Concepto Es un trastorno caracterizado por cambios en el estado de ánimo que van desde la manía (un sentimiento de bienestar, estimulación y grandiosidad

exagerado en el cual la persona pierde contacto con la realidad) hasta la depresión (un sentimiento abrumador de tristeza, ansiedad, baja autoestima, que puede incluir pensamientos e intentos suicidas). Se llama trastorno bipolar o trastorno afectivo bipolar a un trastorno depresivo de larga evolución, en el que los episodios depresivos se ven interferidos por la aparición de otros episodios caracterizados por un estado de ánimo elevado (euforia excesiva), expansivo (hiperactividad anómala) o irritable. Las fases de exaltación, alegría desenfrenada o irritabilidad y grosería, alternan con otros episodios en que la persona está con depresiones intensas, con bajo estado de ánimo, incapacidad para disfrutar, falta de energía, ideas negativas y, en casos graves, ideas de suicidio. El periodo de exaltación se llama “episodio maníaco”, de una palabra griega, “mania”, que significa literalmente “locura”. El nombre de afectivo se refiere a las enfermedades de los afectos, nombre genérico que se da a los trastornos depresivos, en general, y al trastorno bipolar. Indistintamente lo nombramos como trastorno bipolar, o como trastorno afectivo bipolar. Por lo tanto, un trastorno bipolar es una enfermedad en la que se alternan tres tipos de situaciones:

Episodios depresivos, con características parecidas a un episodio depresivo mayor. Las fases depresivas cursan con: o Sentimientos de desesperanza y pesimismo. o Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente. o Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo. o Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual. o Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta." o Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones. o Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta. o Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso. o Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio. o Inquietud, irritabilidad. o Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.

Episodios de normalidad o eutimia (de unas palabras griegas que significan: humor normal, o ánimo normal). Episodios maníacos, con los síntomas (más de tres) que se exponen a continuación:
o o o o o o o

o o o o o o o o o

Autoestima exagerada, o sensaciones de grandeza. Disminución de la necesidad de dormir. Ganas de hablar, mucho más de lo que es necesario. Sensación de pensamiento acelerado. Gran distractibilidad, pasando de una a otra cosa con facilidad. Aumento de la actividad (en el trabajo, en los estudios, en la sexualidad) Conductas alocadas, implicándose la persona en actividades más o menos placenteras, pero que suponen alto riesgo (compras excesivas, indiscreciones sexuales, inversiones económicas) Euforia anormal o excesiva. Irritabilidad inusual. Ideas de grandeza. Aumento del deseo sexual. Energía excesivamente incrementada. Falta de juicio. Comportarse en forma inapropiada en situaciones sociales. La persona puede estar hostil y/o amenazar a los demás. Olvido de las consideraciones éticas.

Un episodio maníaco causa una gran incapacidad en las actividades habituales de la persona que lo padece. Normalmente la persona está exaltada y “fuera de razón”, y no sigue las normas adecuadas en sus conductas laborales, sociales o de estudios. Puede tener consecuencias desagradables:
• • • • • •

Empobrecimiento del juicio. Hiperactividad improductiva. Hospitalización involuntaria. Problemas legales y/o económicos. Conductas antiéticas (por ejemplo: disponer de dinero no propio, o apropiarse de hallazgos de otras personas). Cambios inadecuados en cuanto a apariencia (indumentaria llamativa, maquillajes extraños, intentos de aumentar un aspecto más sugerente en lo sexual, etc.) Actividades que demuestran actitudes desorganizadas o raras (repartir dinero, dar consejos a desconocidos con quienes se cruzan, etc.)

Episodio “hipomaniaco”

Síntomas sicóticos (delirios. Hay diferentes tipos del trastorno afectivo bipolar: El trastorno bipolar I es la forma clásica de esta condición. Insomnio. alucinaciones). Las características más comunes en los episodios mixtos son (al menos tres): • • • • • • • Alternancia rápida de distintos estados de ánimo (depresión. pues existe una mayor posibilidad de que el paciente pase a la acción y realice tentativas de especial letalidad. Las personas con trastorno bipolar II pueden parecer tener depresión en lugar del trastorno afectivo bipolar (especialmente debido a que pocas personas se quejan de períodos de buen estado de ánimo y energía que no causan problemas). Es decir: al mismo tiempo depresión y exaltación. En una persona con trastorno bipolar II. “menos que maníaco”) si lo que hay es un episodio como el anterior. pero sin llegar a provocar un deterioro laboral o social. irritabilidad) Predominio de la disforia (mal genio) Agitación. alteraciones propias de la fase depresiva y alteraciones propias de la fase maníaca. la fase depresiva predomina y no existe una manía verdadera. al mismo tiempo. pero es posible que factores hereditarios jueguen un papel en su desarrollo. con períodos de manía discretos que alternan con períodos de depresión. euforia. con una tendencia a recurrir y a desaparecer espontáneamente. hiperactividad. Síntomas El trastorno afectivo bipolar produce cambios del ánimo patológicos de manía a depresión. ideas negativas. La incidencia es mayor en los parientes de las personas que padecen trastorno bipolar y depresión. afecta por igual a hombres y mujeres y rara vez se ve en niños. o los patrones de cambios del . Tanto los episodios maníacos como los depresivos pueden predominar y producir algunos cambios en el estado de ánimo. Alteración del apetito. Ideación suicida. buscando incluso la espectacularidad en su autolisis. Se desconoce la causa. Especialmente complejos son los episodios mixtos que cursan don ideación depresiva. pero los estabilizadores del estado de ánimo parecen ayudar más que los antidepresivos. Este trastorno aparece alrededor de los 25 años de edad. Episodios mixtos Son episodios en que aparecen.Se llama episodio “hipomaniaco” (literalmente. insomnio. Puede haber períodos de mejora del estado de ánimo y de la energía en los cuales la persona no pierde completamente contacto con la realidad (hipomanía).

