Está en la página 1de 17

…La originalidad( de la investigación de Pikler) reside en el hecho de haber sido

llevada a cabo en un contexto especial y con el propósito de establecer un método


nuevo de educación.

Se basa en observaciones longitudinales sistemáticas de casi un millar de niños


momentánea o definitivamente privados de familia, acogidos desde su nacimiento en el
Instituto Lóczy de Budapest.
La Dra Pikler, para evitarles los efectos del hospitalismo y asegurarles las condiciones
de un desarrollo normal, elaboró y aplicó un método original de cuidados y educación
cuyos objetivos consisten en proporcionar a los niños un marco de vida estable,
cuidados personalizados al máximo, entorno adaptado a sus necesidades y en dejarles
en completa libertad de movimientos. Libertad asegurada con ropa cómoda, espacio
suficiente y ausencia de todo adiestramiento motor por parte del adulto. De esta
manera el desarrollo motor se realiza de manera espontánea, mediante su actividad
autónoma, en función de su maduración orgánica y nerviosa.
Utilizó el método de observación directa en el contexto habitual de su vida.
El desarrollo motor de los niños de Lóczy se ha revelado más rico, más variado y de
mejor calidad. Las posturas que el niño realiza voluntariamente por su propia
iniciativa en el momento en que sus aparatos llegan a la maduración, se encuentran
mejor estructuradas porque son los efectos de una coordinación del conjunto de las
partes del cuerpo.
Un desarrollo posturo-motor rico y armonioso beneficia el desarrollo de las demás
funciones.
Pikler subrayó la importancia y la validez de la actitud no intervencionista del adulto
respecto del desarrollo motor. El educador debe manifestar paciencia, dulzura y evitar
manipularle, meterle prisa e intervenir intempestivamente en la aparición y en el
desarrollo de sus funciones….La ayuda que el adulto aporta al desarrollo del niño
debe ser indirecta…ha de consistir en la organización de un entorno adecuado a las
necesidades de desarrollo de cada edad.
…la función motriz y la posturo-motriz depende directa y estrechamente de la
maduración nerviosa y bastará que el niño se encuentre en presencia de adultos que se
mantienen de pie y que andan para que experimente, llegado el momento, el deseo de
enderezarse y de andar”. Tran Thong
En 1969, la Dra. Emmi Pikler, pediatra, da a conocer el resultado de muchos años de
estudio, experiencia e investigación sobre el desarrollo de la motricidad global., esto es,
movimientos de conjunto, de preponderancia postural, que se manifiestan en la serie de:
enderezamiento de la cabeza, el tronco y los miembros y que conducen a la posición de
pie y a la marcha.
Dice: “…Tras la observación continua del desarrollo motor de 722 niños puedo
afirmar:
…en condiciones ambientales favorables el niño pequeño consigue regularmente por sí
mismo, por su propia iniciativa, con movimientos de buena calidad bien equilibrados,
volverse sobre el vientre y después, pasando por el rodar, el reptar y el gateo, sentarse
y ponerse de pie…
La intervención directa del adulto no es una condición indispensable para la adquisición
de los movimientos.
Si cada vez más se reconoce esto, se pregunta Pikler, “… por qué prosigue (entre los
padres) la competición… de qué niño adquiere más rápidamente estos movimientos y
sin embargo, nadie se preocupa de la manera en que el niño ha llegado a ellos ni de la
calidad del movimiento ejecutado…
…El perjuicio causado por las posturas impuestas no se limita al desarrollo de su
motricidad sino que también influye desfavorablemente en su desarrollo psíquico, en el
desarrollo de su personalidad…
…El niño (criado con libertad de movimientos) se muestra atento y concentrado.
Persevera en sus tentativas y si no triunfa trata de hallar por sí solo una solución. Se
muestra más activo desde que es un bebé. Sus juegos son más variados porque, a partir
de posturas escogidas por él y que domina, puede buscar por sí mismo los juguetes;
además al hallarse en un equilibrio estable, puede utilizarlos mejor.”

Pikler, en perfecto acuerdo con su marido, pedagogo, experimentó con su propio hijo.
Se abstuvieron de influir directamente en su desarrollo motor. Para favorecer la libertad
de movimientos, le procuraron un espacio, ropa y mobiliario adecuados.
Al haber comprobado sus teorías con su hijo, trabajó orientando a padres acerca de la
educación motriz de los niños. Ellos tenían que observar dos medidas primordiales:
• No obstaculizar los movimientos libres de su hijo.
• Asegurar al niño todas las condiciones materiales necesarias para la libertad de
sus movimientos para que pueda aprender y se ejercite de una manera autónoma
y espontánea.
Las características que observó en los niños fueron:
• que se mostraban activos, satisfechos, alegres.
• un desarrollo de movimientos continuo y con un ritmo regular.
• ante cada nueva adquisición, que le exigía una gran tensión, la cara del niño
presentaba expresión de alegría e interés.
• movimientos armoniosos.

