Está en la página 1de 4

L PALANCAa

mujer.politica.cultura
con el apoyo de

/MONTSERRAT NICOLAS La Palanca /NATALIA FLORES Genero: Una Cuestión


De Tela /CAROLA CARRIZO Las Otras/JOSE IGNACIO STARK The Greatest /
JERRY JELDERS Para Entender La Mujer /CLAUDIA TORRES El Reflejo de Tus
Manos/ FREDDY IVAN VASQUEZ Manolito /PAMELA ALBARRACIN Fotos/

A ella no le importa, pues él, hombre complejo y distante en amores, dibujó en su vestido el mapa que le regresará el corazón...

No hay duda de que se nos ha olvidado que Se calcula que en 1900, 40% de los hogares se Tal como ahora, existía una cierta ambigüedad
hace más de 100 años atrás, las mujeres componían por solo mujeres y niños. Su generalizada acerca la doble identidad como
chilenas con gran valentía, desafiaron su lugar participación marginalizada y exigencias de ser mujeres y trabajadoras. En la actualidad, se le
político en la sociedad. Una cuestión que no respetadas se refleja claramente en los periódicos agrega miles de facetas en donde el tema de
fue fácil ya que sin derecho a voto y una La Alborada y luego, en La Palanca. La ‘género’ y todo lo que eso implica, se hace aún
situación social desastrosa, la mujer tenía que Alborada fue en 1905, el primer periódico de la más confuso. La intención de nuestra LA
derribar obstáculos con todas las herramientas prensa obrera chilena redactado por una mujer. PALANCA no es más que difundir las diferentes
con que se encontraba en el camino. Una de Fue distribuido bimensualmente en las ciudades miradas que existen en Chile, en torno de lo que
las armas que ellas mismas crearon, fue la principales, con pocas omisiones, hasta que cesó significa ‘ser mujer’.
prensa escrita. A finales del siglo 19, Chile de publicarse bruscamente en mayo de 1907
vivía momentos revoltosos. El legado de la cuando su directora Carmela Jería sufre un brutal
“Cuando las hijas del pueblo se encuentren
Guerra del Pacífico y el rápido crecimiento de asalto. Al año siguiente vio la luz otra
libres, por completo, de añejas preocupaciones,
los centros urbanos junto con la migración de "publicación feminista de propaganda
de torpes rutinas, entonces caminarán resueltas
los hombres del campo para participar en la emancipadora", La Palanca, que salió cinco
y serenas, protegidas por sus propias energías
producción salitrera, la expansión del veces como el órgano oficial de la Asociación de
intelectuales, a conquistar aquellos derechos
ferrocarril o actividades portuarias generó un Costureras de Santiago.Basicamente, fueron
que hasta hoy han sido monopolio exclusivo del
tipo de sociedad que obligaba a las mujeres espacios donde se intentaba construir una
hombre” Carmela Jeria, "Tras el bienestar", La Alborada
buscar trabajo en las ciudades. Las mujeres no variedad de interpretaciones sobre la opresión 1:17, segunda quincena Julio 1906, pág. 1
solo debían velar por la familia sino también femenina y entregando propuestas para la
incorporarse a las nacientes industrias textiles "emancipación" de la mujer, que reflejaban las “La mujer debe disponer de su cuerpo, que ella
y alimenticias. Está demás decir que pocas diversas lecturas del "feminismo” en aquel sólo tiene derecho de disponer, para ser madre
lograron un puesto estable y que se volcaron al entonces.Esther Valdés de Díaz -quien en agosto prudentemente, en la medida de sus fuerzas y de
servicio doméstico, la prostitución y la de 1906 había organizado una sociedad de sus medios económicos [sic], escogiendo el
lavandería, entre otras pegas mal resistencia para sus compañeras costureras, la que momento oportuno" Yedra, "Fecundidad, o procreación
remuneradas.Aunque la participación de las llegó a ser una de las organizaciones más grandes inconsciente", La Palanca 1:2 (Junio, 1908).
mujeres en la fuerza de trabajo asalariado de los grupos de trabajadoras de Santiago-
aumentó de forma drástica (en 1920 llegó a detallaba la naturaleza de las condiciones de
constituir la tercera parte de la población trabajo en los talleres, las relaciones entre jefes y Primer número. 2008. Circula con
