Está en la página 1de 18

BAMIDBAR 30 NÚMEROS

440 MATOT TORÁ

PARSHAT MATOT

Normas acerca de promesas


1ª 2Moshé les habló a los jefes de las tribus de los israelitas, diciendo: “Hashem
aliá
ordenó lo siguiente: 3Cuando un hombre hace una promesa a Hashem, o
hace un juramento auto-imponiéndose una prohibición, no debe profanar su
palabra, sino debe cumplir todo lo que haya dicho. 4En cuanto a una mujer,
cuando hace una promesa a Hashem, o se auto-impone una prohibición
siendo una muchacha (mayor que 11 y menor que 12 1/2. Antes de dicha edad, sus
promesas no la comprometen; y después, su padre ya no puede anularlas.) que aún vive en
la casa de su padre (bajo su autoridad), 5si su padre -a sabiendas de que ha hecho
una promesa o que se impuso a sí misma una obligación- guarda silencio,
todas sus promesas quedan en pie y todas las obligaciones que se impusiera
a sí misma quedan en pie. 6Pero si su padre aborta (sus promesas) en el día que
escucha (acerca de ellas), ninguna de sus promesas ni de sus prohibiciones que
se haya impuesto quedan en pie. Y Hashem la perdonará, pues su padre le
impidió (hacer promesas). (El caso: Ella hace una promesa, el padre -o el esposo- se la revoca
sin avisarle, y luego ella viola dicha promesa. Esa mujer requiere el perdón de Hashem, aunque de
hecho no haya cometido transgresión alguna. Esto significa que cuando uno comete una transgre-
sión también requiere perdón por la intención y no sólo por el acto.)

Promesas formuladas por una mujer arusá


7 Siella fuese una mujer comprometida legalmente para matrimonio (arusá)
que tiene sobre sí promesas (desde su época de soltera que aún no cumplió) o que se
haya auto-impuesto oralmente (determinadas) prohibiciones, 8si su prometido
escucha (al respecto) y guarda silencio el día que lo escucha, todas sus pro-
mesas y las prohibiciones que se haya auto-impuesto quedan en pie. (Inde-
pendientemente de lo que dijera el padre de la chica). 9 Pero si el día en que su prome-
tido escucha (al respecto) le impide (a ella cumplimentar esas promesas), anula (de ese
modo) la promesa que ella tenga sobre sí, al igual que las prohibiciones
auto–impuestas oralmente. Y Hashem la perdonará (vers. 6). 10 Toda prome-
sa de una viuda o divorciada -toda auto-prohibición que se haya impuesto-
tienen plena vigencia. 11Si una mujer hace una promesa o un juramento
auto-imponiéndose una prohibición estando ya casada, 12si su esposo es-
cuchó (al respecto) y guardó silencio (significa que) no se lo impidió, (de modo que)
todas sus promesas y todas las prohibiciones que se haya auto-impuesto
vru, 30 - k rcsnc ,uyn 440
,uyn ,arp
rcº̈ S̈v© v´¤z r«·nt¥k k­¥tr̈G¦ § h h¬¥bc§ k¦ ,IYº N© v© h´¥Jtr̈Îk¤t ÆvJ« ¤ n r³¥Cs§© hu© 2
Ævg̈cª J§ g©c³ẌvÎI ¦ t« vÀü«vh«k© rs¹¤ b¤ r«Ş¦hÎh«F¦ ÁJht¦ 3 :v«Ïv§h v¬Üm¦ r­¤J£t
:v«G£¤ g«h© uh­¦Pn¦ t¬¥m«HvÎk© f̈F§ Irc̈ · S§ k­¥j©h t¬«k IJº p© § bÎk©g ÆrẌt¦ r«³xt¤ §k
:v̈hr«¤g§ ª bC¦ v̈h­¦cẗ ,h¬¥cC§ r²Ẍt¦ v¬r̈x«§ ẗu§ v·Ïvh«k© r¤s­¤b r«¬S,Îh«
¦ F¦ vẌ¾ t¦ u§ 4
VJº̈ p© § bÎk©g v´r̈x«§ ẗ r´¤J£t ÆVr̈ẍ¡tu«¤ V Àr̈s¦§ bÎ,¤t v̈hc¹¦ ẗ gn©¸ J̈u§ 5
v¬r̈x«§ ẗÎrJ£ ¤ t r²ẌtÎk
¦ f̈u§ v̈hrº¤s̈§bÎkF̈ ÆUnë¸ u§ v̈h·¦cẗ V­k̈ Jh¬¦r¡jv«¤ u§
v̈hrÀ¤s̈§bÎkF̈ ¸Ign§ J̈ oIh́C§ V» ,̈«t v̈h´¦cẗ th¸b¦ vÎo ¥ t¦ u§ 6 :oUeḧ « V­J̈p©§ bÎk©g
VkÎj©
º̈ kx«§ h¦ ÆvÏvh«u© oU·eḧ t´«k V­J̈p© § bÎk©g v¬r̈x«§ ẗÎrJ£ ¤ t v̈h²¤rẍ¡tu«¤
:V«,̈«t v̈h­¦cẗ th¬¦bvÎh«
¥ F¦
r¬¤J£t v̈h,¤º p̈G§ t´ÿc§ n¦ Itµ v̈h·¤kg̈ v̈h­¤rs̈§bU Jht¦º k§ Ævh¤ v§ ,«¦ I³hv̈Îot¦ u§ 7
oI¬hC§ V²J̈ht¦ g¬©nJ̈u§ 8 :V«J̈p©§ bÎk©g v­r̈x«§ ẗ
V­J̈p© § bÎk©g v¬r̈x«§ ẗÎrJ£ ¤ t v̈²¤rẍ¡tu«¤ v̈hrÀ¤s̈§b Un´ëu§ V·k̈ Jhr¡ ´¦ jv«¤ u§ Ig­ n§ J̈
rp¥À v¥ u§ V̧,̈It th´¦bḧ V» J̈ht¦ g© «ńJ§ oIḩC§ ot¦ Âu§ 9 :Un«eḧ
ª
V·J̈p© § bÎk©g v­r̈x«§ ẗ r¬¤J£t v̈h,¤º p̈G§ t´ÿc§ n¦ Æ,t¥ u§ v̈hk¤º g̈ r´¤J£t ÆVr̈s¦§ bÎ,¤t
v¬r̈x«§ ẗÎrJ£ ¤ t k«²F v·J̈UrdU § v­b̈n̈k§ t© r¤s¬¥bu§ 10 :V«k̈Îj«k© x«§ h¦ v­Ïvh«u©
r²Ẍt¦ v¬r̈x«§ ẗÎIt vr̈·s̈b̈ V­J̈ht¦ ,h¬¥CÎot¦ u§ 11 :v̈h«k¤ g̈ oU¬eḧ V­J̈p© § bÎk©g
th­¦bv¥ t¬«k Vkº̈ Jr¡ ´¦ jv«¤ u§ ÆVJ̈ht¦ g³©nJ̈u§ 12 :v«g̈cª J§ C¦ V­J̈p© § bÎk©g
V­J̈p© § bÎk©g v¬r̈x«§ ẗÎrJ£ ¤ t r²ẌtÎk ¦ f̈u§ v̈hrº¤s̈§bÎkF̈ ÆUnë¸ u§ V·,̈«t
Nota sobre el significado de la denominación de la presente sección de la Torá: La
presente sección lleva el nombre de Matot, cuyo significado conceptual es «tribus»,
pero su significado literal, textual, es «madera firme y fuerte», en alusión a la fortaleza
del alma para cumplir su objetivo en la vida terrenal y su capacidad de trascender las
limitaciones del mundo físico para llevar a la materia a un mayor grado de refinamiento.
Nota a los vers. 7 y ss.: Definición del concepto “Mujer Arusá”: Una arusá es una novia
comprometida legalmente para la Torá, que ha cumplimentado la primera etapa de su
enlace matrimonial. En la actualidad, dicha etapa queda formalizada por el anillo que el
novio le entrega a la novia y que ella debe recibir como forma de aceptación de la
propuesta de compromiso. La segunda etapa del enlace es cuando el esposo lleva a la
novia a su dominio, después de haberse cumplimentado la primera etapa.
BAMIDBAR 30 NÚMEROS
441 MATOT TORÁ

quedan en pie. 13Pero si su esposo los anula en el día que escucha (al respecto),
ninguna de las promesas o auto-prohibiciones que (ella) haya expresado que-
dan en pie. Como su esposo las anuló, Hashem la perdona (vers. 6). 14Toda
promesa o toda prohibición que (ella) se imponga y que impliquen sufrimien-
to para ella, su esposo las puede confirmar o bien su esposo las puede anular.
(Las promesas de ella, susceptibles de ser anuladas por su esposo, son aquellas que impliquen
aflicción para ella, o que afecten al esposo). 15 Ahora, si su esposo guarda silencio
durante todo el día (en que escuchó al respecto), confirma (así) todas las promesas
o todas las prohibiciones que ella haya asumido. Las confirma por el hecho
de haber permanecido en silencio el día que escuchó (las promesas que ella asu-
mió). 16 Y si él las anulase después de haberlas escuchado (y de haberlas confirma-
do), él (y no ella) cargará la iniquidad (por el incumplimiento de las promesas). (O sea, él es
responsable por las promesas que ella haya hecho y ahora no puede cumplir. De aquí se infiere que
uno es responsable frente a Hashem por cualquier falta en que hiciese incurrir a un semejante).
17Ésos son los decretos que Hashem ordenó a Moshé, (que deben regir) entre el

hombre y su mujer, entre el padre y su hija siendo ella una muchacha en casa
de su padre.