A Pikler le sorprende ver que en las fuentes por ellas investigadas no se menciona la
manera habitual de sentarse del niño sino que describen la manera artificial (con ayuda
del adulto).
“Algunos destacan las modalidades de apoyo, otros, el tiempo durante el cual el niño
puede sostenerse sin caer e incluso la evolución de la curvatura de la espalda”.
También observa que se menciona, con una misma expresión, toda la gama de
movimientos o posturas. Por ejemplo, “se habla del niño “sentado” cuando es
sostenido por una persona o por un objeto, si se agarra a algo para mantenerse y
también si se mantiene libremente en esta posición”... la expresión “se sienta” es
considerada en un sentido muy amplio: que el adulto tire de los brazos del niño hasta
la posición sentada o que el niño se siente realmente por sí solo”.
Ni siquiera se trata este logro como una etapa importante. Esto mismo lo constató para
la posición de pie o la marcha.
Los investigadores realizaron estudios respecto del desarrollo motor para obtener datos
sobre el funcionamiento del Sistema Nervioso y su desarrollo. Pero de las
características específicas de estos exámenes se deduce que no se proponen estudiar la
actividad motriz autónoma siendo que estos exámenes aplicados al diagnóstico precoz
de las deficiencias del sistema nervioso de los bebés serían importantes.
Tampoco se aclaran las diferentes condiciones de educación ni la variabilidad
sociocultural “…cuáles son los hábitos, cuáles las tradiciones que obstaculizan o que,
por el contrario, hacen posibles sus movimientos? (Por ejemplo, ¿se permite o no se
permite a los niños gatear? Y en caso afirmativo, ( a qué edad?)”.
La autora observa que las fuentes por ella consultadas atribuyen una gran importancia
al rol enseñante de la madre o sustituto.
O sea, que habría que ayudarle (la madre o accesorios ad hoc: sillitas, asientos
colgantes, etc.) a adoptar diferentes posturas. Ejemplo: ayudarle a sentarse, a estar de
pie, a dar pasos) antes de que haya aprendido los movimientos autónomamente. Hay en
estas fuentes diferentes argumentos a favor de la intervención “enseñante” del adulto.
(Enseñar es “…hacer realizar regularmente al niño ciertos movimientos con objeto de
que los asimile).
En contraposición con esto ella menciona algunos rasgos problemáticos del desarrollo
motor resultantes de dicha intervención:

• Al ser el adulto quien lo pone en determinada posición, el bebé queda inmóvil y


reducido a esa postura. Dice Pikler “…se ve así forzado….a pasar casi inmóvil
una parte más o menos considerable de su tiempo de vigilia, puesto que debe
ejercitar movimientos que aún no es capaz de realizar por sí solo”.
• Todos los movimientos nuevos son realizados con una coordinación mala, con
tensiones y crispaciones. “…Los movimientos conservan el mantenimiento
defectuoso, funcionan en falso, hallando una solución insatisfactoria a una
desproporcionada tarea impuesta a su organismo”.
• Se lo expone a situaciones que de adulto se procura evitar en posturas de
gimnasia o deportes.
• Se lo hace dependiente del adulto. “….El niño con buena salud, cada vez más
necesitado de actividad paralelamente a su desarrollo, si se encuentra
inmovilizado, condenado a la inactividad y a la impotencia, se vuelve
frecuentemente inquieto, insatisfecho, descontento...y la falta de sitio, ropa
inadecuada, las prohibiciones del adulto hacen más difícil….la adquisición de
los movimientos que podría realizar …por su propia iniciativa”.

Se habla en los tratados de pediatría de los movimientos “clave”, básicos sentarse, de


pie y marcha, pero se descuidan los “otros” como “…volverse de la posición dorsal a la
de costado y volver de nuevo a la dorsal; rodar a la posición ventral y volver a la
dorsal; jugar en posición ventral; rodar; reptar sobre el vientre; gatear; las posiciones
intermedias de “sentarse” –solo- y de volver a tumbarse; las posiciones intermedias
para ponerse de pie-solo- o volver a estar de rodillas o sentado, etc.”.
Pikler considera la intervención de los adultos como restrictiva para los movimientos
del niño porque al imponerles ciertas posturas le impiden la realización de algunos
movimientos.
Cita a algunos autores que preconizan la importancia de que el niño llegue por sí mismo
a la posición de sentado y a otros que consideran que si se adquiere dicha posición de
manera precoz, cuando la musculatura del niño no está preparada le hace pasivo,
obstaculiza sus movimientos e influye desfavorablemente en su sistema nervioso y en
su comportamiento.

