Está en la página 1de 11

NOTICIAS DE LA LOGIA

Órgano de Vinculación de la Federación de Logias

LA LOGIA Órgano de Vinculación de la Federación de Logias FUNDACIÓN BLAVATSKY Fraternidad Teosófica, A.C. Decidimos

FUNDACIÓN BLAVATSKY

Fraternidad Teosófica, A.C.

Decidimos formar por nuestra cuenta una nueva organización Teosófica, y para enfatizar nuestra posición y como medio para clavar nuestra bandera en el mástil, decidimos tomar el nombre de Fundación Blavatsky.

Que el objeto de la Fundación sea el trabajo activo.

VOLUMEN IV No. 2

Abril-Junio 2003

Actividades en Logia • Historia del Movimiento Teosófico • Traducción de Artículos en Revistas Teosóficas Internacionales • Enseñanzas prácticas de la Teosofía H.P.B./Maestros.

¿ QUIÉN FUE EL VERDADERO JESÚS?*

por David Pratt (Traducido del inglés por Ivette Espadas y P.Peniche Rivero, México 2004.)

JESÚS COMO FICCIÓN

La historia de Jesús tal como se presenta en los cuatro evangelios del Nuevo Testamento es esencialmente materia de ficción. No hay referencias auténticas de ese personaje en los trabajos de ningún historiador de principios del Siglo I de Nuestra Era. Las escrituras anteriores a los evangelios de los primeros cristianos tampoco hacen referencia a la vida y enseñanzas de un Jesús real. Pablo, por ejemplo, fue supuestamente contemporáneo de

1

Jesús, sin embargo nunca afirmó haberlo conocido en persona o conocer a alguien más que lo hubiera hecho; sus encuentros con Jesús fueron solamente en visiones como un ser espiritual. Los grupos cristianos del siglo I de Nuestra Era sostienen muy diversas opiniones teológicas lo que sería difícil explicarse si fueran los seguidores de un único maestro original. Sorprendentemente no mostraron ningún interés en los sitios sagrados y reliquias asociadas con la supuesta misión terrenal de Jesús. No fue sino hasta el siglo IV que las

piezas de la “verdadera cruz” empezaron a surgir y que el primer santuario fue colocado en el supuesto monte donde murió Jesús.

La ahora ortodoxa historia de Jesús se encuentra únicamente en los cuatro evangelios canónicos y otras escrituras del Nuevo Testamento. Los evangelios, sin embargo, fueron en gran parte escritos en el Siglo II, desde entonces han sufrido numerosas alteraciones y adiciones y contienen contradicciones e inconsistencias significativas. Sus deficiencias son reconocidas tanto por expertos cristianos como no cristianos. Algunos teólogos están ahora preparados para cuestionar no solamente el nacimiento virginal y los milagros, sino incluso la doctrina mucho más fundamental de la resurrección. El Teólogo profesor Burton Mack, por ejemplo, llega a llamar las descripciones evangélicas de Jesús “Fantásticas e Increíbles”, “el resultado de una historia superpuesta o imaginativamente adornada de una figura original”. 1 Es sumamente improbable inclusive la existencia de una gran figura fundadora del cristianismo que hubiera vivido en los comienzos del Siglo I dado el silencio de los historiadores contemporáneos e incluso de los cristianos del Siglo I. 2

H.P. Blavatsky señaló que la historia de Jesús fue inventada después del Siglo I. Jesús, dice:

Es una personificación deificada del tipo glorificado del gran Hierofante de los Templos, y su historia, tal como narra el Nuevo Testamento, es una alegoría, que seguramente contenie profundas verdades esotéricas, pero aún así una alegoría Cada acto del Jesús del Nuevo Testamento, cada palabra atribuida a él, cada evento relacionado con él durante los tres años de la misión que se dice realizó, descansa en el programa del Ciclo de Iniciación, un ciclo fundado en la Precesión de los Equinoccios y los Signos del Zodiaco. 3

2

La figura evangélica de Jesús es una adaptación judía del dios hombre mítico encontrado bajo diferentes nombres en las antiguas religiones paganas: en Egipto fue Osiris, en Grecia Dionysus, en Asia Menor Attis, en Siria Adonis, en Italia Bacchus, en Persia Mitras. Todos los elementos importantes de la historia de Jesús, desde el nacimiento virginal a la crucifixión y resurrección, pueden encontrarse en historias anteriores de hombres dioses paganos. Como G. de Purucker lo pone:

La historia evangélica es simplemente una ficción idealizada, escrita por cristianos místicos en imitación de los misterios esotéricos de los “paganos” que enseñan los procesos y las pruebas de los candidatos a la iniciación; y esto no está muy bien hecho ya que existen muchas equivocaciones y errores en los “Evangelios”. 4

¿ UN JESÚS HISTÓRICO?

El hecho de que los elementos claves de la historia evangélica de Jesús sean evidentemente míticos, no significa que toda su descripción sea ficción. En los dos siglos pasados, los expertos hicieron diferentes reconstrucciones del “verdadero Jesús”. Ha sido descrito, por ejemplo, como un sacerdote fanático que fomentó el descontento general en contra de la ocupación romana, un profeta apocalíptico, un Fariseo progresista, un sanador Galileo y hacedor de milagros, y un sabio helenístico.