en donde los pensamientos depresivos pueden aparecer en un episodio de manía o viceversa. caminar de un lado a otro. Otros presentan lo que se llama "estados mixtos". comenzando a menudo con una manía que termina en una depresión profunda. Durante la fase depresiva el paciente presenta: • • • • • • • • • • • • • • • • Pérdida de la autoestima Ensimismamiento Sentimientos de desesperanza o minusvalía Sentimientos de culpabilidad excesivos o inapropiados Fatiga (cansancio o aburrimiento) que dura semanas o meses Lentitud exagerada (inercia) Somnolencia diurna persistente Insomnio Problemas de concentración. generalmente aparece en su forma mixta. A algunas personas se las denomina cicladores rápidos porque su ánimo puede cambiar varias veces en un día. Cuando el trastorno afectivo bipolar se presenta en niños.estado de ánimo pueden ser cíclicos. planificación de suicidio o intentos de suicidio Disminución del interés en las actividades diarias Disminución del placer producido por las actividades cotidianas En la fase maníaca se presentan: • • • • • • • • • • • • • Exaltación del estado de ánimo Aumento de las actividades orientadas hacia metas Ideas fugaces o pensamiento acelerado Autoestima alta Menor necesidad de dormir Agitación Logorrea (hablar más de lo usual o tener la necesidad de continuar hablando) Incremento en la actividad involuntaria (es decir. torcer las manos) Inquietud excesiva Aumento involuntario del peso Bajo control del temperamento Patrón de comportamiento de irresponsabilidad extrema Aumento en la actividad dirigida al plano social o sexual . fácil distracción por sucesos sin trascendencia Dificultad para tomar decisiones Pérdida del apetito Pérdida involuntaria de peso Pensamientos anormales sobre la muerte Pensamientos sobre el suicidio.

La TEC es un tratamiento siquiátrico que produce una convulsión del sistema nervioso central por medio de una corriente eléctrica. ya que puede ser un síntoma. Se usa para tratar depresiones graves y puede ser útil para tratar trastornos maníaco. Las personas con esta condición están en mayor riesgo de padecer trastornos por mal uso de sustancias. Signos y exámenes Una historia siquiátrica de cambios del estado de ánimo y la observación del comportamiento y del estado de ánimo actuales son de ayuda en el diagnóstico de este trastorno. En la fase depresiva se pueden administrar medicamentos antidepresivos. tener múltiples compañeros sexuales. Tratamiento Durante la fase aguda. aunque el uso de drogas recreativas no descarta el trastorno afectivo bipolar. Se puede llevar a cabo un examen físico al igual que algunas pruebas de laboratorio (examinación para drogas y tiroides) con el fin de descartar otras causas para los síntomas. se utiliza la terapia electroconvulsiva (TEC) para tratar la depresión persistente. así como averiguar acerca de los antecedentes familiares. el litio y la carbamazepina). Sin embargo. Grupos de apoyo . Los pacientes usualmente deben tomar un medicamento para estabilizar el estado de ánimo antes de la administración de los antidepresivos. de lo contrario el paciente puede volverse maníaco. puede servir el hecho de obtener información de miembros de la familia con relación al comportamiento del paciente.• • • Compromiso excesivo y dañino en actividades placenteras que tienen un gran potencial de producir consecuencias dolorosas (andar en juergas. mientras que durante la fase aguda de la manía se utilizan con frecuencia medicamentos neurolépticos y benzodiacepinas. que son efectivos tanto en la fase depresiva como en la fase maníaca. En casos graves. También se aconseja la sicoterapia para brindar apoyo emocional durante la fase maníaco-depresiva. así como para prevenir las recurrencias. Igualmente. el paciente puede requerir la hospitalización para el control de los síntomas y para su seguridad.depresivos. la piedra angular del tratamiento son los medicamentos para estabilizar el estado de ánimo (como el ácido valproico. consumir alcohol y otras drogas) Creencias falsas (delirios) Alucinaciones Los síntomas maníacos y depresivos se pueden dar simultáneamente o en una sucesión rápida en la denominada fase mixta.

Las personas con esta condición necesitan apoyo para estimular el uso adecuado del medicamento y para asegurarse de que cualquier episodio de manía y depresión que se presente será tratado lo más pronto posible.El estrés causado por la enfermedad a menudo se puede aliviar al participar en un grupo de apoyo. Asimismo. muchas personas con esta condición dejan de tomar el medicamento tan pronto como se sienten mejor o debido a que quieren experimentar el período previo de manía que puede ser productivo y creativo. Sin embargo. Expectativas (pronóstico) El tratamiento con medicamentos para estabilizar el estado de ánimo puede prevenir la recurrencia de los síntomas. Situaciones que requieren asistencia médica Se debe buscar asistencia médica o ayuda profesional en salud mental si se presentan síntomas que indican trastorno afectivo bipolar. los problemas con el alcohol y otras drogas son una complicación común. Algunas personas son casi "adictas" a experimentar este estado y sólo después de vivenciar muchas de las consecuencias negativas reconocen la necesidad de seguir con el medicamento. ideas y gestos suicidas en personas con trastorno afectivo bipolar requieren atención urgente. Prevención Se desconoce cómo prevenir esta enfermedad. en el que los miembros comparten experiencias y problemas en común. Complicaciones Es común que se presente desorganización en las relaciones interpersonales. pero el mantener hábitos de sueño regular y de buena calidad puede ayudar a prevenir los cambios hacia la manía Clasificación de los trastornos bipolares (o Trastornos afectivos bipolares) Según los episodios de exaltación sean "maníacos" o "hipomaníacos" tenemos: . El suicidio en ambas fases es un riesgo muy real y los pensamientos. laborales y financieras. El uso adecuado del medicamento también es difícil de mantener debido a sus efectos secundarios.

