Está en la página 1de 2

DÍAS

Hijas del Tiempo, Días hipócritas

Silenciosas y mudas como derviches descalzos,

Marchando de una en una en interminable fila,

Traen diademas y gavillas en sus manos.

A cada quien le ofrecen regalos


Según su voluntad

Pan, reinos, estrellas, o


El firmamento que los contiene a todos

Yo, en mi apartado jardín,


Observaba la pompa

Olvidé mis deseos matutinos,


Apresuradamente tomé unas cuantas hierbas y manzanas,

Y Día volteó y salió silenciosa.

Yo, demasiado tarde,

Bajo su solemne tocado


Vi el desdén.

[EMERSON, traducción de CRISTINA ESTRADA]