P. 1
TX T2 Brown

TX T2 Brown

|Views: 12|Likes:

More info:

Published by: Jaume Estarlich Guiu on Nov 04, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/09/2014

pdf

text

original

Resumen de texto: Antropología Social I (Tema 2

)

“Relativismo cultural 2.0” (Michael F. Brown)

01. Introducción. Es común en otros campos argumentar contra el relativismo cultural. Sin embargo, no acaba de ser repudiado por completo. Un rasgo llamativo de las críticas al relativismo es que sus valoraciones se basan en la antropología de los años cuarenta y cincuenta (en particular en el trabajo de M.J. Herskovits). Pero la antropología actual poco tiene que ver con aquella. El objetivo del artículo es revistar la historia del relativismo cultural clásico con la intención de documentar su progresiva modificación y, tras sopesar un abandono del relativismo cultural, acaba proponiendo una versión corregida y defendible consistente con la antropología contemporánea. 02. Ascenso y declive del relativismo cultural clásico. Franz Boas redirigió la antropología en un sentido distinto al de los enfoques evolucionistas previos, y profundizó en la noción de Tylor de que la cultura es un sistema integrado de comportamientos, significados y disposiciones psicológicas. Dejó así abonado el terreno para el florecimiento del relativismo cultural clásico en sus discípulos (Ruth Benedict, Margaret Mead y Melville Herskovits). Tal y como lo formularon los boasianos, el relativismo cultural incluye varios axiomas: a) Cada cultura constituye un mundo social total que se reproduce a sí mismo a través de la enculturación (transmitiendo entre generaciones valores, emociones, conductas). Tales prácticas y valores son asumidos por los miembros de una sociedad como los más satisfactorios (etnocentrismo). Puesto que las formas de comprensión también dependen de la enculturación, el etnógrafo debe interpretar una cultura desde su propia trama lógica interna, no desde una vara de medir universal. b) Complementando el principio de la coherencia cultural, insisten en que las culturas no pueden situarse en una escala evolutiva. Los antropólogos están obligados a mostrar tolerancia ante las prácticas de otros pueblos y a estimular esta tolerancia entre sus compatriotas. c) Algunos críticos han puesto de manifiesto cómo los relativistas se contradecían al someter a las instituciones y prácticas occidentales a críticas que hubieran considerado inaceptables de haber estado dirigidas a pueblos no occidentales. El relativismo cultural clásico tiene un sabor inequívocamente americano. Primero, se edificó sobre el concepto de cultura; segundo, tanto el legado estadounidense de esclavitud y segregación social como el desafía constante de asimilación de los inmigrantes dieron al relativismo una resonancia política de la que ha carecido en buena parte de Europa. 03. El relativismo cultural clásico y los derechos humanos. Un momento clave en el debate fueron los reparos que la Asociación Americana de Antropología mostraron ante la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1947. Esta situación provocó que la antropología se identificara con el relativismo cultural y éste último con el rechazo de los derechos humanos universales. Goodale hace notar que algunas de las preocupaciones expresadas por los antropólogos eran legítimas (como el privilegio que la declaración hacía sobre los derechos individuales frente a los grupales). Con el tiempo, la antropología ha desplazado su postura, desde la recelosa desconfianza inicial a una activa adopción de los derechos humanos globales (activistas, diseñando políticas, etc.). En este proceso ha influido activamente el feminismo. Las antropólogas feministas barrieron la visión normativa