empleadas y cómo respondía la Asociación en
económicamente activa), su aporte laboral no
defensa de sus miembros.
el diario EL CIUDADANO en Chile
se tradujo en un poder real.
¿Género, corte y confección?, si una pudiera ganarse cien pesos por cada vez que recibe el típico comentario al
/GENERO: comenzar una charla, conferencia o clases, puchas que sería millonaria, quizás las únicas personas que me ganarían
UNA serían quienes estudian derecho y deben aguantar hasta el cansancio que les contesten que si estudian para ser chuecos.
Pero si tanto les gusta la frase, quizás ya sería hora de comenzar a usarla, por quienes trabajamos desde la perspectiva
CUESTION DE del género. Al final, somos costureros y modistas de nuevas formas de relación entre hombres y mujeres, algo así como
TELA por actualizar un traje Dior viejo, gastado y vetusto. Y no es fácil, ya que convencer a la gallá de que las tradiciones son
meros estereotipos, y que las asignaciones de roles que cada cultura destina a hombres o a mujeres son variantes, es
Natalia Flores. como tratar de obligar a usar una falda en tonos pasteles en una temporada en que sólo se usa color tierra. Por que, para
ser sinceras a mi me tiene bien casada la tiranía de la moda europea, y por cierto la de la cultura hegemónica.
¿Quién dijo que era natural que a los niños se les educara a ser activos y a las niñas a estar ordenaditas en sus bancos del colegio? ¿quién estipuló que al
crecer ese niño debería se fuerte y no llorar por que no quedó en tal o cual trabajo? y ¿quién determinó que la ordenadita, se convertiría necesariamente en
madre, como el sueño más preciado de toda mujer, y bordaría en rosa durante la dulce espera? Puras construcciones culturales, impuestas por un sistema
que se beneficia de este “buen orden de las cosas”. El problema es que estas asignaciones, no traen necesariamente consigo el buen vivir ni el buen vestir,
estas repercuten en que las mujeres que nos desenvolvemos en el ámbito laboral, incluso en países modernos, ganemos alrededor de 20 % menos que los
hombres por igual función (aunque hay casos como en Chile que llegamos preciosamente al 35% de diferencia); que además estemos subrepresentadas en
los espacios del poder político, en nuestra región no alcanzamos ni el 25% en términos de participación, o que estemos cansadas, agobiadas, lateadas, por
dobles o triples jornadas. Algo así como que el vestidito de encajes en que nos encajaron a la fuerza nos está quedando chico El rollo es que para los
hombres, tampoco es que esté bien cortado el traje, como que les queda incomodo hoy en día, los constantes cambios de las mujeres, los han colocado en
un sitial para el que no fueron educados, como si a Givenchy le pidieran que diseñara para una tienda mayorista. Ellos que debían ser machos recios,
fuertes y peludos, se emocionan hasta con el comercial del jabón, ya no tiene princesa a la que salvar, ni es necesario que cual cromañon, traigan el
mastodonte a la mesa. Quizás ya es tiempo de comprender, de que necesitamos un nuevo guardarropa, que debemos tomar huincha de medir, tijeras, tizas
y sentarnos a diseñar en igualdad y equidad…pero por favor los padrones de moda, esos que usaron para el corte y confección de los antiguos ropajes,
dejémoslos en el bote de la basura.
Testmonio de la detenida Laura Roza Zelada el 26 de noviembre de 1903
“Dije al jefe de pesquisas i al señor Juez del crimen que hace más de 4 años que visto traje de varón y
que lo he adoptado: 1. para resguardar mejor mi honestidad de mujer y 2. para ganar más con que vivir.
Vestida de hombre soi más respetada y ningún hombre me solicita. Así puedo trabajar sin que nadie me
incomode o me fastidie. Vestida de mujer no podría vivir entre hombres ni trabajar tranquila en
cualquier lugar. El trabajo para las mujeres es escaso i mui mal renumerado. Preferí buscar en otro
horizonte los medios de satisfacer mis necesidades físicas sin perturbar mis tendencias espirituales”
E. Hutchison Labores propias de su sexo. Género, políticas y trabajo en Chile urbano. 1900-1930. LOM, 2006.

