Está en la página 1de 31

Poesía popular

Cuando los juglares recitaban los cantares de


gesta, la gente pedía que repitieran los
fragmentos más interesantes. El pueblo los
aprendió y al repetirlos exclusivamente de
forma oral, fue cambiando su contenido.
En el siglo XV desapareció el gusto por los
cantares de gesta, pero se siguieron
recordando algunas partes de los mismos que
se convirtieron en romances.
Romance: poema formado por una serie indefinida de versos octosílabos, de
los cuales los versos pares riman en asonante y los impares quedan libres.
Cada uno de sus versos estaba dividido en dos partes o hemistiquios por una
pausa o cesura con una sola rima asonante.

Como la fórmula del romance gustaba mucho al público, los juglares


empezaron a componer otros en los que daban noticias, recogían leyendas
populares, etc.

Los romances tiene un lenguaje sencillo y sugerente. En muchas ocasiones,


los juglares dejaban la acción interrumpida para dar mayor misterio a sus
narraciones. Hasta el siglo XVI no se comenzaron a escribir los romances. A
causa de la transmisión oral de los romances a través de los siglos; es posible
encontrar varias versiones del mismo poema.
• Cantar de Gesta • Romance
Rey don Sancho, rey Rey don Sancho, rey
don Sancho, / no digas don Sancho,
que no te aviso; no digas que no te
que del cerco de aviso;
Zamora / un alevoso ha que del cerco de
salido; Zamora
Bellido Dolfos se llama, un alevoso ha salido;
/ hijo de Dolfos Bellido; Bellido Dolfos se llama,
si gran traidor es el hijo de Dolfos Bellido;
padre, / mayor traidor si gran traidor es el
es el hijo. padre,
mayor traidor es el hijo.
Clases de romances
Históricos
Tratan temas relacionados con la historia.

Fronterizos
Narran lo que pasaba en las fronteras o en las batallas fronterizas contra los
moros.

Legendarios
Están basados en leyendas populares.

Carolingios
Narran hazañas de héroes de la épica francesa.

Novelescos
Se basan en temas inventados.

Líricos
Expresan sentimientos del autor.
El romancero

Es la agrupación de todos los romances que se han escrito desde el


siglo XIV hasta nuestros días.

El romancero viejo
Está formado por todos los romances anónimos compuestos desde el
siglo XIV al siglo XVI.

El romancero nuevo
Está formado por todos los romances nuevos o artísticos escritos por
autores cultos y conocidos a partir de la segunda mitad del siglo XVI.
Romance lírico: "El prisionero"
Que por mayo era, por mayo,
cuando hace la calor,
cuando los trigos encañan
y están los campos en flor,
cuando canta la calandria
y responde el ruiseñor,
cuando los enamorados
van a servir al amor;
sino yo, triste, cuitado,
que vivo en esta prisión;
que no sé cuándo es de día
ni cuándo las noches son,
sino por una avecilla
que me canta al albor.
Matómela un ballestero;
déle Dios mal galardón.
Las armas lleva abolladas,
EL REINO PERDIDO (Anónimo) que eran de gran pedrería:la
espada lleva hecha sierra
Las huestes de don Rodrigo de los golpes que tenía:
desmayaban y huían el almete de abollado
cuando en la octava batalla en la cabeza se hundía:
sus enemigos vencían. la cara llevaba hinchada
Rodrigo deja sus tiendas del trabajo que sufría.
y del real se salía,
solo va el desventurado, ¡Desdichada fue la hora,
sin ninguna compañía: desdichado fue aquel día
el caballo de cansado en que nací y heredé
ya moverse no podía, la tan grande señoría,
camina por donde quiere pues lo había de perder
que no le estorba la vía. todo junto y en un día!
El Rey va tan desmayado ¡Oh muerte!, ¿por qué no
que sentido no tenía: vienes
muerto va de sed y hambre, y llevas esta alma mía
de verle era gran mancilla: de aqueste cuerpo mezquino,
iba tan tinto de sangre pues se te agradecería?"
que una brasa parecía.
Cómo llega el Romance a Chile