Se comprueba la organicidad por la existencia de patrones genéticos de herencia. que consiste en una manera de ser. Como siempre. la existencia de uno solo de estos episodios hace que debamos hablar ya de trastorno bipolar. y afecta a un 1% de la población. estos trastornos deben ser tratados si constituyen un malestar significativo para el paciente o para las personas de su entorno. con periodos que comportan síntomas hipomaníacos y periodos que comportan síntomas depresivos. a lo largo de su vida. aunque sin revestir la gravedad suficiente como para que hablemos de un auténtico estado hipomaniaco. ¿Cómo es de largo un trastorno afectivo bipolar? El paciente. apatía. Solamente se emplea con fines de investigación Las características más importantes del trastorno afectivo bipolar son las siguientes: • Es un trastorno orgánico (no psicológico) que depende de alteraciones biológicas del cerebro. El tratamiento es el mismo del que aplicaríamos en un trastorno bipolar. con episodios depresivos y maníacos. ¿Qué sabemos del origen de los trastornos afectivos bipolares? El origen del trastorno es del todo orgánico. pero parece claro que uno de los problemas implicados es el mal aprovechamiento de los neurotransmisores cerebrales (serotonina y dopamina). Ni unos no otros tienen la gravedad ni la cantidad suficiente como para hablar de una fase hipomaníaca o de una fase depresiva. va presentando episodios depresivos. Hay otro tipo de alteración llamado ciclotimia. trastorno bipolar). con episodios depresivos e hipomaníacos.• • Trastorno afectivo bipolar tipo I. En cambio sí aparecen en la prueba llamada TEP (Tomografía por Emisión de Positrones). . con desgana. de por vida. De hecho. Resonancia Magnética) no muestran alteraciones. Ciclotimia El trastorno ciclotímico o ciclotimia es una alteración crónica y con fluctuaciones. En este sentido cabe calificarlo siempre como potencialmente crónico. No sabemos a ciencia cierta todos los componentes biológicos del trastorno. Las exploraciones de neuroimagen (TAC. si bien los hallazgos no añaden información para el tratamiento. alternando con los maníacos o hipomaníacos. Para muchos autores es una especie de "predisposición" para otras enfermedades (depresión. y estados de euforia o moderada agitación de tipo hipomaniaco. Trastorno afectivo bipolar tipo II. una fluctuación crónica del estado de ánimo que oscila entre un estado depresivo suave.

son: • • • Esclerosis múltiple. ¿Cómo hacemos el diagnóstico de un trastorno afectivo bipolar? El diagnóstico se hace por criterios clínicos. TEC. al mismo tiempo. Tumores cerebralesEnfermedad de Cushing (por exceso de actividad de las glándulas suprarrenales. electrochoque). las fases de exaltación se parecen. Es decir: hemos de comprobar si la persona presenta los síntomas que antes hemos definido. a un trastorno sicótico como la esquizofrenia. Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) especialmente si el niño presenta. pero los episodios maniacos suelen curar sin demasiadas secuelas. Nos ayuda al diagnóstico la existencia de exaltación.• • Es un trastorno crónico. debe tener precauciones toda su vida para que no se repitan estos episodios. aunque haya sido solamente uno. electroshock. ¿Se puede confundir con otras enfermedades? (Diagnóstico diferencial) Si nos encontramos con un episodio maniaco. síntomas depresivos. o de por vida en aquellos casos con tendencia a las recaídas constantes. . Amfetaminas. Inducción de la manía por un tratamiento antidepresivo. a temporadas muy largas. Los trastornos orgánicos que deben ser evaluados ante la sospecha de un trastorno bipolar. euforia y. Los trastornos mentales a descartar son: • • • • Trastornos del estado de ánimo inducidos por sustancias. o por haber tomado un exceso de corticoides). La existencia de un solo episodio de exaltación es suficiente para diagnosticar un trastorno bipolar. La persona que haya tenido un episodio de manía o de hipomanía. y no hay antecedentes claros de depresión. El curso de la enfermedad. lo que puede plantear dudas con un episodio mixto). con afectación del lóbulo frontal. alteraciones importantes del sueño. Si desaparece por completo al reducir la medicación antidepresiva se diagnostica como inducido por sustancias (antidepresivos). Requiere tratamiento biológico con medicamentos que regulan el funcionamiento de los neurotransmisores cerebrales. cocaína y estimulantes en general. El tratamiento de un cuadro maníaco y de un brote sicótico como la esquizofrenia pueden ser parecidos. El tratamiento debe ser crónico. tanto para los episodios depresivos como los maníacos o hipomaníacos. es muy esclarecedor. pero posible. a veces. a la larga. La importancia de afinar en el diagnóstico es que el trastorno bipolar tiene tratamiento preventivo que puede llegar a ser muy eficaz. Inducción por el tratamiento electroconvulsivante (ECT. sobre todo. Es muy raro.

hay el mismo riesgo que vemos en las personas con depresión mayor. A veces es un trabajo complicado llegar a encontrar el medicamento adecuado y a las dosis pertinentes. y debe ser controlado. sobre todo. Es reiterada la asociación con trastornos por dependencia o por abuso de sustancias. ¿Cuáles son los tratamientos habituales del trastorno afectivo bipolar? En las fases depresivas • Antidepresivos. No se ha demostrado que los antidepresivos sean más efectivos que los eutimizantes en la depresión bipolar aguda y se ha demostrado que son menos efectivos que los eutimizantes en la prevención de recaídas depresivas en el trastorno bipolar. ¿Hay riesgo de suicidio en el trastorno afectivo bipolar? Normalmente en las fases depresivas. de la posibilidad de que las mismas se lleven a cabo. Para el manejo de los antidepresivos hay que tener en cuenta los siguientes factores: • • El riesgo de la ciclación del estado de ánimo inducido por antidepresivos existe. alcoholismo o esquizofrenia. ¿Qué enfermedades se presentan junto con el trastorno afectivo bipolar? Es muy frecuente que las personas con trastorno bipolar presenten otras enfermedades psiquiátricas. bien tolerados.) Hipertiroidismo.• • • Demencias que cursan con frontalización (enfermedad de Pick. por ejemplo). sin efectos indeseables graves) y muy eficaces. A veces es difícil discernir si los síntomas corresponden a un trastorno de personalidad o a un episodio maníaco. Ingestión de sustancias o drogas de abuso capaces de inducir estados parecidos a los maníacos (cocaína. . El 80% de estos casos viene dado por personas con depresión grave. Es factible que se asocien trastornos de la personalidad o dificultades para el control de los impulsos. etc. “limpios” (es decir. Hay que tener paciencia y seguir unos pasos sistemáticos. amfetaminas. Con cualquier paciente que presente graves síntomas depresivos es necesario hablar de forma franca y sin tapujos para explorar las ideas de suicidio y. es tratarlos como si de síntomas maníacos se tratase. en estos casos.000 habitantes. Los medicamentos de este tipo son. Los modernos antidepresivos son medicamentos útiles. También son frecuentes los episodios de ludopatía (juego patológico) y comportamientos antisociales. No todos los pacientes son iguales ni responden a los mismos productos en las mismas dosis. La tasa de suicidio en nuestro país es de 10 casos por 100. o con trastornos inducidos por ellas. hoy en día. trastorno bipolar. Lo importante.