CAPITULO 31
Guerra contra Midián
2ª 1Hashem
aliá le habló a Moshé, diciendo: 2Toma revancha por los israelitas
contra los midianitas, y luego (fallecerás) — te unirás con los tuyos. 3Entonces
Moshé le habló al pueblo, diciendo: Armen hombres de Uds. para el ejérci-
to, que ataquen a Midián para infligir la venganza de Hashem contra Midián.
4 1000 hombres de cada tribu de Israel deben ser enviados al Ejército (Incluyen-

do la tribu de Leví). 5De los miles de israelitas, 1000 de cada tribu fueron alista-
dos en el ejército: 12.000 (hombres) se armaron para el ejército. 6Moshé envió
al ejército a 1000 hombres de cada tribu; a ellos junto con Pinjás, hijo del
Sacerdote Elazar. Los instrumentos sagrados (el Arca y el tzitz -ver Éx. 28:36) y las
trompetas para hacer resonar estaban bajo su autoridad. 7Hicieron la guerra
contra Midián, tal como Hashem le ordenara a Moshé, y mataron a todos los
hombres. 8Junto con sus otras víctimas, también mataron a los reyes de Midián:
Eví, Rékem, Tzur, Jur y Reva -los cinco reyes de Midián- y también mataron
a espada a Bilam, hijo de Beor. 9Los israelitas tomaron cautivas a las mujeres
de Midián y a sus niños; y a todos sus animales, todos sus ganados y todas
vru, 30 - k rcsnc ,uyn 441
tm̈¸ InÎkF̈ ¸Ign§ J̈ oIh́C§ V» J̈ht¦ | o¬,̈«t rpḧ ¥̧ Ár¥pv̈Îot¦ u§ 13 :oUeḧ «
v­Ïvh«u© or̈º p¥ v£ V´J̈ht¦ oU·eḧ t´«k V­J̈p© § b r¬©Xt¦ kU
§ v̈h²¤rs̈§bk¦ v̈h¯¤,p̈G§
V¬J̈ht¦ J¤p·b̈ ,«B́g© k§ r­Ẍt¦ ,¬©gcª JÎk § f̈u§ r¤s²¥bÎkF̈ 14 :V«k̈Îj«k© x«§ h¦
oIH́n¦ V» J̈ht¦ V¬k̈ Jhr£ ¸¦ j«h© ÁJr£ ¥jvÎo
«© t¦ u§ 15 :UBr¥ «¤ph§ V¬J̈ht¦ u§ UB­¤nhe§
¦h
v̈h·¤kg̈ r´¤J£t v̈h­¤rẍ¡tÎkF̈Î,¤t I¬t v̈hrº¤s̈§bÎkF̈Î,¤t Æohe¦ v¥ u§ o̧IhÎk¤t
o­,̈«t r²¥pḧ r¬¥pv̈Îot¦ u§ 16 :Ig« n§ J̈ oI¬hC§ V­k̈ J¬¦r¡jvÎh «¤ F¦ o,«º̈ t oh´¦ev¥
ÆvÏv§h v³Üm¦ rJ£ ¤̧ t ohEÀ¦ j«ª v© v¤K´¥t 17 :V«b̈«ug£ Î,¤t t­G̈b̈u§ I·gn§ J̈ h´¥r£jt«©
p :v̈h«c ¦ ẗ ,h¬¥C v̈h­¤rg§ ª bC¦ ITº c¦ k§ c´ẗÎih¥C IT· J§ t¦ k§ Jh­¦t ih¬¥C vJ« ¤º nÎ,¤t
31 - tk erp
kt¥º r̈G¦ § h h´¥bC§ Æ,n© e¦§ b o«Àe§b 2 :r««nt¥K v¬¤J«nÎk¤t v­Ïv§h r¬¥Cs§© hu© 1 (hba)
o´g̈v̈Îk¤t ÆvJ« ¤ n r³¥Cs§© hu© 3 :Wh«N© ¤ gÎk¤t ;¬¥xẗ«T¥ r­©jt© oh·¦bḧs§ N¦ v© ,­¥tn¥
,¬¥,k̈ iºḧs§ nÎk© ¦ g ÆUhv«§ h¦ u§ t·c̈M̈©k oh­¦Jb̈£t o²¤fT§ t«¦ n¥ Um̄k«§ j̈v¥ r«ºnt¥k
,IÝn© Æk«fk§ v·¤YN© © k ;¤k­¤t vY¤º N© © k ;¤kt¤µ 4 :i«ḧs§ n¦ C§ v­Ïv§hÎ,n© e¦§ b
v·¤YN© © k ;¤k­¤t kt¥º r̈G¦ § h h´¥pk§ t«© n¥ ÆUrx«§ N̈H¦ u© 5 :t«c̈M̈©k Uj­ k§ J§ T¦ kt¥º r̈G¦ §h
v­¤YN© © k ;¤k¬¤t v²¤J«n o¬,̈«t jk©¸ J¦ § Hu© 6 :t«c̈m̈ h¬¥mUk£j ;¤k­¤t r¬G̈g̈Îoh¥bJ§
Js«º ¤ Ev© h´¥kfU § tcº̈ M̈©k Æiv«¥ Fv© r³z̈g̈k¤ § tÎi¤C xj§ ¹̈ bhPÎ,¤
¸¦ tu§ o,̈«t t·c̈M̈©k
v­Ïv§h v¬Üm¦ r²¤J£tF«© iºḧs§ nÎk© ¦ g ÆUtC§ m¦§ Hu«© 7 :Isḧ« C§ v­g̈UrT§ v© ,Ir¬ m«« § m£ju«©
ovh¥¤À kk§ jÎk©
© g Ud́r«§ v̈ i¹ḧs§ n¦ hf¥̧ k§ nÎ,¤© tu§  8 :r«f̈z̈ÎkF̈ Ud­ r§ v«© H© u© v·¤J«nÎ,¤t
h´¥fk§ n© ,J­¥ ¤ n£j g©crÎ,¤ º¤ tu§ ÆrUjÎ,¤tu§ rUmÎ,¤ ³ tu§ Æoe¤ rÎ,¤ ¸¤ tu§ h³¦u¡tÎ,¤t
k²¥tr̈G¦ § hÎh«b¥ c§ UC̄J¦§ Hu© 9 :cr«¤j̈C¤ Ud­ r«§ v̈ rIgº CÎi¤ § C o´g̈k§ C¦ Æ,t¥ u§ i·ḧs§ n¦
o²¤v¥be§ nÎk¦ F̈Î,¤tu§ o¯T̈n§ v¤ CÎk § F̈ ,t¥̧ u§ o·P̈yÎ,¤ © tu§ i­ḧs§ n¦ h¬¥J§bÎ,¤t
Nota al vers. 4: 1000 de cada Tribu de Israel (ncluyendo la Tribu de Levi, fueron
enviados a la guerra contra Midián. Los Levitas en la guerra contra Midián: En esta
guerra contra Midián debían enrolarse incluso los levitas. La Tribu de Leví tenía a su
cargo el servicio divino en nombre de todo el Pueblo de Israel.Y por eso estaba exenta
de todo trabajo relacionado con el sustento, y como tal no tenía un terrritorio propio en
la Tierra de Israel, sino ciudades aisladas, diseminadas por los territorios de las otras
Tribus; y también estaba exenta de enrolarse en el ejército y de tomar parte en las
guerras, excepto en ésta, la guerra contra Midián. ¿Y en qué eran distintas las otras
guerras a ésta, en la que también la Tribu de Leví debió involucrarse? Esta guerra no
fue, como las otras, una guerra de conquista, sino de carácter aleccionador contra
Midián, por haber pretendido sembrar la inmoralidad en la Casa de Israel (Núm. 25:18).
Y por eso, porque se trataba de salvar la identidad, la dignidad espiritual del Pueblo,
también los Levitas debieron involucrarse. Cuando tu identidad se encuentra amenazada
debes disponer todos tus recursos para resguardarla, tal como en la guerra contra
Midián participaron todas las tribus sin excepción.
442 MATOT BAMIDBAR 31 NÚMEROS TORÁ

sus pertenencias los tomaron como botín. 10Todas las ciudades en que habita-
ban y todos sus palacios los quemaron a fuego. 11Tomaron todo el botín y
2ª aliá si se leen combinadas

todos los cautivos, tanto de personas como de animales. 12Llevaron los cau-
tivos, los animales (capturados) y el botín, a Moshé, al Sacerdote Elazar y a la
comunidad israelita, que estaban acampados en las planicies de Moav, que
3ª aliá

están junto al Iardén (Jordán), en la margen opuesta a Ierijó. [ ]13Moshé, el


Sacerdote Elazar y todos los jefes de la comunidad salieron a recibirlos a las
afueras del campamento. 14Pero Moshé estaba indignado con los oficiales del
ejército, con los comandantes (de los batallones) de mil hombres y con los
subcomandantes (de las compañías) de cien hombres que volvían de la guerra. (De aquí
se infiere que los líderes de cada generación son los responsables de las faltas de la gente). 15Moshé
les dijo: “¿¡Dejaron con vida a todas esas mujeres!? 16¡Ellas fueron las que -
instigadas por Bilam- provocaron que los israelitas fueran infieles a Hashem en
el asunto (de la idolatría) de Peor, causando así una plaga en la comunidad de
Hashem! 17Ahora, maten a todo niño varón y maten también a toda mujer (en
edad) de cohabitar. 18pero a las niñas vírgenes déjenlas con vida para Uds. 19Uds.
permanezcan fuera del campamento durante siete días (permanezcan fuera del cam-
pamento sacerdotal, o sea fuera del área del Tabernáculo). Todos los que hayan matado
a persona alguna (por contacto directo) o hayan estado en contacto con algún
cadáver, deben purificarse en el tercer día y en el séptimo día, tanto Uds. como
sus cautivos (los no judíos no se tornan impuros por contacto con cadáveres. Sin embargo, ni bien
eran capturados, tomaban el status de esclavos, y entonces regían para ellos las leyes de impurezas.
Según otras opiniones, los cautivos debían purificarse porque entre ellos había israelitas apóstatas.)
20Y también, toda vestimenta, todo artículo de cuero, todo objeto derivado de
la cabra (u otros animales) y todo utensilio de madera, deberán ser purificados”.