/LAS OTRAS por Dicen que las mujeres son poco solidarias con su género. Es que no basta con tener ovarios para considerarse parte de la
población femenina. Es inexacto que entre las féminas no haya complicidad y respaldo, pero eso se reserva para las que
Carola Carrizo. lo ameritan, porque – NO SE ENGAÑE – no es suficiente con sólo producir estrógeno y si vamos a ejercer la lealtad y
respeto entre nosotras, lo aplicaremos a quien no nos haga pasar vergüenza por pertenecer al género. Por lo tanto,
señoritas y señoras, si ustedes se identifican con alguna de estas conductas, no espere condescendencia o simpatía por
parte de todas las mujeres. Muchas de nosotras ya las hemos eliminado mentalmente de nuestro entorno, aunque ustedes
sigan insistiendo que existen.

1. La incontinente. Alguien le dijo a esta mujer que compartir hasta el último 5. La PEA (Población Económicamente Activa). Ella es como si nunca hubiera
sucio, triste, alegre o doloroso suceso de su vida con alguien que conoce por 48 visto a una mujer trabajando, pues cuando ingresa al mundo laboral, descubre
segundos es equivalente a crear lazos. Yo no tengo idea por qué, pero en lo que que trabajar agota. Entonces, se convierte en la “MÁS”: ella tiene más
va de este año ya me han tocado dos de este tipo. Lo penoso es que esperan problemas, trabaja más horas y así. Ni piensen en decirle algo como “yo también
que uno empatice, opine y les palmee la espalda luego de esta verborrea. Pues me levanto temprano”, porque ella te demostrará con gráficos, tablas Excel y
no, todo el tiempo uno se pregunta cuánto demorará el ascensor en llegar al piso Powerpoint, que ella sí que duerme poco. Por eso, la PEA se considera con todo
esperado para poder salir corriendo. el derecho a estar cansada todo el día y a ser una mujer estresada es sinónimo
de eficiencia. Piensa que trabajar la hace una persona más convincente, más
2. La novia. Tiene el vestido de novia en la cartera, en el bolsillo, como archivo seria y no duda en competir por ser la más exhausta a causa de su actividad. Se
de texto y su color preferido es el blanco. Su peor temor es que todas sus esfuerza tanto en ser una autoexplotada, que da un poco de pena contarle que
amigas y hermanas se casen antes que ella. Por eso, cuando le llegue el turno trabaja lo mismo que todo el resto de nosotros.
ya sabe cómo será su ramo y hasta el color de los manteles, ofreciendo frases
como “cuando tú te cases..” o la mejor: “yo sé que vas a encontrar a alguien”. 6. La despechada. Una lata. No puedo empatizar con una mujer que todo lo que
Porque sépanlo: después de pasar la etapa nupcial se sentirá como si hubiera habla – a quien conozca y a quien no - es sobre su ex, lo pésimo que era en la
hecho un doctorado que la convertirá en una mujer sabia y alejada de las cama, lo feo que es, lo avaro, sin clase y mil críticas más. Si el ex tiene pareja, se
costumbres de su “juventud”. No, ella será una señora respetable y con aproxima otra hora más de charla intrascendente y cargada de amargura
MARIDO, que es lo que importa. Un clásico en el apartado “pololas de amigos a tratando de pasar piola en el esfuerzo por demostrar lo bien que se encuentra sin
las que difícilmente hablaré y me odiará por siempre”. él. Sufriente, como si esto fuera un don. Ay…