Los graves. Este nombre viene de unas palabras griegas que significan "ánimo perfecto". No afecta el hígado Su único inconveniente es que. No produce aumento de peso. provoca un exantema (erupción en la piel) en un 8. con facilidad. Le hemos dedicado una página completa. trifluoperazina. • En las fases maníacas e hipomaníacas. En las fases mixtas: Mismo tratamiento que en las maníacas. afectan cabeza y cuello.) hasta los más modernos: risperidona. produce vértigos y mareos). Son los medicamentos que previenen la aparición. Lamotrigina (Lamictal®). han demostrado su eficacia en el tratamiento agudo y profiláctico de los episodios depresivos bipolares. aunque puede llegarse hasta 400 mg diarios. en el 1 por 1000 de los casos. y que deben ser evaluados. mejor tolerado que la carbamacepina (que. Los riesgos más importantes de la carbamacepina. Se emplea también la Oxcarbamacepina (Trileptal®). Los exantemas se resuelven espontáneamente.3% de los casos. La lamotrigina debe emplearse a dosis de 25 mg/día durante las dos primeras semanas. Es el más probado en cuanto a prevenir los episodios depresivos. en ciertos casos. • • • • • • • No tiene efectos secundarios significativos. etc. olanzapina. Carbamacepina (Tegretol®) un antiepiléptico. son difusos. especialmente de las fases maníacas. confluentes.• Los eutimizantes. Los explicamos un poco más abajo. quetiapina y ciprasidona. o para emplearlos con el tratamiento antidepresivo. especialmente el litio y la lamotrigina. no causa virajes hacia manía y es eficaz en cuanto a prevenir estados depresivos. Son necesarios en la fase aguda maníaca o hipomaníaca. No afecta la memoria ni la concentración. que puede llegar a ser grave en el 1 por mil de los pacientes. un antiepiléptico. pasando a 50 mg/d durante dos semanas más y a . Dosis: 16-17 mg por kg de peso y día. Eutimizantes. Sus ventajas son claras. Desde los antiguos (haloperidol. ¿Cuáles son los medicamentos eutimizantes? • El más importante es el litio. tioridacina. Las dosis son oscilantes. Las dosis oscilan alteredor de los 200 mg/d. se emplean también dos tipos de medicaciones: • • Medicamentos eutimizantes (normalizadores del humor). No tiene efectos secundarios sobre la sexualidad. Medicamentos antipsicóticos. son las bajadas de glóbulos blancos y las bajadas de sodio. y se resuelven suspendiendo la medicación.

Muy adecuado en pacientes con bulimia. de 2 a 6 mg diarios. En comparación los episodios depresivos ocupan de 1 a 3 veces más tiempo que los episodios de manía. o Depamide® (esta última es la amida del ac. Dosis de 50 a 100 mg diarios. Los niveles plasmáticos eficaces se calculan entre 45 125 µg/ml Interactúa con la lamotrigina (Lamictal®) duplicando los niveles de esta última. en el trastorno bipolar? Los episodios maniacos son más espectaculares. Es un fármaco de primera elección. alucinaciones y pensamientos delirantes). ¿Pueden combinarse entre sí los medicamentos eutimizantes? Sí. Da somnolencia. especialmente si cursan con síntomas psicóticos (o sea. o más. la fase maníaca o la fase depresiva. • • • • En España está comercializado como Depakine®. Depakine Crono®. . Es aconsejable hacer los niveles plasmáticos (análisis sanguíneos) para comprobar que no haya interferencias entre los diversos eutimizantes que se empleen. Es bastante bien tolerado. Las dosis suelen estar alrededor de 20 mg por kg de peso y día. aunque no está del todo claro su efecto como normalizador o estabilizador. en el caso de pacientes con trastorno bipolar tipo I. ¿Qué es más importante. Pero los episodios depresivos ocupan más tiempo en lqa vida de una persona con trastorno bipolar. por encima del litio incluso. Topiramato (Topamax®). Tiene un moderado efecto ansiolítico. Está bien documentado su efecto en cuadros de manía mixta y en la man´çia aguda. Es normal hacer combinaciones de varios eutimizantes cuando no es suficiente con uno de ellos. Las dosis deben dividirse por dos si se emplea conjuntamente con ácido valproico (Depakine®). Valproato o ácido valproico (Depakine®) También antiepiléptico. Descrito desde 1996. En estos momentos es el más empleado en USA. hasta de 3600 mg diarios. Dosis. y 37 veces superior en trastorno bipolar. Deben doblarse si se emplea junto con carbamazepina (Tegretol®). su eficacia está comprobada en un 55% de los casos. Antiepiléptico. valproico). Dosis. Antiepiléptico.100 mg/d a partir de la quinta semana. Gabapeptina (Neurontin®). Clonazepan. porque tiende a reducir el apetito aparte de ser un buen controlador de los impulsos. casi tan recomendado como el litio. Tranquilizante y antiepiléptico. Su uso no requiere controles de laboratorio. Dosis de 1000 a 1500 mg/día.

