Está en la página 1de 6

LA MENTE: EL CAMPO DE BATALLA PARA EL CRISTIANO

1. Uno de los momentos más tristes que he vivido en una iglesia es cuando una pareja
de jóvenes enamorados no escuchó la voz de Dios y traspasaron el límite.

2. Lo que más nos entristecía era que los adultos habíamos hablado de estos temas
con los jóvenes en diversas reuniones, pero, estos no escucharon o tal vez porque
pensaron que estábamos exagerando, o porque ellos se creían lo suficientemente
fuertes para evitarlo o sencillamente, porque pensaban que nadie se daría cuenta.

3. Como se imaginarán, los resultados fueron catastróficos para esta pareja, no


pudieron continuar con sus estudios, sus familias tuvieron que hacerse cargo del
niño, lo que ganan ahora no les alcanza para sustentar a su hijo, se iniciaron peleas,
se separaron, en fin, todo por un momento de pasión.

4. Si esto es catastrófico para unos jóvenes que recién comienzan, ¿cómo será de
catastrófico cuando es un varón cristiano y casado es quien saca los pies del plato?
Pero en ambos casos, ¿qué pudo hacer este varón para haberlo evitado?

ORACIÓN

[Mateo 5:27] Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio.


[Mateo 5:28] Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya
adulteró con ella en su corazón.

5. Los fariseos pensaban que estaban cumpliendo con la Ley de Dios porque ellos no
tenían relaciones físicas con otra mujer que no fuera su esposa y ¿cuántos de
nosotros podemos decir lo mismo? Pero, eso es solo la imagen para el público.

6. Jesús aclara que el adulterio no solo sucede cuando uno tiene relaciones sexuales
físicas con otra mujer sino, cuando deseamos a otra mujer en nuestro corazón,
cuando dejamos que nuestra imaginación, la lujuria, tome control de nuestra mente.

7. Y para Dios es lo mismo porque, ¿qué nos impide adulterar? Pues nuestra pared
moral: ¿qué pensará mi esposa e hijos, que pasará con mis amigos o compañeros de
trabajo?, ¿dónde quedará mi reputación?, pero cuando es pared moral se cae, el
varón da ese paso para la consumación del adulterio como está escrito:

[Santiago 1:13] Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios;
porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie;
[Santiago 1:14] sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es
atraído y seducido.
[Santiago 1:15] Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, da a luz el pecado;
y el pecado, siendo consumado, da a luz la muerte.

8. Pero lo cierto es que el pecado sexual nunca surge de la nada, no es que vayas
caminando por ahí y no te das cuenta de un hueco en el camino y te caes, no es así,
el pecado sexual no es que aparezca de repente sino es el resultado predecible de
cómo estamos alimentando nuestra mente.

9. Si descuidamos las relaciones con nuestro entorno y le concedemos a nuestra mente


el contacto con la impureza, los pensamientos e imágenes que vamos guardando en
nuestra mente serán el alimento de nuestro actuar mañana, y por ello, la tentación
podrá aparecer de repente pero no el pecado, al igual que no aparece de repente la
fibra moral y espiritual.

[Mateo 6:22] La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo
estará lleno de luz;
[Mateo 6:23] pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz
que en ti hay es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?

10. ¿Cuántas no serán las mismas tinieblas? ¿cuánto no es lo que nosotros mismos
alimentamos?, todos nosotros forjamos nuestra ética sexual por medio de una serie
continua de decisiones y acciones, entre las cuales podemos incluir los pequeños
excesos y las concesiones minúsculas: cuando nuestros ojos se detienen aquí,
cuando nuestra mente vaga por allá.

11. Nuestra mente es como una placa fotográfica que va captando y acumulando lo que
nosotros le permitimos, sea santa o no lo sea, sea luz o tinieblas como dice el
versículo que hemos leído y es que finalmente: la batalla se produce en nuestra
mente y por ello que para muchos que hemos conocido a Cristo ya mayores ¿qué
difícil es evitar que ciertos eventos lleguen a nuestra mente?

DEBATE: Ahora que somos cristianos ¿qué imágenes con contenido sexual se nos vienen a
la mente, ¿cuándo y cómo llegaron ahí?

12. Ahora bien ¿de dónde viene la lujuria?

[Mateo 15:19] Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los
adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias.
13. Cómo estábamos hablando, los pensamientos que se forman en nuestra mente,
llegan de repente, fugazmente, sin que tengamos control, y es que todo viene de
nuestro corazón.

14. La lujuria se alimenta con todo aquello que hayamos depositado en nuestro cerebro,
lo que nosotros hemos permitido que entre por medio de nuestros sentidos, cosas
concretas que han visto nuestros ojos y escuchado nuestros oídos.

15. En las Escrituras tenemos una historia muy conocida, la de David:

[1 Santiago 13:14] Mas ahora tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón
conforme a su corazón, al cual Jehová ha designado para que sea príncipe sobre su pueblo,
por cuanto tú no has guardado lo que Jehová te mandó.

