Está en la página 1de 15

Parashá 06 Toldot

Génesis 25:19 – 28:9

Aliyás de la Torá:

1. 25:19 – 26:5
2. 26:6-12
3. 26:13-22
4. 26:23-30
5. 26:30 – 27:27
6. 27:28 – 28:4
7. 28:5-9
8. Maftir: 28:7-9

Haftará: (Malaquías 1:1 – 2:7)

Código Real (HaTsofen HaMaljutí): Marcos 9:14 – 10:31

Aliyás del CR:

1. 9:14-29
2. 9:30-37
3. 9:38-50
4. 10:1-16
5. 10:17-31

Toldot

Plural de “toldá”[1] que significa “generación”, “descendiente”, “historia”, “memoria”, “crónica”.

Primera aliyá, 25:19 – 26:5

Yitsjak tiene 40 años cuando toma a Rivká por mujer. Como Rivká es estéril él ora por ella durante 20 años, y
así se queda embarazada. Pero como hay movimientos muy fuertes en su interior se va a consultar al Eterno,
quien le revela que tiene dos naciones en su seno y que el mayor servirá al menor. Luego da a luz mellizos. El
mayor es todo velludo, y por eso recibe el nombre de Esav. El segundo sale con la mano asida al talón de
Esav y es llamado Yaakov. Entonces Yitsjak tiene 60 años de edad.
Los dos hijos crecen y toman caminos muy distintos. Esav se hace cazador y Yaakov se dedica a criar ganado
buscando la integridad. Por causa de la caza, Esav gana el favor de su padre, pero Yaakov gana el favor de
su madre.
Un día Yaakov prepara un potaje de lentejas rojas. En ese momento llega Esav del campo, agotado, y le pide
a Yaakov que le sirva de lo rojo. Por eso le llamarán Edom, rojo. Pero Yaakov le pide que le venda la
primogenitura a cambio de la comida. Esav acepta y le hace un juramento. Así menospreciaba su
primogenitura.
Llega otro tiempo de hambre en la tierra. Entonces Yitsjak se va a Guerar, a Avimelej, rey de los filisteos. Allí el
Eterno se revela y le dice que no descienda a Mitsrayim sino que se quede en esa tierra. Promete bendecirle y
dar a su descendencia todas estas tierras para así confirmar el juramento dado a su padre Avraham. Su
descendencia será como las estrellas en multitud y recibirán todas estas tierras. En la descendencia de Yitsjak
se bendecirán todas las naciones de la tierra, porque Avraham obedeció al Eterno, guardando su ordenanza,
sus mandamientos, sus estatutos y sus instrucciones.

Segunda aliyá, 26:6-12

1
Así se queda Yitsjak en Guerar. Dice que su esposa es su hermana pensando que así los hombres no le
matarán por su causa, porque es muy bella. Después de un tiempo el rey Avimelej descubre que son esposos
y reprende a Yitsjak por haberle engañado a él y a su pueblo. Luego ordena a su pueblo que no toquen al
hombre y a su mujer.
Después Yitsjak siembra en la tierra y recibe ese año una cosecha de cien medidas, por causa de la bendición
del Eterno.

Tercera aliyá, 26:13-22

El hombre se engrandece para ser muy poderoso de manera que los filisteos le tienen envidia. Han echado
tierra en todos los pozos que Avraham había cavado. Avimelej expulsa a Yitsjak de su territorio por ser
demasiado poderoso. Entonces se establece en el valle de Guerar. Allí Yitsjak vuelve a cavar los mismo pozos
de agua que su padre había cavado dándoles los mismos nombres. Los siervos de Yitsjak siguen cavando y
encuentran aguas vivas. Los pastores de Guerar riñen con los pastores de Yitsjak diciendo que el agua es de
ellos. Por eso el pozo recibe el nombre de Esek, riña. Lo mismo sucede con otro pozo que cavan y le dan el
nombre de Sitná, oposición. Por eso Yitsjak se va de allí y cava otro pozo. Y como allí no hay riña lo llaman
Rejovot, lugares amplios. Así pueden prosperar en la tierra.

Cuarta aliyá, 26:23-30

Yitsjak sube a Beer-Sheva. Allí el Eterno se aparece. Le anima a no temer y le confirma las promesas
anteriores. Entonces Yitsjak construye un altar e invoca el Nombre del Eterno. Allí planta su tienda y sus
siervos abren otro pozo. Viene Avimelej junto con dos de sus hombres más importantes proponiendo un pacto
con Yitsjak para que no les haga ningún mal.

Quinta aliyá, 26:30 – 27:27

Yitsjak les prepara un banquete y el día siguiente hacen un juramento. Los hombres se van en paz y en el
mismo día los siervos de Yitsjak encuentran agua en un pozo que están cavado. El pozo recibe el nombre de
Shivá, siete, y por eso la ciudad se llama Beer-Sheva hasta hoy.
Esav se casa a los 40 años con dos hijas de los jeteos, las cuales amargan los espíritus de Yitsjak y Rivká.
Cuando Yitsjak es viejo sus ojos pierden su fuerza. Como no sabe el día de su muerte llama a su hijo Esav
para bendecirle. Pero antes de ser bendecido tiene que preparar un buen guisado de su caza. Rivká escucha
la conversación y aprovecha el momento de la ausencia de Esav para hablar con su hijo Yaakov del asunto.
Le pide que traiga dos cabritos del rebaño para así poder preparar un guisado según el gusto del padre y
engañarle para que le bendiga a él en lugar de Esav. Yaakov teme que va a ser descubierto, y así recibir una
maldición, porque su hermano es velludo y él es lampiño. “Caiga sobre mi tu maldición, hijo mío”, le contesta
su madre. Después de cocinar, Rivká viste a Yaakov con las mejores ropas de Esav y pone las pieles de los
cabritos sobre sus brazos y su cuello y le envía con la comida a su padre.
Yaakov entra al lugar donde está su padre y dice que es Esav su primogénito. Su padre le pregunta cómo es
posible que haya podido encontrar la caza tan rápido. El contesta que HaShem lo puso delante. Yitsjak le pide
que se acerque para poder tocarle y ver si de verdad es Esav. Al palparle dice: “La voz es la voz de Yaakov,
pero los brazos son los brazos de Esav.” Le pregunta de nuevo si es Esav, y Yaakov contesta “Soy yo”. Yitsjak
come el guisado y bebe el vino. Después de comer pide un beso de su hijo, y al notar el olor del campo en las
vestiduras le bendice.

Sexta aliyá, 27:28 – 28:4

Yitsjak pronuncia una bendición de diez oraciones sobre Yaakov. Y justo al salir Yaakov de su padre, Esav
vuelve de su cacería. Prepara un guisado y lo trae a su padre. Su padre pregunta quién es. Al saber que es
Esav se estremece grandemente y pregunta quién era él que acaba de traerle caza y ser bendecido. Esav se
da cuenta de que había sido engañado por su hermano y le ruega a gritos a su padre que también le bendiga.
El padre dice que su hermano se llevó su bendición. Al insistir Esav llorando, finalmente, el padre también le

2
bendice. Pero no es una bendición como él quería y por eso guarda rencor a Yaakov. Decide matarle después
de la muerte de su padre.
Cuando su madre se entera de las palabras de Esav le dice a Yaakov que huya a su hermano Laván en Jarán.
Allí debe quedarse hasta que el furor de Esav se calme. Luego habla con su marido diciendo que no quiere
que Yaakov tome una mujer de entre las hijas de Jet. Entonces Yitsjak llama a Yaakov, le bendice y le dice que
no tome una mujer de entre las hijas de Kenáan. Luego le envía con una bendición a la casa de Betuel, su
suegro, para que tome allí una mujer de las hijas de Laván.

Séptima aliyá, 28:5-9

Yaakov sale de viaje para Padán-Aram, a la casa de Laván. Cuando Esav entiende que las hijas de Kenáan
no son agradables para su padre, al enviar a Yaakov a la casa de sus suegros para tomar de allí una esposa,
se va a Yishmael y toma una de sus hijas como su tercera mujer.