Efexor®. Cipralex®. Lamotrigina (Lamictal®) ha demostrado también ser un excelente tratamiento profiláctico para evitar fases depresivas. Los demás eutimizantes deben utilizarse bajo precauciones y controles estrictos (ecografías rigurosas. Dobupal®) provoca alrededor del 25 %. son los que actúan de forma prioritaria sobre los neurotransmisores noradrenalina y dopamina.L. demostrando que provocaba un buen número de respuestas posiutivas. sin duda. En lo que existe consenso es en que deben usarse siempre en asociación con algún estabilizador. el bupropion. ¿Hay riesgo durante el embarazo. si es empleado a largo plazo. La recomendación de la Asociación Americana de Psiquiatría.De ahí la importancia de tratar adecuadamente los episodios depresivos. Serropram®. Tales fármacos llegan a provocar un 50% de virajes. sin virajes hacia la fase maníaca. se emplea en la desintoxicación tabáquica (bajo los nombres de Zyntac® o Zyntabac®). pero. Los menos "agresivos" son los ISRS (Inhibidores selectivos de la recalpación de la serotonina) como Prozac®. Cleveland. durante el tratamiento agudo de la depresión bipolar. Los antidepresivos pueden empeorar el curso de la enfermedad si inducen un viraje (también llamado cambio de ciclo o ciclaje). desde 2002. hipomanía o mixto. en cuanto a desatar un viraje. con estos. Algunos autores consideran que el uso de antidepresivos no es adecuado ni en las fases depresivas. y siempre en asociación con los estabilizadores del ánimo. Ohio. El empleo de antidepresivos debe ser muy cuidadoso. La venlafaxina (Vandral®. detalladas y frecuentes). Seroxat®. Prisdal®. . El litio es un buen profiláctico de la manía. en mayor o menor grado. la lamotrigina es mucho más efectiva en cuanto a la prevención de la depresión. Esertia®). USA) fue el primero en comprobar el efecto de la Lamotrigina (Lamictal®) en el tratamiento de la fase depresiva del trastorno bipolar. Los antidepresivos más peligrosos. Calabrese (Case Western Reserve University. tienen el riesgo de provocar virajes. en el trastorno afectivo bipolar? El litio se considera un medicamento peligroso durante el embarazo. J. alrededor del 3-5 %. Zoloft®. es el empleo de un estabilizador del ánimo. Hay que tener en cuenta que uno de estos antidepresivos. El Dr. Besitran®. de preferencia el litio o la lamotrigina en el tratamiento de la fase aguda depresiva. En cambio no se han descrito problemas significativos con los antidepresivos. Un viraje se define como la aparición de un cuadro de manía. aún administrados conjuntamente con un estabilizador. En general los pacientes recaen al dejar el antidepresivo /aproximadamente el 75 % de los casos) y también sin dejarlo (41 % de recaídas al cabo de unos 12 meses). E·l porcentaje de virajes suele estar. Todos los antidepresivos.

tests de diagnóstico. pero eficaz. un eutimizante. Le recomendamos que vea nuestra página sobre esta controvertida. conjuntamente. ¿Es cierto lo contrario? ¿Pueden los medicamentos "disparar" una fase depresiva? También es posible pasar de una fase maníaca a una depresiva. La respuesta es sí. Seroxat. de preferencia lamotrigina. Algunos médicos consideran que los pacientes que hacen estos "virajes" pueden tener predisposición a padecer trastorno bipolar. al tomar algún medicamento antidepresivo nuevo. Siempre con precaución y administrando. Muchas veces. aunque también puede usarse la venlafaxina (Vandral. ¿Hay que hacer psicoterapia en el paciente con trastorno afectivo bipolar? El trastorno afectivo bipolar es una enfermedad "poco psicológica" en cuanto a su origen. con información completa. En tales casos no se considera un trastorno bipolar. sino un "trastorno maníaco inducido por el antidepresivo". El principal tratamiento debe ser el biológico: los medicamentos en las proporciones adecuadas. evaluaciones de tratamientos y la posibilidad de hacer consultas gratuitas en: "Eso que llamamos depresión" ¿Es útil la terapia electro convulsivante (TEC. en los casos en que no actúa la medicación. Prisdal). Seropram. de su . el electrochoque es una terapia perfectamente válida. El paciente y sus familiares deben ser aleccionados acerca de las características de la enfermedad. de forma excepcional. Besitran. en general. Hay ocasiones en que un paciente con depresión no bipolar puede pasar a un estado parecido al maníaco. Ya hemos comentado que es muy orgánica. técnica.Los medicamentos. para prevenir el descenso depresivo. Los mejores antidepresivos son los ISRS (Prozac. Los antidepresivos potentes pueden hacer que el paciente pase de estado depresivo a estado maníaco. los antidepresivos antiguos (tricíclicos) o los IMAO (inhibidores de la monoaminoxidasa). Desaparece este episodio al reducir el antidepresivo o cambiarlo por otro más suave. Lo que sí es muy importante es la pedagogía. Es aconsejable emplear algún eutimizante. ¿pueden "disparar" una fase maniaca? Sí. Es por ello que las subidas deben hacerse en forma controlada. prefiriendo la suavidad a la rapidez. Dobupal). o con dosis altas de uno que ya hubiera probado. electrochoque) en el tratamiento del trastorno bipolar? electroshock. Hallarás un apartado muy completo acerca de las depresiones.