Mis consideraciones
En libertad de movimiento, guiada por mi curiosidad, comencé a desplazarme entre los
diversos textos, que, a modo de juguetes atraían mi atención. Tomé el libro de Pikler,
“Moverse en libertad”. Cómo no arrojarse inmediatamente a su lectura con ese título tan
sugerente y tentador. Sólo que al contactarme con la repetición de conceptos y las
tablas, los datos que avalan tamaña investigación, comenzó a resultarme pesada su
lectura.
Continué mi camino. Dediqué bastante tiempo a investigar en Internet acerca de Emmy
Pikler y la Institución Lóczy hasta que me topé con unos videos en You Tube. Me
pareció fantástico! “Es como estar ahí”, pensé. Con cada imagen comprobaba lo
consignado en el libro.
Junto con la fascinación por el descubrimiento (sentimiento que me acompaña
ya desde los comienzos de esta formación) aparecieron asociaciones entre distintos
autores (Montessori, Pikler, Gerda Alexander, Doltó) y con textos sobre lectoescritura
de mi época de docente, alguna poesía y alguna canción).
Inmediatamente me asaltó la necesidad de organizar ese torbellino- común y
necesario cuando uno está puesto a crear- darle una forma coherente para poder
transmitir la experiencia de este particular recorrido. Pero cómo hacer para poder volcar
algo de esto en mi trabajo? La mayoría de los videos están en alemán, las imágenes no
puedo plasmarlas.
Decidí, entonces, respetar lo que pulsaba en mí con tanta fuerza: escribir la dirección del
video, hacer un comentario de las imágenes lo más objetivamente posible y articularlo
con citas del libro de Pikler.
Espero fervientemente que la decisión haya sido la correcta y poder transmitir con
claridad lo que extraje de ellos, ya que mi vivencia: la alegría, la emoción y el disfrute
por mí experimentados es intransferible.

Acerca de los videos

http://www.youtube.com/watch?v=AG7MUM_d32I

Lóczy: Wo Kleine Menschen groB werden “Lóczy: donde un pequeño


hombrecito se hace grande”.
Jozsi( José) es atendido por la nurse quien le aplica un ungüento, hablándole
dulcemente. Pareciera brindarle, a la vez, un baño de palabras.
En una amplia terraza, unos niños en sus corralitos disfrutan del aire libre. El
ambiente es tranquilo y a los bebitos se los ve sonrientes, serenos. Algunos juegan, otros
duermen, alguno sonríe a la cámara.

“…Desde el principio estimamos que es muy importante para los niños pasar
al aire libre el mayor tiempo posible…establecimos en función de ello su estilo de vida.
En verano permanecen fuera durante casi todo el día; en invierno, hasta los más
pequeños están fuera por lo menos durante la siesta.”(1)

http://www.youtube.com/watch?v=ViNj0EJSVLA

Se observan amplias cunas al aire libre.


Puede comprobarse las cómodas dimensiones de los parques (corralitos).
“Las dimensiones de las camas utilizadas durante los dos primeros años son de
60 x90 cm…Tanto bajo techado como al aire libre, los niños pasan su tiempo de vigilia
en un parque desde que se vuelven de costado, pero a lo más tardar desde la edad de 3
meses….Para los más pequeños las dimensiones de los parques son generalmente de
1.20x 1.20 m En cuanto un niño sea capaz de desplazarse, por mínimo que resulte ese
desplazamiento, es colocado en un parque de 2x2m.”…(2)

Dos bebés, en posición de decúbito ventral, con gran habilidad cambian de


posturas, se desplazan y, a la vez, se relacionan con los juguetes y entre sí. Los vemos
acodarse mientras manipulan los juguetes o reconocen los rasgos faciales del
“compañerito” de juego.
“… El niño está tumbado hacia abajo cuando, al comienzo, toda la superficie
ventral del tronco participa en la sustentación; después, progresivamente y con la
ayuda de los antebrazos y de las manos, el tronco se levanta cada vez más…” (3)
(1) Pikler. “Moverse en libertad. Desarrollo de la motricidad global” Narcea. Ed Pag.54
(2) Ibid. Pag. 60
(3)Ibid. Pag. 95
http://www.youtube.com/watch?v=sEQz0wdWheo
Andrea, de 9 meses, juega plácidamente con una muñequita. En decúbito ventral
y por momentos acodada para explorar ese objeto, sola, entretenida, parece disponer de
todo el tiempo que quiera para sus pequeñas- grandes investigaciones.
“…El procúbito ventral es una nueva fase en el desarrollo motor…En esta posición es
cuando va a alzar la cabeza por vez primera de una manera prolongada. Más tarde,
levantando progresivamente el tronco, consigue mantenerse cada vez mejor en
equilibrio sobre los brazos y sobre los miembros inferiores; disminuye progresivamente
la superficie del tronco en contacto con el suelo.”…(4)