Comentando

los

muchos

“Jesuses

históricos”, Robert Price escribe:

Todo tiende a centrarse en los conjuntos particulares de elementos evangélicos interpretados de cierta manera, dejando otros datos a un lado como falsos Cuando una reconstrucción de Jesús es hecha a un lado, la siguiente llega y

Cada una

suena bien hasta que escuchas la siguiente. 5

aparece como piedra angular

El Seminario de Jesús, una asociación de expertos bíblicos progresistas establecida en California, se formó en la década de los 80’s y ha jugado un papel importante exponiendo la poca confiabilidad de los primeros registros cristianos. Sus miembros creen que Jesús fue ante todo un sabio que enseñó que el reino de los cielos está en el interior. Ellos rechazan las historias evangélicas que hablan de él haciendo milagros, y lo consideran demasiado progresista para haber amenazado a sus oponentes con su perdición en el Día del Juicio. De hecho, ellos rechazan la autenticidad de las tres cuartas partes de las máximas atribuidas a Jesús en los evangelios. Sin embargo su descripción selectiva nos dice más acerca de sus propias preconcepciones y preferencias que acerca de un Jesús histórico. 6

El evangelio de Marcos, el más corto y simple, se cree fue el primero de los cuatro evangelios canónicos escritos. Los autores de los evangelios de Mateo y Lucas copiaron gran parte de él, pero también parecen haber estado en posesión de otro documento, ahora perdido, conocido como “Q” (que se deriva de Quelle, palabra alemana que significa “fuente” u “origen”), el cual aparentemente contenía las máximas de Jesús. Se piensa que “Q” se escribió en tres etapas: Q1 contiene la sabiduría de los dichos, Q2 más sectario, adagios apocalípticos, y solamente Q3 se refiere a una figura fundadora llamada Jesús. Esta figura legendaria es descrita como un maestro puramente humano al que los primeros cristianos, tales como los ebionitas y nazarenos, consideran como Jesús; no hay mención de Jesús como hijo de Dios, ni de su crucifixión o resurrección.

Algunos expertos, sin embargo, creen que incluso el Q1 pudo estar basado en la vida de un verdadero predicador ambulante galileo de los 20’s o los 30’s, quien fue uno de los prototipos del evangelio de Jesús. 7 Los oponentes de este concepto argumentan que sus máximas representan ideas ampliamente sostenidas en varias hermandades y escuelas místicas mucho antes que el cristianismo fuera creado. En particular, ellos conservan amplias

3

marcas de origen Cínico, con paralelismos en los trabajos de Séneca, Epictetus, Diógenes Laertius, etc. Robert Price señala que los adagios expresan “no la personalidad de un individuo sino aquella de un movimiento. La aguda y humorística perspectiva Cínica de la vida”. 8

La historia judía de Josefo menciona tres personajes de quienes el pueblo pensó como Mesías y quienes fueron crucificados por los romanos: Yehuda de Galilea, (6 de Nuestra Era), Theudas (44 de Nuestra Era), y Benjamín el Egipcio (60 de Nuestra Era). Es posible que la historia de Jesús esté en parte basada en sus vidas. 9

G.A. Wells sostiene que Pablo consideró a Jesús como una figura divina preexistente, quien había venido a la Tierra quizá uno o dos siglos antes de su propio tiempo. Alvar Ellegard ha dado un paso más adelante y sugiere que el principal prototipo de Jesús el maestro de Justicia es el que se menciona en los Manuscritos del Mar Muerto (descubiertos al final de los 40’s y principios de los 50’s). 10 Ellegard argumenta que esta figura fue la fundadora del movimiento de reforma judaico conocido como las Escenios y murió alrededor del año 100 antes de Nuestra Era. Él fue visto como un gran profeta y también un mártir, hostigado y eventualmente sentenciado a muerte por la jerarquía sacerdotal judía. De acuerdo con Ellegard, Pablo y sus colegas fueron los primeros en referirse a esta figura como “Jesús”, y fueron ellos quienes introdujeron la idea de que fue el Mesías o el salvador. Él reconoce que el Maestro de los Manuscritos difiere en muchas maneras del Jesús de los Evangelios, sin embargo, insiste en que el último es en gran medida una figura ficticia.

Hay un desacuerdo de si Pablo y sus compañeros creyentes vieron a Jesús como un hombre que había vivido en la Tierra en algún tiempo distante en el pasado o si lo vieron como una figura enteramente mítica, como un ser espiritual que vivió y operó en un mundo “sobrenatural”, como todos los otros dioses

salvadores de ese tiempo. A pesar de que Pablo deja claro que él mismo nunca conoció a un Jesús histórico, hay algunos pasajes en sus escrituras que podrían ser interpretados como referencia a la existencia terrenal previa de Jesús. Earl Doherty, sin embargo argumenta que estos pasajes están mejor interpretados en la línea del pensamiento Platónico relativa a realidades equivalentes a un mundo espiritual más elevado. 11 En su opinión, los registros cristianos pre-evangélicos no proveen ninguna evidencia de la tan extendida tradición acerca de un fundador humano que fuese profeta, maestro, hacedor de milagros e interpretador de escrituras- ni en el tiempo reciente ni en el pasado distante.