• En el año 1536, con la llegada de Diego de Almagro a Chile, entre


soldados y aventureros vienen varios juglares de la península. En
sus momentos de descanso, en soledad, alegres con sus sueños de
riqueza o tristes, por la lejanía de la España, fueron dejando sus
cantos.
• Cantaron historias de gestas y de amor, las que irían
traspasándose de generación en generación a través de la
transmisión oral. Tanto se arraigaron estos romances en el pueblo
chileno que todavía nuestros abuelos hablan de reyes, castillos
encantados, doncellas prisioneras en torreones, y dragones
fantásticos (culebrones alados); todos estos, personajes de la
tradición europea.
• Por esta entrega, conservada hasta hoy, es que hay romances
de esa época que han sido encontrados en Europa y en Chile,
teniendo una diferencia muy ínfima.
Romance del conde Olinos (España) La reina lo estaba oyendo
desde su palacio real,
Madrugaba el conde Olinos - Mira hija como canta
mañanita de San Juan, la sirena de la mar.
a dar agua a su caballo - No es la sirenita madre
a las orillas del mar. que esa tiene otro cantar,
Mientras el caballo bebe es la voz del Conde Olinos
canta un hermoso cantar, que me canta a mí un cantar.
las aves que van volando - Si es la voz del Conde Olinos
se paraban a escuchar. yo le mandaré matar,
que para casar contigo
- Bebe mi caballo bebe
le falta la sangre real.
dios te me libre del mal, - No le mande matar madre
de los vientos, de la tierra, no le mande usted matar,
y de las furias del mar. que si mata al Conde Olinos
a mi la muerte me da.
Guardias mandaba la
reina al Conde Olinos
buscar,
- Que le maten a lanzadas
y echen su cuerpo a la mar.
La infantina con gran pena
no dejaba de llorar,
él murió a la medianoche
y ella a los gallos cantar.
A ella como hija de reyes
la entierran en el altar,
a él como hijo de conde
cuatro pasos más atrás.
Tonada del Conde Lino. La reina lo estaba oyendo
(Chile) desde su balcón real.
- Oye hija como canta
Madrugaba el Conde Lino la sirena de la mar.
mañanita de San Juan, - No es la sirenita madre
lleva el Conde su caballo ese es otro cantar,
a las orillas del mar. este es mi enamorado
Mientras el caballo bebe que ya me viene a buscar.
cantando lindo cantar - Si este es tu enamorado
- Dios te libre de los males la muerte le voy a dar.
y de las furias del mar. Si das muerte al Conde Lino
Mucha cebada te he dado yo viva no he de quedar.
pero más te voy a dar - Soy la reina de este reino
si me llevas esta noche y yo lo voy a ordenar;
donde mi doncella está.
¡Guardias detengan a ese
por amar doncella real!
La doncella con gran pena
no dejaba de llorar,
a la mañana siguiente
por los dos doblando
están.
A ella como hija de reina
la entierran en el altar,
a él como hijo de conde
un trechito más atrás.
El siguiente romance chileno, fue recopilado por Violeta Parra de don Isaías Angulo, de
Puente Alto, Provincia Cordillera de Santiago de Chile(*2).

