Está en la página 1de 4

Así que no temas, porque yo estoy contigo;

no te angusties, porque yo soy tu Dios.

Te fortaleceré y te ayudaré;

te sostendré con mi diestra victoriosa.

Isaías 41:10

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar
y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.

Jeremías 29:11

Pero los que confían en el Señor

renovarán sus fuerzas;

volarán como las águilas:

correrán y no se fatigarán,

caminarán y no se cansarán.

Isaías 40:31

Cuando cruces las aguas,

yo estaré contigo;

cuando cruces los ríos,

no te cubrirán sus aguas;

cuando camines por el fuego,

no te quemarás ni te abrasarán las llamas.

Isaías 43:2

Entonces Jesús le dijo: —Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera; y
todo el que vive y cree en mí no morirá jamás. ¿Crees esto?

Juan 11:25-26

Mantengamos firme la esperanza que profesamos, porque fiel es el que hizo la promesa.
Hebreos 10:23

Y después de que ustedes hayan sufrido un poco de tiempo, Dios mismo, el Dios de toda gracia
que los llamó a su gloria eterna en Cristo, los restaurará y los hará fuertes, firmes y estables.

1 Pedro 5:10

El Señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza. Más bien, él tiene
paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca sino que todos se arrepientan.

2 Pedro 3:9

El que los llama es fiel, y así lo hará.

1 Tesalonicenses 5:24

Como tenemos estas promesas, queridos hermanos, purifiquémonos de todo lo que contamina el
cuerpo y el espíritu, para completar en el temor de Dios la obra de nuestra santificación.

2 Corintios 7:1

Reconoce, por tanto, que el Señor tu Dios es el Dios verdadero, el Dios fiel, que cumple su pacto
generación tras generación, y muestra su fiel amor a quienes lo aman y obedecen sus
mandamientos.

Deuteronomio 7:9

Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá.

Mateo 7:7

Mira que estoy a la puerta y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré, y cenaré con él,
y él conmigo.

Apocalipsis 3:20

Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que cree en él no
se pierda, sino que tenga vida eterna.
Juan 3:16

He colocado mi arco iris en las nubes, el cual servirá como señal de mi pacto con la tierra.

Génesis 9:13

El que salga vencedor se vestirá de blanco. Jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que
reconoceré su nombre delante de mi Padre y delante de sus ángeles.

Apocalipsis 3:5

He aquí que yo estoy contigo; yo te guardaré por dondequiera que vayas y te haré volver a esta
tierra. No te abandonaré hasta que haya hecho lo que te he dicho (Ge 28:15).

Yo pondré mi morada entre ustedes, y mi alma no los abominará. Andaré entre ustedes y seré su
Dios, y ustedes serán mi pueblo (Lev 26:11-12).

Nadie te podrá hacer frente en todos los días de tu vida. Como estuve con Moisés, estaré contigo;
no te dejaré ni te desampararé (Jos 1:5).

Nunca se aparte de tu boca este libro de la Ley; más bien, medita en él de día y de noche, para que
guardes y cumplas todo lo que está escrito en él. Así tendrás éxito y todo te saldrá bien (Jos 1:8).

El ángel del SEÑOR acampa en derredor de los que le temen, y los libra (Sal 34:7).

Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias (Sal 103:3).

Porque él sacia al alma sedienta y llena de bien al alma hambrienta (Sal 107:9).

Honra al SEÑOR con tus riquezas y con las primicias de todos tus frutos. Así tus graneros estarán
llenos con abundancia, y tus lagares rebosarán de vino nuevo (Pr 3:9-10).

El que da al pobre presta al SEÑOR, y él le dará su recompensa (Pr 19:17 ).


Pero los que esperan en el SEÑOR renovarán sus fuerzas; levantarán las alas como águilas.
Correrán y no se cansarán; caminarán y no se fatigarán (Is 40:31).