1

Sin embargo. compasión y justicia. ha marginalizado el estudio de la naturaleza humana como tal. Pero los principios morales que proponen los universalistas tienden a ser tan abstractos que resultan casi triviales. y sin embargo es lo que el antropólogo hace. Aquí hay implicados dos temas: por un lado. b) el reconocimiento de tendencias universales arroja luz sobre situaciones en las que pautas preprogramadas son conformadas por la cultura. 05. La que llama a la autoridad divina (las reglas morales vienen de Dios) no puede implicarnos como antropólogos. pero resulta accesible a todas las sociedades. sino “contextualismo” (Jarvie) o “situacionismo” (Tilley). En las últimas tres décadas. Otra crítica al relativismo es que al explicar el pensamiento y conducta humana en relación a culturas particulares. es decir. c) Relativismo moral: Entiende que los valores de cada pueblo son sui géneris y se autovalidan. este principio asume que la traducción de una cultura a otra es imposible. Sin embargo. en un progreso moral ligado a una evolución cultural. El enfoque dialógico es complicado: implica imaginar la moral como un conjunto de principios en permanente proceso de definición y emergiendo de un consenso global. desafía la asunción de que el positivismo y el método científico tengan validez transcultural. negando un criterio universal de validación. hay varias alternativas. ambas propuestas han sufrido serios reveses en el terreno empírico: muchos rasgos de la cognición humana son universales (posiblemente basados en una estructura neural compartida). b) Relativismo cognitivo: Sostiene que los miembros de sociedades diferentes viven en mundos de conocimiento diferentes. Un desglose del relativismo cultural en sus partes componentes. La idea de la “moral dialógica” niega el modelo de culturas como mundos discretos para sustituirla por la de las sociedades como parte de una comunidad moral en expansión. 2 . las sociedades pueden exhibir modos de pensamiento radicalmente diferentes del nuestro. Una posición universalista más sofisticada propone la unidad psíquica de la humanidad como base de una moralidad común. la lógica científica puede haber surgido en occidente. desigualdades.de la cultura. intereses. Esto llevó a una mayor sensibilidad hacia los derechos de las minorías dentro de unidades sociales mayores. Lo que sí queda es un relativismo rebajado que limita la fácil invocación de los derechos humanos para justificar intervenciones externas y que sirve de contrapeso a la retórica “civilizadora”. Robert Edgerton niega la idea relativista de que todas las sociedades son exitosas por igual y analiza “sociedades enfermas”. los elementos principales del relativismo cultural clásico caen dentro de tres grandes categorías: a) Relativismo metodológico: Consiste en suspender el juicio hasta que una práctica o creencia haya podido ser comprendida en su contexto total. Naturaleza. Elvin Harch intenta juzgar la moralidad de las culturas en función de la medida en que promocionan el bienestar. negar el carácter absoluto de las diferencias entre grupos no supone declarar que todos somos lo mismo (relativistas y antirrelativistas tienden a intercambiar exageraciones). por otro. En lo relativo a los derechos humanos. Además. Frente al relativismo ético. cultura y universales. 04. Los antirrelativistas más resolutos insisten en que esto no es relativismo. concibiendo las sociedades más que como totalidades moralmente homogéneas. Nos lleva a pensar en la humanidad como dirigiéndose hacia una mayor igualdad. la antropología ha cambiado bastante. como lugares en pugna donde tienen cabida conflictos. defender la idea de derechos humanos universales supone admitir algunos principios cercanos a este nivel de generalidad. Donald E. Brown propone varios puntos a favor de universales: a) la investigacion comparativa ha demostrado que la plasticidad de prácticas y valores culturales tiene sus límites. En general.

Relativismo cultural 2. El relativismo cultural es un conjunto de ideas que merece la pena conservar no tanto como doctrina comprehensiva cuanto como “regla práctica” o herramienta intelectual. Los sistemas culturales son campos de acción y sentido moralmente cargados. Aunque las disposiciones sociales y psicológicas de los seres humanos son extremadamente plásticas. 5. Conclusiones: relativismo con razón. La vasta mayoría de las sociedades estables han sido capaces de proporcionar a sus miembros vidas satisfactorias. lo que no impide que prácticas particulares puedan ser valoradas como disfuncionales de cara al bienestar humano. Todas las sociedades poseen algún grado de diversidad interna. Una revisión corregida o revisionista podría mantener los elementos defendibles de la formulación clásica al tiempo que corrija los presupuestos ya abandonados por la mayor parte de los antropólogos. El relativismo cultural clásico tiene defectos significativos: tiende a exagerar la coherencia interna de las culturas particulares a la vez que sobredimensiona las diferencias entre sociedades. Las interacciones entre sistemas culturales tienen efectos complejos. 3. no lo son hasta el infinito. 2. que demuestran una considerable coherencia aún cuando no se trate de sistemas totalmente cerrados.0 1. Esa tendencia es difícil de trascender. 4. Además. La enculturación alimenta el convencimiento entre los miembros de una sociedad de que sus valores y prácticas son más satisfactorias que otras. subestima la posibilidad de trascender las culturas particulares y alimenta la hostilidad al análisis comparativo.Sería necesario alcanzar un equilibrio entre elementos comunes a la mayor parte de los sistemas culturales y aquéllos que vuelven distintivo a cada grupo. 6. 06. 3 .

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->