En una reconstrucción extremadamente especulativa de la vida del Maestro de Justicia (quien pudo haber sido llamado Judá), Michael Wise argumenta que él fue un profeta sacerdotal, un miembro de la élite, y quien alcanzó preeminencia aproximadamente en el 105 Antes de Nuestra Era como líder de la coalición política que apoyó al Rey Alejandro Janeo (quien reinó de 103 al 76 antes de Nuestra Era). 12 Alejandro fue apoyado por los Saduceos y oprimió a los Fariseos, sin embargo cuando su esposa, Alejandra, se convirtió en

reina, dio un cambio radical de postura y abrazó

a los Fariseos. Judá, quien se consideró a sí

mismo como el Mesías, desafió el nuevo régimen, denominándolo el dominio de Satán. Fue arrestado con cargos de falsa profecía y

exiliado alrededor del 74 Antes de Nuestra Era,

y poco tiempo después fue asesinado. Wise no

conecta específicamente al Maestro con los Escenios.

Robert Eisenman afirma que los Manuscritos del Mar Muerto fueron fechados un siglo antes,

y que deben verse como trabajos del Siglo I de

Nuestra Era derivados de la comunidad dirigida por Jaime el Justo. De acuerdo con esta opinión, éste fue el último Maestro llamado de

Justicia. Se dice que el Maestro fue emboscado, traicionado y asesinado por un cruel sacerdote,

y esto es muy paralelo al complot del gran

sacerdote Ananus para atrapar y matar a Jaime. 13 Si esta teoría se confirma, descartaría la

4

hipótesis de Ellegard de que el Maestro de Justicia fue el Jesús histórico y minaría el intento de Wise de reconstruir la vida de Jesús. Un candidato más importante para un Jesús histórico se encuentra en el Talmud Judío.

JESÚS EN EL TALMUD

El Talmud contiene un número de pasajes que se refieren a un cierto Jeshu (o Joshua) ben Pandera que vivió alrededor del año 100 Antes de Nuestra Era. 14 Se dice que Jeshu pudo haber sido el discípulo de Joshua ben Perachiah, quien fue ciertamente una figura histórica, uno de los rabinos más prominentes de ese tiempo. Durante la persecución de los Fariseos por Alejandro Janeo que empezó alrededor del año 94 Antes de Nuestra Era, Joshua ben Perachiah huyó con Jeshu hacia Alejandría en Egipto, donde se dice que Jeshu aprendió magia. Descrito como un hombre culto, Jeshu fue expulsado por tendencias heréticas de la escuela que presidió Joshua. Se convirtió en un Maestro religioso, tuvo varios discípulos, y predicó a la gente común. Fue acusado de practicar brujería, engañar al pueblo de Israel y apartar a la gente de Dios. Después de ser enjuiciado y condenado, fue apedreado hasta morir y su cuerpo fue colgado como advertencia para otros.

Algunos judíos todavía se apegan a la fecha 100 Antes de Nuestra Era para Jesús y argumentan que muchas historias evangélicas son respuestas específicas al retrato Talmúdico de Jeshu (“Jesús” es la forma latina de “Jeshu” o “Yeshu”). 15 Los cristianos por otra parte, afirman que en el Talmud Jeshu se basa en parte en el Jesús evangélico“verdadero”, y que las historias acerca de Jeshu reflejan la intensa hostilidad judía hacia los cristianos. 16 Muchos escritores que argumentan que el Jesús evangélico es un personaje ficticio, niegan también la realidad histórica de Jeshu en el Talmud. 17 Escritores Teosóficos como H. P. Blavatsky y G. De Purucker, por otra parte, insisten en que hubo un Jesús histórico el cual vivió en el año 100 Antes de Nuestra Era, en quien el Jesús evangélico está en parte basado,

y Blavatsky escribe:

dan

crédito

a

la

tradición

Talmúdica.

18

A pesar de lo cauteloso que uno debería ser en aceptar cualquier cosa acerca de Jesús de fuentes judías, debe confesarse que en algunas cosas ellos parecen ser más correctos en sus declaraciones (siempre y cuando sus intereses directos no estén en juego) que nuestros buenos pero demasiado celosos Padres [de la Iglesia]. 19

El Talmud fue compilado entre el Siglo II y VI de Nuestra Era a partir de tradiciones anteriores. En la Edad Media, los dispersos pasajes que se referían a Jesús fueron puestos, junto con otro material en un libro, el Toldoth Jeshu (la vida de Jesús). Mientras que el Talmud es un trabajo bastante sobrio, el Toldoth Jeshu está lleno de historias disparatadas las cuales claramente no intentan ser consideradas como históricas. Las declaraciones hechas acerca de Jesús en el Talmud y Toldoth son algunas veces un poco confusas, y algunas fueron probablemente escritas después de que la historia del evangelio surgiera para ridiculizar las creencias cristianas. (Por ejemplo, la historia de la madre de Jesús como una adúltera y Jesús un bastardo, y la historia en que los discípulos de Jesús roban su cuerpo y lo esconden).