¿Sirven las asociaciones y los grupos de autoayuda? Son excelentes medios de apoyo para el paciente y para sus familiares. sesiones de grupo. actividades. han empleado para resolverlos. a lo mejor. Todos deben estar muy imbuidos acerca de la necesidad de mantener la medicación. El médico debe ser muy humilde y aceptar que todo cuanto sabe. o que requiere demasiados esfuerzos. día a día si conviene. distintas en según qué fase. demasiado difícil. charlas. de las limitaciones que impone la enfermedad. El médico adecuado se crece ante los pacientes difíciles. conocimientos y ganas de aprender. aún cuando la persona se encuentre perfectamente bien. y puede compartir experiencias con otras personas que sufren sus mismas dificultades. de la importancia de seguir las pautas para cada caso. En ellas se organizan cursillos. puede ser insuficiente en cualquier momento de la enfermedad. Debemos estar dispuestos a cambiar la táctica. Para bastantes psiquiatras el paciente con trastorno afectivo bipolar es molesto. estrategias. con similares inconvenientes. pero sin encastillarnos. Quiero decir con ello que el trastorno afectivo bipolar es muy variable. Los médicos debemos seguir unas pautas. cambiante incluso en un mismo paciente. etc. Los familiares encuentran las explicaciones adecuadas para resolver problemas cotidianos. perfecto incluso. el trastorno bipolar se convierte en un drama y todo sale mal. El paciente ve que no es un caso único. el trastorno afectivo bipolar. El médico adecuado para pacientes con trastorno afectivo bipolar debe ser un médico que disfrute con el tratamiento de este trastorno. asesoramiento individual. ¿Cómo es el médico idóneo para tratar pacientes con trastorno afectivo bipolar? Una de mis frases favoritas acerca de este trastorno es: "Si el médico lo hace mal. y se benefician de las experiencias que otras personas. o cuanto cree saber. En pocas enfermedades como en el trastorno afectivo bipolar es importante no dejar la medicación aunque uno se encuentre perfectamente bien. los cuales no le molestan en absoluto sino que le dan ocasión para poner en marcha todos sus recursos. Si el médico lo hace bien. . no es un drama y algo sale bien".tratamiento. Siempre debe estar dispuesto a aprender y a consultar con otros médicos. para amoldarnos a las variaciones y cambios que experimenta la enfermedad.

de J. de J. Estas descripciones prosiguen en la literatura griega clásica.): «los seguidores de Themison. desamparado por los dioses.C. circa s. s. estados fluctuantes de ira y euforia. creía que la melancolía y la manía eran dos entidades distintas pero que compartían síntomas prodrómicos y requerían tratamientos similares. aunque algunas veces de tristeza e inutilidad. durante más de 3. traducción literal de la palabra melancolía. Para Sorano. . Ejemplos de estas descripciones están en el Antiguo Testamento. Hospital Psiquiátrico Provincial de Alicante.C. como fue apuntado por Sorano de Éfeso (médico griego.). quienes reconocieron que éstas iban frecuentemente asociadas con la experiencia de una pérdida psicológica. En el antiguo Egipto. Homero (poeta griego.000 años. para librarse de ese «negro» pesar. X-IX a. 1960)(1). de J. las depresiones fueron tratadas por los sacerdotes. Los trastornos afectivos han sido reconocidos y descritos desde los inicios de la historia escrita.. constituía su agente causal (Starobinski. Las deliberaciones acerca de la relación entre la melancolía y la manía se remontan por lo menos al s. En el aforismo número 23 (sección VI) afirma Hipócrates: «si el miedo y la tristeza perseveran mucho tiempo.. consideran la melancolía como una forma de la enfermedad maníaca».. Este movimiento de tránsito de la concepción teológica y filosófica a la observación médica alcanzó su máximo esplendor en el pensamiento de HIPÓCRATES (médico griego. En la concepción hipocrática..C. I d.» (Jackson. en vez de seguir siendo parte de la tradición teológica. donde se describe al Rey Saúl como una persona afecta de episodios depresivos recurrentes. de J. En su libro Las Epidemias encontramos extraordinarios manuscritos referentes a la melancolía. Entrado el siglo VI a. V y IV a.C.C. Sorano mismo. en el VI canto de la Ilíada explica «la miseria melancólica de Belerofonte como debida al abandono de éste por parte de las potencias sobrenaturales que. «la manía era un trastorno de la razón con delirios. de J. I a. la bilis negra.) que constituyó el principal testimonio de los orígenes de la medicina occidental. la observación de los enfermos mentales empezó a entrar en el ámbito del curandero. 1986)(2). no tenía más remedio que esperar a conseguir recobrar la benevolencia divina». así como muchos otros. s. hay melancolía».Evolución histórica del concepto de Trastorno Afectivo Bipolar Mª Consuelo Llinares Zaragoza Psiquiatra.

. incluyendo el encéfalo. Según Roccatagliata (1986)(3). de J.». 1982. hinchado y lleno de bilis negra. Para Galeno. Dichos vapores no sólo explican las ideas negras. En la mayoría de las obras médicas de la Edad Media. 1988. que rigurosamente corresponde a un delirium agudo orgánico. sus claras descripciones del espectro de la condición maníaca son impresionantes aún en la actualidad. Y. Las ..por eso esta manía es probablemente una variedad del estado melancólico. se incluía. estudia astronomía. se entró en el dilatado período histórico de oscurantismo que vivió la psiquiatría en la Edad Media (500-1450). una forma monopolar consistente sólo en fases maníacas. sino también ciertas alucinaciones al obscurecer el espíritu. Otros tipos de manía tienen manifestaciones delirantes de tipo expansivo: el paciente tiene delirio. la melancolía se debía indudablemente a la bilis negra pero. Estas descripciones antiguas de melancolía y manía son demasiado amplias y abarcaban más de lo que actualmente entendemos por ellas (López-Ibor (4). En sus escasos comentarios sobre la manía incluyó la observación de que podía ser bien una enfermedad primaria del cerebro o secundaria a otras enfermedades. Con la caída de la cultura grecolatina. 1960)(1): «1º Puede ocurrir que la alteración de la sangre se limite sólo al encéfalo. que se refiere a Areteo como "el clínico de la manía" . Pero. ofuscan la inteligencia y producen los síntomas melancólicos..C.). o el Barroco son aplicadas paráfrasis de Galeno. comprendían todas las enfermedades mentales en la antigüedad. estasis. a pesar de que Areteo seguramente incluyó síndromes que actualmente podrían ser clasificados como esquizofrenia. Desde el estómago. 3º La enfermedad puede tener su origen en el estómago. entonces tendremos infarto.ARETEO DE CAPADOCIA (médico griego. s. grandes grupos de otros trastornos mentales. 2º Puede ocurrir que la atrabilis se desparrame por las venas de todo el organismo. seguramente. que realizó unas descripciones sobre la melancolía que serán criterio de autoridad hasta pasado el s. filosofía. según él. el exceso de bilis negra podía manifestarse y desarrollarse en distintas partes del organismo. Esta etapa histórica se caracteriza por la prevalencia del pensamiento mágico y la tendencia a la interpretación demonológica de la enfermedad mental. obstrucción e hinchazón en la región de los hipocondrios -de ahí el nombre de afección hipocondríaca que se da a la enfermedad. y una psicosis paranoide que consideró como manía esquizofrénica. él identificó una ciclotimia bipolar.. Estos dos términos... excitación y gran alegría. figura como el primero en señalar que la manía y la melancolía formaban parte de un único trastorno: «algunos pacientes después de estar melancólicos tienen cambios a manía.. en aquellos tiempos.. Berrios (5). el Renacimiento.). I d. Pichot (6). La manía se expresa como furor. de JC. 1995). provocando cada vez nuevos síntomas (Starobinski.. "El diagnóstico en este caso nunca falla cuando la sangría del brazo da una sangre muy negra y muy espesa". manía y melancolía. se siente poderoso e inspirado». XVIII. médico griego (130-200 d. los vapores tóxicos suben al encéfalo. Él estableció firmemente la melancolía como una enfermedad crónica y recurrente. Importante también fue la obra de GALENO. en lo que actualmente consideramos por manía y melancolía.. junto con frenitis.

