Está en la página 1de 72

Señor

Juez Primero Promiscuo Municipal


Purificación Tolima.
Ciudad.-

Ref. : Incidentede Levantamiento de Embargo de


ALEXANDER CARRIZOSA contra HEREDEROS DE
ANGELMIRA BERMUDEZ DE CARDENAS.
Rad: 2014-00048-00 (5608).

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la Tarjeta Profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura; en mi condición de apoderado judicial de los
Incidentados en el Tramite de la referencia; por medio del presente
escrito, formulo recurso de APELACION contra el auto calendado
de fecha cinco (5) de agosto del presente año (2015), emanado de
su Despacho que declaro probado el incidente del levantamiento
de embargo promovido por ALEXANDER CARRIZOSA contra
HERDEROS DE LA SUCESION DE ANGELMIRA BERMUDEZ DE
CARDENAS, sobre el inmueble de Matricula Inmobiliaria Nº 368-
25045. El recurso lo sustentaré oportunamente ante el Superior.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C. S. de la J.
Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala de Familia.
Ibagué.-

Asunto: Sustentación del Recurso de Apelación. Proceso de


Investigación de la
Paternidad Extramatrimonial de NORMA CONSTANZA
SERRANO
SEPÚLVEDA contra JAIME FLOREZ MONCALEANO.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de oficio del demandado
señor Jaime Florez Moncaleano, respetuosamente acudo ante
esa corporación para sustentar el recurso de apelación, interpuesto
contra la sentencia proferida por el Juzgado Promiscuo de Familia
de Purificación Tolima, dentro del proceso citado en la referencia;
decisión que data de fecha septiembre veinte ( 20 ) del dos mil
dos ( 2.002 ), pronunciamiento que hago en los siguientes
términos:

En primer lugar manifiesto como apoderado del señor Florez, que


no comparto los argumentos expuestos por el Despacho de
conocimiento para endilgar la paternidad del menor JONATHAN
ANDRES SERRANO SEPÚLVEDA a mi representado; pues para hacer
tal declaratoria de paternidad se requiere probar una serie de
circunstancias utilizando los diferentes medios de prueba, como
son la fama, el trato y la posesión notoria de hijo. Este conjunto de
circunstancias aunados al experticio médico legal se traducen
finalmente en una decisión que puede ser favorable a la
demandante si se prueban los hechos objeto de la demanda, o
desestimatoria si brillan por su ausencia las pruebas.

En el presente evento, que es materia de atención; no existe un


solo medio de prueba que lleve a la convicción de que el
demandado por mi representado señor Florez Moncaleano sea el
padre biológico del menor JONATHAN ANDRES. La Ley 721 de
diciembre del 2001 señala o cataloga la prueba de ADN como la
reina dentro de los procesos de filiación extramatrimonial; prueba
que no se ha practicado a mi representado. Es mas no existe una
sola prueba testimonial dentro del proceso que apunte a demostrar
que son ciertos los hechos de la demanda; el solo dicho de la
representante legal del menor no se puede tener como prueba,
para que con base en su manifestación, se despachen
favorablemente las pretensiones de la demanda.

De lo anterior se colige que no existen los testimonios fidedignos,


tampoco existen antecedentes escritos como cartas, fotografías,
filmes, ni presunciones de hecho y de derecho para inferir que mi
representado de oficio sea el padre del menor anteriormente
nombrado, como tampoco existen demostradas las relaciones para
acreditar la posesión notoria de hijo extramatrimonial.

De acuerdo con el nuevo ordenamiento, Ley 721 del 2.001; para la


demostración de la paternidad extramatrimonial investigada se
requiere la demostración científica al igual que para demostrar el
embarazo; por lo que se debe acudir a la prueba pericial.

En este orden de ideas, solicito respetuosamente a ustedes


señores Magistrados revocar la decisión proferida por la señora
Juez, dentro del proceso de Investigación de Paternidad
Extramatrimonial adelantado por la señora Norma Constanza
serrano Sepúlveda a instancias de la señora defensora de Familia
de Purificación Tolima, en representación del menor JONATHAN
ANDRES SERRANO SEPÚLVEDA, por ausencia de prueba
testimonial, pericial y documental.
De los señores Magistrados, Comedidamente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C. S. de la J.

Señora
Juez Promiscuo de Familia
Purificación Tolima.
Ciudad.-

Asunto: Recurso de Apelación. Incidente de Oposición a la


Diligencia de Secuestro.
Sucesión de ANGELMIRA BERMÚDEZ DE CARDENAS.
Procedencia Juzgado Primero Promiscuo Municipal de
Purificación.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de los herederos
reconocidos dentro del proceso de la referencia; respetuosamente
acudo ante su Despacho para sustentar el recurso de apelación,
interpuesto contra el auto de fecha 5 de agosto del presente año
( 2.015 ), proferido por el Juzgado Primero Promiscuo Municipal de
Purificación Tolima, por medio del cual resolvió declarando probado
el incidente de levantamiento de Secuestro promovido por
ALEXANDER CARRIZOSA contra los herederos de la sucesión;
pronunciamiento que hago en los siguientes términos:

Alega el incidentante, que el 24 de octubre del año pasado (2014),


se practicó diligencia de secuestro sobre el inmueble objeto de del
proceso, el cual ha venido siendo poseído por el señor ALEXANDER
CARRIZOSA QUEZADA por espacio superior a los 10 años y quien al
momento de la diligencia tenía la posesión del mismo. Presentado
el escrito se le dio el trámite correspondiente; y como es de común
ocurrencia en estos casos, donde no se tiene certeza sobre el
derecho perseguido y existe la potísima situación de que se va a
perder el pelito, se solicita “amparo de pobreza”, para no
responder por los perjuicios que se causan; en el presente caso se
solicitó y le fue concedido. Hecho lo anterior, se practicaron las
pruebas, se escucharon las declaraciones de los testigos, quienes
de manera preparada contestaron un interrogatorio débil, ingenuo
y no concreto para establecer la relación que se debe demostrar;
pero que para el Despacho de conocimiento fue fundamental y
suficiente para declarar probado el incidente.

Para sustentar la decisión tomada el Despacho tuvo en cuenta las


disposiciones legales que regulan situaciones como el
levantamiento del embargo y secuestro; la necesidad de probar la
posesión que le corresponde al incidentante, la definición de
derecho de dominio y de la posesión, las declaraciones de los
testigos llamados a declarar sobre le posesión ejercida por el
incidentante.

Con base en lo anterior produjo la decisión favorable al


incidentante declarando probado el incidente ordenando al
secuestre entregar el inmueble. Dijo el Despacho que estaba
probado testimonialmente la posesión sobre el inmueble, ya que
los testigos manifestaron que ALEXANDER CARRIZOSA QUEZADA
poseía, la casa ubicada en el barrio Santa Bárbara, dijeron o dieron
los linderos, que ejercía actos de señor y dueño, como cuidarla,
vivir ahí, estar pendiente de todo, la asea, paga los servicios. Por
último el Despacho manifestó que no condenaba en costas a la
parte que represento, por cuanto el predio se encuentra en litis
ante el Juzgado Civil del Circuito donde se tramita un proceso de
pertenencia contra herederos determinados de la causante
ANGELMIRA BERMÚDEZ DE CÁRDENAS.

En este último considerando, se ve lo frágil y ligero del argumento


tenido en cuenta para fallar por cuenta del Despachos: Cuales son
los actos que desarrolla el incidentante para demostrar la posesión
sobre el inmueble? Según los declarantes: “se encarga de cuidarla,
vive ahí, está pendiente de todo, la asea, paga los servicios”. La
doctrina ha sido clara al exigir, la existencia de dos elementos
esenciales en la posesión, que son EL CORPUS y EL ANIMUS; pero
no como se reconocen por el Despacho de conocimiento. El
CORPUS, dice el autor Ernesto Peña Quiñones, en su obra EL
DERECHO DE BIENES (Librería Jurídicas Wilches); es “el
sometimiento de la cosa a la voluntad del sujeto, que se traduce o
constituye en la detención material de la cosa, acto que puede ser
ejercido directamente por el sujeto o por otra persona a nombre de
él, …”. El ANIMUS, consistente según el mismo autor, “ … en la
intención de ser dueño, sentirse dueño, o llegar a ser dueño…”.
Resulta señor Juez, que estos elementos, no se dan en el caso que
nos ocupa.

El incidentante ALEXANDER CARRIZOSA QUEZADA, en su condición


de esposo o compañero de la señora NUBIA CÁRDENAS
BERMÚDEZ, situación reconocida por ambos en declaraciones e
interrogatorios, y por los testigos en proceso de Simulación de mi
representada DELFILIA CÁRDENAS BERMÚDEZ que curso en el
Juzgado Tercero Promiscuo Municipal; cuya sentencia y diligencias
anexo en copias auténticas a este escrito; entro a la casa objeto
del proceso, por ser o tener esta calidad. Estando viviendo en el
inmueble, su dueña la causante ANGELMIRA BERMÚDEZ DE
CÁRDENAS, se la vende a su esposa o compañera NUBIA
CÁRDENAS y a su cuñado LUIS DAVID CÁRDENAS, ambos hijos de
la vendedora. Luego viene el proceso de simulación, son vencidos
en el proceso y vuelve el inmueble al patrimonio de ANGELMIRA: y
el señor CARRIZOSA incidentante, se queda quieto, no alega, no
interviene, no hace valer su derecho de poseedor, que alega hoy;
demostrando que tiene el ANIMUS y el CORPUS elementos
esenciales que tendría que hacer valer para demostrar la posesión.
De otro lado, se tiene que la declaración rendida por ALEXANDER
CARRIZOSA, ante el señor Juez que conoció el proceso de
simulación, el día veinticuatro (24) de abril de 2013, manifiesta
bajo la gravedad del juramento que el inmueble era de su suegra
ANGELMIRA, y ahora aparece alegando tener una posesión que en
ese momento no alegaba.

Analizando el tema de la posesión que alega tener el incidentante,


traemos lo expuesto por el mismo autor en la misma obra antes
referida; y en un acápite que denomina “ACTOS QUE NO
CONFIGURAN POSESION”; al respecto dice: “ … que no todos los
actos en los cuales exista por parte del sujeto una tenencia o
aprehensión material sobre el bien o cosa ajena con ánimo de
señor y dueño, ejercida sobre cosa susceptible de posesión, existe
posesión; en todas las legislaciones se resumen distintas
situaciones en las cuales, a pesar de presentarse el mismo
fenómeno de la posesión, la ley no le reconoce tal carácter, puesto
que si así lo hiciere, se infringirían diversos principios que
generarían actos reprochables por parte de los sujetos que viven
en sociedad, infracciones de principios morales o atentados contra
la seguridad jurídica que debe existir en toda comunidad “.

El autor continúa explicando el tema: “Entre nosotros, estos actos


que en si cumplen con todos los requisitos esenciales de la
posesión, por cuanto tienen animus y corpus y se ejercen sobre cosa
susceptible de posesión que no alcanza a tener tal carácter, están
tratados en dos formas: unos como actos de mera facultad o de
mera tolerancia (art. 2520 del Código Civil) y otros como causales
de suspensión de la prescripción (art. 2530 de la misma obra) “.

El autor siguiendo con el tema, trata en la siguiente forma la


situación: a) Actos que impiden el nacimiento de la posesioó n: Estos son los
previstos en el art. 2520 del Código Civil “La omisión de actos de
mera facultad, y la mera tolerancia de actos de que no resulta
gravamen, no confieren posesión, ni dan fundamento a
prescripción alguna”. Entra a continuación a diferenciar los actos
de mera facultad de los cuales dice que son aquellos que
corresponden al no ejercicio de determinados poderes o facultades
propias del dominio. Los actos de mera tolerancia corresponden a
actitudes permisivas por parte del propietario a favor de terceros,
que les permite uso total o parcial de un bien sin que por tal
actitud dicho tercero pueda alegar posesión.

Como el artículo 2520 del Código Civil al tratar este tema, hace
una relación enunciativa o por vía de ejemplo de determinadas
conductas, dice el autor, que corresponde al intérprete y al juez
determinar en en cada caso, si sobre acto especifico puede estar
incluido el supuesto de los actos de mera facultad o de mera
tolerancia.

Y dice que considera, que constituyen acto de mera tolerancia el


de los hijos mayores respecto de los bienes de sus padres; y
entonces cuando un hijo explota un bien del padre, no configura el
fenómeno posesorio, pues tal explotación se hace en virtud de lo
dispuesto en el artículo 2520, ya que son actos que el titular del
derecho de propiedad permite a favor de otra persona.

b) Actos que suspenden la Posesioó n: Dice el autor citado: “Sobre el


particular el artículo 2530 del Código Civil indica que se suspende
la posesión sobre bienes de los menores, los dementes, los
sordomudos que estén bajo patria potestad, tutela o curaduría, o
sobre bienes de herencia yacente, y que también se suspende
la prescripción adquisitiva entre cónyuges no divorciados”.
(Negrilla y subrayado mío) .

Teniendo en cuenta lo anterior, tenemos que el opositor a la


diligencia de secuestro es un poseedor IRREGULAR, y que en
cuanto a la posibilidad de usucapir, situación que se manifiesta por
parte del señor Juez de conocimiento en el auto que le concede la
oposición al secuestro; es una posesión ESTERIL, pues esta no
puede generar ni transformarse en usucapión con el transcurso del
tiempo.
Es irregular la posesión del que tiene la cosa a titulo precario.
Carece de buena fe, que es la conciencia de adquirirse el dominio
de la cosa por medios legítimos exentos de fraude y de todo otro
vicio.

El autor tantas veces citado Dr. Ernesto Peña Quiñones; dice que
hay autores, entre ellos MILCIADES CORTES
Que sostienen que “la posesión viciosa no es una especie de
posesión, sino que se constituye en un vicio que impide sus
efectos, es decir, que la hace estéril o inútil para las acciones
posesorias, para la publiciana y para la usucapión”. Además,
agrega, “son vicios la violencia, la clandestinidad, la
discontinuidad, la ambigüedad y la suspensión…”

En el presente caso, la AMBIGÜEDAD es el vicio de la posesión que


consiste en que los actos con cuales se pretende acreditar no
revelan ésta de manera irrefragable. Es el caso de la concubina,
el heredero, o el sirviente que alegue la posesión de objetos o
valores de la persona con quien convive. “La convivencia no
siempre hace equivoca la posesión, sino cuando aparezca que el
compañero de la concubina, o el de cujus o el patrón, o en una
palabra, el cohabitante, fue poseedor alguna vez del bien
respectivo…” (La negrilla es mía).

