Está en la página 1de 4

Muro con efectos de luz y

sombra
Dificultad
• Baja
Herramientas
• Brocha
suave de 3"
• Rodillo
• Bandeja
para pintura
• Lápiz
grafito
• Plomada
• Huincha
de medir
Materiales
• Masking
tape
• Barniz al
agua
transparente
y brillante
• Pintura
opaca, color
a elección
Muro con efectos de luz y sombra

Este sutil efecto de pintura otorgará "carácter" a una


habitación. Es esencial -eso sí- que ésta cuente con una
buena iluminación, ya que son los reflejos originados por
la luz los que ponen de manifiesto la sutil diferencia de
tonalidades entre las franjas.
Es un tratamiento ideal para ser aplicado sobre uno o dos
muros de una habitación amplia.
En combinación con la textura de un muro de piedra, las
rayas del sombreado aportarán una nota adicional de
calidez y discreta elegancia.

El color
• Esta técnica luce especialmente bien cuando se utilizan
colores oscuros y cálidos, como un rojo colonial por
ejemplo.
• Pinte el fondo con una pintura opaca (látex u óleo), deje
secar bien y barnice -franja por medio- con un barniz
transparente y brillante. Esto da como resultado un color
con una leve variación de tonos.
• Otra posibilidad es aplicar dos tipos de pinturas, con
brillos diferentes: un látex opaco y un óleo brillante por
ejemplo.

Muro con efectos de luz y sombra

Pinte el muro
• Puede utilizar rodillo para esta etapa.
• Prepare el muro y aplique una mano de fijador sellador. Deje secar.
• A continuación, pinte con dos o tres manos de pintura opaca del color de
su preferencia. Deje secar bien entre mano y mano.

Marque las divisiones


• Mida el ancho del muro y divídalo en franjas verticales de más o menos
45 cm. Para ello empiece por marcar los puntos divisorios en la parte
superior del muro.
• Utilizando una plomada y un lápiz grafito defina los puntos inferiores de
las franjas. Para facilitar su trabajo, en esta etapa consiga la ayuda de otra
persona.
• Fije la cinta de enmascarar sobre la parte superior del muro y una este
punto con la marca realizada sobre la zona inferior del muro.
• Ubique la cinta por fuera de la franja que va a barnizar (o pintar).

Presione las cintas


• Aplaste muy bien las cintas con sus dedos, presionándolas a todo lo
largo y especialmente por los bordes, para minimizar así la posibilidad de
que penetre barniz o pintura hacia la franja vecina.
TENGA PRESENTE
Este paso es muy importante, pues los muros suelen tener
irregularidades que dejan intersticios por donde puede penetrar
después la pintura o el barniz.

Identifique las franjas


• Para no confundirse, marque franja por medio con pequeños trozos de
cinta, de manera de identificar las zonas que no serán retocadas.

Muro con efectos de luz y sombra


Aplique el barniz
• A continuación, utilizando una brocha suave, aplique una mano de barniz
brillante.
• Parta trabajando desde el centro de la franja y avance con cuidado hacia
los bordes, siempre con brochazos verticales. La idea es llegar con una
capa más delgada hacia las orillas.
IMPORTANTE
Para lograr un efecto de buena calidad, es importante que las líneas
divisorias queden limpias y rectas. Por ello, es preferible usar brocha
en vez de rodillo y preocuparse por repartir perfectamente el material
del borde.

Retire las cintas


• Retire con cuidado las cintas. Una sutil diferencia de tonos y brillos
quedará de manifiesto.