Comentarios

Primera aliyá, 25:19 – 26:5

25:19 “Estas son las generaciones de Yitsjak, hijo de Avraham: Avraham engendró a Yitsjak.” – La palabra
hebrea traducida como “generaciones” es “toldot”. De la palabra “toldot” viene el nombre de la ciudad de
Toledo en España en referencia a los desdientes judíos que la poblaron y la desarrollaron.

25:20-21 “Tenía Yitsjak cuarenta años cuando tomó por mujer a Rivká, hija de Betuel, arameo de Padán-aram,
hermana de Laván arameo. Y oró Yitsjak al Eterno en favor de su mujer, porque ella era estéril; y lo escuchó el
Eterno, y Rivká su mujer concibió.” – Muchas de las mujeres hebreas han sido estériles, Sará, Rivká, Rajel y
Janá, la madre del profeta Shmuel. Avraham y Sará tuvieron que esperar más de 70 años para ver respuesta
a sus oraciones, Yitsjak y Rivká tuvieron que esperar 20 años antes de tener hijos, Rajel tenía que esperar 14
años antes de tener hijos y Janá fue estéril durante 19 años, según el Midrash. En el versículo 26 está escrito
que Yitsjak tenía 60 años cuando su esposa dio a luz a Esav y a Yaakov. Esto significa que Yitsjak tenía que
orar durante 20 largos años. Hubo veinte años de espera hasta ver el cumplimiento de la promesa de que la
descendencia de Avraham iba a multiplicarse. Esto nos enseña varias cosas.

Primero, que el camino con el Eterno no es un camino fácil. Está lleno de problemas y motivos para “tirar la
toalla”. El camino de la fe consiste en confiar en el Eterno para poder superar todos estos problemas y ver
cambios radicales en los momentos de crisis de la vida.

En Romanos 8:35-37 está escrito:

“¿Quién nos separará del amor del Mesías? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o
peligro, o espada? Tal como está escrito: POR CAUSA TUYA SOMOS PUESTOS A MUERTE TODO EL DIA;
SOMOS CONSIDERADOS COMO OVEJAS PARA EL MATADERO. Pero en todas estas cosas somos más
que vencedores por medio de aquel que nos amó.”

El camino de la fe no dice: “SIN todas estas cosas somos más que vencedores”, sino “EN todas estas cosas”.
¿Qué cosas? Tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro, espada y muerte. EN todas estas
cosas somos más que vencedores, no por medio de nuestros propios méritos, sino por los méritos de aquel
que nos amó hasta la muerte. Así que el camino de fe, tanto de Avraham como de Yitsjak consistía en confiar
en el Eterno para la solución de cada problema que humanamente era imposible resolver.

En segundo lugar, este texto nos enseña que las promesas del Eterno no se cumplen sin la colaboración del
hombre. Aunque Yitsjak había heredado las promesas dadas a su padre de que su descendencia sería como
las estrellas y como la arena, no se quedó quieto esperando pasivamente el cumplimiento de esas promesas.
Se puso a orar para que se cumplieran. El Eterno ha creado la oración para poder colaborar con el hombre en
el cumplimiento de sus planes en la tierra. Así que las profecías de las Escrituras no están puestas solamente

3
como un adorno histórico de predicciones bonitas para que nos asombremos de la grandeza del Eterno, sino
para que podamos colaborar con Él para el cumplimiento de sus planes que han sido revelados de antemano.
Vemos en el ejemplo del profeta Daniel que cuando entendió que el tiempo se estaba acercando para el
cumplimiento de una promesa profética se puso a orar y ayunar para que se cumpliera esa profecía. En Daniel
9:2-3 está escrito:

“en el año primero de su reinado, yo, Daniel, pude entender en los libros el número de los años en que, por
palabra del Eterno que fue revelada al profeta Yirmeyahu, debían cumplirse las desolaciones de Yerushalayim:
setenta años.[2] Volví mi rostro a Eloha el Señor para buscarle en oración y súplicas, en ayuno, cilicio y
ceniza.”

El gran secreto para tener éxito en el Reino del los Cielos es colaborar con el Eterno en el cumplimiento de las
profecías.

“Y oró Yitsjak al Eterno en favor de su mujer” – En este texto podemos encontrar algunas claves para tener
éxito en la vida de oración.

1. Yitsjak oró basado en las profecías que habían sido pronunciadas sobre la descendencia de Avraham y
sobre él en particular, cf. 12:2, 7; 13:15-16; 15:5, 18; 16:10; 17:7-9; 17:19; 21:12; 22:17; 24:7.

a. Esto significa en primer lugar que no estaba buscando sus propios intereses en la oración sino los
intereses del Eterno, al igual que el Mesías Yeshúa según vemos en Mateo 22:42b donde está
escrito: “No se haga mi voluntad sino la tuya”. Cf. Mateo 6:10. El motivo de la oración es que la
voluntad del Eterno se haga en la tierra.
b. En segundo lugar significa que oró con fe, confiado en que el Eterno es poderoso para cumplir lo que
ha prometido. Cf. Mateo 21:22; Romanos 4:20-21; Yaakov (Stg.) 1:6-8; 5:14.

2. Yitsjak oró fervientemente. La palabra traducida como “oró” es “vayetar”[3], que viene de una raíz que
tiene que ver con abundancia. En este contexto, según Rashí, esta palabra significa un rezo insistente.
Cf. Lucas 18:1-8; Hechos 12:5; Hebreos 5:7; Yaakov (Stg.) 5:15-16.

3. Yitsjak oró sin cesar. Su oración insistente duró 20 años. Cf. Daniel 6:10; Lucas 21:36; Romanos 1:9;
12:12; Efesios 6:18; Filipenses 1:4; Colosenses 1:3, 9; 4:2; 1 Tesalonicenses 1:9; 2:13; 5:17; 1 Timoteo
5:5; 2 Timoteo 1:3.

4. Yitsjak intercedió por su esposa. Con toda seguridad podemos decir que tanto Yitsjak como Rivká oraron,
pero la Torá dice que sólo la oración de Yitsjak fue oída. Rashí dice que era porque él era hijo de un justo
y ella no, y por eso su oración fue más eficaz. También podemos destacar el hecho de que es más
potente orar por otros que por uno mismo. Cuando uno sale de si mismo y se preocupa por los demás,
es desatado el poder divino sobre los necesitados. La intercesión es muy poderosa. Cf. Job 42:10; Éxodo
8:28-31; 9:20; Números 11:1-2; Mateo 5:44; Romanos 8:34; 15:30; Efesios 1:16; 6:19; Filipenses 1:19;
Colosenses 4:12; 1 Tesalonicenses 5:25; 2 Tesalonicenses 3:1; 1 Timoteo 2:1; Filemón 1:4, 22; Hebreos
13:18; Yaakov (Stg.) 5:16.

25:22 “Y los hijos luchaban dentro de ella; y ella dijo: Si esto es así, ¿para qué yo? Y fue a consultar al
Eterno.” – La palabra hebrea que ha sido traducida como “luchaban”, “vayitrotsatsú” es difícil de entender.
Viene de la raíz “ratsats”[4] que significa luchar. Pero también está relacionada con la palabra “rats” que
significa correr. Por esto los rabinos interpretaron esta palabra en el sentido de que los niños estaban
luchando dentro de su vientre para salir corriendo. De allí surgió el midrash que dice que cuando Rivká
pasaba por un lugar donde se estudiaba la Torá Yaakov “corría” dentro de ella, agitándose para salir. Pero
cuando pasaba al lado de una casa de idolatría Esav se agitaba para salir. El Targum traduce el texto diciendo
que se empujaban entre sí.
Los dolores de ella eran tan fuertes que se preguntaba para qué oraba pidiendo un hijo. Si hubiera sabido que
el embarazo iba a ser tan difícil no hubiera orado. ¿Por qué ella fue la única mujer que sentía estas cosas
durante el embarazo? Al final tomó la decisión de ir a preguntar al Eterno. ¿Adónde fue? Según el Midrash[5]
4
incluyendo el libro de Yashar,[6] fue a la tierra de Morá y consultó en la casa de Shem y Ever. Ellos le dieron
una respuesta divina.
El Midrash[7] cuenta que Rivká había sido destinada para dar a luz las doce tribus de Israel, pero por sus
constantes quejas durante su embarazo, perdió ese privilegio y fue dado a las cuatro esposas de Yaakov.

