Está en la página 1de 7

Neumonía

La neumonía es una infección de uno o los dos pulmones. Muchos gérmenes, como
bacterias, virus u hongos, pueden causarla. También se puede desarrollar al inhalar líquidos
o químicos. Las personas con mayor riesgo son las mayores de 65 años o menores de dos
años o aquellas personas que tienen otros problemas de salud.

Los síntomas de la neumonía varían de leves a severos. Vea a su doctor a la brevedad si


usted:

 Tiene fiebre alta


 Tiene escalofríos
 Tiene tos con flema que no mejora o empeora
 Le falta la respiración al hacer sus tareas diarias
 Le duele el pecho al respirar o toser
 Se siente peor después de un resfrío o gripe

Su médico usará su historial médico, un examen físico y pruebas de laboratorio para


diagnosticar la neumonía. El tratamiento depende del tipo que usted tenga. Si las bacterias
son la causa, los antibióticos deberán ayudar. Si usted tiene neumonía viral, el médico
puede recetar un medicamento antiviral para tratarla.

Laringitis
La laringitis es la inflamación de la glotis (laringe) por uso excesivo, irritación o infección.

Dentro de la laringe se encuentran las cuerdas vocales, dos pliegues de membrana mucosa
que cubren el músculo y el cartílago. Normalmente, las cuerdas vocales se abren y cierran
suavemente, formando así sonidos a partir del movimiento y la vibración.

Pero con la laringitis, tus cuerdas vocales se inflaman o irritan. Esta inflamación provoca
una distorsión en los sonidos producidos por el aire que pasa a través de ellas. Como
resultado, la voz suena ronca. En algunos casos de laringitis, la voz puede ser casi
imperceptible.

La laringitis puede ser de corta duración (aguda) o de larga duración (crónica). En la


mayoría de los casos, la laringitis se desencadena a causa de una infección viral temporal o
por un esfuerzo vocal, y no es grave. La ronquera persistente algunas veces puede ser señal
de una enfermedad no diagnosticada más grave.
Asma

Es una enfermedad que provoca que las vías respiratorias se hinchen y se estrechen. Esto
hace que se presenten sibilancias, dificultad para respirar, opresión en el pecho y tos.

El asma es causada por una inflamación (hinchazón) de las vías respiratorias. Cuando se
presenta un ataque de asma, los músculos que rodean las vías respiratorias se tensionan y su
revestimiento se inflama. Esto reduce la cantidad de aire que puede pasar por estas.

En las personas con vías respiratorias sensibles, los síntomas de asma pueden
desencadenarse por la inhalación de sustancias llamadas alérgenos o desencadenantes.

Enfisema pulmonar
El enfisema es un tipo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) en donde los
alveolos, las bolsitas de aire de los pulmones, se dañan. Como consecuencia, su cuerpo no
recibe el oxígeno que necesita. El enfisema hace que sea difícil recuperar el aliento.
También le puede causar tos crónica y dificultades para respirar durante el ejercicio.

La causa más común es el cigarrillo. Si fuma, dejar de fumar puede ayudarlo a no adquirir
la enfermedad. Si ya tiene enfisema, dejar de fumar puede evitar que empeore. El
tratamiento depende de la severidad de los síntomas que pueden ser leves, moderados o
severos. El tratamiento incluye inhaladores, oxígeno, medicinas y, algunas veces, cirugía
para aliviar los síntomas y prevenir complicaciones.
Tuberculosis
La tuberculosis (TB) es una infección bacteriana causada por un gérmen llamado
Mycobacterium tuberculosis. La bacteria suele atacar los pulmones, pero puede también
dañar otras partes del cuerpo. La TB se disemina a través del aire, cuando una persona con
TB pulmonar tose, estornuda o habla. Si ha estado expuesto debería consultar a un médico
para someterse a los exámenes. Hay más probabilidades de que usted se contagie con TB si
tiene un sistema inmunitario debilitado.

Los síntomas de la TB pulmonar pueden incluir:

 Tos severa que dure tres semanas o más


 Bajar de peso
 Toser y escupir sangre o mucosidad
 Debilidad o fatiga
 Fiebre y escalofríos
 Sudores nocturnos

Si no se trata adecuadamente, la TB puede ser mortal. Por lo general la TB activa puede


curarse con varios medicamentos durante un período largo de tiempo. Las personas con TB
latente pueden tomar medicamentos para no desarrollar TB activa.