- Tengo que hacer una entrega,


La lechera. me están faltando las manos.
- No porque yo sea lechera Estas fueron las palabras
y no tengo más amparo que contestó el hacendado.
que el calorcito ‘e la noche Sin embargo la lechera
cuando yo la estoy sacando, por no perder su trabajo
voy a entregarle la vida empezó a ordeñar la “pinta”
que poca me va quedando; con los ojos entelados.
no porque es suya la tierra, Pero al manear la “clavela”
todo lo que estoy mirando. Cayó muerta en el establo.
¡Pero patrón si hoy no puedo Dicen que el patrón pa’l pueblo
ir por mis pies al establo! arrancó muy asustado.
Me está dando vuelta el mundo Para todos los que me oyen
y casi me estoy quemando. cogollo de enredadera,
aquí les conté la historia
de esta valiente lechera.
Del romance a la décima: canto a lo
humano y lo divino
Primera cuarteta:
Pienso en tu cuerpo, lo bello;
en tu risa, en tu alegría;
en tu mirada tardía,
en tus pechos, tus cabellos.
Puente Unificador:
Pienso en ti y en todo aquello
que deja tu dicha abierta.
Segunda cuarteta:
Abres ventanas y puertas
con el amor que propones,
en todas tus intenciones
hay una lucha despierta.
Tenemos dos cuartetas abrazadas (ABBA y
CDDC) más un puente unificador (ac). Al
juntar ambas cuartetas con el puente unificador,
obtendremos una décima, que se
compone de diez versos octosílabos que riman:
ABBA AC CDDC.
En Chile las décimas pueden asumir diversas
estructuras, con o sin pie forzado.
Mientras yo siga cantando Hizo Dios con su poder
recorriendo mil caminos, al hombre de pelo en pecho,
a lo humano y lo divino y al verlo tan re’ mal hecho
tu semilla iré sembrando.
hizo al tiro a la mujer.
Me pongo a pensar en ti
y se me nubla la vista, Con su nuevo proceder
aún voy tras de tu pista... le quedó re’ contra güena,
...la que me dejaste aquí. y las hizo por docenas
Lo que contigo aprendí pa’ que Adán se cachetiara;
fresco lo estoy conservando,
y pa’ que no se hostigara
con esfuerzo cultivando
pa’ dar mejor mi mensaje; creó blancas y morenas.
y entregarte mi homenaje
mientras yo siga cantando.
Donde habrá como la madre Si la guagua se enfermó
que con tanto regocijo, la madre se desespera,
abraza a su tierno hijo y parte a toda carrera
con amor incomparable. a conseguirse un doctor.
Le damos tormento grande En la pena o el dolor
cuando ya la disgustamos, a nuestra madre clamamos,
y hasta a veces olvidamos
y después nos olvidamos
su cariño maternal;
de aquella que nos dio el ser;
tanto que nos sabe amar
tarde la hemos de querer
y tan mal que le pagamos.
y tan mal que le pagamos.
Las dos razones/Contrapunto
Tranca: De Errázuriz y Echeñíque chincol: para ganarse el
yo conocí su mejora, mastique y viviendo de
Chincol: cuando venía la aurora allegados;
en los terrenos del Huique. tranca: es la historia que ‘e
Tranca: En tierras Santacruzanas observado de Errázuriz y
hubo una pobre familia, Echeñíque.
chincol: su figura reconcilia
Chincol: Un día que anduve allí
trabajando de artesana.
conociendo ese terreno,
tranca: Comían guatita y pana
tranca: pensé estos rotos
con dos santos y un
repique, Chilenos son más picantes que
mí.
• J: A ti mulato Teguada • J: Habéis de saber Teguada
Yo te voy a preguntar
Saliendo Adán del paraíso Responde con energía
¿Adonde vino a parar? Por que balara la vaca
Estando recién parida.
T: Mi don Javier de la Rosa
Dígame si no fue así T: Mi don Javier de la Rosa
Del paraíso lo echo un ángel En prado, potrero o loma
Al huerto de Getsemani
Pregúntele a Salomón
J: No te demores Teguada Que el entiende su idioma
Adán y Eva se vieron
Desnudos y avergonzados J: Habéis de saber Teguada
Con que telas se cubrieron. Yo quiero saber también
Decidme por que motivo
T: Mi don Javier de la Rosa Pica el gallo la sartén.
Ni hallando piel de animal
De las hojas de la higuera
Hicieron su delantal. T: Mi don Javier de la Rosa
Si necesita Saberlo
El gallo la sartén pica
Por que no puede lamerlo.
J: yo te pregunto Teguada J: Contéstame ya Taguada
Si a tanta altura te subes Cuando al portal se allegaron
Me podría usted decir Al rendirle al homenaje
Donde se paran las nubes Que cariños le trajeron.

T: mi don Javier de la Rosa T: Mi don Javier de la Rosa


Le diré si usted no sabe El presente fue un tesoro
Por la permisión de Dios Lo que le llevaron fue
Se sujetan en el aire. Puro incienso, mirra y oro.

J: me contestaras mulato J: Taguada no te demores


Y aquí veras tu saber Que te voy a preguntar
Cuales son los cuatro hermanos Que reyerta fue la que hubo
Tres hombres y una mujer. Entre los hijos de Adán.

T: Mi don Javier de la Rosa T: Don Javier lo que pregunta


Le haré salir de porfía La respuesta esta en la mano
Son el sur, el puelche, el norte Caín a causa de la Envidia
La mujer la travesía. Le dio muerte a su hermano.

J: Me responderás Teguada J: Dime aquí mulato sabio


La pregunta que aquí te hago De Caín quiero saber
Ahora me has de decir A que palacio fue a dar
Cuantos son los reyes magos Cuando dio la muerte a Abel?.

T: Mi don Javier de la Rosa T: Mi don Javier de la Rosa


Le hago saber prestamente Fue a los montes con temor
Melchor, Gaspar, Baltasar Y su fin fue desdichado
Que vinieron del oriente. Pues lo mato un cazador.
• J: Taguada yo te pregunto T: Mi don Javier de la Rosa
Sabrá con quien se batió
Lo que al cristiano embelesa No le pregunto por santos
Cual es el árbol que da Por diablos pregunto yo.
Fruto de mayor grandeza.
J: habeis de saber Teguada
Que no es por tenerte miedo
J: Ya no supiste mulato Es por hallarme tan lejos
La respuesta es como digo Solo y en un país forastero.
El árbol que te pregunto T: Mi don Javier de la Rosa
Advierte de que es el trigo. Se lo digo con recato
Que se ha venido a encontrar
Con la horma de su zapato.
T: Quien es este payador
Que paya tan a lo oscuro J: Tu lo dices sin recato
Tráiganmelo para acá Y yo te lo digo en forma
Tu te has venido a encontrar
Lo pondré en lugar seguro. Con el zapato de tu horma.