25:23 “Y el Eterno le dijo: Dos naciones hay en tu seno, y dos pueblos se dividirán desde tus entrañas; un
pueblo será más fuerte que el otro, y el mayor servirá al menor.” – Estas dos naciones jugarían un papel muy
importante en la historia, y especialmente durante los últimos tiempos en relación con la venida del Mesías.
Yaakov es el padre de Israel, y Esav es el padre de Edom y el Imperio Romano. Siempre habría tensión entre
estos dos. Si uno estaría por encima, el otro estaría por debajo y viceversa. De los dos saldrían grandes
reyes. De uno saldría el rey Shlomo que edificaría el primer Templo en Yerushalayim y del otro saldría el
emperador Adriano que destruiría el segundo Templo. Finalmente el menor será el principal. ¡Al final
Yerushalayim será más poderosa que Roma! En los últimos tiempos los cristianos servirán a los judíos.

25:25 “Salió el primero rojizo, todo velludo como una pelliza, y lo llamaron Esav.” – El nombre Esav[8] viene de
la palabra “asuy” que significa “hecho”, “terminado”. Un Midrash dice que nació hasta con barba y dientes,
como un hombre mayor.

25:26 “Y después salió su hermano, con su mano asida al talón de Esav, y lo llamó Yaakov. Yitsjak tenía
sesenta años cuando ella los dio a luz.” – La palabra hebrea para “talón” es “ekev”[9]. Como la cabeza
simboliza el principio de algo el talón significa su final. El hecho de que Yaakov estaba agarrando el talón de
Esav significa que finalmente será él que tome el dominio en el mundo. Cuando el dominio del imperio romano
es destruido con la venida del Mesías, el Imperio Hebreo dominará el mundo entero, como está escrito en
Daniel 2:34-35:

“Estuviste mirando hasta que una piedra fue cortada sin ayuda de manos, y golpeó la estatua en sus pies de
hierro y de barro, y los desmenuzó. Entonces fueron desmenuzados, todos a la vez, el hierro, el barro, el
bronce, la plata y el oro; quedaron como el tamo de las eras en verano, y el viento se los llevó sin que quedara
rastro alguno de ellos. Y la piedra que había golpeado la estatua se convirtió en un gran monte que llenó toda
la tierra.”

Las piernas y los pies de la estatua simbolizan el Imperio Romano. Ese imperio será golpeado en los pies, el
mismo lugar que Yaakov agarró de su hermano, y así se establecerá el Imperio judeomesiánico en toda la
tierra, como está escrito en Daniel 2:44-45:

“En los días de estos reyes, el Eloha del cielo levantará un reino que jamás será destruido, y este reino no
será entregado a otro pueblo; desmenuzará y pondrá fin a todos aquellos reinos, y él permanecerá para
siempre, tal como viste que una piedra fue cortada del monte sin ayuda de manos y que desmenuzó el hierro,
el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Eloha ha hecho saber al rey lo que sucederá en el futuro. Así,
pues, el sueño es verdadero y la interpretación fiel.”

Más adelante en el libro de Daniel se presenta la influencia romana como una bestia terrible. El final de su
influencia será cuando venga el hijo del Hombre con las nubes del cielo, como está escrito en Daniel 7:13-14,
18, 26-27:

“Seguí mirando en las visiones nocturnas, y he aquí, con las nubes del cielo venía uno como un Hijo de
Hombre, que se dirigió al Anciano de Días y fue presentado ante Él. Y le fue dado dominio, gloria y reino, para
que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio es un dominio eterno que nunca pasará, y
su reino uno que no será destruido… "Pero los santos del Altísimo recibirán el reino y poseerán el reino para
siempre, por los siglos de los siglos."… "Pero el tribunal se sentará para juzgar, y su dominio le será quitado,
aniquilado y destruido para siempre. "Y la soberanía, el dominio y la grandeza de todos los reinos debajo de
todo el cielo serán entregados al pueblo de los santos del Altísimo. Su reino será un reino eterno, y todos los
dominios le servirán y le obedecerán."”

En Abdías versículo 21 está escrito:


5
“Y subirán libertadores al monte Tsión para juzgar al monte de Esav, y el reino será del Eterno.”

Así que el nombre de Yaakov puede ser entendido como “el que vence al final” y “el que suplanta al final”. No
hay ninguna profecía que habla de la restauración de Edom después de su destrucción en la historia y en los
últimos tiempos.

“Yitsjak tenía sesenta años cuando ella los dio a luz.” – Así pasarán 6000 (60x100) años desde Adam hasta
que se cumpla la profecía de la victoria del menor sobre el mayor.

25:27 “Los niños crecieron, y Esav llegó a ser diestro cazador, hombre del campo; pero Yaakov era hombre
íntegro, que habitaba en tiendas.” – Yaakov era íntegro, en hebreo “tam” que significa, según Rashí, que no
era hábil para engañar (como Esav), íntegro, sencillo. Los rabinos interpretan la palabra tiendas como una
referencia a las tiendas de Shem y de Ever que, según la tradición, eran directores de un centro de estudios
donde impartían enseñanzas espirituales.
Otra opción sería interpretar esta palabra en relación con Génesis 4:20 donde tiene que ver con la crianza de
ganado. El libro de Yashar dice[10] que Yaakov vivió en tiendas criando ganado y aprendiendo las
instrucciones del Eterno y los mandamientos de su padre y su madre.

25:29 “Un día, cuando Yaakov había preparado un potaje, Esav vino del campo, agotado” – Según el Talmud,
[11] era el día de la muerte de Avraham y Yaakov, con 15 años de edad, estaba preparando una sopa de
lentejas para consolar a su padre. Las lentejas son usadas para dar a personas que están de luto.
Según el Midrash,[12] Esav volvió del campo agotado después de haber matado a Nimrod y dos de sus
hombres.

25:31 “Pero Yaakov le dijo: Véndeme primero tu primogenitura.” – La primogenitura consistía en la


responsabilidad de conservar las tradiciones familiares y el derecho de representar la familia y servir como
sacerdotes con los sacrificios. Antes del pecado con el becerro de oro, todos los primogénitos de Israel eran
sacerdotes, pero después los levitas fueron puestos en su lugar, cf. Éxodo 19:22, 24; Números 8:18.
El primogénito también recibió una doble porción de la herencia del padre, como está escrito en Deuteronomio
21:15-17:

“Si un hombre tiene dos mujeres, una amada y otra aborrecida, y tanto la amada como la aborrecida le han
dado hijos, si el primogénito es de la aborrecida, el día que reparta lo que tiene entre sus hijos, no puede él
hacer primogénito al hijo de la amada con preferencia al hijo de la aborrecida, que es el primogénito, sino que
reconocerá al primogénito, al hijo de la aborrecida, dándole una porción doble de todo lo que tiene, porque él
es el principio de su vigor; a él pertenece el derecho de primogenitura.”

En Hebreos 12:16 está escrito:

“que no haya ninguna persona inmoral ni profana como Esav, que vendió su primogenitura por una comida.”

Aquí dice que Esav era profano. La palabra que se encuentra en la traducción griega que se tradujo como
“profano” es “bebelos” [13]. En la traducción de los setenta (LXX) se puede encontrar la misma palabra en 1
Samuel 21:5 como traducción de la palabra hebrea “jol”[14], que significa “profano”, “común” y viene de una
raíz que significa “hacer hueco”, “perforar”, “vaciar”, “dañar”, “romper” etc. Esto nos enseña que Esav era una
persona vacía por dentro con una imagen de respeto por fuera, que no hacía diferencia entre lo sagrado y lo
común, que no valoraba su llamado espiritual como sacerdote y solo vivía para llenar sus deseos naturales sin
importar las consecuencias futuras. Apreciaba más lo material y el placer que los valores santos y eternos.
Despreciaba todo el plan de redención que había sido revelado a Avraham y Yitsjak. Con su manera de ser
dañaba la imagen del Eterno y no podría ser ni el representante de la Familia del Eterno ni el canal de
bendición para las naciones. Por esto HaShem lo aborreció, como está escrito en Malaquías 1:2-3:

6
“Yo os he amado--dice HaShem--. Pero vosotros decís: ¿En qué nos has amado? ¿No era Esav hermano de
Yaakov?--declara HaShem--. Sin embargo, yo amé a Yaakov, y aborrecí a Esav, e hice de sus montes
desolación, y di su heredad a los chacales del desierto.”

