P. 1
Agorafobia y panico

Agorafobia y panico

|Views: 1.814|Likes:
Publicado porRequienocturno

More info:

Published by: Requienocturno on Aug 25, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/29/2013

pdf

text

original

El DSM-IV distingue dos tipos de agorafobia en función de la existencia o no de una historia
de trastorno de pánico: el trastorno de pánico con agorafobia (véase la tabla 1) y la agorafobia
sin historia de trastorno de pánico
(véase la tabla 2). En este último, a diferencia del primero,
no hay una historia de ataques de pánico inesperados recurrentes (dos o más) y la evitación agora-
fóbica se basa no en el miedo a tener un ataque de pánico, sino en el miedo a la ocurrencia de
síntomas repentinos similares a los del pánico que sean incapacitantes o extremadamente embara-
zosos. Estos síntomas pueden ser los mismos que los del ataque de pánico u otros como caída o
pérdida de control de esfínteres. Existe además en el DSM-IV la categoría de trastorno de páni-
co sin agorafobia
.

En contraste con el DSM-IV, la décima versión de la Clasificación Internacional de Enferme-
dades (CIE-10) de la Organización Mundial de la Salud (1992, 1994/2000) separa agorafobia sin
trastorno de pánico
, agorafobia con trastorno de pánico y trastorno de pánico, y considera al
trastorno fóbico como el trastorno principal y a las crisis de pánico como indicadoras de la grave-
dad del mismo. Es decir, la fobia tiene preferencia diagnóstica sobre las crisis de pánico, las cua-
les pueden dar lugar a un diagnóstico adicional o secundario de trastorno de pánico si se cumplen
los criterios de este. De este modo, se evitan dos problemas: la sobrevaloración de los ataques de
pánico y la subestimación del síndrome agorafóbico.

Los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 para la agorafobia difieren de los
del DSM-IV. Los criterios de la CIE-10 exigen la presencia de temor o evitación marcados y con-
sistentes de por lo menos dos de las siguientes situaciones: multitudes, lugares públicos, viajar
solo y viajar lejos de casa. Además, la CIE-10 también requiere: a) la presencia simultánea de
como mínimo 2 síntomas de ansiedad (de la lista de 14 síntomas de pánico que contempla) en al
menos una ocasión, b) que al menos uno de estos síntomas sea palpitaciones o taquicardia, sudo-
ración, temblores o boca seca, y c) que los síntomas de ansiedad se limiten a, o predominen en, las
situaciones temidas o al pensar en ellas. Finalmente, la CIE-10 requiere que el miedo o la evita-
ción no sea consecuencia de ideas delirantes, alucinaciones, trastorno mental orgánico, trastornos
del humor o creencias culturales.

Los Criterios Diagnósticos de Investigación de la CIE-10 para el trastorno de pánico son
diferentes de los del DSM-IV en algunos aspectos. Para empezar, los síntomas de los ataques de
pánico coinciden en ambos casos, excepto en que la CIE-10: a) la dificultad para respirar y la sen-
sación de ahogo son considerados síntomas diferentes, b) desaparece la sensación de atraganta-
miento, c) se incluye un síntoma adicional: boca seca, y d) a la sensación de perder el control o de
“volverse loco” se añade la sensación de perder el conocimiento. Además, la CIE-10 exige que
por lo menos uno de los síntomas corresponda a palpitaciones o taquicardia, sudoración, temblo-
res o boca seca. A su vez, la CIE-10 requiere la aparición de como mínimo 4 ataques en un perío-
do de 4 semanas. Asimismo, la CIE-10 excluye el diagnóstico de trastorno de pánico si los ata-
ques son debidos a esquizofrenia, trastornos del estado de ánimo, trastorno mental orgánico o
trastorno somatomorfos.

Conviene señalar que el grado de concordancia entre ambos sistemas (DSM-IV y CIE-10)
es sólo moderado
. En el estudio de Andrews, Slade y Peters (1999), sólo el 66% de los casos con
un diagnóstico de trastorno de pánico con agorafobia según uno de estos sistemas tuvo un dia-
gnóstico igual en ambos sistemas. El porcentaje en el caso del trastorno de pánico sin agorafobia
fue el 56% y en el caso de la agorafobia sin historia de trastorno de pánico el 45%.

Andrew y Slade (2002) proponen ver al trastorno de pánico sin agorafobia, a la agorafobia sin
historia de trastorno de pánico y al trastorno de pánico con agorafobia como tres trastornos rela-

Agora - 10

05/12/2005

cionados que difieren en el predominio del pánico y la evitación. Los dos primeros son igual de
incapacitantes y presentan una comorbilidad similar, mientras que el último es el trastorno más
grave y el que presenta mayor comorbilidad e incapacitación. Los agorafóbicos sin historia de
trastorno de pánico son los que menos ayuda buscan de estos tres grupos por parte de los profe-
sionales de la salud mental.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->