El Talmud también habla de un hombre llamado ben Stada (“el descarriado”), quien a veces se pone en lugar de Jesús, pero uno de los pasajes implica que él vivió alrededor del año 100 de Nuestra Era casi 200 años después de la muerte del rey Janeo. Sin embargo, esto no debería ser usado como una excusa para rechazar toda la tradición rabínica acerca de Jesús como no histórica y poco confiable, especialmente desde que ben Stada parece haber sido originalmente un personaje aparte, que después fue confundido con Jeshu. 20 G.R.S. Mead muestra que la fecha del 100 Antes de Nuestra Era es parte de la aportación más vieja del Talmud y precede las historias de fechas posteriores que fueron desarrolladas por

la escuela de rabinos de Lydda (o Lud) con propósitos polémicos. 21

Los primeros cristianos estaban plenamente conscientes de las historias judías acerca de Jesús, El filósofo pagano Celsus, quien fuera famoso por sus argumentos contra el cristianismo, se refiere a la tradición judía de su propio tiempo (170 de Nuestra Era) diciendo que Jesús fue a Egipto en donde aprendió magia

y después regresó a casa y empezó a afirmar

que él era un dios. La madre de Jesús, María, se

había divorciado de su esposo, un carpintero, después de que él supo que era una adúltera. Ella deambuló avergonzada y tuvo a Jesús en

secreto, su verdadero padre fue un soldado llamado Pantera (o Pandera). En el Siglo III la iglesia encontró la historia del origen del padre lo suficientemente importante para intentar por todos los medios argumentar en contra de ello en su libro contra Celsus. Al final del Siglo II,

el ardiente padres de la iglesia Tertuliana, en un

escrito violento contra los judíos, indicó que él estaba conciente de los diversos elementos de

las historias de Jesús en el Talmud, y también de varios elementos adicionales no mencionados en el Talmud pero incluidos en el Toldoth Jeshu, mismo que no fue escrito sino varios siglos después. 22

En el Siglo IV el Santo Cristiano Epifanio dio una genealogía Cristiana en la cual Pantera es mencionado como el abuelo de Jesús. Señala incluso que Jesús vivió en el tiempo del Rey Janeo, pero continúa diciendo que Jesús nació en el 2 Antes de Nuestra Era, o sea, ¡ 70 años después de la muerte del Rey Janeo! 23 Epifanio estaba tratando de deshacerse de la tradición judía acerca de Jesús incorporando elementos a los suyos propios (evidentemente ficticios), aparentemente despreocupado por la flagrante incongruencia a la que esto dio lugar.

De acuerdo con el Evangelio de Mateo, José

y María habían huido con el niño Jesús hacia

Egipto debido a que el Rey Herodes había ordenado matar a todos los bebés varones nacidos en Belem. Como ya se mencionó, el Talmud dice que ben Perachiah huyó a Egipto con Jeshu para escapar de ser asesinados por el

5

Rey Janeo. En contraste con la historia cristiana de la “matanza de inocentes” por Herodes, de la cual no hay en absoluto evidencia histórica, la persecución de los Fariseos por Alejandro Janeo es un hecho histórico. 24 Janeo (apoyado por los Saduceos) venció a los Fariseos aproximadamente en el 88 Antes de Nuestra Era después de seis años de batalla. Él crucificó a 800 Fariseos y cortó el cuello a sus esposas e hijos enfrente de ellos. Otros 800 rabinos huyeron de Judea. La “matanza de los inocentes” puede en parte estar basada en este hecho (los iniciados fueron en ocasiones llamados “inocentes” o “infantes”). Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el tema de un niño divino o semi-divino que es amenazado por un malvado Rey pagano es muy común en la mitología pagana.

De acuerdo a los Evangelios, Jesús fue crucificado. Sin embargo, Pablo y Pedro, quienes escribieron antes de que los evangelios fueran escritos, dicen que él fue “colgado en un árbol” (Gálatas 3:13; Cap. 5:30, 10:39). Del Jesús del Talmud se dice que fue apedreado y colgado de un árbol (de acuerdo con la Ley judía). La crucifixión de Jesús es También, por supuesto, simbólica. Los cristianos representan el sol espiritual cuyo emblema es el sol físico) y el ser espiritual de cada individuo. La cruz representa la intersección de la eclíptica y el ecuador celestial, y también la interdependencia del espíritu (la barra vertical) y la materia (la horizontal). Justo cuando el sol “renace” en el equinoccio de primavera, cuando cruza el ecuador celeste y empieza su viaje hacia el Norte a lo largo de la eclíptica, de modo que el objetivo de la iniciación es finalizar la “crucifixión” del más alto ser en el mundo material y provocar un segundo nacimiento espiritual en el cual la naturaleza más baja es transmutada y unida con la más alta. Durante las pruebas de iniciación los candidatos frecuentemente se colocan en un lecho en forma de cruz.

El tema del ser divino o semi divino que es sacrificado en un árbol, poste o cruz y después resucitado se encuentra frecuentemente en la mitología pagana. Por ejemplo, en el

equinoccio de primavera, los paganos del Norte de Israel celebrarían la muerte y resurrección del virginalmente nacido Tammuz-Osiris. En Asia Menor (donde las primeras iglesias cristianas se establecieron) una celebración similar se llevó a cabo por el virginalmente nacido Attis, quien fue mostrado muriendo en un árbol, enterrado en una cueva y resucitado al tercer día. 25

JESÚS DE NAZARETH

El nombre hebreo para los cristianos ha sido siempre notzrim, y a pesar de que los cristianos modernos afirman que el cristianismo empezó en el siglo I de Nuestra Era, los cristianos del siglo I en Israel se consideraban a sí mismos como una continuación del movimiento notzri, el cual ya existía desde hacía casi 150 años. 26 En la tradición rabínica, Jeshu ben Pandera es llamado también Jeshu ha-Notzri (Jesús el Nazar). El equivalente griego de notzri es nazoraios (o nazaraios/naziraios). La raíz de esta palabra es “mantenerse uno mismo separado” – una indicación de la naturaleza ascética de esta secta. Los primeros cristianos llegaron a la conclusión de que nazoraios (según sea el caso traducido como Nazar/Nazarite, Nazorean o Nazareno), significa a una persona de Nazareth y por lo tanto se asumió que Jesús vivía en Nazareth. Sin embargo, el hebreo original para Nazareth es Natzrat y una persona de Nazareth es un Natzrati. La expresión “Jesús de Nazareth” es por lo tanto una traducción errónea de “Jeshu ha-Notzri”.