Purificación de utensilios y vestimentas


21El Sacerdote Elazar les dijo a los soldados que fueron a la guerra: “Éste es el
decreto de la Torá que Hashem le ordenó a Moshé: 22En cuanto a los utensilios
de oro, plata, cobre, hierro, estaño y plomo (requieren una purificación adicional:) 23cual-
quier utensilio (de metal) que se emplea sobre el fuego (p. ej: una olla), deben
pasarlo por el fuego (para purgarlo de los vestigios de alimentos impuros), y así quedará
puro; pero (también) se lo debe sumergir en una fuente de agua de fuente natural). Y los
utensilios que no fueran utilizados sobre el fuego, alcanza sólo con sumergirlos
en una mikve (por ejemplo jarras y vasos utilizados en frío, no requieren dicha purga adicional por
medio del fuego, pues un recipiente absorbe sólo por acción del calor.) 24 Al 7º día, Uds. (deben
sumergirse en una mikve de agua y) deben sumergir sus ropas. Así completarán el
proceso de purificación y después podrán ingresar al campamento” (cuando sea
necesario, podrán ingresar al campamento sacerdotal, o sea al área del Tabernáculo.)
vru, 31 - tk rcsnc ,uyn 442
,­¥tu§ o,«º̈ cJI § ńC§ Æovh ¤ r«¥g̈ÎkF̈ ,³¥tu§  10 :Uz«z̈C̈ o­k̈hjÎk ¥ F̈Î,¤tu§
,­¥tu§ kkº̈ ẌvÎk © F̈Î,¤t ÆUje¦§ Hu© 11 :J«tC̈ ¥ Up­ r«§ G̈ o·,̈«rhyÎk «¦ F̈
r¸z̈g̈k¤ § tÎk¤tu§ ÁvJ« ¤ nÎk¤t UtcḦ ¿¦ u© 12 :v«n̈v¥ C© § cU o­s̈ẗ«C̈ jI· © ek§ N© vÎk
© F̈
jI²
© ek§ N© vÎ,¤ © tu§ h¯¦cX§ vÎ,¤ © t kt¥À r̈G¦ § hÎh«b¥ C§ ,´©s£gÎk¤tu§ iv«¥¹ Fv©
x :Ij « r§¥h i¬¥Sr©§ hÎk©g r­¤J£t ctIn º̈ ,«ćr©§ gÎk¤t v·¤bj£ N«© vÎk¤ © t k­k̈ẌvÎ,¤ © tu§
h¬¥thG§ ¦ bÎkf̈u§ i²¥v«Fv© r¯z̈g̈k¤ § tu§ vJ« ¤̧ n Ut¹ m¥̧§ Hu© 13 (ihrcujn ivaf hba) (hahka)
h´¥sUeP§ k­©g vJ« ¤º n ;«ḿe¦§ Hu© 14 :v«b¤ j£ N© «© k .Uj­ nÎk¤ ¦ t o·,̈tr̈e§ k¦ v­s̈¥gv̈«
:v«n̈j̈k§ N¦ v© t¬c̈M§ n¦ oh­¦tC̈v© ,Itº N¥ v© h´¥rG̈u§ Æohpk̈£ ¦ tv̈« h³¥rG̈ k¦h·j̈v¤
h³¥bc§ k¦ Uḩv̈ vB̈v¥¹ i´¥v 16 :v«c̈e¥ b§ ÎkF̈ o­¤,h¦Hj«¦ v© v·¤J«n o­¤vh¥kt£ rnt« ¤ ¬Hu© 15
h¬¦vT§ u© rI·gPÎr© § cSÎk© § g v­Ïvh«C© k©g¬©nÎrẍn§ k¦ og̈º k§ C¦ r´©cs§ C¦ Ækt¥ r̈G¦ §h
vXÀ̈ tÎk ¦ f̈u§ ;·Ÿ©C r­f̈z̈Îkf̈ U¬dr§ v¦ vT̈¾ g© u§  17 :v«Ïv§h ,¬©s£gC«© v­p̈¥DN© v©
r¬¤J£t ohJB̈© ¦º C ;´©Yv© Æk«fu§  18 :Ud«r£ « v r­f̈z̈ c¬©FJ§ n¦ k§ Jh²¦t ,©gs« ¬© h
v­¤bj£ N« «© k© .U¬jn¦ U²bj£ oT¤À t© u§  19 :o«f¤ k̈ Uh£ ­jv«© r·f̈z̈ c´©FJ§ n¦ Ug­ s«§ ḧÎt«k
oI³HC© UºtY§ j© ,§ T«¦ kkÀ̈ j̈«C¤ g© ´¥d«b | k«f́u§ J¤pb¤¹ dr«¸¥v Ák«F oh·¦nḧ ,´©gc§ J¦
s¤d¯¤CÎkf̈u§  20 :o«f¤ hc¦ JU § o­¤Tt© hgh ¦º c¦ X§ v© oIH́©cU ÆhJh ¦ k¦ X§ v©
x :Ut«Ÿj © ,§ T¦ .·¥gÎhk¦ FÎk§ f̈u§ oh­¦Zg¦ v¬¥G£gnÎk «© f̈u§ rI²gÎhk¦ FÎk § f̈u§
,t«µz v·n̈j̈k§ N© ¦ k oh­¦tC̈v© tcº̈ M̈v© h´¥J§btÎk¤ © t Æiv«¥ Fv© r³z̈g̈k¤ ¤ u© 21
§ t rnt«Ḩ
c­v̈Z̈vÎ,¤ © t Q¬©t 22 :v«J« ¤ nÎ,¤t v­ü«vh§ v¬ÜmÎr ¦ J£ ¤ t vr̈º ITv© ,´©Ejª
:,r«¤p̈«gv̈« Î,¤tu§ kh­¦sC§ vÎ,« © t¤ kºz¤ r©§ CvÎ,¤ © t Æ,J ¤ j̧§BvÎ,«
© t¤ ;¤x·F̈vÎ,¤ © tu§
v­S̈¦b h¬¥nC§ Qt©¾ rv¥º ÿu§ ÆJtc̈ ¥ Urh³¦c£gT«© Jtc̈ ¥À t«ćḧÎrJ£ ¤ t rº̈cS̈ÎkF̈ 23
o¯¤Tx© § Cf¦ u§  24 :o¦hN̈« c© Urh¬¦c£gT«© J­¥tC̈ t«²cḧÎt«k« r¯¤J£t k«f̧u§ t·Ÿj© ,¦ §h
x :v«b¤ j £ N«
«© vÎk¤
© t Ut«¬cT̈ r­©jt© u§ o·¤Tr§ v© yU § h­¦ghc¦ X§ v© oI¬HC© o²¤fhs¥ d§ C¦
Nota al vers. 20 - 23: Todo artículo fabricado con los elementos mencionados debe ser rociado
con el preparado de la vaca colorada (Núm. 19:16 y ss.) para purificarlo de su contacto con
cadáveres, pues el versículo se refiere a elementos tomados como botín de guerra. Pero los
utensilios metálicos requieren además otro tipo de purificación: Si se trata de utensilios
nuevos, aparte de la purificación mencionada alcanzará con sumergirlos en una mikve
(piscina de agua de fuente natural), a modo de “proceso de conversión al judaísmo”. Pero si
el utensilio fuese usado, se debe purgarlo previamente removiendo todo vestigio de alimento
no kosher que estuviera impregnado en ellos. Esta purga debe ser acorde al uso que se le
diera al utensilio. (ver nota al vers. 23 en próxima página.) De estas normas derivamos
que al adquirir utensilios nuevos a un no judío, antes de utilizarlos se los debe sumergir
en una mikve, piscina de agua de fuente natural. Y además, nunca se debe utilizar
utensilios impregnados con alimentos impuros, sin antes purgarlos ya sea con agua
hirviendo o al fuego directo, según hayan sido utilizados. Antes de proceder consulta
con un Rabino debidamente acreditado. Sólo él sabrá guiarte.
BAMIDBAR 31 NÚMEROS
443 MATOT TORÁ

Repartiendo el botín de guerra

4ª 25Hashem le habló a Moshé, diciendo: 26“Haz el inventario del botín que


aliá
tomaron, tanto de personas como de animales. Hazlo tú con el Sacerdote
Elazar y los jefes patriarcales de la comunidad. 27Luego, divide el botín por
la mitad — entre los soldados que salieron a la guerra (por un lado) y toda la
comunidad (por el otro). 28De lo que les toque a los guerreros -tanto en prisio-
neros como de ganado vacuno, de asnos y de ganado menor- toma 1 de cada
500 como tributo para Hashem. 29Toma (dicho tributo) de la parte que les co-
rresponde a ellos, y entrégaselo al Sacerdote Elazar como ofrenda para
Hashem. 30 Y de la mitad perteneciente a los israelitas toma uno de cada 50,
tanto de la gente como de ganado vacuno, de asnos y de ganado menor -de
todos los animales-, y entrégaselo a los levitas, encargados de la custodia del
Tabernáculo de Hashem”. 31Moshé y el Sacerdote Elazar hicieron tal como
Hashem le ordenara a Moshé.

Inventario del botín de la guerra contra Midián.


Parte de Guerra. Donación de los soldados

32 Además de los objetos que los soldados tomaron para sí, el botín consis-

tía de: ganado menor, 675.000 (cabezas); 33 ganado vacuno, 72.000 (cabezas);
34 asnos, 61.000 (cabezas); 35y 32.000 personas — (específicamente), mujeres

que nunca cohabitaron. (De los verículos 17-18 se infiere que alude a mujeres que no habían
alcanzado madurez para cohabitar). 36 (De todo eso), lo que sigue es la mitad correspon-
diente a los soldados: ganado menor, 337.500 (cabezas), 37y el tributo de
ganado menor para Hashem fue de 675 (cabezas). 38De ganado vacuno (había)
36.000, de los cuales entregaron 72 como tributo para Hashem. 39De asnos
(había) 30.500, de los cuales entregaron como tributo para Hashem 61. 40 Y
(había también) 16.000 personas, de las cuales entregaron 32 como tributo para
Hashem (o sea, quedaron a disposición del Sacerdote Elazar). 41 Moshé entregó el tribu-
to de la ofrenda de Hashem al Sacerdote Elazar, tal como Hashem le orde-