3. La tarada. No necesita gran explicación y suele estar relacionada con la nº 3. 7. La sobria. No confío en nadie que no tome ni fume, sea hombre o mujer.
Si llegó a estudiar algo, fue algo fácil para terminarlo luego. Probablemente los Pero “la sobria” no sólo no toma, sino que es la que alza una ceja y dice: “van a
trabajos se los hacía el novio, la mamá u otr@s compañer@s. Si trabaja, es en pedir otro????” o bien “este es el segundo (tercero, cuarto, etc)” con un gesto de
lo primero que encontró y es posible que siga ahí a menos que la echen o se dé reproche bien disimulado como preocupación. En realidad, no le importa
cuenta que la explotación es mucha. Quizás llame a la pega si está lloviendo verdaderamente la integridad física de las bebedoras y eso la diferencia de las
para preguntar si hay que ir a trabajar y se encontrará guapísima y tan AMIGAS que no toman. Simplemente, se subió al pedestal de la moralidad y
distinguida por el traje dos piezas de uniforme que la obligan a ocupar. Mediocre buenas costumbres y nunca más supo cómo bajarse de ahí. Comentará con un
hasta la médula. NEXT! tufillo insidioso acerca del estado de tal o cual, dejando en evidencia que ella
jamás haría algo así. Sin dudas, la que más me gusta, porque uno siempre se
4. La apéndice. Nunca supo qué le gustaba hasta que conoció a su pareja. encuentra presente cuando la estandarte de la virtud da un paso en falso y se da
Entonces encontró su vocación, su religión, sus amistades e incluso, sus cuenta de que es humana. Como todas. Como todos.
preferencias sexuales. Eso sí, está convencida que es todo idea suya.
Pero no perdamos de vista el tema central, que es el rechazo que provoca en
Constantemente trata de persuadir verbalmente a todo quien se le cruce de lo
algunas que haya mujeres dispuestas a asumir el estereotipo detestable como
realizada e independiente que es, aunque cada vez que hace algo que agrada a propio. ¿Y por qué? ¿Quién nos nombró juezas de nuestras propias congéneres,
su pareja lo celebra como si hubiera descubierto la cura para el Sida, porque su ah? Y ahí llegamos al punto sensible: NADIE. Hace un rato que no nos interesa si
mayor temor es que él se dé cuenta de sus debilidades y la deje. Mientras tanto, se trata de un hombre o una mujer el individuo que comete el error garrafal de
trata de pasar por alto el hecho que a su media naranja poco le importa cuánto hacerse parte de alguna característica que provoca escozor. Nos tomamos con
humor cualquier salida de madre, mientras sea eso, una excepción. Pero no
le copie, siempre la verá como su rémora. Lo triste: todo el resto de la gente a meteremos las manos al fuego por una fémina sólo por serlo. No tenemos
quien trata de impresionar la ve de la misma manera. intocables. ¿Por qué? Porque no votamos por una mujer sólo por pertenecer al
mismo género, ni contratamos a alguien únicamente por tener útero. Así es, nos
gusta ser mujeres, pero más nos gusta ser personas y guardamos nuestras
energías para rodearnos y admirar a quienes dejan el cromosoma XX bien
puesto.
La PALANCA
mujer.politica.cultura
Editora General: Montserrat Nicolas
Director de EL CIUDADANO: Bruno Sommer

