Está en la página 1de 3

INSTRUCCIONES DE TANTEO. TUBERÍAS LATERALES.

En lo que sigue se estudia con detalle los cálculos de la red, pero previamente es
conveniente presentar la simbología que se va a emplear. Las mayúsculas se reservan
para la terciaria, y las minúsculas para las laterales. Los subíndices significan:

m: Valor inicial.
a: Valor medio.
n: Valor mínimo en la terciaria o en un lateral.
ns: Valor mínimo en toda la sub-unidad

Para conseguir una uniformidad de riego ya definida en el diseño agronómico en


términos de CU (coeficiente de uniformidad), la relación entre el caudal del emisor que
de menos agua (q min) y el caudal medio de todos los emisores (qa) no debe ser inferior
a un cierto valor, que se calcula en función de CU, del número de emisores por planta y
del coeficiente de variación del emisor a utilizar.

Calculada la tolerancia de caudales y conocida la ecuación del emisor (relación q-h), se


calcula la tolerancia de presiones de la sub-unidad

Dh = M × ( ha-hns)

Siendo M un factor que depende del número de diámetros que se vayan a emplear en
una misma tubería, ya sea terciaria o lateral.

Se considera que esta pérdida de carga se reparte a partes iguales entre los ramales y la
terciaria por lo que:

DHTOTAL= DHTERCIARIA + DHLATERAL

DHTERCIARIA = DHLATERAL=DHTOTAL/2

Para el cálculo de las pérdidas de carga es necesario conocer el régimen hidráulico que
viene caracterizado por el número de Reynolds = Re. El programa utiliza la fórmula de
Blasius que corresponde a régimen crítico y turbulento liso, o lo que es lo mismo a
valores de Re comprendidos entre 2.000 y 100.000.

La conexión de un emisor a la tubería lateral ocasiona una pérdida de carga cuyo valor
depende de las características de la conexión y del diámetro del lateral. A efectos de
cálculo , las conexiones se pueden sustituir por una longitud equivalente de tubería, a
la que se representa por fe .El valor de fe depende del tipo de conexión (1,2,3 o 4).

En los laterales de riego el caudal va disminuyendo a lo largo de la tubería a medida que


los emisores van extrayendo agua. En consecuencia la pérdida de carga unitaria (J) es
asimismo decreciente, de manera que si la pérdida total se calculase según H=J x l,
siendo J el valor correspondiente al caudal de entrada en la tubería, el valor H obtenido
sería superior al real. Este hecho se tiene en cuenta introduciendo el coeficiente F de
Christiansen, que es menor que la unidad.

El coeficiente F es función de n (número de emisores) y del régimen hidráulico, o lo que


es lo mismo del exponente b . Normalmente b toma el valor 1,75.

En función de la pendiente de las laterales se emplean distintas formulas para el cálculo


de hm-hn que en cualquier caso siempre debe ser menor a Hl

Cuando el terreno va bajando (i<0, d = l.i<0), el desnivel va compensando las pérdidas


por rozamiento. Se presentan dos subcasos.

Subcaso 1: i <0, d= l.i <o, Abs(i) <J´

En esta situación el desnivel no compensa totalmente las pérdidas por rozamiento y el


punto de menor presión se encuentra en una posición intermedia. Para la resolución de
este caso se emplean fórmulas en la que aparece un nuevo elemento, el factor t´, que
depende de la relación d/hf

Subcaso 2: i <0, d= l.i <o, Abs(i) >= J´

En esta situación el punto de menor presión es el origen y el de mayor presión el final.

Laterales alimentados por un punto intermedio

Con frecuencia se presentan un situación donde el lateral consta de dos ramales, uno a
cada lado de la terciaria. En este caso hay que determinar el punto óptimo del lateral en
que debe conectarse a la terciaria. Cuando el terreno es horizontal el punto optimo es
evidentemente el centro del lateral. Cuando el terreno tiene una pendiente i, el punto
óptimo esta mas cerca del extremo mas alto. Su emplazamiento exacto se calcula con la
condición de que se igualen las presiones mínimas en ambos ramales del lateral.

Sea x la distancia del punto óptimo al extremo mas bajo. El cálculo se desarrolla por
tanteos, por los pasos siguientes:

1.- Se elige un diámetro para el lateral y se calcula hft, pérdida de carga por rozamiento
en una tubería de longitud, número de emisores y caudal igual a la suma de ambos
ramales.

hft = J´.F.l

2.- Se calcula "d" el desnivel entre ambos extremos del lateral.

d= l.i
En este caso se consideran "i" y "d" siempre positivos.

3.- Se calcula la diferencia de presión hm-hn según

hm-hn = t . hft
"t" es un factor función de d/hft.

4.- Se comprueba que hm-hn <DH lateral. Si tal condición no se cumple el diámetro
elegido es insuficiente y hay que hacer un nuevo tanteo con un diámetro mayor.

5.- Cuando el diámetro elegido es aceptable, se calcula el punto óptimo de alimentación,


es decir el valor de x. Para ello se calcula x/l en función de d/hft.

6.- El punto de alimentación, y por tanto el valor de x, se desplaza ligeramente si es


necesario para no coincidir con una fila de cultivos. Como norma general, el
desplazamiento no debe ser mayor que 3/4 de la separación entre filas de cultivos
cuando es hacia arriba, ni 1/4 cuando es hacia abajo.

7.- Se calcula hm, presión inicial de los dos ramales según la fórmula

hm = ha + m . hft - (x/l - 0,5 ) d

Donde ha es la presión media del gotero medio y "m" es un factor función de d/hft y
puede encontrarse su valor en tablas o bien calcularlo en función de x/l.

8.- Se calcula hn, la presión mínima común a ambos ramales.

CALCULO DE TERCIARIAS.
En el cálculo de laterales, además de comprobar que la variación de presión (hm-hn) es
menor que DH lateral, se ha determinado la presión inicial hm, en esas tuberías. En el
cálculo de terciarias se iguala Ha=hm y a partir de Ha se calculan Hm y Hn, con la
condición de Hm-Hn < DHt. Se pueden presentar los siguientes casos.

Caso 1. Sub-unidad. Diámetro constante.

En este caso la terciaria se puede calcular de la misma forma que el cálculo de laterales.

Caso 2. Sub-unidad. Diámetro variable.

A veces puede convenir dividir la terciaria en varios tramos de distinto diámetro. En


cada caso habrá que estudiar si compensa el ahorro de colocar menores diámetros con el
mayor coste de piezas de reducción y la mayor complicación en la ejecución de las
obras, pero sin duda hay casos en el que el cambio de diámetro puede convenir, sobre
todo en subunidades grandes con terciarias de gran longitud y emisores de elevado
caudal.

El cálculo consiste en dividir la terciaria en tantos tramos como espacios haya entre
laterales. A la presión inicial de la terciaría Hm, se va descontando la pérdida de carga
de cada tramo y restando o sumando el desnivel, según que la terciaria vaya perdiendo o
ganado altura. De esta forma se obtiene la presión para el punto inicial de cada lateral en
función de Hm, valor aún desconocido. La media de todas esas presiones es igual a Ha,
presión de entrada del lateral medio, que es un dato del problema, lo que permite
calcular Hm y la presión en cada lateral, la menor de las cuales es Hn.