Está en la página 1de 3

Berkeley y el escepticismo

Entre los principales objetivos establecidos por Berkeley tanto en los Principios como en los
Diálogos está el de descubrir aquellas doctrinas o principios que de alguna manera llevan al
escepticismo y al ateísmo. Él piensa que puede especificar qué principios tienen estas
consecuencias, una cuestión importante en sí misma, ya que todos estos principios fueron
aceptados por uno o más de sus predecesores. Sin embargo, Berkeley también quiere refutar
el escepticismo y el ateísmo; él reclama vindicar visiones de sentido común sobre el
conocimiento y la certeza y en el proceso establecer la existencia de Dios, realizando así dos
tareas de una sola vez.

En este trabajo me centraré en el tratamiento del escepticismo de Berkeley en lugar del


ateísmo y la libertad de pensamiento en la religión. El documento tiene tres objetivos: (1)
comprender lo que Berkeley quiere decir con el término "escepticismo"; (2) descubrir qué
principios aceptados por su competencia se supone que conducen a la escepticismo; y, (3)
explicar exactamente a qué asciende la respuesta de Berkeley al escepticismo. Como veremos,
hay más de una forma de interpretar lo que Berkeley tiene que decir sobre el último de estos
tres temas.

1. Tipos de escepticismo

Al comienzo del primer Diálogo, Berkeley caracteriza el escepticismo en términos de dudas.


Hizo decir a Hylas que un escéptico es "... uno que duda de todo". "Presumiblemente la
doctrina, en oposición a la persona, sería entonces que toda proposición es dudosa. Pero esta
tesis posiblemente refutable no es lo que Berkeley considera que es el escepticismo. Tras la
admisión de Hylas de que su declaración inicial de escepticismo es errónea, Hylas comenta:

¿Qué piensas de desconfiar de los sentidos, de negar la existencia real de cosas sensibles, o de
pretender no saber nada? ¿No es esto suficiente para designar a un hombre como séptico?
(Works, Vol. 2, 173)

Philonous acepta esta sugerencia. Él dice:

¿Examinaremos por lo tanto cuál de nosotros es el que niega la realidad de las cosas sensibles,
o profesa la mayor ignorancia de ellas? ya que, si lo tomo correctamente, ¿se lo debe
considerar el mayor escéptico? (Ibíd.)

Estos dos pasajes en realidad sugieren tres nociones distintas de escepticismo

1. No adquirimos conocimiento por medio de los sentidos, es decir, no obtenemos ningún


conocimiento perceptual.

2. No hay conocimiento, es decir, ninguna persona conoce ninguna proposición.

3. No hay cosas sensibles, es decir, sin cualidades sensibles (forma, color y similares) u objetos
sensibles (mesas, sillas, etc.).

Las primeras dos nociones son nociones propiamente epistémicas de escepticismo, siendo la
primera una forma local perteneciente solo al conocimiento perceptual y la segunda global,
abarcando todo el conocimiento putativo. La tercera noción puede considerarse como
escepticismo ontológico, negando la existencia a una categoría completa de entidades.

Escepticismo ontológico de este tipo podemos pensar como derivativamente una doctrina
escéptica. La declaración (3) es solo una existencia negativa, sin hacer afirmaciones sobre el
conocimiento. Aún así, implica algunas ideas epistémicas importantes. Si no hay cosas
sensibles o cualidades sensibles, entonces, por supuesto, no tenemos conocimiento de tales
entidades, ni adquirimos ese conocimiento en la percepción. En el primer caso, sin embargo,
es la negación del conocimiento (o de la creencia justificada) cuál es la doctrina escéptica. La
negación de la existencia de algunos tipos de entidades es una tesis escéptica solo en la
medida en que implica que no hay conocimiento de tales entidades.

Si bien es cierto que es escéptico en cualquier cuenta, ni (1) ni (2) se pueden tomar como los
objetivos de Berkeley. Hylas representa más o menos los puntos de vista de los oponentes de
Berkeley, principalmente Locke y Descartes, y ninguno de ellos niega que tengamos
conocimiento de ideas percibidas individualmente. Entonces (1) no expresa una opinión que
los oponentes de Berkeley aceptan y él niega. Ni, por lo tanto, lo hace (2). En cambio, es el
escepticismo con respecto a los objetos físicos ordinarios lo que está en cuestión, una doctrina
mucho más restringida que (2). Berkeley lo representa en el prefacio de los Diálogos de esta
manera:

Sobre los principios comunes de los filósofos, no estamos seguros de la existencia de las cosas a
partir de su percepción. Y se nos enseña a distinguir su naturaleza real de la que cae bajo
nuestros sentidos. De ahí surgen el escepticismo y las paradojas. No es suficiente, que vemos y
sentimos, que olemos y probamos algo. Su verdadera naturaleza, su entidad externa absoluta,
aún está oculta. (Works, Vol. 2, 167)

Esto sugiere que debemos enmendar las dos primeras afirmaciones:

(1.1) No adquirimos conocimiento, por medio de la percepción, de la naturaleza o la existencia


de los objetos físicos ordinarios.