/THE GREATEST
por José Ignacio
Stark. Recién en 1877, el
F siempre está mal. Solo me
decreto
llama cuando lo está y yo, buena Amunategui
onda, me hago un tiempo establece que las
para ir a verla donde sea: al
departamento de su ex jalero, a
mujeres pueden
la casa patas arriba de su acceder a una
amiga D en Bellavista, a la educación
escuela de teatro donde – creo – universitaria.
estudia, o a un bar de
dudosa reputación en Brasil. Treinta años
Cuando me bajé de la micro en después, existen
la esquina de Macul, pensé en solo 20 mujeres
cuantas de las cosas que
me ha dicho en estos cinco años universitarias en el
son mentiras. Bien construídas, país de las
con una estructura 1.625.058 que lo
dramática bien armada y que
suenan consistentes. Tanto que,
habitan.
en estos seis -o sieteaños
desde que la conozco, me darían
material suficiente para hacer /Imagen por Pamela Albarracín.
una versión aún En la década de los 50, la
más lisérgica de Verano Universidad de Chile es la
Robado1.
A los diez minutos se me olvida, primera en abolir el tope
y me abre la reja del jardín su de 10% de mujeres en las
madre que, a pesar del carreras.
pelo, la barba y los años, todavía
se acuerda de mi. Subo al
segundo piso, abro una
puerta y veo a la misma e /PARA SABER DE LA MUJER por Jerry Jelders.
inocente F que conocí a sus
tiernos 16 jalándose una línea en Para saber de la mujer y conocer su estado actual, se
la pieza con dos amigos. En La Bella y la Bestia representa al ordinario cuento donde
necesita un poco de historia, pero no la real, sino en un viejo mal oliente, feo, peludo y con plata se quiere hacer
Provecho, es lo primero que me los cuentos. En ellos se reflejan grandes actitudes de una niña joven, ella nada de inocente sabe que le
brota, acordándome de esa vez sociales que hasta el presente están bien definidas. conviene esa relación, por ello se hace de rogar y cultiva una
en que me prometió – hace Estos relatos tienen una cuantas cosas ciertas sobre las relación de amor y odio - al ver este tipo de actitudes en las
algunos años, bajo el inmenso mujeres que en la medida de lo posible nos encamina mujeres pienso que son injustas- se les da todo para no
naranjo del patio de esta casa en quienes son: recibir nada, pero como todo en la vida se paga, el cambia
– que jamás la iba a ver dura o Blanca nieves: Este cuento ejemplifica a la mujer su estilo de vida, va al gimnasio, aprende a usar desodorante
como me solía narrar cada vez sacrificada, la que tiene que convivir con 7 enanos, y queda transformado en un viejo, feo, peludo por que tiene
que nos encontrábamos. hombres todos ellos según se relata, con caracteres e buen olor , ella convencida de que ahora si cumple con los
Llevaba un vestido negro que intereses distintos, he ahí a una fémina que tiene que requisitos , se casa con el. En resumen, ¿cuantas veces
dejaba casi todo al descubierto y atenderlos a todos, desvivirse por ellos, mandarlos vemos por la calle chicas buena moza, con hombres que han
en el ambiente se alimentados y bien vestidos a trabajar o al colegio, para sido transformadas por el amor el tiene hacia ella?
respiraba una extraña tensión luego quedarse en casa ordenando, ¿Cómo es La Bella Durmiente: este es el caso donde la mujer quiere
entre los dos invitados a esta recompensada en el peor momento de su vida?, con un conseguir al mejor pelmazo del pueblo, pero no cualquiera,
extraña convocatoria, la sarcófago de cristal despreocupándose de buscar un sino al típico vago, mal educado y que ofrece trfulca a todo
dueña de casa y yo. Puse mi antídoto, pero tuvo que llegar un desconocido para el mundo y gratis, ¿Quién en su sano juicio va a querer a un