El carácter y las actitudes de Esav eran aborrecibles para el Eterno. Es obvio que su padre Yitsjak no era
consciente de la maldad que se escondía detrás de su fachada respetuosa.

26:1 “Y hubo hambre en la tierra, además del hambre anterior que había ocurrido durante los días de
Avraham. Y se fue Isaac a Gerar, a Avimelej, rey de los filisteos.” – Según el libro de Yashar[15] este Avimelej
fue el hijo del rey anterior que vivía en tiempos de Avraham, que había recibido el mismo nombre. Avimelej
significa “mi padre es rey”. Yitsjak tenía planes para bajar a Mitsrayim para escapar del hambre, como lo había
hecho su padre.

26:2 “Y se le apareció HaShem, y dijo: No desciendas a Mitsrayim; quédate en la tierra que yo te diré.” –
Yitsjak había nacido en la tierra de Israel y además había sido ofrecido como sacrificio al Eterno. El Midrash
dice[16] que por esta razón fue consagrado de una manera especial, y no podía bajar a Mitsrayim. Esto fue
una prueba de fe para Yitsjak. Mitsrayim representa el sistema de este mundo. Cuando estamos en una crisis
¿dónde buscamos nuestra ayuda? ¿En el mundo o en el Eterno, confiando en Sus promesas? Yitsjak tenía
que confiar en la promesa del Eterno para poder seguir viviendo en una tierra que no producía.

26:3 “Reside en esta tierra y yo estaré contigo y te bendeciré, porque a ti y a tu descendencia daré todas
estas tierras, y confirmaré el juramento que juré a tu padre Avraham.” – Aquí viene la promesa que iba a
sostener a Yitsjak en la hambruna. Si él es capaz de confiar en ella será prosperado en medio de los
problemas.

26:4 “Y multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, y daré a tu descendencia todas estas tierras;
y en tu simiente se bendecirán todas las naciones de la tierra” – El Eterno no menciona que la descendencia
de Yitsjak iba a ser como la arena del mar o como el polvo de la tierra, sólo como las estrellas del cielo. Los
descendientes celestiales de Avraham están conectados de una manera especial a su hijo. De la misma
manera, los que están relacionados con el Hijo de Eloha serán como las estrellas. Son los hijos celestiales de
Avraham.
Dos veces se repite la promesa de que su descendencia recibiría todas estas tierras. Por un lado, es una clara
referencia a que los hijos celestiales de Avraham van a heredar la tierra de Israel y todas las tierras del mundo
estarán bajo su dominio, como está escrito en Romanos 4:13:

“Porque la promesa a Avraham o a su descendencia de que él sería heredero del mundo, no fue hecha por
medio de la ley, sino por medio de la justicia de la fe.”

Por el otro lado, es una referencia al Mesías que será el gobernante de todas las tierras referidas en este texto
y además todas las demás tierras del mundo, como está escrito en Lucas 1:32-33:

“Este será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Eloha le dará el trono de su padre David; y
reinará sobre la casa de Yaakov para siempre, y su reino no tendrá fin.”

Y en Isaías 9:7:

“El aumento de su soberanía y de la paz no tendrán fin sobre el trono de David y sobre su reino, para
afianzarlo y sostenerlo con el derecho y la justicia desde entonces y para siempre. El celo del Eterno de los
ejércitos hará esto.”

Y en Daniel 7:14:

“Y le fue dado dominio, gloria y reino, para que todos los pueblos, naciones y lenguas le sirvieran. Su dominio
es un dominio eterno que nunca pasará, y su reino uno que no será destruido.”
7
“y se bendecirán” – Aquí aparece la palabra hebrea “vehitbarjú” que es diferente a la de Génesis 12:3. Según
Rashí significa que en toda la Escritura es similar a un hombre que dice a su hijo: “Que tu descendencia sea
como la descendencia de Yitsjak”.

“todas las naciones” – Aquí se usa la palabra “goyim”, “naciones” a diferencia de 12:3 donde dice: “mishpajot”,
“familias”. Una nación es mayor que una familia. Esto nos enseña que las promesas dadas a Yitsjak están
tocando otra esfera que las que fueron dadas a Avraham. En estas dos promesas vemos una influencia en las
dos instituciones más importantes para la sociedad humana, la familia y la nación. Primero viene la familia y
luego viene la nación. Si la familia no está bien, la nación no está bien. La familia es la institución que sostiene
a las naciones. La desintegración familiar destruye las naciones.

26:5 “porque Avraham obedeció mi voz, y guardó mi ordenanza, mis mandamientos, mis estatutos y mis
leyes.” – Aquí aparecen cinco palabras diferentes.

1. Voz - Avraham obedeció mi voz – En hebreo “shamá Avraham be-kolí”. Tiene que ver con obediencia a la
voz del Eterno en los momentos de prueba (Rashí). También podemos destacar su obediencia a la voz
del Espíritu del Eterno en el caminar diario en la relación íntima con Él, como está escrito en Romanos
8:14: “Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Eloha, los tales son hijos de Eloha.”

2. Guardar - y guardó mi ordenanza – En hebreo “va-yishmor mishmartí”, literalmente “y guardó mi guardia”.


Según Rashí, tiene que ver con decretos de prevención relacionados con las prohibiciones de la Torá
incluyendo las legislaciones rabínicas posteriores. Sin embargo, no todos los rabinos comparten esta
última opinión. De esto aprendemos que Avraham tenía una actitud de vigilancia y cuidado en cuanto a
las cosas del Eterno que había que guardar.

3. Mandamientos - mis mandamientos – Aquí se encuentra la palabra “mitsvot” que normalmente incluye
todos los mandamientos del Eterno. Sin embargo Rashí le da aquí un significado limitado, refiriéndose a
las leyes de carácter social que son naturales para el ser humano, como el no robar y no derramar
sangre etc. Las leyes de carácter social normalmente son llamadas “mishpatim” en la Torá.

4. Estatutos - mis estatutos – En hebreo “jukotai”. Son aquellos mandamientos que no tienen explicación
lógica, contra los cuales se revela la inclinación al mal más que contra los otros mandamientos, por
ejemplo no comer cerdo y no vestir mezclas de lana y lino.

5. Leyes - y mis leyes – En hebreo “ve-torotai”, de la palabra “torá”, instrucción, enseñanza. Según Rashí se
refiere tanto a la Torá que luego fue escrita en Sinai, como la torá oral que también fue dada en Sinai.

Estas cinco palabras corresponden a los cinco libros de Moshé. En Bereshit la voz del Eterno habla con los
hombres muchas veces, en Shemot se encuentran dos eventos muy importantes que hay que guardar, pesaj
(Éx. 12-13) y shabat (Éx. 31), en Vayikrá son mencionados todos los mandamientos que fueron dados en
Sinai (Lev. 27:34), en Bamidbar se encuentra el juk por excelencia, la vaca roja (Núm. 19), y en D’varim hay
una repetición y ampliación de la Torá, una segunda Torá, (Deut. 29:1).