Como se puede apreciar de la sentencia del Juzgado Tercero


Promiscuo Municipal de fecha trece (13) de noviembre de 2013,
que definió el proceso de Simulación, donde fue demandante mi
representada DELFILIA CÁRDENAS BERMÚDEZ entre otros; contra
la demandada NUBIA CÁRDENAS BERMUDEZ y su hermano LUIS
DAVID CARDENAS BERMUDEZ y las declaraciones y el
interrogatorio practicado en el mismo proceso, que en copia
auténtica anexo al presente alegato; el incidentante ALEXANDER
CARRIZOSA QUEZADA, quien es el compañero (concubino) de
NUBIA CÁRDENAS BERMÚDE; entro a cohabitar el inmueble objeto
del proceso, porque su compañera o concubina hija de la de cujus,
dueña del inmueble lo habitaba con su madre. Luego su
compañera o concubina adquiere la propiedad del inmueble, por
medio de un acto simulado, compraventa y posteriormente pierde
la titularidad del dominio, mediante la sentencia referida. Queda
habitando la casa y por nuestra parte, se inicia el respectivo
proceso de sucesión, donde se decreta el EMBARGO y SECUESTRO
del inmueble y es cuando aparece alegando una posesión que
nunca ha tenido; por lo que aparece en el certificado de tradición y
en la sentencia, que refleja la realidad de la venta efectuada por la
titular del derecho de dominio señora ANGELMIRA BERMÚDEZ DE
CÁRDENAS, quien en vida vende el inmueble a sus hijos por
Escritura Pública Nº 57 del 8 de febrero de 2008 de la Notaría
Única de Saldaña; posteriormente fallece la vendedora
estando habitando el inmueble el 13 de enero de 2012; se inicia el
proceso de simulación que finaliza con sentencia del 13 de
noviembre de 2013; y el 5 de junio de 23014 presento demanda de
sucesión. En que momento posee el inmueble el incidentante?.
Pero es más, inicia un proceso de pertenencia, ante el Juzgado del
Circuito local, donde manifiesta que tiene una posesión quieta,
tranquila, ininterrumpida sin reconocer dominio ajeno por más de
diez (10) años.

Por último señor Juez, si de lo que obra en el material que se pone


a su disposición, resulta una mínima posibilidad de afrenta al
Código Penal, como lo sería un fraude procesal; muy
respetuosamente le sugiero compulsar copias, para que se
investigue la conducta de los posibles implicados, en el entendido
de que los actos ilegales no atan al Juez.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.

ANEXOS: Copia autentica de la sentencia del 13 de noviembre de


2013 del Juzgado Tercero Promiscuo
Municipal de Purificación, en el proceso de simulación.
Copia auténtica de las declaraciones rendidas en el
proceso de simulación.

Señora
Juez Promiscuo Municipal
Prado Tolima.
Ciudad.-

Asunto: Proceso Ejecutivo Singular de PAULINA OLAYA ROMERO


contra HEREDEROS DEL EXTINTO
INOCENCIO FLOREZ PEÑA
. Rad,. 2008-00129-00

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial, de los
demandados en el proceso de la referencia, y estando dentro del
término legal, atentamente manifiesto a Usted, que interpongo
Recurso de APELACION PARCIAL, contra el auto de fecha febrero 13
de Dos Mil Dieciocho (2018), emanado de su Despacho donde
niega hacer extensivo el levantamiento de la medida cautelar del
predio denominado “la Sandra” con matricula inmobiliaria 368-
39724 de la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos de
Purificación, solicitada por el suscrito ante la omisión del Juzgado
Civil del Circuito de Purificación quien no relacionó este inmueble
en la parte resolutiva del auto que levanto las medidas sobre los
bienes, en providencia calendada el 17 de enero del 2018.
Fundamento el recurso en los siguientes fundamentos de hecho y
de derecho:

1º.- El Juzgado Civil del Circuito al desatar el recurso de apelación


contra el auto del 6 de septiembre de 2017 de su Despacho, donde
niega el levantamiento de las medidas sobre los predios con
matrículas inmobiliarias 368- 34842, 43701, 43700, 23870 y
39724; dentro de su motivación los relaciona a todos en sus
algunos de sus apartes y en otros omite el 39724; situación que se
refleja en el resuelve de dicho proveído; pero como es lógico, la
decisión recae sobre todos los inmuebles.

2º. Ante la omisión que hace el Circuito, que a todas luces se


aprecia que es involuntaria y sin ánimo de causar daño, molestia o
embarazo: el suscrito para evitar más pérdida de tiempo y
perjuicios a mis representados; pues llevamos casi más de tres (3)
años tratando de hacerle ver a su Despacho lo injusto, ilegal y
arbitrario, de decretar dicha medida sobre bienes que no son de la
sucesión del deudor INOCENCIO FLOREZ PEÑA, solicitamos que se
hiciera extensiva el decreto u orden sobre dicho bien inmueble que
ha venido siendo relacionado dentro del todo el proceso y sus
diferentes etapas, como apelaciones, tutelas y demás
procedimientos realizados; a lo cual Usted niega con el argumento
de que se trata de o trataría de una adición, aclaración o
complementación de la decisión.
Ante lo expuesto, solicito al señor Juez del Circuito; que dirima el
recurso de apelación impetrado, proceda a revocar parcialmente el
auto calendado 13 de febrero de 2018, y en su lugar ordene
levantar la medida cautelar que pesa sobre el bien inmueble
denominado “La Sandra” con matrícula inmobiliaria 368-39724 de
la Oficina de Instrumentos Públicos de Purificación, acorde con lo
decidido en la providencia del 17 de enero del 2018 proferida por
esa superioridad en el asunto que nos ocupa.

DERECHO: Artículos 320, 321 numeral 8º y 326 del Código General


del Proceso y demás normas que regulan la materia.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.
del cual reconoció a la Doctora Maria Cecilia Arroyo Rodriguez
como apoderada del demandado ALVARO CASTRO GONZALEZ, y el
libramiento del oficio para el laboratorio de servicios médicos
Yunis Turbay de Bogotá, solicitando nueva fecha para la realización
de la prueba o examen de genética decretado dentro del proceso.

En subsidio, en caso de no acceder a lo solicitado, APELO la


decisión, por ser dicho auto apelable ( art. 351 numeral 8º del C.
de P. C. ).

Fundamento el recurso en las siguientes razones de orden legal:

1º.- El demandado confirió poder para que lo represente en el


proceso, a la Doctora MARIA CECILIA ARROYO RODRIGUEZ por
medio de un documento elaborado en el extranjero y presentado
ante el Cónsul Colombiano por su signatario. Dicho documento no
fue convalidado como lo exigen las normas legales Colombianas
ante la Conciliería o Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro
país; situación omisiva por la que también fue rechazado el poder
conferido que había sido presentado al Despacho en el año Dos Mil
Tres ( 2003 ), lo anterior con fundamento en el art. 259 del C. P. C.

2º.- En relación con lo resuelto por el Despacho de oficiar al


laboratorio de servicios médicos Yunis Turbay de Bogotá, para que
señale nueva fecha para llevar a efecto la prueba genética; en
representación de la demandante me opongo a tal determinación;
puesto que el demandado desde un principio y a través de todo el
proceso a demostrado un desinterés total por el mismo, como se
puede deducir de la no contestación de la demanda, a demás de
situaciones como el hecho de residir en una dirección mas
exactamente la Calle 35 sur Nº. 81B –29 barrio Kennedy, la cual
fue señalada en la demanda. A esta dirección se le enviaron las
diferentes notificaciones, al iniciar el proceso así como los
despachos comisorios con el resultado de que fueron devueltos
porque dicho sujeto no residía allí. Posteriormente aparece al
Despacho el demandado, a la práctica de un interrogatorio y
manifiesta que su lugar de residencia sigue siendo la misma.
Luego el demandado alegando o argumentando razones pueriles,
vagas y sin fundamento, manifiesta estar amenazado en su
integridad física y personal circunstancia según él que lo obliga a
desplazarse al exterior; todo con el fin de evadir la comparecencia
al proceso y mas exactamente a la práctica de la prueba genética.
Esta prueba que ha sido decretada por el Despacho inicialmente
en mayo de 2002, y posteriormente para el 27 de marzo de 2003,
el 4 de octubre de 2003, el 23 de marzo de 2004 y el 30 de

civil dice textualmente: “ En la confección del inventario se


observará lo prevenido para el de los tutores y curadores.... “ . Al
remitirnos al artículo 473 de misma obra allí se dice: “ Si después
de hecho el inventario se encontraren bienes de que al hacerlo no
se tuvo noticia, o por cualquier título acrecieren nuevos bienes a la
hacienda inventariada, se hará un inventario solemne de ellos y se
agregará al anterior “.

El artículo 600 del C. de P.C., al hablar de los inventarios y su


confección nos dice que en el activo de la sucesión se incluirán los
bienes denunciados por cualquiera de los interesados.
Efectivamente solicite fecha y presente unos inventarios
adicionales, constituidos por los frutos o arrendamientos que han
producidos los bienes dejados por la causante, sobre los cuales y
su inclusión no hubo oposición u objeción por parte de la señora
apoderada; se opuso fue a su reclamo, por que no considera que
tenga derecho a ellos, alegando razones que considera injusta su
pretensión, pero no objeta en manera alguna el inventario
adicional, y por lo tanto no contraviene lo normado por el artículo
cuando preceptúa “ si hubiere desacuerdo entre los interesados
sobre el valor total o parcial de alguno de los bienes, el juez
resolverá previo dictamen pericial “.

El Despacho de conocimiento, aconseja irme a otro proceso; pero


a quien le voy a pedir que rinda cuentas, sino existe albacea, ni
secuestre, ni persona alguna que tenga un mandato de
administración de bienes. Sólo existe una heredera que ha venido
cobrando arriendos, que habita la casa y que tiene un negocio
dentro de ella, y que ha venido usufructuando de los mismos sin
llamar a los herederos para manifestarles o rendirles un informe de
los dineros rendidos por los bienes sucesorales, los cuales han
sido reconocidos dentro del proceso, unos frutos que por el
mismo hecho de provenir de los inmuebles acrecientan los mismos
y merecen ser tenidos dentro de los inventarios, hasta que se
ordene la partición, y máxime cuando por escrito presentado se
esta pidiendo el embargo y secuestro preventivo de los bienes
sucesorales; para que el auxiliar de la justicia, si tenga que rendir
las cuentas cuando el Juzgado así lo ordene.

Lo que se aprecia dentro del proceso, es que el Despacho de


conocimiento de manera oficiosa entró a decidir algo que es del
resorte o iniciativa de las partes, como lo es la objeción al
inventario adicional presentado en representación de mi
poderdante; ya que por la contraparte no hubo esa intención, ni
fue alegado como no se refleja dentro del proceso.

Las anteriores son las razones de hecho y de derecho que


considero pertinentes para que por su Despacho se modifique la
decisión tomada por el Juzgado Segundo Promiscuo Municipal de
Saldaña al no tener en cuenta los inventarios adicionales por mi
presentados en representación de mi poderdante.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.
Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala Laboral.
Ibagué Tolima.
Ciudad.-

Atte., Magistrado Dr. Francisco Javier Tamayo Tabares.

Ref.: Radicación 05-0088-08.


Proceso Ordinario Laboral de MARTHA CECILIA DIAZ
ALMANZA contra
URBANA DIAZ ALMANZA.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial de la demandada
en el proceso de la referencia, por medio del presente escrito, con
el debido respeto; me permito presentar el alegato
correspondiente solicitando de una vez SE CONFIRME la sentencia
proferida el 16 de Noviembre de 2005, por el Juzgado Civil del
Circuito de Purificación Tolima, la cual es motivo de esta alzada.
La sentencia en cuanto a la apreciación de los hechos y a las
conclusiones jurídicas de que se sirvió el fallador de Primera
Instancia, llega a la Sala protegida de presunción de acierto, pese
a lo alegado por la recurrente.

El fallo de instancia no es contrario a la evidencia procesal. Para


comenzar, debe destacarse, como sin lugar a duda, no existió
contrato de trabajo por la ausencia de dos de los elementos
denominados de la esencia como lo son la SUBORDINACIÓN y el
SALARIO, lo cual es explicado de manera contundente por parte
del A quo en la sentencia atacada.

La recurrente, sin embargo, como quedó memorado en el falló,


apoyó la demanda en que el demandante había sido llevado en
error con empleo de medios fraudulentos, para admitir que la
relación laboral con el demandado había culminado, que se le
habían cancelado sus prestaciones sociales y que a partir del 1º.
de Enero de 2001 quedaba en la finca de éste, sin ningún vinculo
laboral y sin pagar arriendo. Partiendo de ese supuesto, no puede
ahora la recurrente, señalar que existe ambigüedad, incertidumbre
en la aceptación de tales hechos por el demandante. A lo anterior
se suma, que la supuesta falta de claridad de tal acta ante la
Inspección de Policía, fue despejada con el interrogatorio de parte
que absolvió el demandante, cuando como apoderado de la parte
demandada, le planteé el porque alegaba tener la calidad de
trabajador y el por qué cobraba sueldos y prestaciones si ya le
habían sido cancelados al terminar el vínculo laboral en Diciembre
del año 2000, a lo que nuevamente respondió que había sido
llevado en error porque no se le leyó el contenido de tal acta,
porque tanto la funcionaria de Policía como su empleador estaban
de afán. De esa manera se estableció de manera concreta que
hechos eran los que había conciliado el aquí demandante ante el
funcionario de policía.