despertar en ella nuevas pasiones y salvarla de la rutina, hombre que no hace nada?, pero para La Bella Durmiente lo
mejor cara, me reí de casi todo
mujeres como ella existen por montones, solo falta que importante es quien la venga a rescatar, debe saber montar a
lo que pude para acallar la alguien se ponga mallas, un traje azul, zapatos en punta y caballo (puede haber una intencionalidad sexual) pero asi es,
mente, sentí el amargor de las un corcel (puede ser de feria, le daría igual) y la tendrá en ella consigue a su hombre, un hombre muy inútil que no
naranjas verdes del árbol de la la mano. sabe criar a un hijo, lavar la loza, planchar o ir a comprar
promesa. Así fue como pan. Al final el precio que tiene que pagar por tener alguien
La Cenicienta: aquí tenemos la típica familia, conformada
dejé pasar ante mi las líneas en tan lindo pero tarado es que ese tipo se vaya con otra o en el
por madre y tres hijas (quizás de tres padres distintos y
el piso que se perdían en los muchos exámenes de ADN de por medio), donde la mejor de los casos, para el dieciocho de septiembre este
tubos del resto. menor es llevada al extremo del trabajo infantil y pagar zapateando en la fonda de al lado.
A la salida, un par de horas las consecuencias de ser la ultima en el árbol genealógico, En Sirenita demuestra la relación intercultural y la tozudez
después de que una totalmente sin derecho a comprarse ropa nueva o ir a fiestas, pero eso que algunas mujeres dan a entender, que buscan espacios
ida D me propusiera como su si, tiene una figura envidiable consecuencia de la poca sociales en otras latitudes, la que le gusta experimentar y
postre, F me dejó en la reja y alimentación que recibe y al uso constante del trapero en extender su mundo, son aspiracionales, luchadoras, siempre
dijo que las reglas estaban para el castillo. Llegada la adolescencia, su única salida es quieren más. Una chica que vive bajo el alero de su padre,
romperlas. Me dio un drogarse y hablar con un ser inexistente bautizado como mimándola en todo, con amigos de poco coeficiente
abrazo, un beso en la mejilla, una Hada Madrina, la cual cumpliría sus sueños, que no intelectual, busca nuevas experiencias en un mundo lejano,
musitó un gracias, amigo y cerró era mas aspiracional que ser modelo y lograr agarrarse a enamorándose de alguien que no pertenece a la villa, donde
la reja. No me fui hasta algún futbolista o príncipe farandulero, por ello se nutre ella intenta por todos los medios hacerle ver que es la mujer
de un buen vestido y zapatos de cristal, esto ultimo es perfecta, pero sabe que con la cola y olor a pescado la puede
que la vi entrar y salí a Macul a
metafórico ya que representa su humildad de usar zapatos considerar especial pero no perfecta. Como es obstinada,
buscar un troncal con un cierto tiesos, duros y que se le vean las callosidades. Las drogas consigue a punta de cirugías estéticas conquistarlo, dejar
dejo alcalino. Ese mismo que consume para aliviar su depresión post-puber la hace atrás su pasado bochornoso. Esta pareja la considero con
que te deja el crecer, el tiempo y creer que dos ratones y un zapallo conforman su mejor futuro, el consiguió lo que no quería y ella consiguió
la mentira cuando ambas se transporte, ¿que pasa al final?, tiene que llegar antes de lo que el no quería.
transforman en la más pura las 12:00am a su casa que entre trago y trago no se había
y blanca verdad. percatado del tiempo, en la huida deja botado ambos
Pero lo paradójico para los hombres, es que fuimos
1 Viera-Gallo, María José. zapatos, claramente los que usa no son para guardarlos de
criados por madres que nos leían mil veces estos cuentos,
Verano Robado. Santiago de recuerdo, pero le da la pista al atribulado chiquillo que
quizás, para darnos una lección de vida y educándonos de