En el tiempo en que surgió el cristianismo, el Medio Oriente era el escenario de una gran diversidad religiosa como se ha confirmado en las escrituras de Nag Hammadi y los Manuscritos del Mar Muerto. Muchas de las diferentes sectaspor ejemplo los escenios, terapeutas (literalmente “sanadores”), nazars, nabatheans, ebionitas y gnósticosestaban interrelacionados muy de cerca y son frecuentemente difíciles de distinguir. Como H. P. Blavatsky dice, “todos ellos eran, con muy pequeñas diferencias, seguidores de los antiguos místicos teúrgicos”. 27 Varios expertos

6

han señalado las similitudes entre las tradiciones religiosas orientales (especialmente Budismo y Brahmanismo) y las ideas de los escenios, nazarios y gnósticos. Al tiempo que el Gnosticismo floreció (80-200 de Nuestra Era) se abrieron rutas comerciales entre el mundo greco-romano y el lejano oriente, los Buddhistas estuvieron en contacto con los gnósticos en el sur de la India, y por generaciones misioneros buddhistas hicieron proselitismo en Alejandría y por dondequiera en el Medio Oriente. 28

De acuerdo con Blavatsky, los escenios fueron “los convertidos de los misioneros buddhistas que habían invadido Egipto, Grecia, e incluso Judea en ese tiempo, desde el reinado de Asoka” (mediados del siglo III antes de Nuestra Era). 29 Blavatsky señala que a pesar de que Jesús fue pupilo de los escenios, no fue un escenio estricto y estuvo en desacuerdo con sus primeros maestros en cuestiones de observancia formal.

El reformador Nazareno, tras haber sido educado por los moradores del desierto [los escenios] e Iniciado en los Misterios, prefirió la vida libre e independiente de un nazaria errante, y tan separado o inazarenizado de ellos estaba que se convirtió en un terapeuta viajero, un nazaria, un sanador. 30

Blavatsky describe a los nazarios como “una clase de caldeos iniciados” y “gnósticos kabalísticos”. 31 Con respecto a la misión de Jesús escribe:

El propósito de Jesús fue evidentemente como aquel de Gautama-Buddha, beneficiar a la humanidad produciendo una reforma religiosa que debería darle

una religión de ética pura

inmenso y generoso amor por la humanidad, considera injusto privar a la mayoría de los resultados del conocimiento adquirido por la minoría. De acuerdo con sus predicaciones resulta la unidad de un Dios espiritual cuyo templo está dentro de cada uno de

su

En

7

nosotros, y en quien vivimos como Él vive en nosotrosen espíritu. 32

Los mandeanos afirmaban que Jesús era un Nebu, el falso Mesías y el destructor de la vieja religión Ortodoxa, mientras que otros opositores decían que él fue el fundador de una nueva secta de los nazarios. La palabra hebrea naba significa “hablar por inspiración”, y Nebo es el dios de la sabiduría y también el planeta Mercurio. Los hindúes llaman a este planeta Budha (“hombre sabio”) y está conectado muy de cerca con el Buddha (“el iluminado”). De manera similar, los talmudistas sostienen que Jesús fue inspirado por el genio o regente de Mercurio. 33 De acuerdo con la tradición teosófica moderna, hay un íntimo lazo entre Jesús y Buddha, conectado con el rango de Jesús como un avatara.

JESÚS COMO AVATARA

El término avatara significa “descenso “ de un ser divino que eclipsa y trabaja a través de un vehículo humano. El maestro K.H. señaló que el hombre Jeshu era un mortal como cualquiera de nosotros, un adepto más por su inherente pureza e ignorancia del verdadero Mal que por lo que había aprendido con los rabinos iniciados y de los ya decadentes (en ese período) hierofantes y sacerdotes egipcios. 34 Jesús era un chrestos (bueno y santo) y se convirtió en cristos (ungido, glorificado) sólo cuando el poder celestial comenzó a trabajar a través de él. Como explica Blavatsky:

Los teósofos occidentales aceptan al Cristos, como lo hicieron los gnósticos en las centurias que precedieron al cristianismo, como los vedantines a su Krishna: ellos distinguen el hombre corpóreo del Principio divino que, en el caso del Avatara, lo anima. 35