No se configura pues, el error que le atribuye la apelante a esta


apreciación del Juzgado. Además, no se puede contrarrestar dicha
conciliación de las partes ante
el funcionario de policía con la solo mención de que hubo
maniobras fraudulentas, pues no se arrimó al proceso prueba de
ello. Tampoco hay yerro en la desestimación de la prueba
testimonial del demandante porque la médula de la disputa
apuntala más a pretender el pago de unas acreencia laborales
cuando ya había cesado el vínculo y menos cuando de forma ilegal
el demandante se apropió de bienes de su ex-empleador una vez
se entero que esté lo había denunciado penalmente por hechos
delictivos contra el derecho económico, a la inmediatez dicho ex-
trabajador inició la acción laboral ordinaria. En efecto de la lectura
de la denuncia penal y/o ampliación de la misma y de la
presentación de la demanda laboral se desprende que primero el
señor JORGE ENRIQUE GRANADOS acudió a la justicia penal para
que se le hiciera justicia, por lo que no puede admitirse, como lo
quiere hacer ver la recurrente, que el señor GRANADOS había
consentido que su ex trabajador vendiera todo el ganado y los
caballos y cultivara por 2 años la finca, y se beneficiaría del dinero
producto de esas ventas y explotación de cultivos bajos tales
premisas. Señores Magistrados, las pretensiones del demandante
no podían prosperar, menos cuando sus testigos, no concretaron
en que calidad el señor LUIS CALDERÓN se encontraba en la finca,
indican que se dedicaba a trabajar mas no precisaron, porque no lo
sabían, que lo hacía cuando ya había rotura del vinculo laboral y
que lo hacía para beneficiarse de la explotación de la finca como
si fuera su verdadero dueño en consecuencia, pido se confirme la
sentencia de primera instancia.

Cordialmente,

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.
Señora
Juez Promiscuo de Familia
Purificación Tolima.
Ciudad.-

Asunto: Proceso de Investigación de la Paternidad


Extramatrimonial de ARGENIS
ORTIZ GOMEZ contra ALVARO CASTRO GONZALEZ.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial, de la
demandante en el proceso de la referencia, y dentro del término
legal, atentamente solicito de usted se sirva revocar su auto de
fecha Treinta (30) de Marzo de Dos Mil Cuatro (2004), por medio
del cual reconoció a la Doctora Maria Cecilia Arroyo Rodriguez
como apoderada del demandado ALVARO CASTRO GONZALEZ, y el
libramiento del oficio para el laboratorio de servicios médicos
Yunis Turbay de Bogotá, solicitando nueva fecha para la realización
de la prueba o examen de genética decretado dentro del proceso.

En subsidio, en caso de no acceder a lo solicitado, APELO la


decisión, por ser dicho auto apelable ( art. 351 numeral 8º del C.
de P. C. ).

Fundamento el recurso en las siguientes razones de orden legal:


1º.- El demandado confirió poder para que lo represente en el
proceso, a la Doctora MARIA CECILIA ARROYO RODRIGUEZ por
medio de un documento elaborado en el extranjero y presentado
ante el Cónsul Colombiano por su signatario. Dicho documento no
fue convalidado como lo exigen las normas legales Colombianas
ante la Conciliería o Ministerio de Relaciones Exteriores de nuestro
país; situación omisiva por la que también fue rechazado el poder
conferido que había sido presentado al Despacho en el año Dos Mil
Tres ( 2003 ), lo anterior con fundamento en el art. 259 del C. P. C.

2º.- En relación con lo resuelto por el Despacho de oficiar al


laboratorio de servicios médicos Yunis Turbay de Bogotá, para que
señale nueva fecha para llevar a efecto la prueba genética; en
representación de la demandante me opongo a tal determinación;
puesto que el demandado desde un principio y a través de todo el
proceso a demostrado un desinterés total por el mismo, como se
puede deducir de la no contestación de la demanda, a demás de
situaciones como el hecho de residir en una dirección mas
exactamente la Calle 35 sur Nº. 81B –29 barrio Kennedy, la cual
fue señalada en la demanda. A esta dirección se le enviaron las
diferentes notificaciones, al iniciar el proceso así como los
despachos comisorios con el resultado de que fueron devueltos
porque dicho sujeto no residía allí. Posteriormente aparece al
Despacho el demandado, a la práctica de un interrogatorio y
manifiesta que su lugar de residencia sigue siendo la misma.

Luego el demandado alegando o argumentando razones pueriles,


vagas y sin fundamento, manifiesta estar amenazado en su
integridad física y personal circunstancia según él que lo obliga a
desplazarse al exterior; todo con el fin de evadir la comparecencia
al proceso y mas exactamente a la práctica de la prueba genética.
Esta prueba que ha sido decretada por el Despacho inicialmente
en mayo de 2002, y posteriormente para el 27 de marzo de 2003,
el 4 de octubre de 2003, el 23 de marzo de 2004 y el 30 de marzo
del mismo año; a cuya citaciones jamás a comparecido el
demandado, y a las cuales el Despacho siempre lo ha requerido
para que justifique la no comparecencia, apareciendo últimamente
concediendo poder al profesional del derecho, sin el lleno de los
requisitos legales, lo que da a entender que esta dilatando el
proceso, presentando excusas que no justifican su ausencia al
mismo.

3º.- Como se puede apreciar el comportamiento del demandado


refleja una renuencia persistente y completa a la práctica de dicho
examen; y al contrario, por parte de mi representada ha existido
la voluntad que se manifiesta con el pago hecho al laboratorio
Yunis Turbay para la práctica del examen, y las respectivas
constancias y certificaciones expedidas por el mismo laboratorio y
últimamente por el laboratorio CIDGEN, para el examen en el
Hospital la Candelaria de este municipio.

Por lo anterior expuesto solicito al Despacho muy


respetuosamente, reponer el auto de fecha del 30 del presente
mes y año; y en subsidio entrar a dictar la sentencia
correspondiente, declarando al demando ALVARO CASTRO
GONZALEZ padre de la menor YISED LORENA ORTIZ GOMEZ y
demás pretensiones solicitadas en la demanda; esto ultimo
atendiendo lo ordenado por el art. 8º de la ley 721 del 2001 que
modifico el art. 14 de la ley 75 de 1968, por que con su
comportamiento el demandado a demostrado su renuencia a la
práctica de la prueba decretada, que es definitiva en este proceso;
y además no debe ser escuchado dentro del proceso, por que el
poder conferido es inexistente, y en este momento no tiene
apoderado legal que lo represente.

Cordialmente,

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señor
Juez Civil del Circuito
Purificación Tolima.
Ciudad.-
Ref.: Proceso Ejecutivo Laboral de HECTOR GERMAN YARA
CARDOZO contra
HOSPITAL SAN VICENTE DE PAUL DEL PRADO TOLIMA.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial, del cesionario
demandante, en el proceso de la referencia; estando dentro del
término legal, por medio del presente escrito manifiesto al
Despacho, que presento o propongo el recurso de REPOSICIÓN y
en subsidio el de APELACIÓN en contra de su auto de fecha diez
( 10 ) de Agosto del año en curso (2004); por medio del cual se
abstiene o niega mi solicitud de levantamiento del embargo
decretado sobre los dineros depositados en el proceso, por motivo
del mismo; y niega la entrega de los mismos, por razones
expuestas en el auto.

Manifiesta el Despacho como argumento para negar lo solicitado;


que el Juzgado Promiscuo Municipal de Prado comunicó por medio
de oficio N°. 1107 del 24 de noviembre del 2004, el que fue tenido
en cuenta por auto del 26 del mismo mes y año. Y que si el escrito
de cesión es de presentado en Junio 9 del 2004; que la misma solo
produce efectos frente a terceros luego de notificada al deudor, lo
que en el caso presente sólo se realizó el 1°. de Agosto de 2005;
por lo cual la medida debe mantenerse; por que para cuando se
comunicó el embargo del crédito aún nos había producido efectos
legales la cesión del crédito.

Aunque es cierto lo manifestado por el Despacho en cuanto tiene


que ver con las fechas de los documentos y sus presentaciones; es
bueno aclarar y por eso no acepto lo resuelto por el Despacho,
que si existe la un término o espacio de tiempo prolongado entre la
presentación del escrito que contiene la cesión y el acto mismo de
la comunicación al deudor; esto se debió a fallas presentadas en
primer lugar por el Juzgado a su cargo y por la Sala o Secretaría de
la Sala Laboral, afirmación que hago de acuerdo a lo siguiente:

1°.- El contrato de Cesión de Derechos Litigiosos se suscribió por


JOSE IGNACIO PERALTA NAVARRO y HECTOR GERMAN YARA
CARDOZO, el cuatro de Junio del 2004, fue presentado el 7 de Junio
del 2004 a su Despacho (Juzgado Civil del Circuito de Purificación)
el 7 de Junio del 2004; según fotocopia que anexo del memorial
dirigido a su Despacho, donde adjunto el poder conferido por
HECTOR GERMAN YARA CARDOZO Y EL CONTRATO DE CESIÓN.

2°.- El Juzgado cae en cuenta, que no es el indicado para recibir


este memorial, por que ya se ha concedido el recurso de
apelación al auto que profirió mandamiento ejecutivo dentro

del proceso laboral, y que como el negocio se encuentra en


Ibagué, debe dirigirse a la Secretaría de la Sala Laboral, por lo cual
se procede a presentar dicho memorial con los mismos anexos a la
Secretaría de dicha Sala; lo cual consta en fotocopia que anexo,
donde aparece recibiendo con fecha 9 de junio del 2004 el oficial
mayor y quien escribe: “ Recibido, se agrega al proceso “.
3°.- Sobre lo que sucedió con el recurso de apelación en cuanto a
su trámite es bueno que su Despacho conozca, tal desarrollo. Por
oficio N°. 284 del 6 de mayo del 2004, se envía el proceso al
Tribunal Superior
de Ibagué, el cual es recibido por la Sala Laboral el 14 de mayo del
mismo año. El 20 de mayo es repartido el negocio,
correspondiéndole al Honorable Magistrado Tamayo Tabares su
conocimiento.

4°.- El 26 de mayo del 2004, el honorable Magistrado, en su


calidad de ponente por medio de un auto de la fecha ordena que
por parte del apelante se suministre las copias necesarias, por que
el recurso había sido concedido por su Despacho en el efecto
suspensivo y debía ser en el Devolutivo. Hecho lo anterior, asume
el conocimiento del recurso de apelación, corriendo el día 7 de
junio traslado para alegar al apelante. El día 9 de junio como se
aprecia en el escrito que adjunto en fotocopia, presento el
memorial de sustitución y poder.
Resulta señor Juez, que una vez recibido por la Secretaría de la
Sala el memorial respectivo se agrega al expediente, pero al que
queda allá; por que el original es dev0elto a su Despacho, de tal
suerte que al final ni la Sala decide sobre la cesión, de pronto con
sobrada razón, pues está resolviendo una apelación; pero su
Despacho tampoco decide sobre el tema como le corresponde al
tener el conocimiento del proceso, pues desconoce la existencia de
tal memorial o sea el de la cesión y poder a mí conferido.

Viendo las cosas como se relatan, tenemos unos errores cometidos


por su Despacho y por la Sala Laboral del Tribunal, que han
permitido que se presente en este momento la situación de
confusión respecto al embargo decretado posteriormente al acto o
contrato de cesión legalmente celebrado entre mi mandante y el
ejecutante inicial en el proceso; y que son los causantes que en
este momento mi representado se le esté imposibilitando su
derecho a obtener el dinero que le corresponde, teniendo en
cuenta que la cesión ha sido reconocida por el deudor.

Por último señor Juez, quiero dejar a disposición del proceso y para
utilidad del mismo en cuanto a sus fines; fotocopia de la
sentencia de fecha diecisiete ( 17 ) de febrero del año en curso
( 2005 ), proferida por el Juzgado Promiscuo de Familia de
Purificación, que decidió o falló la demanda de nulidad del acto de
reconocimiento de la menor DIANA MARCELA PERALTA RUIZ, como
hija del inicialmente demandante en este proceso JOSE IGNACIO
PERALTA NAVARRO; y quien es demandado en el proceso de
alimentos que cursa en el Juzgado Promiscuo de Prado, quien esta
embargando el crédito de este proceso. Pues bien, esta sentencia
le está negando el derecho de alimentos a que tiene a su favor la
menor, pues no es hija. Este fallo que esta en este momento en el
tribunal apelado por la parte perdedora, va a ser confirmado, con
toda seguridad; pues esta bien soportado y sobre fundamentos
seguros.

Por lo anteriormente expuesto, es que solicito señor Juez, se


reponga el auto de fecha diez ( 10 ) de Agosto del presente año,
emanado de su Despacho y que deniega el levantamiento del
embargo y la entrega del dinero a mi representado. Caso contrario,
señor Juez, se me conceda el recurso de APELACION, el cual
sustentaré ante el superior.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C. C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.

ANEXOS: Documentos enunciado

Señor
Juez Quinto Civil del Circuito
Ibagué Tolima
Ciudad.-
Ref.: Demanda Ejecutiva de HOSPITAL FEDERICO LLERAS ACOSTA
contra
SOCIEDAD MEDICO QUIRÚRGICA DE COLOMBIA LTDA.

Asunto: Sustentación del Recurso de Apelación.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial, del demandante
en el proceso de la referencia, estando dentro del término; por
medio del presente escrito sustento el recurso de APELACIÓN
interpuesto oportunamente, lo cual hago dentro de los siguientes
términos:

Por auto del 19 de enero del presente año el Juzgado Séptimo Civil
Municipal local negó el Recurso de Reposición, el auto de fecha 9
de diciembre que rechazó la demanda de la referencia;
argumentando que por diversas razones, pero destacando entre
ellas el no haber subsanado la demanda, desaprovechando la
oportunidad que para ello brinda el Código de Procedimiento Civil;
y concedió el Recurso de Apelación como el suscrito lo había
propuesto subsidiariamente.

El señor Juez Séptimo Civil Municipal inadmitió inicialmente la


demanda para que fuera subsanada, señalando que los
documentos aportados como base de recaudo se allegaron en
copias y no en sus originales; pero como se ha venido sosteniendo,
las entidades como la que represento ejercitan el tramite del
cobro de los servicios prestados a la entidad contratante, en este
caso la sociedad ejecutada enviando la factura que contiene el
valor del servicio prestado a cada afiliado en original y copia; la
entidad ejecutada se queda con el original para efectos de hacer la
cuenta de cancelación o pago, regresa a la prestadora del servicio
en este caso el hospital que represento, la copia con el sello de
recibido que se convierte para el hospital en el documento que la
ley denomina títulos ejecutivos (articulo 488 del Código de
Procedimiento Civil), y que contienen una obligación expresa y
exigible, y además aceptada por la entidad acreedora y para el
caso ejecutada.