J: Y este payador quien es T: Mi don Javier de la Rosa


Yo le voy a preguntar
Que viene desde tan lejos Y ahora me ha de decir
Si se allega para acá Cuantas onzas pesa el mar.
Le plantare el aparejo.
J: habéis de saber Teguada
Yo te voy a contestar
Dame luego una romana
Y te las voy a pesar.
Canto nuevo chileno
• Violeta Parra
• Víctor Jara
• Quilapayún
se ha paseado por mis venas
Volver a los diecisiete y hasta la dura cadena
después de vivir un siglo
es como descifrar signos con que nos ata el destino
sin ser sabio competente es como un día bendecido
volver a ser de repente que alumbra mi alma serena
tan frágil como un segundo
volver a sentir profundo Se va enredando, enredando,
como un niño frente a Dios, como en el muro la hiedra , y va
eso es lo que siento yo
en este instante fecundo
brotando, brotando como el
musguito en la piedra
Se va enredando enredando, como en como el mus guito en la piedra,
el muro la hiedra ay sí, sí, sí.
y va brotando, brotando como el
musguito en la piedra
como el musguito en la piedra, Lo que puede el sentimiento
ay sí, sí, sí. no lo ha podido el saber,
ni el mas claro proceder
Mi paso retrocedido, ni el más ancho pensamiento
cuando el de ustedes avanza todo lo cambia el momento
el arco de las alianzas
ha penetrado en mi nido colmado condescendiente,
con todo su colorido nos aleja dulcemente
de rencores y violencias
solo el amor con su ciencia
nos vuelve tan inocentes
Se va enredando, enredando, Se va enredando, enredando, como
en el muro la hiedra , y va
como en el muro la hiedra brotando, brotando como el mus
y va brotando, brotando como guito en la piedra como el mus
el mus guito en la piedra guito en la piedra, ay sí, sí, sí.
como el mus guito en la
piedra, ay sí, sí, sí. De par en par la ventana
se abrió como por encanto
El amor es torbellino entro el amor con su manto
de pureza original como una tibia mañana
y al son de su bella diana
hasta el feroz animal
hizo brotar el jazmín,
susurra su dulce trino, volando cual serafín
retiene a los peregrinos, al cielo le puso aretes
libera a los prisioneros, y mis años en diecisiete
el amor con sus esmeros, los convirtió el querubín
al viejo lo vuelve niño Se va enredando, enredando, como
y al malo solo el cariño en el muro la hiedra, y va brotando,
lo vuelve puro y sincero brotando como el mus guito en la
piedra como el musguito en la
piedra, ay sí, sí, sí.
La muralla Al corazón del amigo:
abre la muralla;
al veneno y al puñal:
cierra la muralla;
Para hacer esta muralla, al mirto y la yerbabuena:
tráiganme todas las manos abre la muralla;
los negros, sus manos negras al diente de la serpiente:
los blancos, sus blancas manos. cierra la muralla;
al corazón del amigo:
Una muralla que vaya abre la muralla;
desde la playa hasta el monte al ruiseñor en la flor…
desde el monte hasta la playa, Alcemos esta muralla
allá sobre el horizonte. juntando todas las manos;
los negros, sus manos negras
—¡Tun, tun! los blancos, sus blancas manos.
—¿Quién es?
—Una rosa y un clavel... Una muralla que vaya
—¡Abre la muralla! desde la playa hasta el monte
—¡Tun, tun! desde el monte hasta la playa,
allá sobre el horizonte.
—¿Quién es?
—El sable del coronel... Al corazón del amigo:
—¡Cierra la muralla! abre la muralla;
—¡Tun, tun! al veneno y al puñal:
—¿Quién es? cierra la muralla;
—La paloma y el laurel... al mirto y la yerbabuena:
—¡Abre la muralla! abre la muralla;
al diente de la serpiente:
—¡Tun, tun! cierra la muralla;
—¿Quién es? al corazón del amigo:
—El gusano y el ciempiés... abre la muralla;
—¡Cierra la muralla! al ruiseñor en la flor…ABRE LA MURALLA!

Intereses relacionados