Está en la página 1de 16

INSTITUTO TECNOLÓGICO DE ESTUDIOS SUPERIORES DE LOS CABOS

“Por una patria con sabiduría y espíritu de progreso”

TRAMITES LEGALES

PRESENTA:

Luis Alberto Cigarroa Pelayo

DOCENTE

Ernesto Segismundo Corales

San José del Cabo, B.C.S. Marzo/25/2019


LEY DEL IMPUESTO SOBRE LA RENTA

Como autónomo o empresario tenemos una serie de requisitos fiscales que debemos
cumplir. Entre ellos está la declaración y liquidación del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA).
Dependiendo de las características del negocio y de su ámbito de actuación, nos deberemos
adscribir a un tipo u otro de régimen tributario. A continuación, vamos a explicar el régimen
simplificado y el general, sociedades cooperativas y para quienes aplican la ley del I.S.P.

Régimen Simplificado Para Personas Morales.

El régimen simplificado es una legislación especial que se aplica a personas con


características particulares, denominadas “pequeños comerciantes”, para determinar el pago que
éstas deben hacer, por concepto de impuestos, al Estado. Las personas que se encuentran bajo
este régimen son comerciantes minoristas o detallistas; es decir, personas que venden, de forma
individual o en pequeñas cantidades, bienes y servicios que están gravados; es decir, que deben
pagar impuestos sobre las ventas.

Deben cumplir con sus obligaciones fiscales conforme al régimen simplificado, las personas
morales siguientes:

1. Las dedicadas exclusivamente al autotransporte terrestre de carga o de pasajeros,


siempre que no presten preponderantemente sus servicios a otra persona moral residente
en el país o en el extranjero, que se considere parte relacionada.
No se considera que dos o más personas son partes relacionadas, cuando los servicios
de autotransporte terrestre de carga o de pasajeros se presten a personas con las cuales los
contribuyentes se encuentren interrelacionados en la administración, control y participación de
capital, siempre que el servicio final de autotransporte de carga o de pasajeros sea proporcionado
a terceros con los cuales no se encuentran interrelacionados en la administración, control o
participación de capital, y dicho servicio no se preste conjuntamente con la enajenación de bienes.
Asimismo, no se consideran partes relacionadas cuando el servicio de autotransporte se realice
entre coordinados o integrantes de este.

2. Las de derecho agrario que se dediquen exclusivamente a actividades agrícolas,


ganaderas o silvícolas, así como las demás personas morales que se dediquen
exclusivamente a dichas actividades.

3. Las que se dediquen exclusivamente a actividades pesqueras.

4. Las constituidas como empresas integradoras.

5. Las sociedades cooperativas de autotransportistas dedicadas exclusivamente al


autotransporte terrestre de carga o de pasajeros.

Este régimen fiscal no será aplicable a las personas morales que consoliden sus resultados
fiscales, ni a las personas morales que presten servicios de naturaleza previa o auxiliar para el
desarrollo de las actividades de autotransporte terrestre de carga o de pasajeros, excepto cuando
se trate de coordinados.
Para los efectos de los numerales anteriores, es importante destacar que el artículo 80 de
la LISR precisa lo siguiente:

1. Se considerarán contribuyentes dedicados exclusivamente al autotransporte


terrestre de carga o de pasajeros, o a las actividades agrícolas, ganaderas, pesqueras o
silvícolas, aquellos cuyos ingresos por dichas actividades representan cuando menos el
90% de sus ingresos totales, sin incluir los ingresos por las enajenaciones de activos fijos
o activos fijos y terrenos, de su propiedad que hubiesen estado afectos a su actividad.

2. Se considerarán empresas integradoras, toda persona moral constituida conforme


al Decreto que promueve la organización de Empresas Integradoras, publicado en el DOF
el 7 de mayo de 1993, así como en el Decreto que modifica al diverso que promueve su
organización, publicado en el citado órgano oficial el 30 de mayo de 1995.