médico español. él siguió manteniendo la concepción humoral de la melancolía. no hay ninguna duda. Pero. Así. Citas tomadas de Whitwell. en su obra Doce libros sobre el arte médico aprecia que. ROBERT BURTON (1577-1640). Así mismo. A pesar de que muchos autores siguen hablando de la manía y la melancolía como entidades distintas. FRANCISCO VALLÉS (1524-1592). constituye la primera monografía escrita en inglés que describe los sentimientos de los pacientes melancólicos con precisión y detalle. El testimonio más interesante de esta época corresponde a un ilustre enfermo. se sugiere de algún modo una relación estrecha entre ellas. el material que produce la manía es de la misma naturaleza que el que produce la melancolía». tal como ya había sido reflejado en otras descripciones más antiguas (Areteo). 1990)(8).mediados s. Jason Pratensis (en 1549) escribe: «muchos médicos asocian manía y melancolía en un sólo trastorno. ALEJANDRO DE TRALLES (525-605).doctrinas antiguas constituirán el fundamento de la autoridad médica pero. 1990)(7). La crítica de las ideas tradicionales iniciada en el período renacentista. comentarios y especulaciones destinadas a reforzar la coherencia y simetría de un universo que ha de ser sin falla. en otras ocasiones prevalece en ellos la hilaridad. fenómenos cercanos a los estados maníacos. las autoridades están de acuerdo en que la manía reemplaza a la melancolía». que será la "edad de oro de la melancolía". Otros consideran que son bastante distintas». el clérigo y filósofo inglés. Avicena (980-1037). sino que. constituye una de las más importantes contribuciones a la historia de los trastornos afectivos. en el año 1000 escribe: «indudablemente. 1936 (Goodwin y Jamison. porque consideran que ambas tienen el mismo origen y la misma causa. Ya en el Renacimiento (1500-1700). pero. El Tratado sobre la melancolía escrito por TIMOTHY BRIGHT (1586). Durante los siglos XVI y XVII existía ya un consenso generalizado sobre que el cerebro estaba efectivamente implicado en los trastornos mentales. y difieren sólo en el grado de manifestación. Él mantenía una etiología multifactorial para la melancolía. XVI . acompañadas de variantes. XVIII). se convierte en sistemática durante el Barroco (fines s. también rechazó el concepto demoníaco de la enfermedad y afirmó que la melancolía estaba producida por intermediación de causas naturales (Ayuso y Sáiz. Manardus (1462-1536) en el 1500: «la melancolía difiere manifiestamente de lo que apropiadamente se ha llamado manía. como el resto de médicos de su tiempo. manteniendo el autor que la melancolía no constituía una «conciencia del pecado» como los teólogos y filósofos de la Edad Media la habían calificado. cuyo libro La anatomía de la melancolía (1621). de alguna manera. no siempre la tristeza o el temor son los síntomas característicos de los pacientes melancólicos. la ira y la ansiedad. reconociendo la existencia de un . Gaddesden (1280-1361) en el año 1300: «manía y melancolía son diferentes formas de la misma cosa».

La irritabilidad (descrita por Albert Von Haller. la definición de melancolía que prevalecerá será del todo intelectual: la melancolía es la dominación excesiva que ejerce sobre la mente una idea exclusiva... fisiólogo y político suizo. su noción de «discrasia salina» y el papel que atribuye al ataque cerebral en la melancolía. 1982)(4). la manía y la melancolía podían mutuamente reemplazarse. Para Willis. 1960)(1). las brujas. dejó un excelente manuscrito en su obra Discurso sobre la enfermedad del Rey. destacando la herencia. Nuestro Señor. 1621-1675) en varios puntos teóricos rompe con la tradición. Se produce una alteración «acética y corrosiva» de estos espíritus y sus efluvios se infiltran de manera irregular en diversas partes del cerebro y del sistema nervioso. ««Según él. «al igual que el humo y la llama». con admirable precisión fenomenológica (López-Ibor.».. la falta de afecto en la infancia y las frustraciones sexuales. A finales del s. se va a atribuir a los nervios buena parte de los síntomas. para los autores de la Ilustración.contínuo entre factores psicológicos y no psicológicos. por ejemplo. 1986)(2). Ahora que los anatomistas conocen mejor las estructuras nerviosas.. dice él (Jackson.«si el melancólico empeora puede entrar en furia o manía y desde aquí a menudo termina en una disposición melancólica».. que nutre las visiones del delirio. es menos inflamable. También hizo referencia a la alternancia de accesos hipertímicos y melancólicos. Fue en el s. 1708-1777) explica las perturbaciones del ánimo sin que sean necesarias esos intermedios que son la atrabilis y los jugos corrompidos (Starobinski. los abusos del placer. la vejez. el temor y la falta de iniciativa»». la enfermedad mental viene causada por un trastorno de las operaciones nerviosas. el diablo. la desesperanza y la soledad.. la malicia. 1960)(1). El siglo XVIII se interesa mucho por los fenómenos convulsivos. Muy propio para su época fue la extensa descripción de factores causales para la melancolía. resultará de ahí una constante agitación del pensamiento. XVIII. los celos. Don Fernando VI (que Dios guarde) sobre la melancolía. añadiendo la melancolía amorosa y la religiosa (Starobinski. la sangre cargada de partículas salinas. dejan postergado el factor nocivo de la atrabilis (aunque contínuamente hable de ella). A pesar de sus descripciones. seguía subscribiéndose a veces a la teoría humoral. . Andrés PIQUER (1711-1792). Y como estos efluvios tienen la propiedad de estar en contínuo movimiento. no «se enciende» lo suficiente en los pulmones y no brilla ni en el corazón ni en los vasos con una llama bastante clara y abundante: de ahí la tristeza. Correspondió al siglo de las luces atribuir una indiscutible primacía a las funciones del cerebro y de los nervios. XVIII cuando un autor español. así. entre los que incluía: «a Dios. Por otra parte. THOMAS WILLIS (anatomista y médico inglés... el delirio melancólico es consecuencia de un desorden del cerebro y de los espíritus animales que allí se encuentran. las estrellas. él va a seguir con todo rigor la división en tres categorías realizada por Galeno.