(2.1) No conocemos ninguna proposición concerniente a la naturaleza o existencia de objetos


físicos ordinarios.

Berkeley también habla sobre la certeza en nuestras creencias sobre los objetos físicos. Por
ejemplo, en otro intercambio con Hylas, Philonous dice:

Yo... afirmo que estoy tan seguro como de mi propio ser, de que hay cuerpos o sustancias
corpóreas (es decir, las cosas que percibo por mis sentidos), y que al otorgar esto, la mayor
parte de la humanidad no pensará en ello. , ni se preocupan en absoluto por el destino de esas
naturalezas desconocidas, y las cosas filosóficas, que algunos hombres aprecian tanto. (Works,
Vol. 2, 238)

Armado con tal idea, podríamos enmendar (1.1) hablar de cierto conocimiento perceptivo, y
cambiar (2.1) de modo que afecte a cierto conocimiento de los objetos físicos ordinarios. Que
Berkeley tenga esas tesis en mente está indicado por su alegación de que según sus puntos de
vista, uno tiene un conocimiento tan cierto y que se gana en la percepción. Aún así, hay
diferencias importantes que deben observarse. Primero, y más obviamente, los dos
escepticismos con respecto a cierto conocimiento son muy estrechos, mucho más que (1.1) y
(2.1). También son mucho más difíciles de refutar, ya que uno tendría que demostrar que
tenemos cierto conocimiento en este dominio. Quizás lo más importante sea que (1.1) y (2.1)
expresen tesis escépticas que los oponentes de Berkeley podrían querer rechazar, mientras
que las versiones modificadas con respecto a cierto conocimiento de los objetos físicos
seguramente aceptaría. Entonces Berkeley necesita ser visto como un mantenimiento de que
sus oponentes están comprometidos a mantener (1.1) y (2.1), no que abiertamente lo hagan.
Sin embargo, el escepticismo sobre cierto conocimiento de los objetos físicos lo aceptaría
rotundamente.

2. El proyecto de Berkeley

Berkeley tiene tres objetivos con respecto al escepticismo: Primero, descubrir aquellos
principios o doctrinas que conducen al escepticismo; segundo, refutar esos principios; y,
tercero, para refutar el escepticismo en sí mismo. Respecto al primer punto, dice:

Mi propósito, por lo tanto, es intentar si puedo descubrir cuáles son esos principios, que han
introducido toda esa duda e incertidumbre, esos absurdos y contradicciones en las diversas
sectas de la filosofía. (Introducción a Principios, 4, en Obras, Vol. 2, 26).

En el mismo pasaje aborda el segundo punto:

... puede haber algunos motivos para sospechar que esas concesiones y dificultades, que
detienen y avergüenzan a la mente en su búsqueda de la verdad, no surgen de la oscuridad y la
complejidad en el objetos, o defectos naturales en la comprensión, tanto de principios falsos
que se han insistido y podrían haberse evitado. (Ibid.)

En cuanto a la tercera parte de su proyecto, dice,

si los principios, que aquí procuro propagar, son admitidos como verdaderos; las consecuencias
que, evidentemente, proceden de allí, son que el ateísmo y el escepticismo serán
completamente destruidos, muchos puntos intrincados aclarados, grandes dificultades
resueltas, varias partes inútiles de la ciencia reducidas, especulación referida a la práctica y
hombres reducidos de la paradoja al sentido común. (Prefacio a Tres Diálogos, en Works, Vol.
2, 168)

En la parte 1 del proyecto, Berkeley dice que hay cuatro principios principales que conducen al
escepticismo: (A) la tesis de que hay ideas abstractas; (M) la tesis de que los objetos consisten
en sustancia material con cualidades sensibles inherentes; (RE) es decir, realismo con respecto
a la existencia de objetos físicos ordinarios y al menos algunas de sus cualidades, que es la
negación de la doctrina esse est percipi; y, (RR) la teoría que llamaríamos la teoría de la
percepción realista representativa. Cada uno merece una consideración.