Para hacer un avatara completo, un tercer elemento es necesario: el cuerpo físico-astral y la entidad divina-espiritual que debe estar ligada por un aparato psicológico provisto por un maestro de sabiduría con el rango de un

buddha. Blavatsky y Purucker indican que en el caso de Jesús, fue el adepto conocido en su última encarnación como Gautama Buddha el que proveyó ese lazo. 36 Cuando Buddha alcanzó la iluminación, se dice que su sí espiritual entró en estado de nirvana, mientras que su sí intermedio, el bodhisattva, se quedó después de su muerte en la atmósfera etérea de la tierra como un nirmanakaya para que pudiera continuar ayudando la evolución humana. 37

Purucker explica que los avataras son seres humanos de extraordinarios poderes espirituales e intelectuales que encarnan un rayo divino y quienes no tienen karma humano porque no son reencarnaciones de un alma humana ordinaria que evoluciona en esta tierra. Son creados por un acto de magia blanca en ciclos puntuales de la historia humana con el propósito de introducir la influencia espiritual de un ser divino en los asuntos humanos. 38 El niño escogido, aún antes de que nazca, es eclipsado por el alma del Buddha, quien observa y fortalece su cuerpo hasta que pueda recibir la encarnación completa de los poderes espirituales e intelectuales del Buddha. Un poco más tarde, frecuentemente cuando el cuerpo prestado ha alcanzado la edad adulta, el alma del Buddha se levanta a través del éter y se enlaza con la divinidad que espera, y desde ese instante, que usualmente es durante la iniciación en el tiempo del solsticio de invierno, el avatara existe como una entidad completa y va a hacer su trabajo. 39 Purucker escribe:

Un avatara normalmente sucede en nuestro mundo cuando una divinidad está pasando por una iniciación y un ser humano le provee el vehículo para permitir que descienda a lo que es un inframundo para las esferas divinas. Cuando un ser divino pasa por una iniciación correspondiente, el hombre desciende al inframundo donde un residente coopera prestándole su vehículo de conciencia pensante para permitir que la mónada humana se manifieste y trabaje allí. 40

8

El Jesús del evangelio parece ser una personalidad parchada, parte mítica y parte basada en un número de personalidades históricas, incluyendo al Jeshu del Talmud. Por lo que respecta al Jesús avatara mencionado en la tradición teosófica, Purucker señala que no existe prueba exotérica de que esa figura haya vivido y enseñado. 41 Se dice que nació alrededor del año 107 Antes de Nuestra Era 42 y Blavatsky cita un oscuro pasaje de un “trabajo secreto” que podría ser interpretado en el sentido de que murió cuando tenía 33 años (es decir, en 75-74 antes de Nuestra Era). 43

En el Talmud se dice que Balaam (que significa “destructor o corruptor de la gente”) – el que a veces denota a Jeshu murió cuando tenía 33 años. El Jeshu Toldoth indica que Jeshu sobrevivió a Janeo, quien murió entre los años 79-76 antes de Nuestra Era. Fue sucedido por su esposa, Salomé, quien reinó por unos nueve años y, en contraste con su esposo, fue favorable a los Fariseos. Pudo haber sido que hasta después de la muerte de Janeo, tanto Joshua ben Perachiah como Jeshu, regresaron a Judea. 44

El Nuevo Testamento no indica qué edad tenía Jesús cuando murió, aunque se dice que empezó su ministerio a la edad de 30. Algunos de los primeros cristianos sostienen que su ministerio duró un año. El padre de la iglesia Ireneo desmiente lo anterior y asienta que el ministerio de Jesús duró 20 años. La opinión compartida por los cristianos hoy en día es que su misión fue de 3 años, y que fue crucificado a los 33. 45

En la literatura teosófica se dice que Jesús ha sido el avatara de la Era de Piscis, la era que se está cerrando ahora para entrar en la de Acuario. 46 Significativamente la historia de Jesús contiene una gran cantidad de imaginería relacionada con el pez. A los apóstoles se les conocía como “pescadores de hombres”. Los primeros cristianos se llamaban a sí mismos “pececitos” y usaban la palabra griega ichthys (“pez”) como código de Jesús, y era vista como un acrónimo de ‘Jesús Cristo, hijo de Dios, Salvador’. En el Evangelio de Juan, Jesús

milagrosamente ayuda a sus discípulos a desembarcar una gran captura de 153 pescados. 153 es un número sagrado asociado con la vesica piscis, o “barco de pescados” , un antiguo símbolo pitagórico usado por los primeros cristianos para representar su fe. 47

por los primeros cristianos para representar su fe. 4 7 Figura 1. Dos círculos simbolizando espíritu

Figura 1. Dos círculos simbolizando espíritu y materia se juntan en un matrimonio sagrado. Cuando la circunferencia de uno toca el centro de la otra generan la forma del pez como la vesica piscis. La relación de altura a grosor en esta figura es de 153:265, y se conoce como la “medida del pez”. Es un poderoso instrumento matemático, siendo la aproximación del número entero más cercano a la raíz cuadrada de tres y la proporción que controla el triángulo equilátero.

Purucker dice que ‘Jesús’ vino en el tiempo de un ciclo descendente para sembrar por lo menos algunas semillas de luz espiritual, antes de un tiempo que iba a ser espiritualmente oscuro. Su misión rápidamente se convirtió en un fracaso porque el tiempo cíclico de un avatara se había cumplido, todo estaba trabajando en contra de las fuerzas espirituales para las que él abrió el camino, y en menos de cien años las enseñanzas que dejó tras de sí se habían degenerado. 48 Por ejemplo, las doctrinas de reencarnación y karma fueron reemplazadas por el dogma injusto e irracional de que creer en Jesús es suficiente para absolvernos de nuestros pecados y asegurarnos una eternidad de deleite celestial, mientras que los no creyentes sufrirán el tormento eterno del infierno.