Avraham es destacado por su obediencia a todo lo que el Eterno había establecido, tanto los mandamientos
que fueron transmitidas desde Adam, como los mandamientos que fueron dados a Noaj, como los
mandamientos que le fueron revelados proféticamente.
En Génesis 38:8 vemos que en tiempo de los patriarcas se practicaba el levirato, que sería uno de los
mandamientos dados por escrito, cf. Deuteronomio 25:5-6. Otro ejemplo es cuando Yehudá, como juez,
ordena que sea quemada Tamar, por su relación fornicaria, cf. Génesis 38:24. Según la tradición ella fue la hija
de un sacerdote. Este mandamiento luego se escribió en Levítico 21:9. También podemos mencionar el
mandamiento del diezmo que fue practicado tanto por Avraham como por Yaakov, cf. Génesis 14:20; 28:22.
Ver también Levítico 27:30-32, y otros.
Vemos por lo tanto que muchos de los mandamientos que luego fueron escritos, estaban rigiendo la vida de
los patriarcas y sus hijos.
8
Segunda aliyá, 26:6-12

26:8 “Y sucedió que después de haber estado allí largo tiempo, Avimelej, rey de los filisteos, miró por una
ventana, y he aquí, vio a Yitsjak acariciando a Rivká su mujer.” – Según el libro de Yashar[17] se trataba de
tres meses. El hebreo dice: “arjú lo sham ha-yamim” que literalmente significa que los días se le alargaron allí.
No es la misma expresión que en 21:34 “yamim rabim”.

26:10 “Y Avimelej dijo: ¿Qué es esto que nos has hecho? Porque alguno del pueblo fácilmente pudiera
haberse acostado con tu mujer, y hubieras traído culpa sobre nosotros.” – Hay dos tipos de culpa, personal y
colectiva. Cuando un individuo peca, es responsable de su propio pecado delante del Eterno. Ahora, los
pecados de ese individuo también afectan el colectivo que pertenece, su familia, su ciudad, su congregación,
su nación etc. Si los líderes del colectivo no condenan el pecado del individuo, cuando es revelado, vendrá el
juicio sobre todo el colectivo por ese pecado individual. Hay un ejemplo de esto en el caso de Aján en Josué 6-
7. Cf. 1 Corintios 5. Así que la culpa colectiva es producida por las culpas personales no propiciadas de los
individuos del colectivo que no son juzgadas y condenadas por el liderazgo del colectivo cuando son
manifiestas. La culpa colectiva también es producida por los pecados cometidos por líderes, que son
representantes del colectivo, o por todo el colectivo.

26:12 “Y sembró Yitsjak en aquella tierra, y cosechó aquel año cien medidas. Y el Eterno lo bendijo.” – Aquí
vemos la fe de Yitsjak. HaShem le había dicho que se quedara en la tierra y que le iba a bendecir. Esta
promesa produjo tanta confianza en Yitsjak que, a pesar de la sequía, tomó la decisión de invertir en una
siembra. Había calculado una cierta cantidad de cosecha pero la producción fue cien veces más. El
Midrash[18] y Rashí enseñan que Yitsjak había hecho un cálculo estimado para poder dar el diezmo.
Yitsjak obedeció al Eterno al no ir a Mitsrayim a buscar su bienestar. Además confió en la promesa de
bendición y sembró aquel año de sequía. Esta actitud de sacrificio de los placeres del mundo y confianza en la
provisión divina desató el poder de resurrección del Eterno de manera extraordinaria y el resultado fue cien
veces lo esperado. Esto concuerda con las palabras de nuestro Rebe en Marcos 10:29-31 donde está escrito:

“Yeshúa dijo: En verdad os digo: No hay nadie que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o madre, o
padre, o hijos o tierras por causa de mí y por causa de la mesorá, que no reciba cien veces más ahora en este
tiempo: casas, y hermanos, y hermanas, y madres, e hijos, y tierras junto con persecuciones; y en el siglo
venidero, la vida eterna. Pero muchos primeros serán últimos, y los últimos, primeros.”

El Maestro dijo que se recibe esta recompensa “junto con persecuciones”. Y esto fue precisamente lo que
pasó con nuestro padre Yitsjak.

Tercera aliyá, 26:13-22

26:15 “Y todos los pozos que los siervos de su padre habían cavado en los días de Avraham su padre, los
filisteos los cegaron llenándolos de tierra.” – Un pozo es una fuente de vida y representa la fuente de la vida
espiritual. Los enemigos sabían que la fuente natural para la prosperidad de Yitsjak eran los pozos y por eso
los cegaron de tierra. El enemigo siempre intentará cerrar el paso entre nosotros y la fuente de vida espiritual
que el Eterno nos ha dado. HaShem mismo es nuestra fuente de vida y nuestra relación con Él se desarrolla
principalmente mediante la oración, especialmente la oración en el espíritu, y el estudio de la Torá. Estas dos
áreas son el ataque principal del enemigo de nuestras almas.

En el Salmo 36:9 está escrito:

“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz.”

En Jeremías 2:13 está escrito:

9
“Porque dos males ha hecho mi pueblo: me han abandonado a mí, fuente de aguas vivas, y han cavado para
sí cisternas, cisternas agrietadas que no retienen el agua.”

En Proverbios 18:4 está escrito:

“Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre; arroyo que fluye, la fuente de sabiduría.”

En Proverbios 13:14 está escrito:

“La Torá del sabio es fuente de vida, para apartarse de los lazos de la muerte.”

En Juan 4:14 está escrito:

“pero el que beba del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le daré se convertirá
en él en una fuente de agua que brota para vida eterna.”

El agua que da el Mesías es su Torá. La fuente que brota para vida eterna es el Espíritu del Mesías que entra
a morar en todos aquellos que reciben sus palabras de vida.

El que ora constantemente en el espíritu se mantiene en el amor del Eterno, como está escrito en Judas 20-
21:

“Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu de Santidad, conservaos
así en el amor de Eloha, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Yeshúa el Mesías para
vida eterna.”

¡No permitas que los enemigos cierren tu pozo! Toma, por lo menos, una hora todos los días para sacar de la
Fuente de vida mediante la oración, con el entendimiento y con lenguas sobrenaturales, y con el estudio del
Tanaj.[19]

26:18 “Yitsjak volvió a cavar los pozos de agua que habían sido cavados en los días de su padre Avraham,
porque los filisteos los habían cegado después de la muerte de Avraham, y les puso los mismos nombres que
su padre les había puesto.” – Los pozos de Avraham representan las revelaciones que él había obtenido
mediante su búsqueda espiritual. Las revelaciones de nuestros padres pueden ser obstruidas por nuestros
enemigos y nuestra tarea es cavar de nuevo esos pozos y respetar los nombres que tuvieron. Este texto nos
enseña que nuestra relación de vida con el Eterno depende en gran medida de nuestros antepasados
espirituales. No menospreciemos las revelaciones de los antiguos. Respetemos las fuentes de los padres. No
cambiemos los nombres de las cosas reveladas del cielo. No pongamos nombres paganos a conceptos
hebreos. No cambiemos el nombre de Yeshúa por Jesús. Respetemos las tradiciones nuestro pueblo, el
pueblo de Israel.
Yitsjak era un hombre de oración y de cavar pozos. Las dos cosas tienen relación. La oración hace que se
produzca profundidades dentro del espíritu del hombre y desde esa profundidad hay una conexión con las
profundidades del espíritu del Eterno, como está escrito en el Salmo 42:7a:

“Un abismo (el espíritu del hombre) llama a otro abismo (el Espíritu del Eterno)”

En 1 Corintios 2:10 está escrito:

“Pero Eloha nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades
de Eloha.”

26:19 “Cuando los siervos de Yitsjak cavaron en el valle encontraron allí un pozo de aguas vivas.” – En el valle
está el agua. El valle representa la humildad.
10
26:20-22 “Entonces riñeron los pastores de Guerar con los pastores de Yitsjak, diciendo: El agua es nuestra.
Por eso él llamó al pozo Esek, porque habían reñido con él. Cavaron otro pozo, y también riñeron por él; por
eso lo llamó Sitná. Y se trasladó de allí y cavó otro pozo, y no riñeron por él; por eso lo llamó Rejovot, porque
dijo: Al fin el Eterno ha hecho lugar para nosotros, y prosperaremos en la tierra.” – Los tres pozos son
comparados con los tres templos. En los dos primeros templos hubo riña y fueron destruidos. Pero el tercer
templo permanecerá durante toda el reino mesiánico.
También podemos destacar el hecho que la Torá dice que el tercer pozo fue cavado por Yitsjak, no por sus
siervos. Esto afirma lo que enseñan los profetas que el tercer templo no será construido por los siervos del
Mesías, como lo fueron los dos primeros, sino por él mismo, como está escrito en 1 Crónicas 17:12:

“El me edificará una casa, y yo estableceré su trono para siempre.”