3. Se considerará como coordinado, la persona moral que administra y opera activos


fijos o activos fijos y terrenos, relacionados directamente con la actividad del autotransporte
terrestre de carga o de pasajeros y cuyos integrantes realicen actividades de
autotransporte terrestre de carga o pasajeros o complementarias a dichas actividades y
tengan activos fijos o activos fijos y terrenos, relacionados directamente con dichas
actividades.

Por último, se debe señalar que cuando la persona moral cumpla por cuenta de sus
integrantes con las obligaciones fiscales en el régimen simplificado, se considerará como
responsable del cumplimiento de las obligaciones fiscales a cargo de sus integrantes, respecto
de las operaciones realizadas a través de la persona moral, siendo los integrantes responsables
solidarios respecto de dicho cumplimiento por la parte que les corresponda (artículo 79 de
la LISR). En el caso de que las personas morales no realicen las actividades empresariales por
cuenta de sus integrantes, deberán cumplir con las obligaciones del título II y con los
artículos 122 y 125 de la LISR (artículo 81 de la LISR).

Utilidad gravable o pérdida fiscal

En términos de los artículos 80 y 81, fracción II, de la LISR, la determinación de la utilidad


gravable del ejercicio de las personas morales del régimen simplificado y de sus integrantes, en
su caso, se hará de la manera siguiente:

1. Cuando se obtiene utilidad gravable.

A. Para contribuyentes que no realizan actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o


pesqueras.

Ingresos acumulables efectivamente percibidos en el ejercicio

(-) Deducciones autorizadas, efectivamente erogadas en el ejercicio

(=) Utilidad fiscal (cuando los ingresos sean mayores)

(-) PTU pagada en el ejercicio, generada a partir del ejercicio de 2005

(-) Pérdidas fiscales pendientes de amortizar de ejercicios anteriores, actualizadas

(=) Utilidad gravable del ejercicio (cuando el resultado sea positivo)

B. Para contribuyentes que realizan actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o


pesqueras.

Ingresos acumulables efectivamente percibidos en el ejercicio

(-) Ingresos exentos

(=) Ingresos gravados (cuando los ingresos acumulables sean mayores)


(-) Deducciones autorizadas, efectivamente erogadas en el ejercicio

(=) Utilidad fiscal (cuando los ingresos gravados sean mayores)

(-) PTU pagada en el ejercicio, generada a partir del ejercicio de 2005

(-) Pérdidas fiscales pendientes de amortizar de ejercicios anteriores, actualizadas

(=) Utilidad gravable del ejercicio (cuando el resultado sea positivo)

2. Cuando se obtiene pérdida fiscal.

A. Para contribuyentes que no realizan actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o


pesqueras.

Ingresos acumulables efectivamente percibidos en el ejercicio

(-) Deducciones autorizadas, efectivamente erogadas en el ejercicio

(=) Pérdida fiscal (cuando las deducciones sean mayores)

(-) PTU pagada en el ejercicio, generada a partir del ejercicio de 2005

(=) Pérdida fiscal del ejercicio adicionada

B. Para contribuyentes que realizan actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o


pesqueras.

Ingresos acumulables efectivamente percibidos en el ejercicio

(-) Ingresos exentos

(=) Ingresos gravados (cuando los ingresos acumulables sean mayores)

(-) Deducciones autorizadas, efectivamente erogadas en el ejercicio

(=) Pérdida fiscal (cuando las deducciones sean mayores)

(-) PTU pagada en el ejercicio, generada a partir del ejercicio de 2005

(=) Pérdida fiscal del ejercicio adicionada


En relación con lo anterior, es preciso señalar lo siguiente:

1. Según los artículos 81 y 109, fracción XXVII, de la LISR, los contribuyentes


dedicados a actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o pesqueras se encuentran
exentos del pago del ISR por los ingresos que obtengan en el ejercicio, derivados de dichas
actividades hasta por las cantidades siguientes:

A. Tratándose de personas morales dedicadas exclusivamente a dichas


actividades por un monto en el ejercicio de 20 veces el SMG del área geográfica
del contribuyente elevado al año, por cada uno de sus socios o asociados, siempre
que no exceda en su totalidad de 200 veces el SMG correspondiente al área
geográfica del DF elevado al año. El límite de 200 veces el SMG no será aplicable
a ejidos y comunidades.