En contraste, varias cunas con bebés haciendo un balanceo, nos transmiten una
impresión desoladora. Son imágenes de “Le bebé est un combat” El bebé es un
combate” película de Bernard Martino de 1995.
En un Simposio en Budapest toma la palabra una mujer ((Genèvieve Appell?)
para referirse –con evidente emoción- a las conductas abyectas del nazismo y a su
admiración por las nurses de Lóczy, a quienes califica como “verdaderas artistas del
servicio de la humanidad”.
Dice Pikler:“…Nuestros niños…se muestran activos e interesados; su
desarrollo y su comportamiento son más o menos análogos a los de los niños educados
en el seno de su familia. No existen las carencias, típicas de los niños criados en
institución.”(5)

http://www.youtube.com/watch?v=_hTXyq3sMhQ

“Dans le socialisme il n’ya pas d’orphelins”, « En el socialismo no hay


huérfanos » un libro de Ein Buch von Emmi Pikler

Hay escenas de la guerra, bombardeos, niños siendo rescatados. Luego una


referencia a Emmi Pikler y escenas de los bebés entrando en la piscina y jugando en el
jardín, en Lóczy.
“durante el verano los niños juegan en el jardín, en un terreno desnivelado,
ligeramente en pendiente, cubierto por hierba; también tienen a su disposición un
montón de arena. …Trepan por las escaleras del jardín……en cuanto son capaces de
reptar… tienen a su alcance un estanque especialmente acondicionado en el jardín.”(6)
Escenas que muestran, con efecto de caricatura, la intervención sobre
-estimuladora del adulto, hasta el punto de no respetar los ritmos del bebé expresan las
ideas que Emmi Pikler tiene al respecto:
“…Los padres o los educadores que “enseñan” los movimientos al niño se
sienten felices sobre todo cuando, en las primeras etapas, éste conserva pasivamente
una postura y cuando es capaz de ejecutar, aunque sea torpemente y con ayuda del
4) Ibid. Pag. 66
(5) Ibid.Pag. 55
(6) Ibid.Pag.62

adulto, tal o cual movimiento, mientras que en el Instituto Lóczy el adulto


aprecia sobre todo las tentativas autónomas del niño y su gran diversidad en el
ejercicio de un movimiento o de una postura; las que suscitan su aprobación y su
placer son las experiencias autónomas e independientes del niño.”(7)

Se observa a los niños con “enteritos” y escarpines amplios lo que les permite
libertad de movimientos.
“Los vestidos han de permitir la facilidad de los cuatro miembros (flexión,
extensión, rotación); han de adaptarse a la peculiar posición inicial de los miembros
inferiores ( abducción y flexión de las caderas, flexión de las rodillas)…No utilizamos
ropa con capucha, porque estorba la libertad de movimientos de la cabeza…..si es
preciso proteger sus pies del frío llevará un calzado flexible de tela o de punto que
adopte la forma del pie. Mientras que no ande bien, no llevará calzado de suela
rígida.” (8)
Hay una enorme cantidad de juguetes, apropiados a la edad, al alcance de los
niños.

“…A partir de los tres o cuatro meses, nos esforzamos por proporcionar a los
niños juguetes adecuados a su edad, que puedan coger por sí mismos sin ayuda de los
adultos y con los cuales puedan jugar solos. Mientras que el niño pasa su tiempo de
vigilia tumbado hacia arriba o hacia abajo, todos los juguetes se encuentran próximos
a él, en el suelo mismo, sin hallarse fijos.”(9)

(7) Ibid.Pag.59
(8) Ibid.Pag. 60
(9) Ibid. Pag 61

Erzsi, y Alexandra, ambos de 4 meses, en posición de decúbito dorsal juegan


con sus manitos.
… “tumbados hacia arriba, los niños pequeños, a partir de las cuatro o las seis
semanas, vuelven y fácilmente la cabeza a izquierda y derecha; después siguen con los
ojos y la cabeza todo lo que en su entorno despierta su atención. Los niños de algunas
semanas traban conocimiento con sus manos; al seguir sus movimientos, aun
involuntarios, se desarrolla la coordinación de los movimientos de la cabeza, de los
ojos, de los brazos y de las manos, lo que constituye la base de la compleja actividad
ulterior de estas últimas”. (10)

(10) Ibid. Pag.11

http://video.google.com/videoplay?docid=-8491995794623390133
Moverse en libertad. El Instituto Lóczy

(Transcripción del relato en el anexo).