aliá nara a Moshé: 42(Lo siguiente es) la mitad que Moshé tomó de los soldados
para los (demás) israelitas. 43 (Es decir), la mitad correspondiente a la comuni-
dad consistía de los siguientes (ítems): ganado menor: 337.500 (cabezas);
vru, 31 - tk rcsnc ,uyn 443
Æ©jIȩk§ n© Jt«r³ ,´¥t tGÀ̈  26 :r««nt¥K v¬¤J«nÎk¤t v­Ïv§h rnt« ¤ ¬Hu© 25 (hghcr)
:vs̈« g¥ v̈« ,I¬ct£ h­¥Jtr̈u§ iv«¥º Fv© r´z̈g̈k¤ § tu§ ÆvT̈t© v·n̈v¥ C© § cU o­s̈ẗ«C̈ hc¦º X§ v©
ih­¥cU t·c̈M̈©k oh­¦tm««§ Hv© vnº̈ j̈k§ N¦ v© h´¥Gp«« § T ih¥µC jI © t Æ,̈hm¸¦ j̈u§  27
© eº k§ N© vÎ,¤
oh´¦tm««§ Hv© Ævn̈j̈k§ N¦ v© h³¥J§bt© ,ºt¥ n¥ vÀü«vh«k© x¤fn¤¹ Æ,̈«nr£ «¥vu«© 28 :vs̈« g¥ v̈« ÎkF̈
reC̈º̈ vÎi
© nU ¦ Æos̈ẗ«v̈Îin¦ ,It· N¥ v© J­¥n£jn«¥ J¤pb¤º s´j̈¤t tcº̈ M̈©k
r¬z̈g̈k¤§ tk§ v²T̈,«© b̈u§ Uj·¨ET¦ o­,̈hm£ ¦ jN«© n¦  29 :it««MvÎi © nU ¦ oh­¦r«nj£ vÎi «© nU ¦
z´ªjẗ | s´j̈¤t | j´©ET¦ kt¥¹ r̈G¦ § hÎh«b¥ C§ ,m£ ¦  30 :v«Ïv§h ,¬©nUrT§ i­¥v«Fv©
¸¦ jN«© nU
it«­MvÎi© nU ¦ oh¬¦r«nj£ vÎi «© n¦ r²¨eC̈vÎi © n¦ o¯s̈ẗ«v̈Îin¦ ohXÀ¦ n£ ¦ jvÎi«© n¦
:v«Ïv§h i¬©FJ§ n¦ ,r­¤ ¤ nJ§ n¦ h¾¥rn«§ J« oºH¦ u¦ k«§ k© Æo,̈«t v³T̈,«© b̈u§ v·n̈v¥ C§ vÎk
© F̈n¦
Æhv§¦ hu© 32 :v«J« ¤ nÎ,¤t v­Ïv§h v¬Üm¦ r²¤J£tF«© i·¥v«Fv© r­z̈g̈k¤ § tu§ vJ« ¤º n G©g´©Hu© 31
;¤k²¤t ,I¬tnÎJ ¥ J¥ it«Àm t·c̈M̈v© o´©g U­zz§ C̈« r¬¤J£t zCº̈ v© r,´¤ ¤ h jI
© eº k§ N© v©
:;¤kẗ« oh­¦gc§ J¦ u§ o¦h¬©bJ§ rë¾ c̈U 33 :oh«pk̈£ ¦ t ,J¬¥ ¤ n£ju«© ;¤k­¤t oh¬¦gc§ J¦ u§
r¬¤J£t ohJB̈ ©¸ n¦ os̈º ẗ J¤p´¤bu§  35 :;¤kẗ« oh­¦XJ¦ u§ s¬j̈¤t oh¾¦r«nj£ u«© 34
¦º vÎi
Æhv¦ T§ u© 36 :;¤kẗ« oh­¦J«kJU § o¦h¬©bJ§ J¤pb¤¾ ÎkF̈ r·f̈z̈ c´©FJ§ n¦ Ug­ s«§ ḧÎt«k
Æ;k¤ t¤̧ ,I¬tnÎJ«k ¥ J§ it«ÀMv© r´©Px§ n¦ t·c̈M̈©C oh­¦tm««§ Hv© e¤kj¥¾ vm¡ º̈ jN«¤ v©
x¤f¬¤Nv© h²¦v§hu© 37 :,It« n¥ J¬¥n£ju«© oh­¦pk̈£t ,¬©gc§ J¦ u§ ;¤kt¤º oh´¦J«kJU §
v¬ẌJ¦ reC̈ º̈ v©¸ u§  38 :oh«g¦ c§ J¦ u§ J¬¥nj̈ ,It­ n¥ J¬¥J it«·MvÎi © n¦ v­Ïvh«k©
oh¬¦J«kJ§ oh¾¦r«nj£ u«© 39 :oh«g¦ c§ J¦ u§ o¦h¬©bJ§ v­Ïvh«k© o¬ẍf§ nU ¦ ;¤k·ẗ oh­¦J«kJU §
os̈º ẗ J¤p´¤bu§  40 :ohX «¦ J¦ u§ s¬j̈¤t v­Ïvh«k© o¬ẍf§ nU ¦ ,It· n¥ J´¥n£ju«© ;¤k­¤t
i´¥T¦Hu© 41 :J¤p«b̈ oh­¦JkJU § o¦h¬©bJ§ vºü«vh«k© Æoẍf§ nU ¦ ;¤k·ẗ r­G̈g̈ v¬ẌJ¦
v­Ïv§h v¬Üm¦ r²¤J£tF«© i·¥v«Fv© r­z̈g̈k¤ § tk§ vºü«vh§ ,´©nUrT§ Æxf¤ nÎ,¤ ¤̧ t vJ« ¤À n
vJ« ¤º n v´m̈j̈ ÆrJ£ ¤ t k·¥tr̈G¦ § h h´¥bC§ ,h­¦m£jN«© nU ¦  42 (hahnj) :v«J« ¤ nÎ,¤t
it«·MvÎi© n¦ v­s̈¥gv̈« ,¬©m¡jn«¤ h²¦vT§ u© 43 :oh«t¦ c«« § Mv© oh­¦Jb̈£tv̈« Îin¦
:,It« n¥ J¬¥n£ju«© oh­¦pk̈£t ,¬©gc§ J¦ ;¤kt¤º oh´¦J«kJU § Æ;k¤ t¤̧ ,I¬tnÎJ«k ¥ J§
Nota al vers. 23 (página anterior): Acerca de la kasherización (purificación) de utensilios
de cocina: A un utensilio usado, además de sumergirlo en una piscina de agua de fuente
natural (ver nota en pág. anterior), se debe purgarlo para remover todo vestigio de
alimento impuro que estuviera impregnado en él. Dicha purga debe ser acorde al uso que
se le diera al utensilio. Esto es, se debe distinguir entre un utensilio usado en cocción al
agua y otro utilizado para asar al fuego. En el primer caso, se debe limpiarlo bien y
sumergirlo en agua hirviendo. En el segundo caso, la forma de purgarlo es exponerlo al
fuego directo.
BAMIDBAR 31 NÚMEROS
444 MATOT TORÁ
44ganado vacuno: 36.000 (cabezas); 45asnos: 30.500 (cabezas); 46y 16.000 per-
sonas (cautivas). 47De la parte correspondiente a los israelitas, Moshé tomó 1
de cada 50 -tanto de las personas como de los animales- y los entregó a los
levitas -encargados de la custodia del Tabernáculo de Hashem- tal como
Hashem le ordenara a Moshé. 48 Entonces se acercaron a Moshé los genera-
les del Ejército, los comandantes (de divisiones) de 1000 hombres y los
subcomandantes (de compañías) de 100 hombres, 49 y le dieron a Moshé el parte
de guerra: “Nosotros -tus servidores- hemos tomado la cuenta de los solda-
dos que estaban a nuestras órdenes, y no falta ni uno de nosotros. 50Y (por
consiguiente) hemos ofrendado la ofrenda de Hashem: las alhajas de oro que
cada uno encontró (en la guerra) —cadenillas para los tobillos, brazaletes, aros
y ornamentos que las mujeres llevan en sus partes pudendas (Ofrendaron esa
clase de joyas como expiación por los pensamientos lujuriosos hacia las mujeres midianitas)—
como expiación de nuestras almas ante Hashem” 51Moshé y el Sacerdote
Elazar tomaron de ellos el oro, todas joyas labradas. 52Todo el oro de la
ofrenda que hicieron para Hashem fue 16.750 shekel. (Todo eso) fue donado
por los comandantes (de divisiones) de 1000 hombres y por los subcomandantes
(de compañías) de 100 hombres. 53 En cuanto a los soldados, cada uno se quedó
con su botín. 54Moshé y el Sacerdote Elazar tomaron el oro (de manos) de los
comandantes (de divisiones) de 1000 hombres y de los subcomandantes (de
compañías) de 100 hombres, y lo llevaron a la Tienda del Encuentro como
recordatorio de los israelitas ante Hashem.