Y en Zacarías 6:12-13:

“Y háblale, diciendo: "Así dice el Eterno de los ejércitos: 'He aquí un hombre cuyo nombre es Renuevo, porque
El brotará del lugar donde está y reedificará el templo del Eterno. 'Sí, El reedificará el templo del Eterno, y El
llevará gloria y se sentará y gobernará en su trono. Será sacerdote sobre su trono y habrá consejo de paz
entre los dos oficios.'"”

También aprendemos acerca de la importancia del esfuerzo individual. Si dejas que otros te hagan pozos vas
a tener problemas y riñas en tu vida. Tú mismo necesitas entrar en las profundidades y buscar al Eterno hasta
encontrar agua viva y así tener libertad para prosperar. Aquí no hay escapatoria. Por favor, no descuides tu
vida de oración y de estudio de la Torá. Otros no van a poder hacerlo por ti. TU MISMO tienes que arrodillarte
a solas delante del Eterno y tomar tiempo con el estudio de las Escrituras para ser una persona libre y
próspera. ¡Para obtener la bendición de los padres hay que cavar hondo!

Cuarta aliyá, 26:23-30

26:23 “De allí subió a Beer-Sheva.” – Al lugar de revelación.

26:24 “Y el Eterno se le apareció aquella misma noche, y le dijo: Yo soy el Eloha de tu padre Avraham; no
temas, porque yo estoy contigo. Y te bendeciré y multiplicaré tu descendencia, por amor de mi siervo
Avraham.” – El temor es eliminado cuando eres consciente de la presencia de alguien que es más fuerte que
el objeto del temor, como está escrito en el Salmo 23:4a:

“Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estás conmigo.”

En el Salmo 118:6 está escrito:

“El Eterno está a mi favor; no temeré. ¿Qué puede hacerme el hombre?”

“por amor de mi siervo Avraham.” – Por causa de Avraham Yitsjak y su descendencia fueron bendecidos.
Como Yitsjak había abierto y respetado el nombre de los pozos que su padre había cavado, él es bendecido
precisamente por causa de Avraham. En el judaísmo se usa el término “zejut avot”, por los méritos de los
padres, como está escrito en Romanos 11:28:

“En cuanto a la mesorá, son enemigos por causa de vosotros; pero en cuanto a la elección, son amados por
causa de los padres.”

26:25 “Y él construyó allí un altar e invocó el nombre del Eterno y plantó allí su tienda; y allí abrieron los
siervos de Yitsjak un pozo.” – Yitsjak sigue las pisadas de su padre y se establece en Beer-Sheva. Allí
construye su primer y único altar e invoca el Nombre de Yud Hey Vav Hey. El hijo sólo hizo un altar. Esto alude
al Hijo de Eloha que fue sacrificado sólo una vez por todas, como está escrito en Hebreos 9:24-28:

11
“Porque el Mesías no entró en un lugar santo hecho por manos, una representación del verdadero, sino en el
cielo mismo, para presentarse ahora en la presencia de Eloha por nosotros, y no para ofrecerse a sí mismo
muchas veces, como el sumo sacerdote entra al Lugar Santísimo cada año con sangre ajena. De otra manera
le hubiera sido necesario sufrir muchas veces desde la fundación del mundo; pero ahora, una sola vez en la
consumación de los siglos, se ha manifestado para destruir el pecado por el sacrificio de sí mismo. Y así como
está decretado que los hombres mueran una sola vez, y después de esto, el juicio, así también el Mesías,
habiendo sido ofrecido una vez para llevar los pecados de muchos, aparecerá por segunda vez, sin relación
con el pecado, para salvación de los que ansiosamente le esperan.”

Los siervos de Yitsjak abren un pozo también en Beer-Sheva. Este es el cuarto pozo que Yitsjak abre.
Tenemos aquí dos movimientos, el altar hacia arriba y el pozo hacia abajo. La altura de un hombre depende
de su profundidad. Lo mismo sucede con los árboles. Para que un árbol pueda llegar a las alturas tendrá que
tener raíces muy profundas para no caer. El éxito en la vida pública depende de la humillación en la vida
íntima con el Eterno.
Para tener éxito en la vida espiritual es necesario ir a los lugares donde estuvieron nuestros padres
espirituales y buscar por nosotros mismos. ¡Allí encontramos la fuente de vida!
El cristianismo se salió de las fuentes del judaísmo bíblico. Por lo tanto, ahora es tiempo de volver a los
lugares de revelación de los verdaderos padres espirituales. Es tiempo de preguntar por las sendas antiguas y
andar por ellas. No solamente preguntar por ellas. No solamente estudiar la parashá semanal. No solamente
recibir la enseñanza mesiánica, sino realmente ANDAR por esos caminos. Es la única manera de encontrar
descanso para nuestras almas, como está escrito en Jeremías 6:16a:

“Así dice el Eterno: Paraos en los caminos y mirad, y preguntad por los senderos antiguos cuál es el buen
camino, y andad por él; y hallaréis descanso para vuestras almas.”

Los senderos antiguos son los caminos de la Torá de Moshé como explicado por el Mesías Yeshúa como está
escrito en Mateo 11:29-30:

“Tomad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y HALLAREIS
DESCANSO PARA VUESTRAS ALMAS. Porque mi yugo es fácil y mi carga ligera.”

Quinta aliyá, 26:30 – 27:27

26:32-33 “Y sucedió que aquel mismo día los siervos de Yitsjak llegaron y le informaron acerca del pozo que
habían cavado, y le dijeron: Hemos hallado agua. Y lo llamó Shivá; por eso el nombre de la ciudad es Beer-
Sheva hasta hoy.” – Este fue el quinto pozo que cavó Yitsjak. Según el Midrash[20] cada pozo corresponde a
un libro del Jumash (Pentateuco). Esek corresponde a Bereshit, donde se habla de la creación del “mundo” –
“esek”. Sitná corresponde a Shemot porque allí se habla de cómo los mitsries odiaron y se opusieron a los
hijos de Israel. Vayikrá está lleno de leyes que corresponden a las aguas de “un pozo” (Génesis 26:25). Shivá
(siete) simboliza Bamidbar que contiene tres libros diferentes de la Torá (porque según nuestros sabios
Números 10:35-36 constituye un libro en sí mismo) lo que da un total de siete libros de Torá. Rejovot
corresponde a D’varim porque allí se entregaron las leyes para el tiempo cuando los hijos de Israel estuvieran
extendiéndose en la tierra prometida (Deut. 19:8).

“aquel mismo día” – En el mismo día cuando juraron un pacto. El pozo recibió el nombre de Shivá, “siete”[21]
que se parece a “Shvuá”,[22] “juramento”. Por eso el nombre de la ciudad es Beer-Sheva hasta hoy.

26:35 “y ellas hicieron la vida insoportable para Yitsjak y Rivká.” – Rashí dice que fueron contrariedad o
rebelión de espíritu para Yitsjak y Rivká. El Targum dice que se rebelaron contra Yitsjak y Rivká.

“Yitsjak y Rivká” – El esposo es mencionado primero por ser cabeza en el matrimonio. Al mencionar la esposa
primero, como se hace en algunas culturas, no se está dando el lugar correspondiente al varón en relación
con ella y es una falta de respeto al orden divinamente establecido.

12
27:1-2 “Y aconteció que siendo ya viejo Yitsjak, y sus ojos demasiado débiles para ver, llamó a Esav, su hijo
mayor, y le dijo: Hijo mío. Y él le respondió: Heme aquí. Y dijo: Mira, yo soy viejo y no sé el día de mi muerte.”
– Yitsjak tenía 123 años.[23] Le faltaban todavía 57 años hasta el día de su muerte. Esto significa que Esav y
Yaakov entonces tenían 63 años.
Como su madre Sará había muerto de repente a los 127 años Yitsjak pensaba que a lo mejor tendría más o
menos la misma edad y por esto tomó las medidas preventivas por si acaso.