B. En el caso de personas físicas, 40 veces el SMG del área geográfica del


contribuyente elevado al año.

Cuando los ingresos acumulables excedan al importe de la exención sólo se pagará el ISR sobre
el excedente.

2. Los contribuyentes indicados en el numeral anterior que gozan de la exención


mencionada en el mismo, deberán efectuar la deducción de sus gastos e inversiones en
la proporción que representen los ingresos gravados respecto del total de los ingresos
acumulables del ejercicio. Ello, según los artículos 32, fracción II, 81 y 126 de la LISR. No
obstante ello, según la regla I.3.4.14 de la RMF 2009-2010, las personas morales
dedicadas exclusivamente a actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas o pesqueras, así
como las personas físicas dedicadas a tales actividades, podrán deducir sus gastos e
inversiones que reúnan requisitos fiscales, sin aplicar dicha proporción, siempre que
acumulen en el ejercicio de que se trate, el monto que, en su caso, les corresponda por
los ingresos exentos determinados conforme a lo indicado en el numeral anterior.

3. Conforme al artículo 81 de la LISR, las personas morales dedicadas


exclusivamente a las actividades mencionadas en el numeral 1 podrán adicionar al saldo
de la Cufin del ejercicio de que se trate, la utilidad que corresponda a los ingresos exentos;
para determinar dicha utilidad se multiplicará el ingreso exento que corresponda al
contribuyente por el coeficiente de utilidad del ejercicio. Esto no será aplicable a quienes
ejerzan la opción de la regla I.3.4.14 de la RMF 2009-2010.

4. De conformidad con el artículo 81 de la LISR, las personas morales del régimen


simplificado no tendrán la obligación de determinar al cierre del ejercicio, el ajuste anual
por inflación.

Régimen General Para Personas Morales

Las personas que pueden aplicar en el régimen general son aquellas que tienen
sociedades con fines lucrativos, por ejemplo; Sociedades mercantiles (Sociedades anónimas,
Sociedades de responsabilidad limitada, entre otras…), Sociedades civiles; Almacenes generales
de depósito, Arrendadoras financieras, Instituciones de crédito; seguros y fianzas (Bancos y casa
de bolsa) y organismos que tienen facultades autónomas (Organismos descentralizados) que
comercialicen bienes o servicios; y fideicomisos con actividades empresariales entre otras.
Las Obligaciones Fiscales para este régimen son las siguientes:

1. Inscripción o alta en el RFC y solicitar tu certificado de Firma Electrónica Avanzada (FIEL); este
trámite lo puedes realizar con el notario público que te constituyo tu sociedad; el cual debe de
estar incorporado al sistema de inscripción y avisos al RFC a través de medios remotos.

2. Expedir comprobantes fiscales (Facturas electrónicas).

3. Llevar Contabilidad Electrónica, de acuerdo a como lo establezca el reglamento del Código


Fiscal de la Federación (CFF), en sistemas electrónicos que tengan la capacidad de generar
XML.

4. Deberás presentar pagos provisionales o pagos definitivos de ciertos impuestos.

5. Al igual como debes de presentar tus pagos provisionales, deberás presentar tu declaración
anual.

6. Será tu obligación presentar la DIOT (Declaración Informativa de Operaciones a


Terceros)siempre y cuando seas sujeto a IVA.

Existen las obligaciones informativas que esas se presentaran en el mes de febrero, pero no
todas las personas están obligadas a llevarlas.

1. Será tu responsabilidad efectuar retenciones de ISR cuando pagues sueldos y salarios a


trabajadores; hagas pagos a personas físicas que te presten servicios profesionales.

2. Es tu obligación presentar al SAT aviso de préstamos; aportaciones para futuros aumentos de


capital que recibas en efectivo, en moneda nacional o extranjera; mayores a $600,000.00dentro
de los 15 días posteriores a que recibas las cantidades en el formato electrónico
correspondiente.