CAPITULO 32
3ª aliá si se leen combinadas

Las tribus de Reuvén y Gad piden establecerse sobre la margen oriental


del Iardén (Jordán) - Conquista de Transjordania (Ver infografías 8, 9)
6ª aliá

[ ]1Los descendientes de Reuvén y de Gad tenían mucho, muchísimo,


ganado. Cuando observaron la tierra de Iazer y la tierra de Guilad (ubicadas
al este del Jordán) vieron que el lugar eran aptas para ganado. 2 Entonces los
descendientes de Gad y de Reuvén fueron y le hicieron el siguiente pedido
a Moshé, al Sacerdote Elazar y a los jefes de la comunidad: 3“(Los territorios
enemigos de) Atarot, Divón, Iazer, Nimrá, Jeshbón, Elalé, Sevam, Nevo, y
Beón (todos ubicados al este del Jordán), 4la tierra que Hashem castigó ante la
comunidad de Israel, es tierra apta para ganado, y nosotros —tus servi-
dores— tenemos (mucho) ganado”. 5Y le dijeron: “Si nos hemos congraciado
contigo, que esa tierra nos sea entregada a nosotros —tus servidores—
vru, 31 - tk rcsnc ,uyn 444
;¤k­¤t oh¬¦J«kJ§ oh¾¦r«nj£ u«© 45 :;¤kẗ« oh­¦J«kJU § v¬ẌJ¦ rë¾ c̈U 44
vJ« ¤¹ n jE©¸ H¦ u© 47 :;¤kẗ« r­G̈g̈ v¬ẌJ¦ os̈º ẗ J¤p´¤bu§ 46 :,It« n¥ J¬¥n£ju«©
o­s̈ẗ«v̈Îin¦ ohX¦º n£ ¦ jvÎi«© n¦ s´j̈¤t Æzjª ẗ«v̈Î,¤t kt¥À r̈G¦ § hÎh«b¥ C§ ,´¦m£jN«© n¦
vºü«vh§ i´©FJ§ n¦ Æ,r¤n¤̧ J§ n¦ Æhr¥n«§ J« oÀH¦ u¦ k«§ k© o,«¹̈ t iT¦ ¥̧ Hu© v·n̈v¥ C§ vÎi
© nU ¦
r­¤J£t ohs¾¦ eª P§ v© vJ« ¤º nÎk¤t ÆUcr§ e¦§ Hu«© 48 :v«J« ¤ nÎ,¤t v­Ïv§h v¬Üm¦ r²¤J£tF«©
vJ« ¤º nÎk¤t ÆUrnt«« § Hu© 49 :,It« N¥ v© h¬¥rG̈u§ oh­¦pk̈£tv̈« h¬¥rG̈ t·c̈M̈v© h´¥pk§ t© k§
s¬©ep¦§ bÎt«k« u§ Ub·¥sḧC§ r´¤J£t v­n̈j̈k§ N¦ v© h¬¥J§bt© Jt«rÎ,¤ ² t Utº G«§ B̈ Wh´¤sc̈£g
Æcv̈z̈Îh«k¦ f§ t³m̈n̈ rJ£ ¤̧ t ÁJht¦ vÀü«vh§ i´©CrëÎ,¤
§ t cº¥re© § Bu© 50 :Jh«t¦ UB­¤Nn¦
h¬¥bp§ k¦ Ubh­¥,«Jp© § bÎk©g r¬¥Pf© k§ z·n̈Ufu§ kh´¦dg̈ ,©g­©Cy© shnº¦ m̈u§ v´s̈g̈m¤ §t
h¬¦kF§ k«­F o·T̈t«¦ n¥ c­v̈Z̈vÎ,¤ © t i²¥v«Fv© r¯z̈g̈k¤ § tu§ vJ« ¤¹ n jE©¸ H¦ u© 51 :v«Ïv§h
vẌ¸ J¦ vºü«vh«k© ÆUnhr¸¦ v¥ r³¤J£t vnUr À̈ T§ v© c´©v§zÎkF̈ | h´¦v§hu© 52 :v«G£ ¤ gn«©
,­¥tnU ¥ ohpk̈£ ¦º tv̈« h´¥rG̈ Æ,t¥ n¥ k¤e·J̈ oh­¦Xn£ ¦ ju«© ,I¬tnÎg© ¥ cJ§ ;¤k²¤t r¬G̈g̈
vJ« ¤¹ n jE©¸ H¦ u© 54 :Ik« Jh¬¦t U­zz§ C̈« tcº̈ M̈v© ÆhJ§ ¥ bt© 53 :,It« N¥ v© h¬¥rG̈
ÆI,«t Ut³¦cḦu© ,It· N¥ v© u§ oh­¦pk̈£tv̈« h¬¥rG̈ ,²¥tn¥ cvZ̈ º̈ vÎ,¤
© t Æiv«¥ Fv© r³z̈g̈k¤ § tu§
p :v«Ïv§h h¬¥bp§ k¦ k­¥tr̈G¦ § hÎh«b¥ c§ k¦ iIr¬ F̈¦z sg¥º In kv«t́Îk¤¤ t
32 - ck erp
s­d̈Îh¥bc§ k¦ u§ i²¥cUtr§ h̄¥bc§ k¦ vº̈hv̈ crÀ© | v´¤be§ nU ¦ 1 (ihrcujn ivaf hahka) (haa)
oIe­ N̈v© v¬¥Bv¦ u§ sg̈º k§ D¦ .r´¤ ¤ tÎ,¤tu§ Ærz¥ g© § h .r³¤ ¤ tÎ,¤t Uºtr¦§ Hu© s«·tn§ oUḿg̈
ÆvJ« ¤ nÎk¤t Ur³nt«« § Hu© i·¥cUtr§ h´¥bcU § s­d̈Îh¥bc§ Ut«¬cḦu© 2 :v«b¤ e§ n¦ oI¬en§
Æi«chs¦ u§ ,Ir³ÿ£g 3 :r««nt¥k v­s̈¥gv̈« h¬¥thG§ ¦ bÎk¤tu§ iv«¥º Fv© r´z̈g̈k¤ § tÎk¤tu§
rJ£ ¤̧ t .r¤tÀ̈ v̈ 4 :i««gcU § Ic§­ bU o¬c̈GU § v·¥kg̈k¤ § tu§ iIC­ J§ j¤ u§ vr̈º n¦ § bu§ r´¥zg©
§ hu§
x :v«b¤ e§ n ¦ Wh­¤sc̈£g«k© u§ tu·¦v v­¤be§ n¦ .r¬¤ ¤ t kt¥º r̈G¦ § h ,´©s£g Æhb¥ p§ k¦ ÆvÏv§h v³F̈v¦
Wh­¤sc̈£g«k© ,t«²Zv© .r¯ẗ ¤ v̈Î,¤t iTª º© h Whºb¤ h¥gC§ Æij¥ Ubt³m̈n̈Îot¦ UrÀ nt«« § Hu© 5
Nota al vers. 50: “Hemos ofrendado la ofrenda de Hashem”: No expresa “hemos
ofrendado una ofrenda para Hashem”, sino “hemos ofrendado la ofrenda de Hashem”,
porque todo cuanto existe en el mundo pertenece a Él, aún desde antes de que se lo
ofrendemos. Y en rigor de verdad, no es Él quien necesita que nosotros le ofrendemos,
sino que somos nosotros quienes necesitamos hacerlo, para conectarnos y acercarnoas
a Él. Y por es, “ofrenda” en hebreo es korbán que literalmente significa “acercarse”.
Nota al vers. 50: “Hemos ofrendado la ofrenda de Hashem, las alhajas de oro que cada
uno encontró”: Se refiere a las alhajas de las mujeres midianitas, que los israelitas
tomaron como botín de guerra. Y por dos motivos ofrendaron al Supremo
específicamente esos artículos: Para desprenderse definitivamente de todo recuerdo de
esas mujeres y para justificar la gracia del Supremo hacia ellos, decidiendo a partir de
ahora adherir fielmente a los dictados de la moralidad dictados por la Voluntad Suprema.
BAMIDBAR 32 NÚMEROS
445 MATOT TORÁ

en propiedad eterna. (Por favor), no nos hagas atravesar el Iardén (para hacernos
establecer allí)”. 6Entonces Moshé les respondió a los descendientes de Gad y
de Reuvén: “¿¡Así que los hermanos de Uds. van a ir a la guerra y Uds. se
quedarán aquí!? 7¿¡Por qué Uds. pretenden desanimar el corazón de los
israelitas de cruzar (el Iardén) hacia la tierra que Hashem les dio!? 8¡Uds.
pretenden hacer lo mismo que hicieron sus padres cuando los mandé desde
Kadesh Barnea para explorar la tierra! (Se refiere al episodio de los espías, que en lugar
de conquistar la Tierra querían quedarse en el desierto). 9 Ellos (los espías) ascendieron
hasta el valle de Eshkol, exploraron la región, pero después desanimaron el
corazón de los israelitas para no entrar en la tierra que Hashem les diera. 10Y
(como consecuencia), en ese día Hashem mostró su indignación y juró diciendo:
11 ‘Ninguno de aquellos hombres que salieron de Egipto -los mayores de
20 años- verá la tierra que prometí bajo juramento a Abraham, a Itzjak y
a Iaacov, pues no Me fueron plenamente fieles’. 12Excepto Calev -hijo de
Iefuné- el kenizita, y Ieoshúa -hijo de Nun-, pues ellos sí fueron plenamen-
te fieles a Hashem (Calev es llamado kenizita en referencia a su padrastro Kenaz). 13Por
eso Hashem se indignó contra Israel y los hizo deambular por el desierto
durante 40 años, hasta que falleció toda la generación que había hecho el
mal ante los ojos de Hashem. 14¡Y resulta que Uds. están ocupando el
lugar de sus padres como pandilla de transgresores, incrementando así la
ira de Hashem contra Israel! 15Si Uds. se apartan de Él, Él dejará (al pueblo)
nuevamente en el desierto. Así habrán exterminado Uds. a todo este pue-
blo”. 16Entonces ellos (los descendientes de Reuvén y de Gad) se acercaron (a Moshé)
y le dijeron: “Construiremos aquí corrales para nuestro ganado y ciudades
para nuestros hijos, 17 pero nosotros nos armaremos e iremos diligente-
mente al frente (del ejército) con los (demás) israelitas (y lucharemos) hasta que los
introduzcamos en su territorio. Mientras tanto, nuestros hijos estarán en
las ciudades fortificadas (que construiremos ahora), a resguardo de los habitan-
tes de este país. 18No retornaremos a nuestras casas hasta que cada uno de
4ª aliá si se leen combinadas

los israelitas tome posesión de su respectiva propiedad hereditaria. 19 No-


sotros no tendremos propiedad hereditaria con ellos sobre la margen occi-
dental del Iardén, pues ya hemos recibido nuestra parte sobre la margen
7ª aliá

