Está en la página 1de 5

Batalla del Alto de la Alianza

La Batalla del Alto de la Alianza, o Batalla de Tacna, fue una acción bélica que se
desarrolló el 26 de mayo de 1880 en Tacna, en el marco de la Guerra del Pacífico, siendo
una de las acciones militares más grandes de la Campaña de Tacna y Arica.9

Se enfrentaron los ejércitos aliados del Perú y Bolivia contra Chile. El Ejército de Chile,
comandado por el General Manuel Baquedano derrota a su contraparte aliada dirigida por
el General boliviano Narciso Campero, luego de casi una horas de combate. Después de la
batalla, Bolivia se retira militarmente de la guerra, la cual continuaría entre las fuerzas de
Chile y el Perú.

El lugar de la batalla fue la meseta del cerro Intiorko que en quechua significa Alto del Sol.
Jorge Basadre explica que antes de la batalla ya se conocía a la ubicación del campamento
aliado con el nombre de Alto de la Alianza, debido al Tratado de Alianza Defensiva Perú–
Bolivia. También se le conoce como Campo de la Alianza.

Batalla del Alto de la Alianza enfrentó a ejércitos de Perú y Bolivia, por un lado y de Chile, por otro el 26 de
mayo de 1880, dentro de la Guerra del Pacífico.

La Batalla del Alto de la Alianza, o Batalla de Tacna, fue una acción bélica que se desarrolló el 26 de mayo de
1880 en Tacna, en el marco de la Guerra del Pacífico, siendo una de las acciones militares más grandes de la
Campaña de Tacna y Arica.

Se enfrentaron los ejércitos aliados del Perú y Bolivia contra Chile. El Ejército de Chile, comandado por el
General Manuel Baquedano derrota a su contraparte aliada dirigida por el General boliviano Narciso
Campero, luego de casi cinco horas de combate. Después de la batalla, Bolivia se retira militarmente de la
guerra, la cual continuaría entre las fuerzas de Chile y el Perú.
El lugar de la batalla fue la meseta del cerro Intiorko que en quechua significa Alto del Sol. Jorge Basadre
explica que antes de la batalla ya se conocía a la ubicación del campamento aliado con el nombre de Alto de
la Alianza, debido al Tratado de Alianza Defensiva Perú–Bolivia. También se le conoce como Campo de la
Alianza.

Después de haber ocupado el Departamento de Tarapacá, en noviembre de 1879, desembarca en Ilo y


Pacocha una fuerza chilena comandada por Erasmo Escala Arriagada. Ya en marzo envía el general
Baquedano al Coronel Mauricio Muñoz hacia una expedición a Moquegua, al mando de 4.000 hombres, con el
ánimo de destruir las fuerzas enemigas en la zona y aislar a los ejércitos aliados. Los sucesos allí ocurridos,
serán descritos como la Expedición a Moquegua.

El primer choque se llevó a cabo en la cuesta de Los Angeles, la Batalla de Los Ángeles ocurrió el 22 de
marzo de 1880. La victoria chilena se logra luego que el regimiento Atacama escala la ladera de Guaneros
sin ser advertido, que se consideraba un flanco seguro por los defensores, realizando la ofensiva desde atrás
de las líneas peruanas.

Cuando los batallones bolivanos Colorados y Aroma llegaron al ala izquierda, Campero ordenó que hicieran
fuego sobre las fuerzas aliadas que huían, a fin de hacerles dar media vuelta.[5] Pronto se ubicaron en la
línea de batalla y resistieron a las fuerzas chilenas de Amengual. En el centro, el coronel Castro pinto recibió
el refuerzo de 2 Krupp bolivianos que fueron colocados sobre la izquierda de su línea y de los batallones
peruanos Provisional de Lima y Cazadores del Rímac que eran la reserva del ala derecha.

Las divisiones chilenas llegaron a unos 80 metros de las trincheras aliadas[14] ya sin municiones. Las tropas
de Amengual y de Barceló se mezclaron y comenzaron a retroceder. Fue en ese momento, que el coronel
Camacho ordena un contraataque de conjunto con las divisiones peruanas de Cáceres y Suárez y toda la
infantería de Castro Pinto, que combatían a las fuerzas de Barceló.

Las bajas de las fuerzas aliadas han sido calculadas en su conjunto. Los chilenos estiman en 2.500 hombres
de tropa y 150 jefes y oficiales los muertos y heridos en el campo de batalla. El jefe de las ambulancias
bolivianas, doctor Dalence dijo que el número de muertos alcanzaría a 1.500 más o menos, habiendo sido
repasados 65 a 70 de ellos. Los jefes muertos fueron 23.

Entre los prisioneros estaban el general Claudio Acosta, los coroneles Eleodoro Camacho, Ildefonso Murgía,
Exequiel de la Peña, Adolfo Flores, Andrés Ríos, Ángel Sarco, José Avila, Nicanor Bacca y Corsino Balsa.

En Bolivia se recuerda como héroe al joven Juancito Pinto, tambor del Regimiento Colorados, comandado por
el Coronel Ildefonso Murguía Anze.