Está en la página 1de 3

Calidad organoleptica y fisicoquimica

La Calidad del agua se define como el conjunto de características físicas, químicas y


biológicas que hacen que el agua sea apropiada para un uso determinado.
Los criterios de calidad que han de reunir las aguas usadas antes de ser evacuadas en un
sistema receptor y dotar de unos criterios de calidad que nos garanticen el mantenimiento
de condiciones ambientales naturales que permitan preservar el equilibrio autorregulador de
los ecosistemas acuáticos.
se puede entender la calidad como la capacidad intrínseca que tiene el agua para responder
a los usos que se podrían obtener de ella.
 Parámetros para definir la calidad del agua
A) Caracteres organolépticos:
a.1. Análisis mínimo:
• Olor
• Sabor
a.2 Análisis normal:
• Color
a.3 Análisis completo:
• Turbidez.
b.1 Análisis mínimo:
• Conductividad eléctrica
• pH
• NO2-: indican actividad bacteriológica
• NH4+: contaminación con fertilizantes y heces
 Parámetros físico-químicos
3.1 Índices globales
una serie de índices que determinan el estado general de las aguas en función de unos
rangos de calidades establecidos. Estos índices se pueden clasificar fundamentalmente en
dos tipos: fisicoquímicos y biológicos
índices globales de calidad de las aguas
Índice muy fácil de utilizar que proporciona una idea rápida e intuitiva de la calidad, pero
que precisa ser completado con otros índices para obtener una visión real de la situación.
Sustancias toxicas para la salud
Existen ciertos tipos de sustancias realmente peligrosas para el ser humano, y por increíble
que parezca, las tenemos de forma habital en nuestra vida en mayor o menos dosis, incluso
alguna de ella la buscamos por estética
Muchas sustancias químicas, cuando se utilizan adecuadamente, pueden contribuir
significativamente al mejoramiento de nuestra calidad de vida, salud y bienestar. Pero otras
sustancias químicas son muy peligrosas y pueden incidir negativamente en nuestra salud y
en el medio ambiente cuando no se administran de forma adecuada.

Amianto
Todos los tipos de amianto causan cáncer de pulmón, mesotelioma, cáncer de laringe y de
ovario, y asbestosis (fibrosis de los pulmones).
Arsénico
El arsénico inorgánico soluble es extremadamente tóxico. La ingesta de arsénico inorgánico
durante un período prolongado puede conducir a una intoxicación crónica (arsenicosis).
Benceno
La exposición humana al benceno se ha asociado con una variedad de enfermedades y
efectos en la salud agudos y a largo plazo, como cáncer y anemia aplásica.
Cadmio
El cadmio tiene efectos tóxicos en los riñones y en los sistemas óseo y respiratorio; además,
está clasificado como carcinógeno para los seres humanos
Dioxinas y sustancias similares
Las dioxinas y las sustancias similares a las dioxinas, como los policlorobifenilos (PCB),
son contaminantes orgánicos persistentes (COP), de acuerdo con el Convenio de
Estocolmo.
Exceso o cantidad inadecuada de flúor
La incorporación de flúor al cuerpo tiene efectos beneficiosos —reduce la incidencia de
caries dentales— y negativos —provoca fluorosis del esmalte y los huesos después de una
exposición prolongada—.
Mercurio
El mercurio es tóxico para la salud humana, y constituye una amenaza especialmente para
el desarrollo del bebé en el útero y en los primeros años de vida.
Plaguicidas altamente peligrosos
Los plaguicidas altamente peligrosos pueden causar efectos tóxicos agudos o crónicos, y
plantean riesgos específicos para los niños.
Plomo
El plomo es un metal tóxico; su uso extendido ha causado una extensa contaminación
ambiental y problemas de salud en muchas partes del mundo.
Contaminación del aire
Se estima que la contaminación del aire interior proveniente del uso de combustibles
sólidos y la contaminación del aire exterior en zonas urbanas es responsable de 3,1 millones
de muertes prematuras en todo el mundo cada año.