Merece destacarse la particular relación que Mónica, la nurse, tiene con Tunde, de 12
meses.
Pese a que la niñita todavía no se expresa con la palabra, sí hay una gran comunicación:
con sus gestos y miradas pregunta, requiere información y parece entender lo que se le
explica, estableciendo ambas un verdadero diálogo.
“…además de la satisfacción de sus necesidades corporales, su buen desarrollo
dependerá de la creación de relaciones humanas adecuadas, de la relación íntima con
su madre ( o con la persona que se ocupa de él) …que le preste unos contactos serenos
y afectuosos, durante los cuales los dos se muestren cada uno atento al otro, capten
bien los significados del comportamiento del otro, se conozcan y se quieran….es
preciso hablar al niño pequeño…que “se hablen”, que hay que prestar atención a sus
iniciativas y que es necesario responderle. Hay que satisfacer su curiosidad mediante
respuestas y explicaciones…” (11)

Sobre la libertad

La libertad es la capacidad del hombre para hacerse cargo de su propio desarrollo.


Es nuestra posibilidad de formarnos a nosotros mismos….
…Cada ejercitación de la libertad amplía la circunferencia del círculo de uno mismo.”
“El hombre en busca de sí mismo” RolloMay

Se me ocurrió asociar a María Montessori , Emmi Pikler , Gerda Alexander y


Françoise Doltó.
(11) Ibid.Pag 16

Considero que las cuatro trabajaron con y para los niños. Las cuatro se
apartaban de los totalitarismos y tenían a la LIBERTAD como un valor a
sostener no sólo en sus teorías sino también en sus prácticas.
Montessori (1870-1952) Trabajó con niños considerados mentalmente
perturbados. Pensó que no disponían de los medios para desarrollar sus potencialidades.

Pudo observar que en vez de comer, manipulaban las migajas de comida; dedujo,
entonces, que el ser humano tiene necesidad de actividad, de cultivar su inteligencia y
personalidad.

Los niños obtenían la satisfacción de realizar solos su trabajo. En lugar de imponerles


reglas arbitrarias, dejó libre su espíritu, pues consideraba que el desarrollo es personal
y nadie lo puede hacer por otro. Se opuso a la manipulación que Mussolini pretendía
hacer de sus teorías para lograr un adoctrinamiento de los niños con fines bélicos.

Su pedagogía se basaba en brindar un ambiente de estimulación y amor, resumido en el


lema “Ayúdame a hacerlo por mí mismo”.

Emmi Pikler (1902-1984)


Consideraba que el movimiento libre basado en la actividad autónoma favorece en el
niño el descubrimiento de sus propias capacidades, la utilización de sus propias
adquisiciones y el aprendizaje a partir de sus propios fracasos y logros; promueve la
construcción activa de su propia imagen corporal y la elaboración de la unidad y de la
fuerza de sí.

Gerda Alexander (1908-1994)


“… La no violencia se introduce en la eutonía de Gerda Alexander a través de
la fórmula de la neutralidad, como un adiestrarse del maestro para no interferir en el
proceso de aprendizaje del alumno. El rechazo a la imposición de modelos es intenso.)
(12) .En épocas donde se habían vivido los estragos del nazismo.

“…El maestro nunca debe abrumar a su alumno con su conocimiento ni con su ansia
de ayudar, ya que de ese modo lo debilita, lo detiene, en lugar de favorecerlo. …lo que
deberían hacer…es enseñarle a realizar ciertas cosas por su cuenta.”(13)

“…Ningún padre debería estimular a su hijo para que camine antes de tiempo. El niño
sabe exactamente cuándo tiene suficiente fuerza para hacerlo. ….si lo hace caminar
antes…colgará del brazo y de la mano, pudiendo…deformar sus articulaciones y
caderas y forzar sus músculos. (14)

La actividad autónoma es la regla, sostenida por la relación establecida con los adultos.
Gracias a esta actividad y a este sostén, el niño se percibe como competente, digno de
atención, reconocido en su individualidad. En resumen, él elabora una confianza en sí
mismo que le permite crecer armoniosamente.