oriental del Iardén”. [ ]20Moshé les respondió: “Si hacen así — si se


arman ante Hashem para salir a la guerra, 21 si todo soldado de Uds. cruza
el Iardén (para conquistar la margen occidental) ante Hashem (y permanece allí, luchando
en el frente), hasta que Él expulse a Sus enemigos de Su presencia, 22 y la
tierra haya sido conquistada ante Hashem — después podrán retornar y
serán inocentes ante Hashem y ante Israel. (Aunque tuvieses la certeza de que tus
vru, 32 - ck rcsnc ,uyn 445
h´¥bc§ k¦ u§ s­d̈Îh¥bc§ k¦ vJ« ¤º n rnt« ¤ H́u© 6 :iS«¥ r©§ HvÎ,¤ © t Ub­¥rc£ ¦ gTÎk «© t© v·Z̈j£ ª t«k©
iUtu¦º b,§ vN̈´k̈u§  7 :v««p UcJ¬¥ § T o­¤Tt© u§ vnº̈ j̈k§ N© ¦ k ÆUt«çḧ of¤À hj«¥ t© v© i·¥cUtr§
o­¤vk̈ i¬©,b̈ÎrJ£ ¤ t .r¤tº̈ v̈Îk¤t Ær«cg£ n«¥ k·¥tr̈G¦ § h h´¥bC§ c­¥kÎ,¤t (iUth¦º b,)§
,I¬tr§ k¦ g© ­¥br©§ C J¬¥sËn¦ o²,̈«t h¬¦jk§ J̈C§ o·¤fh,«« ¥ c£t UGg̈ ­ v«¬F 8 :v«Ïv§h
Uth¾b¦ Ḧu© .r¤tº̈ v̈Î,¤t ÆUtr¦§ Hu© kIFÀ J¤ § t kj´© © bÎs©g Uk£ º g«H© u«© 9 :.r«¤ẗv̈Î,¤t
:v«Ïv§h o­¤vk̈ i¬©,b̈ÎrJ£ ¤ t .r¤tº̈ v̈Îk¤t Æt«cÎhT¦ k§ c¦ k§ k·¥tr̈G¦ § h h´¥bC§ c­¥kÎ,¤t
Uţr¦§ hÎot¦  11 :r««nt¥k g­©cẌ¦Hu© tUv· v© oIH́©C v­Ïv§h ;¬©tÎrj«© H¦ u© 10
vnº̈ s̈£tv̈« ,¥µ t vk̈g§ n©º ü Ævb̈J̈ oh³¦rG¤ § g iC¤̧ n¦ o¦hrÀ©m§ N¦ n¦ oh´¦k«gv̈« ohJb̈£ ¦¹ tv̈«
:hr̈« j£ t«© Ut­ k§ nÎt
¦ «k« h¬¦F c«·eg£ «h© k§ U« e­j̈m¦ § hk§ o¬v̈r̈c§ t© k§ hT¦ g²© § CJ¦ § b r¬¤J£t
h¬¥r£jt«© Ut­ k§ n¦ h¬¦F iU·bÎiC¦ g© JIvh« ­ª u¦ hºZ¦ b¦ E§ v© ÆvB¤ p§ ª hÎi¤C c³¥kF̈ hTº¦ k§ C¦  12
v·b̈J̈ oh­¦gC̈r§ t© rCº̈ s§ N© ¦ C Æog¥ b¦ h§ u© kt¥º r̈G¦ § hC§ ÆvÏv§h ;³©tÎrj«© H¦ u© 13 :v«Ïv§h
,j© T©µ oT¤À n© § e v´¥Bv¦ u§  14 :v«Ïv§h h¬¥bh¥gC§ g­r̈v̈ v¬¤G«gv̈« rISº vÎk © F̈ Æo«TÎs©g
v­Ïv§hÎ;t© iIr£ ¬ j k²©g sIgÀ ,IṔx§ k¦ oh·¦tŸj© oh´¦Jb̈£t ,UC­ r§ T© of¤º h,«ć£ ¥ t
r·C̈s§ N© ¦ C Ijh¦ ­ Bv© k§ sIgº ;´©xḧu§ uhr̈º j£ ´©tn¥ ÆicUJ ª ,§ h³¦F 15 :k«t¥ r̈G¦ § hÎk¤t
it«²m ,«¬rs§ D¦ Urº nt« § H́u© Æuhk̈t¥ UJ³ D¦§ Hu© 16 x :v«Z¤ v© o¬g̈v̈Îkf̈k§ o­¤Tj© J «¦ u§
h´¥bC§ Æhb¥ p§ k¦ ohJÀ¦ jª .´¥kj̈«b¥ Ubj¹ § b© t£ u«© 17 :Ub«P¥ y© k§ oh­¦rg̈u§ v«·P Ub­¥be§ n¦ k§ v¬¤bc¦ §b
h´¥rg̈C§ ÆUbP¥̧ y© c³©Jḧu§ o·n̈IenÎk¤ § t o­ªb«th«c£ ¦ vÎot¦ r¬¤J£t s²©g kt¥º r̈G¦ §h
Ækj© ¥ b,§ v¦ sg©À Ubh·¥TC̈Îk¤t cUJb̈ ­ t¬«k 18 :.r«¤ẗv̈ h¬¥cJ««h § h­¥bP§ n¦ rmº̈ c§ N¦ v©
i­¥Sr©§ Hk© r¤c¬¥gn¥ oTº̈ t¦ Ækj§ © bb¦ t³«k h´¦F 19 :I,k̈£ « j«b© Jh­¦t kt¥º r̈G¦ § h h´¥bC§
(hghca) p :vj̈r̈« z§ n ¦ i­¥Sr©§ Hv© r¤c¬¥gn¥ Ubhk¥º t¥ ÆUb,k̈£ ¥̧ j«B© vẗ³c̈ h´¦F vẗk·v̈ § ü
r´c̈S̈vÎ,¤© t iUG£ ­ gTÎo
«© t¦ vJ« ¤º n Æovh¥ ¤ kt£ rnt«³ ¤ Hu© 20 (ihrcujn ivaf hghcr)
.U²kj̈ÎkF̈ o¯¤fk̈ rc©¸ g̈u§  21 :v«n̈j̈k§ N© ¦ k v­Ïv§h h¬¥bp§ k¦ Um² k«§ j̈TÎo ¥ t¦ v·¤Zv©
vJ̈¸ C§ f¦§ bu§  22 :uh«b̈P̈n¦ uh­c̈§h««tÎ,¤t IJh ² rI¦ v« s¯©g v·Ïv§h h´¥bp§ k¦ i­¥Sr©§ HvÎ,¤© t
k·¥tr̈G¦ § HnU¦ v­Ïvh«n¥ o²¦He§¦ b o¯¤,h¦hv«§ u¦ UcJªº T̈ r´©jt© u§ ÆvÏv§h h³¥bp§ k¦ .r¤t¹̈ v̈
Nota a los vers. 20-22: “Ante Hashem...”: En cada una de las directivas que Moshé
imparte a los miembros de Reuvén y de Gad, menciona a Hashem por lo menos una vez,
lo cual significa que menciona Su Nombre un total de cinco veces en el presente
contexto. El Sabio Ramá, en sus palabras de apertura al Shulján Arúj, el Código de
normas que rigen la vida judía, expone que el versículo “Tengo a Hashem ante mí
constantemente” (Tehilim / Salmos 16:8) —que alude al deber de evocar a la Divina
Presencia a cada instante, a modo de reconocimiento— es una regla de importancia
capital en la Torá y en la conducta de los virtuosos que se conducen ante Él. De aquí
deriva la digna costumbre de encabezar toda carta o escrito con las letras B”H (Baruj
Hashem, “bendito es Hashem”) o BS”D (Besiata DiShmaia, “con la ayuda del Cielo”).
446 MATOT BAMIDBAR 32 NÚMEROS TORÁ

actos fueran loables a los ojos de Hashem, aún deberías esmerarte en procurar que tu forma de
obrar no despertase sospecha alguna en la gente -Ioma 38a. Por eso dice el versículo «Inocentes
ante Hashem y ante Israel»). Entonces, esta tierra será propiedad eterna de Uds.,
ante Hashem. 23Pero si no lo cumplen, estarán transgrediendo contra Hashem,
y sepan que (no podrán liberarse de) la transgresión de Uds. — ¡ella (la transgresión)
los asediará! 24Ahora, construyan ciudades para sus hijos y corrales para sus
rebaños. Y hagan lo que prometieron”. 25Los descendientes de Gad y de
Reuvén le respondieron a Moshé, diciendo: “Nosotros -tus servidores- ha-
remos lo que tú -nuestro amo- ordenas”. 26Nuestros niños, nuestras mujeres,
nuestro ganado y todos nuestros animales permenecerán allí, en las ciudades
de Guilad, 27mientras que nosotros -tus servidores, los soldados- iremos
ante Hashem a la guerra, tal como dices tú, nuestro amo” 28Moshé dejó
encargados sobre ellos (para controlar que cumplan lo pactado) al Sacerdote Elazar,
a Iehoshúa, hijo de Nun, y a los jefes patriarcales de las tribus israelitas.
29Moshé les dijo: “Si los soldados de Gad y de Reuvén cruzan el Iardén para
pelear junto a Uds. ante Hashem hasta conquistar la tierra para Uds., debe-
rán entregarles la tierra de Guilad como propiedad eterna. 30Pero si no cru-
zan armados (el Iardén) junto a Uds., deberán tomar posesión con Uds. en la
tierra de Kenaan”. 31 Entonces los descendientes de Gad y de Reuvén res-
pondieron diciendo: “Haremos todo tal cual Hashem nos ha dicho — 32pasare-
mos armados ante Hashem hacia la tierra de Kenaan, y tomaremos para noso-
tros como propiedad eterna (el territorio) en la margen oriental del Iardén”. 33Y
en efecto, Moshé entregó a los descendientes de Gad, a los descendientes de
Reuvén y a media tribu de Menashe -hijo de Iosef- el reino de Sijón -rey de los
emoritas- y el reino de Og -rey de Bashán. (Les dio) el territorio junto con las
ciudades comprendidas dentro de sus fronteras (ver infografía 19). 34Los descen-
dientes de Gad construyeron Divón, Atarot, Aroer, 35Aterot Shofán, Iazer, y
Iogbehá, 36Bet Nimrá y Bet Harán. (Las construyeron) como ciudades fortificadas
y (como) corrales para los rebaños. 37Los descendientes de Reuvén construye-
ron también Jeshbón, Elalé y Kiriatáim, 38Nevo, Báal Meón — (llamadas así en
honor a deidades moavitas) y (al haberlas conquistado, los israelitas les) cambiaron sus nom-
bres — y a Sivmá (es la ciudad de Sevam mencionada en el vers. 3). A las ciudades que
Maftir