Bronquitis
La bronquitis es una inflamación del revestimiento de los bronquios que llevan el aire hacia
adentro y fuera de los pulmones. Las personas que tienen bronquitis suelen toser mucosidad
espesa y, tal vez, decolorada. La bronquitis puede ser aguda o crónica.
La bronquitis aguda es muy frecuente y, a menudo, se produce a partir de un resfrío u otra
infección respiratoria. La bronquitis crónica, enfermedad más grave, es una irritación o
inflamación continua del revestimiento de los bronquios, en general, por fumar.

La bronquitis aguda, también conocida como «resfrío», suele mejorar a la semana o a los
diez días sin efectos duraderos, aunque la tos puede permanecer durante semanas.

No obstante, si tienes episodios recurrentes de bronquitis, es posible que tengas bronquitis


crónica, la cual requiere atención médica. La bronquitis crónica es uno de los trastornos de
la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Faringitis
La faringitis es la inflamación de la mucosa que reviste la faringe. Generalmente le
acompañan síntomas como deglución difícil, amígdalas inflamadas y fiebre más o menos
elevada.

Las más frecuentes causas de la faringitis son las infecciones víricas, y en algunas
ocasiones, infecciones bacterianas o reacciones alérgicas. Los principales agentes causantes
bacterianos son Streptococcus pyogenes y Haemophilus influenzae, entre otros.

Cáncer pulmonar
Es el cáncer que comienza en los pulmones.

Los pulmones se localizan en el tórax. Cuando usted respira, el aire pasa a través de la
nariz, baja por la tráquea y llega hasta los pulmones, donde fluye a través de conductos
llamados bronquios. La mayoría de los cánceres pulmonares comienzan en las células que
recubren estos conductos.
Existen dos tipos principales de cáncer pulmonar:

 Cáncer pulmonar de células no pequeñas (CPCNP) que es el tipo más común.


 Cáncer pulmonar de células pequeñas (CPCP) que conforma aproximadamente el
20% de todos los casos.

Si el cáncer pulmonar está compuesto de ambos tipos, se denomina cáncer mixto de células
grandes/células pequeñas.

Si el cáncer comenzó en otro lugar del cuerpo y se diseminó a los pulmones, se denomina
cáncer metastásico al pulmón.

Tipos de investigación
Investigar significa llevar a cabo diferentes acciones o estrategias con el fin de descubrir algo. Así,
dichos actos se dirigen a obtener y aplicar nuevos conocimientos, explicar una realidad
determinada o a obtener maneras de resolver cuestiones y situaciones de interés. La investigación
es la base del conocimiento científico, si bien no toda investigación es científica de por sí.

Investigación básica
La investigación básica o fundamental busca el conocimiento de la realidad o de los
fenómenos de la naturaleza, para contribuir a una sociedad cada vez más avanzada y que
responda mejor a los retos de la humanidad.

Este tipo de investigación no busca la aplicación práctica de sus descubrimientos, sino el


aumento del conocimiento para responder a preguntas o para que esos conocimientos
puedan ser aplicados en otras investigaciones.
Investigación aplicada
Se trata de un tipo de investigación centrada en encontrar mecanismos o estrategias que
permitan lograr un objetivo concreto, como curar una enfermedad o conseguir un
elemento o bien que pueda ser de utilidad. Por consiguiente, el tipo de ámbito al que se
aplica es muy específico y bien delimitado, ya que no se trata de explicar una amplia
variedad de situaciones, sino que más bien se intenta abordar un problema específico.

Investigación analítica
El Método analítico es aquel método de investigación que consiste en la desmembración de un
todo, descomponiéndolo en sus partes o elementos para observar las causas, la naturaleza y los
efectos. El análisis es la observación y examen de un hecho en particular. Es necesario conocer la
naturaleza del fenómeno y objeto que se estudia para comprender su esencia. Este método nos
permite conocer más del objeto de estudio, con lo cual se puede: explicar, hacer analogías,
comprender mejor su comportamiento y establecer nuevas teorías.
Investigación de campo
Si te encuentras desarrollando un nuevo producto, llevar a cabo una investigación de campo
es más que una buena idea. Los insights que descubres a través de este tipo de investigación
están basados en la realidad, no en percepciones. Los resultados obtenidos te pueden
ayudar, por ejemplo, a acercarte más a lo que los clientes desean y necesitan.

La investigación de campo generalmente implica una combinación del método de


observación de participante, entrevistas y análisis. Las grandes corporaciones pueden tener
su propio departamento de marketing o investigación para recopilar datos de fuentes
primarias. Sin embargo, la mayor parte de la investigación de campo se contrata a terceros
que realizan encuestas, grupos focales y entrevistas a nombre de la compañía.