(12) Gainza Violeta H. de y Kesselman, Susana. “Conversaciones con Gerda Alexander” Lumen. Pag 48
(13) Ibid. Pag. 58
(14) Ibid Pag129

Françoise Doltó( 1908-1988)


“El niño tiene que advenir él mismo en relación con su origen vital, su deseo,
no por el placer de otro, así fuese su venerado padre… aprenderían ( maestros y
educadores)a preparar a un niño para advenir a lo que tiene que advenir según lo que
él vive, lo que él es, lo que él siente.(15)
En lo que llama “escuela digestiva” el que acepta efectuar la repetición de lo que
el adulto dice es el buen alumno. (16)

Me pregunté cómo aprenderían la lecto-escritura los chicos “Lóczy”, ya que no


imaginaba ,después de años de crianza en libertad, una inmersión en un método
tradicional. En esa época habrán recibido la influencia de Montessori. ¿Y en la
actualidad? Sospecho que seguirían los aportes de la Dra. Emilia Ferreiro, quien,
también opositora de la dictadura, realizó una investigación acerca de la adquisición de
la lengua escrita y descubrió que los niños construyen ideas originales y sistemáticas
sobre la escritura y que, con un adulto respetuoso y facilitador, puede tempranamente
escribir por sí mismo.
En mis épocas de docente recuerdo la revolución que ocasionó su teoría
Psicogénesis de la lectoescritura.

“Detrás de la apología del desorden o del libertinaje, que al parecer hago, está la
enorme dificultad de reconocer aprendizajes hechos en contextos no controlados, y
reconocer en el niño
en desarrollo a un gran organizador de la información”.
.”… Hace falta curiosidad, hace falta un sentimiento de que no acabaste de aprender,
de que puedes seguir aprendiendo, hace falta una cierta actitud de respeto hacia el
chico…
“El respeto intelectual hacia el chico es un componente fundamental; por eso,
reivindico el método clínico de indagación como una situación de respeto intelectual
hacia el otro (17)

A modo de conclusión

La libertad estuvo presente ya desde el título y me acompañó en todo el proceso de


realización de mi trabajo. Me permití moverme con libertad y seguir las derivas de mi
pensamiento.

(15 Doltó, F. “La causa de los niños”. Paidós. Pag198


(16) Ibid. pag. 224
(17) Conversaciones con Emilia Ferreiro. Fuente Internet.
Asociación Argentina y
Latinoamericana de Eutonía

Materia: Teoría de la Eutonía


Profesora: Liliana Paolucci
Alumna : Nora Mabel Lapresa

Año 2009

Moverse en libertad
Desarrollo de la motricidad global
Emmi Pikler

Esos cachorros de gente


al fin y al cabo, los hijos
llegan cada nueve lunas
desnudos y desprolijos.
Con un chirlo en el trasero
mientras cuelgan de los pies
inauguran boca abajo
un mundo siempre al revés.

Patricio Peñaloza

http://www.youtube.com/watch?v=O_mAA5jcqhc

Anexo
http://www.youtube.com/watch?v=mDZjcAEljks
Moverse en libertad. El Instituto Lóczy

http://video.google.com/videoplay?docid=-8491995794623390133

La Dra Emmi Pikler ha demostrado que los niños libres de moverse por su propia
iniciativa aprenden por sí mismos a sentarse, a ponerse de pie y a caminar. Señaló
también una variedad de posturas y movimientos llamados intermediarios, no puestos
de manifiesto hasta entonces, que utilizan todo el tiempo mientras juegan. El niño que
puede moverse en libertad lo hace con prudencia seguridad y gran soltura corporal.
Estos niños viven en el Instituto Emmi Pikler, llamada Lóczy en Budapest. En una
relación cálida, estrecha y reaseguradora con los adultos que se ocupan de ellos.
La actividad autónoma, fuente de placer representa una parte importante de sus vidas.
En el lugar de juego espacioso y provisto de objetos variados adaptado a sus intereses y
capacidades puede actuar y jugar y moverse según su curiosidad del momento, sus
ritmos particulares y sus deseos.
Los niños difieren entre sí en cuanto a su ritmo de desarrrollo. El período durante el cual
ejercen tal o cual movimiento puede ser mas o menos prolongado, pero todos son
movedizos
cambian a menudo de postura durante el juego y cuando pueden se desplazan por sus
propios medios.
Vamos a seguir a tres niñas, veremos como el hecho de moverse y variar sus
movimientos forma parte de su vida cotidiana.

Aquí está Caty ,de 8 meses, en su ambiente habitual. En este momento todo su cuerpo
expresa cómo su atención es compartida entre su propio juego con la pelota y los
acontecimientos que la rodean.

Se encuentra cerca de Pedro, lo observa lo toca su postura segura le permite realizar


