Está en la página 1de 6

EL TRANSFONDO CRISTIANO DE LAS CRONICAS DE NARNIA1

Juliana Balvin Echavarría2

Introducción

Las crónicas de Narnia es una heptalogia heptalogía de libros escritos entre 1950 y 1956 por el
novelista, profesor, ensayista, apologista cristiano y escritor británico Clive Staples Lewis
(1898-1963) más conocido como C.S. Lewis; quien luego de militar en el ateísmo durante su
juventud, al llegar a la edad de 30 años y gracias a la influencia de varios amigos, entre ellos, el
muy conocido escritor J.R.R Tolkien, se convirtió a la fe cristiana, la cual había practicado en
sus primeros años, y que a partir de lo cual la fe que comenzó a profesar se vería
considerablemente reflejada en sus obras hasta su muerte.

Los siete libros de la saga cuentan la historia de Narnia, un mundo habitado por animales
parlantes y criaturas mitológicas que según Monique Villen (2015):

Narnia es el escenario elegido por C.S. Lewis para recrear de manera alegórica las líneas
básicas de la Historia de la Salvación. Recoge algunos relatos bíblicos: la Creación en El
sobrino del mago, Moisés en El caballo y el muchacho, Cristo en El león, la bruja y el
armario y el Apocalipsis en La última batalla (2015número de página o párrafo).

Luego de que en 2005 se estrenara mundialmente en la gran pantalla la primera adaptación


cinematográfica de la saga “Las crónicas de Narnia“; “: El león, la bruja y el ropero” (apellido
del director), y llegara a millones de espectadores, muchos de ellos, quienes por primera vez
conocían de Narnia, notaron que si se analizaba un poco más la obra se podía encontrar
fácilmente todo el trasfondo cristiano que contiene.

Tanto el primero de los libros en ser publicado, como la primera entrega cinematográfica de la
saga, fue “ El león , la bruja y el ropero” nos narran cómo cuatro hermanos, Peter, Edmund,
Susan y Lucy, a causa de la guerra deben pasar las vacaciones en la gran casa del señor Kirke,
allí encuentran un armario a través del cual pueden pasar de este mundo a otro, llamado Narnia,

1
Producción textual realizada en la asignatura de Habilidades ComunicativasNarrativa, bajo la orientación del
profesor Juan Carlos Jiménez Tobón.
2
Estudiante de Cine del Instituto Tecnológico Metropolitano. Correo institucional:
julianabalvin274260 @correo.itm.edu.co
el cual es falsamente gobernado por Jadis, la bruja blanca, quien se hace llamar la reina de
Narnia, pero que originalmente fue creado y gobernado por Aslan, el verdadero rey de Narnia,
quien con la ayuda de los cuatro niños derrota a la bruja blanca y devuelve la paz a estas tierras,
dejando como reyes a los cuatro niños para que la gobiernen en su ausencia. Ellos, después de
crecer en Narnia, un día por error, regresan a este mundo nuevamente a través del armario.

Una de las primeras analogías que se pueden ver entre este mundo y nuestro mundo es el
contexto en que se encuentra Narnia cuando los cuatro niños llegan allí. Está bajo el dominio de
la bruja blanca, la cual, ha lanzado un hechizo sobre Narnia, para que siempre sea invierno, pero
nunca navidad, sus habitantes sufren por esto, pero saben que su único rey es Aslan; , el creador
de Narnia e hijo del gran Emperador más allá de los Mares, y esperan su llegada poniendo su
esperanza a una antigua profecía: “El mal se trocará en bien, cuando Aslan aparezca. Ante el
sonido de su rugido, las penas desaparecerán. Cuando descubra sus dientes, el invierno
encontrará su muerte. Y cuando agite su melena, tendremos nuevamente primavera.” (Lewis
1950, ¿esta cita es de la película o de la novela? Debes dejar claro si te vas a referir siempre a la
película o a ambas obras).

Hasta este punto, se podría ver a Narnia como una alegoría del pueblo de Israel, justo antes del
nacimiento de Jesucristo, el cual desde Adán y Eva había sido guiado por Dios a través de un
mundo prácticamente gobernado por satanás, por medio de la esperanza de un salvador
prometido que libraría al hombre de la esclavitud del pecado y le daría la vida eterna.

Pero el El mismo Lewis, en una de sus respuestas a cartas escritas por sus lectores, expresa la
verdadera intención de sus escritos.

[…] sin embargo yo no estoy haciendo exactamente una representación mediante


símbolos de la verdadera historia del cristianismo, si nosino que más bien me digo
“supongamos que existiera un mundo como Narnia, que necesitara ser salvado y que el
hijo de Dios (o del “Gran emperador allende los mares”) hubiera ido a redimirlo, igual
que vino a redimirnos a nosotros, ¿cómo habría sucedido en aquel mundo?... (Lewis
1960).
Ahora bien, una vez establecida la línea en que Lewis decide desarrollar su historia, se pueden
empezar a establecer los puntos en los que coinciden los acontecimientos sucedidos en Narnia
según la novela y su adaptación cinematográfica y los que sucedieron en nuestro mundo.

Estos se pueden dividir en tres partes; Las consecuencias de la traición, el sacrificio y la


resurrección.