16. David era un hombre conforme a su corazón, pero, cuando ya era rey y tenía poder,
sucedió lo siguiente:

[2 Santiago 11:1] Aconteció al año siguiente, en el tiempo que salen los reyes a la guerra,
que David envió a Joab, y con él a sus siervos y a todo Israel, y destruyeron a los amonitas,
y sitiaron a Rabá; pero David se quedó en Jerusalén.
[2 Santiago 11:2] Y sucedió un día, al caer la tarde, que se levantó David de su lecho y se
paseaba sobre el terrado de la casa real; y vio desde el terrado a una mujer que se estaba
bañando, la cual era muy hermosa.
[2 Santiago 11:3] Envió David a preguntar por aquella mujer, y le dijeron: Aquella es
Betsabé hija de Eliam, mujer de Urías heteo.
[2 Santiago 11:4] Y envió David mensajeros, y la tomó; y vino a él, y él durmió con ella.
Luego ella se purificó de su inmundicia, y se volvió a su casa.

DEBATE: ¿Cómo fue posible que David, de quien Dios se refirió como varón conforma su
corazón, pueda haber adulterado?, ¿fue culpa de la mujer?

LA FIJACIÓN DE LÍMITES

17. Para proteger nuestra pureza, como varones necesitamos fijarnos unos límites
mentales y debemos pensar en una relación de temas que rompen mi pureza y con
ellos mi relación con Dios.

18. Creo que aquella lista lo primero que debe figurar es pues el adulterio y de ahí
puede ser la pornografía, el lugar donde trabajo, el viaje en bus de todos los días, las
series y películas que veo en la TV o cine, los periódicos y revistas que leo, la música
que escucho, el baile que practico, etc.
19. Todos debemos tener una lista propia, cada uno de nosotros sabemos muy bien que
temas deben ir en esa lista porque cada uno de nosotros somos los únicos
responsables de proteger nuestro corazón, tal como nos dice Proverbios:

[Proverbios 4:23] “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de él mana la
vida”.

20. Y sobre todo debemos impedir que esa lista se extienda.

LLÉNESE LA MENTE DE PENSAMIENTOS PUROS

[Filipenses 4:8] Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo
justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si
algo digno de alabanza, en esto pensad.

21. Quisiera pedirles a todos Uds. un momento para un experimento, y lo primero que
les pediré es que no piensen en serpientes, ¿ok?, no piensen en serpientes por un
instante, ¿OK?, nadie piensa en serpientes?, ¿hay alguno que no haya pensado en
serpientes? Claro que no, TODOS hemos pensado en serpientes.

22. Mi advertencia no impidió que pensáramos en serpientes sino más bien todo lo
contrario, mis palabras los estimularon a pensar en serpientes, pero ahora, piensa
en tu postre favorito, ahora que ya viene el lonche pues ¿qué sucedió?, pues
olvidamos pensar en serpientes hasta que lo volví a repetir la palabra.

23. La Escritura nos pide que pensemos en todo lo bueno, pero ¿cómo podemos
hacerlo? Pues de la misma forma que pensábamos en serpientes y postres porque
es claro que los pensamientos puros echan fuera a los impuros.

24. Ahora bien, todos nosotros sabemos muy bien que es difícil borrar los archivos
malos en el disco duro de nuestro cerebro, pero sí podemos restringir el abrir
archivos malos para poder abrir muchos más buenos.

25. Martín Lutero decía que “uno no puede impedir que las aves vuelen sobre su
cabeza, pero sí puede impedir que le hagan un nido en el cabello”.

26. No podemos impedir que el mundo nos lance imágenes, pero sí podemos impedir
que estas imágenes hagan su nido en nuestra mente.

DEBATE: ¿De qué estamos alimentando nuestra mente?


UN PACTO CON SUS OJOS

[Job 31:1] Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?
[Job 31:2] Porque ¿qué galardón me daría de arriba Dios, Y qué heredad el Omnipotente
desde las alturas?
[Job 31:3] ¿No hay quebrantamiento para el impío, Y extrañamiento para los que hacen
iniquidad?
[Job 31:4] ¿No ve él mis caminos, Y cuenta todos mis pasos?

27. Job se había comprometido a guardar su corazón en base a guardar sus ojos y el
mismo compromiso es el que todos nosotros debemos tener, el de retirar nuestra
mirada inmediatamente de todo lo que los arrastre a la lujuria.

28. Todos sabemos, y lo vemos en películas, que el arsénico tiene un efecto


acumulativo, poco a poco, nos va matando de a pocos pero finalmente, nos mata, la
única forma de evitarlo es dejarlos de tomar pero, también debemos trabajar para
retirar el arsénico que está en nuestros cuerpos.

29. La decisión para recuperarnos si hemos sido envenenados de lujuria, es ser tajante y
trabajar por nuestra recuperación, pero, ¿cuántos varones no lo han intentado y han
fallado?

30. Pues han fallado porque pensaban que lo lograrían con sus propias fuerzas, pero
todos necesitamos de la fuerza del Espíritu Santo.

[2 Corintios 12:7] Y para que la grandeza de las revelaciones no me exaltase


desmedidamente, me fue dado un aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás que me
abofetee, para que no me enaltezca sobremanera;
[2 Corintios 12:8] respecto a lo cual tres veces he rogado al Señor, que lo quite de mí.
[2 Corintios 12:9] Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la
debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que
repose sobre mí el poder de Cristo.
[2 Corintios 12:10] Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas,
en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy
fuerte.

31. Si aún Pablo reconocía su debilidad, de la cual estaba contento porque de esa forma
se manifestaba el poder de Dios, ¿qué de nosotros?