Chile, Alfaguara, 2007. nunca pudo obtener su numero de celular . El final de la
quien es la mujer en los tiempos de hoy.
historia la conocéis, pero antes de casarse, el joven probó
mas que el zapato en un montón de damas.
/EL REFLEJO DE TUS MANOS por Claudia Torres.
Carolina había terminado hace 2 meses la única relación que había tenido en sus cortos 23 años. Aún tenía en su ropa interior los aromas de Rodrigo,
mientras que su cuerpo insistía en recordar con la calentura de una adolescente los besos húmedos del primer hombre, el mismo que se había
aburrido de tocarla. Y ahí estaba, con su cuerpo ardiendo, su sexo húmedo y la respiración agitada mientras miraba desde su cama el techo mal
pintado, ese que tantas veces fue cómplice de las eternas sesiones con su ex. Sus ojos comenzaban a afiebrarse, el pulso de su garganta podía
escucharse en ecos interminables y los dedos de sus pies se enroscaban por el deseo de sentir dentro de sí la dureza violenta y caliente del sexo
masculino. Nunca se había masturbado “eso es para las solteras calientes” se decía convencida. Pensaba que si tenía pareja no era necesario porque
“ya tengo quien me toque”. Pero ya no. Ya no y le pesaba el alma saber que el sudor que tanto tiempo la empapó ahora sudaba en otras camas. Y lo
que nunca tuvo existencia en sus pensamientos se estaba instalando en la punta de sus dedos. Dedos finos y largos que se frotaban sin saber que
hacer, esperando que Carolina los guiara hasta su sexo dilatado por los pensamientos febriles de un pasado que no volvería. ¡Pero qué importaba ese
pasado! El presente era suyo y ya no podía ahogar sus deseos. Quería verse, tocarse, palpar entre sus piernas la suavidad de su juventud y explorar
con sus dedos la profundidad húmeda que siempre ofrecía a un cuerpo ajeno. Pero esta vez, sería de ella. Se poseería con sus manos, con sus ojos y,
porqué no decirlo, con lo que pillara a su alrededor. Comenzó frotando dos dedos en su clítoris, masajeándolo suavemente y presionándolo cada vez
más. Gemidos suaves escapaban de su boca mientras con su otra mano apretaba un cojín, desesperada por querer más. Fue fácil meter un dedo, y
dos..y tres…estaba tan mojada que flotaban dentro de si queriendo abarcar todo, llegar hasta donde su mano no pudiera más. En un acto reflejo se
levantó al baño para buscar un espejo grande. Lo puso frente a su cama y abrió sus piernas. Que linda era, tan niña y tan erótica…se calentaba al
mirarse y vio como sus dedos se perdían en ese mar de deseo femenino. ¡Cómo se deseaba Carolina! El movimiento en sus dedos cada vez aumentó
su frenesí. Ya no era experimentando con delicadeza su cuerpo, sino que se trasformó en un furor casi violento al que no le importaba desgarrar con
la fuerza del deseo su sexo abandonado por Rodrigo. Movía rápido los 3 dedos que logró meter, tocaba sus pezones duros y miraba con brillantes
ojos su imagen en el espejo. Su pelo caía desordenado mientras sus ojos se iban a blanco cuando tocaba su punto G. El mítico punto de excitación
que tan pocos hombres saben encontrar y que ella por primera vez podía sentir. No, no era un mito….realmente podía gozar al máximo de su cuerpo
y sentirse dueña de sí. ¿Qué importaba Rodrigo? ¿Qué importaba mientras ella pudiera olvidarlo y encontrar otros cuerpos que la amaran?
Terminó la sesión saboreando sus dulces jugos mientras de rodillas sentía la humedad latente y palpitante de su sexo. Se miró desnuda, radiante,
cansada y convencida de que para la próxima necesitaría mucho más que sus dedos. Se poseyó, se hizo más suya que nunca y pensó “De haber
sabido los milagros de mis manos, me habría ahorrado esta pena que ya no sé si es por el amor que se fue, o el sexo que perdí”