3. Entre otros.
Sociedades cooperativas.

Es la forma de organización integrada por personas físicas con base en intereses


comunes y en los principios de solidaridad, esfuerzo propio y ayuda mutua, con el propósito de
satisfacer necesidades individuales y colectivas a través de la realización de actividades
económicas de producción, distribución y consumo de bienes y servicios.

Las sociedades cooperativas pueden dedicarse libremente a cualesquier actividad


económica lícita y en su funcionamiento, deben observar los principios de libertad de asociación
y retiro voluntario de los socios, la administración democrática, la limitación de intereses a las
aportaciones de los socios, la distribución de los rendimientos en proporción a la participación
de los socios, el fomento a la educación cooperativa y de la educación en la economía solidaria,
la participación en la integración cooperativa; el respeto al derecho individual de los socios a
pertenecer a cualquier partido político o asociación religiosa y la promoción de la cultura
ecológica.

Requisitos de constitución

Mínimo cinco socios, correspondiendo un voto por socio, independientemente de sus


aportaciones.

• Capital variable y duración indefinida.

• Se otorgará igualdad esencial en derechos y obligaciones de los socios e igualdad en


condiciones para las mujeres.

Formalidades para su constitución

• Mediante Asamblea general que celebren los interesados y en la que se levantará un acta
que contendrá los datos generales de los fundadores, los nombres de las personas que hayan
resultado electas para integrar por primera vez los consejos y comisiones y las bases
constitutivas.
• Los socios deben acreditar su identidad; ratificar su voluntad en la constitución de la sociedad
cooperativa y reconocer las firmas o las huellas digitales que obren en el acta constitutiva ante
notario público, corredor público, juez de distrito, juez de primera instancia, presidente
municipal, secretario o delegado municipal del domicilio de la sociedad cooperativa, la que
contará con personalidad jurídica a partir del momento de la firma del acta constitutiva, misma
que deberá inscribirse en el Registro Público de la Propiedad correspondiente a su ubicación
social.

Bases constitutivas

• Denominación y domicilio social de la sociedad.

• Objeto social, expresando concretamente cada una de las actividades que debe desarrollar.

• Los regímenes de responsabilidad limitada o suplementada de los socios.

• Forma de constituir o incrementar el capital social.

• Expresión del valor de los certificados de aportación, la forma de pago y la devolución de su


valor.

• Valuación de los bienes y derechos que se aporten.

• Requisitos para la admisión, exclusión y separación voluntaria de socios.

• Forma de constituir los fondos sociales señalando su monto, su objeto y reglas para su
aplicación.

• Las áreas de trabajo a crearse y las reglas para su funcionamiento.

• Programas y estrategias relativas a la educación cooperativa y a la economía solidaria.

• La duración del ejercicio social y el tipo de libros de actas y de contabilidad a llevarse.

• La forma de caucionar el manejo de fondos y bienes sociales.

• El procedimiento para convocar y formalizar las asambleas generales ordinarias y


extraordinarias, tomando en cuenta que las primeras deberán celebrarse por lo menos una vez
al año, en tanto que las segundas podrán celebrarse en cualquier momento a pedimento de la
Asamblea general, del Consejo de Administración, del Consejo de Vigilancia o del 20% del total
de los socios.

• Los derechos y obligaciones de los socios.

• Los mecanismos de conciliación y arbitraje para la resolución de conflictos entre los socios.

• Las formas de dirección y administración interna, señalando las atribuciones y


responsabilidades de los socios que las integren.

• Fondos Sociales.

• Funciones de la Comisión Técnica, en su caso.