Como lo manifesté oportunamente esta factura que hoy sirve para


ejecutar, tiene la aprobación por parte de la entidad ejecutada en
sello y firma original lo cual permite inferir la aceptación de la
obligación contenida en cada factura, y la legitimidad que le asiste
a mi defendida para accionar con fundamento en las mentadas
copias.

Asi lo han entendido los diferentes Despachos judiciales como el


Juzgado Sexto Civil Municipal que admitió o recibió esta misma
demanda y luego la envió al Juzgado Quinto Laboral del Circuito
porque consideró que era una demanda de tipo laboral, y éste
provocó un conflicto de competencia ante el Honorable Consejo
Superior de la Judicatura quien la devolvió a la Sala Mixta del
Honorable Tribunal Superior de Ibagué donde se decidió que la
competencia era del Juzgado Civil Municipal y no encontraron el
argumento de las copias; y de igual manera han actuado los
Juzgados donde han cursado las demandas incoadas por mis
colegas apoderados del Hospital que han ejecutado a las entidades
compradoras de servicios al Hospital Federico Lleras Acosta; y
como igualmente sucede en la actualidad que me encuentro
tramitando una demanda ejecutiva en la jurisdicción del Huila
como apoderado del Hospital contra la Cooperativa Multiactiva de
Salud – Coomsusalud -, en el Juzgado Tercero Laboral del Circuito
de Neiva, donde se le dio curso a la demanda ejecutiva teniendo
como títulos base del recaudo los documentos o facturas que el
Hospital le entrega al profesional con las mismas características de
los que hoy son objeto de debate.

Mal podría invocarse en el presente caso la confusión del principio


de la autonomía, que debe contener el titulo valor y el derecho
literal inmerso en el mismo; y en este no hay confusión repito, y
no se correrá el riesgo que el derecho sea ejecutado dos veces;
porque como lo manifesté al principio, las copias que presento en
esta demanda tienen sello de recibí de la empresa ejecutada y el
original queda en poder de la misma para efectos de elaboración
de las cuentas de pago respectivas; y si se llegaré a presentar
imaginariamente el caso del cobro por segunda ocasión de la
misma cuenta, la entidad ejecutada tendría sobrada razón para
demostrar tal situación, alegándola en su oportunidad y
proponiendo la excepción del caso.

Por ultimo muy respetuosamente, pido a usted señor Juez, que


sirva tener como complemento de los argumentos de sustentación
de este recurso, lo manifestado en su oportunidad en la
sustentación del recurso de reposición presentado al ad quo.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala de Familia.
Ibagué.-

Atte., Magistrado Dr.

Asunto: Sustentación del Recurso de Apelación. Proceso de


Impugnación de la
Paternidad Extramatrimonial de UBERNEY
GUERRA TORRES
Contra BLANCA ISABEL CARRISOZA HERNÁNDEZ.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado del demandante señor
Uberney Guerra Torres, respetuosamente acudo ante esa
corporación para sustentar el recurso de apelación, interpuesto
contra el auto proferido por el Juzgado Promiscuo de Familia de
Purificación Tolima, dentro del proceso citado en la referencia;
decisión que data de fecha diciembre veintitrés ( 20 ) del dos mil
cuatro ( 2.004 ), pronunciamiento que hago en los siguientes
términos:

Se manifiesta por parte del Juzgado Promiscuo de Familia de


Purificación en dicho auto, que “ ha operado la institución de
caducidad para que el demandante impugne la paternidad tal
como se indica en el art. 9º., de la Ley 45 de 1.936, concordante
con el artículo 5º., de la Ley 75 de 1.968... “. Esta determinación la
asume el Despacho ante la comparecencia, que hace la defensora
de menores y alega la caducidad declarada.

En representación del demandante, manifiesto que no comparto la


determinación adoptada por el Despacho, por que no se tuvo en
cuenta la manifestación hecha en la demanda corroborada por la
declaración del testigo llamado al proceso señor CARLOS JOSE
BOCANEGRA GUARNIZO, en el sentido de que mi representado,
tuvo conocimiento de que el menor UBER ANDRES no era su hijo,
en los días preliminares a la presentación de la respectiva
demanda. Por lo tanto no hay lugar a predicar una caducidad,
alegada con un fin legalista sin tener en cuenta para nada, el
hecho cierto y reconocido por la misma madre o demandada, en el
sentido de que dicho menor no es hijo biológico del demandante
por mi representado en este proceso.

Hay que tener en cuenta señores magistrados, que la madre ante


esta situación real, no ha mostrado ningún interés para
participar en el proceso; dando a entender que su resultado
frente al mismo no le importa, por que al fin de cuentas ella
conoce a ciencia cierta quien es el padre de su hijo; como lo
manifiesta en diligencia que obra en el proceso; de tal suerte que
el resultado desfavorable a mi representado, la convierte en
ganadora económicamente por los alimentos que tiene que seguir
suministrando mi representado.
Ruego a los señores Magistrados tener en cuenta lo argumentado
en alegatos anteriores como complemento de éste.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala de Familia.
Ibagué.-

Atte., Magistrado Dr. Ricardo Enrique Bastidas.

Asunto: Alegato del Recurso de Apelación Proceso de


Nulidad del Acto de
Reconocimiento de la Menor DIANA MARCELA
PERALTA RUIZ
Demandante: JOSE IGNACIO PERALTA NAVARRO.
Demandados: MARIA FABIOLA HERNANDEZ PERALTA y
OTRO.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado del demandante señor
José Ignacio Peralta Navarro, respetuosamente acudo ante esta
corporación para presentar, estando dentro del término, el alegato
correspondiente al recurso de Apelación propuesto por el señor
apoderado de la demandada MARIA FABIOLA HERNANDEZ
PERALTA, el cual hago de la siguiente manera.

En primer lugar Solicito respetuosamente a la Sala, desatender la


solicitud de revocación de la Sentencia recurrida por la parte
demandada, de fecha 17 de Febrero del año 2005 del Juzgado
Promiscuo de Familia de Purificación Tolima, por medio de la cual el
Ad quo declaro nulo el acto de reconocimiento de la menor DIANA
MARCELA PERALTA RUIZ; y no como lo manifiesta el memorialista
en su escrito presentado en dicho Despacho, donde manifiesta
para crear la confusión de que el proceso es de “ Impugnación de
la paternidad “; y donde también manifiesta temerariamente que
dicho fallo fue dictado de manera deficiente por el Despacho;
cuando de manera diáfana y con argumentos serios y fundados en
las pruebas recaudadas en el proceso decretó la nulidad del acto
de reconocimiento solicitado por mi representado en la demanda.
Se alega por parte del señor apoderado de la demandada que no
fueron demostrados hechos tenidos como ciertos, como el hecho
de que el demandante JOSE IGNACIO PERALTA NAVARRO es tío de
la menor DIANA MARCELA PERALTA RUIZ hija de BLANCA NELLY
RUIZ hermana del demandante. Que la madre de la menor sufre
trastornos mentales; que el padre de la menor es otro, que la
menor se encuentra en custodia de la demandada y sobre el
reconocimiento que hizo mi representado a la menor teniendo
como fundamento causas altruistas.

Al respecto, esta dentro del proceso de manera manifiesta, y por


ello mi rechazo a lo expuesto por el señor apoderado; por que
todo esta demostrado plenamente. Es un hecho cierto, el
parentesco de la menor con mi representado no como hija, sino
como sobrina, esto demostrado con los testimonios
presentados
oportunamente, que prueban la relación de hermandad del
demandante con la madre de la menor. Es un hecho cierto lo de los
trastornos mentales que sufre la madre biológica de la menor, y
de eso no solo por lo manifestado por los testigos, sino que es de
conocimiento de todo el pueblo que la conoce en el municipio de
Prado. Que el padre biológico de la menor es el señor LUIS
ENRIQUE RODRIGUEZ ORTIZ., no solo por su confesión, por lo
manifestado por la madre, sino por los testimonios recaudados.
Sobre la custodia de la menor que según el apelante la tiene su
prohijada pero que dentro del proceso no se logro establecer bajo
que condiciones y por ministerio de que autoridad, de quien tiene
u ostenta dicha custodia, pues por medio de evasivas nunca
compareció el proceso para establecer o dilucidar dicha situación.
Posteriormente el señor apoderado de la parte apelante se dedica
hacer un análisis de la sentencia criticando cada uno de los
argumentos expuestos por el Juzgado Promiscuo de Familia de
Purificación Tolima, pero sin tener en cuenta y haciendo
abstracción de ello, que lo importante para la menor, es saber a
ciencia cierta quien es su padre; si quien la engendro LUIS
ENRIQUE RODRIGUES RUIZ o quien la reconoció JOSE IGNACIO
PERALTA NAVARRO y olvidándose de la razón de ser del registro
Civil como lo es la determinación y fijación de la personalidad;
demostrando el señor apoderado una vez mas, que lo que importa
para la parte que representa es la cuestión económica y no lo
personal, y desconociendo u olvidándose, de que la materia o
tema del proceso en el presente caso, no es un simple formulismo
jurídico, sino el derecho eficaz. .

Por lo anteriormente expuesto, de manera breve porque lo demás


esta muy bien expuesto dentro de la fundamentación de la
sentencia atacada; solicito a la Sala no tener encuenta lo
argumentado por la parte apelante y confirmar el fallo.

Cordialmente,

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señora
Juez Promiscuo Municipal
Prado Tolima
Ciudad

Ref.: Proceso Ejecutivo Promovido por PAULINA OLAYA ROMERO


contra HEREDEROS DE INOCENCIO FLOREZ
PEÑA.
Rad. 208-00129-00

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de algunos de los
demandados en el proceso de la referencia, de manera atenta
manifiesto a la señora Juez que interpongo recurso de APELACION,
ante el inmediato superior, contra el auto calendado 23 de
noviembre del año en curso (2016) emanado de su Despacho, por
medio del cual negó el levantamiento de las medidas cautelares
decretadas contra mis representados LIBARDO y DABEIBA FLOREZ
TRUJILLO.

Son fundamentos de mi inconformidad los siguientes:

1º.- ) La señora Juez de Instancia, sin fundamento alguno, negó la


solicitud de levantamiento de las medidas cautelares sobre los
predios “San Andrés” y “La Sandra” con matrículas inmobiliarias
368-34842 y 368-39724 de la Oficina de Instrumentos Públicos de
Purificación Tolima; por cuanto a pesar de que en la parte
resolutiva del auto recurrido no se pronuncia sobre la negativa al
levantamiento de la medida cautelar, de manera inexplicable
expresa que se ordena el secuestro sobre dichos bienes.

2º.-) Con lo anterior, la señora Juez de Instancia, desconoce el fallo


de tutela calendado el 28 de abril de 2016, emitido por el
honorable Tribunal Superior de Ibagué el cual dispuso; que se
negaban las pretensiones de la demanda teniendo en cuenta que a
mis mandantes les quedaba, que podían acudir ante la Juez
accionada para que solicitaran el levantamiento de la medida
cautelar, con base en el artículo 597 del Código General del
Proceso (Numeral 4.3 de la parte considerativa del fallo de tutela
que obra en el proceso a folio 135 frente.).

3º.-) Debo expresar una vez más señora Juez, mi total


inconformidad con el auto recurrido, ya que la señora Juez de
instancia sin ningún fundamento ni análisis probatorio, negó el
levantamiento de la medida solicitada por el suscrito, y se limitó
solamente a expresar que se ordenaba el secuestro de los bienes y
que posteriormente procedería a señalar hora y fecha para llevar a
cabo dicha cautela; desconociendo de manera tajante lo indicado
en el fallo de tutela del Tribunal Superior de Ibagué. En la
respectiva audiencia sustentare este recurso y expondré la
argumentación necesaria y conducente tendiente a lograr que su
Despacho revoque la providencia impugnada y en su lugar, se
proceda a acceder a las pretensiones demandadas.

Cordialmente

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señora
Inspectora de Policía y Tránsito Municipal
Purificación Tolima
Ciudad.

Ref.: Proceso Ordinario Administrativo de Policía de MARIA


LILIA TOCORA DEVIA contra MERCI ISABEL
RODRIGUEZ DURAN.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de la demandante, en el
proceso de la referencia; por medio del presente escrito, estando
dentro del término, me permito presentar respetuosamente a
usted, recurso de REPOSICIÓN y en subsidio APELACIÓN contra la
sentencia proferida por su Despacho en el proceso de la referencia
de fecha 25 de septiembre del presente año; por medio de la se
INHIBE de fallar de fondo las pretensiones de la demanda
presentada por el suscrito en representación de la demandante. Lo
anterior de acuerdo a lo siguiente:

Dentro de las razones esgrimidas en la sentencia para hacer tal


pronunciamiento; que no se acredita la calidad de heredero de mi
representada, que no se acredita el deceso de HUMBERTO TOCORA
DEVIA, que tampoco se acredita por parte de la demandada su
calidad de compañera permanente; y, que estos constituyen lo que
se denomina o se conoce como presupuestos procesales, los
cuales no aparecen en la demanda; sin entrar a discutir por mi
parte lo referente a la actuación de la parte demandada, que
merece la crítica por parte del Despacho.

Con relación a las consideraciones del Despacho; las cuales


respeto pero no comparto, por lo cual estoy proponiendo estos
recursos; me permito hacer estas disquisiciones y que se
convierten en los argumentos que soportan mis proposiciones,
para que una vez sean tenidos en cuenta se reponga el fallo y se
entre a decretar lo solicitado en la demanda por mí la parte que
represento.
El artículo 107 del Código. de Policía del Tolima citado en la
providencia, efectivamente habla de cuando se acuden en la
calidad del heredero; pero para el presente caso, mi representada
acude directamente como dueña y poseedora de una franja de
terreno, cuyo dominio es en proindiviso con el extinto HUMBERTO
TOCORA DEVIA, situación debidamente aceptada atreves de las
diligencias efectuadas por el Despacho en este proceso, donde
dicho tema de la propiedad del terreno objeto del mismo fue
debatido, y por lo tanto controvertido, en todas la diligencias
repito, inspección judicial, dictamen pericial y testimonios
recaudados. La calidad de heredera como compañera permanente
por parte de la demandada, del propietario del terreno no se
aporta en el proceso, porque esta situación está siendo debatida
judicialmente y entiendo que la demandada no la ostentada para
la época de la presentación y contestación de la demanda.