27:9 “Ve ahora al rebaño y tráeme de allí dos de los mejores cabritos de las cabras, y yo prepararé con ellos
un buen guisado para tu padre como a él le gusta.” – Rashí cita el Rabí Eliezer[24] diciendo que necesitaba
dos cabritos porque uno serviría como Korbán Pesaj (sacrificio de pascua), porque ese día era el 14 de
Nisán. Hay una interpretación que relaciona los dos cabritos con Yom Kipur, cuando se ofrecían dos cabras.
He aquí otra relación entre Pesaj y Yom Kipur, cf. Juan 1:29.

27:12 “Quizá mi padre me palpe, y entonces seré para él un engañador y traeré sobre mí una maldición y no
una bendición.” – Yaakov conocía las leyes espirituales. El que engaña trae maldición sobre sí.

27:15 “Entonces Rivká tomó las mejores vestiduras de Esav, su hijo mayor, que tenía ella en la casa, y vistió a
Yaakov, su hijo menor” – El Midrash cuenta que Esav tenía las mejores vestiduras en la casa de su madre
para poder usarlas en los momentos cuando visitó a su padre. Esav se destacaba por su respeto a su padre.
Por eso su descendencia fue tan bendecida y llegó a ser el ancestro de un gran imperio que ha durado miles
de años.

Si Rivká no hubiera engañado a su marido el Eterno habría arreglado la situación de mejor manera para que
su promesa se cumpliera. Ahora que ella quiso ayudar al Eterno de manera ilícita, trajo mucho sufrimiento
innecesario tanto sobre ella misma como sobre su familia. HaShem no necesita de nuestras maquinaciones
para cumplir sus promesas, necesita de nuestra fidelidad y honradez. Las mentiras y los hurtos no traen
prosperidad, sino maldición, como está escrito en Zacarías 5:2-3:

“Y me dijo: ¿Qué ves? Y respondí: Veo un rollo que vuela; su longitud es de veinte codos y su anchura de diez
codos. Entonces me dijo: Esta es la maldición que sale sobre la faz de toda la tierra; ciertamente todo el que
roba será destruido según lo escrito en un lado, y todo el que jura será destruido según lo escrito en el otro
lado.”

27:22 “Yaakov se acercó a Yitsjak su padre, y él lo palpó y dijo: La voz es la voz de Yaakov, pero las manos
son las manos de Esav.” – En el Talmud[25] está escrito:

“‘La voz de Yaakov’: este es el grito causado por el Emperador Vespasiano que en la ciudad de Betar mató a
cuatrocientos mil miríadas, o como dicen algunos, cuatro mil miríadas. ‘Las manos son las manos de Esav:’
este es el Reinado de Roma que ha destruido nuestra Casa y quemado nuestro Templo y nos ha expulsado de
nuestra tierra. Otra explicación es: ‘La voz es la voz de Yaakov:’ ninguna oración es eficaz si la semilla de
Yaakov no está involucrada. ‘Las manos son las manos de Esav:’ ninguna guerra tiene éxito sin la
participación de la semilla de Esav.”

27:27 “Y él se acercó y lo besó; y al notar el olor de sus vestidos, lo bendijo, diciendo: He aquí, el olor de mi
hijo es como el aroma de un campo que HaShem ha bendecido.” – El olor estimuló a Yitsjak para que la Ruaj
haKodesh (Espíritu de profecía) pudiera venir sobre él. Para poder profetizar el alma debe estar en un estado
de alegría. HaShem ha creado varios medios para alegrar el alma, y los buenos olores son algunos de esos
medios. Otros estimulantes son los sonidos de instrumentos bien tocados, como en el caso del profeta Elishá,
cf. 2 Reyes 3:15. El poder del Espíritu también puede ser desatado por un saludo de alegría y amor, como en
el caso de Miryam cuando saludó a Elisheva, cf. Lucas 1:41.

“un campo que el Eterno ha bendecido” – Esto contrasta con la maldición que vino sobre la tierra por causa de
Adam, cf. Génesis 3:17. En Yitsjak, el hijo, esa maldición fue eliminada. De la misma manera en el Hijo de
Eloha la maldición será quitada definitivamente de la tierra, como está escrito en Revelación 22:3:

13
“Y ya no habrá más maldición; y el trono de Eloha y del Cordero estará allí, y sus siervos le servirán.”

Sexta aliyá, 27:28 – 28:4

27:28-29 “Elohim te dé, pues, del rocío del cielo, y de la grosura de la tierra, y abundancia de grano y de
mosto. Sírvante pueblos, y póstrense ante ti naciones; sé señor de tus hermanos, e inclínense ante ti los hijos
de tu madre. Malditos los que te maldigan, y benditos los que te bendigan.” – Estas diez bendiciones están
dadas en relación con el atributo de justicia, Elohim. Solamente cuando los descendientes de Yitsjak actúen
en justicia podrán recibir todas estas bendiciones. Si practica la injusticia serán maldecidos, como muestra
Levítico 26 y Deuteronomio 28.

La bendición de la prosperidad económica depende de obras de justicia. El que explota a los pobres
pagándoles salarios mínimos o declarando cantidades falsas al gobierno o evadiendo impuestos no está
actuando con justicia y su riqueza se pudrirá, cf. Jacobo (Stg.) 1:1-6 . La bendición de Yitsjak depende de un
comportamiento en justicia, como está escrito en Mateo 6:33:

“Pero buscad primero su reino y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.”

La justicia de Eloha está revelada en su Torá, como está escrito en el Salmo 119:9, 142, 144, 160, 172:

“Con rectitud de corazón te daré gracias, al aprender tus justos juicios... Tu justicia es justicia eterna, y tu Torá
verdad... Tus testimonios son justos para siempre; dame entendimiento para que yo viva... La suma de tu
palabra es verdad, y cada una de tus justas ordenanzas es eterna... Que cante mi lengua de tu palabra,
porque todos tus mandamientos son justicia.”

Así que solamente cuando nosotros, como pueblo de Israel, vivimos según los mandamientos justos del
Eterno, las naciones se inclinarán ante nosotros, como también está escrito en el Salmo 81:13-16:

“¡Oh, si mi pueblo me oyera, si Israel anduviera en mis caminos! En un momento yo subyugaría a sus
enemigos y volvería mi mano contra sus adversarios. Los que aborrecen al Eterno le fingirían obediencia, y el
tiempo de su castigo sería para siempre. Pero yo te alimentaría con lo mejor del trigo, y con miel de la peña te
saciaría.”

La mayor causa del problema en el Oriente Medio no es el odio de los árabes musulmanes contra los judíos,
sino la desobediencia del pueblo judío a los mandamientos de la Torá del Eterno dada por medio de Moshé.

27:39-40 “Entonces su padre Yitsjak respondió, y le dijo: He aquí, de la fertilidad de la tierra será tu morada, y
del rocío de los cielos. Por tu espada vivirás, y a tu hermano servirás; mas acontecerá que cuando te
impacientes, arrancarás su yugo de tu cerviz.” – En esta bendición no está mencionado HaShem. Aún así fue
una bendición que tiene poder para el futuro. Según Hebreos 11:20 Yitsjak pronunció esta bendición por la fe,
como está escrito:

“Por la fe bendijo Yitsjak a Yaakov y a Esav, aun respecto a cosas futuras.”

La última parte de la profecía se cumplió en 2 Reyes 8:20-22a donde está escrito:

“En sus días se rebeló Edom contra el dominio de Yehudá, y pusieron rey sobre ellos. Entonces pasó Yoram a
Tsair, y todos sus carros con él. Y aconteció que se levantó de noche y atacó a los edomitas que lo tenían
cercado a él y a los capitanes de los carros, pero su ejército huyó a sus tiendas. Y Edom se rebeló contra el
dominio de Yehudá, hasta el día de hoy.”