Órganos sociales

La dirección, administración y vigilancia interna de las sociedades cooperativas, se encuentra


a cargo de los siguientes órganos:

a) La Asamblea general, como autoridad suprema, quien conocerá y resolverá todos los
negocios de importancia de la sociedad, a cuyo cargo estarán, además de las facultades
concedidas por los estatutos sociales, las siguientes atribuciones:

La aceptación, exclusión y separación voluntaria de socios; la modificación de las bases


constitutivas; la aprobación de los sistemas y planes de producción, trabajo, distribución, ventas
y financiamiento; el aumento o disminución del patrimonio y capital social; el nombramiento y
remoción de los miembros del Consejo de Administración y de Vigilancia, así como de las
comisiones especiales y de los especialistas contratados; del examen del sistema contable
interno; de los informes de los consejos; de la responsabilidad de los miembros de los consejos
y de las comisiones; de la aplicación de sanciones disciplinarias a los socios; del reparto de
rendimientos, excedentes y percepción de anticipos entre los socios y la aprobación de las
medidas de tipo ecológico que se propongan.

b) El Consejo de Administración como órgano ejecutivo de la Asamblea general, integrado por


un Presidente, un Secretario y un Vocal nombrados por la propia Asamblea para un término de
cinco años con posibilidad de reelección, quien tendrá la representación de la sociedad y la
firma social, pudiendo designar de entre los socios o personas no asociadas, uno o más
gerentes y comisionados para la administración de las secciones especializadas, en el
entendido de que los responsables del manejo financiero, requerirán de aval solidario o de
fianza durante el periodo de su gestión, a efecto de asegurar la correcta administración de la
sociedad.

c) El Consejo de Vigilancia, integrado por un número impar de miembros no mayor de cinco,


que desempeñarán los cargos de presidente, secretario y vocales, designados en la misma
forma que los miembros del Consejo de Administración, quienes permanecerán en sus cargos
el mismo periodo que éstos, siendo responsables de ejercer la supervisión de todas las
actividades de la sociedad, con derecho de veto con el solo objeto de que el Consejo de
Administración reconsidere las resoluciones vetadas.

El capital de las sociedades cooperativas se integra con las aportaciones de los socios y con
los rendimientos que la Asamblea general acuerde se destinen para incrementarlo, pudiendo
emitir certificados de aportación para capital de riesgo por tiempo determinado.

Los socios pueden ser excluidos por el desempeño de las labores encomendadas sin la
intensidad y calidad requeridas; por el incumplimiento en forma reiterada de las obligaciones
establecidas en las bases constitutivas sin causa justificada o por la infracción reiterada de las
disposiciones de la Ley, de las bases constitutivas, del Reglamento de la Sociedad, de las
resoluciones de la Asamblea general y de los acuerdos dictados por el Consejo de
Administración, los gerentes o los comisionados.

Las aportaciones a la sociedad cooperativa pueden efectuarse en efectivo, bienes, derechos o


trabajo y estarán representadas por certificados nominativos, indivisibles y de igual valor,
actualizándose en forma anual, siendo susceptibles de transmisión al beneficiario que designe
su titular en caso de muerte.

Las sociedades cooperativas pueden agruparse libremente en federaciones, uniones o en


cualquier otra figura asociativa con reconocimiento legal y todos los actos relativos a su
constitución y registro, están exentos de impuestos o derechos fiscales de carácter federal.

En su favor, las instituciones de crédito podrán efectuar descuentos en los créditos que
otorguen para la formulación y ejecución de proyectos de inversión, incluyendo los costos de
servicio de asesoría y asistencia técnica, debiendo la sociedad demostrar la factibilidad y
rentabilidad de sus proyectos de inversión, la solidez de la organización y la presentación y
desarrollo de los planes económicos y operacionales, en tanto que la Secretaría de Hacienda
y Crédito Público, de común acuerdo con el Consejo Superior del Cooperativismo, podrá
constituir fondos de garantía para apoyar su acceso al crédito mediante el otorgamiento de
garantías que cubran el riesgo de los proyectos de inversión.

En virtud de que la sociedad cooperativa representa su capital social en certificados de


aportación, no puede ser propietaria de tierras agrícolas, ganaderas o forestales, pues dicha
posibilidad se encuentra limitada exclusivamente a las sociedades que representen su capital
social por medio de acciones.