No puede hablarse de inexistencia o de ausencia de presupuestos


procesales, cuando aquí se debate la perturbación de la posesión,
definida esta por el mismo artículo 502 del Código de Policía del
Tolima como “la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y
dueño, sea que el dueño o el que se dé por tal, tenga la cosa por si mismo
o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él.”

El artículo 515 de la misma obra dice: “en los juicios que se susciten
para obtener el amparo policivo no se tendrá como prueba los títulos de
domino”.

Teniendo como punto de vista lo anterior, encontramos que la


demanda se dirige contra la señora MERCY ISABEL RODRIGUEZ,
persona que actuando arbitraria e indebidamente; una vez fallece
el padre de sus menores hijos, toma la posesión de los terrenos y
sin esperar orden, permiso, o autorización de la autoridad
competente o sea aquellas donde debaten los respectivos procesos
de unión marital de hecho y de sucesión, alegando al interés de
sus menores hijos viola todo todos los procedimientos y actúa de
manera abrupta irrespetando los derecho de los terceros, en este
caso mi representada, apoderándose del terreno y cultivando más
de lo que la corresponde, como se demuestra o se comprobó en la
inspección judicial, en el dictamen pericial y con los testimonios
de los testigos; sin permitir que mi representada quien también
tiene derecho a cultivar la franja de su propiedad lo haga,
causándole un perjuicio económico al verse privada de obtener
unas utilidades, durante casi dos años que lleva sin poder cultivar;
aunque de manera personal a manifestado la intención de llegar a
un arreglo o acuerdo a lo cual a prestado oídos sordos.

Aquí no se debate de quien es la franja de terreno o el lote. Se pide


la actuación de la autoridad policiva para remediar una actitud de
hecho. Es la perturbación que está realizando la demanda MERCI
RODRIGUEZ, quien con actos inequívocos de perturbación está
impidiendo que mi representada ejerza la posesión sobre su
predio. El artículo 2º., del Código de Policía del Tolima, determina el
OBJETO de la Autoridad Policiva, y el artículo 3º., explica cual es la
FUNCIÓN DE POLICIA,

La prueba e calidad de heredero, que su señoría manifiesta no


existir en el proceso, en nada tiene o se necesita en este proceso,
para demostrar que el extinto HUMBERTO TOCORA, era o es el
dueño del predio?; para nada necesitamos esa prueba; la
demandada tendría que demostrar si se le estuviera demandando
por actos relacionados con propiedad de los bienes. En el presente
caso se solicita la protección para evitar que continúe dicha señora
perturbando la posesión de mi representada. Lleva la señora
RODRIGUEZ cultivando cuatro (4) cosechas, mientras que mi
representada asiste o es convidada a mirar como la contraparte
hace alarde de su poder, por que las autoridades nada pueden
contra ella, según su decir. Y no puedo acudir a la Justicia ordinaria,
porque ella no tiene ningún atributo que le permita ejercer su
dominio, ni existe un secuestre en la sucesión, para demandar.

Estas son las razones señora Inspectora, que me autorizan o me


inducen a presentar estos recursos con miras a obtener de su
Despacho la justicia que necesito para ejercer mis derechos en mi
propiedad.

Se inicia, se propone la demanda ante su Despacho, porque se


trata de una situación de hecho. La filosofía, la razón de ser, de las
autoridades de policía es la actuación preventiva, prevenir las
actuaciones o vías de hecho, hasta cuando la autoridad o justicia
ordinaria resuelve lo pertinente. La señora MERCI RODRIGUEZ, no
tiene ninguna titularidad sobre el bien o lote de terreno. Ella está
esperando que la justicia ordinaria le entregue o le dé un status
jurídico, la calidad de compañera permanente del extinto
HUNMBERTO TOCORA DEVIA, quien es titular del derecho de
dominio de una porción del terreno, por compra que hizo a su
hermana BEATRIZ TOCORA DEVIA, a quien se le adjudicó en común
y proindiviso el predio con mi representada; y BEATRIZ le vendió a
HUMBERTO. Fallece HUMBERTO quien venía cultivando el lote
porque mi representada le arrendaba su parte; sin mediar
autorización de nadie, la demandada entra y “le pone mano” al
lote. Quien es la autoridad más indicada, para conocer y darle una
solución temporal al impase, mientras la justicia ordinaria decide,
cuales son los derechos que le corresponden a la señora MERCI
RODRIGUEZ que la autoridad policiva ?. Pero la demandada no
espera entra y toma posesión de más de lo que le corresponde al
padre de sus hijos. Mi representada hace medir de un topógrafo y
de acuerdo al título escriturario, colocan unos mojones,
delimitando provisionalmente el predio. La señora

La prueba de calidad de heredero, que su señoría manifiesta no


existir en el proceso, en nada tiene que ver o se necesita en este
proceso; para demostrar que el extinto HUMBERTO TOCORA, era o
es el dueño del predio?. Para nada necesitamos esa prueba; la
demandada tendría que demostrar si se le estuviera demandando
por actos relacionados con propiedad de los bienes. En el presente
caso se solicita la protección para evitar que continúe dicha señora
perturbando la posesión de mi representada. Lleva la señora
RODRIGUEZ cultivando cuatro (4) cosechas, mientras que mi
representada asiste o es convidada a mirar como la contraparte
hace alarde de su poder, por que las autoridades nada pueden
contra ella, según su decir. Y no puedo acudir a la Justicia ordinaria,
porque ella no tiene ningún atributo que le permita ejercer su
dominio, ni existe un secuestre en la sucesión, para demandar.

Estas son las razones señora Inspectora, que me autorizan o me


inducen a presentar estos recursos con miras a obtener de su
Despacho la justicia que necesito para ejercer mis derechos en mi
propiedad.
DERECHO.- Me fundamento en lo preceptuado en los artículos 97 y
siguientes del Código de Policía del Tolima.

Cordialmente, Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.
Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala Civil.
Ibagué.-

Atte., Dr. Ricardo Enrique Bastidas Ortiz

Ref.: Proceso Abreviado de Servidumbre de ROSA TULIA


BAHAMÓN DE TORRES
contra ZACARIAS BERMUDEZ PERALTA y OTROS.

Asunto: Sustentación del Recurso de Apelación.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio, portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de los demandados en
el proceso de la referencia, señores ZACARIAS BERMUDEZ
PERALTA y MARIA OLGA Y EDILMA BERMUDEZ SALAS,
respetuosamente acudo ante esta corporación para presentar,
estando dentro del término, el alegato correspondiente a la
sustentación del recurso de Apelación propuesto oportunamente
en representación de los anteriores frente a la Sentencia proferida
por el Juzgado Civil del Circuito de Purificación, en el proceso de la
referencia.

La sentencia proferida en el proceso en comento, declaró no


probada la excepción propuesta denominada por el suscrito
INEXISTENCIA DEL DERECHO INVOCADO, y la cual es
suficientemente relatada en el proceso, en cuanto tiene que ver
con su sustentación. El A quo, de una manera no clara y con un
desconocimiento total de la materia; pero entendible por el hecho
de no ser el mismo Juez, quien asiste a la diligencia de inspección
judicial y el que decide el pleito; manifiesta su posición diciendo o
invocando la norma del Código Civil, sobre la sujeción del predio
inferior a recibir las aguas del superior; y lo dicho por la Corte
Suprema de Justicia, sobre la no obligación cuando se trate de
aguas en caso de depósitos artificiales o de aguas para regadío.

Resulta, que en la diligencia se observó, con las declaraciones se


comprobó, y el peritazgo lo corroboró; que en la actualidad y hace
rato dejó de ser la mencionada acequia causa de los perjuicios
alegados por la demandante y objeto del proceso, medio de
conducción de aguas lluvias como se alega en el proceso; y que
como se dice en todo el proceso por nuestra parte, es canal
artificial para la evacuación de “aguas que el dueño de la heredad
superior obtiene de un depósito artificial o lleva por canales o
acequias para el regadío de sus tierras”; como lo manifesté desde
un principio en la contestación de la demanda. Resulta que el
cultivo de arroz, se hace con riego llevando el agua por canales o
acequias; y ahora, con más veras como dicen los antiguos; existe
el sistema de piscinas o estanques además de que el lote donde se
cultiva el arroz, es un enorme estanque.

Hace bastantes años, en ese sitio se podía hablar de aguas lluvias,


cuando dichos terrenos eran destinados a la ganadería por que no
había el sistema de irrigación. Pero ahora todos

Esos predios están dedicados al cultivo de arroz con riego; de


todos es conocido el sistema
riego denominado Asociación de Usuarios de Riego del Río Prado
(Asoprado), que es la entidad encargada de administrar y
suministrar dicho líquido para los cultivos. Esto esta amparado en
las declaraciones de MIGUEL ANGEL BAHAMON CARDONA, “este
drenaje viene derecho del lote de GABRIEL SANCHEZ a la quebrada
la Barrialosa ”. El mismo GABRIEL SANCHEZ quien dice que don
Zacarías le dio permiso; y después los auxiliares de la Justicia,
cuando dicen: “ Es de aclarar que cada lote cultivado con arroz de
riego debe tener sus propias acequias recogedoras de aguas
sobrantes por el mismo predio. Sin causar daños a los predios
colindantes ” . Esto lo manifestaron viendo que los predios de los
señores Gabriel Sánchez y el de la demandante no lo hacen sino
que son ellos los que utilizan el canal que causa los perjuicios a la
demandante; pero que también perjudica a los demandados y que
tienen que soportar un gravamen al que no están obligados.

El SEGUNDO punto de la sentencia y que ORDENA la extinción de


la servidumbre sobre el predio de la demandante; es un una
contradicción aberrante de la realidad. El canal esta construido es
en terrenos de mis representados, recostado a la propiedad de la
demandante, de tal suerte que no se entiende cuales perjuicios
son los causados, por una obra que esta construida es en terrenos
de mis representados y estos si están perjudicados con una
servidumbre que no tienen por que soportar.

El TERCER punto es un reconocimiento de que se trata de un canal


artificial conductor aguas lluvias y sobrantes; pero que en realidad
se trata de estas últimas o sea las sobrantes.

Por último, debe revocarse el CUARTO punto de la sentencia al


igual que los anteriores; por que los perjuicios alegados no
existen. Los señores peritos escuetamente dijeron, causados a la
cerca de 51 metros de longitud, y al terreno bajo la cerca. No
dijeron ni especificaron que daños a la cerca ?. De que esta
construida la cerca para que se dañe ?. Cual es la extensión del
terreno bajo la cerca que se ha dañado ?. Resulta que también hay
un daño para el predio de mis representados con la construcción
de un canal que no están obligados a permitir y que beneficia
exclusivamente los predios o cultivos de la demandante y del
señor GABRIEL SANCHEZ

Por esas circunstancias reconocidas y probadas en el proceso, es


que solicito muy respetuosamente a la Sala, revocar la sentencia
proferida por el Juzgado Civil del Circuito de Purificación, y en su
reemplazo declarar probada la excepción alegada, declarando que
no existen perjuicios por la servidumbre existente y obligar a la
demandante a construir por su propio predio el desagüe para su
cultivo; al igual que obligar al señor GABRIEL SANCHEZ a construir
lo mismo de acuerdo a lo manifestado por los peritos.
Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señores
Honorables Magistrados.
Sala Civil – Familia
Ibagué Tolima
Cuidad.-
Ref.: Ejecutivo Hipotecario del BANCO CENTRAL HIPOTECARIO,
hoy CENTRAL
DE INVERSIONES contra ALCIDES CORTES ARIAS

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación Tolima, identificado con la cedula de
ciudadanía 5.984.119 de Purificación Tolima, abogado en ejercicio
portador de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura; en mi condición de apoderado Judicial del demandado
dentro del asunto de la referencia, con el debido respeto me
permito sustentar el recurso de apelación planteado, en los
siguientes términos:
Como desde un comienzo lo he venido haciendo ver, la nulidad
deprecada se ha sustentado en el hecho del desconocimiento por
parte del Juzgado de los derroteros establecidos en la ley 546 de
1999, y de manera muy especial de los pronunciamientos
posteriores de la Honorable corte Constitucional, respecto de la
exequibilidad de algunos apartes de sus artículos y la
enexequibilidad de otros, aspectos que no han sido plenamente
tenidos en cuenta en el trámite del presente proceso y que han
llevado a la configuración de la nulidad contenida en el artículo 29
de la Constitución Nacional.
En el trámite del proceso que nos ocupa, Honorables Magistrados,
el fallador de instancia ha incurrido en la violación de dicho
precepto, por cuanto no decretó la terminación del proceso, una
vez conocida la reliquidación del crédito, conforme lo señalado por
la mentada ley, sino que solamente decretó la suspensión y una
vez rituados los demás trámites, y sin tener en cuenta las
diligencias adelantadas por mi representado, reanudó el proceso,
cuando lo acertado era haber terminado el mismo y si la parte
deudora incumplía lo pactado iniciar un nuevo proceso.
La Corte Constitucional, en sentencia T-606/2003, al referirse a la
aplicabilidad y constitucionalidad del artículo 42 de la ley 546, dijo
lo siguiente:
“ Ahora bien, mediante sentencia C-955 de 2000, esta corporación
declaró exequible el artículo 42 en comento, con excepción de los
apartes i) “ siempre que el deudor manifieste por escrito a la
entidad financiera su deseo de acogerse a la reliquidación del
crédito dentro de los noventa ( 90 ) días siguientes a la vigencia de
la ley “; ii) “ cumplido lo anterior “; y, iii) “ que dentro de los
noventa ( 90 ) días a la entrada en la vigencia de la presente ley
decidan acogerse a la reliquidación de su crédito hipotecario “, “
dentro del plazo “, y “ si dentro del año siguiente a la
reestructuración del crédito el deudor incurre nuevamente en
mora, los procesos se reiniciarán a solicitud de la entidad
financiera y con la sola demostración de la mora, en la etapa en
que se encontraban al momento de la suspensión, y previa
actualización de la cuantía “, contenidos en los incisos primero y
segundo, y en el parágrafo 3º de la norma en cita
respectivamente, que fueron declarados INEXEQUIBLES “.
Declarados inexequibles estos apartes, el parágrafo 3º. De la ley
546 de 1999, dispone respecto de los procesos que el 31 de
diciembre de cursaban en procura de la solución de créditos
concedidos en UPACS, para financiar adquisiciones de vivienda
que:
“Los deudores cuyas obligaciones se encuentren vencidas y sobre
las cuales recaigan procesos judiciales tendrán derecho a solicitar
suspensión de los mencionados procesos. Dicha suspensión podrá
otorgarse automáticamente por el Juez respectivo. “ EN CASO QUE
EL DEUDOR ACUERDE LA RELIQUIDACIÓN DE SU OBLIGACIÓN, DE
CONFORMIDAD CON LO PREVISTO EN ESTE ARTICULO EL PROCESO
SE DARÁ POR TERMINADO Y SE PROCEDERÁ A SU ARCHIVO SIN
MÁS TRAMITE ”. (Negrillas y mayúsculas fuera del texto).