reconstruyeron les pusieron nombres nuevos. Maftir 39Los hijos de Majir -hijo
de Menashe- también fueron a Guilad, la capturaron y expulsaron a los emoritas
que habitaban en ella. 40Moshé le dio el Guilad a Majir, hijo de Menashe, que
se estableció en ella. 41Y Iaír -descendiente de Menashe- fue y capturó las
aldeas de ellos, y las llamó Javot Iaír (aldeas de Iaír). 42Nóvaj fue y capturó (la
ciudad de) Kenat, con sus aldeas, y la llamó Nóvaj -tal como se llamaba él.
vru, 32 - ck rcsnc ,uyn 446
ÆiUG£g,«© t³«kÎot¦ u§ 23 :v«Ïv§h h¬¥bp§ k¦ v­Z̈j£ ª t«k© o²¤fk̈ ,t«¬Zv© .r¤ẗ¸ v̈ v,̈§Âhv̈« u§
:o«f¤ ,¤ § t t­m̈n§ T¦ r¬¤J£t of¤º ,t § Y© j© ÆUgsU§ v·Ïvh«k© o­¤,tÿ£j v¬¥Bv¦ iF¥º
o­¤fhP¦ n¦ t¬¥m«Hv© u§ o·¤ft£ «b©«mk§ ,«r­s¥ dU § of¤º P§ y© k§ Æohrg̈ ¦ o³¤fk̈ÎU«bC§ 24
Wh´¤sc̈£g r«·nt¥k v­¤J«nÎk¤t ic¥º Utr§ h´¥bcU § Æsd̈Îh¥bC§ rnt«³ ¤ Hu© 25 :UG£ « gT«©
Ub·¥Tn§ v¤ CÎk § f̈u§ Ub­¥be§ n¦ UbhJb̈ ¥º Ub´¥Py© 26 :v«U¤m© n§ h­¦b«st£ r¬¤J£tF«© UG£ º g«H©
h¬¥bp§ k¦ t²c̈m̈ .U¬kj£ ÎkF̈ Ur¹ c© § g«H© Whsc̈£ ¸¤ gu«© 27 :s«g̈k§ D¦ v© h¬¥rg̈C§ o­J̈ÎUhv«§ h¦
r´z̈g̈k¤ § t ,¥µt vJ« ¤º n Æovk̈ ¤ u³©m§hu© 28 :r«c¥ «S h­¦b«st£ r¬¤J£tF«© v·n̈j̈k§ N© ¦ k v­Ïv§h
h¬¥bc§ k¦ ,IY­ N© v© ,I¬ct£ h²¥Jtr̈Î,¤tu§ iU·bÎiC¦ g© JIv§ ´ª h ,­¥tu§ iv«¥º Fv©
| i´¥cUtrÎh« § b¥ cU
§ s´d̈Îh¥bc§ Uŕc© § g«h© Îot¦ ov¥ ¤À kt£ vJ« ¤¹ n rnt«Ḩ
¤ u© 29 :k«t¥ r̈G¦ §h
.r­ẗ
¤ v̈ v¬J̈C§ f¦§ bu§ vºü«vh§ h´¥bp§ k¦ Ævn̈j̈k§ N© ¦ k .U³kj̈ÎkF̈ iº¥Sr©§ HvÎ,¤ © t of¤ÂT§ t¦ Â
t¯«kÎot¦ u§ 30 :v«Z̈j£ ª t«k© s­g̈k§ D¦ v© .r¬¤ ¤ tÎ,¤t o²¤vk̈ o¬¤T,§ © bU o·¤fh¥bp§ k¦
Ub̄£g«H© u© 31 :i©g«b̈F§ .r¬¤ ¤ tC§ o­¤ff«« § ,c§ U¬zj£ t««bu§ o·¤fT§ t¦ oh­¦mUk£j Ur²c© § g«h©
i¬¥F Wh­¤sc̈£gÎk¤t v²Ïv§h r¯¤CS¦ rJ£ ¤̧ t Á,t¥ r«·nt¥k i­¥cUtr§ h¬¥bcU § s²d̈Îh¥bc§
Uº bT̈¸ t¦ u§ i©g·b̈F§ .r´¤ ¤ t v­Ïv§h h¬¥bp§ k¦ oh²¦mUk£j r«c̄£g«b© Ubj´© § b 32 :v«G£ ¤ g«b©
h¥̧bc§ k¦ u§ Ásd̈Îh¥bc§ k¦ vJ« ¤¿ n | o´¤vk̈ i´¥T¦Hu© 33 :iS«¥ r©§ Hk© r¤c­¥gn¥ Ub,k̈£ ¥º j«b© ,´©Zj£ ªt
Q¤k´¤n Æi«jhx¦ Æ,f¤ k¤̧ n§ nÎ,¤ © t ;x¥À IhÎi¤c v´¤X©bn§ | y¤c´¥J | h´¦m£j«k© u§ ic¥¹ Utr§
h¬¥rg̈ ,«kº cª d§ C¦ Æv̈hrg̈ ¸¤ k§ .r¤tÀ̈ v̈ i·J̈C̈v© Q¤k´¤n dIg­ ,¤fk¤º n§ nÎ, © t¤̧ u§ hr«º¦ nt¡ v̈«
:r«g¥ «rg£ ,­¥tu§ ,«r·ÿ£gÎ,¤tu§ i«­chSÎ,¤ ¦ t sdÎh¥ º̈ bc§ Ub́c¦§ Hu© 34 :ch«cẍ ¦ .r­ẗ ¤ v̈
v­r̈n¦ § b ,h¬¥CÎ,¤tu§ 36 :v«v̈C§ dḧ § u§ r­¥zg© § hÎ,¤tu§ i²p̈IJ ,«¬ry© § gÎ,¤tu§ 35
UºbC̈ Æic¥ Utr§ h³¥bcU § 37 :it««m ,«¬rs§ d¦ u§ r­m̈c§ n¦ h¬¥rg̈ i·r̈v̈ ,h´¥CÎ,¤tu§
k©g¯©CÎ,¤tu§ Iºcb§ Î,¤tu§ 38 :o¦h,̈« ḧr§ e¦ ,­¥tu§ t·¥kg̈k¤ § tÎ,¤tu§ iIC­ J§ jÎ,¤ ¤ t
oh­¦rg̈«v¤ ,I¬nJÎ,¤ § t ,«ºnJ¥ c§ Ut́r§ e¦§ Hu© v·n̈c§ GÎ,¤ «¦ tu§ o­¥J ,«¬Cx© Un« iI²gn§
v̈·ªsF§ k¦§ Hu© vs̈­g̈k§ D¦ v²¤X©bnÎi¤ § C rh¯¦fn̈ h¥̧bC§ Uf¹ k¥̧ § Hu© 39 (rhypn) :U«bC̈ r¬¤J£t
rh­¦fn̈k§ sg̈º k§ D¦ vÎ,¤
© t ÆvJ« ¤ n i³¥T¦Hu© 40 :V«C̈ÎrJ£ ¤ t h¬¦r«nt¡ v̈« Î,¤t JrI­ ¤ Hu©
s«­Fk¦§ Hu© Qk©º v̈ ÆvX© ¤ bnÎi¤
§ C rh³¦tḧu§ 41 :V«C̈ cJ­¥ ¤ Hu© v·¤X©bnÎi¤ § C
s«¬Fk¦§ Hu© Qk©º v̈ j©c«b́u§ 42 :rh«tḧ ¦ ,«¬Uj© i­¤v,¤ § t t¬r̈e¦§ Hu© o·¤vh,«« ¥ UjÎ,¤
© t
p p p :In « J§ C¦ j©c«­b v…k̈ t¯r̈e¦§ Hu© v̈h·¤,«bCÎ,¤ § tu§ ,­b̈eÎ,¤ § t
Nota a los vers. 16, 24: En el versículo 16, los miembros de las Tribus de Reuvén y Gad
pidieron permiso a Moshé para construir corrales para sus ganados y ciudades para sus
hijos. Y en el versículo 24, Moshé les respondió que construyesen primero ciudades para
sus hijos y sólo luego corrales para sus ganados. Y justamente, en opinión de los
Sabios, el hecho de haber sobreestimado sus bienes materiales fue la causa de su
infortunio, porque si bien fueron las primeras Tribus en asentarse en su propio territorio,
también fueron las primeras Tribus en ser desterradas y enviadas al exilio.
447 MATOT IRMEIÁ 1 JEREMÍAS HAFTARÁ

Haftarat Matot: Irmeiá (Jeremías) 1:1 - 2:3

Generalmente Matot - Masei se leen combinadas, y entonces se lee


la haftará de Masei (pág. 457). En tal caso, la haftará que sigue
a continuación ya fue leída como haftará de Pinjás.
Cuando Matot y Masei se leen separadas,
ésta es la haftará de Matot:

Irmeiá (Jeremías) 1

Llamamiento a Irmeiá (Jeremías)

1 Palabras de Irmeiahu, hijo de Jilkiahu, uno de los Sacerdotes de la ciudad

de Anatot, en territorio de Biniamín. 2La palabra de Hashem se le reveló a


él en los días de Ioshiahu -hijo de Amón, rey de Iehudá- en el 13º año del
reinado (de Ioshiahu. Esto fue unos 40 años antes de la primera destrucción de Ierushaláim), 3y
también durante el período del rey Iehoiakim -hijo de Ioshiahu, rey de Iehudá-
hasta el fin del 11º año del rey Tzidkiahu -hijo de Ioshiahu, rey de Iehudá-
cuando Ierushaláim fue exiliada en el 5º mes (o sea, el mes de Av). 4Se me
reveló la palabra de Hashem, diciendo: 5“Te conocí (o sea, te elegí) antes de
que te formara en el vientre. Y antes de que emergieses del vientre materno,
te santifiqué y te designé profeta para las naciones.” (“Para las naciones” puede
interpretarse como para las naciones en general, o bien para el pueblo judío). 6 Pero yo res-
pondí: “Ay de mí, Hashem, Elokim. Mira que no sé hablar pues aún soy
niño!”. 7Hashem me dijo: “No digas: ‘Soy niño’, pues irás adonde Yo te
envíe y dirás todo lo que Yo te mande. 8No les temas (a tus eventuales enemigos),
pues Yo estoy contigo y Yo te salvaré, dijo Hashem.” 9Luego, Hashem ex-
tendió Su mano y me tocó la boca — Hashem me dijo: “Mira, pongo Mis
palabras en tu boca. 10Mira, hoy te he designado sobre las naciones y sobre
los reinos, para arrancar y para derrumbar, para destruir y demoler, para
construir y sembrar.” 11Se me reveló la palabra de Hashem: “¿Qué ves,
Irmeiahu?”. “Veo una rama de almendro”, respondí. 12Hashem me dijo:
“Viste bien, pues Yo soy diligente en cumplir Mi palabra”. 13Se me reveló
la palabra de Hashem por segunda vez: “¿Qué ves?”. “Veo una olla que
vrypv 1 - t vhnrh ,uyn 447
,uyn ,rypv
1 - t vhnrh