‘Cristo’ hace referencia mucho más que a un solo hombre. En su Carta a los Colosenses (1:25-8), Pablo se describe a sí mismo como designado para la tarea de anunciar ‘el secreto escondido durante largas edades y a través de muchas generaciones’: ‘El secreto es este:

Cristo en ti’. Como han señalado Timothy

9

Freke y Peter Gandy, este ‘es el misticismo perenne del gnosticismo y los Misterios Paganos que dentro de cada uno de nosotros está el Alma del Universo Uno, el Logos, el Daemon Universal, la Mente de Dios’. 49 El propósito de nuestro peregrinar evolutivo es traer este cristo interno o naturaleza buddhica a su total expresión en el curso de innumerables vidas. Como lo dice Blavatsky:

Cristo el verdadero Salvador esotérico no es un hombre sino el PRINCIPIO DIVINO en cada Ser humano. Aquel que lucha para resucitar al Espíritu crucificado en él por sus propias pasiones terrestres y escondido profundamente en el sepulcro de su carne pecadora, aquel que tiene la fuerza para retirar la piedra de la materia de la puerta de su propio santuario interno, el tiene al Cristo resucitado en sí. El ‘Hijo del Hombre’ no es hijo de la carne de mujer esclava sino de mujer libre el espíritu, el hijo de las propias acciones del hombre y el fruto de su propia labor espiritual. 50

Blavatsky relata que estaba una vez en una gran cueva-templo en los Himalayas con su maestro tibetano, Morya. Habían allí muchas estatuas de adeptos y, apuntando a una de ellas, su maestro le dijo: “Este es a quien tu llamas Jesús. Lo tenemos como uno de los más grandes entre nosotros”. 51 La importancia de Jesús se realza en el siguiente pasaje:

Toda la parte civilizada de los paganos que conocían a Jesús lo honraban como un filósofo, un adepto a quien ponían en el mismo nivel de Pitágoras y Apolonio Como Dios encarnado no hay ningún registro de él en esta tierra capaz de resistir el examen crítico de la ciencia; como uno de los grandes reformadores, un inveterado enemigo de todo dogmatismo teológico, un perseguidor del fanatismo, un maestro de uno de los más sublimes códigos de ética, Jesús es una de las figuras más grandes y definidas en el panorama de la historia humana. Día a día

su Era puede retroceder más y más en las neblinas del pasado; y su teología basada en la fantasía humana y apoyada por insostenibles dogmas puede perder cada día más de su inmerecido prestigio: sólo la gran figura del filósofo y reformador moral en vez de hacerse más pálida se pronunciará más y se definirá más claramente a cada siglo. Reinará suprema y universal sólo hasta el día en que la humanidad no reconozca sino un padre el DESCONOCIDO UNO de arriba y un hermano- la humanidad entera de abajo.

52

REFERENCIAS

Jesús como ficción

1 Citado en G.A. Wells, The Jesús Mith, Chicago, IL.: Open Court, 1999, pp. ix-x.

Christianity’,

3 H.P.Blavatsky Collected Writings, Wheaton, IL:

Theosophical Publishing House, 1950-91, 9:225; ver también 8:373, 11:495. Ver H.J.Spierenburg (comp.), The New Testament Commentaries of H.P. Blavatsky, San Diego, CA: Point Loma Publications,

1987.

4 G. de Purucker, Studies in Occult Philosophy, Pasadena,CA:Theosophical University Press, 1973, p. 679; ver también Dialogues of G de Purucker, Pasadena,CA: Theosophical University Press, 1948, 2:425.

2

Ver

‘The

Origins

of

¿ Un Jesús histórico ?

5 Robert M. Price, Deconstructing Jesús, Amherst, NY: Prometheus Books, 2000, pp.15-16

Earl Doherty, The Jesús Puzzle: Did Christianity bejín with a Mythical Christ ?, Ottawa: Canadian Humanist Publications, 1999, pp. 26, 149, 294-5, 331 (http://www.magi.com/oblio/jesus).

6

7

The Jesús Myth, pp.102-3.

8 Deconstructing Jesus, p. 150; ver también The Jesus Puzzle, pp. 16-70, 173, 177-78, 197-98.

Hayyim ben Yehoshua, ‘Refuting Missionaries’, http://mama.indstate.edu/users/nizrael/jesusrefutati on.html.

10 Alvar Ellegard, Jesus:One hundred years before Christ, Woodstock, NY:Overlook, 1999.

9

11 Ver Earl Doherty’s review of Ellegard’s book and Ellegard’s reply, http://www.magi.com/- oblio/jesus/BkrvEll.htm.

12 Michael O.Wise, The First Messiah: Investigating the Savior before Christ, New York:Harper-San Francisco, 1999.

13 Deconstructing Jesús, 59.

Jesús en el Talmud

14 G.R.S. Mead, Did Jesus live 100 BC ?(1903), Kila, MT: Kessinger Publishing Company, n.d.

‘Refuting Missionaries: Christians for Moses, ‘Why we reject Jesus’, http://cfmbnainoach.freeyelloe.com/Why.html.

