Está en la página 1de 3

Ensayo

Los 4 acuerdos vs Gerencia de proyectos

Daniel Contreras Carrillo

Universidad Sergio Arboleda

Escuela de ingeniería

Gerencia de proyectos

Bogotá

2019
Los cuatro acuerdos de Doctor Miguel Ruiz, es un libro que nos habla del potencial que puede
llegar a tener cada persona si se lleva de una gran manera, sobrepasando por encima de los
supuestos paradigmas y creencias que nos da la sociedad, empezando por lo que esta bien y
mal, el miedo a ser juzgado y egoísmo con los demás. Resalta que hay que brillar siempre
con luz propia, eso sí, sin apagar la de los demás, que nuestro cuerpo esta rodeado de una
energía que contagia a las demás personas y que de nosotros pueden depender muchas cosas
positivas para la vida de los demás, fuera de esto hay que hacer cada cosa con amor, esa es
realmente la clave del Doctor Miguel Ruiz
Sabemos que la gerencia de proyectos se basa en la manera de administrar los recursos
necesarios de una empresa, para la elaboración de un proyecto teniendo en cuenta ciertos
puntos como lo son: el tiempo y el coste planteado en su inicio. Teniendo en cuenta lo anterior
y para que el proyecto funcione y se pueda llevar el proceso de la mejor manera es necesario
tener ciertos aspectos y habilidades, aquí es donde entran en juego los 4 acuerdos del Doctor
Miguel Ruiz, el primero de ellos habla de la manera de decir las cosas y el poder que cada
palabra toma según la persona que lo diga, en el entorno de la gerencia de proyectos lo
podemos enlazar de manera, que si una persona en el grupo de trabajo siempre busca decir
las cosas de una forma negativa va ocasionar que esta otra persona se vea muy afectada y
afecte a la otra parte del grupo, de lo contrario si se cuenta con un buen líder y este lo que
hace es ayudar al grupo a crecer de manera unida, en donde cada palabra es clave para el
éxito del proyecto no habrá ningún problema y el grupo trabajara de una manera mucho más
cómoda. El segundo acuerdo nos dice que no hay que tomarse nada personalmente, es decir,
si nos dicen algo para ayudarnos, creemos que esta mal, ya que pensamos que el mundo gira
a nuestro alrededor, estas son cosas que pasan el cualquier grupo de trabajo, porque siempre
hay uno que quiere estar por encima de los demás o ser mucho mejor, realmente esto no esta
mal, pero hay que saber hasta que punto llegar, siempre es necesaria la ayuda de alguien, ya
que cada persona cuenta con un punto de vista muy diferente y puede que este sea mucho
mejor que el de nosotros, de serlo así, es necesario agachar la cabeza y aceptar que hay
alguien mejor a uno con una gran visión y que esto puede ayudar al resto del grupo a facilitar
ciertos puntos del proyecto. La idea es nunca generar un mal ambiente dentro del grupo de
proyecto. El tercer acuerdo habla de no hacer suposiciones, creemos que lo que siempre
hacemos esta bien, pero lo que pasa es que nos da miedo preguntar o pedir ayuda acerca de
algo. Un ejemplo claro de esto, es cuándo recién se ingresa a un grupo de proyecto y nos
dejan a cargo de algo y buscamos hacerlo de una manera mucho más fácil y eficaz, pero
cometemos el error de no creer en nosotros y creer que lo que vamos hacer esta mal y es
mejor llevarlo de la manera que ya se venia trabajando, aquí es donde caemos en una trampa
psicológica, en donde le tememos a ser juzgados, por nuestra manera de llevar acabo la tarea
encomendada, esto hay que dejarlo a un lado ya que por algún motivo nuestra manera de ver
las cosas puede ser mucho mejor ya agilizar el proyecto, así que hay que tener una muy buena
comunicación y dejar el miedo atrás, de una u otra manera mejoraran las cosas. El cuarto
acuerdo nos habla de dar siempre nuestro máximo y esto es algo que dentro de la gerencia de
proyecto se puede tomar como una competencia con nosotros mismos, donde cada día
tratamos de hacer de nosotros una mejor persona y hacer el mejor de nuestro trabajo, no
importa terminar cansados al final del día, si nos gusta lo que hacemos y sabemos que es con
amor, realmente estamos dando nuestro máximo y disfrutando a plenitud de nuestro trabajo.
Lo que este libro enseña realmente es que, nos falta mucho por conocernos y darnos cuenta
del potencial que tenemos como personas, solo es cuestión de aplicarlo cotidianamente,
obviamente no será fácil, es un proceso que lleva dedicación y mas que todo amor por uno
mismo, entonces es cuestión de uno decidir aceptar el cambio.