La bendición que fue pronunciada sobre Esav ha producido el Imperio Romano y la civilización occidental.
Según Rashí la fertilidad de la tierra se refiere a la región de Italia y Grecia donde un nieto de Esav, Tsefó llegó
a ser rey.[26]
14
27:41 “Esav, pues, guardó rencor a Jacob a causa de la bendición con que su padre lo había bendecido; y
Esav se dijo: Los días de luto por mi padre están cerca; entonces mataré a mi hermano Yaakov.” – Esto nos
muestra el gran respeto que Esav tenía por su padre. Este rencor nunca se calmó, según está escrito en
Amós 1:11-12:

“Así dice el Eterno: Por tres transgresiones de Edom, y por cuatro, no revocaré su castigo, porque con espada
persiguió a su hermano, y suprimió su compasión; su ira continuó despedazando y mantuvo su furor para
siempre. Enviaré, pues, fuego sobre Teimán, y consumirá los palacios de Botsrá.”

En Abdías verso 10 está escrito:

“Por la violencia contra tu hermano Yaakov, te cubrirá la vergüenza, y serás cortado para siempre.”

Esto se cumplió en la historia. En le siglo XI a.e.c. fue destruido el antiguo reino edomita. También se cumplirá
con la destrucción del sistema romano con la venida del Mesías, como hemos visto antes.

28:3-4 “Y El Shadai te bendiga, te haga fecundo y te multiplique, para que llegues a ser multitud de pueblos. Y
te dé también la bendición de Avraham, a ti y a tu descendencia contigo, para que tomes posesión de la tierra
de tus peregrinaciones, la que Eloha dio a Avraham.” – Vemos como la bendición de Avraham no pasó a Esav,
sino a Yaakov y a su descendencia. Estos versículos reafirman lo que hemos visto antes, que la bendición a
Avraham implica las tres cosas Eloha, el pueblo y la tierra.

Séptima aliyá, 28:5-9

28:5 “Entonces Yitsjak despidió a Yaakov, y éste fue a Padán-aram, a Laván, hijo de Betuel arameo, hermano
de Rivká, madre de Yaakov y Esav.” – Podemos hacer un cálculo de la edad de Yaakov cuando llegó a la casa
de Laván. Cuando Yaakov se presentó ante el Paró en Mitsrayim tenía 130 años de edad, según Génesis
47:9. Ya habían pasado siete años de abundancia y dos años de sequía desde que Yosef fue puesto como
gobernante con 30 años de edad. Entonces sabemos que Yosef nació cuando Yaakov tenía 91 años de edad.
Según el Talmud y el libro de Yashar,[27] Yosef nació al final de los 14 años que Yaakov había servido por sus
dos esposas. Entonces Yaakov tenía 77 años de edad cuando llegó a la casa de Laván. El Talmud[28] dice
que Yaakov se ocultó estudiando en la casa de Éver durante 14 años, desde los 63 hasta los 77, antes de
seguir su viaje hasta la casa de Laván.
[1] Strong H8435 toledah toledah, to-led-aw', to-led-aw', From H3205; (plural only) descent, that is, family; (figuratively) history: - birth, generations.
Strong H3205 yâlad, yaw-lad', A primitive root; to bear young; causatively to beget; medically to act as midwife; specifically to show lineage: - bear, beget, birth ([-day]), born, (make to) bring forth (children, young), bring up, calve, child, come, be delivered (of a child), time of delivery, gender, hatch, labour, (do the office of a) midwife, declare pedigrees, be the son of, (woman in, woman that) travail (-eth, -ing woman).
[2] Ver Jeremías 25:11-12; 29:10.
[3] Strong H6279 ‛âthar, aw-thar', A primitive root (rather denominative from H6281); to burn incense in worship, that is, intercede (reciprocally listen to prayer): - intreat, (make) pray (-er).
[4] Strong H7533 râtsats, raw-tsats', A primitive root; to crack in pieces, literally or figuratively: - break, bruise, crush, discourage, oppress, struggle together.
[5] Bereshit Rabá 63:7.
[6] Capítulo 26, versículos 10-11. Para más información sobre el libro ver: http://www.biblefacts.org/church/jashint.html y http://www.jasher.com/Forum.htm
[7] Bereshit Rabá 83:7.
[8] Strong H6215 ‛êśâv, ay-sawv', Apparently a form of the passive participle of H6213 in the original sense of handling; rough (that is, sensibly felt); Esav, a son of Isaac, including his posterity: - Esau.
Strong H6213 ‛âśâh, aw-saw', A primitive root; to do or make, in the broadest sense and widest application: - accomplish, advance, appoint, apt, be at, become, bear, bestow, bring forth, bruise, be busy, X certainly, have the charge of, commit, deal (with), deck, + displease, do, (ready) dress (-ed), (put in) execute (-ion), exercise, fashion, + feast, [fight-] ing man, + finish, fit, fly, follow, fulfil, furnish, gather, get, go about, govern, grant, great, + hinder, hold ([a feast]), X indeed, + be
industrious, + journey, keep, labour, maintain, make, be meet, observe, be occupied, offer, + officer, pare, bring (come) to pass, perform, practise, prepare, procure, provide, put, requite, X sacrifice, serve, set, shew, X sin, spend, X surely, take, X thoroughly, trim, X very, + vex, be [warr-] ior, work (-man), yield, use.
[9] Strong H6119 ‛âqêb ‛iqqebâh, aw-kabe', ik-keb-aw', From H6117; a heel (as protuberant); hence a track; figuratively the rear (of an army). (lier in wait is by mistake for H6120.): - heel, [horse-] hoof, last, lier in wait [by mistake for H6120], (foot-) step.
Strong H6117 ‛âqab, aw-kab', A primitive root; properly to swell out or up; used only as denominative from H6119, to seize by the heel; figuratively to circumvent (as if tripping up the heels); also to restrain (as if holding by the heel): - take by the heel, stay, supplant, X utterly.
[10] Yashar 26:17b.
[11] Babá Batrá 16b.
[12] Bereshit Raba 63:19, Yashar 27.
[13] Strong G952 βέβηλος, bebēlos, beb'-ay-los, From the base of G939 and βηλός bēlos (a threshold); accessible (as by crossing the door way), that is, (by implication of Jewish notions) heathenish, wicked: - profane (person).
Strong G939 βάσις, basis, bas'-ece, From βαίνω bainō (to walk); a pace (“base”), that is, (by implication) the foot: - foot.
[14] Strong H2455 chôl, khole, From H2490; properly exposed; hence profane: - common, profane (place), unholy.
Strong 2490 châlal, khaw-lal', A primitive root (compare H2470); properly to bore, that is, (by implication) to wound, to dissolve; figuratively to profane (a person, place or thing), to break (one’s word), to begin (as if by an opening-wedge); denominatively (from H2485) to play (the flute): - begin (X men began), defile, X break, defile, X eat (as common things), X first, X gather the grape thereof, X take inheritance, pipe, player on instruments, pollute, (cast as) profane (self), prostitute, slay
(slain), sorrow, stain, wound.
[15] Yashar 24:20-21.
[16] Bereshit Rabá 64:3.
[17] Yashar 28:7.
[18] Bereshit Rabá 64:6.
[19] La Torá de Moshé, los Profetas y las Escrituras incluyendo el Código Real (NT).
[20] Bereshit Rabá 64:7.
[21] Strong H7657, shib‛âh, shib-aw', Masculine of H7651; seven (seventh); Shebah, a well in Palestine: - Shebah.
[22] Strong H7621, shebû‛âh, sheb-oo-aw', Feminine passive participle of H7650; properly something sworn, that is, an oath: - curse, oath, X sworn.
[23] Rabí Eli Munk, en “La Voz de la Torá”.
[24] Pirkei d’Rabí Eliezer 32.
[25] Guitín 57b, traducido del inglés por el autor.
[26] Ver Flavio Josefo, el libro de Yashar 61:25, y el libro de Josippon 1:2 (escrito en el año 953), cf. http://50.1911encyclopedia.org/J/JO/JOSIPPON.htm, que dice que Tsefó tuvo un nieto llamado Latinus y eventualmente un descendiente llamado Rómulus que fue el fundador de Roma.
[27] Meguilá 17a y Yashar 31:21-14.
[28] Meguilá 17a.

15