Está en la página 1de 5

Tablero tipo Grilla

El miembro estructural primario de un tablero malla es una malla de dos o más vigas
longitudinales con vigas transversales (o diafragmas) que apoyan la losa de
recorrido. Las cargas son distribuidas entre las vigas longitudinales principales por la
flexión y torsión de las vigas transversales, tal como se muestra en la figura. Debido
a la cantidad de mano de obra necesaria para fabricar o enmarcar las vigas
transversales, este método de construcción se está haciendo menos popular, y está
siendo reemplazado por tableros losa y viga-losa sin diafragmas transversales.

Distribución de la carga en tableros malla por la flexión y torsión de los miembros


viga (tomado de “Bridge Deck Behavior” de E.C. Hambly).

Tablero tipo losa


Un tablero losa se comportará como una placa plana estructuralmente continua para
transferir momentos y torsiones en todas las direcciones dentro del plano de la
placa. Cuando una carga es localizada en una parte de la losa, la losa se deflecta
localmente en un plato o superficie combada, causando un sistema bi-dimensional
de momentos y torsiones los cuales transfieren y comparten la carga a sus partes
vecinas del tablero las que son cargadas menos severamente como se muestra en
la figura. Una losa es “isotrópica” cuando sus rigideces son las mismas en todas las
direcciones en el plano de la losa. Es “ortótropa” cuando las rigideces son diferentes
en dos direcciones en ángulos rectos.

Distribución de la carga en tableros losa por la flexión y torsión en dos direcciones


(tomado de “Bridge Deck Behavior” de E.C. Hambly).
Los tableros de losa de concreto son comúnmente usados cuando los vanos son
menores de 50 pies (15 metros). Si el tablero es vaciado en sitio es una práctica
general considerarlo como isotrópico, incluso aunque el refuerzo puede no ser el
mismo en todas las direcciones.
Cuando no es conveniente apoyar el tablero sobre un falso puente durante su
construcción, la losa a menudo construida de manera compuesta con concreto
armado vaciado en sitio entre vigas erigidas previamente, como se muestra en la
Figura 3-5(b). Las vigas de concreto pretensado o de acero tienen una mayor rigidez
longitudinal que lo que el concreto en sitio tiene transversalmente; así el tablero es
ortótropo.

Tablero losa compuesto de concreto vaciado en sitio rellenando vigas pretensadas

Para tramos mayores de 50 pies (15 metros), el contenido del material y la carga
muerta de una losa sólida será excesiva y se acostumbra aligerar la estructura
incorporando agujeros o vacíos de sección transversal cilíndricas o rectangulares
cerca al eje neutro. Estos son mostrados en las Figuras 3-5(c) y (d). Si el peralte y
ancho de los agujeros es menor que el 60% del peralte total de la estructura, su
efecto en la rigidez es pequeño y el tablero se comportará efectivamente como una
placa. Los tableros de losa con agujeros son construidos frecuentemente de
concreto vaciado en el sitio con formaletas o encofrados para los agujeros
permanentes, o de vigas tipo cajón prefabricados de concreto pretensado
postensionados transversalmente para asegurar la continuidad transversal. Si el
agujero excede el 60% del peralte, el tablero se considera generalmente de
construcción celular con un comportamiento diferente.

Tablero losa Agujereada; y tablero losa agujereada de vigas tipo cajón


prefabricadas postensionadas transversalmente.
Tablero tipo viga-losa
Un tablero viga-losa consiste de un número determinado de vigas longitudinales
conectadas a través de sus partes superiores por una losa estructuralmente
continua delgada. En la transferencia de la carga longitudinalmente a los apoyos, la
losa actúa en conjunto con las vigas como sus alas superiores. Al mismo tiempo la
mayor deflexión de las vigas más pesadamente cargadas flexionan la losa
transversalmente ya que transfieren y comparten la carga a las vigas vecinas.
Algunas veces esta distribución transversal de la carga es asistida por un número de
diafragmas transversales en puntos a lo largo del tramo, de modo que el
comportamiento del tablero es más similar al de un tablero malla. Sin embargo, el
uso del diafragma se hace menos popular debido a los problemas de construcción
que causan y porque sus rigideces localizadas atraen fuerzas que puedan causar
concentraciones de esfuerzos innecesarias. La construcción viga-losa tiene la
ventaja sobre la losa que es mucho más ligera mientras se retiene la rigidez
longitudinal necesaria. Consecuentemente es más adecuado para un mayor rango
de tramos, y se presta asimismo para la construcción prefabricada. Ocasionalmente,
la flexibilidad transversal puede ser ventajosa; por ejemplo, puede ayudar a un
tablero sobre apoyos esviados a deflectarse y girar cómodamente bajo carga sin
carga excesivamente el apoyo más cercano a la carga o levantarlos más lejos.

Tablero viga-losa contigua y losa de un tablero viga-losa contigua deflectada o


deformada en onda suave
Para tramos mayores de 50 pies (15 metros), el contenido del material y la
carga muerta de una losa sólida será excesiva y se acostumbra aligerar la
estructura incorporando agujeros o vacíos de sección transversal cilíndricas o
rectangulares cerca al eje neutro. Estos son mostrados en las Figuras 3-5(c) y
(d). Si el peralte y ancho de los agujeros es menor que el 60% del peralte total
de la estructura, su efecto en la rigidez es pequeño y el tablero se comportará
efectivamente como una placa. Los tableros de losa con agujeros son
construidos frecuentemente de concreto vaciado en el sitio con formaletas o
encofrados para los agujeros permanentes, o de vigas tipo cajón prefabricados
de concreto pretensado postensionados transversalmente para asegurar la
continuidad transversal. Si el agujero excede el 60% del peralte, el tablero se
considera generalmente de construcción celular con un comportamiento
diferente, como se describirá más adelante.