. fue el primero en describir la locura circular (folie circulaire) como estados depresivos y maníacos separados por un intervalo libre. pero no considera que exista una forma distintiva de enfermedad. Griessinger concebía la manía como la etapa final de una melancolía gradualmente agravada. se esforzaron por desterrar la más mínima reminiscencia humoral y preconizaron que se borrara del vocabulario científico la palabra melancolía. en su Traité Medico. pues para él. que realizó enriquecidas descripciones clínicas de manía y melancolía. aunque él las describió principalmente como trastornos crónicos con pobre pronóstico. destacando el curso intermitente. surge por primera vez en la historia de la psiquiatría el concepto de lo que actualmente entendemos por trastorno afectivo bipolar. 1990)(7). cansados. y ambas. sin duda el psiquiatra alemán más influyente de su época. en 1854.PINEL (1745-1826). temiendo que sus intereses le salgan mal». Así se forjaron nuevas denominaciones: monomanía triste (tristemanía) o lipemanía. Esquirol (1820). 1986)(2). 1995)(6). Mendel (1881) fue el primero en definir la hipomanía como «leves estados abortivos de manía» (Goodwin y Jamison. Prácticamente al mismo tiempo y en el mismo lugar (La Salpetriére.melancólicos». 1986)(2). Jules BAILLARGER (11) (1854) describe la locura de doble forma (folie à double forme) en la misma línea que Falret. en 1882. enfrentándose a las opiniones prevalentes de la época. Otra contribución valiosa fue la de GRIESSINGER (1817-1868). Jean Pierre Falret (10). París) otro discípulo de Esquirol. KAHLBAUM. Esquirol apunta que: «algunos pacientes. el comienzo frecuentemente brusco y el carácter reversible de la mayoría de los episodios. la labor principal consistirá en «destruir la idea exclusiva». Aunque ya anteriormente se habían descrito casos leves de manía (Falret. y además incluyó después formas menores más leves. . En 1845. como dos etapas de una única enfermedad (Jackson. aislado del resto de la patología psiquiátrica (Pichot. 1812). han estado previamente tristes. Un discípulo de Esquirol. antes de estar maníacos. consideró la evolución hacia la cronicidad como una forma evolutiva muy rara. 1835 y Rush. que era más bien propia de los poetas y del vulgo. XIX (como Prichard. a las que denominó ciclotimia. Esquirol y otros autores). que él cree en peligro por causas nimias. hablaba de vesania (psicosis) típica circular al referirse a estos trastornos episódicos melancólicos y maníacos. Con Falret y Baillarger. el melancólico es víctima de una idea que él mismo se ha hecho y que lleva en él una vida parasitaria. Como Areteo varios siglos antes.philosophique sur l'Aliénation Mentale (1806) (9 describe así la melancolía: «consiste en un juicio falso que el enfermo se forma acerca del estado de su cuerpo. Los principios que formula constantemente para la terapetica de la melancolía están fundamentados en el tratamiento moral. al igual que otros autores de comienzos del s. El discípulo de Pinel.. diciendo que esto sucede sólo en algunos pacientes (Jackson.

como podían hacerlo la manía o melancolía crónicas». Para él. la sintomatología afectiva similar. gran parte de los casos diagnosticados de melancolía y un pequeño número de síndromes amenciales. en la octava edición de su tratado. Incluyó en un concepto único todas las psicosis que hasta entonces se habían denominado periódicas y circulares. Posteriormente. introdujo el concepto de locura maníaco-depresiva como entidad nosológica independiente. Emil Kraepelin. Fue precisamente el pronóstico la principal característica que distinguía la locura maníacodepresiva. muchos clínicos investigadores seguían considerando la manía y la melancolía como entidades separadas. la sucesión periódica de fases maníacas o melancólicas con períodos de remisión. la evolución del concepto de enfermedad maníacodepresiva siguió distintos caminos en Europa y EEUU . incluye la melancolía involutiva. Después de Kraepelin. crónicas de naturaleza y con un curso deteriorante progresivo. Aparte de estas contribuciones. y un pronóstico global comparativamente benigno sin un deterioro progresivo.caracterizadas por «episodios tanto de depresión como de excitación pero que no terminaban en demencia. a raíz de la crítica de Dreyfuss. 1990)(8). Al decir esto se basa en el carácter hereditario (historia familiar). todos estos cuadros son manifestaciones de la misma enfermedad. en 1896. delimitándola de la demencia precoz. la manía simple. También acuñó el término distimia para referirse a una variedad crónica de melancolía (Ayuso y Sáiz. siguiendo las observaciones clínicas de los psiquiatras franceses.