Está en la página 1de 2

• PERSONAJES

Hay muchas formas de clasificar los personajes que aparecen en una obra literaria; ya sea según su
importancia dentro de la obra, su desarrollo u otros parámetros. Veamos algunos de ellos.
La primera clasificación corresponde a:
Personaje principal: aquel o aquellos personajes en los cuales se basa la narración y a quienes se les presta
mayor atención. Son los protagonistas.
Personaje secundario: aquel o aquellos personajes que, si bien tienen una participación menor que el
personaje principal, participan en uno o más momentos importantes de la obra.
Estos personajes pueden sub-dividirse en:
Personaje dinámico: se trata de un personaje que evoluciona o cambia (no necesariamente para bien)
durante el desarrollo de la narración. En general, se espera esto del personaje principal.
Personaje estático: se trata de un personaje que, al final de la narración, está igual que al principio; no
presente ningún desarrollo.
También puede hacerse una sub-división en:
Personaje estereotipo: estos personajes representan una idea o conducta, de forma muy conocida y
predecible. Se los suele llamar clichés.

Personaje arquetipo: estos personajes encarnan, generalmente en forma idealizada, una virtud o un defecto.

• LA DESCRIPCIÓN DE PERSONAJES

A la hora de describir a un personaje debes tener en cuenta...

Cómo es físicamente: Estatura, complexión, forma de la cabeza y de la cara, nariz, ojos...Es importante seguir
un orden que bien podría ser el siguiente: contorno facial, nariz, ojos, cejas, boca, frente, mandíbula, pelo y
complementos (barbas, bigotes...)

Cómo es moralmente Psicologicamente: qué piensa, cómo reacciona, cuáles son sus sentimientos...

ADJETIVOS PARA DESCRIBIR EL FÍSICO

CARA: ancha, rolliza, amplia, afligida, cuadrada, desconfiada, chupada, dulce, dura, castigada, confiada,
endurecida, curtida, triste, expresiva, fina, franca, fresca, jovial, larga, serena, llena, delgada, redonda, salvaje,
seca, simpática, tranquila...

FRENTE: amplia, arrugada, baja, estrecha, inteligente, lisa, abombada...

OJOS: ausentes, bajos, azulados, concentrados, despiertos, duros, movedizos, fugitivos, impenetrables,
inexpresivos, intensos, lagrimosos, maliciosos, muertos, negrísimos, soñadores, turbios, tristes, vivos...

BOCA: fina, fresca, grande, dura, firme, pequeña, redonda, besucona, torcida...

CUELLO: corto, fino, grueso, largo, elegante, estilizado...

COLOR: pálido, rosado, albino, moreno, pelirrojo, ceniza, amarillento, blanquecino, aceitoso, bronceado,
tostado, aceitunado, oscuro...

CABELLOS: brillantes, sucios, castaños, rubios, rizados, lacios, finos, sedosos, grasos, ondulados,
desordenados, ásperos,..

ASPECTO GENERAL : alto, atlético, bajo, robusto, corpulento, ligero, esbelto, delgaducho, nervioso, débil,
deportivo, joven, canijo, torpe, maduro, meticuloso, barrigudo, flaco, delgado, viejo, sano, macizo,..

ADJETIVOS PARA DESCRIBIR PSICOLOGICAMENTE

Amable, alegre, simpático, antipático, apasionado, atento, atrevido, trabajador, atolondrado, educado,
ingenioso, exigente, entusiasta, generoso, huraño, hosco, intratable, estúpido, extravagante, inexpresivo, listo,
malhumorado, malicioso, mentiroso, gruñón, valiente, bobo, burlón, despierto, fanático, fanfarrón, feliz, fiel,
honrado, listo, chulo, presumido, desvergonzado, miedoso, prudente, memo, zopenco, bruto, majadero,
calmoso, confiado, contestatario, vobarde, serio, culto, sincero, bárbaro, soez, chiflado, sabiondo, salvaje,
sensato, solitario, soso, soñador, cazurro, decidido, desordenado, divertido, dócil, idiota, iluso, imbécil,
insolente, inteligente, orgulloso, campechano, rebelde, risueño, llorón, triste, tímido, extrovertido... y muchos
más.

MITOS

Mitos y Leyendas y cuentos sobre el origen de las cosas

Mientras que la leyenda es una narración tradicional basada en sucesos reales que fueron transformados por la
fantasía popular, el mito consiste en un relato tradicional sobre los dioses o los héroes de la antigüedad, que
tienen carácter ritual.

La palabra mitología designa el conjunto de mitos y leyendas que un pueblo creó y creyó, y el estudio de los
mismos.
El vocablo deriva del griego mytho, (fábula), y logos, (estudio, tratado).

Muchos de los mitos pertenecen a dioses de las civilizaciones griega y romana antiguas, así como también de
otras regiones de Europa y de Asia, África, Oceanía o de las civilizaciones indígenas americanas, muy
cercanos a algunas leyendas, con personajes sobrenaturales, dioses y semidioses, cuyos orígenes se pierden
en las brumas del tiempo.

Intereses relacionados