Está en la página 1de 1

Pasaron siete aos Y tu voz de leyenda Se agiganta en mis manos.

Recorr tus caminos Y el perfume de tus pasos Empapa mi piel.

Bes las montaas Y en esos jardines de frutos encontr la huella de tu arado.