio, atravesar unas pe- 4queftas termas, las cocinas y los lavaderos hasta salir al patio principal, adomado con ‘una fuente en el centro, La estancia situada ala derecha de la fuente era el dormitorio dela joven Claudia. La guardia vigilaba so- lamente la puerta principal, de manera que la tnica via de escape, una vez que se hi- cieran con la muchacha, era volver por el mismo camino. Guiados por esas instruceiones, los dos hermanos se presentaron sin ificultades patio de Lucio Varo, Una vez all, es: cucharon voces ¥ pequetios gemidos qu procedian del cuarto de la derecha, de ‘modo que penetraron en él con las espa- das desmudas. La joven Claudia no estaba sola, Encima de ella se agitaba de manera bastante poco digna su prometido, el noble curator Ennio Emilianus, que profirié un Las leyes romanas llegabana todos los rincones del Imperio, pero los mandatarios corruptos eran ya entonces muy habituales sito contenido al notar un hondo pinchazo «en su blangutsima nalga izquierda, La sor- presa iniial de la pareja fue sustituida por el pnico cuando ambos sintieron el filo del metal en sus gargantas, El plan de Cerén acababa de cambiar radicalmente ‘Amanecié el dia, y del palacio de Varo salié un tropel de esclavos que se dispers6 alos cuatro vientos para avisar a ediles y ‘questores de que el daumviro les convocaba ‘una reuni6n urgentey extraordinaria en su casa, A medida que tban llegando eran cconducidos al patio y, euando ent elit mo, se cerraron la pucrtas v los municipes fueron pasando, llamados de uno en uno, al ‘gran trclinium de la mansién, El agua arrojada desde el palacio calmaria la ira de la multitud Alli, atados a sendos postes, se encontra- ban Lucio Varo y Ennio Emiianus, separa- dos por un jurado popular compuesto por sus rehenes, ahora liberados. A cada uno de los municipes e eran leidas ls pruebas de sus deltos que el srupo de Marturio habia estado acumulando, y el jurado decidia a continuacion si eran culpables o inocentes. Sélo cuatro de ells fueron hallados inocen tes, yla asamblea les propuso como nuevos sgestores de la ciudad, Mientras esto ocurria, Cerén haba des ;pachado pregoneros al foro ya los distintos ‘barrios para comunicar al pucblo lo que es- taba pasando, y las gentes se precipitaron cexaltadas hacia l palacio, Entonces pudo verse hasta qué punto odiaban y temian los