gestos delicados.
Después de algunos momentos de alegre distensión emprende un movimiento
complicado :se eleva hasta sostenerse en cuadrupedia y de inmediato en posición semi-
sentada, en esta postura levanta su pie toca un recipiente y lo mueve; luego apoyada
sobre el codo prosigue su juego. A pesar de los movimientos de su pie en el aire logra
mantener su equilibrio.
Cuando algunas semanas antes ella se enderezaba sostenida en su codo para no oscilar
debía asegurarse apoyando todavía ambos pies en el piso.
Caty está boca abajo, con su mirada despierta, el tronco inmóvil, los miembros
distendidos tal vez estos instantes le sirven de reposo. Se puede ver cómo se prepara
para removilizarse, cómo progresivamente s torna más movediza. Moverse, ejercer la
gran variedad de nuevos movimientos o los ya conocidos no le impide estar abierta a su
entorno. Caty sigue lo que le interesa y mantiene una continuidad en sus juegos. Se
procura de nuevo el objeto que le había llamado la atención anteriormente. Moverse con
soltura y seguridad es natural en el niño pequeño si vive en condiciones satisfactorias.
Los movimientos de Caty son bellos y armoniosos, su tono es activo y bien distribuido
en todo el cuerpo, su tronco es móvil y flexible. Cuando rueda el ángulo entre la línea
de sus hombros y la de sus caderas puede alcanzar hasta 90 grados. La utilización
amplia de las articulaciones es un elemento de la fluidez de sus movimientos y de la
eficacia y ajuste de sus gestos.

Ahora, Caty se arrodilla sosteniéndose de los barrotes. Se sienta entre sus talones y
luego, sin soltarse, adelanta su pierna derecha. Utiliza de manera para ella novedosa el
tronco, la pelvis, las piernas . Esta postura y sus variantes son los movimientos más
evolucionados que Caty ha descubierto por sí misma hasta ahora. Caty parece interesada
por las sensaciones que percibe de sus propios movimientos o de sus reajustes
posturales .La relación entre la movilidad de los objetos y el efecto de sus esfuerzos
parece resultar igualmente para ella una experiencia interesante. Antes, la palangana
liviana se movía en función de sus movimientos; ahora, la cama pesada se mantiene
inmóvil y es su propio cuerpo el que se mueve en respuesta a sus gestos.
Hemos visto la gran variedad de movimientos utilizados por Caty: volverse sobre un
lado, luego boca abajo, ponerse en cuadrupedia en posición acodada de costado o en
posición semi sentada, rodar y reptar . Todos estos movimientos participan de una
progresión hacia la vertical, pero esencialmente para Caty son inherentes a su actual
manera de ser.

De dónde proviene la gran seguridad que Caty parece experimentar a lo largo de toda
su actividad. Conoce muy bien el lugar donde está jugando y sobre todo conoce su
propio cuerpo, todas las posibilidades cuando se mueve su propio equilibrio le resulta
tan natural que sólo le presta atención cuando intenta algo nuevo e inclusive cuando
experimenta posturas o movimientos nuevos no se encuentra a merced de lo
desconocido porque conoce sus propios límites.

Te estás mirando en el espejo? ahí te ves Tunde de 12 meses d edad se encuentra


visiblemente feliz con su nurse. Contribuye seguramente a ello el sentirse libre en sus
movimientos se muestra atenta interesada en las posturas que desea.
-Tu cuello, Tunde.
Tunde, voy a secarte la cara, me das tu mano si?
Si no quiere estar de pie o si está cansada se sienta y con que ternura Mónica, su
cuidadora la sigue en sus movimientos.
_Me gustaría secarte mejor me puse en cuclillas aquí así te veo por eso me agaché.
Mónica no siente ninguna necesidad de limitar los movimientos de Tunde mientras la
cambia de ropa o la viste, al contrario trata de adaptarse a la nena.
- Yeah yeah…Los otros chicos están allí jugando en el suelo. Tunde te paso la manga
por el otro brazo si? después del baño vas a poder jugar también ahí.
Éste es el pañal que lavamos a mediodía todavía está bastante húmedo.

Estar de pie amplía el entorno de Tunde que no cesa de plantear preguntas y Mónica
responde
_Así lo vas a tirar se va a caer en el agua y va a estar totalmente empapado
Mónica reconoce y aprecia el comportamiento espontáneo y natural de la nena inclusive
cuando Tunde utiliza mientras están juntas todos los movimientos y posturas que
conoce y tiene ganas.
_Mirá Tunde, aquí hay dos pantalones, ¿cuál querés? uno es lila, el otro es rojo . ¿Cuál
te gusta más? Este? bueno, entonces te lo pongo enseguida.

Es una niña vivaz, activa, movediza y curiosa que suscita el interés del adulto quien le
procura una gran alegría inclusive si el cambiado o el vestido pareciera más difícil en
estas condiciones. Pero también es toda la situación la que favorece el acercamiento
mutuo.