Stephen G. Wilson, Related Strangers: Jesús and Christians 70-170 C.E., Minneapolis, MN:Frotes, 1995, pp. 183-94; J. Klausner, Jesus of Nazareth:His Life, Times and Tesachings, London:George Allen &Unwin, 1947, pp.18-54; R. Travers Herford, Christianity in Talmud and Midrash, London:Williams & Norgate, 1903, pp. 35- 96; 344-60.

16

15

10

17 Timothy Freke and Peter Gandy, The Jesus Mysteries: Was the Original Jesús a Pagan God ? London: Thorsons, 2000, pp, 169-70, 192. (http://www.jesusmisteries.demon.co.uk); Doherty, The Jesús Puzzle, p. 204; Ellegard, pers.com., 19 Mayo 2000.

H.P. Blavatsky, Isis Unveiled (1877), Pasadena CA;Theosophical University Press, 1972, 2:201-2, 386: Blavatsky Collected Writings, 4, 361-2, 8:189; 380-2, 460.1; 9:224-6; G. de Purucker, World Wisdom in the Esotheric Tradition, San Diego, CA; Point Loma Publications, 1980, pp. 142-8; G. de Purucker, The Esotheric Tradition, Pasadena CA:

Theosophical University Press, 2nd ed., 1973, pp.

1088-90.

19 Isis Unveiled, 2:202.

20 Christianity in Talmud and Midrash, pp. 344-7; Related Strangers, p. 186; Refuting Missionaries’ 21 Did Jesús live 100 BC ?, pp. 414-19.

18

22

Ibid., pp. 127-33; 244, 281-3.

23 Ibid., pp. 388-412; Blavatsky Collected Writings, 4:361fn, 8:382fn. 24 Did Jesus live 100 BC ?, pp. 138-9; Acharya S., The Christ Conspiracy: The Greatest story ever told, Kempton, IL: Adventours Unlimited, 1999, p. 236 (http://www.truthbeknown.com): H.P. Blavatsky, The Secret Doctrine (1888), Pasadena, CA.:

Theosophical University Press, 1977, 2:504fn.

25

‘Refuting missionaries’.

Jesús de Nazaret

26 ‘Refuting missionaries’.
27

Isis Unveiled.

28 Elaine Pagels, The Gnostic Gospels, New York:Vintage, 1981, pp. xx-xxi; The Christ Conspiracy, pp. 110-1, 322-3.

29 Isis Unveiled, 2:132; 42, 491: Blavatsky Collected Writings, 9:137.

30

Isis Unveiled, 2:144.

31 Blavatsky Collected Writings, 14:123, 150.
32

33 Ibid., 2:132; Blavatsky Collected Writings, 14:395.

Isis Unveiled, 2:133,561.

Jesús como avatara

The Mahatma Letters to A.P.

Sinnett, Pasadena, CA: Theosophical University Press, 2ª. Edición., 1975, p. 344.

34 A.T. Baker (comp

),

35

Blavatsky Collected Writings, 8:374.

36 Ibid., 14, 396; G. de Purucker, Fundamentals of the Esotheric Philosophy, Pasadena, CA:

Theosophical University Press, 2ª. Edición, 1979, p.3 20; G. de Purucker, Fountain-Source of Occultism, Pasadena, CA: Theosophical University

Press, 1974, pp. 484,496,522. 37 Blavatsky Collected Writings,14, 388-99; Fountain-Source of Occultis, pp.521-8.

38 The Esotheric Tradiition, pp. 990-4; Fountain- Source of Occultism, pp. 484-6.

Dialogues of G. de Purucker, 2:314; Fountain- Source of Occultism, pp. 495-6

39

40

Ibid., p.499.

41 Studies in Occult Philosophy, p. 64.

42 Letter from H.P.Blavatsky to W.Q.Judge, 23 Feb. 1887; Studies in Occult Philosophy, p. 427.

Blavatsky Collected Writings, 14:404-5. Se dice también que Shankarachayra, el gran maestro vedanta de la India, fue eclipsado por el Buddha. Nacido en 510 antes de Nuestra Era, escogió morir a sus 33 años. Un comentario explica que: “A cualquier edad que uno deje su cuerpo por libre

43

voluntad, a esa misma edad se le hará morir en su siguiente encarnación contra su voluntad.

Did Jesus Live 100 B.C. ? , pp. 140-1, 188, 199-

201.

45 Word Wisdom in Esotheric Tradition, pp. 131-32

46 The Esotheric Tradition, p. 1058fn; Fountain- Source of Occultism, p. 680.

David Fideler, Jesús Christ, Sun of God:Ancient Cosmology and Early Christinas Symbolism, Wheaton, Il.Quest Books, 1993, pp. 161-2; The Jesus Mysteries, pp. 48-9.

48 Dialogues of G. de Purucker, 2:213-5; 217-8; Fundamentals of the Esoteric Philosophy, pp.485-7.

47

44

49 The Jesús Mysteries, p.205.
50

51 Ibid., 8:402. 52 Isis Unveiled, 2:150-1.

Blavatsky Collected Writings, 8:173.

8:402. 5 2 Isis Unveiled , 2:150-1. Blavatsky Collected Writings, 8:173. 11 e-mail: fundacionblavatsky@yahoo.com

11

e-mail: fundacionblavatsky@yahoo.com