Según el criterio del máximo Tribunal Constitucional, la suspensión


de los procesos en curso tiene por objeto “ que se efectué la
reliquidación del crédito “ y que producida ella, debe dar lugar a la
terminación del proceso y a su archivo sin más trámite.

Por tanto, en sana hermenéutica de dicho criterio, el proceso que


nos ocupa, una vez efectuada la reliquidación, que entre otras
cosas no satisfizo los intereses de mi representado ha debido
declararse terminado de una vez por todas, y solamente en el
único evento que mi representado hubiese incumplido
posteriormente con lo pactado respecto de sus obligaciones podría
ser objeto de la acción ejecutiva, pero no reviviendo el proceso
concluido si no reiniciando un nuevo proceso, facultad de la
cual estaba revestida la entidad ejecutante.
Por tanto, como fácilmente se puede colegir del caso de autos, en
este proceso no se ha cumplido este criterio por la potísima razón
que estamos frente a un proceso iniciado desde el año 1994,
que a petición de parte fue suspendido el 20 de Septiembre de
2000, con apoyo en la ley 546 de 1999, pero que posteriormente
se reanudó sin haberse cumplido lo mandado por la
Constituyente, o mejor, pasando por alto lo señalado por la
Constituyente.

Luego no es necesario ahondar en mayores detalles para


establecer la vulneración de este principio constitucional, pues
queda totalmente claro, y así está demostrado, que el deudor se
acogió a la reliquidación, que adelantó los trámites de la ley para
continuar con el pago de la obligación adquirida con la ejecutante,
pero que por negligencia de la misma institución al no dar
respuesta oportuna a las suplicas del deudor, se le hace ver dentro
del proceso como quien ha incumplido lo pactado, pero muy a
pesar de ello, el proceso se ha debido terminar y lo que ha debido
ocurrir es el inicio de uno nuevo, como lo manda la jurisprudencia
de la Corte Constitucional.

Es que así lo ha dicho claramente la Corte Constitucional en uno de


sus apartes de la sentencia traída a colación, donde expuso:

“ Advierte la Corte que “” (e)l acreedor goza, por su puesto, del


derecho a iniciar un nuevo proceso ejecutivo en contra de su
deudor, PERO MAL PUEDE RETOMARSE EL PROCESO EXPIRADO, EN
LA ETAPA EN QUE SE PRODUJO LA SUSPENSIÓN, puesto que ello
significa atribuir efectos ultra activos a situaciones previas ya
definidas, combinándolas con hechos nuevos, en contra de una de
las partes, con notorio desequilibrio de la relación procesal “
( Negrillas y mayúsculas fuera del texto) .

Considero entonces Honorables Magistrados que la nulidad


deprecada debe ser declarada por cuanto en el caso sub. lite se
dan en forma clara las exigencias para su éxito, precisamente por
cuanto se ha incurrido en la violación del artículo 29 de nuestra
Carta Política, en detrimento de los intereses de mi cliente, con
mayor razón si se tiene en cuenta que en estos momentos aún
está agilizando diligencias ante la entidad ejecutante con el único
propósito de regresar a su patrimonio el inmueble del cual se
pretende despojar por la vía del proceso ejecutivo, apoyándose mi
patrocinado en los propósitos del legislador y con el amparo
constitucional que tiene a su favor.

Son estas las razones de peso que expongo para que sean
analizadas por ustedes y una vez apreciados en conjunto mis
planteamientos y observando los derroteros señalados por la
Jurisprudencia de la Corte constitucional, se proceda a REVOCAR el
proveído censurado, calendado el diecisiete ( 17 ) de Febrero de
dos mil cuatro, y en su defecto SE DECRETE LA NULIDAD de lo
actuado a partir de la ejecutoria del auto que decretó la
suspensión del proceso, tal como se solicito en el escrito
correspondiente, con los demás pronunciamientos que la nulidad
lleva consigo.

De ustedes atentamente,

Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala Civil.
Ibagué.-
Atte.: Honorable Magistrado: Dr. MARCOS ROMAN GUIO
FONSECA.

Ref.: Rad.: 100.- Proceso Abreviado de Servidumbre de MARIA


AMALIA LOZANO
CABRERA y OTROS contra ABEL MAYORGA RODRIGUEZ y
OTROS.

Asunto: Sustentación del Recurso de apelación.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio, portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de los demandados en
el proceso de la referencia; por medio del presente escrito, estando
dentro del término, presento la correspondiente sustentación del
Recurso de Apelación propuesto frente a la sentencia proferida por
el Juzgado Civil del Circuito de Purificación, el 20 de Octubre del
2005, con la ignorancia o inobservancia de lo recaudado
probatoriamente en el proceso y con la falta de aplicación o
desconocimiento total del principio de la CONGRUENCIA (Art. 305
C. P. C.), que debe ser observado al momento de dictar la
sentencia, y que de esta manera con tales errores genera mi
solicitud de revocar en su totalidad dicha sentencia; de acuerdo
con lo que a continuación expongo.

Las demandantes MARIA AMALIA LOZANO CABRERA, MARICELA


RAMIREZ CABRERA y ROSA MUR URUEÑA, formularon demanda
abreviada de imposición de servidumbre, contra los por mi
representados hermanos MAYORGA RODRIGUEZ en su condición de
propietarios del predio Santas Isabel, el cual es el sirviente en la
realidad y en la demanda. Ante la demanda en sí, lo primero que
hay que decir es que no reunía los requisitos exigidos por el
Código de Procedimiento Civil cuando dice que en los procesos
sobre servidumbres deberá acompañarse del certificado del
registrador de instrumentos públicos para citar de acuerdo con
este a los titulares de derechos reales sobre los predios sirviente y
dominante (Art. 415 C. P. C.); pero sólo se presentó el del predio
sirviente con la demanda.

En las pretensiones de la misma, el señor apoderado solicita la


imposición de la servidumbre que se demuestre como la más
conveniente y que resulte lo menos perjudicial para el predio
sirviente y benéfica para el dominante, como lo dice la ley.

Corrido el traslado, contesté en nombre de los demandados y


siguiendo sus instrucciones no hubo oposición tajante a las
declaraciones o pretensiones de la demanda como era o es
específicamente la imposición de la servidumbre, teniendo en
cuenta o suponiendo que esta sería la menos perjudicial; y, frente
a los hechos, fueron debatidos y negados los que no corresponden
a la realidad planteada, lo que se demostró en el trámite procesal
o probatorio, así:

1°.- No es cierto que las demandante sean propietarias de casa


lotes. La señora MARIA AMALIA LOZANO, tiene las mejoras (casa de
habitación) en un lote sobre el cual tiene la posesión su hermano
DIOGENES CABRERA; que si es colindante con el predio de mis
representados como se demuestra en el plano levantado por el
señor Perito Mario Ferney Peralta, y que obra en el proceso. Al
respecto es importante tener en cuenta, que la demandante nunca
compareció al proceso como se demuestra con la no figuración en
las diligencias practicadas, la razón de su ausencia es que no
reside allí si no en otro lugar del municipio. Por otra parte el
propietario o poseedor del lote que si colinda con el de mis
representados Diógenes Cabrera, no demandó ni compareció al
proceso, ni aportó el certificado de tradición, siendo indispensable
y necesaria su comparecencia, por que con su ausencia al proceso
se niega una de las características de la servidumbre como lo es la
INDIVISIBILIDAD, entendida ésta en el sentido de que la
servidumbre afecta todo el predio sirviente y beneficia todo el
predio dominante.

La demandante MARICELA RAMIREZ CABRERA, no es propietaria de


predio alguno en el sector; ella reside con su esposo y familia en la
vereda Santa Lucía N°. 2, situación que es declarada por los
testigos Juan Guzmán Vergara, José Libardo Guzmán Cabrera,
Martha Irene Martínez de Bocanegra y Manuel José Bocanegra
Guarnizo, quienes son enfáticos en manifestar que dicha señora no
reside en el lugar, lo que genera una excepción de falta de
legitimidad por activa para demandar. Y esta no es reconocida en
la genérica o innominada planteada por el suscrito en la
contestación de la demanda.

Los que si tienen casa de habitación son los padres de esta


demandante y quien tiene posesión en dicho globo de terreno es la
madre de la demandante señora Josefina Cabrera de Ramírez,
quien no demanda; esta aseveración se demuestra además con el
plano levantado por el señor Perito y que obra en el proceso.

En cuanto a la otra demandante señora ROSA MUR URUEÑA, es


propietaria de un predio de un lote de terreno que queda según el
plano del perito al costado Norte del predio Santa Isabel, y de
acuerdo también con los peritazgos no colinda con el predio de los
demandados, presentándose de esta manera la excepción de falta
de legitimidad en la causa por pasiva; pues en este caso la
demanda no va contra todos los titulares o poseedores de terrenos
que se interponen para llegar al camino principal, como lo sugiere
el artículo 905 del Código Civil, que nos habla de la servidumbre de
Senda o Tránsito; y, con estas dos demandantes se cae la
pretensión de imposición pues no se da el presupuesto que genera
una de las características o calidades del derecho real de
servidumbre, necesaria para la imposición como lo es de que de
ordinario, la servidumbre existirá entre predios, contiguos
y de acuerdo al plano elaborado por el señor perito, el predio de
ROSA MUR, colinda es con el de Adelia Cabrera; y para llegar a la
servidumbre pedida tiene que pasar por no menos de cinco
propiedades, quienes no han manifestado su intención de querer la
servidumbre.

Esta situación hasta aquí planteada fue vista y consta en la


diligencia de inspección judicial, pero de manera displicente fue
esquivada por el Despacho en el análisis del proceso; agravada por
el hecho de no tener en cuenta la ausencia de los títulos de los
demandantes, que fue advertido por el suscrito al contestar la
demanda, y que debía de haber sido analizada en el tema de las
excepciones, donde no encuentra la configuración de ninguna otra
según el fallo; pero cabe la pregunta: ¿ En la excepción propuesta
denominada innominada (Art. 306 C. P. C.), no cabían las aquí
planteadas ?. El artículo 306 ya citado, estatuye por vía de
principio general la oficiosidad del juez para reconocer excepciones
de mérito probadas mas no alegadas, salvo los casos
expresamente exceptuados ( CSJ. Cas. Civil Sent. Mar.11/2004 Exp.
7582 M.P. José Fernando Ramírez Gómez)

2°.- Como se manifestó desde un principio en la contestación


de la demanda, mis
representados no se oponen de manera rotunda al imposición de la
servidumbre; siempre y cuando sea por donde menos
traumatismo se cause al predio sirviente. Pero de manera

directa y contradiciendo no solo lo observado por el Despacho, que


en la diligencia de Inspección Judicial el señor Juez observó, que la
denominada “Vía Proyectada N°. 1” tenía el inconveniente de que
partía el predio sirviente; y, el señor perito dentro del peritazgo
aprobado, también encuentra tres (3) inconvenientes como son
que no podría ir cercada en su totalidad por que dividiría el predio
Santa Isabel o sirviente y otros que analiza en su trabajo; y a pesar
de esto y de que el mismo perito, aconseja y proyecta una tercera
solución o vía la cual es relacionada en su trabajo, y que la parte
que represento estaría de acuerdo o aceptaría; el Despacho sin
tener objeción, rechazo o aceptación por parte de los
demandantes, de manera ligera contra todos impedimentos
legales y de hecho, impone la denominada “VIA PROYECTADA
COMO N°. 1, en dirección Oriente Occidente en longitud de 224.38
metros, precisando que el callejón solo debe construirse desde el
lindero con la vía pública que de Purificación conduce a Suárez,
hasta la esquina del predio de propiedad de Martha Irene Martínez
de Bocanegra, es decir, una longitud de 189.65 metros, quedando
los otros 34,73 metros sin callejón, en líneas recta hasta llegar
al predio de María Amalia Lozano”. (lo resaltado es mío).

La doctrina ha sido enfática, clara y precisa al hablar de la


Servidumbre de tránsito de que se trata según el uso que se le da,
como una servidumbre APARENTE, “ …pues su uso se manifiesta
permanentemente mediante signos exteriores comprobables a
simple vista, los cuales revelan de manera indudable que se está
haciendo un aprovechamiento efectivo de la servidumbre. Tal sería
el caso de una servidumbre de acueducto que se ejerciera por un
canal abierto, o el de una servidumbre de tránsito ejercida por una
senda fija, perfectamente determinada y demarcada”. ( Derechos
Reales. Alfonso M. Barragán ).

Pero la sentencia, dictada de manera absurda e ilógica por parte


del Despacho, dice que una parte relatada en metros quedará sin
callejón, desconociendo la realidad del uso a que está sometido el
predio sirviente como es el pastoreo de ganados de lo cual viven
los propietarios, de las suyas y del arrendamiento a los vecinos,
situación prevista por el señor perito y que el Despacho no presta
atención a esta sugerencia o recomendación.