Edith tiene 13 meses, 5 más que Caty su cuidadora acaba de colocarla en el suelo. En el
apodemos observar la misma movilidad que en Caty.
Numerosas investigaciones han demostrado que si los niños tienen la posibilidad de
moverse libremente, a esta edad, cambian de posición una a dos veces por minuto como
promedio.
La flexibilidad del tronco, del que vemos acá un ejemplo, es un elemento sumamente
importante para todos los movimientos ulteriores así como para el mantenimiento del
equilibrio con medios cada vez más complejos.
Edith conoce la plataforma, no tiene ninguna dificultad para treparse. Sabe también sin
ninguna duda cómo bajar. Ahora, sentada, es una postura en la que se siente totalmente
cómoda. Esta comodidad es el resultado de numerosas experiencias realizadas desde
que sabe sentarse, mientras que Caty, cuando la vimos antes, justamente comenzaba en
ese momento a sentarse.
El tronco de Edith es flexible. Gracias a ello puede jugar con su pierna sin peligro de
perder su equilibrio. Mantenerse sentada parece aquí un medio para marcar una pausa.
Ahora emprende un juego que necesita mucha energía. Para Edith, jugar, mantenerse
activa es inseparable del movimientos de todo su cuerpo, de sus desplazamientos y
cambios posturales.
La acción es compleja, Edith varía las condiciones. Las palanganas y canastas que
empuja son diferentes y las posturas que utiliza son variadas .Está buscando comprender
a través de los movimientos de todo su cuerpo los diversos efectos del frotamiento.
Acostándose de espalda encuentra un momento de descanso después del esfuerzo,
mientras continúa sus exploraciones con el plato.
En este estadio de desarrollo, un niño inclusive si mantiene un tiempo una misma
postura, sólo se queda de un minuto y medio a dos como promedio en la misma
posición.
Tanto Edith como Caty no escapan a esta regla. Esto forma parte de una
autorregulación de diferentes tipos de actividad. Edith está segura de sí misma, tiene
soltura, sus movimientos son armoniosos, aunque pierda un instante su equilibrio y se
golpee un poco la cabeza, aprendió antes a caerse bien y no se hace realmente daño y
no se desvía de su objetivo.
Gracias a la motricidad libre y a todas las posibilidades de desplegar sus iniciativas, el
niño puede recurrir a todo el repertorio de movimientos que tiene a su disposición de
acuerdo a su nivel de desarrollo y elegir el que mejor se adapta a su acción.

Edith da pasos sosteniéndose con mucha prudencia. En el desarrollo de sus grandes


movimientos, éste es el nivel más alto que ha alcanzado hasta ahora. No es la primera
vez que lo hace, sin embargo debe prestar atención todavía sus gesto tanto más cuanto
su tarea aquí se ve complicada por los juguetes que encuentra bajo sus pies.
El espacio utilizable para la actividad y concebido psíquicamente se constituye
progresivamente para el niño a través entre otras, de las sensaciones internas y externas
que implican los movimientos diversos y seguros de su propio cuerpo
Un entorno variado y sobretodo donde pueda moverse a voluntad enriquece este
aprendizaje.
Todos los parámetros constitutivos de este espacio, como lo horizontal, lo vertical, lo
oblicuo, la altura y la profundidad, lo externo y lo interno, lo próximo y lo lejano son
reencontrados permanentemente por Edith.
La continuidad de la actividad del niño es asegurada por la posibilidad constante de
tomar todas las iniciativas que surjan de sus intereses.
Para el niño el movimiento representa mucho más que un placer funcional. Es el
instrumento y el modo de expresión de su orientación en el ambiente, de sus acciones
inteligentes de su comportamiento social y de sus afectos.
El movimiento libre basado en la actividad autónoma favorece en e l niño el
descubrimiento de sus propios capacidades la utilización d e sus propias adquisiciones
y el aprendizaje a partir de sus propios fracasos y logros. E l movimiento libre
promueve la construcción activa de su propia imagen corporal y la elaboración de la
unidad y de la fuerza de sí.
Sin embargo, le compete al adulto asegurar al niño las condiciones para una motricidad
libre y las condiciones para las iniciativas autónomas. Además es el adulto el que
garantiza a través de una relación cálida y reaseguradora la capacidad del niño de vivir
plenamente todo el placer y la alegría que tiene de moverse.

Video realizado por Irén Csatári, Attila Franyó, Ágnes Szántó, Anna Tardos y Florence
Descamps, Ágota Péter.Estudio Beta & Krako
Nuestro agradecimiento a los niños, a las nurses y por sus consejos a Geneviève Appell,
Judit Fall, Miriam Rasse y María Vincze. Producido por la Asociación Pikler.Lóczy
.Hungría.. Con la ayuda financiera del Ministerio de asuntos Sociales y de
Integración .Francia y la Fundación Soros de Budapest. 1995. versión en castellano
producida por Isz. de Francia . Ediciones Ariana de Fundari .Argentina.
Asociación Internacional Pikler(Lóczy)Traducido del francés por Myrtha Chokler.
Voces: Laura Albornoz y Myrtha Chokler. 1999.