.r­¤
¤ tC§ ,I,b̈£ º gC«© r´¤J£t Æoh¦bv£ ««FvÎi © n¦ Uv·Ḧe¦ k§ jÎi¤
¦ C Uv­ḧn§ r¦§ h h¬¥rc§ S¦ 1
iIn­ ẗÎi¤c Uv¬ḦJt««h ¦ h²¥nhC¦ uhkº̈ t¥ Ævü«vh§ Îr©cs§ v³ḧv̈ rJ£ ¤̧ t 2 :inḧ§ «¦ bC¦
oh³¦eḧIv§ « h hnh
¥̧ C¦ hv§ À¦ hu© 3 :If« k§ n̈k§ v­b̈J̈ v¬¥rG¤ § gÎJkJ§ C¦ v·s̈Uv§h Q¤k´¤n
Uv¬Ḧe¦ s§ m¦ k§ vº̈bJ̈ v´¥rG¤ § gÎh«T¥ J© § g Æo«TÎs©g vs̈º Uv§h Q¤k´¤n ÆUv¸ḦJt««hÎi¤ ¦ C
:hJh
«¦ n£ ¦ jv«© Js«¬ ¤ jC© o­©kJ̈Ur§« h ,I¬kDÎs© § g v·s̈Uv§h Q¤k´¤n Uv­ḦJt««hÎi¤ ¦ c
¤̧ c (³Wr§M̈¤t) W³ ru§ M̈¤t or¤y¤̧ C§ 5 :r««nt¥k h¬©kt¥ v­ü«vh§ Îr©cs§ h¬¦v§hu© 4
Æiy¤ C©
:WhT«¦ ,§ © b o­¦hID©k th¬¦cb̈ Wh·¦TJ§ S© e§ v¦ oj­¤ ¤ rn¥ t¬¥mT¥ or¬¤ ¤ ycU§ WhT¦º g§ s§© h
:hf««¦ bẗ r©g­©bÎhF¦ r·¥Cs© hT¦ g­© § sḧÎt«k« v¬¥Bv¦ vº¦Iv¡h h´b̈«s£ ¤ t ÆVv̈£t rn«À© tü« 6
r³¤J£tÎkF̈Îk©g hF¦Â hf«· ¦ bẗ r©g´©b r­©nt«TÎkt© hk©º t¥ Ævü«vh§ rnt«³ ¤ Hu© 7
o·¤vh¥bP§ n¦ t­r̈hTÎk ¦ t© 8 :r«C¥ s© T§ W­ U§ m£ © t r¬¤J£tÎkF̈ ,²¥tu§ Qk¥º T¥ ÆWj£ «k̈J« § t¤
g­©DH© u© IsḧÎ,¤
º t Ævü«vh§ j³©kJ¦ § Hu© 9 :v«ü«vh§ Îot§ ª b W­¤kM¦ v© k§ h²¦bt£ W¬ T§ tÎh«
¦ F¦
vºt¥ r§ 10 :Wh«p¦ C§ h­©rc̈s§ hT¬© ¦ ,b̈ v²¥Bv¦ hk©º t¥ Ævü«vh§ rnt«³ ¤ Hu© h·¦PÎk©g
.I,§ ­ bk¦ u§ JI¬,b§ k¦ ,Ifk̈ º n§ N© vÎk©
© gu§ Æoh¦ IDvÎk©© g vÀZ¤ v© oIH́v© | Wh´¦Ts©§ ep§ v¦
r«ºnt¥k h´©kt¥ Ævü«vh§ Îr©cs§ h³¦v§hu© 11 :©gIy§ « bk¦ u§ ,I­bc§ k¦ xIr£ ·v«k© u§ sh´¦c£tv«© kU§
rnt«H̄
¤ u© 12 :v«t¤ «r h¬¦bt£ s­¥eJ̈ k¬¥En© rn« ¾© tü« Uv·ḧn§ r¦§ h v­¤t«r v¬T̈tÎv« © n̈
:I,«« Gg£ «k© h­¦rc̈SÎk© § g h²¦bt£ s¬¥e«JÎh«F¦ ,It· r§ k¦ T̈c´© § yhv¥ h­©kt¥ v²ü«vh§
rh³¦x rn«À© tü« v·¤t«r v­T̈t© v¬n̈ r«ºnt¥k ,h´¦bJ¥ Æhk© t¥ | v³ü«vh§ Îr©cs§ hv§ ¸¦ hu© 13

Nota al vers. 11: “Veo una rama de almendro”: Las palabras “almendro” y “diligente”
tienen la misma raíz hebrea: sheked. La visión de la almendra es una señal de que -en
efecto- Hashem es diligente en cumplir Su palabra. Es de notar que de los árboles
frutales, el almendro es -justamente- él más diligente en florecer, el primero en hacerlo.
IRMEIÁ 1 JEREMÍAS
448 MATOT HAFTARÁ

hierve, y que está orientada hacia el norte”, respondí. 14Hashem me dijo:


“Del norte vendrá un desastre contra todos los habitantes de la tierra (de
Israel. Una referencia a los babilonios, que atacarían a Israel por el norte). 15 “Llamaré a
todas las tribus y reinos del norte”, dice Hashem. “Vendrán e instalarán
cada uno su trono a la entrada de las puertas de Ierushaláim y junto a todos
los muros que la rodean y también junto a todas las ciudades de Iehudá. (Los
reyes extranjeros establecerán sus tronos en las narices mismas de Ierushaláim, en señal de
conquista). 16 Dictaré sentencia contra ellos (los judíos) por todo el mal que hicie-
ron — por haberme abandonado al ofrendar incienso a dioses de otros y
prosternarse a ídolos hechos con sus propias manos.

Hashem ordena a Irmeiahu (Jeremías) no temerle al pueblo


17En cuanto a ti (Irmeiahu), apresúrate, ponte de pie y diles todo lo que Yo te
ordeno. No les tengas miedo, pues de lo contrario te quebraré ante ellos.
18Mira, te he hecho como una ciudad fortificada, como un pilar de hierro y
como muros de cobre contra toda esta tierra, contra los reyes de Iehudá,
contra sus dirigentes, contra sus Sacerdotes y contra sus habitantes. 19Ellos
lucharán contra ti pero no te vencerán, pues Yo estoy contigo”, dice Hashem,
“para salvarte”.

Irmeiá (Jeremías) 2

Mutua lealtad entre Israel y Hashem


1 Se me reveló la palabra de Hashem, que decía: 2 “Anda y proclama esto en

Ierushaláim: ‘Así dice Hashem: «Tengo presente tu fidelidad (hacia Mí) en tus
primeros tiempos (o sea, la fidelidad de los patriarcas). Tengo presente tu amor
como de novia (en la entrega de la Torá), cuando Me seguiste por el desierto, por
una tierra en la que nada se cultiva. (La estrecha relación que une a Hashem y a Israel
es tan intensa como la de un novio con su novia el día de la boda) 3 Israel está consagrada
a Hashem, es lo primero de Su cosecha — el que intente devorarla será
declarado culpable y el mal recaerá sobre sí»’”, dice Hashem. (Los primeros
frutos de la cosecha están consagrados a Hashem, y como tales no deben consumirse, y el que lo
hace recibe una pena. Similarmente, los enemigos de Israel han de ser castigados si llegasen a
echar mano contra ella).
vrypv 1 - t vhnrh ,uyn 448
ÆiIpM̈n¦ h·k̈t¥ v­ü«vh§ rnt«
¤ ¬Hu© 14 :vb̈Ip« m̈ h¬¥bP§ n¦ uh­b̈p̈U vt¤º «r h´¦bt£ Æ©jUp̧b̈
tr«À¥e h´¦bb§ v¦ | h´¦F 15 :.r«¤ẗv̈ h­¥cJ§ «h« ÎkF̈ k¬©g vg̈º r̈«v̈ j´©,P̈T¦
Jht¸¦ ÁUb,b̈«
§ u§ Utc̈¿ U v·ü«vh§ Îot§
ª b vb̈Ip­ m̈ ,I¬fk§ n§ n© ,Ij² P§ J§ nÎk«
¦ f̈k§
h¬¥rg̈ÎkF̈ k­©gu§ chcẍ
¦º Æv̈h,«
«¤¸ nIjÎkF̈ k³©gu§ ok©À J̈Ur§« h h´¥r£gJ
«© | j,´¤
© P It¹ x§ F¦
h¦bUcz̈£
À g r´¤J£t o·,̈g̈r̈« ÎkF̈ k­©g o,It
º̈ Æhy© P̈J§ n¦ h³¦Tr©§ Cs¦ u§ 16 :vs̈« Uv§h
:o«vh
¤ s§¥ h h¬¥G£gn«© k§ Uu£
­jT«© J«§ H¦ u© ohrº¦ j£
¥ t oh´¦v«kt«k¥ ÆUrY©
§ eh§ u«©

h­¦f«bẗ« r¬¤J£tÎkF̈ ,²¥t ovh¥


¤º kt£ ´T̈r©§ Cs¦ u§ ÆT̈n©
§ eu§ Whºb¤ ,§ n̈ r«źt§ T¤ ÆvT̈t© u§ 17
Wh´¦T,§
© b v¯¥Bv¦ hºb¦ t£ u«© 18 :o«vh¥
¤ bp§ k¦ W­ T§ j£
¦ tÎi«P¤ ovh¥
¤º bP§ n¦ Æ,j© TÎk
¥ t© L̈·¤Um£
©t
.r·ẗ
¤ v̈ÎkF̈Îk©g ,J
¤ «j­ b§ ,I¬n«jkU
§ k²¤zr©§ C sU¬Ng© kU
§ rm¹̈ c§ n¦ rhg¦¸ k§ oIÀHv©
Wh­¤kt¥ U¬nj£ k¦
«§ bu§ 19 :.r«¤ẗv̈ o¬©gkU
§ v̈h­¤bv£ «f« k§ v̈hrº¤G̈k§ Ævs̈Uv§h h³¥fk§ n© k§
:W«k¤ hM¦ v© k§ v­ü«vh§ Îot§
ª b h²¦bt£ W¬ T§ tÎh«
¦ F¦ Q·k̈ UkfUh́Ît
§ «k« u§

2 - c vhnrh

ok©¹ J̈Ur§« h Æhb¥ z§ ẗc§ Á,̈tr̈ë«u§ Q«k¿ v̈ 2 :r««nt¥k h¬©kt¥ v­ü«vh§ Îr©cs§ h¬¦v§hu© 1
Q¦h·,̈«kUkF§ ,­©cv£ t«© Q¦hrUg§
º© b s¤x´¤j ÆQk̈ hT¦ r³©§ fz̈ vºü«vh§ r´©nẗ v«Fµ r«Ànt¥k
vºü«vh©k Ækt¥ r̈G¦
§ h Js«³
¤ e 3 :v«g̈Ur§z t¬«k .r­¤
¤ tC§ rCº̈ s§ N©
¦ C Æhr£
©jt«© Q³¥Tf¤
§k
o­¤vh¥kt£ t«¬cT̈ v²g̈r̈ UnJº̈ t¤
§ h uh´k̈f««
§ tÎkF̈ v«·,ẗUc« T§ ,h­¦Jtr¥
:v«ü«vh§ Îot§
ªb