Está en la página 1de 4

Trabajo de ética

(Etica y polícica)

Integrantes:

-Sebastian Calle

-Marla Valencia

-Yeimy Estrada

Profesor:

Wilmer Cardona

UniRemington

2019
El documento “ética y política” de Enrique Dussel hace referencia a un pensamiento

sistemático el cual busca la transformación, es decir, hacer un sistema distinto para las

comunidades periféricas que son víctimas del mismo sistema, el cual sea más justo,

sirva al pueblo y disminuya la pobreza, así logrando un orden social.

Dussel basa su pensamiento ético-político desde la vida humana como primordial y un

principio ético universal y propone buscar alternativas para las problemáticas de las

comunidades periféricas las cuales se ven afectadas, creando un orden democrático que

se desprende desde los principios políticos y seguidos de la vida humana, donde existen

condiciones justas y dignas para las víctimas que se ven afligidos por el sistema que los

excluye de la vida humana, logrando que dichas comunidades sean reconocidas y

transformen su realidad; siendo reconocidas las condiciones materiales se obtiene una

propuesta ético política de liberación que permite el desarrollo y la garantía de mejores

condiciones de vida en la comunidad política.

Dussel desarrolla una reconfiguración del sentido del poder desde la idea de poder

obediencial, el cual tiene tres principios políticos, basándose en lo que es una buena

sociedad: la igualdad, libertad y factibilidad; así, generando un impacto a la filosofía

política contemporánea, permitiendo un orden social acobijando a las víctimas, y sobre

todo reconociéndoles su participación. Además este aporte filosófico desde la

comunidad política es el que garantiza el buen vivir, que es una realidad material.

Dussel plantea una apuesta democrática de gran importancia, donde la construcción de

un sistema democrático surge de la materialidad de las sociedades que dentro del


sistema mundo en varias ocasiones son cohibidas al desarrollo de la vida humana. Tal

pretensión pone de plano una realidad que debe ser pensada, pues en el mundo en que

vivimos actualmente las estructuras de organización se han desarrollado desde la

opresión de las comunidades periféricas en diferentes frentes: sometimiento económico,

desestructuración cultural, intervención violenta, etc. Sujetos de estas conductas que se

proyectan desde los países del centro, quienes ostentan la posición de primer mundo a

partir de la ejecución de un sistema que está diseñado para oprimir las comunidades de

la periferia, consiguen que estas se alzen como víctimas que reclaman su

reconocimiento y promueven procesos para transformar su realidad.

Dussel tiene un matiz democrático que es necesario tener en cuenta. El despliegue del

poder obediencial se consuma con la construcción de tres principios políticos sobre los

que se construye lo que es una buena sociedad: igualdad, libertad y factibilidad. Estos

principios no sólo son la materialización de la vida humana ya que se sustentan en ese

valor base, sino que significan un discurso argumentativo en el que la democracia se

hace presente de manera material.

La legitimidad del orden social que se propone en Dussel va de la mano del consenso

que se desarrolla al interior de la comunidad política, el cual desde la participación

simétrica de sus miembros y desde el despliegue empírico de la potentia como fuente

del poder político que ostenta la comunidad, permite que podamos pensar un sistema

democrático en el que la vida humana se haga presente. La apuesta democrática en

Dussel tiene entonces una importante dimensión material ya que se propone la

construcción de un sistema democrático que surge de la materialidad de las sociedades


que en las dinámicas del sistema mundo en muchas ocasiones ven impedido el

desarrollo de la vida humana.