Analizando la situación a juicio de nuestra parte, estamos de


acuerdo con lo expuesto y recomendado por el señor Perito, quien
señala la VIA N°. 3, y además de las razones expuestas que son
valederas, agregaríamos otras: Es aceptada por los propietarios del
predio sirviente, por que no parte o divide al mismo; beneficia a
todos los poseedores o propietarios de las 11 parcelas, que como
se observa en el plano realizado, todas tienen un mismo sitio de
llegada que es la orilla de la quebrada la Guadualeja, y límite
natural no solo de los demandantes sino de todos los fundos que
integran el predio que se llamó la Guadualeja, y que fue en el
pasado la servidumbre de este predio cuando estuvo en cabeza de
un solo titular como lo fue EUGENIO CABRERA, padre y abuelo de
los hoy poseedores o propietarios, pero que no se sabe por que
razón no todos demandan, aunque se rumora que entre ellos
mismos no aceptan que por sus predios se constituya un callejón.

Al Despacho declarar o imponer como lo hace absurdamente una


servidumbre de tránsito, que termina antes de llegar al predio que
se beneficia, esta creando una ficción jurídica, por que no es mas.
La servidumbre se inicia en el predio Santa Isabel “desde el lindero
con la vía pública hasta la esquina del predio de propiedad de
Marta Irene Martínez”, que es en el predio Santa Isabel, no termina
en ningún predio dominante, no limita ningún predio dominante
entonces a donde conduce la servidumbre a imponer ?. y donde
llegan los vehículos al predio de quien ?. Donde dan la vuelta o
giro?. Cual es el recorrido para llegar al predio de la demandante
Rosa Mur, que vive en el otro costado del predio la Guadualeja?

La sentencia trae otras situaciones que no consultan los


razonamientos legales, de equidad y doctrinarios que deben
fundamentar las conclusiones, y se manifiesta en el hecho de

condenar a las “demandadas” (punto tercero de las


resoluciones), lo correcto es a las
demandantes, la suma de $ 455.864.oo pesos como valor de la
servidumbre; suma muy inferior a lo que han pagado o deben
pagar mis representadas por concepto de honorarios a los peritos
asignados ( en el primer peritazgo se le asignaron al perito $
400.000.oo; y al segundo una suma casi igualo superior ) de tal
forma que no mas en estos gastos se termina el dinero que
reciben, quedando pendiente el perjuicio que reciben por la merma
en el terreno a disfrutar; y para acabar de rematar el punto
QUINTO condena en costas del proceso a los demandados y falta
que se tasen; lo cual no dejará de ser en unos millones. De tal
suerte que les arreglan los lotes con salida por donde ellos quieren,
no el mas favorable o conveniente; les pagan un precio ínfimo, que
no alcanza ni para los peritos y por último se les condena en costas
del proceso, sin haberse opuesto a las pretensiones de la
demanda, si no que se argumenta que se trace o imponga por
donde menos se cause molestias; y se ordena la inscripción en el
folio del predio sirviente, y los dominantes no se inscriben su
derecho a servidumbre, por que no presentaron o por que no
tienen registro. Y así de campante los errores.

Por lo anterior y sin ahondar en lo probado, es que solicito a la Sala


respetuosamente revocar el fallo dictado en el proceso, por ser
claramente contradictorio a la realidad procesal; imponiendo la
servidumbre propuesta por el señor perito denominada VIA
PROYECTADA N°. 3; ordenar a los demandantes a cancelar a favor
de mi representados los demandados la suma de TRES MILLONES
PESOS ( $ 3.000.000.oo ) MONEDA CORRIENTE, a manera de pago
del valor del terreno que se utilizará, teniendo en cuenta el
beneficio que obtendrán o valorización de sus propiedades o
parcelas y que son once ( 11) los que se benefician según el perito;
esta solicitud subsidiariamente; por que la principal es la nulidad
del proceso por falta de requisitos de la demanda como lo es la
ausencia de lso certificados de registro de los predios de los
demandantes, que hace que se caiga en imprecisiones en el
proceso, como lo es el hecho de que demandante MARICELA
RAMIREZ no tiene ninguna propiedad o posesión en ese sector, lo
que la inhabilita para demandar; además de que el procedimiento
que se le dio al trámite no es el indicado, por que hay bastantes
indicios que dicen que debe ser Agrario el trámite.

Respetuosamente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señor
Juez Civil del Circuito
Purificación Tolima
Ciudad.-
Asunto: Proceso Ejecutivo Laboral Promovido por ISRAEL
VIDALES BAUTISTA
Contra SOCIEDAD HACIENDA PALOGORDO LTDA Y
OTROS.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio, portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado del Ejecutante en el
proceso de la referencia, encontrándome dentro del término legal
para ello, me permito interponer recurso de REPOSICION y en
subsidio APELACIÓN de auto fechado agosto cuatro ( 4 ) de dos mil
cinco ( 2.005 ), en lo que tiene que ver con la NEGATIVA DE LIBRAR
MANDAMIENTO DE PAGO contra los socios de la sociedad
HACIENDA PALOGORDO LTDA, inconformidad que sustento de la
siguiente manera:

Mediante sentencia calendada mayo dieciocho ( 18 ) de dos mil


cinco ( 2.005 ), proferida dentro del proceso ORDINARIO LABORAL
instaurado por ISRAEL VIDALES BAUTISTA contra la Sociedad
HACIENDA PALOGORDO LTDA representada legalmente por el señor
EDUARDO UMAÑA ROCHA, decidió de fondo, condenando a la
sociedad demandada al pago de las acreencias laborales allí
relacionadas, sentencia ésta que se encuentra debidamente
ejecutoriada.

Al ir a ejecutar a la sociedad HACIENDA PALOGORDO LTDA, se


encontró que la misma no tiene bienes de ninguna clase, ya que
con sorpresa encontramos que estos fueron transferidos a sus
socios y a una sociedad que hace parte de la primera denominada
UMAÑA Y CIA S. en C.

Ante esta situación se entró a demandar en forma solidaria y


subsidiaria por la vía ejecutiva laboral a los señores EDUARDO
UMAÑA ROCHA y sociedad UMAÑA Y CIA S. en C. conformada por
LILIAN BEATRIZ ALVAREZ DE UMAÑA, ADRIANA UMAÑA ALVAREZ,
CLAUDIA UMAÑA ALVAREZ Y ALEJANDRO UMAÑA ALVAREZ por ser
socios o hacer parte de la condenada Sociedad HACIENDA
PALOGORDO LTDA.

Se tiene bien claro que la sociedad demandada y condenada a


pagar las acreencias laborales a ISRAEL VIDALES BAUTISTA es una
sociedad de Responsabilidad Limitada y que tal como lo preceptúa
el artículo 353 del Código del Comercio los socios responderán en
forma solidaria hasta el límite de sus aportes. Se tiene igualmente
establecido que de acuerdo a las certificaciones de existencia y
representación legal allegados con el libelo de demanda ( Fls. 2 a
8 ) el ente demandado y condenado Sociedad HACIENDA
PALOGORDO esta conformada por los siguientes socios: EDUARDO
UMAÑA ROCHA y la SOCIEDAD UMAÑA ALVAREZ Y CIA S. en C.,
hoy UMAÑA Y CIA S. en C.

La sociedad UMAÑA Y CIA S. en C., esta conformada a su vez por


los socios LILIAN BEATRIZ ALVAREZ DE UMAÑA, ADRIANA UMAÑA
ALVAREZ, CLAUDIA UMAÑA ALVAREZ Y ALEJANDRO UMAÑA
ALVAREZ, en ésta última es que reposan los bienes casi en su
totalidad de la mentada sociedad (Hacienda Palogordo Ltda.).

Según las normas que regulan el régimen legal de las sociedades


en Colombia una Sociedad Encomandita Simple como UMAÑA Y CIA
S. en C., puede hacer parte como socio de una de
Responsabilidad Limitada, como es el caso que nos ocupa.

De acuerdo a lo anterior, tenemos que los socios de UMAÑA Y CIA


S. en C. se clasifican en socios gestores y comanditarios; teniendo
como gestores a EDUARDO UMAÑA ROCHA y a LILIAN BEATRIZ
ALVAREZ DE UMAÑA y como comanditarios ADRIANA UMAÑA
ALVAREZ, CLAUDIA UMAÑA ALVAREZ Y ALEJANDRO UMAÑA
ALVAREZ, los dos primeros responderán en forma solidaria e
ilimitada por las operaciones sociales y los otros responderán
hasta el limité de sus aportes, tal como lo disponen los artículos
353, 341 y 294 del Código del Comercio.

Cabe destacar que la sociedad demandada y condenada


HACIENDA PALOGORDO LTDA no ha desaparecido del mundo
jurídico, ya que hasta la fecha no ha sido liquidada, ni ha sufrido
procesos de FUSION, ni ESCISION, solamente que uno de sus socios
cambio de nombre o razón social pasó de ser UMAÑA ALVAREZ Y
CIA S. en C., tal como se puede apreciar en las certificaciones de
existencia y representación legal expedidos por la Cámara de
Comercio de Bogotá ( Fls. 2 a 8 ).

A fin de determinar la responsabilidad que tienen los socios de la


condenada HACIENDA PALOGORDO LTDA, tal como lo dispone el
artículo 294 del Código de Comercio, es necesario resaltar las
operaciones sociales u objeto que tiene la misma, estas son: “ La
explotación agropecuaria y la industrialización de los productos
agropecuarios, en todas sus formas y especialmente la siembra y
recolección, compra y venta, conservación y transformación y la
comercialización incluyendo la explotación de los mismos, para la
cumplida realización, de este objeto, la explotación de los mismos,
la sociedad podrá celebrar cualquier acto o contrato licito ”.

Conocido el objeto social, se tiene determinado con creces que el


demandante ISRAEL VIDALES BAUTISTA prestó sus servicios a la
demandada HACIENDA PALOGORDO LTDA en trabajos que tiene
que ver con su objeto social, por ende sus socios conocían y debían
conocer de la relación laboral existente con ésta y por estas
circunstancias deberán responder en forma solidaria con el pago
de dichas acreencias laborales, máximo si se tiene en cuenta que
fue un trabajador que prestó sus servicios a la empresa por
espacio de casi diez (10 ) años.

La responsabilidad de que hablan las normas anteriores es


automática y no debe ser declarada como erradamente lo soportó
el Despacho Judicial para negar el mandamiento de pago respecto
a los socios de HACIENDA PALOGORDO LTDA señores EDUARDO
UMAÑA ROCHA, SOCIEDAD UMÑA Y CIA S. en C., LILIAN BEATRIZ
ALVAREZ DE UMAÑA, ADRIANA UMAÑA ALVAREZ, CLAUDIA UMAÑA
ALVAREZ Y ALEJANDRO UMAÑA ALVAREZ, máximo cuando se
demostró en el Proceso Ordinario Laboral que el ente jurídico
HACIENDA PALOGORDO LTDA obro de mala fe, burlando derechos
legales y constitucionales como los reconocidos al actor ISRAEL
VIDALES BAUTISTA, traspasando bienes propios y que estaban en
cabeza de esta para situarlos a nombre de sus socios.
Por último, el artículo 294 del Código del Comercio despeja toda
duda sobre el particular cuando señala: “ Todos los socios de la
sociedad en nombre colectivo responderán solidaria e
ilimitadamente por las operaciones sociales. Cualquier estipulación
en contrario se tendrá por no escrita. Esta responsabilidad solo
podrá deducirse contra los socios cuando se demuestre, aun
extrajudicialmente que la sociedad ha sido requerida vanamente
para el pago. ( subrayado es mío ). Como se puede ver se aplica
esta disposición a la sociedad UMAÑA Y CIA S. en C., que es socia
de HACIENDA PALOGORDO LTDA por remisión que hace el artículo
341 del C. Co.
Pues bien, la norma transcrita anteriormente, encaja
perfectamente en el caso de marras, es decir reafirma lo dicho en
renglones anteriores donde se dijo que los socios son responsables
en forma directa y automática de las obligaciones que contraiga la
sociedad, y no deben o no necesitan ser declarados o cobijados
con la condena, pues se trata de obligaciones adquiridas por la
sociedad. Al respecto cabría el siguiente interrogante: ¿ Que
pasaría señor Juez, si la demanda ordinaria LABORAL instaurada
por ISRAEL VIDALES BAUTISTA , hubiese sido dirigida contra la
sociedad HACIENDA PALOGORDO LTDA, y sus socios; si tal como
sucedió, uno de los socios UMAÑA ALVAREZ Y CIA S. en C. cambio
de razón social y paso a ser UMAÑA Y CIA S. en C., entonces de la
misma forma habrían burlado las obligaciones laborales?. Pues yo
creo que no; por eso el Código del Comercio en los artículos
mentados ( 294, 341 y 353 ) previno esta situación.

Por las anteriores razones pido a su honorable Despacho se sirva


reponer en el aspecto atacado su providencia fechada agosto
cuatro ( 4 ) del año en curso y en su lugar librar mandamiento de
pago en contra de los socios de la sociedad HACIENDA
PALOGORDO LTDA o en su defecto se sirva conceder el recurso de
APELACION ante el Superior Jerárquico.

Cordialmente,

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación
T.P. 52258 del C.S. de la J.
Señora
Juez Primero Civil del Circuito
Espinal Tolima.
Ciudad.-

Ref.- Proceso Ejecutivo Hipotecario del Banco Central Hipotecario


contra ALCIDES
CORTEZ ARIAS.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación Tolima, identificado con la cédula de
ciudadanía 5.984.119 expedida en Purificación Tolima, abogado en
ejercicio portador de la Tarjeta Profesional 52258 del Consejo
Superior de la Judicatura; en mi condición de apoderado del
demandado en el proceso de la referencia; por medio del presente
escrito le solicito a la señora Juez muy respetuosamente, se sirva
REPONER parcialmente el auto emanado de su Despacho con fecha
Septiembre 6 del presente año ( 2.005 ); en el sentido de que en el
numeral 4°., de la parte resolutiva, cuando se dice: “ Ordenar al
representante legal de la entidad ejecutante Banco Central
Hipotecario para que regrese al demandado Alcides Cortes Arias, el
inmueble adjudicado en el proceso ”; se ordene en su lugar, la
comisión al Juzgado Civil Municipal – Reparto – de Purificación, para
que le haga entrega a mi mandante del inmueble que se encuentra
en poder de la entidad ejecutante. Esta solicitud la hago en
atención a lo siguiente:

En el fallo de la Corte Constitucional que origina la entrega, se


ordena la nulidad de lo actuado en el ejecutivo hipotecario partir
de determinada fecha y allí mismo se dice que su Despacho
deberá ASEGURARSE que la entidad financiera regrese al actor la
casa lote hipotecada.
Como es de conocimiento general, el Banco Central Hipotecario se
encuentra en la actualidad en liquidación, lo que hace difícil que el
representante legal, por si o por delegación proceda a realizar la
entrega; por ello señora Juez la solicitud en tal sentido, pues al
comisionar para la entrega está cumpliendo lo ordenado por la
Corte, y garantizando la protección integral del derecho debido
como bien lo señala la sentencia.