Tipos de cooperativas

Conforme a lo dispuesto por la Ley General de Sociedades Cooperativas, las sociedades


cooperativas son de dos clases:

a) De consumidores de bienes y/o servicios. Éstas, independientemente de obtener y distribuir


artículos o bienes de los socios, pueden realizar operaciones con el público en general, siempre
que se permita a los consumidores afiliarse a las mismas y dedicarse a actividades de
abastecimiento y distribución, ahorro y préstamo, así como a la prestación de servicios
relacionados con la educación o la obtención de vivienda.

b) De productores. Sus miembros se asocian para trabajar en común en la producción de


bienes y/o de servicios, aportando su trabajo personal, físico o intelectual y en forma
independiente del tipo de producción a la que estén dedicadas –pueden almacenar conservar,
transportar y comercializar sus productos, así como que si su complejidad tecnológica lo
amerita– podrán constituir una comisión técnica integrada por el personal técnico que designe
el Consejo de Administración y por un Delegado de cada una de las áreas de trabajo en que
se encuentre dividida la unidad.

Las sociedades cooperativas son ordinarias cuando requieren para su funcionamiento,


únicamente su constitución legal y son de participación estatal, cuando se asocian con
autoridades federales, estatales o municipales para la explotación de unidades productoras o
de servicios públicos dados en administración o para financiar proyectos de desarrollo
económico a nivel local, regional o nacional.
Las sociedades cooperativas de producción se encuentran exentas del impuesto sobre la renta,
según lo dispone el artículo 10–B de la Ley del Impuesto sobre la Renta.

Ley de ISP concepto y aplicación.

Se ha entendido a los ISP como los intermediarios de la red, esto es, aquellos actores
que se encuentran en posición intermedia entre los usuarios de Internet y los proveedores de
contenidos de este, posibilitando el acceso a Internet y/o el proceso de creación y diseminación
de información, sin involucrarse directamente en ellos.

Un proveedor de transmisión, enrutamiento o conexiones para comunicaciones digitales


en línea sin modificación de su contenido entre puntos especificados por el usuario del material
que selecciona el usuario, o bien como un proveedor u operador de instalaciones de servicios
en línea (incluyendo aquellos casos en que el acceso a la red es proporcionado por otro
proveedor) o de acceso a redes. Según De la Maza, los proveedores de servicio de internet o
ISP pueden ser clasificados en cinco categorías dependiendo de sus funciones. No obstante,
según los servicios que provea, un ISP podría entrar en una o más de estas categorías:

1. Los operadores de redes, quienes proveen la infraestructura que permite o facilita la


transmisión de información desde un punto a otro (por ejemplo, cisco.com).
2. Los proveedores de acceso o conexión a Internet, y generalmente a cuentas de correo
electrónico, quienes proveen las claves necesarias para acceder a los diversos puertos
y dispositivos en la red de redes (por ejemplo, movistar).
3. Los proveedores de servicios de alojamiento (catching o hosting), que permiten a los
usuarios almacenar información que queda guardada en los servidores de éstos como
un intermediario.
4. Los operadores de Bulletin Board Systems (BBS), salas de chat y newsgroups, quienes
surten de aplicaciones, las cuales permiten descargar software y datos, leer noticias,
intercambiar mensajes con otros usuarios, disfrutar de juegos en línea, leer boletines,
etcétera.
5. Los proveedores de acceso logístico o motores de búsqueda, quienes proveen a los
usuarios de la red de herramientas para buscar contenidos (por ejemplo, google.com o
altavista.com). A su vez, puede que el ISP produzca, por sí o por terceros, contenidos
digitalizados subiéndolos a la red, en cuyo caso adquiere la calidad de proveedor de
contenidos.
Como hemos señalado, los proveedores de acceso a Internet han sido definidos en
nuestra legislación como «toda persona natural o jurídica que preste servicios
comerciales de conectividad entre los usuarios o sus redes e Internet. Recordemos a
este respecto que el término ISP como sinónimo de proveedor de acceso es adoptado
por normas de carácter reglamentario, no por la LGT. Debido a ello, podría
argumentarse que dicha legislación circunscribe su aplicación sólo a los proveedores
de acceso, no siendo por tanto aplicable al resto de los ISP.