Está en la página 1de 2

El duodeno es un órgano en forma de un tubo corto, lo que generalmente se considera, como el primer segmento del

intestino delgado. Las otras dos partes del intestino delgado són el yeyuno y el íleon. En los seres humanos, el
duodeno es de 25 a 30 cm de longitud, y conecta el estómago con el yeyuno. Como una de las partes más importantes
del sistema digestivo, se encarga de la digestión de los alimentos y de la absorción de los nutrientes. De hecho, es el
lugar principal para la absorción de hierro. Varios de los conductos del páncreas, el hígado y la vesícula biliar, se
abren en el duodeno para facilitar sus funciones principales.

Está situado justo debajo del estómago, y su primera parte está bastante cerca del hígado y el páncreas. Se encuentra
entre el estómago y el yeyuno. Anatómicamente, este órgano pequeño se divide en cuatro partes o segmentos, que són
conocidos como el duodeno superior, el duodeno descendente, el duodeno horizontal y el duodeno ascendente. Es un
órgano en forma de “C” y su revestimiento interior está formado por las criptas. Estas criptas són responsables del
aumento de la superficie de la membrana intestinal y aseguran así una mejor digestión. También contiene los
músculos lisos, que ayudan a mover los materiales de desecho hasta el intestino grueso. Además de ésto, recibe varios
conductos procedentes del páncreas, la vesícula biliar y el hígado.

Las funciones del Duodeno

Su función principal es recibir los alimentos parcialmente digeridos en el estómago, y completar el proceso de la
digestión. En el estómago, los alimentos se mezclan con los ácidos del estómago y se digieren parcialmente. Esta
mezcla de semi alimentos digeridos y de los ácidos estomacales se conoce como el quimo. Este quimo se recibe
desde el estómago y entonces se inicia la descomposición de los alimentos con la ayuda de las encimas y el jugo
intestinal. También recibe la bilis del hígado y la vesícula biliar y los jugos pancreáticos del páncreas. Estas
secreciones són de grán importancia para garantizar la correcta digestión de los alimentos en el duodeno.

Además de digerir los alimentos, es responsable de regular la velocidad del vaciado gástrico, así como de la
activación de las señales de hambre. El vaciado gástrico se refiere al vaciado del estómago, es decir, el proceso de la
alimentación, que sale del estómago y entra en el duodeno. Estas funciones són facilitadas por las hormonas
secretadas por el epitelio duodenal. Existe una pequeña abertura circular entre el estómago y el duodeno, conocida
como el píloro, que libera el quimo en el duodeno. Las células presentes en el epitelio del duodeno, a su vez, liberan
dos hormonas conocidas como la secretina y la colecistoquinina. La secretina es liberada en respuesta al exceso del
ácido en el intestino delgado o en el duodeno, mientras que la secreción de la colecistoquinina es estimulada por la
presencia de los aminoácidos y los ácidos grasos. Estas dos hormonas estimulan el hígado y la vesícula biliar para
liberar la bilis, así como el páncreas para secretar encimas (la lipasa, la amilasa y la tripsina) en el duodeno.

Trás haber finalizado la digestión, absorbe los nutrientes, desde donde estos nutrientes entran en el torrente
sanguíneo. En resumen, sus principales funciones en el sistema digestivo, són la digestión de los alimentos, la
absorción de nutrientes, el control de la velocidad del vaciado gástrico, la regulación del hambre y la circulación de
los alimentos a través del tracto gastrointestinal. Se ha demostrado, que los alimentos y los nutrientes són más
absorbidos en el duodeno, que en el estómago. La cirugía de la derivación gástrica, a menudo implica el duodeno.
Esto se debe a su inmensa importancia en la absorción de los nutrientes, la regulación del hambre y la circulación de
los alimentos. En la cirugía del bypass gástrico, por lo general, el duodeno se pasa por alto en un intento de disminuir
la absorción de los nutrientes y de las calorías.

2.- mamíferos y en humanos se divide en dos segmentos: Intestino delgado: mide entre 5 y 11 metros,
pudiendo llegar a los 12 metros. Se divide en tres partes: duodeno (0,26 m), yeyuno (2,5 m) e íleon (3,5
m). Intestino grueso: mide entre 1 y 1,5 metros.

3.- Tracto intestinal

El intestino delgado acepta alimentos parcialmente digeridos en el estómago y es responsable de la gran

mayoría, 90% de procesamiento y absorción de nutrientes. El intestino delgado es de aproximadamente

22 o 23 pies de largo y está funcionalmente dividido en tres secciones: duodeno, yeyuno e íleon. El

duodeno es la sección inicial y más corto, y su principal objetivo es romper aún más los alimentos

parcialmente digeridos con las enzimas liberadas por el páncreas y la vesícula biliar. La mayor parte del

hierro que necesitas se absorbe en el duodeno. Desde el duodeno, los nutrientes pasan a través del

yeyuno y el íleon a continuación, antes de entrar en el intestino grueso. Las principales funciones del
intestino grueso son para absorber cualquier resto de agua y permitir que las bacterias intestinales

fermenten la fibra dietética y producir vitamina B-12.

Yeyuno

La porción de yeyuno del intestino delgado es de unos 8 o 9 pies de largo y contiene numerosas

proyecciones similares a dedos llamadas vellosidades, que aumentan enormemente su superficie y

permiten que sea muy absorbente. El yeyuno también contiene una gran cantidad de músculo liso, que se

contrae rítmicamente, peristaltismo, y empuja los alimentos a través del tracto digestivo. Las enzimas

liberadas en el duodeno son todavía activas en el yeyuno, y, finalmente, reducen los carbohidratos, las

grasas y las proteínas a glucosa, ácidos grasos y aminoácidos, respectivamente. La glucosa, los ácidos

grasos y los aminoácidos son absorbidos a través de la pared del yeyuno al torrente sanguíneo, así como

las vitaminas, minerales, electrolitos, agua y sales biliares. Los espacios entre las células del yeyuno son

relativamente muy separados, por lo que es la sección de "fugas" del intestino delgado o más porosa.

Íleon

En contraste con el yeyuno, el íleon es menos poroso y absorbente. Sin embargo, una pequeña

proporción de los nutrientes se absorben ahí, especialmente los aminoácidos, la vitamina B-12 y la

mayoría de las sales biliares, que son liberados en la vesícula biliar. No existe una división clara entre el

yeyuno y el íleon, a pesar de que los tejidos tienen diferencias estructurales y funcionales que se hacen

más evidentes cuanto más lejos se observe a lo largo del intestino delgado. Por ejemplo, el íleon se

caracteriza por vellosidades más cortas y más tejido linfoide en comparación con el yeyuno.

Complicaciones

Una variedad de condiciones, incluyendo infecciones, úlceras sangrantes, enfermedad celíaca,

enfermedad de Crohn y el cáncer, afectan negativamente al intestino delgado. Cuando el yeyuno está

dañado o lesionado, el íleon se compensa parcialmente y con el tiempo se vuelve más absorbente, pero

la deficiencia de nutrientes sigue siendo preocupante. En general, la destrucción o pérdida significativa del

yeyuno impacta más a la absorción de ácidos grasos, glucosa, vitaminas y minerales. En


contraste, la pérdida significativa del íleon normalmente conduce a problemas de
deshidratación y desequilibrio electrolítico.