Además me obliga a hacer esta petición el conocimiento de oídas


que el Banco aprovecha esta situación para dilatar la entrega,
argumentando o pretextando siempre algunos motivos, que le
impiden cumplir a tiempo con la orden.

Señora Juez, en caso de no ser tenida encuenta mi solicitud,


manifiesto oportunamente que interpongo el recurso de
APELACIÓN el cual sustentaré oportunamente ante el Superior.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.
Señores
Honorables Magistrados Tribunal
Superior. Sala Laboral.
Ibagué Tolima.
Ciudad.-

Atte., Magistrado Dr. Francisco Javier Tamayo Tabares.

Ref.: Radicación 05-0088-08.


Proceso Ordinario Laboral de MARTHA CECILIA DIAZ
ALMANZA contra
URBANA DIAZ ALMANZA.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y


residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial de la demandada
en el proceso de la referencia, por medio del presente escrito, con
el debido respeto; me permito presentar el alegato
correspondiente solicitando de una vez SE CONFIRME la sentencia
proferida el 16 de Noviembre de 2005, por el Juzgado Civil del
Circuito de Purificación Tolima, la cual es motivo de esta alzada.

La sentencia en cuanto a la apreciación de los hechos y a las


conclusiones jurídicas de que se sirvió el fallador de Primera
Instancia, llega a la Sala protegida de presunción de acierto, pese
a lo alegado por la recurrente.

El fallo de instancia no es contrario a la evidencia procesal. Para


comenzar, debe destacarse, como sin lugar a duda, no existió
contrato de trabajo por la ausencia de dos de los elementos
denominados de la esencia como lo son la SUBORDINACIÓN y el
SALARIO, lo cual es explicado de manera contundente por parte
del A quo en la sentencia atacada.

Se demostró a través del proceso que la demandante acudía a la


casa paterna, por que en esa época no existía la casa de la
demandada; a colaborar en las actividades que se realizaban allí
como lo era el sacrificio de cerdos. La ganancia obtenida la recogía
el padre y era el que distribuía entre sus hijos de acuerdo a la labor
y a las mismas utilidades una cuota parte a cada uno, que para la
época eran todos muchachos huérfanos de madre; la demandada
hacía de madre de la demandante; de tal forma que no se puede
hablar de un contrato de trabajo entre ellas, por que le oficio o
industria era desarrollado por todos bajo la dirección del padre de
familia viudo.

El salario tiene una s características que reafirman su calidad en la


relación laboral, como lo son el carácter RETRIBUTIVO Y ONEROSO,
es decir que corresponda a la prestación de un servicio. El carácter
de NO GRATUIDAD O LIBERALIDAD, que hace que no constituya
salario las sumas que ocasionalmente y por mera liberalidad recibe
el trabajador del patrono. En tercer lugar el carácter de INGRESO
PERSONAL, es decir que dichas sumas ingresen realmente al
patrimonio del trabajador, que lo enriquezcan.

El Despacho es claro en afirmar que había una empresa familiar


administrada por el padre de la demandante y demandada, y que
la labor realizada por la demandante fue a manera de colaboración
y ayuda recíproca.

La otra situación que tuvo en cuenta el despacho, es el tiempo


alegado como de servicio a la demandada. Entonces aparece la
certificación sobre el funcionamiento del Matadero Municipal desde
el 1° de diciembre de 1.995.

Por lo expuesto en el fallo y que corresponde a lo probado en el


proceso, es que solicito a la honorable sala mantener la decisión
adoptada por el Juzgado y denegar las pretensiones del recurrente.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C. S. de la J.

Señora
Juez Promiscuo de Familia
Purificación Tolima.
Ciudad.-

Ref. : Proceso de Impugnación de la Paternidad e


Investigación de la
Paternidad de ELIZABETH ORTIZ CHICO contra MIGUEL
ANDRES
DEVIA CUPITRA y HERMES CIFUENTES QUIMBAYO.

HERMES CIFUENTES QUIMBAYO, mayor de edad, vecino y residente


en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
93.203.054 expedida en Purificación; en mi condición de
demandado en el proceso de la referencia, por medio del presente
escrito, estando dentro del término, le manifiesto a la señora Juez,
muy respetuosamente; que APELO la sentencia proferida por el
Despacho con fecha veintiuno (21 ) del presente mes y año
( marzo de 2006 ) dentro del proceso en cuestión. Este recurso lo
sustentaré oportunamente ante el Superior.

Atentamente.

CIFUENTES QUIMBAYO.
C.C. 93.203.054 de Purificación.

Coadyuvo la solicitud:

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C.S. de la J.

Señor
Registrador de Instrumentos Públicos
Purificación Tolima.
Ciudad.-

Ref. : Proceso de Impugnación de la Paternidad e


Investigación de la
Paternidad de ELIZABETH ORTIZ CHICO contra MIGUEL
ANDRES
DEVIA CUPITRA y HERMES CIFUENTES QUIMBAYO.

HERMES CIFUENTES QUIMBAYO, mayor de edad, vecino y residente


en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
93.203.054 expedida en Purificación; en mi condición de
demandado en el proceso de la referencia, por medio del presente
escrito, estando dentro del término, le manifiesto a la señora Juez,
muy respetuosamente; que APELO la sentencia proferida por el
Despacho con fecha veintiuno (21) del presente mes y año (Abril
2006) dentro del proceso en cuestión. Este recurso lo sustentaré
oportunamente ante el Superior.

Atentamente.
Señores
Honorables Magistrados
Sala Civil Familia Tribunal Superior
Ibagué- Tolima.

Ref: Sustentación de Recurso de Apelación contra el fallo de


fecha Marzo 21 de 2006
Proferido dentro del Proceso de Impugnación y Filiación
Extramatrimonial de
ELIZABETH ORTIZ CHICO contra HERMES CIFUENTES
QUIMBAYO y
MIGUEL ANDRES DEVIA CUPITRA. Menor LUIS MARIO DEVIA
ORTIZ.

Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad vecino y


residente en este municipio, identificado con la cedula de
ciudadanía No.5.984.119 de Purificación y portador de la Tarjeta
Profesional No.52258 expedida por el Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado de Oficio del señor.
HERMES CIFUENTES QUIMBAYO, me permito sustentar el recurso
de apelación interpuesto oportunamente, sustentación que hago
en los siguientes términos:

Indica la Ley 721 de 2001, que en todo proceso para establecer la


paternidad o maternidad, el Juez de oficio ordenará la practica de
los exámenes que científicamente determinen el índice de
probabilidad de Paternidad superior al 99.9%.

De igual manera en el Art. 5° de la mencionada Ley prevé que en


caso de adulteración o manipulación del resultado de la prueba,
quienes participan se harán acreedores a las sanciones penales
correspondientes.
En el presente evento se presenta la Impugnación y la Filiación
Extramatrimonial, donde se practico el examen ordenado por la
Ley a las partes y al menor involucrado dentro del proceso, pero
al concurrir las partes en el proceso; la prueba no se tomo con el
núcleo familiar integrado, se practico independientemente a cada
uno de los demandados por lo que no es confiable la Cadena de
Custodia de esa prueba donde se imputa la paternidad a mi
representado, el menor presenta rasgos físicos marcados al padre
del mismo Sr. MIGUEL ANDRES DEVIA y no tiene ningún rasgo
característico con mi representado, por esta razón el Sr. HERMES
CIFUENTES QUIMBAYO, esta en duda de la paternidad que se le ha
imputado cree que pudo existir manipulación de los resultados de
la prueba de ADN al momento de hacer los cotejos respectivos,
siendo lo más confiable ordenar nuevo cotejo con diferente
Laboratorio.
Dentro del texto del fallo no se hace un análisis lógico del
material probatorio, y pareciera que fuera una costumbre en los
Despachos judiciales de familia proyectar Fallos con un formato
preestablecido; últimamente los fallos no son congruentes como lo
indica el Art.305 del Código del Procedimiento Civil, ya las
decisiones no son consonantes, se utilizan formatos
preestablecidos y se declara la paternidad sin que medie
fundamento legal para ello, dicen algunos tratadistas; de pronto
con alguna lógica o quien sabe con que fundamento.

El Art. 174 del Código del Procedimiento Civil indica que toda
decisión Judicial debe fundarse en las pruebas regular y
oportunamente allegadas al proceso y los medios probatorios
son los de mayor significación en materia de Derecho,
particularmente en el Derecho Procesal; por lo que se debe
analizar el sentido estricto de la prueba cuyo resultado es el
sercioramiento del Juzgado sobre los hechos cuyo esclarecimiento
es necesario para la resolución del conflicto sometido a proceso,
la verificación del acervo probatorio correspondiente al Juzgado
una vez que se obtiene la certeza de los hechos se traduce en la
decisión de fondo. Para el padre biológico del menor LUIS MARIO,
ya que él considera que pudo existir una manipulación en los
resultados de ADN, esta convencido que se dio un intercambio en
las muestras de sangre, como existe la duda y los demás medios
probatorios no fueron analizados en forma pormenorizada, además
la utilización de esquemas o formatos por el cual se elaboran los
fallos, que pareciera una fabricación en serie como en una
manufactura, claro que entendible esta situación y en la cual el
Juzgador no tiene ninguna culpa, pues es ajeno a la manera como
por motivos económicos y con fundamento en la legislación actual,
se ha convertido en negocio el hecho de tener o procrear hijos
para las madres, y por tal circunstancia los juzgados se ven
atiborrados son exigidos a resolver este tipo de negocios que son
los de mayor frecuencia en los Despachos Judiciales. Por estas
consideraciones, pido en nombre de mi representado que esa
corporación ordene nuevo examen de ADN para determinar con
certeza quien es el verdadero padre biológico del menor LUIS
MARIO hijo de MIGUEL ANDRES DEVIA CUPITRA y ELISABETH
ORTIZ CHICO.

De los Señores, Magistrados.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C. S. de la J.

Señor
Juez Civil del Circuito
Purificación Tolima.
Ciudad.-

Ref.: Proceso Ejecutivo de DAGOBERTO GUAPACHO AGUIRRE


contra JOSÉ DE JESUS DIAZ PADILLA
Tito Armando Solórzano Tovar, mayor de edad, vecino y
residente en Purificación, identificado con la cédula de ciudadanía
5.984.119 expedida en Purificación, abogado en ejercicio portador
de la tarjeta profesional 52258 del Consejo Superior de la
Judicatura, en mi condición de apoderado Judicial, del cesionario
demandante, en el proceso de la referencia; estando dentro del
término legal, por medio del presente escrito manifiesto al
Despacho, que presento el ALEGATO correspondiente a la
Apelación presentada por la apoderada del ejecutado, recurso que
solicito desde ya sea denegado y se mantenga la decisión tomada
por el Juzgado de conocimiento o el A-quo, de fecha 30 de
noviembre del año 2016.

Esta petición la hago, teniendo en cuenta que la decisión se ajusta


a derecho ya que como lo manifiesta el Despacho en el auto
recurrido o apelado, la notificación de la demanda y del
mandamiento ejecutivo al ejecutado se hizo o realizo en legal
forma. Está demostrado en el proceso que la notificación fue
recibida por el demandado, quien de manera clara y expresa
colocó su firma, ya que así aparece en el documento y que el
mismo reconoció como suya en diligencia llevada a cabo en el
Despacho.

Como lo manifesté en su oportunidad, al contestar la nulidad


planteada inicialmente, ésta no debe prosperar, por la sencilla
razón que luego de iniciado el proceso y notificado del
mandamiento de pago, el ejecutado busco en repetidas
oportunidades a mi representado para lograr un arreglo para
ponerle fin a la controversia, situación que fue ratificada por el
demandado de viva voz, ante pregunta que le hice en tal sentido
en la diligencia de interrogatorio realizada por el Despacho en el
trámite del incidente; pero la oferta hecha por aquel nunca
suplieron las expectativas de mi cliente, razón por la cual no fue
posible llegar a un acuerdo para transar la Litis; por lo cual esta
actitud hace que la nulidad no pueda prosperar, por mandato
expreso del artículo 135, inciso segundo del Código General del
Proceso, donde se consagra que no podrá, alegar la nulidad quien
omitió alegarla como excepción previa si tuvo la oportunidad de
hacerlo, ni quien después de ocurrida la causal haya actuado en el
proceso sin proponerla; y el artículo 136 numeral segundo de la
misma obra, que dice que se sanea la nulidad cuando la parte que
podía alegarla la convalido en forma expresa; como lo acepta el
demandado cuando manifiesta que acudio al demandante para
tratar de llegar a un acuerdo. (Subrayado fuera del texto).

Entonces, si el demandado se enteró de la existencia del proceso


por la vía legal, al punto que acudió a mi cliente para buscar un
arreglo, habiendo omitido formulara la excepción previa de
indebida notificación, como lo consagraba el artículo 509, numeral
2º, inciso segundo del Código de Procedimiento Civil, modificado
por el artículo 50 de la ley 794 de 2003; ni alego la nulidad antes
de proferir la sentencia que dispuso seguir adelante con la
ejecución, le está vedado ahora alegar su supuesto vicio que a
estas alturas ya se encontraría saneado, situación que hace que la
nulidad se deba de negar.

Estas son las razones de hecho y jurídicas que hacen que mi


solicitud sea en el sentido, de que se niegue la nulidad solicitada
por el apoderado de la parte demandada.

Cordialmente.

Tito Armando Solórzano Tovar.


C.C. 5.984.119 de Purificación.
T.P. 52258 del C. S. de la J.