Las consecuencias de la traición

La traición de Edmund a Aslan, sus hermanos y Narnia consistió en dejarse llevar por la
ambición y la soberbia de querer ser más importante que sus hermanos, solo hasta que vio las
verdaderas intenciones con las que la bruja le había prometido tantas cosas logro logró
experimentar el remordimiento, al igual que ocurrió con Judas en el evangelio cuando vendió a
Jesús por treinta monedas de oro, . la La diferencia es que mientras este, a causa del
remordimiento, decide optar por el suicido, Edmund es rescatado por Aslan, representando a
partir de este momento a todos los pecadores por los cuales Jesucristo plantea "¿Quién de
vosotros que tiene cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las 99 en el desierto, y va a buscar
la que se perdió hasta que la encuentra?" (Lc 15: 4 Biblia de Jerusalén, 1968). Y más adelante
continua “Yo soy el buen pastor; el buen pastor da su vida por las ovejas” (Jn 10:11 Biblia de
Jerusalén 1964). Aslan sabe que las consecuencias que le traerá el arrancar a Edmund del poder
de la bruja y aun así lo hace, perdona a Edmund y olvida sus acciones como Jesucristo lo hace en
varias ocasiones en el evangelio.

Cuando ella se entera se dirige hacia Aslan para reclamarle.

—Tienes un traidor aquí, Aslan —dijo la Bruja. —Bueno —dijo Aslan—, su ofensa no
fue contra ti. Tú sabes que todo traidor me pertenece; que, por ley, es mi presa, y que por
cada traición tengo derecho a matar. [...] —Por lo tanto —continuó la Bruja—, esa
criatura humana es mía. Su vida está en prenda y me pertenece. Su sangre es mía (Lewis,
1950).

Ante lo que para Aslan es un reclamo justo, pide hablar a solas con la bruja y en tal conversación
el él le ofrece entregar su vida a cambio de la vida de Edmund y la de toda Narnia y ella acepta.
De igual forma lo hace Jesucristo "que tampoco el Hijo del hombre ha venido a ser servido, sino
a servir y a dar su vida como rescate por muchos." (Mc 10:45 Biblia de Jerusalén 1964).

El sacrificio

En la noche, Aslan voluntariamente va hacia el encuentro con la bruja, quien tiene todo
preparado para matarle, va triste pero tranquilo, sin oponerse a los golpes, las burlas y los
ultrajes que le hacen los seguidores de la bruja, dejándose así amarrar y cortar la melena.

Es algo bastante similar a la profecía que el profeta Isaías hizo sobre el significado del sacrificio
de cristo

Fue oprimido y humillado, pero él no abrió la boca. Como cordero llevado al degüello,
como oveja que va a ser esquilada, permaneció mudo, sin abrir la boca. Detenido, sin
defensor y sin juicio, ¿quién se ocupó de su generación? Fue arrancado de la tierra de los
vivos, herido por las rebeldías de su pueblo (Is 53: 7,8 Biblia de Jerusalén 1964)

Tanto Aslan como Jesucristo realizaron un acto de amor puro, “Nadie tiene amor más grande que
el dar la vida por sus amigos”. (Jn 15:13 Biblia de Jerusalén 1964) siendo inocentes dieron su
vida en rescate de los demás.

La resurrección

Aslan resucita al amanecer generando un temblor de tierra y partiendo la mesa de piedra en


dos simbolizando así la destrucción de la antigua ley y creando una nueva ley basada en el amor.
Y las primeras en verle resucitado son las dos niñas, Lucy y Susan,

Con Jesús ocurre algo similar, según lo narra el evangelio de marcos

Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra


María fueron a ver el sepulcro. De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Ángel del
Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella… 
Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la
noticia a sus discípulos. En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os
guarde!» Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. (Mt 28: 1,2-8,9 Biblia
de Jerusalén 1964)

Estos tres puntos son solo unos de los más significativos dentro de las muchas referencias que
existen dentro de las Las crónicas de Narnia, existen también otras muchas tales como la
analogía entre la figura y la misión de Peter y la del apóstol Pedro, el zorro y Juan el Bautista, la
llegada de la navidad y el regreso de Aslan, el aliento de vida que resucita a las almas, el carácter
eterno de la coronación de los niños y el bautismo de los cristianos, la partida de Aslan y al la
ascensión de Jesucristo, entre otros.

Pero si hasta este punto existe alguna duda sobre la relación que existe entre Aslan y Jesucristo,
el mismo Lewis dará una peculiar respuesta tal y como lo hizo al responder una carta de una
niña, que quería conocer esta relación.

En cuanto al otro nombre de Aslan, prefiero que lo adivines tú. Veamos ¿ha existido
alguna vez alguien, en este mundo que llegara al mismo tiempo que papa Noel, que diera
que era hijo de un Gran Emperador, que se sacrificara a si sí mismo entregándose a unos
malvados para que le insultaran y asesinaran, por una falta que habían cometido otros,
que volviera otra vez a la vida… y a quien a veces se alude como “el cordero”? ¿De
verdad no sabes cómo llámanos llámamos a Aslan en este mundo? Piénsalo y dime tu
respuesta (Lewis, 1953).

Conclusión

El trasfondo cristiano que existe en Las Crónicas de Narnia es prácticamente innegable,


principalmente por queporque las referencias y las analogías que se pueden encontrar en el él son
lo suficientemente significativas para así creerlo, y segundo porque su mismo autor no tiene
reparos en admitir que dejando fluir su imaginación creo creó a Narnia e introdujo en ella a
Jesucristo; su salvador, en forma de león.
Coherencia y desarrollo de la tesis: 5

Análisis comparado: 4

Dominio semántico del lenguaje: 4

Aspectos ortotipográficos y gramaticales: 4

Citación (Normas APA – sexta versión): 4

Nota: 4.2