En 1982 hay En 1907 hay “La mujer tiene tanto derecho como el hombre de gozar completa libertad. ¿Por qué
6.748 67.682 entonces se aparta a la mujer de esta natural disposición? ¿Seguiremos, como siempre,
médicos mujeres en el al paso de tortuga hacia el oasis de las libertades que a cada cual nos pertenece?
hombres y servicio ¿Dónde está la equidad que debe reinar entre hombre y mujer? ¿Acaso, no luchamos
2.128 doméstico. En nosotras por la existencia? ¿Es lógico que el hombre sea libre y la mujer esclava?...
médicas. 1920, 102.475. Réstame pedir a mis compañeras de esclavitud, no escatimen esfuerzos para obtener un
poco de instrucción” Baudina Pessini T., "Instrúyase a la mujer", La Alborada 2:35, 10 Marzo 1907, pág. 1

/MANUELITO por Freddy Ivan Vásquez.


La mañana es el mejor momento: Yolanda se divierte con Manuelito, ese niño Vuelve la noche. La misma penumbra que la ve partir de madrugada,
obediente a decir basta, que se aproxima a los tres años y tiene un vocabulario de su pequeña y lejana casita ubicada en la periferia, con el frío que
bastante avanzado para su edad. La mujer le aplaude las gracias, la palabrita entume el cuerpo e insensibiliza la piel, prosiguiendo en un largo,
nueva que le enseñó el día anterior. Ahora lo pronuncia bien sin esas rarezas larguísimo viaje en un bus cuya única calefacción es la temperatura
verbales con los que tropiezan otros niños de la edad. Se siente orgullosa del que los incontables pasajeros resuman todos apiñados en el vehículo.
pequeño y no es para menos. Tan habiloso Manuelito, tan inteligente A veces le toca ir de pie, a veces sentada, pero nunca ha estado segura
Manuelito. Por la tarde salen a la plaza tomados de la mano, él sonriente, ella de cuál de las dos maneras resulta menos incómoda. Y tal como se
con algo de tristeza. Algo hay en Manuelito que le recuerda a Alonso, su hijo de aleja de su casita, es como regresa, con el cansancio a cuestas, con el
diez años, a quien rememora con el dolor de una madre que ha perdido al tierno recuerdo de un Manuelito que progresa día a día, mientras que
retoño, al amor de su vida. Le corren lágrimas por sus mejillas, las disfraza con junto con el viaje, con las luces de la carretera anunciando el fin de la
un pañuelo y mientras más lo mira, más fuerte es su amargura. Manuelito ciudad, llegan también los problemas de su casita, pequeña casita que
nunca entendería la situación y tampoco hacía falta explicárselo. Era un niño y ahora divisa a lo lejos, desde las escalas que la conducen al pasaje
debía disfrutar aquellos años, como ahí en la plaza, en el columpio que empuja Seis Sur. Se acerca a la empalizada y un perrito le aúlla de alegría.
Yolanda, entre las flores que el niño recoge o aquel animalito al que insiste en Busca la llave en su bolso y abre la puerta. Al interior, de camisa y
perseguir. Se llevan un ramo de margaritas a la casa mientras Manuelito le corbata, hace las tareas su hijo Alonso. El niño apenas la mira. Ella
cuenta aventuras que se imaginó a la hora de la siesta. Ella le sigue el juego siente la brecha entre ambos, pero lo trata de resolver preguntándole
preguntándole detalles, de qué color era la nave espacial, de qué planeta qué estás estudiando. Matemáticas, pero no entiendo mucho. Nunca
venían, hacia dónde iban, mientras que el pequeño respondía sin vacilar a entendió del todo los números, lo que ha sido su gran cruz en la
todos sus cuestionamientos. Así se entretenían hasta su regreso a la hora de escuela y le ha impedido avanzar de curso hace dos años ya. Yolanda
once, cuando Yolanda se detenía en el supermercado y le regalaba un helado al ve que las cosas no mejoran y tampoco puede hacer mucho. Dile a tu
niñito, pero secreto, que nadie sepa, suele decir cruzando su dedo índice en los tío Gerardo que te enseñe. Entonces se miran fijamente con algo de
labios en son de silencio. Manuelito la imita y se ríe con carcajada infantil. Una pena, con algo de distancia, porque ambos saben que las cosas no
complicidad ganada con la confianza de toda una vida, y otra vez rememorando deberían ser así, porque ambos saben que el tío Gerardo -ese borracho
a Alonso, a la distancia de los buenos tiempos, a la distancia del tiempo en que que algo entendía de cuentas- no era la solución. Pero qué podía hacer
estaban el uno para el otro, inseparables, en que era el hijo el que preguntaba y Yolanda. Se hace tarde, el cansancio la agobia hasta aturdirla y no
la madre la que respondía. ¿Por qué los gatos tienen nueve vidas? ¿Por qué tiene más remedio que llevarse sus preocupaciones consigo a la
algunas personas tienen bigotes? ¿Por qué las mujeres usan faldas? No solitaria cama en donde con ojos abiertos, mirando al techo, escuchará
siempre había una respuesta, pero siempre sobraba la voluntad de satisfacer la en la pieza contigua cómo su hijo se cambia de ropa, reza un
curiosidad de Alonso, porque como decía su abuela –la señora Leonor- padrenuestro y luego el silencio que sólo da para un tácito y amargo
mientras más curioso sea un niño, más inteligente es, y por eso no hallaba hasta mañana venido de un total amor y una total resignación.
razones para comparar a Alonso con Manuelito, porque sabía que ambos eran Yolanda cierra los ojos, quiere pensar en Manuelito, no porque lo
muy capaces a su manera, y por lo mismo Yolanda nunca tuvo favoritismos quiera más. Piensa en Manuelito porque pensar en su hijo Alonso le
para uno en particular, cosa de la que estaba muy orgullosa de sí misma. resulta doloroso. Muy doloroso.

mas en www.estadista.org

Intereses relacionados