Está en la página 1de 2

La importancia de la orientación de una vivienda

Una orientación apropiada puede llegar conseguir que reduzcamos el consumo de


energía hasta un 70% en nuestro hogar y si tenemos en cuenta que el coste de la
calefacción supone el 40% del total del consumo energético de una vivienda y que el
aire acondicionado supone el 4%, este es un dato indiscutible por lo que se antoja que
la orientación de una vivienda es muy importante, pero si una orientación es mejor o
peor es más discutible, depende a quien preguntes, la situación geográfica o los
intereses y gustos de cada uno,

por lo que voy a intentar enfocarlo de distintas formas, en términos


de confort, económicos y prácticos.

Antes de nada, aclarar que planteamos una orientación para una vivienda situada en España.

Confort:

Norte: Poco Sol, vientos invernales fríos, luz uniforme, se necesitan grandes ventanas para
conseguir una buena iluminación difusa.

Este: Sol por la mañana, calentamiento agradable en verano y frío en invierno.

Sur: Mucho sol, sol alto a mediodía, sol profundo en invierno, se suelen necesitar elementos de
sombreado.

Oeste: Sol por la tarde, demasiado calor y luz en verano.

Prácticos:

Norte: Ideal para situar el garaje, cuartos fríos como puede ser una despensa o sala de calderas
y caja de escalera.

Este: Zona de cocina, despacho, entrada a la vivienda, aseo y dormitorio de poca entidad.

Sur: Salón, comedor, piscina y porche o terraza.

Oeste: Dormitorios, baños


Económicos:

Este punto es especialmente importante para viviendas individuales en bloque ya que en


muchas ocasiones puede tener una única orientación, al contrario que las viviendas
unifamiliares en las que cobran también importancia los dos puntos anteriores.

Norte: Mucha calefacción en invierno por lo que cobra mayor importancia tanto el aislamiento
de las fachadas como la calidad y estanqueidad de las ventanas.

Este: Esta es la orientación más económica de las cuatro ya que en invierno necesita menos
calefacción que la orientación Norte y en teoría no sería necesaria la utilización del aire
acondicionado, ya que al mediodía la vivienda deja de recibir sol.

Sur: Esta orientación es la que menos calefacción necesita, pero en verano requiere del uso del
aire acondicionado. El gasto en aire acondicionado se puede reducir si colocamos elementos de
que generen sombra en los huecos de la fachada.

Oeste: Similar a la orientación sur necesitaremos el uso del aire acondicionado en verano y de
la calefacción en invierno.

Obviamente no es lo mismo tener una casa en Sevilla que en La Coruña, aquí trato el tema de
manera general, pero si es cierto que la orientación Norte, por ejemplo, es la más fría de las
cuatro por lo que es probable que en Sevilla interese situar un dormitorio y en La Coruña una
cocina.

Otro punto a tener en cuenta son las viviendas situadas en un bloque de viviendas, un primero
al que el edificio de enfrente le hace sombra no tiene nada que ver con otra vivienda del mismo
bloque en el último piso a la que le da el sol todo el día

Conclusión: No hay orientaciones buenas o malas, pero si depende de ellas el que puedas
ahorrar más o menos, o tener una vivienda más confortable.